Page 1

CUADERNOS DE INGENIERIA Y TERRITORIO 11

Maria Sol Moreno Muñoz, Maria Reyes Serrano Redondo, Rita Ruiz Fernández, Ignacio Tejeda Oliva, Alberto Toledano Sánchez, Cristina Mucientes de La Peña, Alejandro Lustres Real, Ana Barenca Bonet, Mª Jesús Horcas Pérez, Manuel Adame y Pilar Lara Jiménez.

EL PAISAJE DEL ALTO SEGURA La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río Ignacio Español Echaniz Elena Muñoz Espinosa Marta Tafalla González Proyecto de Paisaje y Evaluación Ambiental Escuela T.S. de Ing. de Caminos C. y P. de Ciudad Real Universidad de Castilla La Mancha


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Ignacio Español Echániz Elena Muñoz Espinosa Marta Tafalla González

Escuela Técnica Superior de Ing. de Caminos Canales y Puertos Universidad de Castilla La Mancha

Capítulo 1: Introducción

1


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Edita: Ignacio Español Echániz Elena Muñoz Espinosa Marta Tafalla González

Imprime: Publicaciones Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos

Portada: Diseño Ignacio Español. Foto: Vista del Embalse y Presa del Cenajo, Albacete (Foto Ignacio Español Echániz) Contraportada: Diseño Ignacio. Español. Foto: Vista del Embalse del Cenajo, Albacete (Foto Ignacio Español Echaniz)

DL: M-cc-cc ISBN: 84-690-XXXXX

Capítulo 1: Introducción

2


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

A María que nació ayer

Capítulo 1: Introducción

3


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Índice de contenidos

Prólogo

5

4.4 Lo sublime y el terror

78

4.5 Lo sublime de las fuerzas de la naturaleza.

82

CAPITULO 1: INTRODUCCIÓN AL DOCUMENTO

8

4.6 Conclusión

86

1.1 Planteamiento del estudio

8

CAPITULO 5 LA VISION DEL TURISMO

87

1.2 Las obras públicas en el paisaje

9

5.1 Planteamiento y alcance del estudio

87

1.3 Contenidos del documento

11

5.2 Visión del paisaje del negocio turístico

89

1.4 Equipo de trabajo

11

5.3 Importancia de la naturaleza

91

CAPITULO 2: EL RIO, INGENIERIA CIVIL Y PAISAJE

13

5.4 Idealización del mundo rural

92

2.1 El entendimiento del río y sus valores

13

5.5 Actividades turísticas en el paisaje

2.2 Las obras públicas y la estética del entorno

28

5.4 Diagnóstico de la oferta turística

100

2.3 La experiencia estética de la naturaleza.

42

5.5 Diagnóstico de las actividades turísticas

102

CAPITULO 3: COLORES Y FORMAS

53

CAPITULO 6: VISION LOCAL V VISION DE USUARIOS 103

3.1. Cómo analizar los colores y formas del paisaje

53

6.1 Introducción al conflicto interregional del agua

103

3.2 Contraste

54

6.2 Particularización del conflicto a la zona de estudio

112

3.3 La regularidad

58

CAPITULO 7: EL CARÁCTER DEL PAISAJE

117

3.4 Ameneidad

59

7.1 Introducción

117

3.5 Uniformidad

60

7.2 La fisonomía del paisaje del embalse de La Fuensanta117

3.6 Sutileza

61

7.3 Elementos artificiales en el paisaje de La Fuensanta 119

3.7 Armonia

65

7.4 Carácter del paisaje del embalse de La Fuensanta

123

CAPITULO 4. NATURALEZA SUBLIME

73

7.5 La fisonomía del paisaje del embalse del Cenajo

124

4.1 Introducción

73

7.6 Elementos y formas naturales

126

4.2 La grandeza de lo sublime

74

7.7 Formas y rasgos de origen antrópico

127

4.3 La luz como fuente de lo sublime

77

7.8 El carácter del paisaje el embalse del Cenajo.

128

Capítulo 1: Introducción

94

4


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Prólogo:

lo máximo como pantalla donde proyectar sentimientos ligados a nuestra biografía personal o idealizaciones bucólicas o arcaizantes. La naturaleza era algo que mirábamos desde la distancia, a ser “…afirmo … que tomar un interés inmediato en la

posible desde un mirador elevado suficientemente seguro, los

belleza de la naturaleza es siempre un signo

paisajes rurales algo que idealizábamos convenientemente con

distintivo de un alma buena y que, cuando este

ayuda del género pintoresco, los entornos caracterizados por la

interés es habitual y se une de buen grado con la

presencia de ciertas obras del hombre –un puente elevado, una

contemplación de la naturaleza, muestra al menos,

potente presa o una carretera arriesgada-, motivos para ensayar el

una disposición del ánimo favorable al sentimiento

ejercicio de lo sublime.

moral” (Inmanuel Kant, Crítica del Juicio, 42) La conciencia ecológica ha sido decisiva a la hora de plantear de nuevo los viejos problemas, bastante olvidados, sobre La perspectiva estética forma parte inevitable del estudio del

la consideración estética de la naturaleza: el valor de la belleza

entorno, de su historia natural y cultural, de su apreciación, y de la

natural para la vida humana, los criterios de apreciación, o el

planificación de las intervenciones en él. Sin embargo, no está claro

carácter de la experiencia y el carácter del juicio sobre lo valioso

porqué debiera ser así, dado el uso que se hace en ocasiones del

estéticamente. Las razones estéticas se esgrimen junto a las

adjetivo “estético”, como sinónimo de lo que es meramente

prácticas o las medioambientales en beneficio de un tratamiento

agradable a los sentidos, superficial o formal. En realidad, incluso

integral del entorno. Es normal que sea así. Creo que también es

puede culparse a la ideología estética moderna de la creación de

necesario. Normal porque tanto la belleza natural como el espíritu

un concepto de naturaleza como paisaje, profundamente influido

que emana de un paisaje modificado por el trabajo humano a lo

por la práctica artística del género paisajístico, que parece

largo del tiempo influyen profundamente en la consideración que

inadecuado para la apreciación respetuosa, la evaluación y la

tenemos de un lugar, de un determinado entorno. Ambos imponen

planificación de las intervenciones en el entorno. La influencia del

respeto de un modo especial, desde la experiencia sensible, la

género paisajístico nos acostumbró a contemplar la naturaleza a

contemplación sentimental y la curiosidad cognoscitiva, exigiendo la

nuestro alrededor como si se tratará de una pura escena visual, o a

conservación posible y la prudencia en la intervención.

Capítulo 1: Introducción

5


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Ahora bien, lo que es normal en quienes no han perdido la sensibilidad

hacia

el

mundo

es

también

normativo.

puentes, canales y en general las obras de ingeniería que puntean

Una

su recorrido, es perceptible de forma inmediata. No sería un río si

aproximación integral a la naturaleza exige considerar en un todo

no se contemplaran todos estos elementos. No sería un río si no le

cada nivel explicativo ocupado por las distintas ciencias positivas.

supusiéramos un nacimiento y una desembocadura. Incluso dejaría

Percibir la dependencia entre elementos y procesos, experimentarla

de ser un río si a estos elementos no se sumaran la percepción que

en una forma característica del terreno o en un peculiar modo de

del río tienen los regantes, los viajeros, los bañistas, los

cooperación o de integración de la vida animal y vegetal, por

exploradores de sus fuentes... La percepción de su carácter

ejemplo, son capacidades estéticas. Pero más allá de la

cambiante y dinámico, su fuerza y su fragilidad, el que se trate de

experiencia ejemplar de procesos explicados por las ciencias de la

una metáfora tan arraigada de la vida y de la condición humanas

naturaleza, la sensibilidad estética se extiende a la percepción del

determinan la percepción de su paisaje. Creo que este es el modo

significado que todo ello tiene para la vida humana. La capacidad

espontáneo de percibir un río, de entenderlo y de apreciarlo. Así

de activación del sentido estético no es ni meramente visual ni

aparece en narraciones históricas o ficticias, en expresiones del

teórica sino que se da en el mundo de la vida, en el que se

lenguaje, en discursos científicos y literarios.

interrelacionan todos nuestros sentidos en la acción con el medio y estimulados por este. Es en este nivel de interacción cotidiana en el

Por necesidad las ciencias fragmentan el fenómeno y lo

que llegamos a esa conciencia de lo que es externo a nosotros e

analizan por partes, pero sólo cuando por los motivos que sea, a

independiente de nuestra voluntad que llamamos naturaleza, de

veces completamente justificados, otras menos, aislamos alguna

sus múltiples aspectos y de su impacto sobre nuestra sensibilidad,

variable con la intención de modificar el curso natural del fenómeno

sobre nuestro sentido de orientación en el mundo.

corremos el peligro de dañar en algún punto su compleja estructura. Es evidente que el río ha sido desde siempre fuente de

Los ríos son fenómenos ejemplares de la interrelación entre

recursos, el inicio de la civilización está unido a la capacidad

diferentes elementos naturales, y entre lo humano y la naturaleza.

humana de aprovechar sus aguas y de dominar su cauce. La

La íntima relación que establece con el paisaje, con las riberas, con

intervención de ingeniería en el río (la canalización, la construcción

el valle, con la vegetación fluvial, con los organismos que viven en

de presas, los trasvases…) obedece a la necesidad de solucionar

él o de él, con las formas de vida humana ribereña, con los

un problema, o lo que socialmente se percibe como un problema,

Capítulo 1: Introducción

6


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

es decir, a la interacción del hombre con su entorno. Sería difícil encontrar

un

ecosistema

fluvial

que

no

esté

Por esa razón, ni la funcionalidad concreta aislada del

afectado

contexto paisajístico, ni la forma de la obra explican. La excelencia

antrópicamente y en particular por obras de ingeniería. En realidad,

de la obra radica en buena medida en poner en uso y en evidencia

como vimos anteriormente pertenece a nuestra concepción de río,

la relación de los habitantes con el entorno: favoreciendo

que esté atravesado por puentes, salpicado de molinos, canalizado,

experiencias de distancia y proximidad, de dominio o de resistencia,

con esclusas, con presas, acequías, etc… Sin embargo, es hoy,

de accesibilidad o de inaccesibilidad, de admiración del pasado o

cuando el poder tecnológico y la presión demográfica son más

de innovación.

fuertes que nunca cuando las intervenciones pueden poner en peligro el equilibrio del sistema, la supervivencia del propio río.

El Valle del Alto Segura. La fragilidad y la belleza del paisaje como debate moral

es parte del Proyecto sobre Paisaje y

La experiencia estética posee carácter no instrumental, lo

Evaluación Ambiental, que trata de poner en juego todos los niveles

que la antigua estética filosófica denominaba desinteresado.

de interpretación de un paisaje, de un fragmento del territorio

Contemplar los fenómenos naturales en sí mismos y no como

limitado geográfica y administrativamente. Las decisiones públicas

medios para la utilización y el consumo puede ser un

antídoto

han de estar informadas tanto por el interés material común como

contra la explotación del medio. Pero incluso el tratamiento

por el conocimiento del medio y la sensibilidad hacia sus

interesado de la naturaleza (su tratamiento como fuente de

propiedades más valiosas.

recursos) tiene efectos valiosos que nos reconcilian con nuestro entorno. Ninguna intervención puede obviar su efecto en el

La percepción de la fragilidad, que es una propiedad real del

ecosistema; la conciencia de este hecho ha de guiar la obra entera,

medio, está en el centro del debate, en la necesidad de entender

su funcionalidad y también su carácter estético.

globalmente el paisaje, su experiencia y las intervenciones en él. Lo que está en juego es la supervivencia de nuestros paisajes, es

La intervención de la ingeniería en el paisaje funda su valor

decir, de lo que el medio significa materialmente para la vida natural

estético en el hecho de que es un elemento que exhibe de forma

y la humana, pero también lo que significa emocional y

ejemplar la relación de los humanos con la naturaleza, de la historia

culturalmente para nosotros.

con la historia natural. Capítulo 1: Introducción

7


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Lo bello es frágil porque es frágil el equilibrio entre lo humano y lo natural, la huella de la civilización sobre la naturaleza se trasforma con facilidad en herida y el cálculo utilitario de medios y fines tiende a olvidar que el fin último, vivir una vida buena, es incompatible con la destrucción de una de nuestras mayores fuentes de felicidad: la naturaleza.

Francisca Pérez Carreño Catedrática de Estética, Universidad de Murcia

Capítulo 1: Introducción

8


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la

El curso de Paisaje y Evaluación Ambiental de 2006-2007 eligió el

fragilidad y la belleza de un río.

del Valle del Alto Segura, en Albacete, como trabajo para los alumnos. El ejemplo de este paisaje en el que en ese momento se estaban llevando a cabo estudios de viabilidad para las conexiones hidráulicas entre los embalses de La Fuensanta, El Cenajo y El Talave se prestaba muy bien a cumplir los objetivos docentes y formativos que persigue la asignatura de Paisaje y Evaluación Ambiental. Las condiciones del río Segura en su tramo alto y las del paisaje en el que se enmarca, combinan ejemplarmente valores paisajísticos de primer orden relacionados con sus condiciones escénicas, de naturalidad y aprecio popular con la presencia de una serie de infraestructuras hidraúlicas de tiempos pasados cuyas

CAPITULO 1: INTRODUCCIÓN AL DOCUMENTO

capacidades se pretenden mejorar. El planteamiento del estudio de este caso parte de la idea esencial

1.1 Planteamiento del estudio de caso

de que el valor paisajístico descansa sobre múltiples procesos que son de distinta naturaleza y entidad y que pueden agruparse en dos

Este estudio es el resultado del proyecto de curso de la asignatura

tipos esenciales: Por un lado están los procesos naturales y

de Paisaje y Evaluación Ambiental de la Escuela Técnica Superior

culturales que objetivamente han generado la realidad material de

de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Ciudad Real

ese paisaje y que pueden ser hasta cierto punto explicados por las

(Universidad de Castilla La Mancha). La asignatura se plantea con

ciencias experimentales de la naturaleza (geología, hidrología,

un fuerte contenido práctico de manera que incorpora la realización

ecología, geografía) y por las ciencias humanísticas de la cultura

de estudios de caso en cuyo trabajo los alumnos, dirigidos y

(historia, economía, derecho, sociología). Por otro, están los

supervisados por los profesores, revisan las circunstancias de un

procesos de apreciación e interpretación de esa realidad que no

caso real trasladando los conocimientos teóricos a su aplicación a

son menos importantes pues son los que determinan el aprecio del

las condiciones de ese caso.

paisaje y la reacción estética, emocional que suscita. Se asume por Capítulo 1: Introducción

9


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

tanto la definición del paisaje como la percepción que tienen las

preocupación el frágil equilibrio de los procesos vivos de la

poblaciones del territorio (Convenio Europeo del Paisaje, Florencia

naturaleza y cómo estos se degradan y aproximan su desaparición.

2000).

Todos estos sentimientos y emociones junto con un entendimiento de base componen la dimensión estética que es propia del paisaje. Los técnicos sin embargo han de realizar un esfuerzo personal para

1.2 Las obras públicas en el paisaje

superar las sensaciones que les suscita el paisaje en el que La aproximación que las personas hacemos al paisaje no puede

intervienen. Este esfuerzo es necesario para abstraer las

evitar estar condicionada por las sensaciones que provoca y los

condiciones y las cualidades de los procesos en los que se

sentimientos que inspira. La belleza, el temor y la grandiosidad que

pretende intervenir para, por ejemplo, construir una presa que

sugiere la confrontación con los fenómenos más espectaculares de

contenga las aguas de un río, levantar un puente que sobrevuele

la naturaleza son algunas de esas sensaciones. La familiaridad con

un vano o excavar un túnel que atraviese la base de una montaña.

el lugar y la apropiación afectiva de aquellos rasgos que sentimos

La mirada de la ingeniería civil abstrae los procesos de la

representan algo propio presiden también la relación sentimental

naturaleza y de sus recursos para conocerlos bien, poder concluir

que tenemos con los lugares que habitamos. La satisfacción de

las reglas y condicionantes que rigen sus fenómenos y conseguir

poder confirmar las expectativas previas y la de aún sorprenderse

así poder diseñar la manera de intervenir sobre ellos con éxito,

por lo inesperado son sensaciones que dominan los paisajes que

modificándolos para satisfacer las demandas del bien colectivo.

visitamos temporalmente.

En este proceso los técnicos se ayudan de las capacidades que les

Esta aproximación estética, sentimental y también cognoscitiva, al

proporcionan las ciencias de la naturaleza y los instrumentos

territorio que es el paisaje afecta también a la visión que tenemos

científicos que de ellas se derivan.

de las creaciones de la ingeniería civil. La admiración por la fuerza

Sin embargo, esa visión esencialmente funcional del paisaje, no

y capacidad de las grandes obras públicas que modulan los ríos,

existe por sí misma sino que es resultado de un proceso de

contienen las tormentas del mar en el abrigo de los puertos o se

acuerdo social que enmarca y determina la presencia de la obra

abren paso sobre profundos barrancos entre las montañas, es una

pública en el paisaje. Es ese acuerdo social el que primeramente

sensación que tiñe nuestra mirada sobre la obra civil en el entorno.

determina la necesidad de la obra civil, es decir, requiere sus

También en algunos paisajes deteriorados podemos sentir con

beneficios, para luego organizarse sacando a adelante el proyecto

Capítulo 1: Introducción

10


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

de intervención más ajustado a esos condicionantes, para

del entorno que la ingeniería civil articula y materializa con la gran

construirlo y para ponerlo en funcionamiento asumiendo los costes

expresividad estética que suelen poseer sus vistosas instalaciones.

que implica (sociales, económicos y ambientales) mejorando si cabe sus beneficios y conteniendo en lo posible sus posibles

1.3 Contenidos del documento

efectos negativos. La ingeniería civil se encuadra en esa condición esencial que le

Este trabajo de curso es un intento de aproximar estas cuestiones

concede su carácter público. Su razón de ser radica en una

estéticas y éticas que rodean a la razón de ser de las obras

decisión colectiva sobre recursos que, en un sentido amplio, son de

públicas entendidas en su contexto. Para ello en el siguiente

todos (en el caso que nos ocupa, el río y sus aguas) y que se

capítulo (que es el segundo de esta publicación) se sientan los

destinan a satisfacer un fin común determinado (la prevención de

puntos de partida de la cuestión. Primero, se presenta una breve

avenidas, el abastecimiento urbano y el regadío). Se trata de una

revisión de las distintas maneras de interpretar un río que

cualidad ética esencial de la ingeniería civil que descansa sobre el

proporcionan las diferentes ciencias que lo tratan. Luego se tratan

consenso colectivo que la justifica pero también sobre el

las cualidades estéticas que son propias de las obras públicas

aprovechamiento de recursos que son de todos para su uso en la

apuntando a sus diferentes aspectos y dimensiones. El segundo

consecución de un beneficio colectivo.

capítulo se cierra presentando la estética de la naturaleza, la

La percepción de esa cualidad colectiva de la obra pública

cuestión de la ética y estética del entorno y cómo ésta cualifica el

condiciona el perfil de sensaciones que se suscitan en la sociedad

debate sobre el paisaje, sus aprovechamiento y la razón de ser de

que la contempla como resultado de un esfuerzo colectivo de

las obras públicas.

acuerdo social inmersa en el paisaje en el que se inserta y en los

Tomando como ejemplo las presas del curso alto del río Segura se

sentimientos que éste le inspira.

han aproximado diferentes sensaciones e interpretaciones del

Se puede decir por tanto que la obra pública actúa con vigor en esa

paisaje, desde las más primarias y abstractas, como los colores y

dimensión estética, sentimental del paisaje, percibiéndose su

formas básicas, que se tratan en el capítulo 3, o la sensación de

presencia dentro de la reacción que provocan las cualidades

naturaleza sublime (capítulo 4), hasta las más elaboradas y

estéticas de esta interacción. Fragilidad y belleza del entorno se

complejas, como puedan ser la interpretación que nos da el

confunden en esa decisión colectiva del aprovechamiento utilitario

negocio turístico (capítulo 5), los intereses colectivos regionales

Capítulo 1: Introducción

11


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

(capítulo 6) y el carácter e identidad del paisaje (capítulo 6). La idea

El análisis de colores y formas que se presenta en el capítulo 3 fue

es aproximar la complejidad del aprecio del paisaje desde puntos

realizado por María Sol Moreno Muñoz y por María Reyes

de partida teóricos: el conocimiento del río, la responsabilidad

Serrano Redondo a partir del tratamiento de las imágenes

colectiva de la ingeniería civil y la estética de la naturaleza hasta

obtenidas de la zona en el trabajo de campo.

visiones más pragmáticas y específicas de un caso real.

Rita Ruíz Fernández desarrolló una aproximación al concepto de sublime tratando imágenes del área con el criterio de reproducir esa sensación que para los románticos inspira la naturaleza (cap. 4).

1.4 Equipo de trabajo

Por su parte, Cristina Mucientes de La Peña y Alejandro Lustres El proyecto fue dirigido por los profesores responsables de la

Real, recogieron y analizaron información relativa a la oferta

asignatura Ignacio Español Echaniz y Elena Muñoz Espinosa

turística de la zona con el objeto de caracterizar la visión que esa

que coordinaron y supervisaron el trabajo de los alumnos. Estos

actividad hace del paisaje y sus recursos elaborando el capítulo 5.

trabajaron en cuatro grupos que se encargaban del análisis de los

Ignacio Tejeda Oliva y Alberto Toledano Sánchez, desarrollaron

valores paisajísticos de distintos tramos del curso alto del Segura.

el análisis contrastado de los diferentes puntos de vista de la

De entre todos los trabajos presentados para el área de análisis

opinión local castellano-manchega y de los usuarios del agua en

estético, se seleccionaron aquellos que recogían mejor los objetivos

Murcia sobre la gestión de este recurso y su paisaje. Este análisis

planteados para el estudio de caso. Sus resultados se recogen

forma el capítulo 6.

aquí.

La serie de trabajos de alumnos se cierra con la aportación de Ana

Otros alumnos también aportaron con sus trabajos interesantes

Barenca Bonet y Mª Jesús Horcas Pérez y de Pilar Lara

resultados que por razones de organización y eficacia no se han

Jiménez y Manuel Adame que sintetizaron el carácter del paisaje

podido incluir en este documento.

de los entornos del embalse de La Fuensanta y del embalse del

Marta Tafalla González, profesora de filosofía de la Universidad

Cenajo, respectivamente, produciendo unos esquemas formales de

Autónoma de Barcelona, participó en la elaboración de los textos

referencia (capítulo 7).

de introducción y la revisión de los trabajos de los alumnos seleccionados.

Capítulo 1: Introducción

12


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 2: EL RIO, LA INGENIERIA CIVIL

sensaciones libres y sugerentes que dominan la percepción del observador. Esta realidad objetiva del río se interpreta mediante la

Y EL PAISAJE

ciencia como un sistema, es decir, como parte de la red de relaciones causales que se dan entre las distintas formas que En este capítulo se sientan las bases relativas al debate sobre el aprovechamiento de los recursos naturales y del paisaje que hacen las obras públicas considerándolos en sus dimensiones estética y ética y haciendo referencia a las condiciones que se dan en el paisaje del Alto Segura.

adoptan la materia y la energía. Algunas disciplinas científicas se plantean una explicación objetiva de por qué los procesos de la naturaleza ocurren de esa especial manera en el río. La complejidad del ciclo hidrológico y de los distintos fenómenos que se dan en él hace que a menudo podamos confundir las condiciones y funciones de cada uno de sus

2.1 El entendimiento del río y sus valores

componentes.

El río como parte más notoria del segmento

continental del ciclo muestra unos rasgos propios. Por ejemplo, Las sensaciones que provoca en cada persona la contemplación de un río son diversas, pueden ser casuales o intencionadas pero una vez que uno se deja llevar por

la curiosidad, la observación

detenida permite intuir algunas relaciones que se dan entre sus formas

y

sus

propiedades.

La observación

puede acabar

conduciéndonos a la necesidad de un entendimiento del fenómeno que se observa, a la búsqueda de una explicación de lo que vemos que inevitablemente se adivina como de gran complejidad. Esa explicación del río se ha de levantar sobre las aportaciones del conocimiento científico que nos proporciona herramientas fiables que atienden a una realidad objetiva. Se trata de una realidad construida sobre hipótesis científicas de base experimental que se

cuando paseamos por la ribera del río y lo observamos es fácil dejarse llevar por la idea de que el agua es parte esencial del principio de la vida. Intuitivamente entendemos que la presencia y el desarrollo de la vegetación y de los animales que observamos en sus orillas dependen del agua que circula por el cauce; las formas de vida acuática peces, insectos, nenúfares se nos presentan también como indisociablemente unidas al río pues no las encontramos en otros lados. La fuerza del agua se aprecia también con facilidad. No es difícil intuir que la energía que produce una central hidroeléctrica es el resultado del empuje del caudal y de la fuerza que adquiere con la altura del salto del agua.

han contrastado y que se establecen fuera del orden de las Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

13


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

agricultores y en general las poblaciones ribereñas saben bien que las lindes de los campos se han de ir adaptando a los movimientos del cauce del río pues este no es fijo. Esa variabilidad es el resultado de varias de las causas expuestas anteriormente (lluvia, porosidad de materiales, fuerza del río,…). Las

condiciones

del

río,

el

régimen

de

sus

aguas,

el

encajonamiento del cauce o su movilidad repercuten directamente sobre los aprovechamientos que esas poblaciones hagan de los recursos que les ofrece el río. Estos aprovechamientos que, en Puente de origen romano en Isso (Albacete).

gran medida han determinado la visión que se ha tenido de los ríos, no han sido siempre los mismos sino que han ido variando con la

También podemos entender con una mínima abstracción que los valles han sido erosionados por el trabajo constante del discurrir del agua sobre los terrenos, un esfuerzo que viene modelando los paisajes fluviales desde hace más de un millón de años. La relación entre la intensidad y régimen de las lluvias y la cantidad de agua que circula por los ríos es otra ligazón que no requiere gran abstracción. En sentido inverso, la existencia de cauces con corrientes esporádicas y de poco caudal se da en regiones donde la meteorología se corresponde con climas secos o poco húmedos. Pero la vitalidad del río y su capacidad para modelar el paisaje se relacionan con cierta complejidad. Los caudales de los ríos actúan con más fuerza en unos terrenos más que en otros; la energía del río se deja sentir más sobre unos lugares que otros dependiendo

historia y han ido marcando con sus huellas el propio paisaje del río, a veces con restos materiales, otras sólo con el efecto de sus acciones o en muchos casos sin dejar trazo alguno de su presencia. Los usos que se hacen de los ríos y de sus recursos también participan en el sistema que determina las condiciones y cualidades del río a veces incluso de una manera fundamental, casi siempre dejando rastros de su influencia. Las sociedades más primarias, más próximas a los recursos naturales por depender en mayor medida de ellos, llegaron a elaborar una cierta idea de la necesidad de equilibrio y de la fragilidad de los recursos del río: desde la idea intuitiva, de que los vertidos

en

un

punto

del

río

dificultan

los

posibles

aprovechamientos aguas abajo y entorpecen el desarrollo de una

del tipo de material geológico que conforma su lecho. Los Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

14


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

determinada flora y fauna más sensibles y dañables, a la necesidad

2.1.1 Geomorfología

de organizar la disponibilidad del agua disputada entre varios posibles usuarios o de regularla para prever los tiempos de

La principal cualidad que configura y determina la base física de lo

escasez.

que entendemos por territorio fluvial son las formas del relieve. La

Las ciencias explican que son los propios recursos del río (su

ciencia que las estudia y explica es la geomorfología.

morfología y cauce, su régimen de caudales, su biota y sus

El estudio de esas formas en el río trata de sistematizar y explicar

aprovechamientos) los que mantienen su vitalidad y lo hacen sobre

cómo se reparte el agua al discurrir y filtrarse sobre las

el equilibrio que se da entre las relaciones que mantienen entre sí.

irregularidades del espacio fluvial. Cómo circula por superficie o

Estas relaciones determinan las capacidades del sistema y sus

subsuelo, las zonas donde se acumula más agua y las zonas que

cualidades. Si bien estos equilibrios tienen umbrales de cierta

antes se secan serán definidas por la geomorfología del río. Al

amplitud y sometidos a determinadas cargas de aprovechamiento

mismo tiempo que las formas del terreno determinan cómo fluye el

son recuperables, es a partir de una determina intensidad de las

agua sobre él o cómo se infiltra, el paso del agua modela y

acciones cuando el sistema entre en crisis y no se recupera,

transforma en un proceso interactivo y dinámico de gran

perdiendo así sus recursos, sus funciones o incluso su propia

complejidad.

vitalidad. Las distintas ciencias que estudian el río han tratado estos

Estos procesos van a depender mucho de la naturaleza de los

equilibrios y fragilidades del río desde sus puntos de vista e

materiales que conforman el lecho del río, de su geología, y

intereses parciales.

también

de

la

susceptibilidad

de

estos

materiales

a

ser

erosionados, de la entidad y dureza de los materiales geológicos. Lo que sigue es una breve revisión de las aportaciones que las

En los ríos, las formas geológicas superficiales y subterráneas son

distintas ciencias hacen de la visión del río, de sus procesos y

específicas de cada caso por

recursos. Se incluye también

modeladoras del río, del aporte de material, de su erosión y del

una breve mención a cómo

ser resultado de las fuerzas

aproximan su equilibrio, o en sentido inverso, su fragilidad así como

balance entre ambos.

una estimación de su calidad.

El cauce del río conforma un corredor lineal ligeramente más deprimido que los terrenos adyacentes y que lateralmente, a partir Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

15


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

de sus márgenes, se extiende con una cierta pendiente a lo largo de un extenso territorio que es el que al recibir las aguas de lluvia las dirige por su caída natural hacia ese cauce. A ese territorio, que puede incluir otros cauces menores o secundarios al principal, lo llamaremos cuenca vertiente. Este territorio es especial por incorporar no sólo las condiciones de la superficie que reciben el agua de lluvia y la dirige sino también las condiciones del terreno en profundidad pues el subsuelo es parte fundamental y soporte de todos los procesos geodinámicos que ocurren en el río, el cauce, sus márgenes y su cuenca. Superficie y subsuelo están estrechamente conectados y forman una unidad funcional. Desde el punto de vista de la dinámica de la morfología fluvial, la estabilidad del río se puede ver afectada con mayor o menor gravedad por tres acciones principales. Por un lado, la ocupación de alguna parte de su territorio, mediante la instalación de edificaciones u otras construcciones sobre terrenos aluviales los substrae de los procesos de equilibrio dinámico de la morfología del río, iniciando un proceso de reequilibrio propio. Por otro lado, de forma indirecta se puede provocar la interrupción o modificación de lo que se llaman “los caudales sólidos”, que no es otra cosa que el flujo de los materiales que el río va erosionando, arrastrando y depositando a lo largo de su discurrir. El curso del río Segura recoge las aguas del karst.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

16


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Estos caudales sólidos pueden alterarse de varias maneras: por

En el caso del río Segura, el resultado de las formas características

reducción de la fuerza de la corriente (que hace que decanten en

del cauce, de sus márgenes y del valle, y con ellas la estética del

ese punto), por disminución de su caudal (que reduce los aportes

río y de su paisaje en este tramo alto se deben a esa dinámica

en general) o por interrupción de la circulación cuando por ejemplo

morfológica que es en su caso el factor determinante principal. Son

se interponen barreras o elementos transversales al cauce (que

materiales calizos kársticos por tanto altamente erosionables por

contiene los aportes en su descenso por el río).La tercera vía de

disolución química, estos han configurado un cauce muy, muy

actuación sobre la morfología del río consiste en la intervención

encajado por el que el río discurre se podría decir que disolviendo

directa sobre las formas del río, modificándolas con la construcción

la roca. Estos materiales favorecen la generación de cavidades

de lechos artificiales, la extracción de arenas de río o el dragado en

superficiales

la base de su cauce, la construcción de escolleras en sus

manteniendo activos una serie de procesos de desgaste-disolución

márgenes o cuando se construyen tramos enteramente nuevos de

cuyo resultado es la generación de formas caprichosas y muy

cauce y márgenes, las llamadas rectificaciones del cauce que no es

peculiares (típicamente kársticas1) y una disposición casi vertical de

otra cosa que dibujar la nueva línea por donde circulará el río.

las paredes del río, gargantas y hoces prácticamente inaccesibles

La visión que esta disciplina hace del río contempla la vitalidad y el

en buena parte de su curso.

y

subterráneas

por

las

que

circula

el

agua

equilibrio de las formas vivas del relieve del río. Es decir, un río dinámico que erosiona, que transporta y aporta materiales a todo lo

2.1.2 Hidrología

largo de su cauce; que regularmente inunda su valle y reduce su flujos hasta casi desaparecer y que como consecuencia mantiene

La Hidrología explica el río desde el agua y sus flujos: cuánta agua

una morfología específica que incorpora la franja deprimida del

accede al río, qué territorios de la cuenca vertiente lo alimentan,

cauce y otros terrenos más elevados en las márgenes, terrazas,

cuánta agua circula por su superficie y cuánta se infiltra en el

áreas de depósito, arenales, etc.; que cuenta con una cierta

terreno y circula por el subsuelo. Esa circulación superficial y

variabilidad de las formas y zonas generadas por él. Y, sobre todo, que no se encuentra rígidamente encorsetado en un recipiente rígido artificial.

Que no son otra cosa que cavidades y formas muy específicas generadas por la disolución de la roca debida a la circulación constante del agua. 1

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

17


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

subterránea se comunica a lo largo, ancho y profundo de toda la

Esa modificación puede producirse cuando se detiene el agua con

cuenca del río. Además, los flujos de agua no tienen la misma

obras que la almacenen (p.e. presas de embalse), la regulen

intensidad (caudal) a lo largo del año, ni a lo largo de las diferentes

además de extraerla y llevarla a otros lugares distintos del cauce

estaciones, ni siquiera a lo largo de una serie de años.

natural (p.e. tuberías, canales, acequias, abastecimientos) o

Existe lo que se llaman periodos hidrológicos hiperanuales que son

cuando se modifican la composición y cualidades del agua por

variables a diferentes escalas de tiempo y en las diferentes zonas

vertidos al cauce tras su uso (doméstico, industrial o agrario) o

del planeta y en cada región. Según sean los periodos hidrológicos

como resultado indirecto de otras acciones (cambios de velocidad

de intensos y recurrentes y según lo asimile el río llevará más o

del agua, pérdida del caudal de agua, construcción de lechos y

menos caudal durante más o menos tiempo. Y ese caudal podrá

márgenes artificiales, otros).

ser en mayor medida o menor medida superficial y/o subterráneo.

Un río con menos caudal y peor calidad pierde la capacidad de su

Por otra parte, la aportación del agua al río depende del clima,

recurso principal: el agua que se ve disminuida en sí misma y en

fundamentalmente de las precipitaciones (lluvia principalmente a

todas las funciones y usos que proporciona (geomorfología,

veces nieve) y de las temperaturas (que determinan la cantidad de

energía, mantenimiento de la vida en sus diferentes formas, usos y

agua que se evapora), de la geomorfología de la cuenca (que

aprovechamientos humanos)

retiene, que deja escurrir, que guarda en su interior), de la

Para la hidrología, se asume el río como un sistema poseedor de

porosidad de los materiales (que dejan penetrar el agua hasta

unos caudales naturales que le son propios, con un régimen y

cierto punto o no), de la capacidad de los acuíferos (en el caso de

cantidad que se deben al tiempo y lugares al que pertenece y que

que existan y del volumen que estos pueden almacenar), de la

puede así mantener las funciones y usos propios de ese sistema.

cubierta vegetal que asimile el agua, la transpire y/o la retenga en

También, se aprecian las cualidades del agua, ya que la

su follaje, y de la organización de todo este sistema en su conjunto.

composición de esta es propia del cauce por el que circula y de las

Desde el punto de vista de la hidrología un río es muy sensible a la

funciones que ejerce sobre la morfología, la biota o la cultura

modificación de los caudales líquidos circulantes, a la alteración de

humana.

la calidad de sus aguas y a la alteración de la distribución espacial

En el caso del río Segura la lluvia es escasa y concentrada en dos

y temporal de caudales y calidades.

periodos del año, es un régimen típicamente mediterráneo. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

18


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

poco al sistema hasta finalmente acceder al río. Este carácter hidrológico del Segura es reconocible no sólo por la comprobación directa en los medidores o aforadores2 repartidos por la cuenca sino también por la existencia de numerosas fuentes y manantiales a lo largo del curso del río que denotan la gran actividad hidrológica y una circulación muy peculiar derivada de la composición geológica dinámica del lecho y subsuelo del río. Otra de las características hidrológicas de este río es su marcado carácter mediterráneo levantino en buena parte de su recorrido. Lo que traducido en términos de la presencia de agua sería algo así como la repentina y esporádica caída de grandes cantidades de agua3 en muy poco tiempo. No obstante, el río se encuentra regulado en su tramo alto por la acción de la presa de la Fuensanta. Las calidades del agua en este tramo alto del Segura se pueden considerar elevadas aunque delatan la presencia de acuíferos Nacimiento del rio Mundo en el Calar.

calizos y el arrastre de sales que la hacen ligeramente dura. La casi ausencia

de

actividades

humanas

de

alcance

evita

la

Sin embargo, la superficie de recogida de aguas, su cuenca

contaminación de aguas residuales, agrícolas o industriales que es

vertiente, es extensa, siendo su cabecera más lluviosa. Se trata de

típica en otros ríos peninsulares y en otros tramos de este río.

una zona de sierras con numerosos y cuantiosos afluentes que vierten al río principal. También es característico el complejo sistema de acuíferos calizos que retienen el agua de lluvia y que proporcionan una cierta regulación natural dosificándola poco a

2

Utensilios que utilizan los organismos responsables del control hidrológico y los técnicos estudiosos de estas disciplinas 3 Y que tradicionalmente han producido inundaciones catastróficas para las que la población, que ocupaba los terrenos fluviales secos la mayor parte del tiempo, no estaba preparada por desconocimiento o por olvido.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

19


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

determinados tipos de vegetación y de comunidades de fauna que

2.1.3 Ecología

están especializados y que en conjunto reúnen una gran variedad. Las características ecológicas del río, es decir, sus condiciones

El conocimiento e interpretación de los hábitats4 asociados al río y

como sistema soporte de distintas formas de vida, son muy

sus riberas y las relaciones entre los distintos hábitats son objeto de

especiales. Existen determinados organismos vivos que son

la ecología. Para la ecología la fragilidad del río radica en la

propios de los ríos, éstos se presentan con una disposición o

posibilidad de afectar a las necesidades mínimas de las especies

reparto tanto en sentido longitudinal como transversal del cauce, se

vegetales o animales que se mantienen asociadas a las

trata de las comunidades animales y vegetales que están

condiciones de los distintos hábitats del río.

especializadas en el territorio fluvial y en sus diferentes zonas. Esas

Dichas

zonas interiores del río se diferencian por la profundidad, velocidad

corresponden con las que requiere el mantenimiento de las

de la corriente, temperatura del agua, etc, definiendo diferentes

funciones vitales de todo organismo vivo, destacando entre ellas el

hábitats acuáticos. Estas zonas son específicas para cada río y

mantenimiento de hábitats viables en el río tanto en términos de

para cada tramo de río y también para cada tiempo del río

extensión como de calidad, es decir, con caudales suficientes y

(estación).

calidades del agua admisibles para la vida.

Además de la riqueza y especificidad ecológica del río propiamente

La peculiaridad que mantiene el ecosistema fluvial es su

dicho existe una gran variedad de ecosistemas en sus riberas. Esta

conectividad longitudinal, transversal y de profundidad, en un

variedad tiene que ver con la inundación permanente que se

corredor en el que partes aparentemente distantes entre sí se

mantiene en el cauce y que crea desde las riberas hacia el exterior

encuentran directamente conectadas por el agua y por su

un gradiente escalonado de ámbitos decrecientemente húmedos en

circulación de manera que los recursos para la vida de una partes

necesidades

son

diferentes

para

cada

especie

y

función de los diferentes niveles de presencia de agua que soporta cada franja de terreno (de máxima humedad o inundación constante, a menos humedad o inundación esporádica, pasando por terrenos encharcados o tierras húmedas por las que, aunque presente, no circula el agua). Cada uno de estos ámbitos mantiene

4

El concepto de ECOSISTEMA se utiliza aquí como concepto integrador del río, tomando la palabra directamente de la ecología y que implica un intercambio de materia y energía entre todos los elementos que lo componen o que forman parte de él en algún momento; mientras que el significado de la palabra HÁBITAT es más reducido y se aplica a las necesidades básicas de una determinada especie (en forma de alimento, temperatura, lugar de nidificación, relaciones particulares con otros individuos o con otras especies, …).

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

20


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

(oxígeno del cauce central, aguas calmas de las márgenes, microorganismos, zonas profundas de refugio, etc.) colaboran con el mantenimiento de los seres vivos de otras zonas aparentemente alejadas de ellas pero en realidad estrechamente relacionadas e interconectadas en su vitalidad. El principal valor del paisaje del río es para la ecología la variabilidad de sus ecosistemas que

radica en la variabilidad

espacial y temporal de las diferentes comunidades vivas fluviales que las hace especialmente singulares y diferenciadas de los ecosistemas terrestres relativamente más estáticos. También en su La vegetación de ribera acompaña al curso del Segura

distribución espacial, que lejos de ser azarosa o arbitraria responde a unos patrones muy complejos de la distribución de las calidades del agua (velocidad, acidez, oxigenación, sales, etc.) y de sus flujos (orillas, cauce central, lecho, meandros, zonas de rápidos) principalmente. Para apreciar el sistema fluvial la ecología requiere de la visión de las demás ciencias: la morfología del terreno, el estudio de la composición del suelo, la bioquímica del agua y el conocimiento hidraúlico de la circulación del agua pues son ellas la que explican las cualidades de los distintos ambientes del río y que son necesarias para entender las relaciones de materia y energía existentes entre los singulares organismos vivos propios del sistema fluvial.

El río Segura en su tramo alto conserva en bastante buen estado comunidades vegetales y animales que se encuentran sólo o principalmente en ríos. Cada una sobre sustratos de diferentes grados de humedad se dan en este tramo del Segura: vegetación acuática (sumergida), vegetación permanentemente encharcada (helófitos) y la vegetación de ribera (galerías fluviales arbóreas o arbustivas) son los principales tipos de vegetación frecuentes Segura. Hay otros tipos de vegetación que son también muy específicos por su especial contexto climático, edáfico y geomorfológico como son las comunidades de paredes rezumantes (propias de las tobas), las comunidades casmofíticas (en las fisuras de las calizas) o las rupícolas (que prosperan sobre paredes de roca). Algunas de ellas

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

21


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

gozan, además, de protección legal por su valor ecológico y natural.

Estas claves pueden aparecer conservadas en mayor o menor

La variedad de especies animales también es destacable.

medida ya sea como elementos discernibles (construcciones,

Este tramo alto del río tiene también una gran importancia

ruinas), como rasgos (condicionantes del trazado del cauce, de sus

ecológica cuando se le contempla en el contexto de las sierras por

márgenes o su lecho) o como simples relaciones (proximidad del

las

gran

cauce actual a un antigua defensa fluvial). En definitiva, un análisis

ecosistemas

diacrónico de los culturas fluviales del pasado nos permite extraer

que

discurre

bioproductividad

a

cuyos

adicional

hábitats

sirviendo

proporciona a

aquellos

una

también como un eficaz conector biológico lineal.

pautas de los aprovechamientos del río, de la organización territorial o de la relación con de las diferentes dinámicas del río que relativicen el presente y revelen posibilidades de entendimiento

2.1.4 Historia de la cultura

del sistema fluvial para un mejor futuro del río. La Historia de la Cultura fluvial atiende a cómo el hombre se ha

La historia de la cultura fluvial entiende el conjunto de los

relacionado con los ríos y los ha utilizado. Las actitudes colectivas

aprovechamientos

que conforman esa cultura derivan de la interpretación particular

información sobre las culturas que se relacionaron con él. Su

que cada sociedad y cada comunidad han hecho de la realidad del

sensibilidad radica así en la posibilidad de eliminar la capacidad de

río. Aspectos como los usos actuales y pasados de los recursos del

proporcionar información de esos elementos, rasgos o relaciones

río, de las márgenes fluviales (de la vegetación fluvial, del agua

que se conservan en la actualidad más o menos evidentes.

circulante, de los vertidos al río, de la generación de energía), de

Esas claves que nos explican cómo el ser humano ha entendido

los sistemas de comunicación asociados al río, de la estructura del

cada río según el momento cultural, las actitudes e ideario y, en fin,

poblamiento en torno al río y a su dinámica son algunos de los

las circunstancias en los que le ha tocado vivir.

elementos que componen esa dinámica cultural. Con el paso del

El río como frontera territorial, los tramos vadeables como puntos

tiempo, las distintas actitudes culturales han ido superponiendo los

de paso, el río como fuente de alimentos, el río como sistema de

efectos de sus acciones sobre el río de modo que los encontramos

comunicación navegable, son algunos de los papeles que el ser

en la actualidad como claves históricas del pasado que nos

humano ha concedido al río a lo largo de la historia y que se

permiten su interpretación.

pueden explicar por medio de claves. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

del

río

como

un

complejo

conjunto

de

22


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

todos los elementos y relaciones que han participado en la evolución del río como sistema cultural dinámico hasta hoy. A grandes rasgos, en el alto Segura se pueden diferenciar cuatro etapas históricas principales: la primera, en la que se impone su función de conexión territorial debida sobre todo a su posición estratégica de comunicación del levante con el sureste y centro peninsular; la segunda, en la que destaca la utilización de la cuenca de este tramo alto para producción maderera (que incluía principalmente reforestación orientada a la producción y talas periódicas); una tercera, desarrollada durante el siglo XX, de construcción de grandes presas para el embalsamiento y regulación del agua (para su uso en las huertas y regadíos de la región de Murcia principalmente); y la época actual definida en la Los aprovechamientos tradicionales de la vega y cauce del río en el barranco de Lietor (Sra. de Alcaraz) determinan las condiciones del río y sus valores.

que a los usos anteriores se unen unos nuevos usos de menor escala y repercusión en el general de la cuenca que están más relacionados con el disfrute del río y sus valores naturales (pesca,

Esas claves en forma de elementos simples construidos como

senderismo, deportes acuáticos, turismo rural, etc).

torres de vigilancia, puertos de navegación o molinos hidráulicos. O

Otros usos muy comunes en otros ríos (o en los tramos medios y

en forma de relaciones y redes complejas de mayor alcance

bajos del propio Segura) como son la ocupación de las márgenes

territorial como sistemas de regadíos entorno al río, calzadas de

del río (p.e. por edificacioens de uso residencial o industrial), el

comunicación paralelas al cauce, sistemas de desagüe urbano o de

vertido de poblaciones, la contaminación difusa proveniente de los

defensa militar.

retornos del regadío o el tránsito de vehículos o construcción de

La visión que proporciona el conocimiento de la historia y cultura

carreteras sobre cauce y márgenes son en el tramo alto del Segura

del río descansa sobre el aprecio que deriva del entendimiento de

muy excepcionales, dada la poca accesibilidad y topografía tan

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

23


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

abrupta y difícil de este tramo y, por otro lado, la baja densidad

las condiciones escenográficas propias del valle del río en las que

poblacional y modesta actividad económica que lo caracteriza.

se muestran todos estos valores.

Estos factores hacen que la visión que tienen las poblaciones más

La fragilidad del paisaje fluvial tiene que ver con la posibilidad de

cercanas sean únicamente periféricas pues no se relacionan

alterar los significados que la población identifica como principales

directamente con el río, siendo además vadeable sólo en puntos

del río es decir con el mantenimiento de las formas que permiten la

muy concretos y de acceso restringido al cauce en muchos tramos.

percepción de esos significados (y de los sistemas dinámicos que mantienen esas formas), también con la información de referencia que maneje la población que le permita desentrañar esos

2.1.5 Paisaje

significados. El paisaje del río incorpora la percepción del río y su entorno

Estos referentes dependerán de la historia lejana o reciente que

relacionándose con su disfrute, lectura y aprecio. Además de la

haya tenido el río y de cómo se conserve en la memoria colectiva

percepción que permiten los criterios que proporcionan las ciencias

de la gente. El temor por las inundaciones, el bienestar por la

que interpretan el río y su dinámica (geomorfología, hidrología,

obtención

ecología, historia de las culturas del río) está la visión que genera

acontecimientos que hayan originado creencias, mitos o lugares

en el observador la respuesta estética, dejándose sentir tanto en el

sagrados son sólo algunos ejemplos de esas lecturas.

entendimiento como en el sentimiento del paisaje la influencia más

Los aspectos que atañen al carácter del paisaje son aquellos que

o menos elaborada que ejercen la corriente romántica, los medios

se apoyan en las formas de la hidrología, la geomorfología, la

de comunicación, la propaganda turística o la visión local.

ecología o la historia y que son principales y específicos del río en

La definición del Convenio Europeo del Paisaje, Florencia (2000),

términos de las estructuras y procesos que identifican esas

asume como paisaje la percepción que del territorio tienen las

ciencias.

poblaciones. De acuerdo a este concepto el paisaje fluvial se puede

La susceptibilidad de modificar o alterar la escenografía, es decir, el

caracterizar mediante el análisis de los significados que se perciban

marco de relación entre el observador y el paisaje, vendrá

en el territorio del río, los rasgos y formas que le dan su carácter y

determinada por las condiciones generales de la cuenca en

de

alimentos

de

las

vegas,

y

los

sucesos

y

cuestión. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

24


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Aspectos como la visibilidad, organización de la escena y accesibilidad son sólo algunos de los aspectos que pueden ser más frágiles en el paisaje del río. El atractivo del paisaje del río descansa sobre la riqueza de sus propios significados, de hecho está en el conocimiento y la apreciación que la sociedad hace de sus formas. Observar al río como lo que es, entender y disfrutar los procesos que lo hacen ser así e interaccionar con otras estructuras y mecanismos (relieve, biocenosis, cultura), en una palabra apreciar su condición de sistema vivo es parte de ese atractivo. El reconocimiento

y

aprecio

de

los

procesos

hidrológicos,

geomorfológicos, ecológicos y culturales es parte de su gran atractivo que radica en constatar su variable escenografía, de valle abierto o cerrado y sinuoso, establecer la relación entre los colores y rasgos de las distintas formaciones vegetales y la infinidad de relaciones y matices estéticos y causales del universo dinámico del río. La accesibilidad, la contemplación, la observación

y la

conciencia que la población tiene de ello participa de ese atractivo y de su reconocimiento. El río Segura por su parte presenta un paisaje con un marcado carácter principalmente por las formas que le impone su relieve. Este condicionante principal es el que, junto con el clima mediterráneo, rige el resto de sus rasgos específicos: la El paisaje del rio Segura aguas arriba del Embalse del Cenajo.

peculiaridad natural comentada, su escenografía sublime, su

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

25


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

accesibilidad limitada históricamente, la escasa relación directa de

Todos en su conjunto permiten una lectura integral y objetiva del

la población con el entorno o la utilización del recurso hídrico en

fenómeno fluvial. Se trata de enfoques muy precisos, aunque

puntos muy alejados de donde se embalsa el agua (riego en la

fragmentados, que pueden servir correctamente al entendimiento

huerta de Murcia, Campo de Cartagena, etc.) junto con otros

que tiene un ciudadano si son debidamente divulgados y puestos a

aprovechamientos menores vinculados al río (madera, turismo

su alcance (que no tiene por qué pertenecer a este ámbito de la

rural, pesca, caza, etc) completan esta breve visión del Segura.

ciencia), o incluso alguien relacionado con las ciencias, puede encontrar numerosas acepciones, todas ellas válidas y todas ellas, a la vez, fragmentadas y correctas.

2.1.6 La visión que las ciencias hacen de los ríos

Todas estas visiones parciales son correctas y complementarias Existen múltiples formas de entender un río. Si nos referimos al

puesto que entienden un aspecto o varios del río y al hacerlo se

saber popular aparecen múltiples concepciones que intentan

apoyan unas en las aportaciones de las otras. Incluso ignorando la

explicar lo que es un río, su esencia y características desde

necesidad de un posible entendimiento global de río como una

visiones mágicas y legendarias hasta las interpretaciones más

unidad diferenciada y autónoma de funcionamiento, todas esas

elaboradas de la experiencia campesina pasando por el amplio

aportaciones de las ciencias deben considerarse puesto que, en su

abanico de metáforas que proporciona el arte para explicar las

especificidad,

sensaciones que produce su observación.

procesos culturales que se dan o se dieron en el río y que en la

Se han recogido aquí las visiones que proporciona el acercamiento

mayor parte de los casos son propios del río.

científico como punto de partida para la revisión del debate moral

La Teoría de Sistemas permite una visión integral del fenómeno

que entraña el aprecio del paisaje.

fluvial, el río no es otra cosa que un especial ecosistema que refleja

En el caso de las ciencias, la especialización en los distintos

los procesos de la gea, el agua, la vida o la cultura con los que

fenómenos de la naturaleza que es propia de cada disciplina

interacciona dinámica en el tiempo y en el espacio.

científica conduce, de nuevo, a numerosos acercamientos parciales

En el contexto de la ciencia y la técnica, se puede decir que

que aisladamente se centran cada uno en aspectos sectoriales de

dependiendo de los objetivos finales que se planteen, el

explican

procesos

vivos,

procesos

naturales,

la compleja realidad objetiva del río. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

26


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

entendimiento del río que se persiga deberá asumir una visión u otra como directriz en la consecución de los mismos. Pero cuando se quiere comprender el río todo él como una unidad dotada de procesos interdependientes, como una sucesión de reacciones encadenadas, como una reunión de organismos que dependen de cualidades y propiedades particulares que son propias del río y no de otros sistemas necesitamos identificar esos procesos, cualidades y propiedades que lo hacen único, como sistema peculiar, especial, rico, interesante y diferenciado de los

Puente de arco sobre el rio Segura.

demás. Un entendimiento equilibrado y consciente del río es necesario para su gestión pues se trata de un bien colectivo tanto en su conjunto como por ser poseedor de recursos naturales, culturales y económicos.

es propia de estos sistemas en todas sus dimensiones morfológica, hidrológica, ecológica y cultural así como el carácter dinámico e interactivo que viene asociado a esta peculiar propiedad. Es esta

En este apartado se han revisado brevemente todas esas diferentes áreas científicas de interpretación de un río: las diferentes ciencias que los estudian con sus diferentes puntos de vista. Se trata de integrar las aportaciones de todas ellas productiva y selectivamente, sin perder información y centrándose en la más relevante. También se trata de dar cabida por igual a todos esos aspectos concediéndoles la importancia que cada tenga en cada caso, evitando sesgos, carencias o sobrevaloraciones que a menudo distorsionan el entendimiento científico y técnico de los ríos.

Para la gestión es necesario además reconocer la variabilidad que

variabilidad la que los hace poseedores de esas características específicas que les son propias. Si lo que interesa para la gestión es definir un área en el espacio o un periodo en el tiempo para actuar sobre un elemento dinámico que es esencialmente cambiante, no debemos definir un plazo fijo ni dibujar una línea estática con rigidez porque así ya perderemos parte de su esencia. Cada sistema tiene sus propios ciclos, sus propios espacios y requiere su propio entendimiento. Las propuestas para la gestión deben ser por tanto abiertas y entendidas

con

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

flexibilidad

pues

se

han

de

aplicar

con

27


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

discrecionalidad y selectivamente en cada caso. Se trata tan sólo

también a partir de los cambios que introducen en los procesos y

de reunir las principales causas naturales y antrópicas que lo hacen

estructuras del medio que son a menudo mucho más notorios que

ser como es para que se entienda su esencia y pueda seguir

los propios elementos construidos.

siendo río, nuevo río, viejo río, río estable, río variable, y que no

Tal es el caso, por ejemplo, de los puertos o las carreteras, los

desaparezca.

primeros formados por las estructuras y barreras protectoras de la

Una de las principales conclusiones es que los ríos se pueden

dársena de abrigo generan el ámbito de aguas más tranquilas del

interpretar según unos criterios generales que reúnen esos

interior de la rada y a largo plazo inducen procesos de acumulación

múltiples aspectos que los configuran.

y erosión en la costa a un lado y otro del puerto dependiendo de la

Esos criterios son los geomorfológicos, hidrológicos, ecológicos,

dinámica de equilibrio que tenga ese litoral.

culturales y paisajísticos. Estos cinco grandes grupos incluirían las

Del mismo modo, la carretera no limita su presencia a la plataforma

interpretaciones científicas que se pueden hacer de los ríos y los

y los movimientos de tierra, desmontes y terraplenes, canteras y

diferentes aspectos a tener en cuenta y a conocer para su

escombreras que la sostienen sino que también induce cambios de

entendimiento. En cada uno de esos cinco ámbitos se manejan

actividades humanas en sus márgenes, fragmentan los hábitats a a

unos conceptos determinados y términos o variables que recogen a

cada lado de la vía o espantan a las especies más exigentes con la

su vez aspectos más específicos a observar, medir, cuantificar y/o

presencia de su tráfico transformando así el paisaje. Todos estos

cualificar en un río y que nos permiten apreciar adecuadamente las

efectos forman parte de la presencia de las obras civiles.

cualidades del sistema. La aproximación como se ha dicho debe

Aunque tradicionalmente se ha reducido la estética de las obras

abandonar los tradicionales determinismos y sesgos, aproximando

públicas a considerar aisladamente las formas de los elementos

equilibradamente el carácter dinámico del río y su variabilidad.

construidos, una tradición que encuentra su origen en las escuelas de arquitectura, en realidad la estética de las obras públicas debe

2.2 Las obras públicas y la estética del entorno

ser considerada como la estética del entorno transformado por su presencia y por la gestión que inducen en las estructuras y

La presencia de las obras públicas en el paisaje no se limita a la de

procesos del medio ambiente.

sus instalaciones y elementos construidos sino que se hace notar Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

28


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El vaso del embalse de la Fuensanta, río Segura, sin agua.

La presencia en el paisaje de las presas incluye no sólo el muro de 2.2.1 Las obras hidraúlicas y su modificación del paisaje

presa que se construyó en la cerrada y las demás instalaciones (central eléctrica, tendidos, torre de tomas, base del aliviadero) sino

Las obras hidraúlicas tienen una gran capacidad de modificar el

también, a través de las nuevas condiciones que induce en el río su

paisaje pues al afectar a las cualidades de los procesos

regulación del caudal; ya sea aguas abajo, con el caudal disminuido

hidrológicos. Producen efectos sobre todos los mecanismos del

y regulado; aguas arriba, en la gran lámina de agua que se

medio que están asociados al agua. Ocurre así con las presas, los

extiende por el fondo del valle; o en sistema servido por la

trasvases, las captaciones y canalizaciones y con las adecuaciones

captación, en las áreas regadas, las poblaciones abastecidas y los

y encauzamientos de ríos.

cauces que reciban sus retornos. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

29


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Las presas contienen el agua del río embalsándola en grandes

pierde así parte de su caudal, el que se detrajo para el uso, y con él

masas de agua a menudo de dimensiones muy extensas. El

su capacidad de sustentar a los ecosistemas del propio río y de sus

embalse es un sistema hidrológico enteramente nuevo dotado de

riberas. También, pierde su continuidad con el tramo superior

una gran profundidad y de un mayor estatismo que el curso de

aislado ahora por la propia presa y su embalse, perdiendo la

agua original. Estas condiciones producen a su vez un ecosistema

conectividad que tenían los recursos a lo largo del curso, una

generado exnovo en el que sólo pueden vivir especies más

cualidad en la que radica su mayor interés ecológico.

capaces que las originales del río que son más exigentes pues no

La posibilidad de regular los caudales, es decir contener o liberar el

soportan sus aguas profundas de menos oxigeno y menos luz.

flujo del agua según lo requiera la gestión del recurso embalsado,

En general se puede decir que la masa del embalse es un

repercute en el régimen del curso de agua aguas abajo de la presa.

ecosistema nuevo de condiciones más simples y aisladas y, por

La variabilidad temporal de los caudales es una cualidad también

tanto, más pobre en términos de biodiversidad. Además, las orillas

esencial de los ecosistemas del río y de las relaciones internas y

pierden sus riberas pues los bordes del embalse sufren los efectos

externas que mantienen. Este régimen climático especialmente

del ascenso y descenso regular de las aguas (especialmente si

marcado en los ríos mediterráneos se puede ver alterado en mayor

embalsan agua para riego) generando una banda árida, una franja

o menor grado por la regulación que haga la presa del flujo del

de roca vista que rodea la lámina de agua en la que no suele

agua.

prosperar vegetación a menos que la pendiente sea muy tendida.

Las presas de regadío tienden a contener el agua durante las

En este caso se produce un área encharcada de gran

épocas de lluvias (otoño y primavera en el sistema mediterráneo)

bioproductividad, un verdadero humedal de gran interés ecológico

para tenerla disponible cuando menos llueve en verano que es

tanto en sí misma como por su efecto sobre los ecosistemas

cuando la requieren los cultivos.

próximos. Este efecto de generación de una valiosa área

La detracción del agua afecta a los periodos en los que el río en

encharcada es muy común en las colas de embalses de ríos con

condiciones naturales tendría más agua. Las presas de producción

relieves muy horizontales. Aguas abajo de la presa, si opera como

eléctrica pueden liberar agua provocando una avenida (descenso

una captación que es lo más frecuente, se reduce el volumen neto

de gran caudal por el cauce) de manera artificial cuando se

de agua que desciende por el cauce más abajo de la presa. El río

demanda una punta de energía, al margen, por tanto, de los ciclos

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

30


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

y régimen propios del río. Para prevenir los desajustes entre las demandas que se exigen a la regulación del embalse y el régimen natural de los ríos, se ha venido imponiendo el mantenimiento de un caudal de régimen ambiental (también llamado ecológico). La idea es que siempre se deje circular un cierto volumen de agua que permita mantener los ciclos y recursos vitales esenciales del río sin llegar nunca a estrangularlos. Otro efecto de los embalses en el paisaje es el que genera el uso que se le de a las aguas que captan. Por ejemplo, los embalses empleados cuyas aguas se destinan al riego favorecen los regadíos generando paisajes agrícolas enteramente nuevos allí donde se apliquen. Los trasvases entre cuencas también repercuten en el paisaje más allá de las simples instalaciones que requieren; por ejemplo, al

Muro de presa del Cenajo en el río Segura

detraer caudales de un río en una determinada región y conducirlos a otro territorio para su uso en abastecimiento doméstico y regadío. En el territorio receptor, los trasvases favorecen la presencia y extensión del regadío y el desarrollo urbanístico, mientras en el territorio del que procede el agua, la pérdida del recurso repercute

hormigón o escollera, con la idea de reducir el índice de rozamiento de las aguas en los bordes del cauce para aligerar su paso para que cuando se produce una avenida discurra el máximo caudal posible aguas abajo reduciendo la inundación lateral posible.

en las capacidades y dinámica del sistema. Otras obras hidraulicas de gran efecto en el paisaje fluvial son las actuaciones en el cauce y las márgenes como las adecuaciones de cauces y los encauzamientos.

Las primeras consisten en construir márgenes artificiales, de

Con el mismo criterio se construyen los encauzamientos de ríos que consisten en construir un nuevo cauce para el río con paramentos de hormigón, escolleras y movimientos de tierra o combinaciones de estos trabajos. Estas actuaciones hacen rígida la morfología dinámica del río, sustituyen su variedad y sus elementos

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

31


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

vivos por superficies planas e inertes. Son muy utilizadas en los

paisaje, generalmente asociados a cultivos en riego y a una

tramos urbanos de los ríos en los que, además de contener los

organización productiva y eficaz de las zonas regadas.

movimientos del cauce, se pretende que los caudales de

Existe por tanto un amplio abanico de contextos de la ingeniería

inundación discurran fuera de las ciudades, facilitando su desagüe

hidraúlica fluvial que abarcan tanto a los paisajes del río en el que

rápido y evitando así el daño a las poblaciones. El efecto en el

intervienen y se insertan como a los paisajes de los territorios a los

paisaje del río de estas actuaciones es notorio.

que sirven o afectan de una manera u otra.

