Page 1

Banda Ancha y Comunicación Directa con Dios La frase que encabeza este artículo fue expresada por un sacerdote durante la homilía en una misa dominical. Aunque la misma evoque sólo una especie de parábola, en realidad su composición refleja la incidencia del lenguaje tecnológico en la iglesia moderna. Y es que la Iglesia, entendida como cuerpo representativo del pueblo de Dios, no ha escapado a la influencia de las tecnologías de información y comunicación. La frecuencia con que los miembros de la jerarquía de la iglesia (al menos la católica) utilizan o hacen mención a los diversos recursos y mecanismos de alta tecnología son cada vez más frecuentes. Internet está al servicio de la fe cristiana y progresivamente incorpora en su haber innumerables sitios electrónicos donde se puede leer, meditar, reflexionar y revisar información relativa a esta corriente religiosa. Hoy día podemos conocer El Vaticano y todas sus bellezas a través de portales en la Web y revisar documentos e información valiosa para los que de alguna manera manifestamos nuestro interés por las verdades y misterios cristianos. Conocer la Biblioteca de El Vaticano, sus monumentos y hasta comunicarnos con la curia papal a través del correo electrónico (http://www.elvaticano.com) es una experiencia posible gracias a la realidad virtual. Hasta la Biblia puede ser leída en un formato rico en imágenes, animación, música e hipertexto. Recientemente apareció publicado en el site de la BBC de Londres que en pocos meses se pondrá un servicio de misa virtual a través de Internet http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_3624000/3624193.stm. El anunció presenta esta novedad tomando en consideración aquellos fieles que por razones de enfermedad o cualquier otro impedimento no pueden asistir a los oficios regulares. Bastará una conexión al ciberespacio y ya podremos participar de esta experiencia tan importante para los que pertenecemos a la religión católica. Para todos es bien conocido el uso de la televisión desde hace mucho tiempo para estos fines. Otros recursos que podemos consultar a través de Internet están relacionados con literatura cristiana, libros, música, vídeos, etc. Por ejemplo, la librería San Pablo http://www.san-pablo.com.ar/ ofrece un portal rico en publicaciones y recursos audiovisuales de mucha calidad e interés no sólo para los católicos devotos, sino también para docentes, padres y líderes comprometidos con los valores y principios cristianos. En enlaces como éste http://www.terra.es/personal/jperezca/iglesia.htm encontramos infinidad de direcciones electrónicas relacionadas con movimientos apostólicos, oraciones, órdenes religiosas, medios de comunicación, lecturas, devociones, etc. En fin, todo un universo de posibilidades para una audiencia que ya supera los mil millones de personas y que no tendrá más excusa para no incrementar sus conocimientos sobre la Iglesia y sus dogmas de fe. Ah … pero sólo si el ancho de banda de nuestro corazón lo permite, podremos realmente mantener una comunicación franca, sincera y permanente con Dios, nuestro padre creador. JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano Nombre de este artículo: Comunicación en tiempos de Internet En esta realidad que vivimos, es muy frecuente palpar la carencia de una comunicación efectiva en el seno de nuestras sociedades. A pesar de los avances tecnológicos, los adelantos científicos y el desarrollo de las disciplinas que se encargan del comportamiento humano, aún seguimos presentando serios inconvenientes en un hecho tan primario, básico y elemental como lo es la comunicación humana. Algunas investigaciones recientes nos alertan que un niño nacido en el 2001 al llegar a los 4 años ha recibido una cantidad de información igual o mayor a la que ha recibido un adulto promedio en toda su vida. Esa realidad ES consecuencia del incremento exponencial de artefactos tecnológicos que facilitan y potencian la transmisión de datos e información, a través de canales y mecanismos que hasta hace unas décadas atrás eran desconocidos para nosotros: La televisión, Internet, celulares, PDA y otros. ¿Pero es que a pesar de ello nos estamos comunicando más? . En realidad lo que hacemos diariamente es hablar, gesticular palabras, acelerar el paso, interactuar con dispositivos, conversar a través de celulares, chatear por Internet, ver televisión, pero no estamos articulando los elementos fundamentales de una comunicación efectiva: emisor, receptor, mensaje y lo más importante la intencionalidad. Comunicar no es hablar, así como ver no es mirar, ni oír es escuchar. La comunicación efectiva implica un dominio tangible de la emocionalidad, un interés por el otro, una intención de llevar y compartir un mensaje que lleve a un resultado concreto. Esta complejidad humana la podemos verificar en todos los rincones de nuestra aldea global: en las empresas, organizaciones, partidos polítcos, asociaciones, grupos vecinales, institutos educacionales y cualquier grupo humano. Muchos problemas no resueltos por una falla consistente en la metodología y el esquema de comunicación. Los trabajadores expresan frases como “a mi no me dijeron eso”, “yo no sabía nada”; o frases como las que oímos a dos personas después de dos largas horas de conversación telefónica cuando dicen “después hablamos”. En esencia, lo que se refleja es un sentimiento de vaciedad, de no haber alcanzado el objetivo primordial del acto de comunicar. En las fronteras del siglo XX y XXI, en la era del fax, de las comunicaciones inalánbricas y de la información digital, seguimos confrontando un problema tan viejo y fundamental como lo es la comunicación. El ancho de banda en las redes sirve únicamente para mejorar y aumentar el tráfico de datos e información, pero el verdadero protagonista es la persona con sus mensajes claros y precisos, con cuya dimensión podrá lograr un balance comunicacional efectivo, nutritivo y exitoso. Este debe ser un punto de honor entre seres humanos que fueron dotados por la providencia divina de una inteligencia y una capacidad para generar contenidos y mensajes con sustancia, intención y apetito para propiciar el bienestar y la felicidad del colectivo.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


