Page 1

1


2


Esta traducción fue realizada sin fines de lucro. Si el libro llega a tu país, apoya a nuestra escritora comprando su obra y promocionandola por tus redes sociales. También puedes reseñarlo por goodreads o blogs.

Traducción realizada por:

GATITAS TRADUCTORAS (Roccio y Carolina) y Compañia. Traducción:

Corrección:

Lectura Final

Diseño

Roccio.

Carolina.

Eli.

Carolina.

Lucrecia.

Roccio.

Devi.

Carolina.

Dafne. Fabiola. Estefany

Las chicas de Gatitas Traductoras, Roccio y Carolina, agradecemos enormemente la ayuda prestada a Lucrecia, Devi, Dafne, Fabiola y Estefany para poder sacar el libro tan rápido y por haberse ofrecido tan generosamente, y por tanta disposición. También a Eli por ayudarnos a hacer la lectura final. Son un amor, chicas. Muchas gracias.

3


Argumento

Capítulo 16

Capítulo 33

Cartas a Nina

Listado de Personajes

Capítulo 17

Cartas a Nina

Capítulo 48

Nota de Autora

Cartas a Nina

Capítulo 34

PARTE 7

Teserato

Capítulo 18

Capítulo 35

Capítulo 49

PARTE 1

Capítulo 19

Cartas a Nina

Cartas a Nina

Capítulo 1

PARTE 2

Capítulo 36

Capítulo 50

Capítulo 2

Capítulo 20

Capítulo 37

Cartas a Nina

Capítulo 3

Cartas a Nina

Capítulo 38

PARTE 8

Capítulo 4

Capítulo 21

PARTE 5

Capítulo 51

Capítulo 5

Capítulo 22

Capítulo 39

PARTE 9

Capítulo 6

Capítulo 23

Cartas a Nina

Capítulo 52

Cartas a Nina

Capítulo 24

Capítulo 40

Capítulo 53

Capítulo 7

Cartas a Nina

Capítulo 41

Capítulo 54

Capítulo 8

Capítulo 25

Cartas a Nina

Capítulo 55

Capítulo 9

Capítulo 26

Capítulo 42

Capítulo 56

Capítulo 10

PARTE 3

PARTE 6

Capítulo 11

Capítulo 27

Capítulo 43

Capítulo 12

Capítulo 28

Capítulo 44

Cartas a Nina

Capítulo 29

Cartas a Nina

Capítulo 13

Capítulo 30

Capítulo 45

Capítulo 14

Capítulo 31

Capítulo 46

Cartas a Nina

Capítulo 32

Cartas a Nina

Capítulo 15

PARTE 4

Capítulo 47

4


El mundo Psy-Cambiante ha experimentado una transformación asombrosa y ahora se encuentra en una intersección. El Acuerdo Trinidad promete una nueva era de cooperación entre razas y grupos dispares. Es un faro de esperanza que se mantiene unido por muchas manos: Viejos enemigos. Nuevos aliados. Solitarios recelosos. Pero un siglo de desconfianza y sospecha no puede ser olvidado tan fácilmente y amenaza con destrozar Trinidad en cualquier momento. A medida que miembros rivales disputan por la dominación, el caos y la maldad se juntan en las sombras y los gritos por ayuda de una mujer secuestradas se escucha en San Francisco, mientras el Consorcio desvía su mirada mortífera hacia la niña que es la personificación del cambio, del amor, de la esperanza desgarradora: una niña que es a la vez Psy… y cambiante. Para encontrar lo perdido, proteger lo vulnerable (y salvar Trinidad) nadie puede permanecer separado. Este es un momento de lealtad frente a la división, de que los lazos se tejan dentro del corazón y del alma, de que los héroes conocidos y desconocidos se paren junto al otro y no rompan filas. ¿Pero es acaso posible una alianza de honor con los traidores acechando en el medio?

5


En orden alfabético por nombre. Clave: SD = Lobos SnowDancer; DR = Leopardos DarkRiver; BC = Cambiantes BlackSea; RF =Leopardos RainFire Abbot: Flecha, capacidad de telepuerto, telequinético (Tk), casado y vinculado psíquicamente con Jaya. AdenKai: Flecha, telépata (Tp), vinculado psíquicamente con Zaira. Amara Aleine: Psy miembro de DR, Ex-científica del Consejo, gemela de Ashaya, mentalmente inestable. Andrew “Drew” Kincaid: Rastreador de SD, compañero de Indigo hermano de Riley y Brenna. Aneca: Niña, cambiante Rata. Annie Quinn: Miembro humano de DR, compañera y esposa de Zach, madre de Rowan. Anthony Kyriakus: Antiguo Consejero Psy, miembro de la Coalición Gobernante, jefe del Clan PsyNightStar, padre de Faith, Tanique y Marine (muerta). Ashaya Aleine: Psy miembro de DR, Ex-científica del Consejo, emparejada a Dorian, madre de Keenan, gemela de Amara. Ava: SD, emparejada con Spencer, madre de Ben. Bastien Smith: DR, emparejado con Kirby, a cargo de los activos financieros de DR, hermano de Mercy, Sage y Grey. Ben: Lobezno SD, hijo de Ava y Spencer. Bowen “Bo” Knight: Jefe de Seguridad de la Alianza Humana (y el verdadero líder), hermano de Lily. Brenna Kincaid: Técnico de SD, emparejada con Judd, hermana de Riley y Andrew. Carolina: Niña Flecha. Clara Alvarez: Encargada de Haven, ex Psy Justicia (J). Clay: Centinela DR, emparejado con Talin, hijos adoptivos: Noor y Jon.

6


Coalición Gobernante: Formada después de la caída del Silencio y del Consejo Psy; compuesto por Kaleb Krychek, Nikita Duncan, Anthony Kyriakus, Ivy Jane Zen por el Colectivo Empático, y el Escuadrón Flecha. Cooper: Teniente SD, emparejado con Grace. Consejo (o Consejo Psy): El anterior Consejo gobernante de la raza Psy, ya no existe. Cruz: Niño Olvidado. Desiree (Dezi): Soldado de Alto Nivel DR. Devraj “Dev” Santos: Líder de los Olvidados, casado y vinculado psíquicamente con Katya Haas, guardián de Cruz. Dorian: Centinela DR, emparejado con Ashaya, padre de Keenan. Elias (Eli): Soldado de Alto Nivel SD, emparejado con Yuri, padre de Sakura. Emmett: Soldado de Alto Nivel SD, emparejado y casado con Ria, padre de Mialin Corrina. Ena Mercant: Psy, matriarca del grupo familiar Mercant. Evie Riviere: SD, hermana de Indigo. Faith NightStar: Psy miembro de DR, cardinal dotada de Clarividencia (C), emparejada a Vaughn, hija de Anthony, hermana de Tanique, prima de Sahara. Grace: Técnico SD, emparejada con Copper. Hawke Snow: Alfa SD, emparejado a Sienna. Indigo Riviere: Teniente SD, emparejada a Andrew, hermana de Evie. Ivy Jane Zen: Presidenta del Colectivo Empático, casada y vinculada psíquicamente con Vasic Zen. Jamie: Soldado Superior DR. Jason: Médico en entrenamiento DR. Jaya: Empática, casada y vinculada psíquicamente con Abbot. Jojo: Cachorra RF. Jonquil “Jon” Duchslaya: Adolescente Olvidado, miembro de DR, adoptado por Clay y Talin. Judd Lauren: Teniente de SD, Psy, emparejado a Brenna, tío de Sienna, Toby y Marlee, hermano de Walker. Julian: Cachorro DR, gemelo de Roman, hijo de Nathan y Tamsyn. Kaleb Krychek: Cardinal Tq, parte de la Coalición Gobernante, psíquicamente unido a Sahara Kyriakus. Katya Hass: Psy, antigua asistente de Ashaya Aleine, casada y vinculada psíquicamente con Devraj Santos, guardián de Cruz. Keenan Aleine: Miembro Psy de DR, niño. Kirby: DR, emparejada con Bastien, cambiante lince. Kit: Soldado DR, hermano de Rina.

7


Lara: Sanadora SD, emparejada a Walker, está criando a Marlee y Toby con Walker. Leiva Savea: BC, bióloga marina. Leon Kyriakus: Psy-M, padre de Sahara. Lily: Alianza Humana, hermana de Bowen. Lucas Hunter: AlfaDR, emparejado con Sascha, padre de Naya. Malachai: BC, Teniente. Marlee: Miembro Psy de SD, hija de Walker, prima de Sienna y Toby. Max Shannon: Humano, Jefe de Seguridad de Nikita Duncan, casado con Sophia Russo. Mercy Smith: Centinela DR, emparejada a Riley, hermana de Bastien, Sage y Grey. Miane Levèque: Alfa de BC. Ming LeBon: Ex-Consejero Psy, genio militar, telépata cardinal (Tp). Nathan “Nate” Ryder: Centinela Superior DR, emparejado con Tamsyn, padre de Roman y Julian. Naya Hunter: Cachorra DR, hija de Sascha y Lucas. Nikita Duncan: Ex-Consejera Psy, forma parte de la Coalición Gobernante, madre de Sascha. Noor Hassan: Miembro Olvidado de DR, adoptado por Clay y Talin. Pax Marshall: Psy, Jefe del Grupo Marshall. Remi: Alfa RF. Ria: Miembro humano de DR, emparejada y casada con Emmett, asistente administrativa ejecutiva de Lucas, madre de Mialin Corrina. Riaz Delgado: Teniente SD, en una relación de largo plazo con Adria. RileyKincaid: Teniente SD, emparejado con Mercy, hermano de Andrew y Brenna. Rina: Soldado DR, hermana de Kit. Roman: Cachorro DR, gemelo de Julian, hijo de Nathan y Tamsyn. Olvidados: Los Psy que desertaron de la PsyNet en los albores del Silencio y se entremezclaron con la población humana y cambiante. Sahara Kyriakus: Psy (designación sin clasificar), unida psíquicamente a Kaleb Krychek, sobrina de Anthony Kyriakus, prima deFaith. Sakura: Lobezna SD. Samuel Rain: Psy, genio, ingeniero robótico que desarrolló la biofusión experimental. Sascha Duncan: Psy miembro de DR, empática cardinal (E), emparejada a Lucas, madre de Naya, hija de Nikita. Sienna Lauren: Psy miembro de SD, posee habilidades psíquicas letales (X), emparejada a Hawke, hermana de Toby, sobrina de Judd y Walker.

8


Silver Mercant: Psy, asesora superior de Kaleb Krychek, a cargo de la red mundial de emergencia de respuesta rápida que se extiende por las tres razas. Sophia Russo: Ex Psy-J, casada con Max Shannon, asesora superior de Nikita Duncan. Stefan: Tq, comandante de la estación en el fondo del mar, Alaris. Talin (Tally): Miembro humano de DR, emparejada con Clay, hijos adoptivos: Noor y Jon. Tamsyn “Tammy” Ryder: Sanadora DR, emparejada a Nathan, madre de Roman y Julian. Tamique Gray: Psicométrico, hijo de Anthony, hermano de Faith. Tavish: Niño Flecha. Tejian: Alfa Rata. Toby Lauren: Miembro Psy de SD, hermano de Sienna, sobrino de Judd y Walker, primo de Marlee. Vasic Zen: Flecha, teletransportador (Tk-V), casado y vinculado psíquicamente con Ivy Jane Zen. Vaugh: Centinela DR, emparejado con Faith, cambiante jaguar. Walker Lauren: Psy miembro de SD, emparejado a Lara, padre de Marlee, tío de Toby y Sienna, hermano de Judd. Xavier Pérez: Humano, padre, amigo de Judd y Kaleb. Yuki: SD, abogada, emparejada con Elias, madre de Sakura. Yuri: Flecha, telépata (Tp). Zach: Soldado DR, emparejado y casado con Annie, padre de Rowan. Zaira Neve: Flecha, telépata (combate), emparejada psíquicamente con Aden. Zane: Segundo al mando de las Ratas. Zie Zen: Psy anciano, bisabuelo de Vasic.

9


Queridos lectores: Gracias por acompañarme en este viaje dentro del mundo de los PsyCambiantes. Ha sido un viaje salvaje e impredecible, ¿verdad? Me he divertido mucho, y con cada historia nueva, me he enamorado cada vez más de este mundo y de los personajes que viven en él. Fragmentos de esperanza cierra lo que creo fue el primer arco, o la primera temporada, de la serie, a la vez que también abre la segunda temporada. Sin embargo, antes de sumergirnos por completo en el próximo arco, quiero mirar hacia atrás y ver lo lejos que ha avanzado este mundo y sus personajes desde La Noche del Cazador. No solo eso, sino que quiero explorar las innumerables conexiones que unen a estos personajes tan diversos. Al escribir este libro, lo difícil no fue cómo traer a los personajes para que todos tuviesen la oportunidad de brillar, sino dónde; porque nunca se trata de una simple conexión. Cada uno de los personajes está conectado a muchos otros a través de vínculos de la manada, o amistad, o sangre, o lealtad, y por supuesto, de amor. Así que este libro, aunque continúa la línea de la historia de los PsyCambiantes (porque nada se queda estático en este mundo), también es un paseo a través de las vidas interconectadas de muchos de los personajes que se han vuelto importantes para nosotros por los libros y las novelas pasadas. Con un elenco tan grande, no todos recibieron una mención o una parte en las páginas de cada libro (¡imagínate lo largo que sería el libro si eso sucediera!), pero en esta historia, recibiremos una actualización de una gran cantidad de gente. Incluso así, no todo lo que quise agregar logró llegar a este libro, así que compartiré más de una escena borrada en el newsletter en los próximos meses. Pueden suscribirse al newsletter gratis en mi página web: nalinisingh.com. Espero que disfruten Alianza de honor, y celebremos por el próximo libro y por la segunda temporada de la serie Psy-Cambiantes. Nalini.

10


1

Traducido por Roccio.

NADIE PODRÍA HABER predicho que este momento llegaría. Y, mientras el reloj avanza en el 2082, nadie sabe lo que está por venir. El mundo ha cambiado de incontables maneras desde el día en que una empática cardinal se sentó frente a un cambiante alfa, la empática tratando de ocultar sus emociones, el alfa tratando de ver bajo su piel. Ha habido guerra, destrucción, amor desgarrador. Lealtades han sido probadas. Una forma de vida cambió por completo. La sangre se ha derramado a medida que los que se aferran al poder acaban con vidas inocentes. Soldados han muerto. Niños han nacido. Lazos se han formado. Corazones se han entrelazado. Enemistades antiguas han sido olvidadas y hay una paz frágil, y el mundo se encuentra en una encrucijada crítica. ¿Resistirán los lazos? ¿O reinará el caos?

1

Teseracto o Hipercubo es una figura cerrada, compacta y convexa. En el contexto de literatura, es como el dicho “Un circulo perfectamente cerrado”.

11


Parte 1

12


Traducido por Roccio.

LUCAS HUNTER, ALFA de los leopardos DarkRiver, terminó la llamada por el comunicador con un toque de su dedo índice en la pantalla. La acción exteriormente tranquila contrastaba con su actual estado de ánimo: su mandíbula era una línea sombría, sus garras empujaban desde el interior de su piel a la vez que su pantera negra gruñía en su interior. Todavía estaba luchando contra el impulso de liberar ese gruñido cuando uno de sus centinelas asomó la cabeza en la habitación. Esa habitación era la oficina privada de Lucas en la sede de la manada en Chinatown, desde donde dirigían sus innumerables empresas comerciales. Con cabello de un tono negro y ojos de un intenso verde oscuro contra el marrón de su piel, sus hombros sólidos, Clay era oficialmente el Supervisor en Jefe de Construcción en DarkRiver, pero antes de eso, era uno de los miembros de mayor confianza de la manada, un hombre que sabía que siempre lo respaldaría. Hoy, el centinela estaba vestido como si planeara ir a una obra, los pantalones negros de un material resistente apropiado para el ambiente al aire libre y su camiseta de un verde vibrante con el logo de Construcciones DarkRiver en blanco en la parte superior. –Jon y sus amigos encontraron algo por el muelle –dijo cuando habló. Lucas frunció el ceño, no estando de ánimo ese día para travesuras juveniles. –¿Por qué no están en la escuela? –Medio día libre. Habrá una especie de conferencia nacional de maestros. –La manga derecha de la camiseta de Clay se levantó mientras sujetaba su mano contra la jamba de la puerta, dejando al descubierto las marcadas líneas del tatuaje que imitaban las marcas de cazador en el lado derecho de la cara de Lucas. Lucas había nacido con esas marcas dentadas y primitivas que lo identificaban como un cazador cambiante, aquellos que nacen con la capacidad de localizar y ejecutar los

13


cambiantes que se volvían salvajes, quienes se sumergen por completo en el lado animal de su naturaleza. Sin embargo, a diferencia de los animales salvajes, no se podía permitir que los cambiantes salvajes vagaran libres, porque a pesar de su piel de animal, ellos no eran animales. Los salvajes siempre iban detrás de las personas que habían amado cuando estaban completos, era como si una parte de ellos les recordara lo que fueron una vez y envidiara a sus compañeros de manada y amantes por aún vivir esa vida. Lucas no ha tenido que ejecutar a un salvaje por más de siete años, y esperaba que eso se mantuviera por otros siete años y más. Ningún alfa quería matar a su gente. El tatuaje de Clay denotaba algo muy diferente; como el resto de los centinelas de DarkRiver, él se hizo el tatuaje como un símbolo silencioso de su lealtad hacia Lucas. Esa lealtad era una verdad que él nunca daba por sentado. Un alfa que no valoraba el respeto de esos hombres y mujeres fuertes no debería ser alfa. –De cualquier manera, voy a ver qué pasa –dijo ahora Clay–. Los chicos sonaban preocupados. –Iré contigo. –Lucas rodeó su escritorio, encogiendo sus hombros hacia atrás para aflojar los músculos que se habían puesto rígidos desde el inicio de la llamada por el comunicador–. Me haría bien tomar aire fresco. ¿Quieres caminar? –No estaban muy lejos del muelle. Clay echó un vistazo al pesado reloj negro atado a su muñeca izquierda. –Mejor conducir. Tengo que ir a vigilar la construcción de una obra dentro de una hora. –Entonces regresaré caminando para que puedas dirigirte a la obra después que hablemos con los chicos. –Sacando su teléfono, Lucas envió un mensaje mientras salían del edificio y se subían en un vehículo de la manada. La respuesta que hizo zumbar su teléfono treinta segundos más tarde ayudó a calmar su tensión salvaje. Al igual que lo hicieron las emociones que lo besaron a través de su vínculo de pareja con Sascha. Nada calmaba más rápido a su pantera que su toque. Y aunque ella era una mujer que podía curar las heridas emocionales, y su don empático era un regalo, sabía que no estaba tratando de manipularlo o influenciarlo. Era el propio amor de Sascha lo que le relajaba, junto con el conocimiento de que ella y su hija estaban sanas y salvas.

14


A su lado, Clay se mantuvo en silencio hasta después que salieron de la sede. Ese silencio no contenía los matices emocionales oscuros que una vez había tenido, el centinela grande y musculoso, estaba simplemente tranquilo. “Una piscina de silencio”, le dijo la compañera de Lucas hace poco, las estrellas blancas sobre el negro de su mirada cardinal iluminadas con las chispas de colores que aparecían solo en los ojos de los empáticos. “Pero no está vacía. Clay está tan tranquilo, tan centrado, y tan, tan, feliz que siento una paz inmaculada cuando estoy a su lado”. Clay no siempre fue así. Él entró en DarkRiver como un chico de dieciocho años de edad, fuerte pero indisciplinado, que nunca antes había sido parte de una manada, ni siquiera había conocido a otro leopardo cambiante en toda su existencia. Más que eso, él había pasado años en detención juvenil. Eso lo dejó enojado, perdido y agresivo, un gato grande y peligroso que no tenía idea de cómo manejar su fuerza o la furia que lo embargaba. Fue Nathan, el centinela de más alto rango de DarkRiver, quien encontró a ese chico perdido y lo arrastró hacia DarkRiver. Pero fue Clay quien hizo el trabajo duro para convertirse en un centinela, ganando su lugar al lado de Lucas. En su parte emocial, todavía estuvo roto por un largo tiempo, siendo sus deberes con DarkRiver y su lealtad a Lucas y los otros centinelas lo único que le impedía rendirse a sus demonios. Después llegó Talin. Al emparejarse con ella, y adoptar a Jon y a Noor, Clay en verdad había dejado la soledad atrás y el dolor de su pasado. –¿El Acuerdo Trinidad? –El centinela miró a Lucas antes de retornar su atención a la carretera. Bajando la ventana del lado del pasajero, Lucas dio unos golpecitos con los dedos sobre el borde de la puerta. –Sí y no. El acuerdo mundial e innovador de cooperación se puso en práctica en un período increíblemente corto, gracias a la existencia del Consorcio. El oscuro grupo que tenía como objetivo desestabilizar el mundo, a fin de aprovechar el caos, había terminado teniendo el efecto contrario cuando las distintas partes dispares comenzaron a hablar y se dieron cuenta que tenían un enemigo común. Por desgracia, a pesar que Trinidad era un activo fundamental en la lucha para

15


conseguir un mundo estable, la velocidad con la que fue ensamblada dio como resultado más de un vacío crítico. El hecho que la rapidez hubiese sido inevitable no significaba que los problemas resultantes no fueran todavía un dolor en el culo. Sobre todo porque, con la tinta apenas seca en los nombres de los primeros firmantes, Trinidad no tenía una estructura administrativa, lo que significaba que todo estaba siendo manejado de acuerdo a como surgieran las necesidades. Pero eso no era lo que causaba que un gruñido se estuviera construyendo en la parte posterior de la garganta de Lucas, su pantera volviendo a enfurecerse con actitud protectora y agresiva al recordar la llamada por el comunicador. –Aden llamó para pasar algo de información –dijo él, refiriéndose al líder del Escuadrón Flecha. Asesinos y soldados de operaciones encubiertas sin comparación, los letales hombres del saco de la raza Psy que se habían convertido finalmente en silenciosos héroes. Fue Aden quien puso en movimiento Trinidad. Clay le lanzó otra mirada rápida. –Tus garras están fuera. –Mierda. –Lucas las retrajo con un consciente esfuerzo de voluntad, y luego apartó su cabello lejos de sus ojos; ya las hebras negras llegaban a su nuca. Él habría tenido que cortarlo más, pero Sascha amaba pasar sus dedos a través de él. Aunque podía usar una piel humana a veces, también era en muchos sentidos un gato, no iba a hacer nada para reducir sus posibilidades de ser acariciado. Por desgracia, esos pensamientos placenteros no estaban en su mente en ese momento. –La gente de Aden recogió charlas sobre Naya en los canales recónditos de la PsyNet. –Sascha había explicado que la red psíquica que conectaba a todos los Psy en el planeta, a excepción de los renegados, era como un depósito gigante de conocimiento. Fluida y tan grande que nadie podría conocer cada parte de ella. No obstante, las Flechas vigilaban sus pasajes oscuros. Ya fueran héroes o no, alguien todavía tenía que cazar a los monstruos que rondaban la PsyNet, las mentes retorcidas que solo deseaban asesinar y hacer daño. Porque a pesar de más de un siglo de frialdad sin emociones que había tenido la intención de borrar la inestabilidad mental y convertirlos en una raza sin fallos, los Psy todavía poseían un número anormalmente alto de asesinos en serie. Solo las Flechas tenían la fuerza y la habilidad para derrotar a esos monstruos sanguinarios.

16


–¿Por qué hay extraños hablando de tu cachorra? –La pregunta de Clay fue un gruñido–. Nada sobre Naya es su puñetero asunto. –Exacto. –Los impulsos de protección de Lucas siempre han sido violentos. En parte se debía simplemente a quién era él, nació con el potencial de ser alfa y eso incluía un poderoso instinto de protección. En su caso, ese instinto fue afinado hasta el filo de una navaja por el horror del ataque que sucedió en su niñez y que dejó a su madre muerta, a su padre herido con gravedad, y a Lucas prisionero de una manada enemiga. Joven y débil y con el corazón destrozado por haber visto morir a su madre delante de él, luchó desesperadamente para escapar de sus ataduras, salvar a su padre. Y había fallado. Sin embargo, ese chico no había existido por mucho tiempo. Ahora Lucas era un hombre. Un alfa bautizado en sangre. Él le arrancaría los brazos a quien se atreviera a tocar un pelo en la cabeza de cualquiera de las personas bajo su protección. –Aden no tenía demasiados detalles –le dijo a Clay–, señaló que los locutores no hicieron referencias especificas del nombre de Naya, pero ellos mencionaron a un niño Psy-Cambiante con un padre leopardo, lo que no lo hace necesario. En este instante, solo existía un niño en el mundo que tenía padres Psy y cambiantes: Nadiya Shayla Hunter. Naya. La hija traviesa, feroz e inteligente de Lucas y Sascha, que en un par de semanas cumpliría un año. Con menos de un año de vida y ella ya había cambiado a Lucas en un nivel fundamental. Ahora comprendía por qué su padre falleció en paz. Carlo Hunter había luchado junto a su amada compañera, Shayla, para proteger a su hijo, y luego, luchó contra el dolor agonizante de perderla y los efectos de la tortura brutal el tiempo suficiente para que la manada llegara. Pero a pesar de sus lesiones masivas, él dejó este mundo en paz. La muerte no significa nada cuando su hijo estaba a salvo. –¿Crees que podría ser solo curiosidad? –preguntó Clay. El centinela estaba claramente luchando para mantener su respiración pausada, sus manos flexionándose en el volante–. Ahora que el Silencio ha caído y los Psy son libres de sentir emociones, tener relaciones, ellos tienen que estar pensando en el futuro. Naya es un símbolo vivo de ese futuro. –No. –Incluso si hubiera sido solo curiosidad, a Lucas todavía no le gustaría que extraños estuvieran hablando de su hija, un porcentaje peligroso de ellos

17


estaban virulentamente contra la caída del Silencio y la “disolución” de la “perfección” Psy, pero esto era muchísimo peor–. Aden dijo que su gente escuchó menciones de “pureza” en la conversación. –No a todo el mundo le gustaba el cambio, en especial cuando ese cambio desafiaba la visión completa de su propia raza como superior. –Mierda. –La voz de Clay fue dura–. Pensé que Psy Puro estaba muerto. –Lo están. –El violento grupo pro-Silencio fue cazado hasta dejar de existir–. Pero sus ideas aún están flotando alrededor, siendo absorbidas por mentes amenazadoras y fanáticas. No hay pruebas, pero es probable que el Consorcio esté estimulando ese guisado rancio. –¿Qué mejor forma de desestabilizar el mundo que fomentando con astucia el odio entre las razas? Después de todo, esa era una táctica que ellos ya habían intentado en una escala más grande. –Eso tenía que suceder –dijo Clay inesperadamente–. Con los Es de repente volviéndose tan poderosos, tiene que haber un jodido montón de resentimiento latente en la mente de la gente que antes se consideraban los mejores. De la nada, todos estos Psy "inferiores" están siendo tratados como héroes. Lucas asintió. Su propia compañera dotada una vez se había llamado a sí misma defectuosa, y fue enseñada a verse de esa manera. –La gente de Aden solo captó fragmentos, pero en definitiva hubo mención del hecho de que la madre de Naya es una E, y una discusión sobre cómo atraparlas a ambas. –Apretando los puños, se obligó a pensar–. Voy a revisar todos los protocolos de seguridad en torno a Naya y Sascha. Él sabía que tendría el completo apoyo de Sascha; su compañera podría irritarse con algunas de las precauciones de seguridad que debía seguir como resultado de ser la mitad de la pareja alfa de DarkRiver, pero estaba completamente a bordo con cualquier medida de seguridad cuando se trataba de su cachorra. Si acaso, Sascha era incluso más protectora que Lucas, quien a menudo tenía que recordarle que Naya era una leopardo cambiante, que necesitaba más libertad que un ser humano o un niño Psy de la misma edad. A los gatos no les gustaba ser enjaulados. Ni siquiera a los pequeños gatos con huesos frágiles y suaves manos de bebé. «Recuerda eso» –se ordenó–. «No permitas que el enemigo te obligue a tomar una posición donde seas la causa del daño de tu propia hija».

18


SASCHA mantuvo un firme control sobre su preocupación después del mensaje de Lucas alertándola de la peligrosa charla en la PsyNet sobre Naya. Era difícil porque sabía con exactitud la clase de mentes peligrosas que se ocultaban en los rincones oscuros de la Red y cuán violentamente algunas de esas mentes despreciaban la naturaleza primitiva de la raza cambiante. Para ellos, la preciosa hija de Lucas y Sascha sería una abominación. Furia se revolvió en su intestino. –¡Mamá! Poniendo su ira bajo control con un duro esfuerzo de voluntad, Sascha apretó su agarre en las manos de Naya mientras su bebé caminaba delante de ella. La hija de ojos verdes de Lucas y ella tenía un buen equilibrio para su edad y una terca determinación por caminar, pero todavía era pequeña y el suelo del bosque no era exactamente plano, por lo que Sascha estaba ayudándola a mantener su posición vertical. Aunque Naya ya había tomado una vez un descanso de caminar. No obstante, en ese instante, sus diminutos dedos se agarraban con firmeza a las manos de Sascha, su piel suave y su color de un dorado marrón miel. Una mezcla de la miel oscura de Sascha y el oro apagado de Lucas. Anglo-indio, japonesa, irlandesa, italiana, y otras más, Naya tenía una herencia genética muy hermosa y complicada. –¡Naya! –respondió con el mismo tono encantado, causando que su hija riera sonoramente, con su risa especial. Naya, Julian, Roman y ella caminaban los últimos metros de una sección de la frontera del territorio DarkRiver en Yosemite, después de haber llegado manejando desde el nido; la tierra había sido designada una zona de juegos para los encuentros regulares que los cachorros DarkRiver empezaron a tener con los niños Flecha. Las sesiones en un inicio fueron destinadas para enseñar a los niños Flecha a cómo jugar porque, antes que Aden tomara el control del Escuadrón, a ellos le sofocaron su inocencia a favor de la formación que trataba de convertirlos únicamente en asesinos despiadados. Esos encuentros se transformaron con rapidez en un intercambio fascinante: Los niños cambiantes y humanos enseñaban a los jóvenes Flecha a reír y a divertirse, mientras que los niños Flechas hacían que sus compañeros de juego más

19


salvajes se detuvieran y pensaran con más frecuencia de lo que hubiesen hecho en otras circunstancias. Pero lo mejor eran las amistades que empezaban a formarse, con los niños hablando entre ellos a través de llamadas por el comunicador entre las sesiones. La manada colocó trepadores así como columpios en la zona, aunque también era un campo abierto para el juego no estructurado. No muchos seres humanos que no pertenecían a la manada vivían por este camino, pero los pocos que lo hacían sabían que eran bienvenidos a utilizar el equipo y a unirse en el grupo de juego. –Chicos. Julian y Roman se congelaron donde correteaban más adelante, dos pequeñas estatuas en pantalones vaqueros y camisetas. Los labios de Sascha se torcieron. Le tomó su tiempo aprender ese tono, pero era muy eficaz para conseguir que su dosis preferida de doble problema prestaran atención. Los chicos de Tamsyn fueron los primeros niños cambiantes que Sascha conoció, y los adoraba por completo, era culpable de malcriarlos. Pero también había aprendido a disciplinarlos a medida que crecían. No porque fueran traviesos de una mala manera, sino porque ambos tenían personalidades fuertes y necesitaban entender que en este momento, Sascha era la jefe cuando estaban a su lado. Las reglas de la jerarquía de la manada existían por una razón, y para los cachorros DarkRiver, estas existían para darles una base sólida sobre la que apoyarse. Si no existía confusión, no existía el miedo. Solo un lugar seguro donde podían flexionar sus propias fuerzas y desarrollar sus personalidades. Curiosamente, el tono también parecía funcionar con el gato doméstico de los muchachos, Feroz, que, gracias a la férrea defensa de Roman y de Julian de su mascota, tendía también a pensar en sí mismo como un leopardo gigante. Sin embargo, hoy Feroz se quedó en casa, así que Sascha tenía que manejar solo a los gemelos, los cuales estaban ya en su primer año en la escuela. –Pueden moverse ahora, pero permanezcan cerca –dijo al acercarse a las dos estatuas adorables, con Naya aún aferrada en sus manos. Estas sesiones de juego solo funcionarían a largo plazo si todo el mundo se sentía seguro. Las Flechas eran Flechas porque nacieron con habilidades psíquicas letales. Las Flechas adultas que ayudaban a supervisar estas sesiones extendían sus propios escudos impenetrables para abarcar la mente de los jóvenes Flecha, para

20


que los niños no pudieran atacar por accidente y se sintieran libres de jugar sin preocuparse de perder el control sobre sus poderes mortales. Independientemente de eso, Sascha siempre añadía también una capa de protección sobre las mentes de los niños humanos o los cambiantes en el grupo de juego. A diferencia de la mayoría de los seres humanos, los cambiantes tenían fuertes escudos naturales, pero no tenía sentido correr riesgos. Por lo general, Ashaya asistía también, y entre ambas podían cubrir todo el grupo. Las raras ocasiones en que la científica no lo hacía, Faith intervenía. A diferencia de Sascha y Ashaya, la clarividente no tenía un niño, pero ella amaba jugar con los niños y siempre estaba dispuesta a ayudar. Y puesto que Faith podía crear ilusiones hiperrealistas que fascinaban a los niños, ella era una visitante popular. Hoy, Sascha llegó a la zona de juegos para encontrar que ambas mujeres estaban allí. La rica piel marrón de Ashaya brillaba en la luz del sol, sus hermosos rizos salvajes bien contenidos en una trenza. Esos rizos eran de color marrón oscuro a primera vista, pero contenían muchos matices, desde negro puro hasta hilos de oro. La mujer llevaba pantalones vaqueros y una sudadera gigante de la Universidad de Berkeley que parecía que pertenecía a su compañero. A su lado, Faith chocó la mano del hijo de Ashaya, Keenan, de seis años y medio, antes que él se fuera a jugar. Aunque las Flechas aún no habían llegado, varios cachorros DarkRiver, así como dos de sus amigos humanos que no eran de la manada, ya estaban escalando por las estructuras para trepar. El medio día escolar permitió una sesión de juego más larga, y resultaba claro que los niños estaban encantados con la idea. Las Flechas tenían su propia escuela, pero imitaron felizmente el descanso de media jornada. –¿Podemos ir a jugar, Sascha querida? –preguntó Julian, su expresión traviesa le golpeó justo en el corazón. –Sí, pueden, señor Ryder. Su respuesta solemne hizo reír a los gemelos tan fuerte que sus ojos se volvieron del dorado verdoso de sus leopardos, antes que Julian le tendiera una mano a Naya a la vez que Roman hacía lo mismo a su otro lado. –¡Vamos, Naya! Naya agarró las manos de los chicos al mismo tiempo en una hazaña impresionante de coordinación y se fueron.

21


–Para dos muchachos tan enérgicos –le dijo Sascha a Faith y a Ashaya–, son increíblemente pacientes con ella. –Mientras miraba, los gemelos levantaron a Naya en un columpio apropiado para niños y se aseguraron de que ella estuviera segura. Naya movía sus piernas, feliz. –Lo son –concordó Ashaya con una sonrisa mientras continuaba vigilando a los niños–. Parte de ello es por su personalidad, pero también es un testimonio de cómo están siendo criados y cómo DarkRiver como manada cría a sus niños. –Ella frunció el ceño cuando una niña humana casi resbaló, solo para ser sujetada por un cachorro que se movió con rapidez–. Maureen tuvo que llevar a su bebé al médico –dijo en referencia a una de las vecinas humana de DarkRiver–. Ella nos pidió que vigiláramos a sus dos niñas. Sascha ya había extendido automáticamente sus escudos para respaldar a Faith y a Ashaya, teniendo especial cuidado en proteger a los niños humanos. Sus mentes eran incluso más vulnerables que la de los jóvenes cambiantes. –Las tengo. –Amo esto. –Vestida con un suéter delgado con cuello V de color azul intenso que realzaba el rojo oscuro de su cabello y se veía hermoso contra su piel cremosa, Faith se encaramó en un banco que los niños utilizaban como un obstáculo para saltar o trepar, y también como una casa club para jugar debajo, o para cualquier otra cosa que su imaginación les permitiera–. Hay tanta promesa aquí, tanta luz. Los pálidos ojos azul grisáceo de Ashaya se encontraron con la luz de las estrellas cardinales de Faith. –Sé exactamente a qué te refieres. Los niños no tienen concepto de la raza o la guerra o diferentes ideologías políticas. Ellos solo saben diferenciar un buen amigo de uno malo. Un motor de un coche sonó, débil pero lo bastante inesperado para que Sascha instintivamente mirara hacia el camino. Por supuesto, no podía ver nada a través de los árboles, pero sintió un toque telepático poco después. La mente era familiar, fría, en control y poderosa: Judd Lauren, ex Flecha, poderoso telequinético y actual teniente de SnowDancer. Preguntándose por qué había conducido desde la guarida de los lobos en la alta cordillera de Sierra Nevada, Sascha respondió a su contacto telepático con una pregunta.

22


–¿Has venido a ver cómo manejamos esta sesión? –Hasta la fecha los SnowDancer en su mayoría han estado involucrados con los Flecha adolescentes mayores para que tuviesen citas, pero sabía que habían estado hablando sobre crear un grupo de juego. –Traje a Marlee conmigo –respondió el teniente–. Ella tiene curiosidad de si aquí hay algún niño Psy de su edad con el que pueda jugar juegos telepáticos. Toby juega con ella pero sabe que él le deja ganar. Sascha no pudo evitar sonreír ante la mención del hermano de Marlee y sobrino de Judd, un niño dulce que acababa de cumplir trece años de edad, con un ligero don empático y un corazón generoso. –La mayor parte de este grupo son más jóvenes, pero tengo un número de contacto de Vasic. Déjame verificar si él conoce de un niño que disfrutaría tener un compañero de juegos telepáticos que no sea Flecha. Vasic y ella habían terminado su conversación en el momento en que Judd llegó con Marlee. El pelo rubio rojizo de la niña de diez años de edad, estaba sujeto en una sola trenza a un lado de su cabeza; estaba vestida con pantalones de lona negros adecuados para el aire libre, junto con una camiseta azul claro con la imagen de una alegre margarita amarilla y blanca. Con su rostro iluminado al ver a Sascha, la sobrina de Judd corrió a abrazarla. El trabajo de Sascha de ayudar a Toby a manejar el componente empático de sus habilidades, significaba que era una visitante mucho más regular en la guarida del lobo que la mayoría de sus compañeros de manada. Se sentía como si conociera a todos los niños SnowDancer. –Hola, cariño. –Abrazó estrechamente a la niña–. Conoces a Faith y a Ashaya, ¿verdad? –Hola –dijo Marlee con una sonrisa, aunque permaneció escondida en contra de Sascha. –¡Marlee! –La llamó Keenan, desde su posición privilegiada en la parte superior del muro de escalada. Marlee saltó a hablar con el chico más joven. Como todos los niños que crecían en una manada, ella estaba acostumbrada a tener amigos de diferentes edades. A medida que crecía, se esperaba que cuidara a las crías o ayudara a los ancianos que lo solicitaran, por lo que los lazos de la manada seguirían formándose entre jóvenes y mayores.

23


Era extrañamente similar a cómo funcionaban los grupos familiares Psy, al menos en términos de la continuidad entre generaciones. Según sus registros de educación, su abuela materna, Reina Duncan, jugó un papel en la supervisión de su desarrollo cuando Sascha era más joven. Esa supervisión fue distante, según la posición de Reina como cabeza de la familia Duncan. También se detuvo mucho antes de la muerte de Reina, cuando Nikita se convirtió en el poder detrás del trono. Siendo sincera, Sascha no estaba segura de que su madre no hubiera manipulado las cosas desde el principio, pero Reina fue quien firmó sus primeros registros escolares y de condicionamiento. Tal vez no fuera una familia como los cambiantes la conocían, pero también era familia. Estaba pensando en las otras similitudes que existían entre las razas cuando Vasic comenzó un telepuerto con los niños Flecha, entre ellos una niña y un niño de la edad de Marlee. A excepción de los tres últimos quienes, vigilados por Judd, cautelosamente se asentaron junto a un árbol para jugar juegos psíquicos que Sascha sabía fueron diseñados para aumentar la agilidad y la habilidad telepática, todos los niños habían jugado juntos con anterioridad. Como resultado, no tomó tiempo para que se unieran en los juegos que ya estaban en progreso. En la actualidad, el escuadrón no tenía ningún niño tan joven como Naya, y su acostumbrado compañero de juegos de dos años de edad de la manada tuvo que ir a un chequeo con su sanador hoy. Pero la bebé de Sascha nunca estuvo sola. Los niños se turnaron para empujarla, y un dulce niño Flecha de tres años de edad, con las mejillas rojas regordetas y rizos de color marrón claro se subió en un columpio cercano con la ayuda de Vasic, y después pareció empezar una seria conversación con Naya. Sascha podía sentir la felicidad de su cachorra. Pronto, Naya trató de llegar a su nuevo amigo usando sus habilidades telepáticas, pero Sascha le recordó con suavidad que primero tenía que pedir permiso, y luego le enseñó cómo. Al mismo tiempo que hacía eso, estaba monitoreando a los otros niños bajo su cuidado para detectar cualquier signo de malestar. No solo en términos de una herida psíquica accidental, sino porque era una empática, ella ya no podía evitar velar por su bienestar emocional más de lo que podía dejar de velar por la salud física. Fue diez minutos después que se dio cuenta del jaleo en el partido de fútbol en curso en el campo al lado del equipo de juego.

24


Un cachorro en forma de leopardo al parecer había cortado el trasero de un niño Flecha, que debió haber atacado psíquicamente, por la forma en que el niño Flecha de repente se quedó paralizado y se veía pálido mirando al joven Flecha que debió haber contenido el ataque antes de que causara algún daño. La mirada azul de Abbot encontró la de Sascha y Ashaya a su vez. ¿Qué hago ahora?, parecía preguntar. –Yo me encargo de esto. –Ashaya se acercó a los dos malhechores y señaló un punto debajo de un árbol. Ambos niños caminaban con dificultad, con la cabeza hacia abajo. Ashaya les hizo sentarse allí, lejos de los juegos, con solo los dos como compañía, durante quince minutos. Después hizo que el cachorro se disculpara por morder, no sin antes pedirle que cambiara para que el niño Flecha le entendiera. –Está todo bien –dijo el niño Flecha con una generosidad que de inmediato provocó que el cachorro DarkRiver sonriera–. Debería haber pensado antes de actuar. Eso es lo que el maestro dice que debo hacer. Pude haberte herido. –Se supone que no debo morder –confió el cachorro en un susurro avergonzado–. Mis dientes son muy fuertes. El niño Flecha asintió con la cabeza, viendo claramente la similitud. –Buenos chicos. –Ashaya los abrazó a ambos antes de liberarlos para que fueran a jugar, lo que hicieron juntos. Mientras tanto, Naya estaba divirtiéndose hablando telepáticamente con su nuevo amigo, con Faith y Vasic empujándolos en los columpios. El teletransportador, quien perdió su brazo izquierdo después de un experimento fallido de biofusión, parecía estar probando una nueva prótesis. Su acabado metálico brillante fascinaba a los niños, con frecuencia Vasic se agachaba para que las manos pequeñas pudieran tocar el metal, palmeándolos con curiosidad y haciéndole preguntas. –¿Cuántos van ya? –preguntó Sascha cuándo él se inclinó para un cachorro curioso, porque era consciente que el brillante ingeniero detrás de la prótesis estaba obsesionado con encontrar uno que funcionara con los sistemas dañados de Vasic. –Éste no cuenta, es una pieza que Samuel utiliza para probar diferentes componentes –le dijo el teletransportador mientras se levantaba de nuevo y continuaba empujando a Naya, que todavía no estaba ni de cerca cansada del movimiento–.

25


Esta vez, él está comprobando un mecanismo Computronic que espera solucione el problema de la acumulación de calor. –¿Está funcionando? Una sacudida de la cabeza de Vasic, su hermoso rostro inexpresivo, pero no frío. –Ya puedo sentir el aumento de los niveles de calor en el punto de la unión. De hecho, ¿pueden los otros y tú manejar los escudos mientras me voy para retirarlo? –Por supuesto. –Con Judd, Faith, Sascha y Abbot, tenían un montón de poder psíquico a su disposición. Vasic solo se había ido alrededor de un minuto, y Sascha le daba a un niño sediento una taza de agua de los suministros que Faith había traído, cuando vio a Roman a punto de saltar de un columpio. –No. –Ella sabía que iba a caer de mala manera, probablemente se rompería el brazo… pero él cambió a mitad de la caída, aterrizando en un rollo que eliminó el aire de su cuerpo felino pero que no le hizo daño de ningún otro modo. Con el corazón palpitante, Sascha se controló para no correr hacia él. Los cachorros leopardo necesitaban independencia, se recordó por enésima vez. Pero ella lo observó hasta estar segura de que en verdad no se hizo ningún daño, un hecho que se volvió evidente cuando salió corriendo, su cola alzada con orgullo y una expresión de suficiencia en su carita preciosa. Fue entonces cuando se dio cuenta que la atención de Naya estaba fija en el cachorro mayor. Se las arregló para contener su gruñido hasta que el niño que llegó a buscar el agua corrió para reunirse con sus compañeros de juego. –Naya va a empezar a saltar de posiciones altas muy pronto, ¿verdad? Ashaya palmeó su mano. –Ella sobrevivirá. Keenan está bien y no es un gato. En aras de mantener las cosas claras, él se fracturó el brazo la primera vez que sus amigos leopardos trataron de enseñarle a escalar árboles, pero fue un hecho aislado. –Eso no es muy tranquilizador –dijo Sascha con tono tenso. Riendo con un calor que contrastaba con los años que había pasado atrapada en el frío Silencio, la otra mujer subió las mangas de su sudadera, la temperatura en el bosque relativamente fría a pesar de lo cerca que estaban del verano. –Estoy deseando ver qué trucos tendrá una niña Psy-Cambiante. Una niña Psy-Cambiante.

26


Sí, Naya era eso. Única… y perseguida por ello.

27


QUEDANDO ATRAPADOS EN un atasco repentino de tráfico causado por un camión de reparto que había derramado su carga a través del camino, a Lucas y a Clay todavía le faltaban diez minutos para llegar a los muelles. Era frustrante porque el objetivo de tomar el auto fue acelerar las cosas, pero Jon y sus amigos habían prometido quedarse exactamente donde estaban hasta que los dos llegaran. –¿Puedes hablar con Taijan? –preguntó Lucas mientras captaba el fuerte olor de la salmuera, el agua ahora cerca–. Informa a la Ratas para que estén vigilantes sobre cualquier mención de Naya fuera de DarkRiver y SnowDancer. Incluso de cosas que parezcan benignas. Las Ratas, solo cuatro de los cuales eran en verdad cambiantes, (tres adultos y un niño), eligieron vivir en los túneles en desuso del metro debajo de San Francisco, pero tenían la habilidad de mezclarse y pasar desapercibidos en cada parte de la ciudad. Los convertían en una red de espías muy eficaz y aunque esa red no trabajaba para DarkRiver, la manada tenía un acuerdo con las Ratas para que Teijan les pasara cualquier información importante. A cambio de esa lealtad, DarkRiver permitía que una manada mucho menos poderosa viviera en su territorio sin temor cuando, siendo los depredadores dominantes en la región, habrían estado justificados en forzar a las ratas a irse. Con violencia brutal, si fuera necesario. Una ley dura, pero esto mantenía la paz entre los depredadores. Como resultado, Teijan y sus Ratas habían prometido lealtad a DarkRiver, y la información que fluía del grupo más pequeño era invaluable. Si algo de ese espionaje daba como resultado un acuerdo de negocios, DarkRiver les pasaba un porcentaje de los ingresos. Con el tiempo, el acuerdo de trabajo se había convertido en algo que no era una alianza, pero que tal vez estaba tan cerca de ello como podría suceder entre dos grupos con una diferencia de poder tan amplia.

28


En lugar de quedarse escondidos en sus túneles, las Ratas habían luchado por la ciudad de San Francisco cuando fue atacada. Lucas jamás olvidaría eso. –Considéralo hecho. –Clay redujo la velocidad para permitir que un peatón que había calculado mal el cambio de luz cruzara hacia la acera de forma segura–. ¿Quieres también pasar la información a algunos de tus contactos de Trinidad? ¿Pedirles que mantengan los oídos abiertos? Lucas frunció el ceño, su brazo apoyado en el marco de la ventana y sus ojos concentrados en la vibrante vida de San Francisco. –Voy a pensar sobre ello, pero en este momento, en los únicos que realmente confío son una pequeña minoría de los que han firmado el acuerdo. –Todos eran personas que había conocido y confiado antes de la formación del ambicioso acuerdo de cooperación. Lucas quería que el Acuerdo Trinidad tuviera éxito, probablemente más que cualquier otra persona en el mundo, aparte de Sascha, pero en este momento, era demasiado nuevo y experimental. –Trinidad tiene dos problemas principales –le dijo a Clay–. El primero es saber cómo confirmar la sinceridad de los que lo firmaron y quieren ser parte de cualquier discusión de toda Trinidad. Las maquinarias del Consorcio, así como otros que tienen sus propias razones para querer que el acuerdo fracase, son una certeza. La paz no era buena para todo el mundo, incluyendo quienes fabricaban armas y hacían su dinero a causa de la miseria de los demás. Después de Trinidad, la gente dejó de atacarse entre ellos, y, dentro de la Red, la guerra civil estaba en una aparente tregua que aún se mantenía. La facción pro-Silencio no había desaparecido, pero según los que entienden la compleja situación política de la Red, el aumento de los empáticos los sacudió hasta sus cimientos. La designación E fue aplastada bajo el Silencio, su capacidad de sentir emociones y sanar heridas del corazón y la mente eran consideradas innecesarias en una raza que había declarado ilegal la emoción y que castigaba cualquier desviación del status quo con despiadadas limpiezas psíquicas cerebrales. Sin embargo, durante el invierno pasado, los empáticos demostraron de forma categórica que eran muy necesarios. Sin los Es, la PsyNet habría colapsado, y lo haría de seguro si ellos eran sacados de la ecuación.

29


Y, sin la retroalimentación proporcionada por la PsyNet, los miembros de la raza Psy morirían dolorosa y terriblemente en cuestión de segundos. Eso dejó a los grupos pro-Silencio más conocidos con un dilema: ¿Cómo podrían volver a crear una sociedad sin emoción, cuando una gran mayoría de los miembros del eje de la sociedad eran empáticos, la emoción estaba en su sangre? Como resultado de ello, dejaron de expresar sus protestas mientras debatían el tema; incluso los elementos inestables y radicales detuvieron su serie de atentados y tiroteos, aunque nadie podría predecir cuánto tiempo duraría esto. Por supuesto, el Acuerdo Trinidad no estaba detrás de cualquiera de esos resultados, pero sí era el foco de atención actual del planeta. Incluyendo a las personas descontentas de las tres razas alrededor de todo el mundo que estaban esperando a ver lo que sucedería después, si Trinidad se convertiría en una potencia o si fracasaría. Sin embargo, no eran solo los fabricantes de armas los que debían estar infelices con los resultados indirectos de Trinidad. No existía duda que los propietarios de negocios (Psy, humanos y cambiantes), estaban enfadados porque Trinidad facilitó una ampliación radical de redes empresariales entre las razas. Excelente para los operadores inteligentes que eran buenos en lo que hacían. No tan bueno para aquellos que han crecido sin esfuerzo, con trabajo de baja calidad, porque la competencia no era tan accesible para sus clientes. Incluso las familias poderosas con enlaces a las grandes corporaciones médicas tenían que ser vigiladas con cautela, porque en tiempos de paz, ciertos tipos de medicina ya no eran tan necesarios, o no eran muy rentables. –Es un juego de azar determinar quién es sincero y quién no lo es –añadió Lucas–. Eso va a ser un problema a largo plazo. La mano de Clay se movía sin problemas en los controles manuales. –¿En verdad Ming LeBon pidió firmar el acuerdo? –Solo para enredar las cosas aún más. –Lucas no se molestó en contener su gruñido esta vez–. Hawke podría haber aplazado lo de matar al hijo de puta, pero SnowDancer se retirará de Trinidad en el instante en que se le autorice firmar, y también nosotros. –La manada de lobos y DarkRiver eran aliados de sangre y Ming LeBon amenazó la vida de la pareja de Hawke, además de sus otros delitos criminales–. Los Olvidados también se irían. –Fundado por los rebeldes que desertaron de la PsyNet en los albores del Silencio más de cien años atrás, los Olvidados, que se habían casado con seres humanos y apareado con cambiantes,

30


empezaban a mostrar nuevas habilidades únicas que no se encontraban en la población Psy “pura de sangre”. Ming Le Bon quería tener acceso a esas capacidades, había estado detrás de los secuestros y muertes de varios niños Olvidados. –Las Flecha también se irían –señaló Clay. –Sin duda. –Ming fue el líder del escuadrón durante mucho tiempo, pero por lo que Lucas había oído, el ex Consejero Psy trató a los hombres y mujeres bajo su mando como peones desechables, firmando órdenes de muerte para Flechas por “mal funcionamiento” y usando al escuadrón como su ejército asesino particular. Aden podría haber iniciado el acuerdo, pero Lucas tenía la sensación que el otro hombre, y su escuadrón, preferirían reconstruir alianzas desde cero que volver a estar vinculado a Ming LeBon de cualquier manera, incluso a través de los lazos delgados de Trinidad. –Y –añadió–, al instante que DarkRiver y SnowDancer se vayan, nos llevaríamos un gran número de manadas con nosotros. –Gente que podrían no ser aliados, pero que eran amigos o que confiaban en las dos manadas para asistirlos cuando lo necesitaran, mucho más de lo que confiaban en los extraños de un acuerdo incipiente. –Quizá la prueba de la membrecía para el club “Ming LeBon Debe Morir”, debe ser un requisito previo para la firma del acuerdo –dijo Clay, su voz llena con una sonrisa inesperada. –Gracioso. –Con sus ojos enfocados hacia el frente, pero su mente concentrada en este lío de situación, Lucas negó con la cabeza–. El problema es que una minoría de los miembros quiere que Ming sea parte de Trinidad y joder, entiendo por qué. –El ex Consejero era en esos momentos el poder reinante en una gran parte de Europa–. Podría ser mejor tenerlo en el redil de modo que pudiéramos controlarlo un poco más de cerca. –Aun así será venenoso –respondió Clay con un gruñido. –Sí. –Lucas tenía la habilidad de ver la posición de los demás, su carácter disciplinado fue la razón por la que había sido nominado para hablar por tantas manadas cambiantes en todo lo referente a Trinidad, pero él jamás estaría de acuerdo con el tema de Ming–. Yo no confiaría en ninguna discusión en la que él formara parte; siempre estaríamos esperando que él nos apuñale a todos por la espalda. Ming solo se preocupa por Ming.

31


Con los ojos entrecerrados al pensar en el ex Consejero, Lucas estaba estirando las piernas cubiertas de mezclilla cuando un par de hombres en la acera llamaron su atención. –Parece que Jamie superó su jetlag2. –El soldado de último año había volado directamente a casa desde las Islas Salomón, el lejano país fue la última parada de sus rondas por el mundo. Casi todos los gatos deambulaban en algún momento de su vida. Algunos por semanas, otros durante meses, unos raros lo hacían por años. Era parte de su naturaleza, parte de lo que los volvía felinos, de la misma forma en que eran humanos. Ese tiempo para explorar el mundo los ayudaba a crecer, los ayudaba a sentirse cómodos en su piel. Sin embargo, casi todos volvían a casa, su humanidad templaba las inclinaciones más solitarias del leopardo interno. En los trece años que llevaba siendo alfa, Lucas había perdido solo tres de los que se fueron a deambular. Uno en un accidente que podría haber ocurrido en cualquier parte del mundo, otros dos en circunstancias más felices: ellos encontraron a sus compañeros en diferentes rincones del mundo, y decidieron quedarse. Al hacerlo, conectaron a DarkRiver a una manada en la India y otra en Botswana. –Lo vi esta mañana –replicó Clay–. Él le pidió a Nate que lo pusiera en servicio activo completo y ha regresado a su posición de técnico en la Compañía Tecnológica. “Técnico” era un amplio término abreviado utilizado para un sinfín número de especialistas. De hecho, Jamie era un altamente cualificado especialista en sonido e imágenes holográficas. No obstante, primero era un DarkRiver dominante y un soldado confiable que cursaba el último año y que estaba a punto de convertirse en un centinela. Caminando a su lado estaba un compañero más joven de la manada con un futuro bastante prometedor. A Lucas no le parecía una casualidad que Kit estuviera hablando con Jamie. –La situación de Ming. –Clay enseñó sus dientes a un auto estacionado en doble fila frente a ellos, antes de hacer maniobras para bordearlo–. ¿Se va a decidir con la regla de la mayoría?

El jet lag, también conocido como descompensación horaria, disritmia circadiana o síndrome de los husos horarios, es un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar a largas distancias, a través de varias regiones horarias. 2

32


–Trinidad no tiene un sistema de votación oficial. –Una de las cosas que se saltaron en el afán de crear un frente unido contra el Consorcio–. Cuando Aden nos incluyó al principio, no consideramos que querríamos mantener a la gente fuera de la red Trinidad. Las discusiones fueron más que todo sobre cómo convencer a la gente que tuviese fe en ella. Lucas a menudo se preguntaba por qué demonios se ofreció a ser el primer punto de contacto de todo el asunto de Trinidad para más de veinticinco manadas y contando… y después recordaba a Naya. La inteligente y divertida cachorra de Sascha y él, que hoy había llenado su cara de grandes besos antes de abandonar el nido, y que sufrió un ataque de risa cuando él le hizo cosquillas. Mitad Psy, mitad cambiante, completamente traviesa. Y según información que le proporcionó Aden, ese día la habían puesto en la mira, ya que era una amenaza para quienes aborrecían el cambio y querían mantener al mundo paralizado en el tiempo. Su intestino se tensó de nuevo, empujando las garras en su piel. Él no permitiría que nadie atenuara su luz. También quería que creciera en un mundo unido, no en uno dividido. Naya no debería tener que elegir entre los dos lados de su herencia. Lucas lucharía hasta su último aliento para hacer eso posible. –¿Cuál es el segundo problema? –Clay estacionó el auto delante de un almacén embarcadero propiedad de DarkDiver–. Hablaste de dos. –Hablemos mientras caminamos –dijo Lucas–. Todavía podrías llegar a la obra a tiempo. Saliendo para respirar el aire salado de la zona costera después de subir la ventana del lado del pasajero, Lucas cerró la puerta, luego se unió a Clay mientras el otro hombre se dirigía hacia donde los chicos estaban esperando. El sol cayó sobre ellos desde un cielo azul sin nubes, el viento suave. Lucas pudo oír el débil murmullo de voces en la distancia, sentir la vibración de los vehículos en la carretera, oler la melcocha de agua salada recién hecha cerca en una tienda de dulces. El sol hacía que la pantera dentro de Lucas se estirase perezosamente; tuvo que resistir la repentina tentación de cambiar y acostarse a tomar el sol en el muelle. Ese no era el comportamiento de un alfa. Por otro lado, sería divertido ver la reacción de la gente ante una pantera negra en medio de ellos, sobre todo si él entraba a una carnicería y señalaba un buen corte de carne.

33


Los gatos cambiantes son más grandes que sus contrapartes salvajes, él haría una gran impresión. –Hay que amar este sol –dijo Clay en ese momento–. Me dan ganas de acurrucarme y desparramarme como el atigrado de por allí. –Sonriendo, Lucas le contó al centinela lo que había estado pensando. La sonrisa de Clay fue lenta y profunda–. Vamos a hacerlo para Halloween. Asustaríamos a los turistas. Podríamos perseguir a los que son malos con los comerciantes. Profundamente divertido de la manera que solamente un felino podría sentirse, bordeó un pequeño perro atado que ladraba a la correa creyendo que era un mastín. Una simple mirada dura de Lucas podría haberle callado, pero, ¿por qué arruinar los sueños de gloria de un perrito? –El segundo problema es referente a la situación de la votación –dijo mientras caminaban–. Todo está conectado a la falta de un reglamento para gobernar o una constitución. –Algo que era profundamente necesario para el éxito de un cuerpo tan diverso, uno con miembros repartidos por todo el mundo. En este momento el pacto era un acuerdo para comunicarse, y tenían las bases asentadas para ello. Pero para convertirse en una verdadera fuerza estabilizadora que dirigirá la Federación de la Tierra Unida, este necesitaba volverse mucho más cohesionado. En especial porque la confianza seguía siendo una pregunta muy complicada para todos los miembros. –Ahí están los chicos. Lucas asintió con la cabeza, ya había capturado su olor, y los reconoció como manada. Con los hombros tensos y piernas rebotando con nerviosismo en los pies calzados con tenis, los cuatro adolescentes estaban reunidos en un grupo pequeño, sus caras inusualmente solemnes. Detectando a Clay y a Lucas, Jon dijo algo y los chicos cruzaron corriendo a su encuentro en el medio del muelle. Los cuatro jóvenes de dieciséis años estaban vestidos como chicos de su edad; camisetas blancas debajo de las camisas abiertas de diferentes colores y tipos, encima de pantalones cortos holgados que llegaban más allá de sus rodillas, y zapatillas de deporte que todos ellos habían personalizados con colores brillantes. Sin embargo, a pesar de usar pantalones cortos destinados al surf, llevaban aerotablas. Con todo, se veían normales. –Nos estábamos divirtiendo

cuando

la vimos –dijo

Jon, su cara

extraordinariamente bella ensombrecida bajo la visera de una gorra gris maltratada

34


y sus distintivos ojos violetas escondidos por unos lentes de contactos de color avellana. Ciertas personas peligrosas sabían que existía el adolescente y que era parte de DarkRiver, pero no existía ninguna razón por la que él tuviera que convertirse en un objetivo altamente visible. En este momento, era similar a un millar de otros chicos en la ciudad. Él no lo era en verdad. Jon era uno de los Olvidados que formaba parte de la generación joven que estaba desplegando nuevas y sorprendentes habilidades psíquicas. DarkRiver se había comprometido a respaldar al chico en caso de que desease deshacerse de los lentes de contactos, y dejar de teñir su cabello de color oro blanco, pero Jon decidió que era más seguro para sus amigos y su hermana pequeña si se mantenía bajo el radar hasta que fuera mayor y más fuerte. “También evita que la gente me mire fijamente”, le había dicho a Lucas, frotándose el lugar en el cuello donde una vez tuvo un tatuaje de la banda Los Rastreadores. “Solo quiero ser uno de los juveniles, ¿entiendes?”. Lucas entendía, incluso más de lo que Jon podría darse cuenta. Clay, Talin, Noor, y DarkRiver fueron la primera familia real que él había tenido, la primera vez que tuvo gente a su alrededor en los cuales podía confiar, sin importar qué sucediera. Él odiaba que le recordaran que era de alguna manera diferente a sus compañeros de manada. –¿Lo que viste está en el agua o atrapado bajo el muelle? –le preguntó Clay al niño que había adoptado. Aunque podría haber resultado problemático, dado el pasado de Jon, pero de todos los hombres en DarkRiver, Clay era quien mejor entendía lo que era ser un niño perdido. Jon y él conectaban como dos piezas de un rompecabezas. Ahora, el chico negó con la cabeza, mientras que a su alrededor, los otros adolescentes miraban a cualquier parte menos a su alfa o a Clay. –Estábamos jugando y parecía interesante, así que mmm… –Su piel dorada se ruborizó–, los chicos me colgaron en el muelle por los tobillos y yo lo saqué. Con su pantera impresionada por el ingenio del grupo y resoplando risueña por su comportamiento actual muy parecido al de unos cachorros, Lucas tomó la pequeña botella que uno de los otros adolescentes sostenía. Podía ver por qué esta captó su atención. La botella fue creada con vidrio verde lima y estaba cubierta

35


parcialmente por percebes3. Balanceándose en el agua bajo la luz del sol penetrante, habría brillado como una joya. –¿La abrieron? De nuevo, Jon fue quien habló. Sin duda era un dominante y uno que Lucas estaba convencido crecería para convertirse en un miembro clave de la manada. Él no dudaría en dejar a Naya en el cuidado de Jon; eso lo decía todo sobre su confianza y fe en el chico. –Sí, señor. –La voz de Jon fue tan clara como una campana–. Vimos el tapón y estábamos bromeando sobre encontrar un mensaje en una botella. Y entonces… – Levantado una mano, pasó un pedazo fino y curvado de papel a Clay–. No quise intentar volver a meterlo, podría romperlo. –Hiciste lo correcto. –Desenrollándolo con cuidado, Clay sostuvo el papel endeble para que tanto Lucas como él pudieran leerlo. Mi nombre es Leila Savea y soy bióloga marina. Fui secuestrada mientras trabajaba sola en el Océano Pacifico a un kilómetro y medio de la costa de Samoa y he estado detenida en una celda fría y gris desde entonces. Ellos marcaron mi cara, cortándola, dijeron que era para que un teletransportador que utiliza caras para ir a sitios no pudiera encontrarme. No sé si eso es cierto o si solo querían hacerme daño. A menudo me drogan pero están retrasados con la dosis de hoy. Pude escribir hoy. Una semana o quizá diez días atrás, ellos me sacaron de esta celda para probar fármacos en mí y cuando no estaban mirando, robe una botella que reposaba en los estantes exteriores. Había un montón de botellas. Como si perteneciera a una colección de alguien hace tiempo, pero ahora todas ellas están cubiertas de polvo. Tome papel y bolígrafo en otra oportunidad, cuando uno de ellos olvidó su bata de laboratorio en mi cuarto. Voy a ocultar esta carta en la botella y si alguna vez me llevan fuera de este lugar, voy a buscar agua. El agua la llevará a alguna parte. La llevará a mi pueblo. No me van a quebrar.

Hubo un cambio sutil en la tinta en la siguiente línea, indicando posiblemente que la siguiente parte fue escrita algún tiempo después de la primera. Las palabras, el tono, también implicaban suficiente paso del tiempo para que el espíritu desafiante de la escritora hubiese comenzado a desmoronarse bajo la presión. Miane, por favor ayúdame, estoy tan lejos de casa y me duele. Hace frío aquí. Hay nieve por todas partes, pero no hay un océano para alimentar mi alma. Me fuerzo a escuchar para

3

36


encontrarlo, pero todo lo que oigo es el viento y los árboles y a mis captores. El mar no habla aquí. Incluso si me escapó de esta prisión, no llegaré muy lejos antes que mi cuerpo se dé por vencido. No estoy destinada para este tipo de frío. Ellos quieren que nade a lugares, que haga cosas malas. Creen que nadie me va a extrañar porque prefiero nadar sola. Por favor, extráñame. Yo te extraño. Ellos están tratando de quebrarme, de convertirme en un zombi, en una esclava. No sé dónde estoy. Pero vi cosas cuando me trajeron aquí por primera vez. Ellos calcularon mal la droga y yo estaba casi despierta. Es un edificio cuadrado de hormigón en el medio de la nieve y los árboles. Tanta nieve que me duelen los ojos cuando miro por la estrecha franja de ventana en el techo de mi prisión. El edificio cuenta con este símbolo en un lado, desvanecido y viejo.

Un símbolo dibujado a mano seguía justo debajo. Un triángulo con las letras EBC en el interior, el tipo de letra de bloque y cursiva. A veces oigo los patos. Como si hubiera un río o un arroyo o un lago cerca. No puedo ver nada, pero los escuchó. Y…

La carta solo terminó, como si la escritora se hubiese quedado sin tiempo o hubiera sido interrumpida. Lo que Leila Savea había escrito era lo suficiente escalofriante. Los ojos de Lucas se encontraron con los de Clay antes que ambos miraran la botella en su mano. Percebes se arrastraban a lo largo de una cuarta parte de la superficie de la botella, traicionando una larga estancia en el océano. Las posibilidades de que Leila Savea estuviera con vida eran bajas o insignificantes. Eso no importaba. Con su ira siendo una cosa fría como hielo ardiente, Lucas se volvió hacia los adolescentes que tuvieron la inteligencia y el corazón para entender lo que encontraron. –Estoy orgulloso de ustedes –dijo, porque los cachorros necesitaban escuchar eso de su alfa–. Nos encargaremos de esto. –Entregaría la botella y el mensaje a los cambiantes de agua BlackSea, que eran las personas a las que Leila Savea esperaba contactar. –¿La encontraremos? –Los dedos de Jon eran de color blanco hueso en el borde de su aerotabla. Sujetó el lado del cuello del chico, anclándolo con los privilegios de piel de la manada. Jon podría haber nacido siendo Olvidado, pero ahora él era un DarkRiver. Y Lucas no mentía a sus compañeros de manada.

37


–No lo sÊ, pero estoy tan seguro como del infierno que lo intentaremos. Nadie merecía ser torturado y atormentado y atrapado en las garras del Consorcio.

38


Traducido por Roccio.

MIANE LEVÈQUE, ALFA de BlackSea, terminó su conversación por el comunicador con Lucas Hunter con rabia en su sangre y determinación en sus huesos. Leila, la dulce y feliz nerd Leila, que amaba al sol y al océano y que jamás se sentía más contenta que cuando estaba nadando con los peces tropicales que estudiaba, se encontraba enjaulada en una caja fría, drogada y sufriendo. Muriendo. Se sacudió cuando Malachai cerró la mano sobre su hombro, apretando. El gran macho se quedó fuera de la vista de la pantalla, pero estuvo al tanto de toda su conversación con el alfa leopardo. –Ella nos dio pistas –le recordó él–. La botella en sí puede ser una pista. Miane le había pedido a DarkRiver que le diera la botella a un miembro de confianza de BlackSea, que sería capaz de ejecutar las pruebas que a los gatos ni siquiera se les ocurriría hacer. Ellos no entienden el agua, no conocían todos sus ánimos y sabores. No era simplemente salada y dulce. Cada océano tenía sus propias complejidades. Diferentes partes

de un océano tenían distintas

personalidades. –Leila siempre fue inteligente. –Pero incluso la joven más inteligente no podía compartir lo que no sabía. El comunicador sonó de nuevo, notificándola de una transferencia de archivos desde DarkRiver. Descargándolos, vio que Lucas le envió información del símbolo triangular que Leila había dibujado. Empezaron la búsqueda mientras hablaban. –Es el logotipo de una empresa de servicios públicos que quebró hace mucho tiempo. –Electricidad Barata Canadiense–. Hay cientos de posibles instalaciones en todo Canadá.

39


–Espera. –Malachai se desplazó hacia abajo, maldijo con una dureza poco habitual. La mano derecha de Miane era por lo general casi un Psy por su capacidad de controlar sus emociones. –Se dice que los registros históricos fueron dañados hace cuarenta y cinco años –le dijo él–. La ubicación de las subestaciones, la parte de la infraestructura del EBC que mejor coincide con la descripción de Leila, está perdida. Algunas instalaciones, sin ninguna duda, fueron destruidas por el tiempo y por la interferencia humana, pensó Miane. Otras podrían estar ocultas por el tipo de cobertura de árboles que Leila había descrito, mientras que las demás podrían haber sido reutilizadas para usos legítimos. –Es nuestra única pista real. Lo rastrearemos, incluso si esto significa rastrear todas y cada subestación de una en una. Malachai no le dijo que era una tarea imposible, Leila ya estaría muerta y convertida en polvo antes de encontrar la ubicación adecuada. –Tenemos que pensar con inteligencia –dijo en vez. Sus pálidos ojos color oro conteniéndola, el color tan claro que a veces no podía creer que fueran reales. Los verdaderos ojos de Malachai se veían como un rayo de luz solar a través de las aguas claras de la playa más prístina de arena blanca. Le sentaba bien a lo que él era, un secreto desconocido para el mundo. –Realicemos las pruebas –continuó–, y obtengamos la idea de dónde podría haber caído la botella y hace cuánto tiempo. Porque existía una alta probabilidad de que Leila ya no estuviera en esa antigua instalación de EBC. Miane se negó a creer que la mujer joven y brillante ya estuviese muerta, al igual que muchos de los miembros vulnerables y remotos de BlackSea. Los que nadaban solos o en pequeños grupos. Aquellos que el Consorcio creía que no podrían ser recordados. «Te extraño, Leila». La chica estaba en su lista de los miembros desaparecidos, la desaparición reportada por otra nadadora solitaria que cruzaba caminos con Leila una vez al mes y que la buscó por semanas en las cálidas aguas alrededor de Samoa. Ella había encontrado la pequeña embarcación de investigación de Leila; esta estaba balanceándose sobre las olas lejos de la zona donde su amiga decía que Leila normalmente habría echado el ancla.

40


–También tenemos gente en Canadá –le recordó Miane a Malachai, silenciando sin piedad el recuerdo de cómo la amiga de Leila había llorado cuando reportó su desaparición, cómo le rogó que encontrara a Leila. “Ella es tan gentil, Miane. Y ve el mundo con un asombro infantil, creyendo que la gente es mayormente buena”. –Emitiré un aviso, pondré a nuestra gente en la región en estado de alerta –se obligó a decir Miane, apretando su puño con tanta fuerza que sus uñas cortaban su palma. El paisaje canadiense estaba lleno de lagos y los cambiantes que los llamaban hogar también llamaban a BlackSea su manada. La expresión de Malachai se oscureció. –Podría llegar a uno de los traidores. La bilis amenazó con quemar la garganta de Miane. La comprensión de que BlackSea debía tener al menos un traidor entre ellos era una cosa terrible. No existía otra forma de explicar cómo personas extrañas habrían sido tan certeras en predecir la localización de los miembros más aislados de BlackSea, esos cambiantes de base de agua solitarios generalmente tenían lugares bien escondidos para dormir, dispersados a través de los océanos y a lo largo de las playas, ríos, y lacustres4. Aquellos que como Leila, vivían en barcos, cambiaban de locación con frecuencia, aunque como cualquier ser vivo, tenían sitios preferidos. La comprensión de la traición habría sido devastadora para cualquier manada pero era brutalmente dolorosa para BlackSea, debido a la génesis única de la manada. Los cambiantes de base de agua tienden a estar formados por parejas o en pequeños grupos. Algunos sí corrían en grandes cardúmenes, pero esos cambiantes pensaban en mentes “grupales”. Los hacía inteligentes y fuertes cuando funcionaban como un grupo, pero lo bastante diferentes para tener dificultades en hacer frente a los extraños que exigían hablar con el jefe. Los cardúmenes no tenían ningún líder, eran en verdad un solo organismo pluricelular. Por otro lado, el agua era también el hogar de los peligrosos y los poderosos, pero los depredadores letales rara vez entraban en contacto con las otras especies. Eso había funcionado bien durante siglos, sin embargo a medida que el mundo se desarrollaba y los océanos, lagos y ríos del planeta se convertían en una codiciada

4

Terrenos junto a los lagos.

41


fuente de energía y comercio, la pesca fue evolucionando de pequeñas embarcaciones que los cambiantes podrían evitar con facilidad a grandes barcos de arrastre que extendían redes masivas, y su aislamiento comenzó a matarlos. Fueron los antepasados de Miane quienes se comunicaron con sus hermanos, después de perder la mitad de su familia por un gran conglomerado de pesca que ignoró de plano las advertencias de que ciertas aguas fueron reclamadas legalmente para uso de los cambiantes. Las grandes empresas sabían que grupos dispersos de cambiantes de base de agua no tenían manera de hacer cumplir las normas y con el paso de las décadas, la gente se acostumbró a ignorarlos. Unirse para formar BlackSea jamás tuvo que ver con el poder, aunque el poder era un subproducto muy necesario. BlackSea nació para que su gente estuviera a salvo, para que pudieran proteger y nutrir a sus crías en aguas no contaminadas por extraños, libres de sus redes y trampas mortales. Ahora, uno de la manada ha vendido a los miembros que más necesitaban a BlackSea. –Necesitamos ojos allí –dijo ella, su intestino revuelto–. No solo por Leila, sino por todos los que han desaparecido. –Esta era la segunda vez que ellos tenían alguna pista sobre la locación donde sus compañeros de manada robados podrían estar–. Tendremos que tomar el riesgo. –Déjame manejarlo. –Malachai era un muro de fuerza frente a ella, un hombre al que nunca había visto perder los estribos–. Conozco a varios miembros canadienses personalmente, gente en quien confío. Le pasaré la información a ellos, pidiéndole que solo se lo digan a aquellos en quienes confían. Eso debe disminuir la posibilidad de traición. –Hazlo. –Miane sabía que su cerebro estaba nebuloso de la rabia, sus habilidades para tomar decisiones comprometidas. Necesitaba la calma de Malachai, su manera de ser un estanque tranquilo incluso en medio de un mar embravecido. Cuando él la inmovilizó con esos ojos claros de oro pálido que no se ven en ningún humano, cambiante terrestre o Psy, ella le devolvió la mirada. –¿Qué? –Necesitas nadar. –Fue una orden–. Has estado fuera del agua demasiado tiempo. Lo que no dijo fue que ningún cambiante de base de agua manejaba bien la separación después de mucho tiempo. Leila ya podría estar muerta a causa de esa

42


necesidad, sus captores ignorantes de que un cambiante de agua necesitaba nadar tanto como él o ella necesitaban respirar. Un adulto fuerte podría sobrevivir años privados de suficiente agua para permitir un cambio, pero era probable que terminara desquiciado. Leila siempre había sido pequeña y un poco frágil físicamente, su mente era su activo más importante. En su forma cambiante Leila era tan delicada y colorida como los peces que estudiaba. Una bailarina tropical hermosa que no sabía nada de la guerra o de los enemigos que robaban los miembros de BlackSea y trataban de convertirlos en asesinos. Los terrestres a menudo se olvidaban de ver el agua como una amenaza, haciendo caso omiso de los ríos y arroyos como carreteras cuando bloqueaban otras rutas en una zona. Era un detalle que BlackSea llevaba mucho tiempo utilizando a su favor. El hecho que el Consorcio lo hubiese notado señalaba una vez más a un traidor. Los seres humanos, Psy, incluso los cambiantes de base en tierra, simplemente no pensaban de esa manera. Tenías que ser una criatura de agua para comprender todo su potencial. Leila había amado el mar tanto que rara vez ponía los pies en la tierra. Ahora estaba enjaulada en un lugar estéril lejos del océano. Miane se recordó a sí misma de la terquedad de Leila, de cómo la otra mujer se convirtió en la bióloga marina registrada más joven a causa de la dedicación sin fin y trabajo duro. Una mujer con una voluntad tan fuerte lucharía por sobrevivir. –No me gusta estar lejos de Lantia –le dijo finalmente a Malachai. El mundo no conocía que esta ciudad flotante en la parte más profunda del Atlántico era su base central, no sabía que la ciudad bajo las olas era mucho más grande que la ciudad de encima. Toda esta región estaba fuertemente vigilada por BlackSea, y protegida por el equivalente acuático de una zona de exclusión aérea. El tráfico aéreo estaba permitido, pero solo a una altitud tan elevada que hacía imposible el espionaje; para asegurarse de eso, las curvas en forma de olas de Lantia estaban cubiertas de diminutas antenas diseñadas para emitir una señal que bloqueaba cualquier equipo de radar o sonar que señalara. Debajo del agua, el océano era de BlackSea. Todo aquel que infringiera las fronteras claramente anunciadas y legalmente definidas de la ciudad lo hacía sabiendo que la pena era la muerte y que BlackSea la ejecutaría. El mundo les había hecho demasiado daño para que creyeran en la misericordia. En especial cuando nadie llegaba tan lejos en el océano por accidente.

43


No, cualquier persona que intentara colarse hasta o bajo Lantia lo hacía con pleno conocimiento del riesgo que corrían. –Tenemos a tantos de nuestros jóvenes aquí –añadió ella. –Protegido por más de mil de nuestras fuerzas –le recordó Malachai–. Estás tomando malas decisiones a causa de la ira y el cansancio. Ve. Miane era la Líder allí, alfa en términos cambiantes terrestres, pero tenía claro que Malachai no dudaría en lanzar su cuerpo al océano. No que él fuera a tener éxito. O sobreviviría. Aun así, el hecho que uno de sus segundos leales de sangre la hubiese amenazado con eso, aunque de manera implícita, era razón suficiente para prestar atención. –Mantenlos a salvo –le ordenó, y, girando sobre sus talones, se dirigió al extremo más alejado de la ciudad. Ella podría haber entrado en el agua en varios de los otros puntos de Lantia, toda la ciudad estaba construida para asegurar un acceso fácil al mar, pero era importante que su gente la viera, que observaran que estaba presente y fuerte y en control. En especial ahora. Cuando se desnudó y se metió debajo de las olas, la sal un sabor familiar y el deslizamiento frío del mar sobre su piel un beso de bienvenida, varios cuerpos entraron con ella. Ellos cambiaron en el agua, elegantes y rápidos y construidos para el océano. Este era su hogar. Lo defenderían hasta la muerte. Y ellos encontrarían a quienes faltaban. A. Cada. Uno. De. Ellos.

44


Traducido por Roccio.

–QUIERO MATAR AL Consorcio –murmuró Mercy después de leer el correo electrónico que Lucas les envió a todos los centinelas hablando sobre el secuestro de una cambiante de BlackSea–. Cortarlos en pequeños pedazos y lanzarlos en ese cañón que visitamos en Arizona. –Los halcones podrían oponerse a toda esa carne rancia en su territorio –dijo su compañero con tono suave, mientras se mantenía parado a su lado, leyendo un mensaje de su propio alfa. –Mmm. –Mercy colocó su teléfono en la superficie plana más cercana, después se apoyó en la barandilla del porche de su vieja cabaña. Dada la necesidad de estar más cerca de la sanadora de DarkRiver por su embarazo en estado tan avanzado, Riley y ella tomaron la decisión de mudarse de su domicilio habitual la semana anterior. Ellos no habían solicitado ninguna cabaña libre en las tierras de DarkRiver, pero la compañera de manada que actualmente vivía en la vieja cabaña de Mercy se las ofreció alegremente mientras durara el embarazo. Todo lo que Rina pidió a cambio era que soltaran la sopa sobre el número y el sexo (o sexos) de los lobardos para poder ganar la apuesta. Cuando Mercy amenazó en cambio en matar a la joven soldado, Rina se había reído e ido, pero no sin primero abrazar a Mercy con el afecto salvaje de una compañera de manada que sabía que su contacto jamás sería rechazado. El recuerdo la hizo sonreír. –La carne rancia es bastante mala. Y los halcones son nuestros aliados – respondió ella. Aunque a diferencia de los lobos, la alianza DarkRiver-WindHaven todavía era un trabajo en progreso, no en las primeras etapas, pero tampoco mucho más allá–. Ya sé. –Chasqueó los dedos–. Puedo tirar las piezas en el territorio SnowDancer. Los lobos no tienen ningún sentido del gusto así que nadie se dará cuenta.

45


Su precioso compañero lobo le gruñó. Riendo, deslizó sus dedos por la seda castaña y gruesa de su cabello. Él estaba inclinado hacia delante sobre la barandilla, con los ojos en su teléfono, mientras ella se apoyaba en su contra. –¿Hawke? Riley asintió, moviéndose un poco para que ella pudiera acariciarlo con mayor facilidad, las pestañas incongruentemente bonitas de él estaban maravillosamente visibles en esta posición. –Llamó a los cinco tenientes para una reunión hoy. Es probable que vayamos a discutir la situación de BlackSea. –Guardando su teléfono, se levantó en toda su altura, un hombre de hombros anchos, con los ojos de color chocolate oscuro que la miraban como si ella fuera su todo. Mujer y leopardo, cada parte de Mercy lo adoraba. Mordisqueándola, y haciéndola sonreír, Riley puso su mano sobre su vientre. –¿Cómo te sientes? –Como si hubiera estado embarazada por siempre –le dijo con su corazón hecho papilla porque su compañero la estaba acariciando. Según sus tres hermanos gamberros, estaba más cerca de los veintisiete meses. De acuerdo a las curadoras de SnowDancer y DarkRiver, estaba apenas pasando los ocho meses. Miró a su vientre, a la mano derecha de Riley fuerte y cálida en la curva de este, y mientras él usaba su mano izquierda para masajearle la nuca, ella habló con sus lobardos en su mejor tono de "comportarte". Un tono que los gamberros y ella habían escuchado a menudo de su propia madre durante su infancia. –Ustedes están destinados a salir antes –le dijo a los bebés que amaba más que a su propia vida–. Los nacimientos múltiples siempre llegan antes. –De seguro para que la madre no explotara o no cayera de cabeza sobre su vientre. Riley le mordisqueó la oreja. Ronroneando, ella coló su mano por debajo de la camisa para deslizar sus dedos sobre las líneas estriadas de su abdomen. Dios, su compañero la excitaba. –El sexo podría hacer que los bebés salgan –dijo, besándole la garganta. Estremeciéndose, él comenzó a deslizar su mano hacia la copa de su pecho, y de repente parpadeó y sacudió la cabeza. –Acabas de inventarlo. –Fue una acusación con los ojos entornados. Dejando al descubierto sus dientes contra él, empezó a desabrochar los botones de su camisa mientras él estaba distraído.

46


–Tus hijos me están volviendo loca. –Los embarazos múltiples de cambiantes nunca llegaban a término. Nunca. Aparentemente, los lobardos no recibieron ese memo. –¿Así es cómo serán las cosas? ¿Van a ser mis hijos cada vez que sean traviesos? –Por supuesto. –Empujando la camisa de Riley, amasó sus hombros musculosos sintiendo el placer hasta los huesos, un ronroneo construyéndose en su interior–. Mis hijos van a ser unos ángeles –dijo aunque ambos sabían que ella era quien llevaba los genes demoníacos. Aunque lo cierto es que la familia Kincaid procreó a Drew–. Sin embargo, los pequeñuelos me han dado unos pechos espectaculares. –Tus pechos siempre fueron espectaculares –respondió Riley mientras su mirada descendía, su aliento contenido. –Ven y bésame –le pidió ella hundiendo sus dientes en el labio inferior, y doblando un dedo. Su compañero no intentó resistirse. Se movió para ahuecar un lado de su cara con una mano grande, de piel rugosa, y luego sus labios estaban sobre los de ella y todo su cuerpo estaba ardiendo de anhelo. Cuando él deslizó la mano para tocar sus pechos pesados, su ronroneo se convirtió en un gemido. Esos pechos eran un dolor en el culo cuando ella quería patrullar, (no que ella hubiera sido capaz de hacerlo después que su balance se convirtiera en el de una cabra borracha), pero tenía que admitir que eran bastante divertidos. En especial cuando Riley hacía eso. Estremeciéndose justo cuando él bajó un hombro de su blusa suelta y la copa del sujetador en ese lado para reemplazar su mano con su boca, ella enredó los dedos en su cabello y se sujetó mientras disfrutaba. Gracias a los cielos que la cabaña estaba en medio del territorio de DarkRiver y rodeada por el bosque, dándoles privacidad sin fin, porque Mercy no quería moverse en ese instante. –Dios –susurró ella con voz ronca en algún momento, después que Riley le hubiera quitado su camiseta y el sujetador para dejarla vestida solo con un par de pantalones cortos–. Los lobos se conocen todos los movimientos. Él se rio, sus pupilas rodeadas por un anillo de color ámbar del lobo cuando levantó la vista para encontrarse con su mirada, antes de reclamar sus labios en un beso posesivo que la hizo retorcerse. –Te quiero dentro de mí –dijo ella, con las manos empuñadas en su cabello.

47


Él aruñó cada lado de su pecho con sus garras. –Sé buena, gatita. –Una caricia en sus labios–. Estás… –Embarazada y en modo completo de ataque repentino a mi compañero. –Los cambiantes eran conocidos por ser sexualmente activos durante todas las etapas del embarazo, pero su compañero sobreprotector había sido inflexible la semana anterior, preocupado por causar un daño accidental a ella o a los lobardos–. Estoy adolorida de extrañarte. Sí, era descarada. Un gruñido retumbó en el pecho de él. –No puedes volver a manipularme tan fácilmente. Con los pezones doloridos por la vibración, ella le acarició la nuca justo cómo sabía que le gustaba… luego sonrió con su sonrisa más pecaminosa. –Si yo pudiera tocarme debajo de mi vientre, me atendería a mí misma. Los ojos de él se calentaron. –Bruja. –Tú bruja. Ahora hazme el amor antes que muera de necesidad. –Ella palpó sus sorprendentes hombros, su increíble pecho. Su cuerpo le hacía querer morder y arañar y escalarlo por completo. –Mercy, ¿y si…? Al escuchar la preocupación en su tono de voz, le pasó los dedos por el cabello y dejó de tocarlo para sostener su mirada. –Nada va a salir mal. –Ellos ya no estaban hablando de sexo–. Estoy tan saludable como un caballo y también lo están los lobardos. Su compañero había perdido a sus padres, criado a sus hermanos, y después sufrido al tener a su hermana secuestrada y torturada por un monstruo. En cuanto a Drew, ¡el maldito lobo de ojos azules seguía recibiendo disparos! El hecho que Brenna estuviese sana y feliz y Drew se hubiese comprometido a no recibir de nuevo un disparo no borraba las cicatrices que su compañero llevaba en ese enorme corazón suyo. –Cualquier signo de un problema y estaré con la sanadora –le dijo al hombre y al lobo, a la vez que bajaba sus manos para sujetar su rostro. Ella le hizo ver su sinceridad, se lo hizo sentir a través de su vínculo de pareja–. Soy horrible estando embarazada, pero quiero tanto ser mamá, Riley, y quiero verte ser padre. Sin importar qué suceda, no voy a arriesgar eso.

48


Él tomó una respiración inestable, inclinándose para presionar su frente contra la suya. –Lo sé. Yo solo… –Lo sé, bebé. –Besándolo y frotándolo hasta que él dejó de temblar, se rindió cuando Riley tomó el control del beso. Ese tipo de rendición no surgía instintivamente de ninguna parte de ella, pero si el Teniente de alto rango de SnowDancer, Riley Kincaid, podía dejarle ver su miedo, y permitir que lo sostuviera, entonces la Centinela de DarkRiver, Mecy Smith, no tenía ningún problema en darle el control que él necesitaba para amarla en este momento. Él fue mucho más suave de lo que usualmente eran, pero eso estaba bien, porque suave o áspero, su compañero siempre la hacía gemir en cuestión de minutos. Ese record no estuvo en peligro de ser roto ese día. Finalmente lograron entrar y meterse en la cama, donde cierto lobo la distrajo, y después le mordió el hombro en un agarre posesivo mientras la penetraba lenta y profunda y oh, tan duramente. A pesar del delicioso esfuerzo de ambos, los lobardos permanecieron petulantes y obstinados y felices dentro de su cuerpo, justo como los diablillos que eran.

49


Traducido por Roccio.

JUDD REGRESÓ A la guarida de SnowDancer una hora atrás, con su sobrina excitada en el asiento del pasajero del todo terreno. Ella se había compenetrado con sus compañeros de juego Flechas de una manera que él no se esperaba, al menos no tan rápidamente. Los niños Flecha de la edad de Marlee ya estaban estrictamente condicionados, y los cambios en el Escuadrón no llevaban vigentes el tiempo suficiente para que ellos lo hubieran roto tan libremente. Pero él se había olvidado de añadir a Marlee en esa ecuación. La hija de su hermano se las arreglaba para hacer amigos dondequiera que fuese, su personalidad era como un alegre rayo de sol. Los niños Flecha se encontraron atrapados en la tormenta feliz que era Marlee Lauren, salieron de ella un poco aturdidos pero con ganas de ver más. Si alguna vez dudara de sus inclinaciones rebeldes, todo lo que tendría que hacer era pensar en lo que le hubiera sucedido a Marlee en la Red, cómo su personalidad habría sido aplastada en una caja definida, su sol apagado hasta que su mundo fuera gris. Era una imagen infernal, una que afirmaba cada decisión que tomó para ayudar a hacer caer el Silencio y la estructura podrida que lo apoyaba. Ahora la chica que lo había recibido ese mismo día con un enorme abrazo y las palabras: “Te amo, Tío Judd”, se fue a aprender las habilidades de los bosques con el grupo de su edad, mientras que él se quedaba con varios compañeros de manada en el verde césped fuera de la guarida y revisaba la información enviada por DarkRiver. A medida que leía sobre el cautiverio de Leila Savea y su posible ubicación, consideraba si tenía algún contacto en Canadá. La respuesta fue no, pero sí conocía un gran número de teletransportadores con capacidad telequinética alrededor del mundo, él era uno. Ellos podrían concentrarse en este símbolo, eliminar las ubicaciones mucho más rápido que los buscadores a pie o incluso en el aire.

50


Luego pasó la página en su teléfono y se dio cuenta que el símbolo no solo fue utilizado en las paredes de la subestación, sino también en postes eléctricos anticuados, en almacenes, en las cajas eléctricas colocadas en las casas y en los extremos de las calles. Guardando su teléfono, negó con la cabeza a su alfa. La plata y oro del cabello del otro hombre era brillante en el sol de la montaña, con los ojos del pálido y peligroso azul de su lobo. Esos ojos podrían ser helados e intimidantes, como podría serlo Hawke, pero ese día la expresión del alfa era dura, con ira dirigida a aquellos que enjaulaban a los débiles e indefensos. El alfa de los Lobos SnowDancer no soportaba a los cobardes. Judd tampoco lo hacía. –Ni siquiera Vasic podría reducir esta búsqueda –le dijo a Hawke, su propia ira era un beso frío en sus venas–. Demasiadas opciones. –Incluso si al menos la mitad hubiese sido destruida en los últimos años, aún quedaban miles de opciones posibles–. Cuando trato de enfocarme en el símbolo, este se dispersa en la nada. – Luchó por encontrar las palabras para explicar una habilidad que era parte integral de su ser–. Mi cerebro no puede aferrarse a un solo punto, porque hay demasiados idénticos. Hawke asintió. –Me lo imagine, pero teníamos que intentarlo. –Con su camisa de color negro extendiéndose en los hombros mientras colocaba sus manos en sus caderas, el alfa miró a los demás que estaban con ellos en la Zona Blanca a las afueras de la guarida–. ¿Alguna otra idea? A medida que sus compañeros de manada fruncían sus rostros, pensativos, Judd notó el silencio a su alrededor. Una vez eso le habría complacido, cuando acababa de desertar de la Red. Ahora se sentía erróneo. Debería haber cachorros riendo y persiguiéndose unos con otros allí, en esta hora del día, mientras suaves manos tiraban de su pierna y le pedían que jugara a la pelota o los hiciera volar. En vez de ello, solo Hawke, Judd, Indigo, Riaz, Drew y Sienna estaban parados bajo el sol de la montaña, con los tenientes Cooper, Tomás, Jem, Kenji, Matthias, y Alexei escuchando a través del comunicador móvil que Riaz sostenía. También Riley, el teniente de más alto rango de SnowDancer y cuñado de Judd, estaba presente a través del comunicador. El otro hombre en esos instantes estaba residiendo en la parte más baja de la elevación del territorio de DarkRiver. Su compañera quiso estar más cerca de la sanadora DarkRiver ahora que se

51


acercaba la hora de dar a luz y nadie había estado en desacuerdo con ella. Este era el primer embarazo cambiante lobo-leopardo conocido. Sin importar la salud robusta de Mercy, ambas manadas estaban preocupadas por las complicaciones. Riley lo llevaba peor, a pesar que estaba sobrellevándolo con esa calma que lo caracterizaba y hacía parecer como si él estuviera perfectamente bien. La única razón por la que Judd sabía que eso no era cierto era debido a su compañera. Tres semanas atrás, Brenna solo miró a su hermano mayor y le dio un abrazo que Riley aceptó con una fuerza aplastante. Fue en el instante después que Judd había atrapado un destello de pánico en los ojos de color marrón oscuro de Riley. A diferencia de Brenna, él no podría ayudar al otro hombre con afecto, pero lo que sí podía hacer era encargarse de muchos de sus deberes. Cada teniente de la manada había hecho lo mismo, y aquellos que no eran tenientes se encargaron de los vacíos de las otras áreas, dándole a Riley la libertad de centrarse en su compañera y en sus lobeznos prontos a nacer. Él tenía más que ganado ese derecho. Sin embargo, Riley continuaba asistiendo a sus reuniones a distancia. Él era demasiado protector y dominante como para olvidar sus responsabilidades. A su vez, Hawke le asignaba sagradamente a Riley ciertas tareas de la manada, a fin de evitar que el otro hombre se obsesionase con los futuros nacimientos, en especial del posible riesgo para Mercy. Voces rompieron el silencio no deseado, Tomás y Alexei hicieron un par de preguntas sobre toda la situación con los miembros desaparecidos de BlackSea. Kenji y Riaz, que eran los dos tenientes que trabajaban más de cerca con los cambiantes de base de agua, les contestaron. No había discusión en el hecho que el Consorcio estaba detrás de los secuestros; los eventos en Venecia a principios de ese año, en los que BlackSea les dio a SnowDancer un informe detallado, demostraron eso más allá de toda duda razonable. Sin embargo, Cooper tenía una pregunta que ellos no habían considerado antes. –¿Cómo demonios sabe el Consorcio dónde secuestrar a la gente de BlackSea, o cómo manejarlos después? –preguntó el teniente–. Yo apenas puedo entender cómo funciona BlackSea, y son nuestros aliados. –Bueno, demonios. –La voz de Jem–. BlackSea debe tener un traidor, tal vez más de uno.

52


–No es de extrañar que Miane no lo mencionara –comentó Hawke, dejando escapar un suspiro. Judd no necesitó más explicación, ningún alfa querría ventilar su ropa sucia o la de su manada. Que Miane Levèque hubiera confiado en SnowDancer y en DarkRiver tanto como lo había hecho era una señal de desesperación de BlackSea. Ellos intentaron encontrar a sus miembros por su cuenta y fracasaron. El pueblo de Miane podría gobernar el agua, pero necesitaban ayuda cuando sus personas eran secuestradas en la tierra. –Hay manadas de lobos en Canadá. –Indigo cruzó los brazos sobre su camiseta blanca, su cabello negro recogido en una cola de caballo elegante y su cuerpo alto y delgado parado al lado del lobo juguetón de ojos azules que era su compañero y el otro cuñado de Judd. Que también era el rastreador de la manada, encargado de cazar y ejecutar a los salvajes. La familia Kincaid crecía poderosa. La compañera de Judd era tan dura como cualquiera de sus hermanos. –Tenemos una buena relación con la mayoría de ellos –añadió Indigo–. Solo depende de si Miane quiere que los contactemos. –Asumo que no lo querrá. –El atractivo rostro de Drew estaba inusualmente solemne, su rico cabello castaño revuelto por lo que fuera que hubiese estado haciendo antes de esa reunión–. BlackSea ha dejado claro que no quiere que se sepa que muchos de sus habitantes han sido secuestrados. Judd podía entender la precaución de la otra manada. Los cambiantes de base de agua mantenían una significante cantidad de poder, pero era un equilibrio delicado. Su dependencia al agua y su dispersión hacía al más débil de ellos presa fácil y el Consorcio había reconocido eso. BlackSea no se podía permitir que alguien más lo hiciera. –Canadá está llena de agua –señaló Sienna desde su posición en el círculo frente a Hawke, su camiseta azul marina tenía rayas de pintura y diminutas huellas que indicaban que acababa de salir de un turno en la guardería… y que los cachorros estuvieron de un humor travieso. A pesar de su posición como compañera de Hawke y sus propias habilidades psíquicas violentas, la sobrina cardinal de Judd tomó la decisión de cumplir paso a paso la misma formación que sus compañeros. Como resultado, ella no era técnicamente un alto miembro de SnowDancer con el derecho de estar en esa reunión, pero Hawke le pidió que asistiera a dichas sesiones cuando y si podía,

53


porque en un determinado momento en el futuro, sus compañeros de manada empezarían a ir a ella en busca de respuestas en su cualidad de compañera de su alfa. Era bueno para Sienna que empezara a acoplarse desde ahora a ese papel, incluso mientras continuaba su formación regular de soldado. Judd había esperado que su sobrina protestara, ya que ella dejó claro que no quería saltarse la jerarquía, (no que alguien disputaría su derecho a hacerlo después de lo que hizo en defensa de SnowDancer), pero Sienna aceptó la solicitud de Hawke y parecía estar esforzándose en aprender todos los aspectos de lo que significaba ser la compañera de un poderoso alfa. “El amor da mucho más de lo que quita. Y el amor hace que queramos dar”. Las palabras pronunciadas por el padre Xavier Pérez. Amigo y compañero rebelde de Judd, que estaba en esos momentos en algún lugar de América del Sur, buscando a la mujer que amaba. El hombre humano ya debería haberla encontrado, pero había sufrido lesiones importantes el día de su llegada a Perú, después que un conductor perdiera el control de su vehículo y se estrellara en la acera. Apenas fue un mes atrás que él se curó lo suficiente para continuar su búsqueda a través del terreno accidentado. Judd le había ofrecido a Xavier teletransportarlo a su destino, también lo hizo Kaleb, pero Xavier se mostró inflexible en que tenía que hacerlo solo. “Tengo que demostrar que la merezco”. Entendiendo la profundidad de la necesidad de Xavier de una manera que no podría haberlo hecho antes de enamorarse de Brenna, Judd volvió su atención a la cuestión que los ocupaba. Riaz asentía ante la declaración de Sienna. –BlackSea debe tener personas de alto riesgo que utilizan los lagos canadienses como su hábitat primario –dijo el otro teniente–. Miane no los quiere comprometer. Por otro lado, esto significa que los cambiantes de base de agua tienen un montón de ojos y oídos en el país por si los necesitan. –Seguiremos los lineamentos de BlackSea –dijo Hawke–. Riaz, Kenji, manténganse en contacto con ellos, ofrezcan nuestra ayuda. –Se arremangó las mangas de su camisa–. Lucas también pidió que todos nos mantuviéramos vigilante sobre cualquier cosa relacionada con Naya. Parece que ciertos Psy en la Red están mirando en su dirección, y su interés no es amigable. –Los ojos azules del lobo del alfa se habían vuelto fríos mientras hablaba, el poder que salía de él era una fuerza casi palpable.

54


Existía una razón por la que incluso los Psy eran tan cuidadosos al tratar con fuertes alfas cambiantes. A veces, Judd se preguntaba cómo su sobrina lidiaba con su compañero. Sienna era un poder, uno perfeccionado en circunstancias brutales, pero ella era joven… y ella había desafiado a Hawke desde el instante en que puso un pie en la guarida, sin permitirse ceder, aun cuando habría sido prudente. Era un recordatorio de que su sobrina tenía su propia vena salvaje, lo bastante feroz como para manejar al lobo primario que era su compañero. –¿Lucas estará de acuerdo con que pase la voz a mis contactos? –preguntó Judd, sin decir el nombre de Kaleb, aunque todos los presentes sabían que el telequinético más poderoso del mundo y él eran amigos. Era un viejo hábito el proteger la identidad del otro hombre, desde el momento en que los dos (y Xavier) habían sido rebeldes trabajando en las sombras. Hawke hizo una breve inclinación de cabeza. –Usa tu criterio, habla solo con las personas que confíes protegerán los intereses de Naya. Kaleb no era "bueno" en el sentido ordinario de la palabra, pero Judd sabía que el otro hombre jamás le haría daño a un niño DarkRiver, por la sencilla razón que DarkRiver era importante para su compañera. Y él protegía todo lo que era importante para Sahara. –Voy a hacerlo ya. –Alejándose del grupo, hizo la llamada. Era temprano en Moscú, pero tenía la sensación que el otro hombre estaba despierto. Tuvo razón. –Liberaré un programa de seguimiento en la Red para escuchar por menciones de la niña –respondió Kaleb después que le explicara la situación. Entendiendo como hacía las complejas cantidades de datos que Kaleb podría tamizar en un solo instante, Judd le dio las gracias a su amigo. La respuesta de Kaleb fue simple. –DarkRiver protegió y cuidó a Sahara cuando ella lo necesitó. Esas palabras mostraban mucho sobre la lealtad que este hombre mortífero era capaz de ofrecer, de lo lejos que iría para proteger a las raras y pocas personas que ganaban esa lealtad. También hacía alusión a otro aspecto de su personalidad, a la venganza despiadada que él impartiría si alguien se atreviera a perjudicar a Sahara. Luz y oscuridad, ambas existían en Kaleb.

55


Vivir en la parte gris era algo que hacía con facilidad. –¿Has escuchado de Xavier? –preguntó Judd, habiendo aceptado mucho tiempo atrás la dualidad de la naturaleza que era Kaleb Krychek. –Hace una semana –respondió Kaleb–. Ofrecí teletransportarlo, pero él continúa insistiendo en que esta vez necesita hacer su recorrido solo. Kaleb nunca mostraba verdaderamente ninguna emoción, ni siquiera entre amigos. Era probable que solo Sahara viera ese lado de él. Pero en ese momento, Judd tenía la sensación de que el otro hombre se sentía frustrado por la intransigencia de Xavier. Él se sentía igual. Pero algunas cosas nadie podía forzarlas. –Él sabe que puede pedirnos ayuda en cualquier momento. Que ellos responderían de inmediato a esa petición era un voto tácito. Kaleb no respondió a eso, nada necesitaba ser dicho, no entre dos hombres que habían luchado al lado del otro durante tanto tiempo. –Tengo que irme –dijo después–. Voy a reunirme con Ena Mercant. Judd elevó una ceja. Llevaba fuera de la PsyNet casi cuatro años, pero tenía profundos vínculos con sus compañeros Flechas. Como resultado de esa conexión y la información a la que tenía acceso, sabía que los Mercants continuaban siendo un poder en las sombras. Se decía que la familia tenía más topos y títeres en la Red que todos los demás combinados. Silver Mercant venía desempeñando el papel de asistente de Kaleb durante mucho tiempo, pero Ena Mercant era la solitaria matriarca de la familia, quien no había sido vista en público en años. –¿La chantajeaste? –Recibí una invitación –respondió Kaleb–. Estoy considerando llevar a Silver para que pruebe cualquier comida o bebida ofrecida en busca de venenos. Ena tiene una reputación de implacable eficiencia. Allí estaba, ese sentido del humor totalmente seco que la mayor parte del mundo simplemente no captaba, y mucho menos entendía. Judd sabía que Kaleb siempre sería gris, pero su amigo tenía mucha más luz en su interior desde que Sahara volvió a entrar en su vida. Judd entendía lo que el amor podría hacerle a un hombre. Él también caminó una vez en la oscuridad, y creyó que solo podía ser un asesino, que su capacidad de mover las propias células de un cuerpo era una maldición. Necesitó que una cierta loba terca le enseñara la diferencia, que le recordara que él era un hombre, que tenía derecho a una vida y al amor. Brenna jamás se

56


alejó de la oscuridad en su interior; ella la aceptó como simplemente otra faceta de su naturaleza. Como Sahara había aceptado la de Kaleb. Como ellos esperaban que la Nina de Xavier aceptara la de su amigo. –Enviaré un equipo de búsqueda si no regresas de tu reunión –le dijo ahora a Kaleb–. Aunque incluso las Flechas concuerdan en que si un Mercant entierra un cuerpo, este permanece enterrado. –Curiosamente, ningún Mercant ha estado nunca en el escuadrón; esa familia tendía a aferrarse a sus hijos. –Ves por qué los quiero de mi lado –dijo Kaleb antes de colgar. Judd volvió a la reunión para encontrar a los otros en discusiones detalladas sobre algo que la sanadora SnowDancer, Lara, propuso en conjunto con la sanadora de DarkRiver, Tamsyn, dos semanas atrás. Las dos sanadoras recomendaron encarecidamente una ceremonia SnowDancer-DarkRiver, y que fuera concertada alrededor de los nacimientos de los cachorros de Mercy y Riley. Hawke y Lucas estuvieron de acuerdo, por lo que ahora solo tenían que revisar los detalles y asignar las tareas. –Que Mercy se encargue de ello –dijo Indigo para sorpresa de Judd. No porque Indigo hubiera nominado a un leopardo, las dos mujeres eran amigas cercanas. No, era porque la planificación de fiestas no estaba exactamente en la descripción del trabajo de las mujeres cambiantes dominantes depredadoras. Las maternales y las sumisas eran mucho más experimentadas en discutir sobre lo que cada uno debía hacer para un evento. –Ella está cada vez más ansiosa –agregó Indigo entonces–, y esto es algo que puede manejar con la percepción de Riley sobre a lo que a los lobos les gustaría. Para las cosas físicas, puede asignárselas a los ayudantes de cualquiera de las dos manadas. –Lucas sugirió lo mismo. –Los ojos de Hawke brillaron con humor lobuno–. Creo que el leopardo tiene miedo de que Mercy le arranque la cabeza a alguien si no consigue algo que hacer ahora que no puede patrullar y las sanadoras le han pedido que no vaya a trabajar al centro de comunicaciones. Judd sabía que Mercy trabajaba en las comunicaciones cuando no estaba cumpliendo sus funciones como centinela DarkRiver. Era un trabajo que ella podía continuar haciendo, pero habría requerido viajes diarios y probablemente fatigosos hacia San Francisco, lo que también significaba que no estaría en las proximidades de la sanadora DarkRiver durante gran parte del día. Nadie quería tomar ese riesgo, mucho menos Mercy o Riley.

57


–Es una buena idea –se encontró diciendo Judd después de haber procesado los argumentos de Indigo–. Mercy es sociable y tiene experiencia con las comunicaciones. Además, dado que ella ya está fuera de la rotación, no requerirá ningún cambio en la lista de turnos de DarkRiver. –Y no tendremos que preocuparnos de que ella no tome en cuenta la perspectiva lobuna –dijo Drew con una voz llena de amor a su hermano y a su compañera leopardo–. Riley y ella quieren que los cachorros se sientan en casa tanto en DarkRiver como en SnowDancer. Hawke sonrió. –Mi apuesta es de cuatro cachorros de lobo. Con los ojos dorados volviéndose lobunos, Riaz resopló. –Estamos hablando de Mercy. Es muy probable que ella tenga puros leopardos. Cinco de ellos. Los otros abuchearon su predicción, ofreciendo sus propias apuestas mientras hablaban. Judd había apostado dos y dos. Se decía que la forma animal de los cachorros cambiantes estaba vinculada con la dominancia de cada respectivo padre, y él no estaba dispuesto a apostar en contra de Mercy o de Riley. Eran la pareja cambiante dominante más igualada que hubiese visto nunca. Y no creía que Mercy estuviera lo suficientemente grande para estar llevando quíntuples. Era más probable que fueran trillizos o cuatrillizos. Un aumento repentino en el nivel de ruido rompió la discusión amistosa del grupo.

58


Traducido por Roccio.

SEGUNDOS MÁS TARDE, los niños invadieron la Zona Blanca, teniendo claramente el permiso de escapar de donde quiera que hubiesen estado reunidos en la guarida. Judd no estuvo ni un poco sorprendido cuando fueron directo a los adultos, los grandes compañeros de juego para trepar siempre eran bienvenidos. –¡Hawke! ¡Hawke! –De ojos marrones y pelo sedoso, Ben tiró de la mano de su alfa mientras los tenientes que habían asistido a la reunión de forma remota se despedían con sonrisas contenidas–. ¿En verdad vamos a tener una fiesta con Julian y Roman y Keenan y todo el mundo? Eso explicaba el entusiasmo en el aire, pensó Judd mientras se agachaba para recoger a una niña que era demasiado pequeña para sobrepasar a los cachorros de la manada. Poniéndola sobre sus hombros, la sostuvo suavemente en la posición con una mano en vez de con la telequinesis. Los niños así de jóvenes a veces se asustaban cuando no podían sentir su mano. Ella se rio y elevó sus pies calzados con sandalias azules brillantes. Antes de vivir en la manada, Judd nunca había entendido por qué los padres cambiantes gastaban tiempo y dinero en vestir a sus hijos cuando estos niños podrían cambiar sin previo aviso en cualquier momento, destruyendo la vestimenta. Ahora nadie tenía que explicárselo. Judd le había regalado a Ben la camiseta de superhéroe que estaba usando en esos instantes. El niño de seis años que pronto tendría seis años y medio, estaba saltando de arriba abajo por la respuesta positiva de Hawke. –¿Y podremos jugar? ¿Y trepar a los árboles? Ben era uno de los pocos lobos que realmente podía trepar, incluso en su forma lobuna. Todo gracias a sus compañeros de juego leopardos. Julian y Roman podrían ser un año más jóvenes, pero eran tan propensos a hacer travesuras como Ben. La última vez que los tres estuvieron juntos, cuando Tamsyn vino para tener una consulta con Lara, de alguna manera ellos lograron entrar a un armario de

59


suministros y atiborrarse con el chocolate costoso que las hembras maternales estaban guardando para el postre de una cena de trabajo planificada. Los malhechores untados de chocolate fueron encontrados roncando en el armario. –No creo que sea una fiesta si no hay juegos –respondió Hawke con una sonrisa antes de colgar a Ben sobre su espalda, donde el niño se agarró como un mono–. Aunque no estoy muy seguro sobre lo de escalar. Me gusta la tierra bajo mis patas. –¡Es divertido! –insistió Ben, el coro repetido por otros niños cercanos. –¿Has estado contaminando a tus compañeros de manada con los comportamientos de los leopardos? –preguntó Indigo con sequedad, aunque sus ojos estaban brillando. –No –respondió Ben, luego frunció el ceño–. ¿Qué significa contami-nando? Riendo, Indigo dio varias palmadas. –¿Quién quiere jugar al pilla-pilla? Hawke la tiene. –¡Síííí! –La ola del sonido de aprobación sacudió los árboles antes que los niños se esparcieran, Ben luchando por huir tan rápido como sus pequeñas piernas se lo permitían. Mientras tanto, un grupo de niños un poco mayores estaban aglomerados en la otra esquina de la Zona Blanca. Cuando un Riaz sonriente corrió por delante de ellos a la guarida para guardar de forma segura el comunicador móvil, Judd logró ver entre los cuerpos de los niños, dándose cuenta que estaban rellenando unos globos de colores con grandes botellas de agua que habían contrabandeado. Delante de Judd, Hawke estrechó sus ojos hacia Indigo. –Bien, ya sé quién la tendrá después. La teniente se retiró sin mirar atrás, deslizándose entre los deleitados niños mientras que Drew se metía en el camino de Hawke. –No puedo permitir que pilles a mi compañera –dijo el rastreador, las manos abiertas con las palmas hacia fuera en ambos lados de su cuerpo. Después de haber bajado a la niña que estaba sosteniendo para que ella pudiera esconderse, Judd utilizó sus habilidades de telequinesia para apartar a Drew del camino. –¡Hey! –Su cuñado le frunció el ceño cuando Hawke fue detrás de Indigo, su alfa pretendiendo gruñir y perseguir a varios niños pequeños en el camino,

60


quienes salieron corriendo chillando. Sienna, por su parte, estaba carcajeándose a la vez que trataba de guiar a Indigo hacia una trampa, con ayuda de Riaz. –¿Por qué demonios fue eso? –gruñó Drew, sus hombros moviéndose de forma fluida bajo una camiseta azul oscura con un diseño de plata en un lado, cuando él levantó las manos. –¿Recuerdas esa vez que jugamos a la guerra y casi rompiste mis costillas? – Fue antes del apareamiento de Judd y Brenna, en un momento en que Drew estaba seguro que Judd no le convenía a su hermana pequeña–. Decidí que todavía te guardo rencor por ello. –¡Ya te vengaste! –La respuesta de Drew fue mitad lobuna, sus garras deslizándose fuera de su piel–. ¡Casi dislocaste mi hombro ese día! Judd fingió pensar en ello. –Lo hice, ¿verdad? –Después de haber robado telequinéticamente un globo de agua de entre el grupo emprendedor en la esquina, dijo–: Así que tal vez te quería aquí para poder hacer esto –y le lanzó el globo a Drew. Éste impactó al lobo en su rostro. Gruñendo mientras el agua goteaba de su cara hacia el pecho, el cuerpo de Drew golpeó a Judd y ambos cayeron. En ese momento, el otro hombre agarró tierra e hierba y untó la masa por la espalda de Judd. Judd intentó apartar a su cuñado, pero fue frustrado cuando los cachorros fueron atraídos por su conmoción y corrieron hacia ellos. –Aquí, Drew –dijo uno, sosteniendo un globo de agua rosa brillante. Drew mostró los dientes y golpeó el globo directo en el cuello de Judd, lo que significó que el agua bajó por su espalda y pecho, convirtiendo la tierra en barro. –Ups. Luchando sucio ahora, Judd le lanzó otro par de globos. Esta vez siendo suministrado con entusiasmo por los niños. Después tuvo suerte y logró frotar la suciedad en la cara de Drew. Los cachorros, jóvenes y mayores, amaron este nuevo juego. Pronto el barro estaba siendo frotado en Drew y Judd por pequeñas manos entusiastas, mientras que los cachorros se reían como pequeños demonios. Judd, ahora sentado, con Drew detrás de él, espalda con espalda, sintió que algo se construía dentro de su pecho. –Esto es tú culpa –gruñó Drew–. Recuérdame retorcerte el pescuezo. –Anotado. –Ese poderoso sentimiento construyéndose y edificándose.

