Page 11

-Según el cerdo veo que eres, déjame decírtelo, emocionalmente ingenuo y una persona dispuesta a a arriesgarse. ¿Pero que le estaba diciendo? ¿Por qué había hecho aquella pausa? En clase les habían hablado del valor de los silencios intencionados. ¿Por qué había querido, tanto si si como si no, hacer aquel juego aparentemente infantil? ¿Para llegar a donde? Se preguntaba Kim Ráfales. ¿Para decirme que soy emocionalmente ingenuo y que he de arriesgarme más? ¿Y restregármelo después de hablarme de mis dotes sexuales? ¿Qué está haciendo, Laura? ¿Me está insinuando que me lance? ¿Me está diciendo que no me corte? ¿Me está pidiendo un morreo? ¿Me lo está pidiendo, quizá? Ya en otro día, poco antes del puente de Todos los Santos, mientras almorzábamos al sol en el césped del campus de Bellaterra, con Marcos, Buixeda y Xenia, llegó Laura con el espíritu de cada mañana. Se había estirado a su lado, y como quien no quiere la cosa, se había sacado el anillo de la granada. “Hoy he soñado contigo”. Así, cataplam. Delante de todos,. Sin vergüenza. Con la despreocupación de la juventud. Una bomba para que explotase en el solecillo de la tarde. Cuando una compañera de clase, en primero de carrera, en el trozo de jardín que le corresponde en la facultas de traducción e interpretación, te viene, se te sienta a tu lado y te dice “hoy he soñado contigo”, ¿Qué tienes que pensar? Y ahora viene y, a solas, en el bar, me

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement