Issuu on Google+

Millonarias pérdidas en la economía

s e l a t r o m Riesgos en la CFE

El gobierno federal ha tenido suerte de que entre los heridos no se encuentre algún turista extranjero porque entonces el escándalo ya hubiera alcanzado dimensiones internacionales. A la memoria del periodista Miguel Angel Granados Chapa, siempre solidario con nuestra lucha de resistencia y con las causas sociales del país. Descanse en paz.

Martín Esparza FlorEs

L

as cada vez más recurrentes fallas en el servicio de energía eléctrica en el centro del país han terminado por ocasionar millonarias pérdidas a diversos sectores de la economía y han puesto en riesgo la vida de gente inocente, como sucedió durante el apagón registrado hace unas semanas en el aeropuerto internacional de la ciudad de México cuando cientos de vuelos debieron ser cancelados ante el peligro de aterrizar “a ciegas”, en pistas sin iluminación alguna. La irresponsabilidad de la “Empresa de Clase Mundial”, que ha tratado de ser maquillada mediante el pago de millonarios contratos de publicidad con las televisoras, no ha pasado por alto para millones de usuarios cada vez más molestos que exigen del gobierno una definición sobre el vacío que dejó en la prestación del servicio la ilegal extinción de Luz y Fuerza del Centro. Si en el país se aplicara a cabalidad el Estado de derecho, Comisión Federal de Electricidad tendría que pagar en justicia, millonarias indemnizaciones a todos aquellos a los que ha afectado, directa o indirectamente, con los constantes apagones que van desde la ausencia de energía eléctrica por unas horas y hasta por días. Son miles y miles las quejas que la empresa sencillamente no atiende y ya ni siquiera escucha, como lo han denunciado desde hace meses los atribulados usuarios. Así, mientras uno de los altos ex funcionarios de Comisión Federal, Néstor Moreno Díaz, se burla de la justicia escabulléndosele a la Procuraduría General de la Re23 de octubre de 2011

pública en sus propias narices, la Comisión sigue sin atender los reclamos de miles de consumidores a quienes se les cobran altas tarifas, no sólo en la antes zona de influencia de Luz y Fuerza, sino en otras partes del país, dándose los casos absurdos de cobros de hasta 85 mil pesos en zonas indígenas de alta marginación del estado de Guerrero, como Malinaltepec. Las repetidas explosiones de las “mufas” en el Centro Histórico del Distrito Federal han demostrado la impericia e ignorancia del personal empleado por las empresas contratistas de Comisión Federal de Electricidad que han tratado inútilmente de suplir a los electricistas del Sindicato Mexicano de Electricistas, cuya mano de obra calificada ahora añoran los usuarios. Y si bien ya se han registrado personas lesionadas por dichas fallas, hasta el momento el gobierno federal ha tenido suerte de que entre los heridos no se encuentre algún turista extranjero porque entonces el escándalo ya hubiera alcanzado dimensiones internacionales. Es por ello urgente que se atienda de la parte oficial la solución al conflicto del Sindicato Mexicano de Electricistas y se dé paso a la creación de una nueva empresa o la validación de la figura del patrón sustituto por parte de la Comisión Federal de Electricidad para que se atienda con celeridad estas fallas que tienen hastiada a la sociedad en su conjunto, y en riesgo a diversos sectores sociales y a centros estratégicos como el aeropuerto capitalino. Ya es hora de que los funcionarios relacionados con el sector energético asuman su responsabilidad de cara a la sociedad y rectifiquen el error cometido el 11 de octubre del 2009, cuando decidieron extinguir a Luz y Fuerza, trayendo con su unilateral decisión más perjuicios que beneficios a los millones de usuarios, como los hechos lo han demostrado. Siempre!


Toque Crítico de Martín Esparza Flores Riesgos Mortales en la CFE