Page 1

Tema 3. La relación entre los distintos componentes del currículo: el desarrollo de las Competencias Básicas El desarrollo de las Competencias Básicas en el currículo: cómo programar y trabajar las Competencias Básicas y no morir en el intento

Juan José Caballero Muñoz


Juan José Caballero Muñoz

Tema 3. La relación entre los distintos componentes del currículo: el desarrollo de las Competencias Básicas Según el desarrollo curricular que sigue a la LOE, el currículo para Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria queda conformado por el conjunto de Objetivos, Competencias Básicas, Contenidos, Métodos Pedagógicos y Criterios de Evaluación de cada una de estas etapas educativas (LOE, artículo 6.1). Para Bachillerato y Formación Profesional estará compuesto por el conjunto de Objetivos, Contenidos, Orientaciones Metodológicas y Criterios de Evaluación.

Siguiendo a Coll, los componentes del currículo responden a tres preguntas:

¿Qué enseñar? En la nueva estructura curricular, la respuesta a tal pregunta viene expresada mediante las Competencias Básicas, los Objetivos y los Contenidos. Delgado Noguera las denomina Decisiones Preactivas.

¿Cómo enseñar? Las Orientaciones Metodológicas. Son las Decisiones Interactivas.

¿Qué, cómo y cuándo evaluar? El proceso de Evaluación. Viene determinado por las Decisiones Postactivas.

Antes de nada es necesario hacer dos precisiones:

En primer lugar, una aclaración meramente terminológica. Si bien la LOE hace referencia a "Métodos Pedagógicos" para hacer referencia a aspectos metodológicos, en las sucesivas

1y


Juan José Caballero Muñoz

disposiciones legales que la desarrollan, la metodología viene recogida bajo el término "Orientaciones Metodológicas".

En segundo lugar, en esta concepción curricular se incluye un nuevo elemento, las Competencias Básicas, que no aparecía en el desarrollo curricular de Leyes educativas anteriores (LOGSE, LOCE). Tal aparición no es meramente casual, sino que supone un cambio en la concepción educativa que se ha de tener presente desde el diseño de los Proyectos Educativos de Centro, las Programaciones Didácticas, las Programaciones de Aula y las Unidades Didácticas hasta la tarea de enseñanza-aprendizaje.

Es importante destacar que todos los componentes del currículo guardan una estrecha relación entre sí. Esta relación va a ser abordada en la explicación de cada uno de ellos.

Las Competencias Básicas No es el objetivo de este curso desentrañar el concepto de Competencia ni todo el proceso de definición y selección de las Competencias Básicas. A tal efecto existen multitud de estudios y materiales, de los cuales en el presente Tema se ofrecen algunos a modo de consulta y ampliación de conocimientos. Ahora bien, sí es necesario destacar que, en la nueva estructura curricular, las Competencias Básicas se sitúan en el escalón más elevado. La enseñanza básica, período que abarca la Educación Primaria y la Educación Secundaria, de los 6 a los 16 años de edad, marca como finalidad el conseguir en el alumnado la adquisición de una serie de Competencias Básicas, es decir, un conjunto de conocimientos (SABER), destrezas (SABER HACER) y actitudes (SABER SER), adecuadas al contexto y que le servirán para su desarrollo y realización personal, para el ejercicio de la ciudadanía activa, la integración social y el empleo. Siguiendo las orientaciones del Proyecto Atlántida podemos decir que una Competencia marca la forma en que una persona utiliza todos sus recursos personales (habilidades, actitudes, conocimientos y experiencias) para resolver de forma adecuada una tarea en un contexto definido. Según esto, podemos decir que no es más competente quien más sabe, sino quien mejor utiliza lo que sabe para resolver un determinado problema en un contexto determinado.

2y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 8. ¿Qué es una competencia? El trabajo competencial supone la aplicación de un determinado saber a un hacer y/o un ser o actuar. Es decir, implica la conexión del conocimiento con un determinado problema erradicado en un determinado contexto, en el cual tenemos que poner en práctica lo aprendido.

3y


Juan JosĂŠ Caballero MuĂąoz

Figura 9. Del saber al saber hacer y saber actuar

Figura 10. Los componentes de la Competencia

4y


Juan José Caballero Muñoz

Atendiendo a lo explicado, podemos decir que las Competencias Básicas se definen así bajo dos características:

Marcan la capacidad de resolución de determinados problemas, de resolución de unas tareas muy concretas.

Se refieren a un determinado contexto, preferiblemente aquellos reales y cercanos al alumno/a. Así pues, se destacan por su funcionalidad y aplicabilidad; es decir, los problemas a los que hacen referencia serán relevantes para su vida, serán aquellos que se encontrará el alumno/a en su entorno inmediato, en su desarrollo personal, social y laboral. Es a lo que José Moya y Florencio Luengo llaman aprendizaje situado.

