Issuu on Google+

Mal paga el diablo… Como todo movimiento o revolución social o laboral honesta y de nobles fines, tiene una metamorfosis desde que se piensa, hasta que se lleva a cabo. Dando pie a diversas formas de actuar por parte de los participantes, y en todos los casos, con presencia de fidelidad, de trabajo arduo, de fe y esperanza, y también, de intriga y traición. En toda confrontación donde se juegan no solo metas y objetivos, sino incluso destinos, habrá quienes desprecien el derrotero, los atajos, pero siempre teniendo una meta en común. Hay muchas rutas o sendas alternas, y de su uso es cuestión de cada uno de los que deseen andar por la misma, con el riesgo claro está, de que se puede llegar antes, o de plano no llegar por ser equivocado su destino. Aquí cabría preguntarnos ¿Vale la pena desentenderse de quien conoce una ruta más segura aunque tal vez más larga pero sin tanto riesgo? o ¿Es correcto ver solo el bienestar personal aun cuando nos apartemos de los que nos vieron siempre como hermanos? Alguna vez alguien dijo: ¿Por qué cuando no tienes algo anhelas poseerlo y una vez conseguido, te olvidas del? Creo que aquí aplica eso que a muchos smeitas nos pasó, que cuando no pertenecíamos al gremio sindical, soñábamos despiertos viéndonos portar los colores, los lemas, el himno, el corazón smeita. Y una vez conseguido, nos pareció lo más normal del mundo que el mismo sindicato nos consiguiera todo lo que se requería en necesidades y aun caprichos, pues así tenía que ser. No nos pasó por la mente que atrás de tan digna organización, se gestaba un complot desde hace décadas pensado para acabar con las conquistas logradas y por qué no, desaparecer a quien tanta lata había dado por no adoptar la postura de sometimiento que un régimen necesita para sobrevivir y seguir haciendo de las suyas. Nunca creímos posible que una institución de los alcances del SME pudiera un día pasar por lo que ahora nos lleva ya varios años; nunca pensamos en que tal vez a nosotros nos tocaría un papel protagónico en esta tragedia que escribieron quienes desean entregar lo que queda de nuestro país, y nuca creímos que una vez dentro, la lucha seria dura, despiadada y cruel, y que solo los más comprometidos y más aptos para la lid serían los que al final de todo, recibirían los laureles de guerreros que otros se negaron a soñar. Pero aquí viene la lección de vida aderezada con cachetada con guante blanco, y basado en un dicho popular se presenta así:" Mal paga el diablo a quien le sirve". La lección es para guerrerossme.blogspot.mx

Página 1|2


quienes somos fieles por convicción y leales a nuestra lucha laboral, en la que depositamos no solo nuestra fe, ni nuestras esperanzas, sino también nuestro futuro y nuestra historia escrita y la que día a día vamos escribiendo. Y los resultados de las lecciones diarias van tomando forma y obteniendo resultados, pues ya es un hecho que nuestros primeros compañeros jubilables están siendo atendidos y compensados por su trabajo de lucha en resistencia de la que todos hemos sido participes. Y aquí también viene la cachetada con guante blanco. Que mal y avergonzado se puede sentir alguien que denostó, difamo, traiciono, escupió e incendio una institución que, le dio cobijo y le mato el hambre durante tanto tiempo a él y a su familia, pero que como pago ahora recibirá de todos los smeitas, solo un olímpico desprecio hacia su nefasta actitud cobarde y desleal que algún día en su último lecho recordara. Y ¿la cachetada con guante blanco?, bueno, esa es la que está a punto de obtener, y que no le avergüenza el hecho de acercarse a los que antes destrozo, ni pedirles como el más humilde smeita que le hagan valer sus derechos para tener una jubilación, si, como lo oyes, una jubilación que el mismo ataco y desprecio por un soborno que seguro ya se le termino, pero que le sirvió al Diablo para persuadir a miles de seguidores de este sujeto, y hacerlos liquidar, y que ahora seguro pedirán una explicación a este hombrecillo, que los deja solos y sin más futuro que el de sus propios medios pero, sin pensar más en obtener algo del SME. Que dura es la vida, y más cuando no eres congruente con ella y quieres todo sin ofrecer todo a cambio. Que nos sirva de lección y reflexión a aquellos que algún día dudamos de lo que en el corazón llevamos, pero solo en cuanto a tamaño, pues la esencia nunca cambia cuando se tiene bien arraigada. ¡VIVA LA LUCHA DEL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS! Y ¡FELICIDADES A MIS COMPAÑEROS QUE YA UNA JUBILACIÓN HAN FIRMADO! Fraternalmente: Por el derecho y la justicia del trabajador. SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS Yo no fui... fue Tete. Rafael de Jesús Q. C. Trabajador en Resistencia e Integrante del Equipo de Guerrer@s SME

guerrerossme.blogspot.mx

Página 2|2


Mal paga el diablo