Page 1

Martín Esparza: de peón de LyFC a líder de un partido

30 Octubre 2012


Martín Esparza: de peón de LyFC a líder de un partido

Acusado de ser un ‘líder charro’ y corrupto, el dirigente del SME, que comenzó “escarbado hoyos” en Luz y Fuerza, hoy le dice no a López Obrador y quiere tener su propio partido político. Asegura que apoya la transparencia y democracia sindicales. Conócelo en esta entrevista. Nicolás Lucas Ha sido acusado de fraude, de ser un corrupto, de ser un ‘líder charro’ que desprecia las demandas de los trabajadores y sólo trabaja para su beneficio. Hoy asegura que está a favor de la democracia y la transparencia sindicales. Se debe terminar, dice, con “esas viejas prácticas del sindicalismo corporativo”. Martín Esparza, dirigente del SME, le dice no a López Obrador y quiere su propio partido. Entrevistado en sus vastas oficinas en Insurgentes Norte, en el piso nueve, desde donde tiene vista directa al Monumento a la Revolución y también hacia el que fuera el edificio principal de LyFC, Esparza Flores lo dice con toda seguridad y también con respeto a la cercanía que mantiene con Andrés Manuel López Obrador: “No, no iré con él a Morena”, en caso de que el tabasqueño lo invite junto con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) a sumarse a las filas de su movimiento que apunta a convertirse en partido político a partir de diciembre. El líder sindical afirma que la decisión del SME de ya no caminar de la mano con López Obrador obedece a la “aspiración” de estos trabajadores de crear su propia fuerza política reconocida por el Instituto Federal Electoral (IFE), la cual se acerca, asegura, a los 200,000 simpatizantes en 21 estados de la República. El SME y Martín Esparza mantienen su “respeto” al excandidato presidencial, pero cada quien “va a continuar por su camino”, dice el dirigente, hijo de un jubilado electricista y que comenzó a trabajar hace 26 años en Luz y Fuerza del Centro (LyFC) “escarbando hoyos” para montar los postes del tendido eléctrico. “Como quien dice —afirma— comencé desde muy profundo.” —Se acerca el 1 de diciembre y el SME deberá decidir si se mantiene aliado de López Obrador o si le hace ‘ojitos’ al nuevo gobierno que encabezará Enrique Peña Nieto, esto, si busca una solución a todos los conflictos en los que se encuentra inmerso. —El SME es muy claro: es un sindicato institucional, autónomo e independiente. Nuestra organización hizo una alianza con AMLO, el compromiso era que si él ganaba iba restituir Luz y Fuerza a los trabajadores. Terminó la elección y AMLO ha sido muy claro, va a seguir construyendo hacia adelante (a Morena). Vamos a continuar solos… López Obrador tiene su esfuerzo y nosotros el nuestro.

1


Esperando las señales correctas Natural de Juandho, Hidalgo, ha sido acusado por jubilados disidentes de malversar 21 millones de pesos y de haber acumulado más de 30 viajes al extranjero sin motivo aparente. Martín Esparza ha desmentido todos estos agravios. Ahora sólo piensa en su partido político. La agrupación política que impulsa el SME, denominada ‘Pueblo de los Trabajadores’, dice Esparza, ya cuenta con los documentos, estatutos y adeptos necesarios para que a mediados de 2013 solicite a la autoridad electoral su registro como partido político y para eventualmente competir en las próximas elecciones intermedias. Esta nueva opción buscará “ser un verdadero partido de los trabajadores”, asegura el líder del SME. De ser necesario, comenta, los electricistas buscarán alianzas con otros sindicatos para sumar fuerzas gremiales. “Con AMLO mantenemos comunicación, es una persona que tiene sus ideales y objetivos muy claros y el SME, como institución gremial y también en la parte política, es una organización de izquierda. Los trabajadores también tenemos que trabajar en las políticas públicas, también podemos hacer nuestra plataforma política; estamos buscando hacer un partido auténtico de los trabajadores”, dice Esparza, quien a comienzos de su carrera destacó más por “tender” las líneas aéreas del cableado eléctrico, para luego pasar a operador de centrales eléctricas y de subestación, antes de saltar a la actividad política al interior del SME. A 3 años de la liquidación de Luz Fuerza del Centro, Martín Esparza también afirma que al gobierno de Peña Nieto le “tocará resolver a la brevedad el conflicto” que mantiene en vilo a 16,599 trabajadores que aún se niegan a aceptar la desaparición de la paraestatal. Esparza exhorta desde ahora al presidente electo y a su equipo de transición a enviar las señales correctas de que el conflicto tendrá una solución en el corto plazo, así como a desarrollar “una buena estrategia” para tal fin, pues Felipe Calderón, asegura, deja “un cúmulo de problemas” que en “muy pocos meses” pudieran convertirse en un dolor de cabeza para la siguiente administración. Señalado por los líderes de izquierda, por López Obrador, como “hombre valiente”, y por sus detractores, por la disidencia, como “el hombre al que el poder lo perdió”, Esparza afirma que el trasfondo de la desaparición de LyFC obedece a la intención de privatizar el sector eléctrico mexicano y a “quitar del camino a como diera lugar” a los electricistas sindicalizados. Pero, asegura, Felipe Calderón y Javier Lozano Alarcón, exsecretario del Trabajo, no consiguieron “ahogar” al SME; por el contrario, este organismo “sigue vigente y dará la pelea” por restituir en su empleo a los trabajadores afectados.

