Issuu on Google+

A ti madre mía ¿Alguna vez te he preguntado si hay amor más grande y puro que el tuyo? Cuantas veces caminaste delante de mi tan solo para darle seguridad a mis pasos; incluso, nunca dudaste en ofrecer tu propio corazón, con tal de aliviar los erráticos latidos del mío.

Tu voz nunca se apaga cuando en defensa de lo honesto y de la verdad se trata, ya que: Eres el ser más grande, más fuerte y más real que alojado en frágil figura habita Pero que en ocasión precisa, adquiere el tamaño del universo si así lo requiere el motivo. Cuantas estrellas contábamos juntos, aquellas que en tus manos cabían, y nunca dude de ello por el simple hecho, que tú lo decías. Bendito me sé, y así lo divulgare a donde vaya, pues con tus caricias, Dios mismo mi alma tocaba. Gracias a ti por lo que ahora pudiera ser yo, pues con tu consejo y tu guía, los materiales correctos cimentaron mi pasado, dan fuerza a mi presente, y certeza a mi futuro. Por eso y por mucho más, "te amo, te amo Madre mía".

Rafael de Jesús Q. C.


SME Feliz Día Mamá! 10 Mayo 2014