61


Y entonces un cachorro dejó de aplastar el barro en el cabello de Judd para mirarlo fijamente con sus grandes ojos azules. –¡Tío Judd está riendo! Él lo estaba haciendo, se dio cuenta. En silencio, moviendo los hombros, pero la risa no se quedaría dentro. Drew le dio un codazo en la espalda. –No es divertido, hombre. Era una camiseta nueva. Judd simplemente se rio más fuerte, hasta que Drew cedió y comenzó a reír también. El estómago de Judd dolía cuando levantó la vista y vio a una hermosa rubia SnowDancer entrar en la carnicería de la Zona Blanca. Su compañera estaba vestida con elegantes pantalones grises recortados a media pantorrilla, su camisa blanca formal dentro de los pantalones. Zapatillas naranjas completaban el aspecto profesional. Su cabello, que había terminado de crecer, se retorcía en un nudo complicado en la parte posterior de su cabeza, su flequillo de lado proporcionaba un marco para su cara de huesos finos. –Ya veo –dijo ella, caminando hasta pararse frente a Drew y a él, los puños apretados en sus caderas–. Mientras estoy fuera teniendo reuniones serias en la universidad, todos ustedes salen a jugar. –Su tentativa de ser severa fue totalmente neutralizada por el brillo en los ojos marrones con toques de azul ártico que rodeaban sus pupilas de medianoche. Esos ojos extraordinarios fueron lo único que quedó de su trauma en las manos de un monstruo, y ella se había adueñado de ellos. El vicioso Psy asesino en serie que raptó y torturó a Brenna quiso marcarla, romperla, y luego acabar con su vida. Pero fue él quien terminó muerto. Brenna había sobrevivido, volviéndose más fuerte, reclamando cada parte de sí misma. ¿Y el monstruo? Ella lo desterró de su mente hasta que ni siquiera pudiese acechar sus pesadillas. La gente llamaba a Judd duro; pero él no le llegaba ni a los talones de Brenna Shane Kincaid. –¿Quieres unirte a nosotros? –dijo mientras levantaba una mano fangosa. –Sí, Bren. Ven a jugar –dijo Drew al mismo tiempo. Su voz era sospechosamente alegre. Levantando sus manos y claramente dándose cuenta que tanto su hermano como su compañero estaban actuando sospechosos, Brenna se apartó. –Los amo, pero no. No cuando estoy usando esta ropa.

62


Ella era la preciosa y muy increíblemente inteligente compañera de Judd. Ella también estaba en el medio de la Zona Blanca con los niños que se habían dado cuenta que los adultos estaban de humor para jugar. El primer globo de agua la impactó diez segundos más tarde, golpeándola en la espalda. Su grito de sorpresa fue seguido por un segundo globo que empapó su frente, dejando al descubierto las líneas del simple sujetador blanco que Judd le vio ponerse esa mañana. Le encantaba verla vestirse, amaba la forma en que se movía tan enérgica y habladora por las mañanas. Y amaba que ella alimentara su hambre de contacto con sus propias demandas. Lo que más le gustaba era poder tocarla. –Ya que igual estás mojada… –Poniéndose de pie, comenzó a acecharla. –Mantén tu distancia –ordenó Brenna–. ¡Judd Lauren, lo digo en serio! No me voy a llenar toda de lodo… Renunciando a tratar de hacer que él se comportara cuando estaba claro que no iba a escucharla, salió corriendo hacia los árboles, quitándose las zapatillas en algún momento del camino. Judd fue a correr tras ella… solo para ser derribado por un fuerte agarre en su tobillo. Todo el aire de sus pulmones escapó de su boca cuando cayó boca abajo en el punto donde los cachorros hicieron su improvisada zona de lodo. Cuando miró hacia atrás, fue para ver a cierto lobo de ojos azules sonriéndole. –¿Recuerdas esa vez que usaste la telequinesis conmigo? –le preguntó Drew–. Decidí que todavía te estoy guardando rencor. Judd tomó una respiración y después se despegó del lodo al elevarse sobre sus manos. Drew apretó con más fuerza. Y Judd tomó una hoja del libro de travesuras de Ben. El cachorro era un maestro en crear distracciones inocentemente. La distracción de Judd no fue tan inocente. –Indigo está en el suelo –dijo después de haber fingido mirar hacia el otro extremo de la Zona Blanca–. Creo que Hawke le está haciendo comer hierba. El agarre de Drew se aflojó cuando su cabeza se giró en la dirección que Judd había estado mirando. –¿Qué? –Fue un gruñido–. ¿Dónde? Liberándose antes que el rastreador pudiera imaginarse que Judd estaba mintiendo entre dientes, siguió la esencia de su pareja en el bosque frente al claro de la Zona Blanca. Ella había aprovechado su ventaja, pero aunque ella era un

63


lobo, él era un Flecha. También era un teletransportador capacitado. Sin embargo, no hizo trampa, se mantuvo a pie y utilizó solo las habilidades de rastreo que había aprendido desde que se convirtió en una parte real de SnowDancer, en lugar de simplemente existir dentro de la manada. Cuando atrapó a Brenna, fue porque ella se detuvo para tomar un descanso por un estanque grande y profundo. Tenía una superficie semejante a un espejo bañado por el sol y rodeado de flores de color púrpura con corazones amarillos, así como por pequeñas flores silvestres blancas que le recordaban a las margaritas, la flora de la montaña habiéndose adaptado para sobrevivir a esta altitud. Cuidándose de permanecer contra el viento para que no atrapara su olor, se movió lentamente detrás de ella. –¡Judd! –gritó cuando él envolvió sus brazos a su alrededor y frotó la cara embarrada contra el lado de la suya, su pecho igualmente fangoso se pegó a la parte posterior de su camisa mojada. Él no estaba esperando que ella enganchara el pie alrededor de sus piernas, desequilibrándolo. Cayeron al estanque, juntos, y salieron chisporroteando. Salpicando agua hacia él, Brenna sonrió. –Te lo tienes merecido. –Igual necesitaba lavar el lodo. –Sumergiéndose, se restregó la cara para limpiarla antes de salir a la superficie y tirar de ella para acercarla con un brazo alrededor de su cintura. Su cuerpo era a su vez suavemente curvado y flexiblemente musculoso. Brenna era un técnico más que un soldado, pero aparte de su amor lupino de correr bajo la luz de la luna, asistía a ciertas sesiones de formación obligatorias junto con algunos compañeros de manada que no eran sumisos, pero que tampoco eran lo bastante dominantes como para sentir el impulso feroz de ejercer un papel de seguridad protector en la manada. Tenían el entrenamiento de combate para poder proporcionar un respaldo en caso que SnowDancer sufriera un asalto que rompiera las filas de los dominantes agresivos. El entrenamiento era intenso y regular, y satisfacía el predominio de la loba dentro de Brenna mientras le permitía continuar trabajando en otro campo. Porque su verdadero activo era su deslumbrante mente. –¿Cómo estuvo la reunión? –Bien. La Universidad quiere que dé una clase. Judd no estaba sorprendido. Aunque ella fuera joven, Brenna estaba a la vanguardia de su campo, sus ideas innovadoras.

64


–¿Quieres hacerlo? –Estoy considerándolo. –Con su mente enfocada sobre otros asuntos, ella sonrió y envolvió sus piernas alrededor de su cintura, ya había envuelto sus brazos relajados alrededor de su cuello–. ¿Crees que estamos lo suficientemente lejos de la Zona Blanca para no ser interrumpidos? Él conocía ese tono de voz, un poco ronco y suave al mismo tiempo. Su cuerpo respondió como si hubiera sido condicionado. Sin embargo, a diferencia de la asfixia brutal del Silencio, este condicionamiento fue elegido, era deseado. Apretando sus exuberantes curvas inferiores, él se abrió al beso que ella reclamó, sintió su erección endurecerse aún más cuando ella lamió su lengua contra la suya. Sus manos flexionadas sobre ella, su cuerpo suyo para que le ordenara. Su compañera le había enseñado el placer después de una vida de fría disciplina engendrada por la tortura que acabó por completo su infancia, y ahora él ansiaba ese placer. La ansiaba a ella. Solo con Brenna él podía ser este hombre, un hombre que exigía y daba y se perdía en la sensación. Deslizando una mano por su espalda, estaba a punto de profundizar el beso cuando oyó voces, sintió el estruendo de los pies pisoteando. Rompió el beso justo a tiempo para presenciar una invasión, mientras todos los adultos que estuvieron en la Zona Blanca saltaban al estanque en masa, la mayoría con fuertes chillidos y rudas salpicaduras. Brenna echó hacia atrás la cabeza y se rio cuando la salpicaron, liberándose para salpicar a la vez. Judd observó su sonrisa, observó su brillo… y jugó. Ya no era una experiencia foránea. Cuando le robó un beso a su compañera unos minutos más tarde, deseó que su amigo Xavier tuviera la misma oportunidad de ser feliz, que encontrara a su Nina. De los tres que se unieron para formar su propia pequeña célula rebelde (Judd, Kaleb, Xavier), el cura era, sin lugar a dudas, el único que era bueno en el fondo de su alma. Él podría haber tenido problemas, podría haber presenciado las escandalosas profundidades del abismo, pero Xavier Pérez jamás se rindió a la oscuridad. Él merecía la alegría, merecía encontrar el amor que perdió bajo el clamor de sangrientos ataques telepáticos hace más de nueve años. «Buena suerte, mi amigo».

65


Traducido por Roccio.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez

8 de julio de 2073.

Nina: Estoy sentado rodeado por la imagen fantasmal de lo que fue una vez nuestro pueblo. Apenas tres meses después del ataque Psy y no hay nada más aquí. Todos los cuerpos se han ido, al igual que las casas. No hay señales de los restos del lugar vibrante que fue nuestro hogar. Puedo oír tu risa ante la idea de que yo esté escribiendo una carta. Nunca te escribí notas de amor como Jorge le hizo a Fiorella, incluso después de que me lo insinuaras tan directamente que bien podrías haberme golpeado en la cabeza con un martillo. ¿Por qué debería escribir cartas, pensé, cuando mi Nina está aquí a mi lado, y yo puedo amarla con mi voz, mis manos, mi cuerpo? Pero ahora te he perdido y todo lo que queda es papel y tinta. Te vi saltar del acantilado hacia el río. Te hice saltar. Pensé que estarías a salvo, que las aguas te llevarían lejos de la matanza. El silencio aquí es feo y obsceno. Un escudo pesado. En los meses transcurridos desde que los Psy asesinaron a todos aquellos que amamos, he vuelto aquí muchas veces con la esperanza de que hayas regresado, pero no he encontrado ningún rastro de ti. Nadie sabe de una mujer que salió del río. Nadie ha oído de mi Nina. No me voy a rendir. Nunca me rendiré. Porque desde el día en que crecí lo suficiente para recordar mis propios pensamientos, supe dos cosas: que yo era un hombre de Dios, y que un día, me casaría contigo. Te encontrare, Nina. Sin importar lo que se necesite o cuánto tiempo tenga que buscar. Te encontrare. Tuyo, Xavier.

66


Traducido por Roccio.

KALEB NO HABÍA hablado en serio cuando le dijo a Judd que estaba pensando en llevar a Silver a la reunión con Ena Mercant, pero cuando su ayudante de más alto rango entró a su oficina mientras se abrochaba la chaqueta de su traje de rayas finas azul marino, lo consideró durante un instante. Porque los Mercants eran… diferentes. En términos políticos y en términos de su red de inteligencia, su importancia era trascendental. La mayoría de las personas los veían como los jugadores en las sombras que querían manipular marionetas en posiciones de poder, pero Kaleb siempre vio algo diferente: una familia que permaneció como una familia independientemente del Silencio. Eran una unidad estrechamente integrada con una profunda lealtad de sangre entre cada uno. El principal motivo para contratar a Silver fue porque quería una “entrada” con los Mercant, la había mantenido incluso después de que descubrió que ganar la confianza de los Mercant no era tan simple. Fue una decisión sencilla: Silver es la mejor asistente que haya tenido, ella funcionaba de manera eficiente con y para él, como lo demostraba el hecho que estuviera aquí tan temprano esa mañana. Sin embargo, Silver también tenía la capacidad crítica de tomar decisiones independientes y ejecutar las medidas necesarias para llevar a realidad esas decisiones. Kaleb no confiaba en ella. Confiaba en muy pocas personas, pero decidió mucho tiempo atrás que sin importar si trajera o no a la familia Mercant con ella, Silver, por sí misma, tenía un valor considerable. Ella demostró su valor con su siguiente pregunta. –Señor –dijo ella–, ¿le gustaría que lo acompañara a esta reunión? –No –respondió, al mismo tiempo que creaba un filtro psíquico por cualquier mención de la hija de Lucas Hunter. Este correría en los trasfondos silenciosamente hasta que lo apagara–. Creo que tu abuela y yo debemos hablar a solas.

67


La expresión de Silver no cambió. Ella siempre estaba fríamente compuesta, sin importar la presión, con el cabello rubio-hielo sujetado cuidadosamente en un rollo sofisticado y su cuerpo vestido con trajes de falda combinado con tacones de aguja. El traje de hoy era gris, la camisa blanca. Los tacones eran negros. Kaleb solo notaba ese tipo de cosas porque los veía como herramientas; Silver era demasiado inteligente para vestirse con tacones poco prácticos a menos que de alguna manera le otorgaran una ventaja. –Si se me permite hacer una sugerencia –dijo ella ahora. Kaleb asintió. Era muy consciente de su propia fuerza y poder, pero la arrogancia era un defecto que trataba de no cultivar. Solo conllevaba a amargos resultados. Un ejemplo es Ming LeBon, quien ahora se encuentra luchando para conseguir un lugar en el mundo después de perder su control sobre el equipo más letal de asesinos alguna vez conocido. Si Ming aún tuviera la lealtad de las Flechas, habría mantenido más poder que incluso el propio Kaleb. Pero donde Kaleb tenía a Sahara para mantenerlo anclado, para conservarlo lo más honesto que podría llegar a ser, Ming no tenía a nadie en quien pudiera en verdad confiar. Era difícil construir esa confianza cuando los subordinados vivían con el temor constante de la muerte o la tortura, porque Ming no toleraba errores. Kaleb tampoco lo hacía, pero no castigaba los errores que eran auténticos o aquellos que se realizaba en pos de un objetivo que valía la pena. Era conocido por promover no solo a los ganadores, sino también a los que fallaban y volvían a intentarlo de nuevo. Hacer lo contrario era sofocar toda la innovación y empeño. Sobre todo, su gente sabía que él nunca se olvidaba de quienes eran leales. Como no se había olvidado de Silver cuando llegó la hora de promover a alguien para coordinar la Red Mundial de Respuesta de Emergencia. Sí, Sahara tuvo que presionarlo, pero solo porque él no quería perder parte de la atención de Silver con la EmNet, no porque no tuviera confianza en su competencia para la tarea. –Abuela Mercant está predispuesta a trabajar con usted –dijo Silver mientras esos pensamientos pasaban rápidamente por su cabeza–. No insulte su inteligencia en ningún momento al mentir o bordear la verdad, y usted va a salir de la reunión con todo lo que desea. Kaleb mantuvo los ojos en Silver, el color de un tono claro inusual que era un marcador de la ramificación del árbol genealógico de la familia Mercant. Su hermano tenía los mismos ojos, al igual que su madre y su abuela.

68


–Entiendo –dijo él–. Estoy sorprendido de que estés ofreciéndome consejos que me puedan ayudar a vencer a tu propia abuela. –No se trata de vencer –respondió Silver–. Se trata de asegurar que no cometa un error que a la larga le costará a ambas partes. Kaleb entendió el trasfondo: Los Mercant decidieron, por algún motivo, darle la bienvenida al redil. Todo lo que tenía que hacer era aceptar esa bienvenida y trabajar con ellos. –Gracias, Silver. Inclinando la cabeza, ella le pasó un organizador delgado que era un prototipo de una de las empresas de Kaleb. –Podría firmar este contrato antes de irse. Kaleb escaneó el texto para asegurarse de que fuera exactamente como lo quería, y luego firmó. –Que no haya interrupciones a menos que sea una emergencia. –Sí, señor. Después de haber conseguido un ancla en las coordenadas visuales que le dieron, Kaleb se teletransportó a la ubicación de la reunión, a pesar que podría haberse teletransportado directamente a Ena Mercant. Sin importar su tendencia a permanecer fuera de la luz, él tenía una visual reciente de su cara. No todos los teletransportadores podrían bloquear a la gente así como los lugares, pero Kaleb nació con esa habilidad. Sin embargo, su uso en estas circunstancias sería un grave insulto a su anfitriona. –No pude resistirme –susurró una voz telepática familiar, que llegaba a través de su vínculo y era aumentada por la propia fuerza de Kaleb para que Sahara pudiera conectarse con él telepáticamente, sin importar la distancia que los separara–. ¿Cómo se ve el santuario interior de Ena Mercant? La oscuridad dentro de Kaleb se estiró bajo la luz que era Sahara. –¿Estás aún en la cama? –La había dejado cálida y soñolienta y sonrojada por su beso cuando se teletransportó a la oficina. –¿Sabes lo sexy que te ves cuando usas esos trajes? –Fue su respuesta–. En especial cuando abotonas tu camisa y luego colocas los gemelos en su lugar. Verte es como tener un sueño erótico despierta. Kaleb sonrió por dentro.

69


–Sí. Lo sé. –Sahara lo había dejado claro por la forma en que lo miraba, por el número de veces que lo arrastró a la cama después que él se duchara y se estuviera vistiendo–. ¿Debería parar? –Vuelve a casa y provócame después de esta reunión. Te fuiste demasiado temprano. Su sonrisa interior se profundizó, incluso mientras su rostro continuaba inexpresivo. –Tengo un imperio que manejar. –Bah. Qué es otro millón o cinco cuando tienes… Ni siquiera sé cuánto dinero tienes. –Mucho. Y es nuestro, no mío. –Él construyó el imperio para ella, construyó todo por ella–. Esta ubicación en la casa de Ena Mercant es idéntica a la imagen que te mostré. –Un frío suelo de piedra oscura, paredes de color gris acero, sofás de un gris más oscuro. –¿De verdad? –Un toque de decepción–. Me esperaba algo inesperado. Después de todo, ella es la Mercant. Kaleb echó un vistazo a la habitación, vio lo que se había perdido cuando llegó por primera vez. –Hay un jarrón oscuro, de rosas color rojo oscuro, contra una pared. –Una violenta y solitaria salpicadura de color en el gris–. ¿Tal vez un sutil recordatorio de que las personas que se cruzan con los Mercant tienen muertes sangrientas y violentas? –No bromees –le ordenó Sahara, su tono ya no era juguetón–. Estas personas son peligrosas. –Yo también lo soy –le recordó a la mujer que se preocupaba por él, que lo amaba, sin importarle sus retorcidas cicatrices internas–. Pero te prometo que no voy a dar nada por sentado. Los Mercant pueden ser enemigos letales. Caminó hacia los grandes ventanales inclinados que mostraban el paisaje de un barranco brumoso. Estaba cayendo la noche en esta parte del mundo, pero las ventanas de Ena no mostraban una ciudad con luces brillantes. No, más allá del desfiladero había rocas escarpadas y luego el mar alborotado. –Esto es interesante. –Le envió a Sahara una imagen de lo que estaba viendo. Sus sentidos le alertaron de otra presencia casi en el mismo instante. Girando, vio a una mujer que era Silver con cincuenta años más de vida. Los mismos ojos, la misma cara claramente definida. La diferencia era que el cabello de Ena Mercant era blanco sedoso y no llevaba un traje de falda, sino pantalones que se movían de manera fluida alrededor de sus piernas, el color de la tela similar al café con leche que Sahara le hizo probar a Kaleb tres días atrás, la blusa de Ena era

70


del mismo color y de la misma tela y fluía hasta sus caderas mientras cubría sus brazos. Sus pies estaban envueltos por zapatillas negras. También llevaba un collar de plata largo que descendía por debajo de los pechos y estaba anclado por un colgante de metal, adornado con una base de color rojo. Los Psy raramente usaban joyería, aunque Kaleb tenía el presentimiento de que esto no era una simple joya. –Ena –dijo él, usando de forma deliberada su primer nombre. Ena Mercant podría ser un poder en la sombras, pero Kaleb era un poder. Mejor que ella no olvidara eso. Su decisión no era arrogancia sino pensamientos tácticos fríos que habían conducido a su meteórico ascenso y lo mantenían en la cima de la cadena alimenticia. Incluso Pax Marshall, quien estaba flexionando sus músculos contra muchos otros, le daba a Kaleb un amplio puesto. –Kaleb. –La voz de Ena Mercant tenía un tono ronco que parecía natural–. ¿Qué opinas de la vista? –Es similar a mi propia vista en casa –comentó dándose la vuelta mientras ella se acercaba para pararse a su lado. La terraza de su casa sobresalía sobre un desfiladero igual de profundo–. ¿No quieres estar muy cerca de un área metropolitana? –Esa era la opción elegida por la mayoría de los Psy. –¿Tú sí? –Los ojos de Ena permanecieron en las espumosas olas a la distancia. –No, pero soy un teletransportador. Una inclinación elegante de cabeza de Ena. –Buen punto. –Movió su mano–. Ven, siéntate, vamos a hablar.

KALEB salió de la reunión dos horas más tarde con el entendimiento de que los Mercant estaban de su lado; y que Ena Mercant podría ser la persona más peligrosa que jamás hubiese conocido. Ella tenía inteligencia implacable emparejada con ambición implacable. Pero donde otros usaban tales ambiciones para sí mismos, Ena la utilizaba buscando poder para su familia. –Nosotros te hemos aceptado como uno de los nuestros –le había dicho Ena a quemarropa–. No traiciones a la familia y nosotros nunca te traicionaremos. Fue un resultado mucho mejor de lo que Kaleb podría haber esperado jamás.

71


–No seré como el resto de tu familia, Ena –señaló–. Las únicas ordenes que acepto son las mías. –Y las de Sahara. Pero Ena Mercant no necesitaba saber eso. La Psy mayor lo miró de una manera que no delataba nada… pero que no era tan cerrada como fue su expresión había sido al comienzo de su reunión. –Soy muy consciente de que estamos dándole la bienvenida a un depredador en nuestro círculo, Kaleb. Pero no hay que olvidar que incluso los depredadores pueden ser derribados por un simple dardo envenenado. Él había sonreído. –Entonces, nos entendemos mutuamente. –Dos depredadores que decidieron cooperar y cuidar la espalda del otro. –Sí. –Ena elevó la delicada taza de té de porcelana china en su mano, lleno de un líquido de color verde pálido que no formaba parte de la lista de nutrición ordinaria Psy–. Bienvenido a la familia. Después de haberse teletransportado de vuelta a su oficina en lugar de ir donde Sahara porque ella tuvo que asistir a una reunión veinte minutos atrás, Kaleb mantuvo la puerta cerrada y consideró las implicaciones del día. La ayuda de los Mercant no debía ser tomada a la ligera y él no tenía ninguna intención de abusar de su confianza. Era un hombre que sabía cómo valorar sus activos y la red de inteligencia Mercant por sí sola tenía el poder para derribar a un sinnúmero de personas. Ping. La alerta psíquica era débil y parte de las miles de piezas de datos que fluían en su mente en todo momento, pero se tomó un segundo para mirarla. Interesante. Su búsqueda captó una mención de la hija del alfa DarkRiver. Entrando a la PsyNet con su mente envuelta tan bien que era un fantasma, despegó hacia la ubicación exacta del llamado. A su alrededor, la PsyNet era una vasta oscuridad poblada de millones de estrellas que representaban las mentes de los Psy en la Red. Pero, donde antes había existido solo blanco y negro, ahora había un marco de oro delicado que subyacía en todo. El Panal, creado por los empáticos, la estructura de oro frágil que protegía a la Red de

la desintegración. Brillante en los espacios que una vez fueron

puramente negros, entre los lazos del Panal estaban las chispas de colores que denotaban una red psíquica inundada de empáticos. La investigación sugería que la razón de que esas chispas fueran tan prevalentes era porque la PsyNet estaba enferma, necesitaba una gran cantidad de curación.

72


Sin embargo, hoy su atención no estaba en esas chispas o en las líneas finas y doradas que conectaban la gente a los Es y a los Es entre ellos. Estaba en los datos que fluían constantemente a través de los espacios vacíos entre las mentes, corrientes sin fin de ellas. Solo estaba interesado en una pieza en particular de la misma. –¿… Psy con el poder de cambiar? Obteniendo el primer indicio de conversación que causó la alerta, él se detuvo y escuchó. –Tal individuo tendría habilidades envidiables. –¿En verdad lo crees así? No olvides que la niña estará obstaculizada por sus instintos animales. –Las cambiantes han demostrado ser inteligentes. –Sí, pero los Psy son más inteligentes. Es poco probable que Nadiya Hunter tenga la misma capacidad cerebral. Kaleb no necesitó escuchar por más tiempo. Le llevó menos de un minuto identificar las mentes como pertenecientes a posibles intelectuales de una universidad. Al igual que muchos académicos, sus escudos eran casi inútiles. Introduciendo un virus complejo de “reporte” en cada mente, uno que despertaría si y solo si la mente involucrada empezara a pensar en la niña de una manera que indicaba peligro para ella, los dejo para que siguieran en su catedra. Volvió a su propia mente con la conciencia de que una gran sección transversal de la raza Psy todavía no podía ver fuera de su burbuja de percepción de superioridad. Tontos. Aquellos que prosperaran en el post-Silencio serían los que comprendieran la verdad, los que sabían que sus competidores tenían la misma inteligencia y la capacidad afilada para innovar. En el caso de los humanos, a menudo tendrían más debido a la forma en la que por tanto tiempo fueron apartados o abusados. Mención de la niña, envió un mensaje a Judd. No hay amenaza. Curiosidad “intelectual”. Aunque sea más como hablar simplemente para escuchar sus propias voces.

La respuesta fue inmediata. Esperemos que sigan de esa manera. «Sí», pensó Kaleb, altamente consciente de lo que Nadiya “Naya” Hunter representaba. Considerando el derramamiento de sangre que estallaría si ella fuera lastimada, decidió utilizar a la MentalNet y MentalDark para aumentar la vigilancia. La MentalNet era la bibliotecaria y la guardiana de la Red, su tarea era

73


crear orden en el caos de los datos y las mentes. La MentalDark era muy diferente, un ser retorcido y homicida. Kaleb podría hablar con ambas. Entenderla a ambas. Ying y Yang. Oscuridad y luz. Inocencia y horror. Sin embargo, cuando las gemelas neosensibles vinieron a él, estaban perturbadas. O más bien, la MentalNet estaba alterada y la MentalDark tenía una actitud ambivalente. Siguiéndolas de vuelta a la Red, Kaleb se encontró siendo llevado a una sección que estaba a oscuras. Muerta. Sin chispas empáticas. No existían mentes dentro de la sección muerta. No existían hebras del Panal. Eso no era inusual. Partes de la Red habían sufrido daños catastróficos antes que los empáticos despertaran y empezaran a unirla. Al ritmo actual de mejora, se necesitarían años, toda una generación, tal vez dos, para que esas secciones se recuperasen. Ninguna mente podría anclarse allí hasta entonces. Nada podría sobrevivir, o si lo hiciera, sería una criatura delirante de locura. ?!! Siguiendo los impulsos mudos de la MentalNet, cambió su punto de vista… y vio el problema. La podredumbre, la enfermedad, se estaba extendiendo. Sin embargo, no lo hacía de un modo que la mayoría de la gente fuera capaz de detectar. No, los finos hilos de la Red estaban desgarrándose, literalmente, hebra por hebra de la superficie. Kaleb solo lo vio porque la MentalNet impuso su visión sobre la suya. –¿Se lo mostraste a los empáticos? Una sensación de negación, de una conciencia de que los Es ya estaban cerca del agotamiento. Kaleb no podía estar en desacuerdo. Sahara trabajaba en estrecha colaboración con el Colectivo Empático, y había estado compartiendo su preocupación con él de que a la Designación E se le pidió asumir demasiado en muy poco tiempo. “Ninguna designación puede asumir tanta responsabilidad”, le dijo ella, los ojos azul oscuro apasionados. “Se les está volviendo imposible hacer malabares con la carga de trabajo. Estoy asustada de que a pesar de nuestros mejores esfuerzos para no repetir los errores del pasado, vayan a empezar a desmoronarse bajo la presión.” El problema era que nadie más podía hacer lo que los Es hacían. Ahora parecía que incluso sus esfuerzos no habían detenido por completo la insidiosa desintegración del tejido psíquico de la PsyNet. Ellos le dieron a la

74


PsyNet una oportunidad de luchar, pero estaba luchando para no desintegrarse. Aun así… a pesar de sus primeros pensamientos, esto no se sentía como un resurgimiento de la enfermedad. Más bien parecía un indicio de un problema más profundo, una debilidad estructural que le permitió a la enfermedad afianzarse en primer lugar. –¿Es porque no hay suficientes Es en este lugar? –le preguntó a la MentalNet, ya que si ese fuera el caso, los Es podrían reorganizarse para arreglar el daño antes que se hiciera crítico. La MentaNet le envió una sensación de negación. Por su parte, la MentalDark nadaba en el espacio muerto, convirtiéndose en una con este. Ambas fueron creadas de la misma mezcla primaria; toda la rabia, la ira, los celos y otras emociones oscuras que la raza Psy se había negado a sentir durante tanto tiempo. Solo que jamás habían desparecido. Simplemente se recogió en los bolsillos oscuros de la red psíquica hasta que dividió la MentalNet en una inocencia estable y una oscuridad asesina. Hoy, ninguna mitad pudo decirle por qué la PsyNet estaba desgarrándose, filamento por filamento, incluso cuando el Panal luchaba por mantenerla unida, incluso cuando las chispas de colores que eran las emanaciones de los Es se propagaban a través de la noche negra de los espacios entre las mentes. La PsyNet debería haber estado sanando. En su lugar, simplemente se moría más lentamente.

75


Traducido por Roccio.

SASCHA COLGÓ DESPUÉS de una preocupante conversación con Ivy Jane. Su compañera E y presidente del Colectivo Empático había llamado para discutir la información que acababa de recibir de Kaleb Krychek. Sumándose a la posible amenaza para Naya que Lucas le advirtió ese mismo día, eso la dejó preocupada en múltiples niveles. Naya era su principal prioridad y siempre lo sería, pero también existían decenas de miles de niños en la PsyNet. Incluso si el Panal conseguía que la PsyNet no colapsara como lo había hecho en las secciones antes del despertar de los Es, la desintegración y la debilidad oculta en su interior tenía que estar causando un impacto en todas aquellas mentes jóvenes en desarrollo. Le frustraba no haber sido capaz de dar a Ivy alguna respuesta. Parte de ello se debía a que había estado fuera de la PsyNet desde su deserción y estaba recibiendo todos los datos de segunda mano, pero sobre todo era porque todos estaban trabajando a ciegas. Nadie sabía el alcance exacto de los daños causados por un centenar de años de condicionamiento forzado, de borrar las emociones. –Ya voy –dijo cuándo Naya hizo un ruido de petición desde la sala de estar. Habría sonado como “da che” para la mayoría de la gente. Sascha sabía que su hija estaba pidiendo por su leche. Apartando de momento los problemas que invadían su mente (Naya era demasiado buena para captar los matices emocionales), respiró profundamente para calmarse. –Falta poco, cariño. Apenas había sacado la leche para que se calentara en la estufa a temperatura baja cuando Ivy llamó. A Naya le gustaba cuando Sascha hacía su leche de esa manera, en especial si le espolvoreaba un poco de chocolate oscuro. “Es la hija de su madre”, decía Lucas con una sonrisa pecaminosa cada vez que veía a Sascha rociar el chocolate sobre la leche de Naya. No colocaba mucha, nunca

76


la suficiente para dañar la salud de su bebé. Solo el sabor más sutil para sorprenderla ahora que Naya casi cumplía un año y empezaba a ser más aventurera con sus elecciones de alimentos. La leche la mantendría saciada hasta que Lucas llegara a casa y pudieran cenar juntos; los cambiantes trataban de comer junto a sus cachorros siempre que fuera posible. La mente de Naya tocó la suya en ese momento, enviando sus pensamientos hambrientos. Los labios de Sascha se elevaron en las esquinas, todo su estrés derritiéndose de repente. –Sé que no estás hambrienta, chiquilla –dijo, su respuesta con emoción para que Naya entendiera su significado. La bebé de Lucas y ella era inteligente, pero todavía era un bebé. Risitas culpables sonaron desde el salón. Incluso mientras su sonrisa se profundizaba, Sascha se dijo que debía ser firme. Era extremadamente difícil cuando Naya era lo bastante inteligente como para saber que podía salir del paso siendo adorable, y cuando Sascha se sentía aterrada de alguna vez herir el corazón de su bebé como el suyo fue herido cuando fue una niña vulnerable. Conscientemente, entendía que la corrección suave no se parecía en nada a las duras lecciones que le enseñaron cuando niña, pero conllevaba un verdadero esfuerzo de voluntad para ella el poner eso en práctica. Cada vez que comenzaba a reincidir en ser demasiado permisiva, se recordaba a sí misma que Naya era una niña feliz y decidida, que sabía que era profundamente amada. Que pedía afecto cada vez que lo necesitaba, sin temer en ningún momento que fuera a ser rechazada o marginada, esa idea simplemente no formaba parte de la visión de su universo, exactamente lo que Sascha quería para ella. También se sentía lo bastante segura para ser traviesa. La noche anterior Lucas había tenido que perseguir a Naya por todo el nido cuando llegó la hora de dormir; su caminar aún podría ser un poco inestable, pero era un cohete cuando se trataba de gatear. Vestida solo con un pañal, se había reído a carcajadas y dicho con una voz alta y firme: "No", cada vez que Lucas la cogía y la ponía en su cuna. Después de dejarla allí, ella había trepado fuera (descubrió la manera de escapar un mes antes), y el juego comenzaba de nuevo. Por supuesto, como Lucas era un gato, estaba divirtiéndose tanto como su hija. Mientras tanto, Sascha se

77


sentó en la sala de estar con una taza de chocolate caliente y simplemente disfrutó de la vista de su pareja jugando con su cachorra. Tuvo que fingir ser severa cuando Naya corrió y declaró su caso con sonidos fuertes y gesticulaciones salvajes de sus manos. “No, Naya”, le había dicho, mordiéndose la lengua en un esfuerzo para no reírse. “Es hora de ir a la cama. Ve con papá”. En ese momento, Naya le había gruñido, con los ojos chispeantes de malicia. Y Sascha se agrietó, riendo tan fuerte que tuvo que bajar su chocolate caliente antes de derramarlo. Lucas había sacudido la cabeza cuando Naya se dejó caer sobre su trasero cubierto por el pañal y se unió a la risa, aplaudiendo por haber hecho reír a mamá. “No hay disciplina”. Lucas simuló un gruñido antes de recoger a su bebé traviesa. “Y para ti, llegó la hora de dormir”, la acarició con su nariz mientras emitía un gruñido que hizo reír más a Naya y darle palmaditas en su mejilla sin afeitar. Él finalmente consiguió que se durmiera, al caminar por todo el nido con ella pegada a su pecho desnudo. Hoy, la cachorra estaba jugando en la sala de estar justo fuera del espacio de la cocina. Sascha cerró con llave la puerta del nido para asegurar que Naya no pudiera abrir el pestillo y salir al balcón, Lucas había asegurado a prueba de niños toda el área principal del nido, por lo que Naya era libre de vagar todo lo que quisiera. Una gran parte del tiempo practicaba sus habilidades para caminar. Y sin importar cuántas veces se cayera, comenzaba de nuevo después de un pequeño descanso. Su bebé terca y determinada. Asomándose desde la cocina, Sascha la encontró concentrada en apilar los bloques de madera coloridos que Faith y Vaughn le regalaron. A su lado reposaba un lobo de peluche ligeramente andrajoso, también conocido como “El Juguete Que No Debe Ser Nombrado”, que Hawke le regaló a Naya cuando era una recién nacida, y que seguía siendo su juguete favorito para acurrucarse, para la ruina de su padre. Aunque Lucas disfrutaba de él cuando Naya se volvía modo leopardo con el juguete, gruñendo y peleando con el lobo. Entonces él sonreía y decía: “Esa es mi chica”. Riendo con suavidad y haciéndose una nota mental de robar el juguete para lavarlo después de que Naya fuera a dormir una noche de esta semana, Sascha

78


volvió su atención en agitar la leche que se calentaba lentamente. Mientras esperaba a que alcanzara la temperatura óptima, cogió un organizador con la otra mano para terminar de leer una nota de Tamsyn sobre el evento conjunto de DarkRiver-SnowDancer que Lara y ella propusieron para celebrar el nacimiento de los bebés de Mercy y Riley. Después de todo, los lobardos pertenecían a las dos manadas. Es una buena excusa para reconocer lo profundamente vinculadas que están ambas manadas, había escrito la sanadora de la manada. Creo que tenemos que reconocer eso, que debemos empezar a acostumbrar a todos al hecho de que con el nacimiento de los lobardos, nos vamos a convertir verdaderamente en dos partes independientes de un todo mucho más fuerte.

Tamsyn añadió una actualización a su mensaje original: SnowDancer ha sugerido que Mercy se encargue de esto. Puedo entender el motivo.

Sascha sonrió. Lucas también eligió a Mercy, pero estaba esperando a escuchar la respuesta de los lobos, ver si ellos insistían en un enfoque más práctico. Lo sacaría de quicio que los lobos (especialmente Hawke) y él, estuviesen en la misma onda. Sonriendo, escribió una respuesta a Tamsyn, agradeciendo a la sanadora por la actualización y diciéndole que se lo informaría a Lucas cuando regresara al nido. Su compañero y ella se desconectaban por los deberes de cuidado de niños durante el tiempo en que Naya estaba en casa, pero nunca estaban fuera de contacto entre sí o con la manada. Como alfa, Lucas tenía la carga de trabajo más pesada, pero Sascha había labrado su propio lugar en DarkRiver, era el principal punto de contacto de multiplicidad de asuntos para que él pudiera ser libre para centrarse en el panorama más amplio. Extrañaba a Naya cuando estaba lejos de ella, no obstante los cachorros de los cambiantes se desarrollaban por la interacción social con los otros compañeros de manada. Como resultado, Naya estaba a menudo en la guardería o en citas de juegos con amigos. Consciente de las responsabilidades que recaen sobre la pareja alfa, sus compañeros de manada estaban más que dispuestos en hacerse cargo por completo de esas citas de juegos, sin embargo Sascha y Lucas cumplían sus turnos como anfitriones. Naya necesitaba ver a sus padres, tanto como cualquier otro cachorro. La manada estaba construida sobre los vínculos de la familia. Dejando a un lado el organizador cuando la leche se calentó solo un poco más de la temperatura que a Naya le gustaba, apagó la hornilla y vertió con cuidado la

79


leche en un vaso para bebé. Estaría en la temperatura adecuada para el momento en que la dejara en las manos impacientes de su hija. Estaba esparciendo el chocolate oscuro de su escondite personal (cortesía de su compañero), cuando sintió una onda en el vínculo de pareja que la conectaba con el hombre que era su corazón. –Papá está casi en casa –dijo mirando a Naya y sonriendo. Con su cara sonriendo, Naya corrió hacia la puerta con piernas temblorosas. –¡Pa-pá! ¡Pa-pá! –dijo mientras golpeaba sus pequeñas palmas contra la puerta. Su desarrollo del habla y habilidades de comprensión estaban más cerca de la línea de tiempo Psy que de los niños cambiantes, lo cual era probable que fuera el resultado del constante contacto telepático con su madre. Sascha enroscó la tapa del vaso de bebé antes de salir descalza a levantar a su hija. Solo cuando tuvo un firme agarre desbloqueó la puerta y la abrió a la oscuridad de la tarde. Lucas saltó hacia el balcón menos de un minuto después. Resultaba claro que había corrido a toda velocidad desde donde habitualmente estacionaba su

carro durante la noche; los cambiantes tenían

cuidado de no dañar el ambiente en el que prosperaban, y si eso significaba un largo viaje a casa, que así fuera. La camiseta de Lucas estaba pegada a su pecho, la respiración agitada. Dada su buena forma física, tenía que haber corrido muy rápido. –¿Tratando de batir tu propio record? –preguntó Sascha cuando Naya se estiró hacia su padre, haciéndole difícil cargarla por su excitación. La sonrisa de Lucas era puro pecado, sus ojos verdes volviéndose de pantera justo en ese momento. Aplastando un beso en la mejilla de Naya después de tomarla en sus brazos, atrajo a Sascha cerca con un agarre en la parte posterior de su cuello y reclamó su boca en un beso claramente adulto. Incluso después de más de tres años como su compañero, los huesos de Sascha se fundieron. Presionando sus manos contra su pecho, su corazón latiendo fuerte y rápido bajo sus palmas y el olor a sudor y a hombre a su alrededor, se levantó de puntillas, solo rompiendo el beso cuando sus pulmones protestaron. –Estoy feliz de que estés en casa. –No lo había visto desde las seis de la mañana, cuando él tuvo que salir para tomar una llamada de conferencia internacional celebrada en la sala de comunicaciones del cuartel de DarkRiver en Chinatown. Para lidiar con el nuevo y frágil Acuerdo Trinidad, que poseía

80


demasiados participantes para que asistiera a la reunión en su pantalla de comunicaciones en casa. Como Sascha no tuvo reuniones externas, optó por quedarse en casa con Naya, a pesar de que apenas habían estado realmente en casa. Aparte de la sesión de juego vespertina, salieron una hora de la mañana para que Naya pudiera jugar con el niño de Anu, de dos años de edad, de carácter dulce. Naya y él se volvieron amigos con rapidez. Sascha aprovechó esa oportunidad para tomarse un café con Anu, mientras las dos observaban a sus hijos jugar. Había esperado historias de travesuras juveniles de la alegre hembra maternal, la tarea de Anu en la manada era supervisar el estado emocional del grupo de niños de once a trece años de edad, pero le sorprendió con la noticia de que los niños no hicieron ningún tipo de travesuras durante la semana pasada. “El buen comportamiento no durará”, predijo ella con falsa solemnidad, su bella cara regordeta, fija con líneas sospechosas. “Ellos solo nos están induciendo a una falsa sensación de seguridad. Después… ¡atacaran!” Sascha estaba pensando que tenía que compartir los comentarios de Anu con Lucas cuando él le mordió el labio inferior. –Estoy contento de estar en casa –le dijo–. Ha sido un día infernal. –Otro beso, este duro y rápido, antes de mirar a Naya de nuevo–. ¿Por qué estas jalándole el pelo a papá? –¡Uuu! –respondió. La sonrisa de Naya era pura delicia felina. Sascha tensó su estómago en un esfuerzo por combatir la risa; sabía que eso solo animaba a su hija. Pero, Dios, era difícil, no tenía idea de cómo Tamsyn lo lograba con sus gemelos. Quienes, por cierto, le habían enseñado la palabra “Ups” a Naya, como una forma de responder cuando eran atrapados creando problemas. Solo podía enunciar “uuu”, pero su significado era claro. También sabía los nombres de los gemelos, aunque aún no podía decir Roman y Julian, solo Ro y jul. –Sí, Uuu. –Lucas le gruñó a Naya. Naya gruñó de vuelta, el sonido tan adorable y el orgullo de su cachorra por hacerlo era una cosa tan grande y feliz, que, de nuevo, Sascha no pudo mantener una cara seria. Girándose para ocultar sus ojos llorosos y risa para que Naya no comprendiera lo fácil que podía escapar de problemas solo con ser adorable, respiró profundo. Únicamente cuando se controló a sí misma, giró y cogió a Naya de vuelta en sus brazos.

81


–Ven conmigo, vamos a ir a tomar tu leche para que tu papá pueda ducharse. Lucas cerró la puerta y la aseguró de nuevo, siguiéndolas. –Es seguro liberar a la artista del escape. Sascha amaba cargar a Naya, amaba sentir su peso caliente, pero había aprendido que los cachorros cambiantes se desarrollaban mejor si se les permitía una cierta independencia desde muy pequeños. Cuando Naya quería acurrucarse, la buscaría. Así que robó otro beso de su mejilla antes de poner a Naya en el tapete de juegos en donde su hija apiló sus bloques. Después vio a su compañero caminando hacia la ducha. Su suspiro fue profundo. Era injusto, lo bien que se veía en un viejo par de pantalones vaqueros y una simple camiseta. Echando un vistazo por encima de su hombro al llegar a la pantalla plegada y de estiba que utilizaban para separar el salón y el dormitorio cuando tenían invitados, Lucas sonrió. –Sigue pensando en eso hasta que nuestra princesa esté dormida. Sascha mantuvo su mirada fija con la de su pantera salvaje, dejando que el gato supiera que ella lo veía merodeando bajo su piel. –Oh, tengo la intención de hacerlo. Una risa antes de que siguiera su camino hasta la ducha ubicada fuera del área del dormitorio. Yendo a la cocina, Sascha cogió el vaso de bebé y se lo llevó a Naya. –Aquí tienes, bebé. Naya sostuvo el vaso a prueba de niños con las manos firmes, sus pequeños dedos alrededor de las asas a cada lado. Sus ojos agrandándose cuando dio el primer sorbo de la punta sobresaliente, diseñada para asegurar que la leche no se derramara en caso que cayera de sus manos. –¡Cho! –Sí, chocolate. Fuiste muy buena con Anu, pensé que merecías un regalo. – Elevándose sobre sus pies, entró a la cocina para terminar de preparar la cena. La comida de Naya fue fácil, cuando dejó a los gemelos esa tarde, Tamsyn le dio un tarro fresco de estofado apropiado para niños que Naya amaba. Si solamente el alimento para los adultos fuera tan sencillo. –Vale –dijo ella, y continuó lo que había estado cocinando antes de parar para hacer la leche de Naya.

82


En general, todavía era una cocinera terrible, pero aprendió a hacer algunas cosas que eran a prueba de fallos, y dado que los últimos tres días Lucas se aseguró de que se alimentaran, era justo que ella se encargara esta vez. Sin embargo, no solo se trataba de sus habilidades como pésima cocinera, sino que ella no se asemejaba en absoluto a lo sexy que se veía Lucas cuando cocinaba. Sobre todo porque él tenía la tendencia de caminar por el nido usando solo sus vaqueros, esos vaqueros que colgaban precariamente bajo. Suspirando de nuevo por el recuerdo, y sonriendo después porque él probablemente saldría de la ducha utilizando únicamente una toalla enganchada alrededor de sus caderas, metió en el horno el horneado de patatas con queso que ya había preparado. Su plan era combinarlo con el pollo que puso a asar antes de la llamada preocupante de Ivy Jane. Ella cruzó los dedos para que el pollo no se quemara o quedara crudo. Seguía siendo su némesis, junto con miles de otras cosas. Recogiendo el organizador, entró en la sala de estar. Vigilaría a Naya mientras Lucas se duchaba, después daría por terminado el trabajo del día. Pero primero tenía que responder a un… –¡Eh! Saltó al sentir algo mordiéndole el tobillo, bajó la mirada justo a tiempo para ver una cabeza de pelaje negro desaparecer debajo de la pequeña mesa de juego de color rosa a su lado. Con los ojos muy abiertos, Sascha se acercó de puntillas, estaba a punto de mirar debajo de la mesa cuando sintió una profunda necesidad de hacer esto con su compañero a su lado. –Lucas –susurró, llamándolo a través del vínculo de pareja. La ducha se apagó un latido más tarde, y entonces salió un Lucas goteante, con una toalla blanca envuelta alrededor de sus caderas, exactamente como se había imaginado. –¿Qué pasa? Sascha solo señaló a la mesa y le hizo un gesto para que se colocara de rodillas. Con comprensión llenando sus ojos que pasaron rápidamente de humano a pantera, él llegó a su lado. Entonces, juntos, colocaron su peso sobre sus palmas y miraron debajo de la mesa que Naya le gustaba usar para poner sus juguetes cuando estaba “limpiando”. Ojos verdes brillantes de leopardo centellearon hacia ellos antes que una pequeña cachorra de pantera saliera saltando hasta sus brazos… o intentara

83


hacerlo. Ella no era muy coordinada, más bien se deslizó por el piso en vez de correr. Orgullo ardía en sus ojos, en su presencia mental, en su gruñir. Lucas le gruñó de vuelta, riendo y frotando la cabecita de Naya cuando trató de saltar sobre él. Con su nivel de concentración acorde a la niña que era, se giró hacia Sascha y trató de subir a su regazo, Sascha se había sentado sobre sus talones. El corazón de Sascha había reventado a la primera vista de la nueva forma de su hija. Negro azabache como su padre a excepción de aquellos ojos verdes brillantes, sus rosetas de leopardo ocultos en el negro, Naya era asombrosamente hermosa. –Niña lista, muy lista –dijo, luchando contra las lágrimas de felicidad. Le habían dicho que los niños cambiantes hacían el cambio alrededor del año de edad, y con su cumpleaños a tan solo una semana de distancia, Sascha había estado vigilante; pero creyó que sentiría un cambio mental cuando Naya cambiara por primera vez–. ¿Por qué no sentí su cambio? –Porque es normal para ella. –Lucas se acostó sobre su espalda sobre el tapete de juego, sin preocuparse de su estado húmedo. Aceptando la silenciosa invitación, Naya de inmediato corrió para subir trabajosamente sobre su pecho. Tuvo que descansar después, su pequeño cuerpo subía y bajaba bajo la mano de Lucas. Una vez recuperada, se puso de pie sobre su pecho y trató de golpear su cara de forma juguetona. Él la desvió con manos suaves, pero de una manera que le indicaba a Naya que estaba bien continuar con este juego. –Ella siempre será Naya, cualquiera que sea la forma que tome. –Pero cuando tú cambias, te sientes más salvaje. –Sascha no sabía cómo explicarlo de otra manera. –Ella es un bebé, está más cerca de su estado primitivo. Naya alzó la vista y ronroneó cuando Sascha la acarició, luego cayó sobre su vientre, con las piernas extendidas. Sascha le ayudó a volver sobre sus pies, donde una vez más comenzó a “pelear” con su padre, segura con la certeza de que Lucas podría fácilmente manejar sus ataques juguetones. –Sin garras. –Lucas atrapó una pequeña pata y dio un golpecito en las garras. Cuando Naya hizo sonidos de lloriqueo, las garras todavía afuera, Lucas liberó sus propias garras, luego las retrajo. Un segundo, dos, tres, la cabeza de Naya inclinada hacia un lado… y sus garras se deslizaron de regreso. –Buena chica. –Lucas besó su cara.

84


Feliz, Naya se volvió hacia Sascha. Incapaz de resistirse, cargó a su dulce bebé y la abrazó. Su pequeño corazón latía tan rápido, su pelaje suave. Los recuerdos se estrellaron contra Sascha del día que sostuvo un cachorro en forma animal por primera vez. Julián había sido más grande que Naya en ese entonces, pero igual de hermoso. Nunca podría haber imaginado que un día estaría sosteniendo a su propio cachorro. Sus ojos ardieron. Naya solo permitió el abrazo de Sascha por un corto tiempo antes de retorcerse para que la bajara. Rodeando a Lucas y a Sascha (cayendo y levantándose y deslizándose), Naya gruñó y ronroneó y tomaba un descanso de vez en cuando contra sus padres. Sascha, con una mano en el pecho desnudo de Lucas, no podía dejar de verla. –¿Recuerdas ese día que sostuve a Julian por primera vez? –¿Quieres decir el día que te delataste? Sascha sonrió a través de sus lágrimas incipientes. –Ojalá pudiera haberme quedado con esa bota que él masticó. –Te quedaste conmigo. Soy un mejor suvenir. –Lucas levantó una pierna para doblarla por la rodilla, la toalla abriéndose inmediatamente a ambos lados de su muslo musculoso. Su mente se dividió en dos. –Detén eso –le ordenó a la magnífica pantera adulta en el suelo mientras una preciosa bebé pantera trataba de morderlo en el brazo con dientes diminutos de pantera–. No puedo manejar que te veas todo sexy cuando Naya está actuando toda adorable. Su corazón podría explotar de forma permanente. Él se rio, se movió hacia el frente y la toalla simplemente no lo siguió. Antes de que ella pudiera volver a colocarla, el aire se llenó de luz estrellada y una gran pantera negra ahora estaba sentada a su lado. Encantada, Naya trató de morder la cola de Lucas pero no podía cogerla porque él la batía por todas partes. Moviéndose de esa manera adorable y temblorosa, trató de perseguirla y Lucas la movió de nuevo. Sascha rio cuando Naya intentó atraparla otra vez. El simple juego la mantuvo entretenida y excitada hasta que se metió en el regazo de Sascha y se quedó dormida con la rapidez de la niña que era. Deslizando sus manos a través del pelaje suave de Naya, Sascha notó luz desde el rabillo de su ojo.

85


–Ahora estás desnudo. –Trató de mirar a su compañero sin mirar a su cuerpo–. ¿Quieres matarme? Riéndose, Lucas se movió hasta que apoyó su brazo detrás de ella, con la parte inferior del cuerpo en su mayoría fuera de su campo de visión. –Ya estoy ansioso por llevarla a correr, por enseñarle el bosque, mostrarle cómo escalar al nido. El corazón estresado de Sascha saltó. –Oh Dios, ella va a tener mayor capacidad para desplazarse. –Mientras continuaba siendo una bebé en todos los demás aspectos. Lucas le dio un golpecito en la nariz. –Ella es un gato. También le enseñaremos las reglas. –¿Va a empezar a saltar por el balcón? –Era la fuerza en movimiento cuando Lucas lo hacía. La idea del pequeño cuerpo de Naya volando a través de esa cantidad de aire tuvo a Sascha cerca de la hiperventilación. Frotando su espalda, Lucas emitió un ronroneo tranquilizador con su pecho. –No mañana o al día siguiente. Ella va a necesitar tiempo para desarrollar su fuerza. Sascha tenía la sensación de que estaba restándole importancia al tema del inevitable salto de Naya, y no tenía ningún problema con ello. Cualquier mujer tendría que ser acariciada y apaciguada cuando su bebé estuviera a punto de empezar a volar desde un balcón. –Ella es muy hermosa también en su forma felina. –Por supuesto que lo es. –Lucas la acarició–. Es tu hija. –Nuestra. –Nuestra. –Con sus dedos tejiendo su cabello suelto, Lucas la besó con una sonrisa en sus labios, mientras su hija dormía en su regazo. En algún momento durante el beso, Naya cambió espontáneamente de vuelta a su forma humana, y la cena se quemó. Ni a Lucas ni a Sascha le importó. No con su hija roncando suavemente en sus sueños.

86


EL ARQUITECTO, QUIEN había armado el Consorcio, quien tuvo la premonición de ver la caída del Silencio en el horizonte y de entender el vacío de poder que dejaría en el mundo, consideró los últimos datos sobre el Acuerdo Trinidad. Si tenía éxito, Trinidad y la resultante Federación de la Tierra Unida matarían al Consorcio, aunque en este momento, el acuerdo parecía estar luchando por sobrevivir. Aun así, el Arquitecto no daba nada por sentado. El Consorcio había tomado la decisión de mantenerse bajo el radar para reagruparse después que un socio en el escalón más alto de su asociación fuera capturado por el Escuadrón Flecha, pero eso no significaba que no pudieran activar alteraciones a pequeña escala. Por ejemplo, La Alianza Humana tendría poca paciencia para los asuntos de Trinidad si los insurgentes anti-humanos comenzaran a provocar problemas en su territorio. Y sucedía que el Arquitecto conocía a uno de estos grupos. Todo lo que se necesitaba era un empujón hacia la ubicación correcta y un catalizador para encender la mecha destructiva. Era una cosa pequeña, pero todo caos tenía que comenzar en alguna parte. En cuanto a la operación mucho más grande que se había puesto en marcha por otro de los miembros principales del Consorcio… El Arquitecto bajó la mirada hacia el informe de Nadiya Hunter. Estaba lastimosamente vacío, pero lo cierto es que, según las fuentes del Consorcio, la niña no tenía ni siquiera un año de edad. No obstante, su importancia como un símbolo estaba empezando a crecer a medida que la raza Psy salía del estupor post-Silencio y comenzaba a ver a su alrededor. Los socios del Arquitecto, miembros del Consorcio, tenían razón: Matar a la niña de la forma correcta contenía el potencial de incitar una guerra sangrienta

87


entre los Psy y los Cambiantes, los seres humanos atrapados en el fuego cruzado. Sería un golpe decisivo que quebraría Trinidad de forma definitiva y cualquier esperanza de paz que prometía frustrar seriamente los planes del Consorcio. Sin embargo, un solo error y la furia de DarkRiver y sus poderosos aliados se centrarían únicamente en el Consorcio. El Arquitecto conocía lo bastante bien a los cambiantes depredadores como para entender que no se detendrían hasta que cada uno de los miembros del Consorcio estuvieran muertos. Los pros y los contras de la táctica de Nadiya Hunter requerían más estudios, pero ya todas las piezas estaban en su lugar, si y cuando el Arquitecto decidiera que era el tiempo de activarla.

88


Traducido por Roccio.

LUCAS METIÓ A Naya en su cuna y levantó los barrotes de la barrera de seguridad, la cual había tenido que extender en toda su altura después que ella comenzara a escaparse. Era para mantenerla a salvo y solo por si acaso, ya que Lucas y Sascha normalmente se despertaban por el sonido más pequeño. Cubriéndola con una peluda manta verde que Tamsyn tejió para ella, metió el maldito juguete de lobo a su lado para que se acurrucara, y luego tocó su suave cabello oscuro y miró a la mujer que estaba a su lado. –Lo hicimos bien. Sascha deslizó su brazo en el suyo, sus ojos cardinales brillantes con toques de chispas de colores en Naya. –Sí, y nos divertimos haciéndolo. –Frunció el ceño de repente–. Ella tomó leche con chocolate espolvoreado, y no limpié sus dientes. Por lo general no se duerme tan temprano, ni siquiera cenó. –Despertará si tiene hambre, y una noche sin lavarse los dientes no la lastimará –aseguró Lucas a su compañera–. Hice eso de vez en cuando en mi niñez. Es increíble la cantidad de dulces que comí. –Gracias por la advertencia. Ahora ve a ponerte un pantalón. Riéndose, la sacó de la habitación que sus compañeros de manada y él habían añadido poco después del nacimiento de Naya. Estaba adjunta a su dormitorio, por lo que incluso si Naya escapaba de su cuna, tendría que sobrepasar su cama para salir. –¿Se pudo rescatar algo? –preguntó él después de ponerse los pantalones vaqueros y seguir a Sascha a la cocina. –Mmm. Creo que las patatas todavía pueden estar buenas. –Queso completamente fundido todavía es queso fundido. –Lucas llevó la sartén a la mesa–. ¿Y el pollo?

89


–Un trozo de carbón. –Sascha pareció de mal humor por ello antes de apartar su decepción–. ¿Quieres que haga un omelet? –Sí. Los dos trabajaron lado a lado para preparar los omelets. –¿Has escuchado algo sobre Nikita? –El reciente intento de asesinato a la madre de Sascha le causó lesiones significativas. –Sophie dice que se está presionando demasiado. –El tono de Sascha era tenso–. Está preocupada por una complicación. –Nikita no está acostumbrada a ceder el control, incluso por períodos cortos – señaló Lucas mientras pasaba una mano por su cabello. Esa era una verdad irrefutable. La ex Consejera y miembro actual de la Coalición Gobernante de la raza Psy era una directora implacable que estaba acostumbrada al poder. Sascha asintió y tomó una respiración profunda. –Hasta ahora se encuentra bien. Sophie me mantiene actualizada de su progreso. –Tácita fueron las palabras de que ese día, Sascha tenía que centrarse en su niña vulnerable, no en una madre experta en defensa letal y ofensiva. Se sentaron a comer menos de diez minutos después, sus sillas una al lado de la otra en lugar de ocupar cada borde de la mesa. A Lucas le gustaba ser capaz de tocar con afecto a su compañera, y Sascha había copiado el hábito felino, acariciándolo a menudo mientras comían. Privilegios de piel entre una pareja emparejada. Sencillo. Profundamente necesario. Él sintió la preocupación que invadía por completo la mente de ella ahora que Naya estaba dormida, pero los dos hablaron solo con sus toques hasta después de haber acabado la comida y que ella estuviera cortando un poco de fruta para el postre. Fue entonces cuando Sascha le pidió que le describiera todos los detalles de lo que la gente de Aden escuchó en la Red. Su cara se puso pálida bajo la miel oscura de su piel mientras él hablaba. –¿Es un grupo como Psy Puro? –No hay señales actuales de que se trate de algo tan enfocado. –Lucas se obligó a mantener la calma; su compañera necesitaba eso de él en este momento–. Aún así me gustaría aumentar las medidas de seguridad a su alrededor. La gente, y no hablo solo de los Psy, están curiosos sobre ella. Dorian hizo algunas investigaciones para él ese día, descubrió que el único hijo vivo de sangre mixta Psy y cambiante generaba un interés mucho mayor de lo

90


que la manada habría predicho alguna vez, en diversos grupos de todo el mundo. La mayoría de estos grupos tenía poca o ninguna información sobre Naya, solo sabían que ella existía. Pero Lucas no estaba dispuesto a correr riesgos con la vida de su cachorra. –Esa curiosidad solo crecerá y –su mandíbula se tensó– algunos bastardos la verán únicamente como un peón político que explotar. Sascha asintió con brusquedad. –Nada que la reprima, Lucas. –Las palabras lo sorprendieron. Sus ojos se habían vuelto de pura obsidiana cuando él empezó a hablar, y ahora brillaban con tonos oscuros de azul medianoche mientras luchaba contra sus emociones. No sabía si todos los ojos cardinales hacían eso, o si estaba limitado a los empáticos, pero el efecto causaba una belleza inquietante. Hombre y pantera, Lucas amaba los ojos de Sascha en cada uno de sus estados de ánimo. –Nada que la encierre –reiteró ella. –Lo prometo. –Sabía que Sascha estaba pensando en su propia infancia, de cómo sus habilidades fueron aplastadas y encerradas en una caja–. La seguridad física a su alrededor no va a cambiar mucho. –Había convocado a una reunión con sus centinelas esa tarde, los que no estaban en la ciudad asistiendo a través del comunicador, les pidió su opinión sobre el modo más eficaz de proteger a los cachorros de la manada sin dañar sus espíritus salvajes–. Incorporaremos más sensores de alarma en nuestro territorio y a su alrededor. Eso tendrá un impacto sin afectar la independencia de Naya o la de cualquier otro cachorro en DarkRiver. –En el caso de Naya, el nivel de peligro había aumentado en el instante en que comenzó a cambiar y le era más fácil desplazarse–. También le he pedido a Dorian y a Emmett que sirvan de enlace con nuestros mecánicos y se aseguren que todos los vehículos de la manada son tan seguros y fuertes como puedan ser, y vamos aumentar la presencia de seguridad silenciosa en cualquier lugar que nuestros hijos se congreguen. –Porque si no pueden coger a Naya, podrían tratar con otro cachorro – susurró Sascha con entendimiento–. Por quienes somos y lo que representamos, por el poder que DarkRiver tiene en Trinidad. –Pero aunque líneas blancas apretaran su boca, ella no entró en pánico–. Tenemos que informarles a todos nuestros amigos, no solo a las Ratas y SnowDancer. Cuántos más ojos haya

91


vigilantes y oídos estén escuchando, mejores serán nuestras posibilidades de detener cualquier intento antes de que se extienda. Por mucho tiempo, DarkRiver había prosperado en el aislamiento, como la mayoría de las manadas de los cambiantes, pero esa época terminó. Primero llegaron los lobos, luego las amistades que los conectaron lentamente a los Psy, los seres humanos, y a más cambiantes. –Los halcones tienen permiso para sobrevolar nuestro territorio y pueden detectar movimientos sospechosos. –Lucas frunció el ceño ante el pensamiento, frotando su pulgar sobre el lado del cuello de su compañera mientras acunaba su nuca–. ¿Quién más? Juntos, hicieron una lista y decidieron quién de ellos hablaría con cada parte. Sabía que era posible que ambos estuvieran reaccionando de forma exagerada, pero eso era significativamente mejor que no hacer nada cuando vidas inocentes estaban en peligro. Después, Sascha le hizo un café y se preparó para sí misma un chocolate caliente. Era su bebida confortable preferida, pero lo que la calmó más fue entrar a la habitación y mirar a Naya. Lucas la acompañó, su propia pantera necesitando ver a su cachorra segura, cómoda y enroscada felizmente en su cuna. –Demonios –murmuro él–. Ella está abrazando ese estúpido lobo contra su pecho. Los hombros de Sascha se sacudieron, las estrellas regresando a sus ojos. Mostrándole los dientes, él pretendió atacar. Entonces ella saltó, huyendo de la habitación. Su pantera se sentó, de inmediato interesada, y comenzó a perseguirla. La capturó en la habitación de al lado, la tiró en la cama con suavidad antes de bajar sobre ella. –Mía –dijo él, la parte inferior de su cuerpo presionando al suyo. La declaración pretenciosa venía del depredador que era. Pero este depredador amaba a la mujer cautiva que lo mantenía cautivo a su vez, nunca le haría daño. –Sucedió otra cosa, ¿verdad? –dijo Sascha, deslizando sus dedos por su cabello. Él bajó su cabeza durante un minuto, permitiendo que lo acariciara. Entonces, mientras yacían enredados, le contó sobre la carta que los muchachos habían encontrado, sobre los cambiantes de base de agua presos y torturados. Sus puños apretados contra las sábanas blancas en su cama.

92


–Esta es la primera pieza de información nueva que hemos tenido sobre los miembros desaparecidos de BlackSea desde la captura del Director Ejecutivo humano, y es una llamada de auxilio de una mujer que probablemente ya está muerta. Sascha negó con la cabeza. –Siempre hay esperanza. Nadie pensó que Brenna sobreviviría y mírala ahora. Lucas asintió; ese era un buen recordatorio. La SnowDancer había estado física y mentalmente rota cuando fue rescatada. Sin embargo, en lugar de hundirse en la oscuridad que amenazaba succionarla hasta el fondo, Brenna le dijo “jódete” al monstruo que la lastimó, y eligió vivir. No solo recuperó de nuevo el control de su propia vida, sino que tomó a un Flecha y lo reclamó como su compañero. Lucas sentía mucho respeto por la hermana menor de Riley. –Ninguno de nosotros se va a rendir con Leila –prometió–. A menos y hasta que tengamos un cuerpo, actuaremos como si estuviera viva. –Una mujer que había luchado tanto, incluso cuando estaba sola, lejos del mar que era su casa, no merecía nada menos–. Ayudaría si Miane permitiera una mayor difusión de la información, pero está atrapada entre la espada y la pared. Las cejas de Sascha se unieron, incluso mientras continuaba pasando los dedos por su cabello. –No hay forma de eliminar los espías del Consorcio dentro de Trinidad, ¿verdad? –¿Pueden los empáticos detectar el engaño? –preguntó Lucas, mordiéndole el labio inferior solo porque podía. –Es posible. –Sascha lo mordió de vuelta, haciéndole sonreír–. Aunque incluso si el Colectivo Empático de repente abandona su código de ética y comienza a explorar a todo el mundo, los espías más peligrosos tendrán escudos densos. Un E podría captar emociones superficiales, pero todo lo demás estará bloqueado. Deslizando su mano por su lado, Lucas levantó su blusa delgada para tocar su piel, ronroneando profundamente en su pecho por el contacto. Por la exuberante sensación de su calidez contra su piel áspera. Temblando, Sascha envolvió sus piernas alrededor de él. –¿Y por qué andas preguntando eso? –murmuro ella, su aliento besándolo–. Sabes que los empáticos nunca serían tan deshonestos. Las exploraciones solo son

93


permitidas con autorización, como en las negociaciones comerciales donde ambas partes tienen un E en la mesa. Con sus ojos volviéndose los de la pantera cuando su naturaleza felina subió a la superficie de su mente, Lucas se tomó su tiempo para besar a su compañera, lamiendo su lengua con la suya mientras exploraba su cuerpo perezosamente. –Porque –murmuró contra sus labios varios minutos más tarde–, tu propia investigación ha demostrado que no todos los E son buenos. –La gran mayoría, sí, pero como cualquier ser en el planeta, incluso un E tenía lealtades–. ¿Y si el Consorcio tiene un E en sus filas? ¿Y si ese E realmente cree que la paz racial y la combinación resultante es mala para la raza Psy? Sascha parpadeó, después empujó su pecho hasta que él quedó acostado sobre su espalda en la cama. Arrodillada junto a él, con las rodillas acariciando su lado mientras él deslizaba su mano bajo su blusa para tocar de nuevo su piel, ella lo miró. –Tienes razón –susurró–. “Bueno” y “Malo” son términos relativos. Un E, quien, por cualquier razón, es virulentamente anti-humano o anti-cambiante o simplemente pro pureza de los Psy, podría justificar todo tipo de cosas. –Frotó las dos manos sobre su cara–. No sé cuál sería el impacto en esos Es, si el daño que causarían les rebotaría de vuelta, o si estarían protegidos por sus propias creencias. –Líneas se formaron en su frente–. Aún no sabemos lo suficiente sobre la designación E, no después de que el Consejo pasara cien años borrando toda la evidencia de nuestra existencia. –¿Los recuerdos de Alice todavía siguen dispersos? –preguntó él, refiriéndose a la brillante investigadora que pasó un siglo en suspensión criogénica forzada, y quien ahora vivía entre los SnowDancer. Sascha asintió, su frustración era palpable. –Ella posee mucho conocimiento crítico, pero está encerrado muy profundamente en su interior. –La compasión engrosaba su voz–. Supongo que las causas de las lagunas de su memoria son una combinación de conmoción persistente, y el daño orgánico resultante por todo el tiempo que estuvo suspendida. –Ella es fuerte para haber llegado tan lejos como lo ha hecho. –Lucas no podía imaginar ir a dormir un día solo para despertar en un futuro lejano, donde Sascha estuviera muerta, Naya estuviera muerta, sus amigos más cercanos estuvieran todos muertos–. Creo que me volvería loco.

94


–Ella es más fuerte de lo que cree. –Los ojos de Sascha estaban oscurecidos por conmovedora emoción–. Pero su corazón está roto, quebrado en pedazos. – Sacudiendo la cabeza, deslizó sus dedos por las marcas de cazador en su rostro–. Me duele siquiera imaginar la profundidad de su pérdida. Tomando su mano con la que tenía libre, él presionó un beso en ella. No tuvo que decir lo que ambos sabían: Si uno de ellos moría mientras Naya fuera joven, el otro lucharía y sobreviviría sin importar su propio corazón destrozado. –¿Y si un E decidió esconder su capacidad? –preguntó, llevándolos de vuelta a un tema menos emotivo. –Esa persona podría ser un espía brillante –contestó Sascha despacio–. Él o ella podrían dañar Trinidad desde el interior al hacer cosas tan simples como fomentar la disidencia o elevar silenciosamente los niveles de agresión de las personas. –Tu designación es mucho más peligrosa de lo que se cree. La expresión de Sascha contenía una repentina y tensa tristeza. –A veces me gustaría no haber descubierto el otro lado de mi capacidad – susurró ella, tragando saliva–. Pero hoy, cuando me contaste lo que algunas personas horribles están diciendo sobre Naya, supe que usaría sin vacilar ese lado oscuro para protegerla. Sin que me importe cualquier reacción psíquica resultante. Lucas la animó para que se sentada a horcajadas sobre él, después la jaló para que bajara y poder acariciarla, besarla. Estuvo allí el día que ella comprendió la otra cara brutal de su capacidad de curar la mente, sintió su monstruoso dolor. –Nada es blanco o negro, gatita –le recordó, permitiendo que sus garras salieran para tocar su piel–. Yo puedo usar mis garras para proteger, pero también puedo usar las mismas garras para rasgar la garganta de un enemigo. Una lenta inclinación de cabeza de su compañera, aunque su expresión seguía siendo afligida. –Trinidad trae consigo el potencial de un futuro maravilloso, pero tenemos que aceptar que también proporciona un foro para los que quieran sembrar el caos y la destrucción. –En este momento –admitió Lucas–, el Consorcio está ganándole a Trinidad en los niveles de cooperación. –Impulsados por el interés propio, los miembros del grupo enemigo están dispuestos a trabajar unidos en contra de todos los demás. Por el contrario, los que firmaron el Acuerdo Trinidad, están absortos en las rivalidades que han dividido al mundo durante tanto tiempo. Psy contra

95


Cambiantes. Humanos contra Psy. Las grandes empresas contra las pequeñas empresas, la lista era interminable. –La Federación de la Tierra Unida es un sueño distante, ¿verdad? –Los ojos de Sascha de nuevo perdieron su brillo. –Por lo menos ahora ese sueño existe. –Para cuando Naya creciera, tal vez la FTU sería una entidad en funcionamiento. –¿Quién sabe? –murmuró Sascha–. Podría ser nuestra cachorra quien algún día dirija la Federación. –Su columna vertebral se puso tiesa bajo su mano cariñosa. Siendo exactamente consciente a dónde se había ido su mente, Lucas le apretó la mandíbula, le sostuvo la mirada. –Mantendremos a Naya segura –prometió en un gruñido. –Sí. –El tono de Sascha estaba lleno de resolución absoluta–. Lo haremos. Liberando su mandíbula para deslizar sus dedos entre su cabello magnifico y rebelde, tiró suavemente de los rizos gruesos, los liberó, fascinado por la textura y por la forma en que las hebras se aferraban a su piel. –Eres tan gato. –Fue una declaración ronca. Él se apoyó en sus codos para chasquear la lengua sobre sus labios, provocándola con un beso que terminó con ella atrapada debajo de su cuerpo, alta y con curvas en todos los lugares correctos. Dejando a un lado la política y el mundo exterior, jugó con la mujer que había comenzado la ola de cambio con su muy pública deserción, esta empática con un corazón dulce y coraje salvaje. El olor de su excitación hizo latir su pene. –Lucas. –Un toque exigente en su nuca mientras Sascha envolvía de nuevo las piernas alrededor de sus caderas, su boca moviéndose a su garganta. Sí, su compañera sabía exactamente cómo le gustaba ser tocado. Al igual que él conocía cada debilidad sensual de ella. Presionándola más pesadamente contra la cama, deslizó una mano debajo de su blusa para ahuecar la exuberante pesadez de su seno. Su pantera gruñó en su pecho, lleno de orgullo primario porque ella le pertenecía. Un pequeño gruñido de respuesta sonó desde la habitación contigua. Rompiendo el beso, ambos se volvieron a mirar a esa dirección. El gruñido sonó de nuevo. El cuerpo de Sascha comenzó a temblar mientras su cara se llenaba de risas. –Alguien no está durmiendo.

96


Esperaron en silencio esperanzador. Cinco segundos más tarde, justo cuando Lucas estaba inclinando su boca sobre la de Sascha de nuevo, Naya hizo un sonido adorable que podría haber sido su intento de vocalización más gutural de una pantera adulta. Este contenía impaciencia y excitación y ninguna somnolencia. Dejando caer su cabeza hacia adelante, Lucas mordisqueó la clavícula de Sascha. –¿Por qué pensamos que tener un cachorro era una buena idea? Sascha rio de nuevo. –Ella probablemente tiene hambre. Incluso si no es así, no creo que debamos ser estrictos con la hora de acostarse. Hoy no. –No –concordó Lucas con una caricia de su nariz contra la suya–. Hoy no. – Hoy, su bebé necesitaba un poco más de cuidado y atención. Levantándose, los dos entraron en la habitación para descubrir a una pequeña pantera negra tratando de meter la cabeza entre los barrotes de su cuna. Negando con la cabeza cuando Naya se congeló y le mostró una expresión de inocencia con los ojos muy abiertos, Lucas cargó a su hija y sostuvo el cuerpo de pelaje negro contra su pecho desnudo. Su rugido se hizo eco con uno emocionado de ella. Lucas la mordió en la nariz, el acto afectuoso de una pantera con su cachorra traviesa. –¿Quieres un poco de comida, princesa? Enterrando la cabeza contra su barbilla, Naya hizo sonidos de impaciencia. –Lo entiendo. Primero quieres correr en el bosque. –Sabía que Naya no podría correr en verdad. Ella apenas podía caminar sin caerse. Pero esta noche, ella quería ser una pantera. Naya se revolvió contra él como declaración, sus garras haciendo surcos finos en su piel. Esta vez él no la corrigió; los padres cambiantes depredadores tenían que trazar una línea cuidadosa entre enseñar a sus hijos a no utilizar las garras contra sus compañeros de juego, y utilizarlas con ferocidad en defensa contra un enemigo. En su estado de ánimo actual protector, Lucas decidió que su cachorra debía aprender la parte feroz primero. Sus compañeros de juego mayores le enseñarían las reglas del juego muy pronto.

97


Poniéndola en el suelo, se quitó los pantalones vaqueros (haciendo suspirar a su pareja y causando que él sonriera al mismo tiempo), y cambió. Entonces, antes que Naya pudiera escapar, usó sus dientes para sujetarla por la gorguera de su cuello. Su pequeño cuerpo se puso instintivamente flojo en su agarre mientras él caminaba hacia la puerta principal. Sascha ya la había abierto, por lo que se dirigió directamente hacia el balcón que tenía una sola barandilla larga a un lado. Mirando hacia atrás para ver a su compañera que había cerrado los ojos fuertemente, él resopló riendo y saltó. Aterrizó en el suelo del bosque con la gracia del gato que era, su cachorra segura. Bajando a Naya, alzó la vista y le gruñó a Sascha para hacerle saber que estaban ilesos. Ella se asomó por el borde, con una mano en su corazón y su cabello cayendo alrededor de su cara. –Voy a bajar –dijo con su voz sin aliento–. No vayan demasiado lejos. Naya y él apenas habían caminado medio metro antes que Sascha bajara por la escalera de cuerda para unirse a ellos. Naya, con todas sus extremidades temblorosas y curiosidad salvaje, fue distraída por mil cosas a la vez. La observó con la paciencia de un padre, dándole elogios cuando hacía algo ingenioso, y ayudándola a pararse cuando se caía. La noche era fría y calmada alrededor de su pequeña familia, las estrellas en el cielo una colcha brillante, y cuando Sascha se puso de rodillas a su lado, con la mano en su espalda mientras observaban a Naya tratar de perseguir luciérnagas, su corazón se sintió demasiado grande para permanecer en el interior de su pecho. Por esta mujer, por esta niña, por su manada, él haría cualquier cosa. Trinidad no lo derrotaría. Tampoco lo haría el Consorcio.

98


Traducido por Roccio.

KALEB NO SE sorprendió cuando, más tarde esa noche, Ivy Jane Zen le pidió que le mostrara el nuevo daño peligrosamente sutil en la PsyNet. La presidente del Colectivo Empático había demostrado tener una voluntad de acero debajo de su suave exterior. Pero sí se sorprendió de que ella apareciera en la Red sin un Flecha como escolta. –¿Dónde está Vasic? –El teletranspotador era el marido de Ivy y segundo al mando del escuadrón. –Soy una empática, Kaleb. Sé exactamente cuánto amas a Sahara –Ivy respondió a su pregunta no formulada en lugar de la que él había hecho. Y Sahara llamaba a los Es sus amigos. Por lo tanto, Kaleb no tocaría ni un cabello de sus cabezas, a menos que se convirtieran en una amenaza para la mujer que era su corazón. Entonces, por supuesto, los aniquilaría hasta volverlos pedazos sangrientos. Kaleb no disfrutaba ser tan transparente. La oscuridad retorcida en él se revolvió en una postura agresiva, fue utilizada durante demasiado tiempo para luchar contra el enemigo, como para volver a confiar fácilmente. –¿Violando escudos, madame Presidente? Risa fue la respuesta de Ivy. –No hay necesidad. Los he visto juntos, ¿recuerdas? La miras como, como si fuera un regalo hermoso y raro. –Su voz mental se hizo más suave–. Un regalo para acariciar y proteger. Lo sé, porque veo lo mismo en los ojos de Vasic cuando me mira. En el mundo físico, de pie en la terraza de su casa, Kaleb levantó una ceja. –¿Vasic sabe que estás aquí sola? –¿Sahara sabe que está emparejada con un Neandertal sobreprotector? Los labios de Kaleb se curvaron. La aguda respuesta de Ivy era muy parecida a lo que podría haber dicho Sahara en circunstancias similares.

99


–¿Estas lista? ¿Tus escudos son fuertes? –Podía no apreciar la forma en que ciertos Es eran tan buenos en ver a través de la piel de un hombre, pero no permitiría que les ocurriera ningún daño. Sin los Es, la Red estaría muerta y Sahara necesitaba la Red para respirar, para vivir. –Sí. –Nos vemos en estas coordenadas de la PsyNet. –Él ya estaba en ese lugar oscuro, enfermo y desprovisto de otras mentes Psy, sus escudos tan eficaces que tuvo que alertar a Ivy de su presencia antes de que pudiera detectarlo. Su propia presencia psíquica contenía chispas de colores que no se veían en ninguna mente a excepción de la designación E. Kaleb experimentó de primera mano la dureza y malevolencia del Silencio, pero

incluso

él

tenía

dificultades

en

imaginar

el

alcance

del

brutal

condicionamiento a que cada E debió de haber sido sometido para ser sofocado por completo. El hecho de que los Es hubieran sobrevivido en absoluto demostraba una resistencia mental que no se veía en ninguna otra designación en la Red. –¿Has considerado trabajar para una corporación? –le preguntó a Ivy cuando ella se movió para examinar la muerte y la desintegración en esa sección. –¿Por qué? ¿Buscas un nuevo empleado? Kaleb ya tenía dos E en su equipo. Por ello, él estaba en una posición muy ventajosa; la cantidad de Es era tan insuficiente que incluso aquellos que eran más adecuados para trabajo corporativo se les pedía asumir trabajos pesados en el Panal. Se les pedía, no ordenaba. Esa era la diferencia entre el Colectivo Empático y muchas otras organizaciones en la PsyNet. Funcionaba así porque contaban con el respaldo del Escuadrón Flecha, si no, nadie obedecería sus peticiones a los no empáticos. Cien años de Silencio había enseñado que solo los Psy implacables y de sangre fría sobrevivían. Kaleb creyó lo mismo hasta que volvió a encontrar a Sahara. La mujer por la que habría acabado con el mundo (excepto que ella le pidió que lo salvara). Ella no se había perdido a sí misma a pesar del horror que sobrevivió. Salió de ello con su alma y su espíritu intacto, siendo aún la misma generosa Sahara que fue la primera que le ofreció amistad a un chico que solo conocía dolor y aislamiento.

100


Si existía un hueso implacable en su cuerpo, él aún no lo había descubierto. Después habían llegado los empáticos. Kaleb vio esas chispas de color empáticas, y comenzó a comprender la fuerza mental que debieron tener los E para no quebrarse a pesar de haber estado estrangulados psíquicamente por décadas. Él sabía lo que era estar atado, que apretaran esa correa hasta que no pudiese respirar. Aquellos que subestimaban a los E algún día se llevarían una desagradable sorpresa. –Creí que ya podrías estar enferma de la política –le dijo a Ivy–. Puedo ofrecer un paquete de pago que te pondría de inmediato en el percentil más alto de los asalariados en el mundo, y estarías trabajando en un ambiente mucho menos estresante. –Eres muy amable –dijo ella con abierta diversión–, pero ya estoy arraigada en mi posición dentro del Colectivo. Kaleb supuso eso, a pesar de su oferta. Ivy Jane Zen había empezado insegura sobre si podía dirigir, pero en estos días, era una fuerza a tener en cuenta. –La oferta está abierta para cualquier E de alto gradiente que quiera un trabajo más regular de nueve a cinco. Aunque el Panal necesitaba a cada E en la Red, se hacía evidente que no todos los Es podían soportar la presión. Esos Es permanecían siendo útiles en otras capacidades, incluyendo en las profesiones médicas especializadas y en empresas que querían una ventaja sobre sus competidores durante las negociaciones. La ética empática podría no permitir exploraciones activas sin el permiso del individuo que estuviera siendo escaneado, pero igual que los cambiantes captaban olores sin esfuerzo, los E captaban las corrientes emocionales en cualquier situación. Incluso en modo “pasivo”, ellos inclinaban la balanza a favor de sus empleadores. Ivy estuvo en silencio durante mucho tiempo mientras se centraba en la sección problemática de la Red, pero cuando habló, su respuesta fue inesperada. –Lo tendré en cuenta. No recomendaría puestos de trabajo a mi gente en la mayor parte de las corporaciones, pero a ti… Sí. –Como si adivinara su sorpresa, agregó–: Por Sahara. Ella nunca permitiría que maltrataras a un E. De nuevo, Kaleb no estaba seguro de que le gustara ser de algún modo predecible.

101


–Sahara –se comunicó telepáticamente con la mujer que tuvo su corazón en sus manos desde el día en que se conocieron–, por favor, abstente de hacerme parecer “bueno” o digno de confianza. Especialmente frente a los de Designación E. La risa de Sahara era como la luz en la oscuridad, un brillo que abarcaba los rincones más retorcidos de su alma. –No hay posibilidad de eso. –Por debajo del cielo nocturno que brillaba en las afueras de Moscú, ella salió de la casa para envolver sus brazos alrededor de él desde su espalda–. Los E saben exactamente cuán peligroso eres, pero también saben que tú y tus habilidades están de su lado. –Estoy de un solo lado. –Cerró una de sus manos sobre las de ella–. El tuyo. –Cuida de mis amigos, ¿por favor, Kaleb? –Deja de hacer tantos. –También te amo. Sus labios se curvaron ligeramente cuando regresó su atención a la PsyNet y Sahara volvió a entrar en la casa, después de darle un beso a su espalda que hizo que su alma maltratada se acurrucara de placer. –¿Qué ves? –le preguntó a Ivy. –El deshilachado es nuevo, pero la enfermedad en sí no es tan mala como lo era antes del Panal –murmuró–. En ese entonces, la PsyNet estaba literalmente pudriéndose poco a poco, como si tuviera gangrena. Kaleb esperó. –El Panal no es visible aquí –continuó Ivy después de una pequeña pausa–, pero sí está presente en mis sentidos empáticos. Esa fina red de hilos emocionales es todo lo que impide que esta sección colapse. –Señaló a la negrura sin vida delante de ellos. –¿Pero? –Kaleb podría no ser un E, sin embargo se había pasado toda una vida aprendiendo a leer a la gente. Primero para poder predecir los movimientos del psicópata que gobernó su infancia, después porque se dio cuenta que conocer a la gente era conocer sus secretos. Y los secretos significaban poder. –¿La desintegración por debajo de la superficie? –dijo Ivy–. Está erosionando la base sobre la que se asienta el Panal, y con cada hilo deshilachado, el peso de la sección muerta se vuelve más pesada. Como aquí esos hilos son tan delgados, los lazos del Panal podrían simplemente estallar, y si lo hacen… Kaleb escaneó el área. La sección podrida estaba despoblada, pero existían mentes ancladas tocando la negrura en la distancia. En caso que colapsara, se

102


llevaría cientos, quizá miles de esas mentes con ella, actuando como un remolino que aspira todo a su alrededor. –¿Quieres que me mueva esas mentes? –Kaleb no podía hacerlo por sí mismo, pero la MentalNet podría hacer ciertos ajustes. –No. –La voz de Ivy contenía la conciencia de los riesgos de su decisión, sobre las vidas que pendían de un hilo–. Si se van, se llevaran su parte del Panal con ellos. Allí efectivamente ya no habría nada que sostuviese en su lugar a esta sección de la Red, podría crear un desgarro tan masivo que podría causar una reacción en cadena catastrófica. Apagando las mismas mentes que querían salvar. –Colocaré parte de mi conciencia a la vigilancia de esta zona. –Era una tarea que Kaleb normalmente habría dado a la MentalNet, pero estaba empezando a tener la inquietante sospecha que a medida que la Red se desgastaba, lo mismo sucedía con la neosensible a cargo de ella. Si pensaba sobre ello, las señales llevaban mucho tiempo allí. Fallos de concentración, olvido o extravío de parte de datos, una clara falta de crecimiento desde que Kaleb era un niño. Sí, la neosensible crecía a un ritmo muy lento en comparación de una mente Psy, pero no había mostrado desarrollo alguno en más de dos décadas. En realidad, parecía haber retrocedido, a un estado aún más infantil. La única razón por la que Kaleb no lo notó antes fue porque estuvo distraído por el potencial violento de la MentalDark. A pesar que él nunca había diferenciado entre su aceptación de la neosensible gemela, manejar a la MentalDark siempre requería mayor atención. Ocultando inadvertidamente la sutil degeneración de su gemela. Kaleb consideró compartir su sospecha con Ivy, tomó la decisión de que los Es ya estaban saturados. Una preocupación más podría ser la gota que provocara un colapso fatal. –Te alertaré si el riesgo total de falla de la Red en este lugar llega al setenta y cinco por ciento. –En ese momento, el riesgo de no mover las mentes superaría el peligro de un posible colapso y reacción en cadena. La atención de Ivy se detuvo en él. –¿Puedes mantener una vigilancia a tan largo plazo sin correr ningún riesgo? «Empáticos. Más que todo son peligrosos para sí mismos, por su preocupación por los demás».

103


–Sí –dijo en el mismo instante que el pensamiento pasó por su cabeza. Como un doble cardinal, el único en la Red, Kaleb tenía habilidades psíquicas fuera de la escala que su mente había aprendido a utilizar sin fundirse en el proceso. Un programa único de monitoreo ni siquiera se registraría como uso en su medidor psíquico interno. No cuando él podría causar un terremoto catastrófico sin llegar a estar cerca de agotarse. Kaleb miró a la sección muerta. –¿Eso es todo lo que ves? –Hilos rotos –murmuró–. Bordes raídos. Como un pedazo de tela natural desprendiéndose, hilo a hilo. –Si fue la ausencia de empáticos activos lo que causó el daño, la desintegración no tiene sentido. –No con tantos Es despiertos. Kaleb podía ver chispas de color en la podredumbre, ser absorbida por ellos. –Es como… como si algo estuviera actuando en nuestra contra y es más fuerte. –Ivy hizo un sonido de frustración antes que su presencia mental se congelará en su lugar–. La MentalNet, lo sentí. También Kaleb, y esta vez, la neosensible pasó una imagen que era imposible de malinterpretar. –Una estructura de panal, pero le falta aproximadamente uno de cada tres hexagonales –dijo para el beneficio de Ivy Jane, no seguro de que la MentalNet les hubiera hablado a ambos. –Nos falta un componente vital –susurró Ivy–. Sin él, la Red nunca estará completa. –Una pausa–. ¿Otra designación perdida? Kaleb negó con la cabeza en el plano físico. –Imposible. Tengo acceso a datos ultra secretos desde antes del nacimiento del Silencio. Ninguna otra designación fue enterrada como los Es fueron enterrados. –Cuando le pido a la MentalNet por aclaración, lo único que consigo es una cascada de emociones: pérdida, dolor, quebrantamiento. –Las lágrimas llenaron la voz psíquica de Ivy–. Está sufriendo tanto, Kaleb. También la MentalDark. Kaleb pensó en el momento justo después del despertar de los Es y la creación del Panal. La MentalNet había estado tan llena de esperanza, la risa alegre en su mente. –Han perdido la esperanza –se encontró diciendo, a pesar de no ser un experto en la emoción.

104


–Sí, tienes razón. –La respuesta de Ivy estaba llena de tristeza–. La MentalNet luchó por tanto tiempo, ocultando a los Es, protegiéndonos, pero ahora se dio cuenta que no podemos detener el dolor. No por completo. Y sin la MentalNet, la MentalDark no podría existir. Abriendo sus sentidos, Kaleb buscó a la neosensible gemela, le preguntó por lo que les faltaba, lo que necesitaban. Las emociones que le devolvió eran de una considerable pérdida, imagen tras imagen de un cuerpo con órganos arrancados por manos insensibles, dejando al paciente sangrando y apenas con vida. –¿Cuándo? –preguntó Kaleb, utilizando una representación visual de un calendario y un reloj con veinticuatro números en ella. Las hojas del calendario comenzaron a retroceder en una velocidad inhumana mientras las manecillas del reloj giraban hacia atrás, dando vueltas y vueltas. Todo se detuvo un minuto después de la medianoche en el año 1979. El amanecer del Silencio.

105


Traducido por Roccio.

DOS HORAS DESPUÉS de la investigación de Ivy sobre la debilidad extraña y mortal en la Red, Aden Kai, líder del Escuadrón Flecha, estaba de pie en una oficina inundada por la luz del sol presente en ese lado del mundo, y escuchó su informe, después ofreció cualquier ayuda que el escuadrón o él pudieran proporcionar. Incluso mientras lo decía, sabía que las Flechas no podrían hacer mucho, salvo proteger a los Es e intentar arreglar rápidamente cualquier desgarro en el tejido psíquico que mantenía vivo a millones. Este era un campo de batalla en el que simplemente no tenían las armas correctas. Cuando terminó la llamada con Ivy, consideró los otros asuntos en su agenda. El Acuerdo Trinidad estaba en primer lugar, la situación de Ming era un problema grave que podría causar violencia en el mundo real si no se manejaba correctamente. También estaba el caso de Leila Savea, uno de los miembros desaparecidos de BlackSea. Miane Levèque había actualizado a Zaira directamente con el mensaje de la bióloga marina secuestrada; la comandante de Aden y la alfa de BlackSea eran amigas incipientes, ambas mujeres igual de peligrosas. El hecho que Zaira y Vasic le hubiesen llevado a tres personas perdidas de la gente de Miane también hizo a la alfa BlackSea mucho más propensa a confiar en el equipo. “Entiendes lo que es valorar la vida de un niño”, le había dicho a Aden una vez, con los ojos tan negros como la noche en lugar del avellana claro que estaba acostumbrado a ver. “Eso nos da una base común en la que apoyarnos”. Aunque Aden ya estaba calculando cómo el escuadrón podría ayudar en la recuperación de la mujer BlackSea, no fue porque Leila Savea fuera una inocente. Él no podía pensar con el corazón; tenía que pensar primero en el bienestar de sus Flechas, su estrategia era una a largo plazo. El escuadrón necesitaba seguir desarrollando las relaciones con otros grupos fuertes. Este tipo de relaciones

106


mantendrían a sus vulnerables vivos si el mundo alguna vez se ponía en contra de los depredadores más peligrosos a su alrededor. Con ese pensamiento en mente, envió una alerta actualizada sobre la situación de BlackSea a sus hombres y mujeres, y luego llamó por el comunicador a Lucas Hunter. –Lucas –dijo cuando el alfa respondió en lo que parecía ser un dispositivo de pantalla pequeña, la vista detrás de él eran troncos de madera suavemente pulidos. La luz del sol hacía que fuera difícil ver su cara–. Recibí tu nota. –En ella, el alfa leopardo sugirió que hicieran una simple votación sobre la situación de Ming para todos los que ya firmaron el acuerdo. El resultado podría decidir el futuro de Trinidad. –¿Estás de acuerdo? –Los hombros de Lucas se movieron bajo su camiseta negra mientras se desplazaba a un lugar más sombreado. La marca de garras en el lado derecho de su cara quedó repentina y nítidamente enmarcada. –Sí –dijo Aden en respuesta a la pregunta del alfa–. No podemos avanzar mientras Ming intente envenenar Trinidad. –Yo me encargo de conseguir el voto negativo. –Los ojos del leopardo macho brillaban de un verde tan salvaje, que Aden supo que ya no estaba mirando a la parte humana de Lucas, sin importar la piel que llevara–. ¿Tu gente averiguó algo más sobre Naya? –No, pero es posible que una información que acabo de recibir esté relacionada –respondió Aden–. Un grupo no identificado estaba buscando un equipo de mercenarios de cinco semanas a un mes atrás. La acción fue o se supone que será en San Francisco. –Gracias, Aden –dijo después de gruñir, logrando mantener su voz civilizada. –Te actualizaré de inmediato si descubrimos quién aceptó la oferta. El alfa de DarkRiver terminó la llamada con un asentimiento, su expresión mostraba con claridad lo fríamente furioso que estaba por las implicaciones de la información que la gente de Aden había descubierto. De nuevo solo en su oficina, Aden pensó sobre Trinidad. Fue su idea, y aunque aún creía profundamente en el acuerdo, se estaba haciendo obvio que las divisiones en el mundo eran demasiado profundas para que esto fuera de alguna manera una transición pacífica. “Puedes llevar a un caballo al agua, pero no puedes obligarlo a beber. Incluso si se está muriendo de sed. No cuando este preferiría pelear con la cebra al otro lado”.

107


Zaira escuchó ese dicho humano cuando estaba apostada en Venecia, se lo murmuró a Aden una noche, y añadió su propia coda concisa. Sin embargo, a pesar de su desdén por aquellos que estaban causando problemas, seguía siendo su más férrea partidaria. “Lo conseguirás, Aden”, le dijo dos noches atrás, la oscuridad de la medianoche de sus ojos mirándolo mientras se levantaba a su lado apoyándose sobre su codo. “Siempre haces lo que te propones, incluso si te lleva años”. Una repentina sonrisa que había estrechado los ojos de su comandante más letal, la luz de la lámpara causando un resplandor caliente sobre la piel suave de un tono en algún lugar entre crema y el marrón besado por el sol, el color bellamente versátil; todo dependía de la temporada y la fuerza del sol. “Mírame. Te tomó décadas, pero ahora estoy aquí, desnuda en tu cama. Cualquiera que apueste contra Aden Kai es un idiota tan grande como esos caballos”. Con sus mejillas plegándose por el recuerdo de sus palabras mordaces, Aden salió de la oficina y caminó hacia el paisaje amplio iluminado por el sol. El Valle, como el escuadrón había empezado a llamar a este pedazo de tierra aislada, apostada entre los picos escarpados de dos conjuntos de montañas, ya no era tan estéril o espartano como lo había sido. Lo llenaban nuevas cabañas recién construidas en pequeños grupos, mientras senderos se curvaban suavemente en y alrededor de los hogares y de todo el Valle. Pero aunque los jardines recién plantados estaban floreciendo y el sol brillaba, no oyó voces infantiles, ni vio a las jóvenes Flechas en el área de juego. Un vistazo a su reloj confirmó que estaban actualmente en las clases vespertinas. Forasteros verían la estructura de enseñanza Flecha y la declararían demasiado restrictiva con muy poco espacio para la innovación, pero esos extraños no entendían que cuando un niño podría explotar la mente de otro por una simple rabieta pasajera, él o ella necesitaban muros, querían seguridad y previsibilidad. Por paradójico que fuera, tales límites hacían que el niño se sintiera más libre. Las restricciones se relajarían a medida que cada niño se volviera más autosuficiente en términos de controlar su nivel de capacidad. Ese paso ya había sido autorizado e implementado para los adolescentes que vio estudiando en una zona verde exterior cuando dio vuelta en una esquina. Porque aunque la estructura fuera importante, también lo era la habilidad de tomar decisiones independientes y la capacidad de pensar de forma creativa.

108


Estos niños no estarían obligados a recorrer el camino que Aden y sus hermanos habían recorrido, pero aun así muchos podrían terminar trabajando en las sombras empapados de sangre. Era una oscura verdad para los niños que nacían con un poder psíquico violento. Con el Silencio o no, mientras los de la raza Psy sean definidos por sus mentes, la PsyNet necesitaría a los cazadores, a los que protegían a los inocentes. Como cualquier otro poder, el poder psíquico tenía un lado negativo. Los cambiantes podían volverse salvajes. Los Psy podían convertirse en locos asesinos. Lo que ya no era inevitable era ser un cazador solitario en la oscuridad. Cada Flecha tenía una casa aquí, tenía familia. Incluso el más roto. –Aden. Deteniéndose para hablar con los adolescentes cuando ellos lo llamaron vacilantemente por su nombre, escuchó sus comentarios sobre el aprendizaje cooperativo mientras el sol calentaba su espalda a través del negro de la camiseta que llevaba en lugar de su uniforme Flecha. –Los dejo trabajar –dijo después de diez minutos–. No olviden que esta tarde su grupo de edad supervisará a los menores de cinco años. Fue Remi, el alfa de los leopardos RainFire, quien le sugirió a Aden que utilizara a los adolescentes para cuidar a los más jóvenes en el escuadrón. Era como las manadas cambiantes funcionaban, los niños mayores a menudo estaban a cargo de los más jóvenes, el arreglo construía vínculos en las diferentes edades, desdibujando los límites que tantas veces habían mantenido a las Flechas aislados en cajas definidas. Lo mismo se aplicaba al contacto entre los niños y los ancianos. Los padres de Aden eran técnicamente ancianos, pero no podría ver ni a Marjorie Kai o Naoshi Ayze interactuar con los jóvenes sin causar un daño irreparable a sus corazones blandos. Yuri, a pesar que era un número de años más joven, a los cuarenta y siete años, estaba demostrando ser un mejor mentor en ese sentido. Aden no se lo había esperado de la Flecha solitaria que vivió más de cuatro décadas en el Silencio, pero Yuri demostró tener una paciencia infinita al enseñar a un niño. Y tal vez, solo tal vez, los niños también estaban enseñándole a Yuri. La cierto era que después del suicidio de Edward, Aden estaba preocupado por muchas de las Flechas de alto rango, entre ellos el hombre que era una de las

109


personas de más confianza de Zaira. Él sabía que Yuri tuvo problemas con la caída del Silencio, que estaba inseguro sobre dónde encajaba en este nuevo mundo. Sin embargo, el día anterior, Aden se topó con un espectáculo inesperado: Yuri sentado en una mesa al aire libre con Carolina parada en el banco a su lado, la mano de la niña de seis años de edad en su hombro y su cabello rubio pálido recogido hacia atrás mientras miraba fijamente al organizador que él estaba reparando. Su concentración había sido feroz, su frente arrugada. –Puedo hacerlo, Yuri –dijo ella–. Puedo. Por favor, ¿puedo intentarlo? Era imposible que tal escenario hubiese tenido lugar antes de la caída del Silencio, pero si hubiera sucedido, Yuri habría actuado según su formación y obviado la solicitud de la niña, por la razón lógica que Carolina aún no tenía la destreza manual para completar la delicada reparación. Pero ayer, Yuri le había dado a la niña de seis años la pequeña herramienta láser, luego mantuvo su suave mano firme con una de las suyas llena de cicatrices y curtida mientras ella hacía la reparación. Su expresión nunca cambió, pero el hecho que se hubiera quedado allí en la luz del sol, alimentando la confianza de una niña pequeña… decía mucho. “Un simple acto de bondad puede cambiar una vida”. Zaira había dicho eso a más de una Flecha, y poco a poco se convirtió en un lema no oficial entre los adultos. Cuando una Flecha que nunca había experimentado el afecto paterno (la gran mayoría del escuadrón) no sabía qué hacer ni cómo reaccionar ante las necesidades de un niño, terminaban haciendo lo que pareciera la respuesta más amable, incluso si esa respuesta iba en contra de su formación. Aden no creía que Zaira se diera cuenta del asombroso impacto de sus palabras. A los adultos Flechas también les gustaba una estructura, sobre todo en este territorio nuevo y extraño que estaban tratando de navegar, esta familia que estaban construyendo. Música susurró en el viento, llegó hacia él a través de las ventanas abiertas de un salón de clases, el arte de cualquier tipo era un regalo que había regresado a los Psy después de más de cien años. El siglo de Silencio significaba que no tenían maestros. Los seres humanos y los cambiantes los tenían, pero el escuadrón nunca permitiría que nadie entrara en el Valle sin que lo conocieran por completo. Así que los niños aprendían por lecciones grabadas.

110


Según los sonidos que Aden podía oír, en la actualidad, ellos se mostraban entusiastas, aunque no en sintonía. Con su sonrisa profundizándose, él fue a buscar a Vasic y a Zaira. Las personas más importantes en su vida estaban en el Valle esta mañana, y no se sorprendió al encontrarlos juntos. Su compañera y su mejor amigo no siempre fueron amigos, pero en estos días a menudo se aliaban contra Aden cuando creían que necesitaba un descanso. Sin embargo, ese día ellos estaban discutiendo sobre un adolescente telequinético con problemas, que necesitaba ayuda que solo un adulto Tq estaba calificado para brindar. –Stefan –le dijo Zaira a Aden cuando él se acercó hasta pararse con su cuerpo tocando el suyo–. ¿Crees que tendrá el tiempo para tomar un aprendiz? –No he hablado con él en más de dos semanas –dijo Aden, concordando con la elección de mentor. Stefan podría haber sido llamado “deficiente” durante el entrenamiento y transferido fuera del escuadrón, pero las Flechas le consideraban uno de los suyos–. ¿Vasic? ¿Podría la carga actual de trabajo de Stefan en Alaris permitirle tiempo para manejar un aprendiz? –Lo último que había oído, es que la estación enterrada profundamente en el océano se encontraba en medio de una reforma. Vasic flexionó los dedos de su nueva prótesis de brazo como si la probara, la piel de la unidad de una reluciente obsidiana que se acoplaba perfectamente con su uniforme de Flecha. –No estoy seguro, pero lo veré más adelante esta semana para una sesión de entrenamiento de telequinesis. Le preguntaré. Nacido como un teletransportador, Vasic podía ir a la estación de aguas profundas sin problema. Para él, era igual a teletransportarse a otro país. Tampoco existía ningún problema con el cambio en la presión del aire, ya que la presión en el interior de Alaris era idéntica a la de la superficie. No que eso hubiera afectado a Vasic de cualquier manera. A diferencia de todos en el planeta, con excepción de quienes son capaces de teletransportarse a través de esa gran distancia, él no sufriría ningún efecto de enfermedad por el cambio repentino en la presión del aire. Los investigadores llevaban luchando con esa pequeña peculiaridad desde la primera vez que un teletransportador descubrió lo que podía hacer, cortesía de una emergencia de buceo.

111


–Ve si puedes juzgar su estado mental –dijo Aden–. Podría no estar solo, pero todavía está atrapado bajo toneladas de agua diariamente. –Siempre había considerado extraña la elección de trabajo de Stefan, dado el “defecto” psicológico que causó que fuera expulsado del programa de entrenamiento del escuadrón. –Sabes que está tan estable como una roca, lo ha sido por años. –La sonrisa de Vasic era más un indicio de ella que una verdadera–. Al menos, él por fin puede compartir abiertamente la razón. Aden no podía discutir con ninguna parte de la declaración de Vasic. –Verifícalo de todos modos, pregúntale si está feliz al permanecer en Alaris. – La caída del Silencio había cambiado todo; no existía ninguna razón para que Stefan permaneciera bajo el agua si no quería estar allí. –Lo haré. –Podría jurar que ayer vi que llevabas una prótesis con un acabado metálico – dijo Aden, señalando con la cabeza la prótesis de su amigo. –La llevaba –confirmó Vasic–. Pero esa es la pieza que Samuel utiliza para evaluar diversos componentes. Esta –flexionó de nuevo la mano de obsidiana– es su más reciente creación. –¿Más eficaz que la anterior? –El científico dotado había entrado en una profunda depresión cuando la última prótesis hizo cortocircuito, la muñeca separándose del antebrazo. –Oh, es muy eficaz –expresó Zaira, una pizca de diversión en su tono–. Muéstrale, Vasic. Vasic miró a su alrededor antes de caminar para recoger una rama. Su mano se cerró alrededor de ella. El polvo flotó en el aire. –Ves, muy eficaz. –El comentario de Zaira sonaba muy en serio en la superficie–. Pero no tan útil si Vasic quiere acariciar el cabello de Ivy o abrazarla, o recoger un vaso para tomar un trago. Vasic cerró la mano protestica alrededor de una roca. Tuvo el mismo final polvoriento que la rama. –Creo que he demostrado que este agarre tiene una sola opción: “aplastar hasta matar”. Aden se dio cuenta que su amigo también lo encontraba divertido. –Rain se sentirá decepcionado –dijo mientras Vasic comenzaba a quitarse la prótesis.

112


Elevándola limpiamente del suelo con su Tq, el teletransportador enganchó la manga de su camisa con su mano libre. –Samuel no se dará por vencido hasta que muera o lo haga bien. La última vez que un prototipo falló, él tiró de su pelo hasta que sobresalió en todas las direcciones, después declaró que era Ahab y mi prótesis era su ballena. –¿Has decidido definitivamente sobre usar una prótesis? –Aden no esperaba eso–. La última vez que hablamos tú te inclinabas en contra. –No necesito una –admitió Vasic–. Me he adaptado. –Con la manga perfectamente fijada arriba, él teletransportó lejos la unidad que funcionaba mal–. Pero Samuel salvó mi vida y, por extraño que parezca, esta obsesión le ayuda a mantenerse anclado. Por lo general solo requiere tres o cuatro horas de mi tiempo al mes, no es pago suficiente por la vida que me ha dado. –¿Y él no se da cuenta que ya no quieres un reemplazo de tu brazo biológico? –Zaira se puso las manos en las caderas, claramente molesta en nombre de un hombre al que había ignorado durante la mayor parte de su vida–. Y si tiene éxito, ¿entonces qué? Estarás obligado a usarlo. –Estoy seguro que a Samuel no le importa si en verdad utilizo la prótesis – comentó Vasic con humor inesperado–. Conseguir que una unidad funcione con mis sistemas dañados es su ballena. Una vez que lo haga, dejaré de importarle y conseguirá una nueva obsesión. Estaba totalmente de acuerdo: Vasic era un rompecabezas que resolver para Samuel Rain. Eso no quería decir que Aden no protegería al hombre por el resto de su vida. Genio loco o no, Rain salvó la vida de su mejor amigo. Esa era una deuda que nunca podría ser pagada. –La situación BlackSea –dijo en el silencio relajado entre ellos–. No hay nueva información de nuestras fuentes sobre la bióloga marina secuestrada. Los cambiantes dicen lo mismo. Viendo el cuerpo de Zaira tensarse hasta el punto de temblar, puso su mano en su espalda inferior. Fue un recordatorio silencioso de que ya no era una niña en una jaula, que ella estaba de pie con su amante y su amigo bajo un cielo iluminado por el sol. Libre. Una mirada de ojos oscuros de su mortal comandante antes de tomar una respiración profunda, y él sintió que sus músculos comenzaban a aflojarse. –¿Asumo que no has tenido ningún éxito en el bloqueo del símbolo de Electricidad Barata Canadiense? –le dijo a Vasic.

113


El otro hombre negó con la cabeza. –Judd tenía razón. Hay demasiados resultados idénticos en el logo EBC y no puedo concentrarme en el rostro de Leila debido a los daños por la cicatrización. – El invierno gris de sus ojos tenía un frío ártico. –Zaira está encargada de esto –le dijo Aden a su mejor amigo–. Dale toda la información a ella. Un asentimiento inmediato de Vasic. Aunque el teletranspotador no conocía todos los detalles de la infancia de Zaira, él estuvo con ella durante el último rescate, comprendía su hambre por liberar a los atrapados. –Trinidad –indicó Vasic cuando sonidos llegaron a ellos de otra parte del Valle, donde aparentemente una clase de artes marciales estaba en sesión–. ¿Estado? –Frágil. Hay mucha historia divisiva en la mezcla. –Una cumbre sería útil. –Vasic se agachó para acariciar a un pequeño perro blanco que acababa de regresar de sus aventuras en todo el Valle. Mientras lo hacía, el anillo de matrimonio que llevaba en el dedo anular derecho reflejaba la luz, creando una chispa de oro–. Si no fuera por el evidente riesgo. –Sí. –Zaira se cruzó de brazos, separó sus pies–. Generaría un blanco fácil para el Consorcio o cualquier otra persona que quisiera acabar con un gran porcentaje de las grandes potencias en el mundo. Aden consideró las palabras de Vasic, pensó en la evaluación precisa del riesgo por Zaira, sintió el germen de una idea. –Viremos las tácticas del Consorcio contra ellos –dijo–. No una gran cumbre, sino pequeñas reuniones para que las personas claves en cada región se conozcan unas a las otras. –Limitando la propagación de información sobre las reuniones, mientras se logra la cohesión. –Vasic asintió lentamente. –En Venecia –señaló Zaira con los ojos ligeramente estrechados mientras pensaba–, la Alianza Humana y yo llegamos a un entendimiento. Mantuvo la paz. –Se inclinó para acariciar a Conejo cuando el perro se acercó, moviendo la cola muy rápido–. Simplemente sabiendo que tu vecino está abierto al diálogo podría eliminar un gran número de problemas localizados. –Empezaré a probar la idea –dijo Aden, y luego miró a Vasic–. ¿Cómo está Tavish? –Siguiendo la decisión del escuadrón de colocar a los niños Flechas en familias con Flechas en servicio activo, el joven telequinético era ahora parte de la

114


unidad familiar de Ivy y Vasic, que incluía al perro que, en ese momento, yacía de espalda, con la lengua fuera en éxtasis y las piernas en el aire mientras Zaira le frotaba el vientre. –Instalándose en el huerto. –La voz de Vasic contenía una profunda alegría y calma cuando habló de su casa–. Pasa mucho tiempo con el Abuelo. Entonces, pensó Aden, el niño estaba en buenas manos. Zie Zen que, en verdad, era de hecho el bisabuelo de Vasic, tenía más sabiduría en sus huesos de la que la mayoría de la gente adquiriría alguna vez, ni siquiera si vivían dos vidas. –¿Puedes quedarte? –le preguntó Zaira a Aden–. Podríamos entrenar. Aden amaba probar su ingenio y habilidades tácticas contra Zaira, pero tuvo que negar con la cabeza ese día. –Tengo una reunión con Devraj Santos en cinco minutos. Los Olvidados habían solicitado la ayuda del escuadrón para lidiar con las nuevas capacidades psíquicas salvajes que estaban apareciendo en sus hijos. Aden estaba seguro que el cambio comenzó mucho antes, en concreto con la generación de Santos, pero el líder de los Olvidados no iba a revelar nada sobre sus propias capacidades. Sin embargo, después de su conversación con Ivy, Aden tenía otro tema crítico que discutir con Dev. La red psíquica de los Olvidados era una cosa vibrante y viviente en comparación con la desintegración mortal que estaba deshilachando los hilos de la PsyNet. Era posible que el otro hombre tuviera ideas útiles que Aden pudiese transmitir a los Es. –¿Puedes llevarme o debería pedírselo a Nerida? –le preguntó a Vasic –Te recogeré en tres minutos. –Vasic se teletransportó con Conejo, dejando solos a Aden y a Zaira. Momento en el cual la mujer que estaba con Aden tiró de él, agarrándolo de su camiseta, y procedió a besarlo como si quisiera arrancarle la vida. –Te has convertido en un experta en eso –le expresó telepáticamente cuando sus células cerebrales comenzaron a funcionar de nuevo. –Hemos estado practicando bastante. –Dentro de su mente, ella era fuego oscuro. Frente a él, tenía sus labios hinchados por sus besos, un toque posesivo y fría determinación–. Veré a Miane hoy. –Ten cuidado. –Aden ahuecó un lado de su cara. Sus huesos eran tan delicados, un marcado contraste con la intensidad de su voluntad–. El Consorcio

115


podría haberse ido bajo el radar, pero solo están en hibernación, esperando una oportunidad y saben lo importante que eres para mí. –También saben que lucho como una lunática. –La sonrisa de Zaira mostraba todos sus dientes–. Después del último asesino que atrapé, van a tener un problema serio al buscar reclutar para alguien que me persiga. Aden pensó en la grabación que había visto de Zaira con la punta de una cuchilla tocando los ojos del asesino. Había sido todo frío control en la superficie mientras ella luchaba una batalla primitiva en su interior. Ganó esa batalla, no cedió a la rabia que vivía en su interior. Y ella hizo una declaración: No se metan con una Flecha, especialmente esta pequeña Flecha con el cabello y los ojos oscuros medianoche y andar peligroso. –De todos modos, ten cuidado –le pidió, su corazón allí mismo para que ella lo viera–. Te necesito. –Zaira era suya, la única persona en todo el mundo que primero le pertenecía a él. –Aden. –Zaira le tocó los labios con los dedos, el rubí en su anillo una silenciosa representación de la llama que vivía en su interior–. Tú también ten cuidado. O te mataré. Aden sintió la risa sacudiendo sus hombros. –Orden escuchada y entendida, comandante. –Bien. –Deslizando una mano en su nuca, Zaira lo jaló hacia abajo–. Ahora bésame de nuevo antes de que Vasic regrese.

116


Traducido por Roccio.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

14 de febrero del 2074. Nina: Ya han pasado diez meses desde que llegaron los Psy. Diez meses desde que te vi saltar al agua. Diez meses desde que prometí que iría justo detrás de ti. No lo hice. Lo siento, Nina. Luché contra ellos, luché para mantenerte a salvo, para evitar que supieran dónde te habías ido. Yo no fui un cobarde, esto te lo prometo. No estoy vivo y escribiendo esta carta porque me escondí. Luché, Nina. Luché con todo lo que tenía. Nos atacaron uno por uno con golpes telepáticos. Los cadáveres de las personas que amamos, cayeron sobre mí. Cuando volví a estar consciente, se sentían pesados encima de mí… y sabía que habían salvado mi vida. Por mi hermano menor y Jorge, los soldados no vieron que todavía estaba vivo, que todavía tenía pulso. Yo vivo a causa de ellos. Y sin embargo, aquí estoy sentado en un bar, bebiendo hasta la muerte, porque, ¿de qué sirve estar vivo cuando estoy solo, sin Dios, sin familia, sin amigos, sin ti? Yo haría cualquier cosa, lucharía contra quién fuera, si solo estuvieras aquí. Pero te has ido y he abandonado a Dios por su crueldad. Xavier.

117


Traducido por Roccio.

CUARENTA Y OCHO horas después que Aden le hablara a Lucas sobre la posible amenaza a Naya, DarkRiver había mejorado todas las precauciones de seguridad de sus cachorros. La pantera dentro de él estaba mucho más tranquila ahora que sabía que su cachorra y todos los cachorros a su cargo estaban bien protegidos, por lo que él tenía mucha más paciencia para lidiar con el edificio tambaleante que era Trinidad. –Aden está alistando todo para probar las "cumbres" íntimas de Trinidad que actuarían como introducciones entre los diversos grupos –le contó a Vaughn. El centinela DarkRiver estaba tumbado en una silla en el otro lado de la mesa de Lucas en la oficina central de la manada en Chinatown. Con el cabello color ámbar atado en una cola ordenada sobre su nuca y los ojos más gatunos que de hombre, el mejor amigo de Lucas no estaba involucrado con Trinidad, (la política no era realmente el juego fuerte de Vaugh), pero como todos sus centinelas, él era muy inteligente. Escaneando la nota después que Lucas girara la pantalla del ordenador delgado hacia él, Vaughn negó con la cabeza. –Dile que rechace la idea de planear cada una de estas cumbres con mucha antelación. Que cree un grupo de confianza que organice las cosas con un aviso máximo de una o dos horas. Lucas levantó una ceja. –Es difícil reunir a la gente tan rápido. –Y qué si se necesita más tiempo para hacer las conexiones; si no hay planes, entonces nadie podrá perseguir a los asistentes como un grupo. Era la respuesta de un depredador. –Tienes razón. –Es mucho mejor, se dio cuenta, ir despacio que precipitarse y dar al enemigo exactamente lo que quiere.