De la Enseñanza al Aprendizaje Los términos Enseñanza y Aprendizaje tienen significados opuestos aunque en la práctica encierran una complementariedad fundamental en el proceso de desarrollo y crecimiento de las personas. En el proceso de enseñanza el protagonista principal es el docente, instructor o facilitador, siendo el proceso central la enseñanza; es decir, hacer brotar en el otro toda la potencialidad afectiva, cognosctiva y psicomotora que le acompaña. El aprendizaje por su parte implica un protagonismo de la persona que aprende, es un proceso personal, auténtico e implica asumir una responsabilidad en la acción de incorporar nuevas competencias en el desempeño personal. Este cambio de protagonismo conlleva también a una modificación en la estrategia, en los métodos y en los recursos usados en la educación y formación de capital humano en general. En este nuevo de paradigma, la tecnología ha ejercido una influencia bastante notoria. Los ajustes que se han venido introduciendo en el paradigma informático-telemático han facilitado la consolidación de este nuevo esquema de aprendizaje. Hacia los años 80s. El medio más usado para la enseñanza a distancia era el correo ordinario y los cassettes de audio. Más tarde aparecieron las vídeocoferencias, las transmisiones satelitales, los vídeotapes y los CBT (Computer Based Training). Posteriormente, para mediados de los noventa, el auge de Internet ha hecho prosperar el e-learning, la comunicación síncrona y asíncrona (chat/foros) y el aprendizaje basado en la Web. Si pudieramos ver ambos paradigmas sobre un gráfico de tendencia observaríamos que el ritmo que toman las estrategias educativas de alguna manera se relaciona directamente con la evolución del paradigma tecnológico. Hoy día, estamos frente al dominio de la tecnología inalámbrica y ya los provedores de soluciones educativas están ofreciendo alternativas para este fin. Sin embargo, la rapidez con que ocurren los ajustes en la metodología y la didáctica de la educación no coincide con la velocidad de los movimientos tecnológicos. Eso puede ser entendido si tenemos presente que la educación, la enseñanza y el aprendizaje son procesos eminentemente humanos, cuyo eje central lo constituye la persona y su finalidad última no es otra que lograr su desarrollo integral. Por ello, aunque el eje de las nuevas tecnologías avance de manera vertiginosa, pasa mucho tiempo en asimilarse dichos cambios, pues se trata de una realidad que encierra muchas complejidades, en la cual intervienen factores éticos, afectivos, científicos y cognoscitivos que difícilmente pueden seguir el juego contra reloj de los cambios tecnológicos. A fin de cuentas, la tecnología no define el para qué, ni el para quiénes, sino el cómo de las cosas. Si lo vemos de esta forma, es más probable que le saquemos mucho provecho a Internet y a la comunicación inalámbrica, sin caer en excesos que pudieran abrumar y desconcertar a los sujetos, actores primordiales en el proceso de aprendizaje. JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


De la Enseñanza al Aprendizaje Los términos Enseñanza y Aprendizaje tienen significados opuestos aunque en la práctica encierran una complementariedad fundamental en el proceso de desarrollo y crecimiento de las personas. En el proceso de enseñanza el protagonista principal es el docente, instructor o facilitador, siendo el proceso central la enseñanza; es decir, hacer brotar en el otro toda la potencialidad afectiva, cognosctiva y psicomotora que le acompaña. El aprendizaje por su parte implica un protagonismo de la persona que aprende, es un proceso personal, auténtico e implica asumir una responsabilidad en la acción de incorporar nuevas competencias en el desempeño personal. Este cambio de protagonismo conlleva también a una modificación en la estrategia, en los métodos y en los recursos usados en la educación y formación de capital humano en general. En este nuevo de paradigma, la tecnología ha ejercido una influencia bastante notoria. Los ajustes que se han venido introduciendo en el paradigma informático-telemático han facilitado la consolidación de este nuevo esquema de aprendizaje. Hacia los años 80s. El medio más usado para la enseñanza a distancia era el correo ordinario y los cassettes de audio. Más tarde aparecieron las vídeocoferencias, las transmisiones satelitales, los vídeotapes y los CBT (Computer Based Training). Posteriormente, para mediados de los noventa, el auge de Internet ha hecho prosperar el e-learning, la comunicación síncrona y asíncrona (chat/foros) y el aprendizaje basado en la Web. Si pudieramos ver ambos paradigmas sobre un gráfico de tendencia observaríamos que el ritmo que toman las estrategias educativas de alguna manera se relaciona directamente con la evolución del paradigma tecnológico. Hoy día, estamos frente al dominio de la tecnología inalámbrica y ya los provedores de soluciones educativas están ofreciendo alternativas para este fin. Sin embargo, la rapidez con que ocurren los ajustes en la metodología y la didáctica de la educación no coincide con la velocidad de los movimientos tecnológicos. Eso puede ser entendido si tenemos presente que la educación, la enseñanza y el aprendizaje son procesos eminentemente humanos, cuyo eje central lo constituye la persona y su finalidad última no es otra que lograr su desarrollo integral. Por ello, aunque el eje de las nuevas tecnologías avance de manera vertiginosa, pasa mucho tiempo en asimilarse dichos cambios, pues se trata de una realidad que encierra muchas complejidades, en la cual intervienen factores éticos, afectivos, científicos y cognoscitivos que difícilmente pueden seguir el juego contra reloj de los cambios tecnológicos. A fin de cuentas, la tecnología no define el para qué, ni el para quiénes, sino el cómo de las cosas. Si lo vemos de esta forma, es más probable que le saquemos mucho provecho a Internet y a la comunicación inalámbrica, sin caer en excesos que pudieran abrumar y desconcertar a los sujetos, actores primordiales en el proceso de aprendizaje. JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

E-BUSINESS: Una nueva etapa. Parte III En términos generales, el comercio electrónico ha impactado más al público en general puesto que se trata de un proceso común y en el cual la mayoría de las personas participan diariamente. El comercio establece una relación de compra-venta de un bien o un servicio, en el cual se involucran fundamentalmente dos sujetos: el que vende y el que compra. Y en el medio de los dos un interés y unas condiciones; la tecnología ofrece un mejor vehículo para llevar a cabo estas transacciones. Internet facilita esta incorporación de los ciudadanos y promete hacerle más fácil la vida en un futuro inmediato. En el caso del e-business o negocio electrónico el impacto ha sido considerable. Los esquemas B2B y B2C se han desarrollado de manera vertiginosa, permitiendo a pequeñas, medianas y grandes empresas establecer contactos y cerrar negocios, no importando el espacio físico o las dimensiones temporales. Bien sea en Tokio, Singapur, Nueva York o Buenos Aires, con una buena conexión a Internet, conocimientos básicos de tecnología y una sólida inteligencia de negocio se pueden mover grandes cantidades de dinero provenientes de contratos, ventas corporativas, integraciones o asociaciones estratégicas. El B2B, o business to business es la relación que se establece entre dos negocios en forma directa. Es decir, la empresa A se relaciona comercialmente con la empresa B, sin intermediarios y sin que medie entre ambos una estructura que eleve los costos. Por ejemplo, las empresas pueden mantener sus inventarios al día, porque definen líneas de negocio con terceros para que les manejen sus inventarios y les garanticen su disponibilidad. Todo a través de una plataforma tecnológica. En el caso del B2C, o business to client, la relación se establece entre el negocio y sus clientes. A manera de ejemplo existe una cadena de farmacias en Venezuela que ofrece al público a través de su portal la posibilidad de consultar si un determinado producto está disponible para la venta, conocer su precio y saber en cuál sucursal se encuentra http://www.farmatodo.com . Todas estas experiencias se hacen cada vez más comunes, seguras y confiables. Aunque aún existe cierto nivel de desconfianza por algunas personas, el negocio electrónico seguirá creciendo en la medida que las necesidades de diminuir costos y sacar provecho de las economías de escala se haga más evidente. En un periódico –por ejemplo- la mayor parte de los costos están en el papel, el transporte y la distribución. Y siempre tendrá un límite determinado por la cantidad de páginas y la calidad de sus impresos. Pero ese mismo diario, puesto en Internet abre un abanico de posibilidades de publicidad, proyección y nuevos negocios altamente atractivos. Informa, entretiene, educa y vende, pero esta vez a una audiencia que está determinada por los casi mil millones de personas conectadas a la red en el mundo entero y todo ello con un costo muy bajo de publicación y de despliegue. El diario seguirá existiendo, pero bajo otro formato.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:34 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

E-COMMERCE & E-BUSINESS: Una nueva etapa. Parte I El comercio y la manera de hacer negocios ha evolucionado a la par de las nuevas tecnologías. Desde hace casi una década, los patrones de interacción y funcionamiento de la actividad comercial se han ido ajustando y modificando de acuerdo a la plataforma tecnológica del momento, especialmente la derivada de Internet y de la arquitectura cliente-servidor. Para la segunda mitad de los noventa el auge del e-business en el mundo fue bastante significativo. Muchas personas con espíritu emprendedor, con laptop en mano, conocimientos tecnológicos y una noción básica de los negocios dieron pie a diversas iniciativas de comercio electrónico, las cuales contaron con todo el apoyo de muchos inversionistas en Wall Street. Para ese momento era suficiente presentar un portal robusto y cosméticamente atractivo para contar con una reacción en cadena de apoyos monetarios que estaban dispuestos a asumir los riesgos que fuesen necesarios. Fue la época floreciente de las empresas “punto com “ . A finales de los noventa hubo una debacle en la mayoría de esas incipientes empresas del cyberespacio, cuya expresión más notable fue la de los motores de búsqueda y portales comerciales e interactivos. ¿Qué falló?. Parecía no haber espacio para la duda, pues estabamos entrando en la era de Internet en la cual el futuro indicaba que progresivamente la mayoría de los negocios tendría su espacio garantizado en la red. Para los conocedores del comercio y los negocios la respuesta puede ser más fácil: Faltó la estrategia. No es suficiente con un portal o una página Web muy bien diseñada, si detrás no se cuenta con el respaldo de una estrategia de negocio bien concebida y un equipo profesional y técnico para desarrollarla y hacerla rentable. En este caso la tecnología funcionó, y muy bien. Pero se descuidó un factor importante a la hora de plasmar cualquier iniciativa o proceso humano utilizando medios electrónicos. Hace falta la visión de un negocio viable y sostenible en el tiempo. Como lo dice Joel Barker (http://www.joelbarker.com/) hace falta intuición, coraje y sentido del tiempo para poder llevar a cabo la tarea de hacer un negocio próspero. Los negocios, así como el comercio y la educación, requieren un sustento estructural que va más allá de la logística tecnológica. Hoy día estamos ante una nueva edición del e-business y el e-commerce, pero esta vez con lecciones aprendidas y en mejores condiciones para garantizar la viabilidad y el éxito futuro. Ahora pondremos más énfasis en el qué o el para quiénes se venderá. El cómo ya está resuelto. La historia que comenzó a escribirse en esta nueva etapa del e-business y el commerce promete ser muy exitosa y productiva. Con lecciones aprendidas, más experiencia en inteligencia de negocios y una plataforma tecnológica más integrada, el horizonte del e-commerce se vislumbra lleno de logros y de una mayor eficiencia y seguridad que redundará en mucha más confianza por parte del los usuarios. El e-commerce trae a la sociedad en general un beneficio enorme en términos de tiempo y espacio tomando en cuenta la lista de transacciones y operaciones

