Issuu on Google+

Efecto de una intervención nutricional durante los primeros años de vida sobre la productividad económica de adultos guatemaltecos Lancet 2008; 371:411-16 Resumen: El INCAP realizó un estudio sobre el efecto del mejoramiento en la ingesta en niños menores de 7 años de 300 comunidades rurales, en total participaron 2,392 niños. Las comunidades se dividieron en dos grupos, a los niños de un grupo se les proporcionó un suplemento nutricional consistente en un atol (incaparina) y a los niños del otro grupo un suplemento consistente en un refresco. 25 años más tarde y con apoyo de la Universidad de Emory se recontactaron los participantes en el estudio para realizar una encuesta sobre actividad económica , productividad e ingresos. A continuación los mensajes más relevantes que se obtienen del estudio:

Mensajes Clave •

El mejoramiento de la nutrición de la niñez de países en vías de desarrollo constituye una inversión económica a largo plazo.

El consumo de un atol, proporcionado como alimento complementario, se asocia con mayores ingresos por hora cuando se proporciona antes de los 3 años de edad. No se observa este efecto si se proporciona después de esta edad.

El mejoramiento de la nutrición infantil conduce a aumentos substanciales en los ingresos de adultos hombres, lo cual sugiere que la inversión en la nutrición de la niñez en sus primeros años puede conducir al crecimiento económico a largo plazo. Esto sucede porque facilita la formación de adultos más saludables y productivos.

Otros estudios realizados apoyan esta hipótesis sobre buena nutrición infantil y mejor productividad, ya que han evidenciado que el bajo peso al nacer y el retardo en el crecimiento se relacionan con una baja talla en la edad adulta, menor masa corporal magra, menos escolaridad, funcionamiento intelectual reducido y menores ingresos.

Los resultados del estudio hecho en Guatemala muestran que al mejorar la nutrición infantil se logra un mejor capital humano incluyendo mayor tamaño corporal, mejor capacidad para trabajo físico productivo, mayor escolaridad y mejores habilidades cognoscitivas.

El suplemento de atol mejoró el crecimiento en niños y niñas únicamente durante los primeros 3 años de vida, no se observó efecto en la talla cuando se proporcionó a niños mayores de 3 años. Los niños que recibieron el atol crecieron en promedio 2.4 cm más que los que no lo recibieron.

La prevalencia de desnutrición crónica severa en las comunidades estudiadas que recibieron el atol, se redujo en más de la mitad en un período de 8 años (de 45 % a 20 %, <-3 puntaje Z).


Intervencion Nutricional Mensajes claves