Muchas veces, estos tratamientos de adecuación y encauzamiento se aplican con una visión parcial, estática y excesivamente

2.2.2 La estética de lo funcional

simplista de los mecanismos de génesis y desarrollo de los procesos de avenidas consiguiendo tan sólo trasladar el problema a

A diferencia de las creaciones de la arquitectura o del arte en

otros tramos del río que, finalmente, reciben la carga de la

general, las actuaciones propias de la ingeniería civil no tienen una

inundación con mayor fuerza aún desbordándose y dañando

intención estética clara o asumida pues son esencialmente

también a bienes y personas.

funcionales en su planteamiento y diseño. En general, el argumento

Los azudes, molinos de agua y captaciones son obras menores que

de las obras públicas se centra en resolver la funcionalidad del

también afectan a los procesos de los ríos produciendo ámbitos con

servicio que se le demanda; esto es en una carretera se trata de

dinámica propia pero de entidad menor. Los azudes, que son en

conseguir un trazado seguro y adecuado para una determinada

realidad pequeñas presas, contienen las aguas y las embalsan en

carga de tráfico; en un puerto consiste en aislar suficientemente la

saltos

dársena y muelles de amarre de las tormentas exteriores y en una

de

pequeña

altura

dirigiendo

el

caudal

hacia

un

aprovechamiento situado en una de las márgenes donde se capta

presa en conseguir una determinada capacidad de embalse.

el agua, se aprovecha el salto del agua para un molino o generar

Los planteamientos estéticos suelen ser de naturaleza ornamental

energía.

es decir surgen en el proceso de creación y diseño en las fases

Una multitud de obras hidraúlicas menores componen parte del

finales y no llegan a determinar lo esencial de la intervención sino

paisaje agrario del riego. Canales, acequias, sifones, sistemas de

que se traducen en la adición de elementos complementarios o en

impulsión y captaciones subterráneas y pozos generan su propio

el diseño de acabados. Están los ajardinamientos y tratamientos de

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

32


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

recuperación ambiental de los taludes de excavación o de las escombreras de las carreteras y los acabados de los materiales y elementos constructivos de canales, puertos, bocas de túneles, muros de presa, aliviaderos o soportes de depósitos. En el amplio y heterogéneo conjunto de obras civiles y en sus variados argumentos creativos hay, sin embargo, excepciones en ese sentido. En algunas obras el argumento estético es decir la intención de emocionar, juega un papel primordial hasta el punto de anteponerse en la elaboración del diseño a los argumentos meramente funcionales y de eficacia. Entran en esta excepción, notablemente, los llamados puentes de autor, en los que se requiere de la estructura además de una determinada capacidad y nivel de servicio, un cierta efecto estético a menudo de espectacularidad, elegancia, icónico o simplemente de presencia singular. En otras obras más funcionales como las propias presas, algunas carreteras y otras muchas puede ocurrir también que la necesidad de dotarlas de una cierta presencia formal, seductora o impresionante, comparta espacio al mismo nivel con los criterios de elaboración del diseño, en la elección del modelo funcional o simplemente en la elección de los materiales y complementos. En cualquier caso, las obras públicas cuyo diseño se hizo consciente del lugar que ocupan en el paisaje y de cómo lo transforman y alteran son minoría. Un puente en la Hoz del río Mundo.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

33


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

También aquí, en la intención estética respecto a la dimensión emotiva del entorno, del paisaje, podemos encontrar honrosas excepciones (estructuras pensadas para determinados paisajes, carreteras paisajísticas o estrategias estéticas de camuflaje o realce para instalaciones). En realidad, éstas tienden a ser una anécdota en el contexto general de producción masiva de obras civiles que ignoran tanto la propia dimensión estética de sus elementos construidos como la de sus transformaciones en el medio y el efecto estético de todo el conjunto. Lo curioso del asunto es que pese a que en general se ignora esta capacidad de las obras públicas, éstas tienden a provocar una notable reacción estética en el observador, especialmente si las considera en el contexto emotivo del paisaje. Es común que la contemplación de un túnel o un puente produzca sorpresa, espectacularidad, monumentalidad, admiración, sensación de progreso, que se observe como la materialización formal de las capacidades técnicas de una sociedad o que se sienta un cierto aprecio por lo funcional o mecánico. Este fenómeno de percepción de las infraestructuras en el paisaje tiene que ver con la propia naturaleza ambiental de las obras públicas, la manera en la que se relacionan con el entorno transformándolo, y también con su carácter social y colectivo, el hecho de ser consideradas un Aliviadero de la presa del Cenajo

producto de la acción humana ya sea en un sentido genérico, o Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

34


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

particularizado a una determinada sociedad o época. Como se dijo

podido llegar a superar las limitaciones de una naturaleza

estos dos aspectos son esenciales en la razón de ser de las obras

aparentemente caprichosa, poniéndola al servicio de un fin social.

civiles.

2.2.3 La confrontación con lo sublime

La espectacularidad de las grandes obras públicas sorprende y atrae por que las dimensiones de los artefactos construidos exponen la relación que mantienen frente a los procesos de la naturaleza a los que contienen, dirigen o modulan. También está el interés y aprecio que suscita observar cómo se manifiesta la capacidad que estas grandes creaciones artificiales muestran sobre los procesos del medio y sus estructuras. Un gran viaducto que atraviesa aéreo el vano de un profundo barranco o una gran presa que contiene las aguas de un río conformando un inmenso lago artificial son ejemplos muy vistosos de cómo se materializan estas capacidades del artificio humano.

Placa de la inauguración de la Presa del Cenajo en el río Segura

El concepto de naturaleza sublime, atractiva y temible por estar fuera del control del ser humano se confronta así con la presencia

A menudo es la estética de la grandiosidad de los monumentales

de las grandes obras monumentales. Los grandes periodos

elementos construidos la que parece traducir esta capacidad de la

históricos del desarrollismo (imperio romano, industrialización, años

sociedad humana, este es el efecto de los grandes viaductos, los

sesenta del siglo XX, momento actual) muestran con sus grandes

muros de grandes presas o los trazados de autovías a través de

elementos construidos como la cultura de los seres humanos ha

paisajes abruptos.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

35


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Pero también hay un cierto entendimiento de la inteligencia

una obra así como el paso de los vehículos por una autovía o de

operativa y funcional del artefacto que reclama la respuesta

los trenes por el ferrocarril muestran este atractivo de la

emotiva en el observador. Esto ocurre cuando el proceso de

funcionalidad.

funcionamiento de la obra se traduce en sus formas y éstas

Esta funcionalidad también se abstrae de la observación de las

muestran expresivamente sus capacidades. Se puede así hablar de

formas de los elementos construidos de las obras civiles sin

una cierta estética funcional. Las estructuras metálicas, los puentes

necesidad de constatar su operación material. La sinuosidad del

atirantados o las presas de arco o de bóveda explican su sistema

trazado de una autovía con sus curvas tendidas y abiertas, el perfil

de sujeción casi con sólo mostrarse al observador delatando la

de un aliviadero de gravedad sobre el muro de una presa o la

inteligencia funcional del sistema y fascinando así al observador

disposición de un canal a través de un paisaje muestran su

que constata la capacidad que la sociedad humana contrapone con

funcionalidad con una cierta sutileza.

las fuerzas de la naturaleza.

El aspecto de geometría pura, ordenado, sistemático, mecánico y funcional de los elementos contruídos de la ingeniería civil se ha

2.2.4 Estética de la función y la materialización del progreso

tomado como un referente del progreso humano especialmente cuando se contrasta con el aspecto del entorno en el que se inserta

Esta expresividad de las formas que delatan la función es

de aspecto generalmente más orgánico e irregular, espontáneo y

seductora en sí misma pues reclama el interés del entendimiento

dotado de una cierta arbitrariedad típica de los elementos de la

de la función y, al mismo tiempo, seduce por apreciarla en sus

naturaleza5. Frecuentemente, esta identificación entre forma

formas. La funcionalidad se vuelve más evidente cuando el artificio

funcional y progreso es muy apreciada por el observador

de la obra civil muestra, como ocurre en muchos casos, con sus

contemporáneo. Incluso en las obras de ingeniería antigua (puentes

movimientos y fases operativas los mecanismos a los que debe su

romanos, acequias hispanoárabes) o en los productos de la

eficacia. 5

Los puentes levadizos cuando alzan sus plataformas, los trenes cremallera, los elevadores, los teleféricos, las compuertas de alviaderos de grandes presas o la operatividad de las máquinas en

En realidad las formas de la naturaleza son esencialmente funcionales pues responden a adaptaciones al medio que incorporan inumerables funciones específicas: físicas (p.ej. modelados del relieve por erosión), de protección (p.ej. copas de árboles), de movimiento (p.ej. medios locomotrices de los animales) y otras, sólo que no se entienden como tales y, por tanto, no se aprecian en ese sentido.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

36


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

ingeniería artesanal (molinos, azudes, pozos, norias) aparece esta estética de lo funcional que delata un cierto ingenio en su creación y en su puesta a punto, frente al proceso natural y al recurso que aprovechan y modifican y que se ve como más arbitrario y libre. Hay muchas maneras de progresar que no están representadas por las grandes construcciones de la ingeniería civil ni con las funciones de los artefactos más artesanales. Están más relacionadas con otras consecuciones de la sociedad

Resalte al pie del aliviadero en la presa del Cenajo.

humana como, por ejemplo, las relacionadas con el ideario social (derechos

humanos,

solidaridad,

servicios

sociales),

las

producciones del intelecto (arte, filosofía, educación) o la sensibilidad ambiental (consideración unitaria de ser humano y planeta).

Considerando esta poderosa presencia de las obras públicas y los estímulos estéticos que suscitan se puede decir que hay una notable dimensión estética de las obras públicas, aunque no siempre intencionada en su creación, que tiene que ver con la

También hay una creciente revisión de la idea de progreso que contrampone el saber aprovechar lo que se tiene frente a buscar continuadamente una mejora válida más en sí misma que por su repercusión. Sin embargo, la manifestación material del gran progreso tecnológico que muestran las infraestructuras es muy llamativa y tiene una clara dimensión paisajística cuando se aprecia en su contexto, cualidad que la hace muy asequible al observador y, por extensión, muy seductora para la opinión pública, muy mediática (fácil de transmitir en los medios de comunicación) y muy atractiva por su popularidad para los representantes públicos.

fascinación que suscita su razón de ser funcional y operativa en un medio que suele ser formalmente diferente. La gran atracción y popularidad que suscitan muchas obras civiles modernas tienen que ver con esa seductora fascinación que produce la manera en la que expresan su utilidad. Este aprecio público de naturaleza estética es muy importante para estas grandes acciones colectivas que van encaminadas a producir un bien común, el acceso seguro y veloz al territorio, la regulación y disponibilidad del agua de un río de caudal inestable o el refugio de los buques en un puerto de mar tormentoso.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

37


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

2.2.5 La ética de la gestión de los recursos naturales y el beneficio

ecológica, escorrentías, movimientos transversales de personas,

de la obra pública.

otros desplazamientos no motorizados). Este proceso de especialización propio de las obras públicas, con

No obstante, una gran obra civil es en esencia resultado del

sus beneficios y mejora de capacidad del servicio, y con el deterioro

planteamiento ético que implica un esfuerzo colectivo encaminado

parejo de la diversidad del sistema se justifica socialmente a través

al bien común. Un esfuerzo colectivo, articulado dentro de la

de los mecanismos de toma de decisiones y el marco legal y

organización social de la que se haya dotado una comunidad que

administrativo en el que se insertan. Específicamente, los

recurre al consumo de recursos de la naturaleza que en esa acción

mecanismos administrativos de evaluación ambiental (impacto

pierden su cualidad, se transforman pasando a tener otras

ambiental, evaluación estratégica, cumplimiento de leyes de

condiciones.

protección de recursos naturales y culturales) a los que se someten

El proceso consiste en que el sistema previo suele perder su

las obras públicas y su gestión son los responsables de garantizar

diversidad y pasa a especializarse en aquella función o servicio que

que los costes ambientales sean socialmente viables y por tanto

pretende obtener la infraestructura para servir a la sociedad que la

asumidos.

demanda. La perdida de diversidad parece traducirse en una mayor

Las demandas de servicio de la sociedad, articuladas mediante sus

capacidad del nuevo sistema en prestar el servicio que se pretende

mecanismos administrativos de gestión y planificación, son las que

muy superior a la del sistema previo. Este es el caso del embalse

finalmente justifican o compensan el deterioro del recurso natural

especializado en acumular agua, en los periodos del año en que

que implica proporcionar el servicio demandado.

más se necesita, a costa de perder otras funciones (dinámica

Las situaciones en las que se genera un proyecto de obra pública

morfológica, calidad del agua, diversidad ecológica y otros valores

como parte de un esfuerzo colectivo, consumiendo determinados

culturales y paisajísticos).

recursos públicos y transformando y simplificando la naturaleza,

Ocurre también, por ejemplo, con las autovías especializadas en

son muy variadas y heterogéneas.

servir a un tipo de desplazamientos (el del tráfico rodado de largo

Las iniciativas de implantar una obra civil para mejorar las

recorrido, de gran capacidad y velocidad) frente a otros

condiciones del entorno se vienen produciendo desde que las

movimientos del territorio que se estorban o impiden (conectividad

comunidades humanas alcanzaron un mínimo nivel tecnológico.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

38


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Presa del Talave en el río Mundo, provincia de Albacete.

La ingeniería civil no es indiferente a las ideologías como tampoco

Los llamados puentes de autor tienen en este sentido una dudosa

lo es su estética. Por ejemplo, las demandas de actuaciones de

moralidad si se considera que tanto su posible efecto en el entorno

ingeniería civil poseen también un cierto valor estético cuando se

(algunos se plantean en espacios muy frágiles y valiosos) como su

reclaman, como viene ocurriendo últimamente, por lo que tienen de

coste presupuestario se asumen a costa de un valor simbólico.

simbólicas. Esta función simbólica puede darse por tratarse de una

Se trata de vistosos artefactos a los que intencionadamente se les

manifestación formal del progreso, o por su carácter icónico

dota de una estética espectacular, que goza de gran popularidad y

comunitario, es decir por lo representativas que puedan llegar a ser

es muy mediática.

de la comunidad que los lleva adelante o por una curiosa

No responden al mero planteamiento funcional, de proporcionar un

combinación de ambas percepciones.

servicio, implicando con ello un enorme gasto de recursos Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

39


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

colectivos y valores del patrimonio natural que podrían dedicarse a

presos de la guerra civil fueron utilizados en la construcción de sus

otros fines o abandonarse a su enriquecedora dinámica propia. Sin

instalaciones perdiendo muchos la vida en esos trabajos. La

embargo, el procedimiento de su concepción, diseño y aprobación

estética de esta acción pública no se limitó al diseño del aspecto

por la sociedad que los demanda y financia parece dotarlos de una

monumental del muro de presa y de su aliviadero (reformado años

cierta justificación moral: son aprobados por los representantes

más tarde) obligadamente grandiosos dados las capacidades para

democráticos de la sociedad que quiere disfrutar esas obras civiles

las que se construyeron.

más allá de su mera funcionalidad mecánica, dotándolas de una

También se incluyó una curiosa ceremonia de inauguración, con

gran espectacularidad y un poderoso aparato estético que es la

asistencia del propio dictador, en la que se realizó una

base de su función simbólica.

representación de un auto de fe en el que se representaba la

Las actuaciones del desarrollismo descansaban sobre muy

trascendencia de la actuación.

diferentes premisas. En el caso de España esas actuaciones

Se escenificó el diálogo entre la tecnología, la naturaleza salvaje,

tecnológicas se realizaron en el contexto político de una dictadura

representada por el inestable río Segura, la productividad de la

procedente de una sublevación contra un sistema democrático. El

huerta y otros personajes alegóricos. La ceremonia culminó con la

caso de la presa del Cenajo en el curso alto del Segura es un

apertura del aliviadero que provocó un vistoso chorro de gran altura

ejemplo

moral.

que mostraba la energía del río contenida en el embalse. Ninguna

Construida en los años sesenta del siglo pasado, es un producto de

estética es ideológicamente aséptica. La presa del Cenajo es un

la política social de base tecnocrática del desarrollismo de la

desafortunado ejemplo en este sentido.

dictadura franquista.

Finalmente, la identificación de una comunidad con los recursos de

Su objeto era el de proporcionar agua para el regadío y el

la naturaleza que se encuentran próximos matiza la apreciación del

abastecimiento en la región de Murcia sirviendo al mismo tiempo

paisaje y afecta a la interpretación de las obras de ingeniería civil

como sistema de contención de las típicas avenidas de clima

que plantean transferir recursos de un territorio a otro. Se ha dicho

mediterráneo. Se trata de dos objetivos esencialmente sociales que

que la percepción de los rasgos de un territorio que nos es familiar,

fueron conseguidos con un esfuerzo tecnológico de envergadura y

de su paisaje, se traduce en una respuesta afectiva de proyección y

involucrando recursos de la naturaleza de primer orden. Además,

apropiación del paisaje en los observadores autóctonos.

especialmente

complejo

en

su

dimensión

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

40


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Puente de arco sobre el Segura en Los Gallegos.

Inversamente, se percibe por observadores foráneos con un cierto

En la percepción del paisaje y de sus recursos ocurre un proceso

exotismo, no carente de curiosidad pero a menudo teñido de un

similar aunque referido al entendimiento del entorno y sus

claro distanciamiento afectivo.

aprovechamientos. Es frecuente que grandes infraestructuras

El localismo, es decir, el mayor interés por lo que ocurre en una

utilicen recursos de un territorio para servir a otros. Las líneas de

comunidad o un territorio que consideramos propio se construye

alta velocidad ferroviaria sirven más eficazmente a las poblaciones

sobre estos sentimientos de apropiación. También la xenofobia

que se encuentran próximas a sus estaciones generalmente muy

parte de la sensación de extrañamiento de lo que nos parece

distanciadas entre sí, mientras que deterioran los recursos, los

diferente y por tanto fuera de control.

paisajes, de todo un prolongado corredor.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

41


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Algo similar ocurre con las grandes infraestructuras hidraúlicas que

ejemplo, cuando un puerto comercial favorece determinados

embalsan el río en un tramo, generalmente alto, de montaña, donde

intereses industriales (p.ej.: puerto carbonero para una central

el relieve puede permitir un buen almacenamiento y se producen

térmica) deteriorando su posible uso social o turístico; o cuando las

mayores precipitaciones, mientras que sirven a las poblaciones y

líneas de alta velocidad de largo recorrido repercuten en el cierre

aprovechamientos situados en los territorios más llanos aguas

de trenes de cercanías (grupos de movilidad diferenciada).

abajo donde la demanda social es mayor y la productividad agrícola

Esta cuestión ética de la apropiación afectiva de los recursos

es superior. Cuando se trata de infraestructuras de trasvase, la

naturales (o su derecho al uso o la su conservación) por un

distribución geográfica de recursos naturales implicados y servicios

determinado grupo social (territorializado o no) y su uso para

servidos es aún más distante, implicando a menudo a comunidades

beneficio de otros, no es excepcional ni anecdótica sino que

que se sienten muy diferentes y ajenas entre sí.

subyace en el complejo entramado de infraestructuras civiles que

La apreciación estética de estas grandes infraestructuras puede ser

mantienen una sociedad que gestiona recursos geográficamente

contemplada como la materialización de un balance aparentemente

muy distanciados y que sirve selectivamente a grupos específicos.

injusto. Sus grandes capacidades se entienden así en sentido negativo. Se transforman y simplifican los recursos de un territorio a

2.3 La experiencia estética de la naturaleza.

cambio de los beneficios en otro. Sin embargo, la reacción social contra estas actuaciones, en

2.3.1 La experiencia estética como estímulo a la reflexión moral.

algunos casos muy enconada, no responde tanto a al deseo de mantener los beneficios del sistema natural en su riqueza y

Que una experiencia estética puede fomentar la reflexión moral es

diversidad como a la apropiación afectiva de los recursos próximos

algo tan intuido por la mayoría de nosotros como examinado desde

que se sienten como propiedad de unos y no de otros, una

la antigüedad por los expertos. Las artes narrativas, desde el

apropiación que es excluyente.

cuento que los padres leen a sus hijos por la noche hasta la novela,

El argumento que cuestiona estas infraestructuras también se

el cine o el teatro, pueden ayudarnos a plantear con mayor claridad

produce cuando hay una diferenciación social entre grupos de

problemas morales difíciles

interés, aunque no estén necesariamente territorializados, por Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

42


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Macizo rocoso de Ayna: monumentalidad sublime de la naturaleza.

Pueden enseñarnos a ponernos en el lugar del otro, sensibilizarnos

en tanto que entorno puede ayudarnos en ese sentido, y eso es

con el dolor ajeno, imaginar soluciones a situaciones injustas,

precisamente lo que vamos a tratar aquí

etcétera. Pero no son sólo las creaciones humanas como los

La experiencia estética de un entorno natural puede ser de varios

cuentos, el teatro o la pintura, quienes a través de una experiencia

tipos. Los pensadores de la Ilustración, cuando pusieron los

estética pueden ofrecernos la oportunidad de un aprendizaje moral.

fundamentos de esa disciplina filosófica que es la Estética de la

También la naturaleza nos concede esa posibilidad. Por ejemplo,

Naturaleza, nos dejaron en herencia la descripción de tres tipos

podemos aprender de los animales cuando nos maravillamos de la

básicos de experiencia. En primer lugar nos legaron el concepto de

fidelidad de un lobo a su grupo o cuando admiramos las estrategias

belleza para describir la experiencia estética que podemos tener al

con que los bonobos combaten la violencia. Y también la naturaleza

contemplar un hibiscus, un mirlo o un manantial.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

43


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Es bello lo que es armónico, equilibrado, bien proporcionado,

alimenta a su paso las más diversas formas de vida. Pasear por la

suave, dulce, y nos produce una sensación de serenidad. Los

orilla de un río en verano, ver discurrir el agua escuchando su

ilustrados lo aplicaban, sobre todo, a elementos de la naturaleza

alegre sonido, contemplar como la luz brilla en ella y se reflejan los

que no pueden hacernos daño, y a menudo a la naturaleza

colores de la vegetación y el cielo, ver los juegos de luz y sombra

domesticada por la mano humana, por ejemplo a los jardines, los

que provoca la vegetación que crece junto al agua, oler la hierba

campos cultivados o los lagos artificiales. El otro gran concepto que

húmeda, ver acercarse a algún animal a beber, es una experiencia

nos dejaron es el de sublime, que se refiere a las experiencias que

que nos contagia calma y alegría. Y esa experiencia de la belleza

nos provocan fenómenos naturales de gran magnitud o fuerza. Lo

nos enseña a apreciar como ese bien que es el agua crea el

sublime se aplica a fenómenos que representan un peligro para

ecosistema fluvial, alargado y profundo, el ecosistema de ribera que

nuestra vida, y que por ello mismo nos hacen experimentarnos

protege las márgenes del empuje del río, cobija la humedad y con

como vulnerables, nos recuerdan nuestro carácter mortal, como el

su frondosidad multiplica el efecto benefactor del río en el árido

mar embravecido por una violenta tormenta. O bien se aplica a algo

clima mediterráneo, como alimenta a lo largo de su recorrido las

virtualmente infinito frente a lo cual redescubrimos la finitud, lo

más diversas criaturas vegetales y animales, y nos proporciona

efímero de la vida humana, y aquí el ejemplo clásico es el

también a nosotros una experiencia de placer y serenidad.

firmamento nocturno. Un tercer concepto es el de pintoresco, que

También seguimos teniendo la experiencia de lo sublime.

da nombre a aquella experiencia en que un entorno natural se nos

Contemplar altísimas cumbres de picos escarpados, descubrir una

aparece como un escenario digno de ser pintado, es decir, como

gran cascada con su atronador ruido, ver como el agua ha labrado

los paisajes que les gustaba representar en sus telas a los artistas

vertiginosos canales en la tierra, son experiencias de la fuerza

del XVIII y el XIX: un pueblo de campesinos en medio de un gran

inmensa de algunos fenómenos naturales. Y tenemos asimismo la

valle, un castillo en ruinas, un viejo cementerio devorado por la

experiencia de lo pintoresco cuando encontramos ese viejo puente

maleza donde pasea un ciervo solitario, etc.