14/06/11

07:34 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano que una ciudadano común debe realizar en cualquier ciudad o centro poblado. Basta con mirar las operaciones básicas de registro, pago y monitoreo de los servccios básicos como teléfono, agua, luz, aseo, gas

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:34 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

E-COMMERCE: Una nueva etapa. Parte II La historia que comenzó a escribirse en esta nueva etapa del e-commerce promete ser muy exitosa y productiva. Con lecciones aprendidas, más experiencia, mayor inteligencia de negocios y una plataforma tecnológica más robusta, el horizonte del e-commerce se vislumbra lleno de logros y de una mayor eficiencia y seguridad que redundará en más confianza y bienestar para los usuarios. El e-commerce ofrece a la sociedad en general un beneficio enorme en términos de tiempo y espacio, tomando en cuenta la lista de transacciones y operaciones que una ciudadano común debe realizar en cualquier ciudad o centro poblado. Basta con mirar las operaciones básicas de registro, pago y monitoreo de los servicios básicos como teléfono, agua, luz, aseo, gas las cuales pueden realizarse íntegramente por Internet para determinar el impacto que esta realidad tiene en nuestra cotidianidad. Las reservaciones de hoteles, boletos aéreos y más recientemente una lista bastante grande de trámites gubernamentales que pueden ejecutarse a través de los portales de organismos oficiales complementan este planteamiento. Hasta podemos hacerle seguimiento a un crédito bancario a través de estas tecnologías. Las operaciones bancarias pueden realizarse sin problemas y cada día con mayor seguridad, transferencias entre cuentas personales y de terceras personas. Incluso, hay guarderías en las que se le permite a los padres vigilar las actividades de sus hijos a través de una cámara web conectada a su computadora. La persona una vez conectada a la red y con una clave previamente establecida, puede entrar al sitio de la guardería y a través de las cámaras en el salón puede ver a sus niños en plena faena educativa y recreacional. Los sistemas GPS (Global Positioning System) permiten la ubicación satelital de objetos en cualquier parte del mundo con una precisión bastante grande y con intervalos de segundos entre una imagen y otra. Con esta tecnología es muy frecuente que portales comerciales ofrezcan servicios informativos acerca del tráfico en las grandes ciudades. También a través de Internet las emisoras de radio y las estaciones de televisión ofrecen sus señales las cuales pueden ser recibidas en cualquier punto de la geografía terrestre. Para comprar cualquier producto no hace falta ir hasta el establecimiento comercial. Hay supermercados en línea en los cuales se hace el pedido y en menos de dos o tres horas se recibe la mercancía en la puerta de la casa. Y la factura pagada totalmente por Internet. En fin, es un universo bastante rico en oportunidades para desarrollar el comercio electrónico. La tecnología cada vez se hace más accesible, sólo hace falta un visionario, una estrategia y muchas ganas de trabajar y de construir una realidad que puede dejar jugosas ganancias.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:35 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

