Issuu on Google+


él Rogelio Cu

lar

L I T E R AT U R A

Rogelio Cuéll ar

marme a su talento inmenso. No tuve duda: sería un personaje de la literatura universal. En octubre de 1968 renunció a la embajada en la India y poco después escribió Posdata, enfrentado al Presidente Gustavo Díaz Ordaz por la matanza de Tlatelolco. De regreso a México no hubo quien le ofreciera trabajo. Hablaba entonces de radicar en un país de Europa o en los Estados Unidos. Si de Europa se hubiera tratado, yo tenía por cierto que habría elegido París, sabido su amor por Francia y casado con Marie Jo, la única compañera del resto de su vida. En cuanto al gobierno mexicano, su furia contra Octavio se expresaba en el “memorándum reservado”, que Silvio Zavala, embajador en Francia, envió a la Cancillería el 20 de enero de 1969. Dice el documento que nuestra representación diplomática “podría emprender la gestión correspondiente para que se haga saber oficialmente al señor Paz que su residencia en Francia no es compatible con la campaña política que viene desarrollando”. Conversábamos Octavio y yo en el hotel “María Cristina”, sobre la calle de Lerma y a un costado del Monumento a la Madre. Yo le decía que sólo en México podría desarrollar la vida que merecía. Me respondía con hechos. En la Universidad Nacional Autónoma de México, entonces presidida por el rector Javier Barros Sierra, no hubo quien le ofreciera una cátedra o al menos una conferencia magistral. Igual ocurría con El Colegio de México. Del monolítico PRI y la no menos cerrada cúpula empresarial, no se gastaba en palabras.

Siempre intensa, la amistad entre Octavio Paz y Julio Scherer García no estuvo exenta de desencuentros. Con todo, aun desde la lejanía física respecto del periodista, el Premio Nobel se abstuvo hasta su muerte de dinamitar los caminos alternos, así como el fundador de Proceso evitó reprocharle su colaboración con el títere presidencial que confabuló para echar de Excélsior a su director. En el texto que adelantamos enseguida –fragmento de un libro en preparación–, Scherer García repasa momentos álgidos de su relación con el poeta, en vísperas de que sea objeto de un homenaje en la sede del Senado de la República.

El valor

del

tiempo

XXX

JULIO SCHERER GARCÍA

E

l cáncer, siempre el cáncer. En un principio me dije que Octavio Paz vencería el abominable mal, como Gabriel García Márquez. Había sufrido Gabo con su salud, pero de cáncer no moriría. Otras desventuras han empañado su vida, pero no ésa. Lo recuerdo abatido en los inicios de la enfermedad y poco a poco más confiado en la bienaventuranza que en muchos sentidos ha sido su vida. De lunes a lunes buscaba por teléfono a Octavio para saludarlo y preguntarle por su ánimo. En la brevedad de unos minutos, omitía el tema de su salud, derrumbada. Alguna vez me dijo: “Del cuello para arriba todo está bien, pero del cuello para abajo todo es un desastre.” Yo quería verlo, estrecharle la mano. Desde hacía muchos años, la lectura de El laberinto de la soledad me había permitido aso-

Un día tuve la ventura de ofrecerle una revista, semanal, quincenal, mensual, lo que él quisiera. Octavio sería el único responsable de su contenido, libre de compromisos. Tendría un ingreso razonable que cubriera sus expectativas, así como las de dos o tres de sus colaboradores de tiempo completo. Excélsior pagaría todo. El tiro de Plural era modesto y la venta no levantaba el vuelo. Yo respondía a sus impugnadores en la cooperativa que nuestros suscriptores, más de sesenta mil, recibían mensualmente la revista mes a mes. En otros términos, sostenía que contaba con lectores. La réplica saltaba automática, agresiva. La contabilidad no mentía: la publicación mermaba las utilidades de todos. En 1977 Jaime Labastida asumió la jefatura de la publicación e introdujo en ella cambios de estilo y contenido. Siguieron los sucesos. Paz recibió el Premio Nobel y Jaime Labastida, hoy académico de la lengua, escribió un artículo oscuro. El texto lo publicó en Excélsior el 16 de octubre de 1990. Asentó: “Quienes colaboran conmigo consideran, a la par que yo, que desde junio de 1977 Plural entró en una segunda época. Desde entonces la revista es distinta y ha trazado una línea de demarcación con su fundador (Conrad diría que hemos atravesado una línea de sombra). “Pero debo decir que la diferencia es de estilo, de temática, de posición ideológica. Algo nos une (acaso me sienta obligado a decir, de modo enfático, que al propio tiempo es nuestra deuda de honor con Paz).” Sin explicar cuál es “esa deuda de honor”, añadió Labastida:


L I T E R AT U R A “Felicidades, Octavio, desde este lado de la palabra.” Tampoco explicó cuál es “este lado de la palabra”. XXX

De enero de 1989 a septiembre de 1992, Octavio Paz mantuvo una relación incomprensible con el periódico del que se había apropiado Regino Díaz Redondo. Sin poderlo evitar, me alteraban sus artículos en la primera plana del diario. Sumaron nueve ensayos en el periodo que consigno. Fue manifiesto el contraste con Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, entre

otros grandes escritores de la talla del mayor, adictos a Proceso y a la libertad de expresión. Incongruente, el poeta había dejado su nombre en un órgano de golpistas. Incluso aceptó que fuera utilizado en las campañas publicitarias con las que el periódico pretendía incrementar su menguada nómina de suscriptores. Estos fueron los títulos del trabajo de Paz en el diario y la correspondiente fecha de publicación: Intolerancia y Violencia Verbal. ¿Por qué no reconocer aciertos del gobierno? (31 de enero de 1989).

Homenaje a Paz rece años y medio después de la muerte de Octavio Paz –y tres después de que la Cámara de Diputados rechazara inscribirlo con letras de oro en el Muro de Honor de San Lázaro–, el Senado le pondrá el nombre del poeta al auditorio principal de su nueva sede, en una ceremonia que se efectuará el próximo miércoles 19. Quienes impulsaron infructuosamente la colocación del nombre del poeta en San Lázaro fueron diputados del Partido Acción Nacional, del que Paz “jamás creyó que (...) iba a ser un partido reformista” y al que “más bien (...) despreciaba”, según contó Enrique Krauze a Rafael Rodríguez Castañeda, director de este semanario, en la entrevista titulada Viaje a las entrañas de Octavio Paz (Proceso 1823). En abril de 2006, los entonces diputados federales panistas Adriana González Carrillo y Rodrigo Iván Cortés Jiménez presentaron la iniciativa para inscribir ese nombre en el Muro de Honor del Palacio Legislativo de San Lázaro, donde figuran entre otros los de los poetas Sor Juana Inés de la Cruz y Nezahualcóyotl. Pero fue la siguiente Legislatura la encargada de analizar la petición, que entre sus argumentos decía de Paz: “Es el autor mexicano más prestigiado de la segunda mitad del siglo XX y un hombre cuya destacada labor intelectual, diplomática y patriótica al servicio de nuestro país debe ser objeto de un profundo homenaje”. La propuesta fue rechazada el 20 de febrero de 2008 por la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, encabezada por el priista Carlos Chaurand Arzate, con el argumento de que Paz no colaboró en la construcción del Estado mexicano,

Octavio Gómez

JESUSA CERVANTES

en el Senado

T

uno de los requisitos que deben cumplir todos quienes estén en el Muro de Honor. Para esa fecha, Adriana González ya tenía un escaño en el Senado. A ella y a la senadora perredista María Rojo les enojó la decisión de los diputados y entonces lograron que la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta decidera llamar Octavio Paz a una de las salas de juntas del recinto de Xicoténcatl. Pero la construcción de la nueva sede senatorial provocó que la medida se pospusiera.

Segundo intento El 25 de junio de 2008, diputados y senadores propusieron de nuevo inscribir con letras de oro el nombre del poeta en San Lázaro. En su exposición de motivos, legisladores del PRD, PAN y Convergencia dijeron:

“Como parte de una reivindicación legislativa y con el derecho a insistir, consideramos que Octavio Paz el ensayista, el intelectual, la voz ausente en estos momentos políticos, nos merece hacer una reflexión en torno a una parte de su obra y su impacto en el devenir histórico de México, conectando El laberinto de la soledad (1950) con Posdata (1969), El ogro filantrópico (1979), Tiempo nublado (1983), Pequeñas crónicas de grandes días (1990) hasta Itinerario (1994). “Podemos afirmar que desde su incursión en la Guerra Civil Española (1937) viró su pensamiento comunista –muy en boga en esos tiempos–, haciendo una severa crítica a Stalin en su ensayo Los campos de concentración soviéticos (1951), ya que no concebía que los cambios sociales se produjeran por métodos violentos, algo que chocó con su visión ética de la política. “Posteriormente sus posiciones se fueron deslizando hacia el liberalismo económico y político hasta llegar a plantear que la única salida política que tenía México era la democracia; basta leer Posdata… Posdata era un libro obligado después de su renuncia a la embajada de México en la India, el único servidor público que dimitió ante la crisis moral del régimen de la Revolución Mexicana.” Luego los legisladores citan parte de la carta de renuncia que Octavio Paz envió al entonces secretario de Relaciones Exteriores, Antonio Carrillo Flores: “…No describiré a usted mi estado de ánimo. Me imagino que es el de la mayoría de los mexicanos: tristeza y cólera. Desde hace veinticuatro años pertenezco al Servicio Exterior de México. He sido secretario de embajada, consejero, ministro y embajador. No siempre, como es natural, he estado de acuerdo con todos los aspectos de la política gubernamental, pero esos desacuerdos nunca fueron tan graves o agudos para obligarme a un examen de conciencia…” Con la renuncia a la embajada, Octavio Paz comenzó su crítica al poder del Estado mexicano y a la izquierda, señalaron los legisladores en aquel junio de 2008. Y siguen: “En Tiempo nublado su crítica al socialismo se convirtió en una premonición; allí comparó al PRI con el Parti-

Pequeña Crónica de Grandes Días. Fin de un sistema (8 de enero de 1990). Pequeña Crónica de Grandes Días. Fin de un imperio (11 de enero de 1990). Vuelve Estados Unidos su mirada a América (15 de enero de 1990). Panamá y otros palenques (18 de enero de 1990) México, modernidad y tradición (22 de enero de 1990). Modernidad y patrimonialismo (25 de enero de 1990). Alba de libertad. Desenmascara AL al viejo patrimonialismo colonial (7 de marzo de 1990).

do Comunista soviético… ya en la etapa de la Guerra Fría se fue acercando a los Estados Unidos sin dejar de ser crítico de su papel hegemónico… Itinerario es una vuelta a El laberinto de la soledad, dejando de ser el peregrino en su patria; allí hace una revisión y un rescate de las grandes corrientes de pensamiento del siglo XX, del liberalismo y del socialismo. Afirma que hay que privilegiar la libertad y la igualdad para diseñar la filosofía política del siglo XXI”. Diputados y senadores establecieron que el nombre de Octavio Paz debería estar con letras de oro en San Lázaro “porque contribuyó a construir un México moderno y a impulsar la democracia desde 1970. Se centró en la fortaleza de la sociedad para enfrentar al Estado autoritario en 1979 (lo que hoy se llama sociedad civil) y propuso el pluralismo en 1990 como una forma de convivencia política”. Pero el 17 de noviembre de 2008 la comisión encargada de revisar la petición volvió a rechazarla con el argumento de que la obra de Paz corresponde al ámbito de la cultura y de las letras, “pero no al perfil heroico que ha sido fundamental para el reconocimiento de otros personajes por parte del Congreso y, en particular, de la Cámara de Diputados. “La tradición de la inscripción en el Muro de Honor del salón de sesiones ha sido exaltar el valor de quienes han dejado huella en la historia y contribuido a la dignidad de la patria y al heroísmo, que generan una necesidad de justicia histórica para honrar su memoria.” El poeta y ensayista –sostuvieron entonces los diputados que rechazaron la petición– tampoco forma parte de la generación de hombres que contribuyó al nacimiento y fortalecimiento del Poder Legislativo, hecho determinante para la mayoría de las inscripciones en el mencionado muro. En contraposición, en el homenaje que le rendirá el miércoles 19, el Senado de la República colocará el nombre de Octavio Paz, en letras doradas, al auditorio principal, ubicado en el primer piso de la torre de la nueva sede de la Cámara alta. En la ceremonia, a la que asistirá la viuda del poeta, Marie-José Paz, hablarán Enrique Krauze y Enrique González Pedrero. O

Coloquio o cuento de invierno (9 de febrero de 1992). La literatura y el gobierno (11 de septiembre de 1992). El 11 de septiembre de 1992, los ojos estupefactos en la plana frontal de Excélsior, vi uno al lado del otro a Gastón García Cantú y a Octavio Paz. El historiador escribía acerca de las vueltas del tiempo y el escritor se ocupaba de la literatura como la forma perfecta de la palabra. El artículo de Paz lo acompañaba su fotografía. Se le veía sonriente, pleno de vida o satisfacción. No encontré ni busqué explicación alguna a su comportamiento. Octavio haría siempre lo que le venía en gana.

Sigue...


L I T E R AT U R A

“Él no le hacía

caravanas

al príncipe”

Señor director: e leído con mucho interés su entrevista con Enrique Krauze “Viaje a las entrañas de Octavio Paz” en el último número de Proceso, intensa y apasionada tanto por parte de usted, el entrevistador, como del entrevistado. Por falta de tiempo y de espacio trataré de ser breve con unos pequeños comentarios que le estoy muy agradeci-

H

da de permitirme publicar a última hora. En primer lugar, le diré que a mí y a varios de sus lectores nos parece un error publicar en su portada la fotografía del escritor ilustrando uno de los temas tratados en su texto: el intelectual y el príncipe. Así se trata de influir en la opinión pública de manera tendenciosa, poco objetiva, presentando un hecho real de manera sesgada, fuera de contexto. Durante su largo itinerario Octavio Paz

XXX

No volvió a Excélsior y un día apareció en Televisa. Para él, todo lo que quisiera de parte del monopolio. Su relación con Emilio Azcárraga Milmo debió ser constante y firme. Junto al magnate, en Nueva York, festejó el anuncio del Premio Nobel de Literatura que la Academia Sueca le entregaría a fin de 1990. Pero éste no era asunto que me concerniera en lo personal. Fueron tiempos en los que sentí a Octavio inmensamente lejos. No sé cuándo ni cómo volvió a nosotros, ostensible, la amistad que nunca había desaparecido. Platicábamos en el Passy, restaurante francés que le agradaba, nos veíamos en su casa y estuve con él en la crisis que le provocó el incendio de una parte de su biblioteca en su departamento de la calle de Lerma, el 22 de diciembre de 1996. Octavio me enviaba sus libros. Hubo uno que me conmovió sobremanera. Aludía el poeta a la amistad y la calificaba con la palabra “azul”. –¿Por qué “azul”?–, le pregunté un día. –Es la llama más pura–, me dijo.

rrar su figura. En su lugar se pintó la de una mujer. Parece que fue Bassols el que ordenó este atropello. ¿Venganza personal? Tal vez. Al mismo tiempo fue una falsificación histórica…” En segundo lugar, otra pequeña observación que se refiere al comentario que hace Enrique Krauze a propósito de André Gide y su discurso al regreso de la URSS en el Congreso de Escritores Antifascistas en el que Octavio Paz participó en 1937, en plena guerra civil de España. Dice Krauze que Octavio tuvo hasta el final el remordimiento y la deshonra de haberse callado. Es cierto que a él le dio mucha pena no haber protestado entonces, pero en aquel momento en que tantos atacaron a Gide, Octavio Paz y Carlos Pellicer fueron los únicos que se abstuvieron de firmar una condena en su contra. Así que no creo que el no haber protestado lo haya obsesionado. ¿Cómo habría podido, digo yo, alzar la voz aquel muchacho de entonces, de 23 años, un escuincle que salía de México por primera vez –aunque era muy inteligente y sensible–, cómo habría podido alzar la voz rodeado de tantos apabullantes personajes, todos intelectuales reconocidos, como Malraux,

Bergamín y Neruda, entre otros? Ellos tenían entonces la voz cantante. Habría sido un acto de temeridad que ese jovenzuelo desconocido enfrentara a todo un areópago enardecido. Si no protestó fue más bien por timidez, no por cobardía. ¿No cree usted?