118


–Mi trabajo aquí está hecho. –Vaughn se puso de pie con gracia felina, una sonrisa en sus ojos que se habían vuelto cada vez menos raro en los años transcurridos desde que encontró a su compañera Psy-C. Antes de eso, Vaughn fue un solitario, incluso en medio de una manada. Un amigo leal, un centinela de confianza, pero siempre manteniéndose un poco apartado. Parte de eso era su naturaleza de jaguar, pero también tenía que ver con el eco de un duelo abrazador en el alma. –Hola, señorita Naya –saludó ahora el jaguar, agachándose para recoger a la pequeña cachorra que acababa de entrar a la habitación correteando. La pantera de Lucas gruñó en su interior en señal de bienvenida. En verdad, el correteo de su cachorra era más bien “un intento de correteo”, pero estaba tan emocionada de poder cambiar de forma que lo hacía cada vez que podía. No hacía falta decir que mantenerla vestida se había convertido en un caso perdido. Lo bueno es que los cambiantes estaban acostumbrados a bebés desnudos trepando alegremente por todo su alrededor. Esta bebé había estado en la guardería de al lado, debió de lograr colarse a través de la puerta que daba a las oficinas. No es que alguien se esforzara demasiado en mantener a los cachorros lejos. La única vez que la puerta estaba cerrada era cuando estaban en reuniones con socios de negocios a los que no se les tenía la suficiente confianza para que DarkRiver fuera despreocupado con sus niños. La confianza comercial era una bestia totalmente distinta a la confianza que surgía con ser familia. Permitiendo a Vaughn sostenerla contra su pecho con una mano competente, Naya ronroneó. Ella amaba al jaguar. –Con cuidado. –El corazón de Lucas dolía ante el sonido de felicidad de su cachorra–. La próxima vez ella estará estafándote por chocolate. Vaughn rio entre dientes, usando un dedo para frotar la parte superior de la cabeza de Naya. –Voy a casa para correr antes de encontrarme con Faith. Naya rugió, o lo intentó. Salió más como un murmullo coquetón. –Creo que quiere ir –tradujo Lucas, sonriendo–. Pero no vas a correr mucho con ella. Los ojos de Vaughn llamearon, su tono cerca del oro.

119


–¿Te parece bien si me la llevo? Tengo la motodeslizadora, pero puedo cambiar a una camioneta utilitaria. –Ella ama la motodeslizadora –dijo Lucas, peleando contra sus instintos sobreprotectores. Vaughn era un conductor experto, y la motodeslizadora maniobrable le daba una ventaja si alguien intentaba seguirlos con el objetivo de hacerles daño. Lucas no robaría la alegría de su hija en aras de mantenerla a salvo. –Sí –Vaughn estuvo de acuerdo–. Ella es un pequeño demonio por la velocidad. –Colocó a Naya en su hombro, donde se acurrucó como si hubiera estado haciéndolo siempre, envolviendo su cola alrededor de su cuello para anclarse–. Correré en forma humana, la cargaré cuando ella se canse. Envíame un mensaje sobre dónde y cuándo quieres que la deje. –Tiró juguetonamente de la cola de Naya–.Vamos, señorita Naya. Vamos a correr. Pero primero firmemos tu salida de la guardería para que los profesores no se preocupen. Naya gruñó e hizo ruidos de adioses a Lucas cuando Vaughn salió por la puerta. Lucas confiaba en su amigo incondicionalmente. Sin embargo, todavía tenía el impulso de lanzarse y cogerla entre sus brazos. Apretó sus dientes dándose la fuerza para luchar contra su deseo primario. Ella estaba a salvo. Vaughn era un depredador cambiante letal. Lucharía hasta la muerte para protegerla… y era bueno para el jaguar que abriera su corazón a una compañera de manada pequeña e indefensa. Lucas esperaba que el amor terco de Naya hacia Vaughn ayudara al otro hombre a sanar de la asombrosa pérdida que lo devastó cuando fue un niño. El teléfono de Lucas sonó. Apartando la mirada de la puerta por la que desaparecieron Vaughn y Naya, respondió para escuchar a su compañera en el otro extremo. Por supuesto que ella captó su lucha silenciosa contra los instintos creados cuando fue un niño incapaz de proteger a sus padres de un ataque mortal. También había sido torturado, pero Lucas podría haber soportado eso. El haber visto a sus padres morir frente a él marcó su psique de una forma permanente. Sascha comprendía los brutales impulsos que competían en su interior. –Estoy bien –le comentó–. Vaugh llevará a Naya a casa. ¿Dónde quieres que la deje?

120


–En el nido. Estaré de vuelta para cuando él aparezca. –La sonrisa de Sascha estaba en su voz–. Sabes que él la secuestra por horas y que ella es muy feliz siendo secuestrada. –Es porque la deja pintar con sus dedos en las paredes de su estudio. – Siempre devolvían a la cachorra absolutamente limpia, sin una mota de pintura en su cuerpo, pero Naya no podía guardar un secreto. –Olvida las paredes, Faith me dijo que ella llegó a casa la última vez para encontrar a Naya pintando a Vaugh con los dedos. Rio ante la idea del tranquilo e intenso centinela actuando felizmente como un lienzo para una niña entusiasta. –¿Cómo va la lección? –le preguntó. Sascha estaba en territorio SnowDancer, trabajando con Toby Lauren. –Está más reticente de lo habitual. Lara me advirtió, dijo que podría estar en las primeras etapas de la adolescencitis. –Recuerdo esa fase. Ser maleducado es un requisito. –No puedo imaginar a Toby siendo maleducado. –Una pausa, un crujido–. Mejor me voy. Cada vez está más inquieto. Al colgar, Lucas reenvió a Aden los cambios sugeridos por Vaughn sobre la idea de la cumbre, luego se levantó y se dirigió a una obra en progreso. Necesitaba estirar sus músculos, ver cómo iba el proyecto. También evitaría que se preocupara constantemente por Naya. A veces, un alfa tenía que delegar y confiar en su manada para vigilar lo que más importaba.

CONDUCIENDO la motodeslizadora al territorio de DarkRiver en Yosemite con una Naya encantada, escondida y segura en el interior de su chaqueta de cuero sintetizado con cremallera, solo su cabeza asomándose y sus ojos entrecerrados contra el viento que agitaba su pelaje, Vaughn estacionó el vehículo en un lugar designado justo en el interior del bosque. A diferencia de cuando viajaba solo o con Faith, él había registrado este viaje con Jamie y Desiree; los dos soldados de alto rango eran los encargados de hacer el seguimiento de los niños cambiantes que se movían dentro y fuera de la ciudad. Ningún cachorro iba a desaparecer y no ser echado en falta de inmediato.

121


Todavía a horcajadas sobre el cuerpo poderoso de la motodeslizadora, Vaughn utilizó su teléfono para el registro, informando a sus compañeros de manada que Naya estaba segura dentro del corazón del territorio de DarkRiver. Se había asegurado que no lo estuvieran siguiendo, sus sentidos en alerta máxima. Balanceando su pierna sobre la motodeslizadora después de guardar su teléfono, habló con la cachorra que era una fuente de calor viviente en su pecho. –Espero que aprecies que conducía como una anciana para ti. –Nunca se perdonaría a sí mismo si Naya llegara a lastimarse mientras estuviera a su cuidado. Una pequeña cabeza de pantera empujó la parte inferior de su barbilla. Él sonrió, acariciándola debajo de su barbilla. Lo cierto era que todavía le dolía ver a Naya, sostenerla. Ella le recordaba mucho de Skye. Su hermana pequeña había sido un jaguar, no un leopardo, pero tenía el mismo espíritu travieso, la misma dulzura cariñosa. Vaughn podría haber estado tentado de mantener su distancia de la cachorra de su mejor amigo, protegerse a sí mismo, pero era imposible. Desde el instante en que la sostuvo después de su nacimiento, Nadiya Shayla Hunter se adueñó de un pedazo de su corazón. –Sí, estamos en casa –le informó cuando ella hizo sonidos de pregunta–. Abajo. Estira tus piernas. –Dejándola en el suelo con manos cuidadosas, la miró mientras se elevaba con sus patas temblorosas. Después ella “corrió” a su lado mientras él caminaba a un ritmo más lento que un soñoliento niño de cinco años de edad. Con la cola elevada con orgullo, Naya gruñó a todos los sonidos de la selva, el gran depredador que se iba a comer cualquier cosa que se atreviera a adentrarse en su territorio. Vaughn agregó sus gruñidos a los de ella, teniendo una mirada de aprobación en respuesta. Había dejado su chaqueta en la moto como preparación para su carrera, pero Naya duró más de lo que había esperado. Finalmente agotada, ella permitió que él la cargara y abrazara contra su pecho mientras se echó a correr a toda velocidad, los altos abetos de Yosemite pasando en un borrón de color marrón verdoso, mientras que debajo de sus pies calzados con botas, la hierba era de un exuberante verde que se elevaba después de la ligereza felina de sus pasos.

122


Garras diminutas se clavaron en él, pero no la reprobó como lo habría hecho si las usaba mientras jugaba. Ella solo se estaba aferrando. Aunque no tenía miedo. Por supuesto no. Era la hija de un alfa. Estaba eufórica. Disminuyendo la velocidad a un trote cuando estuvo casi en casa, ya estaba caminando cuando entró en el sistema de cuevas en el que yacía su guarida. El aroma que atrapó en el aire le hizo sonreír, su jaguar elevándose en su interior en señal de salvaje bienvenida. –Hola, Roja. Faith lo miró desde el sofá, donde, cubierta con nada más que un corto trozo de vestido, estaba comiendo un gran plato de cereal. –¡Naya! Su grito encantado hizo que Naya se tambaleara para correr hacia ella. Escalando el sofá al lado de Faith con esfuerzo puro y absoluto incrementado por una pequeña ayuda de Vaughn, ella puso sus patas en la parte desnuda del muslo de Faith y miró con curiosidad el plato de cereal. Claramente decidiendo que las hojuelas de colores brillantes se veían deliciosas, se humedeció la lengua. Faith apartó el recipiente de su alcance justo a tiempo. –No, no puedes. No me voy a meter en problemas con Lucas y Sascha por enseñarte malos hábitos. Dejándose caer sobre su trasero, Naya cambió y tiró del vestido verde mar de Faith mientras hacía sonidos que podrían haber sido su nombre. –Aquí tienes. –Faith alimentó a Naya con una cucharada después de asegurarse que el cereal estuviese lo bastante suave por la leche para que le fuera fácil de comer. Vaughn observó a Naya comer, después pedir por más. –Tiene hambre después de cambiar tantas veces hoy. –Eso gastaba una energía significativa en los jóvenes, probablemente debido a que sus cuerpos estaban a mitad de desarrollo y porque el cambio hacía cosas extrañas a esa edad. Como darle a Naya la cachorra unos dientes mucho más peligros que los de la Naya niña. –No puedo creer que ella ya esté cambiando. –Faith alimentó a su pequeño huésped con más cereales–. Sí, eres lista –dijo, inclinándose para besar a Naya en la mejilla–, y estás muy hambrienta.

123


Vaughn entró al área de la cocina y cogió la caja de cereales, y la leche. Colocando ambos en la pequeña mesa al lado de Faith, agarró una manta para envolver a Naya a fin de que no perdiera su calor corporal. –Ella es demasiado pequeña para regular su temperatura, como lo hacemos nosotros –le dijo a Faith cuando ella levantó la vista con mirada interrogante. –¿Así que debería asegurarme de que mantenga la manta en su lugar? –Al menos por los próximos minutos. –Jaló de los cabellos de Naya–. No te congeles, señorita Naya. Él recibió un gesto entusiasmado que hizo que su exuberante cabello negro brillara bajo la luz solar simulada de la guarida de Faith y suya. –Ella estará bien una vez que esté asentada en esta forma –le dijo a su compañera–. Solo toca su piel, asegúrate que no esté helada. –Consiguiendo un gesto de confirmación de Faith, le dio un beso en el rojo fuego de su cabello–. Voy a la ducha para quitarme el sudor. Ella elevó su cabeza para que pudiera darle un beso en los labios. Deslizando su mano sobre el arco delgado de su garganta, él mordisqueó sus labios, lamiendo para calmar el dolor sensual. La mano de Faith estaba a punto de acunar su mandíbula cuando Naya agarró el cuenco de cereales. –¡Fae! –dijo, como si tratara de conseguir que su lengua pronunciara “Faith”. Faith se rio, y logró estabilizar el cuenco. –Sí, lo sé. Menos besos, más cereales. Naya aplaudió. –¡Beso! –Eso fue lo bastante claro, en especial cuando levantó la cabeza hacia Vaughn. Recordando a Skye de nuevo, la emoción un nudo en su garganta, Vaughn besó la punta de su nariz. Una vez. Dos veces. Cuando Naya se rio, Faith levantó la mano, tocó sus labios con la parte posterior de la misma con una ternura que decía más que cualquier palabra. Él pasó los nudillos sobre la mejilla de su compañera antes de caminar hacia la ducha; la cual parecía una cascada de agua surgiendo de la pared de piedra, una hazaña que le costó bastante lograr. Vaughn pudo escuchar a su compañera y a la cachorra de su amigo hablando de forma animada mientras se desvestía y se metía bajo el agua. Naya estaba tan involucrada que sonaba como una conversación real (aunque bastante incomprensible de un lado). Los sonidos le hicieron reír, y esta vez, sus recuerdos de Skye fueron de cuando habían sido felices.

124


Ella había sido igual de parlanchina, hablando en su oreja sobre cualquier cosa, incluyendo sus juguetes y flores favoritas y ¿cómo es que el sol era amarillo y la hierba era verde? ¿Y por qué las abejas zumbaban? Su carita seria mientras consideraba cada pregunta a la espera por su respuesta. A menudo él respondía cosas sin sentido que la hacían reír muy fuerte y caer al suelo con los brazos envueltos alrededor de su estómago. La hierba es verde porque es el color de la caca de los insectos. Las abejas zumban porque son realmente helicópteros en miniatura. Lavando la espuma con una sonrisa que nació del recuerdo del deleite de su hermana, se secó, y luego se puso un par de pantalones vaqueros limpios. Él acababa de coger un trozo sobrante de pizza para un aperitivo vespertino, cuando Faith recibió una llamada. Ella contestó, Naya ocupada divirtiéndose con una caja de cartón que una vez había contenido una herramienta de corte que Vaughn necesitaba para sus esculturas. Ahora, la caja estaba en su cabeza. Los hombros de él se sacudieron. La propia sonrisa de Faith era igual de profunda cuando vio las payasadas de Naya, no obstante cuando habló después de colgar, su tono era calmado. –Mi padre dice que Tanique está en la ciudad. Vaughn sabía que era importante para su compañera llegar a conocer en verdad a su medio hermano más joven. Se habían conocido, pero solo de pasada. –¿Quieres ir? Faith asintió. –Si podemos. –Ella colocó a Naya en su regazo cuando la niña se sacó la caja para bostezar y frotar los ojos con sus puños–. Tanique tiene un contrato en un museo, por lo que solo está en la ciudad esta noche. –Me pondré una camiseta, y cogeré a Naya para que puedas cambiarte. Saldremos tan pronto como estés lista. Faith miró a la niña dormida que estaba abrazando. Había reemplazado la vieja manta con una manta de color rosa suave que Naya estaba frotando contra su mejilla mientras amasaba con una mano a la que le brotaron pequeñas garras. –No tenemos que apresurarnos tanto. –Un susurro–. Amo sostenerla. Sentado junto a su compañera, Vaugh extendió un brazo detrás de ella.

125


–Podemos intentar tener nuestro propio cachorro. –La idea de ser responsable de una nueva vida frágil ya no era tan aterradora ahora que Naya había estado presente durante un año, ha sido responsable de ella innumerables veces. Él la había mantenido a salvo. La sonrisa de Faith fue tímida, asustada, feliz. –Me gustaría eso… pero no todavía. Aún me estoy ajustando a las visiones oscuras. Esas visiones llegaban sin previo aviso y podían estar relacionadas a cualquier cosa, desde una catástrofe grave, hasta un asesinato, o un pequeño accidente. –¿Hoy? –No. –Apoyó la cabeza en su hombro sin dejar de acariciar a Naya–. Antes que intentemos tener a un niño, quiero estar segura de que si tengo una visión oscura mientras estoy a solas con nuestro bebé, seré capaz de sobrellevarlo. –Elevó sus ojos, su mirada cardinal vulnerable–. Jamás querría asustar a nuestros hijos por una mala reacción a una visión de pesadilla. –No hay prisa, Roja. –Vaughn la acarició haciéndole saber que estaba con ella. Siempre–. Tenemos mucho tiempo todavía. –Un montón de años para jugar y crecer juntos–. Sabremos cuándo sea el momento. Faith presionó un beso en los suaves rizos de Naya cuando los ojos de la niña finalmente se cerraron, con gruesas y rizadas pestañas creando sombras sobre sus mejillas. Su compañera tenía una suave sonrisa en su cara cuando levantó la vista. Sus labios se separaron como si estuviera a punto de hablar, luego los cerró mientras sus ojos se ampliaban. –¿Roja? –Vaughn, que estaba estirado perezosamente, se sentó recto–. ¿Estás teniendo una visión? Una negación de cabeza. –Mi hermano es un Psy-Ps –mencionó–. Uno fuerte. Nueve en el gradiente. Dejando

escapar

una

respiración

silenciosa,

volvió

a

explayarse

perezosamente. –Sí, lo sé. –Lo que Vaughn no comprendía totalmente era cómo funcionaba la capacidad psicométrica de Tanique. El hombre más joven podía sentir cosas cuando tocaba los objetos físicos, hasta allí estaba claro. Pero no estaba seguro qué era exactamente lo que veía, si tenía un componente visual en su capacidad o si simplemente escuchaba los ecos de sonidos.

126


–El mensaje en la botella. –La voz de Faith era firme, intensa–. ¿Puedes recuperarla? Es muy importante. La comprensión le golpeó. Vaughn se levantó, bajando los pies de su tocón altamente pulido que actuaba como su mesa de café. –No sé a dónde BlackSea la llevó después que se la entregamos, pero sé a quién preguntar.

127


Traducido por Roccio.

VAUGHN SALIÓ DE la habitación para hacer la llamada usando el comunicador en el espacio de trabajo de Faith. Como un centinela DarkRiver, tenía un número de contacto de BlackSea que conectaba con cualquier miembro de alto rango de la manada que estuviese en ese instante en el turno de enlace. Hoy, se trataba de Malachai Rhys. El gran macho escuchó su propuesta, y entonces lo conectó con Miane Levèque después de un retraso de un minuto de duración. Supo lo que Malachai estuvo haciendo en ese minuto cuando Miane apareció en el comunicador, y empezó a hablar sin que él tuviera que explicar nada. –La botella está en un laboratorio en una de nuestras ciudades flotantes –dijo la alfa–. Puedo cobrar un favor de BlackSea para que la tengas a través de un telepuerto, pero dime si puedo confiar en este Psy-Ps. Vaughn no se sorprendió por su cautela; los Psy durante mucho tiempo fueron el enemigo de los cambiantes e incluso ahora, él mismo apenas confiaba en algunos. –No te puedo dar una garantía absoluta –respondió–. Tanique es el hermano de Faith, fiel a NightStar. Y NightStar está dirigida por Anthony Kyriakus, a quien no le agrada el Consorcio. El caos indiscriminado y la violencia era mala para los Psy-C, que son una parte vital de la base de poder de NightStar, especialmente ahora que tantos de ellos están abriéndose a las visiones fuera de los límites antisépticos de los contratos de negocios. Si existía una cosa que sabía sobre Anthony, era que el otro hombre protegía a sus videntes, incluyendo a Faith, con una voluntad implacable. –Por otro lado –añadió–, Tanique no creció en NightStar, sino con la parte materna de su familia, por lo que puede tener lealtades que no conocemos. –¿Faith NightStar fue quién sugirió que preguntemos a su hermano? Vaughn vio por dónde iba Miane.

128


–No es una visión –aclaró–, pero ella tenía un tono en su voz que he llegado a conocer. Nunca apostaría en su contra. –Sería una tonta si no prestara atención al consejo de la mejor clarividente en el mundo. –Miane puso las manos en sus caderas, su camisa de manga larga de color crema se movía con una fluidez que le hizo preguntarse si se trataba de uno de los tejidos de lujo experimentales de los que BlackSea eran famoso por crear. –Necesitaremos la botella dentro de las próximas dos o tres horas –reiteró Vaughn. El asentimiento brusco de Miane fue una promesa silenciosa de que tendrían la botella. –Este es un riesgo enorme de nuestra parte, gato. –A veces incluso los tiburones tienen que dar un salto de fe. Los labios de Miane se curvaron ante la pregunta implícita acerca de su naturaleza cambiante, pero no había humor en sus ojos. –Mataré a Tanique Gray si nos traiciona. Vaughn sabía que si Miane intentaba tal acción, él tendría que impedírselo. Su jaguar tampoco perdonaría la traición, pero como él, Faith ya había perdido un hermano. Él no creía que ella pudiera soportar la pérdida de otro. No obstante, también tenía total convicción en la capacidad de su pareja, incluso cuando no tenía una visión, Faith “veía” cosas. Como esta mañana, insistió en que él llevara la chaqueta de cuero sintetizado cuando no había tenido ninguna intención de usar la motodeslizadora. Si se hubiera negado a escuchar, habría tenido que volver a casa para tomarla apenas una hora más tarde, después de que uno de sus compañeros de manada le pidió un favor que hizo necesario un viaje a la ciudad. Y tres días antes, ella llamó a Tamsyn para contarle a la sanadora sobre un descuento que vio de chispas de chocolate de buena calidad. “Las compré”, le contó Tamsyn a Vaughn cuando se encontraron ayer. “Entonces hoy, Roman llegó a casa y me recordó que prometí hacer galletas de chocolate para toda su clase y la de Jules después que ellos terminaran un gran proyecto. Me olvidé totalmente, habría tenido que ver cómo lo resolvía si Faith no me hubiera dado ese dato.” Pequeñas cosas, diminutas incluso, pero que significaban mucho. –No creo que tengas que matar a Tanique –le dijo a Miane, aunque le sostuvo la mirada para que supiera que él era tan depredador como ella, su dominio era tal que incluso Lucas no podía obligarle a hacer nada. El jaguar de Vaughn decidió

129


seguir a la pantera, ya que la pantera se ganó su respeto y lealtad–. Entiende, él es familia. Miane no parpadeó. –Sospecho que Malachai y tú se llevarían bien –comentó ella antes de terminar la llamada. Vaughn recibió un mensaje cinco minutos más tarde para pedirle que compartiera las coordenadas de teletransportación. –Volveré pronto –le dijo a Faith y agarró la camiseta sucia, que había arrojado al cesto de la ropa. Saliendo de su guarida, corrió a toda velocidad durante veinte minutos, hasta que estuvo rodeado de árboles que parecían todos iguales. Colgó su camiseta, con su diseño distintivo celta en la parte delantera de una rama. Luego tomó una fotografía para enviársela a Miane. No le sorprendió en lo más mínimo cuando el teletransportador que apareció con una caja de almacenamiento pequeña era un hombre alto, vestido con un traje negro de Flecha. Después de sus recientes acciones para salvar vidas en bombardeos y desastres, Vasic se había hecho famoso en todo el mundo. Pero Vaughn lo conocía de mucho antes. No estuvo allí el día en que este hombre con sus ojos grises de invierno trajo al médico que salvó la vida de Dorian, pero sí escuchó hablar de los detalles de quienes fueron testigos del incidente. Sin la ayuda proporcionada por el teletransportador y el médico que ahora todo el mundo conocía como un poder, su amigo y compañero centinela estaría muerto. –Gracias –expresó él, tomando la caja que Vasic sostenía–. ¿Qué te prometió Miane? –Vasic no era un teletransportador comercial, así que no era como si BlackSea lo pudiera contratar. La mirada del otro hombre fue puro hielo. –¿Qué te prometió a ti? Vaughn le enseñó los dientes. –Absolutamente nada. –La vida no es siempre una relación costo-beneficio –respondió Vasic, sorprendiéndolo porque no esperaba que contestara–. Es algo que los Psy olvidaron hace mucho tiempo. Algunas cosas la hacemos en nombre de la amistad, o porque es lo correcto.

130


A Vaughn ya le agradaba esta Flecha que no se apartaba ante la expresión retadora de un depredador, pero en ese momento, tenía la sensación que algún día podría llegar a llamar a Vasic un amigo.

NOVENTA minutos más tarde, Faith y Vaughn dejaron a una Naya dormida en casa de Tamsyn, donde Sascha estaba teniendo una reunión con la sanadora y varios sumisos de la manada. Luego manejaron para encontrarse con Tahoe en un vehículo de alta velocidad. Y ahora Faith estaba sentada en una pequeña sala de conferencias, su compañero a su lado, esperando a su padre y a su hermano. Ella se había acostumbrado a mantener su rostro impasible cuando venía a reunirse con su padre. Anthony dejó claro que la farsa de ellos teniendo únicamente una relación de negocios debía continuar después del Silencio. El Clan Psy NightStar podría ser poderoso, pero también lo eran sus enemigos. Anthony era un objetivo muy visible. Se negaba a hacer de Faith otro objetivo cuando ella se había asentado con éxito en una vida privada. “He perdido una hija. Ya no más.” Faith seguía teniendo un cierto riesgo porque matarla o incluso herirla con gravedad afectaría significativamente el balance final de NightStar. Sin embargo, ese riesgo era mucho menor que el que existiría si los enemigos de NightStar comprendieran que Anthony pactaría tratos horribles para mantenerla a salvo. Ningún extraño jamás podría saber que Anthony Kyriakus, jefe del Clan Psy NightStar, ex Consejero Psy, y actual miembro de la Coalición Gobernante, amaba a sus hijos. Su padre entró en ese instante, un hombre alto, de rasgos patricios y cabello negro con plata en las sienes, su expresión el epítome del frío Silencio. –Vaughn. Faith. Seguros dentro de la sala de reuniones sin ventanas y desprovista de equipo de monitoreo, Faith abrazó a un hombre que había estado demasiado tiempo en el Silencio como para mostrar fácilmente las emociones. Pero sus brazos la rodearon, su olor familiar, y su voz profunda cuando dijo: –¿Estás bien? –El sencillo tono de pregunta contenía tal peso de amor que creó un nudo de su pecho.

131


–Sí, padre. Estoy bien –contestó, tragando grueso y se echó hacia atrás para mirarlo a la cara. –Veo signos de tensión –dijo Anthony, escaneando su cara. –Ayer tuve una sesión maratónica –admitió ella–. Nada peligroso. Vaughn estuvo trabajando cerca todo el tiempo y me hizo tomar descansos regulares. –Tuve que interrumpir físicamente su trance –dijo Vaughn entre dientes, su ceño fruncido en su voz. –Todo fluía tan hermosamente, que quería seguir adelante. Sin embargo… – levantó las manos cuando su padre quiso hablar–, estoy tomando un descanso hoy y mañana para recargar. El poder psíquico quemaba energía, pero en el caso de las visiones más oscuras de violencia y asesinato y desastres naturales, también la drenaban visceralmente. Ese tipo de visiones la perseguían durante semanas. Por fortuna, no había visto últimamente nada demasiado angustiante, solo pequeñas advertencias, que fue capaz de transmitir para que la gente pudiera evitar accidentes como huesos rotos o catástrofes personales. –Faith. –Anthony sostuvo los ojos de ella con el marrón de los suyos, el carisma en su mirada potente–. Sé que no te gustaba la silla Tec 3 con enlace remoto que tenías en tu cabaña… –Que no me “gusta” es una palabra demasiado dulce. –Con los pequeños vellos en sus brazos levantándose en fría advertencia, Faith se apartó para estar junto a Vaughn. De inmediato, su compañero envolvió un brazo en la parte superior de su pecho para presionarla contra la fuerza de los músculos de su cuerpo. Era una promesa silenciosa. Una mortal, también, si fuera necesario. El aire regresó a su cuerpo, la tensión dolorosa derritiéndose en su pecho. –Odio esa silla. –Un reclinable de cuerpo entero con la forma de sus propios contornos corporales, que había supervisado y transmitido cada respiración que tomaba mientras que la usaba durante los fríos años que pasó aislada en una cabaña individual. –Odiabas la intrusión, el hecho que la información fuera reenviada a los médicos –respondió su padre–. La silla en sí tendría un valor inestimable para cualquiera que necesite controlar tu bienestar. –Sus ojos fueron a Vaughn. El jaguar que pertenecía a Faith deslizó los dedos por encima de su clavícula, un gato DarkRiver calmando a su compañera.

132


–No necesito la tecnología para asegurarme que Faith esté segura durante sus visiones. –Él realmente no la necesita –le aseguró Faith a su padre. A pesar de su fuerte reacción negativa a la idea de un sillón reclinable Tec 3 con enlace remoto, sabía que Anthony solo quería lo mejor para ella, que cada decisión que alguna vez tomó en relación a sus hijos fue para protegerlos. La pérdida de su media hermana Marina por un psicópata perfeccionó su proteccionismo a un borde mortal. –Estoy a salvo –dijo–. Lo prometo. –No podía controlar las visiones oscuras o salvajes, pero nunca entraba a una controlada a menos que Vaughn estuviera cerca. –Sé que el vínculo que ambos comparten es poderoso –replicó su padre–, pero Vaughn, no puedes controlar todos los aspectos de su salud. Faith se dio cuenta que su padre no tenía ningún marco de referencia para entender la belleza y la intensidad del vínculo de pareja. –¿Necesitas deshacerte de mi vieja silla? –preguntó, decidiendo no presionar en ese tema. –No. –El tono de Anthony era tan frío que se sintió regañada por la forma en que quiso cambiar el tema–. Tenemos tres prototipos de sillones reclinables de nueva generación con funciones de vigilancia de salud de primera línea, incluyendo un enlace directo de emergencia a un médico si tus signos vitales caen por debajo de un cierto punto. Quiero que tengas una. La piel de Faith se puso de gallina ante la idea de volver a usar una silla que la espiara. Ella abrió la boca para hablar, pero Vaughn se le adelantó. –Danos un minuto, Anthony. Su padre salió de la habitación sin más palabras, cerrando la puerta tras de sí. –No quiero esa silla. –Con los brazos cruzados, Faith miró a su compañero. –Roja, puedes desactivar las funciones de vigilancia, ¿verdad? Ella se mantuvo obstinadamente en silencio hasta que Vaughn pasó los dedos por encima de su mandíbula en una caricia que sabía que venía del corazón de su jaguar. –Sí –admitió ella–. Podemos sacar el chip, lobotomizarla. –Entonces –Vaughn tomó su mejilla, pasó el pulgar por el pómulo–, acepta el regalo de tu padre. Él no es el tipo más cálido y cariñoso, pero eres su niña pequeña. Él solo está tratando de cuidar de ti, igual que Lucas hace con Naya.

133


Su labio inferior tembló. Había estado tan bloqueada en su interior por los recuerdos de lo mucho que odiaba esa silla que se olvidó por qué fue creada en primer lugar. Para mantenerla a salvo. –Te amo. La sonrisa de suficiencia de Vaughn era totalmente felina. –Lo sé. Ella le dio un puñetazo juguetón antes de abrir la puerta y dejar que su padre entrara. –Usaré la silla por un periodo de prueba. –Si recapitulaba con mucha facilidad, Anthony sospecharía–. También vamos a inhabilitar todas las funciones de difusión. Cualquier dato que recoja –lo cual sería cero–, se mantendrá estrictamente en nuestro hogar. –No quiero monitorearte, Faith. Solo quiero que tomes todas las precauciones posibles. Faith se rindió y abrazó de nuevo a su remoto, peligroso y amado padre. –Gracias. Él tocó su nuca antes de mirar hacia la puerta. Un ligero golpe llegó segundos más tarde. Aunque los dos se separaron, Anthony no habló o fue a la puerta. Cuando esta se abrió, Faith se dio cuenta que debió de haber respondido telepáticamente. Nadie en NightStar entraría jamás sin permiso de su padre. –Señor. –El hombre joven de 1.82 metros de altura que habló, era sorprendente, con los huesos patricios de Anthony debajo de una piel color moca, con el cabello negro y muy rizado. Era un Psy-Ps, dotado con psicometría… y era su hermano menor. –Tanique –dijo Anthony–. Conoces a tu media hermana Faith y a su compañero, Vaughn D'Angelo. Tanique saludó a Vaughn con un gesto educado, pero su atención estaba en Faith. –He querido hablar apropiadamente contigo durante mucho tiempo. –Siento lo mismo. –Faith extendió sus manos antes de recordar que Tanique se crio en el Silencio y que, a diferencia de ella, no había salido de la Red para unirse a una manada de cambiantes donde el contacto era una parte esencial y cotidiana de la vida. Cualquier cambio post-Silencio en su hermano sería lento y vacilante.

134


–¿Estás permanentemente con NightStar ahora? –dijo, dejando caer las manos. Todos los Psy adultos podían escoger el lado de su línea familiar con el que preferían alinearse. Tanique lo hizo, no a los dieciocho años sino más tarde. De cualquier manera, Anthony tendría que pagar un recargo a la familia que lo crio y educó, pero ellos ya no tendrían el beneficio de sus habilidades. Treinta era el punto en el que tales consideraciones ya no aplicaban. Tanique apenas tenía veinticuatro años y medio. –Sí –respondió él–. NightStar es mi hogar ahora, aunque yo viajo. –Su hermano continuó mirándola con hermosos ojos de un color marrón rojizo pálido que volvía su cara aún más sorprendente. Los ojos de su hermano eran casi felinos, con estrías finas de un marrón más oscuro y amarillo en el iris. A Faith le dio la impresión que estaba tan curioso sobre ella como ella lo estaba de él. –Mi conjunto de habilidades se engranan mucho mejor con los Psy-C que con las habilidades telepáticas predominantes en mi línea materna –añadió con una voz que le recordaba a Anthony, solo que más joven–. Ellos no sabían muy bien cómo utilizarme, pero padre sí lo hace. Realizo un poco de trabajo para los coleccionistas privados, pero la mayor parte de lo que hago involucra museos que desean verificar la procedencia de los objetos expuestos o elementos que las instituciones desean comprar. Faith asintió con la cabeza, su orgullo por su hermano era una ola de presión contra su corazón. –Eso no es todo lo que haces –le corrigió–. Sé que has ayudado a encontrar a más de un niño perdido o secuestrado. Tanique no parpadeó o cambió de posición pero ella captó un sutil cambio en su expresión. –Padre me enseñó que no somos solo máquinas atadas a nuestros dones. – Una mirada a su padre que contenía respeto oculto–. Sí, tenemos que obtener dividendo para mantenernos, sin embargo también podemos escoger utilizar nuestras habilidades de maneras que sean buenas para la sociedad… y para nuestros espíritus –terminó con vacilación. En ese instante, Faith solo vio a un hermano más joven que seguía luchando para encontrar el equilibrio, no al talentoso Psy-Ps que una vez cargó a un niño por un kilómetro y medio para sacarlo de una selva densa, después de tomar una mochila perdida y vislumbrar dónde el secuestrador del niño lo había llevado.

135


–La elección de hacer lo correcto puede ser difícil a veces –dijo ella con suavidad–, pero vale la pena. –Las visiones oscuras solían dejarla acurrucada en posición fetal hasta que las aceptó como parte de su don y se adueñó de ellas. Ahora, a veces, ella salvaba una vida. Contra eso, el intenso control psíquico, el dolor de vivir los sueños de un asesino, nada de eso importaba. Tanique asintió de un modo tan parecido a Anthony que Faith reprimió una sonrisa. A pesar de su porte y formación, su hermano de repente le hizo recordar a los jóvenes en DarkRiver. Adorable. Era probable que él odiaría esa descripción en donde aceptaba la emoción, pero se imaginó que una hermana mayor debía tener permiso para pensar tales cosas. –De hecho estaba esperando pedirte ayuda con algo. –Estaría feliz de proporcionarla. –Su respuesta llegó tan rápidamente, justo después de sus palabras, que se dio cuenta que él quería construir una relación con ella tanto como ella la quería construir con él–. ¿Tienes un objeto para que yo revise? Faith hizo un gesto hacia la caja sobre la mesa. –Está allí. ¿Puedes echarle un vistazo, ver qué sientes? –Fue una declaración deliberadamente vaga de su parte; no quería influenciarlo de ninguna manera. –¿Puedes abrir la caja? –El tono de Tanique era más seguro ahora que estaban en su área de especialización–. Es para que no me desvíe por cualquier impresión dejada en la caja por los que la han llevado. –Debería haber pensado en eso. Después que abrió la caja, Tanique solo miró la botella con incrustaciones de percebes durante un largo minuto antes de meter la mano y sacarla, teniendo cuidado de no rozar ni siquiera los nudillos contra el interior de la caja. La carta había sido considerada demasiado frágil para manejar, pero Miane envió un pequeño trozo de ella que se rompió durante el tránsito inicial. Un rincón en blanco, el documento se encontraba protegido dentro en una pequeña funda de plástico. Tanique la dejó en la caja por el momento. Sus primeras palabras surgieron apenas segundos después de haber tocado la botella. –Juventud, curiosidad, una energía felina, cólera fría. Solo una capa superficial, es probable que sea de las personas que la tocaron a lo largo de los últimos días.

136


Faith no interrumpió, a pesar de que estaba impresionada por la rapidez y la precisión con la que captó todo eso. –El mar –murmuró él, deslizando sus dedos sobre el percebe–. Puedo oír su susurro estrellarse en mi mente… pero no es necesario que te diga que esta botella estaba en el océano. Él inclinó la cabeza hacia la derecha, como si luchara por escuchar una voz lejana. –Antigua –murmuró–. Hay ecos de vejez aquí, de décadas atrás. De un hombre mayor limpiando la botella… aunque también hay una nueva huella profunda. Una chica… no, una mujer. Una mujer joven la sostuvo no muy recientemente, pero sí lo suficiente y durante el tiempo necesario para que su huella no se haya desvanecido. Cuando él miró a Faith, ella tuvo que contener un jadeo. Había visto los ojos Psy volverse negros. Los suyos hacían eso durante una oleada de emoción o cuando estaba usando grandes cantidades de energía psíquica. También veía los colores en los ojos de Sascha cuando estaba usando sus habilidades empáticas… pero esto, jamás lo vio antes. El iris de Tanique adquirió un brillo de color verde pálido. Como si reflejaran la botella. –Ella tenía miedo, aunque era feroz. Sufría. –Apretando los ojos, bajó la cabeza, solo para negar después de treinta segundos–. Eso es todo lo que recibo. No era tanto como Faith había esperado, pero fue fascinante ver a su hermano trabajar. –Gracias por intentarlo. –No creo que nadie más que el viejo haya pasado grandes cantidades de tiempo con la botella. –Con sus ojos del color habitual, miró la funda de plástico que contenía el trozo de papel–. ¿Puedo…? Faith asintió. Sabía que los cambiantes de base de agua no habrían ofrecido la pieza a un Psy-Ps si no esperaban que la tocara. Aunque la especialidad de su hermano era esotérica y no bien conocida fuera de los museos (y algunos departamentos de delitos que fueron capaces de asegurar los servicios de un PsyPs), la mayoría de la gente ataba los cabos. Esta vez, él no tuvo que decirle que abriera la bolsa. Desprecintándola, colocó la hoja de papel directamente sobre su palma. La columna vertebral de Tanique se puso recta, su mandíbula rígida. –Dolor –dijo él–. De nuevo furia. Más dolor. Angustia.

137


Faith vio cómo su hermano empuñaba su mano libre a su lado y tuvo la sorprendente comprensión de que para ser un Psy-Ps tenías que ser bombardeado por la emoción. ¿Cómo su hermano sobrevivió al Silencio? Era una pregunta que le haría algún día, cuando estuvieran a solas y él no se sintiera tan abrumado. –La joven que tocó la botella, metió este papel en un barco. –Su respiración se volvió entrecortada mientras su cuerpo se balanceaba de un lado a otro, como si estuviera en el propio barco–. El barco se balanceó… pero no por mucho. Ella estaba frenética por deshacerse del papel antes de que fuera demasiado tarde y tocaran tierra de nuevo. Casa, ella estaba pensando en su casa la última vez que tocó esto. –Al soltar el papel que flotó hacia abajo para caer dentro de la caja, él abrió los ojos. Faith fue a agradecerle, pero Tanique no había terminado. –Tengo fragmentos de lo que ella vio –expresó–. Un vistazo de lo que podría ser parte de una pared, una imagen de los dedos de sus pies, lo que parecía una cadena atada a su muñeca. –Otra respiración profunda, con una expresión difícil de leer aunque su cuerpo vibraba por la tensión–. Una vieja señal, astillas de pintura blanca en la madera grisácea: El Embarcadero d’ Edward. Apóstrofe en la d antes de Edward. Tablas desgastadas de madera bajo sus pies, el agua debajo… y eso es todo. –Lo tengo –murmuró Vaughn, su teléfono listo en su mano mientras mensajeaba a BlackSea con los detalles que Tanique les dio. Faith alargó una mano hacia su hermano. –Gracias. Solo una pequeña vacilación antes que Tanique pusiera su mano en la suya. –Siento no poder ser de más ayuda. Ella está en problemas, ¿verdad? –Sí, y tú ayudaste. –El letrero que captó era un detalle muy específico–. No entendía muy bien hasta que te vi trabajar, pero nuestras habilidades poseen la misma continuidad. No sé por qué no están listadas juntas en la gráfica de Designación. –Frunció el ceño en un esfuerzo por encontrar las palabras para explicarse–. Ambos vemos lo que no está allí. En mi caso, veo lo que será, mientras tú ves lo que ha sido. Tanique parpadeó… y sus dedos parecieron curvarse más en torno a los suyos. –Quizá debemos hacer un escrito argumentando el caso.

138


–Creo que deberíamos hacerlo. –Faith sonrió ante la excusa para pasar juntos más tiempo y conocer a su hermano–. ¿Te tienes que ir ya? Podríamos ir afuera por un rato, hablar. Tanique negó con la cabeza. –Como oficialmente soy parte de NightStar, no es seguro para ti que puedas ser conectada a mí en un contexto fuera de los negocios. La decepción apretó su intestino. –Oh, por supuesto. Vaughn se acercó, acechante. –¿Y si ambos se reúnen en el territorio del hogar de DarkRiver? No habrá miradas indiscretas. Faith no se molestó en ocultar su alegría cuando Tanique se mostró de acuerdo. –Tanique –dijo Anthony después que Faith y Vaughn terminaran de darle sus datos de contacto directo para que pudieran ponerse de acuerdo cuando tuviera un día libre–. Tu transporte está aquí. –Una mirada penetrante–. Ten mucho cuidado. Tu capacidad es lo bastante rara por lo que nadie ha descubierto en verdad tus vulnerabilidades, pero eres un NightStar. No bajes la guardia. –Sí, señor. –Los ojos marrones de Tanique se encontraron con los de Faith–. Espero verte pronto. Faith solo lo hizo. Lo abrazó. Él se congeló, no respondió. Aunque tampoco la apartó, y eso era suficiente por hoy. –Estoy ansiosa por ello. Anthony esperó hasta que Tanique se fue para hablar. –Entregaré la silla en la sede de DarkRiver en Chinatown. –Gracias, padre. –Luego, empujada por la travesura silenciosa en los ojos del jaguar que era su compañero, preguntó–: ¿Está bien la consejera Duncan? La respuesta de Anthony fue helada. –Debes ponerte en marcha, o no llegaras a casa hasta las primeras horas de la mañana –El toque más leve de la mano en su cabello antes de irse de la habitación. Vaughn se controló hasta que estuvieron en el coche y en su camino a un restaurante casual para un aperitivo nocturno. –Tu padre y Nikita. Al hombre le gusta vivir peligrosamente. Faith le lanzó dagas virtuales al gato bastante divertido a su lado. –Él estaba muy enojado.

139


–No, solo le estaba diciendo a su hija que no se meta en sus asuntos. –Lo habría hecho si no me hubieras estado incitando. –Jugueteó con el borde del simple top blanco que llevaba con los pantalones vaqueros y botines–. ¿Crees realmente que ellos están juntos? ¿En una relación? –Faith podría imaginar a su padre amando a una mujer, pero a ¿Nikita?–. La mamá de Sascha es… –¿Una perra sin corazón? –agregó Vaughn antes de añadir–: Ellos tienen una cosa en común. –¿Qué? –Ambos matarían por sus hijos. Faith asintió lentamente, aunque le seguía resultando difícil imaginar cómo una relación entre dos personas tan fríamente controladas podría funcionar. ¿Y cuál de ellos se doblegaría en cualquier situación en particular cuando ambos estaban acostumbrados a gobernar sus dominios con manos de hierro? En cuanto a la intimidad física… Se estremeció, desterrando esos pensamientos lejos, lejos, de su mente. –Calla –ordenó cuando su compañero se rio con un destello de complicidad en su mirada–. ¿Iremos a ver a Mercy mañana por la tarde ya que no estás de guardia? El muslo de Vaughn se tensó bajo la mano que ella había colocado en él. –No. Ella solo se quejará de la explosión que ocurrirá en cualquier día cercano. –Era un gruñido de mal humor–. Nunca he visto a una mujer quejarse tanto por el embarazo. –Solo ha sido las últimas semanas, porque no puede ser tan activa como de costumbre. –Incluso el cuerpo de centinela en forma de Mercy había dicho “suficiente” en ese punto–. Sabes que le gustaría la compañía, y sé que la echas de menos ahora que no te encuentras con ella en la patrulla. Vaughn volvió a gruñir, pero murmuró que tenía que pasar por una panadería y recoger el pastel favorito de piña invertido de Mercy. Faith sonrió, preguntándose si podían robar a Naya de nuevo y llevarla a la visita. Sin embargo, su sonrisa se desvaneció mientras consideraba lo que sucedió esta noche. –¿Crees que la lectura de Tanique ayudará? –El Embarcadero d’ Edward no suena como un nombre oficial –dijo Vaughn– . Si fue puesto en un terreno privado, no va a ser fácil de encontrar. –Se encogió de hombros, el movimiento fundamentalmente felino–. Pero es muchísimo más de lo

140


que BlackSea tenía antes. –Los ojos dorados se clavaron en los suyos durante un latido primitivo de corazón–. Ahora veremos lo bien que cazan.

141


Traducido por Roccio.

De los diarios privador del Padre Xavier Pérez.

22 de marzo del 2074.

Nina: Sigo escribiendo estas cartas sabiendo que morirán conmigo, pero no puedo parar. Eres a quien siempre le conté todos mis secretos. Ahora tengo otro: Hablé con un hombre en el bar hace cinco minutos. No era un hombre. Era un soldado. Un Psy. Como los que vinieron a nuestro pueblo, que llegaron a aniquilarnos porque nos negamos a permitir que estrangularan todo el comercio de la región, que eliminaran nuestros medios de vida. La única diferencia es que este Psy se ve aún más peligroso. Bebí tequila y le hablé de la maldad asesina de su pueblo. Él pensó que estaba borracho, que no sabía a quién le hablaba. Él estaba equivocado. Puedo verlo todavía desde mi nueva posición en el fondo de la barra. Está esperando a quien quiera que sea que haya venido a ver. Vestido de civil, está tratando de mezclarse, está engañando a la mayoría de la gente, pero conozco la forma en que los soldado Psy caminan y conozco la forma en que sus ojos escanean una habitación. Voy a matarlo. Te puedo escuchar en mi cabeza, diciéndome que no cometa este pecado mortal, pero la bebida y la sangre y el dolor han eliminado mi fe. Todo lo que quiero es la venganza. Si no puedo conseguir a los hombres y a las mujeres que te arrebataron de mí, que mataron a todos los que he amado, entonces mataré a sus hermanos. Xavier.

142


Traducción por Roccio.

MERCY Y SUS lobardos siempre hambrientos estaban teniendo una buena racha estos días. No solo ayer Vaughn y Faith trayeron pastel, noticias y a Naya, hoy Mercy y el equipo de fútbol en su interior estaban recibiendo todo tipo de delicias. Y sobre Naya y su orgullo de ser capaz de cambiar, “adorable” no comenzaba siquiera a describirlo. Siendo mucho más capaz de desplazarse en su forma de leopardo, Mercy también había cambiado, y practicado juegos suaves con la cachorra de su alfa. Porque, embarazada o no, aún podía cambiar. Los científicos han intentado descubrir los porqués de ese truco particular por siglos, pero hasta ahora, todo lo que podían decir era que un cambiante estaba destinado a ser de dos formas, una cambiante embarazada que cambiaba también controlaba las células de su embrión o feto y cambiaba ese embrión o feto con ella. A pesar de ello, Mercy se preocupó por cambiar la primera vez después de descubrir que estaba embarazada, ya que era posible que los lobardos no estuviesen hechos del mismo tipo de animal que ella. Pero no solo Lara y Tamsyn le tranquilizaron de que nada podría salir mal, ella supo que el no cambiar le causaría mucho más daño, y por ello también a sus lobardos. Ella había cambiado. Y los lobardos continuaron creciendo, felices en cualquiera de sus formas. Ayer, estuvo segura de poder sentir sus deleites cuando Faith y Vaughn jugaron con Naya junto a Mercy. Su compañero de manada jaguar tomó su forma animal, mientras que una descalza Faith estaba felizmente estirada en la hierba con Naya. Entonces Riley había regresado de una carrera para conseguirle algo a Mercy que ella estaba anhelando; él se unió y el día se volvió de casi perfecto a perfecto.

143


En especial teniendo en cuenta la reacción de excitado delirio de Naya cada vez que veía a Riley en su forma de lobo. Parecía pensar que era una versión viva de El Juguete Que no Podía Ser Nombrado y se abalanzaba sobre él sin falta. Una vez, antes que Mercy y Riley se mudaran a esta cabaña, mientras estaban haciendo de niñeros, Mercy había salido de su casa para encontrar a su compañero en la hierba en forma de lobo, dormitando bajo el sol, mientras que Naya hacía lo mismo acurrucada en su espalda, una pequeña mano posesivamente empuñada en su pelaje. La imagen le había matado, sus rodillas volviéndose tan débiles que tuvo que sentarse en las escaleras que conducían a su porche y simplemente verlos a ambos dormir. Luego, ayer, viendo lo paciente que él era con las payasadas de Naya… Mercy dejó escapar un suspiro. Dios, su atractivo, silencioso y estable compañero lobo iba a ser un padre maravilloso. Adicional a todo lo demás, tenía una tarea genuina en armar el evento DarkRiver-SnowDancer. Sabía que Lucas le asignó el trabajo para mantenerla ocupada y evitar que Riley se volviera loco, pero a pesar de hacerle sonidos de gruñido a Lucas y a Hawke cuando le preguntaban cómo iba, en secreto, ella estaba disfrutándolo. Un centinela no estaba destinado a quedarse sentado. Ella estaba destinada a hacer. Al menos ni su alfa ni sus compañeros centinelas trataban de protegerla de las malas noticias, como el desarrollo de la situación de BlackSea, y la posible amenaza a Naya. Mercy ayudó a Jamie y Dezi a reajustar las comunicaciones en los protocolos de seguridad de DarkRiver cuando se trataba de los cachorros de la manada, estaba segura de que entre los tres, taparon cualquier posible laguna. También había exprimido su cerebro pensando en cómo la manada podría ayudar a la cautiva Leila Savea, pero hasta este momento, no tenía nada. Lo que podía hacer era ayudar a nutrir el creciente vínculo entre DarkRiver y SnowDancer. Su alianza de sangre era una fuerza que no solo protegería a las manadas de los hijos de puta que se ocultaban en las sombras jalando las cuerdas destinadas a provocar el mayor caos posible, también podría conducir a la caída de esos pendejos.

144


Lo más importante para ella a nivel personal era que el vínculo de sangre entre las dos manadas significaba que sus lobardos crecerían en una sola entidad cohesionada con dos partes independientes. –Ven, bebés –dijo, acariciando su ya duro vientre–. Ya son una fuerza de paz entre la humanidad, o por lo menos entre un montón de lobos y leopardos obstinados. –¿Estás hablando sola de nuevo, Mercy? –gritó su hermano desde la cocina donde ella lo tenía prisionero. –¡Cállate y cocina, Francesito! Bastien asomó la cabeza por la puerta, el cabello rojo oscuro tan bonito como los ojos verdes que lo convertían en uno de los favoritos con las mujeres. Lástima que él ya estuviese loco por su amada compañera. Quien estaba igual de enamorada de él. Lo suficiente para que Mercy la aceptara. Dado que no habría aceptado a una mujer que no luchara por Bas, ella amaba a Kirby. La amada de Bastien tenía fuerza de voluntad. –Pensé que se suponía que el embarazo te haría suave, brillante y blandita. –¿Blandita? –Le lanzó un pedazo arrugado de papel a su hermosa cabeza–. ¿Eso siquiera es una palabra? Levantando una mano, cogió el papel en el aire. –A veces recojo a Kirby después del trabajo, y si ella todavía tiene niños en la guardería porque los padres se han retrasado, pasamos el rato. Aparentemente “ita” puede unirse a la mayoría de las palabras. –Señaló con una cuchara grande de madera a su vientre, su camiseta blanca y sus pantalones cargo blancos parcialmente cubiertos por un delantal negro liso–. Debes saberlo desde ya, porque van a escuchar palabras como esa muy pronto. Mercy sonrió. –Ven aquí. Su hermano grande y fornido de inmediato la miró con sospecha. –¿Por qué? –preguntó, sin moverse de la entrada. –Soy del tamaño de un tanque y estoy tan lenta como un oso borracho. No voy a morderte. –Mercy torció un dedo. Con las cejas unidas, Bastien se acercó hasta donde estaba sentada en el sillón grande que Riley había trasladado hasta el final de la mesa del comedor; papeles y un organizador estaban extendidos delante de ella. Cuando le hizo señas a Bas para que bajara, su expresión se oscureció aún más, pero él se inclinó hacia ella.

145


Puso una mano en su hombro musculoso y le dio un beso en la mejilla, su olor tan familiar que estaba segura que sintió a los lobardos retorcerse felices por tener a su tío tan cerca. Bastien se elevó sobre sus pies, su expresión sospechosa transformándose por completo en una de acusación. –¿Que quieres que cocine ahora? –Tarta de cereza con tu corteza especial. –¿Tarta de cereza? –Bastien la miró–. ¿Sabes cuánto trabajo da conseguir que la corteza sea exactamente la correcta? Y tengo que ir a comprar las cerezas. Mercy le dio su mejor sonrisa de “tengo un embarazo múltiple”. –Te amo. –Grr. –Poniendo una mano en su cabello, Bastien se inclinó de nuevo y le dio un beso en la frente–. Te haré tu tarta después que termine la cazuela que querías para el almuerzo. Sonriendo mientras él volvía a la cocina, Mercy se dio unas palmaditas en el vientre de nuevo. –Síp, tío Bastien es el mejor. –Deja de lamerme el culo. –Su hermano gruñó desde la cocina–. Ya voy a hacerte la maldita tarta. Mercy rio y recogió la libreta antigua en la que estaba anotando ideas para el evento conjunto. Oficialmente, era para dar la bienvenida a los lobardos, pero sabía que era solo una excusa. Había llegado el momento: DarkRiver y SnowDancer han pasado de vecinos recelosos, aliados desconfiados, verdaderos aliados, a amigos de sangre que sacrificarían sus vidas por el otro sin vacilar. Aunque nunca serían una sola manada, sus animales eran demasiado diferentes, ellos estaban tan cerca de ello como era posible. Esta celebración era para reconocer eso. La planificación de un evento social por lo general no sería una tarea asignada a un centinela, y no era algo de lo que Mercy tuviese experiencia; sin embargo, ella no estaba haciendo esto sola. Riley era mejor para este tipo de cosas. A pesar de ser tan dominante y agresivo como Mercy, también había estado durante mucho tiempo a cargo de todo lo referido al personal de SnowDancer. Su experiencia en la organización en algún tipo de orden de un montón de lobos amenazantes, se traducía sorprendentemente bien en organizar los recursos humanos necesarios para un evento grande.

146


Hizo eso precisamente ayer por la noche, mientras ella realizaba algunos ejercicios con él observando fijamente. Y con el ceño fruncido. Sus labios torcidos. Pobre Riley. Terminó con una compañera que se negaba a quedarse quieta y permitir que cuidara de ella. Su magnífico lobo no se daba cuenta de que también lo estaba cuidando, lo último que él necesitaba era paz y tranquilidad. Si le daba tiempo para pensar su preocupación por ella iría en híper-velocidad. “Estoy sorprendida por tu paciencia”, le dijo Indigo un mes atrás, los ojos de la teniente lobuna curiosos. “Habría esperado que ya lo hubieras arañado hasta hacerlo sangrar por su sobreprotección”. Mercy le prometió a Indigo que un arañazo estaba en el horizonte, pero la verdad era que Riley se ganó el derecho a preocuparse. ¿Ese corazón enorme que posee? Amaba con tanta fuerza que no se guardaba nada, no se protegía en absoluto contra cualquier daño. Por un hombre como él, ella podía ceder un poco, aceptar lo que él necesitaba para mantenerse centrado. Muy aparte de su lobo, Mercy tenía dos manadas de ayudantes a su disposición a la hora de organizar este evento. Además, gracias a Riley, sabía el aproximado de cuántas personas necesitaba para cada tarea. –¿Bas? –¿Si? –¿Quieres preparar la comida para el…? –N.O. No. –Pero eres un magnifico cocinero. –Soy un genio a cargo de los activos financieros de DarkRiver, no tu cocinero esclavo personal. Ella sonrió, porque sin importar lo gruñón que sonara, su hermano había tomado tiempo libre de su día ocupado (porque él era un genio financiero), para venir a pasar un rato con ella. La comida era solo una excusa; esto era sobre ser familia. –¿A Kirby no le molesta que estés aquí hoy? –Bastien y Kirby tenían emparejados muy poco tiempo, eran comprensiblemente posesivos el uno del otro. –¿Estás bromeando? Ella ama a los lobardos. –Asomó la cabeza fuera de la cocina– Creo que aún ahora se preocupa de vez en cuando por el hecho de que es un lince y yo soy un leopardo. Los lobardos le reaseguran que eso no es y nunca será un problema.

147


Mercy conocía a su cuñada lo bastante bien como para adivinar cuál era el origen de sus miedos. –Solo amala. –Kirby estuvo sola durante mucho tiempo, ahora es parte de la manada y entiende que pertenece a ella, pero un poco de afecto adicional podría ayudar a consolidar esa comprensión. –La amo tanto que me duele el corazón. –La expresión de Bastien se suavizó–. Ella es inteligente, atractiva, divertida y perfecta. –Acabo de vomitar un poco en mi boca. –Mercy pretendió hacer arcadas, no fue lo bastante rápida para esquivar o coger el cojín que Bastien tomó del sofá más cercano para lanzárselo. La golpeó en el pecho con tan poco impulso que supo que lo tiró deliberadamente suave. Todos sus hermanos gamberros habían cambiado sus formas ahora que estaba embarazada: dominantes y protectores DarkRiver. Se podría pensar que nunca la empujaron a una piscina de barro o a cinco, o hecho zancadillas, o jugaban duro al fútbol con ella con tacleadas completas que la dejaban llenas de contusiones. Por supuesto, ella no estuvo exenta del gamberrismo. De hecho, ella podría haber sido la primera en empujar a Bas y Sage en una piscina de barro. –¿Tu lince viene después del trabajo? –preguntó, sonriendo ante la idea de sus propios niños jugando juegos rudos y violentos entre sí. –Le envíe un mensaje para hacerle saber que necesitas otro esclavo en la cocina, así que está alistada en la preparación de tarta de cerezas. –Una sonrisa profunda–. Dijo que va a recoger los suministros en el camino. –¿Te he dicho que adoro a tu compañera? –Ella es bastante adorable. Riéndose de la mirada del gato satisfecho en su rostro, Mercy volvió a sus planes, mientras Bastien se ocupaba en la cocina. El primer problema era la ubicación. Por lo general, cuando en DarkRiver se llevaban a cabo tales reuniones, estas se realizaban en el Círculo de la Manada. SnowDancer tenía un espacio parecido en su territorio. DarkRiver era una manada mucho más pequeña y, como tal, tenía un espacio más pequeño de reunión central. Sin embargo, el área de celebración de SnowDancer estaba en Sierra Nevada y a mayor altitud. Si el evento se llevara a cabo poco después del nacimiento, entonces Mercy y los lobardos tendrían que viajar a esa altura.

148


Los bebés podrían sentirse como jugadores de futbol americano en su interior, pero son muy pequeños en ese momento y no quería conmocionar sus pequeños cuerpos. Habría sido diferente si nacieran en Sierra Nevada, pero ellos nacerían en el territorio DarkRiver en Yosemite. Ella quería que estuvieran más fuertes antes de llevarlos arriba. Cualquier lobo que quisiera visitar sería bien recibido en las tierras de DarkRiver. –Mmm. –Golpeteando un dedo sobre la mesa, cogió el teléfono para escribirle a Riley. Su compañero estaba preocupado de que empezara el trabajo de parto mientras no estaba a su lado, la dejó solo a regañadientes para hacer un mandado para SnowDancer. Mercy no podía discutir con su preocupación, la mayoría de los embarazos cambiantes múltiples ya habrían nacido en esta etapa. Él le dio a los lobardos instrucciones estrictas de no salir mientras su padre estuviera ausente. Mercy casi los pudo sentir escuchándolo mientras hablaba, tenía plena fe de que se comportarían, porque ella no iba a tenerlos sin Riley a su lado. Punto. ¿Lugar para la fiesta?,

le envió por mensaje. El círculo DR es demasiado pequeño y no

quiero cambiar las elevaciones de los lobardos tan pronto después del nacimiento. Los lobardos son mitad lobo,

respondió Riley. No les importará.

Ese era un buen punto. Independientemente de lo que sus bebés optaran por cambiar, tenían los genes de Riley, al igual que los suyos. Y Riley estaba hecho para las elevaciones más altas, apenas sentía el frío. También era duro, magníficamente atractivo con esos hombros grandes y su cuerpo que parecía un muro y que podría afrontar cualquier cosa que ella le lanzara. Mercy apretó los muslos. Quiero saltar sobre ti,

le escribió

Tus hormonas de embarazo nos van a matar a ambos... y moriremos felices.

Ella se rio, estrelló una mano sobre su boca antes que Bas la oyera y sintiera curiosidad. ¿Y el área alrededor de nuestro hogar?,

le envió Riley.

Sabía que no estaba hablando de esta cabaña; él se refería a su hogar permanente, una casa que era parte chalet suizo, parte cabaña de montaña rugosa. También significaría un cambio de elevación,

le respondió ella, aunque no uno tan

grande. Y es donde el grupo de adolescentes mayores y los veinteañeros tuvieron

149


su fiesta de año nuevo. Un esfuerzo exitoso para conseguir que el grupo de esa edad se hablara el uno al otro sin importar los límites de las manadas. El único problema es que no estoy seguro de que haya suficiente espacio libre.

Mercy consideró el punto de Riley. Cortar los árboles no era una opción. Ningún cambiante dañaría jamás el medio ambiente por una razón tan fugaz. Podríamos utilizar nuestra casa y la tierra a su alrededor como el punto central y la gente podría dispersarse hacia los árboles.

Cerca de la casa, los árboles no estaban apiñados tan juntos que haría el mezclarse algo difícil. Tenemos suficiente espacio abierto para bailar y para que los niños jueguen.

Riley concordó antes de escribir: Estaré en casa en un par de horas. ¿Estás bien? Engordando más a cada minuto, pero por lo demás feliz. Al igual que los lobardos.

Él le envió de nuevo un montón de corazones. Ella se derritió. El teniente de alto rango de SnowDancer Riley Kincaid no texteaba pequeños corazones rosados. Guardando el mensaje, abrazó el teléfono contra su pecho por un segundo antes de responder de vuelta unos corazones. Añadió cachorros. Porque podía ser juguetona y romanticona con su compañero. Él no la vería como menos fuerte. Animada por completo después, esbozó varias ideas más. Una pista de baile temporal, ¿tal vez con retroiluminación?, tenía que incluirlo, al igual que bonitas luces en los árboles. Al lado de cada punto, anotaba los nombres de los compañeros de manada y los SnowDancer que serían buenos en ejecutarlos. Riley podría ayudar con esto último a su regreso. Por supuesto, tenía que haber comida, mucha de ella. Todo el mundo podría ayudar en eso, a pesar de su burla a Bastien, llevar comida para compartir en un evento de la manada era algo bastante estándar, tanto para los DarkRiver como para los SnowDancer. –¿Bas? –¿Síp? –¿Deberíamos llevar un pastel especial? –¿Qué? Mitad lobo, mitad gato, ¿todos peligrosos? Sabía que se estaba burlando, pero a ella le gustó la idea. –Eso sería divertido. A los lobeznos y a los cachorros le encantaría. Mercy acarició su vientre cuando hizo una pausa en su trabajo. El espacio era más bien escaso allí. Las recientes exploraciones que Tamsyn hizo mostraron a los lobardos envueltos alrededor del otro como pretzels vivientes, un pie en la cara de

150


alguien, un brazo por debajo de la barbilla, otras formas creativas para aprovechar al máximo el espacio limitado. –Es casi la hora –le susurró a ellos–. Su papá y yo estamos ansiosos por tenerlos en nuestros brazos. Incluso cuando sus labios se curvaron en alegría y asombro, parte de su mente seguía pensando en la oscuridad que envolvía los bordes del mundo, en la creciente amenaza a una pequeña cachorra de pantera, y en una mujer atrapada lejos de casa. Cuando se propuso por primera vez el Acuerdo Trinidad, ella había esperado que sus lobardos nacerían en un mundo en paz. Hoy, aceptó que iba a ser un proceso mucho más complicado, y mucho más largo.

151


Traducido por Roccio.

EL EX CONSEJERO Psy y una vez líder del escuadrón Flecha, Ming LeBon, necesitaba ser parte del Acuerdo Trinidad, no solo por fines informativos, sino porque de lo contrario podría perder oportunidades de negocios lucrativos. A diferencia de Nikita Duncan, el negocio no ocupaba el papel central de importancia en la jerarquía personal de Ming, pero aprendió hace mucho tiempo que el dinero era poder. Como los lobos y el escuadrón sin duda bloquearían su aplicación para firmar el acuerdo, él tendría que obtener una entrada por una mayoría. Así que jugaría a la política. Prefería utilizar el miedo para lograr sus objetivos, pero eso podría ser contraproducente en esta situación. No, era mejor si comenzaba a hacer contacto con grupos más pequeños y adularlos con su interés. También tantearía una serie de grandes corporaciones Psy que no podían estar muy “felices” con el acuerdo, como parecían estar en público. Juntos garantizarían el éxito de Ming en la petición de unirse a Trinidad. Por supuesto, después hallaría la forma de adquirir el control del acuerdo de cooperación y usarlo para su beneficio. El Acuerdo Trinidad era potencialmente demasiado influyente como para dejarlo en manos de quienes no tenían experiencia con el manejo de ese tipo de poder.

152


Traducido por Roccio.

CREO QUE LUCAS y Hawke deberían hacer los honores y bailar juntos el tango para inaugurar la fiesta. ¿Sí? P.D.: Actualización sobre los lobardos: Todavía estoy de catorce meses de embarazo.

Sascha sofocó una risa cuando respondió al mensaje de Mercy desde su posición enrollada en un sillón en un rincón de la oficina privada de Lucas en el cuartel de DarkRiver en Chinatown. Él tenía una oficina mucho más elegante en otro piso, pero esta era el eje del cuartel. –¿Por qué sonríes? –Lucas miró por encima de donde él estaba parado en frente de una pantalla de comunicaciones, acababa de finalizar los detalles de un nuevo proyecto empresarial que DarkRiver estaba comenzando con un gran grupo familiar Psy. Sascha leyó el mensaje en voz alta. –Estoy votando sí al tango –añadió–. Quiero verte a ti y a Hawke mejilla con mejilla. El ceño fruncido de Lucas era muy alfa. –Tiene que dar a luz para que deje de estar aburrida y de crear problemas. –Creo que ella estaría de acuerdo contigo. –En su última actualización, Mercy escribió: Creo que mi ombligo se ha salido. Tendré que crearme uno nuevo en forma del hueco de una rosquilla.

Lucas se volvió hacia el comunicador, ya que sonó una llamada entrante. –BlackSea –le murmuró antes de tocar la pantalla para responder. La mujer que hizo la llamada tenía pómulos afilados, su piel sin defectos de una forma que, pensó de pronto Sascha, no habría estado fuera de lugar en cualquier familia Psy. Los Psy en el Silencio tenían una forma clínica de mezclar y unir los genes con las ventajas psíquicas de la familia, hasta que los tonos de la piel en cada extremo del espectro eran menos comunes que aquellos entre ellos. Según Riaz, uno de los tenientes SnowDancer que trataba más a menudo con BlackSea,

153


Miane fue el producto de un apareamiento devoto entre un padre egipcio y una madre argelina. El resultado fue una mujer impresionante y poderosa. Su cabello negro y liso estaba cortado en una franja contundente sobre sus ojos ligeramente estoicos que eran en ese momento de un avellana translúcido. Sin embargo, Sascha había visto ese iris volverse obsidiana. No debería haberla desconcertado, no cuando los ojos Psy podrían volverse completamente negros. Pero la oscuridad en los ojos de Miane… era tan oscura como la parte más profunda del océano, un eco susurrante de un tiempo más primitivo. –Lucas. –El tono de la alfa BlackSea era frío, aunque Sascha sintió la tensión hirviendo debajo de la piel. Como una empática, no podía técnicamente sentir resonancia emocional de una persona desde una distancia tan lejana, pero los tecnicismos no eran todo. Era su creencia de que los empáticos perciben las finas señales emocionales sin saberlo. Sascha había discutido eso con Ivy Jane y con el joven Toby. Ambos estuvieron de acuerdo, aunque Toby lo puso de una manera diferente: “Como percibimos las emociones todo el tiempo, supongo que nos acostumbramos a separar todos los tipos. Como los cambiantes pueden hacer con el aroma.” Un comentario astuto de un chico inteligente. –Miane –respondió Lucas mientras Sascha se quedaba fuera de la toma–. ¿La información que te dio Tanique otorgó alguna pista? Miane negó con la cabeza. –Nos hemos centrado en Canadá porque tenemos que empezar en alguna parte, pero hasta ahora, nada ha dado resultado. –Estamos aquí para ayudarte si lo necesitas. La alfa de BlackSea asintió antes de pasar a la razón de su llamada. –Acabo de hablar con Aden Kai. Me sugirió que asistiera a una cumbre de Trinidad en dos horas con el jefe de una familia Psy además de un par de directores generales de la Alianza Humana. Los tres tienen intereses en las zonas costeras que tocan nuestras aguas. –¿Te preguntas por qué un aviso de tan poco tiempo? –Kai dice que es para evitar la posibilidad de una interrupción violenta y que estoy recibiéndolo una hora antes, ya que me va a tomar más tiempo llegar al lugar de la reunión. Pero aunque estoy predispuesta a que me gusten las Flechas, soy

154


muy consciente de que tienen motivos y objetivos propios, y no todos se alinean con BlackSea. Y DarkRiver era un aliado oficial, se dio cuenta Sascha. Los cambiantes no hacían tales declaraciones a la ligera. –Es legítimo. –Lucas apoyó las manos en sus caderas, la fina camisa de algodón blanco extendiéndose por encima de sus bíceps–. Yo igual tomaría las precauciones habituales, no conocemos las motivaciones de todas las partes que han firmado el acuerdo. Miane cerró la sesión con una breve inclinación de cabeza y sin despedirse. Viendo a su compañero usar la pantalla de comunicación para lidiar con una actualización rápida de contrato, Sascha se preguntó si Lucas sabía que se estaba convirtiendo en una figura poderosa en todo el mundo. No era probable. Tales pensamientos irían en contra de su naturaleza mental de manada. Nunca había perseguido el poder únicamente por obtener poder y jamás lo haría; pero como Miane acababa de demostrar, Lucas ha llegado a ser considerado digno de confianza por una red influyente de cambiantes. Otra llamada entró justo cuando él terminó lo que estaba haciendo y se giró hacia Sascha. Ella captó su ceja arqueada. –Jen Liu y yo no tenemos una llamada programada para hoy. Resultó que la matriarca del grupo familiar Liu quería información sobre una manada cambiante que estaba intentando hacer negocios con los Liu. –Nuestros contactos en esa área son lamentablemente escasos –dijo la mujer de cabello plateado con un rostro afilado y puntiagudo–. No estoy solicitando datos privados; solo deseo saber si tienen buena reputación en la parte comercial. –Mucho –respondió Lucas–. Son pequeños, pero si toman un proyecto y tú no te metes en su camino una vez que se finalicen los planes, lo terminaran a tiempo y dentro del presupuesto. –Gracias. En caso de necesitar información similar de una empresa Psy, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Fue entonces cuando Sascha se dio cuenta que no solo los cambiantes alrededor del mundo confiaban en Lucas, sino que también estaba ganando una reputación entre los Psy. –Naya –susurró, el entendimiento deslizándose en sus hombros como una manta caliente. Su compañero le envió una mirada interrogante.

155


–Los Cambiantes y los Psy –dijo ella– los dos saben que, de todas las partes implicadas, tú jamás pondrás en peligro Trinidad. Tú, nosotros, tenemos una niña que necesita crecer en un mundo unido. Los ojos de su compañero de repente fueron más de pantera que humanos. –Una evaluación justa, ¿no es así, gatita? –Sí. –Desenroscó sus piernas de la butaca y se levantó para caminar hacia él, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura mientras se paraban frente a frente–. ¿No te importa que ellos lo sepan? Inclinándose para mirarla a los ojos, Lucas negó con la cabeza. –No si esta es la consecuencia: si la gente confía en mí, confían en Trinidad por defecto. Unos curiosos toques mentales a través de la mente de Sascha. –Naya se está divirtiendo con Clay. El más tranquilo de los centinelas era una de las personas favoritas de Naya. Ella tendía a acurrucarse contra su hombro y a verlo con ojos desorbitados mientras se movía, sin importar lo que estuviera haciendo, y excepcionalmente para Naya, ella no exigía ser liberada para poder explorar por su cuenta. Clay decía que era porque tenía experiencia con niñas pequeñas, gracias a su hija adoptiva, Noor. Su compañera, Talin, tenía una opinión distinta: “Él siempre ha tenido un corazón de malvavisco”, se burló la mujer de cabello aleonado un día mientras él estaba abrazando a Noor con un brazo y cargando a Naya en el otro. “Solía asistir a fiestas de té conmigo cuando éramos niños. Incluso se bebía el té de mentira y me decía que estaba delicioso.” Clay había fulminado a la mujer que llamaba Tally. “Espera hasta que tenga las manos libres.” Su mirada amenazante debió haber sido aterradora, porque era un leopardo seriamente peligro. Pero Noor había gruñido y fingido atacar a Clay, lo que hizo que Naya se elevara, estallando en risas histéricas de bebé que hicieron explotar de risa tanto a Sascha como a Talin. La sonrisa de Clay arrugó sus mejillas, el centinela que una vez estuvo lleno de rabia enconada ahora era un hombre profundamente en paz y satisfecho con su vida. Sonriendo por el recuerdo, Sascha respondió al contacto telepático de Naya con un beso psíquico. –Aquí estoy, corazón.

156


–He estado pensando que Naya debe conocer a Nikita –dijo Lucas casi al mismo tiempo. La boca de Sascha se abrió. –Ella ni siquiera te gusta. Nikita fue parte de una maquinaria que aplastó un sinnúmero de cambiantes bajo su bota; de hecho había sido un miembro de esa organización quien ocultó conscientemente a los peores asesinos en serie del planeta. Dicha acción provocó la muerte de cientos, entre ellos la hermana menor de Dorian, una pérdida que devastó al centinela y enfureció a Lucas. Los SnowDancer casi perdieron a Brenna por el mismo psicópata asesino. –Quizás ella no me guste –expresó Lucas–, pero te mantuvo con vida en circunstancias difíciles y es la abuela de Naya. –Pasó el pulgar sobre su pómulo, táctil como siempre. Sascha nunca tuvo dudas sobre el amor que Lucas le profesaba, ya fuera en el plano emocional o en el físico. Tampoco tenía que preocuparse por sentirse hambrienta por el toque, como había sido durante muchos años de su vida. –Aun así –dijo, tratando de entender su sugerencia, sin lograrlo–, ¿confiarle con el acceso a Naya? La expresión de su compañero se oscureció. –Prefiero que Naya la conozca desde la infancia a que crezca sintiendo curiosidad por ella, los cachorros son especiales en meterse en problemas. Sascha no podía discutir con eso. Había visto exactamente la cantidad de problemas en los que podían meterse los adolescentes de DarkRiver; una adolescente curiosa por su poderosa y letal abuela tenía el potencial para meterse en más problemas peligrosos que la mayoría. –No creo que Nikita jamás le haga daño –dijo, colocando su mano sobre el músculo tirante del brazo de Lucas. –Estoy de acuerdo –respondió él–. De lo contrario, curiosidad felina o no, no la dejaría acercarse ni a doscientos metros de nuestra hija. –Deslizando una de sus manos hasta curvearla alrededor de su cuello, fijó su mirada con la suya–. Si lo hacemos, tiene que ser pronto. Nikita aún está débil por el intento de asesinato, sus defensas están bajas. Naya podría en realidad llegar a conocer a la mujer debajo de la máscara. A diferencia de la pantera que era su compañero, el corazón empático de Sascha no estaba acostumbrado a pensar con ese pragmatismo implacable, pero

157


sabía que Lucas estaba en lo cierto. Tenían que poner a Naya y a Nikita en contacto mientras existiese una posibilidad de que Nikita pueda vincularse con su bebé, porque una vez que la madre de Sascha se conecté con la niña, lucharía hasta la muerte para proteger a esa vida vulnerable. Sascha entendió eso solo después de salir de la PsyNet. –Organizaré la fecha con Sophie –dijo–. Nos aseguraremos que Nikita no lo sepa, para que no pueda prepararse. –La ayudante de más alto rango y de confianza de su madre, Sophia Russo, tenía gran fuerza de voluntad y desafiaría a Nikita si pensaba que era bueno para su jefa. –¿Sophia todavía está preocupada porque Nikita sigue presionándose demasiado? Sascha asintió con la cabeza. –Al menos Anthony sigue vigilándola. Si alguien puede hacer que mi madre descanse, diría que es él. –Muy aparte de lo que fuera que estuviese pasando entre Nikita y el jefe del Clan Psy NightStar, Sascha sabía que su madre respetaba a Anthony. –El padre de Faith es un hombre muy valiente. La solemne declaración de Lucas hizo que sus labios se arquearan y su mente dejara de preocuparse con lo concerniente a la madre que la abandonó... y la salvó. –Si sus escudos no fueran tan herméticos –admitió en un susurro culpable–, probablemente me desviara del departamento de ética y le diera un vistazo a sus emociones. Los ojos verdes de la pantera brillaron en señal de aprobación. –Apuesto que tú y todos los demás que saben sobre ellos. –Un beso mordisqueándola y pellizcándola que era puro jugueteo gatuno–. Hablaré con Vasic –dijo después–, veré si estará de acuerdo en teletransportarte. Sascha asintió, consciente de que Naya y ella no podían ser vistas entrando al dominio de Nikita. –Si Vasic no puede hacerlo, tendremos que pensar en otro plan. Mientras esté débil, madre no aceptará ningún otro teletransportador en su dominio. –Vasic es una Flecha –señaló Lucas–. Los seres más peligrosos que existen. –También está vinculado a una E. –Nikita consideraba a los empáticos débiles en su emocionalidad, pero también admitía que eran buenos jueces de carácter.

158


–Además –dijo Lucas, sus ojos entrecerrándose ante el pensamiento–, Aden ha dejado claro que las Flechas no quieren organizar un golpe de Estado. Eso tiene que considerarlo en sus decisiones. Sascha tuvo una idea repentina. –¿Y si Anthony está con ella cuando vaya? –susurró, su mente rebobinando a la sala de espera del hospital y a la presencia silenciosa e intensa de Anthony. Lucas dejó de desabrocharse la camisa para ponerse la camiseta y los pantalones vaqueros preferidos ahora que estaba a punto de salir de la oficina. Cualquier persona que lo llamara mientras estaba en el campo tendría al alfa cambiante en vez del Director Ejecutivo de DarkRiver. Era una fina distinción y eso mantenía a la gente en estado de alerta ahora que DarkRiver ya no estaba en peligro de ser rechazado como una manada pequeña y sin importancia. Una expresión pasmada en su rostro. –Si lo está… –Una sonrisa muy mala, muy felina–. Estoy a favor de interrumpirlos y aliviar nuestra curiosidad sobre lo que hacen a puerta cerrada. Los hombros de Sascha se sacudieron, su preocupación acerca de su madre superada por el deleite de que Nikita pudiese estar haciendo algo con Anthony, sin importar lo improbable que fuera, dado los individuos involucrados. Cualquier relación que Anthony y Nikita tuvieran nunca sería predecible o entendida por otros. –Eres tan gato a veces. –Miau. Riendo, ella se escabulló del despacho antes de ceder a la tentación de acariciarlo, ya que no se detendría allí. Después sus compañeros de manada los atraparían y nunca le dejarían olvidarlo. En cambio, fue a buscar a su cachorra. La voz animada de Naya anunció su presencia mucho antes que Sascha la viera. Todavía estaba con Clay, quien estaba revisando las especificaciones de construcción en una pantalla de comunicaciones; en vez de exigir atención, Naya estaba colgando alegremente por encima de su hombro y hablando con Dorian mientras el otro centinela trabajaba en una mesa de dibujo detrás de Clay. Otra bebé, más pequeña, solo de unos pocos meses, yacía en un portador de bebés de felpa en el escritorio al lado de Dorian. Estaba tranquilamente dormida, solo se veían sus pestañas oscuras y mejillas regordetas. Estaba vestida con medias blancas y una simple pieza de color rosa con una impresión de una margarita en la

159


parte delantera. Atada suavemente alrededor de su cabeza, sobre una mata de pelo oscuro y sedoso, estaba una cinta blanca. Sascha solo quería cargarla y abrazarla. –¿De verdad? –le preguntó Dorian a Naya, dibujando una línea usando la escuadra antigua que prefería, sobre las herramientas de alta tecnología, cuando trabajaba en una obra arquitectónica. Su cabello rubio platino era brillante a la luz del sol que entraba por las ventanas de bisagras en este nivel del edificio de tamaño mediano, el área abierta maximizando el espacio y la luz–. No me digas. – Echando un vistazo a la bebé dormida, al mismo tiempo que le respondía a Naya, Dorian se estiró y tocó la punta de la nariz del bebé. Ella sonrió en su sueño y pareció dormirse aún más profundo–. Sí –dijo cuando Naya habló con él un poco más. Incluidas estaba la palabra “Dor” varias veces. Naya definitivamente conocía a sus compañeros de manada–. Esta es Mialin Corrina –presentó, como si hubiera entendido completamente la pregunta de Naya–. Ella pertenece a Ria y Emmett. Puedes jugar con ella cuando sea un poco más grande. Sascha se apoyó en una pared del espacio de trabajo y se limitó a observarlos a los cuatro. No estuvo sorprendida en absoluto cuando la asistente ejecutiva de Lucas, Ria, se paró a su lado. –Lo juro, estos chicos hacen que mis ovarios exploten –dijo la mujer más baja, sacudiendo la cabeza. –Es aún peor cuando es tu propia pareja, ¿verdad? –Oh Dios, sí. –Ria suspiró. Sus ojos marrones cálidos de amor mientras se detenían en su bebé–. Emmett hace esta cosa en la que le cuenta sus historias mientras la abraza para dormir. Mi corazón retumba cada vez. Me quedó sin fuerza de voluntad durante varias horas, el hombre me podría pedir que baile desnuda tocando tambores de bongo y yo lo haría. Sascha asintió con simpatía. –La primera vez que entré en la habitación y vi a Naya dormida en el pecho de Lucas mientras él también dormía, con su mano sobre su trasero desnudo de bebé… –Suspiró, frotando un puño sobre su corazón–. No creo que me haya recuperado aún. –Incluso solo pensar en Emmett con nuestro bebé… –Ria aspiró, la parte inferior de sus labios temblorosos. Sascha pasó un brazo alrededor de la mujer que era normalmente tan dura como los clavos.

160


–Lo sé. –Dio un beso en el cabello marrón como el visón de Ria, siguiendo los privilegios de piel afectuosos que eran permitidos con compañeros de manada cercanos–. Tus ovarios aprenderán a soportarlo. Ria aspiró y rio. Al oír el sonido, Dorian elevó la mirada. –Eh. –El hombre guapo, que había estado lleno de ira implacable y de duelo cuando Sascha lo conoció, se acercó para apartar a Ria del abrazo de Sascha y envolverla entre sus brazos–. Pensé que tus ojos solo disparaban fuego. Ria le dio un puñetazo en el brazo. No tuvo efecto alguno, ya que él estaba construido de puro músculo. Riéndose, el centinela le dio un beso en la mejilla. –¿Tiene las especificaciones que te pedí? –Aquí. –Ria empujó el organizador en su pecho, aunque sin ninguna fuerza–. ¿Cuánto corrompiste a mi hija hoy? –Ella definitivamente va a tener una fijación con los arquitectos rubios cuando crezca –dijo Dorian con una sonrisa rompecorazones. Acercándose a su cachorra, Ria besó las mejillas rechonchas de Mialin, peinando hacia atrás el cabello fino del bebé que se había escapado de la cinta, y sonrió ampliamente. –Mírala, es un ángel. Se volvió hacia Naya, tomó la cara del bebé de Sascha en sus manos, y lo cubrió de besos. Naya se rio y le devolvió los besos. –Tu amiga Mialin guarda todo su mal comportamiento para las tres de la mañana –dijo ella con otro sonoro beso antes de girarse a Dorian–. Emmett traerá a mi abuela dentro de una hora para recoger a nuestra cachorra y que disfruten de su tiempo bisabuela-nieta. –Oh, cielos –se quejó Dorian–. Solo la tuvimos por unas horas. –Hoy. –Ria le dio un golpecito en el intestino. Mirando a sus compañeros de manada y a las dos cachorras en la luz del sol, Sascha no sintió miedo, solo una determinación feroz de mantenerlas a salvo. Cualquier persona que intentara hacer daño a los jóvenes de DarkRiver terminaría sangrientamente mutilado. Incluso una empática tiene un punto de quiebre, presiónala demasiado y ella atacará de vuelta. Duro. El mundo pensaba que conocía a los Es y lo que podían hacer. No lo hacían.

161


DESPUÉS DE HABER dejado a su compañera e hija en el cuartel general de la ciudad, Sascha trabajando desde su oficina mientras Naya jugaba feliz con sus amigos en la guardería de la planta baja, Lucas pasó la segunda mitad del día en un sitio de construcción con Dorian y Clay. Los dos centinelas y él acababan de terminar sus discusiones cuando Clay recibió una llamada telefónica. El otro hombre hizo un gesto con la mano para que Lucas se quedara cuando terminó la llamada. –Teijan –dijo después de colgar–. Las Ratas recogieron un olorcillo de algo, signos de mercenarios entrando en el área general. Los ojos de Lucas se estrecharon. –¿Qué tipo de mercenarios? –Lo suficientemente buenos para que las Ratas estén teniendo problemas en poder ubicarlos. Todo lo que ellos tienen son susurros de la comunidad africana en la ciudad. –Clay se cruzó de brazos, con los músculos tensos bajo la caoba reluciente de su piel–. La comunidad tiene miedo de quiénes son estas personas y ellos son lo suficiente pro-DarkRiver para pasar cualquier información que tengan, pero no parecen saber mucho más del grupo que se hace llamar Mascara de la Muerte. Quitándose el casco de seguridad amarillo brillante que estaba usando, Dorian metió una mano por su cabello empapado de sudor. –Buen nombre si quieres intimidar a la gente. –Parece que en este caso, el nombre se ajusta. –La mandíbula de Clay era una línea brutal–. Según la investigación de Teijan, nadie jamás los ha atrapado, pero hay rumores que son responsables de matanzas y secuestros en la mayor parte del continente africano. La mente de Lucas fue de inmediato a la conversación sobre la amenaza contra Naya, a pesar de saber que los mercenarios podrían estar allí por un centenar de diferentes razones, incluyendo atacar a Lucas o a Hawke, o incluso a Nikita –¿Conseguiremos algo si pirateamos la base de datos de la policía? –Si a las Ratas se les ha dificultado tanto recabar información, la policía ni siquiera debe tener idea de que estos hijos de puta están en la ciudad –respondió esta vez Dorian. La vívida mirada azul del centinela se volvió sombría–. Aunque lo

162


que vaya a pasar, será pronto. Todos sabemos que grupos como este no entran en un área a menos que estén preparándose para atacar.

163


Traducido por Roccio.

De los diarios personales del Padre Xavier Pérez.

23 de marzo del 2074. Justo después de la medianoche.

Nina: No maté al hombre, al Psy. Tenía una pistola, planeé dispararle sin previo aviso porque esa es la única manera en que puedo sorprender a un soldado de élite, pero cuando tendría que haber sacado la pistola en el callejón detrás del bar, mi mano se congeló en el bolsillo. No fue miedo, no fue que me arrepentí de hacerlo. Fue telequinesis. Cuando lo vi caminar hacia mí, pensé que iba a venir a matarme y me da vergüenza admitir que me sentí aliviado. Finalmente, ya no habría más dolor, o sufrimiento, no tendría que volver a verte saltar en el agua una y otra vez. Pero cuando él se paró frente a mí, el hombre no me mató. Él dijo: “Si me disparas, estarás actuando en contra de tus propios intereses. Estoy aquí para detener otra masacre”.

Me reí de él, pero él me desafió a acompañarlo. “¿O preferirías ahogarte en el alcohol?”

Sus palabras me hirieron. ¿Ser juzgado por un Psy asesino? No. Voy a acompañar a este soldado Psy, a este hombre que camina como un asesino. Xavier.

164


Traducido por Roccio.

UN DIA PASÓ. Dos. Tres. En el cuarto, cuando nada sospechoso sucedió y las Ratas no reportaron nuevos rumores acerca de la Máscara de la Muerte, DarkRiver no levantó su nivel de alerta, pero comenzaron a considerar que los mercenarios habían estado simplemente de paso en su camino hacia otra parte. Entretanto, Sascha no dejó de vivir su vida, pero se mantuvo en Yosemite con Naya, dentro del corazón del territorio de la manada. Sin embargo, eso no podía continuar para siempre. Su cachorra extrañaba a sus amigos en la guardería junto al cuartel general de DarkRiver, por lo que Lucas la había llevado esta mañana. Ahora, justo después de la una y media, Sascha estaba recogiéndola y conduciendo de vuelta a casa para que ambas pudieran ir a visitar a Mercy. Ellas se encontraban en un vehículo blindado que ni siquiera pretendía ser otra cosa que un tanque de protección. Ninguno de los hijos de DarkRiver viajaría en otra cosa en un futuro próximo. Toda la flota fue revisada por los mecánicos cuando las Flechas reportaron por primera vez las cosas feas que se decían acerca de Naya; los vehículos fueron asignados a las familias que necesitaban moverse dentro y fuera de la ciudad. A menudo ellas compartían el transporte, pero hoy, Naya y Sascha tenía el vehículo para sí mismas. Salió del estacionamiento del cuartel general de DarkRiver gesticulando un adiós a Lucas con su mano, quien se encontraba a una corta distancia, ya que las acompañó hasta afuera. Él le lanzó un beso, luego se inclinó y sopló uno a Naya; su bebé estaba instalada en la parte trasera, en su asiento especial para autos que la protegía mientras le daba una vista desde las ventanas y una clara línea de visión hacia Sascha. Sascha pudo escuchar a Naya hacer sonidos de besos mientras lanzaba de vuelta besos ruidosos. –¡Adiós, papá! ¡Adiós, papá!

165


Eso la mantuvo ocupada mientras Sascha se metía en el tráfico. Por supuesto, no estaba sola. Dorian se encontraba en un jeep resistente detrás de ella, su tarea era acompañar a Naya y a ella a casa. DarkRiver tomó la decisión de no poner a todos en el mismo vehículo cuando se necesitaba una escolta; un segundo vehículo hacía más difícil para cualquier persona montar una emboscada más efectiva; además, añadía dos conjuntos diferentes de ojos en la carretera en diferentes puntos. Encendió sus luces traseras para reconocer al centinela, sonrió cuando él mostró sus luces delanteras a cambio. Después se centró en la carretera y en mantener a Naya segura mientras se dirigían a casa. Había hecho este recorrido infinidad de veces, pero nunca perdía el asombro. Aun así, tenía sus secciones favoritas. –Mira hacia los árboles, Naya –dijo mientras pasaban por el Presidio–. Esos son árboles de eucalipto. –¿Eutos? –Sí, eucaliptos. –Era tan fácil alabar a su hija, hacerla feliz. No entendía cómo las madres bajo el Silencio fueron capaces de apagar ese impulso materno tan violento y poderoso–. ¿Sabes cuáles animales comen las hojas de eucalipto? –¡Kola! Sascha rio, consciente que existía una buena probabilidad de que Naya no comprendiera por completo su discusión. Pero su bebé conocía la respuesta después de todas las de veces que habían pasado por allí y se mostraba igual de emocionada cada vez. –Buena chica –dijo Sascha–. Los koalas comen las hojas de eucalipto. – Mientras conducía, le habló a Naya sobre los marsupiales y cómo estos llevan a sus bebés en una bolsa. El patrón mental de Naya era feliz en la mente de Sascha, su bebé encontrando placer en escuchar la voz de su madre. Cuando Sascha se quedó sin hechos sobre koalas, le contó a Naya sobre el próximo evento DarkRiverSnowDancer. Unos pocos minutos más y sabía que su cachorra se quedaría dormida. Era un buen momento para ello; la siesta la dejaría enérgica y activa para la visita a Mercy y Riley. Acababan de pasar por un camino privado sin incidentes, la calle que se curvaba por delante estaba vacía de tráfico, cuando un gran camión lleno con una barra de metal pesada y sólida rugió desde esa calle a alta velocidad. Se dirigió

166


directamente hacia el Jeep de Dorian. El centinela logró evitar una colisión completa en un giro muy rápido, pero no fue suficiente. El camión se estrelló contra la parte trasera del jeep a toda velocidad, abollando la estructura poderosa y haciendo que el vehículo de Dorian se volteara hacia un lado. El metal chilló cuando el impulso del camión lo empujó al otro lado de la pista, disparando chispas por el contacto… justo cuando un camión blindado igual de grande rugió hacia Sascha desde la otra dirección. El vehículo negro brillante se detuvo con un chirrido al cruzar la calle, bloqueando la ruta de Sascha. Instintivamente ella había frenado cuando vio lo que le sucedió a Dorian. Ahora, se detuvo por completo. Cualquier otra cosa y se habría estrellado contra el camión blindado en su camino. Un camión blindado que contenía gente que quería hacerle daño a su bebé. Que ya le hizo daño a Dorian. Una extraña calma descendió sobre ella. –No –dijo. –¿Mamá? –Todo está bien, Naya. Mamá necesita que estés quieta y que permanezcas con tus escudos cerrados por un segundo. –Mientras hablaba, estaba viendo las puertas de la camioneta en frente de ella abrirse con un empujón, hombres y mujeres enmascarados en ropa de camuflaje saliendo corriendo con sus armas preparadas sobre el vehículo de Sascha–. ¿Sí, cariño? –reiteró su pedido con una representación visual psíquica–. ¿Entiendes? –Shi. Sascha sintió a Naya concentrándose lo más fuerte posible en mantener sus nuevos escudos frágiles. Ellos no se sostendrían ni siquiera contra un adulto con telepatía débil, pero esa era otra pequeña protección. Sascha ya había colocado sus propias defensas alrededor de su hija al tiempo que bloqueaba suavemente la capacidad de Naya de sentir lo que Sascha iba a hacer. Naya no necesitaba saber que gracias a todos los desarrollos realizados por empáticos que trabajaban juntos como un grupo, su amorosa madre empática descubrió la forma de utilizar su capacidad como un arma. Y ella aprendió cómo hacerlo contra todas las razas. Incluyendo la mente Psy que actualmente estaba tratando de derribar sus escudos.

167


No importaba que ella no tuviera ninguna conexión psíquica preexistente con ninguno de sus objetivos. Tal vez habría sido inevitable que Sascha fuera quién aprendiera a hacerlo; después de todo, no solo es quien ha estado fuera de la PsyNet por más tiempo, sino que vivía rodeada de mentes no Psy que confiaban en ella lo suficiente para actuar como sus conejillos de indias. Y críticamente, estaba conectada no solo con una, sino con varias mentes no Psy. Recelosa de dar a los enemigos de la Red una herramienta contra los seres humanos y cambiantes, había compartido su descubrimiento solo con otros cuatro empáticos, y confiaba en cada uno de ellos plenamente. Ninguno, incluyendo un compañero cardinal, fue capaz de repetir su éxito fuera de la raza Psy. Los otros podrían ayudar a los seres humanos y a los cambiantes al quitarle sufrimiento emocional mediante la eliminación o reducción de ese dolor, pero tan pronto como intentaban hacer cualquier cosa agresiva, nada pasaba. Simplemente no podían sintonizar dentro de la “frecuencia” adecuada, lo cual era la mejor forma de describir lo que ella hacía cuando utilizaba su capacidad de afectar la mente no Psy. No existía diferencia en si la mente era humana, y por ello, más vulnerables a la interferencia Psy, o cambiante, y por lo tanto generalmente invulnerables a los mismos tipos de interferencia. “Ni siquiera puedo percibir la frecuencia”, le había dicho Ivy Jane. “Cuando lo intento, recibo ese dolor terrible que siento cuando estoy tratando de impactar a la gente sin utilizar la PsyNet.” Los otros estuvieron de acuerdo. Fue la dulce Jaya quien había dicho: “Lo descubriste después de tener un bebé. Tal vez es ese vínculo el que te da la capacidad”. Un ceño fruncido. “Podría ser su cerebro que está permitiéndote encontrar la frecuencia no Psy. Una vez que ella crezca y el vínculo madre-hija se transforme en uno de madre e hija adulta, podría desaparecer. ” Era tan buena teoría como cualquier otra, pero en este momento, a Sascha solo le importaba que podría herir a las personas (Psy, cambiantes, o humanos), que querían hacerle daño a su bebé. Había sido difícil para ella enseñarse a hacer algo que iba en contra de su instinto empático, pero se prometió a sí misma que solo usaría ese aspecto de su capacidad cuando no hubiera otra opción y si la posibilidad de no hacerlo permitiría que el mal triunfara.

168


–¡Dor! –La repentina agitación de Naya la tenía retorciéndose en su asiento del vehículo, como si intentara ver a Dorian–. ¡Mamá, Dor! –No te preocupes, bebé. Dorian es fuerte. Él va a estar bien. –El centinela estaba vivo; podía sentirlo a través de la Red de Estrellas, de la misma manera que Naya se había dado cuenta de que algo iba mal. Su estrella estaba parpadeando en la red psíquica formada por lazos de sangre con una manada alfa, pero no demasiado; porque Lucas estaba vertiendo energía en el centinela herido. Los cambiantes no sabían que ellos hacían eso, pero Sascha podía verlo tan claro como el día. Los lazos de Lucas con su centinela habían “despertado” en un resplandor de oro en el instante en que Dorian fue herido. Ya Lucas estaría rastreando el vehículo de Dorian, tratando de ponerse en contacto con él. Él lo llamaría una conciencia instintiva; Sascha sabía que era un vínculo psíquico inconsciente. Diferentes de aquellos hechos por los Psy, pero aun así, un vínculo psíquico. Lucas también estaría intentando ponerse en contacto con Sascha, pero su teléfono estaba enterrado en el fondo de su bolso de mano, y ella había silenciado el comunicador móvil del carro en el instante en que el auto se detuvo. No podía correr el riesgo de una interrupción en su concentración. Tampoco podía dividir su energía lo suficiente para tranquilizar a Lucas a través del vínculo de pareja. Él entendería. Después que esto haya terminado, él sabría por qué había hecho lo que hizo. Todos estos pensamientos pasaron por su mente en las fracciones de segundo que le tomaron calibrar su energía y enviar una onda paralizante de horror y terror: una dosis concentrada de las peores pesadillas en su forma más potente. Delante de su auto, el equipo de asalto cayó al mismo tiempo, sus armas en el suelo desatendidas alrededor de ellos mientras se enroscaban y gritaban sin parar, sus manos en sus oídos en un vano intento de bloquear el impulso empático. Dos se voltearon hacia los lados y vomitaron. Era una suerte que Naya no fuera lo suficientemente alta como para ver a través del parabrisas. Sascha ya había opacado la ventana junto a Naya; también bloqueó un gran porcentaje de los canales de audición de su bebé, dejando solo lo suficiente para que Naya no estuviera asustada y todavía pudiera oír a su madre. Ahora se volvió para sonreír a su hija, mientras que en realidad miraba a través de la ventana trasera para ver si Dorian aún seguía atrapado dentro de su vehículo.

169


Las puertas del camión que lo había colisionado estaban abiertas. Un hombre yacía derrumbado por la puerta del lado del conductor, mientras otros estaban tendidos en el camino entre su auto y el camión. Planearon acorralarla por todos los lados. A ella realmente no le importaba sus planes; su atención estaba en Dorian. Porque el centinela logró salir de su jeep destrozado. Él cojeaba mucho, pero estaba en movimiento. Parando hasta la mitad de su camino hacia ella, levantó lo que parecía ser un teléfono pegado a la oreja. Cuando su teléfono sonó un latido de corazón más tarde, el sonido ahogado, ella cogió el bolso que dejó en el asiento del pasajero y excavó a través de él con manos frenéticas. ¡Aquí! –Dorian, ¿estás bien? Naya dio un gran suspiro de alivio. –¡Dori! Centrada como estaba en el centinela, Sascha sintió profundos aguijones de dolor que pulsaban a través de Dorian cuando el grito inocente de su cachorra viajó a través de la línea. –¿Sascha? –Su voz era arenosa. –¿Sí? –¿Puedes escudarme? Sus ojos se abrieron. –¿Cómo estás todavía en pie? –Inmediatamente le puso un escudo alrededor de su mente para bloquear su propia emisión–. Tenía la esperanza que estuvieras lo suficientemente lejos. –Y que él la perdonara si captaba un poco de ello; había tenido que asegurarse que los asaltantes atrapados en el camión no pudieran hacerle daño mientras él estaba inmovilizado. –Sabía que eras tú –dijo Dorian y, de repente su voz fue mucho menos tensa, le hizo un gesto de saludo con su mano–. Y no era nada parecido a lo que estos hijos de puta aparentemente están sintiendo. Supongo que el hecho que estés conectada a mí a través de nuestra red tiene algo que ver con ello. –Voy a… –No, permanece dentro del auto. Quédate con la mocosa y dile que Dori le dice hola. –Mientras miraba, él le dio una patada a un asaltante caído con el pie de

170


su pierna lesionada–. Todos estos bastardos han caído y están jodidos. –Parecía contento por ello–. ¿Cuánto tiempo puedes mantenerlo? ¿Debería incapacitarlos? – Tenía una pistola en la mano, apuntó a un par de rótulas mientras ella observaba. El sudor estalló sobre su columna vertebral cuando pensó en lo que había hecho y en lo que Dorian estaba pidiéndole. Pero tenía que ver más allá de ello; tenía que concentrarse en que aún Naya y Dorian estaban amenazados. –Puedo mantenerlo hasta que llegue la ayuda. –Era la primera explosión la que desgastaba la mayor cantidad de energía. A pesar de que no podía mantener el pulso eternamente, o incluso por una hora, sabía que no lo necesitaría–. ¿Viene Lucas en camino? –Sí –respondió Dorian–. Con la mitad de la manada, desde todas las direcciones. Eso resultó no ser una gran exageración. Sin embargo, primero llegaron varios seres humanos que vivían en la zona y que querían prestar ayuda. Se tambalearon a pesar de solo captar el borde de la ráfaga de Sascha. Cuando ella acortó rápidamente el radio, dándose cuenta tardíamente de la medida de su alcance, ellos corrieron dentro de sus casas y salieron de vuelta con cuerdas para ayudar a atar al equipo de asalto. Después, Sascha se enteró que esos humanos empezaron a llamar a DarkRiver en el instante en que vieron la deliberada colisión. En ese momento, no se habían dado cuenta que el hombre en el interior del vehículo aplastado era un leopardo, ellos simplemente vieron el peligro y llamaron a DarkRiver. Eso decía mucho sobre lo que esta manada se había convertido para la ciudad. Los residentes humanos habían ayudado a atar a tres de los atacantes caídos cuando DarkRiver llegó a la escena. También Drew e Indigo. La pareja SnowDancer estaba en la ciudad cuando recibieron la alerta de emergencia a través de la red de contactos locales de DarkRiver. Teijan también llegó en una motodeslizadora de alta velocidad, al igual que Max Shannon. Sascha ni siquiera sabía que el ex policía (y el marido de Sophia Russo), estaba en la red de alerta, aunque debería haberlo hecho. Él era el jefe de seguridad de Nikita, y a pesar de todos los defectos de su madre, ya había demostrado que protegería a su hija y a su nieta. –Estamos bien. –Se lanzó fuera del auto cuando Lucas corrió hacia ellas. Se había quedado encerrada en el interior hasta entonces, tanto para que Dorian no se

171


preocupara cuando él tenía otros asuntos que manejar, como para poder controlar su frecuencia y mantenerla lejos de cada persona que vino al rescate–. Estamos bien –repitió mientras sus brazos se entrelazaban alrededor de ella. –¿Naya? –Ella no escuchó ni vio nada. Solo está un poco preocupada por Dorian. –Su corazón latía contra su caja torácica, su cuerpo empezando a temblar–. Él está herido. –Jason está suministrándole un poco de primeros auxilios. –Echándola hacia atrás para poder escanearla en busca de lesiones, Lucas agregó–: Después de eso, llevará a Dorian directo a una sala de emergencias para que le hagan escáneres completos y se aseguren que no haya lesiones internas. Tamsyn ha sido alertada. –¡Papá! Lucas flexionó sus manos en puños y respiró hondo para calmarse. Después, con una mano firme alrededor de Sascha, se inclinó para sonreírle a Naya a través de la puerta abierta del lado del conductor. –Hola princesa. ¿Qué estás haciendo? Pensé que iban a casa. La respuesta de Naya fue seria y en gran parte incomprensible. –Sí –dijo Lucas, respondiendo claramente más a su tono que a sus palabras–. Papá va a cuidar de él. No te preocupes. Naya sonrió. Lucas se inclinó dentro del vehículo para golpear ligeramente su nariz antes de levantarse de nuevo en toda su altura al lado del auto. –Las llevaré a casa. –Era un gruñido, la pantera rondando detrás de sus ojos–. No discutas, ¿de acuerdo? –No lo haré. –La garganta de Sascha estaba seca. Todos sus músculos se sentían como de gelatina. Ella necesitaba tenerlo cerca tanto como él necesitaba estar cerca. Pero antes de poder rendirse a la necesidad de enterrarse en los brazos de su compañero, había otra cosa que tenía que hacer–. Tengo que ver a Dorian. –Ve. –Lucas se quedó cerca del carro, por lo que Naya podía verlo mientras él supervisaba la operación de recuperación. Aunque Sascha había detenido su emisión en el instante en que hubo suficientes personas en la escena para desarmar y frenar a los atacantes, los mercenarios seguían desorientados y muy temblorosos sobre sus pies, mientras eran llevados a los vehículos de transporte de DarkRiver. Por su lado, Dorian,

172


estaba sentado en la parte trasera de una camioneta, la puerta del maletero levantada para bloquear el sol, mientras que Jason le remendaba. Tamsyn había tomado al joven como ayudante después que mostró interés en el estudio de la medicina. Él no tenía la capacidad de curación de los cambiantes, pero eso no importaba si demostraba ser adecuado para convertirse un médico. Otro médico en la manada podría aligerar el trabajo de Tamsyn cuando se trataba de lesiones que no necesitaran su atención especializada. Lo interesante era que Jason no mostraba ninguna inclinación de ir a deambular en un futuro cercano. Era un comportamiento similar en la mayoría de los sanadores, amaban demasiado estar cerca de la manada. Si viajaban, era solo por un corto tiempo. “A pesar que él no tiene la capacidad de curación”, le dijo Tamsyn a Sascha, “creo que es un sanador de corazón; él solo va a practicar ese impulso de una manera diferente. Sus calificaciones son lo suficientemente buenas para que entre en la escuela de medicina.” Tranquilo y sereno, el chico de veintiún años de edad había detenido la sangre que fluía de la herida en la cabeza de Dorian. Sin embargo, no tuvo la oportunidad de limpiar el óxido rojo que ya había corrido por un lateral de la cara. Estaba demasiado ocupado comprobando si el centinela tenía huesos rotos y lesiones internas utilizando un escáner de mano. Dorian ya tenía fuertes moretones visibles en un lado de la cara y, sin duda, en su cuerpo. Los colores eran vivos en contra de su piel dorada similar a la de un surfista. Y su cabello rubio casi blanco, estaba enmarañado con un color rojo oscuro en el lado de la herida. –Dorian. –Cerca de las lágrimas, tocó con sus dedos el lado intacto del rostro del centinela. Sujetando su mano, le dio un beso en su palma. –Estoy bien, querida Sascha. Un poco reventado, pero fueron esos bastardos y ese jodido camión. Tú no puedes asustarme. Sascha pensó en el pulso que había enviado, sabía que debió haber sido horrible. Y aun así él luchó contra ello en un esfuerzo por protegerlas. –¿Puedo resarcirte? Una mirada curiosa que era tan felina, que no necesitó que sus ojos cambiaran para saber que ahora estaba hablando con el gato. –Adelante.

173


Él soltó una risa sorprendida cuando ella lo cubrió en una ola de felicidad inocente que había percibido de todos los lobeznos y cachorros que conocía. –Maldición, esa mierda es buena. –Su sonrisa era hermosa–. Podrías hacer una fortuna cobrando por ello. Después de haber quedado satisfecho de que el centinela no estuviera sangrando por dentro, Jason levantó la vista del tobillo cubierto de Dorian. –Quiero un poco. Sascha vertió las mismas sensaciones sobre el macho más joven. –¡Guau! –Sonrió también, levantó una mano. Ella chocó los cinco con él antes de mirar a Dorian con culpabilidad. El centinela torció un dedo y, cuando ella se acercó más, le dio un beso suave en los labios. El contacto afectivo de uno de sus compañeros de manada favoritos, le dijo que él estaba realmente bien. –Soy duro –susurró–. Ve a acariciar a Lucas. Él está asustado. Todavía temblando por dentro, dejó a Dorian y a Jason con otra ola de alegría infantil, tan pura e ilimitada que hizo que ambos hombres colapsaran en risas de nuevo. Luego caminó directo a los brazos de Lucas. Él sostuvo su cuerpo tembloroso hasta que ella pudo respirar de nuevo. En cuyo momento, deslizó sus manos por los músculos brutalmente tensos de su espalda. –Estoy ilesa y también lo está nuestra hija –le susurró en un tono subvocal, consciente de las pequeñas orejas afiladas en el coche–. No somos presa fácil. –Maldición, por supuesto que no lo son. –Un beso duro, sus garras acariciando su cabello y su piel mientras tomaba su cara con una mano–. Vamos, compañera. Llevemos a nuestra cachorra a casa; tenemos suficiente gente aquí en la que podemos confiar para que nos mantengan actualizados.

174


Traducido por Roccio.

FUE CLAY QUIEN los llamó con esa actualización, el leopardo se hizo cargo de la escena después de la salida de Lucas. En el ínterin habían llegado al nido. Dejando a Naya ocupada con sus bloques de juego, los dos salieron al balcón para hablar con Clay. Lucas contestó la llamada en visual y puso el centinela en altavoz en un volumen que Sascha pudiera escuchar, pero que no alcanzaría a Naya. –Es el mismo equipo mercenario del que las Ratas nos advirtieron –dijo Clay– . Nosotros confirmamos su identidad utilizando diversos canales alternos cortesía de los tentáculos de Nikita. Sascha ya había recibido una llamada de Max Shannon. La conectó con Nikita, quien quiso ver directamente que Naya y ella estuviesen bien. Había escuchado el tono implacable en la voz de su madre, entendió que si Nikita no hubiera estado tan débil como lo estaba en este momento, habría arrancado la verdad de las mentes de los mercenarios. El hecho de que después de eso ellos quedaran como vegetales no la molestaría en absoluto. –¿Cómo carajo se mantuvieron encubiertos por tanto tiempo? –preguntó Lucas mientras el intestino de Sascha se congelaba. Tal vez su madre y ella no fueran tan diferentes después de todo. –Son un equipo experto. Vinieron y se establecieron, y no se movieron hasta que el momento fue perfecto. Hace casi imposible atraparlos si no los coges en el instante en que entran. –Eso suena como si estuvieran hablando. –Finos temblores comenzaron a correr de nuevo sobre la piel de Sascha. Las últimas palabras de su declaración sonaron quebradas. Lucas le apretó la nuca. –Recuerda –murmuró tan bajo que solo ella pudo oírlo–, hiciste lo que hiciste para proteger a nuestra cachorra. Esos bastardos se la habrían llevado, le habrían hecho daño.

175


Sascha hizo un asentimiento tembloroso. –Hice que uno de ellos hablara malditamente rápido, amenazándolo con lo que ocurrió en la carretera –dijo Clay. Un borde de diversión en la voz del centinela. –Nunca podría torturar a nadie –espetó Sascha, el estómago revuelto ante esa idea. –Sé eso, Sascha –dijo Clay con inesperada dulzura–. Los imbéciles no lo saben. La forma en que coincidió en ello de inmediato alivió su repentino temor de que sus compañeros de manada la vieran como un monstruo ahora que sabían lo que podía hacer. –Eran conscientes de la fuerza de DarkRiver antes de tomar el trabajo – continuó Clay–, pero el dinero sobre la mesa fue suficiente para compensar el riesgo. Ellos estaban totalmente enfocados en Dorian como la amenaza, esperando que Sascha fuera un blanco fácil. El gruñido furioso de Lucas resonó a través de sus huesos. –¿Psy? –gruñó mientras ella lo acariciaba para que se calmara como él hizo antes. –Cuatro Psy y tres cambiantes –respondió Clay–. Leones, si puedes creerlo. No son grandes dominantes o nunca habríamos conseguido que nos dijeran la verdad tan rápido, pero sí lo bastante fuertes. –¿Leones? –Lucas negó con la cabeza. Al ver la confusión de Sascha, agregó–: Los leones se concentran más que todo en la familia, sobre todo en aumentar el orgullo y seguirlo, más que cualquier otro felino cambiantes en el mundo. El trabajo mercenario es para solitarios. –Lo gracioso es que los tres son familia –añadió Clay–. Hermano y dos hermanas. –La voz del centinela se volvió muy dura en sus siguientes palabras–: Fueron contratados para secuestrar a Naya. Sascha era desechable, pero Naya debía tomarse viva o ellos no conseguirían la segunda mitad de su pago. Furia rugió a través de Sascha, dejando a un lado los ecos persistentes de la culpa. Sintió la misma rabia en Lucas. Su agarre amenazaba con romper el teléfono. –¿Quién era el cliente? –Todos anónimos, con la entrega a ser fijada una vez que tuvieran a Naya. – Los ojos de Clay brillaban, duros y salvajes–. Pero la leona, quién es la líder de los mercenarios, no es estúpida. Hizo que la persona que se encarga de la parte

176


electrónica, su hermano menor, realizara un seguimiento. El hermano logró vincular la primera mitad de la transferencia del dinero a una pequeña empresa perteneciente a una manada de ocelotes en el sur de Texas: SkyElm. Sascha frunció el ceño, incapaz de imaginar por qué una manada de cambiantes de felinos más pequeña, cuyas marcas también eran negro y oro, querría atacar a DarkRiver. Junto a ella, las garras de Lucas salieron, pero su voz era racional. –¿Alguna vez tuvimos trato con ellos? –Mercy estuvo conmigo todo el tiempo. –Clay se tocó la oreja para indicar cómo Mercy asistió al interrogatorio–. Investigó los datos que obtuve y dijo que nunca hemos tenido ningún contacto real con esta manada. Por lo que ella fue capaz de desenterrar, ellos son respetados en su región, aunque no son ni de cerca los más fuertes. Y son parte de Trinidad. –La voz de Clay tomó el borde áspero de un gruñido–. Eso no tiene sentido a menos que sea una trampa, o… –O que ellos también estén en el Consorcio –completó Sascha en voz baja, porque los cambiantes no eran un grupo unánime en ningún sentido. Cada manada tenía su propia mentalidad acerca de cualquier alianza política. Tomando en cuenta lo bien que el Consorcio casi tuvo éxito en sus intentos anteriores de fomentar problemas entre las tres razas, al igual que su éxito en secuestrar a los nadadores más vulnerables de BlackSea, sin duda ellos tenían miembros cambiantes: asesores que estaban traicionando a su propia gente por el poder y lucro. –Profundiza en las pruebas –gruñó Lucas, demostrando entonces que su mente permanecía fríamente clara a pesar de su furia–. Puede haber un juego más profundo en el tablero. –¿Qué? –Clay maldijo al instante después de hablar–. El Consorcio... o, diablos, Ming LeBon puede estar tratando de enfurecernos lo suficiente para llevarnos a atacar a SkyElm. ¿Por qué? –¿Para arruinar Trinidad, para convertirnos en los malos? ¿Quién coño sabe? Utiliza a quien sea que necesites para llegar hasta el fondo de esto y aprovecha el sistema de inteligencia de Nikita a través de Max. –Lucas empuñó su mano en el cabello de Sascha–. Nosotros no haremos ningún movimiento hasta que estemos seguros. DarkRiver no va a caer en el juego de un grupo de bastardos hambrientos de poder.

177


PARTE 2

178


Traducido por Lucrecia.