El Horizonte Tecnológico de la Educación. Parte I La educación siempre ha sido un factor clave y determinante en el desarrollo de los pueblos. Las sociedades más avanzadas que sirven de referencia hoy día para el resto del mundo comparten en su estructura y funcionamiento bajos índice de analfabetismo (crónico y funcional), altos niveles de escolaridad y una estrecha correlación entre profesionales egresados y el modelo económico y productivo de la nación. La modalidad educativa que más conocemos los que leen esta columna y los que aún no lo hacen, es la tradicional “cara a cara” o presencial que incluye un aula de clases, un profesor, recursos instruccionales y un grupo de alumnos que en la mayoría de los casos actúan como receptores del acervo intelectual del facilitador. Pero con el auge de la tecnología, el desarrollo de las telecomunicaciones y más recientemente con el crecimiento exponencial de INTERNET la complejidad educativa ha empezado a cambiar. Esta nueva “red de redes” está acelerando no sólo el comercio electrónico, sino también ha estimulado el nacimiento de una nueva modalidad de aprendizaje que conocemos como e-learning. No es que la educación a distancia sea nueva. Los que conocen la Open University en Inglaterra (http://www.open.ac.uk/) o la Universidad Nacional Abierta en Venezuela (http://www.una.edu.ve/) saben que es así. Pero la incorporación de tecnologías de información y comunicación al proceso educativo está potenciando las posibilidades de aprendizaje y abre un universo de alternativas que facilitan la participación de un contingente cada vez mayor de personas en el proceso de enseñanzaaprendizaje. El e-learning o para los que lo deseen “el aprendizaje por medios electrónicos” permite la integración de texto, animación, vídeo, gráficos y muchos recursos más en una sola pantalla. Esta integración multiplica las posibilidades de aprendizaje, permite una mayor participación y protagonismo por parte del sujeto y algo bien interesante: demanda la configuración de un nuevo modelo de enseñanza, un novedoso esquema de certificación académica y un nuevo rol y perfil de los educadores, tanto de la escuela preparatoria como de los niveles pre y pos universitarios. La tecnología educativa en la medida que se use equilibradamente y sin descuidar el componente humano será el fundamento para el proceso de formación de las nuevas generaciones. Es muy común que nuestros hijos hoy manejen mucha más información que la de sus padres, abuelos o maestros. Eso no implica madurez, sabiduría o experiencia. Son sólo datos e información. Pero es una dinámica que está germinado en el seno de nuestra sociedad y que en lo sucesivo debemos tener presente, dado que impactará sustancialmente la manera como los niños y jóvenes aprenderán la historia que hoy estamos construyendo.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:35 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

El Horizonte Tecnológico de la Educación. Parte II El término e-learning o aprendizaje basado en medios electrónicos comenzó a hacer sus primeras apariciones a finales los 90. Antes ya habían recorrido mucho camino sus hermanos tecnológicos: el e-commerce / y el e-business. Pero ¿qué traen de novedoso estos términos en inglés y que cada día acaparan más la atención de todas las empresas modernas e instituciones académicas mundiales?. ¿Un invento más de la era espacial?. ¿O será el inicio de la era de la raza cósmica del autor José de Vasconcelos?. En realidad el e-learning no es otra cosa que la combinación de un proceso humano y complejo como lo es la educación y un agregado poderoso como lo es la tecnología. La aparición de Internet trajo consigo multiplicidad de oportunidades para el desarrollo de nuevos esquemas educativos y de interacción que hasta hace sólo pocos años atrás era imposible imaginar. Internet ha permitido la integración de medios y recursos que muy bien utilizados en el ámbito académico permiten alcanzar infinidad de beneficios para quien los utilice. Como lo decíamos en el artículo pasado, el salón de clases, el pizarrón y la tiza pasan a compartir una multiplicidad de alternativas didácticas que trascienden las fronteras del aula de clases y potencian las posibilidades de aprendizaje de las personas. Lejos de desaparecer o verse disminuída, el aula tradicional de clases se revitaliza y garantiza su vigencia allende las paredes de la institución y se proyecta hacia todo un universo que no tiene límites temporales o espaciales en cuanto a su disponibilidad. En Venezuela y el mundo, cada día son más frecuentes las alternativas de estudios a distancia o vía Web (Internet) con contenidos de alto nivel, mucha riqueza y calidad en los recursos instruccionales (vídeo, animaciones, etc). Citamos algunas de ellas: Universidad Nueva Esparta (http://www.une.edu.ve/catalogo/), Universidad Tecnológica del Centro (http://www.unitec.edu.ve/), URBE (http://www.urbe.edu/), Universidad Simón Rodríguez (http://www.unesr.edu.ve) y muchas más. También están disponibles diversas alternativas comunicacionales (síncronas y asíncronas) las cuales acercan más a los docentes, facilitadores o expertos a las personas expuestas al proceso de aprendizaje. La necesidad del contacto cara a cara disminuye. La comunicación puede darse a través de Foros Electrónicos, Charlas en línea (chats), Conferencias vía Web, transmisiones vía satélite (broadcast), audioconferencias vía teléfono o Internet, etc.. Los recursos son muchos, pero no olvidemos que el proceso central es netamente humano y que la comunicación no es simplemente un tráfico de datos e información. Aunque disminuye la necesidad del contacto físico, se abren nuevos espacios para el aprendizaje social y para el intercambio de contenidos con intencionalidad, impacto y valor humano.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:35 11.6.P.6.