Otra vez, muchas gracias, Marie-José Paz PD.- En la próxima edición de Proceso, si usted me lo permite, trataré de ocuparme de otros puntos de su entrevista que me han llamado la atención. O

Juan Carlos Cruz

Carta de Marie-José Paz:

conoció a muchos “príncipes” y no por eso lo tacharon de colaboracionista. Pero él no le hacía caravanas al príncipe ni al poder. Le hacían caravanas a él, porque en realidad él tenía el poder: su talento y su sencillez. Despreció la publicidad y los premios. Su poder era intelectual y moral. El propio Octavio lo comentaba en una entrevista con Silvia Cherem: “No he sido lambiscón de presidentes como dicen algunos trapalones […] Siempre he guardado la distancia con el poder pero guardar la distancia no significa que el escritor, sin perder su independencia, no pueda coincidir con estos o aquellos aspectos de la política de éste o aquél gobierno. La libertad de opinión implica la libertad de aprobar o de reprobar. “Opinar es un derecho: todos podemos equivocarnos. Equivocarse no es una deshonra: una cosa es opinar y otra, venderse.” Octavio escribió alguna vez acerca de cómo se puede manejar una imagen: “Montenegro pintó a Vasconcelos enarbolando un estandarte con el escudo de la Universidad y la frase ritual: ‘Por mi raza hablará el espíritu.’ Años más tarde, cuando Vasconcelos había dejado de ser secretario de Educación, otro secretario mandó bo-

Marie-José, Krauze y Paz. Larga amistad

Tuve en mis manos páginas concentradas que aparecerían en el número 885 de Proceso (18 de octubre de 1993). La revista le rendía homenaje a Paz, su rostro en la portada y estos subtítulos que lo acompañaban: “Lo que creo, pienso y quiero”. En la despedida, me dijo: “Te escribí una carta.” El tono personal se extendía a las páginas que redactó sin un cuestionario formal. Escribió: “Tú me propusiste con extraña generosidad –apenas si me conocías– la dirección de una revista semanal de opinión. Rehu-

sé: no me sentía con inclinaciones por el periodismo militante. Tampoco con talento. Tenía otra idea y te propuse una revista mensual de cultura: letras, arte, pensamiento, política. Tú aceptaste con entusiasmo. Todavía me maravilla tu gesto. Así nació Plural: conjunción de dos ideas y de dos voluntades. Hoy pienso que también podía haberse llamado Encuentro.” –Habría sido un buen título, Octavio, pero Plural era más vivo, más actual. “Es una palabra que se ha puesto de moda. Nosotros fuimos los primeros en usarla. Hoy se ha gastado. En aquellos días era un término nuevo y combativo. Plural en oposición a monolítico, mo-

XXX

En los ochenta años de Paz le pedí una entrevista. Aceptó y me pidió que llegara a la cita con un cuestionario escrito. Reunidos en su departamento de Lerma, le pregunté si había consumido cocaína y también de qué manera contemplaban la muerte sus ojos de poeta. Me dijo que descartara ambos asuntos. A Marie Jo la alteraba que hablara de la muerte y le disgustaría que abordáramos la cuestión de la droga. En privado me confió que la había probado, rendido simplemente a la curiosidad. La entrevista no tuvo lugar como yo la esperaba. Me dijo Octavio que se apoyaría en algunas ideas del cuestionario y respondería por escrito. Se incorporó de su asiento y desapareció algunas horas.

Sigue...


Gustavo Graf

L ITER AT URA encontrar un lugar para mí, pero habríamos de conversar, sin duda. No recuerdo el día en que nos reunimos, pero sí que caía una noche que ahora imagino sin una luz. Marie Jo me recibió en una sala que rezumaba dolor. Innecesariamente amplia para una pareja cerrada al mundo, vi flores dispuestas en cualquier sitio y libros seriados, de lomo gris. Todo me pareció liso, de una desolada humanidad. “Ahora viene Octavio”, me decía Marie Jo. No lo habría concebido en silla de ruedas y hubieron de transcurrir unos minutos hasta que el camillero, íntegro de blanco, lo condujera hasta el sitio donde su esposa y yo lo aguardábamos. Al estrechar su mano, inclinado sobre el cuerpo doliente, sentí su respiración agitada. Al camillero, Octavio Paz le llamaba Hércules, sobrado de razón. Hércules avanzaba con precaución extrema, pero no podía evitar algún movimiento en la silla que arrancaba del hombre que moría protestas continuas. “Hércules, cuidado; fíjate, Hércules”. El muchacho no despegaba los ojos del piso y caminaba como si fuera de puntas. El cáncer ya había acabado con el Nobel. XXX

El poeta. Los últimos días

nopolio, monocorde, monotonía y otras palabras que comienzan con el prefijo ‘mono’, que denota único o solo. El nombre mismo de la revista era un manifiesto: nos oponíamos al monólogo del poder y al coro de las ideologías. Sin embargo, Plural no era sinónimo de eclecticismo ni de condescendencia y manga ancha moral o literaria. Aunque todas las opiniones nos parecían respetables, no todas debían ni podían tener cabida en nuestras páginas: éramos una revista crítica, con ideas claras, propósitos definidos y, en materia estética y literaria, con gustos y preferencias. La historia de Plural es conocida y no la repetiré. “En cambio, no me cansaré de repetir que, a pesar de las críticas que provocaba Plural entre tus amigos de izquierda –algunos de ellos eran tus colaboradores cercanos–, tú me defendiste sin jamás intervenir en la orientación de la revista. Eres un ser apasionado y esto, a veces, te hace perder la objetividad y aun los estribos. Te salva tu pasión por la libertad y, por esto, fue natural que la redacción entera de Plural dejase Excélsior en 1976. Fue un acto de solidaridad contigo y tus amigos. Nuestra salida no fue una derrota sino una victoria: logramos fundar Vuelta, una revista independiente. No fue casual que Proceso, unomásuno y Vuelta nacieran casi al mismo tiempo; la aparición de estas tres publicaciones fue un signo de los tiempos y una confirmación de las previsiones de Posdata: vivíamos el fin de un largo periodo histórico abierto por la fundación del Partido Nacional Revolucionario en 1929.” XXX

Yo pugnaba por ver a Octavio, enfrentar de una vez el estremecedor “nunca más”. Marie Jo me decía que no le era fácil

Apenas me cabía en la cabeza el encuentro con el poeta, ya en la muerte. ¿De qué manera podría conversar con él? Llegado el caso quizá pudiera recurrir a la carta que me había escrito. Por sí mismo, el texto podría abrirnos a un diálogo suavizado por la amistad. Desde su silla de ruedas, Octavio guardó un silencio tenso. Le pregunté si le interesaría que leyera algunos párrafos de la carta. Asintió y de pronto me interrumpió para decirme que dos o tres palabras no le habían gustado. –¿Cuáles, Octavio? –No vale la pena–, respondió. En la primera oportunidad, ya en el diálogo, le dije que conservaba intacta la inteligencia y que sólo a partir del trabajo podría aliviar el dolor que lo agobiaba. “Escribe, Octavio, escribe cuanto puedas”, le decía. Subrayaba, desconocedor del tema, pero quizá certero, que la literatura podría ser más fuerte que la desdicha en los últimos días de Octavio. Me hizo sentir que se encontraba a gusto y se dirigió a Marie Jo con la brevedad de una orden: –Comunícame con Sheridan. –Estás con Julio, Octavio. Octavio se enfureció. Algo en él se había venido abajo y los reproches a su esposa, que en otras circunstancias me habrían lastimado, los dejé pasar. Tampoco reaccioné a su voz aguda, irritante. –Te comunico, Octavio. –No, ya no. A partir de ese momento se apoderó del breve tiempo que tendríamos por delante. Yo comprendía su desesperación. Mi madre, Susana y mi hermana Paz habían muerto por el cáncer que se fue haciendo de ellas con la paciencia de un sujeto adiestrado para hacer sufrir. Fuertemente contrariado, un fuego súbito apareció en los ojos azules del poeta. Dijo que los médicos le habían robado seis meses de vida. Un diagnóstico a destiempo había sellado la desdicha que lo cercaba. Me dijo que a su muerte quería que contara lo que en esos momentos expresaba. Vi a Marie Jo recogida en ella misma. La aflicción de sus ojos empañados la expresaba. Su entrega a Octavio resultaba conmovedora. Quise besarla, pasar la mano por su cabeza. Poco a poco se tranquilizó Octavio y una calma sin consuelo descendió sobre la estancia. Comprendí el valor que daba el tiempo. Me dijo, débil la voz, que cualquiera puede echar a perder su vida en la palpitación del último segundo.


L A G U E R R A D E CA L D E R Ó N “El presidente está impotente para resolver este problema de fondo y que se complica por la idiotez de los partidos políticos que no han entendido la emergencia nacional, que siguen jugando a la democracia cuando el país está hecho pedazos y la delincuencia se ha empoderado ante el propio Estado. “Es tremendamente frustrante lo que vemos, porque las víctimas siguen esperando justicia, desde nuestro dolor exigimos que nos atiendan y la clase política sigue sin escuchar y sin entender.” –¿Cómo vio a Calderón en este segun-

JOSÉ GIL OLMOS sta vez no hubo besos, abrazos ni escapularios. Fue una reunión más bien ríspida, a veces sorda, que duró seis horas y en la que chocaron dos visiones del país: la de un México militarizado, con más de 50 mil muertos, un Estado fragmentado y corrupto, con una violencia sin freno y grupos paramilitares procreados por la estrategia de guerra, descrito por el Movimiento por la Paz; y la de un México que para el presidente Felipe Calderón avanza en la justicia, los derechos humanos y el combate al crimen organizado. Por segunda vez –quizá la última, porque ya no se habló de otro encuentro– el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que encabeza el poeta Javier Sicilia se reunió el viernes 14 con Felipe Calderón y algunos miembros de su gabinete en el Castillo de Chapultepec. “Fue sumamente frustrante, se lograron pocas cosas, hubo más disensos que consensos. Vi a un presidente muy bajo de energía, cansado y debilitado. Creo que ya no habrá más diálogos a menos que ocurra algo extraordinario; nuestro discurso fue de cierre de una etapa”, dice Javier Sicilia a Proceso horas después del encuentro. Luego de asistir a una comida privada en Los Pinos, a la que lo invitó Calderón, el dirigente del movimiento ciudadano manifiesta que percibió al jefe del Ejecutivo plenamente rebasado por un problema estructural: la fractura del Estado. “Se lo hemos dicho: no estamos contra la persecución de los delincuentes, pero sacó al Ejército con unas estructuras podridas, con un Estado fracturado, no fallido, sino con una fractura que viene desde el priismo y que lo vemos con los gobernadores corruptos, indolentes ante el problema del narcotráfico.

Germán Canseco

E

El presidente,

rebasado; las víctimas,

frustradas 14

1824 / 16 DE OCTUBRE DE 2011

do diálogo?, ¿sigue siendo el presidente empecinado que no escucha? –Creo que algo se movió en él. Personalmente me dijo en la comida: “Ustedes me dieron un sentido de las víctimas que no conocía y la propuesta de la recomposición del tejido social apenas la empiezo a entender”. “Me parece que eso es bueno. Pero lo veo como un presidente ya cansado, rebasado, que ya empieza a perder el poder, porque sabemos que es su último año y todos comienzan a irse para acomodarse en otros lugares. Veo a un presidente debilitado y cansado.”

Sin embargo, Sicilia considera que, los 14 meses que le restan, Calderón podría aprovecharlos para trabajar en la recomposición del tejido social, fortaleciendo su política hacia la sociedad en lugar de su estrategia de guerra contra el crimen organizado, cambiando aspectos de fondo de la procuraduría para las víctimas y dejar a un lado los intereses políticos de este año electoral. “Creo que si estos 14 meses que le quedan –que pueden ser pocos si se ven como su salida en un año electoral, pero que para las víctimas es mucho tiempo– los orienta a rescatar a las víctimas, fortaleciendo la Procuraduría Social de Atención a Víctimas y una Ley de Víctimas, cambiando de estrategia, podrá terminar mejor su gobierno y acabar más fortalecido. “Si no lo hace se lo van a cobrar todo y acabará como el presidente de la guerra, de la violencia, de los 60 mil muertos y miles de desaparecidos. “Esperamos que no le gane el interés electoral, esperamos que se venga de este lado, del lado de las víctimas; si lo hace va a tener aliados importantes, porque lo único que desean es justicia y paz, como todo el país. Si toma ese camino podría terminar el sexenio con cierta altura.” Pero insiste: “Si no lo hace, va a empeorar la situación del país. De hecho ya la están empeorando los partidos políticos, porque conforme avanzan las elecciones, crece la violencia. El problema para Calderón es que saldrá muy deteriorado, señalado por la historia como el presidente de los 60 mil muertos, miles de desaparecidos, dejando a un país muy dañado.

Los desacuerdos El segundo encuentro en Chapultepec entre Calderón y el movimiento de las víctimas empezó mal y terminó peor. Mientras los invitados de la Presidencia entraron al

castillo sin problemas, las miembros del Movimiento por la Paz tuvieron que pasar los filtros de detector de metales que les impuso el Estado Mayor Presidencial y además pelear para que no les quitaran las fotos de sus muertos y desaparecidos. Además, las principales propuestas del movimiento ciudadano –la Ley de Víctimas, la Comisión de la Verdad, el Padrón Nacional de Víctimas, el fondo de ayuda para las familias afectadas por la violencia o la preservación de la memoria de los muertos y desaparecidos– fueron rechazadas por el gobierno. Sólo avanzó la creación de la Procuraduría Social de Atención de Víctimas del Delito, pero es un ente que carece de presupuesto, estructura, recursos humanos y reglamentación. Esta vez el encuentro duró seis horas –tres más que el primero, el pasado 23 de junio–, en las que Calderón fue quien más habló. En una de las dos ocasiones en que tomó el micrófono habló más de una hora para defender su estrategia militar aduciendo que de no hacerle frente al crimen organizado éste ya se habría apoderado del país. Con actitud displicente –“como si sólo estuviera registrando los hechos”, comenta Sicilia–, Calderón rechazó las acusaciones de los integrantes del movimiento de que su gobierno es autoritario. “Honestamente –dijo Calderón– este no es un Estado autoritario. Si fuese un Estado autoritario créanme que no estaríamos dialogando aquí; si este fuera un Estado que oculta la verdad, créanme que no estaríamos poniendo y abriendo oficinas y las puertas del gobierno para que se conozcan esos casos, ni hubiéramos revelado, como hemos revelado, el número de víctimas y el esfuerzo por encontrar sus circunstancias y sus nombres.” El panista se defendió en cada una de sus intervenciones sin reconocer que ha actuado fuera de la ley al usar al Ejército en el combate al crimen organizado, co-

“Veo a un presidente rebasado”, confiesa el poeta Javier Sicilia luego de comer en privado con Felipe Calderón después del encuentro de seis horas que el Movimiento por la Paz tuvo con el mandatario y sus colaboradores en Chapultepec. Los integrantes de la movilización ciudadana se ven cansados y se dicen hartos de esa verborrea demagógica que sólo conduce a callejones sin salida. No hay acuerdos de fondo para cambiar la estrategia de la guerra calderonista, dice el poeta, y el Ejecutivo parece instalado en una actitud que bordea el autismo.

mo lo aseguró el sacerdote Miguel Concha Malo, presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria: “El artículo 89 de la Constitución dice que se puede usar a las Fuerzas Armadas para proteger la seguridad del país ante amenazas internas o externas”, manifestó Calderón en tono autoritario exigiéndole a Concha citar correctamente las leyes. Pero no sólo él se defendió. También lo hicieron sus invitados, especialmente Isabel Miranda de Wallace, quien fue sentada estratégicamente a un lado de Javier Sicilia para responder a las acusaciones de que el Ejecutivo se equivocó en su estrategia militar y generó más violencia y muertes. Casi al terminar la primera parte del encuentro, Sicilia amenazó con dejar su lugar en la mesa principal e instalarse en la tribuna donde estaban las demás víctimas del movimiento. El secretario de Gobernación, Francisco Blake, le pidió que no lo hiciera, porque no estaba en el acuerdo del formato del encuentro. Finalmente, el poeta cedió convencido por el secretario del presidente, Roberto Gil Zuarth, y se quedó a escuchar a Miranda, presidenta de la organización Alto al Secuestro, quien reconoció la apertura de Calderón al diálogo con la sociedad y culpó a los gobernadores del aumento del poder del crimen organizado, ante el beneplácito de Blake. También participaron como invitados del gobierno Alejandro Martí, de México SOS, quien demandó al Congreso actuar con rapidez ante la emergencia nacional para aprobar las reformas necesarias en materia de seguridad pública, y Graciela García Bringas, de la agrupación Causa Común, quien también se dedicó a reconocer la labor de Calderón. “Me siento desilusionado. Las instituciones terminan por convertir en demagogia los problemas, mientras la realidad siempre está contradiciendo el discurso oficial. Me fastidia esto, la burocracia, las juntas donde hay demasiados discursos pero no se aterriza nada”, dice Sicilia al terminar el diálogo. Para llegar al segundo encuentro en Chapultepec pasaron tres meses, en los cuales hubo 16 reuniones previas entre el movimiento ciudadano y la Secretaría de Gobernación, sin que hubiera avances significativos. Apenas la noche del miércoles 12, Gobernación respondió a las propuestas hechas por el Movimiento por la Paz en estos meses. Su respuesta cupo en cuatro hojas. “Es una respuesta que llegó muy tarde y que es muy pobre para responder a la situación de emergencia nacional que vivimos. Que la opinión pública lo juzgue”, dice Emilio Álvarez Icaza. El documento oficial apenas esboza el seguimiento que ha hecho la PGR a los 34


Germán Canseco

L A G U E R R A D E CA L D E R Ó N MARCELA TURATI

l piso 10 huele a pintura. La funcionaria se excusa por las cajas apiladas que no ha podido desempacar. Unos albañiles entran y salen del edificio. Los pasillos lucen sin gente y desocupados los pocos trabajadores encontrados durante el recorrido. Así es la novatada de Sara Irene Herrerías Guerra, recién designada titular de la Procuraduría de Atención a Víctimas del Delito (Províctima), quien con la misma premura de los albañiles intenta dar forma a esa dependencia que nació de un decreto presidencial no cabildeado con expertos, sin presupuesto, hecho a las prisas, carente de diseño, y con misión y alcances poco claros. De acuerdo con varios analistas, Províctimas es una maniobra de Felipe Calderón para arrebatarle banderas al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por Javier Sicilia. Herrerías es una funcionaria que parece bien intencionada, bien vista

E casos que el movimiento denunció en el primer encuentro. Señala la creación de la Procuraduría Social de Atención a Víctimas de los Delitos y menciona la aprobación del protocolo para el levantamiento de cadáveres, la reforma constitucional de derechos humanos y el proyecto de Ley de Víctimas, la iniciativa de Ley de Lavado de Dinero y la propuesta de reforma política. “Fue un resumen, quizá lo mejor sea que haya una reunión con la Secretaría de Gobernación para ver todos los acuerdos que hubo”, justificó Calderón en el encuentro cuando se le hizo notar el magro contenido del documento entregado por Blake.

Nueva etapa Con el cansancio plasmado en el rostro y la sonrisa desdibujada, Javier Sicilia insiste en que Calderón sigue sin entender que la prioridad de su estrategia de lucha contra el narcotráfico no debe ser la violencia, sino la reconstrucción del tejido social y crear una ley de seguridad que sea humana y ciudadana. Durante el encuentro en Chapultepec, y burlando el protocolo, Yolanda Morán, integrante del Frente Unido de Desaparecidos de Coahuila se le plantó a Calderón para reclamarle que el secretario de Gobernación y la PGR sólo habían recibido a las familias de 206 desaparecidos para darles trámite, pero sin escucharlas. Tras las seis horas del encuentro el ánimo de los integrantes del movimiento no era entusiasta. –¿Le hizo falta más fuerza al movimiento en este encuentro? –Creo que fue natural lo que pasó. En el primero era novedad la situación de las víctimas que no se habían visibilizado, en esa ocasión surge el problema de las víctimas y el presidente se ve impactado. Ahora vienen los procesos digestivos en las mesas de diálogo, con lo que se pierde espectacularidad pero se gana en profundidad. Aunque siempre es decepcionante, porque

esa profundidad termina por diluirse en un diálogo de sordos –considera el poeta. –Ahora no hubo besos, escapularios y otros símbolos… –No. Ahora es tiempo de contenidos, porque los símbolos poéticos se han leído mal. Es algo terrible en la sociedad que el lenguaje poético se vuelva motivo de discusión y haga perder de vista lo sustancial, que son las víctimas, la ley de seguridad nacional. Javier Sicilia ve que después de este encuentro el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad entrará en otra fase, pero también él mismo tendrá otro papel, menos protagónico. “Estoy cansado de volverme un personaje mediático a partir de mis actos poéticos. Hay que darle el paso a las víctimas, a los contenidos que hemos estado manejando en nuestras propuestas. –¿Entra en otra fase el movimiento? –Creo que sí. Estamos en el cierre de una fase para entrar a otra nueva. Hay que trabajar más en la movilización, al fortalecimiento social, porque vienen las elecciones y los partidos no están atendiendo la situación de emergencia nacional. Sicilia convocó a una movilización nacional a partir de la noche del próximo lunes 31 y, aprovechando la “noche de muertos” recordar en plazas, panteones y casas a todas las víctimas de esta guerra. “No tenemos poder ni lo buscamos”; dice el escritor. Precisa que la movilización nacional tendrá como punto de partida los temas que expuso ante Calderón: que los candidatos presidenciales se deslinden del crimen organizado, que respondan a la emergencia nacional, poner un alto a la militarización, que se lleve justicia a las víctimas y se reconstruya el tejido social con la protección de la población más vulnerable, para evitar que sea cooptada por el crimen organizado, garantizando empleo y educación. “Si no lo hacen habrá costos políticos, serán las elecciones de la ignominia”, sentencia el poeta. O

Miguel Dimayuga

Castillo de Chapultepec. Desencuentro

Províctima, una

simulación Creada sobre las rodillas, sin presupuesto ni objetivos claros o consultados con expertos, la nueva Procuraduría de Atención a Víctimas del Delito surge como una artimaña del calderonismo para arrebatarle banderas a movimientos ciudadanos, como el encabezado por Javier Sicilia. Así lo aseguran especialistas consultados por Proceso, para quienes la nueva dependencia es sólo una simulación que busca desactivar el potencial de protesta y de movilización social ciudadana.

por organizaciones feministas. Hasta antes de su nombramiento se desempeñaba como titular de la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), que este año encontró a 213 mujeres reportadas como desaparecidas. En la entrevista con Proceso, intenta aclarar las dudas sobre la función y los alcances de Províctimas, pero no tiene respuestas para todo. De entrada, desconoce el presupuesto que manejará. Por lo sorpresiva de su creación, Províctimas no fue incluida en el presupuesto de 2012 y trabajará con recursos y personal de los Centros de Atención a Víctimas (CAV) de la Procuraduría General de la República (PGR), de la Fevimtra y de la poco conocida área para víctimas de la Secretaría de Seguridad Pública. “No tengo números. Estamos funcionando con lo que nos pasaron y viendo lo que tenemos que pedir para el próximo año”, dice la abogada y criminóloga, enterada días antes de su nuevo cargo. De entrada, aclara que la nueva dependencia dará atención psicológica, jurídica, médica, ayudas sociales y asesoría a las víctimas de “delitos graves” –entre los que menciona únicamente el secuestro, el homicidio y la desaparición forzada– sin importar si el victimario es un particular o un servidor público. Llama la atención el repentino interés de Los Pinos en las víctimas de la violencia, cuando en este sexenio esos fondos se han reducido 35% en relación con su monto durante el último año de Vicente Fox. Alberto Serdán, experto en presupuesto, rendición de cuentas y políticas públicas, demuestra que las tres áreas de la PGR relacionadas con la atención a víctimas –la Fevimtra, la Subprocuraduría de Derechos Humanos y la Dirección General de Atención a Víctimas del Delito que administra los CAV– sufrieron recortes a pesar de que en la actual administración se recrudeció la violencia que ha dejado más de 40 mil muertos, al menos 50 mil niños huérfanos, 10 mil desaparecidos y un sinnúmero de personas heridas. Entre las tres oficinas han recibido 790 millones de pesos durante el sexenio. “Tan sólo con la mitad del dinero que se destinará a los partidos políticos en 2012 para las elecciones federales, se financiarían 17 años de operación de estas instancias”, apunta el experto. Aunque la PGR ha tenido un incremento presupuestal de 24% en términos reales, Serdán indica que la atención a las víctimas representó 1.1% del gasto (casi la mitad del presupuesto con que inició el sexenio) y de éste 88% de los recursos va al pago de sueldos y sólo 4% para “ayudas sociales” a víctimas.


Miguel Dimayuga

L A G U E R R A D E CA L D E R Ó N

Herrerías Guerra. Buenas intenciones

La única oficina de Províctimas que está en operación es la del Distrito Federal. Desde ahí extenderá sus brazos a otras 12 entidades del país donde operan los CAV de la PGR, encargados hasta el momento de brindar ayuda médica, psicológica y jurídica a las víctimas de delitos federales. Este sexenio, el gobierno federal no creó más a pesar de la insistencia del Consejo Ciudadano de la PGR. De entrada, 19 estados se encuentran sin oficina de atención a víctimas, pese a que algunos de éstos como Estado de México, Tamaulipas, Sonora, Zacatecas, Colima y San Luis Potosí son de los más afectados por la guerra contra el narcotráfico. Consciente de este panorama, Herrerías dice que intentará fundar un centro en cada estado para dar cobertura nacional y bosqueja fórmulas para lograrlo –sin presupuesto–, como pedir al SAE casas decomisadas donde estos centros puedan operar. Asegura que su reto no sólo será fundar centros o contratar y capacitar personal sensible a la problemática, sino también, superar la desconfianza de la gente hacia la atención gubernamental. Promete que los datos se trabajarán de manera confidencial, que no se criminalizará a ninguna víctima ni se le excluirá aunque sea familiar de delincuentes. El presidente del Consejo de Participación Ciudadana de la PGR, Marcos Fastlicht, dice que en los 14 CAV que existen en el país fueron atendidas 2 mil 860 personas el año pasado –una cifra menor para la capacidad instalada– porque la gente no se acerca a la PGR por la mala fama de la dependencia. Según cálculos de Serdán, cada víctima representó un gasto de 4 mil 109 pesos. “No es fácil convencer a las víctimas de que vayan a esos centros de atención (…)

nos ha costado trabajo convencerlas de que aunque pertenecen a la PGR van a recibir un trato humano, anónimo, de primera. A la gente le da miedo, y la fama que traía la PGR hasta hace unos años ha sido difícil de borrar”, explica Fastlicht a Proceso. Este empresario fue uno de los sorprendidos por la creación de la nueva instancia y al momento de la entrevista desconocía qué ocurriría con los CAV y su personal. “El anuncio nos tomó por sorpresa (…) No lo vemos mal, si se va a hacer de manera profesional, constante y no como un hecho político electoral. Pero sí quisiéramos saber cómo se va a desarrollar”, dice. Los cuatro años al frente del consejo peleó infructuosamente contra los recortes a la atención a víctimas, pero, según le dijeron, fueron destinados a “los aumentos a seguridad, defensa y Secretaría de Seguridad Pública”.

Desconfianza Durante el anuncio de la nueva procuraduría, Calderón reconoció que en las instancias de gobierno las víctimas “enfrentan condiciones difíciles para el acceso a la justicia y el ejercicio de sus derechos”, y dijo que Províctimas servirá para evitar esta doble victimización. Sobre este punto, el poeta Javier Sicilia expone: “Como vivimos en un lodo, obviamente la gente no tiene confianza –para acercarse a los centros del gobierno–, las víctimas que hemos recibido son maltratadas por la PGR, por las procuradurías estatales. No sólo se les ha matado o desaparecido un esposo, un hijo, un padre; sus casos son despreciados, se quedan sin seguimiento, hasta se les llega a amenazar y nadie las protege. ¿Cómo van a tener confianza? Por eso necesitamos dotarla de verdaderos instrumentos ciudadanos”.

Exclusiones De manera unilateral, el Ejecutivo invitó como consejeros a los ciudadanos Isabel Miranda de Wallace, María Elena Morera, Alejandro Martí y Patricia Caso, los tres primeros empresarios fundadores de orga-

nizaciones de víctimas contra el secuestro, y afines a la política de seguridad de Calderón. Aunque al consejo fue invitado el activista Julián LeBarón, como cuota del movimiento de Sicilia, éste rechazó el ofrecimiento. No se convocó a nadie más. Consultado al respecto, Sicilia señala: “Fue una respuesta de parte del presidente al primer diálogo con el movimiento, pero fue unilateral, nos enteramos por el periódico. Nunca se consultó a los expertos del movimiento, tiene graves problemas estructurales, no tiene dinero, está tomando prestado de otras dependencias con cosas semejantes. Tampoco tiene el rango de Estado ni el nivel constitucional que debería tener ni está a la altura de la gravedad del problema nacional”. Durante la inauguración de la dependencia, evento al que no fue invitado Sicilia, sorprendió la postura de Morera, presidenta de Causa en Común, quien planteó: “(Aunque) no tengo duda de que el presidente (Calderón) lo hace lo mejor intencionado, también corre el riesgo de fracasar y quedarse como tantos otros que no nos han generado resultados (...) Sería triste y peor aún, poco ético, que esto se repita con una institución tan importante y sensible como es la procuraduría; para evitarlo, los consejeros tenemos la obligación de ser incómodos, de señalar irregularidades y proponer soluciones”. Sicilia asegura que tiene confianza en Wallace, Martí y Morera, porque son víctimas, personas honestas y saben del dolor, y de la necesidad de justicia. Dijo: “son mi gente de confianza” que deben luchar para que la nueva instancia no se convierta en un maquillaje del problema. “Se necesita el cambio de la estrategia de seguridad por una estrategia de seguridad ciudadana y humana que abone a la paz. Si no, lo que van a hacer es acumular más dolor y más víctimas”, advierte el poeta que encabezó el movimiento más importante de víctimas a partir del asesinato de su hijo en marzo pasado. Tras analizar el decreto, Édgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, asegura que, “con esa medida sacada de la manga”, se corre el riesgo de dividir la procuración de justicia y la atención a víctimas en dos instancias distintas, lo que implicará que las víctimas tengan que recorrer “una ventanilla más”. Y agrega: “Sólo juntaron las oficinas que ya tienen en una instancia, pero eso no va a resolver o mejorar las condiciones de atención. Y el gran pendiente seguirá siendo: ¿qué vas a hacer con todos los casos que sean de competencia local?”.

Los retos El primer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis

García, estimó que la nueva procuraduría enfrentará un reto titánico y necesitará un presupuesto millonario si, como indica el Inegi, al año se cometen 22 millones de delitos y los acumulados en el sexenio calderonista son por lo menos 88 millones. “Su reto es no revictimizar a las víctimas; que sea una instancia eficaz de coordinación de las procuradurías de Justicia del país; que cuando las personas lleguen a solicitar acceso a la justicia y reciban un trato digno basado en estándares internacionales, se les tome la denuncia, se investigue el delito, se les acompañe durante toda la averiguación previa y la consignación de los ofensores ante el juez, hasta que llegue la sentencia que incluya la reparación del daño”, dice. Aunque la CNDH no fue invitada a diseñar la nueva procuraduría, el visitador anuncia que el organismo se dedicará a observar la operación de Províctimas para que no revictimice a la gente y les brinde el acceso a la justicia y la reparación del daño. Por su parte, Lucha Castro, directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedhem) de Chihuahua, manifiesta: “La procuraduría es una estrategia de simulación para hacer creer que siguen atendiendo a las víctimas. Es una locura, sin pies ni cabeza, que se hace en tiempos electorales, desde un escritorio, por personas que no han trabajado con víctimas, que ni siquiera las consultaron. Es un borrón y cuenta nueva que aniquilará todo lo que ya había”. Durante el diálogo de Chapultepec, que se desarrollaba el viernes 14, al cieSala de atención a víctimas. Sólo maquillaje

Miguel Dimayuga

Sin cobertura

La prioridad de Províctima, según Herrerías deja ver, será la investigación de casos de los desaparecidos, por eso se compromete a hacer una base de datos nacional en la que se allegará información de la SSP, PGR, las procuradurías estatales, la CNDH y las organizaciones que atienden a víctimas. Además, convocará a expertos para diseñar un protocolo de búsqueda y de exhumaciones que se aplique en todos los estados. –¿Y qué ocurrirá en los casos de competencia local, como son la mayoría? –Un abogado nuestro los acompañará. Todos sus ejemplos de cómo actuará la nueva instancia los extrae de cómo operaba la Fevimtra, donde tenía 20 personas a su cargo y comunicación directa con los procuradores estatales. Habla de llevar gente a “refugios”, como se hace con las mujeres maltratadas. Las organizaciones han expresado su temor de que esta procuraduría excluya a las víctimas de violaciones a los derechos humanos cometidas por servidores públicos; pulverice la escasa oferta que brinda el gobierno a las víctimas; no atienda a delitos locales, y sea desmantelada por el próximo presidente. “Esta nueva estructura que están haciendo tomando recursos de todos lados, sin dialogar con la gente que conoce los temas, a la carrera, puede resultar un engendro. Fue una cosa montada sobre las rodillas para tratar de responder a algunas de las demandas del Movimiento por la Paz, para decir ‘esténse en paz’ pensando que con eso resolvían sus demandas”, advierte la economista Clara Jusidman, asesora del movimiento y directora de Incide Social. A pesar de que Herrerías dice que atenderá también a las víctimas de los servidores públicos, aunque en el decreto de creación no se establece una definición de víctima. Otro punto que causa desconfianza es que en el decreto se nombra a Gobernación, la PGR y la Secretaría de Seguridad Pública como los organismos rectores de la Junta de Gobierno de la nueva instancia, y sus titulares como presidentes rotatorios. Incluye también asientos para las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina. Cuando se le cuestiona la razón de incluir únicamente a las dependencias que manejan los temas de seguridad y sin experiencia en trabajo con víctimas, Herrerías se encoje de hombros: “No la sé, sinceramente”

rre de esta edición, Calderón aclaró que la nueva procuraduría atenderá a las víctimas de la violencia, sin distingo de los victimarios (e incluso sugirió que se le cambiará el nombre a la dependencia); atenderá a la gente de los estados para verificar que no se le revictimice congelando sus expedientes. Explicó que la dependencia se creó apresuradamente y sin consultar al movimiento porque el tema requería una intervención urgente. Por lo pronto, las personas que llegan a las instalaciones de la procuraduría, ubicada en la colonia Del Valle, en la capital del país, son atendidas por trabajadores sociales que los entrevistan y, según el caso, los canalizan al piso correspondiente donde se ubican las áreas médicas, jurídicas o psicológicas, y áreas de juego para niños mientras sus padres son atendidos. El piso 7 –en el que se atenderán las quejas por desapariciones– aún está deshabilitado. En otro nivel se localizan los trabajadores sociales que atienden la línea directa de atención 01-800-VICTIMA (01800-842-8462), donde comienzan a recibir muchas denuncias por violencia doméstica. Los albañiles entran y salen con materiales del edificio. Todo huele a pintura. La duda común es cuánto tiempo sobrevivirá Províctimas. La nueva procuradora reconoce que no hay manera de blindarla a los cambios transexenales por lo que señala: “Una ley, aunque la hagamos, es fácil que la tumben. La única forma de convencerlos (de la importancia de la procuraduría) es dando los resultados que la ciudadanía espera”.


LA GU UEE R R A D E CA L D E R Ó N

Cuando los soldados

se suicidan... GLORIA LETICIA DÍAZ a tarde del 24 de julio de este año, internos del dormitorio 18-A de la prisión del Campo Militar Número Uno fueron testigos de una escena macabra: sobre uno de los escusados colgaba el cuerpo inerte del soldado de infantería José Enrique Mota Solano. El militar, de 31 años, ató a su cuello una cuerda de plástico que sujetó a los barrotes de una ventana, se introdujo una playera en la boca, se subió al depósito de agua del inodoro y saltó. Mota Solano formaba parte de las tropas que combaten al narcotráfico. Llegó a la prisión militar en marzo de este año, procesado por el delito de abandono de servicio y robo de su arma de cargo. Los prisioneros que lo conocieron recuerdan que entró en el penal con la idea de que estaría unos cuantos meses, pero empezó a deprimirse cuando se enteró de que podría permanecer encerrado hasta siete años. Aquel 24 de julio, el soldado de infantería recibió la visita de su mujer, con la que al parecer discutió. Sus allegados suponen que el motivo fue el dinero, ya que aun antes de recibir sentencia los soldados son castigados con la reducción de hasta 90% de sus ingresos mensuales. Cuando terminó la visita familiar, alrededor de las 17:30 horas, José Enrique se despidió de sus compañeros y se dirigió a su cuadra, como le dicen los soldados a los dormitorios. Ya no salió vivo de ahí. Aproximadamente hora y media después, su cadáver fue descubierto, pero se quedó colgando sobre el escusado de la cuadra hasta pasadas las nueve de la noche.

Desde el inicio de la guerra de Felipe Calderón contra el narcotráfico, 82 efectivos del Ejército y 14 de la Marina consiguieron acabar con su propia vida, y muchos más lo han intentado. Estudios especializados señalan que los factores que exponen a los militares al suicidio son las presiones, la violencia y la incertidumbre que experimentan en la línea de fuego. Lejos de proteger a sus efectivos, esas dependencias atribuyen los hechos a desórdenes mentales ajenos al servicio. 20

1824 / 16 DE OCTUBRE DE 2011

Eduardo Miranda

L

A su modo, Mota Solano cumplió un objetivo que varios militares presos no han alcanzado por “fallas técnicas”. Se convirtió en el más reciente de los 82 miembros del Ejército que se han suicidado durante la presidencia de Felipe Calderón. En el mismo periodo lo han hecho 14 efectivos de la Marina. El pasado 4 de agosto, Proceso solicitó mediante la Ley de Transparencia a las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) información sobre los miembros de las Fuerzas Armadas que se quitaron la vida desde 2006. Guilherme Borges –especialista en Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría (INP) Juan Ramón de la Fuente– destaca que hechos de violencia como los que se viven hoy en México “tienen repercusiones en la salud mental de la gente y se puede inferir que van a tenerlas sobre la conducta suicida, como sobre la depresión y el estrés postraumático”. El también integrante de la Fundación Americana para Prevenir el Suicidio dijo en entrevista que si bien no hay estudios recientes sobre el fenómeno del suicidio entre militares, éstos conforman un grupo especialmente vulnerable. “Nadie es inmune a situaciones de violencia, y las personas que están más directamente lidiando con estas situaciones en el país (como los militares), por supuesto que no son inmunes y que pueden sufrir los efectos de la violencia”, explica. Doctorado en la John Hopkins School of Public Health y en la escuela de medicina de Harvard, Borges ha realizado investigaciones sobre el suicidio como problema de salud pública en México desde 1996 y ha encontrado, por ejemplo, que este tipo de muerte se ha incrementado en casi 300% de 1970 a la fecha, con tasas promedio de 4.5 casos, principalmente de hombres, por cada 100 mil habitantes al año. Señala que es en Estados Unidos donde se han realizado investigaciones sobre los suicidios entre militares. “Por supuesto –comenta Borges– que se trata de un ejército en guerra permanente y por eso invierten grandes sumas de dinero en entrenar a su grupo clínico y médico, enfermeras, psicólogos, para tener intervenciones con las personas que están más cercanas a las líneas de combate. Eso no es ninguna novedad”. Respecto de México, en marzo de 2010 el periódico Reforma informó que “el 90% de los militares que se suicidan, según fuentes de la Sedena, pertenecen a unidades que combaten de manera directa a los cárteles del narcotráfico”. Sin embargo, en su respuesta a la solicitud de información de este semanario, la dependencia aseguró que el grupo de militares suicidas “presentaba una situación inestable en su vida familiar, sien-

do ésta la principal causa por la que tomaron la decisión de privarse de la vida”. El paulatino incremento de padecimientos mentales, señaló el diario, provocó que la plantilla de psicólogos y psiquiatras militares pasara de 90, en el gobierno de Vicente Fox, a 136 en 2010 (Reforma, 23 de marzo de 2010). En su respuesta a Proceso, fechada el 18 de agosto, la Sedena reportó 82 casos: 20 ocurrieron en 2006, 13 en 2007, nueve el año siguiente, 14 en 2009, 15 el año pasado y 11 hasta el reciente 24 de julio. Esas muertes ocurrieron en 24 entidades: el Distrito Federal (27); Guerrero (seis); Chihuahua y Chiapas (cinco en cada uno); el Estado de México y Sonora (cuatro); Oaxaca, Jalisco, Quintana Roo y Tlaxcala (tres); San Luis Potosí, Guanajuato, Yucatán, Durango y Tabasco (dos), así como en Nuevo León, Puebla, Coahuila, Aguascalientes, Campeche, Querétaro, Baja California, Tamaulipas y Colima (uno). Entre los militares que se quitaron la vida predominan 31 rasos de diferentes armas, seguidos de 16 cabos, siete sargentos y siete tenientes, seis capitanes, cinco subtenientes, cuatro mayores, dos tenientes coroneles, dos soldados rurales y un general. Sólo existe información pública sobre el caso del general de brigada Diplomado de Estado Mayor Jorge Alberto Cárdenas Cantón, quien se dio un balazo en la cabeza el 14 de noviembre de 2008. Había tomado el mando de la Décima Región Militar con sede en Mérida, Yucatán, el 15 de agosto anterior. Al principio los hechos fueron manejados oficialmente como “accidente”, pero los medios se enteraron porque el general no llegó a un acto público al que acudió la gobernadora Ivonne Ortega (Notisureste.com). Cárdenas Cantón fue director de Comunicación Social de la Sedena durante el sexenio de Ernesto Zedillo, rector de la Universidad del Ejército y la Fuerza Aérea. Como comandante de la Décima Región Militar coordinó a los cuerpos policiacos locales y federales tras localizarse 12 cadáveres en una carretera de Yucatán el 28 de agosto de 2008 y estuvo al frente de la lucha antinarcóticos en esa península (El Universal, 16 de noviembre de 2008). El 16 de noviembre, la Sedena tuvo que admitir el suicidio de Cárdenas Cantón en un comunicado, donde explicó que “pasó un momento de crisis depresiva, atentando contra su vida”. En cuanto a los efectivos de la Semar, ésta respondió el 2 de septiembre que ha registrado 14 suicidios durante la guerra contra el narcotráfico, la mayoría en 2009, cuando seis marinos murieron de esta forma. En 2007, 2008, 2010 y hasta el 24 de marzo de 2011 se han cometido dos por año. Del total de fallecimientos, cinco se reportaron en Quintana Roo, dos en el Dis-

trito Federal y el resto en Veracruz, Sonora, Guerrero, Yucatán, Campeche, Lázaro Cárdenas y Estado de México. Según la Semar, entre las víctimas se contaron cuatro marineros, un capitán de corbeta, dos tenientes de corbeta, un teniente de navío, un primer maestre, dos segundos maestres, dos terceros maestres y un cabo.

La destrucción de un marino La muerte del cabo de Infantería Mota Solano causó tal impacto en la prisión que un par de días después otro interno, el marino Norberto Villavicencio Espinoza, se cortó las venas. Preso por insubordinación desde agosto de 2010, primero en Mazatlán y a partir de diciembre del mismo año en el Campo Militar Número Uno, Villavicencio Espinoza ya había intentado suicidarse ocho veces en prisión, pero él y su madre, la señora Martina Espinoza, lo atribuyen a la fuerte medicación que se le aplicó desde septiembre de 2010 en el servicio de sanidad de Mazatlán y después en el Hospital Central Militar del Distrito Federal. Tras meses de ese tratamiento, que para el marino implicaba permanecer atado en una cama durante días enteros y recibir inyecciones de sustancias que hasta ahora desconoce, la Semar declaró el 19 de julio a Villavicencio en “incapacidad” por una “enfermedad contraída como consecuencia de actos ajenos al servicio”, como se establece en el oficio 1810, firmado por el director de Recursos Humanos de la dependencia, el vicealmirante Arturo Bernal Carrasco. Con base en un certificado médico del 11 de abril de este año, que elaboraron los psiquiatras militares Juan Rogelio Ríos Morales y Eduardo de la Cruz Honorato, adscritos al Hospital Central Militar, la Marina afirmó que Villavicencio padece “Trastorno mixto de personalidad tipo disocial y de inestabilidad emocional de la personal tipo límite”. El diagnóstico encaja precisamente con los lineamientos de la Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas que impiden al marino continuar en el servicio activo, por lo que ya se le notificó que su baja está en trámite. La señora Martina Espinoza y su hijo aseguran que ese documento médico contiene datos falsos e insisten en que la medicación “mal administrada” fue lo que provocó los trastornos de personalidad que llevaron a Norberto al intento de suicidio. En las ocasiones que la señora Espinoza visitaba a su hijo en el Hospital Central Militar advirtió que varios militares presos que sufrían depresión eran enviados al “cuarto azul”, donde les inyectaban medicamentos. Después de vanas peticiones de que el marino recibiera atención adecuada, en ju-


L A G U E R R A D E CA L D E R Ó N lio pasado la señora Espinoza solicitó la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) para que la Semar se responsabilizara de los daños que presuntamente causó a la salud de Norberto, ya que el juez sexto militar Antonio Hernández ordenó su traslado al Hospital Naval Militar, pero éste le negó el ingreso. El 10 de agosto, el juez militar giró una orden de libertad por causas de salud, con la indicación expresa de que la Semar atendiera médicamente a Norberto. Siete días después, en el Hospital Naval Militar se ordenó trasladar al marinero a la Segunda Zona Naval, con sede en La Paz, Baja California Sur. Como parte de la prescripción médica que le dieron en dicho hospital, Norberto tenía que ingerir 14 tabletas distintas y aplicarse una inyección. Él cuenta en entrevista telefónica: “Llegué el 20 de agosto. Me prometieron que me iban a dar atención especializada, pero cuando llegué al hospital me dijeron que no había médicos especialistas que me atendieran y que iba a estar de rebaje (incapacidad temporal) en mi casa por siete días. “A la semana siguiente regresé. Me preguntaron cómo me sentía, yo les dije que bien, que quería que me revaloraran para reincorporarme al servicio, pero me volvieron a dar otro rebaje”, agrega. Por información de personal de la Armada en La Paz, el marino se enteró, dice, de que “hay instrucciones desde México para que me den rebajes hasta cumplir los tres meses, para que automáticamente me echen como lo marca el reglamento, aunque yo me sienta bien y pueda trabajar”. Para no estar inactivo, Norberto se empleó como colocador de pisos y azulejos, pero lo que desea es reintegrarse a la Marina. “No me parece justo que se quieran deshacer de mí así nomás. Yo estaba sano cuando entré a la Marina, me hicieron pruebas físicas y psicológicas. Cuando entré a la prisión me dijeron que sólo iba a estar seis meses y luego me enteré que me iban a dar siete años, por eso me deprimí y fue cuando me empezaron a dar medicamento. A veces me amarraban todo el día, cuando no quería que me inyectaran. Me sentía muy mal por tanta medicina, dicen que hablaba solo y yo ni me acuerdo”, reitera Norberto, quien le atribuye a ese estado alterado sus intentos de suicidio. La señora Espinoza insiste en que el diagnóstico que declara a su hijo incapaz de servir a la Marina fue amañado: “Muchas cosas que se dicen ahí no son ciertas, fueron manipuladas para que parezca que mi hijo estaba mal de la cabeza antes de llegar a la Marina, pero eso no es cierto. Si ahora está enfermo, y tanto que se quiso quitar la vida varias veces, es por tanta porquería que le metieron. Lo que pido es que la Marina se haga responsable”. O

...Tiempos de morir

por propia mano En el contexto de violencia extrema que afecta al país entero, la Universidad de Guanajuato, la Secretaría de Salud estatal y la Asociación Mexicana de Suicidología convocaron en septiembre pasado a un grupo de especialistas para analizar el fenómeno del suicidio, que afecta por igual a menores de edad y adultos. Los participantes concluyeron que, ante los graves problemas socioeconómicos y de violencia que afectan a los mexicanos, el Estado ni siquiera cuenta con un plan preventivo para detener los suicidios. Óscar Alvarado

VERÓNICA ESPINOSA EÓN, GTO.- El suicidólogo Quetzalcóatl Hernández Cervantes atendió a la madre de un joven asesinado en alguno de los hechos violentos vinculados a la delincuencia organizada. La mujer, de 60 años, llegó al consultorio del especialista luego de varios intentos de quitarse la vida. En su trabajo con migrantes, Hernández Cervantes revisó también el caso de una joven madre de 21 años cuya pareja había emigrado. Abandonada y endeudada, la mujer asfixió a sus hijos pequeños y después se intoxicó. “Hay algo que los suicidólogos tenemos muy en claro: la asociación entre homicidio y suicidio. Las dos son formas de muerte violentas; van muy pegadas en causas de mortalidad y las encontramos en entornos inseguros, de violencia social”, describe Hernández Cervantes, uno de los fundadores de la Academia Mexicana de Suicidología (AMS). En entrevista con Proceso, admite no tener datos que vinculen a una ciudad violenta con los índices de suicidio. “Pero sí te puedo decir que es muy común una situación como la del caso real

L

del que te hablé, donde tienes a la madre joven cuya pareja se tuvo que ir a Estados Unidos o a otro estado, que ya tienen años de no verse; la familia está abandonada, endeudada, y vemos desenlaces fatales”. Para el especialista, la relación entre el homicidio y el suicidio surge hasta de manera colateral. “Tu pareja es asesinada cuando iba pasando por un tiroteo. Ante esto, ¿cómo respondes? Son los escenarios donde te puedo ilustrar la relación entre homicidio y suicidio”. Hernández Cervantes conversa con Proceso en un receso del IV Congreso Internacional sobre prevención del suicidio, que organizaron la AMS, la Universidad de Guanajuato y la Secretaría de Salud estatal el 22 y 23 de septiembre. En el encuentro se presentaron los resultados del estudio efectuado entre 97 niños de seis años que cursan primer grado en una primaria del Estado de México, elaborado por personal de la Coordinación de Servicios Integrales de Salud de la Universidad del Valle de México. Más de la mitad de los menores mostraron tener ya un concepto sobre la muerte como un suceso universal e irreversible. Varios de ellos, incluso, recibieron atención cuando se les detectaron factores de riesgo suicida: sentimientos

de soledad, tristeza, irritabilidad, falta de soporte familiar, problemas para relacionarse con sus pares y violencia escolar. Casi todos aseguraron que pensaban que alguno de sus padres “está triste”. Los asistentes, sobre todo alumnos de psicología de diversas universidades, personal del DIF en todo el país, académicos y psicoanalistas, conocieron también en ese foro el reporte titulado El suicidio entre los jóvenes potosinos: simbolismo y relaciones sociales, elaborado con recursos del Fondo de Apoyo a la Investigación de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Al revisar los casos registrados en los últimos cinco años, los investigadores encontraron que San Luis se colocó en el segundo lugar nacional en la prevalencia de la “ideación suicida” (ideas y deseos) entre los jóvenes, después de Michoacán, y el segundo en intentos, luego de Tabasco. “Lejos ha quedado la idea de que las mujeres recurren más a los barbitúricos que los hombres, esto con la finalidad de sentir menos dolor, y por lo mismo sería más seguro que fracasen las mujeres que los hombres en su intento. Lo cierto es que las mujeres recurren ahora a la asfixia por suspensión con la intención de no fallar… y también es importante que (un porcentaje de ellas) están recurriendo

a las armas de fuego o blancas”, apunta el informe potosino presentado por el investigador Gustavo Aviña Cerecer. Eso no sucede sólo en San Luis Potosí. En Puebla, el suicidio se incrementó en 38.9% entre 2010 y 2011. Se elevó en más de 60% entre los menores de 15 años y se duplicó entre personas de 20 a 24 años. Pero entre mujeres, la tasa se disparó 253.5%. Del 1 de enero al 8 de julio de este año, la capital poblana registró un suicidio casi cada 36 horas. “Frente a la incertidumbre surge el desánimo. Más que señalar que la actual juventud es apática y poco comprometida, se requiere analizar e implementar los espacios sociales de desarrollo y crecimiento que en la sociedad actual tienen los jóvenes”, concluye el estudio de campo titulado Una aproximación a la conducta suicida en Puebla 2010-2011. En una de las sesiones de trabajo, la maestra Isabel Stange Espínola, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, reclamó a sus colegas porque, dijo, es lamentable que un grupo tan amplio de psicólogos “no hable con suficiente fuerza de los problemas de violencia que están por todo el país”. Se preguntó: “Qué está ocurriendo? ¿Nos estamos insensibilizando? No son

estadísticas, cada caso es una persona... Mientras exista hambre, un grado de violencia de esta naturaleza y la población no se prepare en el ámbito educativo para enfrentar estas situaciones adversas, el suicidio va a seguir incrementándose…”.

Indiferencia La palabra “desesperanza” fue citada en varios de los estudios que se presentaron en el foro, todos actualizados a la última década; todos incluyen también un dato abrumador: México registró un incremento de suicidios cuatro veces mayor al resto de los países de América Latina. Quetzalcóatl Hernández sostiene que, ante este fenómeno, no hay política pública que valga… porque no existe. Aun cuando en el sexenio de Vicente Fox el suicidio figuró como un problema de salud pública prioritario en su plan sexenal, desapareció del programa de desarrollo sanitario del gobierno de Felipe Calderón. “Vaya, ni siquiera la salud mental. En el plan de salud aparecieron otros, como la violencia escolar o el uso de sustancias, pero no el suicidio. Los esfuerzos que se hacen generalmente provienen de fondos de investigación. Finalmente son cues-


David Deolarte

Muerte violenta. Incomprensión

tiones federales y en última instancia del erario, pero no hay una política pública como tal”, dice el especialista. Aun así, se han instrumentado medidas de emergencia, como en Guanajuato en 2007, cuando la Secretaría de Salud estatal estableció una línea telefónica de prevención del suicidio (01800290024), pues en mayo de ese año 93 personas se habían quitado la vida, 39 de ellas en la ciudad de León. En la última reunión internacional de las asociaciones de suicidología se men-

cionó la omisión del gobierno calderonista. “México tuvo que decir que no hay aquí una estrategia nacional, una política; no sólo de esto, sino en materia de salud mental en general”, expuso el entrevistado. Dice que, en febrero pasado, fue decretada la primera Ley de salud mental en el país, cuya vigencia inicial es sólo para el Distrito Federal. “Imagínate cuánto tiempo tendrá que pasar para que en México haya una ley que diga: ‘en las secundarias y las preparatorias, así como hay una evaluación de admisión, habrá también una evaluación que nos permita identificar a aquellos jóvenes en riesgo’”, señala el suicidólogo. Conocedores de que los deseos de quitarse la vida pueden aparecer en los niños de quinto o sexto grado de primaria, los especialistas aconsejan estar cerca de ellos en las escuelas. “Hay muchos directores y maestros que colaboran y nos dicen que les hace mucha falta. Pero no hay la política pública que nos dé el espacio formal para hacer esta evaluación”, insiste el entrevistado. Ni siquiera porque, en términos de costo-beneficio (concepto también aplicable a la salud), la atención a la incapacidad, la inasistencia y las cuestiones laborales por la depresión y el suicidio es mucho más cara que atender enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, expone Hernández Cervantes. En el caso de una persona adulta, los parámetros son distintos. Por lo general hay una pareja, hijos, una contribución económica, el trabajo. Y comenta: “Una vez me hicieron la observación de los recursos que pedía para un proyecto con muchachos. Respondí que si podemos hacer que un solo niño no se quite la vida, vale la pena todo ese esfuerzo y dinero”. El impacto social de otra dolorosa estadística así lo revela. Las dos primeras causas de muerte entre los jóvenes del país están ligadas a la violencia: los accidentes automovilísticos y los suicidios. “Nuestros jóvenes menores de 20 años están muriendo de forma violenta, ya sea de propia mano o en casos que nosotros decimos que son situaciones autodestructivas. Tan sólo en la primera causa, los accidentes automovilísticos, muchos de éstos ocurren bajo un ambiente impulsivo desencadenado por uso de alcohol. Finalmente son muertes violentas.” –¿Cómo están revisando los suicidólogos la participación de los jóvenes en la violencia? –No soy un experto en violencia social, pero por lo que he vivido y he platicado con otros colegas, de fondo hay un asunto de desigualdad. Una desigualdad económica, social, cultural tan enorme en la población mexicana hace que seas vulnerable, que vivas fuera de la oportunidad. Cuando en esa desigualdad no puedes ir

a la escuela, no tienes la oportunidad de elegir, obviamente hay que subsistir. Enfocado a la psicología pediátrica –e impulsor de la suicidología en menores de 18 años–, Quetzalcóatl Hernández aclara que no pretende justificar la incursión de los jóvenes en los grupos o actividades delictivas o con el crimen organizado. Pero, insiste, un país con tantos contrastes, buenos y malos, mucho explica el origen de este fenómeno. Para la población adolescente, los parámetros actuales bien se podrían resumir en algo así como; “estudia muchos años y al final no tienes empleo, y por otro lado te ofrecen lana por hacer cualquier cosa”. Y entonces, explica el entrevistado, el fondo de los problemas no estriba en si el adolescente incurre en las conductas delictivas, sino en qué tanto se siente identificado con su familia, o tiene un sentido de vida, o siente que en su país puede hacer algo. Hoy prevalece una desesperanza que, por ejemplo, “tiene que ver con el hecho de que no se sabe si se podrá vivir mucho tiempo”, o con la fragmentación de las familias por la migración a Estados Unidos o a otros sitios. “El suicidio no sólo tiene que ver con el estado de ánimo, con los factores psicológicos. Tiene que ver con nuestro entorno económico, que hace que las familias se desintegren. Y la suicidología no es solamente la sicoterapia, tiene que ver con estos otros determinantes de salud, de salud mental, que tampoco están muy en control de la familia”, señala Hernández Cervantes. Dice que actualmente elabora un estudio sobre violencia escolar y suicidio desde la visión de los niños. En principio se ha encontrado con chicos ansiosos de que alguien se les acerque y les pregunte cómo están. “Los maestros y los directores nos dicen: ‘¡Qué bueno!, porque no sabemos cómo responder’; con frecuencia los papás son los más perdidos en este asunto”, dice en referencia a esta investigación. En esta otra óptica para abordar el fenómeno, están los niños que se quedaron con culpa “porque sus amigos les hicieron jurar que no le dirían a nadie de su intención de muerte”. En el trabajo de campo para este estudio, Hernández se ha encontrado también con la transformación del juego en la infancia; de policías y ladrones al secuestro, al levantón, al sicario. “Cuando elementos como el tiroteo, el desfile de patrullas, el secuestro se convierten en lo cotidiano, no es tan difícil entender la emergencia ni la desesperanza”, dice Hernández Cervantes. Y concluye: “Eso supone que nos estamos habituando a la violencia y no me parece que ningún ser humano tenga que habituarse a ella”. O


Benjamín Flores

N A R C OT E R R O R I S M O

Eldelcuento complot

HOMERO CAMPA Y J. JESÚS ESQUIVEL

La versión de Washington acerca del presunto plan iraní para asesinar al embajador saudita Abdel alJubeir en territorio estadunidense en colaboración con “un cártel mexicano” no ha resultado del todo creíble ni en Estados Unidos. Lo cierto es que el caso exhibe de nuevo los afanes belicistas de la administración Obama, que no oculta sus ansias por atacar a la República Islámica de Irán. El supuesto contacto en Estados Unidos para llevar a cabo el plan iraní, Manssor Arbabsiar, es un “perdedor” incapaz siquiera de organizar su propia vida, según sus conocidos. El propio New York Times lo admitió en su edición del jueves 13: Arbabsiar “parece ser más un oportunista con mala suerte que un asesino calculador”.

a fuerza Quds, considerada la unidad de élite más sofisticada de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, habría dejado en manos de “un fracasado” e “in��til” el supuesto plan de matar en Washington al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, Abdel al-Jubeir. Según sus amigos, Manssor Arbabsiar, a quien el Departamento de Justicia acusa de ser el operador del plan, es un tipo amable, pero inestable, desorganizado, sin futuro… un perdedor. En Estados Unidos, The Washington Post y The New York Times publicaron en sus ediciones del jueves 13 fragmentos biográficos y datos sobre la personalidad de Arbabsian, pieza clave de un supuesto complot que expertos ponen en duda pero que volvió a tensar las relaciones entre Washington y Teherán, gélidas desde hace tiempo. Este episodio evidenció que las agencias estadunidenses no tuvieron empa-

L

cho en utilizar territorio mexicano para seguir al presunto terrorista, toda vez que el supuesto complot se habría acordado en México. Manssor Arbabsiar nació en Irán hace 56 años. Los últimos 30 los ha vivido en Estados Unidos, en el estado de Texas. Estudió por un tiempo ingeniería mecánica en la Universidad A&I. Se casó con una mujer de origen latino de nombre Esperanza, con quien procreó dos hijos. Se dedicó a la compra-venta de autos y puso un restaurante en la ciudad de Corpus Christi, aunque hasta su detención, el 29 de septiembre, vivía en Round Rock, cerca de la ciudad de Austin. Obtuvo la ciudadanía estadunidense gracias a su matrimonio con Esperanza, de quien se divorció en 1987. La mujer obtuvo una orden de una Corte estatal que le prohibió acercarse a sus hijos. Años después se volvió a casar. Algunos conocidos señalan que Arbabsiar “fumaba mariguana y tomaba alcohol con frecuencia”. Además, “tenía fama de mujeriego”. Una noche de 1981, en Houston, un hombre lo atacó con un cuchillo. Pensaba que el iraní quería quitarle la novia. Desde entonces trae la marca de una cuchillada en el rostro. Sus amigos le dicen Scarface (cara cortada). En 2001 Arbabsiar fue acusado de fraude por emitir cheques sin fondos y tres años después la policía lo arrestó por conducir con una licencia de manejo irregular. “Incursionó en varios negocios: venta de caballos, helados, autos usados, emparedados… pero en todos fracasó, dicen sus amigos”, según la nota publicada por The New York Times. Ellos lo describen como inestable, desorganizado: “Se ponía calcetines de diferente color. Siempre perdía las llaves y el celular. No tiene la capacidad para llevar a cabo el plan” que Washington le achaca, dijo al diario neoyorkino Tom Hosseini, su amigo y excompañero de la universidad. “Sam Rgsdale, quien tiene un negocio de venta de autos en Corpus Christi, usa una sola palabra para describir a Arbabsiar: un inútil”, señala The New York Times. El diario añade que este hombre “parece ser más un oportunista con mala suerte que un asesino calculador”.

La historia oficial No sólo el perfil de Arbabsiar despierta suspicacias; también la historia del supuesto complot. El Departamento de Justicia filtró a los medios estadunidenses la declaración jurada del agente especial del FBI Robert Woloszyn, la cual sustenta el encausamiento judicial asentado en la Corte Federal del Distrito de Manhattan. De acuerdo con este documento, a principios de la primavera pasada Arbab-

siar viajó a Teherán para visitar a su familia. Se encontró ahí con uno de sus primos, quien supuestamente es un importante oficial de Quds, la unidad de operaciones especiales de la Guardia Revolucionaria Islámica. En la charla, Arbabsiar presumió que, “como resultado de sus negocios tanto en México como en Estados Unidos, conocía a personas que viajaban entre los dos países, algunos de los cuales creía que eran narcotraficantes”. Su primo le pidió trabajar para él y le propuso contratar a alguien que “pudiera secuestrar” al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos. “Tú deberías encontrar a alguien en el negocio del narcotráfico, porque la gente en ese negocio está dispuesta a realizar una actividad criminal a cambio de dinero”, le habría dicho su primo. Según esta versión, Arbabsiar regresó a Estados Unidos y a partir de ese momento sus gastos corrieron a cargo de su primo (identificado sólo como Oficial Iraní No. 1) y del asistente de éste, Ali Gholam Shkuri, a quien el documento señala como coacusado. De acuerdo con la citada declaración jurada, el 24 de mayo último Arbabsiar viajó de Texas a México para reunirse con un supuesto “socio” de un cártel mexicano del narcotráfico “grande, sofisticado y violento”. El documento no menciona el nombre de la organización –aunque los medios estadunidenses señalaron a Los Zetas– ni el nombre del presunto “socio”, a quien se identifica como CS1, y que en realidad resultó ser un informante de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que todo el tiempo actuó siguiendo las directrices del FBI. El documento señala que anteriormente un “estado” de la Unión Americana había acusado a CS1 por delitos de tráfico de drogas, pero que éstos fueron “desechados” debido a la cooperación del informante en varias investigaciones de narcotráfico. No obstante, omite explicar la forma en que Arbabsiar conoció a CS1 y lo que lo motivó a confiar en él. Entre el 24 de mayo y el 20 de septiembre pasado, Arbabsiar y CS1 se reunieron por lo menos 11 veces. Al parecer, todas fueron en Reynosa, Tamaulipas. –¿Tienes algún conocimiento sobre explosivos? –preguntó el iraní en el primer encuentro. –Sé usar C-4 –contestó el informante de la DEA, quien grabó las conversaciones. Entonces el iraní explicó que “estaba interesado en atacar una embajada de Arabia Saudita”. El 23 de junio, Arbabsiar dijo a su interlocutor que él y sus contactos en Irán habían discutido “varias misiones violentas” que CS1 y su gente podían ejecutar, entre ellas atacar instalaciones de Arabia Sau-

dita dentro y fuera de Estados Unidos, así como asesinar al embajador saudita en Washington, Abdel al-Jubeir. En una reunión celebrada el 14 de julio, el objetivo de la misión se circunscribió al presunto asesinato del diplomático saudita. –Necesitaré al menos cuatro muchachos. He hablado con uno de ellos. Quiere 1.5 (millones de dólares) por lo de Arabia Saudita –soltó CS1. Arbabsiar “estuvo de acuerdo en que ese asesinato debería hacerse antes de discutir otros ataques”. –¿Sólo quiere al hombre principal? –preguntó CS1. –Sí: al embajador. En esa conversación, Arbabsiar habló de más. Le dijo a CS1 que su primo era un “general importante” que trabajaba en otros países para el gobierno iraní, que no portaba uniforme ni cargaba pistola y que participó en una acción relacionada con bombas en Irak. El 17 de julio, CS1 informó a Arbabsiar sobre los supuestos avances del “trabajo”. –Mi muchacho está allá (…) Ya está listo en Washington. Tengo esto en la computadora. ¿Este es el tipo correcto? –preguntó CS1, mostrándole la foto del embajador saudita a Arbabsiar.

Sigue...


NA RC OT ER R O R I S M O

Llamadas a Teherán CS1 dio a Arbabsiar un número de cuenta bancaria que estaba controlada por el FBI, cuyos agentes detectaron dos transferencias bancarias de 50 mil dólares cada una: la primera el 1 de agosto y la segunda el día 9 del mismo mes. Eran los supuestos pagos que el iraní ofreció a CS1 como adelanto. El 20 de julio, Arbabsiar viajó de México a Irán para informar sobre los avances del complot. Ahí se reunió con Shakuri, el asistente de su primo, y con otros dos importantes oficiales iraníes. Cree que uno de ellos era el máximo jefe de Quds. Desde su país natal, Arbabsiar se comunicó en varias ocasiones por teléfono con CS1. En una de las llamadas –la del 20 de septiembre–, CS1 cambió la jugada: le dijo que todo estaba listo para hacer el trabajo, pero pedía como adelanto la mitad de la suma pactada (1.5 millones de dólares) o que el propio Arbabsiar viniera a México para que sirviera como garantía de que se pagaría la totalidad del dinero una vez que “el trabajo estuviese hecho”. En Irán, Shakuri comentó a Arbabsiar que no habría más dinero para CSI; incluso, le recomendó no viajar a México. Le advirtió que si lo hacía sería bajo su propio riesgo. Pero Arbabsiar aceptó el trato que le propuso CS1. El 28 de septiembre, funcionarios del Instituto Nacional de Migración detuvieron a Arbabsiar a su arribo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y lo deportaron a Nueva York. Llegó un día después al aeropuerto John F. Kennedy, donde quedó en manos de agentes del FBI. Entre su equipaje encontraron 3 mil 900 dólares, dinero iraní y un boleto de avión para salir de México en octubre con

Las dudas

AP photo / Nueces County Sheriff’s Office

–Sí, es él. CS1 explicó que al diplomático lo protegían siete u ocho guardias de seguridad; también le dijo que acostumbraba comer dos veces por semana en un restaurante. –Mi muchacho ya está allá, vigilándolo; pero no sé qué es lo que tu primo quiere que yo haga –insistió CS1. –Quiere que mates a este tipo. –Va a haber estadunidenses allí… en el restaurante. ¿Quieres que lo haga afuera o adentro? –No importa cómo lo hagas. Si lo haces por ti mismo, matarlo es mejor, pero… algunas veces, tú sabes, no tienes opción. ¿Me explico? CS1 le advirtió al iraní que podría morir más gente. –Dale en el restaurante. Si puedes hacerlo afuera, hazlo; si no, pégale al restaurante, ¿de acuerdo? –le ordenó Arbabsiar. –Pero habrá unos 100 o 150 personas y senadores que van a comer ahí. –No hay problema… no es gran cosa…

Arbabsiar. El “operador”

un itinerario cuyo destino final era Teherán. Según el encausamiento judicial del caso, el iraní confesó todo durante los interrogatorios a los que fue sometido; incluso, aceptó que altos oficiales iraníes con los que se reunió en Teherán habían aprobado el asesinato del embajador saudita y la eventual voladura del restaurante donde éste iría a comer. El documento señala en un pie de página que los agentes del FBI mostraron a Arbabsiar siete fotografías de los dirigentes de Quds, entre ellas dos que “no están disponibles” para el público. En una, Arbabsiar identificó a uno de los oficiales con los que presuntamente se reunió en Teherán. El documento no menciona su nombre; sólo lo clasifica como “Oficial Iraní No. 2”. Según el encausamiento judicial, los agentes del FBI aprovecharon que los oficiales iraníes creían que Arbabsiar se encontraba en México para proponerle al acusado que se comunicara con ellos. En las llamadas Arbabsiar utilizó la palabra en clave “Chevrolet” que supuestamente había acordado para referirse al atentado contra el embajador saudita. –Quiero decirte que Chevrolet está listo para ser hecho. Quieres que continúe, ¿verdad? –comentó Arbabsiar a Shakuri. –Sí, sí, sí… ¿Quieres decir que estás comprando todo para esto? –preguntó Shakuri. –No lo sé, por ahora…Todo esta listo, ¿de acuerdo? –Entonces cómpralo, cómpralo. –Este muchacho quiere algo de dinero, quiere algún desembolso. ¿Qué dices? ¿Podrías darme algo más? Él quiere el otro 50%… –Contigo ahí, no, no… El monto está bien. Le daremos el resto, pero primero debe comprar el auto para nosotros….

Después de que las autoridades estadunidenses hicieron pública su versión del complot, diarios estadunidenses y expertos en Irán y en terrorismo internacional la pusieron en duda. El miércoles 12, The Washington Post publicó: “Algunos especialistas en temas de Irán expresan escepticismo sobre las razones que tendría una República islámica para asesinar a un importante funcionario saudita. Sería como lanzar un acto de guerra virtual contra ese país desde territorio de Estados Unidos”. El diario cita a Alireza Nader, especialista en temas iraníes de la Corporación Rand: “No estoy desechando las evidencias necesarias; además, Irán tiene un largo historial de apoyo al terrorismo, pero un complot contra el embajador saudita en Washington estaría fuera de la norma”. Robert Baer, antiguo agente de la CIA en la región de Medio Oriente, también declaró al Washington Post: “Los miembros de Quds son muy profesionales y astutos. Si quisieran eliminar a alguien, esa persona ya estaría muerta”. El jueves 13, The New York Times señaló que incluso “altos funcionarios del gobierno estadunidense debatían las razones por las cuales Quds podría orquestar un ataque tan arriesgado de una manera tan amateur”. La consultora Stratfor, por su parte, emitió el miércoles 12 un reporte en el que calificó de improbable que los cárteles mexicanos de la droga apoyaran actos terroristas en Estados Unidos. Argumentó que las organizaciones del narcotráfico “no buscan hacer dinero fácil o involucrarse en proclamas políticas violentas de otros. Los cárteles mexicanos ya enfrentan sus propios problemas, como las batallas entre ellos y en contra del gobierno de México. Cualquier incursión en territorio internacional sería malo para sus negocios”. El jueves 13, durante una audiencia del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes, Michael Brownfield, subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales sobre Narcóticos y la Aplicación de la Ley, admitió que no cuenta con evidencias sobre contactos entre grupos terroristas y organizaciones del tráfico de drogas de México. “Desconozco cualquier dato o evidencia dura. He visto reportes; también he escuchado rumores en el mismo sentido que usted, pero no podría hablar de un caso específico en el que pueda decir que tengo certeza”, respondió Brownfield a la pregunta específica formulada por el representante republicano de Texas, Michael McCaul, sobre los presuntos lazos entre narcos mexicanos y terroristas.


Benjamín Flores

Durante meses, dos empresarios vinculados a la industria del entretenimiento: Juan José Rojas Cardona y Ramón Agustín Madero Dávila, intentaron adquirir acciones de la endeudada Aviacsa para echar a volar sus naves y de paso controlar la codiciada ruta Monterrey-Las Vegas. Hasta ahora sólo los ha frenado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que en julio pasado canceló una operación, con lo que evitó que Madero Dávila, vinculado a Atracciones y Emociones Vallarta, se quedara con la aerolínea… Después vino el ataque al casino Royale y todo se le complicó.

Los

casineros quieren volar JESUSA CERVANTES

viacsa, en una época una de las aerolíneas de bajo costo mejor posicionadas en el mercado, tuvo graves problemas económicos hace dos años: debía cuando menos mil 600 millones de pesos al Sistema de Administración Tributaria (SAT) y al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México... adeudaba hasta la turbosina que usaban sus unidades. El 6 julio de 2009 el gobierno la declaró en concurso mercantil y desde entonces la aerolínea ha sido la joya más buscada por algunos propietarios de casinos –quieren tenerla bajo su tutela y explotar, de paso, la ruta Monterrey-Las Vegas–, entre ellos Juan José Rojas Cardona, El Zar del Juego, y Ramón Agustín Madero Dávila, del coahuilense Grupo Madero. El primero en la puja fue Rojas Cardona, quien solicitó la compra en el juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León, donde se había radicado el concurso mercantil de Aviacsa con el número 24/2009. A finales de 2008 El Zar del Juego logró que sus hermanos Gerardo y Arturo Rojas Cardona firmaran un contrato de compraventa con Provotel S.A. de C.V., e Impulsora Montesalt S.A. de C.V. –empresas de los hermanos Manuel y Mauricio Morales Kuhne, dueñas del consorcio Aviaxsa al que pertenece la aerolínea–, por 24.5 millones de dólares a cambio de 49% de las acciones. Juan José Rojas, dueño de los casinos Palmas, se comprometió a llegar a un acuerdo con los acreedores y liquidarlos y le entregó en prenda al gobierno federal el terreno donde está el primer centro de apuestas que fundó: el Bellavista, en el antiguo hotel Ramada Inn de San Nicolás de los Garza, Nuevo León. Los hermanos Rojas sumaron al depósito su galgódromo en Nuevo Laredo. Pese a lo avanzado de las negociacio-

A

nes con la familia Morales Mega y de que el gobierno federal tenía bajo custodia dos empresas de los Rojas Cardona como garantía de la transacción, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entonces encabezada por Juan Molinar Horcasitas, no autorizó la operación y la aerolínea entró de nuevo en concurso mercantil.

La apuesta por Aviacsa En 1990, el entonces gobernador de Chiapas, Patrocinio González Blanco Garrido, y un grupo de inversionistas crearon el Consorcio Aviaxsa para manejar una línea aérea de bajo costo: Aviacsa. Ésta fue vendida después a los hermanos Alejandro y Eduardo Morales Mega, quienes la trasladaron a Monterrey. A partir de los noventa y hasta mediados de la primera década del siglo XXI Aviacsa consolidó una flota de 30 naves con 23 rutas. Una de ellas es la codiciada Monterrey-Las Vegas. El 2 de junio de 2009 la SCT ordenó la suspensión de operaciones de 25 aeronaves de Aviacsa, lo que le ocasionó a la aerolínea pérdidas por unos 30 millones de pesos. Pero dos días después el juez federal con sede en Ciudad Valles, San Luis Potosí, Felipe Sifuentes Servín, le concedió una suspensión provisional, lo que le permitió reanudar vuelos. En 2009 El Zar del Juego pretendía quedarse con 49% de las acciones de la aero-

línea. Según uno de sus colaboradores de aquella época, Rojas entregó grandes cantidades de dinero a autoridades judiciales para que Aviacsa volviera a volar. De hecho el juez que le permitió reanudar operaciones, Felipe Sifuentes, había encabezado hasta 2008 el Juzgado Segundo de Distrito de Monterrey y desde ahí en 2007 otorgó 10 amparos para mantener en operación varios casinos en la capital nuevoleonesa. Pero el 2 de julio de 2009 la SCT volvió a detener a la aerolínea, ahora por un adeudo de turbosina y de pagos por servicios de navegación aérea. Ahí acabaron los intentos de Rojas Cardona de obtener la ruta Monterrey-Las Vegas de Aviacsa. En octubre de 2010 varios periodistas de finanzas afirmaron que la aerolínea ya tenía nuevo dueño. Se trataba del coahuilense Ramón Agustín Madero Dávila, quien meses antes había dejado el Consejo de Administración de una empresa de casas de apuestas, Atracciones y Emociones Vallarta, operadora del casino Royale de Monterrey. Según el plan de negocios de Madero, que dio a conocer el periódico El Norte, los nuevos dueños pagarían inicialmente 893 millones de pesos con los que se liquidarían dos deudas: la de 300 millones al SAT y la de 500 millones con Servicios de Navegación al Espacio Aéreo Mexicano. Para liquidar un adeudo de 293 millones de pesos con Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Madero entregó en garantía un terreno de 600 hectáreas en La Paz, Baja

CA S I N O S

California Sur. El Juzgado Tercero de Distrito en Materia Civil y de Trabajo de Nuevo León dictó sentencia de aprobación al convenio propuesto por Madero Ávila el pasado 21 de enero. Luego se anunció en los medios que en breve Aviacsa volaría otra vez por lo que empezaría a vender boletos. Pero eso no ocurrió. El subsecretario de Transporte, Felipe Duarte, anunció el pasado mayo la suspensión de la venta y aclaró que fue por “decisión de la propia empresa”. El 28 de junio de 2011, en documentos de la Judicatura en poder de Proceso, se estableció que diversos actores apelaron la autorización a Madero Dávila para operar Aviacsa pero que se falló a favor del coahuilense. El texto señala que: “En el convenio concursal se pactaron quitas y plazos para el pago, con el soporte financiero de un inversionista de nombre Lic. Ramón Agustín Madero Dávila, quien operará el título de concesión y garantiza con bienes propios el cumplimiento del convenio. El señor Madero Dávila deberá solventar los gastos de operación una vez que la concursada, redimensionada en cuanto a rutas, flotas, etcétera, reanude operaciones e incluso, se renovó la vigencia de los permisos y acreditamientos necesarios para operar”. Sin embargo Aviacsa seguía sin poder despegar. En los documentos que Proceso tiene en

su poder se aclara que pese a no haber inconvenientes para hacer los pagos o iniciar operaciones “ello no ha sido factible porque el señor Madero no ha expensado los importes necesarios o cubierto con bienes propios lo insoluto. Se conoce que está integrando un grupo de inversionistas y negociando nuevas líneas de crédito para ello”. La Judicatura indica que los juzgados verificaron que Madero Dávila es solvente y estaba en condiciones de prestar el servicio, pero no hace más señalamientos de las razones que lo obligaron a suspender el boletaje y a no emprender el vuelo.

Grupo Madero El 25 de agosto de este año a Madero se le presentó otro inconveniente: el incendio en el casino Royale de Monterrey, del que el empresario era socio y el que en algún momento tuvo a su cargo. El conciliador del concurso mercantil, Miguel Arroyo Ramírez notificó a la Judicatura Federal que “Madero Dávila fue accionista de la empresa Atracciones y Emociones Vallarta S.A. de C.V., a partir de 2006 y hasta marzo de 2010. Conocemos que incluso fungió como vicepresidente del Consejo de Administración de la citada sociedad”. La Judicatura le hizo una recomendación a Madero. “A fin de mantener el consentimiento por parte de la autoridad concedente, respecto de la autorización para operar el título de concesión, se indicó al señor Madero que debe informar a la SCT en relación con su liga accionaria con Atracciones y Emociones Vallarta S.A. de C.V., e indicó, por conducto del conciliador, que ya cubrió el requisito a través de una carta”. En ese documento –fechado dos días después de la tragedia del Royale– el empresario le asegura al secretario de Co-

municaciones y Transportes, Dionisio Pérez-Jácome, que nada tiene que ver con Atracciones y Emociones Vallarta, que nunca fue accionista y sólo formó parte del Consejo de Administración. “Hace unos momentos sostuve una plática con el Mtro. Felipe Duarte (subsecretario de Transporte), por la vía telefónica, en donde comentamos la serie de rumores provocados por los infaustos acontecimientos que se suscitaron en la ciudad de Monterrey; entre los cuales se ha manejado en algunos medios de comunicación, mencionando mi nombre y el de mi hermano José Francisco como accionistas de la empresa Atracciones y Emociones Vallarta, S.A. de C.V. (AEVSA), me permito hacerle las siguientes acotaciones”, se indica en la carta en poder de Proceso. “Nunca hemos sido dueños de capital accionario de esta empresa permisionaria del Gobierno Federal, para la operación de salas de juego”, sostiene, y luego aclara que en 2006 entró como integrante del Consejo de Administración, que renunció en marzo de 2010 “por así convenir a nuestros intereses”. Su afirmación se corrobora con el acta notarial 16.603 del 9 de marzo de 2010. En esa acta hay una relatoría pormenorizada de AEVSA desde su surgimiento, el 17 de marzo de 1992, hasta el 9 de marzo de 2010. Ahí se establece que los primeros accionistas fueron Luis Miguel Martínez Anzures, Beatriz Eugenia Martínez Anzures, Inocencio Bautista González, Noé Álvarez Mora y Ricardo Henaine Mezher, pero luego sus nombres desaparecen y no se aclara a quién le vendieron sus acciones. En la asamblea del 7 de marzo de 2008 se habla de la aprobación “de emisión de nuevos títulos accionarios previo canje y cancelación de los actuales”. Luego “se ratifica” en el Consejo de Administración a Ramón Agustín Made-


Gobierno de Puebla

Durante su campaña, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, ofreció transparencia institucional y en especial un trato respetuoso y digno con la prensa. Pero en sus ochos meses de gestión, el expriista, quien ya dejó correr la versión de que buscará la Presidencia de la República en 2018, ha evidenciado que ese trato digno lo da solamente a medios incondicionales, como Televisa y TV Azteca, mientras que a los críticos les aplicó la ley del garrote. Frivolidad, dispendio y amenazas contra el periodismo crítico son ya la nota distintiva de Moreno Valle.

verdugo de la prensa

JUAN PABLO PROAL

UEBLA, PUE.- Una madrugada del pasado marzo Rodolfo Ruiz Rodríguez, director del periódico digital E-consulta, recibió una llamada de la oficina de Comunicación Social del gobierno poblano. Un funcionario le pidió que cambiara una fotografía del gobernador Rafael Moreno Valle que aparecía en la portada de ese medio. Ruiz preguntó cuál era el problema con la imagen y la respuesta fue: “Aquí entre nos, al gobernador no le gusta cómo se ve en la foto”. Ruiz cedió y cambió la fotografía. Supuso que se trataba de un caso aislado. No contó con que exigencias de ese tipo se volverían cosa de todos los días. Harto de los caprichos del gobernador, un día el periodista se negó a cumplir la orden. “Es una fotografía informativa, no tiene nada de ofensiva”... y eso marcó el principio del boicot publicitario contra E-consulta, el portal de noticias más consultado de Puebla, con nueve años de vida y dos veces

P

Promoción mediática

El periodista Arturo Manzano pidió –en la solicitud de información 156211/23-04-2011– el “desglose anual del presupuesto destinado para la contratación de programas de televisión de las empresas Televisa y TV Azteca para la promoción de la entidad de 2005 a marzo de 2011”. La administración estatal respondió: “A la fecha esta dependencia no cuenta con la información solicitada, por lo que no es posible realizar la entrega material de la misma”. Otros reporteros han solicitado copias de facturas, convenios y desgloses de gastos de publicidad. La respuesta del gobierno es siempre negativa, con diferentes argumentos.