2


El dirigente electricista, cuyo “padrino” político fue el exlíder del SME, Rosendo Flores, vaticina que en breve se asomarán “serios” problemas para los involucrados en la extinción de Luz y Fuerza del Centro. Por ejemplo, argumenta, saldrá a la luz que la administración de Felipe Calderón actuó indebidamente al entregar en comodato la infraestructura de LyFC para operación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues el gobierno calderonista “entregó” a través de un notario público, “que es de derecho privado”, un bien que es de la Nación y que, dado el caso, correspondía a los legisladores decidir la manera de su entrega. “No hay antecedente en el mundo de que en plena crisis financiera se despida a 44,000 trabajadores con el argumento de que había problemas de ineficiencia. Se dijo que se iba a mejorar el empleo, el suministro y que iba a bajar el costo de la electricidad, pero ninguna de esas hipótesis de Felipe Calderón se ha cumplido en estos 3 años”, dice. Pero no se detiene en su retahíla. “Eso de la mala imagen, de culpar a los trabajadores es una estrategia, el trasfondo del conflicto es privatizar”, afirma. Para él, está clara cuál era la estrategia del gobierno de Calderón: “A la empresa pública le dejas de invertir, dejas que se deteriore y después le echas la culpa a los trabajadores.” Sí a la democracia y transparencia “Serio” amante de la charrería y de la música ranchera, pero ahora más “extrañado por la indiferencia” de los capitalinos hacia las acciones del SME, Esparza Flores agrega también que “ha llegado la hora” de que los sindicatos se abran a la transparencia. “Es muy importante para un país democrático el cambio, el no continuar con esas viejas prácticas del sindicalismo corporativo. Es increíble que a dos meses de que se vaya, Felipe Calderón quiera democratizar los sindicatos, cuando se sirvió de ellos.”

—¿Estarían Martín Esparza y el SME dispuestos a que se permita la transparencia en este sindicato, por como planteaba la iniciativa de Reforma Laboral enviada al Congreso por el presidente Calderón? —Estamos a favor de que los dirigentes se elijan a través del voto universal de los trabajadores. Estamos de acuerdo en que cada 6 meses los dirigentes presenten sus informes financieros. No sabemos por qué los panistas consintieron que se retirara lo que presentó Calderón, cuando iba por la democratización y rendición de cuentas de los dirigentes, por los líderes eternos. Es hora de que los trabajadores se organicen y se establezcan las autonomías de los sindicatos. Así, el mensaje que mandan es que van a seguir los sindicatos corporativos y los privilegios.

Martín Esparza Flores acusa que el gobierno de Calderón ha dejado en la opacidad los informes sobre el destino laboral de los trabajadores que sí se acogieron a la liquidación de LyFC, con la promesa de incorporarse a la CFE.

3


“Muchos de los que quisieron ser empresarios invirtieron su dinero de la liquidación y quebraron. El gobierno que viene tendrá que decir que solución le va a dar a los trabajadores; hay 2 soluciones: o se crea un nuevo organismo que atienda a la zona centro del país o se crea la división Sur-Centro de la CFE y se reinstala a los trabajadores. El SME quiere abonar al dialogo, para que regrese el empleo.” Con la firme intención de restituir a los extrabajadores de LyFC en su empleo y con la frase de “no, no me lo quita (el sueño)” el que se venga un panorama más hostil para el SME, Esparza señala que no todo está dicho en este conflicto que enfrenta a los electricistas contra el gobierno federal. Desde ahora lanza una advertencia a quien se dedicará a trabajar como senador por el PAN: Javier Lozano Alarcón, de quien además no habla del todo bien: “Felipe Calderón se iba a colocar la medalla de haber acabado con el SME, pero no es así, fracasó. Felipe Calderón le mintió a los mexicanos. Y con él (Javier Lozano Alarcón) nos vamos a ver las caras.”

4


Martín Esparza de peón de LyFC a líder de un partido  

Martín Esparza de peón de LyFC a líder de un partido

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you