sobre el río que ha sobrevivido al paso de los siglos, y que

Hoy en día seguimos teniendo esas experiencias estéticas de la

ejemplifica una convivencia amable entre el ser humano y la

naturaleza. Experimentamos la belleza, por ejemplo, ante un

naturaleza.

manantial que brota de la tierra, creando una corriente de agua que Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

44


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Todas esas experiencias estéticas pueden enseñarnos a admirar los entornos naturales como algo que tiene un valor propio, un valor en sí mismo que debe ser respetado. Pero necesitaríamos nuevos conceptos para dar nombre a un tipo de experiencia estética que desde el siglo XVIII se ha hecho cada vez más frecuente: la experiencia de un entorno natural dañado por la mano humana, marcado por las cicatrices de la destrucción. Un bosque quemado, el cauce inerte y recubierto de placas de hormigón de un río encauzado, las aguas sucias y espumosas de un río contaminado por los detergentes domésticos y los fertilizantes agrícolas, o un río seco que se ha quedado sin agua por la mala gestión de una presa, con los peces muertos sobre el lodo, producen una experiencia estética del daño, de la pérdida, y nos revelan que la naturaleza, a pesar de su fuerza, puede ser también muy vulnerable. Nos invitan a tomar conciencia de que los ecosistemas son mecanismos complejos que dependen de equilibrios muy ajustados y frágiles, que una breve intervención irresponsable en un entorno puede robarle su vitalidad y autonomía, su riqueza y su belleza para siempre. Eso no significa que debamos o podamos aspirar a mantener la naturaleza salvaje intacta, lo que a estas alturas de estrecha integración de lo natural y lo humano es ya imposible, o condenar El río a su paso por Letur

cualquier intervención humana, pues muchas son viables al no Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

45


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

comprometer la viabilidad de los sistemas. Todos los seres vivos alteran su entorno por el mero hecho de vivir en él, y nosotros también. Y sin embargo, hay dos formas muy distintas de relacionarse con los entornos naturales. La primera de ellas es considerar los entornos naturales como meros instrumentos para los fines humanos, un material a nuestro servicio, como si no fueran más que arcilla que podemos modelar a nuestro gusto y carecieran de dinámicas que les son propias y que les conceden su propia vitalidad manteniéndose gracias a ella disponibles para el ser humano. Entonces vemos la naturaleza como algo que debe ser dominado y sometido, no como un sistema dinámico e interactivo de cuya autonomía depende nuestra propia viabilidad y existencia. Si se piensa la naturaleza como un sistema a dominar, en confrontación con la cultura humana, el destino de aquello que no se deje someter sólo puede ser la destrucción, como ha sucedido con tantísimas especies de animales y plantas, hábitats y paisajes. La segunda forma de relacionarnos con el entorno es asumir que formamos parte de él, que nuestra existencia se encuentra entretejida en una compleja red de seres y fenómenos naturales con los que guardamos relaciones de dependencia. El agua que bebemos, el aire que respiramos, el territorio sobre el que organizamos nuestras vidas cotidianas. Entonces podemos buscar una relación de simbiosis, de convivencia pacífica, de colaboración. Acequia del río Mundo (Ayna)

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

46


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Por lo que se refiere a las obras de ingeniería civil, necesitamos

el respeto, la admiración y la mimesis, es precisamente la

una actitud menos dominante y más mimética, una ingeniería de

experiencia estética de la naturaleza.

convivencia con la dinámica de la naturaleza, que no agote su vitalidad, que colabore con su recuperación donde haga falta y que

2.3.2 La universalidad de la experiencia estética.

sirva a sus fines sociales sin poner en peligro la durabilidad del sistema.

Quizás el lector tenga sus dudas de cómo una experiencia estética

Cuando se reconduce el cauce de un río o se gestiona su caudal

pueda guiarnos hacia una forma más pacífica de convivir con la

mediante presas de regulación, podemos imponer nuestras formas

naturaleza. Quizás no lo entienda, porque crea que una experiencia

racionales y artificiales sobre las naturales, negándolas y

estética es algo subjetivo, en el sentido de caprichoso y arbitrario,

borrándolas, para que la obra ilustre el poder humano, o bien

es decir, que a mí puede gustarme el color verde y el olor a pino,

podemos dialogar con esas formas naturales, intentando dañarlas

pero a otros les gusta el color rojo y el aroma a lavanda.

lo mínimo posible, aceptando su dinámica y aprovechándola sin

Bien, pues aquí nos toca aclarar que la experiencia estética de la

dañar

naturaleza no es algo meramente subjetivo que sólo dependa de la

su

continuidad,

jugando

con

ellas,

imitándolas,

subrayándolas.

personalidad de cada cual.

El ser humano ya tiene museos donde exponer y exaltar la

La experiencia estética de la naturaleza posee un fundamento

grandeza de su ingenio, no necesita hacerlo a costa de la vida de

emocional. Este fundamento emocional se halla en nuestra

otros seres, del equilibrio y la belleza de un entorno natural. Una

naturaleza humana, y consiste en esas emociones de las que nos

obra civil de estética discreta, como un pequeño azud con molino,

ha dotado la historia evolutiva de nuestra especie, y que pasaron el

de tamaño diminuto y materiales locales, con una capacidad

filtro de la selección natural por tener una función adaptativa. Esas

modesta, surte de energía renovable y de caudal a la huerta de

emociones son una respuesta adaptativa a estímulos externos,

vega, con una mínima intromisión en los ciclos y riqueza del río,

tienen un componente de conocimiento, y son muy semejantes en

conviviendo amablemente con la naturaleza. Y quien puede

todos nosotros, lo que permite que nos las podamos explicar unos

revelarnos esa forma de relacionarnos con la naturaleza basada en

a otros y comprendernos.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

47


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El río a su paso por Letur

Por ejemplo, sentir terror ante aquello que consideramos que puede

Son esas emociones que nos hacen humanos, y si alguien no las

matarnos, como podría ser un tigre que corre hacia nosotros, o

posee, nos parece muy extraño. De la misma manera, sentir

sentir alegría al encontrar un oasis en el desierto, son emociones

serenidad ante un manantial o terror ante una tempestad son

básicas que todos podemos entender y compartir. Del mismo modo

experiencias de las que, como ya defendía Kant en la Crítica del

en que sentir pena ante un niño que llora porque se ha perdido,

Juicio, podemos hablar en un lenguaje compartido y confiar en que

sentir alegría ante niños jugando, sentirse ridículo cuando uno se

los demás las comprendan y compartan. Es razonable, decía Kant,

cae en medio de un charco, son emociones que todos

esperar un cierto grado de consenso, esperar que nuestro juicio

comprendemos.

sobre la belleza de un arroyo sea universal.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

48


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Yo siempre podré dar razones de por qué me parece que un

2.3.3 La necesidad de una educación en la experiencia estética

entorno es especialmente bello y valioso, y es razonable que yo espere que los demás lleguen a la misma conclusión. Si alguien me

Aprovecharemos estas páginas para ofrecer algunas pistas sobre

dice que no lo encuentra bello, seguramente insistiré, le invitaré a

cómo podría ser esa educación en la experiencia estética de la

pasear por él, le señalaré los parajes más hermosos, le llamaré la

naturaleza.

atención sobre los cantos de los pájaros.

En primer lugar, la experiencia estética de la naturaleza no debería

Sobre ese fundamento emocional, la experiencia estética de la

ser tan sólo una experiencia estética formalista, es decir, que tan

naturaleza se construye con los elementos de cada cultura y

sólo aprecie la pura belleza de las formas, sus simetrías,

lenguaje, y se tiñe de valores y tradiciones locales, lo que permite

equilibrios, contrastes, texturas, juegos de luz, sin pensar en el

explicar las considerables diferencias de apreciación estética de la

contenido, en que estamos apreciando un entorno natural formado

naturaleza en distintas épocas y culturas. Y además, hay que

por seres vivos que tienen sus propias historias. El capítulo 3 de

añadir que, como decía Hume en La norma del gusto, la

este libro ilustra lo que es una mera experiencia formalista. Con

experiencia estética de la naturaleza, como la del arte, mejora con

gran inteligencia visual, María Sol Moreno Muñoz y María Reyes

la práctica. Cuanto más se la cultiva, más se afina el gusto, más ve

Serrano Redondo, las autoras del capítulo, nos muestran en un

el ojo entrenado, como el naturalista aprende a distinguir las huellas

elevado grado de abstracción las formas y colores básicos que

de los animales y a reconocer a los pájaros por su canto. Y eso

componen un paisaje. Por supuesto que apreciar eso, por ejemplo,

significa que la experiencia estética de la naturaleza, aunque se

apreciar la riqueza de tonos de un bosque caducifolio en otoño,

basa en emociones que están presentes en todos nosotros, puede

forma parte de la experiencia estética. También lo es en la

ser educada. Y es razonable afirmar que en nuestra época, en que

apreciación de la pintura o la escultura. Pero contemplar El

buena parte de la población occidental vive de espaldas a la

nacimiento de Venus viendo tan sólo una gama de colores y

naturaleza, y tan sólo la conoce por los reportajes de televisión, los

formas, sin entender de qué trata el cuadro, sería una experiencia

parques

lugares

muy pobre. Igualmente lo es contemplar los colores de un bosque

supuestamente exóticos o salvajes, deberíamos reivindicar una

otoñal sin entender mínimamente cómo se desarrolla la vida en ese

educación en la apreciación estética de la naturaleza.

entorno.

temáticos

o

la

publicidad

idealizada

de

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

49


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

En segundo lugar, la experiencia estética del entorno no ha de ser sólo una experiencia del paisaje, en el sentido que tradicionalmente lo ha entendido el arte clásico: la pintura. Se entiende así como la naturaleza

vista

desde

la

perspectiva

del

pintor,

de

su

representabilidad en un lienzo, en una fotografía, o en la típica postal. Un paisaje se convierte así un entorno contemplado desde fuera, desde la distancia. El observador estaría separado de aquello que contempla, y lo percibiría como una composición cerrada en sí misma, como una escena que le es ajena, como un cuadro. Esta es una mirada muy estética sin duda alguna, pero tiene elementos muy reductores, pues reduce la compleja realidad que se nos muestra a su reflejo casi exclusivamente cromático en un lienzo. Reduce la tridimensionalidad del entorno a un plano, una superficie, y la encierra en un marco. Y la reduce al sentido de la vista, el más racional y distante de todos nuestros sentidos. Aún siendo esencialmente estética, la experiencia del paisaje que proponen otras artes más evolucionadas como el Land-art es más positiva. Estas obras recurren a la sensación directa que la propia naturaleza puede producir en la persona que la recorre y se relaciona con ella. Sus obras nos llaman la atención sobre la inmensidad del cosmos, sobre los procesos continuados lentos y Acequia del río Mundo

discretos que operan con el tiempo, sobre la capacidad

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

50


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

reproductiva y la vitalidad y, en fin, sobre un completo universo de sensaciones e ideas ligadas a ellas. La visión del paisaje que desde diversos campos proponen algunos autores e instituciones (Convención Europea del Paisaje, Florencia 2000) radica en el entendimiento del paisaje como la percepción que la población tiene del territorio. La experiencia estética juega un papel crucial en este sentido pues pone en relación al individuo con su medio y a través de las sensaciones y conocimientos que en esa percepción obtiene se puede alcanzar una cierta concienciación y responsabilidad en el sentido ético que lo planteábamos. En tercer lugar, hay que tener también una experiencia del entorno en tanto que entorno, (el paisaje según la definición institucional anterior), lo que significa entrar en él, recorrerlo, pasear por él, experimentarlo desde perspectivas distintas. Percibirlo no sólo con la vista sino con los cinco sentidos, con todo el cuerpo, sentir en la piel el frescor, la brisa, el sol, percibir la textura del suelo bajo nuestros pies, dejar huellas en los caminos, tocar la corteza de los árboles. Aplicar nuestra capacidad de abstracción para entender sus peculiaridades, su fragilidad y continuidad en tiempo y espacio, y así disfrutarlo mejor. Significa experimentarlo desde dentro, conocerlo, vivirlo, mediante los sentidos y el conocimiento. Sentirse parte de él, redescubrir nuestra pertenencia a la naturaleza. Sentirnos una criatura más de ese Hoz del río Mundo

entorno y hacerlo conscientemente. Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

51


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

En cuarto lugar, la experiencia estética de la naturaleza debe entrar

Hemos de aprender a ser muy críticos con el modo en que la

en diálogo con el valor ecológico de ese entorno, con su historia y

publicidad deforma lo que ofrece y lo reduce a algo muy superficial.

su riqueza biológica, con la complejidad de relaciones que

A menudo la publicidad pinta con un carácter de naturaleza salvaje

conforman el ecosistema. En esa experiencia estética podemos

un entorno muy domesticado, o tiñe de idílico un lugar que no lo es.

trazar el difícil equilibrio y la sutil variabilidad de los ecosistemas

Esa falsa publicidad es una de las responsables del alto grado de

fluviales, las variadas formas de vida animal y vegetal que

ignorancia que buena parte de los habitantes de occidente tiene

albergan, cómo son resultado de la cualidad longitudinal de la masa

hacia la naturaleza.

de agua en movimiento que es el río y también de su variación

La mayoría de nosotros vemos más naturaleza en la televisión o

estacional, tan importante para la vitalidad de los cursos

Internet que en la realidad, y es fácil caer en equívocos y

mediterráneos. Y también, al mismo tiempo, con su cultura, con la

confusiones. Seamos críticos, no nos acabe sucediendo como a

actual y con todo el largo recorrido de culturas previas que ha

aquel caballero de ciudad que acudió a descubrir la naturaleza

interaccionado con su naturaleza produciendo el paisaje que se nos

salvaje que le prometía un zoo, y que al final de su visita presentó

muestra, con lo que representa para las poblaciones humanas que

una queja, argumentando que los leones viejos y aburridos que

lo habitan, su presencia en el arte y la literatura, en las historias

dormitaban en la jaula no se parecían en nada a las bestias feroces

orales, la música popular, las fiestas y tradiciones.

que él veía en los reportajes de televisión.

Y en quinto lugar, es fundamental ser muy críticos con la publicidad y en general con los medios de comunicación que nos venden la idealización de algunos entornos y que hasta cierto punto nos impiden conocer la realidad del lugar. En el capítulo 5 de este libro, Cristina Mucientes de La Peña y Alejandro Lustres Real ofrecen un lúcido estudio de cómo el negocio turístico utiliza ciertas concepciones de lo bello y lo sublime para vender el disfrute de un entorno.

Capítulo 2: El río, la ingeniería civil y el paisaje

52


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 3: COLORES Y FORMAS

-

Dentro de las propiedades de las superficies se estudian el color y la textura.

3.1. Cómo analizar los colores y formas del paisaje

-

En los elementos formales estudiamos la forma y la línea.

-

En la composición, estudiaremos la escala y el espacio.

Se analizan los colores gradualmente: de cálidos a fríos, de A continuación se analiza la base estética visual del paisaje del

brillantes a mates… de tal manera que nos ayuda a entender el

entorno del Embalse de “La Fuensanta”. Se trata de analizar los

aprecio de la imagen, es decir, que elementos influyen en que nos

elementos visuales básicos que lo conforman, aunque de manera

resulten atractivos.

conjunta, es decir, trataremos de apreciar también su composición:

En otras ocasiones hemos tratado de simplificarla teniendo en

Primero se analizan aspectos puramente estéticos: los elementos

cuenta sólo líneas o formas, entendiendo que son esos tipos de

formales, las propiedades de las superficies y la escala y el

líneas o esas formas las que justifican su aprecio. Por otra parte,

espacio. Para, posteriormente, analizando la organización de los

también hemos forzado cambios de escala o de posición de

elementos básicos, las gamas en las que se manifiestan y la

determinados objetos, buscando las posiciones y tamaños más

combinación de éstos en la misma escena, llegar a aproximar el

idóneos al aprecio estético.

aprecio de la composición.

Una vez analizados los elementos visuales de las imágenes se ha

La metodología seguida trata de analizar la imagen mediante un

estudiado su composición, es decir, las imágenes reproducidas se

proceso de simplificación de lo visual (abstracción estética o

han agrupado para forzar el contraste, regularidad, ameneidad,

formal). Una vez tomadas numerosas fotos en campo se procedió

uniformidad, sutileza y armonía del conjunto.

a una selección en función de los objetivos de este estudio.

Lo que sigue es el producto de este último análisis de composición

Luego, cada una de las fotos elegidas se analizó atendiendo a

de los colores, formas y escalas.

cómo mostraban los siguientes elementos visuales:

Capitulo 3: Colores y formas

53


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.2 Contraste

Capítulo 3: Colores y formas

54


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

55


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

56


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

57


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.3 Regularidad

Capítulo 3: Colores y formas

58


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.4 Ameniedad

Capítulo 3: Colores y formas

59


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.5 Uniformidad

Capítulo 3: Colores y formas

60


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.6 Sutileza

Capítulo 3: Colores y formas

61


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

62


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

63


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

64


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3.7 Armonía

Capítulo 3: Colores y formas

65


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

66


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

67


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

68


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

69


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

70


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

71


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 3: Colores y formas

72


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 4: NATURALEZA SUBLIME

El primer tratado en el que se abarca el término “sublime” fue escrito por Pseudos Longino en torno al siglo I. d.C. Sin embargo, será preciso esperar al siglo XVIII para que su lectura desbordase los límites de la poética para que se hiciese una lectura estética. A

4.1 Introducción

partir de este momento, y fundamentalmente durante el movimiento No es muy habitual el uso de expresiones del tipo de “lo sublime”

romántico, fue cuando se establecieron las bases del aprecio por el

de este paisaje. Sin embargo, representan una sensación que se

paisaje que aun en nuestros días se mantienen en toda la sociedad

produce en el observador cuando afronta el paisaje, una expresión

occidental.

que fue acuñada por los románticos para describir su sentimiento

En el presente trabajo se han considerado cuatro fuentes

frente a la naturaleza. Aunque el observador contemporáneo sea

productivas de sublimidad en el paisaje: la grandeza, la luz, el terror

incapaz de expresar ese sentimiento con palabras, este término

y las fuerzas de la naturaleza. Tales fuentes o estímulos han sido

aluden a su reacción estética. Lo sublime se refiere a la sensación

estudiadas en el paisaje de la Sierra de Alcaraz en sus

de confrontar algo superior, inabordable, poderoso que nos supera

inmediaciones al río Segura. No obstante, hay que destacar que a

y que nos produce una sensación de admiración sobrecogedora en

pesar de que la zona de trabajo inicial era tan solo la parte alta de

su grado más elevado. Sin embargo, el término “sublime” no se

este río, ha sido necesario utilizar alguna de las fotografías

aplica sólo a la sensación que producen determinados paisajes,

correspondientes al tramo más próximo al embalse del Cenajo por

sino también a determinados comportamientos, acciones y

la falta de información. Se han utilizado imágenes para analizar

fenómenos de todo tipo. Como tantos otros conceptos, la palabra

estos estímulos, algunas, como es obviom han sido modificadas

“sublime” y su significado, tiene una larga historia, pero a lo largo

con el programa de tratamiento de imágenes para resaltar el

de ella siempre ha conservado esa afirmación de intensidad y

carácter sublime de las mismas.

grandeza.

Capítulo 4: Naturaleza sublime

73


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

de un corto recinto y acortada por todas partes por la cercanía de

4.2 La grandeza de lo sublime

las paredes o montañas, tal y como podría suceder en los dos Uno de los rasgos que pueden caracterizar una imagen como

siguientes casos en la salida y entrada de un túnel.

reflejo de los sublime es su grandeza, entendida como una perspectiva que abarque una vista amplia. De hecho, según palabras de J.Addison, al contemplar una cosa grande, singular o bella, se pueden llegar a despertar los placeres de la imaginación:

“Por grandeza no entiendo solamente el tamaño de un objeto peculiar, sino la anchura de una perspectiva entera considerada

como

una

sola

pieza.

A

esta

clase

pertenecen las vistas a un campo abierto, un gran desierto inculto, y las grandes masas de

montañas, riscos, y

precipicios elevados, y una vasta extensión de aguas, en que no nos hace tanta sensación la novedad o belleza de estos objetos, como aquella especie de magnificencia que se descubre en estos portentos de la naturaleza”(1)

Las

imágenes

que

se

muestran

a

continuación

son,

fundamentalmente, panorámicas formadas por la composición de varias fotografías. De este modo, se consigue que el observador no se sienta aprisionado como cuando la vista está contenida dentro

Capítulo 4: Naturaleza sublime

74


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Tan extensas e ilimitadas vistas son tan agradables a la imaginación, como lo son al entendimiento las especulaciones de la eternidad y del infinito. La libertad que permite lo ilimitado es motivo de agrado y satisfacción, afín a la experimenta el entendimiento en sus especulaciones sobre la eternidad y el infinito. Son muchos los autores que reflexionando sobre lo sublime se inclinan, en algunos momentos, por la divinidad como último fundamento. El propio Addison escribe:

“Una de las causas finales del placer que sentimos en las cosas grandes, puede ser la esencia misma del alma del hombre, que no encuentra su última, completa y propia felicidad sino en el Ser Supermo” (2)

En la imagen siguiente lo extenso se opone a lo cerrado, lo que conlleva que la libertad se oponga a la represión. La imaginación Así pues, las panorámicas (que se van más adelante) muestran un horizonte espacioso que lleva consigo la imagen de libertad. En ellas, los ojos tienen campo para espaciarse en la inmensidad de las vistas, y para perderse en la variedad de los objetos que se presentan por sí mismos a su observación.

del observador puede realizarse libremente, sin la coacción de límites que coarten su desarrollo. Si a la grandeza citada en relación a la panorámica siguiente, se le agrega la belleza de un terreno espacioso variado con pinar, matorral y el río y su vegetación (ver segunda panorámica página siguiente), se aumenta el placer porque se reúnen sus fuentes o principios.

