Page 119

aguja, marcar el ritmo con los pies y con las caderas. A la tercera canción, Kim la cogió por la cintura. Ella se puso su cabellera toda hacia un lado, dándole el cuello, como si le pidiese el beso de Drácula por el otro lado. Cuando Kim no se pudo resistir, ella le cogió con una mano y, sin dejar de bailar, le guió discoteca abajo, más allá de las mesitas, hasta el lavabo. El de las tías estaba ocupado. Se miraron a los ojos de muy cerca y se entendieron sin palabras. Con una sonrisa atrevida hubo bastante. Sin reservas, es colaron en el de hombres, que acababa de quedar libre. Pasado el baldón, la Jutta bajó la tapa, se sentó encima, clavó a Kim de espaldas contra la puerta y le desabrochó, en perfecto orden europeo, hebilla, botón y cremallera. ¿Jutta significa lengua de serpiente en algún idioma? Primero dejó salir a la Jutta, retocándose los labios. D’Alkmaar, veintiséis años, más de Cruyff que de Neeskens. Mientras se vestían si que habían hablado el argot básico de estas situaciones. Después de lavarse las manos y pasárselas mojadas por los cabellos, Kim volvió a la realidad, como si nada. Cuando salió del lavabo le pareció que aún había entrado más gente en la discoteca. Ya era difícil dar un solo paso son rozarse con alguien. A pesar de que les buscó un buen rato, ya no encontró ni a Laura ni a Marcos por ninguna parte. Xenia, extasiada, continuaba en la pista de baile como si no hubiese

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement