Page 1


Valencia, mayo de 2012 

GRUPO SCOUT X‐EL PILAR  www.gsxelpilar.org   


Comité de Grupo  Desde las páginas del Boletín, queremos enviar un abrazo a toda la familia “X”, y  2011‐2012. 

recordar que  estamos a disposición de todos los que nos  necesiten (papás,  kraal,    niños…) para cualquier sugerencia, duda o problema que pueda surgiros.    

Este año hemos tenido un fuerte sentimiento de nostalgia recordando los momentos vividos junto con los  miembros  salientes  del  Comité,  aunque  somos  conscientes  de  que  es  muy  saludable  que  nos  vayamos  renovando cada Ronda Solar.   Reiteramos las gracias a todos los padres que se han ofrecido para formar parte del comité de grupo y de  forma  especial  a  los  que  lo  integran  este  año:  Lourdes  Porta,  Jorge  Martín,  Pepa  Ramón,  Lourdes  de  Solaun, Iván Broseta, Antonio Sabuco, Juan Carlos Gimeno y Luis Cárcel. Nos tranquiliza que la gente siga  queriendo colaborar, por supuesto que contamos con vosotros para renovaciones futuras. El Comité sigue  colaborando en el buen funcionamiento del grupo y sirviendo de lazo de unión entre los padres y el Kraal.  Os invitamos a consultar periódicamente la web del grupo ( www.gsxelpilar.org ) en la que introducimos  nuevos  contenidos  y  avisamos  de  todas  las  actividades  que  vamos  realizando  durante  la  Ronda  Solar.  Esperamos vuestras propuestas para ir mejorándola poco a poco. 

EL KRAAL  ¿El  kraal?  ¿Quiénes  somos  y  qué  hacemos  en  el  kraal?  Somos  un  grupo  de  que  personas,  que  estamos  unidos  por  un  mismo  motivo:  educar  a  unos  “chavales”  para  que  el  día  de  mañana  sean  capaces  de  cambiar algo este mundo y dejarlo mejor de lo que lo encontraron.  Empezamos en Octubre la Ronda Solar con mucha ilusión y con nuevos retos por cumplir. Nuevo jefe de  grupo, nuevos cargos, nuevas ramas, nuevo kraal…y sobretodo con ganas de trabajar y comprometernos  con  este  proyecto  tan  especial.  La  mayoría  de  nosotros  una  vez  fuimos  “chavales”  del  grupo  y  tenemos  claro que aquí aprendimos cosas que no son fáciles de olvidar y este mismo objetivo queremos conseguirlo  con nuestros niños y jóvenes. Sabemos que debemos enfrentarnos a nuestra vida cotidiana y a las grandes  responsabilidades  que  conlleva  ser  miembro  del  kraal  pero  lo  afrontamos  con  compromiso  e  ilusión  por  transmitir todo lo que un día se nos ofreció a nosotros.   La  mayoría  de  personas  externas  al  grupo  tienen  una  imagen  estereotipada  de  qué  son  los  scouts  tal  y  como  lo  dice  Enrique  López  Vigura  (expresidente  del  Movimiento  Scout  Católico):  “Existe  una  imagen  estereotipada  del  scout  marcada  por  la  influencia  de  las  películas  y  de  los  medios  de  comunicación  en  general. Ni España es el flamenco ni el escultismo es un asunto de niños uniformados que hacen buenas  obras. Los scouts son personas que adquieren destrezas manuales educándose para la convivencia, con un  compromiso  en  tareas  sociales,  con  un  sentido  moral.  Todo  ello  gracias  al  enorme  voluntariado  responsable y educador. Indiana Jones, que fue scout según la película, proyecta una determinada imagen  sobre  el  gran  público,  en  este  caso  positiva.  Pero  muchas  otras  películas  y  apariciones  públicas  han  deteriorado la imagen del escultismo”.   Todos nosotros queremos quedarnos con esta imagen positiva en la que el scout es educado en valores e  intenta mejorar la realidad que le rodea día a día. 


11 AÑOS DE ESCULTISMO  Beatriz Belenguer Uribe. Kraal de lobatos.  Todos los chavales que han escrito unas líneas en este boletín hablan de cambios, de experiencias que nunca antes  habían vivido. Yo he tenido la suerte de vivir estos cambios en este grupo scout y doy gracias cada día porque aquí  he encontrado un lugar en el que realmente soy feliz y me ha dado pie a descubrir lo que realmente me llena que es:  servir al prójimo sin recibir ningún bien material a cambio pero a la vez recibiendo más de lo que doy.  Hace unos años yo era esa lobata que llegaba al colegio con ilusión por bailar las danzas y disfrutar de las actividades  que me preparaba mi kraal (algunos de ellos, años después se volvieron a cruzar en mi camino para encauzar mi vida  y  acercarme  cada  vez  más  a  Dios)  pero  yo  no  era  consciente  de  todos  los  valores  que  me  proporcionaban  estas  actividades ni del tiempo que invertía el kraal en prepararlas. Ahora que estoy en esta situación no puedo más que  dar las gracias por haber realizado esta enorme labor por nosotros.  Después  pasé  a  Rangers  y  algo  cambió,  las  actividades  estaban  orientadas  a  niños  más  mayores  y  yo  me  sentía  a  gusto  viendo  que  poco  a  poco  me  iba  haciendo  mayor  y  feliz  porque  sabía  que  esos  vínculos  de  amistad  que  iba  creando perdurarían a lo largo de los años (y creo que no me confundía). En esta etapa ya era más consciente de mi  realidad, empezaba a darme cuenta de mis defectos y virtudes y sobretodo, fui aprendiendo a ponerme en el lugar  del otro antes de actuar.   Al  poco  tiempo  me  vi  enfrascada  por  otro  mundo,  el  de  la  camisa  roja,  pioneros  llegaba  con  fuerza  y  con  muchas  experiencias y anécdotas por vivir. Ya habían pasado las etapas de jugar, ahora ya sabía que si estaba en scouts era  porque realmente vivía el escultismo y porque tenía claro que quería dejar el mundo mejor de como lo encontré.  A los dos años pasé a la Ruta, fue una pena perderse ese tercer año de pioneros que tanta fuerza me habría dado,  pero  cogí  con    ilusión  esta  nueva  etapa  en  mi  vida.  Llegó  el  momento  de  servir,  de  empezar  a  coger  responsabilidades (fui secretaria de la Ruta los dos años siguientes). Dos años duros donde tuve que centrarme en  mi proyecto personal de vida y mi servicio a la sociedad (en un colegio llamado Niño Jesús).    Todo lo vivido siempre estará en la memoria.  Ahora,  yo  tengo  la  posibilidad  de  devolver  lo  que  recibí  durante  estos  once  años  de  escultismo.  Espero  poder  llegar  a  transmitir  todo  lo  que  un  día  mi  kraal  me  dio  a  mí.    De  momento intento dar lo mejor de mí en todo  lo que hago aunque a veces surgen problemas  y  salen  a  luz  mis  debilidades.  Poco  a  poco  espero  ir  ganando  experiencia  y  educar  en  valores  a  estos  niños  que  son  el  futuro  más  inmediato. 

 

   


DIVERTIRSE AL LADO DE BALOO, BAGHEERA, KAA Y HERMANO GRIS  Luz Luján Duyos. Lobata.  Seguramente todos hemos oído decir en nuestra casa: “yo de pequeño iba a scouts y me lo pasaba genial”. Ahora  también nosotros somos scouts y…es muy divertido.  Somos  los  lobatos,  la  rama  más  pequeña  del  grupo,  y  es  la  primera  vez  que  vivimos    estas  experiencias,  y  lo  disfrutamos mucho. Juntos formamos la manada y siempre tenemos ganas de pasarlo bien: aprendemos mientras  jugamos con “El libro de la Selva”, “Phineas y Ferb” o “Los Simpson”.  Nuestros jefes: Bea, Pauli, Capi, Pedro, María, Bea y Paula nos dividieron en seisenas y tenemos distintos encargos  (seisenero, subseisenero…) y nuestro lema es: “Haremos lo mejor.  Todos los sábados nos reunimos a las 16:30 h en el colegio y hacemos danzas nuevas, que luego no hay manera de  dejar  de  bailar.  Aprendemos  canciones:  el  himno  scout,  la  flor  roja,  Caperucito…  ¡Todas  tan  divertidas!  Jugamos  a  muchas  cosas,  algunas  ya  las  sabemos  y  otras…jamás  se  nos  van  a  olvidar:  a  las  palabras  encadenadas,  pasar  la  tomaca, polis y cacos, a vengarnos de…  El primer año hacemos la promesa scout. Elegimos a nuestro a nuestro padrino, recitamos la promesa en medio de  la herradura y nos dan la pañoleta. Ya  tenemos  el  uniforme  completo:  camisa  amarilla  y  pañoleta y ahora… ¡A conseguir los rastros!  Con  Baloo  nos  hemos  dado  cuenta  de  que  somos  unos  cocineros  fantásticos  y  hemos  probado  tartas  de  chocolate,  galletas,  cookies…  Con  Kaa  aprendemos  cosas  de  la  naturaleza  e  investigamos  nuevas  plantas  y  árboles.  Con  Bagheera  aprendemos  a  ganar  y  a  perder,  somos  deportistas  y  nos  divertimos  de  lo  lindo.  Con  Hermano  Gris  tenemos  nuestro  rato  de  oración y damos gracias a Dios.    Ya podemos contar que dormimos en tiendas de campaña y hemos aprendido a montarlas y sabemos lo que es una  letrina.  También  hemos  sufrido  las  formaciones.  Las  acampadas  y  las  excursiones  son  una  de  las  cosas  más  divertidas, a veces nos hace buen tiempo, llueve o hace frío, y si hace calor, nos bañamos.  Ya sabemos lo que es volver a casa con todo lo de la mochila fuera ¡¡No cabe nada!! Días especiales han sido el día  de padres o el festival de la canción, donde visteis que vamos creciendo en valores y madurando en la fe. 

     


TRES PALABRAS   Pilar Bueno Guerrero. Ranger.  Voy a hablar un poco de lo que ha sido mi último año en Rangers.  Lo definiría en 3 palabras; diversión y ahora os estaréis preguntando: ¿porqué diversión?, ¿por qué esta palabra? He  elegido  esta  palabra  ya  que  siempre  me  lo  he  pasado  bien  en  esta  rama,  nos  hemos  reído,  nos  lo  hemos  pasado  bomba, hemos tenido nuestras propias gracias y todo lo demás.  Otra  palabra  es  servicio  ya  que  en  esta  rama  no  somos  los  más  pequeños  ayudamos  a  los  lobatos  y  también  nos  ayudamos unos a otros.  Y  el  compañerismo  ya  que  en  esta  rama  como  en  cualquier  otra  conocemos  más  a  gente  de  nuestro  curso  o  de  cualquier otro o incluso de otros colegios y así haces otras amistades.  Por eso me gusta a mí estar en Rangers.   


EMPRESA DE AVENTURA  Titi Marqués Ortega. Pionera.  Ronda  solar  2011‐2012,  un  año  que  se  ha  pasado  volando  para  todos,  y  que  todos  recordaremos  por  los  buenos  momentos, todas las risas y juegos, campamentos, acampadas, reuniones y salidas que hemos preparado y vivido.  Aparentemente, un año cualquiera, pero si nos ponemos a recordar…  Los  primeros  meses,  fueron  muy  tranquilos,  los  jefes  nos  lo  hacían  todo,  como  cada  año,  la  primera  empresa  era  suya y en este caso, nos dedicamos a conocer los barrios de valencia. Las actividades solían consistir en ir buscando  calles, las únicas dificultades que podían surgir, eran el interpretar los mapas, que todo hay que decirlo, con tanto  pixel  no  hay  quien  distinga  nada;  y  las  largas  y  exhaustivas  persecuciones  en  Valenbici.  El  resultado,  como  era  de  esperar, era que todos acabábamos perdidos por Benimaclet, el casco antiguo, y la Malvarrosa.  El  campamento  de  navidad,  como  no,  fue  épico  y  todos  recordaremos  la  preparación  previa  a  las  actividades,  pintándonos y disfrazándonos; aquella mítica cera azul que se te metía en el ojo cuando te pintaban la estrella, o la  blanca, que a los payasos felices les dejaba la cara seca y áspera.   También  recordaremos,  aquella  batucada  improvisada  con  un  cubo  de  basura  y  unas  baquetas  que  casualmente  alguna persona había llevado y cómo no, los chistes de Pablo Tormo, mientras un coro de payasos hacían su labor; el  plato chino de Óscar, las batallas campales en la cabaña… lo que al final no salió, fue nuestro plan de desenrollar una  alfombra  de  felpa  roja  y  que  apareciera  Carlos  Espert  repentinamente,  pero  de  este  modo,  dejamos  hueco  a  la  imaginación de cada uno. En resumen, algo difícil de olvidar.  Ahora llega la parte en la que, por pequeños grupos, creamos las empresas que nos apetecían, y tras escuchar las  propuestas y ver un video muy convincente sobre una de ellas, se inició un ferviente debate sobre qué iba a ser más  divertido y movido, decidimos que lo mejor seria hacer una empresa de aventura,  donde podríamos probar a hacer  cosas nuevas y divertidas que muchos de nosotros repetiremos.   Allá por el 12‐13 de febrero, nos fuimos de acampada de bicis a Segorbe, y, si mis cálculos no fallan, el primer día  hicimos 50 km, hicimos noche en un seminario algo siniestro, donde jugamos unas macrotinieblas. Al día siguiente,  volvimos a coger las bicis de buena mañana para hacer otros 40 km. distancia en la que hubo múltiples caídas, sí sí,  aquellos  pivotes  en  medio  de  las  bajadas,  no  estaban  bien  colocados,  y  fueras  por  donde  fueras,  nunca  era  una  buena opción; pero a pesar de todo, muy a gusto que seguíamos.   Y  luego  ese  agradable  mediodía  en  un  parque,  que por muy mayores que creamos que somos, es  ponernos un tobogán y un columpio delante y nos  volvemos  todos  locos,  aunque  nunca  superaremos  a  Carlos  Luengo  jugando  al  fútbol  chino. En resumen, un muy buen fin de semana.  En  marzo,  empezamos  a  prepararnos  para  una  salida  que  dedicaríamos  a  la  escalada  y  el  rapel,  así que montamos dos tipos de rapel en el cole y  aprendimos  a  usar  el  gri‐gri  y  a    hacer  el  nudo  para sujetar el arnés.  


Cuando fuimos a poner en práctica esto, fuimos a Jérica en tren, el transporte que más hemos usado este año. Las  paredes que teníamos que subir no eran de experto, pero aquella brecha a mitad se hacia bastante dura, porque no  encontrabas sitio para poner el pie, y eso te ponía nervioso, y por muy profesionales que seamos y mucho magnesio  que nos pongamos, las manos sudan igual, y ese tembleque de la pierna haciendo el rapel no te lo quita nadie. Había  quien  subía  como  Pedro  por  su  casa,  para  otros  era  la  primera  vez,  pero  en  definitiva,  todos  lo  disfrutamos  muchísimo.  Y  llegamos  al  momento  culminante,  la  acampada  del  12  y  13  de  mayo,  la  más  esperada  y  disfrutada  por  todos.  Viajamos en bus hasta Venta del Moro, donde nos esperaban en Kalahari para llevarnos al rio Cabriel, un viaje corto  pero lleno de curvas en el que muchos nos mareamos.   Llego el momento de cambiarnos, horrible sensación de intentar subir el neopreno por la pierna y sentirse inútil al  ver que eso no entra. Pero todo cambio al tirarnos al agua, el calor sofocante desapareció, parecía que el neopreno  empezaba a ceder y el agua estaba perfecta, teníamos todos muchísimas ganas de empezar con el rafting. Sin duda,  una actividad en la que acabamos todos con dolor de tripa de todo lo que nos habíamos reído.   Tres barcas llenas de jóvenes, ¿que se podía esperar, a parte de mil batallas y múltiples intentos de robar los remos a  los demás?  Era imposible decir que no a un ataque sorpresa, o a un intento de volcar la balsa o  a cualquier cosa que  tuviera que ver con tirar a la gente al agua o tirarse uno mismo a bajar algunos pequeños rápidos.  Cuando volvimos al camping, nos tomamos un rato de descanso después de comer, pero tras el calor sofocante de la  mañana nos esperaba una tarde lluviosa, así que tuvimos que plantar bajo la lluvia, cosa que tampoco nos vino muy  mal  porque  estábamos  todos  sofocados,  así  que,  cuando  acabamos  de  plantar,  ¿para  qué  meternos  en  la  tienda?  Total, ya estábamos mojados y un poco más no iba a hacer mal a nadie.   Por la noche, una fantástica velada tipo furor en la que la risa no daba para más: esos bailes preparados por Julia y  por Elia en los que una peluca rosa tenía todo el protagonismo. Luego, la guerra de topicazos entre chicos y chicas, la  cual, ganaron, cómo no, las pioneras, y por último, esas actuaciones improvisadas en las que metíamos palabras sin  sentido  que  tanto  nos  gustan  triunfaron  como  nunca,  pero  nada  mejor,  como  el  intento  de  Pepe  por  abrirse  de  piernas.   Al día siguiente, nos fuimos dando un paseo bajo el sol a un puente sin recordar que nos esperaba un rocódromo de  18 metros que bastantes se atrevieron a subir, y un puente mono en el que nos colgamos, bailamos y jugamos. Pero  se nos hacia la hora, así que volvimos a Kalahari a comer y a descansar un poco antes de coger el bus de vuelta a  Valencia; a todos nos dio pena que se acabara, pero tampoco venía mal algo de descanso. Fue un finde en el que  todos lo pasamos muy bien y que todos recordaremos.   Concluyendo, este año ha estado lleno de aventuras, experiencias y anécdotas que no nos cansaremos de contar por  muy rápido que pase el tiempo. Y quizá cuando seamos unos abuelitos  y les contemos a nuestros nietos las historias  de cuando éramos pequeños, digamos esa frase tan mítica de “parece que fue ayer cuando…”         


“El INFORME RUTA”  Ramón Penadés Suay. Ruta.  Cuando me dijeron de escribir un artículo en el boletín de fin de ronda acepté sin saber a lo que me enfrentaba. La  verdad es que redactar un “informe” acerca de la ruta no siempre resulta fácil y sencillo, y más en un año como este.  El  clan  de  este  año  ha  variado  mucho  en  número  de  camaradas  por  diversas  razones,  desde  amores  en  Zaragoza  (¿eh,  Sete?:P  )    hasta  temas  de  estudio,  que  aunque  no  lo  parezca  para  muchos  padres,  ¡El  bachiller  es  algo  complicado!  El  año  ha  sido  productivo,  con  diversas  acampadas  y  salidas,  con  algún    que  otro  pico  en  la  comunidad,  una  acampada de bicis muy chula y hasta una acampada de escalada, aunque lo que se dice escalar escalar… ¡Nada de  nada!  Como  no,  mencionar  el  apoteósico,  grandísimo,  gigante  ¡que  digo!    ¡Gargantuesco,  campamento  de  navidad!    Un  campamento donde todos disfrutamos un montón; desde Pioneros, Kraal, Rangers y Lobatos, que disfrutaron como  gorrinos  en  un  maizal  (tenía  que  hacer  una  alusión  a  esta  expresión  usada  por  mi  hermano  hace  años  en  otro  boletín).  El  curso  ha  ido  pasando,  con  bastante  rapidez  pero  con  muchos  buenos  momentos…  Ahora  toca  preparar  un  campamento un  tanto alejado de Panticosa; nuestro destino será Bilbao y, como no, haremos un volantazo, aunque  cambiando  el  paisaje  pirenaico  por  otro  bien  distinto,  las  olas  y  el  salitre  de  las  playas  doradas  de  la  costa  norte  española. Si alguien no entiende el significado de salitre, que no se asuste que yo tampoco puedo dar una definición.  El campamento será un éxito, eso seguro, pero el estar lejos del grupo siempre te deja un mal sabor de boca. ¡Habrá  que esperar al próximo año, que desde aquí ya aseguro que será PLÁSMICO!  =)                     

El Boletín. 2012  

Revista "El Boletín" del Grupo Scout X El Pilar. Edición 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you