SIENNA NO PODÍA creer lo que Hawke había hecho. ¡Simplemente no podía creerlo! Ella acababa de regresar a la guarida SnowDancer después de almorzar con Kit e intentó actualizar a Hawke de lo que el joven soldado le dijo sobre el ánimo en la ciudad por las secuelas del intento de secuestro de Naya el día anterior. Kit también compartió algunas noticias personales en confidencia, pero no le pidió que las escondiera de Hawke. La gente no esperaba que los compañeros mantuvieran secretos entre ellos. Y Sienna sabía que Hawke no diría una palabra si le decía que no podía saberlo nadie más. Siendo sincera, había planeado desahogarse con él, porque aunque estaba muy feliz por Kit, el leopardo era uno de sus amigos más cercanos, sentía el deseo egoísta de pedirle que atrasara las cosas un poco más. Solo que su compañero no estaba allí para hablar con ella. Él le dejó un mensaje en su comunicador privado, dentro de su habitación. Un mensaje. –Voy a matarlo –murmuró, acechando el corredor de la guarida cerca de la guardería–. Voy a retorcer el cuello de su Alteza lobuna, después voy a clavar mis rodillas en sus… –Se detuvo antes de chocar contra el pecho de su tío Walker–. Debo ir… –dijo, tratando de rodearlo. Él la detuvo solo al colocar su mano en la parte superior de su brazo. Sienna se congeló. Jamás le faltaría el respeto al hombre que era su padre en cada sentido que contaba. –Tío Walker, necesito irme –le dijo, su piel vibraba por la urgencia–. ¡Hawke fue a confrontar a Ming! –Es una reunión de negocios –dijo Walker. Sienna inspiró con fuerza. –¿Lo sabías? –La traición se sintió como una cachetada–. ¿Por qué no me lo dijiste? –Aunque estaba furiosa con Hawke, podía entender su estúpido comportamiento. Su compañero alfa era tan protector con ella que, a veces, actuaba

179


antes de pensar. Y cuando se trataba de Ming LeBon, él era más lobo salvaje que hombre civilizado. Eso no excusaba lo que había hecho, pero al menos tenía sentido. Sin embargo, ¿su tío permitiéndolo cuando sabía exactamente lo bien que Sienna podía protegerse a sí misma? Miró sin comprender los planos de su cara, a su expresión calmada frente a su rabia. –Hawke es incapaz de pensar claramente contigo estando ceca de Ming. – Walker la miró con sus ojos de un color verde inusual, evitando que apartara su mirada–. Pero tú habrías insistido en acompañarlo. –¡Por supuesto que habría insistido! –Sienna apretó sus manos–. ¡Ming es un telépata de combate! –Podría destrozar los escudos naturales de Hawke con menos esfuerzo que casi cualquier otro Tp en el planeta, matarlo en segundos. –Judd está con él. Alivio y traición la golpearon en casi igual medida. –¿También él? –demandó–. ¿Acaso soy la única Lauren adulta que no estaba informada de los planes de Hawke? Walker sujetó sus hombros con ambas manos, manteniéndola quieta para evitar que ella se alejara. –Hawke hizo esto con la cabeza fría, Sienna. –El mínimo indicio de una sonrisa–. Lo suficientemente consciente para saber que sería mejor pedir perdón que convencerte de las razones de su plan. –¡No me trates como una idiota, tío Walker! –rugió–. ¡Ya no soy una niña! Soy su compañera. Walker la miró por mucho tiempo, lo suficiente para que comenzara a agitarse. Pero en lugar de debilitarla de esa forma que solo él podía lograrlo, inclinó su cabeza. –Sí –dijo–. Hawke debería haber hablado contigo. Igual Judd y yo. –Su expresión cambió, revelando una ternura que la destruyó–. No pudimos evitarlo. Eres una parte de nuestros corazones. Toda su furia se desmoronó. Cayendo en sus brazos, dejó que su calor y amor y fuerza la rodeara, equilibrándola, su cara presionada en su camisa azul oscuro, sus ojos ardiendo. Walker fue el ancla de calma en la fea tormenta de su niñez después que su madre muriera, la única persona en que sabía podía confiar incluso cuando estaba atrapada bajo el control de un monstruo. Él fue quien convirtió a los Lauren en una

180


familia, negándose a rendirse sin importar lo que sucediera. Él jamás la había traicionado. –Me disculpo por gritar –le dijo cuándo consiguió controlar la oleada de emoción para poder hablar–, solo estoy preocupada por Hawke. –¿Puedes sentir algún problema a través del enlace de pareja? –preguntó Walker, ahuecando su nuca. Ella negó con su cabeza, la comprensión calmándola lo suficiente para poder pensar más allá de su preocupación y enojo. –¿Por qué siquiera fue a hablar con Ming? Hawke lo odia, quiere destrozarlo en pedacitos con sus propias garras. –Hablemos afuera. Te contaré su razonamiento. –Sea lo que sea, igual voy a ahorcarlo cuando regrese.

HAWKE sabía que se enfrentaría directamente al temperamento furioso de su compañera cuando regresara a la guarida, pero eso no importaba. No cuando lo que hizo allí ese día se traduciría en el comienzo del final de Ming LeBon. Actuaba en contra de sus instintos naturales al estar en el mismo cuarto que el ex Consejero y su esencia fría y metálica y no eviscerar al otro hombre, pero el lobo entendía que era para proteger a los cachorros. Y justo ahora, tan difícil como fuera aceptarlo, la presencia estabilizadora de Ming estaba protegiendo una gran jodida cantidad de cachorros en Europa. Eso iba a cambiar. Si Hawke tenía que arrebatarle lentamente el poder a Ming para convertirlo en una presa viable, entonces lo haría; en esta cacería el lobo estaba dispuesto a escuchar al humano. Porque ambas partes de él sabían que tarde o temprano, le arrancaría la garganta a Ming. Por amenazar la vida de Sienna, por lastimarla cuando fue una niña, por todos aquellos a los que Ming torturó y asesinó. –Como señalé en mi mensaje, señor LeBon, SnowDancer ha hecho una oferta competitiva. –Las palabras fueron dichas por un hombre humano delgado sentado detrás del escritorio cerca de las ventanas. Stenson estaba haciendo un buen trabajo en parecer relajado, pero Hawke podía oler el agrio sabor de los nervios del hombre de bigotes y piel blanca.

181


No todos los días una pequeña compañía de Computronic recibía dos ofertas de compra: una de un ex Consejero convertido en un gobernante de facto de un gran pedazo de Europa, la otra de la manada más grande de cambiantes del país. Hawke, de espalda a la ventana, estaba de pie a la derecha del escritorio. Sentarse al lado de Ming en la silla libre de visitantes en el otro extremo del escritorio no era una opción. Judd estaba parado fuera de la puerta de la oficina, pero Hawke podía sentirlo, sabía que el otro hombre estaba protegiendo su mente de amenazas psíquicas. Sin importar los trucos que Ming tuviera, tendría que actuar en modo de completa batalla para usarlos contra un ex Flecha y un lobo alfa. –SnowDancer no es conocido por su interés en Computronics innovadores. Hawke se encogió de hombros ante el comentario frío de Ming. –Solo sobreviven los que se adaptan. –Incrementaré mi oferta en un diez por ciento. –Superaremos eso –respondió Hawke–, con uno por ciento más. Ming hizo otra contra oferta; Hawke la contrarrestó agregando otro uno por ciento. Siguieron así hasta que Ming entendió el punto: SnowDancer estaba decidido a comprar la empresa y a ganar control de sus ideas innovadoras. Que Ming ya no hubiera robado los secretos de la compañía era gracias a una estructuración muy astuta. Stenson estaba a cargo de las finanzas de la compañía y hacía los tratos, pero no tenía mayor conocimiento sobre el desarrollo tecnológico, además de lo que necesitaba para facilitar su lado financiero. La compañía también había tenido éxito en mantener en secreto las identidades de los desarrolladores. Ningún Psy podría arrancar los secretos de una mente si él o ella no sabían cuál mente era el objetivo. –Parece que la compañía es suya. –Ming partió sin más palabras. Hawke desnudó sus dientes. Cuando Stenson se estremeció, se dio cuenta que el gesto fue más agresivamente lobuno que una sonrisa humana. Ah bueno, tarde o temprano el hombre tendría que acostumbrarse a lidiar con lobos. Como Yuki y el resto del departamento legal de SnowDancer ya habían chequeado los detalles, Hawke finalizó el trato con su firma, luego extendió su mano a Stenson. –Estoy feliz de trabajar con ustedes. El hombre estrechó su mano, confundido.

182


–¿No va a realizar una restructuración? –Espera la llegada de un equipo de SnowDancer, para revisar todas las cosas contigo. Pero en este punto, planeamos dejarlos que sigan sus negocios. –Hawke compró la compañía principalmente para frustrar a Ming y para asegurarse que el ex Consejero no pudiera establecerse en esta parte del mundo, pero de verdad era una buena inversión–. Ahora si me disculpas, tengo otro acuerdo que completar. Cinco minutos después de eso, impidió que Ming adquiriera la mayor participación en una entidad financiera establecida fuera de Liechtenstein, y media hora después de eso, mientras Judd los conducía de vuelta a la guarida, dejó claro a una corporación que perderían a su cliente más grande (SnowDancer) si accedían a trabajar con Ming Lebon. Esto era una guerra y la gente tenía que elegir bandos. Cuando colgó, Judd le enarcó una ceja. –Si no te conociera mejor, pensaría que eres un Presidente Ejecutivo implacable. –Soy un Presidente Ejecutivo implacable. –Era su descripción oficial en todos los negocios que hacía en nombre de SnowDancer–. Fuiste tú quien nos recomendó vigilar si Ming estaba tratando de infiltrarse en territorio SnowDancer a través de intereses de negocios. –Así fue cómo Hawke supo lo que Ming planeaba, e hizo que Cooper de SnowDancer y Bastien de DarkRiver creara una red de ojos y oídos en el círculo de negocios de la región. –Jamás esperé que fueras tan natural en la guerra financiera. –No es mi forma preferida de combate –un pequeño eufemismo–, pero es bueno saber que le acabo de costar millones de dólares a Ming. –Cortando un poco más de la base de poder del maldito bastardo. –¿Qué tan lejos llegaras? –Hasta el final. –Mientras jugara un juego estratégico, SnowDancer tenía la fortaleza y el alcance financiero no solo para mantener a Ming fuera de su territorio, sino también para romper el control del ex Consejero en Europa–. Debió habérseme ocurrido antes, pero estaba tan centrado en arrancar su cabeza que no pensé en otras opciones. –Ahora que lo hizo, Hawke estaba empezando a disfrutar la caza–. Voy a hundirlo tan lentamente que no tendrá aliados y quedará huyendo por su vida en las calles. Allí le arrancaré su cabeza. –Para Ming, perder poder sería peor que la muerte –comentó Judd con sus ojos brillantes.

183


Hawke mostró sus dientes otra vez. –Entonces el bastardo va a sufrir mucho a partir de hoy. Su teléfono vibró con un mensaje entrante de Cooper confirmando que SnowDancer ahora poseía un diez por ciento de la participación en una compañía de la que Ming depende para suministros para otra de sus corporaciones. Dame seis meses más,

escribió Cooper, y tendremos una participación del cincuenta y

uno por ciento. Lo mejor es que SnowDancer tendrá una ganancia lucrativa a largo plazo incluso mientras nos deshacemos de LeBon.

El lobo de Hawke echó su cabeza hacia atrás en su interior y aulló en triunfo.

184


Traducido por Lucrecia.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

28 de marzo de 2074 Nina: No he escrito en muchos días. El asesino Psy y yo hemos estado en las montañas, dejando un rastro para ocultar el camino que conduce al escondite de los aldeanos que otros asesinos están viniendo a matar. Pensé que lucharíamos, que correría sangre, pero este Psy, me dice que sea inteligente, que deje de pensar con un cerebro empapado de alcohol y que recuerde que solo somos dos contra todo un escuadrón de la muerte. "No podemos ganar uno a uno", dice. "Podemos ganar solo por la astucia y el sigilo y por ser más inteligentes que el enemigo."

Nunca he luchado de esta manera, en las sombras. Incluso cuando me uní a los rebeldes humanos en los primeros meses después de que nuestra aldea fue saqueada, nuestro objetivo fue usar la violencia contra aquellos que dañarían a nuestro pueblo. Los rebeldes que murieron en el curso de nuestra campaña fueron considerados héroes. El asesino Psy no sabe sobre las células rebeldes. Jamás traicionaré a esos hombres y mujeres con un hombre que podría ponerse en mi contra sin previo aviso. Pero él me dijo algo que fue espeluznantemente acertado: "No intentes ser un héroe, Xavier. Un héroe muerto no puede ayudar a nadie."

Xavier.

185


Traducido por Lucrecia.

YA ERA DE noche para el momento en que Hawke y Judd condujeron la parte final del camino a la guarida. La impaciencia arañaba a Hawke. –¿A qué hora Brenna y tú saldrán hacia el territorio de Cooper? –preguntó, buscando algo para concentrarse aparte de la necesidad de ver a su compañera. Sabía que los dos tenían planes de visitar a amigos en la guarida satelital–. Conducirán, ¿cierto? Judd negó con la cabeza. –Decidimos coger un vuelo rápido a las ocho de la mañana, porque igual nuestra visita solo será por un par de días. Nos dará más tiempo en el terreno. – Llevó el vehículo al garaje subterráneo bajo la guarida–. Buena suerte con Sienna. – No dijo que la necesitaría. Dejando al teniente lidiar con el vehículo, Hawke trotó desde el garaje a los aposentos de Sienna y de él. Estaba a medio camino cuando comprendió que el enlace de apareamiento estaba empujándolo a la dirección opuesta. Desviando el curso, corrió en la oscuridad nocturna y a través de los árboles durante casi veinte minutos, hasta que la vio parada en una cuesta, mirando los prados debajo. La luna estaba llena esa noche, su cuerpo esbozado contra un cielo salpicado de estrellas. Lo golpeó de nuevo, que ella era suya. Su compañera. Extraordinaria y fuerte y… furiosa. Estremeciéndose con la mirada que le lanzó con sus ojos de cardinal de un peligroso negro, él se preparó a sí mismo. –¿Me extrañaste? Ella rugió antes de jalarlo cerca para un beso, sus manos enterradas en su cabello. Fue un beso de reclamo, de marcación, de bienvenida enojada. Gimiendo, colocó sus manos en sus caderas, su cuerpo volviéndose dura roca en un solo latido, cuando ella lo empujó apartándolo.

186


–Si vuelves a hacerme eso de nuevo, no te perdonaré. Él había esperado la ira pero no el borde quebrado en su voz. –Se suponía que Walker hablaría contigo, se aseguraría de que supieras lo que estaba sucediendo. –Mi compañero debería haber hablado conmigo. –La obsidiana de su mirada parpadeó con una llama translúcida, su tono plano. El intestino de Hawke se retorció; esto no era ira. Era más profundo, más difícil. –Habrías querido venir y no hay manera en el infierno en que yo fuera a llevarte. –Incluso la idea de que estuviera en algún lugar cercano a Ming hacía a su lobo amenazar en convertirse en una primitiva máquina de matar. –¡Mira esto! –Sienna extendió una mano, en donde bailaba una flama roja y ámbar–. ¡No estoy desvalida! ¡Soy la persona menos indefensa en el mundo! Hawke metió las manos en su cabello, apresándola. –¡Pero eres mía y debo protegerte! –Su corazón aporreó como un bombo–. Si algo te sucediera… –No podía decirlo, no podía siquiera pensarlo–. He perdido a demasiadas personas, bebé. No puedo perderte. Cuando Sienna ahuecó su cara, sus manos eran a la vez suaves y feroces. –No lo harás. Estamos juntos en esto. –Sus uñas se cavaron un poco en su piel–. ¡Confía en mí! ¡Trátame como a tu compañera! –¡Lo hago! –La voz de Hawke se estaba convirtiendo cada vez más en un gruñido–. ¿Por qué pensarías lo contrario? –¿Por qué me ocultarías las cosas? –gritó Sienna, su pecho agitado. Se miraron fijamente por un único latido interminable antes de que sus labios chocaran en un beso tan apasionado que Sienna estalló en llamas alrededor de ambos. Él debería haberse preocupado, pero jamás estaba preocupado con la mujer que era su jodida dueña. Su fuego frío siempre reconocía a la manada. Y definitivamente reconocía a su compañero. Él la llevó al suelo, o tal vez ella lo hizo. Ambos rasgaron la ropa del otro; sus cuerpos desnudos se deslizaban el uno contra el otro y cuando él elevó sus muslos y la embistió con su pene, la encontró mojada y lista. Entonces ella mordió su labio inferior mientras arañaba su espalda y eso fue todo. Él empujó profundo, fijándola a la tierra. Un embiste, dos, y Sienna estaba apretándose tan fuertemente alrededor de él que no pudo contenerse. Hawke se aferró a su hombro con los dientes mientras se

187


venía, tan duro que supo que dejaría una marca. Bien. Quería que llevara su marca. Sus uñas se aseguraron que él llevaría las suyas. El fuego flameó de un rojo ardiente, luego de ámbar salvaje a su alrededor, un beso peligroso de su muy peligrosa compañera. Una compañera que aún estaba enojada con él cuando el fuego se hundió en la tierra para dejarlos yaciendo enredados y desnudos bajo las estrellas, ninguno capaz de respirar correctamente durante al menos cinco minutos. Hawke pudo haber lidiado con una compañera enojada. Él no podía lidiar con el dolor que veía en su expresión. –Lo siento –dijo, acunando un lado de su cara. Era difícil para un alfa decir eso, pero nunca a su compañera, jamás cuando él estaba jodidamente equivocado–. Estaba tratando de protegerte, pero lo hice lastimándote. Maldición, lo siento tanto. Los ojos de Sienna seguían siendo oscuros, sin estrellas, pero su mano se extendió sobre su corazón. –Me sentí tan aterrorizada por ti. Hawke pensó sobre lo desquiciado que se pondría si supiera que ella estaba a solas con Ming, y quiso patear su propio trasero. –Me llevé a Judd –dijo, aun sabiendo que eso no era defensa por lo que le hizo, por el dolor que le infligió–. Pero fui un idiota. Lo reconozco. No lo volveré a hacer. Los labios de Sienna se elevaron un poco en las esquinas, las primeras estrellas apareciendo en sus ojos. –Creo que esto puede pasar a la historia –dijo y el alivio le dio un puñetazo en el intestino–. Una disculpa sin reservas de su Alteza lobuna. –Sabelotodo. –La acarició mientras le hablaba, disculpándose con su toque tanto como con sus palabras–. De verdad, estaba pensando con mi corazón, no con mi cerebro. –Puf. –Sienna empujó su pecho–. Deja de hacerme tan difícil seguir enojada contigo. –Su expresión cambió de inmediato–. ¿No lo harás de nuevo? ¿Dejarme fuera de una decisión que nos afecte a ambos? Apretándola contra su pecho y rodando sobre su espalda, él apartó su cabello de su cara. –Lo prometo. Sienna asintió. –Vale. Sé que siempre mantienes tus promesas.

188


El puño alrededor de su corazón comenzó a aflojarse. –¿Quieres saber por qué fui a la reunión? –Cuando ella asintió, él le contó, tanto el hombre como el lobo estaban sumamente orgullosos cuando su expresión mostró admiración por sus tácticas. –No habría esperado que tomaras la idea de Judd y la pusieras en práctica así –dijo ella después, moviendo sus pies–. Eres ferozmente inteligente, pero por lo general no piensas de forma tan taimada Su lobo decidió tomar eso como un cumplido. –Los gatos son los taimados –rugió–. Pero últimamente he pasado mucho tiempo con Lucas. Supongo que algo de ello se me ha pegado. La sonrisa de Sienna era mordaz. –Me gusta la idea de arruinar la fundación financiera de Ming. –Sus ojos se redujeron con un pensamiento–. Sabes que Devraj Santos también lo odia, ¿verdad? Hawke asintió. No tenía los detalles completos sobre lo que Ming le hizo a la esposa de Dev, Katya, pero no los necesitaba, porque lo que sí sabía era que ella había sido mantenida cautiva por Ming LeBon. El odio de Dev hacia Ming fue algo que él captó la última vez que el líder de los olvidados visitó el territorio SnowDancer para hablar con los niños Olvidados que estaban en su territorio; y que eran protegidos al ser declarados lobos para los que estaban en el mundo exterior. Hawke había dicho algo sobre Ming, que involucraba a Ming estando muerto, y Dev estuvo de acuerdo, su voz conteniendo un frío casi metálico muy parecido a los Psy, excepto por el fondo de furia, una rabia que él casi pudo saborear. “Katya le disparó en la cabeza. El maldito sobrevivió.” Deslizó una mano por la sexy curva de la espalda de su compañera mientras el recuerdo de las enojadas palabras de Dev resonaba en su mente. –Las Flechas tienden a odiarlo también –agregó él. Eso habría sido bastante fácil de adivinar con la deserción del escuadrón bajo el liderazgo de Ming, incluso sin la estrecha conexión de Judd con las actuales flechas en servicio activo. –Mmm. –Sienna golpeó su labio inferior hinchado de sus besos suavemente con un dedo–. SnowDancer puede bloquear a Ming unas cuantas veces, pero eventualmente

él

va

a

averiguar

todas

189

nuestras

principales

entidades


empresariales y empezara a evitar cualquier cosa en la que podríamos tener un impacto. Hawke desnudó sus dientes. –Eso por si solo sería satisfactorio. –Significaría que la manada estaba forzando a Ming a tomar decisiones financieras que no fueran de su mejor interés. –Sí, pero si hacemos que otras personas se involucren… Hawke no estaba acostumbrado a trabajar con personas fuera de su manada; y bueno, Lucas, el gato había demostrado su lealtad al vínculo de sangre entre las dos manadas. Sin embargo, podía ver las ventajas de la idea de Sienna. –Si hay bastante gente en esto le será muy difícil a Ming predecir quién podría tener interés en qué, o quién podría desarrollar un interés. Sienna asintió. –Dev tiene experticia financiera, aunque no estoy muy segura sobre las Flechas. Sé que Judd no tuvo ninguna formación financiera como un Flecha. Aprendió por sí solo. No queremos poner a alguien en una mala posición. Hawke mordisqueó sus labios solo porque podía, gruñó cuando ella clavó sus uñas en él como respuesta. No fue una queja. –Esto solo es divertido si todos excepto Ming salimos ganadores –concordó–. Le preguntaré a Judd para verificar si las Flechas tienen a alguien con inteligencia financiera. Tenemos gente que podemos darles si no lo tienen. –Pasó una mano por el cabello fuego rubí oscuro de Sienna. «Sí», pensó su lobo, «esto es mejor. Trabajando con mi compañera, generando ideas, juntos». Sonriéndole, ella deslizó un dedo por su nariz. –Siento a tu lobo merodeando por allí. ¿Quieres correr? De todos modos tengo que hacer un recorrido. –Sí. –El lobo quería sus dedos en su pelaje, quería pellizcarla con sus dientes, jugar con ella a la luz de la luna. Alejándose de él, Sienna le tendió una mano. Él se tomó su tiempo para levantarse, disfrutando de la visión de su cuerpo desnudo bañado por la luz de la luna y vestido únicamente con el hermoso cabello con el que le encantaba jugar en cualquiera de sus formas. Sin embargo, su sonrisa era su parte más hermosa. Grabó esa imagen en su mente mientras cambiaba, el desgarrador dolor e impresionante éxtasis del cambio extendiéndose por él mientras su cuerpo estallaba en millones de partículas de luz, luego reformándose en otra forma.

190


Todavía era él. Siempre. En cualquiera de sus formas. Sacudió su cuerpo para acomodar su pelaje, descubrió que su compañera estaba subiéndose sus pantalones vaqueros. Recogiendo su camiseta mientras ella le daba la espalda, él empezó alejarse. –¡Hawke! –Su grito indignado llegó un segundo más tarde–. ¡Devuélvemela! Jadeando de la risa, él aumentó su ritmo. Un grito enfurecido hizo eco en las corrientes de aire, pero Sienna no lo persiguió. Cuando miró hacia atrás, la vio poniéndose su camisa, la cual estaba rasgada de un lado gracias a las manos impacientes y furiosas de ella más temprano. Utilizando las mitades desgarradas, ató la camisa a un lado de su abdomen, luego le sonrió socarronamente y recogió sus pantalones vaqueros. –¿Supongo que no necesita estos? –dijo antes de hacerlos una bola y tirarlos sobre un borde de la orilla. Tirando su camiseta, él corrió de vuelta hacia ella y, sin advertencia, pellizcó su trasero. Ella aulló, colocando una mano sobre la parte que él había mordido, se giró a mirarlo con sus ojos cabreados. –Estás en problemas. El fuego se arqueó a medio centímetro de su nariz. Haciendo un sonido más común en un cachorro sorprendido que en un alfa muy duro, él dio un salto hacia atrás… Para escuchar a su compañera riendo tan fuerte que apenas podía respirar. Cuando él rugió de nuevo, ella solo se rio con más fuerza. Entonces ella estaba sobre sus rodillas y sus manos estaban en su pelaje y estaba presionando su cara contra él mientras que los mechones de rubí rojo oscuro de su cabello caían a su alrededor, y la vida fue perfecta.

Hawke acompañó a Sienna toda la noche en su turno de vigilancia. Después de su carrera a través de su zona asignada, ella le contó sobre su almuerzo con Kit, el gato alfa bebé que ella insistía en tener como amigo. –Deja de gruñir. –Lo miró parada desde su posición de vigilancia. Él estaba sentado a su lado en forma de lobo, su pelaje ondeando en la brisa. Él rugió de nuevo solo para irritarla más. –Creo que has estado rondando demasiado a los gatos. Te estás volviendo un listillo –le señaló, con los ojos brillantes.

191


Esa vez, su bramido era uno lleno de insulto. Los labios de ella se crisparon. –Caíste. –Bajando sobre una rodilla para recorrer su mano a través de su pelaje plateado y de oro, mientras mantenía un ojo en su área de vigilancia, dijo–: La ciudad está enojada pero tranquila. Se expandió por todos lados lo rápido que fue desactivado el intento de secuestro, y eso está ayudando a que la agresión se convierta en orgullo. Hawke asintió. Sin importar lo difícil de aceptar para un cambiante, los seres humanos en la ciudad sentían una cierta propiedad en DarkRiver, en el sentido de que era su manada la que poseía tanto poder. Eso se extendía a SnowDancer en las regiones donde los lobos dominaban. Lo más extraño era que varios de los Psy de la localidad parecían creer lo mismo, sintiendo más lealtad hacia las manadas que hacia la Coalición Gobernante. No fue algo que ni Hawke ni Lucas hubieran esperado o estuvieran acostumbrados, pero como alfas veían los beneficios prácticos. Y como dos hombres nacidos con potentes instintos protectores, se negaban a defraudar a la gente que les daba su confianza, incluso si esas personas no pertenecían a la manada. Lo que también era una situación que Hawke nunca podría haber predicho. Los alfas cambiantes no se postulaban para alcalde o para cualquier otro cargo político por una buena razón; su principal y primordial prioridad era la manada. Esto último jamás cambiará, pero la línea de comunicación entre las manadas y los demás habitantes de sus territorios era más fuerte y más utilizada de lo que había sido nunca. Una amenaza para cualquier parte de ese territorio es considerada una amenaza para las manadas, y como tal, sus acciones protegen a todos los que lo llamaban hogar. –Aun no hay más noticias sobre quién está detrás de los mercenarios –añadió Sienna–. Al menos Kit no lo sabe. –Levantándose de nuevo, ella empezó a recorrer el perímetro. Él caminó a su lado. –Leila Savea permanece desaparecida. –El tono de Sienna se tornó sombrío–. Se necesitará un milagro para hallarla, ¿verdad? –Su mirada se encontró con la suya, el dolor en ellos era fuerte. Una vez, ella también estuvo atrapada en una pesadilla.

192


Hawke deseaba poder decirle que ellos encontrarían a los cambiantes desaparecidos de BlackSea, pero Sienna no quería consuelo vacío, había experimentado demasiada realidad brutal para aceptarla. En vez de ofrecerle palabras que no significaban nada, sostuvo su mirada hasta que ella asintió, entendiendo su promesa: Nadie dejaría de buscar a Leila Savea hasta que la encuentren… o a su cuerpo. Si, por razones inexplicables, otros se detenían, SnowDancer tomaría la batuta. Juntos, comenzaron a caminar de nuevo. A veces caminaban, pero mayormente, solo disfrutaron estando juntos. La noche se volvió gris antes del amanecer, y Tai vino a relevar a Sienna. El joven soldado con grandes hombros y ojos ligeramente rasgados de color azul verdoso sonrió en saludo a Hawke, pero tuvo el suficiente sentido común de no intentar burlarse de su alfa por estar fuera toda la noche con su compañera. A Hawke no le importaban las burlas, pero Tai era demasiado joven para haber ganado el derecho a tanta informalidad. Sienna siempre fue la única excepción a esa regla. Desde el día en que llegó a la guarida volvió su misión personal enloquecer a Hawke. Él debería haber sabido justo desde ese momento que estaba destinada a ser su compañera. –¿Por qué estás sonriendo? –La miró interrogante, aún en forma de lobo–. No importa en qué forma estés. Lo sé. –Una respuesta a su pregunta no formulada–. Puedo sentirlo en mi interior. –Tocó con un puño su corazón–. Algo te está divirtiendo. Él comenzó a correr sin previo aviso, desafiándola a mantener su ritmo. Riendo, ella corrió hacia la guarida a su lado. Ambos sabían que estaba atenuando su velocidad por ella, pero eso no le quitaba nada del placer a ello. Su lobo amaba correr junto ella. Haciendo carreras a través de la tranquilidad del rocío húmedo de la Zona Blanca, se adentraron en la guarida y pasaron a sorprendidos compañeros de manada que saltaron fuera de su camino. –¡Actúa de tu edad, no del tamaño de tus zapatos! –gritó uno. –¡Ten dignidad, Hawke! –gruñó otro. Ambos provocadores eran sus amigos, sus palabras teñidas de risa y de la alegría de que Hawke hubiera encontrado a su compañera, encontrado la felicidad. Continuando con la carrera a través de los pasillos vacíos, salvo por los más madrugadores, se abalanzaron en sus cuartos juntos y Sienna cerró la puerta detrás

193


de ellos. Hawke cambió en los segundos que ella tardó en hacer eso. Tomándola en sus brazos al instante siguiente, corrió al dormitorio para lanzarla a la cama. Su cabello era un halo vivo de color rojo rubí a su alrededor, su rostro sonrojado por la carrera y su respiración áspera. –¡Eso fue divertido! Bajando sobre ella, él tomó un beso de buenos días, su lobo rugiendo dentro de su pecho. –Estaba sonriendo porque pensaba en el incordio que fuiste de adolescente. –Te gustaba incluso entonces. –Lo pinchó en su hombro–. ¡Admítelo! –Jamás. –Sonrió y se forzó a salir de la cama antes que sus manos errantes empezaran a desnudarla, y a hacerle suspirar su nombre–. Necesitas comer y luego tienes que dormir. –¿Vas a dormir conmigo? –preguntó con el ceño fruncido. Hawke era completamente capaz de seguir sin dormir, pero como SnowDancer no estaba bajo ningún tipo de alerta de emergencia, no necesitaba hacerlo. –Sí, Sienna Lauren Snow –dijo, pronunciando su nombre porque le gustaba cómo sonaba–. Dormiré contigo. Ella se sentó y estiró sus manos hacia atrás para trenzar su pelo rápidamente. –Bien. Vamos a desayunar. Hawke había recuperado los pantalones vaqueros que Sienna arrojó sobre el risco, pero los dejó (junto la camiseta de ella) escondidos para buscarlos después. Cogiendo otro par, se los puso, al igual que una vieja camiseta negra, antes de tomar su mano. En sincronía, sin necesidad de más discusión, se dirigieron juntos a la habitación en la que era ofrecido el desayuno para los compañeros de manada que venían del turno nocturno o salían para un relevo temprano en la mañana. –¡Sin! –La mejor amiga de Sienna, Evie, les hizo un gesto hacia una mesa donde estaba sentada sola, con una taza de café–. Hola, Hawke. –Buenos días. –Agachándose, presionó un beso en su sien, el cabello negro se sintió suave como la seda bajo su tacto y sus ojos del más profundo gris. Era extraordinario lo diferente que veía a Evie y a Sienna, a pesar de que estaban cerca de la misma edad. La hermana sumisa de Indigo era muy joven por la vida que había vivido, demasiado inocente. El alfa en él solo se sentía protector cuando miraba a Evie, nunca podría imaginar verla como una mujer.

194


Sienna… el lobo y el hombre, siempre la aceptaron como una oponente fuerte, incluso cuando fue demasiado joven para que la viera como cualquier otra cosa. –¿Qué haces despierta? –le preguntó Sienna a su amiga, mientras Evie se levantaba para verterle café de la jarra del mostrador a Sienna y Hawke. Hawke aceptó el pequeño regalo con una sonrisa de agradecimiento. Si hubiera insistido en buscar su propio café, ella habría perdido ese brillo parecido al sol en su mirada, y empezaría a sentirse no necesaria. Ella no lo era. Ningún sumiso lo era. Los dominantes eran los combatientes de la manada. Los sumisos se encargaban de crear el hogar que ellos protegían. Era el perfecto equilibrio en una manada saludable. –Desayune con Tai. –Las mejillas de Evie enrojecieron con felicidad–. Él me dijo que iba a tomar tu relevo, así que pensé en esperar. Hawke acababa de aceptar un rollo de tocino caliente que Evie pasó de la bandeja que debió haber llegado apenas un minuto antes, cuando le llamó la atención otra mujer que entró en la habitación por lo demás vacía. Alice Eldridge. Una investigadora humana dotada que fue puesta a la fuerza en el sueño criogénico durante más de cien años y que despertó para descubrir que todos los que había conocido estaban muertos. Su pelo había vuelto a crecer por el tiempo transcurrido, los rizos en formas de espirales de un rico marrón y oro contra la piel de color marrón que había recuperado su brillo. También, su cuerpo ya no era piel y huesos. Ella comenzó a escalar de nuevo, recuperando el esbelto tono muscular que tuvo antes de su largo sueño. Pero los ojos de Alice continuaban manteniendo una tristeza implacable. Incapaz de ver a un miembro de su manada de esa manera, Hawke bajó el rollo y, dejando a Sienna charlar con Evie, se acercó a Alice. Ella aún no aceptaba que era una SnowDancer, no estaba segura de cuál era su lugar en el mundo, pero seguía siendo su responsabilidad. Sin decir una palabra, envolvió sus brazos suavemente a su alrededor, lo suficiente para que pudiera escapar si lo deseaba. Ella se congeló como un ciervo asustado. Un segundo. Dos. Tres. Un movimiento cauteloso. Alice puso su cabeza contra su pecho y deslizó sus brazos a su alrededor. Él apretó su abrazo.

195


Todos los cambiantes sabían que, a veces, el tacto podía sanar lo que las palabras no podían. –Gracias –susurró ella después–. Yo… ¿por qué esto me hace sentir segura? En verdad eres un extraño. Porque incluso un ser humano reconoce el poder en un lobo alfa. –Eres uno de los míos –dijo Hawke–. Parte de esta familia. No olvides eso. Una sonrisa temblorosa antes que Alice asintiera y se uniera al resto de ellos para el desayuno. –Escuché un rumor de que cierto dominante va a invitarte a salir hoy –le susurró una Evie sonriente, entregándole su té y un rollo. Alice gimió, su tristeza persistente decolorándose (al menos por el momento) bajo una ola de agravamiento. Exactamente cómo de seguro Evie previó, aunque no hubiese sido un pensamiento consciente de su parte. Los sumisos eran buenos en eso, en dar a los demás lo que necesitaban para volver a un nivel estable. –¿Cuál es el problema de los lobos? –dijo Alice con un gruñido femenino, que fue aprobado por el lobo de Hawke–. He dejado cristalinamente claro que no estoy de ningún modo lista para tener citas. Tragando un mordisco de su propio rollo, Sienna negó con la cabeza. –Tú dices eso y ciertos lobos escuchan: “oh, ella quiere que me esfuerce más”. Hawke sabiamente mantuvo la boca cerrada y comenzó un segundo rollo, ya había demolido el primero. Evie se levantó para refrescar su café, pero su atención estaba en la conversación. –¿Entonces debo ir a una cita y ser horrible? –preguntó Alice–. ¿Aburrir al hombre hasta las lágrimas al hablar de los trabajos de investigación esotéricos en el guano de murciélagos, o las propiedades para la salud de la hierba de trigo? –Sus ojos resplandecieron–. Esa idea parece tener cierto atractivo. –No, porque entonces todos los demás van a pensar que pueden hacer un mejor trabajo y va a convertirse en un concurso para ver quién puede hacer que disfrutes en una cita –dijo Evie, negando con la cabeza. –Síp –concordó Sienna–. También, si el macho en cuestión hace un verdadero esfuerzo en la cita, podrías herir sus sentimientos y luego tendrás que descifrar cómo lidiar con un lobo abatido. Alice miró a la compañera de Hawke. –¿Y el hecho de que estoy rechazando a los hombres de plano no hiere los sentimientos de nadie?

196


Tanto Sienna como Evie negaron con la cabeza. –Los lobos aman una buena caza –explicó Evie–. Por ejemplo, ¿has oído lo que hizo Drew mientras cortejaba a mi hermana? La conversación resultante en realidad hizo reír a Alice, quien repitió varias veces: “No, no lo hizo”, solo para ser recibido por confirmaciones de que sí, Drew sí fue allí, y sí, él hizo eso. Contento de estar cerca de su compañera y compañeros de manada, Hawke se limitó a sonreír y escuchar.

Como resultado de su prolongado desayuno, estaba despierto cuando llegó una llamada que Indigo pensó que debía responder. Él había estado a punto de desnudarse para ir a la cama, tenía su camiseta hecha un ovillo en una mano. –Un Psy llamado Pax Marshall –dijo su teniente por el comunicador–. Él tiene una propuesta y me imagine que te gustaría analizarlo. Ella tenía razón, Pax Marshall no era solo otro Director Ejecutivo. Él era un hombre despiadado que llegó a la cima de su jerarquía familiar con apenas veinticuatro años de edad y, según investigaciones de Judd, era considerado uno de los nuevos poderes en la Red. “Aún no se sabe si tiene algún tipo de lealtad para otro además de sí mismo. Pero estaría muy sorprendido si él no tiene sus manos manchadas de sangre.” –Transfiéreme a Marshall –dijo Hawke, poniéndose de nuevo su camiseta y con las palabras de Judd repitiéndose en su cabeza.

197


Traducido por Lucrecia.

ESA TARDE, EL teniente SnowDancer Cooper estaba a punto de irse del territorio que comandaba en el extremo norte de las montañas de San Gabriel, cuando recibió una llamada de su alfa. Hawke le dijo que Pax Marshall, jefe del Grupo Marshall, había propuesto una reunión de negocios entre ambos en un lugar en Arizona que estaba casi en la frontera divisoria de la que era responsable. –No confío en él –dijo Hawke de forma tajante–. Se dice en la PsyNet que Pax cortaría la garganta de su propia madre para obtener lo que quiere. –No tenía duda que ese descubrimiento provenía de Judd. Cooper se encogió de hombros. –El amigo de Judd, Krychek, no es exactamente cariñoso. –Sin embargo, aparte de su amistad con el teniente SnowDancer o las veces que Krychek había ofrecido ayuda a San Francisco, el hombre que se rumoreaba logró escalar gracias a asesinatos, tenía una compañera que trabajaba a diario con empáticos. –Exactamente. –Los ojos de Hawke brillaron con un azul lobuno–. Habla con Marshall, ve si podemos trabajar con él. Si esta es una oportunidad real, profundiza en la ética de todo el trato. –Siempre. –Cooper se cruzó de brazos, el profundo bronce de su piel absorbiendo la luz del sol que entraba por la ventana de su oficina, ésta se encontraba escondida en lo alto en una curva natural de la montaña que contenía la guarida–. ¿La cachorra de Lucas está bien? –gruñó su lobo, todavía furioso con la idea de que alguien pudiera hacerle daño a un niño. Hawke pasó una mano por su cabello. –Síp, los hijos de puta no tocaron a Naya. La gente de Lucas todavía está buscando debajo de las rocas, pero una manada de ocelotes llamada SkyElm ha aparecido en la investigación. Mantente atento por cualquier información sobre ellos.

198


–Considéralo hecho. –Desafortunadamente, Cooper no tenía nada nuevo que informar a Hawke sobre la situación del Consorcio. Su alfa le había pedido que investigase al oscuro grupo usando sus contactos financieros, ver si podía recoger cualquier tipo de rastro–. Estas cucarachas en especial son muy buenas escondiéndose –le dijo a Hawke–. Alguien planeó bien esto, bloqueó toda la información. –Sigue trabajando en ello. Te informaré sobre cualquier cosa que surja por aquí. Cuando terminó la reunión, Cooper fue a buscar a Judd, el otro teniente había llegado a media mañana a su guarida, junto con su compañera, que resultaba ser muy amiga de una técnico ubicada en este sector. La visita fue para que las mujeres pudieran ponerse al día, pero también le daba a Judd y a Cooper la oportunidad de pasar tiempo, juntos. Se conocían como todos los tenientes se conocían entre sí, pero era inevitable que fueran más cercanos a los tenientes con los que trabajaban en una base diaria. Para Cooper, esos eran Jem, Kenji y Tomas. Aun así, a su lobo le gustaba Judd. También le gustaba al lado humano de Cooper. El otro teniente demostró su lealtad a la manada, y su compañera fuerte e inteligente lo miraba con el corazón en los ojos. ¿Un hombre que se había ganado la admiración de una mujer SnowDancer y su respeto? Era bueno según las reglas de Cooper. –Judd –dijo, viendo al otro hombre que estaba saliendo de la guarida. El ex Flecha estaba vestido con lo que parecía ser ropa de ejercicios. Por supuesto, todo era negro. Al parecer, las Flechas nunca superaban eso. –¿Tienes un minuto? –preguntó Cooper. –Varios, si los necesitas. –Ojos marrones salpicados de oro se encontraron con los suyos–. Estaba planeando probar la nueva pista de obstáculos que tus entrenadores pusieron. He oído que es buena. –Brutal es una mejor descripción. –Cooper frunció el ceño–. Diabólica es otra. –Excelente. Caminando hacia afuera con su compañero teniente, Cooper lo guio hacia la pista. –Pax Marshall, ¿puedes darme el informe completo? Quiere hablar de negocios con nosotros.

199


–Es un individuo que antes era poco conocido y que de repente saltó a la prominencia en su grupo familiar. El instinto me dice que era el poder detrás del trono antes de hacerse cargo, al menos durante los últimos doce meses del régimen de su predecesor. –Judd se detuvo cuando Cooper cogió una pelota errante y la arrojó de vuelta a los niños que jugaban cerca–. Se rumorea que organizó la muerte de su padre en un accidente de auto, pero no hay ninguna prueba. Podría ser una propaganda que él mismo comenzó, los Psy temen y a la vez admiran los actos de oportunismo desalmados cuando se usa de forma inteligente. Cooper se frotó la mandíbula, el pulgar deslizándose sobre la cicatriz que marcaba su mejilla izquierda. –Él es joven. Veinticuatro, ¿verdad? –Sí. Sin embargo, no cometas el error de subestimarlo. –El tono de Judd era una fría advertencia–. Aparte de ser extremadamente inteligente, él es un telépata con 9 de Gradiente. Cooper silbó, consciente de que el Gradiente de los Psy llegaba hasta el diez. Los Cardinales estaban todos fuera de la escala, pero había oído decir que algunas de las personas más peligrosas en la Red estaban justo debajo del estatus de cardinal. Judd era el ejemplo perfecto. –Pax no ha estado directamente vinculado a ningún tipo de violencia – continuó el otro hombre–, pero eso solo significa que es muy bueno en ocultar sus huellas. –Una pausa–. Una cosa sí te diré, incluso el escuadrón no pudo encontrar ninguna evidencia de que alguna vez haya estado involucrado en la muerte de algún inocente. –Un hombre despiadado pero justo –dijo Cooper–. O un monstruo lo suficientemente inteligente como para ocultar los crímenes que no mejoran positivamente su imagen. –Exacto. Sonrió cuando Judd usó su telequinesis para coger a un cachorro en medio de una caída descontrolada y flotó al joven que tenía los ojos muy abiertos al suelo. –En general, Pax Marshall es un director calculador –dijo Judd, como si hubiera hecho el rescate de forma automática, su mente en otros asuntos–. ¿Mi opinión? Esto podría ser una oportunidad de negocios legítima. Está buscando a SnowDancer porque SnowDancer tiene un cierto nivel de poder en el mundo postSilencio y post-Trinidad.

200


–Sí, lo imagine. –Pax no solo habría considerado las finanzas de la manada, sino también la influencia que tiene en otros grupos–. ¿Crees que ha abandonado el Silencio? Judd sacudió la cabeza en una dura negativa. –Aden ha tenido contacto con él y está seguro que Pax es tan frío como el hielo debajo de la superficie. Está vinculado al Panal, pero ese vínculo empático se puede lograr con un cambio muy ligero de mentalidad, presiento que él ve el Silencio como arma en un mundo donde la mayoría de las personas son rehenes de sus emociones. Cooper hizo una pausa en el inicio de la pista de obstáculos. –Eso me da una buena perspectiva del hombre. Gracias. –Hizo un gesto hacia el inicio–. Ve, desafía a la bestia. Me iré a parar allí y me reiré de ti. –Desafío aceptado. No fue hasta que Judd comenzó que Cooper recordó que el hombre era un jodido telequinético. Oh, Judd no hacía trampa. No, pero como todos los Tqs, él simplemente se movía mejor. Era difícil de explicar para alguien que no hubiese visto un Tq en movimiento, pero aunque no se movían tan fluidamente como los cambiantes, estaban malditamente cerca. Y Judd Lauren era un ex Flecha, entrenado para ser un fantasma. Se movía como humo líquido. Aun así cayó de culo en el mismo obstáculo que tiró a Cooper la primera vez que lo recorrió. Él aplaudió mientras Judd se levantaba, viendo al obstáculo con expresión molesta. –No te sientas muy mal. Los cachorros también fallan ese –le gritó Cooper. –Qué gracioso, Coop. –Entonces el hombre obstinado regresó al comienzo de la pista y empezó de nuevo. Esta vez, pasó el obstáculo con gracia, siguiendo su camino. Para el final del día, Judd había comenzado la pista siete veces y no la terminó ni una vez. Tenía varios golpes y contusiones, así como un corte en el pómulo y, después de una ducha, estaba compartiendo una copa con Cooper, mientras se encontraban sentados en una mesa que instalaron al aire libre. –¿Cuántas veces antes que lo completaras? –le preguntó a Cooper. –Una.

201


–¿Parezco ebrio? –Él elevó su jugo de naranja. Las capacidades Psy no se mezclaban bien con el alcohol, y Cooper sabía que ellos tendían a permanecer lejos de él. El lobo de Cooper mostró los dientes en su interior en una risa lobuna. –Diez. Así que tienes tres posibilidades más antes que yo haya vencido oficialmente a tu culo Flecha. –Aún tengo hasta mañana. –Judd dejó su copa y se levantó para examinar la máquina de asar a la parrilla que Cooper había llevado. Cooper estaba a punto de explicar las funciones cuando su atención fue atraída por el sonido de voces femeninas. Tres mujeres salieron de la guarida. Una pertenecía a Judd, una era amiga de Brenna, y la otra era de Cooper. Grace fue directamente a sus brazos, toda brillante y fresca de la ducha. –Oh –murmuró solo para sus oídos–. Tenía la esperanza de poder limpiarte. – Ella le había dicho que hoy estaría arrastrándose dentro de conductos internos como parte de una inspección de rutina del sistema de luz solar artificial que iluminaba la guarida. Con su cremosa piel tornándose un poco rosa, su compañera se puso de puntillas y le acarició la garganta. –Primero podrías ensuciarme. Él casi gimió, su pene reaccionando a sus palabras como si lo hubiera acariciado con sus bonitas manos, o chupado con su bonita boca. –¿Cuándo te volviste tan malvada, Grace? –Le gustaba. Demonios, le gustaba bastante. –Cuando tuve que hacer frente a un teniente determinado. –Su descarada compañera se giró a examinar la mesa–. Lo tienen todo preparado. Cooper envolvió un brazo alrededor de ella mientras otros compañeros de manada salían a unírseles, todos con platos para compartir. Era una pequeña reunión bajo un claro cielo nocturno, el aire impregnado de olor a comida y sazonado con conversación. La gente entraba y salía mientras los turnos cambiaban, la atmósfera sencilla y relajada. Cooper terminó sentado en el suelo, al igual que casi todo el mundo, a excepción de un par de compañeros de manada de mayor edad que se les unieron por una hora. Tiró de Grace para que se sentara entre sus muslos y ella se quedó cálida y apretada contra él.

202


En un momento, se dio cuenta que sus ojos se estaban cerrando, y mientras la veía quedarse dormida, recordó cuando su compañera profundamente sumisa se preocupaba por tener una relación con un dominante. En aquel entonces, lo habría mirado con total asombro si le hubiera dicho que un día, se quedaría dormida en sus brazos sin ninguna preocupación, a pesar de que él tenía su mano suavemente, posesivamente, enroscada alrededor de su garganta. Su lobo se estiró en su interior, contento y orgulloso. Su compañera tenía más valor que un millar de dominantes.

A LA MAÑANA siguiente, temprano, le dio un beso de despedida a Grace, y luego se metió en un camión con otros dos compañeros de la manada para conducir a través de la frontera y reunirse con Pax Marshall. Los tres tenían escudos naturales sólidos como una roca, la eficacia de estos había sido confirmada por los miembros Psy de la manada. Judd se ofreció a acompañarlos, pero Cooper se negó. “No queremos a Psys como Pax pensando que somos objetivos vulnerables sin ti.” Asintiendo, Judd había dicho: “Recuerden, si todo se sale de control, incluso un Gradiente 9 no será capaz de aplastar sus escudos sin causar un daño significativo, y usar una tonelada de poder. Arranquen su garganta con sus garras a la primera señal de un golpe telepático. No le den una segunda oportunidad.” Cooper consideró llevar un arma, pero decidió no hacerlo. De nuevo, se trataba de proyectar una confianza que dejara claro que ningún lobo SnowDancer era presa fácil. También tomó la decisión consciente de aparecer en la reunión en pantalones vaqueros, botas de trabajo, y una simple camiseta blanca. Pax Marshall solo utilizaba trajes hechos a la medida. Cooper no tenía ninguna intención de aparentar que iba a ser su mesero. Resultó que Pax lo sorprendió. El apuesto macho rubio, con características marcadamente patricias y ojos azules, apareció en pantalones de cargo color caqui y una camiseta blanca, botas muy similares a las de Cooper. Su lugar de reunión (a petición de Pax), fue en una porción vacía de tierra en Arizona, que pertenecía a SnowDancer, pero que habían dejado sin desarrollar porque era demasiado pequeña para algo útil. La zona estaba abierta, y no existía forma de que alguien pudiera organizar una emboscada.

203


–Entones –dijo Cooper después de haberse presentado–. ¿Cuál es tu propuesta? –Él ya había incrementado su estimación de las habilidades políticas y de manipulación del otro hombre, porque Pax se claramente se vistió para hacerlo sentir cómodo. –Este pedazo de tierra se encuentra en una ubicación privilegiada para proporcionar una ampliación de la fábrica de Computronics en el horizonte. Cooper enarcó una ceja. –Excepto por el hecho de que en el medio hay un almacén abandonado que está siendo disputado. –Es por eso que SnowDancer no había comprado aun la fábrica y la tierra adjunta. Los herederos estaban luchando con tanta amargura sobre la parcela en disputa que era demasiado complicado para tan poca ganancia. Para que cualquier desarrollo fuera una buena inversión económica, la manada necesitaba ser dueña de las tres parcelas. –Ya no está en disputa –dijo Pax, su expresión helada. Por lo tanto, él no estaba fingiendo no estar en el Silencio. Eso, también, pensó Cooper, era calculado. Pax rápidamente se dio cuenta de que Cooper tenía un gran detector de mentiras, por lo que eligió seguir el buen camino. O al menos esa era la impresión que estaba dando. –¿En serio? –Cooper cruzó los brazos sobre el pecho–. Lo último que oí, fue que amenazaban con asesinarse entre ellos con cuchillos oxidados. Las familias humanas podían ser francamente aterradoras para un lobo. –La compre –dijo Pax–. Y pague a ambas partes. Eso significaba que Pax logró colarse bajo las narices de SnowDancer. Pero, al hacerlo, se vio obligado a invertir fuertemente por adelantado y SnowDancer aún tenía la mano ganadora. –¿Por qué pagarías el doble del valor por una parcela de tierra útil pero no primordial? –preguntó Cooper, manteniendo el resto de sus pensamientos para sí mismo por ahora. Pax giró esa mirada azul ártico de nuevo a la distante fábrica de Computronics. –A partir de esta mañana, también soy propietario de la fábrica y el terreno circundante. –¿Quieres hacer una oferta por nuestra parcela? –No. –¿Ah? ¿Por qué?

204


–No creo que seas lo suficientemente tonto para no darte cuenta de que ustedes son dueños de la pieza crítica en el tablero de ajedrez. Cooper sonrió. Sí, SnowDancer entendía el valor preciso de su tierra. Esta área era conocida por el tipo de inactividad necesaria para la fabricación de los Computronics más delicados. No tenía tráfico de vehículos pesados, ninguna población real, el cielo despejado de todo el tráfico aéreo, gracias a una antigua ley que nadie se molestó en actualizar, y ninguna contaminación. Aire limpio. Entorno tranquilo. Una vía fluvial para el transporte. Los tres santos griales cuando se trataba de la creación de Computronics de gama alta. Y SnowDancer tenía el único acceso a la vía navegable en cuestión. –Te tenemos contra las cuerdas, Marshall. –Podría contratar telequinéticos –señaló Pax, su tono aún más frío. Interesante. Si el hombre hubiera sido un lobo, Cooper habría dicho que estaba enojado. Pero como era un Psy del que se creía ampliamente estaba mortalmente en el Silencio, era sin duda un juego psicológico inteligente. –Sin embargo –continuó el otro hombre–, sería más eficiente el tenerlos como socios. La discusión resultante fue dura y enfocada por completo en los negocios. Cooper no hizo ninguna promesa, pero forjó un acuerdo que podría llevar a Hawke y a los otros tenientes, si, por supuesto, Pax pasaba otras ciertas pruebas. La ética y el medio ambiente incluidos. También estaba otra cosa. –¿Haces muchos negocios con Ming LeBon? –preguntó bruscamente. El macho Psy vaciló y Cooper tuvo la sensación de que era auténtico. Pax no se esperaba esa pregunta, no estaba preparado para ella. –Un pequeño porcentaje –dijo al fin–. ¿Por qué? Cooper se encogió de hombros. –El rumor allí afuera es que él va a empezar a sufrir pérdidas significativas. Es posible que desees retirarte antes que la mierda se expanda. –No iba a delatar nada, no con Ming plenamente consciente de que SnowDancer le declaró la guerra. –Gracias por el consejo. –El tono de Pax no reveló nada, pero un día después, la red financiera era un hervidero con la noticia de que el Grupo Marshall cortó todos los lazos con la Corporación LeBon. Al parecer, Pax Marshall eligió un bando.

205


Eso no querĂ­a decir que ĂŠl no fuera una cobra en la hierba.

206


Traducido por Lucrecia.

MING LEBON HABÍA terminado su conversación con Pax Marshall una hora atrás sin aprender nada sobre por qué el Grupo Marshall vendió de repente todas sus acciones en las empresas asociadas con Corporaciones LeBon. El joven arrogante telépata, que tomó las riendas del imperio Marshall, insistió en que la medida era simplemente “parte del plan de negocios a largo plazo de la familia”. Pero Ming escuchó susurros de sus espías dentro del Grupo Marshall de que Pax Marshall perseguía un lucrativo contrato con los lobos SnowDancer. Eso no podía ser una coincidencia. Él estaba enviando un mensaje ordenando a uno de esos espías que obtuviera más detalles cuando recibió una carta con el sello oficial de Trinidad. Establecía que todo el cuerpo de firmantes votó sobre su solicitud de adhesión. A pesar de los acuerdos a puerta cerrada que hizo, el voto no fue a su favor. Aplastó la carta en su mano. –SnowDancer. Ming no estaba acostumbrado a ser bloqueado tan descaradamente de cualquier cosa: la mayoría de las personas le tenían demasiado miedo para intentarlo. Tampoco estaba dispuesto a permitir que los lobos lo empujaran a una situación en la que perdería prestigio frente a todo el mundo. Las emociones no le importaban, pero el impacto en su base de poder podría ser catastrófico. Ya podía visualizar las consecuencias de este único rechazo contundente, ver las oportunidades perdidas, el alejamiento de sus alianzas financieras. Lanzando la carta arrugada a la basura, decidió que si SnowDancer y sus aliados querían una guerra, conseguirían una. Ming era un telépata de combate pero también era un maestro de la estrategia. Nadie lo podía vencer en ese campo

207


de batalla. Y desde luego no lo harían unos lobos impulsados por un deseo salvaje de venganza. –Envíame el borrador de mi propuesta –le dijo a su ayudante. Iba a finalizar esa propuesta, y después, cuando el momento fuera adecuado, lo enviaría a todas los grupos, incluidos los lobos y las Flechas. Él no haría esto a escondidas. No, él quería al mundo viendo y siendo testigo de la caída de Trinidad.

208


Traducido por Lucrecia.

LUCAS HABÍA ASIGNADO a varias personas para rastrear información sobre la manada de ocelotes vinculada con el asalto a Sascha y Naya, pero fue Dorian quien terminó haciendo la mayor parte del trabajo duro. Él se fracturó la pierna en el accidente, pero lo que ni Jason ni él dejaron saber en la escena, decidiendo que Sascha no necesitaba una preocupación adicional, fue que también sufrió varias costillas rotas y contusiones graves en la parte superior del pecho. Las costillas rotas eran un incordio común para todo el mundo, incluso Tamsyn no podía curarlas por completo, por lo que Dorian estaba fuera de servicio activo durante un par de semanas. Tamsyn también le ordenó al centinela que evitara poner peso en su pierna entablillada en una bota de plástico por tres de esos días. “O invertiré la curación que he hecho y estarás atascado con un yeso durante meses, en vez de los catorce días.” Como resultado, Dorian tomó su computadora portátil y fue a pasar uno de esos días en la cabaña de Mercy y Riley. Allí, según el mensaje que Lucas recibió de Mercy, el centinela rubio le hizo compañía, se aseguraba que Riley no se estresara demasiado, e investigó hasta el infierno a la manada ocelote. Estoy bastante segura de que está pirateando cosas que podrían hacer que lo encerraran ,

le

había escrito Mercy. Ten cuidado con los hombres de traje negro. Fue en el cuarto día de sus “vacaciones forzadas,” que Dorian, después de haber pasado el resto del tiempo instalado en su propia cabaña, envió una nota a Lucas: Tengo un informe sobre los ocelotes. Lucas podría haber solicitado esa información por el comunicador, pero quería chequear al centinela, ver si, de hecho, él estaba siguiendo las órdenes y recuperándose correctamente. Vaughn, Clay, y Emmett (al igual que Tammy, por supuesto), estuvieron entrando y saliendo de la casa de Dorian y, desde que fue

209


llevado allí, Ashaya mantenía a Lucas actualizado; sin embargo, su pantera no estaría satisfecha hasta que hubiera visto al otro hombre con sus propios ojos. Dorian, más que cualquier otro dominante en la manada, podía ser muy terco sobre sus lesiones. Siempre se presionaba demasiado a sí mismo, haciendo todo más rápido, un resultado del hecho de ser latente durante tanto tiempo, sin poder cambiar a su forma de leopardo. Donde otros podrían haberse entregado a la desesperación, Dorian canalizó su dolor en una incesante necesidad de superarse. Es el motivo por el cual se convirtió en arquitecto, entrenó para piloto, aprendió piratería, a la vez que era un francotirador experto. No solo para superar el dolor que surgía por no ser capaz de cambiar, sino también para mantener su mente ocupada y no volverse loco. El día Lucas que descubrió que Dorian había cambiado por primera vez, su alegría fue una fuerza salvaje en su interior. Hoy, cuando el centinela rubio se reunió con él en la puerta de su casa, vigiló su balance en la bota plástica, después exploró su pecho. –¿Cómo están tus costillas? Frotando con ligereza su camiseta suave de color gris oscuro, Dorian le dio una sonrisa de lado. –Casi curadas y no, no estoy mintiendo. Mi compañera insiste en hacerme un escáner todas las noches para comprobar el progreso de mi sanación. Como Ashaya era una científica (y más importante, amaba a Dorian con furiosa pasión), Lucas asintió. Por una vez, parecía que el centinela seguía las órdenes cuando se trataba de su salud. –¿Quieres hablar dentro o fuera? –La habilidad arquitectónica de Dorian se reflejaba en la casa que había construido. Era todo paneles de vidrio cubiertos de vegetación y follaje, a excepción de las zonas astutamente despejadas que dejaban entrar la luz del sol, hasta que estar dentro era como caminar en el bosque. Después del propio nido de Lucas, la casa de Dorian era su diseño favorito en el territorio de la manada. Pero hoy, su piel picaba, quería estar fuera. Aun así, ya que Dorian estaba lesionado y podría querer sentarse en un lugar cómodo en el interior, seguiría la preferencia del otro hombre. –Definitivamente afuera. Mira ese cielo –dijo Dorian en vez. Era un caldero de color, el sol en proceso de ponerse. –¡Keen! ¿Quieres patear tu pelota? –preguntó Dorian, mirando por encima de su hombro mientras salía.

210


–¡Sí! –La respuesta fue inmediata. El hijo adoptivo de Dorian corrió afuera segundos después, sosteniendo un balón de fútbol en las manos. –¡Hola, Lucas! –¿Cómo estas Keenan? –dijo Lucas, levantando al niño de seis años y medio de edad en sus brazos. –Obtuve una estrella dorada en la escuela. –Los ojos grises azulados de Keenan centellaban, el marrón oscuro de su piel brillaba desde el interior–. Por ayudar a mí amigo a adaptarse. –Bien. Haces a la manada sentir muy orgullosa. –Alborotándole el cabello, lo dejó de nuevo en el suelo, tanto el hombre como la pantera estaban felices de ver tal alegría trasparente en un niño que había sido demasiado solemne cuando llegó por primera vez a la manada–. Escuche que estás tomando clases especiales. –Se hizo evidente que Keenan era altamente dotado, pero aunque el trabajo escolar normal era tan fácil para él que estaba aburrido, no quería separarse del grupo de su edad. Sus padres estuvieron de acuerdo con su elección, al igual que Lucas. Incluso un niño dotado debe tener la oportunidad de ser un niño, de tomar clases de música y arte con sus amigos, practicar juegos con ellos durante los descansos, participar en actividades de grupo que se enfocaran más en la comunicación y el trabajo en equipo que en conocimientos específicos. “A los niños en el Silencio no se les permitía tener amigos”, le dijo Ashaya con la voz cargada de emoción, cuando se discutió la cuestión de la educación de Keenan. “No quiero esa soledad para mi hijo, y me temo que eso es lo que pasará si se salta grados y termina siendo mucho más joven que sus compañeros de clase”. Como resultado, DarkRiver autorizó un subsidio de educación especial que significaba que Keenan tenía un asistente del profesor cuya tarea era trabajar con él en lecciones más avanzadas, mientras que permanecía entre sus compañeros habituales. Cuando la clase era de matemáticas, Keenan también hacía matemáticas, solo que en un nivel más adelantado. Cuando era hora para una lección de deportes o música, tomaba la clase con sus compañeros. Ashaya y Dorian podrían haber pagado con facilidad al ayudante del profesor, pero los cachorros eran considerados responsabilidad de la manada en su conjunto, pues eran el corazón de esta.

211


Era el honor de un alfa asegurarse de que tenían lo que necesitaban para prosperar. –¡Sí! –Keenan saltó de arriba abajo delante de Lucas–. El nombre de mi nueva maestra es Shonda y hace que mi cerebro duela. –¿Es eso algo bueno? –preguntó poniéndose en cuclillas, al nivel de Keenan. Un asentimiento vigoroso. –Me gusta pensar detenidamente. –Miró a Dorian–. ¿Me miraras patear la pelota, papá? Ya puedo hacer un gol a veces. Cuando Lucas se puso de pie, sintió más que ver la emoción que golpeó a Dorian por la inocente petición. –Lucas y yo te observaremos mientras hablamos –respondió el centinela, tragando grueso. Con una sonrisa luminosa como el sol, Keenan corrió una corta distancia, a una sección cubierta de hojas en frente de la cabaña, mientras Lucas y Dorian se apoyaban en los árboles. –Es un puñetazo en el corazón cada vez que me llama papá –admitió el centinela en un tono ronco–. Justo en este jodido sitio. –Presionó en su pecho justo encima de su corazón, como si el órgano le doliera. –¿Cuándo comenzó? –Después de lo de la pierna. –Dorian tocó el plástico transparente con tinte ligeramente verde–. Dijo, “¡papá, es igual al que tenía en mi brazo!” –El centinela sonrió–. Estaba tan excitado y todo fue tan natural. Como si no fuera la gran cosa, ¿sabes? Excepto que lo es para mí. Lucas entendía. Ganarse la confianza de un niño, era un regalo que nada podía superar. –Noticias de BlackSea –dijo al silencio emotivo–. Han reducido la visión de Tanique del “Embarcadero d’ Edward” a veinte posibles lugares y están planeando comprobarlos uno a uno. Por supuesto, eso si el lugar está siquiera en Canadá. Dorian se cruzó de brazos. –Me siento tan puñeteramente inútil. –Estamos aquí si BlackSea nos necesita. –A pesar de sus palabras racionales, Lucas sentía la misma frustración que rondaba a Dorian. Ser un dominante era ser un protector–. En este momento, Miane y sus tenientes tienen que estar enloqueciendo. –Leila Savea era solo una de los muchos desaparecidos de Blacksea.

212


–Síp. –Una larga pausa–. Me recuerda a Kylie. Cuando sostuve a mi hermanita en mis brazos y no había nada que pudiera hacer para traerla de vuelta a la vida. El recuerdo destrozó a Lucas. El de una compañera de manada risueña y joven cuya vida fue robada de una manera sangrienta y brutal. –Hicimos pagar al hijo de puta que le hizo daño –respondió con un gruñido–. Nada podrá devolverle la vida, pero nunca olvides que le hicimos justicia a su memoria. Dorian asintió. –Veo a Keenan y siento este profundo dolor en mi interior porque nunca conocerá a la tía divertida y amorosa que habría tenido. Casi puedo ver cómo podría haber jugado con él, cómo le habría enseñado a driblar. –Tragando grueso, sonrió cuando Keenan hizo un gol–. Pero creo que ella está cerca, velando por nosotros. Kylie haría eso. Ashaya salió de la cabaña antes que Lucas pudiera responder, con dos tazas en sus manos y descalza. Su cuerpo estaba envuelto con una simple túnica color naranja que resaltaba su piel de un tono más oscuro que la de su hijo, así como realzaba los ojos de color gris azulado que compartía con Keenan. –¿Café? –Su sonrisa era como la luz del sol, desterrando la oscuridad, y sus ojos se centraron en Dorian, como si hubiera sentido el dolor que había ondulado sobre el alma de su compañero, saliendo en respuesta de este. –Gracias, Shaya –dijo Lucas, deliberadamente usando el apodo de Dorian para ella como un reto silencioso para atraer al centinela de vuelta al hermoso presente. Si hay una cosa que Lucas sabía, era que Kylie solo habría querido alegría para su adorado hermano mayor. La provocación funcionó. Gruñendo bajo en su garganta mientras aceptaba su propia taza, Dorian arrastró a Ashaya a su lado, los rizos rebeldes de su cabello suelto brillaban con los reflejos de la luz vespertina. –¿Por qué le trajiste café? –se quejó él–. Ahora nunca se ira. Ashaya rio y besó a Dorian, sus dedos tocando su mandíbula por un largo rato antes de volverse hacia Lucas. –¿Oíste de Mercy tratando de hacer flexiones? Lucas se carcajeó tanto que casi escupió su café. –¿Lo logró?

213


–Me dijo que llego a siete cuando Riley la hizo detenerse –contó Dorian, su leopardo muy divertido en sus ojos–. ¿Puedes imaginar su rostro cuando la encontró? La imagen no tenía precio. –Pobre Riley. –Lucas tenía una buena idea de lo Mercy estaba haciendo con sus payasadas, porque cuando una cambiante femenina dominante depredadora amaba, amaba con cada onza de su ser. –Mientras estuve allí –añadió Dorian–, empecé a entender por qué. Pretendí que mis costillas me estaban matando y que necesitaba todo tipo de asistencia. En un momento pensé que Riley iba a estrangularme. Negando con su cabeza con risa reprobadora, la compañera científica de Dorian le golpeó suavemente el pecho al mismo tiempo que Keenan la llamaba. –Los dejaré para que hablen tranquilos. He estado en el laboratorio todo el día trabajando en el implante de la Alianza Humana. –Su sonrisa se desvaneció un poco–. Me hará bien estirar las piernas con nuestro jugador de futbol estrella. Dorian cerró su mano sobre la suya, sus cejas juntas. –Aguarda. ¿Qué es lo que no estás diciéndonos? Ashaya se aseguró con una mirada que Keenan estuviese entretenido en su juego antes de responder. –Aún no lo sé con seguridad. –Su voz preocupada–. Pero… tengo el mal presentimiento que los implantes van a empezar a fallar en meses, o incluso antes. No me refiero simplemente en la efectividad. Me refiero a una degradación que impactara en el cerebro. Lucas inhaló con brusquedad, la diversión diluyéndose por completo. –¿Estás hablando del mismo implante que está en la cabeza de Bo? – preguntó, refiriéndose al eficaz líder de la Alianza Humana–. ¿El que protege su mente contra la manipulación psíquica? –Los escudos naturales humanos eran mucho más débiles que los que poseían los cambiantes, que eran fuertes como una roca. –Aún no he compartido mis preocupaciones con él –dijo Ashaya, asintiendo–. Amara y yo queremos estar seguras más allá de cualquier duda, porque el primer grupo que recibió los implantes ya superó la etapa en que la extirpación quirúrgica sería segura. Ese grupo incluía a Bo y a sus directores principales.

214


–No diré nada –prometió Lucas. Dorian abrazó a Ashaya contra él, murmurándole mientras ella asentía y le susurraba en respuesta. –Mierda –dijo Dorian luego que Ashaya fuera a jugar con Keenan–. Si esos implantes fallan, perderemos a Bo. Eso sería desastroso. Aunque el otro hombre cometió grandes errores en sus interacciones iniciales con DarkRiver y SnowDancer, había demostrado tener el pensamiento frío con el que se podría construir una relación. Incluso más importante, tenía el carisma y la pasión para alcanzar a millones de seres humanos y convencerlos de creer en la vital importancia de unirse bajo la bandera de la Alianza. Si se pierde a Bowen Knight, la Alianza se desintegraría, de eso Lucas estaba convencido. No era lo suficientemente fuerte como para sobrevivir sin él, todavía no. Y si perdían la Alianza, Trinidad caería. El mundo no podía permitirse el lujo de perder Trinidad. En el instante en que lo hiciera, el Consorcio interferiría y reinaría el caos. –Esperemos que Ashaya y Amara desestimen su propia teoría –dijo Lucas, con expresión sombría. Era una esperanza muy pequeña: juntas, Ashaya y su gemela eran las mejores del mundo en su campo. Los ojos de Dorian reflejaban el mismo conocimiento sombrío, pero se limitó a asentir. –Entonces, los ocelotes. –Su expresión se oscureció aún más–. Nuestra información antigua estaba sin actualizar. Ellos sí solían ser una manada pequeña pero fuerte y estable en su región, sin embargo quedaron atrapados en la locura que afectó a los Psy. –¿Estás hablando literalmente? –El intestino de Lucas se tensó al recordar la violencia asesina que casi desintegró la raza Psy al inicio de este año. –Sí. SkyElm estaba, aún esta, ubicada al lado de una gran comuna Psy. Los ocelotes tienen un montón de espacio para desplazarse, pero el principal asentamiento de la manada ha estado siempre cerca de la frontera, una cosa histórica que nadie se molestó en cambiar porque las dos partes se mantenían alejadas una de la otra. –Echando un vistazo a su compañera e hijo cuando se rieron, Dorian exhaló–. Pero, cuando los Psy comenzaron a perder la cabeza a causa de la mierda que estaba pasando en la PsyNet, la manada quedó atrapada. – Dorian bebió más de su café, pero no pareció saborearlo, su mente estaba en lo que descubrió–. No puedo entender por qué diablos el alfa no movió a su pueblo,

215


porque el estallido en la comuna ocurrió después de los primeros brotes importantes en Nueva York. Y desde ese momento, pensó Lucas, todo el mundo sabía que los Psy ordinarios de repente se convertían en vecinos mortales. –¿Cuántos? –preguntó en voz baja. Dorian no estaría tan afectado si la manada hubiese perdido dos o tres miembros. Las palabras del centinela fueron brutales. –Solo hay siete supervivientes. De una manada de noventa y tres. La mano de Lucas se apretó con tanta fuerza que su taza casi se rompió. –¿Cómo es eso posible? –La tasa de bajas era demasiado alta para una manada cambiante depredadora contra unos locos sin raciocinio. –Los ocelotes estaban desequilibrados. –Los ojos de Dorian se volvieron astillas de hielo–. SkyElm tenía demasiados ancianos y niños, y no suficientes dominantes agresivos físicamente capaces de defender a la manada. Con garras empujando en su piel, Lucas tuvo que hacer un esfuerzo consciente para no gruñir. Él trataba de no juzgar a otros alfas, pero la situación que Dorian estaba describiendo nunca debería haber ocurrido. Era responsabilidad de un alfa asegurarse que tenía una cantidad equilibrada de dominantes en su mejor capacidad. A veces, eso significaba hacer un llamado a manadas amigas para que enviaran a hombres y mujeres jóvenes e intrépidos que querían ocupar posiciones de más alto nivel de lo que podrían esperar en sus propias manadas de la misma edad. Otras veces, significaba tomar la difícil decisión de disolver la manada mediante la solicitud de integración con otra más grande. –Incluso si los ocelotes no tenían a nadie con quien pudieran fusionarse –dijo Lucas–, ellos pudieron haber pedido reclutas procedentes de otras manadas felinas. –Alfas comprensivos como Lucas habrían autorizado transferencias temporales para apoyar a SkyElm hasta que la inestable manada tuviera suficientes miembros permanentes–. ¿Por qué no lo hicieron? –Sí hicieron la petición –dijo Dorian, sorprendiendo a Lucas–. El problema era que solo querían ocelotes, ningún otro tipo de gatos. Es por eso que nunca nos llegó una solicitud de ayuda. –Se encogió de hombros–. No hay muchos ocelotes en el país y aunque las otras manadas están sanas, son también pequeñas, no pueden permitirse el lujo de perder miembros. Sin embargo –el tono cortante de

216


Dorian fue más duro–, todos ellos, todos y cada uno, se ofrecieron a aceptar una solicitud de fusión si lo requerían. SkyElm dijo que no estaba interesada. Eso era pura arrogancia, y había dado lugar a la destrucción de casi toda una manada. –Los supervivientes, ¿quiénes quedaron? –Dos de ellos son niños –comenzó Dorian–. Vivos porque un sumiso los cogió en medio de la carnicería, y los arrojó en una habitación, después se atrincheró en el interior con ellos, cortando las manos de cualquiera que tratara de pasar. Lucas gruñó en señal de aprobación. Eso era exactamente lo que un compañero de manada sumiso estaba destinado a hacer en tales circunstancias, tomar cualquier niño en su cercanía y mantenerlos seguros. Al menos un miembro de SkyElm sabía cuál era su deber. –Solo dos soldados –continuó Dorian–. Ambos fueron gravemente heridos en los combates, pero ahora están en plena forma. La sanadora de la manada está viva; ella estaba en la primera fila, pero el alfa hizo que se retirara antes que fuera herida con demasiada gravedad. Una de las únicas buenas decisiones que parece haber tomado. –¿El Alfa está vivo? Con la expresión plana, Dorian asintió. –Hable con un amigo en la zona, dice que según algunos humanos que quedaron atrapados en los edificios cerca del enclave entre Psy y SkyElm y observaron mientras la lucha sucedía, los dominantes de la manada protegían al alfa por encima de todos los demás. Eso no era necesariamente una decisión incorrecta; un alfa muerto podría colapsar la cohesión de una manada, sobre todo si desde el principio se trataba de una manada débil. Sin embargo, en una situación donde los cachorros estuviesen siendo asesinados, proteger esas vidas vulnerables debería haber sido la única prioridad tanto para los dominantes como para el alfa. Si alguna vez llegaba a suceder una situación tan terrible en DarkRiver, incluso los ancianos más frágiles tomarían las armas y formarían una línea de defensa. Entonces Dorian dijo lo más increíble: –Perdió a su propio cachorro y a su compañera. Parpadeando, Lucas miró fijamente a su centinela.

217


–¿Cómo es eso posible? –En una batalla donde Sascha y Naya estuvieran bajo amenaza, Lucas lucharía hasta la muerte para protegerlas. Nadie lo sobrepasaría, excepto si lo desgarraban en malditos pedazos. –No creo que fuera a propósito –dijo Dorian, aunque la cólera vibraba en su voz–. Por lo que pude concluir, SkyElm dejó un lado de su asentamiento sin protección, creyendo que el peligro estaba solo en la frontera. Se escuchó el sonido de algo quebrándose, el café derramándose en el suelo del bosque. –Mierda. –Poniendo la taza agrietada en el suelo, Dorian se sacudió el café que se había derramado en sus dedos–. Puedes imaginarte el resto. Lucas pudo y no fue bonito. –No pareciera que SkyElm tuviese la capacidad de organizar un secuestro de ningún tipo, y mucho menos contratar a un grupo de mercenarios. ¿Y por qué demonios querría atacar a DarkRiver cuando podría habernos pedido ayuda? Lucas habría aceptado a los refugiados sin dudar, DarkRiver era lo bastante grande y estable como para integrar a los siete supervivientes y proporcionarles toda la ayuda que necesitaran. Aunque la gran mayoría de DarkRiver estaba conformada por cambiantes leopardos, la manada incluía Psy, humanos, un jaguar, y varios miembros linces. De hecho, era la mejor manada para que SkyElm se hubiera acercado después de la matanza. En especial porque, a diferencia de los alfas de las manadas más pequeñas, Lucas no se habría preocupado por un desafío de dominación por parte del alfa de SkyElm. Él era demasiado fuerte, se había mantenido en el poder por demasiado tiempo, y sus centinelas eran leales hasta la medula. Dorian se pasó los dedos por su cabello. –La cosa es que aunque SkyElm era pequeña, tiene un par de patentes, cortesía de dos compañeros de manada de edad avanzada que inventaron las cosas y firmaron las patentes para la manada en su conjunto. Bastien rastreó el dinero generado por las patentes y dice que hace un mes, alguien transfirió dos millones de dólares de ello a un banco internacional y allí el rastro termina. De ahí, se dio cuenta Lucas, podría haber sido traspasado a los mercenarios. –Necesito hablar con el alfa de SkyElm cara a cara. –Sin importar su desdén por las decisiones del otro hombre, Lucas no lo culparía del intento de secuestro de Naya sin pruebas sólidas. El Consorcio era demasiado bueno en poner a aliados uno contra otros, creando fracturas que antes no habían existido.

218


–¿Tienes intención de abandonar el territorio DarkRiver? –Dorian se enderezó, el leopardo estaba presente en el verde salvaje de sus ojos–. Luc, sabes que eso no es buena idea. –No le puedo pedir que venga aquí, no cuando puede estar roto. –El otro alfa perdió su manada, su compañera, y a su hijo en un único y horrible día. Lucas no le desearía tal infierno a nadie–. Tengo que ir a él.

219


Traducido por Lucrecia.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

30 de abril de 2074. Nina: Los aldeanos están seguros. Los asesinos Psy se han rendido y retirado, las personas que salvamos saben que deben permanecer ocultas en su nuevo hogar hasta que las cosas cambien en una mayor escala. Hoy, por primera vez desde que te perdí, desde que nuestro pueblo fue asesinado, sentí a Dios de nuevo en mi corazón. Y en el rayo de luz del amanecer que tocó la cara tranquila de un niño al dormir, vi esperanza. El soldado Psy, con quien trabajo en la oscuridad para frustrar a sus compañeros asesinos, no le mostró a nadie su cara, pero los aldeanos conocen la mía, confían en ella. Después de todo, yo soy uno de ellos, mi piel es del mismo tono oscuro, mis rasgos familiares, mi lenguaje el de ellos, mi raza humana. Sin embargo, ahora parece que también soy un rebelde en un sentido que no podría haber predicho solo meses atrás. Lucho junto a un hombre al que una vez habría asesinado por el simple hecho de ser un Psy, y porque fueron los Psy quienes me robaron todo tan brutalmente. Eso me avergüenza y aun así lo escribo aquí porque quiero que sepas en lo que me he convertido desde que te perdí. Lo bueno y lo malo. Nina… te extraño. Xavier.

220


Traducido por Lucrecia.

VEINTICUATRO HORAS DESPUÉS que Dorian hablara con Lucas sobre SkyElm, los centinelas y la compañera de Lucas se unieron para ocultar su ausencia, mientras él salía fuera del territorio. El hecho de que estuviera solo había preocupado a la mayoría de su gente, pero una pantera solitaria moviéndose en la noche era una sombra. Podría haber hecho el viaje por tierra y no existiría ningún riesgo de detección, incluso por otros depredadores cambiantes, pero eso llevaría demasiado tiempo, por lo que Lucas llamó a la persona que jamás esperó necesitar: Nikita Duncan. La madre de Sascha poseía más de una línea aérea, así como una flota de embarcaciones privadas. Ella le consiguió un vuelo no comercial en un pequeño avión pilotado por un hombre que, según le aseguró, no lo traicionaría incluso bajo amenaza de tortura. Sonaba bien, pero no estaba dispuesto a confiar en ninguno de sus empleados. Si Dorian no estuviera fuera de servicio, el centinela habría sido su piloto elegido. Aun así, ya que Nikita consideraba a Lucas fundamental para la seguridad de Sascha, probablemente estaba a salvo. Subiendo las escaleras del avión que ya estaba precalentado y listo para salir, en una pista aislada fuera de la ciudad, aventó su pequeña maleta en el interior, se montó en él y reconoció el olor del piloto. –¿Cuándo demonios obtuviste una licencia de piloto? Max Shannon puso su brazo sobre el respaldo de la silla y sonrió por encima del hombro de su camisa blanca, sus rasgos eran una espléndida mezcla de raza caucásica y asiática con su cabello negro bien cortado. El hoyuelo que tenía en la mejilla izquierda fascinó a Naya la última vez que Max y Sophie visitaron el territorio DarkRiver. La cachorra de Lucas lo había tocado todo el tiempo, como si tratara de averiguar cómo fue hecho.

221


–Me pareció que un jefe de seguridad tendría que tener esa buena habilidad – dijo Max en respuesta a la pregunta de Lucas–. En especial cuando la mujer que pretendo proteger está constantemente en aviones. –Tocó ligeramente el panel de control frente a él–. Los chequeos pre-vuelo están hechos. –El otro hombre comenzó a levantarse–. Solo tengo que cerrar y bloquear la puerta. –Yo lo haré. –Gracias a Dorian, Lucas estaba familiarizado con el proceso, pero se aseguró de que Max tuviera una línea de visión clara de sus acciones–. ¿El piloto lo aprueba? Con un pulgar hacia arriba, Max miró hacia delante. –¿Quieres sentarse en la silla del copiloto? –Y dónde más –dijo Lucas antes de deslizarse en el asiento. Se le había olvidado que existían dos personas en la organización de Nikita en quienes sí confiaba: Max Shannon y su esposa, Sophia Russo. Max había ayudado a DarkRiver más de una vez, además, como Sascha y Sophia eran amigas, Max estaba a menudo en la órbita de Sascha. Y la compañera empática e intuitiva de Lucas nunca ha captado nada malo sobre el ex policía. Tampoco lo hizo Lucas. Y lo más importante, los cachorros adoraban a Max. Él era uno de los chicos buenos. –Te das cuenta que tu gusto actual de empleador es inexplicable, ¿verdad? – comentó Lucas después de levantar el auricular que Max le señaló. El otro hombre se encogió de hombros y se puso su propio auricular. –Sophie y yo vivimos con la esperanza de que atraeremos a Nikita al lado de la luz. –Una repentina sonrisa que reveló de nuevo el hoyuelo en su mejilla izquierda. La vista le trajo recuerdos de su cachorra, su pantera al acecho en la superficie de su piel–. Lo que podría ocurrir incluso en este siglo, ahora que Anthony está en el panorama. Resoplando, Lucas hizo un gesto hacia las luces del panel de control. –¿Cuánto tiempo llevas volando? –No te preocupes. Este es mi primer vuelo real, pero mi instructor dijo que será igual al simulador. –Muy divertido, Shannon. ¿Le contaste ese chiste también a Nikita? –Solo le cuento a tu suegra chistes de toc-toc –respondió Max con cara seria, antes de empezar a rodar por la pista privada marcada por pequeñas balizas brillantes–. Por alguna razón, nunca responde “¿quién es?”, por lo que todo el proceso llega a un final prematuro con el toc-toc. Eso me deprime todo el tiempo.

222


Riéndose, Lucas no volvió a hablar hasta que estuvieron en el aire después de un despegue suave, San Francisco era una brillante extensión a su izquierda. –¿Tienes las instrucciones? Max asintió. –El plan era que me quedara en el avión, mientras tú merodeas en la oscuridad. –¿Era? –Estoy ofreciendo acompañarte por si necesitas apoyo. Lucas lo consideró. Max estaba tan bien entrenado como sus propios centinelas, y llevarlo no tendría ningún impacto en la seguridad del territorio de la manada. Sin embargo, sus razones originales para ir a solas, todavía aplicaban; cuando se trataba de sigilo, una pantera solitaria tenía la mejor oportunidad de acceder sin ser detectada. También existía algo más a considerar. –No –le dijo al otro hombre–. Necesito saber que el avión está listo para salir en el instante que llegué a la pista de aterrizaje. No puedo correr el riesgo de que alguien lo sabotee. –Lucas no podía permitirse el lujo de estar lejos de DarkRiver por mucho tiempo, no dado el grado de visibilidad que tenía últimamente, cortesía de su papel con Trinidad. Alguien notaría su ausencia–. El hombre al que voy a ver es mucho más débil físicamente que yo, por lo que el problema de seguridad es mínimo. –Podría ser una trampa –dijo Max, con la sombría claridad del jefe de seguridad de una mujer que mucha gente quería matar–. ¿Estás preparado para eso? ¿Y las manadas depredadoras no tienen reglas sobre la entrada en el territorio de otros? –Voy a recorrer tierra sin reclamar por cambiantes hasta que llegué a la frontera de SkyElm –advertirles de su llegada no estaba en los planes–. Con respecto a la posible emboscada, los veré mucho antes de que ellos siquiera obtengan un vistazo de mí. –Ser negro azabache tenía ventajas significativas, las cuales Lucas tenía la intención de enseñar a su hija tan pronto como creciera un poco más. Por supuesto, sería una endiablada lucha encontrarla cuando ella estuviese siendo traviesa, pero Lucas lo prefería a no enseñarle las habilidades que podría utilizar para protegerse a sí misma en caso de estar atrapada sola y lejos de

223


cualquier ayuda. Ella era feroz, su cachorra, pero mientras fuera pequeña, le enseñaría a esconderse y esperar. Esconderse y esperar. Un niño pantera no podría ganar contra combatientes adultos. Lucas lo sabía de primera mano. –Pantera en la oscuridad. –Max silbó–. Síp, bien, buen plan. ¿Qué harás con la ropa cuando llegues? –Los humanos están tan apegados a la ropa –comentó Lucas, sonriendo. –No me vengas con esa basura. –El ex policía lo apuntó con un dedo–. No vas a enfrentar a otro hombre mientras él esté vestido y tú no. Lo cierto es que Lucas no tendría ningún problema en hacer eso, sobre todo porque sabía que su dominio superaba con creces al del alfa ocelote. Pero, en este caso, probablemente no tendría que hacerlo. –Alguien siempre olvida su colada fuera. Tomaré lo que necesite. –Si no, haría la confrontación en su piel, lo cual, y esto Max lo desconocía, probablemente pondría aún más nervioso al otro alfa. Los modales civilizados, incluyendo el uso de la ropa, venían de la parte humana de la naturaleza de un cambiante. La comodidad con sus cuerpos, ya sea con pelaje animal o piel humana, provenía del núcleo primitivo de su animal. Un enemigo podría ser capaz de negociar con la parte civilizada, pero el animal reaccionaba por instinto puro y sin diluir. Y una pantera alfa impulsada por instintos violentos de protección era un depredador que nadie quería enfrentar. –Hay una bolsa de lona allí atrás con algunas armas. –Max señaló con el pulgar a la parte trasera del avión–. Las empaque por si acaso, pero supongo que no puedes llevar nada, ¿verdad? –No, no sin perder mi velocidad y camuflaje. –Había corrido como pantera antes con un pequeño paquete, pero cambiaba las líneas elegantes de su cuerpo, haciendo que destacara–. No creo que esto vaya a ser ese tipo de confrontación. – Porque si los ocelotes en verdad tenían algo que ver con el ataque a Naya y no se les tendió una trampa, entonces ellos no tendrían ninguna razón para creer que fueron descubiertos. Dorian llevó a cabo su recolección de datos con extremo cuidado, y la gente con la que habló en la región eran aliados de DarkRiver. Dos nacieron como parte de la manada de Lucas, se trasladaron cuando se aparearon, pero todavía tenían un montón de familia en DarkRiver. El otro era un lobo SnowDancer, asentado

224


temporalmente en la región, mientras completaba la formación técnica avanzada de una especialidad muy poco común. No, los ocelotes no tenían ninguna razón para esperar que una pantera viniera tras ellos.

LE tomó a Lucas dos horas corriendo llegar a la base de SkyElm después que Max aterrizara el avión en una pista de aterrizaje privada que pertenecía a Nikita. Escondida en el centro de un área en expansión, la pista de aterrizaje estaba oculta a la vista de civiles por la configuración del terreno, e incluso si alguien le daba por ser curioso, la pista era utilizada oficialmente para operaciones de ganadería y para las necesidades de transporte de la gente que la dirigía. No había edificios en ningún lugar dentro de la línea visual. Max había iniciado las luces de la pista de aterrizaje por control remoto, una vez que se acercó lo suficiente. Las apagó en el instante en que tuvo el avión en el suelo y estacionado, dejando la zona de nuevo en completa oscuridad, la luna oculta detrás de las nubes. Sin embargo, la tranquilidad de la pista no era nada en comparación con el silencio atronador que rodeaba los nidos de los ocelotes. A pesar de que ya había cambiado para ese punto, tomando un par de pantalones vaqueros de una cuerda un kilómetro y medio atrás, los pasos de Lucas se mantuvieron como los de una silenciosa pantera, sin interrumpir la calma inquietante ni siquiera por un susurro. Tal vez el poder aplastante de este era porque sabía que una comunidad destinada a dar hogar a casi cien personas ahora solo contenía siete. Si bien, como los leopardos, los ocelotes eran solitarios por naturaleza, esta manada tenía una larga historia de vivir en estrecha proximidad con otros, probablemente debido al pequeño tamaño de su grupo. Los supervivientes tenían que estar traumatizados. Aplastando el surgimiento de la pena que provenía de las dos partes de su naturaleza, se recordó a sí mismo que SkyElm podría tener ayuda del Consorcio. Incluso si no lo tenía, los ocelotes salvajes eran en su mayor parte nocturnos, esa tendencia se presentaba en los cambiantes también, aunque en menor medida. No podía contar con que la manada estuviera dormida, incluso tan tarde en la noche.

225


En guardia, escaló los árboles y se mantuvo alto mientras se dirigía hacia los dos únicos nidos donde podía detectar olores frescos en lugar de la polvorienta soledad de las casas deshabitadas durante meses. La primera a la que llegó albergaba a los niños. Solo pudo ver sus pequeños cuerpos a través de la ventana cerrada: ambos estaban en forma de ocelote acurrucados muy juntos, mientras un hombre adulto yacía en una cama justo en frente de la puerta de la casa. Bloqueándola. Manteniendo a los niños seguros. El sumiso. Lucas aceptaría sin problema tal valor en su propia manada. Consciente de que le faltaba el sanador, el alfa, y los dos soldados, tomó extremo cuidado mientras seguía. No tenía dudas de que podría acabar con los tres dominantes, pero no quería convertir esto en un baño de sangre cuando esta manada devastada podría no haber tenido nada que ver con el ataque a Naya. En lugar de moverse al otro nido, dentro del cual ahora podía ver el suave resplandor de la luz, se quedó mortalmente quieto y escuchó. Su paciencia se vio recompensada diez minutos más tarde. Los soldados estaban abajo, ejecutando un perímetro apretado, tratando de proteger los restos de su manada rota. Esos dos tenían que estar sufriendo en demasía; no se suponía que los dominantes sobrevivieran a los vulnerables. Estaban construidos para luchar hasta la muerte. Si el alfa ocelote no tenía cuidado, podría perderlos a los dos a causa de sus propios demonios. Después de obtener la posición de ambos, Lucas recorrió en silencio a lo largo del camino de árboles hasta que se detuvo justo delante de la gran ventana abierta del nido donde dos personas estaban hablando. La propia ventana ofrecía una vista de una cocina vacía, era probable que los oradores estuvieran en la siguiente habitación. –Tienes que dormir, Monroe –declaró una voz femenina–. Has estado despierto durante cinco días seguidos a excepción de unas pocas siestas. –No, tengo que permanecer despierto. Tengo que proteger. –El tono de la voz masculina estaba mal, las palabras un poco apagadas. Cortadas. Rotas. –Eres nuestro alfa. –La mujer parecía al borde de las lágrimas–. Necesitamos tu guía ahora más que nunca, pero la falta de sueño te está volviendo errático. Gruñidos sonaron desde adentro, junto con el golpeteo de pies que se movían de atrás hacia adelante a través del piso, ida y vuelta.

226


–Monroe. –La mujer, que debe haber sido la sanadora, lo intentó de nuevo. Se las había arreglado para controlar sus lágrimas incipientes, sonando suave y persuasiva al decir–: Te he preparado una taza de té. Te relajará… El sonido de porcelana chocando con la tierra, las salpicaduras del líquido en la madera. –¡No necesito ningún jodido té! –Fue un gruñido. Preocupado por la sanadora y consciente de que los dos soldados probablemente no podrían oír la conmoción por sus posiciones de vigilancia, Lucas se precipitó hacia el nido a través de la ventana. Sus ojos ya se habían adaptado a la luz por lo que caminó por la cocina directamente hacia la sala de estar. El alfa se cernía sobre su sanadora, su cabello castaño veteado de gris, con sus mechones pegados a la cara, la piel pálida de su rostro con manchas rojas y sus puños apretados. La sanadora era una mujer de aspecto frágil, tal vez de ochenta años de edad. En su favor, ella no se estremecía, estaba, de hecho, aun intentando razonar con su alfa. –Monroe Halliston. –Lucas se apoyó contra una pared, deliberadamente escogiendo una postura no amenazante–. Tenemos que hablar. Dándose la vuelta con un gruñido, el alfa ocelote fue hacia él como un huracán. Lucas había esperado la instintiva reacción violenta, tuvo al otro alfa en el suelo en cuestión de segundos, las muñecas del hombre más viejo apretadas detrás de su espalda. Cuando la sanadora fue a tratar de pedir ayuda, él negó con la cabeza. –He venido a hablar –dijo en voz baja–. Si llamas a los soldados esto podría terminar de forma sangrienta. –La mujer de piel de ébano tragó, mirándolo a la cara, con los ojos marrones fijos en las líneas que lo habían marcado desde su nacimiento–. Lucas Hunter. DarkRiver. Enfurecido por el sonido de esas palabras, Monroe Halliston intentó apartarse del agarre de Lucas. Él lo mantuvo en su lugar con un aumento en la presión. –Vine a hablar –reiteró. –¡No quiero hablar con el hijo de puta que ayudó a los Psy a asesinarnos! La sangre de Lucas se heló. Tomando una decisión rápida, volvió su atención hacia la sanadora. –Llama a los soldados –ordenó–. Diles que no estoy aquí para derramar sangre, pero lo haré si no entran por la puerta en los siguientes dos minutos. –

227


Había hecho un reconocimiento completo antes de acercarse a los nidos, sabía que no existía ninguna amenaza que pudiera ser peligrosa, mientras los dominantes estuviesen lejos de su vigilancia. –¡No sigas sus órdenes! –gritó el alfa, pero la sanadora pareció darse cuenta que Lucas hablaba muy en serio. Corriendo a la puerta, ella llamó a los dos dominantes. Aparecieron sin aliento en la puerta dentro de los dos minutos asignados, tiempo durante el cual, Monroe deliraba y despotricaba. Lucas empujó al otro alfa sobre sus pies, pero mantuvo sus ojos en los soldados, notando su condición andrajosa, las bolsas bajo sus ojos. –Mantengan sus manos a la vista –dijo en un tono que no admitía desobediencia–. Mi pelea no es con ustedes. –Usted sostiene a nuestro alfa como rehén. –Fue una declaración cansada de la parte masculina de la pareja–. Tenemos que actuar. –Los incapacitaré en cuestión de segundos –dijo Lucas sobre los gritos de Monroe para que intervinieran–. En cuyo caso sus compañeros de manada restantes, incluidos los cachorros, quedarían indefensos. Los dos soldados miraron a Monroe, quien seguía exigiendo que lucharan. Con expresiones tensas, dieron un paso hacia atrás para tomar posiciones de vigilante junto a la puerta, con las manos cruzadas delante de sus cuerpos como pidió Lucas. Sus acciones le dijeron que la relación alfa-manada había estado casi rota mucho antes que él llegara, las órdenes irreflexivas de Monroe solo pusieron el último clavo en el ataúd. Sosteniendo las muñecas del otro alfa en un agarre irrompible, Lucas agarró un pañuelo de color azul marino del piso. Debió haber sido de la sanadora. Arrastró al alfa hacia una silla, y después utilizó el pañuelo para atarle las manos en la parte posterior de la misma, de modo que pudieran tener una conversación cara a cara. No creía que Monroe Halliston estuviera pensando con la suficiente claridad para intentar romper sus ataduras cambiando parcialmente, pero si lo hiciera, Lucas haría lo que tenía que hacer para controlar al otro alfa. –¿Culpas a DarkRiver de la muerte de tus compañeros de manada? Con los ojos ahora de un marrón verdoso pálido, las pupilas negras alargadas, el alfa mostró sus dientes.

228


–¡Todo comenzó contigo! –gritó–. Contigo y tu compañera Psy. –Escupió en el suelo, como si hubiera probado algo horrible–. Sin ustedes, los Psy habrían permanecido en su mundo y nosotros en el nuestro. A salvo. Este no era el momento de contarle al macho ocelote sobre la podredumbre en la PsyNet y cómo infectó las mentes Psy. Los brotes de locura habían sido inevitables. Fue Sascha y otros empáticos como ella quienes evitaron que las masacres se volvieran peores. Sin el efecto domino de la deserción de Sascha, era posible que esos Es jamás hubieran despertado a tiempo. –Contrataste a mercenarios para secuestrar a mi hija –dijo, con una sensación de pesadez en el estómago. Una mirada astuta se dibujó en el rostro de Monroe Halliston a la vez que la sanadora se llevaba una mano temblorosa a la boca, mientras los dos soldados palidecían visiblemente. –Pruébalo. –Fue un reto.

229


Traducido por Lucrecia.

–¿TUS COMPAÑEROS DE manada saben sobre los dos millones de dólares que transferiste a una cuenta extranjera en las Islas Caimán? –preguntó Lucas–. Los mercenarios dijeron que la tarifa completa fue de cuatro millones. –Una cantidad irresistible–. El segundo pago habría acabado con los ahorros de tu manada. El alfa ocelote frunció los labios, pero la sanadora habló antes que pudiera decir más insultos. –¿Cómo pudiste? –Fue un susurro tembloroso. –Ese dinero era lo único que nos quedaba para darles a los cachorros. ¡Sus padres se han ido, sus abuelos se han ido, sus amigos se han ido! Al menos con ese dinero, podrían haber tenido una buena vida, ¡tener opciones! –¡Cállate y lárgate de aquí! –dijo el alfa, mostrándole los dientes a la mujer de edad avanzada. Él no pareció darse cuenta de la reacción de sus soldados, pero Lucas lo hizo. Ambos miraban a su alfa no solo en estado de shock… sino también disgustados. La sanadora era sagrada en una manada estable. Nadie, nadie en la manada de Lucas, se atrevería a insultar a Tamsyn. Él a veces podría estar en desacuerdo con ella, incluso podría enojarse con ella en muy raras ocasiones, pero ni siquiera él jamás le hablaría en ese tono. –¡No! –El cuerpo de la sanadora temblaba cuando se paró al lado de Lucas–. Tú ya no me das órdenes. No sé quién eres, ¡pero no eres mi alfa! Silbando y gruñendo, el alfa ocelote trató de levantarse con silla y todo. Lucas lo tiró de vuelta al suelo pero no habló. Al contrario, dio a la sanadora la oportunidad de decir cualquier otra cosa que necesitara. –¡Saquen a esta traidora de aquí! –gritó Monroe Halliston a los otros dos dominantes, ignorando a la sanadora. Estos no respondieron. El una vez alfa, los había perdido.

230


Como si también se diera cuenta de eso al mismo tiempo, el hombre mayor empezó a gritar. –¡Son unos tontos! ¿No ven lo que hizo? ¡Él abrió las compuertas y nosotros fuimos atrapados en la inundación! ¡Sus hermanos y hermanas y padres todavía estarían vivos sino fuera por él! Mi compañera estaría viva. ¡Mi hijo estaría vivo! – Otro gruñido gutural–. ¿Por qué él debería quedarse con su hija mestiza cuando mi hijo está muerto? Sus garras se deslizaron hacia afuera, pero obligó a la enfurecida pantera a que fuera paciente. Existía más aquí de lo que se veía a simple vista. Monroe estaba demasiado inestable para lograr lo que parecía haber conseguido. En primer lugar, porque de acuerdo con la conversación que Lucas mantuvo con Bastien antes de salir hacia Texas, Monroe no podría haber hecho la maniobra financiera. “Él no tiene la habilidad necesaria”, le dijo el hombre a cargo de los activos financieros de DarkRiver. “¿Los pasos que tomó para mover ese dinero desde la cuenta en las Caimán sin dejar ningún tipo de rastro? Se requiere años de experiencia y un conocimiento profundo del sistema bancario.” Bastien había pasado una mano por el rojo oscuro de su cabello, sus ojos verdes agudamente inteligentes. “Para decirlo de otro modo, tú no podrías hacerlo y tienes mucha más experiencia financiera que el alfa ocelote. La única persona en San Francisco que podría hacerlo está hablando ahora contigo.” Y puesto que el nivel de conocimientos de Bastien era bastante extraordinario, era muy improbable que Monroe Halliston simplemente hubiera contratado a alguien. En especial cuando Bastien no encontró ningún indicio de que el ocelote hubiera pagado algún dinero adicional a los dos millones para los mercenarios. Ninguna persona así de buena trabajaba gratis. A menos que tuvieran un motivo ulterior. –¿Niño mestizo? –Una de los soldados SkyElm dijo en la aturdida calma, con voz temblorosa–. ¿Eso es lo que también piensas de mí? Después de todo, mi padre era un ser humano. Su antiguo alfa se la quedó mirando y cuando habló, reveló mucho más de lo que pretendía. –Habría sido mejor para el mundo si todos nos hubiéramos quedado en nuestras esquinas separadas, humano, Psy, y cambiante. –El tono del ocelote era como granito, duro y afilado–. Este mal llamado Acuerdo Trinidad, solo va a

231


conducir a más muerte y destrucción. –Cada vez en mayor volumen, agregó–: ¡Las personas más inteligentes ya se han dado cuenta de ello! ¡Están trabajando para devolvernos a lo que debimos haber sido desde el principio! Eso sonaba muy parecida a la retórica del Consorcio, aunque Lucas no estaba dispuesto a confiar en conjeturas. –Esas no son tus palabras –dijo el soldado masculino, con un tono tranquilo pero que demandaba atención, antes que Lucas pudiera hablar–. ¿Con quién nos traicionaste? Monroe se sacudió. –¡Yo no traicioné a esta manada! – Su voz brusca por la fuerza de su pasión y determinación–. ¡Todo lo que hice fue por ustedes! –¿Ah sí? –preguntó el soldado–. ¿Qué intentabas hacer con la cachorra DarkRiver? ¿Asesinarla en venganza? El hombre que una vez fue el alfa de estas personas palideció de repente, dándose cuenta de lo lejos que había llegado. –Por supuesto que no –susurró–. Yo no mato niños. –Entonces, ¿dónde se suponía que ella iría? –insistió el soldado–. ¿Esperabas que tomáramos tu palabra y la aceptáramos como caída del cielo, aunque DarkRiver habría rasgado el mundo buscándola? –¡Mis amigos hicieron preparativos para que la niña fuera transportada a Australia! –estalló Monroe Hallistor por la pregunta sarcástica. Sus huesos temblando violentamente. –¿Qué amigos? –preguntó la sanadora. –Nunca supe sus nombres. –¿Confiaste en extraños anónimos? –Extraños que veían la verdad, que querían ayudarnos a obtener nuestra venganza. –Una sonrisa que intentaba intimidar–. El barco estaba listo y esperando en el puerto de San Francisco. Eso era lo más inteligente de ello; nuestros enemigos habrían estado escarbando para encontrar pistas y todo el tiempo, la niña habría estado encerrada en un barco en su propio territorio. –Eres un tonto si crees que eso hubiera funcionado –dijo Lucas en voz baja, aunque su sangre estaba embravecida. Él no necesitaba nada más de esta patética excusa de alfa. Su gente era lo suficientemente buena para encontrar el barco en cuestión, dada la relativa escasez de buques con destino a Australia que utilizaba el

232


puerto de San Francisco–. ¿Realmente crees que se le habría permitido alejarse a un solo barco, avión o auto de San Francisco si Naya fuera secuestrada? –Tú no tienes tanto poder. Lucas se encogió de hombros. –Tenemos suficiente. –Tenían amigos, incluyendo a una mujer que poseía la autoridad de aterrizar flotas completas de aviones, y un aliado que controlaba amplias áreas del mar, pero no estaba dispuesto a compartir esos datos con este hombre que estaba a punto de morir–. Váyanse –dijo a los soldados y a la sanadora–. Saben que aquí solo puede haber un único resultado. Si Monroe Halliston hubiera estado mentalmente enfermo, sin distinguir el bien del mal, Lucas se habría tragado su furia y obligado a mostrar piedad, pero el dolor por sí solo no era una excusa aceptable para lo que este hombre casi había hecho. Él tomó acciones que podrían haber ocasionado la muerte de su compañera, de su cálido y empático corazón y la sonrisa que eran su mundo entero, además del secuestro de su cachorra de apenas un año de edad. El miedo de Naya habría sido una herida traumática que llevaría siempre en su corazón, como Lucas llevaba las cicatrices de la muerte de sus padres. No, no podía, no perdonaría tal crimen. El mundo tenía que entender que DarkRiver protegía a los suyos y que atacar a cualquier persona bajo su protección era firmar su sentencia de muerte. Sí, él podía actuar civilizadamente, pero seguía siendo una pantera debajo de su piel. Desde la puerta, los dominantes SkyElm llamaron su atención. –Nos quedaremos, daremos testimonio –dijo la mujer soldado en voz baja. Su compañero asintió. Aceptando su derecho a permanecer, Lucas miró a la sanadora. –Ve –repitió en un tono más suave–. No necesitas ver esto. La mujer estaba llorando, pero no discutió con él. Esperando solo hasta que se marchó, Lucas bajó la mirada hacia el rostro del hombre que traicionó a su propia manada por un deseo egoísta de venganza. –La ley cambiante es clara. Usted envió intrusos a mi territorio. Esos intrusos tenían órdenes de llevarse a mi hija, incluso si eso significaba matar a mi compañera. La pena es la muerte. El aire alrededor de Monroe comenzó a brillar, como si por fin hubiera recordado que podía cambiar y escapar de sus ataduras. Lucas no lo dudó.

233


Sus garras cortaron a través de la carótida y la yugular de Monroe una fracción de segundo antes que el cambio se afianzara.

–ÉL fue bueno una vez –le susurró la sanadora a Lucas mientras los dos estaban de pie cerca de los nidos, esperando que regresaran los soldados. Habían ido a enterrar al hombre que una vez fue su alfa, dándole eso al menos, incluso si ya no podían otorgarle su respeto. –La arrogancia se convirtió en una forma de vida para él mucho antes que los Psy nos atacaran. –La sanadora se abrazó a sí misma–. Podía verla arraigándose en su interior, trate de aconsejarlo, pero no quiso escuchar. Él siempre sabía más que los demás. –Tragando grueso, dijo–: Incluso sus centinelas no podían conseguir su atención y hacerle ver lo que estaba haciéndole a la manada. –Entonces deberían haberse marchado. –Una respuesta implacable, pero así era como se suponía que una manada debía funcionar, el alfa no tenía el derecho automático a la lealtad de sus hombres y mujeres más fuertes. Se la ganaba. Si no tenía esa lealtad, no tenía derecho a ser alfa. –Sí. –La sanadora suspiró–. Creo que se quedaron porque teníamos muchos ancianos y niños y... a causa de la inercia. –Su mano temblaba mientras se limpiaba los restos de sus lágrimas–. El dinero nos maldijo de alguna manera. Hacía más fácil quedarse con la manada que abandonarla y encontrar una nueva vida. Lucas trató de ser comprensivo con los muertos, pero la verdad era que sus decisiones ayudaron a condenar a la manada tanto como la mala administración de Monroe. –Aunque no culpes a esos dos –susurró con urgencia la sanadora cuando los únicos dominantes sobrevivientes de SkyElm reaparecieron en la distancia–. Ellos querían salir y deambular, pero fueron frenados por nuestra falta de dominantes. Y solo son bebés para toda la responsabilidad que han tomado. Lucas ya se había imaginado eso, estos dos no podían ser mayores de veintidós o veintitrés años. En DarkRiver, serían soldados de rango inferior como máximo. –¿Está hecho? –preguntó cuándo los alcanzaron. –Sí, señor –dijo la mujer poniéndose firme.

234


–No colocamos ninguna marca –añadió el macho, con tono desafiante–. Él no lo merece. Hubo una pausa silenciosa... antes que la sanadora pareciera darse cuenta que ahora era el miembro de más alto rango de SkyElm. –No sé qué hacer –dijo ella sin rodeos–. No sé si otra manada ocelote nos querrá; son todas muy pequeñas, y estamos ofreciendo solo dos soldados contra cuatro personas que necesitan protección. –Creo que estás menospreciando a tu compañero de manada sumiso. –Lucas había comprobado en silencio el otro nido después de limpiarse la sangre en su cuerpo, descubrió que el sumiso se había armado con cuchillos y esperaba detrás de la puerta–. Llámalo. Todos los adultos deben estar aquí. –Los supervivientes de esta manada necesitaban empezar a olvidar los malos hábitos a partir de este momento. Los sumisos en DarkRiver eran tratados como compañeros de manada iguales, simplemente tenían un conjunto de fortalezas y habilidades diferentes. Nunca serían excluidos de este tipo de decisiones. –¿Alguno de ustedes sabía lo que Monroe estaba planeando? –preguntó Lucas cuando los cuatro adultos lo rodearon. Todos ellos negaron con la cabeza, el sumiso ya había sido informado sobre lo que sucedió. Lucas no captó signos de engaño. Ya había tenido la certeza acerca de los soldados y la sanadora. Ahora, después de haber visto un ejemplo de cómo esta manada trataba a sus miembros no dominantes, se dio cuenta de que el sumiso era la última persona en quien Monroe habría confiado cualquier conspiración. –Estoy extendiéndoles una invitación para que se unan a DarkRiver. Alivio inundó sus caras, demasiado poderoso para ser ocultado. Los cambiantes que no eran solitarios por elección estaban perdidos y rotos sin una manada. –Pero –dijo antes de que alguien pudiera hablar–, nosotros funcionamos de forma muy diferente a SkyElm. Van a tener que aprender las reglas y seguirlas. – Señaló a los soldados–. Ustedes dos serán degradados a lo que debería ser su rango, dada su edad y habilidades. Ambos asintieron con tanta rapidez que Lucas se dio cuenta que ninguno quería estar en una posición que no pudieran manejar. Eran inteligentes. Bien.

235


–Ya tengo una sanadora principal –dijo al miembro más antiguo de SkyElm–. Pero ella agradecería la ayuda. –La manada de Lucas crecía día a día; había bastante espacio para otro par de manos sanadoras. –Conozco a Tamsyn –dijo la otra mujer con una sonrisa que iluminaba las curtidas líneas de su cara–. Ella es brillante y mucho más capacitada para una manada fuerte como DarkRiver de lo que jamás seré. Y... estoy cansada. –También triste, le dijo su expresión–. Estaré feliz de ayudarla en lo que pueda y cuidar de nuestros cachorros huérfanos el resto del tiempo. –Esos cachorros necesitarán figura paterna. –Lucas incluyo tanto a la sanadora como

al sumiso

en su siguiente

declaración–.

¿Quieren esa

responsabilidad? –Sí. –La voz del sumiso fue firme, a pesar de que no tenía el dominio para encontrarse con los ojos de Lucas–. Cuantos menos cambios en sus vidas mejor; apenas han comenzado a hablar de nuevo después del trauma. Lucas asintió. –Me voy esta noche. Empaquen lo que necesiten y estén listos para salir de aquí en cuarenta y ocho horas. –Enviaría un equipo para asegurar los nidos y poner cualquier cosa que sus nuevos compañeros de manada no necesitaran en almacenamiento. Según la ley cambiante, tendrían que renunciar a la tierra si SkyElm la había ocupado a través de derechos históricos. Según la ley general, no se permitía a los seres humanos o Psy reclamar el terreno desocupado, pero estaría disponible para que una manada cambiante la reclamara, siempre y cuando esta pudiera defenderla. En cambio, si SkyElm compró el terreno, entonces Lucas tomaría la decisión sobre lo que hacer con él. Estas personas eran ahora su responsabilidad y eso incluía el cuidado de sus finanzas a futuro. –¿Podemos irnos mañana? –Uno de los soldados dejó escapar–. No tomara mucho tiempo empacar lo que necesitamos y podemos volver por el resto más adelante. Mirando a su alrededor, Lucas no vio ningún desacuerdo en las caras de los otros ocelotes. Existía demasiado dolor aquí, se dio cuenta, demasiada pérdida. Necesitaban escapar. –Lo organizaré. –Con una garra, cortó un lado de la cara del macho dominante e hizo lo mismo con la mujer. Ninguno se estremeció.

236


Entonces tocó la mejilla del sumiso con la palma de su mano y le dio un beso en la frente a la sanadora. –Bienvenidos a DarkRiver. El sumiso comenzó a llorar, sus hombros temblaban con la fuerza de sus sollozos. Lucas lo abrazó, sosteniendo al otro hombre hasta que ya no necesitó el contacto y su animal aceptó que ya no tenía que llevar este peso insoportable solo. Tenía un alfa en quien podía confiar. –Los niños –dijo Lucas como un gentil recordatorio cuando el macho ocelote finalmente pudo respirar de nuevo. Asintiendo con la cabeza con brusquedad, su nuevo compañero de manada se fue, para volver con un niño de unos siete años y una niña que parecía al menos un año más joven. Tan jóvenes. Y tan asustados. Acuclillándose delante de ellos, Lucas simplemente abrió los brazos. Ellos fueron instintivamente a él, sabiendo por las posturas de sus compañeros de manada que estaban a salvo… y sintiendo su fuerza. Por la forma en la que se acurrucaron contra él, necesitaban esa fuerza tanto como el valiente hombre que había cuidado de ellos hasta ese instante. Lucas abrazó a ambos niños con fuerza, poniéndose de pie con ellos aún en sus brazos. –Ustedes vendrán a casa conmigo –murmuró, y supo que no podría irse esa noche. Hacerlo sería romper sus frágiles corazones. Qué así fuera. Encontraría una manera de ajustar sus planes.