El nuevo lenguaje de Internet Las nuevas tecnologías de información y comunicación están influenciando muchas áreas de nuestra vida. Una de ellas es el lenguaje. El mundo tecnológico tiene sus propios códigos, símbolos y términos que aunque parecieran ser muy propios de los especialistas cada vez son más accesibles a cualquier usuario de la red. Estamos ante el nacimiento de un nuevo diccionario, dinámico, actualizable permanentemente y que requiere un espacio importante en el acontecer de cada uno de nosotros. Para los padres y docentes esta realidad resulta retadora e interesante. Basta con escuchar cualquier conversación entres adolescentes para apreciar la variedad de términos y hasta verbos que resultan de la derivación automática de las interacciones que se producen en el ciberespacio. La cotidianidad de las charlas entre amigos se ve invadida por una constelación de oraciones y palabras hasta hace poco desconocidas por la mayoría de los que leen estas reflexiones. Son comunes los términos chatear, el cyber, “habla pegao” , tarifa plana, ancho de banda, upload/download de archivos, e-mail, sitio Web, linkear, portal y muchos más. Esta complejidad lingüística indica que estamos ante la presencia de un argot diferente, muy del siglo XXI y que de alguna manera está definiendo los nuevos patrones comunicacionales de nuestra era. Desconocer esta realidad podría significar engrosar las filas de una nueva especie de analfabetismo crónico y funcional, conformado por aquéllos que no dominan el lenguaje asociado a Internet y las tecnologías de información y comunicación. La lengua siempre ha sido un instrumento dinámico y flexible para la comunicación humana. Pero hoy día, ese dinamismo se ha acentuado y está implicando un desface entre las imprentas tradicionales y las actualizaciones que a cada rato ocurren vía Internet. No es un conflicto entre el formalismo del idioma o la aplicación práctica del mismo. Se trata simplemente de una novedosa manera de comunicarse que está allí y tenemos que administrarla. Insistimos, para los padres y docentes esto es de vital importancia. Asumir una posición purista o excesivamente permisiva no es la respuesta. La alternativa podría venir en un enfoque más abierto, amplio y sensato que ayude a las nuevas y viejas generaciones a asumir, asimilar y entender ese nuevo código cibernético presente en nuestra sociedad; así como evaluar su impacto en los esquemas de comunicación entre las personas. A fin de cuentas de lo que se trata es de comunicar mensajes con contenido y sustancia, no de la emisión de frases, o palabra yuxtapuestas sin sentido alguno. La intención no debe ser nunca impresionar o adoptar un lenguaje como moda. Mejor aún es preparar un código confiable y seguro que nos permita dejar nuestro legado cultural para las futuras generaciones. Así evitaremos el asombro de muchos en siglos venideros tratando de interpretar nuestros mensajes como si fuera una reedición de la histórica torre de Babel. JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

La Guerra como franquicia tecnológica Recientemente se pudo leer en un diario norteamericano que el gobierno de EEUU está financiando una nueva arma de guerra denominada “arma de energía” la cual dispara un rayo láser a la víctima dejándola completamente paralizada, pero con su corazón en pleno funcionamiento. Tales sofisticaciones nos recuerda hace una década atrás otra arma “química” que algún científico o político la denominó “sólo mata gente” . Esta realidad nos demuestra la distorsión que se presenta en el mundo contemporáneo con relación al sentido ético del desarrollo tecnológico y su verdadero uso e impacto en el ser humano. Los gobiernos del mundo parecieran estar convencidos de que la paz y el entendimiento es la única forma de garantizar la supervivencia de la raza humana. Para ello firman tratados y convenios; se agrupan en organizaciones multilaterales como la ONU, OEA; nacen ONGs y otras agrupaciones con el único fin de fomentar la paz e impulsar una cultura del diálogo y la concordia. Pero paradójicamente, por otro lado, los mismos actores propician investigaciones, ensayos y proyectos que lejos de apuntar hacia un modelo social de tolerancia, aceptación y fraternidad, añade nuevos elementos de confrontación peligrosos si los vemos a través del crisol ético y moral con que la fauna política y financiera mundial toma sus decisiones. Cada cual piensa según sus intereses. Se empieza a ver la guerra y el conflicto permanente como un nuevo negocio. Ya no una conflagración a gran escala como la primera y segunda guerra mundial, sino pequeños focos permanentes y continuos de manera de estimular el desarrollo de dispositivos como el mencionado al comienzo de este artículo. Alguien dijo alguna vez lo siguiente “si quieres la paz, prepárate para le guerra”. Pareciera que esta sentencia ha encontrado mucho eco en nuestra sociedad. En un universo de más de 6 mil millones de habitantes que tiene el planeta, grupos humanos con intereses muy particulares tienen como negocio fundamental mantener una demanda que deja muchas ganancias, pero que cada día deja profundas heridas en una sociedad que en lo más supino de su existencia sólo aspira la paz y un mundo mejor. Luego de 1945, una vez finalizada la II Guerra Mundial, la guerra como medio para solucionar conflictos quedó proscrita. Sin embargo, desde esa fecha hasta nuestros días ha habido más guerras aún. Hoy existen más de 70 conflictos armados activos en el mundo, donde están muriendo hombres, mujeres y niños diariamente. Ese es el otro filo del desarrollo tecnológico. Con esa consecuencia tenemos que lidiar los padres, docentes y personas en general para que nuestros hijos no asuman la tecnología como medio e instrumento para el terror o la destrucción, sino más bien para el bienestar y la felicidad humana. Esperemos que antes de que ésto suceda, la guerra no se convierta en otra franquicia más para exportación.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:35 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

