Issuu on Google+

REVISTA SOBRE MASCOTAS

Universidad galileo

Guillermo Lopez Todo lo que debo saber sobre mi perro

29/05/2012


en el mercado que hacer una buena elección puede resultar algo complicado ya que no todos son tan inofensivos como parecen.

MI MASCOTA

Si nuestro perro tiene un carácter algo agrio no debemos entrenarlo con juegos de fuerza ya que reforzaremos ese carácter.

Cuando el perro es un cachorrito, si podemos y tenemos la oportunidad de ver cómo interactúa con su madre, veremos que ella buena parte del tiempo los entretiene a base de golpecitos con el hocico o bien los lame, esto último les agrada mucho y aparte contribuye a canalizar su energía y aprender algo fundamental, el juego.

Si el perro es nervioso no debemos jugar con él a tirarle muñecos para que los coja, ya que se alterará más. Los que hoy están tan de moda, llamados “tiradores” que nos pueden resultar divertidos, dejándonos ganar de vez en cuando por nuestro perro, puede llegar un momento que él lo entienda como que ha vencido al líder de su manada llevando esto parejo un conflicto de autoridad nada deseado.

Será a través de este por donde los cachorros tomarán conciencia del mundo que les rodea, se relacionará con otros de su especie y les valdrá para aprender los límites, las normas de convivencia y la educación. Si se aísla y no se lo permite esta actividad, estaremos haciendo un buen caldo de cultivo para que nuestro perro sea en el futuro un adulto problemático con serias dificultades sociales y frustraciones que nos darán más de un dolor de cabeza.

En el caso de que nuestro can sea tímido, estos juguetes sí serán recomendables para ayudar a que su carácter no sea tan retraído. Si tenemos un animal tendente a la dominación hay que demostrarle que jamás puede ser más fuerte que su dueño.

Por otra parte cuando llegan al nuevo hogar, veremos las ganas de jugar y lo incansables que son. Es aquí donde deberemos plantearnos varias cuestiones. En un primer momento valoraremos la personalidad del recién llegado, la cual deberemos reforzar en algunos puntos y suavizar en otros, de acuerdo o en consonancia al tipo de juego o juguetes que tengamos pensado usar con ellos. Es una parte fundamental de la educación del perro es enfocar correctamente esta actividad y los resultados pueden ser muy beneficiosos, pero hoy en día tenemos tantos juguetes

Otro juguete típico en muchas casas que tenemos como entretenimiento de nuestros amigos son los que dan pitidos cuando se los aprieta. En perros nerviosos no es nada recomendable, ya que los excitará más. Por lo tanto que es lo que no deberemos o no se nos recomienda comprar. •

Juguetes con formas específicas de animales ya que esto podría animarlos a perseguir o atacar a los verdaderos. Juguetes que imiten formas de objetos caseros, como zapatillas, calcetines, teléfonos…ya que el perro no


va a distinguir con cual puede jugar y con cual debe no hacerlo. Juguetes que no sean específicos para ellos ya que muchos, si el juego es algo brusco se pueden fragmentar y el perro puede tragarse parte del mismo. Una forma clásica, segura y muy divertida pese a los años, es la pelota, la cual no tiene ningún tipo de contraindicación en cuanto a su uso. Hoy tenemos disponibles pelotas de distintos tamaños, olores, texturas e incluso sabores. Las de nylon son ideales ya que podemos lavarlas y soportarán estoicamente todos los envites de nuestro juguetón amigo. También son buenos los huesos de cuero duro, carnazas…que le ayudarán a mantener su dentadura en óptimas condiciones. Recordad que debemos de jugar con él cuando se porte bien y no al revés, fortaleceremos así que su comportamiento sea el adecuado. A modo de resumen, os pongo de manera esquemática todos los beneficios del juego y los juguetes.

• • • • • • •

Enriquecimiento del entorno. Fortalecimiento de los lazos afectivos perro-dueño. Enseñamos lo que se debe morder. Potenciamos el ejercicio físico. Activamos la estimulación mental del perro. Motivamos al perro en el adiestramiento. Centramos su atención

