Issuu on Google+

Adelgazamiento de la capa de ozono

Agotamiento de la capa de ozono, amenaza a la diversidad biológica, ya que ésta resulta afectada al recibir mayor cantidad de radiación solar nociva (rayos ultravioleta); asimismo, esta problemática influye en la regulación del clima y en la humanidad provoca grandes problemas de salud, específicamente favorece al desarrollo de cáncer en la piel, provoca también, cataratas en los ojos y deficiencias inmunológicas, por mencionar algunos ejemplos... La principal causa a dicho debilitamiento, es por uso y emisión de varias sustancias químicas conocidas como Sustancias Agotadoras de Ozono (SAO), entre las que destacan los gases refrigerantes llamados clorofluorocarbonos (CFC). Es problema global, desde hace 1974, cuando se publicaron unos estudios respecto a la liberación en la estratósfera de iones de cloruro provenientes de refrigeradores, acondicionadores de aire, atomizadores de aerosol, espumas aislantes, en equipos contra incendios, etc. La capa de ozono es una fina capa de la atmósfera que recubre toda la tierra –de 15 a 30 Km de espesor- que nos protege del sol. Está compuesta en su mayoría por el gas ozono. Desde el inicio de los tiempos, esta capa de ozono ha bloqueado los rayos solares más peligrosos para la vida en la tierra: los ultravioletas. Esta capa ha actuado como una red que protege a la superficie terrestre de la radiación solar. El ser humano libera en el aire productos químicos que él mismo fabrica y que se infiltran gradualmente en todas las zonas de la atmósfera, comprendida la estratosfera. Estos productos químicos se descomponen en la estratosfera debido a los altos niveles de radiaciones solares ultra violetas y descomponen el ozono, disminuyendo de manera significativa la capa que forma. Hay un adelgazamiento y perforación de la capa de ozono, y este fenómeno es resultado de las actividades


humanas. Este es un problema ambiental global, ya que si bien las fuentes que dañan la capa se encuentran el Hemisferio Norte, los efectos son más evidentes y agresivos en el Hemisferio Sur. Se dan dos fenómenos conjuntos, por un lado el adelgazamiento de la capa de ozono que envuelve a la Tierra; por otro lado, la perforación de la capa en algunas zonas -en algunas épocas del año-. Este último fenómeno es lo que se conoce como "agujero de ozono". El tener una capa de ozono debilitada implica una mayor incidencia de rayos ultravioletas en nuestro ambiente. Entre otros efectos, la radiación causa en el ser humano un incremento de los casos de cáncer de piel, deprime el sistema inmunológico y multiplica los problemas oculares. Los efectos ambientales -sociales, económicos y ecológicosesperados por este aumento en la radiación son mayormente negativos. En lo que respecta a los factores ecológicos, el hecho de que todos los organismos que habitan el planeta estén habituados a un determinado nivel de radiación ultravioleta, que ha existido por miles de años, hace que frente a un cambio en el mismo se den problemas en su adaptación a este nuevo ambiente con mayor radiación. Es decir, no todos los organismos podrán vivir en estas nuevas condiciones, o al menos no podrán hacerlo en las mismas condiciones. Por ejemplo, en los ecosistemas marinos se prevé una disminución del plancton y, por lo tanto, de la disponibilidad de alimento para otros seres superiores peces mamíferos y otros. Además, este mayor nivel de radiación afectará negativamente el crecimiento de las plantas. Por ello, las cosechas se verán afectadas al igual que las economías. Otro de los efectos sobre el ser humano son aquellos vinculados a la salud y al trabajo. El turismo, la construcción, los trabajos rurales, etc., son actividades que conllevan un riesgo de recibir un exceso de radiación que incrementa las posibilidades de contraer cáncer de piel. El agotamiento del ozono estratosférico y los cambios climáticos son efectos de las actividades humanas sobre la atmósfera mundial. Constituyen problemas ambientales distintos, pero se encuentran relacionados de varias maneras.


El cambio climático. El cambio climático es una de las mayores amenazas para la vida en la Tierra. Sus repercusiones sociales y económicas ya se hacen sentir. Este fenómeno está asociado a la constante emisión a la atmósfera de "gases de efecto invernadero" que están generando un progresivo calentamiento global elevando las temperaturas medias globales. Los impactos del cambio climático son de gran escala, de carácter irreversible y ponen en riesgo tanto la biodiversidad natural, los ecosistemas productivos como las condiciones de vida de las poblaciones humanas. Sus manifestaciones se registran en el aumento de eventos meteorológicos más extremos como tormentas y huracanes, así como inundaciones y sequías. Las nuevas condiciones climáticas incrementan la expansión de epidemias y enfermedades como la malaria y el dengue. Graves inundaciones son ahora frecuentes, y son una clara ilustración de nuestra vulnerabilidad ante estos cambios climáticos. La temperatura del planeta está aumentando en forma alarmante debido a la contaminación y ello tendrá consecuencias desastrosas. Este aumento de la temperatura se debe a la actividad humana y cada vez será mayor. La década de los 90 fue la más caliente del siglo pasado y los cambios en este siglo serán aún más drásticos. La temperatura del planeta podría aumentar este siglo hasta unos seis grados centígrados y el nivel de los mares podría subir hasta cerca de un metro. Y serán los países que no se encuentran desarrollados los más afectados por las devastadoras consecuencias: escasez de agua, pérdida de cultivos, aumento de epidemias e inundaciones.