Capítulo 4: Naturaleza sublime

75


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 4: Naturaleza sublime

76


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

La luz es una cosa demasiado común para que por sí sola haga

4.3 La luz como fuente de lo sublime

una impresión fuerte en el ánimo, lo cual, es imprescindible para Obviamente,

todos

los

colores

dependen

de

la

luz:

por

que pueda ser considerada como sublime. Un ejemplo de ello

consiguiente, en una escena deberán de analizarse tanto ésta

podría ser la luz directa e intensa del sol que se traspasa entre

como la oscuridad que se opone a ella. No obstante, para que la luz

árboles o montañas. Esta idea es una de las defendidas por E.

sea una causa capaz de producir sensación de sublime, es

Burke (2): Indudablemente, el reflejo de la luz sobre los objetos es

necesaria que esté acompañada de ciertas circunstancias además

un fenómeno tan común que difícilmente puede producir una

de la mera facultad de mostrar objetos.

reacción especial en el observador.

Capítulo 4: Naturaleza sublime

77


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Sin embargo, sí hay ciertos casos en que ésta puede tener un

segunda de las fotografías mostradas en cada par, un relámpago

cierto efecto sublime: es el caso de la luz directa del Sol (efecto

produce

añadido mediante el programa

fundamentalmente, a la extremada velocidad de su movimiento.

de tratamiento de imagen en la

un

sentimiento

de

grandiosidad

asociado,

segunda fotografía). Con este tipo de luz se provoca un efecto

No obstante, es importante destacar que estas imágenes también

cegador similar al que se produce en la oscuridad (una de las

podría

principales causas de sublimidad).

desencadenan las fuerzas (enormes) de la naturaleza durante una

considerarse

como

sublime

por

mostrar

cómo

se

“ He aquí una idea no solamente poética, sino también

tormenta (tema que se tratará en el último de los apartados).

exacta y precisa según filosofía. La excesiva luz,

Se ha de destacar que un rayo, como el de la segunda fotografía,

superando los órganos de la vista, borra todos los

supone un tránsito rápido de la luz a la oscuridad o de la oscuridad

objetos; de modo que en su efecto semeja exactamente

a la luz lo que puede causar un efecto aún mayor que su propia

á la obscuridad. Después de haber mirado por algun

celeridad. Esto es debido a que, como se comentará en el próximo

tiempo el sol, parece que danzan delante de nuestros

apartado, la oscuridad es más productiva de ideas sublimes que la

ojos m anchas negras, pues esta es la impresión que

luz.

dexa. De esta manera convienen entre sí en los extremos dos ideas diametralmente opuestas, y á pesar

4.4 Lo sublime y el terror

de su opuesta naturaleza, ambas concurren a producir sublimidad”

Es Edmund Burke el primero en perfilar a un ser humano que permanece indiferente si es afectado por sensaciones que no son

Lo mismo sucede con una luz menos intensa si ésta se mueve con

suficientemente enérgicas o contundentes para suscitar reacciones.

gran celeridad. El ejemplo más común de esto son los rayos

En este caso, los sentidos, pero también la imaginación,

asociados a tormentas. Los siguientes pares de fotos ilustran esta

constituyen el ámbito privilegiado en el que tales afecciones tienen

capacidad de la iluminación repentina de un relámpago. En la

lugar.

Capítulo 4: Naturaleza sublime

78


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 4: Naturaleza sublime

79


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Este supuesto explica los valores estéticos que el terror conlleva:

caso de las inmediaciones del río Segura y Taibilla a su paso por la

las sensaciones intensas como lo son las terroríficas, suspenden el

Sierra de Alcaraz.

ánimo, lo agitan de forma contundente, y evitan la “pereza” a la

Como puede comprobarse mediante la comparación de los dos

que, sin ellas, podría estar sometido.

siguientes pares de fotografías, la oscuridad parece necesaria para hacer muy terrible alguna cosa. Con ella, gran parte de nuestra

“(…) Si la pena y el terror están modificados de manera

percepción se desvanece y es en la noche cuando aumenta el

que no sean actualmente nocivos, si el dolor no llega a

temor y cuando generan más impresión los cuentos populares

ser vehemente y el terror no se refiere a la destrucción

sobre fantasmas y duendes. Sin duda, la segunda de las

actual

mociones

fotografías, suscita las reacciones de las que hablaba Edmund

desembarazan las partes, bien sean finas o toscas, de

Burke. Entre ellas: admiración, respeto y un cierto “miedo” que

un estorbo peligroso y molesto, son capaces de producir

puede considerarse como principal fuente de sublimidad.

deleyte; no placer, sino una especie de horror deleytoso,

A pesar de que la primera de las fotografías ya presentaba un cierto

cierto género de tranquilidad con una tintura de terror, la

carácter de “terrorífica” como consecuencia de su oscuridad, al

cual, como pertenece a la propia conservación, es una

añadir la luz de la luna se consiguen destacar las siluetas de la

de las pasiones más fuertes: su objeto es lo sublime” (3)

vegetación de la montaña.

de

la

persona,

como

estas

De este modo, se resalta el escenario donde es captada la Es probable que ninguna pasión prive tan eficazmente el ánimo de

fotografía: un frondoso bosque que, durante la noche, podría

las facultades para obrar o raciocinar como el miedo. En

producirnos tanto miedo como para privarnos de la capacidad de

consecuencia, todo lo que es terrible para la vista es sublime.

razonar. No obstante, si se consigue superar tal temor, entonces

Una de las principales causas de terror es, indudablemente, la

podrá surgir en nosotros un profundo deleite de carácter estético

oscuridad y más aún si ésta se da en una zona boscosa como es el

Capítulo 4: Naturaleza sublime

80


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 4: Naturaleza sublime

81


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Algunas de las manifestaciones más evidentes de las fuerzas de la

4.5 Lo sublime de las fuerzas de la naturaleza.

naturaleza son las tormentas y tempestades. En el libro segundo de la Crítica del Juicio, de E. Kant, se desarrolla

El propio movimiento del agua en el río Segura o el carácter erosivo

la analítica de lo sublime en unos términos que serán decisivos

de éste al surcar las calizas en su parte alta. Este tipo de

para la historia del concepto. En este caso, la naturaleza viene

fenómenos han sido relatados por numerosos viajeros románticos

representada por grandes montañas, la inmensidad del mar, una

durante sus peregrinaciones por tierras españolas. Algunas de

tempestad,…Así pues, el hombre está rodeado por un sinnúmero

estas citas pueden encontrarse en libros como el denominado

de fuerzas que son superiores a él y que juegan a ser sus dueñas.

“Paisajes de España, entre lo pintoresco y lo sublime” de E.H.

Esta naturaleza salvaje actúa como espejo en el que los seres

Locker.

humanos advierten su grandeza. De hecho, las proporciones de la

De este libro se han tomado una serie de descripciones que aluden

naturaleza escapan a los designios del ser humano.

a fenómenos que muestran la sublimidad de la naturaleza y, más

En muchas ocasiones, el hombre se somete a una lucha con la

concretamente, a la fuerza que ésta puede llegar a tener. No

naturaleza para imponer su ley ante ella. En este enfrentamiento se

obstante, se ha de mencionar que tales relatos no pertenecen a la

dirime la libertad humana y se eleva el espíritu por encima de ella.

Sierra de Alcaraz pero sí a zonas que poseen un carácter similar.

Cuanto más poderosa es la naturaleza, mayor el esfuerzo de la

Con estas fotografías, y fundamentalmente con la última, en la que

libertad:

se han enfatizado las fuerzas que muestran la naturaleza durante “Ciertamente lo bello es ya una expresión de la libertad,

las tormentas, se pueden sentir dos sentimientos: en primer lugar

pero no de aquella libertad que nos eleva por encima del

dolor, que se exterioriza como estremecimiento, y, por último,

poder de la naturaleza y nos desliga de todo influjo

liberación ante los convencionalismos por las sensaciones

corporal, sino de aquella de la que, en cuanto hombres,

efectistas que aporta este paisaje.

gozamos de la naturaleza”

Capítulo 4: Naturaleza sublime

82


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Un relato que podría describir el carácter erosivo del Segura en la Sierra de Alcaraz es el que corresponde a las proximidades de la localidad de Fraga: “A medida que nos acercábamos a Fraga, a la hora del crepúsculo, el paisaje resultaba de lo más hermoso; la mirada abarca un extenso panorama del curso del Cinca (..). Su situación es en extremo pintoresca: se halla en lo alto, sobre terreno abrupto e irregular, formado por el deterioro de rocas de arenisca, mezcladas con calizas y cortado por quebradas muy profundas, a lo largo de las cuales serpentea el río”

Capítulo 4: Naturaleza sublime

83


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 4: Naturaleza sublime

84


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 4: Naturaleza sublime

85


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Una de las descripciones que se pueden asemejar al abrupto

- La luz: que puede generarse ante distintas situaciones

relieve de la Sierra de Alcaraz en sus inmediaciones del Segura

- El terror: que puede generarse ante distintas situaciones

son las correspondientes a la localidad de Granadilla:

- Las fuerzas de la naturaleza: que se manifiestan en el carácter erosivo de los ríos, relieves abruptos o durante tormentas

“ Toda esta parte es extremadamente pintoresca y se halla atravesada por cordilleras montañosas, abundando en esos escarpados y sorprendentes rasgos que

Bibliografía del capítulo

constituyen la perfección de una escena paisajista. (…) las profundas cañadas que yacían a sus pies,

J. Addison, Los placeres de la imaginación y otros ensayos de The

enriquecidas en aquella estación del años con los más

Spectator, Visor, Madrid, 1931.

esplendorosos tintes del follaje otoñal le proporcionan un

Edmund Burke, Indagación filosófica sobre el origen de nuestras

colorido exuberante

ideas acerca de lo sublime y lo bello, Arquilectura, Murcia, 1985. Valeriano Bozal, Historia de las ideas estéticas, Historia 16, Madrid, 1998.

4.6 Conclusión

Edgard Hawke Locker, Paisajes de España: entre lo pintoresco y La zona del Segura a su paso por la Sierra de Alcaraz, puede ser

sublime, Ediciones del Serbal, Barcelona, 1998.

considerada, sin duda, un paisaje con el que el observador puede estimular sus sentidos con la sensación de sublime. Algunos de los estímulos que pueden provocar esa sensación serían: - La grandeza: reflejada en las panorámicas que pueden percibirse en este lugar.

Capítulo 4: Naturaleza sublime

86


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 5: LA VISION DEL TURISMO

rutas que atraviesan los términos municipales de Férez, Socovos, Hellín y Moratalla. Para determinar los alojamientos que se han de considerar en el presente estudio, se ha seguido dos criterios: su proximidad al

5.1 Planteamiento y alcance del estudio

embalse y la influencia que tiene la presencia del embalse en su El embalse del Cenajo se encuentra situado en la Sierra del

oferta turística.

Segura. Como consecuencia de su particular riqueza natural, dicha

Por tanto, queda justificada así la consideración de alojamientos

sierra presenta una gran oferta turística, tanto en plazas en casas

rurales algo alejados (como pueden ser los de Férez), pues están

rurales (incluso, el alojamiento más próximo a la presa es un hotel

influidos por lo acontecido en el embalse. Con todo esto, se han

de cuatro estrellas).como en actividades a realizar. Se trata de

considerado los siguientes alojamientos:

analizar cómo la oferta turística plantea los valores del paisaje, su

o

FEREZ: Cortijo de los Pradillos, Finca Las Ramblas de

percepción.

Talamansi, Cortijo La Zorrera, Alojamiento Rural Enférez y

Si buscamos la oferta real en el entorno del embalse del Cenajo,

Casa Rural de la Abuela

únicamente aparecen casas rurales en el término municipal de

o

SOCOVOS: Cortijo el Almirez y Centro Turístico El Cañar

Férez y de Socovos. Los otros dos municipios que incluyen el

o

MORATALLA: Hotel Cenajo

embalse, también tienen casas rurales pero lejos de éste. Hellín

Atendiendo a su ubicación podemos distinguir entre dos tipos de

tiene en dos de sus pedanías, una en Isso y otra en Cancarix,

alojamientos: próximos a un núcleo urbano y los alejados. Todas

mientras que el municipio de Moratalla, en el que se encuentra el

estas edificaciones tiene origen en los antiguos cortijos que se

Hotel Cenajo (junto a la presa), no tiene ninguna casa rural.

extendían por la sierra del Segura, situados generalmente en zonas

Respecto a las actividades, se presentan algunas de carácter

de altiplanicie. Con la creciente demanda de turismo rural que se ha

puntual como la pesca y caza en cotos o la práctica de deportes

dado en la actualidad, estos cortijos se han reformado y adaptado a

acuáticos en el embalse del Cenajo y otras de tránsito como las

la demanda.

Capítulo 5. La visión del turismo

87


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Vista aérea de Férez

Cortijo El Almirez

Un caso especial es el del hotel Cenajo, que tuvo como origen el

Actividades relacionadas con el agua (destacando los

alojamiento de Francisco Franco durante la inauguración del

deportes acuáticos): Deportes de riesgo como el raft, surf o

embalse que lleva su nombre. Aprovechando tanto la nueva

el piragüismo ofrecen diversas empresas animadoras

demanda de turismo rural, como el cierto lujo que se quería en su

socioculturales. Son actividades que no aportan identidad

construcción, se aprovechó dicho alojamiento para crear un hotel

de cuatro estrellas.

Pesca (Coto del Cenajo, Coto El Gallego): Dos cotos de pesca intensiva se localizan en la zona.

La búsqueda del contacto con la naturaleza, practicando deporte o

Caza: Cotos de caza menor en los cotos vecinos al hotel

actividades de recreo, desconectando de la vida estresada urbana

Cenajo. Rica variedad de fauna como ardillas, jabalíes,

es una de las ideas que más aparecerán en este informe.

conejo o la perdiz roja, etc.

Las actividades que se proponen son: •

Senderismo: Ruta de las casas del Cenajo, Rutas del Hotel

Actividades que no aportan identidad

Retiros espirituales

(subida a la cruz, al pie de presa, de la piscifactoría)

Capítulo 5. La visión del turismo

88


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Hotel Cenajo

Cortijo La Zorrera

Como se ha dicho anteriormente, la oferta tiende a los puntos más

5.2 Visión del paisaje del negocio turístico

destacados del pensamiento romántico. La construcción de La oferta turística ha tenido una evolución con la historia. En los

alojamientos ha ido en la línea de rehabilitar casas antiguas, pero

últimos años ha aflorado el turismo rural frente a otro tipo de

manteniendo la identidad del lugar

turismo como el cultural o como el de playa. Este hecho se asocia

rehabilitar casas antiguas, pero manteniendo la identidad del lugar

con la marcha cada vez mayor de los ciudadanos hacia las

y su cultura. Si analizamos los dos tipos de alojamientos:

ciudades, y a consecuencia de esto, se valora cada vez más el

. Alojamientos dentro de un núcleo de población, donde el inquilino

mundo rural. El aprecio de este tipo de turismo ha ido a la par por

durante su estancia se sienta como un habitante más del pueblo, y

una tendencia hacia el pensamiento romántico, considerando muy

pueda hasta imaginarse como sería su vida si viviera ahí. Se busca

importante el contacto con la naturaleza y la idealización de la vida

que el inquilino valore la vida alejada de las prisas de la ciudad y

rural. Asociado a este pensamiento, la oferta de alojamientos y

que tenga la sensación que la vida va mucho más lenta del pueblo.

actividades ha tendido a adaptarse a las nuevas necesidades y

. Alojamientos fuera del núcleo, los cuales son la variante en la que

gustos de los ciudadanos.

el alejamiento de la vida en la ciudad se hace más acusado. En

Capítulo 5. La visión del turismo

89


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

este caso, se le da una mayor importancia al acercamiento a la

ruedas de carro y muebles de madera maciza, aunque también se

naturaleza, que se ve como vía de escape al determinismo de la

observa una televisión, bastante discordante con el resto de los

ciudad.

objetos. En el exterior de la vivienda, también se busca evocar una

En este tipo de alojamiento se busca el aislamiento temporal de la

época anterior en el mundo rural, aunque igual que en el caso

urbe, aunque este alejamiento no es real del todo, pues todas las

anterior, hay elementos que impiden contextualizar como vehículos

ofertas de alojamiento incluyen todas las comodidades de la vida

o postes de la luz. Otro ejemplo de esto se refleja en la web de Los

moderna, desde luz y agua corriente, hasta piscina y jacuzzi.

Pradillos:

En todos los alojamientos rurales, se trata de decorar con mobiliario antiguo, para que el inquilino se sienta como los habitantes que vivieron el esa misma casa años atrás.

“Hemos intentando respetar toda la arquitectura tradicional y originaria de la zona para una perfecta ubicación en el entorno. Como resultado nos encontramos ante un edificio e instalaciones que conservan todo el sabor de antaño sin perder un ápice de la calidad y confort que se exigen hoy día.” Tal y como se recoge anteriormente en este informe, en las casas rurales urbanas, el alojado se siente como uno más del pueblo, experimentando el verdadero sentido de comunidad, en la que todos los vecinos se conocen y están dispuestos a ayudarse unos a otros. Un aspecto representativo de la identidad de un pueblo o zona es su gastronomía. En la totalidad de los hospedajes se oferta la gastronomía del lugar como atractivo, como aparece el la web del la finca del El Almirez:

Cortijo Los Clavijos Como se observa en la Imagen del salón todo está decorado con útiles de hace unos cuarenta años, como candiles, luces con

“Cocina típica de la zona: Le ofrecemos el placer de saborear los sabores de esta zona mediante el traslado a nuestra finca de un cocinero que elaborara, para usted, alguno de los platos mas conocidos y típicos de esta zona.”

Capítulo 5. La visión del turismo

90


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Talamansi, la cual tiene una extensión de 1500 hectáreas. Se ha

5.3 Importancia de la naturaleza

llegado a traer especies de otros lugares para hacer un safari a La naturaleza ha despertado en el hombre un sentimiento de

pequeña escala, y que la gente pueda disfrutar de la visión de la

libertad, la cual no la puede experimentar en la ciudad. Por ello, los

fauna. En su web recogen este texto para promocionarlo:

alojamientos rurales tratan de explotar este concepto. En la web del hotel Cenajo podemos encontrar: “Descubra la NATURALEZA en uno de los parajes más emblemáticos de la Región de Murcia, junto al río Segura y al embalse del Cenajo. Extensas áreas de bosques, montañas, agua y una climatología benigna todo el año, hacen este paraje inigualable para escapar de la rutina, practicar senderismo, escalada, pesca en el río, paseos a caballo o bicicleta, caza, excursiones a poblaciones cercanas de alto interés y belleza ... En definitiva el lugar ideal para pasar unos días inolvidables.”

“La visita en vehículo todo terreno con guía permite observar y fotografiar una gran cantidad de animales mientras recorre la finca. Algunos de ellos fueron importados de otras regiones, como el arrui, el venado, el gamo y el muflón. También veremos animales oriundos como el macho montes, el jabalí y una serie de pequeños mamíferos como garduñas, gatos monteses o zorros, sin olvidarnos de las más de noventa especies de aves que pueblan la finca, entre las que destacan águilas reales, águilas perdiceras, alcaudones, cormoranes, garza real y búho real, todo ello por sólo 5 € por persona” Los diferentes misterios que puede tener el paisaje, atraen al

Cuando habla de naturaleza se refiere a extensas áreas de bosque, montañas, agua, etc., intentando dar una idea de grandiosidad de la naturaleza, proponiendo actividades al aire libre.

observador. Por ello, las los hospedajes también utilizan este hecho para su reclamo turístico, como se puede ver en las fotografías que se muestran a continuación.

Para dar fe de que se encuentran dentro de la naturaleza salvaje, los establecimientos alejados de los núcleos no dudan en mostrar fotografía del alojamiento, rodeado por frondosa vegetación. En el

Otro recurso que emplean es el efectismo de la naturaleza, que según el movimiento romántico, influye en el espectador. La finca de El Almirez emplea este recurso.

intento de que todos los inquilinos de la casa rural se lleve una idea aproximada a la que desea ver, se ha llegado incluso a soluciones algo forzadas. Este es el caso de la finca Las Ramblas de

Capítulo 5. La visión del turismo

91


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

La ubicación de algunos de los alojamientos, se encuentra

5.4 Idealización del mundo rural

alrededor de explotacionaes agrícolas, como son los olivares. Uno de los recursos más importantes es el de la arcadia feliz,

En estos los turistas ven las labores del verdadero ser humano,

utilizado constantemente por el turismo rural,como se observa en

aquel que con sus propias manos es capaz de seguir adelante,

las imágenes de las páginas siguientes. En este tipo de

incluso en ocasiones se considera que este ser humano era

idealización del paisaje, se ve la vida rural como el modo de vida

éticamente mejor. La escenografía también ayuda a esta idea. El

ideal para convivir con la naturaleza, y poder recuperar el carácter

origen de mucha de las casas rurales como casas labriegas, ayuda

y la identidad (de cada lugar, perdida con la tendencia a la

al inquilino a situarse mucho mejor en la vida rural.

estandarización en las ciudades) que se ha perdido en las ciudades.

Chopos de la orilla del río Segura

Cañon de Almadenes

Capítulo 5. La visión del turismo

92


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Las vistas son cuidadas, buscan mostrar la identidad del lugar, en muchos casos, son claros ejemplos de tipismo. En las casas rurales próximas a Férez, se explota la vista de la población. Aunque la imagen que tratan de conseguir tiene mucho de pintoresca, no tiene contenidos altamente exóticos, pues aunque los visitantes son urbanos no ven a esta cultura como tan diferente. Un atractivo turístico que se repite en la promoción de todas las casas, es la magia del pasado. Esto se refleja en el énfasis que se le da a la antigüedad de las diferentes edificaciones. Varios ejemplos de esto se repiten en cada una de las páginas web de Ganado en las proximidades de la finca El Almirez

todas las casas rurales, destacando entre ellas el caso de los Pradillos:

Atardecer en la finca del El Almirez

Mirador en el Cortijo los Pradillos

Capítulo 5. La visión del turismo

93


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

el órgano histórico realizado en Barroco tardío y de caja neoclásica, recientemente restaurado.” Al visitar este casco histórico el visitante se adentra en la época en que fue construido y se imagina dentro de la población en esa época. En el hotel Cenajo, también se apuesta por la historia como reclamo turístico. Se relaciona la ubicación actual del hotel con poblaciones de la prehistoria e incluso con los templarios, muy de moda hoy día (lo que parece una forma de atraer el turismo).