• • •

Mejoramos el bienestar de nuestro perro y desarrollamos sus instintos. Relajamos las tensiones diarias. Aumentamos su seguridad y confianza. Evitamos el aburrimiento. Todo pienso o alimento que se le de a nuestro perro tiene que tener los nutrientes necesarios para su correcta alimentación y sus necesidades energéticas, como norma general necesitan las que más adelante os paso a describir, pero tenéis que tener en cuenta que dependiendo de la raza o edad del perro el porcentaje varía. No es lo mismo la dieta que necesita un cachorro que un perro adulto o senior, o si es un perro de trabajo o perras en fase gestante y lactantes. Proteínas Necesarias para el crecimiento y la formación de todos los tejidos. Están formadas por cadenas de aminoácidos, de éstos algunos son elaborados por el organismo y otros se deben obtener a través de la alimentación. Pueden venir de carnes, pescados, huesos, huevo y lácteos, transformados en harinas y en productos secos en general. Vitaminas Necesarias como catalizadores de distintas reacciones químicas, desempeñan numerosas funciones, entre ellas mantener sanos la piel, el pelo, la vista, los huesos, etc. Se consiguen de los lácteos, los vegetales, la levadura, hígado, riñones y cereales y también suelen añadirse como suplementos (A, D, E, K, biotina, B12, riboflavina, tiamina, etc.) a la comida de mascotas para lograr un aporte


vitamínico equilibrado. Minerales Tienen funciones reguladoras y estructurales e intervienen en la formación de tejido óseo como el calcio, en la transmisión neuromuscular, como el magnesio, en la coagulación de la sangre, en numerosos procesos enzimáticos y metabólicos y aunque en proporciones muy pequeñas son necesarios para el buen funcionamiento del organismo en general. Las fuentes de minerales son carne, hígado, pescado, lácteos, cereales y tuétano y también añaden en forma de suplementos de magnesio, calcio, fósforo y cobre. Ácidos grasos esenciales Proporcionan energía y mantienen el pelo y la piel sanos. Además, hacen sabrosas las comidas y ayudan en la absorción de algunas vitaminas. En los alimentos para perros las grasas pueden ser de procedencia animal, normalmente estabilizadas con vitamina E, o vegetal, como aceite de girasol, aunque debe vigilarse la aportación de estos ácidos en perros obesos, cuando le estamos dando una dieta hipocalórica o en perros adultos. Carbohidratos y fibra Como en los humanos proporcionan energía inmediata y la fibra contenida en ellos ayuda a la digestión y al buen funcionamiento intestinal, al arrastrar los deshechos que se eliminan en las heces, favoreciendo una buena consistencia de las mismas. La aportación de hidratos en las dietas para mascotas se resuelve fundamentalmente a base arroz, maíz y trigo, en granos y harinas.

Suplementos antioxidantes Últimamente los fabricantes incorporan, sobre todo los dirigidos a perros mayores algunos elementos que funcionan como antioxidantes retrasando el envejecimiento y la generación de radicales libres en el organismo y aumentando las defensas. Los más usuales son: la taurina, un aminoácido que actúa como antioxidante y contribuye al buen funcionamiento del corazón; los bioflavonoides, para retrasar el envejecimiento celular, y algunos oligoelementos, como el Selenio, Cobre, Manganeso y Zinc, minerales que son fundamentales en el proceso antioxidante. También las vitaminas C (Ac. Ascórbico), la E (alfa tocoferol) y la provitamina A (Beta Caroteno) se están incluyendo como suplementos con función antioxidante. Me gustaría recalcar que aunque haya productos de consumo humano que a nuestro amig@ le gusten muchísimo no son buenos para su salud, como por ejemplo los restos de comida ya que le aportan un extra de sal que le puede favorecer la hipertensión o el azúcar que ya vimos lo nocivo que resulta en estos animales, así como las salsas de las que gustamos tanto en nuestras dietas y que en su mayoría llevan cebolla, que les puede provocar anemias e intoxicación, llegando en los casos más graves a la muerte. Otro alimento que no debemos darle son los huesos de pollo ya que pueden tragar trozos que dificulten el tránsito intestinal llegando incluso a la perforación.


El porcentaje correcto de los alimentos antes mencionados serán: - 21% de proteínas. - 5% de lípidos - 5% de fibra - 50% de hidratos de carbono. - Calcio, fósforo y taurina. Los cachorros necesitan un mayor aporte de nutrientes y tendrán que comer más a menudo, su dieta tendrá que ser húmeda en las 2 ó 3 primeras semanas y pasar gradualmente a la seca. Vuelvo a repetir que dependiendo de la raza y el tamaño tendrá unas necesidades distintas. En los perros que trabajan pueden necesitar hasta el triple de calorías. 25% más de proteínas y altos niveles de grasas, minerales y vitaminas. En los senior, los abueletes debemos tener en cuenta principalmente el aporte de antioxidantes y alimentos que ayuden al refuerzo del sistema inmunitario. En las perras gestantes y lactantes, requieren alimentación especial, con mayor aporte energético y vitamínico

sobre todo durante las 3 ó 4 últimas semanas, con un aumento de un aporte

de un 25% de ración y comida específica para gestantes.


mascotas