Las formas en que se manifiesta el cambio climático son cada vez más precisas y se encuentran detalladas en una serie de tendencias que se han comprobado en los últimos años. La temperatura global del aire a nivel de la superficie es mayor que en el siglo XIX, las áreas cubiertas por nieve y hielo han disminuido, los niveles promedio del mar han aumentado, así como la temperatura de los océanos. La temperatura sigue aumentando, así como el nivel de los mares. Este aumento en el nivel del mar podría llevar al desplazamiento de millones de personas que habitan en sus costas. Existe una clara conexión entre el aumento de la temperatura global y la emisión de los llamados gases de invernadero, especialmente el dióxido de carbono -CO2. El incremento de este gas se debe en gran medida a la quema de combustibles fósiles, como el petróleo. Las gafas de sol protegen los ojos de la radiación ultravioleta proveniente del Sol, que es dañina. La capa de ozono actúa como unas gigantescas gafas de sol para la Tierra. Filtra los rayos solares, evitando que una parte de la radiación ultravioleta llegue hasta la superficie. Los seres humanos destruyen esta capa mediante la utilización de sustancias, inertes, muy estables, ni inflamables ni venenosos, fáciles de almacenar y baratos de producir (los clorofluorocarbonos -CFC). E Sin embargo estas sustancias reaccionan con el ozono. La atmósfera: conjunto de gases que envuelven el plantea y que están “atrapados” alrededor del planeta por la acción de un campo gravitatorio. La atmosfera terrestre, está constituida por nitrógeno y oxígeno, gases inertes, hidrógeno, dióxido de carbono y vapor de agua.


Capas de la atmósfera:

La Troposfera es la capa inferior, tienen lugar los llamados fenómenos meteorológicos. La Estratosfera, se caracteriza por la ausencia de vapor de agua y una temperatura bastante homogénea. Parte de su oxigeno constituye la capa de ozono, qué absorbe las radiaciones ultravioletas nocivas para la vida en la tierra. La Mesosfera, es la siguiente capa en la que la temperatura desciende marcadamente al ir aumentando la altura. En esta capa la termosfera también llamada ionosfera, las disociaciones moleculares, provocan temperaturas muy elevadas. La Exosfera, muy reedificada, y en donde abunda el hidrogeno ionizado, constituye el limite exterior de la atmósfera (Ver gráfico) La capa de ozono: El ozono es un gas formado por tres moléculas de oxígeno (O3), y se produce mediante el efecto de la luz solar sobre éste. En la troposfera, el ozono es un contaminante mortal. Pero en la estratosfera, este gas es vital para la existencia de vida en la Tierra. Entre los 19 y 48 km. de la superficie del planeta, se encuentra un concentración del mismo, llamada capa de ozono, que filtra los rayos ultravioleta provenientes del sol. si este “escudo” no existiera, la luz ultravioleta (UV) extinguiría la vida terrestre. Adelgazamiento de la capa de ozono: el ozono es muy sensible a algunas sustancias como el cloro, el hidrógeno y el nitrógeno, y al estar en contacto con estas, tiende a ser destruido. en los años 70’ los científicos advirtieron sobre una progresiva destrucción de la capa de ozono sobre la antártida, denominada como “agujero de ozono”. los principales agentes responsables de este problema, son unos contaminantes químicos llamados Cecas (clorofluorocarbonos), que se utilizan en la fabricación de aires acondicionados, heladeras, aerosoles y en las bandejas de termopar. En el caso de los aerosoles, los Cecas se lanzan a la atmósfera cando se usa el producto, en los anteriores, cuando se rompen los equipos y envases.


en realidad, no existe un “agujero”; sino un severo adelgazamiento por debajo de lo normal en la región antártica. Este fenómeno, se observa durante la primavera, y es seguido de una leve recuperación en verano. Pero año a año, el adelgazamiento de la capa de ozono aumenta. En el 2003, el agujero de ozono llegó a tener una superficie de 29,5 millones de kilómetros cuadrados. ¿Y por qué en la Antártida? Si bien la mayoría de los Cecas se producen en el hemisferio norte, al subir a la estratosfera estos contaminantes son “arrastrados” por los vientos hacia los polos. Consecuencias: La disminución del ozono trae como consecuencia el aumento de los niveles de radiación ultravioleta-B, poniendo en peligro la salud humana, los ecosistemas acuáticos y terrestres. La exposición prolongada a los rayos UV-B, aumenta la posibilidad de contraer cáncer de piel, sufrir de cataratas o ceguera, y reducir las funciones del sistema inmunológico. Esta radiación también afecta a animales y plantas, y provoca la pérdida del fitoplancton de los océanos, aparte de dañar los cultivos. En el año 1987, 180 naciones se comprometieron a reducir la fabricación de las sustancias que afectan a la capa de ozono, a través de la firma de un tratado: El Protocolo de Montreal. A partir de entonces, el 16 de septiembre de cada año se celebra el Día Mundial de la Preservación de la Capa de Ozono. Sin embargo, algunos de los principales países productores de Cecas no han firmado el protocolo. Una de las medidas que implementó Argentina fue la prohibición de la utilización de Cecas en los aerosoles. Hoy en día, éstos llevan la inscripción: “no afecta la capa de ozono”.


A pesar de todo esto, en la actualidad los científicos aseguran que la capa de ozono tuvo una leve mejoría y que, de seguir reduciendo las emisiones de clorofluorocarbonos, el agujero podría cerrarse entre 50 a 70 años.


capa de ozono