Page 1

La Terrissa de Breda El proyecto “Oficis singulars” sigue su camino avanzando por las diferentes localidades catalanas que se caracterizan por la presencia de algún oficio asociado a sus peculiaridades geográficas. Ahora nos detenemos en la alfarería de la localidad de Breda

Cataluña presenta una amplia variedad de suelos y climas, además de las múltiples aportaciones culturales que se fueron desarrollando a lo largo de los siglos, de la tradición de sus artesanos y del espíritu innovador de sus diseñadores. El proyecto Oficis Singulars (oficios singulares) fue creado e impulsado por Artesania Catalunya bajo la dirección de Gemma Amat - en la actualidad de Xavier Villas -, lo coordina el diseñador Gerard Moliné y reconoce la identidad de algunos oficios que son propios de la comunidad. Se trata de oficios y productos únicos y muy vinculados a su población o demarcación de origen que se relacionan con el territorio y el método, en su mayoría dependen del medio geográfico en el que se encuentran, ya que a partir de él realizan la extracción de la materia prima, la transformación y elaboración del producto final. En la actualidad, en Cataluña se reconocen los siguientes Oficis Singulars: la cerámica de la Bisbal (Oficioyarte 103) y de Esparreguera, la cerámica negra de Quart y Verdú, la madera de Sant Hilari Sacalm y La Sènia, la piel de Igualada y Vic, las cucharas de Tortellà, el encaje de Arenys (Ret-Fi) y el encaje de bolillos de Arboç, el alabastro del Sarral, la pauma de Terres de l’Ebre, la lana de oveja xisqueta del Vall d’Àssua, la madera y cestería de Avellano del Pallars, la Sal de Cardona y recientemente se ha presentado el proyecto de la Terrissa de Breda. Aunque Artesania Catalunya no descarta que continúen desarrollándose nuevos proyectos. La idea es que cada proyecto se desarrolle en tres fases, según nos explica su coordinadora desde Artesania Catalunya, Marina Calls. La primera se centra en el objeto, crear nuevos elementos, este es

24 oficioyarte

el punto en el que se encuentra el de la Terrissa de Breda. La segunda fase se orienta al sujeto, es decir, productos que se pueden llevar, como es el caso de piezas de joyería y la tercera se dirige más al espacio y está relacionada con temas de arquitectura.

to variado, utilitario y decorativo. Los alfareros de Breda se han sabido adaptar a nuevos tiempos complementando la elaboración de cerámica típica y tradicional con la cerámica artística y decorativa.

El proyecto Tradición alfarera

“Un buen diseño es una estupenda inversión”, Alberto Corazón.

Breda está situada en la ladera oriental del Montseny, en la comarca de La Selva (Girona). Se trata de un pueblo con un conjunto histórico-artístico excepcional en el que destaca el campanario románico del siglo XI de la iglesia de Santa María. También se caracteriza por ser la localidad en la que se rodó la serie catalana Ventdelplà. Es uno de los puntos de origen, de tradición, y uno de los centros de producción de alfarería más importantes de Cataluña y España. Su arcilla se ha convertido en un icono, ya que forma parte del patrimonio cultural desde el siglo XV. Además, dispone de su propia terrera, ubicada en la población vecina de Riells, que suministra una arcilla muy refractaria, idónea para hacer piezas para cocinar al fuego.

La Terrissa de Breda es el resultado de la colaboración entre el diseñador Guillem Ferran y ocho talleres artesanos de la localidad y se desarrolla en dos vías diferentes, una de ellas centrada en la cocina de Breda y la otra en las asas de las cazuelas. El proyecto comenzó en abril de 2010 con una reunión con los talleres de la zona en la que se les proponía el proyecto, de éstos decidieron participar ocho: la central cooperativa Terrissaires de Breda, Cerámica Planas, Cerámicas Bombí, Cerámicas Buxalleu Prat, Cerámicas Graupera, Cerámicas La Peça, Nova Artesanía y Terrisa A. Majo.

La alfarería en esta comarca, de alrededor de 4.000 habitantes, adquiere entidad propia y requiere de unos procedimientos técnicos de mayor complejidad, que otras artes consideradas mayores. A principios del siglo XIII, se empieza a enmoldar el barro y en el XVIII los ollers ya tienen su propia cofradía y crean el Gremi de Terrissers de Breda. La fama de la actividad alfarera de Breda se extiende por toda Cataluña, y durante el siglo XVIII la alfarería de esta zona se llegó a exportar al continente americano. La tradición artesana se ha conservado hasta hoy y se ha ido sucediendo de padres a hijos, con un produc-

Se sucedieron varias reuniones individuales entre cada uno de los talleres y Guillem Ferran, en las que ellos mostraban sus preferencias, estilos y el tipo de piezas que les gustaría desarrollar y el diseñador les hacía propuestas. Una vez definida la línea de productos en los que cada taller estaba interesado a partir del análisis de su catálogo, se elaboró un dossier con diferentes propuestas. La idea era que cada artesano pudiera realizar entre cinco y seis productos para su comercialización, destaca Guillem. Una vez que se veían las piezas en los bocetos, cada taller desarrolló su prototipo. Tras someter cada uno de los productos a un examen, comprobando su durabilidad, posibilidad de reproducción y viabilidad, se seleccionaron las piezas aptas para la presentación.

arriba, de izq a dcha, talleres de: Ceràmiques Graupera; Ceràmica i Terrissa A. Majo; prototipo de los taburetes de Ceràmiques La Peça; taller de Ceràmiques La Peça; Nova Artesania. pág. anterior: maceta de Ceràmiques La Peça.

oficioyarte

25


En Breda se dice que fijándose en las asas de una cazuela se puede saber de qué artesano ha salido el producto, ya que son un símbolo distintivo de su estilo, su firma o seña personal

sobre estas líneas: maceta de Ceràmiques Buxalleu. dcha: los diferentes prototipos de las 40 asas de Breda. arriba, de izq a dcha, talleres de: Ceràmiques Buxalleu Prat; Ceràmiques Bombí; Ceràmica Planas.

26 oficioyarte

La cocina de Breda

Objetivos cumplidos

“Los productos precisan algo más que un buen funcionamiento y ergonomía, necesitan poesía”, Buro für form.

“El diseño crea cultura. La cultura forma valores. Los valores determinan el futuro”, Robert L. Peters.

La idea de la cocina de Breda se presentó partiendo de la base de que allí se elaboran todo tipo de elementos de cocina, de forma que cualquier visitante que pase por la localidad puede volver equipado con todos los utensilios necesarios. Antiguamente, en todos los hogares el fuego era su elemento principal. Y la alfarería refractaria de Breda es perfecta para poder aguantar las altas temperaturas y elaborar los mejores guisos. La evolución de la cocina no ha dejado desfasada la tradicional cazuela ya que la llegada del gas a las ciudades y el uso actual de la vitrocerámica no han afectado a sus propiedades. La cerámica, al ser porosa, absorbe los gustos de los alimentos en sus constantes dilataciones, de forma que la cazuela mejora su sabor y per- guamente se fabricaban las cazuelas a mano, actualmite que mantengan todas sus propiedades. mente, se suelen hacer con una prensa rotativa. Y las asas son las únicas piezas que se colocan a mano, al Los productos que resultaron de este proyecto no pasan desapercibidos, se trata de utensilios que con- mismo tiempo que se retoca y perfila bien cada servan las características originales de la alfarería de pieza. En Breda se dice que fijándose en las asas de Breda con un toque especial que aporta el diseño. Se una cazuela se puede saber de qué artesano ha salipueden encontrar intervenciones sobre platos, frute- do el producto, ya que son un símbolo distintivo de su estilo, su firma o seña personal. ros de dos alturas, fuentes que tienen incorporado Partiendo de esta base, el proyecto ha consistido en un pequeño orificio en su borde para colocar una copa o vaso, lámparas, botelleros, o incluso macetas crear diferentes asas, diseñadas por Ferran y producidas por los talleres participantes. De esta forma se y peculiares mesitas y taburetes. En total pudimos elaborar hasta 82 prototipos, de los presenta una colección de nuevas propuestas de asas, para la tradicional cazuela catalana de Breda. que salieron 42 productos, especifica Ferran, y nos quedan otros 30 proyectos por desarrollar, lo que nos El día que los artesanos dedicaban a poner asas, me ayuda a hacernos una idea de la magnitud y el tradirigía al taller e íbamos probando las diferentes ideas bajo que implicó el proyecto. que teníamos y desarrollando los prototipos. Una vez comprobada su resistencia, usabilidad y viabilidad, se Las 40 asas de Breda seleccionaron un total de 40 asas, explica Ferran. Se “Hacer lo complejo sencillo para que lo sencillo sea hermoso”, realizaron alrededor de un centenar de propuestas Miguel Milá. con diferentes ideas, en muchas ocasiones por medio Antiguamente las cazuelas valencianas o la tradicional del método del ensayo y error, se iban descartando cazuela botxa se hacían al torno a mano y se dejaban algunas, cambiando la forma de otras sobre la marsecar al sol. En 1950 durante una jornada laboral un cha… El resultado: unas asas ingeniosas y particulaartesano podía llegar a hacer hasta 36 piezas diarias. res algunas de ellas informan sobre el contenido de Fruto de la industrialización los alfareros han sabido la cazuela y todas aportan un toque personal, distinmecanizar parte del proceso, de forma que si antitivo y moderno a la tradicional cazuela de Breda.