Cortijo El Almirez

“Situado en el precioso marco de la Sierra del Segura, entre los términos de Férez y Socovos (Albacete), se encuentra el Cortijo Los Pradillos. Antigua casa de Labranza cuyos orígenes son anteriores al siglo XVIII.” “Centenarios olivos, pinos, almendros y encinas, dan forma entre otros, al fantástico paisaje que podemos contemplar desde su amplia finca.”

5.5 Actividades turísticas en el paisaje

Damos paso a presentar la visión que el negocio turístico tiene de las actividades que de manera alternativa se realizan cuando se reside en los alojamientos que anteriormente se han comentado.

La evocación del pasado se hace más notoria cuando entre la oferta turística de la casa rural está la visita a diferentes monumentos históricos de las poblaciones. En el alojamiento Rural Enférez, situado en el casco urbano de Férez se oferta: “Podrá visitar el casco antiguo medieval y la iglesia de La Asunción, antigua mezquita reconstruida en gótico y

Capítulo 5. La visión del turismo

94


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Vista de Ferez desde el cortijo

- El que huye de la ciudad::

Analizar los diferentes tipos de actividades que se pueden practicar

va a acudir allí. Entre toda la información recogida de la oferta

¡Qué mejor que no poder comunicarse por teléfono para poder aislarse del mundo. La mejor forma para desconectar de la ciudad y poder tener contacto con la naturaleza! Podría ser la forma de pensar del viajero que quiere olvidarse de la

turística encontramos al respecto:

ciudad en dónde vive, aunque sólo sea por un fin de semana o

en la zona de estudio conlleva caracterizar el tipo de visitante que

“La comarca de Hellín nos ofrece dos alternativas a la hora de disfrutar de la estancia, desconectar de la rutina diaria en algunas de sus magnificas casas rurales dedicando el tiempo a la contemplación, a la lectura frente a una generosa hoguera y a pasear, o por el contrario ponernos el traje de aventureros y descubrir todos los espacios que atesora esta tierra”.

-

durante una estancia muy corta. - El visitante que NO huye de la ciudad: Queda informado de antemano que va a un lugar completamente aislado. Si no busca en absoluto desconectar de la vida real aconsejan que no vengan. Resumiendo, el entorno establece la condición limitante a las

Podemos extraer dos tipos de personas completamente diferentes (el que busca descansar -visitante pasivo- o el que busca aventura –visitante activo-) por lo que dos alternativas completamente dispares son las que oferta.

nuevas tecnologías. El hombre se convierte en ese momento (sin cobertura en el móvil) en el ser natural que era antes y sus desarrollos tecnológicos quedan al margen de lo que le rodea en este entorno.

Otra reflexión muy similar de caracterización de los visitantes en otro tipo de eslóganes ha sido: “No hay cobertura de móvil” . La gran dependencia que se tiene hoy en día del teléfono móvil implica que resulte normal haber encontrado este tipo de referencias en la información turística. Los dos tipos de viajeros que se modelan con

Podríamos asemejar esta reflexión a la arcadia feliz ya que nos alejamos de la modernidad y volvemos a una vida sencilla sin tecnología de por medio que evoque al progreso. Con este comentario estamos recurriendo a una de las herencias contemporáneas del movimiento romántico.

respecto a este eslógan serían:

Capítulo 5. La visión del turismo

95


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

De esta manera el ritmo de vida parece más lento y estático cuando permaneces en los alojamientos rurales del ámbito de estudio y hay una mayor predisposición a realizar actividades. La oferta turística de las rutas se muestra de la siguiente manera: “Algunos de nuestros familiares cercanos, abuelos, padres, tíos... la hicieron muchas veces por los años 50 y 60 del siglo XX y mucho antes, aunque sus motivos para hacer esta caminata no era, ni de lejos, deportiva. Ellos vivían allí, en el Cenajo, y la comida o las medicinas les empujaban, junto a su borrico, a emprender la marcha. Ahora, cuando volvemos por allí, no podemos dejar de verlos entre los muros derruidos de sus casas, río abajo, en las casas del hotel...

Senderismo en El Cenajo

situación actual sino de los recuerdos que con cariño las gentes del La nostalgia del pasado queda patente (“años 50 y 60…no podemos dejar de verlos entre los muros derruidos”) así pues, el movimiento romántico, de nuevo aparece y puede ser analizado en ellas. La historia no se refleja como un análisis equilibrado de los cambios, sus causas y resultados sino como algo legendario que se recuerda con esa nostalgia y aprecio. Lo llaman: “la historia de la ruta con sentimiento”.

pueblo transmiten de unos a otros. Esto ocurre si se interrelaciona con las personas que tienen relación con las rutas porque si el turista va por libre y de manera independiente, esta transmisión resulta importante. Estas personas de las localidades aledañas a las rutas evocan los recuerdos de los antepasados (las costumbres de los abuelos, tatarabuelos…) por los restos que pueden encontrarse como los

El pasado se conserva pero su interpretación no se hace de manera objetiva sino subjetiva apoyada en los sentimientos. Cuando el turista acude al lugar no queda impregnado de los

muros derruidos de las casas… Si bien estas sendas aluden al pasado también hacen mención al presente.

diferentes procesos que tuvieron que acontecer para llegar a la

Capítulo 5. La visión del turismo

96


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Actividades, que actualmente están de moda, se pueden realizar

Los estudios realizados sobre preferencias paisajísticas a partir del

mientras se discurre por estos itinerarios aunque bien marcadas por

análisis de componentes ambientales de las vistas sacaban como

la estandarización de las cultura. Quitan cierta identidad al paisaje y

conclusión entre otras que la presencia de agua en movimiento era

se pierde por ello la influencia del movimiento romántico.

uno de los elementos que más gustaba. Acierto por tanto para el

Actividades

de

carácter

estandarizado

pueden

ser:

Rutas

realizadas en todoterrenos 4x4, en bicicletas, en caballo…

negocio turístico de la zona porque la presentan de la siguiente manera:

Analizado la evocación del pasado y el presente en las rutas,

“Conocer los recursos naturales de Campos de Hellín, marcados de nuevo por un entorno rural moldeado por el agua. Los ríos Mundo y Segura riegan con su agua a los pantanos del Cenajo, Talave y Camarillas”.

destacamos la condición pintoresca. de las mismas. Se desprende esta observación de la siguiente expresión con que se vende el negocio turístico de las rutas: “La vista es excepcional y pintoresca” La comunión con la naturaleza deriva en la siguiente oferta: “En tu paseo por los alrededores podrás ver árboles y flora típica del noroeste murciano, que sorprende al pensar que estás en una de las regiones mas secas de España. Choperas junto al río, con vegetación típica ribereña y una fauna que te va a sorprender ¡¡ cabra hispánica!! (Capra hispanica pyrenaica), águilas (principalmente águila perdicera y águila real), perdices, ardillas, cormoranes, patos, incluso (con mucha mucha suerte) nutrias”. El aprecio de la vegetación y la fauna implica que el ser humano se aleja de la verdadera realidad donde reside el artificio de las edificaciones e infraestructuras. Se puede establecer la experiencia del paisaje, donde interacciona el ser humano con el medio.

La importancia del agua, y más en esta comunidad tan seca y con tan marcado conflicto político, queda reflejada en la cita anterior. El embalse Cenajo, entendido como infraestructura antigua, viene a ser muy efectista pues es un testigo del pasado con gran fuerza paisajística debido a su aspecto. Una recreación clara del pasado es la placa que se divisa al margen del mismo donde se explica el momento de su inauguración. De esta manera, aquél que la lee puede trasladarse a aquella época a través del túnel del tiempo, concretamente al 6 de Junio de 1963. El hecho histórico de la inauguración de la presa con la presencia de Franco queda allí detenido. En nuestros días se interpreta la pesca como una afición, una actividad recreativa o interacción del ser humano con el agua.

Capítulo 5. La visión del turismo

97


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El tiempo se detiene cuando los pescadores acuden a los dos cotos intensivos presentes en el ámbito de estudio (Coto del Cenajo y Coto El Gallego). El ritmo es estático y no evoluciona en ese momento y quedan aislados del progreso que viven cuando regresen a su vida cotidiana. La valoración que el negocio turístico ofrece de estos cotos es la siguiente. Se establece una escala de valores (Valoración de 1(muy mal) a 5 (muy bien)) y ciertos criterios que definen el coto tales como el entorno, la abundancia de pesca, la calidad del mismo… Media de todas las valoraciones

Pesca de la zona.

No contribuye a cambios de progreso (pauta del movimiento

Entorno

4

Accesos

4

Abundancia

2

Mosca

3

Tamaño

3

Cucharilla

3

Calidad

2

Cebo

3

romántico) y ya no se basa en los valores trascendentes de la vida rural.

Observando la tabla adjunta los valores son muy elevados para lo

Podríamos asemejar al pescador u hombre aficionado a la pesca como el buen salvaje, aquél que forja sus vidas con sus propias manos. Pero esta semejanza deja mucho que desear ya que la

que después se puede interpretar en las opiniones de los aficionados de la pesca que acuden a estos cotos que presentan algunas quejas y decepción.

pesca se presenta como un deporte más que como una actividad básica de supervivencia.

Capítulo 5. La visión del turismo

98


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Piragüismo en el embalse Cenajo

Un análisis similar al de la pesca se podría aplicar para la caza. “Caza menor en los cotos vecinos al hotel Cenajo, previa reserva e indispensable licencia de caza, con rica variedad de fauna como ardillas, jabalíes, conejo o la perdiz roja, etc.” Repetir que la oferta turística entiende, en este caso la caza, como

Capilla Virgen de los Desamparados

Son promovidas por organizaciones de animación que buscan captar al visitante activo. Nos referimos a Descensos en rafts, a la exploración del pantano de El Cenajo en piragua, a juegos de

una actividad de recreo y de entretenimiento y no como una

“paintball”.

actividad básica para poder vivir. El paisaje aporta variedad de

Si extrapolamos estas tres actividades a otro lugar nos damos

fauna con la que el hombre, mediante su caza, pueda sentirse por

cuenta de que se ajustan perfectamente.

unos momentos como el buen salvaje.

Esto nos indica la falta de identidad que nos confiere al paisaje. De

Ya se ha citado en el punto de rutas la existencia de un

este

determinado tipo de actividad estandarizado que no aporta

asemejándonos más a la sociedad global que ha ido perdiendo este

identidad al lugar donde se practica.

carácter.

modo

Capítulo 5. La visión del turismo

nos

alejamos

del

concepto

de

arcadia

feliz

99


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

El paisaje contribuye a crear la atmósfera idónea para residir la

La mayoría de los alojamientos tienen algunos servicios no

fuente de emociones espirituales del individuo que acude a él. El

asociados a la vida en el campo, como la piscina o el jacuzzi.

eslogan más representativo es:

Tienen televisión e internet en algunos casos, por lo que no es

“La paz, la tranquilidad y el silencio hacen posible un especial recogimiento espiritual en la zona”. Se recurren en estos retiros espirituales a los planteamientos pre-

posible el aislamiento total que queda a elección del inquilino.

científicos de la psicología y la sociología y se estimulan las fuerzas interiores del ser humano. Nos alejamos de los aspectos del

En cuanto al intento de darle al alojamiento la identidad del lugar apenas se consigue ya que es algo muy difícil de conseguir. Las casas rurales, disponen un mobiliario antiguo que se relacione con el mundo rural, pero se tiende a la pérdida de identidad de las

paganismo

casas, pues el mobiliario puede ser el mismo en cualquier casa rural de España. En el exterior de los alojamientos se observan

5.4 Diagnóstico de la oferta turística

piscinas, aparcamientos y caminos asfaltados ajenos a lo rural. En El desarrollo del turismo rural ha ido acompañado del pensamiento

cuanto a la oferta gastronómica, se oferta constantemente la comida del lugar. Este hecho ayuda a la identidad del lugar, y

romántico, aunque de una manera superficial. Los alojamientos dentro del núcleo urbano, no son capaces de ofrecer la vida rural que se supone en los pueblos, pues cada vez más los pueblos tienden al sector servicios. Aunque la agricultura sigue presente es mucho más mecanizada y apenas recuerda a la agricultura tradicional. Los asentamientos que se sitúan alejados de los núcleos urbanos, realmente no están tan “independientes y aislados” de estos, pues por cuestiones de accesibilidad, se suelen situar próximos a las carreteras. La idea de independencia de la ciudad, alejado de todo el desarrollo y de la monotonía no es real.

aunque parece que se oferta como lo único o lo mejor, una parte de los clientes solicitan en muchos casos las comidas que suelen tomar en su vida cotidiana. Por tanto, no es posible adoptar totalmente la identidad local, pues el comercio debe adaptarse a la demanda. Esta si da importancia al hecho de reconocer fácilmente las costumbres y forma de vivir del lugar, pero también valora que tenga mucha de las comodidades que tiene en su vida urbana. El contacto con la naturaleza, tan utilizado en la publicidad de las casas rurales, es continuo y real, aunque tampoco se llega a los

Capítulo 5. La visión del turismo

100


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

preceptos románticos. La mayoría de los lugares están alterados y

Todas las casas rurales no urbanas se encuentran rodeadas de

los que no lo están son prácticamente inaccesibles. Un ejemplo de

explotaciones

esto es la publicidad del hotel Cenajo, promocionado como en un

experimenta las tareas que lleva asociadas, para adentrarse mejor

entorno natural, en realidad está junto a un embalse.

en el papel del “buen salvaje”. En un intento de que el inquilino se

Un recurso muy utilizado son las grandes extensiones de montañas

sienta partícipe de la vida rural, muchos de los alojamientos han

y de bosques, lo que parece un tópico en todas las casas rurales,

surgido de la restauración de una casa labriega. Estas han sido

pero en nuestro caso es una afirmación real. Las casas rurales no

acondicionadas de tal forma que evoquen lo máximo posible el

urbanas, si cumplen el estar rodeada de vegetación, tierras

pasado y la vida rural, pero introduciendo todo lujo de detalles y

labradas en primer plano y especies arbustivas y arbóreas en un

comodidades.

segundo. En la Finca de las Ramblas de Talamansi, como se ha

En cuanto la escenografía, podemos decir que en los casos en los

comentado, se organiza un pequeño safari, lo que dista mucho de

que existe un mirador, es bastante representativa de la zona, con la

la idea de contacto con en entorno natural, pues se ha forzado

grandiosidad del paisaje frente al hombre.

dicha naturaleza para conseguir agrupar especies en una finca. El

En el mirador que se encuentra en el cortijo de los Pradillos, desde

efectismo de la naturaleza, como amaneceres de “foto”, se vende

el que se puede ver la localidad de Férez, es un buen exponente

como si dichos atardeceres fueran continuos y todos los días se

del tipismo de esta localidad que recuerda a la idea de arcadia feliz.

tuviera uno de ellos, cuando esto es algo que sólo de las

Respecto a la magia del pasado, se suele ensalzar la antigüedad

condiciones meteorológicas permiten. Si analizamos el punto que

de las casas rurales, ya que cuanto más antigua es mayor valor

se refiere a la “arcadia feliz”, podemos ver que los inquilinos de las

añadido para los inquilinos. También se suele destacar la el uso

casas rurales apenas tienen tiempo para poder identificarse con la

que tuvo anteriormente la casa, que aunque no sea muy importante

cultura del lugar, pues sus estancias suelen ser de una corta

ni exótico, permite a los inquilinos trasladarse hasta las épocas en

duración, llenas de actividades. Esta agenda tan cargada tampoco

que se dieron esos usos. En las casas rurales que se encuentran

les permite comprobar si la vida en el mundo rural es más lenta.

en el interior del núcleo, se promociona sobre todo la visita al caco

Capítulo 5. La visión del turismo

agrícolas,

pero

en

ningún

caso,

el

turista

101


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

histórico y monumentos del lugar, incluyendo el la publicidad la

más explicaciones. No se hace alusión por ejemplo a las 7000

época de la que son, y que el visitante se adentre en los misterios

personas que trabajaron en su obra, muchos de ellos presos

del pasado. El hotel Cenajo, desarrolla su historia asociada al

políticos que trabajan en las canteras para picar piedra y en la

embalse limitándola.

construcción de la

presa. Además muchos de estos obreros

murieron “Sí alguno caía abajo, nadie bajaba a por él”.Se vende y se menciona lo que más interesa y los hechos más complicados

5.5 Diagnóstico de las actividades turísticas

como su historia o su geología se obvian. Apoyarse en la visión del romanticismo, con la idealización de la

Según el negocio turístico, los cotos de pesca son satisfactorios se

naturaleza, de lo rural, de la historia y de la identidad es clave en el

quiere la producción de truchas y la posterior repoblación del Río.

diagnóstico de las actividades que propone la oferta turística. Se

No obstante, muchas son las opiniones negativas en Internet sobre

dice que una imagen vale más que mil palabras y eso lo sabe bien

estos cotos. No se hace mucha alusión a la caza en la información

el negocio turístico. Las imágenes que utilizan para presentar las

turística disponible.

actividades establecen una relación emotiva con el futuro visitante.

Para captar visitantes que les gusten actividades especiales nada

Las rutas están ligadas estrechamente a los antepasados de los

mejor que diversas empresas socioculturales que las organicen.

habitantes de las poblaciones que atraviesan. La emoción de

Éstas actividades tienen poca conexión con el paisaje. Se puede

recorrerlas queda patente en estas personas que tienen una cierta

practicar piragüismo, raft o paintball…en cualquier lugar. La

relación directa a ella o por lo menos la tuvieron sus orígenes.

identidad del paisaje no contribuye. Vasta con la naturaleza sea

Las formaciones cársticas de la zona no son de interés turístico.

algo espectacular o llamativa pero no tiene por qué mostrar

Son espectaculares pero es raro que el visitante conozca sus

ninguna identidad en particular.

interés geológico que no se explica en ningún folleto o página web

La Capilla de la Virgen de los Desamparados ofrece un lugar

turística. La placa que rememora la inauguración del embalse

espiritual para retirarse y reflexionar. Personas con fe tienden a

Cenajo puede ser un recurso que da información histórica pero sin

este tipo de actividades respaldando dicha oferta.

Capítulo 5. La visión del turismo

102


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 6: VISION LOCAL VERSUS VISION DE USUARIOS Este capítulo se ha dividido en dos grandes partes, en la primera

Volúmenes Límite en el macroembalse Entrepeñas-Buendía por debajo de las cuales las decisiones de trasvase corresponden al Consejo de Ministros OCT NOV

DIC

ENE FEB MAR

ABR MAY

JUN JUL

AGO

SEP

456

476

493

504

564

514

472

467

495

496

541

554

parte se exponen cuáles son los argumentos que explican el conflicto interregional del agua, en la segunda parte nos adentramos en contar cuál es el problema existente entre la visión local y la de los usuarios en la zona de estudio. Pese a ser parte interesada (es decir, de Castilla-La Mancha), hemos tratado de explicar el conflicto interregional existente entre los castellanomanchegos y los murcianos en relación al trasvase de agua.

La idea era construir un acueducto desde el río Tajo para trasvasar 1.000 Hm3 a tierras de Murcia, Alicante y en menor medida Almería. Esta cantidad se vio que era superior a lo disponible. En 1971, el Gobierno, a través de la ley de “Aprovechamiento conjunto del Tajo-Segura”, fijó un trasvase inicial de 600 Hm3 anuales en una primera fase (110 para abastecimientos urbanos, 90 de pérdidas y los 400 restantes para la agricultura). La zona de

6.1 El conflicto interregional del agua.

influencia del trasvase comprende una superficie de unas 75.000 El trasvase Tajo-Segura tiene su origen en el proyecto de obras hidráulicas redactado en 1933 por el ingeniero Lorenzo Pardo, que pretendía acabar con el “desequilibrio hidrológico” del país. Este proyecto fue apoyado por el gobierno de la República, siendo en aquel momento ministro de Obras Públicas, Indalecio Prieto. Este proyecto quedó estancado por la guerra, retomándose en la época de los planes de desarrollo franquista en 1966, ejecutándose entre ese año y 1979.

Has, repartidas en Murcia, Alicante y Almería. La necesidad hídrica anual es de 450 Hm3 y el suministro anual a través del trasvase de 300 Hm3. La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura autorizó además el trasvase de 160.5 Hm3, que sumados a cantidades anteriores y a una pequeña cantidad destinada a la Mancomunidad de los Canales del Taibilla en Murcia, completa la cifra de 600 Hm3 previstos legalmente como máximo.

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

103


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

La gestión del trasvase corre a cargo de la Comisión Central de

reivindicar que si en la actualidad hubiera que realizar el trasvase

Explotación

no se produciría.

del

Acueducto

Tajo-Segura

en

la

que

están

representados la administración hidráulica, la administración central

Resulta de interés conocer cuál es el futuro en la política de la

y autonómica y los usuarios del trasvase. En condiciones

gestión del agua, para ello, a continuación se exponen cuáles son

hidrológicas

las directrices que se impulsan desde el gobierno, con la

excepcionales

es

el

consejo

de

Ministros

el

competente para adoptar decisiones.

publicación del programa A.G.U.A. (Actuaciones para la Gestión y

En los planes hidrológicos nacionales y de cuenca están

Utilización del Agua).

recopiladas las normas por las que se ha de regir la gestión del

Hasta el momento la definición de recursos hídricos de una cuenca

trasvase

respectivas

sólo contemplaba la de sus ríos y acuíferos, ampliada gracias a la

Confederaciones Hidrográficas (Tajo y Segura), dependientes del

mejora en la gestión y la reutilización de agua. El Programa

Ministerio de Medio Ambiente y la Comisión de Explotación.