Figura 11. Aprendizaje situado

En sentido estricto, cada situación concreta, cada problema concreto, determina una determinada Competencia para resolverlo. Las Competencias que se determinan como Básicas agruparán los campos competenciales, es decir, cada una de las potenciales competencias, en los ocho grupos que veremos más adelante. Es por ello que, de entre las Competencias, serán Básicas aquellas que permitan al alumno/a actuar de manera responsable y activa en la construcción de su proyecto de vida tanto personal como social y le ayuden a seguir aprendiendo en el futuro. Se establecen como Básicas porque:

5y


Juan José Caballero Muñoz

Están al alcance de la mayoría de las personas. Son comunes a muchos ámbitos de la vida. Ayudan a seguir aprendiendo en el futuro.

Figura 12. ¿Qué Competencias serán básicas?

Todo el desarrollo curricular de la Educación Primaria y de la Educación Secundaria se subordina al desarrollo de las Competencias Básicas. Es decir, el desarrollo curricular de cada una de estas etapas y de cada una de las Áreas de Educación Primaria y Materias de Educación Secundaria Obligatoria no tiene otro sentido o fin último que no sea el alcanzar en el alumno/a el desarrollo de las Competencias Básicas. Dicho esto, es de entender que desde cada Área/Materia sea prioritario abordar el trabajo de las Competencias Básicas. Es imprescindible entender lo anterior para abordar más adelante todo el trabajo de aplicación práctica para el desarrollo de las Competencias Básicas.

El proceso de selección y definición de las Competencias Básicas se determina en varias conferencias bajo el auspicio de la OCDE, adaptándose y concretándose más tarde por la Unión Europea y por el Estado Español. Es este proceso se propone la determinación de los elementos básicos competenciales que un alumno/a que abandona las aulas tras su período de escolarización obligatoria, debe poseer para su integración de forma equilibrada en la vida en sociedad. Siguiendo alguno de los ejemplos de José Moya, no tiene mucho sentido que un alumno/a que, una vez terminada su escolarización, conoce los tiempos de los

6y


Juan José Caballero Muñoz

verbos irregulares de la lengua inglesa, en cambio no sea capaz de pedir una barra de pan en un mostrador; sería inaceptable que conociese morfemas, lexemas, análisis de oraciones,… pero no fuese capaz de expresarse correctamente por escrito.

Figura 13. ¿Qué suponen las Competencias Básicas?

En este sentido, las Competencias que se estiman como Básicas para el periodo de la enseñanza básica son las ocho que siguen a continuación:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8.

Competencia lingüística (en adelante CCL). Competencia matemática (en adelante CCM) Competencia en el conocimiento e interacción con el medio físico (en adelante CCIMF). Tratamiento de la información y competencia digital (en adelante TIyCD). Competencia social y ciudadana. (en adelante CSyC) Competencia cultural y artística (en adelante CCyA). Competencia para aprender a aprender (en adelante CAA). Autonomía e iniciativa personal (en adelante CAIP).

7y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 14. Las Competencias Básicas en el Sistema Educativo Español

La delimitación conceptual de cada una de estas Competencias viene establecida en el Anexo I tanto del Real Decreto 1513/2006 como del Real Decreto 1631/2006, estableciéndose el Anexo II como una definición operativa que determina la contribución de cada Área/Materia a cada Competencia.

Los Objetivos Los Objetivos vienen referidos a un conjunto de capacidades que abarcan los cuatro ámbitos de desarrollo integral de la persona:

Cognitivo o intelectual. Afectivo. Social. Motor.

8y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 15. La relación de los Objetivos con las CCBB

Según Rodríguez Diéguez, los Objetivos son conductas esperadas en el alumno/a como consecuencia de determinadas actividades docentes y discentes (actividades de enseñanza-aprendizaje), conductas que son susceptibles de observación y evaluación. En cualquier caso, con la nueva estructura curricular que emana de la LOE, las capacidades expresadas en los objetivos tienen como fin último el desarrollo de las Competencias Básicas.

Los Contenidos Hay que entender los Contenidos meramente como medios para alcanzar las capacidades expresadas en los Objetivos. Su carácter funcional e instrumental hace que en el proceso de selección, definición y secuenciación de los mismos haya de tenerse en cuenta su relación con las capacidades y, por ende, las Competencias Básicas que desarrollan. Queda establecido, por tanto, la perfecta relación entre los elementos del currículo que antes hemos mencionado y que servirá para entender el trabajo de las Competencias que abordaremos más adelante.