Los Diarios Electrónicos En una Conferencia sobre medios multimedia un participante formuló una interrogante acerca de si los periódicos en papel estarían en vías de extinción como consecuencia del desarrollo de Internet. Ante este planteamiento surgió una respuesta bastante acertada que se resume así: al contrario, la integración de medios en Internet facilita y potencia el relanzamiento de una nueva era en la prensa convencional, haciendo posible la confluencia de vídeo, texto, audio y animación en una sola pantalla. Es decir, ahora el diario digital tiene la inmensa posibilidad de llegar a más audiencia, mantener actualizada la noticia a cada instante y ofrecer al lector la misma información, pero en diversos formatos. Aún así, queda mucho espacio para el tradicional periódico en papel, pues la tecnología debe apuntar a la diversidad y a la multiplicidad de enfoques, respetando el estilo de cada una de las audiencias. En principio, la mayoría de los diarios ha intentado replicar la experiencia de papel en la red. Es decir, en muchos casos lo que se ve en pantalla es el mismo tabloide, con sus mismas secciones, columnas y estructura en general. El periódico conserva aún el aspecto tradicional del papel. La tecnología ofrece mucho más que eso. El modelo multimedia implica la utilización óptima y simultánea de diversos medios para el despliegue de la información. Una noticia puede ser presentada no sólo en forma escrita, sino con un video, una animación, un gráfico o un cuadro interactivo. Las ventajas que ofrecen herramientas de autoría como Flash y Director (entre otros) son de tanto alcence que pueden lograrse contenidos dinámicos y altamente interactivos. En la red hay muchos ejemplos de diarios internacionales que están incursionando en esta nueva forma de hacer periodismo. En España por ejemplo tenemos el El País (www.elpais.es), El Mundo (www.elmundo.es); en Argentina El Clarín (www.clarin.com.ar); en Colombia El Tiempo (www.eltiempo.com); en Venezuela El Universal (www.eluniversal.com); y así muchos más. Estos diarios ofrecen una gama de recursos interactivos que facilitan la recepción de las noticias de una manera entretenida y asertiva. El lector puede seleccionar entre leer la noticia, mirar un video, participar en un foro o interactuar con una animación. En fin, un mismo contenido reflejado de una manera diversa, tratando de captar los diferentes canales presentes en los estilos de cada uno de los ciberlectores de la prensa diaria. Es probable que un futuro no muy lejano, esta columna se pueda leer en digital acompañada por otros recursos multimedia como complemento informativo.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:35 11.6.P.6.


Nuevos retos para el docente Las tecnologías de Información y Comunicación, conocidas en el argot tecnológico como las TIC, han impactado todos los aspectos de nuestra vida. Disciplinas como la medicina, la mecánica, la economía y hasta lo social han sido favorecidos por esta realidad del mundo contemporáneo. Con los adelantos de la Informática, la Robótica y las Telecomunicaciones, la educación ha sido uno de los procesos que mejor ha sabido aprovechar sus beneficios y su incorporación activa dentro de este novedoso modelo, podría significar un mayor aceleramiento en los patrones de crecimiento y desarrollo de las nuevas generaciones. Recientemente, una profesora de alta calificación profesional y muy comprometida con las mejoras continuas de su trabajo docente, me manifestaba su preocupación por la lentitud y el tiempo empleado en su escuela en la elaboración de los horarios de las materias del presente año escolar. Pensemos por un momento en una institución que alberga 4000 alumnos, con una plantilla de casi 200 docentes y más de 100 secciones entre los diversos niveles de la educación básica. Para esta escuela, organizar los horarios manualmente resulta una labor titánica. Pues bien, ante tal preocupación, nos alegra compartir con ustedes que en el mercado existen varios programas (algunos de ellos parcialmente gratuitos) que automáticamente hacen este tipo de trabajo. (http://www.maestroteca.com/browse.php3?cat=22) Su uso minimiza la parte manual y complicada del proceso, y se obtienen mejores resultados en cuanto a la utilización óptima del tiempo lo cual redunda en una mayor disponibilidad para el trabajo creativo, innovador y académico de los profesores. Este planteamiento resulta muy importante en nuestras escuelas e instituciones académicas de hoy. En mi poca experiencia, la distribución relativa del tiempo de un docente con métodos tradicionales es la siguiente: 25 % en actividades administrativas, 35 % en evaluaciones, un 10 % en actividades de coordinación o extra-escolares y apenas un 30 % (residual) dedicado a lo que debe ser la esencia de la educación; es decir, facilitar el aprendizaje individual y colectivo. Con estos avances, se plantean nuevos retos para la función docente. Ante un nuevo modelo de aprendizaje menos formal, poco estructurado y con fuentes holísticas de acceso a la información, la escuela debe cambiar. Con ese tiempo liberado gracias a aplicaciones que facilitan el trabajo administrativo, el docente puede dedicarse a la investigación, el análisis y la búsqueda frecuente del conocimiento y su aplicación practica en la vida cotidiana. A fin de cuentas, hoy día el docente (y en general cualquier persona) no posee toda la verdad ni el conocimiento de una disciplina. Pero sí podría dominar con precisión los mecanismos para llegar a las fuentes desde donde cada uno puede construir ese nuevo aprendizaje. JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