MENOS de doce horas más tarde, DarkRiver tenía seis miembros nuevos, nadie se dio cuenta de la ausencia de Lucas, y Vasic Zen había acordado teletransportar a Naya para que visitara a su abuela materna la próxima semana. –Siempre y cuando no se me necesite para una emergencia –dijo el Flecha–, puedes contactarme cuando hayas preparado la reunión y haré el teletransporte. – Helados ojos grises sostuvieron los de Lucas–. ¿Estás seguro que quieres a tu

237


compañera y a la niña en el territorio de una de las mujeres más peligrosas del mundo? –Nikita sabe que no debe enfrentarme. –Lucas no tenía la conexión emocional que Sascha compartía con ella, él la eliminaría sin vacilar si resultaba ser una amenaza–. ¿El escuadrón tiene noticias de BlackSea? ¿Algún avance en la localización de Leila Savea? –La visión psicométrica de Tanique Gray había sido ya más de una semana atrás. Vasic negó con la cabeza. –Nada. –Miró el pequeño reloj de jade en el escritorio de Lucas–. Mejor me voy a casa. Ivy está planeando una cena especial para el abuelo por su cumpleaños. –Ashaya mencionó que era hoy. –La científica respetaba profundamente a Zie Zen, y para Keenan, el hombre mayor también era su abuelo–. Dijo que Keenan le hizo un regalo. La sonrisa de Vasic fue leve, pero para un Flecha, eso igualaba a una sonrisa gigante. –Es un retrato del abuelo hecho con los colores del arco iris que él ha prometido solemnemente colocar en su estudio. Lo teletransporté para visitar a Ashaya y su familia hoy temprano. Esa promesa, pensó Lucas, decía mucho de Zie Zen. Un hombre poderoso que sin duda había tomado muchas decisiones implacables en su larga vida, y sin embargo, no perdió su alma. –Por favor, dale los mejores deseos de parte de DarkRiver. Siempre estaremos en deuda con él. –Sin Zie Zen, Ashaya nunca habría escapado de las garras del Consejo Psy, y sin ella, Dorian aún estaría furiosamente enojado con el mundo, su leopardo atrapado, desgarrándolo desde dentro de su cuerpo. Sin embargo, ese era simplemente el ejemplo más claro de cómo Zie Zen había influido en la manada de una forma positiva. Lucas sabía que el anciano Psy tenía sus dedos en muchos otros pasteles y, como Nikita, protegía a los suyos. En este caso, eso incluía a DarkRiver, ya que Keenan y Ashaya llamaban hogar a la manada. –Lo haré –prometió Vasic antes de teletransportarse. A solas, Lucas volvió a su escritorio y deslizó la pantalla de la computadora de nuevo en el molde del aparato. Llegó a casa cerca de la una de esta tarde, le habría gustado tener unas cuantas horas de descanso, pero en vez de ello vino a la oficina para que la gente pudiera ver que estaba en el territorio. Una vez aquí,

238


ocupó su tiempo sabiamente y terminó una acumulación de tareas que poseía como cabeza de las empresas comerciales de DarkRiver. Sin embargo, no todo, ya que eso le llevaría al menos otras tres horas. Se dirigió hacia donde su secretaria estaba sentaba en su propio escritorio. –¿Me dispararas si me voy? –preguntó. Él podría terminar al otro día temprano, pero necesitaba saber si tenía algo urgente que se le hubiera pasado por alto. Ria puso los ojos en blanco. –Como si pudiera detenerte. –Todos sabemos quién es la jefa de esta oficina –comentó Lucas sonriendo, dándole un golpecito en la nariz. Ria podría ser humana pero era uno de los miembros más fuertes de la manada, su estatus en la jerarquía era la de una dominante maternal de alto nivel. Ahora, su ceño fruncido era atronador. –Tócame la nariz de nuevo como si fuera una cachorra y te romperé la mano. –La jefa de la oficina –reiteró antes de volver a su propio espacio y tomar su chaqueta de cuero sintético. Había tomado prestada la motodeslizadora de Vaughn, y a esas velocidades, incluso una pantera sentía frío. Poniéndose la chaqueta, él volvió con Ria–. Escuché que Mialin tiene gripe. Su rostro se suavizó. –Solo es un resfriado. Emmett se quedó con ella hoy. –Sus cejas de repente dibujaron una línea sobre el marrón sedoso de sus ojos, y agregó–: ¿Cómo es que sabes eso? Ella apenas se enfermó esta mañana. –Tú puedes ser la jefa en la oficina –dijo mientras subía la cremallera de su chaqueta–, pero yo soy el alfa de DarkRiver. –Cada compañero de manada era su responsabilidad, sobre todo los más pequeños–. ¿Ya Tamsyn la vio? Asintiendo, Ria se levantó para darle un abrazo inesperado, el olor de su cuerpo pequeño y curvilíneo profundamente familiar para su pantera. –Eres un buen alfa, Luc. Las inesperadas palabras le golpearon con fuerza después de lo que vio en SkyElm. Envolviéndola con sus brazos, la abrazó con fuerza. –Gracias, Ri-ri. Dándole un codazo por usar el apodo que su entrañable familia le dio, lo liberó para caminar hacia una esquina de la oficina.

239


–No olvides el casco o será Sascha quien parta tu cabeza. Lucas aceptó la cosa brillante y negra. –Visitare a Dorian, luego estaré en casa si me necesitas. Su estado de ánimo relajado duró solo hasta que salió de la ciudad por la carretera, su rostro tornándose sombrío en el interior del casco. Porque no estaba yendo únicamente a ver cómo Dorian se estaba recuperando. El centinela podría estar fuera de servicio activo, pero seguía siendo una de sus personas de más confianza. Y desde la noche anterior, él tenía una nueva tarea: encontrar el barco que había estado destinado para trasportar la cachorra de Lucas y Sascha de San Francisco a Australia.

240


Parte 3

241


Traducido por Lucrecia.

ZIE ZEN ESTABA SENTADO en una silla fuera del hogar de Ivy y Vasic, con su mano izquierda en el bastón, escuchando a un niño de cabello marrón jugar bajo la ardiente luz del atardecer. Tavish reía más y más a medida que pasaban los días, y hoy mientras perseguía a un pequeño perro blanco por todo el huerto, no se había detenido. El sonido era musicalmente alegre. «Sunny, desearía que estuvieras aquí para ver esto». La única mujer que ha amado quiso esperanza y alegría para su gente. En su lugar, ella se degastó por sus necesidades hasta que su corazón dejó de latir, hasta que no tuvo fuerzas para respirar. Su Sunny, dulce y gentil. Una empática durante el tiempo en que la PsyNet se volvió contra ellos, cuando lo único que querían era Silencio frío. Esa elección la había matado, y al hacerlo, también mataron la mejor parte de él. –Abuelo. –Otra voz empática, dulce y llena de esperanza, con una generosa calidez que se hundió en sus doloridos huesos–. Estás helado. Ten. Solo cuando Ivy puso la manta sobre sus rodillas, se dio cuenta que le temblaba la mano que sostenía el bastón a pesar de que el sol caía sobre su piel arrugada con los signos de la edad. –Gracias, hija. –Acarició la suave cascada de rizos de Ivy mientras ella se inclinaba para acomodar la manta. Esta mujer que regresó a la vida a su hijo. Vasic podría no serlo en términos consanguíneos, su relación con dos generaciones de distancia, pero era su hijo de corazón. Y él hizo lo que Zie Zen no pudo: Vasic había salvado a su compañera empática, impidiéndole ser aplastada bajo las necesidades interminables de su gente. Un pueblo que, finalmente, recordó que los Es son tesoros para ser apreciados. Sentir su tacto alivió el dolor ancestral de Zie Zen, el saber que el sueño de Sunny estaba en camino a convertirse en realidad.

242


Ivy sonrió, el cobre translúcido de sus ojos luminosos y su afecto y amor por Zie Zen una caricia abierta contra sus sentidos. Los empáticos no tenían sentido de auto-conservación. Nunca lo tuvieron. Probablemente nunca lo tendrían. –¿Quieres una bebida caliente? –preguntó ella con el sol besando el oro y la crema de su piel. El cabello de Sunny había sido amarillo maíz, sus ojos azules, pero ella también actuaba así, siempre cuidando de los demás. Era una necesidad en un empático, y era lo que los motivaba. –No –dijo–. La manta es suficiente. –¡Ivy! –Tavish trotó hacia ellos, las rodillas de sus pantalones de pana de color beige manchadas de hierba y tierra–. ¡Ivy! ¡Ivy! –El niño de siete años chocó con las piernas de Ivy, lanzando sus brazos alrededor de ellas con gran cariño. Riendo de una manera que le hizo saber al niño que era amado, que su cariño era bienvenido, le revolvió el pelo. –Ten cuidado, correcaminos. Tavish levantó la cabeza, alzando la vista. –¿Terminaste la cena de cumpleaños del abuelo? –Sí. –Ivy miró a Zie Zen a los ojos–. Espero que te guste lo que escogí. –No podrías hacer nada que me disguste, hija. La mirada de Ivy se humedeció antes que se distrajera con dos palabras del niño Flecha que ahora llamaba al huerto su hogar, y que veía a Ivy y Vasic como su familia. Como padres que no le rechazaron de la forma en que sus padres biológicos lo habían hecho cuando demostró tener un don telequinético peligroso. –¿Quieres jugar? –La cautela repentinamente acechando sus ojos avellana y marrón. Entonces Ivy se inclinó para darle un beso en la frente. –¿Por qué no? La cautela fue reemplazada con una sonrisa que era un estallido de luz estelar, y Tavish corrió a buscar la pelota que el pequeño perro blanco, Conejo, estaba protegiendo. Se detuvo a medio paso, y volvió con Zie Zen a un ritmo mucho más tranquilo. –Abuelo –dijo respetuosamente–. ¿Te gustaría jugar también? Zie Zen acarició la mejilla del muchacho, tocando el calor inocente en ella, y pensó en los niños que su Sunny y él podrían haber creado si hubiesen vivido en otro tiempo.

243


–Disfrutaré escuchándote jugar, nieto. Tavish detuvo su movimiento hacia adelante un segundo, pareció tomar una decisión, y abrazó a Zie Zen. Zie Zen cerró sus propios brazos alrededor del chico, esta chispa de vida pequeña y brillante que aprendió a reír ante sus ojos. –Estaré justo allí, abuelo. –Tavish señaló hacia el inicio del huerto cuando termino de abrazarlo–. Puedes llamarme si me necesitas. ¿Vale? –Eres un buen nieto. Sonrojándose de orgullo, Tavish lo tomó como despedida y se fue corriendo. Ivy lo siguió a un ritmo más lento luego de recoger el bastón caído de Zie Zen y colocarlo contra su silla. Sin embargo, pronto se vio envuelta en el juego, uno que parecía implicar patear la pelota entre dos árboles, con Conejo persiguiendo el balón blanco y negro cada vez que el objeto pasaba un límite invisible. Cuando Vasic se teletrasportó al lado de Ivy, ella se giró para besarlo en un movimiento tan fluido, que era como si fueran un solo ser. Zie Zen no necesitaba ser empático para sentir su profundo amor por Vasic, o la apasionada devoción de Vasic por ella. Su hijo de corazón amaba a su empática como él había amado a su Sunny. Incluso mientras la pareja se separaba, la palma de Ivy permanecía sobre el pecho de Vasic. Tavish llegó a tirar de la mano de Vasic y pedirle que entrara en el juego. Vasic puso la mano en el hombro del niño antes de parar y encontrarse con la mirada de Zie Zen. –Abuelo, ¿estás bien? –Su voz telepática era tan pura como un lago de hielo intacto y remoto, pero no existía frío dentro de Vasic. Ya no más. –Estoy muy bien, hijo. –Y lo estaba. El sol era cálido en sus huesos que se sentían mucho más viejos de lo que eran. Era el peso de la tristeza, de los recuerdos, de las promesas que se hizo a sí mismo de ver el sueño de Sunny hecho realidad. Aquí, en este huerto bañado por el sol, mientras su hijo jugaba con un niño que lo había elegido como padre, y una empática reía con alegría ilimitada, ese sueño se hizo realidad. La raza Psy ya no era un lugar de helado Silencio, la PsyNet ya no era un paisaje blanco y negro carente de vínculos emocionales. El tiempo de la oscuridad sin fin terminó. «Mira, Sunny. Está hecho».

244


VASIC sintió cuando su abuelo se fue. No había vínculos emocionales visibles en la PsyNet además de los de apareamiento, aún no. Pero Vasic sabía que existían, los sentía en su alma. Y supo cuando su vínculo con su abuelo se rompió para siempre. El dolor le atravesó mientras se teletransportaba la corta distancia hasta Zie Zen. El bastón de su abuelo yacía caído en el suelo, pero la cabeza de Zie Zen no colgaba. Estaba suavemente inclinada contra el respaldo de la silla. Tenía los ojos cerrados, la más mínima sonrisa en sus labios. Era como si estuviera durmiendo, pero incluso aunque Vasic estiró los dedos para comprobar el pulso de su abuelo, supo que él se había ido. La mano de Ivy rodeó la suya mientras se acuclillaba a su lado, sus palabras sin aliento por la carrera para llegar a Zie Zen y temblorosas por las lágrimas. –Estaba en tan profunda paz antes de irse. Se sentía como... como una canción de amor hermosa. Ivy lo sabría, no solo porque su esposa era una E, sino porque Zie Zen estaba enlazado a ella en el panal. El abuelo de Vasic había sonreído por la petición de Ivy de un vínculo, después le dijo: “Por fin he vuelto donde empecé, uniéndome de nuevo a una empática”. –¿Abuelo? –La dolorida voz de Tavish sacó a Vasic de su conmoción y dolor. Inclinándose, cogió al niño, su único brazo lo bastante fuerte para la tarea. Él necesitaba sostener al niño y Tavish necesitaba ser sostenido. –El abuelo nos dejó, Tavish –dijo encontrando difícil hablar, pero sabiendo que en este instante, el dolor que este pequeño corazón vulnerable estaba sintiendo era más importante que su propia angustia–. Pero él estaba listo para irse. Desde que Zie Zen le contó a Vasic sobre su Sunny, él supo que su abuelo tenía el tiempo contado en esta tierra. La raza Psy podría no creer en una vida en el más allá, pero Zie Zen había creído que su Sunny lo esperaba. Solo tenía que terminar su trabajo aquí antes de poder ir con ella, a la mujer que siempre había amado. –¡Pero él no puede irse! –Era el llanto enojado de un niño–. ¡Dile que vuelva! Vasic sintió el amor de Ivy y su dulzura infinita rodeándolos a ambos.

245


Elevando su mano para ahuecar la cara mojada de Tavish, ella negó con la cabeza. –Todos vamos a extrañarlo muchísimo, pero, ¿ves su sonrisa? Significa que estaba feliz de irse a su siguiente aventura. –Ella también estaba llorando y no hizo ningún esfuerzo por ocultar sus lágrimas. –Ivy –La garganta de Vasic estaba demasiado cerrada para hablar–. Te necesito. Su empática se apoyó contra su pecho un segundo más tarde, envolviendo sus brazos a su alrededor y el de Tavish. Eso fue suficiente para seguir funcionando, para poder hacer lo que debía hacer. No podía llorar, todavía no. Había sido una Flecha demasiado tiempo. No fue hasta bien entrada la noche, el mundo en silencio y su compañera sosteniendo su cabeza contra su hombro, que Vasic Zen lloró por el hombre que lo convirtió en quién era, un hombre que vivió toda su vida con su propio dolor y quien dejó el mundo como un lugar mucho mejor de lo que este había sido antes de que se volviera un rebelde.

ASHAYA recibió la noticia de la muerte de Zie Zen directamente de Ivy Jane. –Él habría querido que lo supieras –le dijo la empática a Ashaya antes del amanecer de la mañana después de la muerte de Zie Zen, con los ojos rojos e hinchados en la pantalla del comunicador. –Gracias. –El propio dolor de Ashaya era una ola salvaje en su interior–. ¿Me informaras de los arreglos para el funeral? –En el Silencio, los Psy no habían celebrado ningún funeral, o celebrado alguna vida, pero Zie Zen merecía todos los honores que pudieran dársele. Él había salvado al hijo de Ashaya, salvó a la propia Ashaya. Y ellos solo eran dos de los cientos, quizá miles. –Sí –dijo Ivy–. Conoces más de una cierta parte de su vida que nosotros. Si crees que hay otros que deben ser informados, por favor, hazlo. –Lo haré. –Pero primero, después que Ivy terminara la llamada, Ashaya necesitaba lidiar con la agonía en su interior. Se deslizó hacia abajo hasta sentarse en el suelo de su oficina en su casa, sus brazos se cerraron alrededor de sus

246


rodillas. Se meció sollozando, cuando las lágrimas eran cosas que nunca habría derramado en la PsyNet. No le sorprendió cuando Dorian entró en la habitación en cuestión de segundos, a pesar que lo había dejado profundamente dormido en su cama. Su compañero sintió su dolor y corrió hacia ella a pesar de que su pierna estaba todavía encabestrada en una bota plástica. –Zie Zen ha muerto –logró decir antes de que ya no pudiera hablar. Arrodillándose a su lado, Dorian la sostuvo contra su pecho y la dejó llorar. –K-Keen… –Su corazón se rompería; necesitaba recomponerse para poder hacer frente al dolor de su hijo. Dorian besó su sien. –Cerré la puerta de la oficina cuando entré. No va a despertarse. –No p-puedo parar –dijo ella en algún momento. –Lo harás cuando estés lista. Así que ella lloró y pensó que las emociones eran una cosa horrible a veces... pero no las cambiaría por la fría paz. Nunca más. Una vida de libertad de cadenas psíquicas, emocionales y físicas fue el regalo de Zie Zen y lo honraría por siempre.

EN LO alto de un rascacielos en Nueva York, una mujer que estuvo una vez bajo el horrible control de Ming LeBon, colgó el teléfono con su garganta apretada. Ashaya estaba devastada por la noticia de la muerte de Zie Zen, pero se había tomado el tiempo para llamar a Katya. “Pensé que querrías saberlo”, la amiga de Katya y ex jefa le había dicho. Katya no podía creer que Zie Zen se hubiera ido. Era como un árbol antiguo en el bosque. Siempre allí, ofreciendo refugio bajo sus ramas. Era casi imposible de comprender que el árbol hubiera caído, dejando un enorme agujero a su alrededor. Ella nunca fue tan cercana a él como lo fue Ashaya, sin embargo él también causó un profundo impacto en su vida, porque fue Zie Zen quien construyó la base sobre la que se sostenía cada rebelde Psy, lo supieran ellos o no. Consciente de que su marido querría ser informado tan pronto como fuera posible, buscó en su agenda privada y vio que tenía programada una consulta con el médico de cabecera de los Olvidados. Ella sabía el significado del código “consulta”, por lo que en lugar de dirigirse a la enfermería o a la oficina de Dev, utilizó su huella dactilar para autorizar al

247


ascensor para llevarla a un sótano secreto. Triplemente blindado contra sabotaje, este era el espacio en el que los Olvidados llevaban a cabo experimentos testeando los límites de las nuevas capacidades psíquicas que aparecían entre su pueblo. Las puertas del ascensor se abrieron para revelar otra puerta cerrada. Escaneado su retina, así como un código de voz, ella entró para encontrar a Dev y a Glen, las dos únicas personas en el espacio cavernoso gris que siempre le parecía frío. Frotándose las manos de arriba abajo por los brazos, ella asintió saludando al médico, pero se quedó apartada. Dev no reaccionó a ella, probablemente no podía. Su marido estaba sentado en una silla rodeado de equipos de vigilancia compleja. Conectado a ellos por múltiples cables, miraba justo delante a lo que parecía ser un conjunto de computadoras para resolver problemas de lógica. Mientras Katya miraba, el comportamiento del equipo cambió. La pantalla comenzó a desplazar datos. No sabía lo que estaba pasando pero sabía que Dev estaba detrás de ello. Se había convertido en parte de la máquina. Con el estómago apretado, lo miró a los ojos. Eran del mismo marrón magnífico con manchas de color ámbar, el oro y bronce que amaba... solo que fríos como el hielo, sin humanidad, sin calor. –Dev –susurró, incapaz de contener la necesidad visceral de alejarlo del hielo metálico de las máquinas. A pesar de que había hablado en el volumen más bajo posible, su respuesta fue inmediata. –Katya, mi vida –dijo, pestañando. Su voz roñosa, pero sus labios curvados en una sonrisa mientras sus ojos se calentaron a oro brillante cuando elevó sus pestañas. Ella apenas pudo esperar el tiempo suficiente para que Glen desconectara los sensores de monitoreo. Envolviendo sus brazos alrededor de él en el instante en que se puso de pie, se estremeció y lo abrazó con más fuerza. –Estás tan frío. Dev la abrazó contra su pecho. –No lo percibo, pero Glen dice que definitivamente hay una caída de la temperatura en el ambiente cuando me conectó con máquinas de alto nivel. –Sin embargo, no debes preocuparte –agregó el médico alegremente–. Sus signos vitales se mantienen estables como siempre.

248


Katya se echó hacia atrás, tomó una de las manos de Dev, y sopló aire caliente sobre ella mientras frotaba suavemente su piel. –¿Y su estado mental? –Su piel se sentía apretada en sus pómulos, su corazón latía en forma de esa ave atrapada que siempre volvía en los momentos de mayor estrés y miedo–. ¿Qué te hace cada vez que te conviertes en parte de una máquina? –Katya. –Dev levantó su barbilla–. Tú me mantienes humano, sin importar cuántas máquinas toque. El miedo seguía anudando sus entrañas. –Estás volviéndote tan fuerte. –Hacía cosas como encender el Computronics central de su casa sin siquiera pensar en ello. Con su cabello oscuro deslizándose hacia delante, Dev inclinó su frente para tocar la suya. –Y te amo más cada día. No estoy en peligro de perderme a mí mismo. Su piel estaba caliente ahora y sin importar lo que había hecho esa mañana, su conexión psíquica no parpadeó ni una sola vez. Tenía que recordar eso, creer en eso. Dev podría estar cambiando, convirtiéndose en algo nuevo, pero seguía siendo el hombre que la amaba. También era el líder de los Olvidados, un pueblo que había tenido más que ver con Zie Zen de lo que el resto del mundo jamás supondría. –Tengo malas noticias –dijo ella, con la garganta obstruida de nuevo–. Hemos perdido a Zie Zen. El dolor de Dev era algo difícil, duro, y fue dolorosamente, crudamente, humano.

ADEN no quería lidiar con Trinidad o Ming LeBon en este momento. Quería estar allí para su amigo, ocuparse de los detalles para que Vasic no tuviera que hacerlo. Pero Zie Zen había creído en Trinidad, habían hablado largo y tendido sobre esta la última vez que tuvieron una conversación. “Es una creación de esperanza pura, ese Acuerdo de Trinidad tuyo. Una cosa atrevida, audaz y desafiante que retara al mundo a ser mejor y exigirá a esas personas a que se conviertan en la mejor versión de sí mismas. Nunca dejes que esta creación falle, Aden, porque mientras permanezca, difundirá ese reto. Tarde o temprano, incluso aquellos que son sordos conscientes, tendrán que escuchar”.

249


Por esa única razón, se obligó a mirar la propuesta que llegó una hora después de la muerte de Zie Zen, en un momento en que Vasic e Ivy no le habían dicho a nadie, más que a Aden y Zaira, y a los padres de Ivy. Al menos Ming LeBon podría ser absuelto del delito de tratar de usar la muerte de Zie Zen en su propio beneficio. Esa fue la única cosa buena que podría decir sobre la carta que llegó a todos los firmantes del acuerdo. Propuesta de Alianza Europea. El Acuerdo de Trinidad presenta una visión esperanzadora del futuro, pero en el poco tiempo transcurrido desde su creación, ya ha demostrado que tiene fallas fundamentales y que es un grupo claramente dominado por ciertas partes para el perjuicio de otras. Es por esta razón, y porque Europa tiene necesidades que Trinidad simplemente no será capaz de cumplir, que estoy proponiendo una Alianza Europea. La alianza propuesta abarcaría a los miembros de todo el continente, así como las Islas Británicas, y proporcionará un vehículo para un mejor crecimiento de todas las partes. La pertenencia a la AE no impedirá ser signatario del Acuerdo de Trinidad. Las dos organizaciones pueden coexistir, aunque la AE demostrara ser una herramienta mucho más útil para aquellos que tengan la intención de hacer negocios en esta parte del mundo. Ming LeBon. Aden sabía que el núcleo de Trinidad tendría que responder a esto, pero también se negaba a faltarle el respeto a Zie Zen al jugar a la política ese día. Él tendría fe en su creación “atrevida, audaz y desafiante”, y en la gente que lo ayudó a llevarla de ser una idea a la realidad. Hizo una llamada. Lucas estaba más que dispuesto a manejar la situación. –Cualquier cosa relacionada con Trinidad o Ming que llegue a tus manos, remítelo a mí. –La pantera sostuvo la mirada de Aden, sus propios ojos solemnes–. Me enteré. El mundo perdió un gran hombre ayer. Fue entonces cuando se dio cuenta de que, por supuesto, Lucas sabría de la muerte de Zie Zen. Un niño en cuya partida de nacimiento aparece Zie Zen como su padre vivía dentro de DarkRiver.

250


–Sí, lo hizo. Gracias por manejar las secuelas de la propuesta de Ming. –Sabía que el alfa aún tenía que estar intentando localizar a los responsables del intento de secuestro de su hija. –No son necesarias. Colgando, Aden se dio la vuelta para encontrar a Zaira esperando por él. Deslizándose en sus brazos, ella se apretó a su alrededor. –He hablado con Ivy. –Él no podía ver sus ojos, pero sabía que aún estaban en shock por la pérdida que nadie había esperado. Zie Zen siempre estuvo allí, hasta que pareció que incluso las Flechas más pragmáticas y más silenciosas, creyeron inconscientemente que siempre sería así, que él era una fuerza de la naturaleza inmune al tiempo y a la edad. –Sé lo que necesitan –terminó Zaira con voz ronca. Aden asintió, y luego juntos, comenzaron a hacer lo que pudieron para ayudar a soportar la carga.

251


Traducido por Lucrecia.

CON LA AYUDA de amigos que estuvieron allí a cada paso del camino, Vasic e Ivy llevaron a cabo el funeral de Zie Zen en el huerto, en la pequeña colina bañada por la luz del sol que su abuelo amaba. Una vez, cuando habían hablado de ello, Zie Zen le pidió ser cremado y que dispersaran sus cenizas al viento, como él hizo por su Sunny. Pero primero, tendrían esta ceremonia para los vivos que estaban en duelo por él. Zie Zen tenía una guardia de honor de Flechas, empáticos y una científica muy dotada. El dolor de Ashaya Aleine era tan profundo como el de Vasic, pero caminaba con orgullo por el hombre que fue mucho más para ella de lo que Vasic había sabido. Otra mujer, su cabello castaño dorado y manos cubiertas de negro, esperaba que la procesión llegara a la colina. Vasic la conoció por primera vez en un contexto muy diferente, no entendió lo profundamente que ella estuvo comprometida con la rebelión silenciosa pero de gran alcance de Zie Zen, hasta que ella le mostró la moneda de oro que solo poseían diez personas en todo el mundo: la gente de mayor confianza de Zie Zen. Vasic también tenía una de esas monedas. Clara Álvarez dirigía Haven, un lugar donde los Psy-C fragmentados podrían vivir en paz y en donde Samuel Rain actualmente residía. Ella estaba conteniéndose ferozmente, sus rasgos tensos, quedándose cerca de su marido, un fiscal respetado. Al lado del fiscal había otro poseedor inesperado de una moneda: Anthony Kyriakus, ex Consejero Psy, actual miembro de la Coalición Gobernante, aliado ocasional de Vasic, y un hombre que se opuso públicamente a Zie Zen en varias ocasiones a lo largo de las décadas. Vasic había sabido que los dos eran aliados a

252


pesar de todo eso, pero hasta este instante, no comprendió cuán profunda era la confianza entre ambos. «Abuelo, tengo la sensación de que nunca sabremos todos tus secretos». El hijo de Ashaya, Keenan, estaba parado junto a Tavish. Él lloraba, era lo suficiente mayor para entender que el hombre a quien también llamó abuelo nunca iba a despertar. Tavish sostenía la mano del niño más joven y le dijo lo que Ivy le había dicho, mientras que el compañero de Ashaya, Dorian, se mantenía de pie detrás de ellos, con sus manos en sus hombros. Ivy caminaba con la guardia de honor, ella era la fuerza de Vasic, la fuerza discreta que los llenaba a todos de serenidad ese día. Y había muchas personas. Zie Zen no solo fue un hombre que amó a una chica llamada Sunny y a un niño llamado Vasic, él fue uno de los más grandes personajes ilustres de su raza. Vasic sabía que a su abuelo no le importaría ser despedido sin fanfarria, pero también comprendía que había otros que necesitaban saber de la muerte de este gran hombre. Él le pidió a Aden que liberara un único comunicado al mundo. Este se volvió viral en menos de cinco minutos. Si lo hubieran permitido, miles de personas habrían venido aquí hoy, personas cuyas vidas Zie Zen había tocado, volviéndolas mejor. Incluso sus enemigos lo respetaban, enviaron sus respetos reconociendo la pérdida de un hombre distinto a cualquiera antes de él. La Red había quedado en silencio por respeto, para luego llenarse de historias sobre el impacto que Zie Zen tuvo en personas de todo el mundo. Vasic jamás vio nada igual en toda su vida. Nadie en el escuadrón lo hizo. Al final, Ivy y él tomaron la decisión de limitar el funeral a los más cercanos a Zie Zen, con quienes tuvo un contacto más íntimo. Los otros fueron invitados a contribuir con sus recuerdos y pensamientos de Zie Zen en un archivo gestionado por dos bibliotecarios que estaban vivos gracias al bisabuelo de Vasic. Un centenar de personas se paraban aquí hoy. Aunque el corazón de Vasic se sentía pesado y su voz ronca, habló cuándo fue el momento indicado. Zie Zen no esperaría nada menos. –Mi abuelo vivió en el Silencio cuando fue un hombre de apasionadas convicciones que no estaba destinado al frío carecer de emociones, y trabajó desde el interior de la Red para cambiar lo que había sido roto.

253


Vasic no hablaría de Sunny, esos recuerdos solo le pertenecían a su abuelo, y solo este tuvo el derecho de compartirlos. Pero podía reconocer que Zie Zen siguió adelante durante cerca de un siglo, a pesar de que su corazón se rompió a los veintitrés años, cuando murió su Sunny. A pesar de haberla extrañado cada momento de cada día. –Nunca se rindió y nunca creyó que nada fuera imposible. Su coraje no tenía límites. Una vez, Vasic no habría comprendido la profundidad del dolor punzante de su abuelo, o su infinito valor. Antes de Ivy. Antes de saber lo que era estar unido en corazón y alma con otra persona. La buscó con su mente, la encontró esperándolo incluso cuando su mano apretaba firmemente la suya, dándole la fuerza para continuar. –Pero más que un gran político –dijo–, Zie Zen fue un gran hombre. Tengo el honor de llevar su apellido. Espero enorgullecerte, abuelo. –Fue un discurso muy corto, pero provino de su alma. Se hizo un potente silencio, un centenar de cabezas inclinadas en respecto.

Vasic esparció las cenizas de su abuelo al amanecer del día siguiente con Ivy a su lado. –Adiós, abuelo –susurró–. Espero que encuentres a tu Sunny. Mientras las cenizas de Zie Zen volaban con el viento, también lo hizo el tiempo de los que nacieron en libertad y fueron enjaulados en el Silencio, solo para verlo caer. Ahora... ahora era el tiempo para que aquellos que nacieron en el Silencio luchen por su libertad. “Es hora de entregar la antorcha.” La voz de Zie Zen de una noche que caminaron juntos por el huerto. “Lo viejo debe dar paso a lo nuevo.” “La sabiduría nunca es vieja.” “Sí, pero el joven aprecia lo que ha construido. Así que construye, Vasic. Este es tu momento, hijo. Reúne a tus aliados de confianza, a tu empática gentil y feroz, y construyan su futuro.” –Lo construiremos –prometió Vasic–. Hoy, mañana y todos los días por venir.

254


Traducido por Lucrecia.

EL ARQUITECTO DEL Consorcio miraba fijamente por una ventana, dándole a Zie Zen un momento de silencio por respeto. Con los años, el hombre había sido una espina en su costado en innumerables maneras, pero fue una espina brillante e inteligente. Si el Arquitecto hubiera pensado que la invitación sería aceptada, a Zie Zen se le habría ofrecido una entrada al nivel más alto del Consorcio. Así y todo, el Arquitecto trató de aprender a ser un líder en las sombras observando a Zie Zen, quien tenía décadas de experiencia en ser un poder que muy pocos alguna vez realmente vieron. Zie Zen luchó por la libertad, mientras que el Arquitecto luchaba por el poder, pero solo los que no tienen visión ignorarían la grandeza a su alrededor. –Adiós, viejo enemigo –dijo el Arquitecto a la noche cayendo más allá de la ventana–. Veamos quién intenta llenar tus zapatos. –Porque el Arquitecto tendría que matar a esa persona, así como a Anthony Kyriakus. La PsyNet no podía tener a más grandes políticos respetados por sus enemigos y aliados por igual. No si su destino era fragmentarse y entregarle poder al Consorcio sin saberlo. Cambiantes, Psy, y humanos por igual creían que Trinidad los protegía de las maquinaciones del Consorcio, pero los intentos de este de sembrar la discordia entre los distintos grupos y promover el caos general fueron solo la primera salva. En su próxima reunión, el Arquitecto pretendía sugerir al grupo empezar con firmeza y propósito en la segunda fase, dentro de los siguientes seis meses, una vez que el mundo estuviera sumido aún más en la política de Trinidad. Esta fase no sería tan dispersa. Ya se había planeado con precisión quirúrgica, su intención era purgar al mundo de los que proporcionaban una base sobre la que otros podrían depender. Anthony Kyriakus estaba en la lista por su carismática

255


capacidad para llamar la atención, no solo de los Psy, sino de los seres humanos y los cambiantes por igual. A los ojos del Arquitecto, Anthony era más peligroso para los objetivos del Consorcio que Kaleb Krychek, porque mientras Kaleb generaba miedo en las personas eso podía cambiar si se trabajaba con cuidado. Anthony Kyriakus engendraba emociones y respuestas positivas mucho más fuertes. Se había convertido en el rostro de confianza de la Coalición Gobernante. También en la lista de la segunda fase estaba Silver Mercant. Nadie hablaba mucho de Silver, porque ella no buscaba ser el centro de atención, pero su gestión eficiente de la Red de Respuesta de Emergencias mundial, o a lo que los medios empezaban a referirse como EmNet, le había ganado la confianza de las partes en todo el mundo. También estaba el hecho poco conocido de que Silver Mercant era la heredera de la familia Mercant, Ena Mercant se saltó una generación al elegir a su protegida. El Arquitecto recientemente se dio cuenta de este último hecho, luego de un comentario sin cuidado de un Mercant que pensaba que era un aliado en cierto sentido limitado. ¿Y por qué no? Después de todo, la propia Ena Mercant le consideraba una conexión valiosa y mantenía una línea abierta de comunicación incluso cuando la suerte del Arquitecto fluctuó a lo largo de su relación de una década. Algunos dirían que ese gesto de confianza era algo para ser valorado. Las prioridades del Arquitecto eran otras. Si hacía esto bien la familia Mercant jamás sabría que el Consorcio había destripado a su próxima generación. Luego, una vez que el Consorcio obtuviera el control y comenzara a ejercer su poder en la sombras, todo lo que tenía que hacer era esperar. Tarde o temprano, se le ofrecería acceso a la red de inteligencia de los Mercant a cambio de un porcentaje de ese poder. Esa red de inteligencia valdría la pena el precio. Mientras el Arquitecto no le diera razones a Ena Mercant para creer que la muerte de su nieta fue un asesinato político, esa muerte sería olvidada pronto. Tal vez, por un accidente de tráfico monstruoso. Porque aunque los Mercant se jactaban de ser leales los unos con los otros, eso era una forma de manipulación inteligente que hacía parecer a la familia una unidad impenetrable, cuando en realidad Ena Mercant siempre ha sido una mujer pragmática. El Arquitecto no preveía ningún problema si el plan era ejecutado cuidadosamente.

256


La muerte de Silver desestabilizaría al EmNet lo suficiente para que el Consorcio creara situaciones de emergencia, donde reinara la confusión y la ayuda prometida jamás llegaría. Las grietas resultantes serían difíciles de arreglar cuando el Consorcio continuara agregando a la mezcla eventos caóticos uno detrás del otro. En el lado cambiante, Lucas Hunter era un problema. Su hija Psy-Cambiante seguía siendo una amenaza simbólica, pero el propio alfa leopardo era una real. Era lamentable que el intento de secuestro de la niña haya fracasado porque si el Consorcio tenía el control de Nadiya Hunter, el Arquitecto la habría usado para controlar a su padre. Porque los más recientes informes de los espías del Consorcio en Trinidad demostraban que Hunter estaba ganando constantemente el apoyo de no solo un número peligroso de grupos cambiantes, sino que además era escuchado por muchas familias poderosas Psy. Bowen Knight y Devraj Santos también eran irritantes para los objetivos del Consorcio, la razón era la misma en ambos casos. Los seres humanos siempre fueron presa fácil, en parte porque no se unían bajo una sola bandera. Bowen Knight estaba cambiando eso mucho más rápido de lo que incluso el Arquitecto habría predicho. Con su apasionada creencia de que los seres humanos merecían estar junto a los Psy y cambiantes en el escenario mundial, el llamado jefe de seguridad de la Alianza tenía un magnetismo que le había llevado al Arquitecto demasiado tiempo entender. En cuanto a los Olvidados, Devraj Santos era la fuerza vital que los mantenía unidos. Sin él, y dada su propagación geográfica y líneas de sangre dispares, los Olvidados se disiparían en pequeñas células sin poder. El Arquitecto lo sabía porque no era ningún tonto. Había un Olvidado en el círculo íntimo del Consorcio, una persona de sangre fría a quien no le importaba en absoluto los Olvidados como pueblo. Aden Kai y las Flechas siempre serían una amenaza, pero el Arquitecto decidió reducir sus pérdidas en ese frente por ahora. En algún momento, cuando el Consorcio tuviera suficiente poder en las sombras, se le haría entrar en razón al Escuadrón Flecha, o sería aniquilado en un único golpe implacable. Mientras tanto, el asesinato de Ivy Jane Zen sería suficiente. El segundo al mando de Aden Kai estaba vinculado a ella, el enlace al parecer uno de amor y devoción. Por lo tanto, él sería dañado. En el mejor de los casos, él se

257


desmoronaría, dejando sin sucesor a Aden. El ataque a Ivy Jane también daría un golpe secundario: El Arquitecto aceptaba que los empáticos eran necesarios, pero necesitaba que se ubicaran en el sitio que les correspondía. Ivy Jane era demasiado conocida y una heroína después de la gente que salvó durante los brotes. Aquellos seis no eran los únicos en la lista del Arquitecto, pero estaban en los primeros lugares. Los asesinatos tendrían que ser dispersos, y hacerlos parecer accidentes o enfermedades. El Arquitecto no quería el crédito. El Arquitecto solo quería a estas personas problemáticas eliminadas del tablero de juego. Como demostró Zie Zen, una sola persona de carácter fuerte podría cambiar el curso del mundo entero. Cuando esto terminara, el Arquitecto pretendía ser el único en pie. Todo lo que necesitaba era paciencia y precisión.

258


Traducido por Lucrecia.

HABÍENDO POSPUESTO LA visita de Naya a Nikita debido a la pérdida de Vasic, Lucas aprovechó el tiempo para mantener una reunión muy necesaria con sus centinelas. Naya estaba en una cita de juegos en medio del territorio DarkRiver, mientras Sascha estaba trabajando en el nido en una conferencia de comunicaciones prevista para más tarde ese día. Las dos piezas de su corazón estaban a salvo, y toda la información proveniente de las Ratas, así como sus otras fuentes, señalaban tranquilidad en la región. No existía susurros de mercenarios u otras incursiones enemigas. La manada estaba segura. La búsqueda del barco destinado a alejar a Naya de su hogar continuaba, pero a pesar de su necesidad primitiva de destruir a cualquiera que hubiera intentado dañar a su hija, Lucas no esperaba de ninguna manera que la cacería fuera una operación de una sola noche. Las búsquedas se estaban ejecutando, los filtros de información estaban todos en su lugar. Él no perdía nada sacando a Dorian de sus funciones para que esta reunión se realizara. La relación alfa-centinelas era fundamental para la salud de una manada, y sin importar que estuviera gruñendo por su necesidad de venganza, Lucas no tenía la intención de permitir que los suyos resultaran afectados por falta de atención. Por razones obvias, decidió organizar la reunión en la cabaña de Mercy y Riley. Mercy no estaba en condiciones de escalar su nido, aunque sabía muy bien que ella lo habría intentado si él hubiera sido lo bastante tonto como para programar la reunión allí. En cuanto a Riley, el teniente estaba cerca, teniendo una sesión de entrenamiento con Indigo. Ahora, Lucas llamó al orden en la reunión.

259


Mayormente esto consistía decirles a todos que dejaran de intentar que Mercy escupiera el número y sexo de los lobardos para que los DarkRiver pudieran ganar la apuesta. Por supuesto, Mercy no estaba cediendo. Sentada en un sofá cómodo con las piernas sobre una otomana que Lucas le acercó y su cuerpo apoyado en contra de Dorian, quien tenía su brazo alrededor de sus hombros con afecto, su pierna cubierta con la bota plástica en otra otomana similar, la centinela pelirroja solo les dirigió a sus compañeros una sonrisa felina. –La curiosidad mató al gato, ¿no lo sabían? –dijo. Los otros respondieron con amenazas creativas que la hicieron reír. Después, todo el grupo naturalmente quedó en silencio, su atención en Lucas. Él sabía exactamente de qué quería hablar. –Estoy malditamente cansado de que la gente intente dañar a esta manada. – Gruñidos llenaron la habitación, todos y cada uno de sus centinelas de acuerdo–. Cero tolerancia –ordenó como alfa–. A partir de ahora, cualquier individuo atrapado planeando o en medio de intentar dañar a un niño o un adulto DarkRiver, será ejecutado. Podríamos perder algo de información en el proceso, pero qué se joda; quiero que estos idiotas piensen mil veces antes de poner un pie en nuestro territorio. –Algunos depredadores entienden solamente la violencia. –Los mercenarios que tenemos en custodia, los que trataron de secuestrar a Naya –dijo Clay, desde su posición en el sillón frente al de Mercy y Dorian–. ¿Qué haremos con ellos? –No puedo pensar racional con ellos –respondió Lucas con honestidad contundente–. Quiero desgarrarlos en pedazos. Clay se inclinó con las manos entre las rodillas y antebrazos apoyados en sus muslos. –Sascha destrozó la mente de dos de ellos. Permanentemente –dijo en voz baja–. Tamsyn lo confirmó esta misma mañana. Podemos enviarlos directamente a una unidad psiquiátrica segura. –Mierda –murmuró Dorian–. No le digas a Sascha. Se sentirá culpable cuando no tiene ninguna razón para hacerlo. Lucas estuvo tentado de seguir los consejos del centinela, pero guardar secretos a su compañera nunca iba a estar en sus planes. –Ella lo manejará. –Estaría aturdida y afectada, pero su compañera era fuerte y comprendía lo que estaba en riesgo. Ella había usado sus garras defendiendo a su

260


hija y nadie, ni siquiera la propia Sascha, podría ver un crimen en eso. Devolviendo su atención a Clay, dijo–: ¿Y los otros miembros del equipo de mercenarios? –Estoy de acuerdo con una orden de ejecución –dijo Clay encogiéndose de hombros. Su tono era frío, el de un hombre responsable de la seguridad de una niña no mucho mayor que Naya–. Hicieron esto por dinero, tomaron el riesgo sabiendo las consecuencias. –Joder, quiero hacer eso también –dijo Vaughn en voz baja desde su silla frente a Lucas, Mercy y Dorian a un lado, Clay y Nathan en el otro–. Pero la noticia del intento de secuestro se hizo internacional. Todo el mundo está esperando ver cómo termina esto. –El jaguar empujó hacia atrás su cabello de un color ámbar peculiar–. Tenemos que decidir qué impresión queremos dar al mundo. Hay una línea muy fina entre el temor que protege a nuestros hijos y convierte a DarkRiver en duro pero justo, y el que lo convierte en monstruoso. Sabes que la mayoría de los Psy y seres humanos tienen dificultades para entender nuestras leyes. Lucas le gruñó a su mejor amigo, que en este momento estaba mostrando una comprensión aguda de la política. –Estaríamos entregando a nuestros enemigos una victoria al alienarnos de una franja masiva del mundo. Vaughn asintió. –Eso no aplica después de la advertencia. En ese momento, la gente culpara a los asaltantes por cavar sus propias tumbas. Antes de la advertencia... bueno, los mercenarios vinieron al territorio leopardo sabiendo lo que les esperaba. Yo digo que los rasguemos lo suficiente para que lleven siempre las marcas de garras. –Sus propias garras salieron–. Luego los entregamos a la policía. Cumplimos con las autoridades locales mientras dejamos claro que este es el último aviso. –Me gusta. –Mercy asintió–. También calmara a cualquiera que pueda estar preocupado por nuestro creciente poder en San Francisco. La realidad, como habían demostrado los ciudadanos que llamaron a DarkRiver en lugar de a la policía cuando vieron la camioneta colisionar con el vehículo de Dorian, era que DarkRiver podría gobernar San Francisco si así lo deseaba. Lucas no estaba interesado en la creación de un feudo, pero sí quería que esta ciudad fuera conocida como una ciudad leopardo, un lugar que solo un estúpido trataría de dañar. La sugerencia de Vaughn lograría ambos objetivos.

261


–Hecho –dijo–. Impartiré el castigo. Cualquiera de sus centinelas lo habría hecho en un instante, pero estos hombres y mujeres habían amenazado a la cachorra de Lucas. –Mercy, organiza la conferencia de prensa. Haremos una declaración mañana por la mañana. Nadie vería a un leopardo fuera de control allí. No, lo que verían sería a un depredador letal usando un traje. Inteligente e implacable, alguien a quien no querías hacer enojar, más bien un hombre que querías mantener como un amigo. Porque él cuidaba de los suyos. Mercy hizo una nota, su expresión de aprobación y su mano en la curva de su vientre. No existía nadie en el planeta tan peligroso como una mujer cambiante depredadora dominante cuyos cachorros hayan sido amenazados. Más tranquilo, estaba a punto de pasar a otra cosa cuando Nathan sacó a relucir el tema de Trinidad. –Luc, ¿cuál fue la respuesta a la propuesta de Ming LeBon? Lucas sonrió y, recostándose en su sillón, puso los pies sobre la misma otomana que Mercy. –Deberías preguntarle a nuestra experta en comunicaciones. Ella me ayudó a redactar la respuesta oficial de Trinidad. Mercy inclinó su cabeza y movió la mano en un florido gesto con una dramática reverencia. –Aunque alabamos la iniciativa del ex Consejero Ming LeBon –recitó con voz profunda–, Trinidad es única en su estructura tri-racial y su red de alcance mundial. Por supuesto, aquellos miembros de Trinidad europeos que prefieran hacer negocios solo con otros grupos Psy locales son bienvenidos a unirse a lo que bien puede ser una entidad de gran utilidad a su propia manera. Dorian dio un alarido y comenzó a aplaudir. –Dime si entendí la traducción correctamente: Eh, si quieren dar la espalda a los contactos cambiantes y humanos, así como a todos los contactos fuera de Europa, siéntanse libre de unirse a este gracioso y pequeño grupo que el antiguamente importante Ming LeBon está tratando de improvisar. El resto de nosotros no estamos interesados en aquellos que no apoyan plenamente a Trinidad. –Perfecto. –Mercy le guiñó un ojo. Nathan era el único que no sonreía.

262


–Es demasiado poder, Lucas –dijo su centinela de más alto rango en un tono tranquilo que contenía una potente claridad–. Sí, Ming es un monstruo, pero es un terreno resbaladizo si los miembros principales de Trinidad comienzan a escoger quién va a firmar el acuerdo y quién no. Eso conducirá finalmente a un mundo dividido en dos. Lucas desearía que el centinela estuviera equivocado, pero incluso mientras celebraba la lenta caída de Ming, estaba batallando con la ética a largo plazo de la misma situación. –No creo que alguna vez lleguemos a un acuerdo con Ming. –El telépata había matado a muchos, dañado a innumerables personas, hecho demasiados enemigos. Tenerlo en la Trinidad la envenenaría. Nathan asintió, con el cabello negro salteado con unos pocos hilos de plata. –Lo sé y sé que Trinidad se encuentra en proceso de construcción. Pero piensa en la base que construyes. Esta era la razón por la que Lucas estaba tan malditamente feliz de que Nathan hubiese elegido darle su lealtad cuando se convirtió en alfa. Él había vivido más tiempo, visto más, tenía una profunda sabiduría. Hacía pensar a Lucas sobre sus acciones. –He estado considerando proponer un estatus adjunto para casos como Ming. –No para el beneficio del ex Consejero, sino por la razón que Nathan acababa de señalar–. Le daría al individuo o grupo acceso a contactos de negocios, pero no serían considerados miembros completos, ni tendrían derecho a votar. Su estado adjunto se basaría en el hecho de que varios de los demás miembros tienen serias preocupaciones sobre la sinceridad de su solicitud para formar parte del Acuerdo. –Dejó escapar el aire, se obligó a continuar, aunque su pantera estaba gruñendo y arañándolo. Esta vez, el lado humano debía tener prioridad–. Si, después de cinco años, han mantenido los valores de Trinidad y no han causado a otro signatario ningún daño penal, se convertirán en miembros completos. –¿Los otros aceptaran algo así? –preguntó Mercy, rompiendo el silencio que los invadió cuando él terminó. –No lo sé. –Sería una batalla dura, pero Lucas la lucharía. Tenía que hacerlo o, como Nathan señaló, Trinidad se construiría sobre la base de la exclusión y no de la inclusión, negando la misma razón por la que fue creada–. Creo que el hecho de que Ming sea demasiado arrogante para aplicar de nuevo lo hará más sencillo. – Nadie más en el mundo era capaz de incitar esta profunda reacción negativa–.

263


Podemos reparar cualquier daño ya hecho dejando claro que incluso cuando múltiples firmantes actuales tienen problemas con un individuo o un grupo, todavía se les dará a esa persona o grupo la oportunidad de demostrar su veracidad. Dorian estaba mirando a Lucas. –Siempre supe que eras duro, pero estás a punto de enfrentarte a los lobos, las Flechas, los Olvidados, y Dios sabe quién más, todos a la vez. –Con una repentina sonrisa, dijo–: Olvida las bolas de plata. ¡Esas cosas son de maldito titanio! La risa rasgó la tensión y cuando Clay se levantó para hacer un poco de café, Lucas pidió uno doble. –¿Puedes prepararme un vaso de leche caliente? –pidió Mercy señalando luego con el dedo a un balbuceante Dorian–. Ni una palabra. Sucede que he desarrollado una obsesión por ella. –Una pausa–. Es raro. –Amiga, están creciendo personas diminutas en tu interior. Puedes ser tan rara como quieras –dijo Dorian, acariciándola con el afecto de un hombre que la conocía desde que eran niños. Se puso de pie mientras sonreía a Mercy–. Yo traeré tu leche. Solo después que todos los demás tuvieran su cafeína volvieron a los negocios de la manada. Los cuales estaban de nuevo conectados con Trinidad, pero esta vez de una manera mucho menos tensa. Uno de los principios básicos del acuerdo era que todas las partes podían ponerse en contacto entre sí y que líneas abiertas de comunicación existieran entre personas de todas las razas, manadas, y líneas familiares. Un efecto secundario desafortunado fue el aluvión de llamadas que ofrecían a DarkRiver diversas “asombrosas oportunidades” de negocios, las ofertas eran realizadas por Psy, seres humanos y cambiantes por igual. Lucas había puesto a Nate a cargo de la sobrecarga no solo porque era quien tenía el temperamento más calmado de todos ellos, sino que también tenía experiencia en diferenciar oportunidades reales de escoria. –Se ha calmado un poco –reportó Nate después de volver a tomar asiento, café en mano y las mangas de su camisa azul y cuadros rojos remangadas. Esa camisa estaba limpia, excepto por una mancha de color púrpura cerca del cuello, donde uno de los gemelos la había embadurnado de mermelada mientras lo

264


despedía con un abrazo en la mañana–. De hecho, tengo dos buenas para compartir. El primero era de una pequeña compañía humana fundada y dirigida por una pareja en su propia casa. –Recubrimiento a prueba de rasguños para suelos de madera –les dijo Nathan después de la introducción de los fundadores–. Juraron que funciona con las garras de los cambiantes, así que les hice enviarme una muestra, la coloque en una zona milagrosamente ilesa en una habitación del segundo piso, y después lleve a los chicos a que la probaran. –No tengo un cachorro –dijo Vaughn arrastrando las palabras–, pero incluso yo puedo decirte que eso podría no haber sido la mejor idea. Nathan sonrió. –No, los gemelos comprendieron que esta era una ocasión especial. Cualquier destrucción en la casa y se enfrentaran a la furia de su madre. Saludando a Nate con su taza de café, Vaughn tomó el organizador que el otro hombre le pasó, luego fue a sentarse al otro lado de Mercy. –No esperaba que a una empresa humana se le ocurriera esto –comentó Vaughn mientras Mercy y Dorian estudiaban las imágenes en el organizador. –Tampoco yo –dijo Nathan–, pero puedes ver que funciona. También lo comprobé yo mismo, para ver cómo actuaba contra las garras de adultos. Ni un rasguño. –Tomó un sorbo de café antes de continuar–. Creo que deberíamos organizar una conversación más profunda con ellos, con un ojo en una probable inversión en la compañía. –Hazlo. –Lucas confiaba en el juicio de Nathan y si DarkRiver iba a continuar creciendo, tenían que estar abiertos a nuevas asociaciones y conceptos. Porque si los Psy podían ser arrogantes hasta el punto de lisiarse a sí mismos, Sascha le había hecho darse cuenta de que los cambiantes tenían un paralelo en su defecto, una tendencia a solo mirar a los suyos. Después, Nathan les informó sobre la segunda oportunidad de inversión posible, antes que Clay tomara la palabra para hablar de cuestiones de seguridad operativa. Luego fue el turno de Dorian para actualizarlos en su búsqueda del barco que había estado destinado a ser la prisión de Naya. Eso, por supuesto, los regresó de nuevo al humor enojado, mientras todos pensaban en lo que casi sucedió.

265


–Miren –dijo Mercy después, su propia ira sonrojando su piel–, sé que tenemos muchas cosas en que preocuparnos y que hay todo tipo de mierda sucediendo en el mundo, pero hay que hablar de esta fiesta conjunta. –Acarició su vientre en un gesto auto-calmante–. Es importante. Lucas asintió. La fuerza de un cambiante venía de su familia, y esta celebración se trataba sobre eso. Si perdían de vista eso, perderían lo que los hacía cambiantes, leopardos, DarkRiver. –Los cachorros y crías están emocionados por ella. –El pensamiento trajo una sonrisa a su cara. –Riley tiene información sobre que Ben, Jules, y Rome ya están tramando una competencia de comedores de pastel. –Mientras hablaba, Mercy estiró los tobillos flexionándolos de adelante hacia atrás. –Espera. –Dorian miró las uñas de sus pies, en la actualidad pintadas de un rosa fuerte–. ¿Riley las pintó? Es decir, ¿ya que no puedes llegar a los dedos de tus pies? Cada gato en la habitación la miraba, emocionados ante la idea. Mercy gruñó bajo en su garganta. –¿Y si lo hizo? –¿Eh? –Dorian se rascó la mandíbula, luego le mostró esa sonrisa de chico surfista rompecorazones que había seducido a muchas mujeres antes que se enamorara desesperadamente de su compañera científica–. Lo haría por Shaya si ella fuera una chica embarazada desquiciada como tú. –Cuidado a quién llamas loca, rubito. –Mercy le dirigió a su mejor amigo una mirada mortífera, mientras que los demás sonreían–. Sucede que no fue mi lobo. Anu vino con su kit. –Tendió sus manos–. Elegí un azul metálico para estas. ¿Ves? Tomando una mano, Dorian estudió las yemas de los dedos. –¿Esta cosa se mantiene cuando cambias? Lucas tosió. –Volviendo a la reunión. Los dos pueden tener su discusión sobre sesiones de belleza más tarde. –Atrapando el cojín que Mercy le arrojó a la cabeza, lo puso detrás de su espalda, y luego cogió la galleta que Vaughn le lanzó, el jaguar había olfateado el alijo que Bastien le dejó a Mercy–. La fiesta. Adelante. –Bien. –Mercy expuso su elección del lugar así como los datos generales de la forma en que pensaba que el evento debía ser ejecutado. Luego sacó el tema de la lista de invitados–. SnowDancer y DarkRiver sí, pero, ¿queremos invitar a nuestros

266


otros aliados, o a aquellos que han ayudado a la manada o están conectados a nosotros en formas no lineales? La pregunta se sintió aún más significativa luego de su discusión sobre Trinidad. Vaughn fue el que habló, su voz sostenía una suave intensidad. –Cuando Faith dejó la PsyNet, lo hizo creyendo que nunca volvería de nuevo a tener ningún contacto real con su padre. –Ojos de color casi oro se reunieron con Lucas–. Resulto que Anthony no es un idiota y ama a sus hijos. Creo que significaría mucho para que ella ser capaz de invitar a su padre a una fiesta de la manada. Lucas sabía que Sascha no invitaría a Nikita, incluso si DarkRiver confiara en que la ex Consejera no se giraría y los apuñalaría por la espalda. Su relación era muy diferente de la que Faith tenía con Anthony, pero podía ver el punto de Vaughn. –También está Kaleb Krychek –dijo–. El hombre puede ir dónde quiera, encontrar a quién quiera, así que no hay problemas de seguridad con él. –No todos los teletransportadores podrían localizar gente al igual que hacían con los lugares, pero sin duda Krychek podía–. También ha sido muchas veces una fuente de ayuda e información. Y su compañera es familia a través de Faith. Vaughn asintió. –Sahara está estrechamente vinculada al Colectivo Empático debido al trabajo que realiza en el seguimiento de sus niveles de trabajo e informes de compaginación en la salud del propio panal, pero Faith todavía se preocupa de que ella esté aislada. Lucas sintió la misma preocupación cuando la prima de Faith volvió con Krychek luego de su estadía en DarkRiver. Sin embargo, aunque el peligroso cardinal telequinético no era de ninguna manera sociable, parecía no limitarle a su compañera el contacto social o familiar que necesitaba para prosperar; había teletransportado a Sahara al territorio DarkRiver muchas veces para que esta pudiera visitar a Faith, Sascha, y sus otros amigos. –No veo ningún problema con invitar a Sahara y Kaleb –dijo Dorian–. Y el padre de Faith parece ser uno de los buenos. A Shaya le gusta. Clay simplemente asintió. –Estoy bien con invitarlos también –comentó Nathan–, pero tendremos que cambiar la ubicación. Porque aunque ninguna de las guaridas de las manadas se

267


vería comprometida, la casa de Mercy y Riley sí lo será, y ellos tendrán a los lobardos allí muy pronto. –Eso es un gran punto negativo. –Mercy se mordió el labio inferior–. La única otra ubicación posible es el complejo de entrenamiento empático, pero están teniendo clases allí todo el tiempo. Lucas frunció el ceño. –No estoy seguro de que eso sea correcto. Dame un segundo. –Sacando su teléfono, le envió un mensaje a Sascha, recibió la respuesta casi de inmediato–. La clase actual termina en poco más de dos semanas y la siguiente no iniciará hasta dos semanas después de eso. Podemos llevar a cabo el evento durante el tiempo que el área esté vacía. –Perfecto. –Mercy dio unas palmaditas a su vientre–. Si estos pequeños todavía están acurrucados dentro, celebraremos su inminente nacimiento en lugar de su nacimiento real. –Y –agregó Clay–, no hay problemas de seguridad con las personas que queramos invitar. Para ahora ya todos ellos deben conocer la ubicación. –¿Alguna otra persona fuera de la manada que queramos invitar? –preguntó Lucas. –Max y Sophia. –Clay colocó su taza de café vacía en una mesa cercana–. No solo son amigos, sino que también se han ganado una invitación después del número de veces que han ayudado en secreto a la manada. –Prefiero dejar fuera a los halcones y BlackSea en esta ocasión –dijo Nathan–. Son aliados, pero en ambos casos la relación todavía está en progreso. Mejor seguir con las reuniones particulares por ahora. –No creo que esperen una invitación en este punto –comentó Mercy después de asentir. Nadie estuvo en desacuerdo. –Hay otro grupo que tampoco esperaría una invitación –dijo Clay después–, pero que creo que se ha ganado por completo una, el problema será convencer a los lobos de eso. Al final, se encontraron con una lista bastante limitada de invitados fuera de la manada que Lucas discutiría con Hawke. Este era un evento en conjunto en todo el sentido, por lo que ninguna de las partes tomaría decisiones unilaterales. –Si SnowDancer está de acuerdo –dijo–, probablemente vamos a estar albergando a un par de Flechas también, cortesía de las conexiones de Judd.

268


Su teléfono sonó antes de que cualquiera de los otros pudiera responder. Era una alerta de BlackSea solicitando que, como aliado, DarkRiver estuviera listo durante las siguientes cuarenta y ocho horas para prestar asistencia si se requería: Espero que la necesitemos,

había escrito Miane. Porque eso significaría que hemos

encontrado a Leila y que estamos en el proceso de extraer otra cabeza de la hiedra que es el Consorcio.

269


Traducido por Lucrecia.

IVY Y VASIC estuvieron muy tristes los días siguientes de la muerte de Zie Zen, pero al igual que él, ella no podía descansar. Ambos tenían responsabilidades, no solo con Tavish y el escuadrón, sino con muchos otros. En su caso, la salud de sus empáticos y, por supuesto, el grave problema de la oculta desintegración del tejido psíquico de la PsyNet, una desintegración que estaba debilitando la estructura psíquica que soportaba a millones de mentes. En el caso de Vasic, sus funciones como segundo de Aden, así como los compromisos que tenía con amigos y aliados. Fue el día después de que hubieran esparcido las cenizas de Zie Zen que Ivy, Vasic, Tavish, y Conejo regresaron de un paseo matutino por los árboles frutales para descubrir que Miane Levèque había dejado un mensaje en su comunicador y otro en el teléfono que Vasic olvidó en la cabaña. –Vasic, sé que perdiste a tu abuelo hace apenas unos días –le había dicho con voz sombría–, pero tenemos lo que podría ser una pista verdadera y viable sobre Leila. Necesitamos comprobarla tan pronto como sea posible. Si no puedes hacerlo, lo entenderé. –El tono de la alfa estaba lleno de compasión, sin ningún tipo de condena–. Pero por favor házmelo saber en menos de una hora para que pueda volver a trazar nuestros planes. El marido de Ivy habría estado justificado al negarse, pero no lo hizo. Se puso su uniforme de Flecha y deslizó la pequeña moneda de oro en un bolsillo interior en memoria de su abuelo. –Si salvamos a esta cambiante BlackSea –dijo él, su voz potente con el recuerdo y resolución–, le daremos un golpe al Consorcio. Zie Zen habría querido eso. Porque, pensó Ivy, todos los planes e intrigas de Zie Zen estuvieron dirigidos hacia un único objetivo: devolverle la libertad a su pueblo.

270


–Sí –susurró ella–. Él no nos agradecería por dejar enjaulada a una mujer cuando podríamos ser capaces de liberarla. Deslizando sus manos por la parte frontal de su uniforme, ella cuidadosamente plegó y enganchó la manga de su brazo amputado. Vasic podría haber hecho ajustar sus uniformes para que eso no fuera necesario, pero con Samuel Rain continuamente experimentando con nuevas prótesis, lo había dejado así. Esa elección decía algo poderoso acerca del hombre que amaba. A pesar de que ya estaba adaptado a la pérdida de su brazo hasta el punto que las prótesis a menudo le molestaban, seguía dándole a Samuel una oportunidad. Por una simple razón: la mente del otro hombre necesitaba un reto y este desafío lo mantenía enfocado y mentalmente sano. –Listo –dijo ella después de terminar su autonombrada tarea–. ¿Tendrás cuidado? Vasic sostuvo su mejilla con su mano, sus ojos de un gris tormentoso ese día. Llenos de ecos de dolor. –Sí –prometió–. Necesito volver a casa contigo. Su corazón le dolió por el poder crudo de sus palabras y el amor que se percibía en su toque. Girando la cabeza le dio un beso en la palma. –Tu abuelo estaba muy orgulloso de ti, Vasic –le dijo, sus ojos encontrándose con los suyos–. No lo olvides nunca. Atrayéndola, Vasic la sostuvo durante un largo rato. –¿Tendrás cuidado en la PsyNet? La extraña desintegración que me enseñaste puede ser tan insidiosa como el brote original. –Lo prometo. –Ivy no tenía ninguna intención de que su vida juntos tuviera un final prematuro. Sí, sentían dolor, pero también sentían amor, risa y esperanza–. Tendré una conferencia con Sascha y varios Es más para proponer ideas sobre soluciones y explicaciones. –Se obligó a dar un paso atrás–. Te amo. –Tú eres mi corazón, Ivy. Repitiéndose esas palabras luego que él se teletransportara, Ivy se limpió las lágrimas, puso una firme sonrisa en su cara, y fue a buscar a Tavish. Vasic y ella le habían permitido quedarse en casa y no ir a la escuela del Valle hasta ese momento, pero ella decidió que eso cambiaría mañana por la mañana. Al igual que cualquier niño Flecha, él necesitaba la certeza que le daba una rutina, y estar con

271


sus amigos con suerte ayudaría a alejar su mente de la pérdida que su familia acababa de sufrir. –¿Tavish? ¿Conejo? Garras escarbaban el suelo mientras una pequeña bala blanca salió disparada de la habitación de Tavish para llegar a ella moviendo su cola. Se arrodilló y acarició al perro que estuvo a su lado desde antes de que hubiera encontrado su voluntad, quien de hecho, la ayudó a encontrar su fuerza con su valiente lucha por sobrevivir. El acto de acariciar su pelaje la consoló como siempre lo había hecho. –¿Qué estaban haciendo ustedes dos? –le preguntó a Tavish cuando el niño de siete años llegó a la puerta. –La tarea escolar que mi maestro me envió –respondió, con una sonrisa vacilante en el rostro–. ¿Vasic se fue? –Sí, todos vamos a regresar al trabajo. –Dándole a Conejo una última palmada, se movió para abrazar a Tavish. Conejo se había recostado junto a ella y ahora apoyó su cuerpo contra el del niño. –¿Tengo que ir a la escuela mañana? –Una pregunta calmada pero temblorosa. Tavish fue abandonado por su familia cuando se unió al escuadrón, en ese momento, no había sido alentado a formar ningún vínculo en absoluto. Luego llegó esta nueva familia y el cauteloso nacimiento de la esperanza. La muerte de Zie Zen le dio un duro golpe a esa esperanza, pero Vasic e Ivy estaban ayudando al niño a superarlo, reiterándole constantemente que a diferencia de los miembros de su familia biológica, Zie Zen no eligió dejarlo, simplemente llegó el momento para que el hombre más viejo viajara a la siguiente etapa de su existencia, cualquiera que esta fuera. Arrodillándose frente al niño, Ivy tomó sus manos entre las suyas. –¿Qué repetía el abuelo siempre? –Que la educación es importante, y que el hombre que posee la mayor cantidad de información es el hombre que puede cambiar incluso la corriente del propio mundo. –Tavish repitió casi palabra por palabra. Estaba claro que no lo entendía todo, pero entendía lo suficiente. –Entonces –dijo Ivy–, mañana a la escuela. –Sonrió–. Tus amigos te extrañan, ¿sabes? El maestro me lo dijo. Un susurro de una sonrisa calentó los ojos de Tavish.

272


–Mañana a la escuela –concordó y luego se inclinó para acariciar a Conejo–. ¿Puedes jugar conmigo y Conejo hoy? –No en este momento. –Ivy le dio un beso en la mejilla antes de levantarse–. Tengo una conferencia, y después debo completar otro trabajo. Aunque a mi madre le gustaría tu ayuda en su jardín. Puedes terminar tu tarea luego. La cara de Tavish se iluminó. Regresó a su habitación y volvió a salir después de haberse cambiado a su ropa designada para jardinería y con un sombrero en la cabeza. Ellos cogieron sus guantes y herramientas de tamaño infantil del cobertizo al aire libre antes que Ivy lo acompañara a la casa de sus padres. Su madre ya estaba afuera en el jardín vegetal. –Gracias –le dijo telepáticamente a la mujer con el cuerpo fuerte, alto y delgado que le había dado a luz. Gwen Jane nunca sería el epítome cálido y tierno del instinto maternal, pero ella luchó por el derecho de su hija a vivir y ser feliz. Al igual que su padre. Los quería con cada latido de su corazón. –No es un problema –le respondió su madre telepáticamente–. El niño tiene habilidad con las plantas y el deseo de aprender. Y es útil tener un telequinético alrededor cuando necesito una pala u olvido mis guantes en la casa. Los labios de Ivy se curvaron. Creía que su madre estaba desarrollando un sentido del humor, pero nunca estaba segura por completo. –Diviértete –le dijo a Tavish, que ya estaba poniéndose los guantes y preparándose para las malas hiervas. Le pidió a su madre que lo vigilara hasta el mediodía porque la conferencia que estaba a punto de tener no era apta para que un niño la escuchara accidentalmente. En especial, un niño cuya mente estaba anclada en la PsyNet. Inició la conferencia tan pronto como llegó a casa. Después de aclarar algunos detalles operativos menores, su equipo y ella se trasladaron a la verdadera razón de esta reunión. La debilidad, los bordes fracturados, la desintegración que amenazaba con colapsar la red. Un número del equipo había recibido informes de áreas inestables de los empáticos en las zonas de las que eran responsables. Cuando unieron todas las piezas, descubrieron un cuadro perturbador. –Es peor de lo que pensaba –dijo Ivy, consternada–. Sahara, ¿Kaleb ha sido capaz de desenterrar más datos sobre esto? –El potente Tq conocía a la MentalDark mejor que nadie y la entidad neosensible tenía una afinidad con la podredumbre

273


que causaba esta desintegración. Su gemela, la MentalNet, amaba a los empáticos, pero conocía a Kaleb desde hacía mucho más tiempo y él parecía ser capaz de hablar con ella de una manera que incluso los Es no podían. –No, lo siento Ivy. –Los ojos azul oscuro de Sahara eran solemnes–. Le pedí que hiciera contacto antes de esta reunión y dice que está recibiendo la misma respuesta que antes, imágenes de cuerpos con sus órganos desgarrados a la fuerza, un calendario que se detiene en el umbral del Silencio. Los vellos en los brazos de Ivy se levantaron al igual que lo hicieron la primera vez que Kaleb compartió la información con ella. –¿Qué diablos no estamos viendo? Nadie tenía ninguna respuesta, ni siquiera Alice Eldridge, quien completó estudios innovadores y bastante profundos sobre los empáticos. –Independientemente de mi memoria fragmentada –dijo la otra mujer, frotándose la frente–, no estoy segura de que pudiera ayudar con esto. No tengo ninguna prueba, pero no creo que esto sea un problema empático. Hay otro problema, uno que no vemos por alguna razón. Poco a poco, las caras se volvieron demacradas y la preocupación puso un gran peso sobre sus hombros, el equipo comenzó a finalizar la comunicación, hasta que solo quedaron Sascha y Sahara. Ivy había estado decepcionada por la falta de participación en la reunión de Sascha, la cardinal era la E más experimentada del mundo. Llevaba “despierta” más tiempo que ningún otro, hecho innumerables pruebas en sus habilidades, mientras el resto de ellos aún estaban sumidos en el silencio. Sí, Ivy y los demás han hecho algunos avances, pero los años de estudio intensivo y experimentación de Sascha le daban un profundo conocimiento que nada podría superar. Especialmente con los Es en la red forzados al límite lidiando no solo con el Panal, sino también con la confusión y las necesidades de una población que despertaba lentamente de un sueño largo y Silencioso. Nadie tenía tiempo para hacer otra cosa que reaccionar. Un equipo de investigación dedicado a la designación E era una quimera. Como resultado, Sascha ocupaba la batuta en el área de investigación no oficial, e Ivy había estado esperanzada con su contribución. Asumiendo que la reticencia de la empática cardinal tuviera que ver con el hecho de que, después de haber desertado de la PsyNet, Sascha ya no tenía información en tiempo real, Ivy decidió reiterarle que el Colectivo tenía necesidad de su consejo. Pero la otra mujer

274


habló antes de que tuviera oportunidad e inmediatamente quedó claro que Sascha sí participó en la reunión, simplemente había estado absorbiendo todos los datos disponibles para llegar a una conclusión. –Sophie –dijo la cardinal con el ceño fruncido–. ¿Has comprobado su sección de la PsyNet? Ivy asintió. No conocía a Sophia Russo muy bien, pero cada E en el sector del mundo de Sophia era consciente que la sección en la PsyNet alrededor de su mente era diferente. Estable. Profundamente pacífica. Tanto es así que los Es al borde del límite eran conocidos por permanecer deliberadamente en esa sección para recuperar el aliento. Sin embargo, lo que muy pocos sabían, era que esa diferencia tenía que ver con la forma en que Sophia Russo estaba anclada en la red, la mente de la más importante asistente de Nikita Duncan estaba tejida a la PsyNet por millones de finas conexiones, en lugar de estar ligada a esta por un único enlace de biorretroalimentación. En esencia, Sophia Russo no estaba enlazada a la red, era parte de su propia estructura. Y en su mente, la mente de un Psy-J que siempre había aceptado la oscuridad al igual que la luz, la MentalNet y MentalDark eran una. Sin división, fracturas, o daños, esa felicidad plena se reflejaba en el estanque fresco y claro que era punto de anclaje de Sophia. –El área de Sophia es tan estable y pacífica como siempre –le dijo a Sascha, hecho que le daba esperanzas. –¿Totalmente estable? –presionó Sascha–. ¿Sin deterioro de su zona de influencia? Ivy frunció el ceño. –Lo comprobé después que Kaleb me mostrara la desintegración por primera vez, pero no estaba buscando eso en específico. –Con miedo corriendo por sus venas, agregó–: Dame tres minutos. Haré una evaluación más detallada. Lo que encontró fue extraordinario. Abandonando la red, Ivy miró a Sascha. –¿Cómo lo supiste? –Fue un susurro ronco. –¿Qué viste? –preguntó la cardinal Psy. –La zona de influencia de Sophia ha crecido, Sascha. No lo suficiente para hacerse notar en un vistazo casual, pero si miras más de cerca, es obvio. –Donde

275


antes dos o tres empáticos podrían haberse anclado en un momento dado, ahora podría dar cabida a cuatro, tal vez incluso cinco. Sascha dejó escapar un suspiro. –No lo sabía –respondió–. Estaba esperanzada, ya que mientras Sophia se mantenga estable, hay una posibilidad de salvar la red antes de que colapse. Solo tenemos que averiguar lo que la hace única. –No puede ser simplemente que ella acepte ambos lados de su naturaleza – dijo Sahara, con el ceño fruncido–, que permita a la MentalNet y a la MentalDark volverse una por un momento, porque si eso fuera cierto… –La red debería estar curándose, incluso a un ritmo muy lento –completó Ivy, porque con la caída del Silencio había llegado una oleada de emoción tumultuosa a la red–. ¿Sera por la forma en que la mente de Sophia está tejida a la red? –Es posible –respondió Sascha, apartando un mechón de cabello que se escapó de su trenza–. Sophie está más profundamente integrada en la PsyNet que cualquier otra persona en el planeta. –¿Cómo podríamos duplicar eso? –La pregunta de Sahara fue al punto–. Podría ayudar si supiéramos cómo y por qué la mente de Sophia Russo se ancló de esa forma. Sascha negó suavemente con su cabeza. –Solo Sophie puede compartir su historia, pero le pregunte una vez lo que podría compartir en caso de que en algún momento surgiera la pregunta sobre el inicio de su punto de anclaje, y ella me dio permiso para decirles que se trató de un acto de supervivencia instintiva. No creo que ni siquiera ella pueda darnos instrucciones. Su cabeza comenzó a latir como si estuviera siendo golpeada repetidamente con un martillo. Ivy miró hacia abajo donde escuchó un pequeño ladrido para ver que Conejo volvió de la casa de su madre para hacerle una visita. Siempre hacía eso, corría felizmente de un lado a otro cuando su gente estaba en dos lugares separados de una sola área. –Déjenme darle a Conejo un poco de agua –les dijo a las otras mujeres y fue a rellenar su cuenco. Cuando este empezó a beber moviendo su cola, ella se encontró pensando en la comunidad que sus padres ayudaron a construir en este rincón de Dakota del Norte, en cómo de alguna manera era un organismo vivo. Cada individuo único y distinto, pero juntos formando una cohesiva…

276


Sus ojos se ampliaron. Corriendo de regreso al comunicador, interrumpió a Sahara a media palabra. –¿Puedes pedirle a Kaleb que dirija a la MentalNet para que busque cualquier otra sección sana? ¿Áreas como la de Sophia Russo? –Eso es brillante Ivy. –Los ojos de Sascha cambiaron al negro puro–. Con Sophia solo tenemos conjeturas, pero si podemos encontrar una segunda mente que esté ayudando a sanar la red, podríamos comparar similitudes y diferencias. –¿Pero tus Es no habrían localizado ya esas secciones? –Sahara apretó los dedos contra sus sienes, como si hubiera captado el dolor de cabeza de Ivy–. La primera vez que escuché sobre Sophia fue por uno de ellos. –Voy a alertar a toda el Colectivo para que lo busquen –dijo Ivy, ya redactando ese mensaje en su cabeza–. Eso podría ser suficiente para que la gente recuerde cosas importantes, porque si el área es pequeña, un E podría no haberla notado excepto para pensar que él o ella se sentían bien al pasar por allí. Ivy esperaba que ese fuera el caso, porque el otro escenario era sombrío: que el área de Sophia fuera la única saludable.

277


Traducido por Lucrecia.

VASIC LLEGÓ A las coordenadas que Miane Levèque le otorgó para encontrarse en una de sus ciudades flotantes. La alfa de BlackSea estaba vestida con ropa de camuflaje, su cara pintada con rayas de color negro y su cabello largo hasta los hombros peinado hacia atrás en una pequeña cola. Había otros cinco con ella, incluyendo un gran macho que Vasic reconoció como Malachai Rhys. –Vasic. –Con sus ojos suavizándose, Miane tocó suavemente su antebrazo–. Gracias por venir. Él aceptó el gesto táctil de simpatía con un suave asentimiento. –¿Dónde necesitas ir? Miane extendió la mano. En ella estaba un pequeño disco y al presionarlo apareció un holograma detallado de un antiguo muelle. Un maltratado letrero en el fondo lo identificaba como el Embarcadero d’ Edward. Vasic miró la imagen tratando de localizar un bloqueo para el teletransporte, lo logró. –Es perfecto. ¿Cómo obtuviste la imagen original? Miane y Malachai intercambiaron una mirada antes de parecer decidir confiar en él. –La enviamos a un compañero de manada que puede cambiar en una serpiente de agua dulce –dijo Miane–. Él es inusual, ya que en su forma de serpiente es relativamente pequeño. Supusimos que no iba a activar ningún sensor calibrado para cambiantes de agua. Vasic asintió, dándose cuenta de que habían solicitado un teletransportador porque un equipo más grande no podría replicar ese sigilo durante la incursión. –Vámonos. –No está oscuro allí –dijo Miane–. Tu uniforme...

278


Vasic accionó un dispositivo sobre su hombro mientras ella hablaba. Ubicado normalmente en la muñeca izquierda, fue trasladado al hombro izquierdo para su uso. Un toque y su uniforme cambió a un patrón de camuflaje. –Práctico. –Malachai miró el cambio con ojos interesados–. ¿Quieres compartir esa tecnología? Vasic tomó el pote de grasa que Miane le tendió, rayando su rostro. –Habla con Aden. –Sabía que era poco probable que su amigo y líder del escuadrón estuviera de acuerdo con eso. Las Flechas todavía necesitaban ciertas ventajas y esta tecnología era de vanguardia, creada por científicos que el escuadrón había salvado de la muerte y que ahora trabajaban para ellos, y no por la fuerza, sino porque el equipo les daba los fondos y la libertad para explorar sus ideas. Lanzó el pote de grasa a una de las personas de Miane que estaba vestida de civil y que acababa de terminar de comprobar los auriculares que serían utilizados por el equipo durante la incursión. –Creen una formación apretada a mí alrededor –pidió. Podía teletransportar a los seis fuertes miembros del equipo BlackSea a la vez, pero solo si se reducían al mínimo las distancias entre sus cuerpos–. Nos voy a teletransportar al área entre los árboles a la izquierda de la imagen. Se necesitaron tres segundos para que se organizaran en la forma que les solicitó y luego los estaba teletrasportando. El equipo se fundió con los árboles y las altas hierbas en el instante después de su llegada, lo mismo hizo Vasic. La gente de Miane era muy buena. Si no hubiera sabido que estaban allí, podría no haberlos visto de inmediato. En su primera exploración visual, no vio nada excepto el muelle y árboles dispersos. Las hierbas altas hasta la rodilla se agitaban con la brisa. No existían indicios de que sus formas delgadas hubieran sido aplastadas por el paso de incluso un solo par de pies. Eso no descartaba teletransportadores, pero teniendo en cuenta que existía un número limitado de Tqs con capacidad de teletransporte en el mundo, la posibilidad era baja. Sin embargo, no inexistente. Fue en su segundo barrido visual cuando vio algo al otro lado del área más limpia de hierba pasando el muelle. Haciendo una señal a Miane de espera, se teletransportó al sitio. Era lo que sospechó, una unidad de vigilancia. Un análisis más detallado mostró que estaba desactivada.

279


Regresando con esta a BlackSea, señaló el daño por agua y la suciedad incrustada. –Parece que nadie se ha molestado en darle mantenimiento. –Como si este lugar hubiera sido abandonado. La mandíbula de Miane se tensó. –Aun así nos mantendremos encubiertos, en silencio y alerta. –De acuerdo. –Dejó que el equipo BlackSea tomara la iniciativa porque tenía que ser capaz de ver a todos para poder sacarlos si hubiera algún problema. Con ellos ahora extendiéndose por el lugar, tendría que hacerlo en ráfagas. Dos segundos después de que comenzaran, todo el equipo se congeló por un sonido susurrante, pero solo eran aves acuáticas tomando vuelo en la vía fluvial más allá del viejo muelle de madera. Les tomó una hora moverse desde su posición de inicio no muy lejos de la orilla del agua, a lo largo de una línea que seguía el camino abierto en el que no había árboles, solo lo que parecían ser algún tipo de grama y hierbas que crecían rápidamente en un terreno que había sido limpiado por fuerzas externas. Miane creía claramente que esto una vez fue un camino de tierra. Probó estar en lo correcto cuando un par de minutos después de la hora, encontraron una ligera curva y tuvieron a la vista una estructura baja hecha por el hombre. Vasic no había pedido un auricular como los utilizados por el equipo BlackSea, ahora se daba cuenta de que esto fue un error. Si él tuviera uno podría hablar con Miane, que estaba a la cabeza, y decirle que tenía más sentido que él se teletransportara allí. Incluso mientras el pensamiento pasaba por su cabeza, la alfa BlackSea se volvió para mirarlo e hizo un gesto hacia la estructura. Se teletransportó, teniendo cuidado de no aparecer justo al lado del edificio, sino cerca. Después se fue acercando con mucho sigilo, arrastrándose sobre su estómago. Tener un solo miembro superior hizo la tarea un poco más difícil incluso con su Tq, esta era una situación en la que una de las prótesis de Samuel podría haber resultado muy útil. Supo que llegaron demasiado tarde en el instante en el que vio la puerta ligeramente abierta, las hojas doradas apiladas en el espacio estrecho. Sin embargo, no tomó ningún riesgo. Sacando una herramienta de baja tecnología de un bolsillo en su muslo, que era básicamente una pieza delgada de metal con un pequeño espejo en ángulo en el extremo, la usó para observar el interior del edificio. Lo único que vio fueron signos de abandono.

280


Incluyendo gruesas telas de araña que cruzaban de lado a lado el espacio y que no podría haber sido hechas si alguien se hubiese estado moviendo por el lugar incluso una semana antes. No obstante, su entrenamiento de Flecha evitaba que tomara como un hecho que una habitación vacía significaba que toda la estructura estuviera abandonada. Guardando el espejo, hizo su camino por el costado del edificio y la parte posterior. Había un pequeño agujero en la parte inferior que lucía como daño causado por el desgaste. Una vez más, utilizó su herramienta para mirar dentro. Más telarañas. La estructura no tenía otras habitaciones por lo que podía ver. Levantando la mano, le permitió a la gente de Miane acercarse. Llegaron en silencio como fantasmas, pero una mirada al interior de la estructura y confirmaron que llegaron semanas, más probablemente meses, demasiado tarde. –Ella estuvo aquí –dijo Miane, caminando a un rincón polvoriento y apuntando a una pulsera verde que parecía haber sido olvidada allí–. La vi usando esto en nuestro último Cónclave. Vasic la miró. –¿Por qué no la recoges? –En una mujer nacida en una raza emocionalmente táctil, sería un acto instintivo. –Porque tengo la esperanza que podamos traer a un psicométrico. –Miró a su gente–. Salgan todos. Vamos a dejar este lugar tan limpio como sea posible para el Psy-Ps, si podemos conseguirlo. –Miane se volvió hacia Vasic–. ¿Puedes regresarme a Lantia? Tengo que hacer algunas llamadas. Los demás se quedarán aquí y podremos sacarlos por vía acuática ahora que sabemos que la locación está abandonada. –Si necesitas que alguien lleve al psicométrico al lugar, yo lo haré –le dijo Vasic después de teletransportarla a la ciudad flotante. –Estamos empezando a deberle a las Flechas demasiados favores –dijo Miane desapasionadamente–. Gracias. Ahora déjame averiguar si él está dispuesto a hacer esto.

VASIC estuvo a la vez sorprendido y no sorprendido, cuando el Psy-Ps resultó ser Tanique Gray. Los hijos de Anthony Kyriakus nunca habían sido

281


ordinarios y, dado quién era su padre, sus inclinaciones rebeldes eran casi de esperar. Debido a que había visto psicométricos trabajando antes, Vasic mantuvo a Tanique a la vista una vez que teletrasportó a Miane y al joven varón a la ubicación en la que Leila Savea estuvo cautiva, listo para llevarlo a una unidad médica en caso de que fuera necesario. No creía que Miane y los otros cambiantes se dieran cuenta del coste de las habilidades de un Psy-Ps. Probablemente debido a que los psicométricos eran raros y tendían a trabajar sobre todo con museos y entidades similares. Eso no descartaba el peligro; simplemente lo mantenía fuera de la vista del público. La última emergencia de la que Vasic había oído hablar, había implicado a un Psy-Ps que fue solicitado para verificar la procedencia de una espada antigua. Le pagaron una suma considerable para empuñar el arma ya que la mayoría de los psicométricos no tocaban nada con una historia conocida de violencia. Resultó que la compensación nunca podría haber sido suficiente. El Psy-Ps había logrado gritar que el arma fue utilizada en una reciente matanza antes de que dejara de hablar y comenzara a convulsionar. Todavía estaba en una unidad de alta complejidad en un centro médico privado. Las posibilidades de que reaccionara eran escasas, pero se mantenía vivo porque existía una posibilidad, y los Psy-Ps eran lo suficientemente valiosos para que nadie quisiera desperdiciarla, si esta existía. Hoy, vio a Tanique paralizarse en el piso de la sala principal, mucho antes de llegar a la entrada de lo que debe haber sido la celda de Leila Savea. Los músculos del macho más joven se contrajeron, sus manos en puños y su respiración volviéndose irregular. Vasic no lo dudó. Teletransportó al otro hombre lejos del edificio hacia los árboles en las afueras. Miane se dio la vuelta para hacer frente a Vasic. –¿Qué demonios? Estaba captando algo. –Él estaba a punto de tener un ataque. –Girando sobre sus talones, Vasic se acercó a donde teletransportó a Tanique. El hermano de Faith NightStar estaba inclinado con las manos sobre las rodillas, su pecho agitado mientras aspiraba bocanadas de aire. –¿Qué le sucede? –preguntó Miane, pero no esperó por una respuesta antes de sacar una botella de agua de la mochila de un soldado BlackSea cercano y acercarse para ponerla cerca de los pies de Tanique.

282


A Vasic le agradó más ella por ese gesto, por su conciencia de que la vida de su compañera de manada no era la única que tenía importancia. –Un psicométrico recoge ecos –le respondió cuando ella regresó a su lado–. Cuanto más antiguo sea el objeto, más apagado es el eco. Cuanto más nuevo sea el objeto, es más severo y estridente. –Él no estaba sosteniendo nada en ese momento –dijo la alfa BlackSea, frunciendo el ceño. –¿Por qué crees que se quitó sus zapatos antes de entrar allí? –El edificio en sí era un objeto y los pies descalzos de Tanique habían estado sobre una parte crítica del mismo. La comprensión heló las facciones de Miane. –Leila fue torturada en ese lugar –dijo con voz fría y dura–. ¿Y ese niño lo revivió? Ese “niño” era un psicométrico altamente dotado que costaba cientos de miles a las personas e instituciones que lo contrataban. Pero sí, él se “sentía” joven. Inocente. Incluso Vasic sentía el instinto de protegerlo como lo haría con Flechas jóvenes que estaban trabajando fuera de su nivel de experiencia. –Lo averiguaremos pronto. –Ya que Tanique estaba recogiendo la botella de agua y bebiendo. –¿Está percibiendo cosas de la botella? –Miane frunció el ceño–. Mierda, ni siquiera pensé que eso lo heriría. Vasic negó con la cabeza. –Puede blindarse contra su sensibilidad a los ecos físicos de la misma manera que los poderosos telépatas pueden protegerse contra el ruido del mundo. – Tanique tenía que bajar deliberadamente sus escudos para detectar cualquier cosa de los objetos a su alrededor. –Me alegro por él. –Miane se cruzó de brazos–. Sería un infierno caminar por la vida sin saber qué objeto o lugar podría mandarte directo a una pesadilla. El psicométrico terminó la mitad de la botella, la tapó, y se acercó hasta pararse frente a ellos, más del lado de Vasic que de Miane. –Gracias –le dijo a Vasic, sus pupilas todavía enormemente dilatadas–. Nunca había estado cerca de un evento violento tan reciente. Algunos podrían haber estado sorprendidos por eso, ya que Tanique era hijo de Anthony y Anthony era conocido por ser un director implacable. Pero Anthony no pensaba en términos de explotar a su familia. Él entendía lo que la capacidad de

283


Tanique le exigía, debe de haberse asegurado que a su hijo nunca se le pidiera asumir tareas que le pudieran comprometer de forma permanente. Vasic inclinó la cabeza. –¿Recogiste algo útil que nos pueda ayudar a rastrear a la cambiante de BlackSea? –Enunció la pregunta muy deliberadamente para que Tanique no se sintiera obligado a dar detalles sobre la tortura de Leila Savea. Eso no ayudaría a nadie, y mientras Miane Levèque podría tener la apariencia de calma, Vasic sabía que era una cambiante debajo de su piel, tenía los mismos impulsos primitivos. No había necesidad de enfurecerla aún más. –Nada –dijo Tanique después de darle a Vasic una mirada de agradecimiento–. Creo que debería centrarme en la puerta. Ya que es la única vía por la que podrían haberse ido, tengo una mayor probabilidad de captar hechos sobre su partida. –Espera. –Miane casi tocó el antebrazo de Tanique, pero bajó la mano a la mitad de camino–. ¿También percibes cosas de la gente? –preguntó, aunque Vasic no creía que esa hubiera sido su intención original. Tanique negó con la cabeza. –Solo de objetos inanimados, aunque el tamaño del objeto no tiene que ver con mi capacidad. He recogido ecos de los árboles en raras circunstancias, pero eso es lo más cercano que he estado de leer a una criatura viviente. –Es bueno saberlo. –Miane los acompañó de nuevo a la puerta–. ¿Captaste algo sobre las personas que mantienen cautiva a Leila? ¿Son Psy? Le tomó a Tanique varios segundos responder. –Debe entender que tengo que interpretar lo que veo –dijo finalmente–. Se presenta en piezas caleidoscópicas de manera masiva... como si estuviera de pie en un túnel de viento que me sopla imágenes a una velocidad rápida, y esas imágenes están astilladas. El joven varón había excluido una palabra crítica: “emoción.” Ese era el secreto que los psicométricos de alguna manera lograron mantener a través del Silencio, cuando leían un objeto sentían la resonancia emocional adherida a él. Fue por eso que muchos habían decidido trabajar solo en buscar la datación de pinturas u otros objetos de arte. Cosas que eran muy poco probable que tuvieran una historia íntima con la violencia. Las armas estuvieron fuera de la agenda de la mayoría de los Psy-Ps por mucho más tiempo que el protocolo del Silencio.

284


–¿Me estás diciendo que no puedes decirnos nada con certeza? –preguntó Miane, y aunque debía estar luchando contra un tumulto brutal de emociones, su tono fue plano–. Sin esa pista sobre el Embarcadero d’ Edward, nunca habríamos llegado tan lejos. –Es diferente con la gente –dijo Tanique–. En especial cuando se trata de razas. A menos que un cambiante cambie en el momento exacto que estoy recibiendo, o un Psy utilice sus habilidades de una manera obvia, todo lo que puedo darte son mis impresiones. De nuevo, estaba dejando por fuera el impacto de la emoción. ¿Una secuela de cuando tuvo que ocultar ese aspecto de sus habilidades bajo el Silencio? –Entendido –dijo Miane–. ¿Qué obtuviste? –Dos personas. Una hembra, un macho. Ninguna impresión real de sus caras. –Leila estaba sangrando, había sido recientemente golpeada, su cara cortada. ¿Debo decirle a la alfa? Esa última declaración fue enviada telepáticamente a Vasic. –No –respondió–. Céntrate solo en los hechos prácticos. –Mi impresión es de armas alrededor del macho –dijo Tanique en voz alta–, no tantas alrededor de la hembra, pero eso es todo. Nada que pueda utilizarse para propósitos de identificación. La boca de Miane se apretó pero no presionó más mientras Tanique se dirigía a la puerta. –Él es más joven de lo que pensaba –habló ella con Vasic, manteniendo su voz baja–. Llévatelo si piensas que está en problemas, nos ayudó a llegar hasta aquí y no le voy a pagar arruinando su cabeza. Vasic no apartó sus ojos de Tanique. –¿Aun a costa de la vida de tu compañera de manada? –Él también es el hijo de alguien –respondió Miane, con voz sombría. Esa declaración fue seguida por una mucho más pragmática–: Y no nos puede ayudar si está muerto o si su cerebro está dañado por las convulsiones. Frente a ellos, Tanique estaba deslizando sus manos por toda la puerta. Satisfecho con lo que percibió, puso un pie dentro, luego dos. Permaneció allí durante aproximadamente un minuto antes de volver a unirse a ellos. –Agua –dijo–. La abrumadora impresión de agua. Agua salada –especificó–. Están dirigiéndose hacia agua salada. –Vasic pudo sentir la frustración de Miane.

285


Había océanos llenos de agua salada. Entonces, Tanique dijo–: Contenida. El agua salada está contenida. –Frunció el ceño–. Concreto viejo y agua salada. Eso inmediatamente redujo el foco pero todavía lanzaba una amplia red de posibilidades. En algún lugar, existía una piscina de agua salada o depósito donde Leila fue llevada ya sea para que pudiera nadar y recuperar su tono muscular, o donde estaba siendo entrenada para una misión. –¿Cualquier otra cosa? –preguntó Miane–. Incluso la más pequeña migaja podría ayudarnos a reducir el área de búsqueda. Tanique se frotó la sien. –No tiene sentido, pero capte la imagen de un felino de algún tipo. –Levantó sus manos instintivamente por encima de la cabeza, ahuecándolas en forma de orejas antes de que pareciera darse cuenta de lo que estaba haciendo y las dejara caer–. Sus orejas permanecían hacia arriba y tenían mechones negros en la patas. –¿Podría uno de ellos ser un cambiante? Vasic había sacado su organizador de mano y se desplazaba por imágenes de felinos mientras Miane hacía la pregunta. –No lo sé –dijo Tanique–. Fue una impresión muy débil, incluso podría haber sido de una incursión felina en el edificio antes de que mantuvieran cautiva aquí a tu compañera de manada. Vasic giró la pantalla del organizador hacia Tanique. –¿El felino se parecerse a este? –Sí. ¿Qué es? –Un lince canadiense. Miane dejó escapar un suspiro. –Hay múltiples manadas lince en Canadá, sin contar al mundo, al menos tenemos un lugar para empezar. –Le tendió una mano a Tanique–. Gracias. Te debemos una. Vasic se preguntó si la alfa se daba cuenta de que acababa de prometer un favor al Clan Psy NightStar. Mientras observaba, Miane entró al edificio, presionó su mano contra este. –Vamos a encontrarte, Leila –dijo–. No te rindas. Tu manada va en camino.

286


PARTE 4

287


Traducido por Devi.

ERA MEDIA MAÑANA del día después del fallido intento de rescate a Leila Savea, y que Dorian hubiese rastreado el barco involucrado en el intento de secuestro de Naya. Lucas acababa de autorizar el plan que el centinela ideó para capturar al capitán del barco, cuando Devraj Santos llegó al territorio de los DarkRiver con su esposa, Katya, y un chico llamado Cruz. Con el tiempo, el líder de los Olvidados se había vuelto un aliado cada vez más fuerte, la relación entre los DarkRiver, SnowDancer y los Olvidados era tan fuerte que él le había pedido a las manadas que les otorgasen santuario a niños Olvidados con dones y a sus familias. Ese santuario era necesario porque en el mundo existía más de un mercenario individual que quería controlar las habilidades nuevas y únicas de los niños. Lucas sabía que Dev iba a venir, y ahora los dos estaban de pie al lado de una pequeña área abierta en el bosque, donde Naya, Keenan y Noor se encontraban jugando con Cruz. El chico mayor manejaba naturalmente el entusiasmo de los niños más jóvenes, nada sobre él delataba que era un telépata con un poder de nivel cardinal, sus ojos casi negros con destellos inesperados de dorado oscuro en vez del cielo nocturno. Porque Cruz era uno de los Olvidados, no Psy. Mientras Lucas observaba, Cruz fue a decirle algo a Sascha antes de sonreír y regresar al campo de juegos. La compañera de Lucas estaba con Katya y Ashaya, las tres mujeres manteniendo una conversación relajada. La esposa de Dev y Ashaya una vez fueron científicas en un laboratorio controlado por Ming LeBon. Ambas habían ayudado a los niños incluso cuando no podían idear un escape para ellos, y ambas pagaron un precio por esa ayuda. Aunque Lucas no conocía a Katya tan bien como a Ashaya, sentía un poco de cariño por ella. A su vez, Katya, adoraba a Noor y Keenan, el lazo entre ellos creado por una desolada desesperación que se había transformado en alegría incandescente.

288


Sin embargo, la conversación en esos instantes entre Dev y él, no tenía nada que ver con ninguno de los niños, con los Olvidados escondidos entre los DarkRiver y SnowDancer, o Cruz. Involucraba a un adolescente de los Olvidados a quien Lucas reclamó como parte de su manada. –He confirmado los rumores que tus Ratas escucharon –le dijo Dev, la piel marrón dorada de su rostro estaba llena de líneas severas–. Hay una recompensa puesta sobre Jon. Cinco millones para cualquiera que pueda capturarle vivo. Las garras de Lucas punzaron en su piel. Cuando las Ratas reportaron el rumor, un mes atrás, se había puesto de inmediato en contacto con Dev. Tanto porque los Olvidados han logrado infiltrarse en redes que tal vez poseyeran una amenaza para su gente, como porque si alguien estaba tras Jon, era posible que él o ella (o ellos), también intentaran secuestrar a otros niños Olvidados. Tales intentos de abducción ya han ocurrido más de una vez. –Nuestro mensaje no era una amenaza vacía –dijo en un tono que mostraba la rabia severa de su pantera–. Alguien hiere o trata de herir o tomar a un joven DarkRiver, y morirán por garras y dientes. –No has escuchado la mejor parte. –La voz de Dev era a la vez aprobadora y divertida. Lucas fue a contestar, pero fue distraído cuando Cruz se acercó corriendo. –Olvidé mi jugo –dijo el niño, su rostro sonrojado por el esfuerzo. Dev lo cogió de la manta de picnic que Sascha llevó, donde había colocado aperitivos y bebidas para los niños. –Aquí tienes –dijo, golpeando el puño con el chico de once años y medio–. No dejes que esos tres –un asentimiento hacia donde una feroz pero diminuta pantera negra pretendía morder a Keenan, mientras Noor trataba de derribarlo–, te den muchos problemas. Cruz puso los ojos en blanco después de tomar la bebida. –Ellos son bebés. –Un suspiro reticente–. Pero es mejor que juegue con ellos así no se aburren. Los labios de Lucas se curvaron mientras Cruz regresaba para unirse entusiasta en cualquiera que fuese el juego que tres cachorros DarkRiver y uno de los Olvidados hubieran inventado. –El chico luce mucho mejor –le comentó al líder de los Olvidados–. Sascha dice que sus escudos son fenomenales. –La compañera de Lucas fue quien ayudó a

289


crear aquellos escudos, a petición de Dev, después de descubrir que Cruz no tenía ningún escudo propio, su mente desnuda al mundo. –Ella le dio la base. –Dev deslizó las manos dentro de los bolsillos de sus pantalones negros–. Y joder, es buena, Lucas. Mientras más estudiamos los escudos de Cruz, más nos damos cuenta de lo que construye, y es extraordinario. La pantera de Lucas se estiró, orgullosa. –Sí –concordó–. Pero puedo decir que está contenta con el progreso que él ha hecho por su cuenta. –Esa revisión fue parte de la razón por la que Dev y Katya hicieron ese viaje. –Es un chico fuerte. –Ahora era Dev quien estaba orgulloso–. Resistente no se acercaría a describirlo. –El otro hombre estuvo en silencio por un momento antes de añadir–: Todavía está de luto por su mamá y su papá, pero no se está concentrando en la manera horrible en que fue drogado y diagnosticado como esquizofrénico. Las pesadillas se han ido por completo. Lucas sabía que no era solo la resistencia de Cruz lo que había permitido al chico curarse, sino el hecho de que estuviese rodeado por un escudo de amor y protección feroz. Cruz tenía el aire de un niño que sabía que nada podría derribarlo. Mucho de eso se debía a Katya Haas y Devraj Santos. Lo que hizo que Lucas volviera a pensar sobre la protección de los niños a su cuidado. –La recompensa –dijo–. ¿Detalles? –Te enviaré lo que tenemos. La oferta fue enviada directamente a un número de equipos especiales y unidades mercenarias. Lo mejor de lo mejor entre todas las líneas raciales. A todos los que son peligrosos. –Lo cual significa que no podemos engañar al cliente creando un equipo falso que tome la oferta –comentó Lucas, cruzando sus brazos. Dev asintió. –Tratamos de persuadir a nuestro contacto para que engañe al cliente, le pedimos que enviara fotos falsas de Jon atado y amordazado. –Una sacudida de cabeza–. Él está muy aterrorizado por las represalias de su propio equipo si se enterasen que ha estado enviándonos información. No saben que él es un Olvidado. –Mierda. –Lucas descruzó los brazos antes de clavarse sus garras–. ¿Detalles de contacto en la oferta? –Direcciones de correos electrónicos desechables. No hay forma de rastrearlo… y lo hemos intentado.

290


–¿Y cuál es la buena noticia? –Esta vez, su tono tuvo el suficiente gruñido para que las orejas de Naya se movieran, pero se distrajo de inmediato cuando Noor la llamó. –Nadie está ansioso de tomar la oferta. Lucas miró al líder de los Olvidados, su pantera mostrando incredulidad en sus ojos. –¿Cinco millones y nadie está ansioso? –Nuestro contacto dice que su propio grupo estaba considerándolo, y tenemos indicaciones de que otros dos también, pero todos se echaron para atrás anoche. –Los ojos de Dev destellaron–. Fue un golpe de genialidad hacer tu declaración filtrando imágenes de ese cuarto sangriento donde ejecutaste al alfa que fue tras tu cachorra. No fue Lucas quién filtró esas fotos. Ni siquiera fue consciente de que habían sido tomadas. Fue uno de los soldados ocelotes, la mujer. No lo hizo como desafío o rebelión. No, lo hizo para dejar en claro a los otros cambiantes que los supervivientes dominantes ocelotes presenciaron la ejecución y que fue hecha con derecho. Su acto había sido de solidaridad con su nuevo alfa. A pesar de sus acciones desautorizadas, Lucas tenía que admitir que le gustaba la joven ocelote. Especialmente porque aceptó su castigo por aquellas acciones sin quejarse. No la había herido, pero la ubicó en las peores rotaciones por seis meses. “Valió la pena, señor”. Le había dicho cuando él negó con la cabeza después del castigo. “No quería que hubiera ningún rumor, solo los hechos duros y fríos. Usted no merece que alguien cuestione sus acciones”. Abrazándola contra su pecho, una mano acunando su cabeza, Lucas había presionado un beso en su cabello. “Vas a ser problemas, pero resulta que a esta manada le gustan los problemas”. Ella se había ido con una sonrisa con hoyuelos, Rina a su lado. La soldado DarkRiver de veinticuatro años estaba ayudando a la chica más joven a adaptarse a la manada, y no fue una asociación casual. Rina había creado más problemas que la mayoría de los compañeros de su edad juntos, antes que Lucas asignara a Dorian como encargado de su entrenamiento y desarrollo. Enfrentada a un entrenador que no aceptaba mierda alguna, ella excedió todas las expectativas sin perder las partes de su personalidad que la convertían en Rina. Lucas sabía que sería buena para la soldado ocelote de gran espíritu.

291


–Un cuarto sangriento –le dijo a Dev ahora–, normalmente no detendría a la clase de mercenarios que secuestran niños. –Tal vez no, pero la idea de tener sus entrañas desgarradas y atadas frente a ellos, o de que corten sus penes mientras gritan, o que le arranquen sus ojos antes de ser liberados, solo para que puedas cazarlos y destrozarlos con tus dientes, no les parece bien a muchos. En especial cuando el intento fallido de atrapar a Naya ha aumentado el riesgo de captura a la categoría de noventa y nueve por ciento de certeza. Lucas miró fijamente al otro hombre. –¿Entrañas atadas y penes cortados? ¿Cegando personas para poder cazarlas? Con las mejillas plegándose, Dev ladeó su cabeza. –Sí, tampoco pensé que era tu estilo. Parece que alguien ha estado adornándolo a tu favor y haciendo un maldito buen trabajo en ello. Ahora tienes una reputación como el hijo de puta más aterrador que no posee límites en lo referente a tu niña y a tu manada. –El líder de los Olvidados se apoyó contra un árbol–. Ah, y los rumores dejan claro que también eres brutalmente inteligente y tu manada tiene la inteligencia para excavar conexiones financieras, sin importar lo profundo que un grupo de mercenarios entierre esas conexiones en un esfuerzo de evitar represalias. Dev le sonrió a Naya cuando ella caminó sigilosamente para gruñirles de forma juguetona antes de regresar con sus compañeros de juego. –También se ha filtrado que confiscaste el dinero del equipo de asalto capturado; los mercenarios odian trabajar gratis incluso más que ser sujetos a la tortura. Lucas había colocado ese dinero en un fondo para los niños ocelotes, con el acuerdo unánime de los sobrevivientes ocelotes adultos. Asignó los cuatro millones del dinero de los SkyElm en ese fondo, pero los sobrevivientes fueron firmes en que querían contribuir con la nueva manada, así que un millón fue destinado al fondo de los DarkRiver utilizado para la educación de los cachorros. Ninguno de los adultos había querido tomar algo de los millones restantes, pero él hizo que cada uno aceptara una cantidad que les ayudara mientras se asentaban en sus nuevas vidas. El resto, a pedido de ellos, servirá como capital para una beca para jóvenes inventores. Se llamará la subvención SkyElm, y aseguraría que el nombre de la manada viviera como parte de algo bueno, no simplemente como recuerdos de horror.

292


–Huh –dijo en respuesta a las revelaciones de Dev sobre su aparente reputación de realizar torturas horríficas. Lucas masacraría al mundo por aquellos que le pertenecían; pero no le gustaba la tortura. Nunca le había gustado. Aun así, sería útil tener esa reputación si ayudaba a proteger a los miembros más vulnerables de DarkRiver. –Eso explica el respeto repentino y precavido que veo en los ojos de las corporaciones Psy con las que estamos trabajando en acuerdos de negocios. –¿Los negocios han bajado recientemente? –Han aumentado. Parece que los Psy respetan ese tipo de retribución despiadada. –Lucas sonrió, su pantera divertida mientras se daba cuenta de la identidad de la persona que probablemente estaba detrás de su nueva reputación. Nikita Duncan era más que suficientemente retorcida e inteligente para encontrar la manera de proteger a su hija y nieta a largo plazo y lo que asustaría a incluso los más duros hombres y mujeres. El hecho que su reputación también protegiera a otros niños era un efecto secundario que a ella no le importaría, pero que sí le importaba bastante a Lucas. –¿Así que está hecho? –Preguntó Dev–. ¿La pista terminó con los ocelotes? Lucas negó con la cabeza. –No, el alfa era solo un arma útil para apuntar en nuestra dirección. Alguien más estaba manejando la operación. –Tenía la esperanza que el capitán del barco que Dorian encontró proveería más información. Jamie estaba liderando la operación para interceptar el barco en cuestión, lo que involucraba volar a una de las ciudades flotantes de BlackSea en un avión capaz de realizar aterrizajes marítimos. Miane asignó uno disponible para su uso a DarkRiver y SnowDancer después que se aliaron con su manada. Desde ese punto, Jamie se subiría en una embarcación submarina de BlackSea y se acercaría al barco, luego subiría y entraría con un pequeño grupo de cambiantes acuáticos. Parecía una operación apropiada para un gato que había practicado buceo en mares profundos. – Los atraparemos –le dijo a Dev–. Tarde o temprano, encontraremos a las personas detrás de esto. Era una promesa irrompible de un alfa… y de un padre.

293


Traducido por Devi.

De los diarios privador del Padre Xavier Pérez.

7 de mayo de 2075. Nina: Me ha confiado su nombre, el soldado Psy. No lo escribiré aquí… si mis letras son encontradas alguna vez, no quiero traicionar a mi amigo. Sé que debes estar pensando que él seguramente es un doble agente, que él me traicionará. Pensé lo mismo hasta que me di cuenta que él no tenía ninguna razón para acercarse a mí, o de quererme a su lado. No soy nadie, un pedazo roto de un pueblo perdido. Cuando nos conocimos, yo estaba borracho, un tonto que era más un estorbo que una ayuda. No, mi nuevo amigo no tenía razón para ofrecerme su confianza salvo que, vio que necesitaba una misión, una razón para existir. Al dármela, me ha ofrecido más de lo que jamás sabrá. Por primera vez en una eternidad, me siento de nuevo como Xavier. Me siento como el hombre que era antes del día que el asesinato manchó nuestro pueblo y te vi saltar al agua. Por momentos, incluso veo la extraña flama de esperanza. Tuyo, Xavier.

294


Traducido por Devi.

ERA A VASIC a quien Miane Levêque contactaba más a menudo con actualizaciones de la situación de Leila Savea, y a Zaira con quien la alfa BlackSea se reunía simplemente para hablar. Ambas mujeres eran peligrosas, y su amistad era una cosa creciente. Como líder del Escuadrón Flecha, se podría esperar que Aden estuviera descontento con eso, pero sentía lo opuesto: su compañera y su mejor amigo estaban construyendo, por su cuenta, lazos poderosos. Si lo peor ocurría, si Aden fuese asesinado, Vasic tendría las destrezas y contactos para intervenir, y Zaira… No, no podía predecir lo que haría Zaira, excepto buscar venganza. Y después que eso estuviese hecho, tenía la horrible convicción de que ella elegiría unirse a él. Así que tenía que mantenerse con vida. Eso era todo lo que debía hacer. El pensamiento hacía eco en su mente mientras apretaba el agarre en una roca no lejos de los nidos de RainFire y se balanceaba para sobrepasarla y subir. A un par de metros de él, Remi, el alfa de la pequeña manada de leopardos, estaba haciendo lo mismo. También estaban vestidos en forma similar, con pantalones oscuros y camisetas, botas en sus pies y guantes en sus manos; la única diferencia real era que la camiseta de Remi era blanca y la de Aden verde oliva. –Entonces –dijo Remi, sus bíceps abultándose mientras intentaba cruzar sobre un espacio accidentado particularmente difícil en la parte frontal de la roca–, como los lobos están manteniendo ocupado a Ming por ahora y Trinidad no ha colapsado, ¿qué te tiene preocupado? Aden mantuvo su posición hasta que vio que Remi conseguía cruzar con seguridad. Estaban escalando de forma separada pero actuando como los vigilantes del otro, listos para enviar una alerta en caso de accidente. Tal accidente era altamente improbable, no con Remi teniendo garras con las cuales podría engancharse dentro de cada pequeña grieta y Aden siendo un escalador más

295


cuidadoso que su amigo más instintivo. Sin embargo, dar cosas por sentado había dejado a personas (y a Flechas) muertas. –¿Sabías que BlackSea tiene reuniones regulares para su gente? –Preguntó después que empezaran a escalar de nuevo–. Ellos vienen de cada rincón del globo. –Se empujó con sus pies, los colocó en una vertiente, pateó hasta que estuvo en una posición agachada vertical por un segundo antes de quedarse colgado, y estuvo listo para la próxima parte de la escalada. Remi silbó. –Buen movimiento. –Zaira me enseñó ese. –Su amada estaba en ese momento “escalando como gato” la pared interna de roca de los RainFire. Fue forzada a hacerlo por los pequeños y menos poderosos gatos que querían saber cómo lo lograba sin garras. Zaira podría haberse resistido a ellos. Pero cuando la pequeña Jojo había saltado arriba abajo con la idea de ver a Zaira haciendo otra escalada, bueno, su ruda comandante tenía una vena vulnerable de un kilómetro de distancia. –¿Cómo va la escalada? –envió telepáticamente, su conexión perfecta en este alcance. –Hasta ahora sin incidencias. Hice una semi caída para volverlo más excitante, pero ahora que lo he hecho, no es un verdadero desafío. Porque Zaira escalaba con su mente tanto como con su cuerpo, habría recordado cada agarre, cada movimiento exitoso. –No alardees mucho frente a los gatos. Risas suaves a través del vínculo negro sobre negro que los conectaba, la luz del fuego de su amada escondida dentro del negro. El escuadrón entero necesitaba su fuego, prosperaba en él, ya fuera si ella aceptara su importancia o no. –Su orgullo está a salvo conmigo. –Zaira raramente reía en voz alta, pero mente a mente, él se estaba convirtiendo adicto al sonido de su felicidad–. ¿Ya terminaste? –A la mitad. Se desconectaron sin necesidad de despedidas. Zaira y él vivían en las mentes del otro, jamás eran intrusivos, solo… presentes. Amaba ser capaz de sentir su mente afilada en el borde de su consciencia, y saber que cuando ella lo necesitara, él podría responder en cuestión de segundos. –Suena como nuestros eventos en el círculo de la manada. –La voz de Remi lo regresó por completo al presente–. Todas las manadas tienen reuniones, y tan

296


diferentes como son los BlackSea, todavía son cambiantes, todavía son una manada. –¿Su meta es reforzar los lazos de la manada? –Aden todavía estaba reconstruyendo su propia “manada”, tratando de curar a su familia herida, y no era tan orgulloso como para ignorar los consejos de una raza que se enfocaba en la familia. Especialmente cuando el hombre dando ese consejo era de un auto confesado alfa “correctivo” que estaba aprendiendo junto a Aden. –Claro –dijo Remi, mientras encima de ellos, un águila volaba con calmada gracia, haciendo círculos alrededor de la cara de la roca, como si estuviese observando sus actividades–. Pero también tiene que ver con celebrar eventos importantes como vinculaciones, cumpleaños, los logros de los cachorros. –Se arrastró sobre una sección casi suave de la roca–. ¿Por qué? ¿Estás pensando en una reunión? Aden asintió cuando el otro hombre lo miró, el cabello marrón y revuelto de Remi inundado de sudor y apartado de su rostro. –Si una manada cuyos miembros a menudo nadan solos pueden hacerlo, ¿por qué no el escuadrón? –Ivy Jane ya había comenzado con el proceso invitando a las Flechas a su casa para las cenas. Incluso también tuvo una casi fiesta informal… a pesar que con una lista de invitados creada mayormente con Flechas esa fiesta nunca sería ruidosa. Sin embargo, tomaría un esfuerzo coordinado reunir a la mayoría de su gente para un evento. –Demonios, Aden –dijo Remi–. Por lo que me has dicho, tu gente merece una gran fiesta épica. Aden y el alfa leopardo estaban ahora lado a lado, habiéndose acercado mientras la cara de la roca se estrechaba. –No creo que mis Flechas, niños o adultos, estén listos para un evento tan desestructurado –dijo, mirando a los ojos topacio claro de Remi. La razón por la que la fiesta de Ivy funcionó fue porque había sido bastante pequeña y ella logró tener contacto con cada uno de sus invitados, ayudándolos a mezclarse en la reunión. Algo más grande y las Flechas comenzarían a esconderse detrás de un instintivo escudo de protección. Enterrarían sus nuevas emociones, retrocederían de vuelta a décadas de entrenamiento anteriores diseñadas para convertirlos en máquinas remotas e inhumanas. Porque ser una Flecha era vivir dentro de un estricto conjunto de reglas.

297


Aden podría suavizar eso pero no podía eliminarlo. No cuando las personas en su familia eran algunas de las más peligrosas del planeta. Las reglas y la estructura les daban una oportunidad para tener una vida, y ahora, para tener familias. Un telépata que no se sentía aterrorizado de destruir la mente de un niño por un simple desliz hacía un padre mucho más estable y feliz, como lo hacía un telequinético que no tenía que preocuparse por aplastar la tráquea de su niño al no tener en cuenta su fuerza. Aquellos errores simplemente no pasaban dentro del escuadrón. El Silencio fue una fea construcción, pero le enseñó al escuadrón algo bueno junto a todo lo malo. –Mmm. –Remi afirmó su agarre, luego sonrió–. Hablemos de eso en la cima. Nos vemos allí, Flecha. Comenzaron a escalar en total concentración mental. Como un cambiante, la fuerza mayor de Remi y la flexibilidad le daban ventaja natural, pero Aden había hecho un mapa de la escalada en su cabeza antes de empezar. No tenía que hacer ninguna pausa o repensar. Como resultado, quedaron empatados. Y se empujaron sobre la cima al mismo tiempo. Riendo, Remi deslizó la botella de agua que llevaba atada a su muslo. –Demonios, eso fue impresionante para alguien sin garras. Aden tomó un sorbo de su propia botella. –Tú no utilizaste tus garras. –Los guantes de Remi estaban ilesos. El otro hombre dejó a un lado su agua para sacárselos. –Sí, bueno, solo es divertido si es una pelea justa. Ahora, si hubieses sido como tu amigo, el Tq, no habría habido ningún límite. –Vasic tiene un solo brazo. –Los intentos de Samuel Rain de hacerle a Vasic un trabajo prostético continuaban fallando… el último de forma espectacular–. La más nueva interacción de la prótesis que estaba probando explotó en una lluvia de chispas que prendió en fuego la nueva mesita de café de Ivy. Aden estaba en el huerto durante el incidente, así que sabía de primera mano que la empática no se sintió feliz con el daño. –Ella golpeó con el martillo esa prótesis en particular. –Y si había un poco mas de fuerza en sus golpes; bueno, incluso los empáticos necesitaban desahogos para la pena. Sin ser consciente de la tristeza que condujo la reacción indignada de Ivy, los hombros de Remi se sacudieron.

298


–Vasic tal vez solo tenga un brazo, pero es un telequinético. Ellos se mueven de una manera que es casi cambiante pero diferente. No puedo explicarlo. Aden no necesitaba más explicación; él había visto a Vasic escalar, sabía exactamente lo que Remi estaba tratando de describir. –Sí, él nos vencería a ambos, incluso con un solo brazo. –Habla por ti mismo. –El tono de Remi era de broma–. Pero la cosa de la fiesta, necesitas una excusa para darle estructura. ¿Ha pasado algo bueno que quieras celebrar? –Una pausa–. Sé que tu escuadrón perdió a un mayor recientemente. Es incluso más importante que celebres la alegría después de eso, que les muestres a tus Flechas que la vida, tiene muchas fases diferentes. Aden pensó en los logros de los niños, decidió que su confianza era aún muy nueva y frágil para siquiera colocarlos bajo el reflejo de una celebración. Luego él percibió a Zaira en el fondo de su mente, feliz en cualquier cosa que estuviese haciendo, y lo supo. –Hemos tenido varios enlazamientos. Vinculaciones. –El escuadrón había recogido y comenzado a utilizar el término cambiante, y ellos no eran los únicos en la PsyNet–. Ivy y Vasic tuvieron una boda –continuó, recordando

el huerto

revestido de rayos del sol y con el aroma floreciente de la primavera–. También Abbot y Jaya. –La realizaron en las Maldivas, la tradicional boda India fue un festín de colores y sensaciones que le hizo dudar mucho de que la vasta mayoría de la familia de Jaya hubiese estado verdaderamente en el Silencio–. El resto de nosotros no tiene necesidades familiares o culturales para celebrar de esa manera. –Un vínculo o un enlace a largo plazo es un gran evento –argumentó Remi–. Debería ser marcado y celebrado. –Los ojos del alfa eran lo del leopardo cuando se encontraron con los de Aden–. Tus cachorros tienen que seguir reglas, como los míos, pero tenemos que balancear eso dándoles una oportunidad para correr libres. –Una pequeña sonrisa–. Tus niños probablemente se comportan mucho mejor que los nuestros, pero si le das la oportunidad de que se den cuenta que las reglas han sido suavizadas, predigo dulces estragos. Aden no podía imaginar a los niños bajo su cuidado causando estragos alguna vez; pero entonces pensó en cómo la pequeña Jojo lo “atacó” en su última visita, gruñendo y rugiendo juguetonamente sin siquiera arañarlo, y supo que quería que sus pequeñas Flechas sintieran la misma libertad, incluso mientras continuaban aprendiendo cómo controlar sus habilidades violentas.

299


–Un evento para celebrar los vínculos en nuestro escuadrón. –Asintió, sus ojos observando la visión de los árboles y montañas visibles desde su ventajosa posición–. Voy a hablar con mis personas de alto rango, ver lo que necesitamos hacer para organizarlo. Gracias por el consejo. –Sabía que yo era el cerebro de este equipo –dijo Remi, chocando la botella de agua con la de Aden. Aden sintió sus labios curvarse con la declaración del leopardo alfa, justo mientras otra mente tocaba la suya. –Vasic acaba de preguntar si tengo tiempo para unirme a él en una sesión de boxeo. –El pedido fue entre amigos, no de Flecha a Flecha–. En vez lo invité a unirse a nosotros. –Diablos, sí –dijo Remi–. Quiero verlo escalar. Vasic se teletransportó en el fondo de la roca diez minutos después, habiendo regresado a casa primero para cambiarse a ropas y botas más aptas para escalar. En vez de decirlo telepáticamente, lo que sacaría a Remi de la conversación, Aden le gritó el tiempo de escalada de ambos. –¡Trata de vencer eso! Los ojos invernales de Vasic se volvieron brillantes con la luz del sol poniente cuando elevó la mirada y levantó su único brazo en declaración. Aden se encogió de hombros. –Está permitido el uso mínimo de tu telequinesis –dijo Remi a su lado–, ¡solo la suficiente para compensar por tu otro brazo! Los ojos de Vasic se estrecharon. Alejándose de la cara de la roca, la miró fijamente por varios minutos antes de regresar a tomar su primer agarre. Poco tiempo después, Aden se dio cuenta que de hecho Vasic estaba usando mucho menos Tq de lo que estaba permitido bajo la regla de Remi. –Está utilizando puro músculo e inteligencia. Remi silbó. –Te lo dije. El hombre su mueve como un gato. Mirando a su amigo, Aden pensó en las incontables sesiones de entrenamiento que realizaron juntos en el huerto, de lo duro que Vasic trabajó para recuperar su balance y fluidez en el movimiento. Perder un brazo cambiaba por completo la forma en que una persona se movía, pero él nunca se había quejado. Simplemente aprendió a adaptarse.

300


Porque el hombre que una vez había querido morir ahora tenía múltiples razones para vivir. –¡Te estás volviendo lento con la edad, Zen! Vasic alzó la mirada con la interrupción de Remi y Aden vio la sombra que pasó a través de su rostro por el recuerdo del hombre cuyo nombre llevaba. Un nombre que escogió llevar. Casi de inmediato vino la determinación. –¿Quieres apostar en ello? Remi resopló. –¿Me veo mentalmente inestable? Solo un idiota apostaría contra un Tq, con un brazo o no. Risa inundó los ojos de Vasic antes de regresar a su escalada cuidadosa y aún así fluida. Mientras Aden se sentaba allí bajo la luz solar vespertina y miraba a su mejor amigo realizar lo que debería haber sido un reto improbable, mientras un nuevo amigo estaba sentado a su lado, y su compañera hablaba con sus propios amigos, sintió una mareante sensación de posibilidad y esperanza. Ming LeBon tal vez estuviese causando problemas, el Consorcio estaba esperando en las sombras, y los restantes desaparecidos de BlackSea permanecían perdidos y solos, pero hoy, esta noche, era un sueño que una Flecha habría creído imposible incluso seis meses atrás.

301


Traducido por Devi.

EL DESTINO UNIÓ a Lucas con Devraj Santos de nuevo cuando Jamie envió una nota al día siguiente confirmando la misión como exitosa, y que enviaría los detalles más adelante. Lucas miró el mensaje con satisfacción sombría, luego guardó su teléfono para poder encender su auto. Se había ofrecido a llevar a Dev al territorio de los SnowDancer, donde el líder de los Olvidados planeaba chequear a los niños y familias que les dieron refugio. Y como él tenía asuntos que atender con Hawke, era conveniente para ambos. Resultó que Dev estaba pensando en sacar a su gente de las tierras de la manada. –No porque nos los hayan mantenido seguros o los hayan tratado mal –le dijo a Lucas–, pero los niños están comenzando a necesitar cada vez más ayuda especializada mientras sus habilidades se desarrollan. Y aunque Sascha y los otros han sido increíbles, pienso que estarán mejor bajo el programa de entrenamientos que hemos estado desarrollando con las Flechas. Lucas asintió. –En realidad Judd es el único con la clase de destrezas para enseñar a aquellos de tus jóvenes con habilidades nuevas y peligrosas, no puede manejarlos a todos. –Sienna estaba ayudando, pero su entrenamiento difería del de Judd y mucho de este no era transferible. –No hay dudas sobre mover a William –aclaró Dev, refiriéndose al chico nacido con el inusual don telequinético que hacía a Judd tan letal y tan extraordinario al mismo tiempo–. Judd puede ayudarlo de maneras que nadie más puede, ¿pero a los otros? Hablaré con ellos sobre los programas que estamos desarrollando, les daré la elección. –¿Y qué hay sobre la razón por la cual los mudaste aquí en primer lugar?

302


–Hemos comprado silenciosamente una propiedad en una parte remota del estado de Nueva York –respondió Dev–. Es seguro y lo bastante grande para que nadie se sienta acorralado. Siendo honesto saqué la idea del territorio Yosemite de los DarkRiver, a pesar de que nuestra área no será tan enorme, es lo bastante grande para humanos y Olvidados. –El otro hombre deslizó una mano por su cabello–. En realidad quería hablar algo contigo sobre nuestros protocolos de seguridad. Lucas escuchó, dio su opinión, luego le preguntó a Dev si ha tenido oportunidad de pensar en la peligrosa desintegración de la PsyNet, un problema que Sascha llevó a colación en la cena de la noche anterior. Aunque los Olvidados no tenían razón para amar a aquellos en la PsyNet que alguna vez los habían cazado, Dev y su gente entendían que la mayoría de los Psy eran personas ordinarias luchando por sobrevivir. El otro hombre había ofrecido asistir a Sascha de cualquier forma que pudiera. –No puedo entenderlo. –Dev colocó su brazo en la puerta, su ventana abajo mientras llegaban a la falda de las Sierras–. Si los Es están despiertos y las emociones están de regreso en la Red, entonces debería estar sanando. Los Olvidados no hicieron nada extraordinario cuando desertamos. –El ceño fruncido estaba en su voz–. Nos quedamos como la PsyNet era antes del Silencio. Ambos hablaron sobre ello pero no llegaron a ninguna conclusión nueva para el momento en que Lucas detuvo el vehículo cerca de la guarida.

VEINTE minutos después, mientras esperaba a Hawke fuera del área de la Zona Blanca, Dev ya se había ido a reunirse con su contacto, Lucas hizo una nota mental de preguntarle a Jon si el adolescente quería unirse al nuevo programa de entrenamiento de los Olvidados. Si así era, DarkRiver no lo enviaría solo; tendría un escolta de la manada, alguien que fuese su amigo así como también lo bastante fuerte para protegerlo. No porque no confiase en Dev, sino porque Jon era un niño de la manada. Su teléfono sonó en ese instante, con el informe prometido de Jaime. El antiguo soldado escribió sus conclusiones y envió la información a través de una

303


línea segura. Todo fue de acuerdo al plan; invadieron el barco señalado sin disparar ninguna alarma, luego interrogaron al capitán. Jamie estaba seguro de que el hombre fue solo un eslabón más de la cadena. Todo lo que él sabía era que tenía que recoger una carga viviente en un cierto lugar y hora. Esa hora y lugar se habría alineado perfectamente si el secuestro de Naya hubiese sido exitoso, así que no creo que haya duda alguna de que Dorian marcó al barco correcto. Le fue informado al capitán que recibiría más instrucciones para el cuidado de la carga una vez que estuviese en camino, pero que, mientras tanto, tenía que colocarla en una cabina aparte, una cabina donde había sido removido todos los objetos pequeños y era capaz de ser trancada. Él se imaginó que iba a ser algún tipo de animal, una mascota exótica “para algún bastardo rico”. Jura y perjura que no tenía ni idea de que iba a transportar a una niña secuestrada. Sus palabras exactas fueron: “Yo no tráfico con personas. Las personas tienen otras personas que cuidan de ellas y esas otras personas son malditamente escalofriantes, como tus amigos y tú”. Estoy inclinado a creerle. Su historial no está exactamente limpio, pero él no ha tratado de hacer nada tan ambicioso o peligroso. Es un traficante, trae y lleva materiales de bajo riesgo la mayoría de las veces, ligado con los ocasionales trabajos legales. Le fue pagado veinticinco mil dólares por el transporte. Eso no fue suficiente para comprar su lealtad cuando su vida y su sustento estuvieron en peligro. BlackSea nos ayudó allí, amenazándolo como vanearlo de todos los canales de aguas comerciales que controlan, y ellos controlan una gran mierda de eso. Ni siquiera tuve que mostrarle mis garras antes de que empezara a escupirlo todo.

Lucas hizo una nota mental de agradecerle a Miane, sabía que el alfa le diría que simplemente estaba devolviendo el favor a los DarkRiver por presentarle a Tanique Gray. El hermano de Faith había llevado a BlackSea más cerca de su compañera de manada desaparecida de lo que habrían estado de otra manera. El reporte de Jamie continuó: Mis entrañas me dicen que tenemos toda la información del capitán. Incluso entregó sus códigos personales y comerciales. Se los envié a Dorian y a Bastien para que pudiesen excavar a través de sus transacciones y transmisiones, y no han encontrado ninguna evidencia de alguna mayor involucración por su parte. Él era la mula inconsciente contratada para caer como chivo expiatorio si Naya era encontrada cuando estuviese cruzando el océano. Bastien está rastreando la fuente del pago de los veinticinco mil dólares. Por supuesto, todo fue anónimo. Muy común en una línea de trabajo de traficantes así que el capitán no tenía ninguna razón para excavar más allá. Tome la decisión de liberarlo, pero hemos colocado bichos en todos sus sistemas. Él no lo sabe, piensa que fue liberado con una advertencia. Prometió compartir cualquier nuevo acercamiento del individuo que lo contrató, pero por alguna razón, no le creí.

304


Le he pedido a Bas que marque todas sus finanzas y Dorian está monitoreando todas sus correspondencias personales usando varias fuentes clandestinas. Sabremos si se le acercan de nuevo, me imagine que sería mejor dejar que este pedazo de carnada se alejara, ver lo que podría atraer, pero si piensas que debería atraparlo, podríamos coger su barco con facilidad.

Un paso más en la caza de su presa, pensó Lucas, un paso más en la dirección correcta. Era un progreso lento, pero era un progreso. Enviándole un mensaje a Jamie confirmando que recibió la información y respaldando la decisión de su soldado de alto rango de liberar al capitán, le pidió que regresara al territorio DarkRiver. El trabajo en el agua estaba hecho. Ahora recaía en Bastien piratear la jungla financiera que sin duda aguardaba. –Luc. –La voz de Hawke surgió justo cuando guardaba su teléfono–. Lamento la demora, estaba en las elevaciones más altas, me topé con un desprendimiento en mi camino de vuelta y tuve que bordearlo. Lucas le dio la mano al otro alfa. –No hay problema. –Donde antes habrían andado en círculos alrededor del otro, sus animales listos para atacar ante cualquier comportamiento que incluso diera a entender un desafío de dominación, su relación ha evolucionado en algo muy diferente con el tiempo. Lucas había permitido a Hawke sujetar a Naya. Eso lo decía todo. –¿Quieres caminar hacia la cascada mientras hablamos? –preguntó Hawke, pasando una mano a través del cabello oro plateado que hacía eco del pelaje de su lobo. Ante el asentimiento de Lucas, el alfa se colocó a su lado, y se movieron a un ritmo lento mientras hablaban sobre varios asuntos relacionados con las interacciones crecientes entre las manadas, también de un proyecto de construcción que DarkRiver estaba liderando, los SnowDancer eran socios silenciosos del treinta por ciento. Ya han trabajado en varios proyectos ahora, los lobos satisfechos con quedarse en el fondo, dada la experiencia de DarkRiver en el área. Los dos apenas acababan de terminar su discusión y regresaban cerca de la guarida cuando Dev se les unió. Allí, él le explicó a Hawke lo que ya le había

305


comentado a Lucas sobre las mejores oportunidades de entrenamiento para los niños Olvidados en Nueva York. –Excluyendo a la familia de Will –le dijo entonces–, parece que mi gente estará fuera de tu dominio dentro del próximo mes. Hawke asintió. –Todos se adaptaron bien a la manada, y tanto los adultos como los niños hicieron amigos. Si quieren visitar después de irse, serán bienvenidos. –Te puedo decir desde ahora que aceptaran tu oferta, dejar a sus nuevos amigos era la preocupación más grande de los niños. Los ojos de Dev encontraron los de Lucas, y, de repente, aquellos ojos no parecían por completo humanos. Los iris seguían siendo marrones, pero las motas de color dentro estaban brillando tan fuerte que parecían como piezas de metales preciosos. –¿Dev, que coño le está pasando a tus ojos? –preguntó Lucas antes que el otro hombre pudiese decir lo que sea que estuviese a punto de decir. –Mierda. –El líder de los Olvidados mantuvo los ojos cerrados mientras levantaba una mano para sujetar sus sienes como si estuviese atornillándolas–. Viene y va, y no parece que pueda controlarlo, aunque estoy tratando malditamente fuerte. Hawke cruzó sus brazos. –¿Estas desarrollando ojos cardinales? –O algo así. –Frunciendo el ceño, Dev bajó sus manos y abrió los ojos. Las motas continuaban brillando. Inquietante, pero extrañamente hipnótico al mismo tiempo. –No soy el único. –El otro hombre dejó escapar su aliento–. Los ojos de Cruz están cambiando a medida que usa más sus habilidades, y también otros más. Esto –apuntó a sus ojos–, no es lo que los ojos de Cruz están haciendo. Ninguno de los cambios es igual y ninguno de los cambios son estables, pero definitivamente hay un cambio en los ojos de la mayoría de los Olvidados con habilidades de altos niveles. Lucas silbó, de repente entendiendo por qué Dev estaba tan molesto. –Colocará un marcador en las espaldas de tus miembros más dotados. –Es como si hubiésemos golpeado un defecto en la configuración –dijo Dev, dando un asentimiento brusco–. Como si cuando un individuo llega a un cierto

306


nivel de poder psíquico activo, genes previamente durmientes se encienden y comienzan a joder con tus ojos. –Tal vez las personas de Dev puedan modificar los lentes de contacto que desarrollamos para Sienna y los otros –le dijo Hawke a Lucas–. Debe ser más fácil esconder estas fluctuaciones que esconder ojos cardinales. Dev lució interesado de inmediato. –De verdad, aceptaremos cualquier ayuda que puedan ofrecer –dijo antes de mirar a los ojos a Lucas de nuevo–. Creo que Jon fue el primero en mostrar los cambios. Cuando hablamos, me dijo que no recuerda a las personas comentando nada sobre sus ojos hasta que cumplió los once o algo así. Como el extraordinario tono violeta en los ojos de Jon definitivamente invitaba a comentar, no pudo encontrar ninguna falla en la teoría de Dev. –Jon estaba por su cuenta, obligado a utilizar cualquier cosa que tuviera para sobrevivir. –La ética es un consuelo impávido cuando eres un niño hambriento. –No es una sorpresa que sus habilidades despertaran más rápido como resultado –concordó Dev sin ninguna duda. La respuesta causó que a Lucas le agradada aún más el líder de los Olvidados. –Te enviaremos la información sobre cómo producir los lentes de contacto. – Eran altamente especializados y tenían que ser hechos a medida para el individuo, pero los Olvidados tenían los recursos para llevarlo a cabo–. ¿Listos para irnos? Dev asintió y, despidiéndose de Hawke, los dos pronto estuvieron de vuelta en el auto. Les faltaba media hora para llegar al nido donde Dev, Katya, y Cruz se estaban quedando cuando este recibió un mensaje en su celular que le hizo fruncir el ceño. –¿Conoces a alguna manada de linces en Calgary? Lucas pensó de inmediato en la compañera de Bastien, Kirby. La manada de sus abuelos, IceRock, era la única en esa región inmediata. –Síp, ¿cuál es el problema? –Hay una pequeña población de Olvidados justo en la frontera este de la manada. Hasta este momento han mantenido una buena, sino cercana, relación con la manada, pero se están poniendo nerviosos por movimientos vehiculares tarde en la noche que parecen estar yendo dentro y fuera del territorio de la manada. Camionetas negras que parecen tener grado militar, pero no están rotuladas. La información no coincidía con la impresión de Lucas de los IceRock.

307


–Preguntaré, pero hasta donde sé, la manada es pacífica. –Un grupo centrado en la familia que eran felices al estar solos, a pesar de que estaban siguiendo cautelosamente la guía de DarkRiver en hacer amistades con sus vecinos. –Lo apreciaría. –Dev guardó su celular–. Mi gente tiende a ser nerviosa, en especial con niños en la mezcla. –No los culpo. –Los Olvidados han perdido a muchos de sus jóvenes en circunstancias horribles–. Me pondré en contacto con la alfa de los linces tan pronto como llegue. –Nos iremos en dos horas, así que si tienes alguna información después de eso, llámame.

308


Traducido por Devi.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez.

19 de Octubre de 2075. Nina: He estado trabajando con mi amigo Psy siempre que es posible. Aparece solo en raras ocasiones, pero hemos encontrado formas de mantener el contacto mientras él continua con su cubierta. En su ausencia, utilizo la acogida que me otorga ser un hombre de Dios para descubrir información que nos ayude a vencer la maldad que gobierna en la raza Psy. He estado sorprendido de cuántos Psy me tratan con respeto, a pesar de que de manera oficial ellos son escépticos de cualquier plano de existencia más allá de éste. De nuevo, me enseñan que no todos los Psy son iguales. Hay sus buenos y sus malos, sus flojos y sus fuertes. Todavía estoy molesto con Dios, todavía estoy lleno de ira, pero hay destellos de esperanza en la oscuridad. No sé si alguna vez volveré a ser el hombre de fe absoluta que una vez fui, sin embargo parece que mi fe es tan poderosa que no puede ser asesinada ni siquiera por el horror. Aunque sí sé una cosa: Nunca estaré complemente en paz con Dios hasta el día que te vea de nuevo… ya sea en esta vida o en la siguiente. Xavier.

309


Traducido por Devi.

LUCAS SE IBA a reunir con Sascha y Naya en la casa de Tamsyn y Nate, ya que la otra pareja los invitó a cenar, pero se detuvo en su propio nido para realizar la llamada a la lince alfa. Kiya Teague era casi de la misma edad de Lucas, aunque se convirtió en alfa más recientemente; el alfa anterior de la manada permanecía fuerte y saludable y respetado a pesar de que estaba en la séptima década de su vida. Él habría tenido el apoyo para continuar siendo alfa, sin embargo decidió pasarle la batuta a Kiya en vez de verla alejarse de IceRock para establecer su propia manada. Él permanecía disponible para ella por si necesitaba sus consejos, la transición aparentemente sin problemas por lo que había escuchado. Así era exactamente cómo una manada saludable debía funcionar, cómo el cambio ocurrió en DarkRiver hasta que Lachlan murió inesperadamente dos años después de abdicar; la perdida dejó a Lucas sin guía cuando apenas era un veinteañero. Nunca habría sido capaz de lograrlo sin sus centinelas, en especial Nathan. El actual centinela más antiguo había sido el centinela más joven de Lachlan en ese tiempo; él otorgó una conexión crucial entre Lucas y los centinelas más antiguos de Lachlan, hombres y mujeres que estaban ahora retirados pero que siempre estuvieron allí para la joven pantera que reconstruyó una manada desolada. –Lucas –dijo Kiya con una sonrisa que iluminó su rostro de hada, su piel un tono marrón aleonado y sus ojos sombreados con pestañas que le recordaban a una muñeca. La pequeña Kiya Teague era la alfa más alegre que él conocía. Era medio desconcertante. Su pantera insistía en querer darle palmadas en la cabeza, pero el lado humano de él sabía que jamás debería intentar ese gesto condescendiente. Ella probablemente le arrancaría el brazo por eso, ya que sin importar su personalidad encantadora, Kiya era una verdadera alfa. No era tan poderosa como Lucas, pero sí lo bastante poderosa para nutrir una manada saludable y para sostener su mirada.

310


–¿Qué puedo hacer por ti? –preguntó, con sus ojos marrones almendrados brillantes–. ¿Esto es por nuestra Kirby? Con los labios curvándose por el énfasis posesivo en Kirby, Lucas negó con la cabeza. –Tengo una pregunta para ti de tus vecinos en la frontera este. –¿El asentamiento humano? –La sonrisa de Kiya se convirtió en un ceño fruncido–. ¿Por qué te buscan a ti en vez de venir a mí? Era interesante que no pareciera saber que sus vecinos eran Olvidados… aunque lo cierto es que los Olvidados no publicaban exactamente su presencia. Lucas a veces olvidaba que poseía mucha más información sobre ellos que los alfas promedios. –Tenemos un conocido mutuo –dijo, luego sonrió–. Y ellos te tienen miedo. Ella extendió la totalidad del metro y medio de su cuerpo. –¿Te estás burlando de mí, Lucas Hunter? Él levantó las manos. –No me atrevería. Ellos en verdad están preocupados. Tiene algo que ver con la fluctuación de camionetas tarde en la noche dentro y fuera de tu territorio. El ceño de Kiya se desvaneció de inmediato. –Bueno, maldita sea, yo podría haberlos calmado en un instante. Lo haré hoy, ¿al menos que tengas alguna objeción? –No, creo que probablemente apreciarían una respuesta directa. –Lucas estaba adivinando la reacción de los Olvidados, pero en el fondo de su mente siempre estaba pensando en Trinidad; el acuerdo solo funcionaria si las amistades y relaciones se desarrollaban entre las líneas raciales–. Entonces, ¿qué estás haciendo tan tarde en la noche? –No somos nosotros –replicó la alfa IceRock–. Nosotros hemos estado preocupados también sobre esos vehículos. No han entrado en nuestro territorio del todo, pero han estado pasando justo al lado y, bueno, no somos una gran manada como DarkRiver, no tenemos muchas tierras. Queríamos estar seguros de que nadie se estuviese asentando y robando parte de la nuestra. Lucas conocía a los gatos, sabía exactamente qué habría hecho la manada de linces. –¿Qué viste cuando seguiste sus rastros? –No podría haber preguntado eso tan directamente si Kiya y él ya no hubiesen desarrollado una buena relación de trabajo construida en el hecho de que ahora eran familia.

311


–Los vehículos se dirigen a una finca vieja y gigante al otro lado de nuestro territorio –respondió la alfa lince, con los ojos brillantes–. Solía ser propiedad de un Director Ejecutivo humano que cayó en bancarrota cuando yo era una cachorra. Desde entonces fue abandonado para que se deteriorara hasta la ruina. Nuestros cachorros solían colarse para jugar en la propiedad hasta que construimos una cerca que no pudiesen trepar. –¿Por qué? –Si el lugar estaba desierto, a muchos alfas no les habría importado que los cachorros jugaran allí mientras no causaran ningún daño. La expresión de Kiya se ensombreció. –El Director Ejecutivo construyó una enorme piscina y a pesar de que estaba vacía, aún era un hoyo grande de concreto en el suelo, y cuando llovía, el agua se estancaba. No era seguro, y no pudimos contactar a los dueños para que lo cercaran, así que construimos nuestra propia cerca. El pulso de Lucas había aumentado con la palabra “piscina”, y se mantuvo así. Pensó en lo que Miane le comentó sobre la lectura psicométrica de Tanique. Agua de mar y linces. –¿Esa piscina está llena ahora? –Sabía que ella lo sabría. Los gatos no podían evitar ser curiosos, en especial sobre un vecino tan cerca de sus fronteras. Un asentimiento que causó que su cola de caballo rebotara, su cabello oscuro, de marrón oscuro con destellos de reflejos rojos. –Las unidades de construcción comenzaron a venir hace un año, cuando el nuevo dueño debe de haberla comprado. Colocaron una construcción de vidrio encima de la piscina y limpiaron la casa, la cual sorprendentemente estaba en buenas condiciones. Ya no se puede ver hacia la piscina, el vidrio es ahumado. También lo añadieron a nuestras cercas, colocaron vidrio opaco en su parte. Decepción y aprobación competían por el liderazgo en su tono. Como alfa, ella obviamente apreciaba las mejores medidas de seguridad, pero la curiosidad felina la tenía retozando por saber qué rayos estaba sucediendo con los nuevos vecinos de IceRock. –Es claro que es alguien con dinero –continuó, cruzando sus brazos–. Nos imaginamos que tal vez era una celebridad, con las camionetas negras y cubiertas en la noche y los guardaespaldas. –¿Armas? Sus ojos se enfriaron.

312


–Visite a los guardias cuando mis dominantes me avisaron que estaban patrullando nuestras fronteras con armas, les indique que si le tocaban siquiera un cabello a la cabeza de mi gente, les arrancaría sus cabezas y las usaría para practicar fútbol. –Sonrió con esa sonrisa chispeante–. Después de eso, electrificaron sus cercas y dejaron de patrullar. Me pareció justo. Toda nuestra gente sabe que no hay que cruzar nuestras fronteras en esa área. Lucas rió pero su mente estaba acelerada. –Mira, Kiya –dijo–. Tal vez haya algo más que esa celebridad públicamente tímida. ¿Puedes darme imágenes que un teletransportador pueda utilizar para entrar al recinto? –No hay problema. –Colocó las manos en sus caderas como una declaración de confianza, sus hombros se cuadraron–. ¿Vas a meter a mi manada en problemas, Lucas? –Es posible. –Él sostuvo su mirada, una mirada convirtiéndose en el almendrado amarillo de su lince–. Pero también es posible que haya un cambiante o cambiantes mantenidos cautivos en ese recinto. El siseo de Kiya fue violento. –Te enviaré las imágenes esta noche –dijo, su lince todavía en su tono–. Si tu amigo teletransportador necesita asistencia, dale mi número y dile que me llame.

SASCHA estaba sentada en la mesa de cocina de Tamsyn hablando con la sanadora cuando un vehículo se detuvo en el frente de la casa. Esperaba que Lucas entrara por la puerta, pero en vez fueron Clay y Talin con sus niños. Los cuatro, incluyendo a Jon, habían ido a una tienda de té para la fiesta de té pedida por Noor, y decidieron saludar a Tamsyn y a su familia antes de ir a casa. –¡Tuvimos todos estos pasteles! –Noor separó sus manos tan lejos como pudo, sus ojos oscuros brillando. Cargando a la pequeña niña, que llevaba puesto un hermoso vestido azul con un lazo blanco y cintas, su cabello brillante atado hacia atrás con más cintas, Sascha la acurrucó en su regazo. –Déjame ver cuán llena está tu barriguita –dijo, palmeando con suavidad el abdomen de Noor–. ¡Ay no! Creo que va a explotar. Noor rio.

313


–¡Kee tenía crema sobre toda su cara! Sascha no estaba sorprendida con las noticias de que Keenan estuvo presente en la fiesta de té. Los dos niños eran amigos, el hecho de que sus dones psíquicos trabajaban en conjunto era algo secundario. Su amistad era lo más importante. –¿A quién más invitaste? –¡Ben! –Noor irradió con la mención del pequeño lobo travieso–. Vino con su mamá. Issy y Behali fueron también, pero Jules y Rome no pudieron venir porque estaban en una cita especial con su abuela. Les trajimos una caja grande de pastel. – Se quedó callada de repente, sus siguientes palabras un susurro preocupado–: ¿Naya estará triste por no ir? «Un corazón tan generoso», pensó Sascha, con el suyo doliendo con amor por esta niña de la manada. –No, bebé –le respondió–. Naya es muy pequeña. –Talin había ofrecido llevársela consigo después de que Noor invitara tanto a Naya y al niño de Anu, pero Sascha sabía que su cachorra bulliciosa no estaba en una edad donde pudiese sentarse en una tienda de té y comportarse. Anu opinó lo mismo–. Tuvo una fiesta en la enfermería con los otros cachorros pequeños para celebrar su cumpleaños. – Era tradición DarkRiver para el primer cumpleaños, con padres invitados para unirse, y Naya lo había amado–. Le llevamos un pastel con la forma de una huella de leopardo, y ella y sus amigos hicieron pasteles de lodo y bailaron mientras usaban ropas elegantes. –¡Eso es divertido! Completamente encantada con esta dulce niña que había sobrevivido a tanto, Sascha la besó en la mejilla justo cuando los gemelos, quienes regresaron de visitar a la madre de Tamsyn una hora atrás, metieron la cabeza dentro de la puerta trasera abierta y le gritaron a Noor para que fuese a jugar. Deslizándose del regazo de Sascha, Noor corrió para unirse a sus compañeros, llamando a Jon (quien estaba al lado de Clay) para que la acompañara. El chico de dieciséis años anduvo sin prisa, el celular en su mano y su gorra de béisbol colocada hacia atrás. Naya ya estaba en el patio trasero con los niños. Sascha no tenía idea de lo que los cachorros de Tamsyn le estaban enseñando a la suya, pero tenía el presentimiento que involucraba meterse en tantas travesuras como fueran posibles en un periodo corto de tiempo. La única cosa que los chicos nunca harían era permitir que Naya se hiciera daño, e incluso si los niños vagaban alrededor, este era el territorio central en DarkRiver.

314


Zach y Annie eran los vecinos más cercanos, pero otros miembros de la manada deambulaban alrededor. Los niños podían explorar con seguridad y libertad. Tenía que seguir repitiéndose eso, seguir recordándose a sí misma que nadie podría atrapar a Naya mientras la cachorra estuviese fuera de su vista. Los ojos grises nublados de Talin encontraron los suyos en ese momento, y la mujer de cabello castaño caminó para tocar la mano de Sascha en un silencio reconfortante. Talin sabía lo que era perder a niños que había jurado proteger, y ese dolor nunca le abandonaría. –Noor y Jon –le recordó Sascha con suavidad mientras los demás estaban distraídos, Tamsyn se acababa de levantar para asegurarse que los niños bebieran agua antes de seguir jugando–. Ellos sobrevivieron y gracias a Clay y a ti, están floreciendo. Talin tragó grueso. –Aun así es duro, ¿verdad, Sascha? Mi corazón se acelera cada vez que uno de ellos desaparece incluso por un momento. Tengo que detenerme físicamente de mensajear a Jon cada hora cuando está afuera con sus amigos. –Una sonrisa temblorosa–. ¿Piensas que se ira alguna vez? ¿Esta preocupación? Sascha negó con la cabeza. –La mamá de Dezi pasó años haciendo un registro de entrada después de un turno nocturno. –La única razón de que no lo hacía más era porque Dezi ya no vivía sola; su compañero levantaría la alarma si no regresaba a casa. –¡Pero ella es una soldado de alto nivel! –Una respuesta sorprendida. –Ya ves mi punto. –La respuesta seca de Sascha hizo reír a la otra mujer–. Suena como que la fiesta de té fue un éxito –dijo en un volumen normal, que sabía sería audible para todos los cambiantes en la habitación. –A Noor le encantó. –Un vistazo afectuoso donde Clay estaba sirviéndose una taza de café de la jarra–. A Jon y a Clay le gustaron los panecillos. Clay, quien había sido el centinela más remoto y peligroso cuando Sascha se unió a los DarkRiver, elevó sus pulgares. Sus ojos verde oscuros eran felinos, su cuerpo relajado. –Eran buenos, los panecillos. –Le echó un vistazo a Tamsyn, quien acababa de regresar y retomó su asiento en la mesa de la cocina–. Deberías hacer unos. La sanadora sonrió. –Los hago. Pero nunca eres lo suficientemente rápido para comer alguno.

315


Moviéndose para sentarse en uno de los taburetes del desayunador, Talin le robó la taza de café a Clay cuando él se acercó. Ella tomó un par de sorbos antes de devolvérselo, presionando un beso en la mandíbula de Clay al mismo tiempo. Sonriendo tranquilamente, él cogió la taza con una mano, luego colocó la otra en el mostrador detrás de Talin. –Trabajaré en mis destrezas para correr por panecillos. El comentario solemne las hizo reír. Nathan entró en ese momento, su cabello negro caía como si hubiese estado deslizando sus manos a través de él. –¿Robándote a todas las mujeres, Clay? –Apenas puedo manejar a las dos mujeres que tengo ahora –replicó el centinela–. Y una de ellas tiene menos de un metro de altura. –Llegas tarde, Nathan Ryder. –Habiéndose levantado incluso antes de que apareciera en la cocina, Tamsyn abrazó a su compañero. Nathan besó su sien mientras la sujetaba más cerca. –Estuve atascado ayudando a Emmett a manejar a un par de cachorros que necesitaban un poco de supervisión extra. La sanadora y el centinela de alto nivel eran la pareja vinculada por más tiempo que Sascha conocía tan bien, y su amor, era un pulso profundo y cálido que existía en cada aliento de ambos. También existía pasión, pero esa era una cosa privada y ella nunca se entrometería. Lo que captaba era lo que cualquier cardinal empático recogería al estar simplemente en la misma habitación con la pareja vinculada. Mirándolos, vio en lo que se convertirían Lucas y ella algún día. Tan arraigados el uno al otro que estaban entretejidos en su propia alma. Cuando Nathan abrazaba a Tamsyn, cuando ella colocaba una mano sobre su corazón, no necesitaban hablar, ni cuestionarse. Hoy, mientras Tamsyn se movía para colocarse al lado de su compañero, Nathan enredó su mano gentilmente en su cabello de un profundo marrón oscuro. Él era un hombre guapo, con un rostro que tenía las suficientes líneas para ser interesante, incluyendo los surcos alrededor de su boca que decían que reía a menudo. –¿Escucharon las últimas probabilidades de Mercy? –Le preguntó a todos en la habitación–. Los rumores son cuatro niñas.

316


–No lo creo. –Las pestañas de Clay bajaron para ocultar sus ojos–. Estoy seguro de que esos dos están jugando con todo el mundo. Talin sonrió. –Mercy probablemente está divirtiéndose hasta más no poder al dar pistas “inadvertidamente” para empezar estos rumores, y apuesto que ha hecho que Riley le ayude. –Meneó las cejas hacia Tamsyn–. ¿Supongo que no quieres acabar con los rumores? –¿Cuándo es más divertido verlos a todos tratando de adivinar? –La sanadora negó con la cabeza–. Además, ya no falta mucho. –No apostaría sobre eso –comentó Talin–. La última vez que hablé con Mercy, dijo que los lobardos estaban pasándola muy bien dentro de ella. Está convencida de que va a ser el primer embarazo múltiple de diez meses en la historia. Mientras todos reían, los niños entraron a la casa, Jon incluido. Estaba cargando a una alegremente desnuda Naya en un brazo. La hija de Sascha estaba actualmente presionando besos en su mejilla. –¡Indo! ¡Indo! –repetía. –Te está llamando lindo –tradujo Sascha al adolescente perplejo. Jon suspiró. –No quiero ser lindo. Quiero ser peligroso y patear traseros. –¡Indo! ¡Jon! Jon parpadeó, le sonrió a Naya. –Eh, te sabes mi nombre. Puedes llamarme lindo. Naya lo besó en la mejilla otra vez antes de estirar sus brazos hacia Sascha. –Mami. –Ven acá, nena. –Colocando a su pequeña niña en su regazo, Sascha fue a pedirle a Jon que le pasara la pañalera, solo para descubrir que el chico ya la había puesto a su alcance. –¿Tenemos alguna nueva información de los cambiantes de agua sobre la mujer que escribió el mensaje en la botella? –preguntó él cuándo ella le sonrió de agradecimiento. –No, aún no, pero ellos están haciendo todo lo posible por encontrarla. La preocupación irradió de él. –Escuché que el hermano de Faith ayudó. –El áspero borde de frustración en la forma en que tensó sus hombros, en la manera en que se quitó la gorra y comenzó a retorcerla en sus manos–. Desearía poder hacer algo más.

317


–Tú sacaste esa botella –le recordó Sascha–. Ni siquiera sabríamos que Leiva estaba viva sin eso. –Este chico alto y hermoso, todavía cargaba bastante dolor en su corazón que lo hacían reaccionar en ocasiones, pero en el fondo, era uno de los buenos, con más compasión en su interior de lo que el mundo tendría algún derecho a esperar. Sus propias cicatrices estaban curando cada día, rodeado como estaba de amor y de la manada. Y por una pequeña niña que lo adoraba. –Jon, mira. –Recostándose contra su pierna, con su vestido azul ahora llevando líneas de tierra y los lazos de su cabello amenazando con caerse, Noor le mostró algo en su palma–. Es una mariquita –susurró. Jon se agachó. –Guau, es azul. –Jules me la enseñó, pero tenemos que dejarla libre. Él dice que siempre tenemos que liberarlas. –Sí –dijo Jon, jalando un mechón de su cabello–, Clay también me hizo devolver a los lobos que atrape. –Sus cejas bajaron, su tono se oscureció–. Y los tenía a todos perfectamente envueltos, listos para ser enviados a Tombuctú. Incluso les había colocado los sellos postales. Sascha retuvo una risa, muy consciente de que no debería animar esas bromas que Jon les hacía a los lobos de su edad, incluso cuando esas bromas eran inspiradoras. No que los jóvenes SnowDancer se quedaran sin hacer nada. La última represalia había involucrado un pozo de lodo y un hedor a azufre tan nocivo que él tuvo que bañarse en antiséptico para limpiarse. –No deberías atrapar lobos –regañó Noor a su hermano mayor adoptivo–. Los lobos son nuestros amigos. Jon apretó su pecho con una actitud melodramática. –Pero síp –añadió después de que Noor riera–. Deberías devolver a la mariquita. Está hecha para vivir afuera y puedes verla cuando regresemos de nuevo. Salió con Noor mientras ella mantenía su mano medio ahuecada con cuidado para proteger a la mariquita. Mientras tanto, Julian y Roman seguían en su forma de cachorro y en ese instante estaban siendo acariciados por su padre, quien se agachó para frotar sus cabezas. Cuando cambiaron sin ninguna advertencia, Nate no perdió el ritmo, solo

318


los envolvió en sus brazos y se levantó mientras comenzaban a hablar en su oreja sobre sus aventuras. Tamsyn deslizó sus dedos a través del cabello de los gemelos antes de ir al otro lado del mostrador; su intensa alegría al tener una casa concurrida y llena de miembros de la manada era un gusto cálido en el aire para los sentidos empáticos de Sascha. –Se quedaran todos a cenar. –No era tanto una pregunta como una orden. Talin gruñó. –Estoy muy llena por el pastel. No hagas nada delicioso. –Estaba pensando en pollo vietnamita con fideos glaseados. –Iré a correr unas vueltas con Noor para hacer espacio en mi estómago. –Nate, cariño –llamó Tamsyn, sonriendo profundamente con esa respuesta–, ¿quieres llamar a Zach y a Annie? ¿Ver si también desean venir? Probablemente dependerá de cuán exhaustos estén. Annie dijo que su cachorro era muy aficionado a despertarse a las cuatro de la mañana. Después de terminar de vestir a Naya con un enterizo azul suave, Sascha la colocó en el suelo para que pudiese gatear alrededor. Su balance había mejorado a pasos agigantados desde que empezó a cambiar, como si su cerebro estuviese utilizando lo que estaba experimentando en la forma de cachorro para ayudarla en su forma humana. –Llamaré a Lucas –dijo, mientras Naya se tambaleaba detrás de Jon y Noor–. Es posible que aún esté ocupado. La compañera de un alfa sabía muy bien que su tiempo no siempre le pertenecía.

319


Traducido por Devi.

ZACH Y ANNIE llegaron antes que Lucas. El soldado de alto nivel de los DarkRiver y su compañera maestra de una escuela primaria caminaron hasta allí con su bebé de un mes, incluso a pesar de que Annie estaba utilizando en ese momento un bastón para apoyar la pierna que fue lastimada en el descarrilamiento de un tren cuando era una niña. –Necesito el ejercicio –dijo la mujer de ojos marrón, casi sin aliento por la llegada, pero rebosante de salud bajo la delicada crema de su piel–. Todo el peso que aumente por el bebé no va a irse por sí solo. Detrás de ella, su compañero más alto, con el bebé acurrucado en un brazo, se inclinó para morderle la oreja. Annie gritó. –¿Por qué fue eso? –le preguntó, frotándose la oreja abusada. –Creo recordarte vomitando por meses en la primera mitad del embarazo – replicó Zach–. No veo ningún peso extra. –Palabras enojadas del macho de piel cobriza con ojos aguamarina, pero la ternura visceral que sentía hacia su compañera hería el corazón de Sascha de la mejor manera. Annie inclinó la cabeza hacia atrás para fruncirle el ceño, su cabello suelto de un profundo color negro se deslizaba por su pecho. –Necesitas que te examinen los ojos. Gruñendo, Zach la movió hacia una silla. –Déjame masajear esa pierna. Annie, que siempre había sido tímida, se ruborizó un poco pero no apartó las manos gentiles de su compañero cuando se agachó a su lado después de pasarle al cachorro. –Hey, dormilón. –Ella acarició a su niño–. Tu papá está siendo un gruñón. Gruñendo profundamente en su pecho, Zach continuó masajeando la pierna de Annie.

320


Sascha sonrió. La pareja era adorable. –¿Ya decidieron cuál será su segundo nombre? –preguntó, inclinándose para mirar el rostro dulce del bebé. El primer hijo de Annie y Zach tenía la piel de su papá, cabello negro liso, y sus ojos parecías que serían iguales que las sorprendentes aguamarinas de Zach. Pero había una dulzura en su soñolienta sonrisa de bebé que era similar a Annie. –Vamos a mantenerlo como Rowan Quinn por ahora –respondió Annie, un hecho doloroso para ella–. Si alguna vez encontramos al chico que me salvó la vida, quiero utilizar su nombre como el segundo nombre de Rowan. Sascha podía entender el deseo de Annie de hacerle honor a ese desconocido chico telequinético. Si él no hubiese levantado el tren sobre Annie, ella no estuviese aquí hoy, no tendría un compañero o a un hijo. Y el mundo se habría perdido de la belleza y gentileza de su espíritu. –Zach entiende. –Permitiéndole a Tally cargar a Rowan para acurrucarlo, Annie deslizó sus dedos por el cabello de su compañero que seguía molesto, quien le gruñó mientras continuaba masajeando su muslo. –Lo que no entiendo es por qué sigues excediéndote –dijo Zach, luego miró a Sascha–. Esta mañana, entré tambaleante y medio dormido en la cocina, gracias a la alarma llamada Rowan, y lo que veo es a mi compañera en una escalera de mano tratando de arreglar una luz de cocina que estaba fallando. Retorciendo su nariz, Annie jaló del cabello que había estado acariciando. –Estaba siendo amable, dejándote dormir. –Lo que estabas haciendo era dándome un infarto. Es como si estuvieses tomando lecciones de Mercy. Tamsyn frunció el ceño desde donde estaba parada en el lado de la cocina del mostrador. –¿Qué tan mal está tu pierna? –En verdad no tan mal. –En los términos de Annie “no tan mal” equivale a “sí, joder, duele un montón” –habló Zack, sin detener el masaje. –Zach está exagerando. –Incluso mientras Annie regañaba a su compañero, estaba acariciando sus hombros con el toque cuidadoso de una mujer que percibía la verdadera preocupación de su pareja y estaba tratando de aliviarlo–. Me duele, pero nada grave. –Mmm. –Fue la respuesta de Tamsyn.

321


Dejando a Clay a cargo de los vegetales que acababa de echar a la freidora, la sanadora buscó un escáner de su kit y, agachándose al lado de Zach, lo pasó por el muslo y la parte baja de la pierna de Annie. –No hay signo de tensión o degradación en el propio plastiacero –dijo, refiriéndose a la manera en que la pierna de Annie fue reconstruida después del accidente de tren–. Pero veo un poquito de inflamación en el tejido a su alrededor. –Sus ojos se encontraron los de Annie–. Puedo ponerte un antiinflamatorio suave para esa área específica que te aliviará y te hará sentir más cómoda. Annie se mordió el labio inferior. –¿Afect…? –No tendrá ningún impacto en Rowan –le prometió Tamsyn–. Puedes seguir amamantándolo. Asintiendo,

Annie

permitió

que

la

sanadora

le

administrara

el

antiinflamatorio. Después de eso, Tamsyn le dio una inyectadora precargada a Zach antes de hablarle a ambos. –Hay diez dosis allí. Pueden utilizarla varias veces a la semana sin problemas, y menos incomodidad significa menos estrés para ti, lo que es bueno para el cachorro, así que úsenlo. –Las últimas palabras fueron una orden. –Sí, Tamsyn –respondió Annie, sonriendo. –Te estás volviendo tan descarada como tus estudiantes –dijo Tamsyn, levantándose para presionar un beso en la mejilla de Annie justo cuando Lucas llegó. Al igual que Dorian, Ashaya, y Keenan. Los tres se habían desviado para hacer una diligencia después que la pareja recogiera a Keenan de la fiesta de té, luego decidieron pasar a visitar. Tamsyn estaba encantada de tener a tantos compañeros de manada en su casa, colocó a un par de ellos a trabajar ayudándola a preparar la cena. –Puede que Dev sin saber me apuntara a una posible pista en la dirección de Leila Savea –les comentó Lucas después de reclamar un beso caliente y húmedo de Sascha que la dejó ruborizada, sin aliento, y feliz de que estuviese allí, a salvo y fuerte y con su corazón latiendo bajo su palma. Ella sintió su propia necesidad protectora de estar seguro de su bienestar en la forma en la que la apretaba en su contra. La única razón por la que él no había cazado a Naya era porque podía escuchar a su cachorra riendo salvajemente

322


mientras jugaba con otros niños jóvenes de una manera que los tenía a todos alborotados. Pero donde el impacto de Lucas y ella por el otro era un intercambio entre compañeros, él también tenía un efecto sutil en los otros en la habitación. Cada uno de sus compañeros de manada se sintió más calmado y equilibrado por su presencia. Era fascinante para una empática presenciar el impacto visceral de un alfa; pero para Sascha, una miembro de DarkRiver, se sentía simplemente correcto. Lucas era el alfa de la manada. Esto era lo que hacía. Hoy, mientras ellos escuchaban, expuso el rastro de migas de pan y conexiones que pusieron en la mira al estado ubicado al lado del territorio de la manada IceRock. –Hablé con Miane, se lo hice saber. Solo estamos esperando las imágenes desde IceRock. Esas no eran las únicas nuevas noticias que tenía. Sascha escuchó con atención mientras compartía el reporte de Jamie. –Tuve una rápida charla con Bastien en el camino –agregó él después–. Dijo que la transferencia de los veinticinco mil dólares al capitán fue tan altamente sofisticada como la transacción financiera supuestamente completada por el alfa de SkyElm. Ha comenzado a desmembrar todo, está esperando tener en la mira a la persona, al final del rastro del dinero. Sascha ansiaba que eso sucediera; había aceptado que Naya siempre atraería la atención, algunas peligrosas, pero quería por lo menos dejar esa amenaza fuera del camino. –Surgieron un par de cosas de Trinidad mientras estabas con Hawke –dijo Nathan después de que discutieran la información de Jamie–. Yo lo manejé. Básicamente, Ming continua causando problemas, pero Hawke lo está manteniendo muy ocupado arruinando sus intereses de negocios, para que haga mucho daño. Sascha había estado impresionada por los planes de Hawke cuando Lucas lo compartió por primera vez. Estaba incluso más impresionada por cuán bien todas las personas que odiaban al venenoso ex Consejero han trabajado juntas para frustrarlo. Siendo la hija de una antigua Consejera, sabía lo suficiente sobre Ming para entender que el telépata de combate atesoraba una cosa más que sus destrezas psíquicas: su inteligencia táctica. Que golpearan eso tan públicamente debía doler.

323


–También quería hablar de Jon –dijo Lucas después de echar un vistazo para asegurarse que los niños estuviesen afuera–. Creo que deberíamos ofrecerle la oportunidad de ir al centro de entrenamiento con los Olvidados. La gente de Dev ha aprendido técnicas que tal vez lo ayuden a manejar mejor sus habilidades. La expresión de Talin fue tensa, pero asintió. –Hablaré con él –dijo, y Sascha sabía que tuvo que pelear contra sus instintos protectores para siquiera considerar la idea de dejar ir a Jon tan lejos. Apoyando la espalda contra su pecho y envolviendo su brazo en la parte superior de su pecho, Clay la acarició con su nariz con suavidad. –Podemos discutir con él mañana. No hay necesidad de alterar su humor hoy. Nadie discutió, muy conscientes de que aunque la idea era buena, tal vez Jon prefiriera no ir. Él pasó mucho tiempo perdido y solo, tendía a permanecer con su familia y compañeros de manada. Hoy, el adolescente terminó siendo el niñero accidental cuando los niños eventualmente se dirigieron a la gran sala de estar para jugar con los juguetes. Él caminó hacia la cocina veinte minutos después de eso, mientras la cena todavía estaba cocinándose. Tamsyn apuntó a la nevera sin levantar la mirada. –Sobras de la lasaña de anoche. Todas tuya. Una sonrisa dividió el rostro de Jon. Agarrando la lasaña y un tenedor que Nathan le pasó, habría corrido a la sala si Nathan no lo hubiese hecho calentar la lasaña. El adolescente tomó el primer mordisco incluso antes de dejar la habitación. –¿Todos los adolescentes comen así? –indagó Sascha, preguntándose adónde iba todo eso. Jon estaba más delgado que nunca. Tamsyn asintió. Al igual que Clay, Nathan, Lucas y Dorian. –Mis hermanos de adopción solían tener hambre cada dos horas –compartió Talin–. Ma Larkspur compraba las guarniciones para emparedados al mayor. –Una vez me comí un pollo entero rostizado que mi mamá había cocinado específicamente para hacer emparedados al día siguiente. –Dorian hizo una mueca de dolor–. Hombre, estaba muy molesta cuando despertó y se encontró con una pila de huesos. –Pero él es tan delgado. –Sascha no podía evitar preocuparse, vio la misma preocupación en la mirada azulada de Ashaya–. ¿Están seguros de que no está enfermo?

324


Nathan desapareció por un minuto, para regresar con una fotografía. Era de un adolescente delgado con cabello negro y ojos de medianoche. –¿Este eres tú? –Sascha no podía creerlo, Nathan estaba constituido tan fuertemente ahora. –Tan delgado como una vara, hasta que cumplí dieciséis o diecisiete. –El centinela de alto nivel tocó su mejilla con los sencillos privilegios de piel de un compañero de manada, incluyendo a Ashaya en su mirada tranquilizadora–. No se preocupen por el chico. Tamsyn lo está vigilando, solo está pasando por una etapa de crecimiento. –Supongo que nunca lo notamos en la PsyNet porque nuestra dieta estaba basada en barras nutritivas y bebidas –murmuró Ashaya. Sascha comprendió lo que la científica estaba diciendo. –Los planes de menú deben haber sido compensado en esa etapa de crecimiento, permitiendo calorías adicionales cuando los adolescentes lo necesitaban. –Solo vieron la etapa final con Kit –señaló Tamsyn–. Tuvo su principal estirón temprano, pero aun así seguía comiéndose a la manada dentro y fuera de casa, hasta que cumplió veinte. –Lo último fue dicho con tanto amor que Sascha supo que Tamsyn habría alimentado al hombre más joven si hubiese aparecido cada día. Ahí fue cuando el teléfono de Lucas sonó. –IceRock acaba de enviar las imágenes –dijo, después de haber colgado tras una corta conversación. Revisó las descargas, luego se las reenvió a Miane, haciéndole una llamada para alertarla de que se las acababa de enviar. Adueñarse de la operación sin más no estaba en la agenda, no cuando quien estaba siendo retenida era una de las personas de Miane. Si BlackSea lo pedía, Sascha sabía que DarkRiver respondería. Hasta entonces, esperarían y rogarían que la cautividad de Leila Savea estuviese a punto de terminar.

325


Traducido por Devi.

HAWKE ESTABA A punto de tener una cena de trabajo con sus tenientes cuando recibió un mensaje de Lucas actualizándolo sobre la caza de Leila Savea y de la operación de BlackSea que estaba siendo planeada en ese instante. Guardando su celular, decidió darle a su gente más tiempo para hablar antes de que empezaran a discutir esa situación entre otras; incluyendo la traba inesperada que Lucas lanzó dentro de la Trinidad al proponer un “apéndice” o estatus de firmante adjunto. Hasta este momento, el alfa DarkRiver había enviado la idea solo a SnowDancer y a las Flechas, para sus observaciones. Su reacción inicial fue un firme: “infiernos, no”. No podía entender por qué coño Lucas propondría algo que le daría a Ming una forma de entrada si decidiera tomarla; fue Riley quien le hizo ver la razón detrás de la idea de Lucas. “Trinidad se trata de crear un mundo sin divisiones”, le había dicho su teniente y mejor amigo. “Tiene que existir una manera de que antiguos enemigos se prueben a sí mismos, o Trinidad fallará antes de siquiera comenzar.” Hawke no estaba seguro de ser lo suficientemente civilizado para aceptar necesidades tan racionales, pero como tenían a Ming atrapado, estaba al menos dispuesto a escuchar los comentarios de sus tenientes. Teniendo la calmada presencia de Riley anclando la discusión fue en parte por qué esta reunión SnowDancer estaba ocurriendo en territorio DarkRiver. Los tenientes que estaban localizados en la guarida de Sierra Nevada y él habían llegado un par de minutos atrás con portadores aislantes llenos con la cena, para encontrar a Mercy y Riley caminando fuera de su cabaña, empapándose con los rayos anaranjados del sol poniente. Quedándose a solas con Mercy, cuando Riley fue jalado dentro de un abrazo con palmadas en la espalda por Riaz, Hawke se inclinó como si fuese a besarla en la mejilla.

326


Ella gruñó bajo en su garganta. –Inténtalo, lobo, y perderás tu rostro. Sonriendo, en vez de besarla le dio lo que estaba sosteniendo detrás de su espalda. –Un pequeño regalo. Otro gruñido mientras ella ponía sus ojos en blanco. –¿Por qué me estás dando regalos? –Tus lobardos son mitad SnowDancer. Los ojos de Mercy fueron hacia donde Riley estaba riendo con Riaz, Indigo, y Judd, aparentemente los cuatro tenientes estaban bastante divertidos por algo. Con la expresión suavizándose, ella volteó la mejilla solo un poco. –Puedes besarme –dijo, como una reina ofreciendo un favor–. Pero solo porque moviste tu reunión con los tenientes hasta aquí mayormente para que Riley pudiese ver a todos. Hawke no discutió la interpretación de sus acciones porque era verdadera. La agenda para la reunión ofrecía una buena excusa, pero en verdad esto se trataba de apoyar a un compañero de manada que le había ofrecido tanto a los SnowDancer. Aceptando la invitación de besar a Mercy, una invitación que nunca antes había extendido, él olfateó su esencia. Su lobo la consideraba como parte de su manada, en especial ahora, que llevaba la esencia entremezclada de leopardo y lobo más fuerte de lo usual. –Abre tu regalo. Mirándolo de nuevo con sospecha, tomó asiento en una silla al aire libre, luego desgarró el papel de regalo para coger el artículo de tamaño bebé que estaba dentro. Era un enterizo sin piernas, de color azul SnowDancer, con “SnowDancer es la Mejor” escrito en el frente en blanco y una silueta de lobo en la espalda con el mismo tono. El siguiente objeto era una diminuta camiseta blanca con lobos correteando alrededor. Mercy levantó la mirada, sus labios tratando de no curvarse. –Estás haciendo esto para molestar a Lucas. –Me impacta que digas eso. –Hawke presionó una mano en su corazón–. Solo estoy orgulloso de mis próximos compañeros de manada. Sacudiendo la cabeza, Mercy se rindió a su sonrisa mientras continuaba revisando las piezas de ropa en miniatura, todas marcadas con SnowDancer…

327


excepto por el último conjunto, en cada uno decía “Lobardos” escrito en el frente, encima de un dibujo de un adorable lobardo, mitad lobo, mitad leopardo dibujado por Toby. El chico de trece años se lo enseñó a Sienna, quien se lo enseñó a Hawke. El resto era historia. El rostro de Mercy se iluminó. –¡Riley! ¡Ven a ver! –Levantó un pequeño mono amarillo que venía en conjunto con una sudadera que llevaba dos orejas puntiagudas. –Perfecto –dijo Riley, con las mejillas arrugándose en una sonrisa profunda. Los otros tenientes que no habían visto el paquete de regalos, se acercaron para revisarlos juntos con Riley y Mercy, todos riéndose mientras debatían sus favoritos. Incluyendo Riaz. El teniente de cabello oscuro con ojos de oro batido había estado en un condenado buen humor durante todo el mes anterior, y se mantuvo de esa manera durante toda la cena de trabajo, donde Mercy les contó lo que Nathan dijo sobre el terrible error de construir Trinidad con una base de exclusión. Las palabras fueron contundentes, los hizo pensar a todos. Hawke todavía estaba asimilando las implicaciones cuando los otros y él dejaron el hogar de Riley y Mercy, en la camioneta rustica que habían conducido juntos. Llegando al territorio SnowDancer, decidieron aparcar el vehículo en una zona más baja y correr la última sección hacia su hogar. Era una noche tan clara, las estrellas cristalinas, que el lobo quería echar la cabeza hacia atrás y aullar, pero Hawke se mantuvo en forma humana por ahora, como hicieron los demás. Le fue bastante fácil acercarse al lado de Riaz, mientras Indigo y Judd corrían adelante. –Mi lobo jamás va a entender la idea de darle a antiguos enemigos una manera de probar sus buenas intenciones. –Se necesitó un humano para detener las Guerras Territoriales por una razón –fue la respuesta del teniente–. Estoy malditamente impresionado de que Lucas fuese capaz de luchar contra sus propios instintos protectores para organizar la proposición. Hawke estuvo callado por un minuto, el viento frío contra su rostro mientras corrían. –Tener a una cachorra, ser responsable de esa vida vulnerable, cambia a un hombre. –Lo vio en Lucas, solo ahora entendía la profundidad de ese cambio: para

328


darle a Naya un lugar íntegro, Lucas estaba dispuesto a pelear incluso contra los impulsos más salvajes de su pantera. Porque los gatos eran tan posesivos y territoriales como los lobos de Hawke, y ellos no perdonaban a nadie que dañara a los suyos. –Cinco años es un largo tiempo. –reflexionó–. Habrá bastante espacio para que la gente se equivoque si tratan de jugar con el sistema. –Bastardos arrogantes como Ming LeBon jamás tendrían la paciencia para mantenerse “limpios” por tanto tiempo. –Y solo porque un idiota firme el acuerdo no significa que tenemos que trabajar con ellos. –La voz de Riaz era familiar en la noche, tan familiar como el olor a madera quemada bordeada con cítricos que era su esencia natural–. La comunicación abierta no significa acceso abierto. –Síp. –Hawke apartó su cabello de su rostro, decidiendo que la proposición del apéndice era una en la que tendría que reflexionar. Esta no sería una decisión fácil o sin complicaciones–. Cambiando de tema –le dijo al hombre que corría a su lado–, estás asustando a la gente con tu felicidad. La risa de Riaz era lobuna, sus ojos brillando en la oscuridad cuando se encontraron con los de Hawke. –Ya lo descubriste, ¿verdad? –Tengo una buena idea. ¿Quieres decirme si estoy en lo correcto? –¿Sabes que sentía ese tirón de apareamiento hacia Lisette? –preguntó Riaz–. ¿Cómo si estuviese destinada a ser mi compañera? Hawke asintió, consciente que esa huella residual de una relación que nunca había sido y jamás sería, frustraba profundamente a Riaz. Lobo y hombre, ambas partes de Riaz escogieron a Adria, amaban a la soldado de alto rango con furiosa pasión. –Ha desaparecido. –El tono de Riaz era jubiloso–. Es como si se estrechó tanto que simplemente se rompió. El lobo de Hawke abrió la mandíbula en una sonrisa lupina. –Me imagino que eso no te preocupa. –¿Estás bromeando? Me molestaba hasta el infierno. Amo a Adria, y ese tirón, era como una astilla atrapada bajo mi piel. –Hawke podía oír el ceño de Riaz en su voz–. Claro, Lisette y yo tuvimos una oportunidad una vez, pero esa oportunidad pasó. Adria es mi mujer, la única que deseo. La sugerencia de que tal vez podría ser de otra manera me molestaba cada jodido día.

329


–Lo entiendo. –Un cambiante depredador que amaba de verdad, amaba por completo–. Las personas siempre se han preguntado qué pasaría si un cambiante encuentra a su pareja pero decide alejarse. –No sé si mi experiencia aplicaría para todos –dijo Riaz después que rodearan una larga roca en su camino–. Es decir, toda la situación fue un desastre. Primero porque Lisette era humana y estaba locamente enamorada de su esposo. Eso jamás habría pasado si ella hubiese sido cambiante. Desde el principio estuvo todo mal. –Sí, tienes razón. –Si un cambiante estaba enamorado, el vínculo de apareamiento no se iniciaría con nadie más, era una ley inquebrantable. Hawke no conocía ninguna excepción–. Solo hiciste las cosas al revés –dijo con entendimiento–. Tu amor por Adria apartó la posibilidad del vínculo de apareamiento con alguien más. –Malditamente cierto. –El tono de Riaz tenía satisfacción lobuna. –Demonios, Riaz. –Hawke silbó–. Le vas a dar a los filósofos suficiente carne para masticar por años, incluso décadas. Por ejemplo, ¿qué pasa con dos cambiantes que traten de alejarse del vínculo de apareamiento cuando ninguno de los dos esté atraído por alguien más? –No podía imaginar por qué alguien se alejaría de la otra mitad de su alma, pero los tipos filósofos tendían a pensar en ridículas preguntas como esa. Riaz se encogió de hombros. –No creo que eso pasaría al menos que estuviesen en guerra, como esta pareja que Dalton me contó que estaban en lados opuestos durante las guerras territoriales. Incluso entonces había sido un tirón bidireccional. No puedo ver cómo eso te daría suficiente vía libre para enamorarte de otra persona. En el caso de Lisette y yo, fue un rechazo doble. –Una repentina sonrisa mientras el teniente se giraba para correr en reversa por un minuto, para poder enfrentar a Hawke–. Pero la verdad, me valen mierda los filósofos. Ellos pueden filosofar todo lo que quieran. Yo solo quiero amar a la mujer que posee mi corazón, la emperatriz cuyo nombre está en mi maldita alma. Nada más necesitaba ser dicho.

RIAZ atrapó la esencia de bayas trituradas y escarcha al instante en que entró a la guarida. Adria había pasado por esta vía recientemente, así como varios otros.

330


Con la piel picando por la necesidad de tocarla, siguió su aroma, y se dio cuenta que Drew e Indigo estaban caminando justo detrás de él. El rastreador SnowDancer había encontrado a su compañera teniente en la cascada, corrió el resto del camino con ellos. Riaz se detuvo. –¿No quieren ir a buscar una cama? –preguntó con énfasis. Arrojando un brazo alrededor de los hombros de Indigo, Drew sonrió. –Nop. Estamos bien despiertos. La sonrisa de Indigo era menos molestosa. –Quería preguntarle a Adria sobre uno de los lobeznos mayores bajo su autoridad y sigo olvidándolo. Prometo que no tomará más de un par de minutos. –Dos minutos –dijo Riaz, frunciendo el ceño–. Luego se largaran. –Caramba, Riaz, impaciente hijo… uf. –Frotando su abdomen, Drew miró a su compañera con expresión lastimera–. Su codo es muy afilado, teniente. –Lo besaré para que se mejore. –El tono de Indigo era seco, pero tenía su mano en la espalda de Drew, probablemente estaba acariciándolo bajo su camiseta–. Ahora deja de provocar a Riaz. No ha visto a Adria desde esta mañana. La expresión de Drew se volvió comprensiva, de un hombre que entendía lo que era adorar a una mujer. El hermano menor de Riley tal vez fuese el lobo más irreverente que Riaz conocía, pero bajo su jovialidad estaba un hombre que sabía lo que era amar, lo que era ser leal. –Tendré el mejor comportamiento –dijo el rastreador–. Lo juro. Al final resultó, que Drew no necesitaba hacer ese voto. Adria estaba levantada y despierta y en una fiesta improvisada hecha por los soldados de alto rango para celebrar el cumpleaños del hombre que mantenía la posición de líder entre ellos. Elias estaba sonriendo y tomando una cerveza cuando Riaz entró, su compañera Yuki a su lado. La abogada severa tenía el cabello suelto y estaba vestida con un vestido blanco estampado de flores. Sus ojos eran solo para Eli. –Hey, ¿por qué no recibimos una invitación? –se quejó Drew mientras Riaz caminaba directo hacia Adria. –Riaz. –Ojos del más profundo azul violeta, estaban llenos de delicia–. ¿Hici…? Cortó su pregunta con un beso caliente y libertino que hizo que las garras de ella se clavaran en su cuello mientras un gemido se formaba en el fondo de su

331


garganta. Una fracción de segundo después y su posesiva amante estaba besándolo de vuelta con igual hambre mientras su esencia se calentaba. Los otros alrededor estaban silbando predeciblemente como una salvaje manada de lobos cuando Riaz y Adria se separaron para tomar aire. Unos habían echado sus cabezas hacia atrás para añadir un aullido a la mezcla. Ignorando a los lunáticos, saboreó el gusto de la mujer fuerte que le pertenecía tomando otro beso, su corazón retumbando en sus orejas. –Drew tiene razón –dijo, más tarde–. ¿Por qué no nos invitaron? Con labios hinchados y pupilas dilatadas, Adria deslizó sus manos por el cuerpo de él hasta el final de su camiseta, para poder meterlas debajo. Él tembló. –La organizamos cuando ya te habías ido a la casa de Riley –le dijo Adria con una sonrisa que dejo temblorosa sus rodillas–. D’Arn descubrió que era el cumpleaños de Elias y convenció a Aisha para que hiciera rápido un pastel. –¿Sakura está con amigos? –La lobezna de Eli y Yuki era una pequeña escurridiza. –Está teniendo una pijamada con Marlee. –Inclinándose, Adria hociqueó su garganta–. ¿Cómo estuvo la reunión? –Fue bueno ver a Riley y a Mercy. –Le contó sobre la ropa de bebés que Hawke le regaló a la pareja, embelesado por su placer–. Basta con los negocios. – Un pellizco a su labio inferior–. Podemos hablar de eso una vez que estemos en nuestras habitaciones. –Nadie esperaba que compañeros o parejas comprometidos en relación de largo plazo tuvieran secretos entre ellos, y de igual manera Adria poseía el rango suficiente para tener el derecho a la información que le compartiría. –Debes estar cansado –dijo Adria con un roce suave y lujurioso de sus labios sobre los suyos–. ¿Listo para la cama? El lobo negro de ojos dorados que era la otra mitad de Riaz quería gruñir en asentimiento. Lobo y hombre, su intención había sido llevarse a Adria lejos, lamerla en la privacidad de sus habitaciones, pero podía percibir la felicidad de la loba de ella por esta reunión de aquellos con los que trabajaba más a menudo, a pesar de todo su parte maternal se sentía atraída a ello. Y la felicidad de Adria era la de Riaz. –Quedémonos –dijo con una sonrisa, su hambre lo suficientemente saciada para controlarse–. Te acariciaré después.

332


Con las vetas doradas en sus ojos tornándose con un resplandor nocturno mientras su loba se alzaba a la superficie de su piel, ella rozó sus garras provocativamente sobre su cuello. –Es un trato. Indigo y Drew se acercaron poco después, y mientras las dos mujeres hablaban sobre una adolescente que Adria estaba supervisando como parte de sus deberes secundarios dominantes maternos, Riaz y Drew fueron a desearle a Eli un feliz cumpleaños. Como era de esperar, Hawke, Judd y sus compañeras se aparecieron varios minutos después, al igual que varios otros, claramente se esparció el rumor que una fiesta estaba en progreso. Riaz estaba con Hawke un cuarto de hora más tarde cuando el teléfono de su alfa dio un pitido afilado. –¿Es hora? –preguntó. Hawke asintió, sus ojos azules esquimal sostenían el hambre del lobo por la caza. –BlackSea va a entrar.

333


PARTE 5

334


Traducido por Devi.

DE ACUERDO AL plan que había ideado con el equipo de Miane, Vasic se teletransportó solo al recinto que tal vez mantuviera retenida a la mujer desaparecida de BlackSea. El lugar dónde llegó probaba ser tan perfecto como la manada vecina de linces declaró: una esquina de la propiedad envuelta en sombras por los grandes árboles que el propietario probablemente dejó a fin de proteger un poco más la parte trasera de la propiedad. Había luces en la cerca pero no penetraban más allá de unos cuantos metros. La casa por sí sola estaba únicamente iluminada en una discreta sección. Entre la casa y este lugar existía un área grande de tierra y follaje. Habría sido más fácil teletransportarse directo en la casa, pero no tenía manera de saber qué medidas de seguridad estaban colocadas; era mejor ser paciente que activar un sensor. Habiéndose colocado las gafas de visión nocturna, Vasic estaba calculando la mejor ruta hacia la casa cuando sintió un escáner telepático pasar sobre él. Guardias Psy. No captaron su presencia. Las mentes de las Flechas estaban muy bien escudadas, pero esta no era una operación solitaria. Miane no fue arrogante sobre la participación de BlackSea, le dijo que si podía sacar a Leila o a algún otro cautivo por su cuenta, entonces que lo hiciera. Sin embargo, una vez que Vasic realizó un escáner por su cuenta y se dio cuenta del número de guardias, se teletransportó de vuelta a la ciudad flotante BlackSea. Luego, Miane, Malachai y él revisaron el plan tomando en cuenta su reconocimiento. Tomó tiempo preciado y él podía sentir a los cambiantes luchando dentro de su piel, pero se forzaron a sí mismos a permanecer en calma y control. Cada miembro del equipo sabía que esta no sería una subestación desierta sino una fortaleza fuertemente protegida que tendrían que traspasar con sigilo. –Acérquense –dijo Vasic después que todos en el equipo hubiesen sido instruidos con la actualización del plan; luego los teletransportó sin demora.

335


La primera parte era simple: llegar a la casa sin alertar o dañar a los guardias del perímetro. Su progreso sería más lento, pero les daría más tiempo para revisar la propiedad antes de que saltara una alarma, porque en el momento en que eso ocurriera, si Leila estaba allí, tal vez fuese herida o trasladada. Con su llegada, el equipo se dividió en acuerdo y cada individuo hizo su camino hacia ciertos puntos. Cuatro de los cambiantes permanecerían afuera, listos para derribar a los guardias si llegaban corriendo desde el perímetro en respuesta a la alarma. Vasic ya estaba utilizando sus habilidades telepáticas para ocultar su presencia de un barrido psíquico. Miane, Malachai y él irían adentro. El plan era hacerlo lo más sigilosamente posible, para confirmar que este era el lugar correcto y estas fuesen las personas correctas. Después de todo, existía una oportunidad de que la casa estuviese, de hecho, ocupada por una celebridad o algún viejo narcotraficante u otro individuo con una necesidad y/o deseo por privacidad extrema. Los guardaespaldas Psy estaban todos concentrados en ciertas habitaciones. En la oscuridad, las personas BlackSea se convirtieron en ondas de negro contra negro. Vasic los veía, pero él estaba altamente entrenado en operaciones nocturnas, y por lo que podía notar, la mayor parte del complemento de los guardias de la propiedad estaba muy lejos de estar bien entrenados. Lo bastante buenos para vigilar una casa aislada. No lo suficientemente buenos para encontrar a hombres y mujeres que sabían moverse en la oscuridad. La primera parte pasó sin ningún contratiempo. Reuniéndose en la entrada más cercana, más allá de donde Vasic pudiese observar alguna luz, Malachai y él esperaron mientras Miane inspeccionaba la puerta antigua. Estaba trancada. La alfa BlackSea sacó algo del bolsillo en su muslo, lo usó en la puerta. Cuando volvió a retorcer la manilla, esta se abrió. Sin alarmas audibles. En vez de apurarse hacia el interior, Vasic utilizó una linterna miniatura de baja emisión para buscar cualquiera emisión electrónica o signos de que la puerta estuviese cableada con un arma silenciosa. Nada. Los otros dos se movieron con su asentimiento para despejar la habitación; los tres habían dividido sus responsabilidades y tareas en Lantia. Entrando detrás

336


de ellos, Vasic cerró la puerta para que permaneciera como una salida viable si él era separado de los otros y fuese incapaz de teletransportarlos a un lugar seguro. Si nadie sabía que llegaron por este camino, nadie podría encerrarlos. –Es una oficina –dijo Malachai en un susurro casi subvocal, su cuerpo grande detrás del borde negro de un escritorio. Encendiendo su propia linterna a una escasa emisión, revisó los papeles encima del escritorio. –Mierda, todo es de décadas atrás. Debió haber sido dejado aquí cuando la propiedad fue ejecutada por la hipoteca. Eso explicaba las hojas que Vasic podía sentir bajo sus pies, la humedad en el aire. –No se molestaron en limpiar esta sección. –Vamos –dijo Miane, ya en la otra puerta. Vasic hizo un escaneo telepático del corredor más adelante, les indicó que continuaran. No habría sentido a alguien tan altamente escudado como él mismo, pero dudaba que allí hubiese alguien con ese nivel de disciplina mental. Probó estar en lo cierto. El corredor estaba alineado con una alfombra roída por las polillas y vacío de cualquier vida. Caminaron rápido ahora, revisando otras habitaciones pero dirigiéndose a la sección de la casa que había estado iluminada cuando llegaron. Vasic atrapó la primera pista de voces casi cinco minutos más tarde; los sonidos fueron seguidos por susurros de luz. Los cambiantes y él se deslizaron justo al borde de la luz, escucharon. Vasic sabía que si los cambiantes BlackSea tenían el mismo nivel de escucha que los cambiantes terrestres, entonces Miane y Malachai tenían que estar captando más que él, pero igual escuchó lo suficiente. –… en el camino. Exceptuando cualquier retraso inesperado, ella llegará al lugar de entrega en veinticuatro horas. –¿Estás segura de que está quebrada? –Una voz masculina–. La maldita pez se resistió como nunca. –Quebrada y nuestra –confirmó un segundo hablante, una femenina–. Todo lo que necesita es tiempo para recuperar por completo su salud física, y estará lista y preparada para atacar cualquier objetivo que le ofrezcamos. Vasic sabía que los tres podían retirarse, dejando que este lugar continuara existiendo a fin de poder utilizarlo para rastrear a los otros desaparecidos, pero esa

337


no era la manera cambiante. Ellos no sacrificarían uno por muchos. El escuadrón funcionaba de la misma manera. –El hablante masculino es Psy, la femenina es humana –dijo en un tono tan bajo que apenas podía escucharse a sí mismo–. El primero está protegiendo la mente de la segunda, y es lo suficientemente fuerte que tendría que matarlo para neutralizarlo físicamente. La acción violenta tal vez noquee a la femenina. Un golpe telequinético podría dejarlo sin consciencia, pero hay un pequeño riesgo de que el hombre tenga la oportunidad de lanzar una advertencia telepática a sus guardias o a sus superiores. –Las comunicaciones telepáticas eran casi imposibles de bloquear–. ¿Quieres que ataque? La espalda de Miane era una línea furiosa frente a él mientras negaba con la cabeza. –Mal. –Sería más fácil si uno u ambos se mueven en esta dirección. –Mantén viva a la humana –ordenó Miane–. El Psy es un riesgo muy alto. –Haré que salgan hacía el corredor. –Vasic advirtió antes de teletransportarse a una distancia de vuelta en la dirección de donde vinieron y tiró deliberadamente un viejo florero. No le tomó mucho tiempo al hombre Psy para comenzar a dirigirse hacia el ruido. Estaba siendo cauteloso, pero estaba concentrado en el punto original del sonido, recorriendo el pasillo. Vasic se teletransportó de vuelta a tiempo para ver a Malachai alzarse tras él y romper su cuello. Miane ya estaba moviéndose hacia la habitación desde donde el macho había venido. Para el momento en que Vasic entró, ella tenía a la humana boca abajo en el suelo, su rodilla en la columna de la otra mujer y el brazo de la mujer doblado tras su espalda. La pistola de Miane estaba presionada en la parte trasera de su cabeza, explicando el silencio de la mujer. Una pequeña unidad de comunicación yacía en el piso. –Ella no envió ninguna alerta –dijo Miane en una voz tan fría como oscuridad frígida en el fondo del océano. Vasic ya estaba en la mente humana de la mujer, tomando todo lo que sabía sobre Leila Savea, los desaparecidos, y el Consorcio. Parecía que el hombre Psy había reforzado su protección débil natural además de extender sus propios escudos sobre ella, pero con lo último ido, lo anterior no fue difícil de desmantelar sin causar daño cerebral.

338


–Lo tengo –dijo en voz baja. –¿Ella torturó a Leila? –Los ojos de Miane eran astillas de hielo negro cuando miró a Vasic. Vasic pensó en lo que acababa de ver en la mente de esta mujer, de cómo ella sintió placer al tallar la cara de Leila mientras la cambiante gritaba, y supo que este no era momento para misericordia. –Sí. La mujer abrió su boca como si fuese a rogar o a gritar por ayuda, pero era demasiado tarde. Miane rajó su garganta usando un cuchillo que Vasic no le vio sacar. –¿Hay otros aquí? –preguntó la alfa BlackSea después de limpiar la sangre en la parte trasera de la camisa de la mujer y levantándose. Vasic negó con la cabeza. –Según sus recuerdos, esto estaba destinado a ser una facilidad de contención a largo plazo. Leila era el sujeto de prueba. La movieron esta mañana. –Salgamos. Igual de sigilosos como entramos –dijo Miane con la mandíbula apretada–. Cuanto más tiempo pasen los guardias en desconocimiento, más tiempo tendremos para rastrear a Leila sin interferencia. Vasic sacó al equipo completo sin incidentes, luego le dijo a Miane otra cosa que descubrió en la mente de la mujer. –Ella solo estaba a cargo de Leila. –Otro ejemplo de la fragmentación practicada tan efectivamente por el Consorcio–. Su trabajo era quebrar a Leila y entrenarla para seguir órdenes, incluso si esas órdenes eran matar. Lo interesante es que la torturadora se había creído a sí misma igual a los otros en el Consorcio, lo que Vasic sabía con hechos que no era cierto. El Director Ejecutivo que el escuadrón capturó pertenecía al círculo más íntimo, parte de los hacedores de decisiones que tenían poder sobre los peones más desechables. Sin embargo, aquellos detalles los compartiría después. En ese instante, solo una cosa era importante. –Leila fue llevada en una camioneta utilitaria con el siguiente número de matrícula. –Lo escribió para ellos–. A pesar de que la mujer no debía conocer el destino final, a uno de los conductores se le salió y mencionó que se dirigían hacia Yukon. –¿Podemos piratear el sistema de tráfico? –le preguntó Miane a Malachai. El gran macho asintió.

339


–Estoy en eso, pero a pesar de que estamos buscando solo en ciertas carreteras, el país tiene bastantes carreteras inexploradas que no se usan lo suficiente para justificar la vigilancia del tráfico. Si yo estuviese haciendo algo ilegal, me quedaría en esas carreteras inexploradas; y si tomara las autopistas principales, lo haría de noche y me aseguraría de que mis matriculas estuviesen muy borrosas para los escáneres. Miane maldijo. –Necesitamos gente buscando ese vehículo utilitario, pero incluso si alertamos a todas nuestras personas y a las manadas cambiantes que nuestros aliados conocen, no será suficiente. No hay suficientes de nosotros. –Malachai hizo una pausa, soltó un suspiro silencioso–. Hay más humanos en las carreteras, incluyendo camioneros que viajan en la noche e individuos ordinarios que conducen de ida a vuelta hacia sus casas y trabajos. Vasic podía ver a Miane luchando con la decisión que tenía que tomar. Enviar una solicitud a la red de la Alianza Humana por información sobre la camioneta y posiblemente encontrarlo, o hacer que esa información cayera en manos del enemigo, quien escondería a Leila de nuevo… o la eliminaría porque era un riesgo muy grande. Las buenas noticias era que esa opción tendría que ser el último recurso; han invertido mucho tiempo y esfuerzo en ella para descartarla tan rápido. –Hablaré con Bowen Knight –dijo Miane al final, su mano empuñada–. Le pediré que le ordene a su gente reportar cualquier avistamiento del vehículo. –Es la mejor opción. –Malachai sostuvo la mirada de su alfa, sus ojos marrones pareciendo brillar como si estuvieran a contraluz–. Al menos le da a Leila una oportunidad antes de que sea forzada a matar, porque una vez que lo haga, no seremos capaces de traerla de vuelta. Ella no está hecha para eso. –No, Leila está hecha para la ciencia y explorar y escribir trabajos escolares. – Vibrando de la rabia, Miane miró la pantalla–. Bowen Knight no necesita saber por qué estamos pidiéndole esto. Todavía no confío lo suficiente en él. Negociaré un favor de él con un pagaré de BlackSea. –De hecho, la Alianza nos debe una –dijo Malachai–. Informé a Bowen sobre una célula Psy anti-humanos que captamos en Venecia. Su alfa se detuvo a mitad de camino. –¿Por qué no sabía sobre esto?

340


–Iba a decírtelo, pero luego nos enteramos sobre el mensaje de Leila y no parecía particularmente importante. –Malachai se encogió de hombros–. Era solo un grupo radical de fanáticos, nada grave, pero al parecer estaban planeando atacar a la Alianza con armas. –Cruzó sus brazos–. Bowen confirmó que nuestra información fue correcta, me agradeció. Le dije que algún día le cobraríamos ese favor. Los ojos de Miane se entrecerraron ligeramente. –Algunas veces, Mal, pienso que ese cerebro tuyo es un arma peligrosa. Es algo bueno que estés de mi lado. –Hizo la llamada después de que Malachai se moviera fuera de la toma. Vasic se teletransportó a casa con Ivy antes que la llamada conectara. Su parte estaba hecha. La vida de Leila Savea dependía ahora de incontables pares de ojos humanos.

341


Traducido por Devi.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez.

3 de Noviembre del 2076. Nina: He cruzado muchas fronteras en el año pasado, de alguna manera terminé construyéndome un hogar en San Francisco. Tengo una iglesia, una congregación. Me llaman Padre Xavier. Se sentía abrumador al principio, el inmerecido respeto inherente, pero he llegado a aceptar mi lugar aquí. Tal vez sea un hombre humilde proveniente de un distante pueblo montañoso, pero en esta gran ciudad, hay muchas almas rotas que necesitan consuelo. Intento proveerlo, incluso mientras lucho contra mis propios demonios, contra mi propia rabia. Ya no me sorprendo cuando encuentro a Psys sentados en los bancos. Solían irse cuando me veían, como si tuviesen miedo de que fuera a entregarlos por creer, pero ahora algunas veces, se quedan y hablamos. Yo era tan idiota antes, Nina, pensando que no eran personas sino autómatas. Lo único que nos separa es un giro bilógico; ellos tienen habilidades psíquicas y nosotros no. Esa es la única diferencia. Bajo la piel, son tan humanos como tú o yo. Sin embargo, mi amigo Psy es tan diferente de sus compatriotas como un conejo lo es de un ave de presa. Él siempre está en tanto control, es tan frio. Frígido como el hielo, hasta que sería fácil creer que es un robot asesino sin sentimientos. Aun así, he visto a este hombre recibir una bala para proteger a un niño. He aprendido que los héroes no siempre visten de blanco. Algunas veces vienen de la oscuridad, sombras entre las sombras. Tuyo, Xavier.

342


Traducido por Devi.

KALEB HABÍA ESTADO buscando otra área de la Red tan saludable como la de Sophia Russo desde que Sahara hizo el pedido. La MentalNet y la MentalDark probaron ser singularmente poco útiles en ese aspecto. Tanto que estaba comenzando a preocuparse por el comportamiento de las gemelas neosensibles. Anteriormente, incluso cuando la MentalDark se volvía errática, la MentalNet permanecía leal y resoluta en sus deberes. El hecho de que la más estable neoentidad estuviese también mostrando un comportamiento errático le decía que el problema con la PsyNet era más complejo de lo que incluso los empáticos creían, la falla tan fundamental que estaba causando daño catastrófico a los “órganos” de lo que era claramente un sistema vital. Dada la falta de ayuda, Kaleb colocó patrones de búsqueda estrictamente definidos que funcionaban de forma continua. Había dedicado un significante porcentaje de su cerebro a la búsqueda. Y después de todo eso, encontró solo dos otras áreas que parecían perfectas en su salud. Era posible que hubiese más, ya que básicamente ejecutó una búsqueda manual, pero si era así, tenía que ser un número bastante limitado. La primera nueva área fue lo bastante simple: emanaba de Clara Álvarez. Curiosamente, ella era una Psy ex Justicia como Sophia Russo. ¿Coincidencia? Fue la segunda área la que probó ser problemática. La pequeña región aislada de la Red era prístina, hermosa, fuerte… y la mente detrás de ese efecto, invisible. No bien escudada. Invisible. Las únicas personas que Kaleb sabía tenían escudos así de efectivos eran las Flechas. Solo había detectado que existía una mente anclada en el área porque primero, él era un cardinal dual con el poder que conllevaba, y segundo, él se dio a la tarea de aprender cómo detectar Flechas cuando el escuadrón estaba bajo las órdenes del

343


Consejero Ming LeBon, quien los utilizaba para distribuir la muerte a sus enemigos. No había importado si un asesinato en particular requiriera que un o una Flecha diera su vida; el ex Consejero trató a los hombres y mujeres altamente entrenados y extremadamente inteligentes del escuadrón como reemplazables. A pesar de crecer bajo el “cuidado” de un psicópata, Kaleb nunca cometió el mismo error en lo que a su gente concernía, y todo se debía a Sahara. Ella le enseñó que las personas no eran desechables o reemplazables al ser el regalo único, salvaje y extraordinario que era… y por cómo había visto lo mismo en él. –¡No te hagas daño, Kaleb! ¿Con quién voy a jugar si te rompes las piernas? –Encontrarás otros amigos. Hay bastantes niños en el recinto NightStar. Una mirada acusadora de la niña de diez años parada a los pies del árbol, la única con ojos azules muy oscuros que siempre se iluminaban cuando él se escapaba para verla. –Pero solo hay uno como tú. Solo tú eres mi mejor amigo. Era un fragmento de memoria que le había recordado permanecer como Kaleb, sin importar cuánto tratara de quebrarlo su entrenador psicópata en el pasar de los años. Porque Sahara amaba a Kaleb, nadie más. Y él la amaba solo a ella. Sahara fue también la única que le hacía ver que, algunas veces, era mejor extender la mano de la amistad que forzar docilidad por miedo. Santano Enrique le había torturado hasta que lo odió con cada onza de su ser. Sahara lo había amado, y por ella, él haría cualquier cosa. Conectado con ese pensamiento, no intentó forzarse dentro de la mente escudada. En vez de eso, salió de la PsyNet, hizo contacto con Aden, y le pidió al líder de las Flechas que se reuniera con él en la PsyNet, en el sitio. –¿Lo ves? –preguntó. –Tendrás que explicarlo. –La Red –indicó Kaleb–. Sin descomposición, sin desintegración, solo fuerza pura. –No necesitaba a un empático para confirmarlo, podía sentir la fuerza como un viento fresco y vigorizante contra sus sentidos psíquicos. Aden examinó el material psíquico con cuidado. –Tienes razón. –Los E necesitan saber quién está causando este efecto –les dijo Kaleb–. Les dará un tercer punto de datos para comparar. –Comprobaré con los individuos en cuestión.

344


Kaleb lo dejó allí; obligar a una Flecha era una tarea inútil. El mensaje de Aden vino diez minutos después, mientras él estaba en una reunión con la alfa de los lobos BlackEdge. –El Flecha es Stefan Berg, posicionado en Alaris. Él contactará a Ivy Jane personalmente. Kaleb sabía que solo le dio esa información porque de todas maneras Sahara se la compartiría, una vez que lo escuchara de los empáticos. Parecía que incluso las Flechas no esperaban que parejas vinculadas mantuviesen secretos el uno con el otro. Excusándose con la lobo alfa por un corto periodo, le agradeció a Aden, luego le envió toda la información que había descubierto a Ivy Jane. Stefan Berg, reflexionó mientras regresaba a la reunión. Por lo que sabía, el poderoso teletransportador posicionado en la estación profunda en el mar nunca fue oficialmente una Fecha. Sin embargo, era claro que Aden Kai lo consideraba uno de los suyos. Sí, nunca era una buena idea dar por sentado a las Flechas, o asumir que conocías todos sus secretos.

Ivy no podía creer la identidad del tercer espacio en calma… luego pensó en Sophia y Clara, y de repente la conexión entre los tres se hizo contundentemente clara. Con el corazón retumbando, le envió un mensaje a Stefan. El comandante de la estación Alaris visitó el huerto dos meses atrás, durante su “subida” obligatoria, como sus compañeros de la estación lo llamaban. –No necesitas teletransportarte para verme –le dijo–. Creo que ya sé lo que está pasando. –A pesar de que Stefan era un telequinético violentamente poderoso, no nació como un teletransportador como Vasic. Teletransportarse desgastaba bastante de su energía y necesitaba mantener esa fuerza para evacuar Alaris si la estación sufriese un grave incidente. –¿Estás segura? –Le respondió Stefan–. Puedo verte en la PsyNet sin problemas. –Sí, estoy segura. Te contactaré si necesito más información. –Sabes dónde estaré. Ivy se rio. Estas Flechas, definitivamente estaban desarrollando sentido del humor. Cuando Conejo ladró y corrió hacia ella, se inclinó para darle una caricia que hizo que sus ojos se pusieran blancos en éxtasis. Tonto y maravilloso perro.

345


Dejándolo con una caricia mientras sonreía, se sentó en uno de los sofás cómodos ubicado justo fuera del área de la cocina, el mostrador más cercano lo bastante cerca para poder colocar bebidas allí, y que las personas de este lado pudiesen recogerlas. Casi todo el primer piso de la cabaña de Vasic y ella estaba construido de esta manera: lo más abierto posible y lleno de luz. Era a propósito, para que ninguna Flecha que los visitara se sintiera jamás aislado o solo. Ivy había decidido que ya tuvieron suficiente de eso. Y parecía estar funcionando, más de una vez había tenido miembros del escuadrón de visita, solo sentados en el sofá y trabajando mientras ella realizaba su propio trabajo cerca del lugar. Hoy, Conejo saltó para sentarse a su lado, su pequeño cuerpo caliente bajo sus manos mientras ella entraba en la PsyNet e iba hacia la locación de la mente de Clara Álvarez, de la cual Kaleb le dio las coordenadas. Él tenía razón: el área estaba libre de infección y vital en su fuerza. Sin desintegración, sin ni siquiera un hilo raído. La esperanza creció en su interior. Dejando la Red, pensó en lo que descubrió en el funeral de Zie Zen, supo que no podía asumir nada. El vínculo… esa era la clave. Podía llamar a Clara, pero eso no le parecía correcto. Conocía a la otra mujer como supervisora de Haven porque era allí donde Samuel Rain continuaba viviendo, pero ambas no eran tan cercanas como para compartir confidencias; y era probable que Clara no quisiera que esta información saliera por una llamada de conferencia. Tenía que ser una visita personal. Clara era una buena persona e Ivy creía que compartiría lo que necesitaba saber una vez que entendiera la gravedad de la situación en la PsyNet. Vasic estaba en casa, podía teletransportarla si la antigua Psy-J aceptaba reunirse. Ivy dudó, reacia a molestarlo. Por fin pudo lograr que descansara, él llevaba trabajando sin parar desde el día después del esparcimiento de las cenizas de Zie Zen. Sabía que era su método de sobrellevarlo, pero ella se había hartado, lo amenazó con drogar su comida para derribarlo si no escuchaba razones. Él le había dado esa lenta y tranquila sonrisa que la derretía. “Nunca harías eso, Ivy.”

346


“¡Puf!”, mirándolo, apuntó hacia la habitación. “¡No me hagas ir al lado oscuro, Vasic Zen!” Con la sonrisa profundizándose, los había teletransportado a ambos hacia la cama y estuvo dormido menos de un minuto después de que ella lo despojara de sus ropas; ese despojo tomó tiempo ya que él seguía teletransportando las ropas de ella y robando besos cuando jadeaba en sorpresa. Ivy no poseía fuerza de voluntad alguna contra Vasic en modo juguetón. Después de que se quedara dormido, ella permaneció en su abrazo hasta que no hubiese oportunidad de que despertara, luego lo dejó con una caricia en su cabello. Su intención fue terminar su propio trabajo antes de acurrucarse de vuelta contra el calor de su cuerpo para una siesta perezosa hasta que Tavish regresara a casa después de la escuela. Ella conocía otra Flecha telequinética que podría teletransportar al chico al huerto si Vasic todavía estaba dormido, a Tavish se le advirtió estrictamente que no intentará teletransportarse a sí mismo. Era muy joven, no tenía el control. Esa instrucción tal vez no hubiese funcionado para detenerlo, pero Vasic le había dicho al niño con calma que era un asunto de confianza. “No voy a atar tu mente para que no te teletransportes”, le dijo. “Confío en que seguirás las normas.” El pequeño rostro de Tavish se había llenado de determinación. “No te defraudaré.” –No voy a despertarlo –le dijo Ivy a Conejo ahora, su voz decisiva–. Si la PsyNet sobrevivió tanto, puede sobrevivir otras horas más mientras mi Flecha descansa. La única razón por la que le despertaría antes sería si Miane Levêque llamase. Vasic no habría querido que Leila Savea sufriera más si él tenía el poder de ayudarla. A pesar de su deseo de que descansara, Ivy esperaba que la alfa BlackSea llamara, que tuviese alguna noticia, en especial sobre el vehículo que sacó a Leila del recinto donde Vasic les ayudó a infiltrarse, pero cuando se deslizó para acurrucarse contra él, el comunicador permaneció en silencio. Mientras su poderoso esposo con sus hermosos ojos gris como el invierno se movía en sueños para abrazarla fuerte contra su cuerpo, Leila Savea permanecía entre los desaparecidos.

347


DIECIOCHO horas después que la alerta se encendiera en las redes de la Alianza, Miane tuvo noticias de que la camioneta que estaban buscando fue encontrada, abandonada y quemada en un barranco. Tomó la decisión equivocada. Estaba claro que la Alianza albergaba a uno o más informantes del Consorcio. Eso no la sorprendía; el dinero hablaba, sin importar la raza. La ira todavía quemaba como el hielo en su interior. Contra aquellos que habían secuestrado a su gente, contra los traidores dentro del propio BlackSea, y contra sí misma, por tomar la decisión incorrecta. Racionalmente sabía que todo lo que tenía eran malas opciones, pero eso no importaba. Todo lo que importaba era que esta decisión errónea tal vez habría matado a un miembro vulnerable de su manada que estaba contando con que Miane lo arreglara. –Los servicios de emergencia no encontraron ningún cuerpo en el accidente – se recordó a sí misma. Esa verdad proveía una pequeña luz de esperanza, pero la ira que vivía en su interior no se calmaría hasta que toda su gente estuviese en casa y aquellos que se hubiesen atrevido a dañarlos fueran castigados brutalmente. Existía fuerza en la ira, una fría y despiadada determinación. Sin embargo, Miane sabía que ningún alfa podía funcionar como un verdadero alfa si dejaba que solo la rabia le gobernara. Eso envenenaría a toda la manada, los llevaría a un lugar donde nadie querría estar. Los cambiantes de base de agua tal vez no fuesen como otros grupos cambiantes, tal vez fuesen otros incluso entre los de su propia especie, pero eran cambiantes y tenían un lado humano. Por lo tanto, eran lo suficientemente sociales como para necesitar una comunidad en algún nivel. E incluso cuando las criaturas mamíferas en BlackSea a menudo encontraban difícil de entender a aquellos de sangre fría, ellos eran uno. Los traidores no contaban, serían eliminados en el instante en que Miane confirmara sus identidades. Todos los demás… eran uno, porque el agua era vida y ellos estaban unidos en proteger ese recurso preciado. Como si estuviesen unidos por su propia alteridad. En lo que se refería a la alfa BlackSea, necesitaba funcionar de la misma manera como cualquier alfa de otra manada cambiante. Miane tenía que mantener

348


a su gente unida, asegurarse que tuviesen lo que necesitaran para que sus almas florecieran y se mantuviesen fuertes. Para Persephone, una pequeña niña que estuvo cautiva en un cuarto pequeño por meses, separada de su madre después de ya haber perdido a su padre, eso significaba una fiesta para celebrar el cumpleaños que pasó sola y asustada, y lejos de casa. Persephone no sabía que la fecha era incorrecta; solo sabía que era su fiesta de cumpleaños. Miane levantó a la niña aún delgada en sus brazos mientras instintivamente mantenía el equilibro sobre la plataforma que oscilaba con suavidad, en el centro de la ciudad flotante que era el corazón de BlackSea. Había otras más dispersas alrededor del mundo, pero Lantia era la más grande, y era dónde hacían el Conclave en años alternados. Para el mundo, el Conclave era el grupo gobernante de BlackSea. Lo cierto es que no era una cosa sino un evento; una reunión anual de todos los miembros de BlackSea que pudiesen venir. La razón de no hacerlo siempre en Lantia no era por la temperatura del agua, como los forasteros asumían. Todos los cambiantes BlackSea saludables podían sobrevivir y viajar en diferentes aguas; después de todo, el océano era profundo y dulcemente frío, sin importar donde estuvieses en la Tierra. No, la razón por la que el Cónclave cambiaba de locaciones entre Lantia, y Cifica en los trópicos, era porque no era justo pedirle siempre a sus compañeros de manada de ese lado del mundo que hicieran el viaje. Persephone y su madre fueron extrañadas en el último Cónclave, habían estado atrapadas y solas en ese momento. Como Leila lo estaba ahora. –Luces como una princesa –dijo Miane a la niña en sus brazos, de nuevo forzando a que su ira se retirada. Riéndose, Persephone ahuecó el tul rosado que caía en cascada sobre el brazo de Miane. –Mamá, regalo. –Era más de lo que solía decir, su discurso no era lo que debería ser para su edad, el trauma que sufrió la dejó marcada en muchas maneras distintas, pero la sanadora de la manada le aseguró a Miane que Persephone estaba sanando. “Los niños son mucho más resistentes de lo que le damos crédito”, había dicho su sanadora más fuerte. “Rodéala de amor, mantenla segura, otórgale espacio y libertad para

349


hablar de lo que sucedió, y Persephone superará esto, crecerá para ser el individuo fuerte y único que siempre estuvo destinada a ser.” Miane podía hacer eso, estaba haciendo eso. –Tu mamá da buenos regalos. –Miane estaba tan condenadamente orgullosa de la madre de Persephone. Olivia perdió a su compañero a manos de los bastardos asesinos que secuestraron a su pequeña familia, y para muchos cambiantes, ese habría sido un golpe fatal y devastador. Eso ni siquiera incluía la tortura y aprisionamiento de Olivia. Pero en vez de enrollarse y morir, la otra mujer se había recompuesto con una fuerza de voluntad feroz. “Por nuestra bebé” le había dicho Olivia a Miane aún herida y golpeada por la terrible experiencia. “Por la bebé que Cary y yo creamos en las aguas frías de la costa de Nueva Zelanda.” Las lágrimas eran gruesas en su voz, lágrimas que se negaba a derramar. “Nunca permitiré que vuelva a sentirse sola y perdida, y asustada”. “Lo sé.” Miane tomó a Olivia en sus brazos, la sostuvo cerca por un rato, hasta que la presa se rompió, hasta que Olivia lloró desconsoladamente por su compañero perdido. “No tengo ninguna duda de que serás fuerte por Persephone” dijo, después. “Pero ven a mí cuando necesites consuelo, y recuerda que ella también necesita consuelo. Persephone tal vez fuese una bebé de dos años de edad, pero era la niña de su papá. “Háblale sobre su padre”, le aconsejó a su compañera de manada herida la semana después del rescate de Persephone por las Flechas, “responde sus preguntas, y si se vuelve muy difícil, búscame.” Miane permaneció despierta con Olivia toda esa noche. Miraron a Persephone dormir y entonces, cuando Olivia estuvo lista, habló del día del secuestro, sobre cómo Persephone y ella fueron separadas por la fuerza de Cary, quien había sido fuerte y peleó duro para proteger a su compañera e hija… y de cómo Olivia supo que Cary fue asesinado. “El vínculo de apareamiento se rompió por la mitad.” Olivia colocó la palma de su mano sobre su corazón. “Se rompió, como si mi corazón estuviese siendo arrancado, y estuviese sangrando tanto que no podía respirar, no podía pensar.” Jadeando por aire, el recuerdo era un dolor vivido, visceral y tan fuerte que destruía almas, en el marrón de sus ojos. “Quería rendirme, morir justo en ese momento, pero no podía.” Sus ojos se detuvieron en su hija durmiendo. “Encontré a Cary después de vagar sola por tanto tiempo. Tanto tiempo, Miane. Él me comprendía como nadie más lo hizo o lo hará alguna

350


vez. Él era yo, y yo era él, y juntos éramos un todo. Ahora… ahora estoy destrozada en pedazos, pero Persephone está completa y por ella, resistiré.” Miane sabía muy bien que Olivia no viviría hasta la vejez. La herida de su alma era muy grave. Pelearía contra el dolor, viviría hasta que Persephone llegara a la adultez, y entonces, simplemente no despertaría un día… o desaparecería calladamente dentro de la profundidad del mar, para nunca volver a emerger. Cuando llegara el momento, Miane no intentaría detenerla. Algunas heridas no podrían ser curadas por ningún sanador. Algunos dolores no podrían ser suavizados por ninguna droga. Olivia tenía el suficiente coraje para vivir hasta que su bebé ya no fuese una bebé. Era todo lo que su alfa podía pedir. Persephone ahuecó las manos en las mejillas de Miane y le dio un exuberante beso en los labios. –¡Feliz cumpleaños! –Sí –dijo, haciéndole cosquillas a la pequeña con suavidad–. Feliz cumpleaños a Persephone. ¡Vamos a ver tu pastel! –Cargó a la niña hasta una mesa organizada con pastel de cumpleaños, emparedados diminutos, pasapalos lindos y adecuados para manos pequeñas y diseñados para deleitar paladares jóvenes, galletas y bebidas. Como todos los muebles en Lantia, la mesa fue atornillada con pernos removibles que encajaban de alguna manera en las ranuras escondidas, construidas en todos los pisos y paredes. Significaba que podían mover las cosas alrededor mientras lo necesitaran y aun así las aseguraban contra las olas renegadas que causaban que la ciudad se moviera más de lo usual cada cierto tiempo. Por la misma razón, todas las bandejas de comida tenían una agarradera en la parte inferior y los cubiertos y platos eran casi inquebrantables aunque seguían siendo biodegradables, por si alguna vez caían al agua. La gente de BlackSea eran capaces de recuperar prácticamente todos esos desechos accidentales, pero nunca desestimaban al océano. Jamás tomaban el agua por sentado. –¡Minni! ¡Minni! Miane extendió la mano hacia el otro niño corriendo hacia ella. Él la tomó con facilidad, luego mientras ella lo jalaba hacia sus brazos, utilizó su agarre para escalar su cuerpo y colocarse a sí mismo en su cadera. En este punto, ella movió su brazo para cargar su peso.

351


–¡Feliz cumpleaños, Sephnie! –Su rostro de piel ébano estaba brillante de emoción. Persephone sonrió y saludó con la mano hacia su compañero de manada más vocal. Costas apuntó hacia sus pantaloncillos negros y camisa azul de vestir. –También tengo ropa de fiesta. –Él dio un golpe suave con la mano a la camiseta negra de Miane, sus siguientes palabras un susurro ruidoso–: ¿Tu mamá no te consiguió ropa de fiesta? Mordiéndose el interior de la mejilla con la pregunta solemne, Miane fingió una cara triste. –Sí, se le olvidó. –Su mamá perdonaría la mentirijilla–. ¿Crees que aun así me den pastel? Ambos niños asintieron con firmeza. Apretándoles más cerca por otros pocos segundos, Miane los colocó a ambos sobre sus pies. Ellos de inmediato corrieron para jugar juntos; aunque notó que Persephone seguía mirando hacia atrás para comprobar que su madre estuviese a la vista, como había hecho incluso cuando estaba segura en los brazos de su alfa. Tomaría tiempo para que ella aceptara que Olivia no la dejaría de nuevo. Una niña tan joven no entendía que su madre fue separada de su lado bajo coacción. Solo sabía que había estado sola y asustada y su madre no estuvo allí. La mandíbula de Miane dolió, la había tensado muy fuerte. Una mano grande se cerró sobre su hombro, apretando. –Respira –le ordenó Malachai–. Ella está en casa. También traeremos a los otros. Algunos, sabía Miane, regresarían a casa en cajas. La ira en su interior amenazó con volver, pero entonces la risa de Persephone llenó el aire, y se recordó que algunas veces, el bien ganaba y el mal perdía. –Sí –juró–. Traeremos a nuestra gente a casa. –Incluyendo a Leila. Vivos o muertos, ninguno sería abandonado; ninguno sería olvidado.

352


Traducido por Devi.

A MEDIA MAÑANA del día siguiente que Ivy recibiera la información sobre Clara Álvarez, su esposo bien descansado los teletransportó a Conejo y a ella a Haven. Era un lugar pacífico y extendidamente verde creado para los Psy-C que estuviesen fracturados, y también era el hogar de Samuel Rain. El experto en robótica y biofusión que salvó la vida de Vasic y quien estaba ahora determinado a construirle una prótesis que funcionase, podría haberse mudado, pero le gustaba estar allí y había solicitado quedarse. –¿Tienes que ir a ver a Miane? –preguntó Ivy. Vasic recibió un mensaje de los BlackSea justo antes de que se teletransportaran. –No –dijo en la suave calma, su cuerpo fuerte y caliente mientras se mantenía de pie parcialmente tras ella–. Con la pista del vehículo terminando en un callejón sin salida, no hay nada que pueda hacer en este punto más que esperar a que tengan otra locación. El mensaje tenía fotos de la celebración del cumpleaños de Persephone, podremos mirarlas juntos después de la reunión. Ivy asintió, ferozmente orgullosa de la pequeña que sobrevivió a los monstruos del Consorcio. Ivy no era la empática que estaba trabajando con ella, pero recibía actualizaciones regulares del joven E que lo era, y esos reportes le decían que Persephone tenía un espíritu desafiante que tal vez estuviese herido pero que de ninguna manera estaba derrotado. –¿Quieres que esté contigo? –preguntó Vasic, curvando la mano sobre su cadera–. Samuel me pidió que viniera para un escáner profundo de tejido. –Ve a hacerte el escáner –le dijo–. Creo que esto ira mejor si voy sola. – Cuando Vasic asintió, ella elevó su cabeza y presionó la palma en su mejilla–. Gracias por el viaje.

353


Era muy consciente de que era ridículamente malcriada en cómo podía ir a cualquier lugar en el mundo que quisiera. Tan solo tres semanas atrás, cuando mencionó que quería probar un pastel del que escuchó llamado mille-feuille, Vasic le había llevado a una panadería en Paris. –Te amo. La expresión de Vasic no se alteró, pero giró su cabeza para besar su palma, mientras en el interior, su vínculo vibraba con la potente fuerza de sus propias emociones. –Eso es algo de lo que nunca he dudado. –Una leve sonrisa que le provocaba querer besarlo. Así que lo hizo. –Ivy. Nos teletransportaré de vuelta a la cama si no tienes cuidado. Riéndose por la fría advertencia que contradecía la forma pecaminosa en que le devolvía el beso, sus dedos rozando su cadera, robó otra probada antes de alejarlo. –Deja de distraerme. Sus ojos brillaron con la promesa de venganza. –Te veré luego, señora Zen. –Puedes contar con eso, señor Zen. Con los labios curvándose, Vasic inclinó la cabeza hacia Consejo. –Vamos, vayamos a ver a Samuel. Ivy se tomó unos segundos para ver a su esposo caminar directo al edificio principal de Haven (él era tan hermoso en movimiento), antes de voltear para dirigirse al jardín de rosas donde pidió ver a Clara. La otra mujer ya estaba allí, sentada en un familiar banco de madera, sus ojos en la colorida masa de flores abiertas al sol y perfumando el aire. –Ivy –dijo mientras se levantaba, su sonrisa cálida. La supervisora de Haven estaba vestida con un pantalón de traje gris pálido combinado con una camisa azul aguamarina, su cabello dorado separado en el centro y enrollado en un prolijo nudo en la nunca, y sus manos cubiertas con delgados guantes negros. –Clara. –Ivy se acercó–. Gracias por aceptar reunirte conmigo. –Por supuesto –respondió mientras ambas se sentaban en el banco–. ¿Es sobre Samuel? Le está yendo muy bien.

354


–No, es algo más. –Decidiendo ser directa, le contó a la otra mujer sobre la desintegración severa y mortal de la estructura de la PsyNet. Luego le habló acerca de los otros dos lugares saludables. Los ojos de Clara se ampliaron cuando agregó– : Tú eres el tercer lugar. –Ya veo –dijo la antigua Psy Justicia–. ¿Sabes lo que diferencia a los otros dos? –No sus habilidades –respondió–. Uno es un telequinético capaz de teletransportarse, la otra una J como tú. –Luego añadió lo que creía que era el factor crítico–: Ambos están vinculados con humanos. –Clara no respondió de ninguna forma visible, mientras Ivy continuaba–. Sé que tienes un esposo humano –dijo con suavidad–. Necesito saber si estás vinculada a un nivel psíquico; juró que protegeré tu privacidad. Las únicas personas que saben o necesitan saberlo tienen sus vínculos. –Todos y cada uno entendían que era un regalo, no para ser dañado–. Ninguno de ellos te traicionaría. Los ojos marrones de Clara sostuvieron los suyos por bastante tiempo, como si estuviese juzgando la sinceridad de Ivy, antes que la supervisora de Haven se moviera para quitarse con lentitud el guante de su mano izquierda… para revelar una banda dorada en su dedo anular. –Su nombre es Patrick –dijo, su amor por él besando los sentidos de Ivy–. Y sí, estamos conectados a un nivel psíquico. Vinculados. –¿Cómo mantienes el vínculo escondido? –susurró Ivy–. No hay una pista de ello en la Red. –Anthony nos ayudó –respondió Clara, y no fue la gran sorpresa que debió haber sido. Después de todo, Anthony Kyriakus fue el hombre que creó Haven–. Verás, ya estaba ayudándome –continuó–. Los Psy Justicia no duran mucho una vez que nuestros escudos telepáticos se desgastan. –Sombras en sus ojos, recuerdos de todo el mal que había presenciado, la maldad que actuó como acido en su mente–. Ese fue el motivo porque él pudo ser capaz de reaccionar dentro de microsegundos cuando Patrick y yo nos negamos a seguir órdenes y terminamos vinculados. –Una sonrisa que hizo brillar su rostro–. Luego, cuando se volvió claro que mi habilidad para escudarme estaba curando –asombro tocó su expresión–, Anthony me enseñó a cómo controlarlo, cómo esconder el vínculo y la mente de Patrick. –La única otra J que conozco cuyos escudos se regeneraron espontáneamente es Sophia –murmuró Ivy–. Y ella es única.

355


–Sophie y yo hemos hablado sobre esto –dijo Clara–. La única semejanza entre nosotras es que ambas amamos a hombres humanos con escudos naturales inquebrantables. –Levantó la mirada de su banda de bodas–. Y el amor no puede ser forzado. Si hay otra respuesta… Hay tantos J heridos en el mundo. –Sus manos se volvieron puños en su regazo, dolor llenando su voz–. Dices que la PsyNet está sana a mí alrededor; tal vez eso tiene que ver con la regeneración también. Ivy estaba comenzando a darse cuenta de que si sus sospechas eran ciertas, entonces el simple hecho que conectaba a Stefan, Sophia, y Clara tenía implicaciones más asombrosas de lo que incluso había creído. –La técnica de escudo que Anthony te enseñó –dijo–. Debe ser fenomenal si esconde tu vínculo con Patrick con tanta efectividad. –Los escudos son muy fuertes –respondió después de una pausa–, pero verás… Siempre he tenido la sensación de que algo estaba ayudando a Patrick y a mí a mantener nuestro secreto. –La MentalNet protegió a los E por un siglo. –Un estremecimiento de entendimiento corrió a través de los huesos de Ivy–. Puedo verla haciendo eso por una mente humana en la PsyNet. –¿Quieres verlo? –La pregunta de Clara fue un susurro, secreto. Ivy asintió y se unió con la supervisora de Haven en la PsyNet. La Psy-J subió sus propios escudos alrededor de los de Ivy, con el permiso de Ivy, después de que le avisara a Vasic lo que estaba a punto de suceder. Solo después de que Ivy estuviese aislada, Clara dejó caer una segunda capa de escudos, e Ivy vio el hilo cálido otoñal y azul frío del vínculo de la otra mujer con otra mente. Esa segunda mente no era Psy, a pesar de que brillaba igual de fuerte, en tonos de azul hielo. Y no estaba en la PsyNet, pero tampoco fuera de ella. Ninguna mente Psy podía alcanzarla, podría piratearla. Clara era el único punto de contacto. Consciente de que se le otorgó un regalo, Ivy salió de los escudos de Clara cuando la mujer los abrió. –Gracias –dijo en el plano físico–. ¿Por qué confiaste en mí? –Los Psy-J somos buenos en juzgar a las personas. Conozco tu corazón, Ivy Jane Zen y sé que es bueno. –Clara se levantó–. Me tengo que ir, pero llámame si necesitas otra cosa. –Me gustaría conocer a Patrick. –Ivy solo había tenido un vistazo de él en el funeral de Zie Zen–. Parece fascinante.

356


–Oh, lo es. –Una sonrisa repentina–. Molesto en ocasiones, pero siempre maravilloso. Ivy se sentó allí durante mucho tiempo después de que Clara se fuera, pensando en las consecuencias de lo que había descubierto. Todo tenía sentido; las imágenes sangrientas de la MentalNet de pérdida y profanación, el hecho que la PsyNet estuviese apenas manteniéndose coherente a pesar del número de Es activos, por qué los Olvidados tenían una red saludable y los Psy no. Porque cuando los Olvidados abandonaron la Red, se llevaron a sus compañeros humanos con ellos, mientras que a los Psy les fue dicho que cortaran esos lazos, o que los sofocaran hasta la inexistencia. Hasta que en esta generación, solo había tres mentes humanas conocidas en la PsyNet. Ivy entendía ahora. Hasta el amanecer del Silencio, la PsyNet nunca estuvo poblada solo por Psy. Los cambiantes y humanos tuvieron presencia; aunque, en el caso de los cambiantes, esa presencia habría sido menor en el mejor de los casos. Por lo que Ivy sabía cómo resultado de su amistad con Sascha, los cambiantes tendían a jalar a sus compañeros hacia su propia red psíquica. Los humanos no lo hacían. No existía registros de los humanos siendo una presencia activa en la PsyNet, pero incluso los viejos Consejeros no tuvieron éxito en eliminar eones de historia que hablaban de matrimonios y relaciones Psy-Humanas. Tales relaciones habían sido bastante ordinarias antes del Silencio. La propia familia de Ivy incluía múltiples ancestros humanos. Por lo tanto, la raza humana siempre tuvo una parte de la estructura psíquica en la PsyNet. Proporcionando una energía misteriosa e indefinible sin la cual todo el futuro de la raza Psy colgaba de un hilo. Y la mayoría de los humanos odiaban a la mayoría de los Psy.

357


Traducido por Devi.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

11 de junio del 2077. Nina: He adquirido un segundo amigo Psy. Resulta que mis dos amigos se han conocido el uno al otro más tiempo de lo que yo he conocido a alguno de ellos; pero el reclutarme en su círculo íntimo era un asunto de confianza que no podía apurarse. Después de haber vislumbrado la guerra que están peleando, las mentiras escondidas bajo más mentiras que ellos buscan exponer, entiendo su precaución. Este segundo hombre, es mucho más suspicaz que mi primer amigo e imposiblemente más peligroso. De alguna manera, me he convertido en la voz de la razón. No te rías muy fuerte. Encuentro que mientras más atiendo a mis feligreses, más aprendo de mí mismo. Pero nada cambiará jamás en mi corazón. Lleva solo tu nombre. Con amor, Xavier.

358


Traducido por Devi.

KALEB ESTABA EN casa con Sahara cuando ella recibió la llamada de Ivy Jane a través del comunicador, con Sascha Duncan también incluida en la discusión. Ambos habían estado en la terraza de su hogar a las afueras de Moscú, Kaleb realizando una rutina de artes marciales, mientras Sahara hacía el yoga que la volvía tan elegante. Ya la oscuridad cayó en el lado de su mundo, y las estrellas habían estado brillando sobre sus cabezas mientras se movían en silencio en la terraza iluminada solo por las delicadas lámparas de metal que Sahara había colocado. Ella compró esas lámparas en un mercado de Estambul, cuando la llevó allí para cenar una noche, ambos disfrazados. “Así podemos actuar tan jóvenes como queramos”, le había dicho Sahara con una sonrisa, rodeando su cuello con sus brazos. “Sin nadie que nos mire, sin que nadie espere que nos comportemos”. Comieron en una café pequeño y escondido muy dentro de los mercados, rodeados por personas locales que los habían mirado de reojo hasta que Sahara se quitó su sombrero favorito para hablarles en su propio lenguaje; en el sub-dialecto correcto usado en al área del mercado. Para el momento en que se fueron, ella se había hecho amiga rápida de la mitad de la clientela y estaba encaminada a encantar a la otra mitad. Él solo la había observado reír, observado brillar, y siendo feliz. Ella se enamoró de las lámparas de metal vendidas en lo que parecía ser la mitad de las tiendas del mercado, había recogido cuatro para la terraza. Luego le compró una botella de “genio” de vidrio para su estudio, el color del vidrio finamente soplado una mezcla entre rojo y cereza. Había llegado a casa un día para encontrar la botella llena de “deseos” en blanco que a él se le permitía escribir y canjear a su voluntad, con Sahara actuando como su genio.

359


Y esa botella, nunca se vaciaba, sin importar cuántos deseos él canjeaba. Baila para mí, escribió más de una vez. Ver a Sahara crear música con su cuerpo era un regalo del cual nunca se cansaría. Estuvo planeando preguntarle si quería bailar un poco esta noche después de que terminara su yoga, pero entonces entró la llamada de Ivy Jane. Se habría quedado afuera mientras Sahara la tomaba en privado, pero ella asomó

la

cabeza

y

dijo

que

Ivy

y

Sascha

querían

que

escuchara.

Teletransportándose una toalla, se frotó el sudor de su rostro, luego dejó la toalla alrededor de su cuello mientras se unía a Sahara frente al comunicador de la sala, donde ella solía programar imágenes de sus danzas favoritas –Es mejor que también lo sepas. –Líneas de cansancio se marcaron en el rostro de Ivy–. Ya le he dicho a Vasic y a Aden. En algún punto, tendremos que hacerlo público. Cuando ella comenzó a hablar, lo que les dijo tenía sentido. En particular, la falta casi total de conexiones humanas era la única cosa que hacía el Post–Silencio PsyNet diferente de la ShadowNet de los Olvidados. Desafortunadamente, también tenía razón en su entendimiento del estado actual de las relaciones Psy-humana. –La mayoría de los humanos felizmente mirarían a la raza Psy colapsar hacia el olvido –le dijo Kaleb a Sahara una vez que las dos mujeres se desconectaron–. Y la mayoría de los Psy piensan que los humanos son inferiores. –Lo último era estupidez pura, pero el Silencio había albergado una arrogancia que llevaría décadas aminorar. –No lo sé –murmuró Sahara, una expresión en su rostro que significaba que estaba formando estrategias–. Tal vez simplemente sea un caso de darle a los humanos y a los Psy razones para interactuar. El corazón hará el resto. Kaleb levantó sus cejas. –Tales situaciones lo que harán será crear un sinfín de oportunidades para que se ignoren el uno al otro. Eso, si no tratan de matarse. –No seas tan cínico. –Frunciendo el ceño, Sahara sujetó las partes finales de la toalla para mantenerlo en el lugar–. Sabes qué crees en el amor. –Creo en amarte a ti. –Siempre la amaría. Ella se levantó de puntillas. –Yo te amo más. –Imposible. –Ella era su vida, la sangre de su corazón.

360


Con las manos en sus caderas, la levantó para besarla. Cuando ella enganchó las piernas a su alrededor, fue instintivo moverse hacia adelante, presionar su espalda contra la pared. Entonces, sus ojos aterrizaron en la pared que era su destino. Se detuvo. Siguiendo su mirada, Sahara sonrió. –Nuestra pared de recuerdos se está llenando. –Sí. –La fotografía que detuvo su andar era de un día en el que se teletransportó al territorio DarkRiver para buscarla en la casa de Faith y descubrió que Judd pasó a saludar. No había visto a Sahara tomar la fotografía, pero era de Judd y él en una conversación, el Flecha renegado sonriendo levemente mientras Kaleb se mantenía de pie con las manos en los bolsillos de su pantalón de traje, su cabeza ligeramente inclinada en una posición de escucha y sus hombros relajados bajo el blanco liso de una camisa de negocios manga larga. Él parecía… abierto, desprotegido contra el hombre que era letal si quería serlo. Pero entonces, Judd también era el hombre que luchó por Kaleb cuando Kaleb no creía en su habilidad de mantenerse firme contra la oscuridad. Algunas amistadas estaban grabadas en piedra. –Amo esa foto. –Abrazando su cuello con sus brazos, Sahara besó su mandíbula–. El telón de fondo de abetos, tu lenguaje corporal y el suyo. Es obvio que son amigos. Buenos amigos. –Necesitamos una también con Xavier. –El cura era el único otro hombre al cual Kaleb consideraba un amigo–. Cuando esté de regreso. –El padre Xavier Pérez estaba en esos momentos en una remota y montañosa parte de Suramérica buscando a su Nina. Kaleb y Judd, ambos, se ofrecieron a teletransportarlo hacia la mujer que creían que era la amada que buscaba, pero Xavier dejó claro que necesitaba pelear estaba batalla a solas. En el ínterin, Kaleb había descubierto que era difícil practicar paciencia cuando uno de sus amigos cercanos caminaba solo en la selva. Lo hacía entender por qué Judd y Xavier estuvieron tan preocupados por él en los años antes de que liberara a Sahara de su prisión. “Caminas en soledad, mi amigo”, le dijo Xavier un día no muy lejos de cuando se conocieron, la expresión del otro hombre sosteniendo una calma que venía desde el interior de su alma.

361


Kaleb aún podía recordar su respuesta. “Hay fuerza en vivir sin puntos débiles”. Una respuesta falsa incluso en ese entonces, porque él cargaba en su corazón una vulnerabilidad a la que nunca renunciaría, porque rendirse significaba renunciar a Sahara. Ella trató de bajar sus piernas, se rio y regresó a la misma posición cuando él se negó a soltarla. –Tendremos una foto de Xavier tan pronto cuando regrese con Nina. –Kaleb se mantuvo en silencio–. ¿Qué sucede? Estás concentrado pensando. –Ojos azules profundos sostuvieron los suyos mientras se acercaba para apartar las hebras de cabello de su frente, los amuletos de su brazalete atrapando la luz. –Me estoy preguntando cómo tanta gente se entrelazó en mi vida. –Estaba acostumbrado a pensar en sí mismo como un lobo solitario a excepción de Sahara. Solo que también tenía a Judd y a Xavier. Y luego estaba Leon. El padre de Sahara seguía llamándolo “hijo”, seguía tratándolo con una despistada afección paternal que Kaleb no sabía cómo procesar. Él fue golpeado y atormentado por la única figura paterna que conoció. Siempre había entendido que Leon era diferente, que el hombre amaba a su hija, pero jamás esperó que también dirigiera esa calidez paternal hacia él. –Estas personas están en tu vida porque hiciste la elección de ser su amigo. – Sahara frotó con suavidad su nariz contra la suya–. Decidiste no traicionar su lealtad incluso cuando pudo haber sido conveniente, y apoyarlos cuando necesitaban tú ayuda. –Me haces sonar bueno. –No lo era, ella sabía eso. –Sabes cómo ser leal, Kaleb. –Un susurro, su aliento besando sus labios–. Cómo amar. Él no podía refutarlo. Él le perteneció desde el momento en que se conocieron. –Debido a ti. –Ser amada por ti… –Sus ojos brillaron como joyas mientras el vinculo psíquico entre ellos ardía con luz gloriosa que conmovía incluso a su corazón retorcido. Él amaba, era amado. Kaleb no necesitaba otra cosa.

362


–Aunque de vez en cuando sigas codiciando la dominación mundial –dijo Sahara con una sonrisa después de captar el borde de sus pensamientos. –Una cosa insignificante. Con los hombros temblando, ella apretó sus piernas a su alrededor. –Si puedes amar tan profundamente, tan apasionadamente, ¿por qué no los humanos y los Psy? –Cientos de años de odio, desconfianza y arrogancia. Sahara lo descartó con su mano. –Una cosa insignificante. Y a pesar de que estaban discutiendo el posible y catastrófico fin de la raza Psy, Kaleb sintió sus labios curvarse. –Por supuesto. Tú crees que el corazón lo conquistará todo. Ella empujó sus hombros. –Me reiré de último, Kaleb Krychek, ya lo verás. –Después de lo cual, lo besó, que era la cosa equivocada por hacer si quería condicionarlo para que cambiara de opinión. Pero Sahara no pensaba de esa manera. Tampoco lo hacía él. No cuando estaba con ella. –Vamos a ducharnos –dijo ella contra sus labios–. Estamos pegajosos por el ejercicio, y debo comenzar a pensar en cómo hacer que los humanos y los Psy dejen de verse como enemigos, y empiecen a verse como amantes potenciales. Cualquiera que fuera su desacuerdo sobre políticas raciales, estar desnudo con Sahara era una de sus cosas favoritas. Amaba deslizar las manos sobre su piel, amaba tener su mente conectada a él mientras la acariciaba en diferentes maneras hasta saber exactamente cómo darle el mayor placer. Por supuesto, ella le hacía lo mismo. A Kaleb no le importaba. Él le pertenecía para que hiciera lo que deseara. Esta noche él presionó sus manos sobre las baldosas encima de su cabeza mientras ella reía y le robaba besos, y continuaba discutiendo con él mientras el agua caía bajo su espalda. Respondió a sus argumentos con los suyos propios incluso a la vez que se presionaba más pesadamente contra ella, su rígida erección enterrándose impaciente contra su abdomen. Temblando, ella se frotó contra él, y cuando ella lo besó esa vez, su sonrisa se hundió en él, su mano acariciándolo para curvarse sobre su nuca. Él amaba la manera en que le sostenía, tan posesiva y demandante.

363


–Kaleb. –Ella cerró sus dedos sobre su pene duro como la piedra. Su cuerpo se sacudió pero no en rechazo. Simplemente él nunca estaba listo para la sacudida de placer que era el toque de Sahara. –¿Cuándo me acostumbraré a ti? –Tal vez si causamos algunos terremotos más. –Creo que los sismólogos ya están lo bastante confundidos. –Él podía controlar su violento poder telequinético durante el sexo, pero solo al empujarlo profundo dentro de la tierra. Tenía ciertas repercusiones. –¿Quieres detenerte? –dijo Sahara, mordiendo su mandíbula. –Nunca. –Kaleb movió una mano para acunar su seno, ahuecando la redondez suave y cálida, luego deslizó la almohadilla de su pulgar sobre la dura protuberancia de su pezón. Gimiendo desde el fondo de su garganta, Sahara lo liberó, acarició con la nariz su cuello. –Te necesito. Levantándola con las manos bajo sus muslos, deslizó su erección por sus delicados pliegues antes de empujarse en su interior. Estaba tan apretada a su alrededor, pero encajaban, encajaban perfectamente. Jadeando con su entrada, ella enrolló sus brazos alrededor de su cuello, sus piernas ya envolvían su cadera. –Amo cómo te sientes dentro de mí. Kaleb tembló ante sus palabras, deshecho. Se movió lentamente dentro de ella, y cuando ella jaló su cabeza hacia abajo y demandó un beso, abrió su boca sobre la suya y bailaron en amor. Lenta y suavemente, piel deslizándose contra piel, y alientos mezclándose mientras el agua corría en sus espaldas. El terremoto fue inevitable. Como lo fue su conversación solemne después de la ducha, cuando yacían enredados en la cama. Apartando las bromas, la PsyNet estaba en serios problemas. No era crítico, aún no, por lo que tenían un pequeño espacio para trabajar, pero ese espacio no iba a durar para siempre. –Nunca vas a estar en riesgo –le dijo a Sahara–. Si fuese necesario, podría unir las secciones limpias de la Red, crear una red pequeña pero funcional Sahara se elevó a su lado apoyándose con su codo, sus ojos angustiados. –Me hiciste una promesa. –La mantendré –respondió, con una mano curvándose alrededor de su garganta–. Lucharé para salvar la PsyNet y a la raza Psy. –Por ella, salvaría en vez

364


de matar. Y por ella, construiría en vez de destruir–. Pero no naufragaré en una red condenada, y jamás permitiré que estés en peligro. –Ni siquiera tú –le envió telepáticamente–, puedes forzarme a verte morir cuando puedo detenerlo. –Él había sido incapaz de salvarla una vez. Nunca más. –Jamás haría eso –susurró ella, con furia llenando sus ojos y su voz descarnada–. Nunca te lastimaría de esa manera. Se dio cuenta que la hizo molestar en vez de consolarla. –Entonces acompáñame en esto –demandó–. Dime que no lucharás conmigo si alguna vez tomo esa decisión. Dime que lo haremos juntos. Sus ojos sostuvieron los suyos y supo que su mirada se había vuelto obsidiana, libre de estrellas. –Confío en ti con cada pequeña partícula de mí ser y cada rincón de mi alma –dijo Sahara–. Si alguna vez dices que no hay esperanza, que es tiempo para lanzar los dados por última vez, entonces estaré a tu lado. Cambiando su agarre para sujetar su mandíbula, él la besó con fuerza. –Ahora que hemos acordado eso, pensemos en cómo arreglar esto para nunca tener que tirar esos dados en particular. –Porque aunque sabía que la salvaría, Kaleb también sabía que la perdida de millones de otras vidas devastaría a su Sahara. Para mantenerla completa, él tenía que asegurarse que la PsyNet no se hundiera.

365


PARTE 6

366


Traducido por Dafne.

BOWEN KNIGHT, JEFE de seguridad de la Alianza Humana, no estaba teniendo una buena semana. En las últimas cuarenta y ocho horas alguien de la Alianza traicionó con el Consorcio a un posible aliado. Sí, existía una mínima posibilidad de que la filtración hubiera venido de BlackSea, pero Miane Levèque no lo creía así y él concordaba con ella. El tiempo apuntaba a un miembro de la Alianza. Bo se había dado cuenta desde el inicio que existían personas aptas de ser marionetas del Consorcio entre la red de la Alianza, tenían muchos miembros y estaban demasiado esparcidos para ser de otro modo, pero el tener una prueba era como una bofetada en la cara para todo lo que él quería para su gente. Este desastre habría sido lo suficientemente malo, pero casi de inmediato recibió una llamada de Ashaya Aleine que le asestó un golpe catastrófico a las esperanzas que él tenía de que la raza humana pudiera igualarse en el campo del juego psíquico. “He corroborado tres veces cada pieza de información”, dijo la científica, el gris azulado de sus ojos inusualmente oscuro. “No hay ningún error. Los implantes de la Alianza están comenzando a degradarse, con daños cerebrales importantes y probablemente fatales como efecto secundario.” Esos implantes estaban hechos para bloquear a los Psy de estriar en las mentes humanas a voluntad, y funcionaban. Desde el día en que le colocaron el implante, Bowen no tenía qué preocuparse sobre contar, sin darse cuenta, secretos privados y de la Alianza. No tuvo ese constante nudo en la garganta de nunca saber cuándo un telépata alcanzaría su mente y la violaría, probablemente forzándolo a actuar en contra de su voluntad. Por casi un año, él fue libre de ser Bowen Knight, jefe de seguridad de la Alianza Humana y un hombre a cargo de su propio maldito destino.

367


Ahora, a la mañana siguiente después de haber compartido las noticias devastadoras con su equipo de directores, quienes habían sido implantados cerca del mismo tiempo que él, estaba de pie en el esplendoroso amanecer dorado de Venecia, en uno de los puentes icónicos de la ciudad sumergida, y miraba al agua del canal debajo. Todo el tiempo, siendo visceralmente consciente que dentro de su cerebro, las cosas estaban yendo catastróficamente mal. Los médicos internos y científicos de la Alianza revisaron el trabajo de Ashaya, pero incluso antes que le ofrecieran las confirmaciones, él supo que ella no estaba equivocada. Ashaya Aleine no habría pasado la información a menos que ella (y su gemela que era igualmente brillante), estuvieran por completo seguras de sus conclusiones. A él fue quien se le implantó el primer implante, pero aún no mostraba ningún síntoma. Uno de los pocos Psy en los que confiaba había confirmado que el implante todavía funcionaba como estaba previsto, creando un escudo impenetrable alrededor de su mente. La mala noticia era que ni Ashaya ni el equipo del implante de la Alianza sabía si y cuándo él, y los demás del primer grupo, comenzaran a presentar los síntomas, sería progresivo o iría mal de una sola vez. La única cosa buena era que como su equipo y Bo fueron los primeros en ser implantados y todos, con excepción de dos, ya pasaron la etapa de extracción segura, ellos podrían actuar como barómetros. A todos los demás que tenían el implante se les daría la opción de conservarlo y arriesgarse a la muerte o daño cerebral, o ser extraído y arriesgarse a la violación mental. Una condenada elección. Bo sabía cuál habría escogido si le hubieran dado a elegir. Sin tener en cuenta todo eso, él no iba a rendirse, no aceptaría que todo terminaría de esta manera. Le dio a Ashaya y al equipo interno carta blanca para realizar experimentos, encontrar una solución. Si no a tiempo para él, entonces a tiempo para todos aquellos humanos que elegirían ir hacia sus muertes sabiendo que estaban a salvo de la violación psíquica. Bo les podría haber autorizado para romper su cráneo y realizar cualquier jodido experimento que quisieran en su cerebro, pudiendo matarlo o incluso llevarlo a un estado vegetativo. Pero se rehusaba en considerar ese futuro como algo inevitable. Tenía incontables sueños que realizar, el más importante de todos era posicionar a la raza humana de nuevo en el mapa político, social y económico.

368


Por siglos, fueron apartados por la fuerza financiera de los Psy y el poder primitivo de los cambiantes. Los cambiantes, al menos, nunca lo hicieron de forma consciente. En su mayoría permanecían dentro de manadas específicas, pero casi siempre esas manadas eran tan unidas que, dejando de lado su pequeña población en comparación con los humanos y su enfoque en el territorio, eran capaces de lograr cosas que familias humanas diversas e individuales simplemente no podían. Los únicos grupos que evitaron la caída fueron las familias humanas que actuaron como una sola unidad. Los lazos entre sus generaciones eran estrechos, los mayores enseñando a los jóvenes y a aquellos en la flor de la vida a trabajar por el bien de la familia sobre la gloria individual o ascensos. Esa estructura imitaba lo que Bo sabía de las manadas cambiantes, y, sorprendentemente, eso también parecía ser cómo las más fuertes familias Psy permanecían en el poder. Bo había mirado y aprendido y se dio cuenta que para que la amplía población humana compitiera contra los Psy o cambiantes en cualquier nivel, él tendría que reestructurar la propia sociedad humana, tejiendo una población dispersa en el mundo a grupos pequeños muy unidos. También tendría que encontrar una forma de superar siglos de desconfianza y realizar alianzas, no solo con cambiantes, sino con los Psy, alianzas que su gente en realidad aceptara. Firmar el Acuerdo Trinidad fue un gran paso en el camino de su último objetivo. Él no quería el poder para sí mismo. Lo quería porque mantendría a su gente a salvo. Una de esas personas se acercó a él en ese instante, deslizando su brazo por el suyo a la vez que se inclinaba en su costado. –Nuestra Venecia es una dama hermosa por las mañanas –dijo su hermana, sus ojos grises evocativos mirando el agua brillante por la cual una góndola poco a poco iba deslizándose con su larga y angosta embarcación. Los dedos de Lily eran delgados y pálidos en contra de su piel morena; del tono exacto descrito como “caramelo” por una amante de antaño. Si él era caramelo, Lily era crema caliente mezclada con el sol, sus padres de nacimiento eran descendientes chinos, mientras que los de él fueron brasileños y escoceses. Su cabello también era opuesto al suyo; liso y negro azabache en contraste con el ondulado de color ébano de él cuando lo dejaba crecer, y su cuerpo, era tan

369


delicado que tenía que controlarse para no actuar como hermano sobreprotector cada vez que la veía con un hombre. Sus diferencias físicas no importaban. Eran hermanos de sangre por elección. –Venecia es Venecia –dijo, ahogándose en su presencia. Una ciudad inundada y matriarcal elegante que aún se mantenía a pesar de todas las predicciones contrarias–. ¿Qué estás haciendo aquí? Creí que tenías una cita. –La cancelé. –Sus dedos se apretaron en sus bíceps. –Lily. –Separando su brazo, la rodeó con él y la volteó para abrazarla contra su pecho–. No voy a desaparecer de la noche a la mañana, y sabes que pelearé hasta el amargo final. También tengo a Ashaya y a Amara Aleine de mi lado. Las dos mujeres tenían mentes terroríficamente bellas en su genialidad. Bo interactuaba solo con Ashaya, y ella parecía tener los pies sobre la tierra, era estable y emocionalmente saludable. Sin embargo, había escuchado vagos rumores que decían que su gemela era por completo distinta… ¿el precio de su genialidad? –Vamos, háblame –le dijo a su propia hermana, a la pequeña chica que sus padres llevaron a casa cuando ella era una asustada huérfana de dos años. Según su padre, Bo solo necesitó verla una vez y proclamó audiblemente que la mantendría a salvo. Él logro cumplirlo, y continuaría haciéndolo. Incluso si el implante explotara, lo que encontrarían en su cerebro después de su muerte podría terminar lo que él comenzó–. Lilita. La mano de Lily se aferró a la espalda de su camisa al sonido de su apodo de niñez. –Debiste permitir que me pusieran el implante al mismo tiempo. Había sido una decisión difícil para Bo el pedirle a Lily esperar. No quería a su hermana vulnerable contra un Psy sin escrúpulos, pero el riesgo del implante fue lo suficiente significante para persuadirlo. –Sabes que debíamos hacerlo en etapas, resolviendo los errores. –Así si sucedía lo peor, la Alianza no perdería a sus integrantes más fuertes. Lily recibió su implante ocho semanas después del suyo, todavía se encontraba en la etapa de extracción segura si escogía esa opción. Él sabía que no lo haría, pero esperaba que Ashaya y los demás encontraran una respuesta antes que fuera demasiado tarde para ella. No solo porque Lily era su hermana pequeña, sino porque aunque su hermana poseía facciones delicadas, tenía un espíritu de acero que dirigiría a la Alianza si él caía. Pero incluso el acero se dobla bajo una

370


presión inaguantable, y ahora su hermana estaba derrumbándose contra él, sollozos sacudiendo su cuerpo. Él solo la sostuvo, meciéndola. –Shh. –Acariciando su cabello cuando finalmente calló, dijo–: Cuéntame sobre este chico que cancelaste. ¿Pasará la prueba del hermano mayor? –Tiene tatuajes y piercings y conduce una motodeslizadora cuando se encuentra en tierra firme –respondió, su voz gruesa con emoción. Bo sintió sus cejas elevarse; sin importar su voluntad de hierro, Lily era totalmente femenina. Salía con maestros, contadores y técnicos en computronics. Hombres con manos suaves y voces gentiles. –¿Estás teniendo una fase tardía de rebeldía adolescente? Ella le dio un codazo, y eso era bueno, era su hermana pequeña. –Es médico. Un cirujano. Viaja alrededor del mundo, donde quiera que lo necesiten, y dona su tiempo y habilidades tantas veces como puede. Solo le gusta el arte corporal y los vehículos rápidos. Intrigado, Bo hizo una nota mental de investigar a este médico tatuado que colocaba ese tono en la voz de su hermana. –¿Por qué no lo llamas? ¿Pospones tu cita para otro día? –Ahora tengo la nariz inflamada y ojos rojos. –Sonó su nariz en un pañuelo que sacó del bolsillo de sus pantalones capri–. Además, quiero salir contigo. –¿Quieres pasear en una góndola? –preguntó jalando suavemente de su cabello. –No somos turistas. –Una respuesta gruñona. –¿Quién demonios dice que únicamente los turistas pueden divertirse en los canales? –Cogiendo su mano para que bajara del puente, encontró una góndola para ambos, pintada con un negro plano y común, le pagó extra al gondolero para que se quedara en la costa mientras Bo se encargaba de sus deberes. –Solamente por ti, Bo –dijo el hombre, apuntándoles con su canotier icónico–. Voy a ir a tomar un café por allá. –Asintió al café más cercano donde sus dueños comenzaban a colocar sus mesas exteriores–. Ve a buscarme cuando terminen, y cuida de mi dama. Es mi sustento lo que estás tomando. Saludando al otro hombre en una promesa silenciosa, Bo desatracó. Lily por fin comenzó a sonreír de nuevo diez minutos más tarde, llamando su atención con los edificios interesantes mientras se movían por el agua.

371


–Se ve diferente desde este ángulo –le dijo ella desde su posición sentada–. Amo lo silencioso que es a esta hora del día y cómo se pueden ver cosas así — apuntó al panadero que sacaba sus panes del horno caliente–, se puede ver la ciudad despertando. Bo, de pie en la forma tradicional para mover el remo a través del agua, estaba vigilando el exterior, como siempre hacía, efectos secundarios de ser el jefe de seguridad. Y vio lo que Lily se estaba perdiendo. –Mira a la izquierda. Turistas mañaneros a punto de ser robados. Poniendo dos dedos en sus labios, silbó con fuerza. Las cabezas de los que serían los ladrones se voltearon, al igual que la de los turistas. Ignorando a los últimos, Bo miró a los ojos de los otros. Hombros desinflándose, los adolescentes lo fulminaron con la mirada… pero giraron y caminaron hacia la dirección donde debían dirigirse: a la escuela. Lily rió. –¿Conoces a todo el mundo? –Y a sus padres –respondió Bo con sequedad y continuó por el canal. Estaba esperando ver una forma lisa y brillante debajo del agua, como lo había hecho un par de veces después del primer contacto que BlackSea hizo al realizar un favor de inteligencia a la Alianza, pero esa agua permaneció vacía. A pesar de que Bo debería estar preocupándose por su cerebro, ahora que el momento inicial de aturdimiento pasó, estaba de nuevo enojado con el traidor o traidores que pudieron haber acabado con las oportunidades de la Alianza de una amistad con el notoriamente aislado grupo cambiante. Sus músculos amenazaron con tensarse por la intensidad de su reacción. El jodido Consorcio podría estar detrás de esto, pero cada individuo que firmó para unírseles cargaba con su propia responsabilidad. Si Bo alguna vez les ponía las manos encima, pagarían el precio.

372


Traducido por Dafne.

NIKITA LEYÓ EL reporte corto y conciso que Ivy Jane Zen envió a la Coalición Gobernante sobre la seria deficiencia en la Red. De humanos. Nadie, pensó Nikita, habría predicho eso, y ni siquiera el poder y el dinero a disposición de la Coalición Gobernante y asociados podría repararlo. Queriendo confirmar esa suposición, contactó a Sascha para preguntarle si los Psy podrían coaccionar psíquicamente a los humanos para vincularse a ellos. Los otros Es estarían horrorizados y pasmados por su pregunta, pero Nikita sabía que aunque Sascha estaría igualmente horrorizada, no estaría pasmada. Su hija entendía cómo funcionaba su cerebro. –No –respondió Sascha, sus ojos cardinales estrellados con chispas de colores por lo que fuera que estuviese haciendo antes de su llamada–. Nadie sabe cómo los humanos están integrados en la Red sin ser una parte activa de ella, pero sí sabemos que la coacción no funciona. –Su expresión se ensombreció–. Si fuera así, habría más secciones saludables. Sascha no necesitaba decirlo en voz alta, no a Nikita: era demasiado tonto imaginar que no ha habido al menos algunos Psy en el mundo controlando a humanos, a través de un enlace telepático en algún punto dado en el tiempo. En lo personal, ella siempre prefirió utilizar otros métodos, no debido a ninguna consideración ética, sino porque el control mental era un desperdicio de tiempo y energía. Después de la llamada a Sascha, realizó una a Anthony, usando cada herramienta a su disposición para mantener la discusión estrictamente sobre los negocios de la Coalición. Era más difícil de lo que debería haber sido. No solo porque Anthony poseía un intelecto tan afilado y una voluntad tan fuerte como la

373


suya, sino porque en cierta forma él neutralizaba sus defensas sin siquiera realizar algún acto agresivo. ¿Un hombre así de poderoso, esa inmisericordia helada cuando la ocasión lo ameritaba, quien no la eliminó del tablero de juego mientras estuvo herida e indefensa? ¿Uno que en realidad la protegió? No concordaba con la visión del mundo de Nikita. Tampoco su propia reluctancia a ver sus acciones como una debilidad que ella podría explotar. O su decisión de llamarle cuando pudo perfectamente haberle enviado un correo electrónico. Finalizando la llamada antes de que él viera demasiado, como tenía el hábito de hacer, se alejó del comunicador fijo en la pared para dirigirse a su escritorio y a su silla ejecutiva de cuero negro. Como no había nada que pudiera hacer para ayudar a los Es en su búsqueda de una solución para el problema humano, no desperdiciaría su tiempo en ello. Cuando y si ellos necesitaran de sus habilidades y conexiones, la contactarían. Ya que por ese día terminó con los negocios de la Coalición, pasaría la segunda mitad de la mañana revisando el soporte financiero de una compañía de aviones de alta velocidad que estaba interesada en adquirir por… Dolor atravesó su abdomen antes de que alcanzara su asiento. Un cuchillo apuñalándola una y otra vez. Aferrándose a su silla, inhaló y exhaló hasta que desapareció. Los cirujanos y la Psy-M hicieron un trabajo espectacular, pero ella sufrió una herida crítica, y existían ciertos tipos de sanación que simplemente no podían acelerarse. Por supuesto, según ciertas personas, estaba en esta condición por su impaciencia de volver al trabajo. Manteniendo el agarre con sus nudillos blancos sobre su silla, logró moverse a su alrededor hasta que pudo tomar asiento. El temor la atravesó, interrumpiendo sus intentos de regular su respiración. La debilidad no era algo que aceptara de sí misma, pero ahora no tenía ninguna opción sobre ese hecho. Segundos más tarde un golpe en la puerta la interrumpió, acompañado de un toque telepático que identificó a la persona del otro lado como su asistente de alto rango, Sophia Russo. –Pasa –le dijo de forma telepática porque su respiración era demasiado irregular como para hablar.

374


Sophia era de las pocas personas en las que confiaba para verla en esta condición. La antigua Psy-J y su esposo ex-policía jamás la traicionarían, a menos que cruzara la línea moral en la que creían. Muchos Psy en su posición lo verían como que ella estaba perdiendo en su parte del trato, pero Nikita atesoraba la lealtad, saber que no recibiría un cuchillo en su espalda era un regalo invaluable que valía algún reajuste a sus métodos y tácticas. Entrando, Sophia cruzó la alfombra con un organizador delgado en su mano, pero en lugar de hablar de trabajo, miró el rostro de Nikita y negó con la cabeza. Su cabello tan negro como el carbón estaba en un suave moño detrás de su cabeza, su piel era crema pura en la luz del sol de media mañana que traspasaba por el nuevo cristal que fue reforzado significantemente. –Necesitas descansar. Nikita recuperó su aliento. –Necesito trabajar. Sophia no dio su brazo a torcer. Su cuerpo ataviado en una pulcra falda negra y un top azul sin mangas, sus manos enguantadas con un delgado material negro que la protegía de no percibir por accidente la vida de las personas, sus sueños y horrores secretos, la anterior Psy-J no se dejó amedrentar. –Puedes enviarme indicaciones desde tu suite. –Ojos azul violeta miraron la forma en que la mano de Nikita presionaba su palma en el escritorio en un esfuerzo de controlar el temblor–. Que colapses después de excederte es el porqué de tu mala condición, cuando en realidad deberías ya estar bien encaminada a una recuperación completa. En algunas ocasiones Nikita se preguntaba por qué mantenía a Sophia en su puesto. Por supuesto, era en parte porque la otra mujer le decía siempre la verdad, sin importar nada. –Hay personas observándome. Las acciones Duncan comenzarán a caer de nuevo si alguien se da cuenta del verdadero estado de mi salud. –Era el por qué los médicos siempre venían a ella, cortesía de un Tq de su empresa. Todos a quienes se les pagaba muy bien para que mantuvieran sus bocas cerradas. Ella también les recordaba quién era y lo que podría hacerles a sus cerebros si alguna vez la traicionaban. Los ojos de Sophia miraron las paredes de cristal detrás y a la izquierda de Nikita.

375


–Incluso si alguien está espiando tus movimientos, no pueden saber lo que estás haciendo si sales. Yo haré una nota en tu agenda de que estás en el salón de conferencias interno por el escenario imaginario de que alguien sea capaz de piratear nuestros sistemas. La otra mujer colocó su organizador en el escritorio de Nikita, su posición decidida… y preocupación en su mirada. La J tenía un corazón más suave del que le gustaba pretender. Nikita lo sabía; reconocía los signos después de criar a una hija con un corazón aún más suave. –Ya hiciste suficiente aparición por hoy –continuó Sophia–. También tienes una reunión mañana en una locación externa para la cual necesitas estar preparada físicamente. Puedo manejar todo lo demás para que nadie se percate de tu estado de salud. El abdomen de Nikita estaba palpitando, pero no podía arriesgarse a utilizar los mecanismos de control de dolor que le habían enseñado cuando era una niña, en caso de que inadvertidamente ignorara un sangrado o desgarre porque no pudiera sentirlo. –Está bien. Leeré el paquete de datos sobre los aviones de alta velocidad arriba. –Primero se metería en su cama, trataría de dormir lo peor del dolor–. Si el dolor empeora, buscaremos un Psy-M para que me escaneé. Sophia asintió. –Te enviaré el paquete a tu organizador. –La mujer joven caminó con Nikita hacia la puerta, quedándose a su lado mientras entraba al elevador. Nikita no le dijo a Sophia que no la acompañara arriba. Estaba más débil de lo que podía recordar estar en semanas, era posible que colapsara. Confiaba en Sophia para atraparla. No fue hasta que se cambió a un simple pijama azul marino y se deslizó en su cama, que se dio cuenta que existía algo en lo que no confiaba que Sophia hiciera: mantener su silencio sobre su condición cuando se trataba de dos individuos en específico. –Sophia –le dijo telepáticamente–. No le digas a mi hija o a Anthony del estado actual de mi salud. –Ya lo hice. Nikita sabía que debería disciplinar a su subordinada, pero simplemente no tenía la energía. –Lo discutiremos después de que descanse.

376


La voz que entró a su mente segundos más tarde era una masculina. –Duerme. Me aseguraré de que estés a salvo. –Puedo mantenerme a salvo por mí misma –le respondió Nikita… o intentó decirle. Excepto que sus ojos estaban pesados por el cansancio de mantener su imagen de mujer despiadada, impávida por lo que pudo haber sido una herida fatal, y se había acostumbrado a esa voz masculina. Anthony Kyriakus aún no la ha defraudado. El sueño se estrelló contra ella en una ola negra, un latido de corazón después de que ese pensamiento atravesara su mente.

377


Traducido por Dafne.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

10 de agosto de 2079. Nina: El mundo está cambiando en drásticas y peligrosas maneras. Mis dos amigos no temen encontrarse con la muerte en su búsqueda de eliminar el mal y traer la libertad a su gente. Me perturba y discuto seguido con ellos, pero no puedo desviarlos de su plan. Ellos creen que el mal en la raza Psy está muy profundamente enraizado, que debe ser extirpado con fuerza brutal. Solo entonces la compasión podrá tener una oportunidad de brotar y florecer. Me he sentado por horas en mi iglesia, orando por respuestas, por un camino que no tiña al mundo de rojo, pero escucho solo silencio desde el cielo. Desearía que estuvieras aquí. Mis amigos me creen sabio, pero eras tú quién podía ver en su corazón para responder a las preguntas más complejas. Te extraño cada día. Xavier.

378


Traducido por Devi.

SASCHA COLGÓ EL teléfono y volteó hacia Lucas, preocupación royendo sus entrañas. –Era Sophie. Nikita todavía está con dolor, exhausta. –No le sorprendía no haber captado su cansancio durante su llamada a través del comunicador más temprano: su madre era una experta en mostrarle a las personas solo lo que quería que viesen–. Sophie dice que apenas descansó una hora antes de volver al trabajo. –La única concesión que Nikita hizo por su condición fue permanecer en su suite y en la cama, en vez de regresar al escritorio. Lucas se unió a ella en el balcón del nido, los dos habían decidido trabajar desde casa ese día. A primera hora esta mañana ambos hablaron con Bastien sobre sus continuos esfuerzos para ubicar al individuo que contrató al capitán para que hiciese desaparecer a Naya. “Me estoy acercando”, respondió Bastien, la pasión por la caza se mostraba en sus ojos verdes. Sascha pasó el resto de la mañana hablando con Ivy y otros E, mientras Lucas jugaba y se hacía cargo de Naya. Después se habían intercambiado y ella felizmente tomó su turno con su cachorra mientras Lucas tenía conversación tras conversación referente con el estado de la “firma adjunta” que había sugerido. Después de intensas discusiones dentro de su propia manada, los SnowDancer acordaron respaldarlo, así que él tomó la decisión de enviar la propuesta a un mayor grupo de personas, aunque aun así limitado. A pesar de los feroces desacuerdos de varias partes, él se mantuvo firme, tanto la pantera como el hombre tomaron la decisión de que esta era la única forma en que Trinidad podría sobrevivir. Sascha jamás se había sentido más orgullosa de él. Porque aunque su compañero podría actuar civilizado, era un cambiante

379


depredador dominante; y hacer esa proposición significaba pelear contra sus instintos más primarios. –Los doctores advirtieron que su recuperación tomaría tiempo, en especial después de su recaída –le dijo él ahora, deslizando su brazo a su alrededor. Él mantuvo su voz baja, sus ojos en la pequeña bola de pelo negro que estaba jugando abajo, en el suelo del bosque. También Sascha estaba vigilando a la niña, a pesar que en su mayoría lo estaba haciendo a través de su vínculo telepático. –Yo solo… quiero estar allí para ella, Lucas. –Sascha se inclinó en la barandilla en esta parte del balcón–. No debería estar sola. –Respirando temblorosamente, trató de explicarse–. Hace muy poco que me di cuenta de cuán sola mi madre ha estado toda su vida. Desde el instante que se enteró que estaba trayendo al mundo a una empática; desde el instante en que decidió protegerme, ha estado sola. Durante la mayor parte de su vida, Sascha creyó que su madre era fría y sin corazón. Como se acababa de demostrar por la pregunta que Nikita le hizo sobre obligar a los humanos a entrar a la PsyNet, en el mejor de los casos el concepto de su madre sobre la consciencia era relajado. Sascha no tenía ilusiones sobre la mujer que le dio a luz. Lo que no había entendido era que todo lo que Nikita hizo mientras Sascha crecía, todo, fue para proteger a su hija. –Construyó un imperio para que yo estuviese escudada por un muro de puro poder, y si tenía que asesinar para tener ese poder, ella lo hacía. Le era difícil decirlo, admitirlo, pero era por completo consciente de la naturaleza dual de su madre. Nikita había hecho cosas terribles e imperdonables. Y aún así lo hizo todo con el único propósito de proteger a su niña. –No puedo aceptar la violencia que hizo por mí. –Tragó grueso para mojar su garganta que estaba completamente seca–. Pero pienso en lo que le hice a esos mercenarios que querían lastimar a Naya, y puedo ver las similitudes. Lucas apretó la mandíbula, la obligó a encararlo. –Tu madre fue más lejos que eso. –Sus labios eran una línea plana–. No puedo juzgarla por proteger a su hija, pero en algún punto, su objetivo se volvió el poder. No te responsabilices de sus acciones. ¿Entendido? Sascha deseó poder discutir, pero no pudo. Sí, defendería a Naya hasta la muerte, pero no masacraría a inocentes en nombre de su hija. –Entendido.

380


–Bien. –Lucas frotó el pulgar sobre su mejilla–. Pero sí, a pesar de todos sus pecados, Nikita se aseguró de que sobrevivieras hasta la adultez. –Creo que hizo más que eso –dijo mientras ambos volteaban para mirar sobre la barandilla de nuevo. Naya no podía ir lejos, por lo pequeña que era, pero el instinto parental era instinto parental–. No creo que fue casualidad que nos juntara a ambos en ese proyecto. –Yo he pensado eso también. –Gruñó hacia Naya cuando ella le gruñó en saludo. Sascha le envió un beso psíquico al mismo tiempo. Feliz, su bebé continuó su juego solitario, siendo lo suficiente leopardo para disfrutar el tiempo a solas y lo bastante cambiante para no querer estarlo siempre. –Nikita se aseguró de que tuvieses un contacto diario y significativo conmigo y la manada –comentó Lucas regresando a su conversación, a la vez que deslizaba la mano para acunar su nuca. –¿Crees…? –Sascha frunció el ceño–. ¿Pero cómo pudo saber que éramos compañeros? Lucas negó con la cabeza. –No creo que lo supiera. No hay manera de predecir eso. Presiento que tu madre estaba jugando con las probabilidades. Él deslizó el pulgar sobre su piel, acariciándola, amándola. Privilegios de piel entre compañeros. Sascha deslizó su propia mano bajo la camiseta negra para poder tocar la piel de su espalda. Eso causó que él le diera una sonrisa felina y un perezoso lamido de un beso que hizo retumbar su corazón. –Ella era una Consejera –dijo Lucas tiempo después–, tenía acceso a archivos antiguos. Tuvo que haber sabido que las manadas cambiantes poseían una manera de sacar a la gente de la PsyNet. ¿Por qué no ponerte en contacto con cambiantes por si acaso eso todavía era verdad? –Eso suena como mi madre. –Sascha torció los labios–. Es probable que también quisiera el trato. Dos pájaros, un solo tiro. Lucas la besó de nuevo, más tierno esta vez. Viejas heridas aliviándose por su amor, Sascha miró hacia abajo por un toque mental brillante. –Sí, eres una valiente exploradora –le envió a Naya. Naya gruñó con orgullo antes de continuar con su exploración.

381


–Vamos a ver a Nikita. –Las palabras de Lucas hicieron que volviera a prestarle atención–. Como te dije, es buen momento para que conozca a Naya; mientras las defensas de tu madre estén bajas. Su corazón retumbó. –No sé si Vasic esté libre para hacer el teletransporte. Sé que no estaba en casa cuando Ivy y yo hablamos. Lucas deslizó su teléfono. –Déjame llamarlo.

SENTADA en su cama con el trabajo esparcido a su alrededor, Nikita no estaba esperando el mensaje telepático de Sophia. Empezó a responder… pero entonces no hubo necesidad de preguntar por qué su asistente la estaba contactando. No importaba cuán bien Sascha se escudara a sí misma; ella siempre sabía cuándo su hija estaba cerca. Antes de que pudiese terminar de reunir y colocar su trabajo en la mesita de noche y empujar la sabana, Sascha estaba entrando en la habitación con su propia niña en sus brazos. Nikita vio a Sophia cerrar la puerta tras Sascha y su bebé y entonces, por primera vez, las tres generaciones actuales de Duncan estaban solas y juntas en una habitación. –No te levantes, madre. –Sin esperar por una invitación, Sascha volvió a acomodar la sabana sobre las piernas de Nikita antes de sentarse en la cama. La niña en sus brazos miró fijamente a Nikita con ojos completamente abiertos. –Te dije que no era seguro. –Nikita ya estaba calculando cómo mitigar el peligro. –Nadie sabe que estamos aquí –le interrumpió Sascha–. Vasic nos teletransportó. Una Flecha. Pero una Flecha que había trabajado previamente con Anthony y quien estaba emparejado a una empática de corazón dulce como Sascha. Ya que Nikita se mantenía lejos de los asuntos de las Flechas, y el líder de las Flechas, Aden Kai, no parecía querer apoderarse del poder, Vasic no tenía motivos para filtrar noticias sobre su condición física.

382


Con los músculos relejándose, se permitió a sí misma mirar a la niña de ojos verdes y rizos negros y sedosos cayendo de forma salvaje que Sascha acababa de colocar en la cama, sobre la manta. En vez de aferrarse a su madre, la niña continuaba mirando fijamente a Nikita. –Los genes de tu compañero parecen haber predominado. –¿Lo crees? –Sascha pasó la mano sobre la espalda de la bebé. La niña estaba vestida en un sencillo vestido de verano blanco. Tenía sandalias blancas diminutas en sus pies, las tiras decoradas con diseños coloridos. –Mira la forma de sus ojos. Nikita lo hizo, vio lo que se perdió con el primer vistazo. La intensa riqueza de verde tal vez viniese de Lucas Hunter, pero la inclinación en las esquinas, la suave cuesta hacia arriba, venía de Sascha… de Nikita. Ahora que estaba buscando, encontró otras pequeñas piezas del linaje Duncan en esta niña que era tanto Psy como cambiante. Los delgados huesos faciales. El tono de piel que era un tono o dos más claro que la miel oscura de Sascha, pero que tenía aún suficiente marrón en ella para dejar en claro que la herencia de Nadiya Hunter era bastante compleja. –Ella será una adulta despampanante. –Nikita podía ver la promesa de una belleza extraordinaria que atraería a una gran sección de todo el mundo–. Asociado con su herencia de raza mixta, le dará una ventaja útil en los negocios o en la política. La sonrisa de Sascha era afectuosa, la mano con la que tocó el cabello de Nadiya amorosa. –Va a ser una buena persona cuando crezca. Nos aseguraremos de eso. Esa, pensó Nikita, era la diferencia entre su hija y ella: Sascha pensaba en términos de bondad, Nikita en términos de ventaja. –Naya –dijo Sascha con tono suave–. Ésta es tu abuela. –¿Bela? –dijo la niña con una impresionante enunciación para su edad. –Sí. –La sonrisa de Sascha se profundizó–. Bela. Ella es mi madre. Observó a Nikita de nuevo por tanto tiempo que sintió que la niña estaba juzgándola, sopesando sobre si valía o no el tiempo de Nadiya Hunter. Sí, definitivamente existía algo de Nikita Duncan en esta niña Psy-Cambiante. Le daría una buena ventaja en un mundo duro. Sería mucho más capaz de protegerse a sí misma que su madre empática… a pesar de que Sascha había actuado impresionantemente contra los mercenarios que intentaron atrapar a Nadiya.

383


Tal vez la niña de Nikita por fin estaba desarrollando sus propias garras, ahora que tenía a una vida nueva y frágil que proteger. Ahí fue cuando la bebé sonrió, palmeó sus manos en la manta, y comenzó a escalar las piernas de Nikita. Se quedó quieta mientras profundo, profundo en su interior, se despertó un recuerdo. –Tú hiciste esto. –Se encontró a sí misma diciendo a la hermosa mujer con ojos cardinales que una vez fue su bebé–. En los meses después del nacimiento. Yo todavía estaba… influenciada por llevar a una niña empática. Te permití libertades excluidas bajo el Silencio, te permití gatear a donde quisieras cuando estábamos solas en mi habitación. El día que los técnicos le informaron que su feto de ocho meses en su vientre mostraba signos de un gen E, ella había sentido los indicios de algo incluso más fundamental que la protección maternal que despertó el día que descubrió que estaba embarazada. En ese tiempo, a la mayoría de las madres que llevaban empáticos nunca se les decía la verdad, en su lugar eran alimentadas con mentiras mientras la maquinaria detrás del Consejo aseguraban que esos niños con designación E fuesen canalizados dentro de condicionamientos especiales y tempranos diseñados para sofocar la habilidad E. Sin embargo, Nikita era el vástago de un grupo familiar fuerte y una mujer que mostraba una significante promesa con derecho propio. Le otorgaron los descubrimientos… y en los ojos de los técnicos que le habían informado, vio muerte para su niña, vio sentencia. Ellos habían querido que enviara a Sascha a una institución dónde sería criada como una cardinal rota, sin duda después de que el suficiente daño estuviese hecho en su cerebro para hacerla influenciable, y así asegurando que una cardinal E permaneciera en la PsyNet que necesitaba a aquellos E, pero que abusaron de ellos durante tanto tiempo. Su mentor en ese tiempo quería que ella intentara tener un hijo más “perfecto”. Una mujer con su fuerza y potencial, le dijo él, no debía “endosar con la carga” de una E. Nikita no pudo hacer otra cosa que mantener a Sascha en ese entonces; lo había hecho al hacer uso del poder que tenía; y al convencer a aquellos más poderosos que ella, incluyendo a su propia madre, que una niña cardinal, incluso una considerada imperfecta, sería un símbolo de su fuerza. Les había dicho que desecharía a su niña en un “accidente” si Sascha probaba ser problemática.

384


Más de dos décadas después, Sascha vivía y esos técnicos, al igual que aquel que una vez fue su mentor, llevaban muertos mucho tiempo. Nikita nunca perdonaba a aquellos que amenazaban a su familia. No tuvo que matar a su madre; Reina Duncan murió por causas naturales, pero incluso antes de eso, no había interferido con Nikita y la crianza de Sascha. Reina firmó lo que le solicitó que firmara, y pidió actualizaciones regulares en el progreso de Sascha, y quedaba satisfecha. Porque, para entonces, todos en el linaje Duncan sabían que era Nikita quien tenía el instinto asesino, que era Nikita quien llevaría a la familia al poder verdadero en la Red. Nikita respetaba a su madre por haber entendido eso, por no meterse en su camino. –No lo recuerdo –susurró Sascha. –Claro que no. Eras un infante. –Nadiya había escalado los muslos de Nikita. Sascha se acercó. –La agarraré. Sé que tus heridas… –Está bien. –Estando bastante bien para manejar a un infante, incluso en su débil condición, Nikita sentó a su nieta contra su cuerpo, un brazo alrededor de la cintura de Nadiya. Satisfecha porque podía ver a su madre, la niña comenzó a “hablar”. Una de cada siete palabras era posiblemente comprensible. –Ella tiene una excelente destreza vocal para su edad. –Sí, es una cotorra –dijo Sascha con una sonrisa que exponía su corazón. La mirada de Sascha se encontró con la de Nikita cuando Nadiya se quedó en silencio, más interesada en jugar con el organizador que Nikita le había entregado. La niña no podía hacer ningún daño, y el rompecabezas de lógica que le abrió para resolver era de bloques con colores brillantes, un programa que aún estaba en sus archivos desde la niñez de Sascha. –Me gustaría recordar. –El tono de Sascha estaba lleno de la melancolía que de nuevo traicionaba la dulzura en su interior que Nikita intentó una vida entera en tratar de endurecer–. Me encantaría recordar un tiempo cuando tú y yo… éramos solo nosotras. Sin Silencio. Sin reglas. –Nunca fue de esa manera –respondió con sequedad–. Nací en el Silencio. –Y había sido forjada en una batalla de sangre por la supervivencia de su hija.

385


Pero su nieta crecería en libertad, y su hija ya no tendría que preocuparse porque alguien intentara exterminarla simplemente por ser ella misma. Era una victoria. –Aquí –dijo, y abrió el canal telepático que existía entre madre e hija, un canal al que nadie más podía acceder. No le sorprendió en lo más mínimo que estuviese abierto por completo en la parte de Sascha. Niña tonta y emocional. Recopilando los recuerdos que Sascha y ella habían pasado en su habitación cuando Sascha era aún lo bastante joven para que Nikita pudiese encerrarla en sus propios escudos y ocultar la distintiva firma mental de Sascha, le envió esos recuerdos a su hija. Sascha jadeó, una mano elevándose hacia su boca mientras lagrimas llenaban sus ojos, las motas blancas desapareciendo para dejar sus ojos como obsidianas puras… pero no, había profundidades azul oscura en los ojos de Sascha ahora, como si el color que vivía en la cabeza de un E estuviese cambiando la propia naturaleza de su mirada. –Madre –susurró, la única palabra cargando tanta emoción que Nikita se preguntó cómo su hija podría soportarlo. Entonces recordó que Sascha nació para soportar la emoción. Angustiada por el estado emocional de su madre, Nadiya gimoteó y, abandonado su juego, comenzó a gatear hacia Sascha. Nikita liberó el peso pequeño y cálido de su nieta, miró mientras Sascha la cargaba, y la acariciaba. –Está bien, Naya. Mamá está bien –dijo. Besos siguieron, más toques y palabras suaves, mientras Nadiya acariciaba el rostro de su madre con suavidad, como si se asegurara de que no hubiese más signos de lágrimas. Cuando Sascha colocó a la niña en la cama de nuevo, de inmediato volvió a gatear hacia Nikita. –¡Bela! –Sí, soy tu abuela. –Nikita se permitió a sí misma sujetar un pequeño puño en su propia mano, sentir la vida valiosa de esta niña que era de su sangre–. Nadiya estará en riesgo en los años por venir –le dijo a su hija–. No importa cuántos niños de raza mezclada nazcan, ya sean Psy y humanos o Psy y cambiante. Ella es la

386


primera. Un símbolo para aquellos que quieren un nuevo orden mundial; y un blanco para aquellos que prefieran regresar al antiguo. –Lo sé. –La resoluta fuerza en el tono de Sascha le recordó a Nikita que su niña de corazón suave aniquiló a un equipo entero de mercenarios–. Nos aseguraremos que esté protegida, pero no la enjaularemos. Tiene que tener la libertad para vivir su propia vida. –Levantó la mirada desde Nadiya hacia Nikita–. Un padre puede hacer solo eso. Nikita vio perdón en aquellos ojos de medianoche, vio entendimiento, vio una emoción que supo que era amor. Rompiendo la conexión porque tenía que mantenerse fuerte, tenía que seguir siendo la perra de corazón frío que nadie se atrevería a retar, le permitió a Nadiya “morder” sus nudillos. La niña no estaba realmente mordiendo, estaba más bien apretando sus dientes de leche con suavidad sobre el hueso, como si Nikita fuese un juguete para la dentadura. –Estoy… contenta de conocer a mi nieta. Era lo más cercano a lo que podía llegar sin traicionar las emociones que vivían tan profundo en su interior que tal vez nada pudiese alcanzarlas de nuevo. Era lo más cercano a lo que podía llegar de decirle a su hija que asesinaría y torturaría y moriría por ella. Como lo haría por la hija de su hija. El mundo podría creer que rechazó a Sascha, pero Nikita siempre jugó un juego de ajedrez con cien movimientos por delante. –También estoy feliz de que te conociera. –Sascha sonrió–. Haremos esto de nuevo. Nikita inclinó la cabeza. –Estoy sorprendida de que tu compañero te dejara entrar sola. –Sabía que Lucas Hunter estaba justo fuera de la puerta, podía sentir su salvaje energía psíquica. –Él dice que licuarás el cerebro de cualquiera que me amenace a mí o a Naya. El alfa DarkRiver siempre ha sido un oponente peligroso. –Perceptivo. –Vio a Nadiya vagar hacia el otro lado de la cama, vio a Sascha restringir su urgencia protectora instintiva para permitirle a su hija la libertad de explorar. Entonces la niña ya no fue una niña sino un destello de luz… y una pequeña cachorra de pantera estaba saltando de la cama. Nadiya volteó para darles a su madre y a su abuela una mirada orgullosamente satisfecha una vez que estuvo en el suelo.

387


Traducido por Devi.

–NIÑA INTELIGENTE. –NIKITA estaba impresionada de que la pequeña se hubiese dado cuenta que para ir al suelo, estaría mejor en su otra forma–. Nunca he presenciado un cambio tan cerca. –Jamás confiaron en ella para eso. –Extraordinario, ¿verdad? –dijo Sascha mientras Nadiya comenzaba a correr alrededor del cuarto, explorando con curiosidad todo lo que podía–. Naya, pórtate bien. Un pequeño gruñido, una mirada traviesa, pero la cachorra calmó su ritmo. –¿Planeaste que me enamorara de Lucas? Nikita no estaba esperando la pregunta. Eso no importaba. Su autocondicionamiento estaba muy incrustado. Su expresión se mantuvo. –No –dijo, y era la verdad–. Sabía que tus escudos contra las emociones estaban fallando y que necesitabas una salida. También sabía que los Psy habían dejado la Red en el pasado para unirse a manadas cambiantes. Estaba destinado a ser una oportunidad para que encontraras una ruta de salida. –Si Sascha no hubiese triunfado, el plan de reserva de Nikita involucraba una gran cantidad de derramamiento de sangre–. Habría preferido que no te emparejaras con Hunter. Como alfa, es una figura muy pública. La idea era que desaparecieras dentro de DarkRiver. –En vez de ello, su hija se convirtió en uno de los miembros principales y más visibles de la manada. Una suave risa que hizo que Nadiya pronunciara lo que parecía ser un gruñido recíproco. –No puedes controlarlo todo, madre. –Aprendí la lección cuando naciste. –Hasta ese momento, Nikita fue una perfecta reclusa del Silencio. Fría y dura y decidida a llegar a la cima con gracia implacable–. Llevar a una empática cardinal de tu violenta fuerza tuvo un efecto

388


indocumentado en mí. –Lo cual decía algo muy interesante sobre todas las mujeres que llegaron al mundo antes de Nikita… y de la propia Nikita. Cuando Sascha abrió la boca como si fuese a pedir detalles, Nikita negó con la cabeza. Hay varias cosas que nunca diría en voz alta (nunca admitiría), ni siquiera a su hija. Era una cuesta muy resbalosa, porque la amenaza permanecía. En el mundo vivían aquellos que asesinarían a Sascha por ser una E, por ser una desertora que mostró a la luz una revolución oculta, y, sin ella saberlo, por ser una muestra de la felicidad más allá del Silencio. No solo eso, para los fanáticos, Sascha cometió una segunda y tercera transgresión, y ambas las consideraban imperdonables: primero, se vinculó con un “animal agresivo y estúpido” y segundo, dio a luz a una niña con sangre “contaminada”. Todo ello es idiotez y prejuicio, pero los idiotas prejuiciosos podían ser peligrosos. Especialmente con una niña pequeña y vulnerable. Nikita miró a la cachorra pantera que en ese instante estaba masticando el borde de la colcha, fuera de vista de su madre. Los ojos de Nadiya atraparon los suyos. Se congeló… luego regresó a su travesura cuando no la delató. Era tan fácil ganar la confianza de los niños, pero esta niña nunca estaría en una posición donde esa confianza pudiese hacer que la mataran. Su padre alfa y madre empática jamás lo permitirían. Tampoco lo haría su mortífera abuela. Volvió su atención a Sascha. –Me dijeron que eras imperfecta –Rota. Inútil–. Te dije lo mismo porque era la única forma de mantenerte segura. Sascha negó con la cabeza. –Podrías haber encontrado otra manera, algo que no fuese tan brutal, que no me hiciera cuestionar todo lo que sabía de mí misma. –por primera vez ese día, Nikita escuchó la ira colorear el tono de su hija. –No. –Jamás se retractaría de las decisiones que mantuvieron a su niña viva–. Eras muy suave, Sascha. Siempre lo has sido. –Una dura verdad–. Tuve que hacer que te protegieras a ti misma, asegurarme que no dependieras de mí. –Si eso significaba hacer que su niña empática le temiese y la despreciara, que así fuese–. Solo podías confiar en ti misma. –¿Eso es lo que crees? ¿Qué soy imperfecta?

389


Nikita fue a contestar pero décadas de control la mantuvieron en silencio por tanto tiempo que Sascha se alejó. Ella se presionó para salir de su control. –No –respondió–. Si lo hubiese hecho, jamás te habría puesto en una posición de responsabilidad. Volviendo a mirarla, Sascha sonrió y hubo una leve sombra en su expresión. –Debería haberme dado cuenta de eso, ¿verdad? –Sí. –Nikita siempre dejó una cosa en claro… no soportaba a los tontos. Risas de parte de su hija esta vez, lo cual hizo que su nieta quisiese saber qué estaba pasando. Saltando de vuelta a la cama con un impulso de ayuda de su madre, Nadiya cambió con la confianza de un cambiante seguro en cualquiera que fuera su piel y se permitió a sí misma ser arrastrada hacia el regazo de Sascha, haciendo sonidos felices cuando ella se inclinó para acariciarla. –Ahí va otro juego de ropas. –Sascha pretendió gruñir y morder a su bebé–. Debería comenzar a vestirte con sacos de harina. Riéndose, Nadiya besó el rostro de su madre, alegría sin arrepentimientos en su expresión. Nikita tomó una foto mental del momento, para ser guardada en sus memorias más privadas. Jamás tomaría una fotografía verdadera, porque si existía, existiría la oportunidad de que alguien pudiese encontrarla, y usarla en su contra al hacerle daño a Sascha y a Nadiya. La falta de una fotografía real no importaba. La agudeza mental de Nikita era extremadamente alta. Lo recordaría, así como recordaba que Sascha hizo los mimos sonidos cuando niña. Sascha también había olido igual que Nadiya cuando Sascha la dejó ir y Nikita la tomó en sus brazos. Tal vez todos los bebés tenían ese aroma inocente. Una mente brillante y curiosa se le acercó. Nikita le dio un empujoncito de vuelta sin causar daño o angustia, acompañando la acción psíquica con una sugerencia no vocal de que Nadiya protegiera su mente. –Tiene que dejar de acercarse indiscriminadamente a otros utilizando telepatía –le dijo Nikita a Sascha–. Ya es lo bastante grande. –No he querido reprimirla –replicó Sascha–. Y ella está alrededor de mentes amigables. –Ella es Psy, Sascha. Y una poderosa. –Nikita repitió su empujoncito cuando su nieta la alcanzó de nuevo–. No, Nadiya. –Una orden firme que hizo que la niña se quedara quieta, cautelosa–. Tienes que entrenarla –le repitió a su hija que estaba

390


ceñuda–. Le has enseñado a escudarse y tienes tus propios escudos sobre ella, pero aún puedo enviarle pensamientos telepáticos a través de la conexión que ella ha iniciado. Le puedo decir cualquier cosa que quiera, enviarle imágenes de pesadillas, enseñarle a temerte, lo que sea. El rostro de Sascha perdió el color, sus ojos volviéndose negros. Hubo un golpe en la puerta un segundo después. Mirando por encima de su hombro, Sascha no habló, pero Lucas Hunter no tocó de nuevo o intentó entrar a la habitación. Como Nikita siempre había sospechado, de alguna manera el vínculo de emparejamiento cambiante funcionaba a un nivel psíquico. –Tienes razón. –La voz de Sascha era temblorosa–. He estado tan concentrada en no reprimirla o herirla que me excedí en la dirección opuesta. Es como Lucas enseñándole a no usar las garras en un juego. –Acercó a su bebé cuando Nadiya regresó hacia ella–. No le estoy haciendo daño al enseñarle disciplina psíquica; le estoy dando las herramientas que necesita para sobrevivir y prosperar. –Exacto. Allí, en ese momento, Nikita compartió el primer momento de puro y absoluto entendimiento con su hija. También Sascha, pensó, haría lo que fuese necesario para proteger a su hija.

UNA VEZ, Lucas pensó que jamás permitiría de forma voluntaria que su compañera y su hija estuviesen solas en una habitación con Nikita Duncan, pero ahí estaba, apoyado en la pared fuera de la habitación de la suite de Nikita. Incluso cuando sintió la repentina angustia de Sascha, no arremetió contra la puerta. Llevaban emparejados el tiempo suficiente para poder distinguir la angustia aguda de un aturdimiento emocional menor, y esto se sentía más cerca a lo último. La respuesta silenciosa de Sascha a través de su vínculo de apareamiento calmó su preocupación. Lucas nunca cambiaría su opinión sobre Nikita Duncan, no después de las cosas que la mujer hizo como Consejera, pero como le dijo a su empática, era mejor que su niña conociese a su poderosa abuela (que de seguro intrigaría a su gato), que estuviese tentada a buscarla por su cuenta. Eso no significaba que no tuviese que pelear contra la urgencia de romper las puertas y sacar a su compañera e hija de allí. Una llamada de Mercy sobre el

391


evento conjunto de las manadas le sirvió de distracción por unos minutos, pero incluso entonces, la mayoría de su atención permanecía súper enfocada en la puerta detrás de él donde habían desaparecido las dos piezas de su corazón. Sascha probó exactamente cuán bien lo conocía cuando salió. De inmediato le entregó a Naya, y deslizó su mano sobre la suya. Sus erizados instintos protectores se calmaron, ya sus garras no peligraban de romper a través de su piel. No hablaron hasta después que Vasic los regresara a casa. Lucas le agradeció al teletransportador, quien solo asintió. Incluso después de que estuviesen solos como familia, Lucas y Sascha esperaron hasta que Naya se durmiera para su siesta antes de abrir esta caja particular. Él colocó un poco de música suave, acercó a su compañera a sus brazos. Mientras se deslizaban con el ritmo perezoso, ella le contó sobre la reunión con su madre. –Lo dijo en serio. –La voz de Sascha estaba rota–. Que nunca me vio como imperfecta. Lucas sabía que otros jamás entenderían la importancia de las palabras de Nikita, de cuánto significaban para Sascha. El daño en su interior que su madre había infligido ya no era una cicatriz, pero ese dolor tampoco sería fácilmente perdonado. –Nunca has sido imperfecta. –Todavía le molestaba cada vez que utilizaba esa palabra en relación a sí misma. –Lo sé. –Deslizó su mano sobre su espalda mientras levantaba su rostro para sonreírle–. No me atrevería a discutir con el gato alfa. Él mordisqueó su labio inferior. –Sabelotodo. Con ojos bailarines, lo besó lento y sensualmente. Solo cuando ambos estuvieron sin aliento, ella rompió el beso para continuar hablando. –Madre me dijo que empezara a enseñarle disciplina mental a Naya. Los vellos de su cuello se erizaron. –¿Por qué suena como si lo estuvieras considerando? –Justo en este instante –dijo Sascha–, Naya es curiosa sobre todos y todo, y yo nunca intentaría suprimir eso. Pero ella también está peligrosamente abierta. Y no le he enseñado a ser cuidadosa sobre con quién se conecta telepáticamente, o sobre nunca conectar con mentes extrañas sin mi permiso…

392


–Como le hemos enseñado a no ir con extraños. –Los abultados músculos de Lucas comenzaron a relajarse. Sascha asintió. –Estaba tan decidida a no sofocarla de ninguna manera, en darle la libertad psíquica que nunca tuve, que fui muy lejos en la otra dirección. –Entiendo, gatita. –Lucas tenía que pelear constantemente con sus propias urgencias de sobreprotección–. Si pudiera, las enrollaría a ambas en algodón. –Al igual que a cada miembro vulnerable de su manada–. Tú me ayudaste a lidiar con eso. Yo te ayudaré a lidiar con esto. –Madre me dio varios consejos sobre cómo enseñarle a Naya lo que necesita, pero pensé en hablar con Shaya también –dijo Sascha con las líneas de tensión desapareciendo en su expresión. Después, hizo una pausa larga donde apoyó la cabeza en su hombro mientras se movían con la música, antes de agregar–: Nikita me mantuvo a salvo, pero me hizo daño. Ashaya está haciendo lo mismo por Keenan sin dañarlo. Es un niño físicamente fuerte y disciplinado que no ha perdido ninguna parte de su personalidad o alegría. Lucas le dio un beso en su cabello. –También está el hecho de que ella esta guiándolo y enseñándolo mientras está viviendo con una manada cambiante. Nikita nunca tuvo que lidiar con un niño que estuviese rodeado a diario por emoción primitiva y libre, en vez de la disciplina de hielo de los Psy bajo el Silencio. –Sí, tienes razón. Varias de las técnicas de Nikita colapsarían bajo condiciones sin Silencio. –También deberías hablar con los Lauren. –En particular Walker Lauren, que llevaba lidiando con niños fuera de la PsyNet y fuera del Silencio por más tiempo que cualquiera que Lucas conociese. El hermano de Judd también fue un maestro de la PsyNet. Sascha asintió antes de elevar su cabeza para mirarlo de nuevo, sus brazos enganchados alrededor de su cuello y sus labios hinchados por sus besos. –Tenemos que escribir un libro nuevo de reglas, ¿verdad? La pantera de Lucas retumbó despierta en su pecho. –Eso es lo que hacen los rebeldes. –Y Sascha Duncan, cardinal empática, emparejada a un alfa, y madre de una niña Psy-Cambiante, era la rebelde que hizo explotar por completo la PsyNet.

393


Traducido por Devi.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez.

1 de Junio del 2080 Nina: Mi primer amigo, el que intenté asesinar una vez. Su vida cambió drásticamente ya hace algún tiempo. Fue arrancado de un mundo y tuvo que aprender a vivir en otro, y por un momento, temí que no se adaptaría. Pero lo hizo y este fue el motivo: Este hombre al cual una vez creí que era igual de frío que el hielo, ama a una mujer tan profunda y apasionadamente como yo te amo a ti. Siento tanta alegría por él, Nina. Ver esa expresión en sus ojos, eso es esperanza. El mismo Dios que te alejó de mí le ha dado una oportunidad. Por supuesto, él no está de acuerdo conmigo. No es un hombre de fe. Cree en el honor y en la fidelidad y en asumir las consecuencias de sus actos, en vez de tener fe en alguna “entidad de otro mundo”. Los argumentos y conversaciones que tenemos, Nina. Las amarías. Me acepta por quién soy y yo hago lo mismo por él y por nuestro otro amigo, y los tres, nos retamos el uno al otro. Tu hermosa mente es todo lo que falta. Incluso después de todo el tiempo que ha pasado, aún sigo esperándote. Pero entonces me doy cuenta de que si aún estás viva, has elegido no buscarme y mi corazón se rompe. Di que no estás molesta conmigo, Nina. Por favor. No podría soportar si no me has perdonado. Xavier.

394


Traducido por Lucrecia.

ERAN LAS DIEZ de la noche en Venecia y Bowen Knight golpeteaba con el dedo su escritorio mientras leía el último informe del equipo de implantes, cuando recibió un mensaje en su teléfono. No reconoció de inmediato al remitente, lo cual no era inusual, ya que todos los miembros de la Alianza Humana tenían acceso a sus datos de contacto. Eso a veces generaba días caóticos, pero la mayoría de la gente era considerada y lo contactaba solo en caso de una situación en la cual el jefe de seguridad de la Alianza debiera ser puesto al corriente. El mensaje era simple: Tenemos que hablar. Demasiado sensible para enviar más sin una línea segura. Isaac.

Hizo una búsqueda rápida del número del remitente. Apareció en un listado de Transportes Beauclair con sede en Vancouver, Canadá. Investigó un poco y encontró el nombre del propietario: Isaac Beauclair. Beauclair y su compañía se unieron a la Alianza el año anterior. Según los registros llevados por su personal administrativo, nadie de la empresa ha asistido alguna vez a una reunión de la Alianza, pero pagaban sus cuotas a la hora y el dueño había hecho dos solicitudes de colaboración. En ambos casos fue una sencilla petición para una introducción de negocios. Nada de eso era inusual. Muchos miembros de la Alianza se habían unido por la misma razón, para expandir su red entre otras empresas humanas. Por supuesto, con la Alianza ahora siendo parte de Trinidad, tenían acceso mucho más directo a empresas Psy y cambiantes, lo que es el motivo por el que su base de miembros ha aumentado de nuevo en un porcentaje significativo. Bo también tenía acceso a ciertas bases de datos de seguridad, y cuando verificó el nombre de Isaac en ellas, no vio señales de alerta. El propietario de la empresa bastante exitosa aún conducía en ocasiones su camión de larga distancia, y tenía un expediente limpio. Sin acusaciones de contrabando, nada aparte de un

395


número más alto de lo normal de multas por exceso de velocidad. Lo que era un símbolo de honor entre los conductores, ellos siempre presionaban al máximo sus camiones, era demasiada la tentación de carreteras a menudo vacías. Sin embargo, la compañía de Beauclair era interesante: Tenía una reputación de seguridad y fiabilidad y, como resultado, a menudo llevaban mercancía de alto valor que no podían ser transportadas de otra manera. Los teletransportadores no solían rebajarse a trabajos tan mundanos, e incluso después de todos los avances tecnológicos hasta la fecha, a veces la mejor opción, y económicamente más eficientes, de mover ciertos objetos de un lugar a otro era a través de la carretera. En lugar de responderle el mensaje, Bo llamó a Lily que estaba poniéndose al día con su propio trabajo. Su hermana hizo un poco de piratería informática a petición suya, encontró el vínculo directo con el sistema de comunicaciones a bordo en el camión de Isaac y estableció una llamada segura. Según los registros de Transportes Beauclair, hoy Isaac estaba en la carretera. –Solamente presiona aquí y te comunicara –dijo Lily, y lo dejó con ello. La llamada entró sin ninguna dificultad y fue respondida solo con audio en el otro extremo. –¿Quién es? –Fue una pregunta brusca. –Bowen Knight. Querías hablar. El audio se convirtió en video y audio, y Bowen se encontró hablando con un hombre de hombros anchos que se parecía mucho a la foto de su carnet de identidad oficial. Isaac Beauclair tenía la piel blanca tocada con suficiente sol que parecía cálida en vez de fría, cabello color marrón rojizo cortado bastante corto, pero no rapado, una barba cuidada que era más roja que rojiza amarronada y ojos color avellana oscura. Por lo que Bo podía ver, el hombre usaba lo que parecía ser una camiseta negra de una banda, con la impresión en blanco. –No esperaba una respuesta tan rápida –dijo Isaac–. Dame un segundo para poner el camión en total piloto automático. –Bo esperó a que el hombre lo hiciera y regresara a la pantalla–. Tenemos unos minutos antes que deba volver al control manual. Las carreteras son un poco inseguras en esta sección de mi ruta, un par de balizas de navegación rotas no han sido arregladas. –La línea es segura –le dijo Bo–. Me asegure de ello. –Me imagino que eres experto en tu campo. –Isaac echó un vistazo por encima de su hombro, pareció decir algo, pero no fue captado por los altavoces.

396


Cuando se dio la vuelta, su rostro tenía una mirada sombría–. Podría haber hecho algo que repercutirá contra la propia Alianza. –Explícate. –Me detuve en una parada de camiones hace unas horas, fui a tomar un café, usar el baño, lo habitual. –Isaac se encogió de hombros–. Cuando salí de nuevo, estaba esta camioneta estacionada al lado de mi camión. Todos los cristales polarizados, llantas todo terreno. –¿Algo inusual en eso? –En realidad, no. Veo esos vehículos de vez en cuando, mayormente son Directores Ejecutivos importantes o celebridades que quieren viajar de incógnito. Por lo general ellos no se detienen en las paradas de camiones, pero me imaginé que tal vez alguien comenzó a impacientarse por un café o necesitaba usar el baño. Aun así lo mire de cerca por la alerta sobre la otra camioneta que salió hoy temprano. –Se detuvo y Bo tuvo la sensación de que estaba ordenando sus pensamientos. Isaac Beauclair le pareció un hombre que analizaba mucho las cosas. –Entonces me monté en la cabina de mi camión, y mientras estoy cerrando la puerta, baje la mirada. –Su cara se volvió sombría–. La camioneta estaba toda polarizada, pero tenía una ventana de vidrio en el techo que no lo estaba y pude ver a través de ella. Vi a un hombre en el asiento del acompañante delantero y una mujer en el trasero. Estaba cubierta con una manta, pero su cara estaba toda llena de cicatrices y moretones y se veía muy malditamente delgada. Bo podía adivinar hacia dónde se dirigía esto. –¿Interviniste? –Primero fui a buscar a un par de amigos que acababan de llegar en sus camiones. Había un mínimo riesgo de que el conductor de la camioneta volviera primero y se marchara, pero el tipo en el vehículo, daba una vibra de Psy. Sabía que necesitaría refuerzos. Bo asintió; los seres humanos eran muy buenos para identificar a los Psy. Debían serlo. Era un mecanismo de supervivencia. Algunas líneas familiares habían desarrollado un sentido extrañamente preciso en identificar a Psy a poca distancia, sin embargo afirmaban con firmeza que no era en sí una habilidad psíquica. Bo nunca creyó lo último. Después de todo, los Psy, cambiantes y humanos procedían de la misma materia prima. Y la evolución nunca se detenía. –¿Tus amigos son todos humanos?

397


–No –respondió el camionero–. Uno de ellos es un cambiante, me imaginé que él quedaría en pie incluso si el Psy me derribaba. –Isaac se volvió y habló sobre su hombro de nuevo, su voz era demasiado baja para que el micrófono la captara–. Me acerque a la ventanilla del lado del acompañante y la golpee –continuó después de volverse hacia el comunicador–. El tipo la abrió y preguntó si podía ayudarme. Le pregunté qué diablos estaba sucediendo con la mujer en la parte de atrás, y me dijo que la llevaban a un hospital después de encontrarla al lado de la carretera. Sonaba plausible, pero ahí fue cuando ella despertó y me dijo “Ayúdame”. –Isaac se encogió de hombros–. Eso fue suficiente para nosotros. Destroce la ventanilla trasera para desbloquear la puerta mientras mi amigo cambiante tomaba al Psy sacándolo hasta la mitad de la ventanilla para conservar su atención. Nuestro otro amigo mantuvo la vigilancia. Acababa de tomar a la mujer cuando un segundo Psy salió corriendo y me atacó con un golpe telepático. El conductor del camión se frotó la sien. –Dolió como el infierno, pero no me debilitó. No creo que él fuera muy fuerte, pero sí lo suficiente para debilitarnos y que eso le diera la oportunidad de ayudar al otro Psy en la lucha contra mi amigo cambiante. Creo que habrían intentado volver a atrapar a la mujer, pero saque un arma. –Otro encogimiento de hombros–. Tengo que tener protección en estas rutas aisladas, en especial cuando estoy moviendo equipos costosos de alta tecnología. Así que en su lugar se metieron en la camioneta y escaparon. Uno de mis amigos obtuvo una placa parcial. Te la enviaré. Bowen asintió. –La mujer, ¿no la llevaste a un hospital? –Él supuso que debía estar detrás de Isaac, en la cabina del camión. Isaac negó con la cabeza. –Ella estaba histeria, rogándome que la llevara al mar –dijo bajando la voz y dejó escapar un suspiro–. Sus ojos... Nunca vi unos ojos como esos. Como la parte más negra y oscura del océano, sin luz, ni sombras. Bo sintió los vellos de su nuca erizarse. Pensó en la solicitud de BlackSea para rastrear otra camioneta negra, consideró la petición hecha por la pasajera de Isaac, y empezó a preguntarse... –¿Puedes describírmela? –Un metro sesenta de altura, cabello negro, piel de color marrón claro, tal vez con ascendencia de las Islas del Pacífico. No me dirá su nombre. –Se detuvo–. Parece que alguien pasó un maldito cuchillo de caza por su cara.

398


La mano de Bo apretó el teléfono. –¿Cuánto tiempo antes de que llegues al mar? –Isaac no se veía como el tipo de hombre que haría esperar a la mujer. –Seis horas –respondió el camionero–. Estaba muy dentro del interior de la ciudad cuando la encontré. Eso le daba a Bo tiempo de sobra para ponerse en contacto con BlackSea. –Creo que sé a quién pertenece, dame un poco de tiempo para confirmarlo. – Colgando después del seco asentimiento de Isaac, consiguió la información de contacto del hombre que avisó a la Alianza sobre una pequeña célula de fanáticos anti-humanos. Malachai Rhys. Al lado del nombre del hombre había un título: Jefe de Seguridad de BlackSea. Bo no esperaba que su llamada fuera contestada de inmediato, los cambiantes de agua tenían una reputación de preferir su privacidad y de que era difícil para alguien

ponerse

en

contacto

con

ellos.

Y

en

este

momento,

estaban

comprensiblemente cabreados con la Alianza. Sin embargo, Malachai respondió luego de dos segundos. –¿Sí? –Habla Bo Knight. –Espera mientras lo confirmo. Levantando una ceja, Bowen se reclinó en su silla. –¿Cómo es exactamente que lo confirmas? –le preguntó cuándo Malachi regreso a la línea. –Tenemos formas –respondió el macho BlackSea–. No llamaste para charlar. –No. Uno de mi pueblo recogió a una mujer en mal estado físico que quiere ir al mar. –¿Nombre? –Ella no lo dirá, pero tengo una descripción. –Se la repitió a Malachai–. ¿Parece una de las tuyas? Una pausa, como si el jefe de seguridad de BlackSea estuviera considerando si confirmarlo o negarlo. –Sí –dijo al fin–. Podemos encargarnos de ella si nos das la ubicación. –A menos que llames a un teletransportador, no la llevaras al mar más rápido de lo que ya está yendo –le dijo al otro hombre. –Está en un camión de larga

399


distancia, segura y caliente. Sabes cuán rápido viajan esos camioneros. –Y no había nada en la carretera que pudiera derribar un camión tan grande. –De igual manera, necesitamos saber dónde se encuentra –dijo Malachai. Fue el turno de Bowen para hacer una pausa. Si les daba los datos de Isaac, volvía al otro hombre vulnerable. Por otro lado, BlackSea había ofrecido su amistad, mientras en respuesta la Alianza los defraudó. Tal vez era hora de igualar el marcador. Les envió la información. –Deberían tener a alguien que se encuentre con ella en la playa. Por la forma en que me la describieron, no estoy seguro de que tenga la fuerza para estar en el océano. –Lo organizaremos. –El tono de Malachai cambió un poco–. Dale un mensaje. Dile que resista la tentación de cambiar. En su estado, el agua cerca de Canadá es demasiado fría para ella. Dile que su manada está en camino y que promete llevarla a aguas más cálidas tan rápido como sea posible. –Considéralo hecho. –Colgando, Bowen transmitió el mensaje y alertó a Isaac de que podría terminar con un poco de compañía en el camino–. Deberían ser amistosos, pero si te dan problemas, házmelo saber. Pediré algunos favores y te conseguiré ayuda. –Me asegurare de que ella esté a salvo –dijo Isaac antes de desconectar. Bo recibió otro mensaje una hora más tarde: Tengo una escolta, adelante y atrás. Isaac también envió los números de identificación de los vehículos. Cuando Bowen los chequeó con Malachai, el macho BlackSea confirmó que eran sus vehículos. –Ellos no se meterán en el camino del camionero, pero tienen que estar en la playa para cuando nuestra compañera de manada llegue allí.

LEILA Savea no sabía por qué confiaba en el hombre que la rescató, tal vez debido a que la había rescatado o quizás era por la fotografía que vio pegada a su tablero de instrumentos. Era de él riendo con una mujer alta y rubia que se encontraba en sus brazos sin ninguna pista de miedo en su rostro, aunque el hombre que se presentó a sí mismo como Isaac, era al menos tan grande y musculoso como Malachai.

400


Fuera por la razón que fuera, ella había cedido a su necesidad de estar limpia de la fealdad de lo que le hicieron, con un baño demasiado largo en la ducha del interior de la cabina del camión. Probablemente vació su tanque de agua, pero él no tocó la puerta para decirle que saliera. En cambio, cuando por fin salió, fue para encontrarse con un par de pantalones de chándal y una camiseta para que se pusiera. Su ropa se le habría caído, pero esto le quedó bien después de que metiera la camiseta dentro de los pantalones de chándal, en un movimiento poco glamoroso, y apretara el cordón, y luego enrollara las partes inferiores de los pantalones. Era evidente que las ropas pertenecían a una mujer más alta, más saludable. ¿La rubia risueña? La idea hizo feliz a Leila, aunque Isaac y la mujer fueran extraños para ella. Tenía que tener pensamientos felices en este momento. Era lo que le impedía derrumbarse, su psique manteniéndose unida por un hilo único y frágil. Cuando se asomó a ver a Isaac, él la miró con una sonrisa tan amplía que sus mejillas se arrugaron. –Sabes –dijo él antes de volver su atención a la carretera–. No eres la primera chica que he rescatado. La parte de Leila que la mantuvo cuerda en la oscuridad, frunció el ceño. –Soy una mujer, no una chica. –Jessie también era respondona. –Había mucha emoción en su voz mientras tocaba la fotografía con sus dedos–. Ella ahora conduce camiones grandes. También me vuelve loco. –Soy una científica –se encontró diciéndole Leila, y al hacerlo, recuperó una parte de su identidad perdida–. Estudio a las criaturas que llaman al océano su hogar. Isaac lanzó un silbido. –Inteligente. –Su tono cambió en las siguientes palabras, se volvió duro–: Eso imbéciles te lastimaron mucho. –Señaló adelante–. ¿Necesitas asistencia médica de tu gente? Podía ver el vehículo todo terreno de color blanco brillante a través del parabrisas, el paisaje detrás nublado por la luz vespertina. –¿Estás seguro de que esa es mi gente? –Un tipo llamado Malachai lo confirmó. Sus ojos amenazaban con llenarse de lágrimas.

401


Malachai no dejaría que nadie le hiciera daño. Era de Miane y ella protegía a su gente, sin importar lo lejos que estuvieran o cuán pequeña fuera su importancia comparada con el resto del mundo. Cada miembro de BlackSea era importante para Miane. –Podría ir con ellos. Conducen realmente rápido –se obligó a decir, inclinándose hasta sentarse en el asiento de copiloto. Solo que ella no los conocía e Isaac era seguro. Él tenía barba como su padre y se enamoró de una mujer con el cabello rubio y pecas esparcidas por la nariz y las mejillas. –Me iría bien ver el mar –respondió Isaac con una sonrisa que le aseguró que no le importaba desviarse–. Ha pasado tiempo. –Mi nombre es Leila. –Parecía correcto decírselo a este buen hombre que estaba llevándola a casa. –Lindo. –Recogiendo algo del soporte para vasos, se lo tendió–. Deberías comer un poco más si puedes. Tomando lo que resultó ser una barra de proteínas, la abrió con los dedos aun hinchados por la forma en la que el conductor de la camioneta los había retorcido cuando ella trató de escapar en una parada. También la había golpeado en la cara. –¿Tienes a alguien que cuide de ti? –preguntó Isaac en ese tono áspero que era extrañamente reconfortante, como Malachai cuando era brusco–. Cuando llegues a casa. –Pensar en su hogar hacia que le doliera el pecho. –Nado sola –respondió después de tragar un bocado de la barra de proteína–. Pero estaré en la ciudad por un tiempo, descansaré en los brazos de mi familia. –¿Nunca te sientes sola? –Él tomo una botella de agua sin abrir de su lado y se la entregó–. ¿Hablo sobre nadar sola? El océano es un lugar grande. Una risa inesperada y muy oxidada, brotó de ella. –¿Acaso los camioneros no conducen solos durante varios días seguidos? –Tienes un punto. –Se rio, el sonido era una manta caliente envolviéndose a su alrededor–. Pero ya no conduzco mucho solo. –Dio una mirada a la fotografía que decía más que sus palabras–. En las raras ocasiones en que lo hago, aun veo gente, como en las paradas para camiones. En los paradores para dormir, si terminamos estacionados uno al lado del otro para poder descansar un rato. No hay paradas de camiones en el océano. –Tengo amigos que nadan conmigo. –Sonrió a los recuerdos de cómo sus mejores amigos se lanzaban dentro de su barco y atacaban sus estantes buscando galletas. Una vez, después que los demonios se hubiesen comido todas las galletas

402


hasta que no quedó ni una miga, ella volvió de nadar para descubrir dos grandes sacos de galletas dejados en la cubierta de su barco, los suministros entregados en bolsas impermeables–. Los intervalos son más largos que en tu línea de trabajo –le dijo a Isaac mientras su boca se hacía agua por pensar en saborear las galletas de chispas de chocolate y pasas–. Semanas en lugar de días, pero somos sociables en nuestra propia manera. –Su sonrisa se desvaneció bajo las náuseas repentinas, su piel se heló–. No sé si seré capaz de nadar en mis aguas de nuevo. Los secuestradores podrían tomarme otra vez. Isaac le lanzó una mirada furiosa que no la aterrorizó, ya lo conocía lo bastante bien como para entender que su ira estaba dirigida a las personas que la torturaron y encarcelaron. –Por un tiempo podrías nadar en grupo –sugirió–. Luchar con tu necesidad de soledad para quedarte en las aguas que son tu hogar. Leila pensó en todo lo que ya había luchado, en cómo sobrevivió sin quebrarse y sintió un destello de orgullo, una emoción que pasó mucho tiempo creyendo que estaba muerta en su interior. –Podría ser agradable nadar con mis amigos –admitió, sabiendo que ellos le darían la bienvenida a pesar de sus propios viajes normalmente solitarios. Su piel le dolía, hambrienta por la sensación del agua fresca. En casa, el agua era tan clara que podía ver los rayos de luz solar a través de ella, lanzando dispersos destellos de luz como fuegos artificiales silenciosos. Pero en este momento, tan lejos de casa, ese recuerdo le hacía daño. Por lo que buscó por algo que no lo hiciera. –¿Me contarías sobre tu Jessie? Isaac sonrió, y luego le contó todo sobre la chica dura e inteligente que había recogido en una carretera solitaria a altas horas de la noche, a quien él entonces sermoneó por hacer autostop. Esa chica había crecido, volviéndose aún más dura e inteligente, y se convirtió en una de las mejores conductoras de Isaac. También se convirtió en una “mujer alta y magnífica” que parecía encontrar placer en distraer a Isaac... hasta que un día, ella dejó de llamar, dejó de reenviarle correos electrónicos divertidos, dejó de ser una parte integral y diaria de su vida. El corazón de Leila se apretó. –No –susurró–. No quiero un final triste. –No podría soportarlo. No ese día. Quizá no en mucho tiempo. Isaac le hizo un guiño.

403


–Jessie simplemente se cansó y hastió de que fuera un cabeza dura y decidió mandarme al diablo. –Su expresión se volvió un ceño fruncido–. Ella comenzó a salir con este niño bonito, un policía montado llamado Michel Benoit. –Las palabras gruñidas podrían haber provenido de uno de los grandes cambiantes leones marinos–. Es decir, ¿de verdad? ¿Un policía montado? Los hombros de Leila se sacudieron. –¿Cómo lograste que volviera a ti? –Ella supo que lo hizo, justo acababa de notar el anillo de bodas de oro en el dedo anular izquierdo. También era visible en la fotografía, al igual que el destello de oro en la mano de Jessie. –Eso es un infierno de historia –respondió el camionero barbudo, negando con la cabeza. Después comenzó a contársela, gruñendo cada vez que llegaba a una parte que involucraba a su aparente enemigo mortal Michel Benoit. Estaba tan atrapada en su historia que no supo cuándo se quedó dormida, pero al despertar, vio la oscuridad iluminada por la luna y sintió el aroma de la sal mezclada del océano. Con sus ojos ardiendo y el corazón palpitante, comenzó a empujar la puerta pesada. Isaac ya la había desbloqueado, y para el momento en que la abrió, él estaba allí para atraparla. –Isaac… –Lágrimas rodaban calientes y húmedas por su cara–, me trajiste a casa. Él se negó a soltarla. –Lo hice cariño, pero ya sabes lo que dijo Malachai. No sobrevivirás si nadas en tu condición actual. Leila casi no lo escuchó, la música de las olas era un pulso visceral que latía con su nombre. Entonces una morena alta con características que le recordaban a otra biólogo marina que conocía, una mujer que procedía de la Nación Lil'wat, salió de uno de los vehículos que los escoltaban y se acercó. Ella llevaba el aroma del océano muy profundo en su piel. Su manada. El reconocimiento fue suficiente para alejar la atención de Leila del mar, pero no para separarla de Isaac. No conocía a este miembro de su manada, nunca antes había estado con ella. Entonces la mujer hizo una llamada y le entregó el teléfono. Su cuerpo entero se sacudió, porque era Miane en el otro extremo, diciéndole que estaba a salvo, que esta mujer y su compañero la llevarían a sus propias aguas.

404


–Las aguas canadienses son demasiado frías para ti en tu estado actual –dijo Miane con dominio inherente en cada palabra–. Detendrá tu corazón incluso aunque cambies. Mantente en forma humana solo un poco más. Todo su ser ardía por la necesidad del mar, pero no podía contradecir a su alfa. –No cambiaré. –Surgió como una promesa temblorosa. –Solo por un rato más, pequeña bailarina. Pequeña bailarina. Nadie la había llamado por su apodo de la infancia durante un eón. Por supuesto, Miane lo recordaría, y al hacerlo, le recordó a Leila lo que era debajo las cicatrices y el dolor. –Resistiré –prometió con voz más segura–. Hasta que llegue a casa. Tomando el teléfono de vuelta, la morena señaló un yate anclado en la distancia, sus velas blancas brillantes bajo el beso de plata de la luna, y luego hizo un gesto hacia una pequeña lancha en el agua poco profunda. –¿Estás lista? Leila tragó, mirando hacia Isaac. –Gracias. Tu Jessie es una mujer afortunada. Su sonrisa era como la salida del sol sobre el océano. –Envíame algún día una postal con palmeras. Nunca he ido al trópico. –Ven a visitarme. Trae a Jessie –le susurró, lanzando sus brazos alrededor de su gran y robusta forma. Y luego no pudo luchar más contra la atracción, se dirigió hacia la playa tan rápido que sus rodillas amenazaban con doblarse debajo de ella. La mujer morena y un hombre negro delgado le ayudaron a subir a la lancha. Ella arrastró su mano en el agua y trató de no llorar por la necesidad, mientras comenzaban a alejarse. Casa, ella iba a casa.

405


Traducido por Lucrecia.

De los diarios privados del padre Xavier Pérez.

14 de julio de 2081. Nina: Ha estallado la guerra. Las calles de San Francisco están inundadas con soldados. Estoy escribiendo esto en el sótano de la iglesia, en un instante robado. A mí alrededor hay refugiados que otras personas físicamente capaz y yo hemos traído. Ya no tengo más tiempo para escribirte. Debo irme, buscar a otros a quienes pueda ayudar. Xavier.

406


Traducido por Lucrecia.

MIANE NO RESPIRÓ de verdad hasta que Leila abordó Cifica, la ciudad meciéndose con suavidad debajo de ellos al ritmo del pulso marítimo. La joven había sido transportada en un yate a la ciudad grande de BlackSea más cercana, y después tomaron un avión de alta velocidad para llegar a casa. Ese avión aterrizó apenas dos minutos atrás en el agua junto a la principal ciudad BlackSea en el trópico. –Leila. –Tomando a su compañera de manada en sus brazos, la abrazó con fuerza mientras Leila lloraba. –Me volvieron fea –susurró Leila contra su pecho–. Nunca fui bonita, pero ahora soy un monstruo. –Jamás vuelvas a decir eso de nuevo. –Miane luchó contra su furia, sosteniendo a Leila con firmeza–. Eres fuerte y hermosa, y una de los míos. –Las cicatrices, Miane... quiero que se vayan –respondió con sus dedos tocando su cara, su voz ronca. –Tenemos un cirujano excelente. –Era humano pero un ángel con las cicatrices–. Le pediré que venga a la ciudad. –El hecho de que Leila hubiese hablado primero de sus cicatrices no le sorprendió. Todas las víctimas de trauma reaccionaban de forma diferente, y sabía por Olivia Coletti que, a veces, un comentario o una solicitud de apariencia superficial, no lo era en absoluto. “Cada vez que miro al espejo”, le había susurrado Olivia, “las veo. Esta no es mi cara. Es lo que ellos me hicieron.” –¿Funcionara? –preguntó Leila con voz temblorosa. –Sí. –Las cicatrices de Olivia ya eran tan finas que resultaba difícil detectarlas bajo la luz normal–. Él es muy bueno. Un asentimiento brusco. –No es vanidad. Es que…

407


–Lo sé. –Besó la frente de la mujer más pequeña y delgada, manteniéndola cálida y segura entre sus brazos–. Te hemos extrañado, Leila. Nuevos sollozos desgarradores y dolorosos y crudos, sacudieron el cuerpo de Leila. Pero cuando terminó y elevó sus ojos empapados en lágrimas para mirar a Miane, en ellos existía una luz luminosa. –El mundo no entiende. Creen que no le importamos a nadie solo porque el océano es demasiado grande y algunos de nosotros nadamos solos. Miane enjuagó las lágrimas de Leila. –Sabemos la verdad y eso es lo que importa. –Miane se convertiría en un depredador por su pueblo, lucharía contra cualquier enemigo para mantenerlos a salvo–. Somos BlackSea. –Somos uno –susurró Leila, completando el lema que no estaba escrito en ninguna parte y sin embargo definía a los cambiantes de base de agua. Sin importar lo lejos que viajaran o qué tan profundo, ellos eran parte de algo más grande. Nunca era olvidados. Nunca eran descartados. Eran uno.

408


Parte 7

409


Traducido por Fabiola.

DIEZ MINUTOS DESPUÉS de haberse enterado de que Leila Savea estaba a salvo en su hogar con su gente, Ryley caminó con Mercy en el bosque cerca de su cabaña, su brazo enganchado en el suyo. Él se había negado a irse de su lado, su compañero alto, musculo y ágil que la miraba como si ella se fuera a caer. –¿Por qué no subiste de peso en alguna otra parte? –le gruñó–. Al menos estarías más estable. Ella le enseñó los dientes. –Cállate. Me puedo mantener derecha yo sola. Y para tu información, comí como un oso antes de hibernar, pero nuestros hijos son unos gamberros voraces. Riley esperó cuando ella se detuvo y contuvo la respiración. Espera, en ningún momento durante su embarazo Mercy había contenido la respiración durante una simple caminata, jamás. –Estás teniendo una contracción –le acusó. –La primera. –Un ceño dirigido a él–. Y es una pequeña. Es probable que como mínimo nos falten horas. –Por supuesto que sí. –Sabiendo que ningún niño con la sangre de Mercy en sus venas sería de alguna forma predecible, sacó su móvil y llamó a Tamsyn. –Estaré ahí en quince minutos –informó la sanadora, claramente en las inmediaciones. Es probable que eso fuera a propósito, con Mercy tan atrasada en la fecha, y no solo en términos de un embarazo cambiante múltiple, sino en uno general. –¡Oh, mierda! –Mercy estaba casi encorvada. Con su corazón latiendo con fuerza, Riley se mantuvo calmado y comenzó a acariciar su espalda con el toque firme que a ella le gustaba. Cuando la contracción pasó, la ayudó a alzar su espalda. Caminaron un poco más pero permanecieron cerca de la cabaña.

410


El instinto de Riley era el de apresurarla hacia una cama cómoda, pero Mercy era una centinela leopardo y ella conocía su cuerpo. En algún punto, ella presionó las palmas de sus manos contra un árbol y empujó mientras él masajeaba su espalda, excavando con sus pulgares de la manera que le exigió. Incluso cuando ella le gruñó, sus ojos oscuros como resultado del creciente dolor, él besó su frente y la acarició. Después que la contracción pasó, su compañera salvaje y hermosa se volvió hacia él. –Lo siento. Riley besó sus mejillas, sus labios, en una caricia que estaba destinada a confortar. –Puedes gritarme todo lo que quieras. Eso me hace sentir que soy útil para algo. –Acariciando su cabello húmedo, la sostuvo tanto como ella quiso antes de que empezaran a caminar de nuevo. Un minuto después, Mercy rompió aguas. Las contracciones estaban llegando tan seguidas que para el momento en que Tamsyn los alcanzó, la brecha ya no era de minutos sino de segundos. Ellos no pudieron entrar a la casa. Los lobardos nacieron con rapidez en el césped suave fuera de la cabaña, la mano de Mercy sujetando la de Riley y su espalda apoyada contra él mientras Tamsyn atrapaba a sus hijos impacientes. Quienes decidieron venir todos prácticamente uno detrás del otro. Limpiando sus rostros, la sanadora colocó a los pequeños en los temblorosos brazos de Mercy. Riley deslizó sus brazos debajo de los suyos para ayudarla a mantenerlos a salvo. –Hola –susurró Mercy, con una suavidad que, hasta ese instante, solo Riley había escuchado. Ella besó sus caras llorosas por turnos antes de mirarlo a él. –Ahora eres papá, lobo. Su sonrisa era tan grande que se sintió como si su rostro se fuera a partir. –Demonios, sí. –Ven aquí –murmuró ella mientras los lobardos se calmaban bajo el toque de su madre, por el contacto piel con piel que era tan importante para los cambiantes recién nacidos–. Ellos también necesitan sentir el toque de su papá. Relajando su agarre, se colocó a su lado para poder sostener a Mercy con una pierna detrás de su espalda y aun así poder cargar a sus bebés. Él se deshizo de su camiseta casi sin pensarlo y entonces Mercy colocó a los tres cachorros en sus

411


brazos. Los “gamberros voraces” eran fuertes y saludables, pero pequeños. Él acarició cada suave rostro, trazó sus aromas, sintió su corazón expandirse de nuevo para hacer incluso más espacio para esas tres preciosas almas. Tamsyn, quien había estado atendiendo a Mercy, por fin los metió dentro de su casa. Solo cuando los tres cachorros estuvieron acurrucados contra Riley en la cama, piel con piel, Mercy entró en la ducha por un minuto. Vistiendo una de sus playeras, con bragas debajo, ella caminó en línea recta hacia los bebés. –Míralos. Son tan perfectos. –Ella tomó un pequeño pie, besó cada talón. Entonces hizo lo mismo con los otros dos lobardos, mientras Tamsyn sonreía y les daba privacidad. Cuando Mercy tomó a un lobardo y el bebé lloriqueó por el roce con el algodón, ella se deshizo de la camiseta y arrastró a su pequeño a su pecho. El bebé se calmó de inmediato. –Riley, hicimos tres bebés hermosos –susurró ella con gran admiración, sus ojos brillando. Con su cabello cayendo en ondas rojas sobre su piel de crema y oro, y su rostro iluminado mientras miraba primero a un bebé, después se inclinaba para besar la mano empuñada de otro, y la cabeza del tercero, Mercy causó que su corazón se detuviera. –Lo hicimos –consiguió decir él, haciendo malabares con los dos cachorros para sostenerlos en un brazo y así poder usar su mano libre para envolverla alrededor del cuello de Mercy–. Eres asombrosa. Una sonrisa centellante. –Nunca lo olvides, lobo. –Inclinándose, ella mordió su labio inferior–. Quiero sostenerlos a todos de nuevo. –Se colocó en una posición cómoda contra la cabecera de la cama, las almohadas apiladas en su espalda, y después Riley colocó los otros dos cachorros sobre ella. Sus pequeños rostros parecían sonreír, sus manos suaves esparciéndose sobre su piel. Riley los vigiló, sintiendo una felicidad tan profunda que ninguna parte de él podría articular. Su compañera estaba a salvo, al igual que sus cachorros. Riley Aedan Kincaid no podría pedir nada más.

412


Traducido por Fabiola.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez.

27 de Septiembre del 2081. Nina: Nuestra ciudad ha estado en paz por meses. Los cambiantes ganaron la batalla que profanó la paz al principio de este año, pero mis dos amigos creen que esta es solo una calma temporal, el cambio se está desarrollando con cada vez mayor impulso en la PsyNet, la red que conecta a cada Psy en el mundo excepto a los pocos que han desertado. “Se aproxima un terremoto, Xavier,” uno de mis amigos me dijo apenas unas horas atrás. “Solo los fuertes quedarán de pie cuando termine.” Rezo por las almas atrapadas en el tumulto. Psy, humanos, y cambiantes por igual. Ya no estoy lleno de odio hacia toda una raza. Ellos son buenos y malos, tan perfectos y defectuosos como cada uno de nosotros. Con esa comprensión, también he encontrado una especie de paz. Pero mi corazón todavía duele en las noches por perderte. Ya han pasado muchos años y todavía giró y busco tu sonrisa, todavía extiendo mi mano para tocar la tuya. Sé que siempre lo haré. Tuyo, Xavier.

413


Traducido por Fabiola.

LUCAS Y SASCHA llegaron a dar la bienvenida a los lobardos al mismo tiempo que Hawke y Sienna, una escaza hora después del nacimiento. Dado el hecho que el alfa de Riley y su compañera deberían haber estado muy retirados, Riley comprendió que Hawke se aseguró de estar por los alrededores durante toda esta semana, mientras esperaban a que Mercy diera a luz. No solo porque así podría darle la bienvenida a los bebés, sino en caso de que la fuerza de un alfa fuera necesaria. A pesar que Lucas era quien tenía un vínculo directo con Mercy, Hawke podía compartir su fuerza con Riley. Ambos alfas se detuvieron en el marco de la puerta de la habitación, sus hombros tocándose. Era una postura inusual para dos cambiantes dominantes depredadores, no solo porque estaban compartiendo espacio, sino porque no estaban presionándose para afirmar quién era más alfa. Eso revelaba mucho más sobre su relación, y la amistad y la confianza que los ataba, de lo que alguno de los dos admitiría jamás. –Entonces, veo que nadie ganó la apuesta –comentó Hawke. La sonrisa de Lucas fue muy felina. –¿No dicen las reglas que entonces todo el dinero va para los lobardos? Al lado de Riley, su compañera, vestida con una camisa, sonrió. Esa camisa era suya y estaba lo bastante desabotonada para poder mantener contacto piel con piel con los lobardos sin mostrar sus pechos, a pesar de que como ella había señalado, justo en esos instantes sus pechos eran “jodidamente alucinantes”. Riley no tenía argumentos en contra de esa declaración. Ella estaba sentada con las piernas cruzadas debajo de una sábana sobre su cadera, dos de sus bebés abrazados contra ella, mientras Riley sostenía al tercero contra su pecho desnudo y se recargaba contra la cabecera. Tamsyn había cubierto las espaldas de los lobardos con cobijas de lana, para mantenerlos cálidos.

414


–Sí y sí –expresó Mercy en respuesta a las preguntas de Hawke y Lucas. – Entonces ella elevó su mano y chocó el puño que Riley alzó contra el suyo–. Felicitaciones por un plan bien ejecutado. –Engañados por un gato –declaró Hawke negando con la cabeza, causando que Riley riera. –Fue mi idea –Riley le dio un beso en la cabeza al bebé en sus brazos. Mercy y él han estado jugando a “pasa al lobardo” la hora completa desde el nacimiento, asegurándose de que cada pequeño recibiera el mismo tiempo con ambos padres. No es como si a los somnolientos alborotadores pareciera importarles, enrollándose felizmente contra su padre o su madre–. Lara ayudó –añadió. La sanadora SnowDancer dejó “por accidente” una ecografía adulterada sobre su pantalla por un corto periodo. Un compañero de la manada vio los cuatro contornos en la imagen y los rumores aumentaron, como es su naturaleza, y de pronto todas las apuestas se desviaron hacia cuádruples. –Tammy también. –Mercy hociqueó a los lobardos en sus brazos, después estiró su mano para tocar con sus dedos la espalda del bebé que Ryley sostenía–. Ella confirmó el rumor negándose a confirmarlo, haciendo obvio que era verdad. Ambos alfas sonrieron, después se adentraron en la habitación. Riley no supo cómo lo hicieron, pero de alguna forma, entraron al mismo tiempo sin codearse o empujarse. Como si inconscientemente se coordinaran. Y síp, se guardó ese pensamiento para sí mismo, Luc y Hawke quizás eran amigos, pero ellos odiaban si alguien señalaba ese hecho. Lucas se sentó en la mesa en el lado de Mercy, mientras Hawke se mantuvo en el lado de Riley. No se necesitaban intercambiar palabras. Mercy y él entregaron su preciosa carga a sus alfas, para ser aceptados en la manada, para ser bienvenidos. Los tres bebés se mantuvieron en calma y silenciosos, como era normal para un joven en presencia de su alfa; lo interesante fue que ellos se mantuvieron en calma con ambos alfas. Hawke y Lucas no devolvieron a los pequeños hasta que ambos cargaron a cada uno. Fue entonces cuando Sienna y Sascha se asomaron y preguntaron si podían acariciar a los lobardos. Ambas mujeres se recostaron al final de la cama cuando Mercy las saludó y ellas empezaron a sonreír y arrullar y acurrucar. Mercy, mientras tanto, solo se veía complacida y feliz. Lo cual hacía a Riley muy complacido y feliz.

415


Deslizando su brazo alrededor de ella, miró de Hawke a Lucas, y luego de vuelta a su propio alfa. –¿Entonces? –Sus bebés no cambiarían por más o menos un año, pero los alfas sabrían cuál cachorro pertenecía a cada manada. Un buen alfa (y esos dos eran unos alfas extraordinarios) conocían a su manada. Los ojos de Lucas se encontraron con los de Hawke. El verde de la pantera y el azul del lobo, ambos pares centellaban. –Decidimos que deberíamos mantenerlos en suspenso como ustedes mantuvieron a todos los demás durante todo el embarazo –dijo Lucas. Mercy aventó una almohada a la cabeza de su alfa que estaba riendo. –Te mataré, lo juro por Dios. –Una pausa antes de que liberara sus garras y miraba pensativa a Hawke–. Aunque te mataría a ti primero. –Nunca lo dudé. –Con eso, Hawke se estiró y alcanzó a los dos chicos en los brazos de Sascha, mientras Lucas tomaba a la pequeña niña de Sienna. Los ojos de Sascha se ampliaron. –Dos lobeznos de lobo y un cachorro de leopardo. Creo que eso contesta a la pregunta de quién de ustedes es más dominante. –No, no lo hace –dijo Riley–. Isabella nació primero, dirigió la carga. –Dejó un beso en el cabello de Mercy–. Diría que eso nos deja empatados. –Buena respuesta, lobo. –Un beso que contenía luz de sol, el placer de su compañera era evidente. –También lo pienso –murmuró él–. Apuesto a que Isabella dejara a los chicos hecho polvo. –Adoro ese nombre. –Sascha sonrió a la cachorra que había robado de Lucas–. ¿Fue nombrada así por tu abuela? Mercy asintió. –Me imagine que un alfa es un buen homónimo para nuestra chica. Su segundo nombre es Maeve, por la mamá de Riley. –Entrelazó sus dedos con los de Riley–. Acton es por el padre de Riley y Michael por el mío. –Su sonrisa se hizo más profunda–. Belle, Ace, y Micah. –Haciendo una mueca, añadió–: Decidimos que sería mejor ponerles sobrenombres antes de que mis hermanos lo hagan primero. Dios sabe lo que Sombra, Hierba y Francesito habrían escogido. –Cuando todo el mundo se echó a reír, ella besó la mejilla de Ace después de que Hawke regresara a su hijo más pequeño a sus brazos y a Micah a Riley.

416


Riley y Mercy eligieron los nombres de la familia porque ellos querían que sus hijos se sintieran firmemente arraigados, a pesar del hecho de que los tres eran únicos y harían su propio camino. Era por la misma razón por la que habían tenido una larga discusión antes de poner Smith-Kincaid como el apellido de los lobardos. Sí, era un nombre muy largo, en especial porque los tres tendrían segundos nombres, pero eso significaba que sus bebés, sin importar su animal cambiante, jamás se preguntarían si pertenecían más a uno de sus padres que al otro. –El segundo nombre de Michael es Hawke –le dijo Riley a su mejor amigo. –Demonios –expresó Hawke después de quedarse paralizado. La simple palabra contenía una tormenta de emoción, su lobo merodeando en sus ojos. –Y el de Acton es Lucas –dijo Mercy a su alfa, recibiendo la misma reacción intensa–. Lobo o leopardo, queremos que nuestros bebés sepan que son queridos por ambas manadas. Eso, pensó Riley, era la pura verdad.

DIEZ minutos más tarde, Riley vio los ojos de Mercy seguir a Hawke mientras él le tendía a Ace a Lucas, antes de tomar a Bella y a Micah del alfa leopardo. Él sabía por qué estaba tan intrigada, ambos alfas estaban tratando a los niños como si fueran suyos. Eso por lo general no era una elección. Los alfas eran tan territoriales con los niños de su manada como los padres lo eran con sus cachorros. Lucas captó sus miradas. –En términos de jerarquía de la manada y para cualquier necesidad disciplinaría, Belle es mía, mientras Micah y Ace son de Hawke, pero todos son nuestros. Decir eso era una cosa extraordinaria para un alfa cambiante depredador... y aun así le resonó a Riley. Él le pertenecía a Hawke, pero también pelearía hasta la muerte por Lucas, porque DarkRiver necesitaba a Lucas, y Mercy necesitaba a DarkRiver. Sabía que su compañera haría lo mismo por Hawke, sin importar cuántas veces podría haber amenazado con matarlo. Ahora, ella le robó de vuelta a Belle, acarició su dulce rostro. –¿Escuchaste eso, niña? Tendrás que lidiar con dos de ellos.

417


–Ella puede manejarlo. –Lucas tocó la mejilla de Mercy con el afecto de un alfa a su compañera de manada–. Belle es tu hija, con un poco de lobo en ella, pero no le guardaremos rencor por ello. Hawke gruñó al otro alfa, aunque fue difícil tomar en serio su "amenaza" cuando estaba sosteniendo a Ace contra su pecho, sus manos cubriendo el pequeño cuerpo de su lobardo mientras frotaba su mandíbula con suavidad contra el rostro de Ace. La mano de Ace se abrió y se cerró contra el pecho de Hawke, sin embargo sus ojos permanecieron cerrados. Al otro extremo de la cama, Micah estaba bostezando en los brazos de Sascha, mientras Sienna acariciaba con suavidad el cabello castaño oscuro de su cabeza. Todos los niños tenían esa sombra oscura que probablemente se convertiría en un profundo marrón con reflejos castaños rojizos cuando crecieran. Una combinación de sus padres. Eso hizo sonreír a Riley, justo cuando captó la primera pista de voces animadas desplazándose en su dirección. Sus hermanos y los de Mercy, al igual que los padres de Mercy, entraron minutos más tarde, llenos de júbilo y excitación y amor. Mucho amor. Sus hijos nunca carecerían de algún compañero de juegos o de cuidado. Y cuando volvieran a casa, lo harían con padres que se adoraban el uno al otro y a sus bebés. Mercy elevó su mirada entonces, sus ojos brillando con emoción. –Te amo, Riley. –Yo también, gatita –susurró él, robándole un beso mientras sus bebés clamaban atención, y por primera vez en la historia conocida, lobos y leopardos adultos se mezclaron con recién nacidos en sus brazos, sin agresión protectora por ningún lado. Familia, pensó Riley, SnowDancer y DarkRiver se habían ido convirtiendo en familia por un largo tiempo. Belle, Micah, y Ace solo añadieron el sello final a esa unión.

BASTIEN descubrió sus dientes a su hermano, Sage, cuando Sage se atrevió a intentar quitarle a Micah después que él se lo hubiera reclamado a Drew. Sage presionó de todas formas, poniendo un brazo amistosamente alrededor de la

418


cintura de la compañera de Bastien, Kirby, mientras apretaba contra su espalda y miraba sobre su cabeza al bebé que tenía entre sus brazos. –Hola, cacahuate –dijo él, tocando con un dedo la nariz del bebé dormido. Esa nariz se arrugó pero el bebé siguió durmiendo. –Bastien, quiero sostenerlo. –Kirby extendió los brazos en ese susurro, y él puso a Micah en su abrazo gentil. Con su rostro iluminándose, ella acurrucó al bebé. –Hola, tú. –Un beso delicado en una mejilla suave como el terciopelo... Y el bebé hizo un pequeño sonido que pudo haber sido un gruñido feliz–. ¿Escuchaste eso? –Brillantes ojos de lince, el gato de Kirby tan curioso sobre este nuevo compañero de manada como la parte humana de ella–. Le gusto. –Por supuesto que le gustas, él conoce a la familia. –El corazón de Bastien era una cosa grande dentro de su pecho–. Vigílalos a los dos –le ordenó a su hermano antes de ir en busca de Mercy. Su hermana seguía sentada en la cama, más porque muchas personas estaban amontonadas, hablando y riendo, que porque pareciera en alguna forma débil. Haciendo su camino a través de la multitud, él la sostuvo en sus brazos sin importar sus sonrientes advertencias y presionó un beso en su mejilla. –Lo hiciste bien, Zanahoria. –Grr. –Garras se enterraron en sus hombros, pero lo besó de vuelta. –Dolió un montón. –Una pausa pensativa–. Creo que los hombres también deberían dar a luz. Bastien hizo una mueca de dolor. –Eh, no. –Besándola de nuevo, la dejó de vuelta en la cama antes de que su compañero decidiera que la estaba manoseando toscamente y viniera a atacarlo, Tenía confianza en sus propias habilidades, pero no iría contra un nuevo padre que resultaba ser el teniente SnowDancer conocido como "El Muro" por su testarudez y su renuencia a rendirse. Captando los ojos de Lucas mientras este salía de la habitación, negó con la cabeza. Aún no descifraba quién le pagó al capitán del barco que se suponía sería la prisión de Naya. Pero estaba cerca, tan cerca que casi podía olerlo, casi podía extender la mano y tomar a esa persona por el cuello, las garras extendidas para provocar un daño sangriento. Lucas asintió, la expresión del alfa indicando que confiaba en sus habilidades.