Promesas de campaña

Moreno Valle,

el frívolo

ESTADOS / PUEBLA

El gobernador de Puebla. Comida con periodistas

ganador del Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo. “Casi todos los medios sufrimos el boicot. El gobierno tiene convenios publicitarios con Televisa, Televisión Azteca, El Sol de Puebla, Síntesis y algunas estaciones de radio... algunos de ellos se han convertido en los paleros del gobernador, se dedican a maquillar la realidad y mencionar sólo los logros. “A los que no tienen convenio les restringen las pautas publicitarias, los marginan y no sólo eso, a través de sus operadores políticos presionan para que otros clientes retiren sus anuncios; eso han hecho algunos ayuntamientos del mismo partido del gobernador (el PAN)”, narra Rodolfo Ruiz a Proceso. Televisa y Televisión Azteca se han convertido en los consentidos del erario poblano. El expriista Moreno Valle, impulsado por Elba Esther Gordillo, parece copiar la estrategia de Enrique Peña Nieto: convertirse en un producto mediático para conquistar sus ambiciones políticas. Hay algunos ejemplos. Una mañana el “chef Oropeza”, famoso rostro de Televisa, saludó en su programa de cocina a Rafael Moreno Valle antes de revelar al auditorio la receta para preparar mole supuestamente creada por “la bisabuela” del mandatario poblano. Oropeza intentaba convencer al auditorio de que seguía al pie de la letra la receta original –enfocada por la cámara– presentándola como un manuscri-

to conservado por la familia Moreno Valle. Mientras Oropeza preparaba el mole, Moreno Valle –invitado al programa– narró cómo es un día “en sus zapatos” y presumió la seguridad de Puebla y su infraestructura turística. “¡Toooodoooos vamos a Puebla!” (sic), anunció a principios de mayo la conductora Andrea Legarreta. Junto con ella en un camión viajaban varios presentadores del Canal 2, entre ellos Roxana Castellanos y Raúl Araiza. El equipo del programa Hoy anunciaba así que había sido invitado por el gobernador Rafael Moreno Valle a pasar una semana en Puebla. El político salió en la pantalla del canal más visto en México para promover obras de su gestión y su programas sociales. Televisa tiene razones para incorporar a Moreno Valle a sus programas de mayor audiencia. El gobernador comprometió 500 millones de pesos para la operación del Centro de Rehabilitación Integral Teletón en Puebla además de que puso 36 millones de pesos del erario para Espacio 2011, otro proyecto auspiciado por la empresa de Emilio Azcárraga. El gobierno poblano se ha negado a difundir públicamente a cuánto ascienden sus convenios con Televisa y Televisión Azteca, así como sus gastos pormenorizados para promover la imagen de Moreno Valle, cuyo círculo cercano deja correr la versión de que buscará la Presidencia de la República en 2018.

En su campaña por la gubernatura en 2010, Moreno Valle tuvo como contrincante a Javier López Zavala, delfín del entonces gobernador priista Mario Marín Torres, El Góber Precioso. En aras de conquistar el voto, Moreno Valle se presentó ante el electorado como un político contrario al autoritarismo priista. En su plataforma, incluso, ofreció absoluta transparencia y equidad para el ejercicio periodístico: “Promoveremos una mayor democratización de los medios de comunicación”. Sin embargo, no ha sido así. Uno de los primeros golpes contra la transparencia lo sufrió la académica Lilia Vélez Iglesias, directora de la carrera de periodismo de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, reportera con amplia trayectoria en la entidad y quien fue seleccionada para formar parte de la Comisión para el Acceso a la Información Pública (CAIP). Vélez tenía derecho a ser reelegida al concluir su periodo como comisionada, pero, en el Congreso local, los diputados afines a Moreno Valle designaron a Javier Fregoso, excolaborador de Martha Érika Alonso –esposa del gobernador– quien públicamente admitió su total inexperiencia en materia de transparencia. En conversación con este reportero, Vélez no duda en señalar al gobierno de Moreno Valle como responsable de su salida de la CAIP para imponer a un comisionado afín a los intereses del gobernador. “Yo llegué a la CAIP con el apoyo de la iniciativa privada, de las principales universidades, de las organizaciones vinculadas con el tema; la persona que quedó llegó apoyada por una organización desconocida vinculada con la campaña del gobernador. Él reconoció que desconocía el tema. Evidentemente hay un vínculo con el gobierno; se supo que había trabajado como secretario particular de la esposa de Moreno Valle.”


ESTADOS / PUEBLA Frente a la sede de la Cámara de Diputados estatal hay una enorme piedra colocada en el arroyo, junto a la acera como si fuera un auto estacionado. Es el símbolo de una protesta de la organización Actívate por Puebla –en la que participan universidades y organismos empresariales– por el retraso del Congreso local para aprobar una nueva ley en la materia que sí garantice la rendición de cuentas. La piedra está ahí, representando el silencio y la opacidad.

Vocero y verdugo

http://dialogosdiario.com

El pasado 3 de julio, el reportero Ernesto Aroche publicó en Milenio Puebla una nota titulada: “Aumentan los secuestros; evalúan a 26% de la UECS”. La información advertía que de acuerdo con datos de la Unidad Especializada en el Combate al Delito de Secuestro, la privación de la libertad iba al alza en el estado. Pronto en su cuenta de Twitter, Aroche recibió un mensaje: “que ganas de exagerar y maximizar los numeros. Quieres construir una percepción que no responde a la realidad. Allà t” (sic). Lo firmaba Sergio Ramírez Robles, vocero del gobierno estatal. “Me acusó de querer manipular la percepción negativamente hasta que dejó de discutir conmigo en redes sociales y al día siguiente supe que se reunió con el director de Milenio para cuestionarlo sobre mis mensajes”, confía Aroche a Proceso. Ramírez Robles se ha caracterizado por confrontarse abiertamente con dueños de Ramírez Robles. El ejecutor

vés de decisiones arbitrarias en lo que toca a la reparación económica como sanción al daño moral”. Roberto Alonso, secretario de la Amedi en Puebla, advierte que junto con la despenalización de la difamación y la calumnia se necesita una ley que regule expresamente la actividad periodística así como la figura de la “malicia efectiva”, que obligue a los servidores públicos a demostrar que el periodista faltó a la verdad expresamente para afectar su reputación. “Ahora puedes ser demandado por hasta 170 mil pesos. Obviamente esto inhibe el ejercicio de la libertad de exn sió pre “e-consulta”. Bajo presión. Dijo que es una posibilidad que particulares también podrían periódicos y con reporteros que en las re- demandar. El Poder Judicial está sometido al des sociales critican o difunden noticias Ejecutivo y podría considerar culpable a un adversas a Moreno Valle. periodista y obligarlo a pagar una multa que En Puebla, el vocero gubernamental no podrá saldar, porque el sueldo de un reestá dotado de una atribución extraordi- portero es de 5 mil o 6 mil pesos”, señala a naria: puede demandar por daño moral a este semanario Martín Hernández, reportecualquier periodista que afecte los inte- ro de La Jornada de Oriente. Ante la política de comunicación soreses del gobierno local. Esta prerrogativa se legalizó durante el gobierno de Mo- cial del gobierno de Moreno Valle, Rodolfo Ruiz confía que entre los periodistas coreno Valle. rre una broma: “¡Ya extrañamos a Mario El jurista Ernesto Villanueva advierte: “Esta medida es inconstitucional por Marín!” Ruiz denunció, además, que la Contrados razones: a) Los derechos de la personalidad son considerados ‘personalísi- loría poblana prepara un proceso admimos’; es decir, el gobernador no puede de- nistrativo contra su esposa, Mónica Arrolegar en quien no tiene interés jurídico la yo a quien se acusa –falsamente, afirma potestad de iniciar un proceso judicial en el periodista– de incurrir en duplicidad de una causa que no es la suya, lo que sería funciones al prestar servicios en el ayunnotoriamente improcedentes; b) La críti- tamiento de Puebla como presidenta del ca de los servidores públicos y del gobier- Tribunal de Arbitraje Municipal, y en la no no sólo está permitida, sino que es una Junta Local 04 de Conciliación y Arbitraje, obligación del periodismo responsable co- como representante patronal. mo lo han sostenido la Corte Interameri“Dicho procedimiento contra mi espocana y nuestra Suprema Corte de Justicia sa –del que no ha sido notificada oficialen jurisprudencia firme”. mente; nos enteramos de él por una nota A principios de febrero pasado, el go- periodística– es una represalia del goberbernador envió al Congreso local una ini- nador Moreno Valle en su insistente afán ciativa para despenalizar los delitos de de acallar al medio digital que dirijo y del difamación y calumnia. La iniciativa fue que soy fundador y socio”, dice Ruiz. aprobada el 22 de ese mes y se convirtió La Amedi Puebla respaldó la trayectoria en ley un día después, al ser publicada en y honestidad del periodista en un comuniel Periódico Oficial del Estado. cado firmado por reconocidos académicos En principio, la propuesta parecía be- e intelectuales locales, entre ellos Eduardo néfica para el ejercicio periodístico, pero Almeida, Ana Lydia Flores y María Eugenia en un análisis más profundo se descubrió Sánchez Díaz de Rivera. que tiene apartados que amenazan el tra“Es necesario que en el estado exista bajo de los periodistas, pues deja abierta una política de comunicación social comla puerta para que cualquier ciudadano prometida con la libertad de expresión, demande por “daño moral”. transparente en el uso de los recursos púEl Capítulo Puebla de la Asociación blicos destinados a la promoción de las Mexicana de Derecho a la Información actividades de gobierno, y que responda a (Amedi) advirtió que “tal y como está plan- criterios objetivos y medibles para la asigteada podría constituir un mecanismo ve- nación del gasto por concepto de la publilado para nuevos tipos de censura a tra- cidad oficial”, se lee en el comunicado.


INTERNACIONAL / PROTESTA SOCIAL A punto de cumplir 94 años, Stéphane Hessel encarna el espíritu de resistencia ante el totalitarismo del mercado. Su libro Indignez vous! ha inspirado a los miles de jóvenes que se movilizan en Europa y Estados Unidos contra un sistema económico y político global que les arrebata el futuro. Sobreviviente de los campos de concentración nazis, diplomático que participó en la elaboración de la Carta de los Derechos Humanos de la ONU, Hessel mantiene su activismo y defiende los principios humanistas que han guiado su vida. Uno de ellos: el derecho a la dignidad y a la indignación de los ciudadanos del mundo.

ANNE MARIE MERGIER

P

ARÍS.- Stéphane Hessel se sube

al escenario. Es alto, elegante, distinguido. El público aplaude con entusiasmo. Hessel sonríe con cortesía y agradece. La admiración que suscita no marea en absoluto a este joven caballero a punto de cumplir 94 años, que vivió “lo peor y lo mejor del siglo XX”. Asume con serenidad y sin pretensión su papel de “símbolo”: desde hace siete décadas encarna en Francia el espíritu de resistencia ante lo inaceptable. Más que un sabio, Hessel es una conciencia ética.

Su mensaje no siempre encontró eco durante las últimas décadas, pero desde la publicación, a finales de 2010, de Indignezvous!, un librito de escasas 30 páginas, su llamado a la indignación y a la resistencia recorrió el mundo. Inspiró a la juventud de España, que retomó el título de su libro para nombrar a su movimiento de protesta: Los Indignados. También inspiró la creación del día Internacional de los Indignados que se celebró este sábado 15 y la organización de la Marcha de los Indignados hacia Bruselas. En la noche del 10 de octubre, Hessel es el invitado del realizador francés Jorge Amat que estrena su documental Espíritu de Resistencia en la sala cinematográfica parisina Majestic Passy. No cabe un alfiler en la sala.

AP photo /Thibault Camus

indignación La película es apasionante: recoge los testimonios de cuatro personajes que resistieron al nazismo y que lograron sobrevivir en campos de concentración: el dramaturgo Armand Gatti (autor la famosa obra La pasión del general Franco), Pierre Daix (periodista, escritor y especialista de arte moderno), Serge Silberman (productor de tres películas de Luis Buñuel: El diario de una camarera, La vía láctea y El discreto encanto de la burguesía,)  y Stéphane Hessel. En el documental, estos cuatro hombres explican cómo lograron preservar su “esencia humana” en medio del horror y cómo salieron de esa experiencia extrema armados con inquebrantables convicciones humanistas.

Gatti también sube al escenario del cine Majestic Passy. Se ve un poco cansado y se pierde en recuerdos personales. Diplomáticamente Hessel retoma el hilo del debate. Al igual que en su librito, se dirige a los jóvenes. Les dice: “No deben ser indiferentes. No deben decir: ‘no puedo hacer nada, sólo voy a tratar de arreglármelas como pueda’. Al comportarse así ustedes pierden unas de las componentes esenciales de lo humano: la facultad de indignación y la del compromiso”. También enfatiza que pudo salvar su dignidad en los campos de concentración gracias a la solidaridad y a la poesía. Hessel se expresa en un francés refinado que salpica de vez en cuando con

que Hessel publicó Indignez-vous!, otra –Indigène Art– que cuenta con una veintena de títulos, entre ellos Chiapas, México, California. Un mundo hecho de todos los mundos, coordinado por Yvon Le Bot y una tercera –Indigène Esprit– que incluye libros sobre los indios Navajo, los Inuit y el Tíbet. Grossman, Barou y Hessel coincidieron en la necesidad de lanzar un nuevo grito de alarma ante las crisis profundas y peligrosas que amenazan a Francia y al mundo en el alba de la segunda década del siglo XXI. Decidieron que convenía “interpelar” a los jóvenes. “Nos pareció importante recordar a las nuevas generaciones que sólo gracias a la fuerza de la indignacion y de la movilizahttp://www.lesvoiesdelaliberte.be

El derecho a la

expresiones populares. Contesta con gran respeto y mucho humor a cada pregunta del público. Se burla de sí mismo cuando siente que su interlocutor tiende a idealizarlo. Al final del debate, se levanta y recita con fervor un largo poema de Arthur Rimbaud, Les Chercheuses de Poux. Luego se disculpa: “Ya son las diez y media de la noche. Mañana me toca viajar temprano a Nancy (Francia) y luego a Karlsruhe (Alemania)”. Antes de irse confirma a la reportera que también estará en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, a principios de noviembre para participar en las labores del Tribunal Russell sobre Palestina. “Así es desde finales del año pasado”, confía con una sonrisa maliciosa. “Mi librito me exige viajar por todas partes y me importa obedecerle.”  Y con cierta coquetería recuerda que acaba de regresar de Nueva York, donde presentó su “librito” traducido al inglés con el título Time for Outrage.

Aventura literaria La aventura de Indignez-vous! empezó a mediados del año pasado durante una larga conversación que Hessel sostuvo con Sylvie Crossman y Jean Pierre Barou, quienes crearon en 1996 la editorial Indígena en la ciudad de Montepellier (sur de Francia). Su meta: “Dar visibilidad a una modernidad distinta de la que un Occidente a la vez asustado y arrogante concibió basándose en una noción de progreso mecanicista, cada vez más totalitario y dominado por la economía y las finanzas”, explica Crossman. La editorial Indígena cuenta con varias colecciones. Entre ellas destacan una llamada Los que caminan contra el viento, en la

Hessel. Símbolo


INTERNACIONAL / PROTESTA SOCIAL

de la protesta

MARCO APPEL Y ALEJANDRO GUTIÉRREZ

Visión compartida RUSELAS.- Luego de la protesta internacional de Los Indignados, prevista para su realización el sábado 15 en esta ciudad, “cada uno de los participantes regresará a su país, pero eso no significa que el movimiento se apaga. Las comisiones internacionales que se han creado en cada ciudad continuarán activas”, explica Tatiana, una belga de 56 años que atiende a los periodistas interesados en la inédita marcha que miles de “indignados” emprendieron a la capital de la Unión Europea (UE) provenientes de España, Francia, Holanda, Alemania, Inglaterra y otros países de la región. “Es verdad que el movimiento se va construyendo con base en la experiencia, en el día a día de las asambleas populares. Pero detrás de esa espontaneidad hay una organización horizontal en la que cada quién actúa a título personal”, comenta Tatiana en entrevista con Proceso realizada en el edificio en desuso de la Alta Escuela-Universidad de Bruselas, donde la policía los obligó a replegarse. La marcha de Los Indignados a esta ciudad se propone internacionalizar la protesta. “Ese es nuestro objetivo. Así lo planteamos desde el principio. En las asambleas, por ejemplo, hay traducción simultánea a espa-

ñol, inglés y francés”, indica Tatiana. Los Indignados están resueltos no sólo a mantener vivo el movimiento, sino a expandirlo hasta lograr una coordinación con los colectivos de otros países que se han sumado. En su programa incluyeron la discusión de temas como el origen de la crisis económica global, la voracidad de los sistemas financieros y la falta de oportunidades para la juventud en todo el mundo. También hablarán acerca de la agricultura, el lobby de la alimentación, la representación política, la represión policial, y sobre Grecia y Palestina. Sebastián, estudiante de ciencias políticas en España, apunta: “El propósito es ampliar el movimiento para que nuestras posturas sobre los temas nacionales se coordinen. Todos sufrimos lo mismo. En cada uno de nuestros países los sistemas políticos y el entramado financiero le han dado la espalda a la sociedad, y nosotros queremos revertir eso”. Los indignados que llegaron a Bruselas se sumaron a una iniciativa surgida el verano pasado en la Puerta del Sol en Madrid, epicentro del movimiento, para programar la marcha de este sábado 15: 15O united for #global Exchange. En ésta se previó la participación de colectivos de 308 ciudades de 40 países, incluido un grupo de Tijuana, México.