9y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 16. La relación de los Contenidos con los Objetivos

Los Contenidos se abordarán desde una triple perspectiva:

Agrupación. Los Contenidos de cada una de las Áreas curriculares de Educación Primaria y de las Materias curriculares de Educación Secundaria Obligatoria se agruparán, según afinidad, en determinados Bloques de Contenido y, en determinadas Áreas/Materias, en Núcleos Temáticos o Núcleos de Destrezas Básicas. El estudio de este tipo de agrupaciones se abordará más adelante en el Tema 4.

Estructuración. Los Contenidos de cada Área/Materia se estructurarán en Conceptos, Procedimientos y Actitudes. Se pueden definir los Conceptos el conjunto de saberes, ideas, principios, nociones, etc. que aprenden los alumnos/as. Los Procedimientos son las herramientas a través de las cuales se construye el conocimiento. Las Actitudes establecen el conjunto de valores, normas,... por la que se rige la vida en sociedad. Aunque esta estructuración de los Contenidos en Conceptos, Procedimientos y Actitudes es típica de la antigua estructura curricular de la LOGSE y no aparece explícitamente ninguna referencia a ella en el desarrollo curricular de la LOE, hay que precisar dos cuestiones: por un lado, si nosotros analizamos detenidamente los Contenidos establecidos para cada Área/Materia en las distintas disposiciones legales, observaremos rápidamente que unos son Conceptos, otros Procedimientos y algunos otros Actitudes, luego la referencia a esta estructuración sí aparece al menos de forma implícita; por otro lado, se ha de suponer que el legislador en este caso obvió tal estructuración por entenderla ya perfectamente asumida e implantada en todos los procesos de concreción curricular. 10 y


Juan José Caballero Muñoz

Selección y secuenciación. Los Contenidos, mediante el proceso de concreción curricular, se han de seleccionar y secuenciar para cada una de las etapas, Ciclos, Cursos y Unidades Didácticas a los que hacen referencia. El último paso en este proceso de secuenciación es la tarea o actividad de enseñanza-aprendizaje. Los Contenidos, por tanto, aparecerán en último término secuenciados en tareas o actividades. De otro lado, estas tareas vendrán temporalizadas en un número concreto de Unidades Didácticas.

Figura 17. La estructuración, agrupación y secuenciación de los Contenidos

Las Orientaciones Metodológicas Las tareas procedentes de la secuenciación de los Contenidos estarán organizadas atendiendo a una serie de pautas metodológicas. Se pueden definir las Orientaciones Metodológicas como los procedimientos para alcanzar las capacidades expresadas en los Objetivos y para el desarrollo de las Competencias Básicas. Queda manifestada, por tanto, la relación de este elemento del currículo, las Orientaciones Metodológicas, con lo tres componentes explicados anteriormente: Competencias Básicas, Objetivos y Contenidos.

11 y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 18. La relación de los Contenidos con las Orientaciones Metodológicas

Los Criterios de Evaluación El último elemento del currículo responde a la pregunta ¿qué evaluar? Los Criterios de Evaluación determinan, por un lado, la consecución del aprendizaje expresado en los Objetivos y la adquisición de las Competencias Básicas, y por otro, el grado de alcance de dicho aprendizaje. Es por eso que deben ser muy concretos, observables, ponderables, evaluables. Permiten emitir, pues, un juicio acerca del aprendizaje del alumno/a. Como veremos en el Tema 10, serán la base para el diseño de los distintos Instrumentos de Evaluación a aplicar en las tres fases de la misma: Evaluación inicial, procesual y final.

12 y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 19. La Evaluación con el resto de elementos curriculares Se cierra con la Evaluación el entramado curricular en el cual todos sus elementos se relacionan entre sí para conseguir una finalidad última: la adquisición de las Competencias Básicas.

Figura 20. La relación entre los componentes del currículo 13 y


Juan José Caballero Muñoz

Consideraciones acerca de la inclusión de las Competencias Básicas como nuevo elemento curricular La aparición de las Competencias Básicas como un nuevo elemento curricular que articula al resto de componentes del currículo, ha suscitado en la comunidad educativa un nuevo debate en torno al cual se han ido vertiendo muchas opiniones, unas cargadas de crítica y otras de escepticismo. No pretendo hacer aquí una disquisición acerca de la filosofía educativa que subyace al trabajo competencial, pero si me gustaría hacer unas reflexiones acerca de las ideas que han ido apareciendo en distintos foros de discusión.

