Issuu on Google+

21 Febrero 2013

Electricistas mexicanos reclaman empleos arrebatados por expresidente El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) estableció una mesa de negociación con la Secretaría de Gobernación, más el gobierno capitalino, para lograr devolver el empleos a 16 mil 599 trabajadores de ese sector, cesanteados por decreto de la anterior administración del Estado. El secretario general del SME, Martín Esparza, declaró a Prensa Latina que la propuesta del gremio incluye aspectos económicos, técnico y administrativos para lograr la reinserción de los desempleados y hacer justicia ante una flagrante violación de la Constitución cometida por el gobierno de Felipe Calderón. Acorde con Esparza la disposición de la Gobernación es de apoyo a sus demandas e incluso refirió apreciar voluntad política del gobierno de Enrique Peña Nieto para resolver el conflicto. Para ese objetivo, según dijo, se creó una comisión intersecretarial dirigida a evaluar las propuestas que presentarán en una segunda reunión de las partes, prevista para la semana entrante. En la mesa de negociación el SME incluyó temas como el respeto a los derechos adquiridos por los jubilados del sindicato, lo cuales suman más de 21 mil, incluida algunas cláusulas del contrato colectivo de trabajo como la prestación en especie del servicio de energía eléctrica para esos trabajadores. Durante una entrevista con esta agencia el dirigente gremial rememoró que la Segunda Sala de la Corte Suprema de Justicia revocó el amparo concedido por un tribunal colegiado al SME y eliminó la figura de patrón sustituto encontrada para solucionar el despido de 44 mil trabajadores. Esparza valoró que fue una gran victoria del sindicato cuando en el 2009 un tribunal concedió al SME el amparo para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) actuara como patrón sustituto de los trabajadores dejados cesantes cuando se extinguió por decreto presidencial la compañía Luz y Fuerza del Centro (LyFC). En la sesión de la Corte se decidió por unanimidad dar la razón al gobierno federal, e ir en contra de la Constitución, dijo Esparza. En la CSJ se llegó incluso a valorar que el gobierno no tenia por qué notificar al sindicato y a los trabajadores previamente la cesantía, lo cual dejaba desamparado laboralmente a 44 mil trabajadores y, por ende, sin sustentos a miles de familias. Esparza calificó de hecho inédito en el mundo el despido masivo de decenas de miles de trabajadores, incluso en momentos de crisis, el cual ha sido denunciado por organismos internacionales. Acotó que los trabajadores eléctricos seguirán reclamando, lo mismo en tribunas internacionales como en las calles de México, por sus derechos y no pararán hasta tanto les sean devueltos sus puestos de trabajo. LyFC fue eliminada por supuestos gastos que no se correspondían con la calidad del servicio e ineficiencias entre otras acusaciones, las cuales fueron rechazadas por vías legales por el Sindicato, sin respuestas por parte del gobierno, porque sus versiones carecían de argumentos, dijo.


Electricistas mexicanos reclaman empleos arrebatados por expresidente