En julio pasado, poco antes del anuncio de la movilización global, Los Indignados recibieron en España la visita del actor y activista Hördur Torfason, quien en 2008 impulsó la llamada “revolución silenciosa” en Islandia e instó a su pueblo a reaccionar ante los abusos de banqueros y políticos que llevaron a la bancarrota a este país del norte de Europa. Torfason les compartió a Los Indignados la experiencia del movimiento islandés, que el 24 de enero de 2009 exigió la dimisión del gobierno encabezado por el primer ministro Geir H. Haarde, quien renunció dos días después. El 7 de junio último el expremier compareció ante la justicia acusado de negligencia grave ante la crisis económica provocada por la voracidad de la banca. “Seguramente –dijo Torfason– ninguno de nosotros tenga las soluciones, pero sí tenemos una visión compartida y queremos resistirnos al sistema vigente. Por ello les recomiendo resistir y mantenerse con el objetivo común de lograr un mundo mejor y con menos corrupción.” En Gante, Bélgica, en las jornadas finales de la caminata que llegó a Bruselas, Alfonso, uno de los jóvenes indignados, explica que “la caminata tuvo el objetivo de ir tejiendo esa red. Al pasar por pueblos y ciudades la pretensión fue establecer ligas con

ción de los ciudadanos lograremos que se escuche nuestro mensaje, un mensaje simple y claro: el mundo nos pertenece y no a los Estados, y menos aún a las fuerzas del mercado de las cuales los Estados se volvieron los títeres”,  explica Hessel en su nuevo libro Tous comptes faits ou presque…, (A final de cuentas o casi…), publicado el pasado 6 de octubre. Así nació Indignez-

vous!. Fue escrito de un solo jalón y publicado el 20 de octubre de 2010, día en que Hessel festejó sus 93 años. El autor y los editores optaron por ponerle un precio de venta módico: 3 euros. En dos meses, y sin campaña publicitaria alguna, se vendieron 450 mil ejemplares. Esa cifra subió a 900 mil ejemplares a finales de diciembre. Fue el libro que más se regalaron los franceses en Navidad. Hoy son más de 2 millones de libros vendidos sólo en Francia y 2 millones más en el mundo. Durante 2011, Indignez-vous! fue traducido a 34 idiomas. Barou y Crossman se mostraron exigentes para la selección de los editores extranjeros. Por lo general privilegiaron pequeñas editoriales militantes, como la suya. En el caso de España, en cam-

bio, firmaron un contrato con Planeta para asegurar una traducción homogénea y una distribución más fluida en toda América Latina, pero exigieron del grupo editorial que comprara los derechos de todos los demás libros de Hessel para distribuirlos ampliamente en los países hispanohablantes. Crosmman y Barou cuentan que en Albania y Macedonia militantes crearon editoriales para poder publicar IndignezVous!. Aluden a los problemas que tienen con la traducción china. Está hecha. No sufrió censura alguna, pero la distribución del libro se suspendió porque Hessel se entrevistó largamente con el Dalai Lama en Francia en agosto pasado. En cambio, Indignez-Vous! se vende muy bien en Japón y en Corea del Sur, aseguran.

B

Libro de referencia

esas poblaciones, conocer sus problemas. Creamos el Libro de los pueblos, al que le daremos seguimiento”. Y agrega: “Todo ello con el fin de ir ampliando a otros países el movimiento, que ya no sólo sea de un solo país, sino trabajar coordinadamente, tomar decisiones libremente, pero de manera conjunta”. Kevin, un activista francés de 19 años, comenta que el movimiento está en plena evolución: “No sabemos qué va a pasar en un mes. No funcionamos bajo los viejos esquemas de mando comunista o anarquista”. Él es uno de los siete indignados que, por sorteo, integró la delegación que el martes 11 se reunió en el Parlamento Europeo con los eurodiputados comunistas Willy Meyer, de España, y Chontis Nikolaos, de Grecia. En el encuentro, los jóvenes les dijeron que los eurodiputados no representaban a nadie, y que si querían escuchar las reivindicaciones del movimiento deberían asistir como cualquier otro ciudadano a una de sus asambleas. –¿Cómo piensan coordinar y progresar en sus propuestas sin una organización más formal? ¿Hay una estructura? –se le pregunta a Kevin. –Claro que hay una estructura. En lo concerniente a los contactos y la coordinación con otros países; ahí está el comité internacional de Barcelona. El primero de esos comités fue constituido por la asamblea de Barcelona el pasado 18 de mayo, y desde entonces se han creado otros en muchas ciudades europeas.

medios que recibió el apoyo de Le Loop, un colectivo de hackers franceses que previamente había colaborado con las movilizaciones españolas, relata a Proceso Héctor Huerga. Además, entre el viernes 7 y el sábado 9, la comisión internacional organizó en sus páginas en internet asambleas informativas por videochat con los distintos países participantes en la manifestación global del sábado 15. Huerga detalla: “Nos organizamos a partir de un listado de correos electrónicos; organizamos chats internacionales en inglés, abiertos al público del directorio, y enviamos a todos las convocatorias a eventos”. A través de distintos canales se proporcionó información acerca de la caminata a Bruselas. La idea de realizarla nació a mediados de año durante la marcha de indignados españoles de Barcelona a Madrid. “Fue una idea concebida por una sola persona. Cuando esa marcha llegó a Madrid el 23 o 24 de julio, ya todo mundo la co-

nocía y la había ‘procesado’. ‘En caliente’ se discutió en asamblea y se decidió ir a Bruselas”, dice Huerga. Frank, un francés de 43 años que vive cerca de París, se enteró de la marcha por medio de internet. Comenta a este semanario que desde hace año y medio no tiene trabajo. Se dedicaba a realizar vitrales y su principal cliente, el Ministerio de Cultura, recortó drásticamente su presupuesto. Cuando supo que Los Indignados pasarían cerca de su casa, no dudó en unirse. El martes 11, el corresponsal de Proceso en Bruselas envió una dirección de correo electrónico y un teléfono a una encargada de prensa del movimiento. Al día siguiente recibió un mensaje de texto en español, francés e inglés que informaba de una reunión en los locales del banco francobelga en bancarrota. Decía: “Acción directa. Los Indignados ocupan el edificio del banco Dexia. Metro Rogier. En unos minutos. Asamblea en el edificio por otro sistema bancario”. O REUTERS /Heino Kalis

Globalización

Con el lema “Unidos por un cambio global”, el documento de convocatoria para esta “protesta no violenta a escala global” establece que “personas de todo el mundo tomarán las calles y las plazas. Desde América a Asia, desde África a Europa, la gente se está levantando para reclamar sus derechos y pedir una auténtica democracia. “Unidos en una sola voz haremos saber a los políticos, así como a las élites financieras a las que sirven, que ahora somos nosotros, la gente, quienes decidiremos nuestro futuro. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros que no nos representan.”

Sin fronteras Mediante el uso exhaustivo de los nuevos canales de comunicación vía internet, videoconferencias, streamings para la conexión de audio y video, blogs, chats, Twitter o Facebook, estas comisiones han tejido una red de comunicación en tiempo real. En su paso por Francia, los organizadores de la marcha a Bruselas instalaron un centro de Desde el principio de esta aventura, Hessel precisó que no cobraría derechos de autor. Estos se entregan a fundaciones y ONG que el autor apoya. Entre ellas destacan el Tribunal Russell para Palestina creado en 2009 y el Colegio Internacional Ético, Científico y Político fundado en 2002 por Milan Kucan, expresidente de Eslovenia, y Michel Rocard, exprimer ministro socialista francés.

Resistir ¿Qué aporta Hessel en esas 30 páginas que se convirtieron en un fenómeno editorial internacional? Nada nuevo, dicen sus detractores, inquietos ante su éxito planetario o enfure-

Coordinación “on line”

cidos por su apoyo indefectible a la causa palestina. Un mensaje de esperanza y un formidable ánimo de lucha, replican sus lectores. “Estos principios y valores fueron la base de la democracia moderna de nuestro país, una verdadera democracia económica y social que implicaba la pérdida de poder de los grandes feudos económicos y financieros (…) La resistencia proponía un uso racional de la economía que aseguraba la subordinación de los intereses particulares al interés general (…) También defendía la libertad de prensa, el honor y la independencia de los periodistas con relación al Estado, a los poderes económicos y a las influencias extranjeras”.  Indignez-vous! cuenta con siete capí-

tulos. En el primero Hessel recuerda a la juventud francesa y explica a sus lectores extranjeros la importancia de los principios y los valores que defendió el Consejo Nacional de la Resistencia creado clandestinamente en Francia en 1943 para luchar contra la ocupación nazi. Enfatiza  Hessel: “Es toda esa base de conquistas sociales de la resistencia que se cuestiona y se ataca hoy día. Urge defenderla”.  El motivo de la resistencia es la indignación, tal es el título del segundo capítulo en el que el autor insta a los jóvenes a indignarse y luego a comprometerse a luchar contra las desigualdades cada vez más abismales que existen entre los más ricos y los más pobres, contra el poder


INTERNACIONAL / PROTESTA SOCIAL terrorista. No hay que dejar que se acumule el odio. “El mensaje de Mandela o de Martin Luther King es sumamente pertinente en un mundo que ya rebasó el enfrentamiento de las ideologías y el totalitarismo conquistador. Es un mensaje de esperanza en la capacidad de las sociedades modernas para resolver los conflictos gracias a una comprensión mutua y una paciencia vigilante. Para lograr esa meta es preciso apoyarse en el derecho cuya violación, cualquiera que sea el autor de esa violacion, debe indignarnos.” Al final de su librito, Hessel recuerda que si bien la resistencia venció el nazismo, siguen subsistiendo amenazas fascistas. Y lanza una última exhortación: “Llamamos a una verdadera insurrección pacífica contra los medios masivos de comunicación que proponen como único horizonte para nuestra juventud el consumo desaforado, el desprecio a los más débiles y a la cultura, la amnesia generalizada y la competencia a ultranza de todos contra todos.  “A los que construirán este siglo XXI les decimos con todo nuestro afecto: Crear es resistir, resistir es crear.”

ser feliz para ser digno de ella; aprendí a ser feliz, es decir, a creer en mí como propagador de felicidad, para poder vencer cualquier obstáculo que se encuentre entre la meta perseguida y el esfuerzo que implica alcanzar esa meta.”  Helen es la protagonista de la película Jules et Jim que Francois Truffaut realizó en 1962. El film cuenta su historia de amor con dos escritores: Franz Hessel, su esposo, y Henri-Pierre Roché, su amante. La película es una adaptación de la novela homónima escrita por Roché. Stéphane, sus padres y su hermano se mudaron a París en 1924 y vivieron la efervescencia artística de esa época. Alumno brillante, Stéphane Hessel obtuvo su bachillerato a los 15 años y emprendió sus estudios superiores con entusiasmo. Se casó con una joven rusa Vitia Mirkine Guetévitch en 1939. Un año más tarde fue detenido por los alemanes, pero logró escapar. Se fugó a Londres en 1941 y se incorporó a las Fuerzas Francesas Libres (FFL) que se organizaban alrededor del general De Gaulle. Muy pronto fue reclutado por los Servicios de Espionaje e Inteligencia de las FFL. Empezó a realizar misiones en Francia. En 1942 fue detenido en París por la Gestapo, la policía secreta alemana. Fue torturado y deportado al campo de concentración de Buchenwald, junto con otros 35 compañeros suyos. Según cuenta en Tous comptes faits, ou presque… fueron encarcelados en el Block 17, la antesala de la muerte. Se aterraron cuando vieron que 16 de sus compañeros habían sido colgados en ganchos de carnicero. Gracias a la complicidad de un preso, Eugen Kogon, quien trabajaba en la enfermería donde se mantenían aislados a los prisioneros que padecían tifus, el médico alemán que dirigía ese servicio aceptó cambiar las

“La fuerza de la indignación”

sin igual, insolente, egoísta del dinero, a favor de los destechados, los indocumentados, los migrantes perseguidos, discriminados, encerrados en centros de retención… “Lo que nos motivó en la resistencia fue la indignación. Nosotros, los veteranos de la resistencia, llamamos a las nuevas generaciones a hacer vivir y a transmitir nuestra herencia y nuestros ideales. A los jóvenes les decimos: ‘¡Tomen el relevo e indígnense! Los responsables políticos, económicos, intelectuales y el conjunto de la sociedad no deben renunciar ni dejarse impresionar por la dictadura internacional de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia.”  El quinto capítulo está totalmente dedicado a la causa palestina que el autor, judío que no cree en el monoteísmo y se interesa en la filosofía budista, defiende desde hace décadas. En ese capítulo escribe: “El hecho de que judíos perpetren crímenes de guerra, es insoportable. Desafortunadamente en

la historia hay pocos ejemplos de pueblos capaces de sacar lecciones de su propia historia”. Estas dos frases provocaron un escándalo en círculos intelectuales y políticos franceses que calificaron a Hessel de antisemita. También bloquearon la distribución del libro en Israel. Los dos últimos capítulos son un alegato a favor de la no violencia y de la insurrección pacífica. Explica Hessel: “Estoy cada vez más convencido de que el porvenir pertenece a la no violencia, a la conciliación de culturas diferentes. Será la vía que permitirá que la humanidad pase a otra etapa”. Precisa:  “La violencia no es eficiente. El terrorismo no es eficiente. Hay que entender que la violencia da la espalda a la esperanza. Siempre hay que privilegiar la esperanza, la esperanza de la no violencia. Tanto por parte de los opresores como por parte de los oprimidos hay que aceptar la perspectiva de llegar a una negociación para hacer desaparecer la opresión. Es lo que permitirá acabar con la violencia

A lo largo de esas 30 páginas, Hessel defiende su optimismo inquebrantable. No cree ciegamente en el ser humano. Su paso por los campos de concentración lo enfrentó con el rostro más oscuro del hombre. Está consciente de la complejidad humana, pero sigue creyendo en “el progreso de la humanidad por contradictorias que sean las etapas de su evolución con sus pasos adelante y sus pasos atrás, con sus impulsos colectivos y sus logros individuales”.  Cada vez que se le reprocha ser “utopista” o “ingenuo” contesta: “El verdadero realismo es tomar la medida del potencial humano y no dejarse impresionar por las limitaciones que impone la resignación”. Lo dice y lo repite: ese optimismo se forjó en su familia, en la lucha para sobrevivir a la barbarie, y en su larga vida dedicada a grandes causas humanistas. Stephane Hessel nació en 1917 en Berlín, donde pasó los siete primeros años de su vida. Su padre, Franz Hessel, era un escritor judío que, junto con el filósofo Walter Benjamin, se lanzó en una formidable aventura literaria: traducir toda la obra de Marcel Proust al alemán. Helen Grund, su madre, tambien judía, era una hermosa intelectual berlinesa anticonformista cuya influencia fue capital en la vida de Stéphane. “Siempre que hablo de Helen, confieso lo mismo: ella fue lo más importante que me dio la vida. Un día me dijo: ‘Es preciso ser feliz y la felicidad que uno vive hay que difundirla alrededor’ (…) Aprendí a

Belga photo /Nicolas Maeterlinck

REUTERS /Stringer

Humanismo

identidades de tres enfermos que acababan de morir con las de dos oficiales británicos y un francés. El francés era Stéphane Hessel, que tomó el nombre de Michel Boitel. Ese cambio de identidad que le salvó la vida se realizó el 20 de octubre de 1944, el día de su cumpleaños. Tenía 27 años. Los demás detenidos fueron ejecutados. El doctor Ding-Schuler había aceptado ese “intercambio” porque sabía que Alemania estaba perdiendo la guerra. Buscaba “colaborar” para protegerse de futuras represalias. Hessel fue trasladado al campo de concentración de Dora y en 1945 logró escapar del tren que lo llevaba a otro campo de concentración: el de Bergen-Belsen. Después de la guerra, Hessel tuvo la “tentación” de ser escritor, pero entendió que no “tenía vocación”. Se integró al servicio diplomático. Inacabable es la lista de las responsabilidades oficiales que asumió entre 1946 y 1983, muchas de ellas en altas esferas de las Naciones Unidas. Infinitos son sus compromisos en defensa de los derechos humanos y sus luchas políticas que sigue llevando hoy con más energía que nunca. Sin lugar a dudas, la misión oficial que más lo enorgullece es la primera que le fue confiada. Durante tres años, de 1945 a 1948, trabajó en la elaboración y la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que fue adoptada por la ONU el 10 de diciembre de 1948. Junto con lo que sufrió en los campos de concentración nazis, esa experiencia lo marco de por vida y determinó el eje de su vida personal, profesional y política: defender contra viento y marea el derecho a la dignidad de cada uno de los seres humanos que pueblan el planeta. Y hacerlo hasta el último soplo de vida.

“Insurrección pacífica”


CALDERÓN Y SU GUERRA LAS VÍCTIMAS, SIN RESPUESTA