En primer lugar, es cierto que el problema educativo es complejo, puesto que son muchos los agentes educativos que intervienen y no siempre lo hacen en el mismo sentido y de forma coordinada. Como bien dice José Antonio Marina, un problema complejo sólo puede tener una solución compleja, nunca simple. Las Competencias Básicas como elemento curricular y por sí mismas no solucionan todos los problemas de los adolece el Sistema Educativo Español, cierto es. Pero quiero hacer dos precisiones. Por un lado, nunca fue ese el propósito, sino el introducir una metodología de trabajo aplicado y situado en torno a los contenidos esenciales que precisa la vida en sociedad. Por otro lado, si bien el problema educativo no se arregla con una única solución, en mi opinión la metodología de trabajo competencial si se ajusta a los cambios en los que está inmersa la sociedad para la que el Sistema Educativo debe preparar a su alumnado.

En cualquier caso, siempre bajo mi perspectiva, en torno a las Competencias Básicas giran ideas que no siempre son correctas:

Las Competencias Básicas son una moda pasajera. Es fácil pensar esto analizando los continuos cambios en la legislación educativa ocurridos en las últimas décadas. No obstante, como bien dice José Moya, las Competencias Básicas han venido para quedarse. El proceso de definición y selección de las Competencias trasciende el ámbito nacional y se sitúa en los entornos de la OCDE y UE, por lo que no aparece ligado a un determinado gobierno o signo político.

14 y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 21. Las Competencias Básicas no suponen una moda pasajera

Las Competencias Básicas suponen una revolución con respecto al Sistema Educativo anterior. Antes que revolución habría que considerar al Sistema Educativo regulado por LOE como una evolución respecto al enmarcado por la LOGSE. Así, si bien la LOGSE hablaba en términos de capacidades, uno de sus principios psicopedagógicos iba referido al aprendizaje funcional. El trabajo competencial lleva esa funcionalidad hasta la misma tarea de enseñanza-aprendizaje, la cual estará conectada con el contexto donde se desarrollará y aplicará su función. Luego se debe considerar como una evolución respecto a la concepción curricular anterior.

15 y


Juan José Caballero Muñoz

Figura 22. Las Competencias Básicas y la anterior concepción curricular

Figura 23. Aprendizaje funcional de capacidades versus Competencias Básicas

16 y


Juan José Caballero Muñoz

Las Competencias Básicas suponen enseñar los conocimientos básicos y renunciar a los demás. El apellido “básicas” puede dar lugar a este error en la apreciación de las mismas. El trabajo competencial supone sumar a los aprendizajes la aplicación y conexión de los mismos con un determinado problema en un contexto determinado. Es por ello que no estamos renunciando a aprendizajes, sino afrontándolos de forma diferente. Es decir, no estamos restando, dando un paso atrás, sino todo lo contrario, sumando, avanzando. A mi juicio, la metodología en la que se enmarca esta concepción es a la vez mucho más compleja de afrontar y más enriquecedora para el alumno/a.

Figura 24. Las Competencias Básicas no suponen conocimientos básicos

Una determinada Competencia Básica aparece ligada a una determinada Área o Materia curricular. Suele suceder, sobre todo a efectos de la calificación, que se asimila el trabajo de determinada Competencia Básica a un Área o Materia curricular (ej. Competencia en Comunicación Lingüística y Lengua Castellana y Literatura). Esto es un error que desvirtúa el sentido y filosofía competencial. Ya nos dicen las distintas disposiciones legales que cada una de las distintas Áreas/Materias contribuye al desarrollo de distintas Competencias Básicas, y a su vez, cada una de las Competencias se alcanzará como consecuencia del trabajo de las diferentes Áreas/Materias. Es decir, cada una de las Competencias Básicas estará impregnado el trabajo de los distintos elementos curriculares de las diferentes Áreas/Materias. Al mismo tiempo, el fin último de las mismas será contribuir a la adquisición, por parte del alumnado, de las ocho Competencias Básicas. Salir del error que lleva a conectar a determinada Competencia con determinada Área/Materia, es tan fácil como comprobar el análisis que las disposiciones legales hacen de ellas o los listados de descriptores que acerca de las mismas nos aportan distintos autores y se ofrecen en el presente curso. Así por ejemplo, si observamos los descriptores de la Competencia Lingüística, vemos como

17 y


Juan José Caballero Muñoz

aparecen asociados contenidos y capacidades tales como dialogar, expresar por escrito, comunicarse oralmente, etc. Pronto comprenderemos que los mismos se podrán trabajar y evaluar desde distintas Áreas/Materias. Distinto sería si afirmásemos que los descriptores de la Competencia Lingüística consisten en analizar oraciones, diferenciar morfemas de lexemas, … Evidentemente, estos descriptores en cualquier caso lo serían del Área/Materia de Lengua, pero no de la Competencia Lingüística.

Figura 25. Las Competencias Básicas y las Áreas y Materias curriculares

18 y


TEMA 3 RELACIÓN COMPONENTES DEL CURRICULUM  

COMPONENTES DEL CURRICULUM

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you