Potencia al alcance de todos Como lo comentábamos en las reflexiones pasadas, el uso de las pastillitas azules o blancas (indicadas para elevar la potencia sexual) ha aumentado vertiginosamente en los últimos años, especialmente en un segmento de la población que no pareciera necesitarlas. La ciencia, la tecnología y las investigaciones médicas han hecho un aporte valioso para superar una deficiencia que afecta a una amplia población con edades superiores a los 50 años. Eso está muy bien. Sin embargo, ¿por qué esa incidencia notoria en el consumo por parte de personas jóvenes?. Podríamos inferir que nos encontramos ante una realidad similar a la de los autos modernos: más motor y mayor velocidad vs. elevados índices de accidentes fatales con pérdidas materiales y humanas, principalmente entre 18 y 35 años. (http://www.cdc.gov/ncipc/factsheets/drving-sp.htm) Asumir los adelantos tecnológicos con una óptica meramente científica podría ser peligroso. Tampoco sugerimos una visión única y exclusivamente filosófica. Mejor proponemos administrar su uso e impacto a la luz de las consideraciones éticas, morales y de estricto sentido común. La tecnología viene para estar al servicio del hombre, para incrementar su bienestar y favorecer su supervivencia en este mundo terreno. Es obligación nuestra integrar de una manera óptima, adecuada y pertinente los avances tecnológicos en nuestras vidas para así evitar distorsiones y consecuencias que lamentar. Lo que consideramos en al párrafo anterior ya empieza a traer sus consecuencias en lo patológico y en lo social: riesgos cardiovasculares y una elevación en las condiciones que favorecen las cifras rojas del SIDA (por citar algunos hechos). Sospechamos que una mayor potencia implica una necesidad acentuada (especialmente en los jóvenes) en la diversificación y la exposición. Y la diversidad en este caso es pariente cercano de la promiscuidad; y esta última es condición expedita para el escalamiento de muchas enfermedades y males cuyo origen se encuentra en las prácticas sexuales sin el debido control. Un aporte benéfico que podemos hacer los que de alguna manera tenemos responsabilidades en la formación de nuevas generaciones (docentes, líderes, padres, gobernantes) es valorar el uso de tales avances, colocando siempre por delante principios fundamentales de vida y algunas reflexiones que podrían introducir una profiláxis social beneficiosa para todos: ¿realmente lo necesito?, ¿Si lo uso, cuáles deben ser las precauciones? ¿Cómo manejaré las consecuencias?. ¿Aunque el tacómetro marque 240 k/h, es seguro conducir a esa velocidad por la carretera?. El empaque ofrece un disfrute prolongado de muchas horas … ¿Quién será el beneficiario y bajo qué condiciones?. Medir el riesgo y estimar la incidencia en el bienestar propío y en el de los demás es una de las claves. Hasta la próxima.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:36 11.6.P.6.


Nombre de la columna: Tecnología y Capital Humano

Tecnología y Bienestar Humano Uno de los deseos más fervientes que puede tener un ser humano es la prolongación de su esperanza de vida. La ciencia y la tecnología han jugado un papel preponderante en el incremento de ésta, haciéndola más sana y confortable y ayudando a disminuir los niveles de morbilidad y mortalidad. Muchos son los descubrimientos en el campo de la física, la bioquímica y la electrónica que han facilitado a la ciencia médica la incorporación de mecanismos para el diagnóstico, prevención y curación de males que hasta el momento parecía imposible realizar. El láser, la resonancia magnética, las intervenciones laparoscópicas y los tratamientos no invasivos son algunos de los hechos tecnológicos que sustentan nuestras afirmaciones. También el campo de la psicología ha sido susceptible a esta influencia, las disciplinas deportivas y muy particularmente el área de la sexualidad humana, tema de mucho interés y preocupación para sociedades como la nuestra en donde la actividad sexual ocupa un lugar muy importante. Con mucha frecuencia encontramos innovadores productos cuyo uso garantiza a hombres y mujeres una mayor potencia, alcance y satisfacción en sus relaciones sexuales. Basta con revisar cualquier revista dominical para apreciar la cantidad de ofertas “científicas” cuyo objetivo es llenar algunos vacíos en el funcionamiento de la sexualidad humana. Ante esa avalancha de soluciones médicas de alta tecnología sería conveniente plantearse algunas interrogantes: ¿Será que con sólo atacar el componente biomecánico la relación entre humanos puede llegar a ser satisfactoria?, ¿Dónde queda lo afectivo?. Es verdad que como insinuara una canción “cigarro sin candela” no funciona, también es cierto que disponer de tanto potencial sin tomar en cuenta algunas consideraciones éticas podría ser aventurero y riesgoso. En el próximo artículo quisiera ampliar para los lectores estas reflexiones que en la mayoría de los casos descuidamos y que valdría la pena considerar si tomamos en cuenta el estudio aparecido en la revista International Journal of Impotence Research de los EE.UU. en el cual se señala que “el consumo de viagra por parte de personas de 18 hasta 45 años de edad en ese país se triplicó desde su aparición en el mercado” (http://www.starmedia.com/articulos/2343803.html) . Todo ésto sin que haya evidencia médica de su requerimiento. ¿Será que ese placer bien vale una mayor potencia aunque resulte en un mayor riesgo?. (http://www.healthfinder.gov/news/newsstory.asp?docID=517465) ¿Y el SIDA?. Estos planteamientos deberían estar presentes cuando abordamos el tema científico/tecnológico y su influencia en el bienestar humano.

JOSE H. GUAITA V. guaitaj@cantv.net

14/06/11

07:36 11.6.P.6.

Tecnología y Sociedad 2004  

Recopilación de Articulos de Prensa publicados durante el año 2004 en el Semanario NOTILLANOS

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you