419


Con el leopardo encerrado dentro de su piel, Bastien regresó a Kirby para encontrar a Sage sosteniendo al bebé por debajo del asimiento de Kirby. Eso significaba que su hermano acariciaba a su muy acariciable compañera. Bastien negó con la cabeza. –No te puedes robar a ninguno de ellos, Hierba. Sage consiguió mostrarle el dedo a la vez que continuaba sonriendo al bebé. Mientras tanto, Kirby, se giró con cuidado en el agarre de Sage y le tendió al bebé. –Sostén su cabeza –le instruyó, a medida que el hermano de Bastien tomaba a Micah con sumo cuidado. –Hola, chico. –La sonrisa de Sage era tan amplía que estiraba toda su cara–. Soy tu tío Sage. Tu tío favorito. Mientras Sage se alejaba hacia Grey, quien acababa de tomar a Belle de su tía Brenna, Bastien envolvió sus brazos alrededor de Kirby por detrás. –Lindo, ¿verdad? –Precioso –concordó Kirby–. Quiero uno. Bastien soltó una risa. –Primero esperemos a que te acostumbres a cambiar. –Kirby seguía amoldándose en su piel como lince; también estaba pasando tiempo con la familia que nunca tuvo la oportunidad de conocer como niña y se estaba convirtiendo en una parte integral de la de él. Lo último no era en verdad una elección. Los Smith y DarkRiver la adoptaron como una de los suyos, encajaba como una pieza faltante. Los cachorros, en especial, amaban jugar con Kirby. Ella era una adulta, pero su forma lince la hacía más pequeña que los leopardos adultos, por lo que para los pequeños, ella se veía como una compañera de juegos con el tamaño perfecto. El hecho que fuera una profesora de preescolar y tuviese la paciencia para jugar y controlar a los cachorros la volvía aun más su favorita. Ahora ella rio. –Es posible que estés en lo cierto; además, creo que seremos niñeras de los lobardos con frecuencia. –Ojalá sea después de que crezcan un poquito. Estoy un poco asustado de su pequeñez –admitió en un susurro subvocal–. Tan frágiles. Kirby acarició una de sus manos. –Estarás bien. Tienes las manos más gentiles. –Levantando una de sus manos, presionó una serie de besos hasta la punta de sus dedos. Y ahí su corazón comenzó a retumbar de nuevo.

420


Traducido por Fabiola.

De los diarios privados del Padre Xavier Pérez.

23 de Junio de 2082.

Nina: Estoy en las montañas, cerca…

XAVIER levantó su mano de la página y miró a lo largo de las montañas de su tierra natal. Los sonidos de las voces de los niños se alzaban desde el pueblo más adelante, donde los pequeños aprendían debajo de un toldo tejido que se sostenía de seis postes enterrados en la tierra. El tejido fue tratado para ser a prueba de agua, y en el suelo estaba una alfombra gruesa en donde casi la mitad de los niños estaban sentados y recitaban sus tablas de multiplicar. Al fondo estaban los niños mayores. En lugar de mirar al profesor, se sentaban en pequeños grupos, sus manos curvadas juntas mientras trabajaban en un proyecto. Tan dentro del interior de las montañas, no existían salones de clases separados.

Todos

los

niños

tenían

organizadores

grandes

desarrollados

especialmente para tal uso, además podían acceder a un profesor de manera remota para distintos temas. No obstante, al igual que cuando comían juntos el almuerzo, se reunían por una hora al inicio del día y una hora al final para aprender en comunidad y discutir su aprendizaje con todos los grupos de edad. No eran solo humanos quienes se sentaban bajo este toldo, muchos niños cambiantes tomaban lecciones en este pueblo, dado que su manada tenía muy pocos niños para justificar un salón de clases separado.

421


Consolaba su corazón ver sus rostros felices, sus sonrisas brillantes, sus amistades inocentes. Pero su propia sonrisa desapareció hace tiempo, porque por fin llegó a su lugar de destino… solo para descubrir que su Nina no estaba aquí. Judd y Kaleb no estuvieron equivocados; una mujer que pudo haber sido su Nina estuvo en este pueblo menos de un mes atrás. Ella estaba suplantando al médico del pueblo quien se había ido fuera por entrenamiento, se mudó a su siguiente locación una vez que el médico regresó. Tragó, bajó la mirada hacia a la carta que estaba escribiendo, empezó de nuevo.

En mis fantasías, solía imaginar que quizá perdiste tus recuerdos y que fue por eso que no me buscaste, pero si esta eres tú, entonces recuerdas tu entrenamiento, recuerdas ser una enfermera. Has elegido permanecer aquí, lejos de mí. Has elegido cambiar tu nombre para que no te encontrara. Mi corazón se rompe ante ese pensamiento, pero no retrocederé de nuevo. Debo saber si eres tú y si hay alguna esperanza de rogar por tu perdón. Los aldeanos me dicen que, hasta donde saben, no tienes ningún amante. Ellos son leales a ti, pero una vieja aquí me reconoció como el hombre de Dios que una vez ayudó a un amigo en otro pueblo. Ella estaba dispuesta a confiar en mí. Debo confiar en ella. Porque la idea de que ahora pertenezcas a otro… La mano de Xavier tembló. Apoyando su espalda contra el tronco del árbol, parpadeó el ardor en sus ojos, después guardó la libreta y su lápiz. Le tomó un momento ponerse su mochila. Segundos después emprendió su camino lejos de este pueblo y hacia donde la vieja le contó que la mujer llamada Ani había ido.

DOS días después de hacer senderismo por las montañas y Xavier estaba a escasos quince minutos de su nuevo destino. En vez de seguir adelante, se forzó a detenerse cerca de una cascada pequeña. Si este sería su último encuentro con Nina, le mostraría lo mejor de sí mismo. Desnudándose, tomó el jabón biodegradable en su mochila, (gracias a un pequeño paquete de aseo que le fue regalado por la compañera de Judd), y se lavó.

422


Secándose después, se puso ropa interior y un par de pantalones tipo cargo color caqui antes de usar la cámara de su teléfono como espejo mientras se quitaba la barba negra que le fue creciendo durante su viaje. A Nina siempre le había gustado bien afeitado, aunque tampoco le importaba el rastrojo. Especialmente cuando se besaban. Aferrando en un puño apretado el recuerdo de su toque, de sus besos, terminó de afeitarse, después se puso un poco de loción del mismo paquete. Su cabello, tan rizado como era, no necesitaba peinarse. Buscando en el fondo de la mochila, sacó una prístina camiseta blanca, y se la puso. El color contrastaba contra la sombra oscura de su piel, la tela un poco rígida porque era muy nueva. Debajo yacía un collar que había usado por años. Calcetines y botas puestas, y estaba tan listo como nunca lo estaría. Su mochila se sentía más pesada esta vez, pero quizá fuera su corazón lo que pesaba. No importaba. Tenía que seguir adelante, tenía que saber. Regresando al sendero, hizo su camino al pueblo. Los niños lo vieron primero, siempre lo hacían. Dispersándose a la velocidad de la luz con sus pies descalzos, llamaron a sus padres y otros ancianos en un idioma que no era idéntico a su lengua materna, pero que estaba lo bastante cerca para entenderlo. Haciendo su ruta por el borde del pueblo, espero con paciencia hasta que un anciano, su rostro moreno áspero por la vida, se acercó a él, y le preguntó sobre sus asuntos. –He venido a ver a Ani –respondió. La bienvenida precavida se convirtió en un ceño fruncido. –¿Quién eres tú para buscar a nuestra Ani? –He estado buscando a mi Nina por muchos años –respondió con suavidad–. Desde el día en que los Psy destruyeron nuestro pueblo. Mis amigos me dijeron que Ani es Nina. Un bufido. –¿Y si es ella? Cambió su nombre. Me parece que ella quiere escapar de ti. Una daga a su corazón, esas palabras lo hicieron tambalear por dentro. –Sí –aceptó, incluso mientras sangraba–. Pero necesito oírlo de ella. –Encontró la mirada del anciano–. No debes temerme. Todo lo que quiero es un minuto con ella.

423


Entonces la escuchó: La risa de Nina. Su cabeza se elevó, dejó caer su mochila y caminó pasando al anciano sin mirar atrás. Fue consciente de más ceños y quejas alrededor de él, consciente de personas siguiéndolo, pero no le importó. Tenía que verla, rogar por su perdón. Y ahí estaba ella, vestida en un vestido simple de color amarillo pálido que se arremolinaba alrededor de sus pantorrillas mientras giraba y giraba con sus manos enganchadas a las de los niños de entre siete u ocho años. Otros niños bailaban a su alrededor, riendo y gritando por su turno. –¡Ani! ¡Ani! ¡Yo! ¡Quiero intentarlo! Su corazón, era un tamborileo masivo que tronaba en sus oídos. Habría caído de rodillas excepto que quería ver los ojos de Nina… y entonces el giro se detuvo y ella se volteó riendo hacia él… y no hubo reconocimiento en sus ojos. Ella miró hacia adelante sin notarlo. El aliento de Xavier se convirtió en fragmentos dentados en sus pulmones antes de que su mente controlara a su corazón. Sin importar cuán enojada estuviese con él, Nina jamás sería capaz de ignorarlo con tanta frialdad. Ellos significaron demasiado para el otro por mucho tiempo. A pesar de que su rostro estaba girado hacia él, ella no se encontró con sus ojos. Entonces lo entendió. Caminando hacia ella, observó cómo su cabeza se inclinaba un poco a la izquierda, era evidente que se percató que él se acercaba. –Es Xavier –dijo cuando estuvo a un escaso metro de distancia de ella. –Xavier… –Sus labios dividiéndose en un susurro. Una mano se elevó, temblando. Él se inclinó para que ella pudiera tocar su rostro con sus dedos, para que pudiera trazar sus líneas. Su hermosa Nina con sus ojos tan oscuros que ahora eran mucho más pálidos, con una tonalidad azul acuosa. El color de alguien sometido a regeneración después de un daño catastrófico a los ojos. Tomaba un año para que la regeneración funcionara, y si Nina había sido herida durante su caída en el agua y permaneció en las montañas todo este tiempo, el retraso era entendible, la regeneración era altamente especializada y venía acompañada de un alto costo. Nina tendría que calificar para una donación o el tratamiento serle dado por una clínica de caridad. Incluso entonces, si su intento

424


fallaba, tendría que esperar obligatoriamente tres años antes de un segundo intento. Hoy, esos ojos ciegos parecían encontrarse con los suyos mientras trazaba sus dedos sobre su rostro. Una lágrima rodó por su mejilla. –Xavier –susurró de nuevo–. Xavier. La tomó entre sus brazos a pesar de saber que debía esperar, que debía estar seguro de que ella quería que lo hiciera. Pero no podía quedarse allí mientras Nina lloraba. –Shh –susurró, el sonido áspero porque su garganta estaba gruesa, sus ojos ardiendo–. Calla, mi amor. –Habló en su dialecto compartido, un dialecto que solo había sido hablado en un pueblo destruido mucho tiempo atrás–. Nina, por favor no llores. Pero ella seguía sollozando y entonces él se dio cuenta de que también estaba llorando, y se abrazaron el uno al otro con mucha fuera. Fue vagamente consciente de que los niños fueron llevados lejos, de los adultos yéndose, hasta que estuvo solo con Nina y ella no lo estaba empujando, sino abrazándolo más cerca. –… estabas muerto –dijo ella con voz temblorosa–. Ellos me dijeron que estabas muerto. –Repetía eso una y otra vez. Pasando su mano sobre la masa de cabello negro rizado, la besó en la sien, su mejilla, el sabor de sal cálida en su boca. –Te busqué –dijo–. Te busqué por mucho tiempo. ¿Dónde estabas? Sus palabras salieron aglomeradas hasta que ya no eran palabras. Estuvieron separados durante mucho tiempo para hacer otra cosa distinta a sostenerse el uno al otro. El mundo estaba quieto a su alrededor, las voces de las personas del pueblo algo lejanas, cuando Nina y él por fin fueron capaces de respirar lo suficiente para decir más palabras. Presionando un beso en su cabello, bajó la mano para tomar la suya, sus huesos finos y su piel de un exuberante marrón. –¿Caminas conmigo? Sus dedos se entrelazaron entre los suyos en una respuesta silenciosa, y los dos caminaron hacia la nutrida vegetación alrededor del pueblo, hasta que estuvieron en privado, solos. Entonces, con sus manos ahuecando su rostro, Xavier admitió su culpa. –Nunca debí haberte hecho saltar.

425


Las manos de ella encontraron su rostro de nuevo, lo sostuvo con dulce ternura. –Entonces estaría muerta. –Su voz era ronca por sus lágrimas, pero llenas de determinación–. Todos murieron. Eso es lo que me dijeron. –¿Quiénes? –Todas las personas a las que pregunté, y le pregunté a muchas. –Su respiración un jadeo irregular–. El agua era muy rápida, muy fuerte. Me arrastró lejos de nuestro pueblo y en algún punto, me golpeé la cabeza y no puedo recordar qué pasó después. Sé que fui rescatada por otros pueblerinos, pero ellos no me encontraron sino hasta cuatro días después del ataque. –Sus manos seguían tocándolo, así como él seguía tocándola–. Mis salvadores me llevaron a una clínica local autosuficiente y el doctor de allí hizo lo que pudo, pero estaba en muy mal estado, pase dos meses sin estar apenas coherente. –¿Por qué no te llevaron a un hospital más grande? –Incluso mientras preguntaba, Xavier supo la respuesta, en ese entonces los Psy habían estado haciendo daños fatales a través de la región, hasta que la gente que llamaba a esas montañas hogar dejó de confiar en las ciudades o en los grandes hospitales manejados por ellos. Nina dijo lo mismo. –Aun después de esos dos meses, no estuve completamente bien –añadió–. Tenía huesos rotos y otras heridas que seguían curando, pero mi cabeza era lo peor. No podía mantener los pensamientos, ni los recuerdos. –Tembló–. Por un tiempo creí que nunca me encontraría a mí misma, que siempre estaría perdida, pero todo volvió en los ocho meses siguientes. Ella volvió a deslizar sus brazos alrededor de él. –Empezaste a hacer preguntas en el instante que volviste a ser tú misma – dijo, conociendo a su Nina, a la vez que envolvía sus brazos alrededor de ella–. Y la gente te dijo que todos murieron. Un asentimiento tembloroso. –No les creí. Regrese a casa pero ya no había un pueblo ahí, solo estaba un paisaje vacío, limpio de todo signo de nuestras familias, nuestros amigos. –Los Psy hicieron eso –le dijo–. Los mismos Psy cuyos soldados mataron a todos a los que conocíamos. –Era importante para él diferenciar al grupo, los años desde el ataque le enseñaron que la raza Psy no era una gran entidad sino millones de individuos separados.

426


Justo como él, justo como su Nina. Ella aporreó sus manos vueltas puños contra su pecho. –¿Por qué no dejaste ninguna señal? ¿Por qué no le dijiste a la gente que estabas vivo? Él quiso protegerla, no pudo. –Recibí un golpe telepático –dijo y la sintió retroceder–. Cuando desperté, todos estaban muertos y supe que los Psy vendrían de nuevo para limpiar la zona –tragó–. No pude enterrar a nadie, o eso los alertaría de posibles supervivientes. Qué Dios me perdone por esa elección. –Nunca podrías haber enterrado a tantos, Xavier –dijo Nina con suavidad–. Dios conoce tu corazón. –Estuve por las montañas buscándote –continuó, tomando esas palabras y guardándolas muy cerca–, y eventualmente me uní a un grupo de rebeldes que se dedicaba a sabotear o destruir todas las operaciones Psy en el área. –Esos hombres y mujeres habían sido conducidos por la misma necesidad de venganza que mantuvo a Xavier vivo al principio, incluso en los momentos de mayor desesperación–. Me quede por los alrededores durante tres meses, pero mi trabajo con los rebeldes eventualmente me llevó a cierta distancia en la dirección opuesta a este pueblo. –Separándolo sin saberlo de su corazón–. Cuando recibí un disparo en una operación, ellos me atendieron hasta que pude cuidar de mis propias heridas, entonces me dejaron en una cueva con suficientes suministros para mantenerme. – Herido como estaba, los rebeldes lo consideraron un peso muerto–. No me pude mover más que unos pocos metros por casi un mes. Intentó gatear hacia su pueblo devastado en algún punto, queriendo morir en el suelo de su hogar, solo para ser forzado a regresar después de estar peligrosamente cerca de la inconsciencia. Nadie en su condición podría sobrevivir una noche en el frío de las montañas sin algún tipo de protección. Incluso sabiendo que no podría hacerlo, quiso decirle a su yo más joven que siguiera gateando, que encontrara su camino de vuelta al pueblo y a Nina. –Para cuando regresé, los pueblos cercanos llevaban tiempo estando desiertos y la gente que vivía más lejos no sabía nada. –Los músculos de sus hombros estaban anudados, su mano empuñada sujetando su cabello–. Pregunté por todos lados. –Sin embargo las montañas eran grandes, y en ese entonces las personas que las llamaban hogar se mudaban con frecuencia debido al miedo o por necesidad o por factores ambientales, una multiplicidad de razones. No era improbable que

427


Nina hubiera hablado con algunas de esas personas cuando fue a buscarlo. En especial porque regresó mucho después que él–. ¿Por qué te llaman Ani? – preguntó, su corazón apretado y adolorido. –Fue como mis salvadores me llamaron durante el tiempo en que no fui yo y después… cuando pensé que todos estaban muertos, que estabas muerto, no quise volver a ser Nina. –Te busqué –volvió a repetir él, necesitando que ella lo supiera, que le creyera–. He sido fiel, no he amado a nadie más. –Cayendo de rodillas mientras sus lágrimas comenzaban a brotar de nuevo, se atrevió a decir las palabras que mantuvo mucho tiempo en su interior–. Di que me perdonas, Nina. –Xavier. –Cayendo de rodillas frente a él, negó con la cabeza y su corazón se hundió, su mundo reduciéndose a solo su rostro y a este instante que quizá lo rompería para siempre–. No hay necesidad de perdón. –Él tomó una dura respiración, luego otra–. Sé qué hiciste lo que hiciste por amor. –Su beso fue una bendición–. Te amo, Xavier. He escuchado por tu voz incluso después de que el mundo me convenciera que estabas muerto. –Sus dedos tantearon sus labios–. No he amado a nadie más que a ti. Temblando, él fue quien cayó en su abrazo esta vez. Ella lo sostuvo con amor en cada respiración. –Mi Xavier.

–LA regeneración podría no funcionar –le dijo ella mucho tiempo después, acunada contra su pecho mientras él apoyaba su espalda contra un árbol robusto con hojas verdes oscuras–. Este es el segundo y último intento. Estaba feliz de no escuchar preocupación en su tono de que él se habría sentido diferente sobre ella. Ella sabía que la amaba, sin importar su apariencia física o salud. –Eres reverenciada como enfermera. –Tengo un aprendiz que actúa como mis ojos, y juntos, lo manejamos. Ella hacía más que manejarlo, pensó, considerando la fidelidad que generaba entre las personas que solían ser leales solo a aquellos que conocían de toda la vida.

428


–Tengo conexiones ahora, Nina. Puedo llevarte a los mejores doctores si quieres. –He aprendido a vivir como soy, incluso he prosperado, pero podría hacer mi trabajo mejor con ambos ojos o al menos algo de visión. –Sus dedos rozaron su mandíbula–. También soy egoísta. Quiero verte de nuevo. Júbilo reemplazó el dolor en sus venas. –Entonces encontraremos a los mejores especialistas. –Sabía que Judd y Kaleb lo ayudarían sin dudar; él había aprendido que la familia tenía diferentes caras. La suya ahora incluía a dos Psy con habilidades letales. –Hay otros aquí –comentó Nina–. Muchas personas que aún están aisladas, que no confían en los cambios de los Psy y son reacios a regresar a las vidas que abandonaron para sobrevivir. Muchos necesitan pruebas de que no serán asesinados si regresan a su tierra. Otros necesitan ayuda médica, acceso a mayor educación… –Estoy contigo. –Xavier luchó junto a sus amigos por años. Ahora era tiempo de acompañar a Nina. Se despidió de sus feligreses al principio de su viaje, queriendo ir a este con todo su corazón y alma. Pero no los había abandonado. Nunca podría hacer eso a quienes le ayudaron tanto como él a ellos. Los dejó en las manos gentiles y capaces de una joven mujer de Dios que estaba lista para su propia congregación. Ella tenía la suficiente fuerza para ofrecer un hombro a aquellos que lo necesitaran, y un corazón lo bastante grande para abrirlo a cualquier alma que entrara por la puerta. Estaba en paz con su decisión de dejar San Francisco, no podía pensar en ninguna vida mejor que vivirla al lado de su Nina. –Cobraré cada favor que tenga para ayudar a las personas que te mantuvieron a salvo hasta que pudiese encontrarte de nuevo. –Hasta que pudiera abrazarla de nuevo, su corazón latiendo al mismo ritmo que el suyo. –¿Alguna vez me lo preguntarás? –Nina le reprendió una hora después–. En serio, Xavier, estás llevando muy lejos el concepto de primero independizarte. Su sonrisa era pura alegría en su rostro, recuerdos viniendo a él de una Nina joven poniendo sus ojos en blanco cuando él orgullosamente le dijo que le pediría su mano solo cuando pudiera construirle un hogar digno de su espíritu. –Creo que ambos hemos esperado lo suficiente. Alcanzando su collar, lo rompió para dejar caer en su palma un anillo forjado de oro, y fijado con zafiros y diamantes. Lo compró años atrás, después de llegar a

429


San Francisco y encontrar una posición estable. Ser un sacerdote de la Segunda Reformación no pagaba mucho, pero Xavier tampoco tenía muchos gastos. Había ahorrado todo para el anillo de Nina. Las piedras eran pequeñas pero la delicada belleza de ellas encajaba perfectamente con su estructura ósea. La alcanzó por detrás para alzar su mano. –¿Te casarías conmigo, Nina? –Hoy, si lo organizas –fue su respuesta, su sonrisa tan radiante como la luna.

DOS días después, cuando Xavier llamó a Judd para pedirle asistencia en conseguir ayuda especializada para la mujer que pronto se convertiría en su esposa, consiguió más de lo que pidió. Judd no solo lo puso en contacto con la sanadora SnowDancer (quien era capaz de meter a Nina en un tratamiento en la mejor clínica del mundo), el otro hombre habló con su alfa, y Xavier estuvo de repente en contacto con los leopardos AzureSun. La conexión con los leopardos por SnowDancer vino a través del pacto DarkRiver-SnowDancer, con la alfa de AzureSun, Isabella, la abuela de una centinela DarkRiver. Y, la alfa le dijo con tono orgulloso, su nombre era el homónimo de uno de los miembros recién nacidos de DarkRiver. –Mis bisnietos –dijo la alfa, aunque no se parecía en nada a una bisabuela. Isabella García era una alfa poderosa, que mantenía la lealtad de su gente, a pesar de estar en su octava década de edad. Ni siquiera Xavier se había dado cuenta que los cambiantes no siempre escogían al alfa por su fuerza física. La sabiduría también era atesorada, con los centinelas actuando como el brazo físico del alfa. Aunque la base principal de AzureSun estaba en otra parte de Sudamérica, tenían contactos en la región a quienes Xavier podía llamar si era necesario. Ellos también le dieron permiso a acceder a ciertas fuentes que lo ayudarían a facilitar el viaje de Nina y él mientras luchaban para deshacer el daño que les fue hecho a las personas de esas montañas. –El alfa de mi nieta, aunque es un cachorro –dijo Isabella–, me ha enseñado el valor de las relaciones fuera de la manada, de tratar a los vecinos como familia.

430


Le tomó un minuto a Xavier darse cuenta que el “joven cachorro” era Lucas Hunter. Uno de los hombres más poderosos del mundo, gracias no solo a la fuerza de su manada, sino por quién y qué representaba en el Acuerdo Trinidad. Y Xavier estaba conectado en esa red. Todo debido a una relación formada con un soldado que conoció en un bar sin nombre. Entonces Kaleb lo llamó, siendo alertado por Judd, y Xavier tuvo acceso a un telepuerto en cualquier momento que necesitara llevar a Nina a los médicos. Eso no era lo único. –Tengo riquezas que nadie podría gastar en toda una vida o incluso diez – expresó el cardinal–. He creado una fundación de caridad con una donación significante que puedes usar a voluntad para tu trabajo humanitario. –Gracias, mi amigo. –Xavier aceptó la generosidad sin discutir porque entendía lo grande que era este paso para Kaleb; este amigo de Xavier no confiaba con facilidad, mucho menos dejaba a las personas entrar en su vida. Que él le ofreciera tal regalo era una cosa preciosa. –¿Está tu Sahara bien? –Sí. –El tono de Kaleb no se suavizó como cualquier otro hombre habría hecho cuando hablaba de su amada, pero Xavier entendía a su amigo, sabía que Sahara Kryakus era su corazón. –¿Y tú Nina? –preguntó Kaleb. Xavier sonrió. –Sí.

DESPUÉS, caminó debajo de la alfombra de estrellas con Nina, sus manos unidas y su esencia cálida y terrosa tan dulcemente familiar. –Te escribí cartas –comentó él. Una risa suave. –Por fin. –Su broma lo hizo sentir joven, salvaje, libre–. Las leeré todas cuando pueda ver. Él no pudo evitar apretar la sujeción de su mano.

431


–Me gustaría leerte algunas ahora. –Antes de que se casaran, antes de que fuera muy tarde para que Nina se arrepintiera–. Quiero que sepas lo que he hecho… en quién me he convertido. –Mi amor por ti nunca desaparecerá –dijo con gentil reproche en su expresión. Xavier no dudaba de su voto, pero seguía necesitando que ella entendiera cuánto había cambiado del hombre joven sonriente que conoció una vez, no quería atraparla con falsas promesas. Por lo que leyó las cartas que hablaban de batalla, violencia, y su amistad con Judd y Kaleb. –Me gustaría conocer a tus amigos. –La mano de Nina se mantenía en la suya–. Ambos hemos sido marcados por la vida, Xavier, pero no hemos cambiado donde importa. –Alzó sus manos sujetas hacia su corazón, después las colocó sobre el de ella. «Sí». Siguieron caminando juntos, contentos por simplemente estar con el otro. Él hablaba a veces, Nina otras. –Una vez le dije a uno de mis amigos que el amor es la forma más grande de lealtad –dijo él en algún momento–. Pero creo que de la lealtad puede surgir el amor. –Por supuesto. –Girando hacia él, puso su cabeza contra su pecho. Ella escuchaba el latido de su corazón, como él se encontraba a sí mismo muy a menudo mirándola respirar. –Tantas uniones –murmuró él mientras estaban bajo un cielo nocturno que le recordaba a los ojos de cardinal de Kaleb–. Tantas conexiones. Nuestro mundo se está convirtiendo en la entidad interconectada que siempre estuvo destinado a ser. La mayoría de esas conexiones eran frágiles, rompibles, o apenas estaban germinando, pero algunas pocas habían pasado el punto de no retorno, y resistirían. Como los lazos que lo unían a Judd y a Kaleb, los lazos que unían a Judd a su compañera y a su manada, el lazo que unía a Kaleb a Sahara, y a través de ella, a otra manada. Así como el lazo que ataba a Xavier y a su Nina, y a través de ella, a los pueblerinos que ella conocía. De vuelta, él podría unirla a tantos otros. Juntos su familia abarcaba continentes… y existía justo aquí, en este momento, cuando abrazaba a Nina.

432


Parte 8

433


Traducido por Estefany.

BO NO ESTUVO sorprendido cuando recibió una visita de Malachai Rhys mientras el sol se ponía sobre Venecia en una exhibición llamativa. De lo que estuvo sorprendido fue de la naturaleza pública de ella. –Tenía la sensación de que querían mantener en bajo perfil la relación de BlackSea con la Alianza –dijo mientras extendía su mano. Malachai la estrechó después de bajarse del taxi marítimo que lo transportó desde tierra firme. Luego removió sus gafas de sol en lo que pareció un acto consciente. Comprendiendo que lo era, porque mirar directo a los ojos es conocer al hombre, Bo removió sus propias gafas y las metió en el bolsillo de su camisa marrón chocolate de manga corta con botones de broche de bronce que usaba sobre sus pantalones vaqueros. –Hemos reconsiderado nuestra actitud. –Malachai deslizo sus manos dentro de los bolsillos mientras decía esas palabras, un hombre grande en un traje negro a medida combinado con una camisa blanca nueva–. Algunas personas solo creen en el poder que pueden ver. Los humanos sabían eso mejor que cualquier otra raza en el planeta. –Ciertamente no nos hace daño estar conectados a BlackSea. –Bo no iba a rechazar un aliado potencial cuando el mundo seguía siendo un lugar turbulento, y cuando el Consorcio ha estado tranquilo. Cualquiera que conociera del grupo también sabía que las víboras podrían volver a alzarse, que era probable que en este mismo instante estuvieran tramando su próximo movimiento. Y luego estaban los pequeños grupos de fanáticos, y todos ellos no eran Psy. –¿No han sufrido ninguna repercusión como resultado del rescate de Leila? – preguntó el jefe de seguridad de BlackSea mientras comenzaban a caminar a lo largo del borde del canal.

434


–Isaac puede cuidar de sí mismo. –A pesar de que Bo le ofreció asistencia de la Alianza si llegaba a necesitarla–. Quien sea que haya secuestrado a tu compañera de manada… –Se detuvo–. ¿Ese es el término correcto? Malachai le dio una larga mirada de soslayo que era a la vez penetrante y calmada. –Nos hemos adaptado a usar los términos comunes. Bo leyó el trasfondo: ser muy diferente hacía difícil ser parte del mundo. –Cómo iba diciendo –continuó–, quien sea que haya secuestrado a tu compañera de manada haría mejor si lo dejaba ir. No tiene sentido ir tras Isaac y sus amigos y dejarnos más pistas que seguir. –Estoy de acuerdo. –El otro hombre no dijo nada más hasta que pasaron a un grupo de turistas tomando fotos de un balcón que era una delicadeza de espuma y curvas–. ¿Cuál es tu precio por asistir a Leila? Fue un favor más grande que el que nosotros te hicimos. Bowen había considerado aprovecharse del rescate. A pesar del pronostico de la degradación de su implante, hasta ahora no ha sentido ningún síntoma de enfermedad. Su mente estaba tan aguda como siempre, y buscaba constantemente ángulos para otorgarle más poder a la Alianza. Los humanos han sido olvidados y aplastados en la tierra durante demasiado tiempo. Fue Lily quien lo persuadió de hacer alguna demanda mercenaria. “Algunas de las cosas que hacemos” le había dicho, “definen nuestra propia humanidad. Pierde eso y seríamos igual a los Psy bajo el Silencio.” Sus palabras traspasaron la naturaleza de los procesos de pensamientos cada vez más implacable de Bo. Él no quería salvar a su gente convirtiéndolos en la misma raza que fue por tanto tiempo su enemiga. Oh, la guerra nunca había sido obvia, pero durante siglos los Psy violaron muchas mentes humanas, robando sus ideas, robando su voluntad. Apretando su mandíbula contra la furia de sus emociones, no habló hasta que pudo controlar su tono. –No queremos nada. –Una alianza, una verdadera alianza, no podía ser comprada o exigida–. Hable con Isaac porque se quedó sin cobrar después de retrasar su entrega para llevar a Leila al océano, pero dice que valió la pena llevarla a casa. Malachai se detuvo a la orilla de un canal tranquilo, ambos parados al lado del otro.

435


–De alguna manera dudo que el jefe de seguridad de la Alianza Humana tenga un corazón tan magnánimo. Bo cruzó sus brazos. –No lo tiene, pero tampoco hace tratos usando la vida de inocentes como daño colateral. –Su cabello, que había crecido del afeitado cómodo que llevaba tanto tiempo utilizando, estaba frío bajo sus dedos mientras los pasaba por los mechones ondulados–. Si necesitas ponerle un nombre, considéralo un signo de amistad de nuestra parte. Cuando Malachai se volteó para mirar a Bowen, sus ojos marrones parecieron más brillantes, cercanos a un dorado pálido, como si algo más viviera en su interior. Y por la manera en que Malachai lo miraba sin pestañear, su expresión era indudablemente otra, de algo que en verdad no pensaba como humano en ninguna manera o forma. Los vellos de su nuca se erizaron. Bo, como todos los seres terrestres, se preguntaba con regularidad sobre la forma de los cambiantes de base de agua. Los delfines eran una forma conocida, se rumoreaba de tiburones, se habían confirmado largas serpientes de agua y se susurraba sobre ballenas, pero además de esos, nadie lo sabía con certeza. Uno de sus amigos, un marinero de toda la vida, que circunnavegó el globo más de una vez, juraba ciegamente que fue rescatado por una sirena “lo juro por Dios”, luego de que hubiera caído por la borda durante una gran tormenta. Si lo emborrachan contaría que sus ojos eran de un azul brillante, su piel era de un blanco luminoso y su cabello era como un millón de hebras resplandecientes. Él admitió que no había visto sus piernas, pero ella “¡nadaba como si tuviera una cola grande y definitivamente vi sus branquias!” Bo no estaba seguro de creerle al otro hombre, pero no existía duda alguna de que algo le salvó la vida. Sus compañeros de tripulación confirmaron que él había caído por la borda y desaparecido de la vista antes de que pudieran lanzar un salvavidas. Recibieron la sorpresa de sus vidas cuando él trepó de vuelta a bordo, en especial porque para ese entonces, la tormenta los arrastró a más de cien kilómetros náuticos desde donde él cayó por la borda. Claramente, el océano mantenía muchos secretos. Malachai… No, no podía entenderlo, pero de una cosa estaba seguro: él no podía ser una criatura pequeña. La transformación física de un cambiante podría ser rara, porque la masa corporal jamás era igual de una forma a la otra (o así era

436


como parecía a los ojos de Bo), pero Malachai tenía un innato sentido de grandeza a su alrededor. Bo simplemente no podía visualizarlo como una criatura pequeña. Como una tortuga. –¿Existen las tortugas cambiantes? –le preguntó en un capricho. Los labios del jefe de seguridad se curvaron un poco en las esquinas. –¿Sabes que una de las criaturas más antiguas de la tierra es la tortuga? –le preguntó, en vez de responder su pregunta–. Doscientos años en el último recuento. Si un cambiante fuera eso, ¿crees que él o ella podrían vivir cientos de años? Bo soltó la respiración ante esa idea. –Ver pasar todos esos siglos, todas las revueltas y cambios… –Un pensamiento increíble ¿verdad? Pero tal vez al ser tan viejo no te importaría mucho el mundo, podrías vivir feliz en una isla distante, lejos de todos los Psy, humanos y cambiantes. Como resultaba tan difícil intentar entender al otro hombre, Bo no podía saber si Malachai estaba haciendo una conversación ociosa o si de verdad le estaba dando una respuesta. –Me imagino que alguien tan viejo, no se parecería a ti o a mí –respondió al final–. Y no lo digo de forma peyorativa. Creo que vería a tal ser como si se transformase en algo más, una nueva entidad con la que ya no tenemos mucho en común. De nuevo, Malachai lo miró con esos ojos que no eran del todo correctos, su color desvaneciéndose aún más. –Una idea interesante viniendo de un jefe de seguridad. Profundamente filosófica. Bo se encogió de hombros. –Yo incluso puedo leer sin mover mis labios. La risa del macho de BlackSea fue profunda. –Yo también. Aunque es difícil cuando el mar está agitado. –Con la diversión presente en su rostro, le dijo–: ¿Qué tal una bebida? –Conozco un lugar. Volvieron a caminar mientras Bo guiaba a Malachai hacia su pequeño bar favorito. No hablaron sobre política o alianzas o de que Malachai aturdió su cabeza gracias a esa conversación sobre tortugas cambiantes de más de doscientos años,

437


pero el simple hecho de que el jefe de seguridad de BlackSea estuviese tomándose una cerveza con el jefe de seguridad de la Alianza Humana era notable por sí solo. Y fue notado por aquellos que sabían quién y qué era Malachai. Algunos lo vieron como un signo del éxito de Trinidad. Otros como un posible problema. Y algunos lo vieron y decidieron que cualquier pacto o unión entre los dos grupos no podía ser permitido. Los humanos y cambiantes de agua cubrían cada parte del planeta. De unirse, se convertirían en una fuerza imparable. Pero nadie hizo nada en ese brumoso día en Venecia mientras el sol desaparecía en el océano y las estrellas empezaban a brillar. Ese día, dos hombres peligrosos se sentaron, tomaron una cerveza y discutieron los últimos resultados del futbol.

AL siguiente día al otro lado del mundo, en un valle bañado en luz del sol, los hombres y mujeres Psy más mortíferos del planeta se reunieron con sus jóvenes. Aden no había estado seguro de que el evento funcionaría, de que su gente entendiera el concepto de celebración, pero se olvidó contabilizar un punto importante en ese análisis. Los niños Flechas que ya llevaban tiempo jugando y encontrándose con sus amigos cambiantes y humanos, habían aprendido más de lo que Aden se dio cuenta. Todo lo que los adultos tuvieron que hacer fue mencionar una próxima celebración y ellos se pusieron en modo creativo, haciendo decoraciones para colgar alrededor del área central de reunión y sugerir la comida apropiada. Unos cuantos le preguntaron tímidamente si podían usar ropa colorida nueva. El evento sin duda estaba más estructurado que las reuniones de los humanos y cambiantes, pero… –No siento ninguna incomodidad –le dijo Aden a Zaira–. Las personas están contentas de estar aquí, de reconocer a quienes nos hemos vinculado. Su comandante asintió, sus rizos eran de un negro azulado a la luz del sol. –Porque vernos les da esperanza a los demás. –Con eso, se volvió y lo jaló hacia abajo para besarlo de forma íntima y posesiva y tan lleno del fuego salvaje que era Zaira.

438


Su cabeza todavía estaba dando vueltas cuando se separaron, y a pesar de que sabía que otros estaban mirando, solo estaba interesado en la mujer que le pertenecía. –¿Un intento de generar más esperanza? –Las Flechas son prácticas. –Deslizó sus dedos posesivos por sus hombros–. Es bueno para ellos ver lo que les espera si toman la oportunidad y salen de la caja fría y negra del Silencio. Aden estaba a punto de responder cuando notó algo. –Mira a la mesa de picnic a la derecha. Carolina, con largas cintas verdes en su cabello rubio pálido, estaba tratando de agarrar una magdalena que seguía desapareciendo del alcance de sus dedos, solo para reaparecer en otra parte de la mesa. Sus mejillas estaban rojas, sus ojos entrecerrados, su respiración era agitada mientras trataba de ganarle al cambio. Finalmente, la niña enfurecida de seis años dio la vuelta, y frunciendo el ceño, corrió directo hacia donde un Tavish con cara de inocente estaba sentado en el pasto con un amigo. Mientras Aden miraba, ella tomó la magdalena de su plato y le dio un gran mordisco. –¡Eh! –le reclamó Tavish. –¡Sé que eras tú! –dijo Carolina después de mascar y tragar el bocado. Se metió desafiantemente el resto de la magdalena en la boca, luego con sus manos en las caderas, lo miró mientras sus mejillas se inflaban como las de una ardilla. Tavish empezó a protestar sobre su inocencia pero solo duró medio minuto antes de que colapsara en una risa con su amigo. –¡Fue tan gracioso! Cuando ya terminó de tragar el dulce, Carolina miró a los dos chicos por otro minuto antes de que la primera risa se le escapara. Los labios de Zaira se curvaron. –Tavish tiene razón, fue gracioso. –Alzando la mano para apartar un mechón del cabello de Aden que se había abalanzado en su frente, expresó–: Los niños psíquicamente dotados van a encontrar maneras únicas de meterse en problemas. – En su expresión, leyó los recuerdos de cómo ella fue encerrada y golpeada, su fuerza telepática no era vista como un don sino como una herramienta para el uso de sus padres.

439


Sacudiendo su cabeza en contra del aumento de su propia rabia, él ahuecó su mejilla. –Nunca les haremos daño. –Era la reiteración de la promesa que hizo el día en que el escuadrón se volvió suyo, y pudo fijar las reglas–. Todos y cada uno de los niños Flechas crecerán en libertad. La mano de Zaira se cerró sobre la de él. –Libertad. Era todo lo que se necesitaba decir.

440


Parte 9

441


Traducido por Estefany.

LUCAS ESTABA JUGANDO afuera con su cachorra la tarde de la celebración conjunta cuando Sascha lo llamó para decirle que tenía una llamada urgente de Bastien. Cambiando de vuelta a su forma humana, agarró el teléfono que ella le lanzó (junto con un par de pantalones vaqueros), luego mantuvo un ojo en Naya mientras Sascha bajaba por la escalera de cuerda hacia el suelo. –Vamos, Naya –dijo ella con una sonrisa amorosa, su voz cargada con la felicidad de estar con su hija–. Tienes que enseñarle a mamá cómo asechar como un gato. Emocionada, Naya comenzó a caminar en forma deliberada, mostrándole a Sascha lo que Lucas le había estado enseñando. Ella era preciosa y también lo era su compañera, pero él sabía que Bas no lo habría interrumpido durante su raro tiempo libre a menos que fuera importante, así que se movió a una corta distancia para tomar la llamada. –¿Qué pasa, Bas? –Encontré el final del rastro del dinero –le dijo el otro hombre–. Del capitán que iba a llevar a Naya a Australia. Sabes eso. Mierda. Tengo un subidón por haberlo logrado y por estar algo trasnochado. La pantera de Lucas se puso en modo de cacería en su interior a las primeras palabras de Bastien. –¿Quién? –preguntó con tono calmado. –Un Psy llamado Pax Marshall. Los dedos de la mano libre de Lucas se curvaron dentro de su palma. –¿Estás absolutamente seguro? –Sin una sombra de duda. El dinero vino de lo que parece un fondo para sobornar utilizado para varias actividades extraoficiales.

442


Lucas se controló de forma consciente para no gruñir, manteniendo sus garras dentro. Tenía que pensar ahora mismo con una claridad absoluta, no podía cegarse por los instintos primarios de su pantera. –¿Cualquiera pudo haber tenido acceso a esa cuenta? –Claro, pero necesitarían saber cada una de las contraseñas de Pax. Yo no pude entrar a la cuenta en sí, así de segura es, pero el rastro definitivamente termina ahí. –Envíame tu reporte. –Sabía que Bastien habría estado añadiendo al reporte todos sus movimientos, explicando el complicado laberinto financiero de una forma que fuera fácil de entender para Lucas. –Dame un segundo. Y… listo. –Gracias Bastien. Ahora ve a descansar antes de la fiesta o tu compañera me arrancará la cabeza. Riendo, el hermano de Mercy colgó. Lucas se quedó de pie y en silencio por un minuto, pensando en la información de Bastien. Luego pensó en todo lo que sabía sobre Pax Marshall y realizó otra llamada, haciéndole a Aden una sola pregunta cuando el líder de las Flechas respondió. –¿Ha sido Pax Marshall culpado alguna vez de cualquiera de sus rumoreadas actividades ilegales? ¿Alguna prueba en absoluto? –No –le respondió Aden sin preguntar por qué Lucas lo quería saber–. Ese es parte del motivo por el cual es considerado tan brillante. Todos saben que ha sobrepasado límites, pero nadie puede probarlo. Ni siquiera el escuadrón. –Gracias, Aden. –Colgando, apartó su teléfono y se unió a su compañera e hija. Fue después de que Naya se acurrucara para una siesta en el sol que le contó a Sascha lo que Bastien descubrió y lo que Aden le dijo. La mirada de su compañera era intensa. –¿Piensas que fue muy fácil descubrirlo? –Pero ese es el punto: no fue fácil. Fue brutalmente difícil según la perspectiva de Bastien, y él es un genio en esto. –Lucas se apoyó en el árbol de la guarida, Sascha frente a él y Naya durmiendo algunos metros más lejos–. Cuando digo que Bastien es un genio, lo digo en serio. Otras compañías, incluyendo grandes compañías Psy, han tratado de llevárselo una y otra vez. Sascha se mordió su labio inferior mientras sus cejas se juntaban, pensando. –Si le tomó a Bastien días rastrear esta transacción, entonces estaba bien escondida. Tan bien escondida que la mayoría de la gente jamás la encontraría. –

443


Otra pausa larga–. Por otro lado, si su intención era que DarkRiver lo encontrara, entonces saber que Bas está de nuestra parte sería la garantía de una exposición eventual. –Dejó escapar su respiración–. ¿Y porque Pax le pagaría al capitán del barco cuando él ha desviado todos los demás pagos utilizando chivos expiatorios? –Exacto. Pero por otro lado, si él quería el control de Naya, tal vez no quería involucrar a nadie más aparte de un capitán no tan inteligente, que podría desaparecer sin que nadie lo supiera. –Hay pruebas para ambos lados del argumento. –Sí. –A la pantera de Lucas no le gustaba eso. Le gustaba negro o blanco, enemigo o amigo. También quería eliminar la amenaza a su cachorra de una vez por todas. Él vio la misma frustración en la cara de Sascha. –Si DarkRiver ataca a Pax y no es él –dijo ella–, haríamos el trabajo sucio de alguien, removiendo un poder que tal vez esté obstaculizando su camino. –Pero si no nos movemos y él estaba detrás del intento de secuestro –dijo Lucas con un gruñido–, entonces él sigue siendo una amenaza letal. Deslizando sus manos a través de su cabello, Sascha se dio la vuelta para caminar con brusquedad hacia un árbol al otro lado del claro debajo de su guarida y de regreso. –Algunas veces deseo no ser una E, ¡no tener una conciencia! Así iría hacia Pax y lo torturaría hasta que se quebrara. Lucas dejó que Sascha explotara su frustración. Su compañera nunca haría una cosa así, pero él entendía la desesperación de sus emociones. Él quería destrozar a Pax justo en este instante, pero el lado humano de su mente todavía estaba pensando. –Pax también ha acogido Trinidad –dijo–. Elimínalo y de repente, hay un vacío de poder, una poderosa familia se queda sin su ancla. Una gran perturbación en la Red y los Psy le darían la espalda a los Cambiantes por nuestras tendencias violentas. –Así era exactamente como se vería un ataque de DarkRiver. Con los ojos sin estrellas, Sascha caminó hacia los brazos que él había abierto y lo abrazó con una apasionada fuerza. La sostuvo cerca, dándole los privilegios de piel que ella necesitaba para volver a encontrar su equilibrio, mientras ella lo estabilizaba a su vez. Y supo la respuesta mucho antes de que pudiera confiar en sí mismo para vocalizarla.

444


–No podemos atacar. –Era una conclusión amarga, pero no iba a ser engañarlo, ni por Marshall ni por nadie más–. Lo vigilaremos por cualquier método disponible para nosotros, incluyendo el negocio que está haciendo con SnowDancer. Las Flechas nos ayudaran, así sea solo para proteger Trinidad, por lo que tendremos ojos en la PsyNet. –No podemos decirle a Nikita. –Sascha tomó una profunda inhalación, y exhaló, sus ojos aún eran de medianoche cuando lo miró–. Ella lo mataría o insertaría un virus en su mente. –Tu madre es fría, calculadora y racional –indicó Lucas–. Matar a Pax Marshall ahora sería un error. –Lucas, mi madre es todo eso, pero solo tiene una respuesta cuando Naya o yo estamos bajo amenaza. Lucas pensó sobre ello, y asintió. –No le diremos a Nikita. Caminando hacia el cuerpo dormido de Naya, Sascha tomó asiento con las piernas cruzadas y cuidadosamente transfirió a Naya a su regazo. Su cachorra ronroneó al contacto de su madre, pero siguió dormida, ronquidos pequeños y adorables quebraban en ocasiones el sonido de su firme respiración. Verlas a ambas era un poderoso recordatorio para Lucas de no dejar que el mal y la oscuridad en el mundo contaminaran la felicidad que se le otorgó. Fue a unirse a ellas, deslizándose para sentarse detrás de Sascha con sus piernas en cada lado de ella y su barbilla en su hombro. Si aprovechaba para girar su cabeza y acariciar su cuello con lamidas y besos hasta que ella se derritiera en su contra, bueno, es que él era un gato. –Lo tengo –dijo Sascha de repente, mientras él la besaba a lo largo de su barbilla–. El lado positivo. Él mordió su lóbulo con suavidad, luego lo jaló. Estremeciéndose, ella deslizó su mano a lo largo de uno de sus muslos, su otra mano estaba en la espalda de Naya. –Confía en una empática para que encuentre el lado positivo de las cosas. – Esa era una broma vieja entre ellos–. Cuéntamelo. –Si esto fue una trampa –ella inclinó su cabeza para besar su barbilla–, entonces el trabajo está hecho y las personas detrás del atentado no tienen más razones para venir detrás de Naya. Y si no fue una trampa y Pax Marshall lo intenta de nuevo, lo estaremos vigilando todo el tiempo.

445


El gruñido de Lucas fue uno de satisfacción. –También hay otro lado positivo, ahora tenemos muchos amigos, personas en las que podemos confiar para que vigilen con nosotros, personas que lucharan a nuestro lado para proteger a nuestros niños así como nosotros protegeremos los de ellos. –Jamás volverían a ser objetivos insolados. –Ese es un buen lado positivo –murmuró Sascha justo cuando Naya alzó su cabeza con un bostezo muy felino que tuvo a Lucas acariciando las orejas de su cachorra. Dándole un gruñido soñoliento, ella apoyó su cabeza en su mano hasta que él le rascó detrás de esas orejas. Su ronroneó fue de un gato cinco veces más grande. La pantera de Lucas ronroneó profundamente en su pecho en respuesta. –Esa es mi chica. Con una sonrisa apareciendo en sus mejillas y la cola de Naya enrollada alrededor de su muñeca, Sascha elevó su mano libre hacia la barbilla de Lucas. –Suficiente de Pax Marshall o de la sombra detrás de este juego de poder. Ellos todavía estarán ahí mañana. –Era una orden–. Esta noche es un momento para la manada y para la familia, ya sean de sangre o de corazón.

446


Traducido por Estefany.

TEIJAN Y SU gente no estaban acostumbrados a caminar tan abiertamente dentro del territorio de un depredador. Sí, las Ratas tenían un acuerdo de negocios con DarkRiver, y DarkRiver se ha involucrado en más de una ocasión para salvar las vidas de aquellos que vivían Debajo, mientras que Teijan y su gente se quedaron y pelearon en vez de huir cuando la guerra hizo llover balas en la ciudad. Sin embargo, cuando se trataba de dominancia, las Ratas de Teijan simplemente no podían jugar en el mismo nivel de poder que ostentaban los leopardos y los lobos. Él estaba orgulloso de su gente y de todo lo que han lograron, pero también entendía que sus vidas siempre estarían fuera de la sociedad normal. Solo en su mundo en los túneles sin uso debajo de San Francisco se sentían libres de reír, de vivir. Pero esto, esta noche… –¿Estás seguro sobre esto? –preguntó Zane mientras se bajaban de sus motodeslizadoras luego de estacionarlas en el lugar asignado en el territorio DarkRiver. –No –respondió a su amigo y segundo al mando–. Por eso es que todos los demás están a una distancia de cuarenta y cinco minutos. –Si esta invitación para unirse al evento DarkRiver-SnowDancer era un verdadero gesto de alianza, amistad y respeto, entonces Teijan no podía darse el lujo de rechazarlo. Si era algo más… entonces como alfa, recibiría el primer golpe. Su gente sabía que no debían acercarse a menos y hasta que oyeran una palabra de él. –Bueno, al menos fue Clay quien entregó la invitación. –Zane arregló los puños de su camisa blanca entallada, la cual usaba sobre pantalones negros y debajo de una chaqueta negra–. Él siempre ha sido directo con nosotros.

447


–Sí. –Por esa relación era que estaba ahí. –Teijan. –Como si hubiese sido convocado por la simple mención de su nombre, Clay salió caminando de los árboles. A diferencia de Teijan y Zane, el centinela leopardo no estaba usando un traje, pero su ropa era igual de formal: una camisa verde oscura sin cuello usada sobre pantalones negros y botas negras brillantes. Lo único que no encajaba era el brazalete rosado de cuencas que estaba alrededor de su muñeca con su nombre deletreado en cuadrados blancos. Pero claro que encajaba. Zane en ese momento estaba usando un tatuaje temporal de princesa en el dorso de su mano izquierda, completado con una corona brillante. Las hijas tenían el poder de hacer que sus padres hicieran y soportaran cosas que no le permitirían a nadie más. –¿Solo ustedes dos? –preguntó Clay luego de dar un vistazo rápido. –Los otros vienen en camino –expresó Tejian, estrechando la mano del leopardo. La ligera sonrisa de Clay mostró que no se sintió insultado. –Soy su guía. Vengan. Luchando con sus instintos primarios que le decían que huyera del jodido peligro, Teijan lo siguió. Una parte de su gente le aconsejó en contra de esto, lucharon amargamente contra su decisión, pero Teijan se mantuvo firme. “Si nos escondemos y estancamos, eventualmente moriremos”, había dicho. “La última vez que tomamos un riesgo, nos ganamos el derecho oficial de reclamar estos túneles, y terminamos con una sociedad de negocios que le ha traído a la manada incontables oportunidades y le ha dado a nuestros jóvenes los fondos para estudiar Arriba en especialidades que nunca hubiéramos podido permitirnos.” Sus palabras no lograron influenciar a los dudosos, pero ellos estaban en los vehículos que venían detrás, porque estuvieran de acuerdo o no, las Ratas de Teijan eran leales. No hacía ninguna diferencia que la mayoría de ellos fueran técnicamente humanos, la escoria y la basura de la sociedad. Juntos con tres adultos cambiantes ratas y una niña, esa parte descartada y abandonada de la humanidad se había convertido en una poderosa red de inteligencia que hacía sentir a Teijan cada día más orgulloso, y que le había devuelto a su gente su propio orgullo. –¿Dónde están todos los demás? –le preguntó a Clay, porque a pesar que podía escuchar ligeros sonidos en la distancia, no habían otros vehículos aparcados

448


donde Zane y él se estacionaron. No era de extrañar que los ojos de Zane estuviesen moviéndose rápido a su alrededor, esperando una emboscada en cualquier momento. La propia vigilancia de Teijan estaba en el punto más álgido. –Esa es el área designada de aparcamiento para tu manada –dijo Clay sin perder el ritmo–. Tuvimos que distribuir alrededor el número estimado de vehículos entrantes para proteger el bosque. Todo tenía sentido, pero Teijan no podía silenciar la cautelosa voz de precaución… hasta que un cachorro de leopardo se abalanzó sobre él desde un árbol. Teijan agarró el pequeño cuerpo por instinto, porque un niño era un niño. Incluso cuando ese niño le gruñó, con ojos verdes dorados que brillaban en desafío. Atrapando la divertida mirada de Clay, Teijan desnudó sus propios dientes, luego los alargó. Y de repente, el niño estaba cambiando en una lluvia de luz. Teijan oyó como Zane aguantaba su respiración, sintió su propio corazón latir con fuerza. Luego de varios latidos, un chico pequeño con ojos azul oscuro y cabello negro revuelto lo estaba mirando con los ojos muy abiertos. Alzando un dedo, tocó uno de los incisivos de Teijan. –¡Yo no puedo hacer eso! –Era una declaración descontenta. Teijan regresó sus dientes a su forma humana. –¿Qué puedes hacer? El chico le mostró sus garras y le gruñó. –¿Ves? –Mis garras no son tan grandes –dijo Teijan. Una sonrisa satisfecha antes que el niño cambiara de nuevo a su forma de leopardo y embistiera a Clay. Agarrando al cachorro, Clay le acarició la cabeza. –¿Dónde está tu gemelo alborotador? En respuesta, el cachorro presionó su rostro en un gesto cariñoso contra el de Clay, antes de saltar al suelo del bosque. Caminando frente a ellos, (mirando de vez en cuando hacia atrás para asegurarse que lo seguían), los guió hasta un espacio que vibraba con gente y olía a comida. Los músicos estaban todavía acomodándose en una esquina, pero los niños corrían de un lugar a otro y la gente había empezado a juntarse y a hablar en pequeños grupos.

449


–¿Podrán guiar al resto de su gente? –le preguntó Clay–. Tengo que ayudar a terminar de poner las luces, unas reparaciones de último minuto porque el juego anterior se fundió. –Sí. –Teijan esperó hasta que Clay se alejó para mirar a Zane. La cara de su segundo al mando estaba al borde de las lágrimas, algo que nunca antes había visto en él. –Es real –dijo Zane, con la voz ronca–. Los gatos nunca permitirían que sus cachorros estuvieran cerca de una emboscada. Teijan sabía por qué Zane estaba tan abrumado. Porque él tenía una niña. Una hija que tal vez algún día escogería (y sería bienvenida), a vivir Arriba. Una hija que quizá podrá llegar a llamar al cachorro que acababan de conocer no solo un poderoso aliado, sino un amigo. Sacando su teléfono, hizo la llamada a su tercero al mando. –Vengan –dijo, su propio pecho apretado–. Es seguro. Somos bienvenidos.

450


Traducido por Estefany.

NO FUE HASTA después de llegar todos los invitados, y que Lucas y Hawke estuviesen parados en el centro del área de entrenamiento de los Empáticos a punto de inaugurar oficialmente la celebración, que Lucas se dio cuenta de que Hawke y él no discutieron sobre un aspecto crucial del evento: ¿cuál de los dos iba a inaugurarlo? Eso podría parecer un detalle engañoso para aquellos que no entendieran la cultura cambiante, pero no lo era. Tenía que ver con la dominancia y el respeto. Si Lucas abría la celebración sería asumido como un insulto a su alfa por los lobos. Si lo hacía Hawke, los leopardos estarían molestos. Destruyendo toda la idea detrás de este evento. –Mierda –murmuró Lucas debajo de su aliento. –Carajo –dijo Hawke al mismo tiempo. Se miraron el uno al otro. –¿Deberíamos tratar de cronometrarlo para que ambos hablemos al mismo tiempo? –preguntó Lucas en un murmullo subvocal. –¿Crees que podremos lograrlo? –Hawke frunció el ceño. Para cualquiera que los mirara, parecería como si estuvieran discutiendo. Eso era aceptable. Todos sabían que Hawke y él no eran amigos, incluso si sus compañeras pensaban lo contrario. –No sé, pero si no hacemos algo pronto, arruinaremos esto antes de empezar. Hawke se frotó su barbilla recién afeitada y fue a decir algo cuando una voz se alzó desde la multitud que se había quedado callada alrededor de ellos. –Yo digo que lancen una moneda. Se dieron la vuelta para ver que el orador era Max Shannon.

451


Sonriendo, el ex policía caminó hacia ellos y lanzó una moneda al aire antes de agarrarla con el dorso de su mano, colocando su mano sobre esta para tapar el lado en que cayó. –¿Alguien está en desacuerdo? Gruñidos se filtraron desde la multitud, mezclados con risas. La tensión se rompió. Max era una parte neutral, su idea inteligente. Nadie podría discutir contra la suerte. Los humanos, Lucas pensó de repente, llevaban generaciones mediando la paz entre los cambiantes. Miró a Hawke, captó el brillo en los ojos de su lobo. –Cara –respondió Hawke. –Cruz, entonces. –Cruzando los brazos, Lucas esperó hasta que Max dio un paso atrás, y con gran ceremonia, alzó su mano de encima de la moneda. El rugido de Lucas anunció el resultado antes de que Max hablara. –¡Cara! Hubo unas ovaciones y abucheos en la audiencia, pero todo era afable. –La próxima vez, gato –dijo Hawke, palmeando su espalda. Así de rápido, Lucas se dio cuenta de que decidieron el asunto para todos los eventos futuros que involucraban ambas manadas. Ellos se turnarían ahora que el patrón fue definido. Sin problemas de dominancia o insultos, solo dos depredadores poderosos siendo cuidadosos al respetar el espacio del otro. –Por supuesto que será así. –Se movió para pararse al lado de Hawke mientras el lobo inauguraba oficialmente las festividades. Pero Hawke tenía más para decir, sus palabras eran las mismas que Lucas habría dicho, de ganar su lado de la moneda. Ellos habían hablado sobre esto, llegando a un acuerdo. –Están aquí porque los consideramos familia. –Sus ojos escanearon la audiencia antes de mirar a Lucas. –Todos y cada uno de ustedes –dijo Lucas, porque estas palabras necesitaban ser dichas por ambos–. Esperamos que también se traten uno al otro como familia. –Se preguntó qué pensaría Kaleb Krychek sobre esto, porque el cardinal Tq estaba ahora muy conectado a DarkRiver, le gustara o no.

452


–En cuanto a los invitados de honor… –Hawke y Lucas se apartaron para revelar a Mercy y a Riley detrás de ellos, sus brazos llenos de pequeños bultos envueltos. Quienes empezaron a chillar hasta volver sus caras rojas de furia, justo en el momento indicado. La risa se extendió por el claro y de repente todo el mundo se estaba moviendo, hablando. Un área especial fue asignada, lista y preparada para que los bebés y los niños pequeños jugaran sin preocupaciones, mientras Ben, Sakura, Keenan, Noor, Roman y Julian tenían la batuta en el departamento de los menores de diez años, corriendo a jugar algún juego que involucrara escalar árboles. Una niña pequeña de tal vez siete u ocho años que estaba con las Ratas los miraba con sus ojos muy abiertos, pero se mantenía pegada a su familia. Entonces, Julian se dio la vuelta y fue hacia ella. Ella se mantuvo indecisa hasta que tanto su padre como Teijan le dijeron algo que la hizo sonreír y descubrir sus dientes que se habían vueltos afilados y puntiagudos, mientras Lucas miraba. Julian le mostró sus garras en respuesta y de repente, ambos niños se rieron antes de correr para unirse a los otros. Los niños un poco más mayores, incluyendo a Marlee, pronto se reunieron para hablar entre ellos. Cuando se trataba de leopardos y lobos, aquellos al final de sus años adolescentes y al comienzo de sus veintes ya habían declarado la paz en el evento de Año Nuevo organizado por tres de los suyos, y se desviaron en pequeños grupos para hablar y coquetear. Los adultos no estaban tan acostumbrados a trabajar juntos, pero estaban siendo instruidos por aquellos que sí, y pronto la conversación comenzó a fluir con naturalidad. Eran los preadolescentes y los adolescentes jóvenes quienes se mantenían en sus propios grupos de cada manada. No era sorprendente ya que de todos modos los niños de esas edades tendían a sentirse incomodos. Les tomaría tiempo adaptarse, pero Lucas notaba cómo miraban a los adolescentes mayores interactuar, sabía que crecerían viendo esas interacciones como algo normal. Justo en ese momento, divisó a Jon andar en su forma desgarbada de adolescente hacia la mesa de comida llena de platos traídos por los gatos y los lobos, a sus otros invitados solo le pidieron que llevaran su presencia. Así que por

453


supuesto todos ellos habían traído regalos, no solo para los lobardos, sino otros que podían ser compartidos entre los demás niños esta noche. Mientras Lucas observaba, Jon tomó la mitad de un sándwich… cuando dos lobas adolescentes se le acercaron sigilosamente y le sonrieron. Ambas estaban usando vestidos muy cortos y ligeros que él estaba muy seguro consiguieron utilizar al ponerse encima algo mucho más aceptable para sus padres cuando salieron de la guarida. Jon pareció desconcertado. Abandonando su sándwich, empezó a alejarse. Las chicas lo siguieron. Con los hombros sacudiéndose por la evidencia de que, después de todo, tal vez no les tomaría mucho tiempo a los adolescentes más jóvenes adaptarse, Lucas le dio un empujoncito al hombro de Hawke. El lobo alfa estaba sosteniendo a un lobardo, pero siguió la mirada de Lucas. –Oh, por el amor de Dios –murmuró–. ¡Eh, Heather y Dani! Dándose la vuelta para mirar a su alfa, las dos chicas tragaron y fueron hacia él. Jon salió disparado hacia los árboles en el momento en que ellas ya no lo tuvieron cautivo. Entre tanto, Lucas trató de mantener una cara firme mientras Hawke las disciplinaba. –Me parece recordar que estaban usando ropa cuando dejaron la guarida. –Estamos usando ropas –protestó una de las chicas. –¿Oh? Esa única palabra fue suficiente para hacerlas sonrojar y agachar sus respectivas cabezas, a la vez que retorcían sus manos juntas. Ninguna de las manadas eran mojigatas en lo más mínimo, pero se esperaba que adultos y niños se vistieran de forma apropiada para los eventos formales. Se trataba de disciplina y respeto, y en este caso de actuar apropiadas a su edad. Nadie habría pestañeado si una chica de dieciocho años usaba uno de esos vestidos para ir al club. Pero, ¿chicas de apenas trece años, si Lucas estaba adivinando bien su edad, en una celebración familiar? Era un milagro que hubiesen pasado desapercibidas durante tanto tiempo. –¿Y qué les he dicho sobre acosar a los chicos DarkRiver? –preguntó Hawke a las dos lobas disciplinadas. –Los gatos son tímidos y debemos ser amables. Casi se atraganta, lo tuvo que cubrir con una tos falsa. ¿Tímidos? ¿Los gatos? Hawke le lanzó una mirada, que decía: “¿Qué demonios se te ocurrió a ti?” Lucas no

454


admitiría que les dijo a los chicos DarkRiver que los lobos eran mucho más tímidos que los gatos y que tenían que tener cuidado. –Pero Jon no es un gato –señaló una de las chicas, mirando a través de sus pestañas–. Es humano. –¡Y es taaaan lindo! –su amiga estaba a punto de derretirse en la tierra. Un solo gruñido de Hawke y ellas se congelaron, con sus espaldas muy rectas. –Vayan a cambiarse, y luego estarán a cargo de asegurarse de que Ben no se meta en problemas –dijo su alfa, sosteniendo sus miradas. Con dos caras decaídas, su expresión de desespero tan cómico que la boca de Hawke tembló. –Por una hora –enmendó–. Después de eso, estoy seguro que alguien más necesitara ser castigado. –Se acercó a abrazar a las chicas con un solo brazo–. Podrán pavonearse todo lo que quieran cuando sean un poco más grande. En este momento, todavía son cachorras. Ahora vayan a ponerse ropa adecuada. Arrastrando los pies, las dos desaparecieron entre los árboles, donde sin duda alguna ocultaron la ropa con la que engañaron a sus padres. Hawke miró hacia el lobardo en sus brazos mientras la niña se quejaba dormida antes que su expresión se tornara pacífica. –Síp, tú también serás problemática. –Claro que lo será. –Lucas le dio golpecitos a Belle en la nariz–. No querríamos que nuestros cachorros fueran de otra manera. –No –dijo Hawke con una sonrisa mientras las dos chicas que había mandado a cambiarse regresaban con faldas y lindos tops. El par fue directo hacia Ben, que estaba en ese momento colgando de cabeza de la rama de un árbol mientras trataba de meterse un pedazo de pastel en su boca. Al parecer era una competición, con Roman colgando en la misma posición a su lado. Era la manada. Era la vida. Era la familia.

WALKER Lauren caminó hacia la pista de baile con su pareja. Quien le sonría con una ligera capa de brillo rosado en sus labios. No estaba listo para que su pequeña creciera, y ahora, unos meses después de cumplir diez años, no estaba

455


completamente ahí, pero estaba lo bastante cerca para que cosas que no le interesaban hace un año ahora le intrigaran y fascinaran. Algo como el brillo de labios que ella decía que sabía a fresas. –Vamos, papi. –Marlee sostuvo sus brazos en una perfecta posición para un baile lento. Walker reprimió una sonrisa, porque en ese momento, ella se convirtió de nuevo en su bebé, ese bulto pequeño y cálido que él había cargado y mecido en la oscuridad de la noche, cuando nadie podía ver lo mucho que la amaba. En la PsyNet bajo el Silencio, tales cosas estaban prohibidas, el amor de un padre por su hija, vetado. Ya no más. –Solo un segundo. –Acuclillándose, cargó su figura mucho más pequeña y, sosteniéndola con facilidad con un brazo alrededor de su cintura, engulló su mano levantada con su otra mano, sus brazos en un ángulo de noventa grados–. Pon tu mano libre sobre mi hombro. Marlee obedeció su calmada instrucción, pero su mente estaba en otros asuntos. –No arrugues mi vestido. –No lo haré. –Ese vestido era uno que Marlee compró en un viaje de compras con Lara. De un azul vibrante que resaltaba el verde suave de sus ojos, tenía un escote brillante que ella llamaba “joyas” y era sin mangas. La falda llegaba a sus tobillos, con tul debajo. Era el vestido de una niña pequeña que se estaba convirtiendo en una jovencita. Y Marlee lo adoraba. Así como Walker la adoraba a ella. –Tu cabello luce muy bello –dijo él, presionando un beso en su frente. –¡Lara lo hizo! –comentó con una sonrisa incandescente. Marlee alzó su mano de su hombro y tocó el recogido donde la compañera sanadora de Walker juntó todos los rizos rubios fresa de Marlee–. ¿De verdad te gusta? –Me encanta. –Como maestro y como padre, Walker siempre trataba de alentar a cualquier niño bajo su cuidado, pero fue solo después de dejar la PsyNet que tuvo por fin la libertad de decir tales palabras dulces a su pequeña. Y a la chica más grande que, no muy lejos de allí, bailaba en los brazos de su compañero. Sienna estaba brillando esa noche, con su vestido largo hasta los tobillos hecho de alguna tela que capturaba la luz en cientos de distintas maneras. A

456


diferencia del vestido de Marlee, el de Sienna abrazaba su forma, las mangas largas se apretaban a sus brazos y el escote era de una asimetría escarpada. El rojo rubí de su cabello caía por su espalda, ocultándola, pero él había visto la profunda V que estaba ahí. “Tío Walker”, había dicho con el ceño fruncido cuando él le advirtió que podía enfermarse de gripe. Luego ella lanzó sus brazos alrededor de él. “También te quiero.” El que su peligrosa sobrina pudiera decirle eso era un regalo. Que ella quisiera decírselo era un regalo aún más grande. Los ojos de Sienna capturaron los suyos en ese momento, mientras Hawke le hacía girar, y su mirada de cardinal estaba llena de delicia. Hawke le hizo regresar a su pecho un segundo después. Colocando sus palmas en el cuerpo de su compañero, ella alzó su cabeza justo cuando el lobo alfa bajaba la suya. Walker apartó su mirada del beso que decía miles de cosas sin que una palabra fuera pronunciada, y miró el rostro brillante de su hija. Un día, ella también tendría un compañero que la amaría de vuelta. Cuando ese tiempo llegara, él la dejaría ir con su bendición de vivir una vida extraordinaria y bella, y llena de libertad, pero hasta entonces, él cuidaría de ella. Ahora, captando que ella estaba mirando con sus ojos muy abiertos algo que Drew le estaba haciendo a Indigo, copió el movimiento y bajó a Marlee sobre su brazo. Ella se rio tontamente con el placer de una niña. –¡De nuevo, papi! –dijo cuando la alzó. Así que lo hizo de nuevo. Marlee estaba sonrojada y feliz cuando la canción terminó. –Vamos, Marlee-Barley, es hora de bailar conmigo. –Toby le ofreció su mano. El sobrino de Walker estaba en la fase torpe y desgarbada, pero se las arregló para usar hoy unos pantalones negros y una camisa manga corta azul oscura que tenía hombreras y costuras visibles como detalles. Su cabello, de un rojo rubí y tan impresionante como el de Sienna, estaba bien peinado pero ya se le arremolinaba en su frente. Sin embargo, eran sus ojos lo que hacían destacar a Toby, la mirada de un cardinal, que tenían una dulzura que era rara encontrar en un chico de su edad. Walker se preocupaba por Toby, pero sin importar lo dulce que era, su sobrino parecía estar aguantando, incluso en el medio de una manada de lobos. Según Lara, él parecía tener el mismo efecto en sus compañeros de manada que el

457


de un joven sanador, generaba confianza y hacía que la gente se sintiera mejor con su simple presencia. Tal vez fuera porque Toby tenía un don empático o quizás era tan simple como que él nació con un espíritu profundamente generoso. Pudo haber sido aplastado para alinearse bajo el Silencio, pero aquí, era libre de crecer con su propia personalidad. Esta noche, él sujetó a una encantada Marlee como su compañera de baile y empezaron a girar en un baile rápido, los dos pateando los pies y moviendo los brazos con el ritmo. Cuando Ben, vestido en un pequeño traje que Lara había declarado como “mortalmente adorable”, corrió para unirse a ellos, se rieron y le hicieron espacio a su pequeño cuerpo. –¿Qué va a hacer mi pequeño Benny cuando Marlee madure antes que él? – preguntó Ava, parándose al lado de Walker al borde de la pista de baile provisional. Sus rizos oscuros y brillantes estaban pintados con un azul metálico y un plateado brillante, que estaban unidos en una complicada trenza–. Ya está pasando. –Él es fuerte. Lo sabrá manejar. –Ben y Marlee llevaban mucho tiempo siendo mejores amigos a pesar de la diferencia de edad, algún aspecto indefinible de cada uno les atraía. Sin embargo, como Ava, Walker podía ver que la relación se estaba alterando frente a sus ojos. Sus intereses estaban cambiando, lo que los llevaría en direcciones diferentes en los años venideros–. Pero –dijo mientras veían a sus hijos bailar–, sin importar lo que suceda, no puedo imaginarme que se distancien por completo. –Su relación era muy fuerte, estaba bien arraigada, y a pesar de todas sus tácticas infantiles, Ben era extrañamente astuto. Como si él viera a la gente exactamente como era. Un niño como ese crecería para convertirse en un hombre extraordinario. Ava suspiró. –Aún así ella le romperá el corazón a mi pobre niño en unos años. Ninguna chica de catorce se interesará por un chico de diez. Envolviendo su brazo con suavidad alrededor de los hombros de Ava, Walker la sostuvo a su lado con los afectuosos privilegios de piel que se habían desarrollado entre ambos en el tiempo que llevaba emparejado con Lara. Las dos mujeres era mejores amigas, Ava entraba y salía de su casa como si nada, al igual que lo hacía Lara. Y a él también le agradaba el compañero de Ava, Spencer, lo que

458


era un extra ya que cenaban muy seguido con la otra pareja, mientras Marlee adoraba pasar tiempo tanto con Ben como con su hermana pequeña, Elodie. La niña pequeña, estaba en esos momentos riéndose a carcajadas con Naya Hunter, las dos sentadas en una estera de juego al aire libre. Sus risas de bebé estaban haciendo que varios adultos cerca sonrieran. Walker tampoco pudo resistir su propia sonrisa. –No creo que una cosa tan pequeña como un corazón roto vaya a detener a Ben de perseguir a Marlee tan pronto como sea lo bastante mayor –dijo. Ava se rio. –Tienes razón. Mi niño posee una terca determinación que raya en un arte. – Alzándose en puntillas, su brazo alrededor de su espalda, ella trató de mirar hacia donde estaban los bailarines–. ¿Dónde está Lara? –Hablando con Tamsyn sobre los lobardos. Mirando hacia donde estaban las dos sanadoras, Walker vio cómo se separaban luego de un abrazo rápido. Lara se giró hacia él. –Ahí está mi amor –dijo Ava al mismo tiempo–. Voy a ir a atraparlo para un baile antes de que esté muy concentrado en fotografiar el evento. Walker dejó que Ava se apartara y se movió para encontrarse con su compañera a mitad del camino. Esta noche Lara domó los rizos de su cabello negro con un moño elegante y los destellos rojizos brillaban cuando pasaba debajo de una cascada de luces tenues, pero nada brillaba más que su sonrisa cuando ella se encontró con su mirada. Su vestido era largo hasta los tobillos, de un profundo color rojo anaranjado que se veía exquisito contra el bronceado oscuro y natural de su piel. Acariciaba su forma mientras se movía, las líneas simples del vestido eran a la vez elegantes y gráciles. –¿Están los niños felices y ocupados? –preguntó mientras lo alcanzaba. –Sí. –No siempre le fue fácil a Walker confiar en los vínculos de la manada, en especial cuando se trataba de los niños, pero ahora él era un verdadero SnowDancer, entendía que en una manada saludable, un niño nunca necesitaba alejarse para encontrar afecto o asistencia. Mordiéndose su labio inferior, Lara jaló sus manos. –Vamos a escabullirnos por un rato. Walker nunca jugó antes, no cuando era un niño, menos cuando fue un hombre joven. Pero ahora estaba emparejado a una loba, y para un lobo, jugar era

459


tan necesario en su vida como respirar. Soltando las manos de su compañera, deslizó una mano alrededor para colocarla contra su espalda baja. –Por aquí. –Su altura le hacía fácil ver a través de los invitados mezclados. Aun así les llevó varios minutos hacer su camino hasta la salida, ya que compañeros de manadas y amigos los saludaban, pero finalmente logró llevarlos a un lugar entre las sombras de una cabaña. Lo suficientemente lejos de la fiesta para que pudieran hablar en privado, pero lo bastante cerca para aún poder ver las festividades. –¿Quieres entrar al bosque? –preguntó él, deslizando sus manos por su espalda, las dejó en la curva de sus nalgas–. Yo quiero. Lara lo miró a través del grosor de sus pestañas. –Hombre malo. –Su sonrisa contradecía sus palabras–. Haciéndome desviar del buen camino. Walker fue a decir que era su responsabilidad como su compañero cuando algo alteró el aire a su alrededor… o tal vez algo se alteró en su interior. No sabía cómo describirlo, pero estaba seguro de que sabía que el cuerpo de Lara ya no era el mismo que había sido ayer. Agachándose, la miró directo a los ojos. –¿Walker? –Lara alzó una mano hacia su mejilla–. ¿Qué pasa? Sacudiendo su cabeza, trató de ubicar qué era lo que le molestaba… y oh. –¿Te hiciste una prueba de embarazo hoy? –No, iba a esperar a… –Los ojos de Lara se agrandaron, una mano fue hacia su abdomen–. ¿Estás seguro? Asintió. No podía explicar cómo, pero estaba seguro. Era como si el enlace de pareja le hubiera enviado un pequeño pulso de conocimiento, una advertencia de que tenía que cuidar mucho más a su compañera en los meses por venir. –Sí, estoy seguro. Las lágrimas llenaron los ojos de Lara. –Walker, oh. Un bebé. Él la sujetó en sus brazos, su propio corazón latía con tanta fuerza dentro de su pecho que casi dolía. –Amo a Marlee tanto que algunas veces es difícil respirar –le dijo–. Pero nunca tuve la oportunidad de experimentar todas las etapas de su desarrollo. Tenía que robar tiempo con ella. –Las veces que ella no estaba en la guardería y su madre, en Silencio y sin rastro de rebelión, no estaba alrededor para ver cómo

460


Walker trataba a su hija, como si fuera preciosa. Como si fuera el latido de su propio corazón. –Esta vez no te perderás de nada. –Ella alzó su rostro bañado de lágrimas hacia el suyo–. Vamos a vivir esto juntos, todos nosotros. La familia entera. –Su rostro brillaba–. Estoy tan ansiosa por contarles a los niños. La amaba más por amar a Marlee y a Toby como si fueran suyos, por tratarlos como una madre trataría a sus hijos. –Juntos. –Hizo eco de sus palabras, y abrazándola cerca, miró hacia donde Marlee estaba ahora sentada en el piso, comiendo pastel con un Ben ocupado en lo mismo a su lado. Mientras los miraba, Ben le ofreció lo que tal vez era una decoración de chocolate de su pedazo de pastel. Ella lo aceptó, dándole a él algo del suyo a cambio. Cuando Spencer se movió a la vista para tomar una instantánea de los dos, Walker supo que le pediría una copia. –¿Crees que ella recuerda? –le preguntó a Lara–. ¿Las veces que tuve que ser frío con ella? ¿Las veces que no pude cargarla cuando lloraba? –Marlee es una de las niñas más equilibradas que conozco. –Lara rozó su barbilla con sus dedos–. Sin importar lo que a ella podría haberle faltado en su niñez, ella siempre ha sabido que la amas. Con la emoción elevándose como una ola en su interior, Walker extendió sus manos sobre sus caderas. –¿Cuándo deberíamos decirle a la familia? –Después que me haga la prueba, para tener doble confirmación. –La voz de Lara era temblorosa–. Me siento como si estuviera hecha de champaña, las burbujas de felicidad llenan mi cerebro. Walker jamás podría salir con una descripción así, pero era muy correcta. –Yo también –admitió, agachándose hasta que sus alientos se tocaban y él pudo beber de su felicidad pura–. Yo también.

461


Traducido por Estefany.

JUDD NO SABÍA muy bien cómo terminó con sus brazos llenos de un bebé, pero alguien le entregó la niña, y por eso ahora se encontraba mirando unos grandes ojos marrones que lo miraban de vuelta con igual curiosidad. Ella no era uno de los lobardos recién nacidos. Estaba muy seguro de que esta niña pertenecía a un soldado leopardo llamado Emmett y a su compañera humana, Ria. El robo de bebés estaba descontrolado en la fiesta, los niños pasaban de mano en mano para ser adorados, besados y malcriados. Los cachorros y lobeznos y los lobardos parecían tomárselo con calma, como las criaturas de manada que eran. Pero como nadie parecía darse cuenta que Judd tenía un bebé, él se apartó un poco de las luces principales para poder pasar más tiempo con esta pequeña criatura de ojos marrones. –Hola –dijo, aunque sabía que la nena era muy joven para una comunicación verbal. Ella le agitó un puño. Sosteniéndola con un solo brazo, tomó el puño ofrecido con su mano libre. Su piel era muy frágil, sus huesos muy suaves y su agarre delicado pero determinado cuando tiró de su dedo. Él se encontró sonriendo, fascinado por sus pequeños movimientos y por la manera en que ella quería morder su dedo a pesar de que solo tenía la mera sugestión de sus primeros dos dientes. –Hombre hermoso, acabas de derretir mi corazón en un charco. Él supo que Brenna se estaba acercando. Siempre podía sentirla. Cuando ella se detuvo al otro lado del bebé y suspiró, él echó un vistazo para encontrar la extraordinaria belleza de su mirada. –¿Por qué te derrites? –¿Un hombre bastante sexy y peligroso con una bebé pequeña y adorable en sus brazos, ambos fascinados por el otro? –Sin importarle su increíble vestido hasta

462


los tobillos de rojo amapola, Brenna se tiró dramáticamente al suelo, con los brazos extendidos–. Muerta. –Alzándose en sus codos, dijo–: En especial porque es mi hombre sexy quien está sosteniendo a la nena. Él la ayudó a pararse usando su telequinesis. –¿Quieres cargarla? –preguntó, extrañamente renuente en entregarle ese peso suave y caliente. –No, está bien. Puedes seguir cargándola. –Brenna sonrió, y era obvio que fue capaz de leer sus emociones–. Su nombre es Mialin Corrina. –Besando la mejilla de la bebé, Brenna susurro–: Lindo, al igual que esta gatita pequeña. Esa gatita sonrió e hizo sonidos felices que revolvió cosas en el interior de Judd. –¿Alguna vez cargaste a Marlee o a Sienna? –preguntó Brenna. –Marlee. –No muy seguido, solo cuando él era capaz de escaparse del control de sus entrenadores y solo cuando su hermano estaba a solas con la bebé–. Ella también solía hacer esto. –Agarraba su dedo y luego su cabello–. Siempre me pareció tan pacifico sostenerla. –Sentir el latido de su corazón, la calidez de su aliento–. Nunca tuve la oportunidad con Sienna. Brenna acarició su brazo. –Si tengo razón, estarás sosteniendo otro bebé en tus brazos muy pronto. Judd empezó a preguntarle qué quería decir con eso cuando captó dónde estaba su mirada. Su hermano Walker se encontraba parado en las sombras de una cabaña distante, pero no había ningún error en la felicidad de su cara, o en la forma protectora en la que tenía su mano sobre el estómago de una Lara radiante. El corazón de Judd dio un gran salto en el siguiente latido. –Si alguien merece ser padre de nuevo, es Walker. –Su hermano era el mejor padre, el mejor hombre que alguna vez hubiese conocido. Brenna se acurrucó debajo de su brazo cuando él lo extendió. –¿Quieres niños? Judd miró hacia la nena que ahora dormía en sus brazos, y se encontró asintiendo. –Algún día. Cuando seamos un poco más viejos y más… como Walker y Lara. Más estables. ¿Sabes a lo que me refiero? –Sé exactamente lo que quieres decir. Están enraizados y sólidos, anclados. – Deslizó su brazo alrededor de su cintura–. Todavía estamos buscando nuestro

463


propio camino, descubriendo quiénes somos. Pero una cosa sí sé: eres mío y yo soy tuya, cualquier crecimiento que hagamos, lo haremos juntos. –Siempre. –Judd no podía imaginar una vida sin Brenna. Simplemente no tenía ningún sentido–. ¿Crees que debería devolverla? –Yo digo que quién se la encuentra, se la queda. Así que se quedaron con la bebé por una hora, mirándola dormir y tocando su nariz respingona de vez en cuando, o rozando sus dedos sobre sus pequeños puñitos. Fue Emmett quien finalmente llegó a reclamar a su hija. –Vamos, bebita –murmuro, tomándola de Judd. Sus manos eran grandes y un poco cicatrizadas, su cara de ángulos duros a pesar de haberse afeitado, pero la ternura en su agarre era infinita. La cara de la bebé se iluminó incluso dormida al sonido de la voz de su padre. –Gracias por dejarnos cargarla. –Él sabía que Emmett debía estar atento de la locación de su hija cada instante que no estuvo en sus brazos. –Me imagine que no podría estar más segura que con un Flecha. Después de todo, proteges a los inocentes. –Emmett besó la frente de su hija–. Pero ahora la abuela de esta gatita quiere verla y ella tiene prioridad en sus derechos. Mientras el otro hombre se daba la vuelta y se alejaba, Judd sintió que su corazón volvía a saltar. Porque por mucho tiempo, las Flechas fueron la pesadilla, los hombres del saco. Ellos, también protegían, pero nadie parecía verlo. Ahora, al menos, el mundo estaba empezando a entender. Ya no importaba mucho para Judd, sin embargo para sus hermanos… Buscó y localizó a Vasic en la multitud. El teletransportador estaba parado tranquilamente al lado de su pareja mientras ella hablaba con Sascha, pero él estaba involucrado. Estaba presente. Al igual que un hombre que no era una Flecha pero que transitaba los mismos caminos peligrosos. Capturando su mirada, Kaleb asintió. Judd lo saludó de vuelta antes de regresar su atención a la loba que lo había arrastrado a sus brazos y le enseñó a vivir. –Vamos a bailar –le dijo él–. Quiero celebrar esta noche.

LA pierna de Annie dolía pero no era algo grave, no ahora que estaba usando los antiinflamatorios que Tamsyn le prescribió. La relativa falta de dolor la dejaba disfrutar de las festividades. Ya estaba acostumbrada a los eventos cambiantes por

464


el tiempo que llevaba emparejada con Zach, aunque este era inusual en más de una forma. No solo por los lobos sino por todos los demás que estaban aquí. Allí fue cuando lo vio a él a través del claro. Estaba parado por los árboles, separado de todo el mundo mientras sus ojos vigilaban a una mujer con ojos azules oscuros que era la prima de Faith. Por supuesto, Annie sabía quién era, era difícil no reconocer al hombre que se rumoreaba era el Psy más poderoso de la Red. Pero ver a Kaleb Krychek en la pantalla de comunicación era diferente a verlo en persona. El poder que emanaba de él… Era extrañamente familiar, aunque tal vez estaba engañándose a sí misma. Aun así, debía saberlo. Moviéndose con cuidado y usando su bastón de apoyo, hizo su camino a través del claro luego de chequear para ver que Rowan estaba feliz en los brazos de una de sus tías jóvenes. Ahí estaba, su precioso niño. Sintió como si estuviera sonriendo con todo su cuerpo. El constante uso del bastón, los problemas con su pierna resultantes del cambio de balance durante su embarazo, todo eso valía la pena. Por supuesto, Zach era un leopardo gruñón y sobreprotector que odiaba verla con cualquier dolor. Si se saliera con la suya, ella estaría en cama bebiendo té y comiendo bollos cada día. Con su sonrisa haciéndose más profunda, miró alrededor, y encontró a su compañero. Estaba sentado en el suelo con su sobrino Bryan parado detrás de él. Bryan tenía sus manos sobre los ojos de Zach y le pedía a su tío que adivinara algo. Ah, eso explicaba por qué Zach no estuvo encima de ella justo después de haber dejado su puesto confortable. Le gustaba ese asiento, amaba como la gente se acercaba todo el tiempo a socializar con ella y como los cachorros apretaban sus cuerpos cálidos y pequeños a su lado cuando querían descansar un rato. Annie no era terca sin razón, y no existía ningún motivo en poner presión innecesaria en su pierna cuando se podía sentar ahora y salvar su energía para después. Como para acariciar a su compañero. Pero no se podía sentar. No esta noche. No en este momento. Los ojos de Kaleb conectaron con los de ella cuando estaba a varios metros de distancia. Él escaneó los alrededores un segundo después, de seguro creyendo que ella se estaba moviendo para unirse a un grupo un poco a su izquierda. Sin embargo, cuando ella mantuvo su curso, él regresó su atención a ella; que estaba lo

465


bastante cerca para ver ahora en verdad esos ojos extraordinarios, para mirar esas estrellas blancas sobre terciopelo negro que era la mirada de un cardinal. Luego de conocer a Sascha y a Faith, se dio cuenta que no todos los ojos cardinales eran iguales, Cada uno era distinto… y este par, ella nunca, jamás, los olvidaría. Con la garganta espesa, se paró a medio metro de él, los dos lo bastante lejos de todo el mundo para tener privacidad. Estaba claro que él no la reconocía. ¿Por qué habría de hacerlo? Ella había sido una niña pequeña y flacucha de siete años la última vez que él la vio. Él también había sido un niño, pero esos ojos. Esos ojos. –¿Puedo ser de ayuda? –preguntó cuándo ella se mantuvo en silencio–. Puedo teletransportarte de vuelta a tu asiento si estás adolorida. Annie negó con la cabeza, con sus ojos aguados. –Eres tú –susurró. La miró por varios segundos antes de que su mirada terminara despacio en su pierna, luego al bastón en que ella descansaba su mano y su peso. Cuando él alzó su mirada estrellada para encontrar la suya de nuevo, supo que la recordaba. Recordaba el loco descarrilamiento del tren bala, recordaba a la niña pequeña atrapada bajo el aplastante peso del metal, recordaba alzar ese metal para que ella pudiera ser sacada. –Salvaron tu pierna. Ella asintió, tragando grueso. –Una placa de plastiacero que crecía mientras yo lo hacía –le dijo–. Era la operación más avanzada en ese tiempo. –Han habido progresos desde entonces, y Annie consideró someterse a una operación más que pudiera arreglar los problemas restantes, pero entonces quedó embarazada y decidió que la operación podía esperar–. Mi nombre es Annie Quinn. –Te vi con un niño. –La voz de Kaleb era tan oscura como la sensación del poder que giraba a su alrededor. –Sí, es mío. De Zach y mío. –Una lágrima rodó por su rostro–. Gracias a ti, estoy aquí y yo… –Ángel. –La voz de Zach sostenía un borde afilado–. ¿Por qué estas llorando? –Colocó una mano en su espalda baja, Rowan estaba acurrucado en su otro brazo. –Zach, fue Kaleb –dijo, mirando a su cara adorable. Más lágrimas cayeron por su rostro–. Todos esos años atrás, fue él.

466


La expresión sombría de su compañero cambió a una de calmado respeto. Deslizando su mano fuera de la espalda de Annie, se la tendió a Kaleb. –Es un honor. Kaleb la estrechó, a pesar de que Annie podía adivinar que él no era un hombre que ofreciera privilegios de piel en ningún nivel, excepto con Sahara. –Hice lo que era necesario –dijo sin ningún cambio en su entonación o expresión. –Hiciste lo que era correcto. –Annie se negaba a aceptar que él desestimara su heroísmo. Había sido un niño con unos ojos muy maduros e hizo lo que era correcto. Por lo que ha aprendido de los Psy desde que se volvió parte de los DarkRiver, sabía lo que esa decisión le tuvo que haber costado. En el Silencio, un niño telequinético tenía que estar en estricta supervisión… y era probable que fuera torturado en un esfuerzo de enseñarle control. –Fuiste un héroe ese día –dijo ella a través de su garganta trancada–. Jamás olvidaré lo que hiciste. Zach presionó un beso en su sien. –Gracias por salvar a mi compañera –le dijo a Kaleb después–. Tengo mucho tiempo queriendo decirle eso al “chico con ojos cardinales” de Annie. Kaleb inclinó su cabeza muy ligeramente. –No hay deuda –dijo, como si tratara de dilucidar por qué ella se acercó y habría encontrado esa respuesta. Sonriendo, ella se secó las lágrimas. –Lo sé. Eres una buena persona. –Creo que eres una de las dos personas en el mundo que diría eso. La otra es la mujer que los cambiantes describirían como mi compañera, así que es comprensible que ella sea parcial. Eso la hizo reír a carcajadas, mientras Zach sonreía. –No se puede decir que el hombre no sea honesto. –Él acarició su espalda baja–. ¿Le quieres decir tú o lo hago yo? –Yo quiero hacerlo. –Tocando a su bebé, ella dijo–: Este es nuestro hijo, Rowan. –Elevó su mirada para sostener los ojos de Kaleb–. Me gustaría usar tu nombre como su segundo nombre. –Sin Kaleb, ella no estaría aquí, no tendría a un compañero y a un hijo. Era importante honrar el acto de coraje del chico que había sido en una manera que lo hiciera parte de su familia. Kaleb se tomó varios segundos para responder.

467


–¿Están seguros de querer conectarlo a mí? –pregunto al final. –Sí. –Sabía lo que el mundo veía cuando miraban a Kaleb Krychek, pero ella veía al chico herido quien, a pesar de todo, pensaba en los demás. Estaba contenta, muy contenta de que él haya encontrado la felicidad y el amor–. Siempre serás parte de nuestra familia, y espero que aceptes la invitación en el ánimo con el que se te es dado. Los ojos de Kaleb dejaron los suyos, encontraron a su pareja y Annie tenía el presentimiento de que estaba hablando con ella. –Gracias –dijo él cuando la miró de vuelta. –Te enviaremos nuestros datos, en caso de que quieras visitarnos. –No creía que Kaleb Krychek fuera del tipo que visitara bebés y amigos, pero ahora él era familia y sería tratado como tal–. Espero que vengas. –Sí –añadió Zach–. Eres bienvenido.

LUEGO de que Kaleb inclinara su cabeza en reconocimiento de la oferta de la pareja DarkRiver, el macho, Zach, empezó a coaccionar a su compañera para que regresara a su asiento. –¿Quieren un aventón? –preguntó Kaleb, ya que notó lo firmemente que Annie se apoyaba en el bastón y cómo ahora estaba inclinada contra su compañero. Ambos lo miraron antes de sonreír al mismo tiempo. –¿Por qué demonios no? –dijo Zach. Le tomó menos de un latido del corazón. Podía ver el destino y ellos estaban parados frente a él. Incluso cuando Annie abrió su boca para hablar, la pareja y su bebé se encontraron en la silla de mimbre acolchada de la cual Annie se había levantado. Riendo, la pareja lo saludó antes de que Zach la ayudara a sentarse, luego le entregó al niño. Un niño llamado Rowan Kaleb Quinn. –Esa fue la primera vez que ejercite mi libre voluntad –le dijo a Sahara mientras su corazón caminaba hacia él, una mujer de un metro cincuenta y dos, en un vestido sin tirantes del color de las cerezas maduras que destacaba la tonalidad cálida de su piel. Ella había escogido el traje negro sobre negro que él estaba usando, acariciando con sus dedos su musculo pectoral antes de abotonar su camisa–. Vi vistazos de la noticia del descarrilamiento del tren en la pantalla de comunicación, vi a una

468


niña pequeña atrapada bajo todo ese metal aplastado. –Una niña como él, herida y rota–. Así que rompí las cadenas en mi mente y por una pequeña fracción de tiempo, fui libre y estaba haciendo algo bueno. Saltando a sus brazos, Sahara lo miró con ojos que siempre lo habían visto justo como era, un hombre que vivía en la zona gris pero que la amaba en cada rincón oscuro de su alma. –Estabas siendo honesto contigo mismo. –Ella estiró su mano sobre su corazón–. Incluso en el horror, encontraste la voluntad y tuviste el coraje de luchar por lo que era correcto. Él deslizó su mano sobre su cabello. Aquí, con los cambiantes, tal contacto entre parejas era aceptado, incluso era esperado. Ellos eran una raza muy táctil, y aunque Kaleb podría haber encontrado eso raro antes de que Sahara entrara a su vida, hace mucho tiempo atrás ella le había enseñado el valor del tacto cuando era dado con afecto y amor. –Seamos jóvenes y felices hoy, Kaleb. –La mente de Sahara le habló a la suya, su voz telepática llena de recuerdos de todas las celebraciones que se perdieron, todo el dolor que sufrieron–. Como si estuviéramos en ese mercado de Estambul. Olvida todo lo demás solo por esta noche. Kaleb siempre estaba alerta por amenazas, pero eso no significaba que él se negara a Sahara. Si ella le pedía la luna, él encontraría una manera de ponérsela a los pies. –Cualquier cosa que desees. El catastrófico problema con la Red estaría allí mañana, así como las maquinaciones del Consorcio y la política de los poderosos y peligrosos. –¿Bailarías conmigo? –Los dijes del brazalete de Sahara sonaban uno contra otro mientras ella alzaba sus brazos para ponerlos alrededor de su cuello, su amor por él, orgulloso y abierto. Muy dentro de él, incluso la parte que era un vacío, sin merced, oscuro y roto, conocía la felicidad y la alegría. –Tú eres la bailarina. –Pero él la tomó entre sus brazos y se movieron al ritmo de una canción lenta y romántica que la banda estaba tocando. Kaleb sabía que era romántica porque Sahara se lo susurró mientras le robaba un beso. Su cabello era suave, cargaba la esencia fresca de su champú. Él le había lavado el cabello en la ducha más temprano ese día, y después demandó un pago

469


por su trabajo en besos. Con ella, podía ser joven, podía ser el niño de quien ella se enamoró antes que el mundo los separara. Nadie los interrumpió durante esa canción o la siguiente. Pero a la tercera… –¡Hola, señor Krychek! Kaleb bajó la mirada para encontrarse la cara de un niño de cinco o seis años, su cabello oscuro era una maraña de seda. –Hola. –¡Zach dijo que lo teletransportaste! –El niño estaba saltando de arriba abajo–. ¿Me puedes teletransportar a mí? –¿Crees que tiene alguna idea de que soy considerado una amenaza mortal por la mayoría de los individuos en el planeta? –Nope. –Los ojos de Sahara se reían de él–. Creo que piensa que eres un nuevo juguete. No le costó a Kaleb nada teletransportar al niño al lado más lejano del compuesto. Él pudo escuchar el grito de excitación del niño desde ahí. –Tal vez debamos irnos antes de que le diga a sus pequeños amigos. Entrelazando sus dedos con los suyos, Sahara lo jaló hacia adelante. –Vamos a hablar con los adultos. Ellos harán que los niños se comporten. Kaleb se encontró al lado de Judd no mucho después, Sahara lo guio hasta el hombre que era su amigo. –Ustedes dos hablen –dijo–. No he tenido el chance de ponerme al día con Faith. –¿Te piden que seas un teletransportador personal? –le preguntó Kaleb a Judd luego de que Sahara le lanzara un beso y empezara a irse a través de la multitud para encontrar a su prima. –Sí. –Una ligera sonrisa del antiguo Flecha–. A pesar de que algunas veces los arrojo al lago. –Es probable que yo no deba hacer eso porque soy un invitado, y la mitad de la gente aquí todavía piensa que los voy a matar en cualquier momento. –Cierto. –Judd miró a Zach y Annie–. Te vi hablando con ellos. ¿Los conoces? –Sí. De otra vida. –Se dio cuenta de que nunca le había contado a Judd del incidente de su niñez, así que lo hizo–. Ella va a ponerle de segundo nombre Kaleb a su hijo. –Todavía no sabía cómo sentirse sobre ello La expresión de Judd se tornó solemne. –Un honor y una invitación.

470


–Sí. –Kaleb vio a una niña correr hacia ellos, teletransportó a la niña directo a sus padres, quienes la agarraron por los hombros y la sentaron a comer en un mesa de picnic–. Parece que estoy reuniendo incluso a más… gente. –¿Gente? –Judd negó con la cabeza–. Creo que quieres decir familia. –Sahara es mi familia. –Ella es el centro, es cierto, pero una familia es un organismo vivo. Crece en muchas direcciones. Como la Nina de Xavier, ella también es ahora parte de nuestra familia. –Los ojos de Judd siguieron a un par de cachorros de leopardo que se escabulleron debajo de una mesa de comida y estaban intentando jalar el mantel. Una pequeña cachorra de pantera se paró en ese lado de la mesa y los miró con una expresión inquisitiva en su cara. Un segundo después, los cachorros de leopardo se encontraron frente a una morena alta que usaba un vestido ajustado de un color cobre brillante. Ella miró hacia sus caras asustadas, luego localizó a Judd en el claro. –¿Qué hicieron? –le preguntó. Judd señaló el mantel que no lograron quitar. Con las manos en sus caderas, la morena observó con el ceño fruncido a los cachorros que ahora estaban sentados en una pose atenta. –¿Se dan cuenta de que los puedo castigar diciendo que no hay más postre por lo que resta de la fiesta? Girándose hasta mostrar sus estómagos, ocultaron sus ojos con sus patas delanteras. Kaleb pudo ver a la morena luchando por no sonreír. Agachándose, ella levantó a los cachorros por el cogote. –Eso que hicieron es algo muy malo –dijo con severidad–. Les voy a dar un pase porque esta es una celebración, pero ya no hagan más cosas traviesas, o sino los llevaré a casa y les haré coles de Bruselas para cenar. –Los hocicos de los cachorros se abrieron por la sorpresa–. Sí –dijo en ese mismo tono severo–. Coles de Bruselas, con espinaca para el postre. Ahora, ¿se portaran bien? Dos rápidos asentimientos. –Mmm, estaré vigilando. –Bajando a los cachorros regañados, ella logró mantener una cara estricta hasta que estuvieron lo suficientemente lejos para no ver su sonrisa mientras caminaba hacia Judd y Kaleb–. La gente sigue diciéndome que se meterán en menos problemas mientras vayan creciendo, pero les juro que se están volviendo más inteligentes con sus travesuras.

471


–Ellos saben que están seguros –se encontró diciendo Kaleb–. Les da la libertad de empujar sus límites. La morena, que identificó como la sanadora DarkRiver, Tamsyn Ryder, asintió. –Lo sé, pero estoy empezando a temer sus años como adolescentes. Tengo visiones de motodeslizadoras y escaladas a las ventanas de las chicas por la noche. –El afecto coloreaba cada palabra–. Conociéndolos, trabajaran juntos para robarse las escaleras y escalar esas ventanas. Kaleb no entendía a los niños, en especial a los niños como esos. Él entendía mejor a los niños Flechas. Pero podía ver por qué Aden estaba esforzándose tanto para reformar la fundación de la sociedad de las Flechas. Tenía que ver con amor y con confianza. El tipo de amor y confianza que le hizo teletransportar a su pareja desde donde estaba con Faith sin ninguna advertencia diez minutos más tarde. –¡Kaleb! –Su nombre apenas había dejado sus labios cuando él los teletransportó al bosque–. ¿Me estás secuestrando? –Sahara le frunció el ceño, pero se mantuvo pegada a su cuerpo. –Nunca terminamos nuestro baile. La respuesta de Sahara fue suave, sus ojos sosteniendo miles de sueños. –Y nunca lo haremos. Este baile en el que estamos, es para siempre. –Bien.

472


Traducido por Estefany.

LOCALIZANDO A KIT en el borde más lejano de la celebración, Lucas presionó un beso en la frente del lobardo dormido en sus brazos antes de entregar el peso pequeño y caliente a su abuelo que lo miraba con adoración. Entonces, caminó directo hacia el joven soldado. Los ojos de Kit tenían una expresión que la pantera en él entendía muy bien. –¿Cuándo te vas? –le preguntó al hombre que vio crecer de bebé a joven a este soldado que se había ganado su confianza más profunda. Kit dejó escapar su aliento. –Pensé en esta noche. –Una media sonrisa–. Con la esperanza de que nadie lo notara con toda la excitación y ya estaré muy lejos para cuando lo hagan. Lucas sabía por qué Kit quería irse sin decirle a nadie, los leopardos entendían la necesidad de deambular, pero él era uno de los niños de la manada y muchos lo iban a extrañar con desesperación. En especial los cachorros. –¿Hablaste con los niños? –Julian y Roman, en particular, consideraban a Kit su hermano mayor. –Les dije que iré a una aventura. –Kit pasó una mano por su cabello, sus ojos mantenían una curiosidad muy felina–. ¿Cómo lo supiste? Lucas solo negó con la cabeza. Él era el alfa, un buen alfa siempre conocía el latido de su manada, y él ya sabía por un tiempo que Kit estaba inquieto y fatigado en su propia piel. Necesitaba estirarse, explorar el resto del mundo, incluso más que la mayoría de los demás leopardos debido a que tenía la esencia de un futuro alfa. Sin embargo, eso no era lo que lo hacía un verdadero alfa. Ser un alfa requería una habilidad de amar con una profundidad que incluía a todas y cada una de las personas bajo su cuidado; también requería un temperamento que fomentara los

473


lazos de la manada. Áspero o sofisticado, gruñón o cálido, cada alfa era único, pero los mejores alfas tenían ambas cualidades. También las tenía Kit. Cualquier manada que él fundara sería fuerte, perduraría. Lucas había visto al joven macho crecer durante el año pasado. Ya en este momento, sus pares lo veían como su líder; cuando llegue la oportunidad de emprender su propio camino, ya tendría centinelas que estaban listos para apoyarlo y formar una manada con él. No obstante, ese tiempo era en el futuro. Por ahora, Kit seguía siendo un niño DarkRiver que se dirigía a explorar al mundo, para vagar como su leopardo le exigía. –Sé salvaje –le dijo Lucas con una sonrisa–. Explora todo lo que quieras explorar. Corre duro, juega rudo y encuentra tu propia piel. –Jalando al chico cerca, Lucas lo abrazó muy fuerte. Kit lo abrazó de vuelta con la misma fuerza. –Necesito vagar –susurro–, pero los extrañaré a todos. –El que deambules no significa que desaparecerás –le recordó Lucas cuando se separaron–. Mantente en contacto y encuentra a los compañeros de manada que estén rondando en las mismas áreas. Puedes descubrir quién eres sin convertirte en un solitario. Tengo el presentimiento de que Cory y Nico también están cerca de querer deambular, así que tal vez te los consigas en tu camino más pronto que tarde. El alivio coloreó los rasgos de Kit. Lucas lo entendía. Su naturaleza era dual, el leopardo solitario y el humano sociable. Era en esta etapa de la vida, un punto que venía en tiempos diferentes para cada uno de ellos, que el leopardo se volvía más predominante que el humano. No obstante, ellos seguían siendo cambiantes. Ser completamente solitarios no era una decisión natural. –Cuida de Rina –dijo Kit, luego se rio y cerró las manos alrededor de las placas que colgaban de su cuello–. Ella me mataría si me escucha decir eso, pero… –Lo entiendo. –Rina y Kit se volvieron muy unidos después de la muerte de sus padres–. Me asegurare de que no se meta en muchos problemas. –Rina ya hizo su deambulada, y aunque sus tendencias inquietas persistían, eso era parte de su personalidad y nada que Lucas se atreviera a aplastar. Todo lo que él le pedía era disciplina–. Ve. Deambula.

474


La sonrisa de Kit era salvaje, sus ojos se volvieron los de un leopardo. Girando sus talones sin más palabras, desapareció entre los árboles, un joven leopardo dirigiéndose a explorar el mundo. –Lo extrañaré –dijo una voz familiar femenina detrás de Lucas, unos esbeltos brazos se deslizaron alrededor de su cuerpo mientras presionaba su mejilla contra su espalda. Él cerró su mano sobre una de las de Sascha. –Lo sé, gatita, pero así es como crecemos. –A Sascha le resultaba muy difícil cada vez que uno de los jóvenes adultos dejaba la manada; sus instintos como E eran de conservar a su familia unida, de mantenerlos a salvo y felices. Conscientemente, ella sabía que la mayoría de los leopardos necesitaban vagar para asentarse en su forma adulta, para ser en verdad felices, pero eso no disminuía su preocupación al verlos partir–. Él volverá. –Pero tal vez nos deje algún día, de manera más permanente. –Sí. –Existía una gran posibilidad de eso, debido a lo vinculado y unido que él estaba con DarkRiver y con Lucas, Kit ofrecería quedarse en la manada como uno de sus centinelas. Pero si él hacía esa oferta, Lucas la rechazaría. No porque no quisiera su fuerza y lealtad a su lado, sino porque sabía que Kit estaba destinado a guiar a su propia manada, era uno de los jóvenes alfa más prometedores que Lucas hubiese conocido. Él le haría un daño si no presionaba a Kit para que se convirtiera en lo que podía ser. –Muy seguido –le dijo a su compañera–, nuestros polluelos deben dejar el nido para encontrar sus alas. –Dándose la vuelta, envolvió sus brazos alrededor de ella–. Eso no significa que aún no nos pertenezcan. Incluso cuando Kit deje DarkRiver, seguirá siendo uno de los nuestros. Sascha asintió e inhaló. –Estoy tratando de no pensar en Naya yéndose por su cuenta algún día en el futuro. Riendo, Lucas la acarició. –Gatita, nuestra cachorra no irá a ningún lado pronto. –Ni a vagar, ni porque vaya a ser secuestrada por enemigos. Lucas protegería a su hija hasta la muerte. Si Pax Marshall probaba ser la mente maestra detrás de la abducción planificada de Naya, tomaría venganza en contra del hombre Psy. Y si resultaba que Pax era solo una pantomima, entonces él

475


iría tras las sombras que jalaban de las cuerdas de lo que podía ser un juego mortal. –Pero Naya se irá a deambular en algún momento –insistió Sascha, y frunciendo el ceño, agregó–: ¿Sabes lo que hizo Jamie mientras estaba lejos? Condujo autos de carreras a velocidades mortales, se hizo amigo de osos que lo hacían terminar borracho cada día de la semana… –Tienes que cuidarte de los osos. Se pueden beber hasta el agua de los floreros. –Deja las bromas. –Lo empujó por los hombros–. No estoy segura de cómo logró volver en una pieza, en especial después de que decidiera ir a bucear en aguas profundas. ¿Qué gato hace eso? –Jamie siempre ha sido alguien único. –Lucas tembló ante la idea de estar sumergido en la profundidad del océano–. ¿Notaste el cambio más raro? –Cuando Sascha frunció el ceño y miró alrededor en busca del macho que él promovió a centinela junto a su compañera, la antigua soldado de rango superior, Desiree, él dijo–: El color de su cabello es con el que nació. –Que resultaba ser de un rico marrón chocolate. Los ojos de Sascha se abrieron mucho. –No me había dado cuenta. Pero él se siente bien. Él sabía que hablaba en sentido empático. –Bueno –dijo mordiendo y chupando su labio inferior en un beso burlón–, cuando un gato hace buceo en aguas profundas, cambiarse el color de pelo probablemente ya no sea tan emocionante. La risa de Sascha atrajo la atención de uno de los cachorros que todavía no se había rendido a la exhaustiva noche. Normalmente, ya todos estarían dormidos, pero como esta era una ocasión especial, Hawke y él relajaron las reglas. Atrapando a Roman en sus brazos, el chico en forma humana y milagrosamente vestido en las mismas ropas con las que llegó, lo que significaba que él, de hecho, guardó sus ropas antes de cambiar, Sascha lo levantó. –Uff –dijo mientras lo colocaba contra su cadera–. ¿Te comiste un pastel entero tu solito? Los ojos de Roman se agrandaron. –Lo compartí con Jules, Issy, Dai y Naya. –Bueno, entonces eso está bien. –Sascha lo besó en la mejilla y Roman puso su cabeza en su hombro.

476


Estaba dormido para el momento en que llegaron a la otra parte del círculo de la manada. Viéndolos, Nathan extendió sus brazos para cargar a su hijo. Roman no se despertó, durmiendo con el despreocupado abandono de un niño que sabía que estaba a salvo y era amado. Después de presionar un beso en el cabello negro y sedoso de su hijo, Nathan captó la mirada de Lucas e inclinó la cabeza a la izquierda. Lucas miró en esa dirección y encontró a la pila de cachorros y lobeznos, incluyendo a Naya, dormidos profundamente en una manta suave que alguien había puesto. Dos niñas pequeñas yacían en forma humana entre los cuerpos peludos: Noor y Aneca, la niña de la manada de Teijan. Nathan caminó hasta allá para colocar a Roman con sus compañeros de juegos, incluido Jules. El chico se mantuvo en forma humana pero se enrolló entre los demás. Ellos, en cambio, se movieron dormidos para acurrucarse a su alrededor, así que pronto estaba cubierto en pelaje dorado con manchas negras y también el suave pelaje marrón de los lobeznos. Naya dormía en el protegido círculo de sus brazos, el cuerpo cubierto del pelaje de Jules en su otro lado. Sascha tenía razón. Un día, estos niños, también, saldrían a deambular. Lucas giró la cabeza para mirar por donde Kit había desaparecido y le deseó al cachorro lo mejor. La manada lo estaría esperando cuando estuviera listo para regresar a casa, sin importar si sería en un mes o en diez años. Cada viaje del leopardo era único. Aventuras conocidas y descubrimientos le aguardaban a Kit. Su compañera y Lucas volvieron a unirse a la fiesta que celebraba el vínculo firmado en sangre y soldado por la lealtad, y ahora, por la vida de tres recién nacidos. Los padres de esos recién nacidos, un teniente lobo y una centinela leopardo, bailaban una balada suave y lenta con la gracia inconsciente de una pareja en sincronía en el nivel más profundo. Y a pesar de que parecían perdidos en el otro, él era plenamente consciente de que Mercy Smith y Riley Kincaid sabían la posición exacta de cada uno de sus tres bebés. Los nuevos padres tendían a soportar la separación de sus lobardos por un máximo de cinco minutos. Entonces ellos reclamaban a Belle, Ace y Micah, para acurrucarlos cerca. Sonriendo por dentro, notó a los demás: al letal y peligroso Kaleb Krychek que acababa de emerger del bosque con su sonriente compañera; al relajado Max Shannon con su esposa, Sophia Russo; al antiguo Consejero Psy y actual miembro

477


de la Coalición Gobernante, Anthony Kyriakus. Luego estaba la bien vestida presencia de Teijan cerca de Ivy Jane, la empática que en esos momentos hablaba con Tally, quien gentilmente cargaba a un lobardo, mientras el compañero Flecha de Ivy, hablaba con el alfa de las Ratas. Cerca, el líder de los Olvidados, Devraj Santos, hablaba con Jon y Clay, y no muy lejos de ellos, Katya Haas estaba en una profunda conversación con Ashaya Aleine y Alice Eldridge. La gemela de Ashaya había rechazado la invitación de atender el evento, no teniendo ningún deseo de ser parte de cualquier reunión social, pero Lucas sabía que estaba presente en algún sentido a través de su vínculo irrompible con Ashaya. Millones de vínculos conectaban a la gente reunida aquí hoy. Era un enredado caleidoscopio. Uno que él nunca se habría imaginado el día que se sentó en una mesa frente a una mujer bellísima con los ojos estrellados de un cardinal. Esos ojos se conectaron con los suyos en ese instante, su cuerpo cálido a su lado. Fue a inclinarse para besarla cuando sintió un tirón en la bota de su pantalón. Agachándose, cogió a Naya en sus brazos. –Tampoco pude imaginarte a ti –le dijo a su cachorra traviesa, que se había alejado de sus amigos dormidos y ahora le gruñía felizmente. La risa de Sascha fue suave, su beso apasionado contra sus labios. Sostenida entre los dos, la mano de su madre en su espalda, Naya ronroneó, feliz y segura y sin ningún conocimiento de que era la encarnación del cambio. Nadiya Shayla Hunter nunca tendría una vida ordinaria. Y tal vez, si los adultos aquí y alrededor del mundo lo hacían bien, ella jamás conocería otra cosa que no fuera la amistad, la familia y la esperanza. No la guerra. No la discordia racial. No la rabia y la desconfianza. –Me gusta imaginar un futuro –le dijo a Sascha–, donde un día, nuestra hija se paré en el centro de la Federación de la Tierra Unida y cuando hablé, su voz sea escuchada por Psy, y humanos, y cambiantes, y Olvidados y cualquier mezcla posible. –Sin divisiones, sin líneas artificiales –susurró Sascha, con los ojos brillantes por las lágrimas. –Sí. –Golpeó a Naya en la nariz cuando esta intentó morder su barbilla–. Solo una paz vibrante.

478


–Bueno –dijo su compañera lentamente–, hace menos de tres años y medio, cuando nos emparejamos, golpeaste a Hawke lo bastante duro para noquearlo. Esta noche, está meciendo a un lobardo que técnicamente es tuyo. Les tomó a los lobos y leopardos un aproximado de tres años en convertirse en familia. –Una sonrisa profunda–. No es un mal comienzo. Ella agarró a su bebé cuando Naya saltó hacia ella, acurrucando y acariciando a su cachorra con la dulce afección maternal. –Yo creo en nosotros. –Sus ojos encontraron con los suyos, líneas de color en sus profundidades–. En todos nosotros. Creo que encontraremos una forma de salir de la oscuridad. El Consorcio no ganará, y al derrotarlo, forjaremos lazos que nadie será capaz de romper. Lucas pasó sus nudillos por su mejilla. –Confía en un empático para encontrar el lado positivo. Volteando su cabeza, Sascha besó la piel sobre el pulso de su muñeca. –Nuestra hija se parará en la Federación de la Tierra Unida y cuando lo haga, le diremos a todos con orgullo que esa es nuestra bebé –dijo ella. Con la pantera merodeando cerca de la superficie de su piel, Lucas envolvió en sus brazos a su compañera e hija. –Mantener a Trinidad unida, derrotar al Consorcio, ayudar a los Psy a salvar la PsyNet y ayudar a los humanos a encontrar una manera de bloquear los ataques psíquicos, para finalmente, armar la FTU. –Asintió–. Hagámoslo.

479