La colaboración entre artesanos y diseñadores en este proyecto, impulsado también por el Ayuntamiento de Breda, permitió llevar a cabo los siguientes objetivos: - Crear un producto artesanal nuevo, único y de prestigio, relacionado con Breda; dar a conocer las capacidades de producción del colectivo de ceramistas de Breda. - Potenciar los talleres con productos innovadores que sean más comerciales, y que a la vez ayuden a desarrollar sus capacidades, posibilidades y economías. - Motivar a los talleres a establecer vínculos con diseñadores, como pequeñas y medianas empresas, que se ven necesitadas de imagen, comunicación, diseño gráfico, diseño industrial, identidad y producto propio.

sobre estas líneas: distintos aspectos de una lámpara surgida de las tapas de las cazuelas de la cerámica tradicional de la terrissa de Breda, elaborada por Ceràmiques Bombí.

arriba: modelo de lámpara de Ceràmiques La Peça y cazuela de Nova Artesania M&C. abajo: pieza de Ceràmica Planas; cazuela de Taller de Ceràmica i Terrissa A. Majo; modelo de Ceràmiques Buxalleu.

Los resultados del proyecto pueden observarse en la calidad de los diferentes productos, ahora el tiempo dirá si se convierten en éxitos comerciales. La mecanización ha dignificado el trabajo pero ha hecho que algunos artesanos estén intentando competir en precio en un contexto donde la globalización es muy competitiva y nos obliga a reinventarnos cada día, no sólo los artesanos necesitan creatividad. Innovar, experimentar, colaborar y comunicar son verbos sobre cómo sobrevivir en este nuevo mercado, recalca el diseñador Guillem Ferran. El regidor de Industria, Comercio y Turismo de Breda, Sergi de la Fuente Méndez, que además es diseñador, destacó la necesidad de seguir haciendo proyectos como éste: Estos talleres de innovación son importantes para dotar de herramientas al artesano y poder animarle a elaborar su propias colecciones con una continua actualización de su línea de productos. Como resultado queda una colección de productos que pasará a venderse en las tiendas de la localidad y todas las experiencias, vivencias e intercambios de conocimientos entre artesanos y diseñadores que, en muchos casos, seguirán generando nuevas sinergias y propuestas. Todos los nuevos productos creados en este proyecto pueden verse en laterrissadebreda.blogspot.com www.oficissingulars.cat www.breda.cat oficioyarte

27

La Terrissa de Breda  

Articulo Oficio y Arte. Num 115. La Terrisa de Breda

La Terrissa de Breda  

Articulo Oficio y Arte. Num 115. La Terrisa de Breda

Advertisement