A.G.U.A. incluye, también, la que se pueda obtener, por desalación,

El siguiente cuadro muestra la evolución conceptual que han

en el litoral de esa cuenca.

sufrido los trasvases intercuencas y que nos permitirán obtener una

Según este programa, el agua procedente de desaladoras es de

serie de conclusiones.

una gran calidad y se puede utilizar tanto para consumo humano

En su origen únicamente tenían como fin regadío, mientras que en

como productivo (agricultura, industria, sector terciario).

la actualidad, también se utilizan para abastecimiento y uso

Los sistemas basados en la obtención de recursos hídricos a partir

ambiental. Tampoco se contempla la posibilidad de trasvasar agua

del concepto convencional de cuenca están a merced de la

con el fin de ampliación de regadíos. Por último, destacar que sólo

climatología y de sus evidentes cambios. En el siglo XX en España,

desde la aprobación del PHN del año 2000, se considera la

como media, se han producido escasez de lluvias uno de cada

necesidad de hacer un análisis ambiental; argumento que como

cuatro años, y sequías severas en distintas partes del territorio una

veremos posteriormente, utilizan los castellano-manchegos, para

vez cada once años.

y

que

deben

ser

aplicadas

por

las

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

104


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

105


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Fuente: programa AGUA.

- Buscar la sostenibilidad en las pautas de desarrollo de los distintos territorios.

Las actuaciones incorporadas en el Programa A.G.U.A., que

Estos cuatro puntos son los principales argumentos, que como

incluyen proyectos de obtención de recursos de nuevas fuentes,

veremos posteriormente, enfrentan a castellano-manchegos con

aseguran la disponibilidad del agua prevista con independencia de

murcianos.

la situación climática.

La Visión de Castilla-La Mancha se trata a continuación, más

Las actuaciones previstas dentro del Programa A.G.U.A. en el Arco

adelante la visión de los usuarios (Murcia), se recoge cuál es el

Mediterráneo, la mayor parte de ellas urgentes, suponen unas

punto de vista de cada una de las comunidades, a través de una

aportaciones totales de nuevos recursos que superarán los 1.100 3

serie de artículos, foros, opiniones.

Hm /año.De ellas, las actuaciones urgentes se desglosan en:

La

En resumen:

castellanomanchegos, se fundamenta principalmente en el hecho

- Las Comunidades Autónomas se incorporarán al proceso de toma

de que el trasvase atraviesa gran parte del territorio manchego,

de decisiones de las Confederaciones Hidrográficas.

tomando agua de Castilla-La Mancha y trasvasándola a una

- Tarifas del agua moduladas en función del beneficio económico

comunidad distinta sin dejar agua en la propia región, pese a que

generado.

todas las infraestructuras del trasvase están construidas en

- Fuerte apuesta por la desalación de agua, asegurando que el

territorio manchego. Ninguna población de Castilla-La Mancha toma

desarrollo sostenible se encuentra en el mar.

agua del trasvase ni de los Embalses de la Fuensanta, Talave,

opinión

contraria

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

al

trasvase,

la

que

tienen

los

106


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Cenajo y Camarillas (salvo los municipios de Férez y Socovos, que

en Murcia, que pueden obtener agua gracias a las desaladoras. El

toman agua solamente una vez al mes del embalse de la

problema es que es agua cara, cuesta 0.6 €/m3.

Fuensanta y es para no perder los derechos). Esto se ve agravado

En Castilla-La Mancha no existen excedentes, como tampoco

porque en ocasiones, como estos últimos años, hay restricciones

existen alternativas viables como tiene Murcia: un mar que desalar

de agua en diversos municipios, pese a que el acueducto Tajo-

que impediría colapsar el desarrollo de su propia tierra.

Segura pasa a 100 m de ellos.

En cuanto a los riegos en Murcia, los manchegos critican que en

Los manchegos dicen que hay que anteponer los intereses de las

lugar de riegos eficientes, se sigue regando con el solidario y

tierras ribereñas del Tajo, que históricamente han sido las que han

moderno método de riego por inundación. Murcia es una de las dos

tenido derecho al uso del agua.

únicas comunidades en las que este año ha aumentado el número

Conclusión: la prosperidad de Murcia, dicen en CastillaLa Mancha,

de hectáreas de arroz cultivadas, un cultivo que precisa una

se ha logrado a costa del empobrecimiento de Castilla- La Mancha.

enorme cantidad de agua. Además dicen que Murcia está llena de

El malestar de los manchegos se ve agravado porque ven que el

balsas no declaradas.

agua que a ellos les falta para el abastecimiento se le envía a

En el año 2003 se hicieron roturaciones en 34 Ha en Moratalla,

Murcia y que allí están proliferando los campos de golf (34

ilegales según la CHS, ya que se limitan las tierras dedicadas al

proyectados, necesitando cada uno, de media, 500.000 m3 al año)

cultivo de regadío. Tanto el ayuntamiento como la Comunidad

y las megaurbanizaciones que provocan un aumento de las

Autónoma de Murcia estaban al corriente de la actuación. Esto se

demandas de agua para el consumo humano, cuando no están

critica desde Castilla-La Mancha porque dicen que cada vez van

aseguradas ni siquiera para la población actual. Además, se crean

aumentando más las demandas.

parques temáticos cuyo “leitmotiv” es, paradójicamente, el agua.

Desde el punto de vista ambiental, una de las críticas que hacen los

Los manchegos dicen que el desarrollo de Murcia se basa en un

manchegos es que entre el Bolarque y el Jarama, el Tajo pierde el

recurso que les es ajeno y que además escasea en la cuenca

60% de su caudal y entre el Jarama y el Alberche recibe

cedente, donde no hay otra forma de extraer agua, al contrario que

aportaciones fuertemente contaminadas por aguas residuales de

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

107


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

más de siete millones de habitantes. Estos contaminantes se

millones de habitantes, así como muchos miles de hectáreas de

podrían diluir si discurriese todo el caudal por el Tajo, lo que no

regadío y numerosas industrias de todo tipo.

ocurre debido al trasvase.

Basan su crítica en la opinión de que cualquier estudio climático,

Los usuarios del trasvase en Murcia están molestos por los últimos

por sencillo que sea, indica que los pantanos de la cabecera del

acontecimientos, especialmente por el acuerdo al que han llegado

Tajo poseen un excedente de agua en situaciones de normalidad.

el PSOE y el PP de Castilla-La Mancha para extinguir

Es decir, si descontamos el período de sequía que ahora

progresivamente el trasvase, terminando con él en el 2015. Al

padecemos, sequía que suele prolongarse mucho más en la

aceptar incluir en un estatuto de autonomía una competencia que

cuenca del Segura que en la del alto Tajo, lo normal es que haya

es exclusiva del Estado y que contradice, no sólo la solidaridad

sobrantes que la población manchega no precise y acaben por

interterritorial, sino cuantos planes había elaborado la legislatura

serles enviados a nuestros vecinos portugueses. Pero no para que

anterior, para conectar entre sí varias cuencas hidrográficas a

éstos los utilicen en sus huertas, sino para darle mayor

través del PHN.

grandiosidad a un estuario del Tajo de por sí impresionante y en

Critican lo que dice el PSOE castellano-manchego, que en 2015

clara competencia, en cuanto al caudal dilapidado, con el que suele

llegará a Murcia toda el agua necesaria a través de las desaladoras

arrojarse al mar en el delta del Ebro.

previstas, de modo que el trasvase del Tajo no sea necesario. Eso

La otra alternativa a esos sobrantes de agua del alto Tajo dicen que

mismo es lo que, la ministra Cristina Narbona, tiene previsto en el

es destinarlos a poner en regadío miles de hectáreas manchegas

plan AGUA. Sin entrar en lo muy costoso y contaminante del

en las que plantar productos subvencionados por la Unión Europea,

producto desalado (salmuera), hay que decir que el agua del Tajo

como puedan ser el lino, la remolacha o el girasol, algo no tan

no sólo provee una parte importante de las necesidades de Murcia,

simple de lograr puesto que la propia UE tiene asignados ya una

sino que llega también a comarcas muy desarrolladas de Alicante y

serie de cupos por países.

Almería, abasteciendo a una población cifrada en más de 2.5

Otros productos que se intentarán plantar en esas miles de hectáreas de regadío, las cuales deberían sustituir a las que fuesen

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

108


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

eliminadas en la misma proporción de Almería, Murcia y Alicante,

usa la agricultura. Los campos de golf son el cultivo más rentable

se enfrentarían de lleno ante la más adversa de las características

que existe, y además alrededor de ellos se crean un montón de

del clima castellano-manchego: No hay provincia que no posea

otros negocios, que no dependen de PAC ni de nada.

unos inviernos muy crudos, con temperaturas mínimas que han

Se están creando urbanizaciones en Murcia, como la de Polaris en

llegado a alcanzar los 24 grados bajo cero, caso de Albacete, sin

Alhama, porque allí no hay agua suficiente para regar las tierras,

que el resto de las provincias le vayan muy a la zaga.

mientras que sí es bastante para mantener al turismo residencial,

Los murcianos manifiestan que no están dispuestos a entregar el

que encima da más dinero. Esta es otra cuestión, en la que “los

agua a los manchegos (como si fuera de ellos y no de Guadalajara)

murcianos nos hemos espabilado”.

para la agricultura subvencionada y no entregarla a la agricultura

Dicen que ellos pagan el agua. No sólo en dinero, que también,

murciana. Los murcianos pagan el agua que se llevan y los

sino en los miles de millones que ya en los años franquistas se les

manchegos no.

obligó a invertir en las tierras a los agricultores murcianos, para

Dicen que si hay algo que en Murcia no se hace es derrochar el

dejarlas a punto de ser regadas.

agua. Las asociaciones de regantes no se lo permitirían a nadie. El

El agua de las cuencas hidrográficas es un bien común de todos los

Ministerio de Agricultura lleva años sacando decretos que obligan a

españoles, así que no quieren que les venga nadie con la idea de

modernizar el riego, lo que significa que cualquier agricultor

que se le está quitando a nadie, sobre todo si se considera que el

murciano que quiera beneficiarse del agua del trasvase, está

agua del trasvase al Segura es un sobrante que nadie

obligado a preparar sus tierras para algo distinto que el riego por

aprovecharía.

inundación.

La Región de Murcia se encuentra en el centro geográfico de la

Respecto a los campos de golf, explican que éstos deben regarse,

cuenca del Segura, pero los 870 hectómetros cúbicos que traslada

por ley, con agua depurada. Agua que de no usarse sólo serviría

el río que le da nombre cada año no pueden sostener por sí solos

para arrojarla al mar. El consumo de agua para la población,

la demanda generada en su entorno, cifrado en 18.870 kilómetros

urbanizaciones incluidas, viene a ser un 5% del total del agua que

cuadrados repartidos en cuatro comunidades autónomas.

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

109


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Según el Plan de Cuenca que actualmente se encuentra en

En la siguiente página (Montaje 1) se muestra lo que podría ser el

revisión, los recursos propios utilizables -incluyendo reutilización y

eslogan propio de cada una de las comunidades en la defensa de

asumiendo la práctica de la sobreexplotación de las aguas

sus intereses así como las frases más significativas de cada una de

subterráneas- ascienden a mil hectómetros cúbicos anuales. De

las posturas.

estos a los casi 1.600 utilizados en un año normal hay una

De esta forma, de un simple vistazo, somos capaces de conocer los

diferencia de 600 hectómetros, que son los que provienen de las

argumentos que enfrentan a castellano-manchegos y murcianos.

conducciones conocidas como Acueducto Tajo-Segura.

(Fuentes del Montaje 1: Revista Argamasa y Elaboración propia).

La Cuenca es especialmente sensible en los períodos de sequía, como el actual, sobre todo cuando estos periodos se denominan cruzados, es decir, que se dan a la vez en la cabecera de ambos ríos, tanto del Tajo como del Segura. El consumo humano, que representa aproximadamente el 10 por ciento del total, es la prioridad manifiesta del organismo gestor de esta agua, la Confederación Hidrográfica del Segura, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, frente al agrícola que representa el 89 por ciento del consumo. La llegada de las nuevas desaladoras a finales del año próximo anunciadas por la CHS pondrán en circulación 92 hectómetros más que se destinarán fundamentalmente a las ciudades. Las plantas liberarán así caudales del Segura, que se destinarán a otros usos. Sin embargo, y vista la diferencia proporcional del gasto, puede ser comprensible la inquietud de algunos agricultores.

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

110


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

.

“ No se cede agua de la España húmeda a la seca, sino  de la seca a la seca”

“ Es necesaria la solidaridad interterritorial”

“ Agua para campos de golf, urbanizaciones y riegos  ilegales sin tener garantizado el abastecimiento a  nuestras poblaciones.”

“ Los pantanos de la cabecera del Tajo poseen un  excedente, en situaciones de normalidad, que serán  enviado a nuestro vecinos portugueses.”

“ Prosperidad de Murcia a costa del empobrecimiento  de CLM.”

“ Si hay algo en Murcia que no se hace es derrochar  agua.”

”AGUA PARA  TODOS”. “NI UNA  GOTA MÁS”.

vs

“ Murcia tiene otras alternativas para obtener agua,  como la desalación.”

“ El agua obtenida de la desalación es muy costosa y  contaminante.”

“ Hay empresas que han desechado instalarse en la  región por no tener garantizado el abastecimiento y  paradójicamente se han ubicado en áreas a las que  solidariamente cedemos el agua.”

“Los sobrantes de agua del alto Tajo se destinarían a  poner en regadío miles de hectáreas manchegas en las  que plantar productos subvencionados por la UE y de  escasa rentabilidad económica y de mano de obra.”

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

111


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

6.2 Particularización del conflicto a la zona de estudio.

El acuerdo alcanzado supuso la reducción del caudal a trasvasar del Talave al Cenajo, pasando de 60 m3/s a 10 m3/s.

En este apartado se recoge la reacción social suscitada por dos

La oposición por parte del gobierno de la comunidad se une a la

proyectos planteados en la zona de estudio: Trasvase de agua

que manifiestan las asociaciones ecologistas, que consideran que

desde el embalse de Talave al embalse del Cenajo y Trasvase

el proyecto no tiene una declaración de impacto ambiental. Las

desde el embalse de la Fuensanta a la Mancomunidad de

quejas se fundamentan en el hecho de que si se hace este

Regantes del Taibilla, de la que forman parte 77 municipios.

trasvase, el río Mundo aguas abajo del embalse del Talave se

La opinión de los manchegos es contraria al Trasvase de agua

quedaría sin agua, puesto que ésta procede casi totalmente de la

desde el Talave al Cenajo, principalmente porque no creen que el

cabecera del Tajo, por lo que el impacto social, ambiental,

objetivo de dicho trasvase sea mejorar la calidad de agua que se

económico y cultural sería muy importante.

cede a Murcia (con alta concentración salina al atravesar el tramo

Por el contrario, la opinión de los usuarios murcianos es favorable

del río Mundo, aguas abajo del Talave, el cual se encuentra muy

al trasvase, puesto que consideran que la calidad que tiene el agua

contaminado), sino que creen que el verdadero motivo es para

que se trasvasa desde el Tajo se ve desvirtuada al atravesar el

poder almacenar una mayor cantidad de agua procedente de la

tramo del río Mundo aguas abajo del Talave, que está muy

cabecera del Tajo y duplicar las dotaciones de agua que se

contaminado, por lo que el agua que les llega tiene una alta

trasvasan a Murcia.

concentración salina.

Las constantes protestas y la oposición por parte del gobierno de

Los murcianos opinan que al trasvasar agua desde el Talave al

Castilla-La Mancha a la ejecución de dicho trasvase derivó en el

Cenajo, no sólo se mejora la calidad del agua y se permite darle

Pacto de Toledo, que fue el resultado de una reunión entre la

más usos a ésta, sino que, indirectamente, se disminuyen las

Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y el presidente de la

demandas puesto que cuando llueve, los agricultores se ven

Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

obligados a intensificar el riego para evitar los daños que se producirían en las plantaciones por la diferencia de calidades de las

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

112


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

aguas. Si el agua que llegase fuera de mejor calidad, la diferencia

Los más críticos son la gente de los municipios de Férez, Socovos

entre ésta y la de lluvia no sería tanta, por lo que no sólo no habría

y Elche de la Sierra. Estos municipios en varias ocasiones han

que intensificar el riego, sino que se reduciría con la lluvia porque

sufrido restricciones. Férez y Socovos pertenecen en teoría a los

ésta sería aprovechable como riego.

municipios que toman agua del Taibilla, aunque en realidad

En cuanto al proyecto de trasvase de agua desde el embalse de la

pertenecen a este grupo para que figure que hay municipios

Fuensanta a la Comunidad de Regantes del Taibilla, del que se

manchegos que también se benefician del trasvase, puesto que

beneficiarían 77 municipios, las opiniones también son muy

Férez sólo toma agua una vez al mes de la Fuensanta para no

diferentes entre los manchegos y los murcianos.

perder los derechos.

En Castilla-La Mancha se ha generado una fuerte oposición a este

La

trasvase, creándose incluso una asociación denominada “Foro

Mancomunidad de Regantes del Taibilla, que exigen una mayor

Social contra el Trasvase Fuensanta-Taibilla”. Dicha asociación ha

dotación de recursos al considerar que no tienen suficiente. Estos

realizado

los

regantes consideran que la solución propuesta en el programa

responsables de la gestión hídrica. Además han elevado sus quejas

AGUA de obtener recursos mediante la desalación no les tiene en

al Defensor del Pueblo, trasladándolas éste a la Unión Europea, la

cuenta, puesto que sólo se prevé la dotación en la franja litoral. Por

cual ha autorizado el trasvase pese a no contar con la declaración

tanto, ven como solución el trasvase desde la Fuensanta.

de impacto ambiental correspondiente.

En los dos siguientes gráficos se han querido

Los afectados dicen que este trasvase supone la muerte del río

opiniones recogidas en el trabajo:

Segura desde su cabecera, afectando gravemente a la alta calidad

Montaje 2 (página siguiente): Da a entender el funcionamiento del

ecológica de la zona. Además, la sensación de pérdida de un

sistema hídrico de la zona. Mientras que la zona donde se

recurso natural local provoca un fuerte rechazo entre los habitantes

encuentran los embalses, provincia de Albacete, se encuentra con

de la zona.

una gran sequía y los embalses están con un nivel de

numerosas

manifestaciones

y

reuniones

con

postura

favorable

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

a

este

trasvase

corresponde

a

la

reflejar de las

113


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

almacenamiento muy bajo (Cenajo inferior a un 5%), contrasta con

Montaje 3 (página siguiente): Este montaje está más relacionado

el desembalse de agua que se produce en las presas.

con las ideas expuestas en el tercer apartado. Mientras que la

Esto es debido a que es un sistema que es entendido hacia aguas

visión local defiende que no se realicen los proyectos, puesto que

abajo, es decir, que los embalses funcionan como “depósitos” que

de esta forma se les estaría robando un recurso natural propio de la

retienen agua para ser enviada hacia Murcia, puesto que los

zona y con el que están fuertemente vinculados pues utilizan el río

embalses carecen de tomas de abastecimiento para suministrar a

para diferentes usos (por ejemplo, la pesca), los usuarios

los pueblos de la zona. Aquí encontramos una gran similitud con lo

promulgan qué pasará con ellos en caso de que se les cierre “el

comentado en el conflicto interregional del agua, y es: en ambas

grifo que les suministra el agua”. También se ha querido destacar el

escalas los recursos se almacenan en un sitio de ubicación

hecho de que: mientras la visión local siente una fuerte vinculación

manchega (embalses de la cabecera del Tajo y embalses en la

con el río, pues lo viven, pasa por sus tierras y son conscientes de

provincia de Albacete) para ser enviados hacia Murcia, lo que en

lo que les pasaría en caso de que les faltara agua, los usuarios

ambos casos justifica el origen del conflicto. Es decir, aunque nos

únicamente protestan porque les falte agua independientemente de

olvidaramos que existe el trasvase Tajo-Segura (que podemos

donde les llegue, bien sea del Cenajo, del Ebro o del trasvase Tajo-

definir como el origen del conflicto interregional del agua

Segura.

estudiado),

podríamos

decir

que

existiría

un

conflicto

“interprovincial” o “propio de la zona” puesto que los recursos

Fuentes del Montaje 2: Fotos realizadas por Ignacio Español

naturales existente en un lugar se están utilizando en otro (el agua

Fuentes del Montaje 3: Fotos Ignacio Español, Grupo 4, Foro Social

embalsada en los embalses de la provincia de Albacete, de la zona

Fuensanta-Taibilla y elaboración propia.

de estudio, tienen como destino la región de Murcia). Se trata de una opinión recogida en varios foros y que sirve para explicar que aunque se aumente o disminuya la escala, la opinión generalizada del conflicto es la misma.

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

114


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

PRESA DESAGUANDO

SEQUÍA

VS

PARA ENTENDER EL SISTEMA, ES  NECESARIO MIRAR HACIA AGUAS ABAJO.

Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

115


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

PÉRDIDA DE UN RECURSO NATURAL “CONSIDERADO COMO LOCAL”.

+

VISIÓN LOCAL

VISIÓN LOCAL

VS

VISIÓN LOCAL Capítulo 6. Visión local versus visión de usuarios

VISIÓN USUARIOS 116


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

CAPITULO 7: EL CARÁCTER DEL PAISAJE 7.1 Introducción

En este capítulo se representa, en primer lugar, el carácter de la zona del Embalse de la Fuensanta (Albacete) para a continuación tratar el carácter del paisaje del entorno del embalse del Cenajo. El carácter es la síntesis formal de la identidad de un paisaje, está formado por el conjunto de rasgos que muestran su exclusividad. Es el conjunto y combinación de los rasgos y formas característicos

Formaciones kársticas en ladera

de un paisaje. El carácter de una zona es por tanto la parte objetiva de dicho espacio, que se presenta según la fisonomía de sus

7.2 La fisonomía del paisaje del embalse de La Fuensanta.

procesos y estructuras naturales y culturales. Estos procesos y estructuras de un paisaje, su geología, ecología,

7.2.1 Rasgos naturales del paisaje de Fuensanta.

socioeconomía e historia, se manifiestan en sus formas, en su fisonomía esencial, por lo que primero observaremos dichos

Se entiende como elemento natural aquel que es resultado de los

elementos por separado para posteriormente elaborar la visión del

procesos geológicos, climáticos o biológicos del planeta, de una

conjunto de cada una de las dos zonas.

manera espontánea y sin haber sido afectado por la actuación

Se tratan primero los elementos de origen natural luego se

humana. En la zona del embalse de la Fuensanta, a pesar de la

consideran aquellos naturales influidos por la acción humana para

presencia de éste, existen zonas o elementos vírgenes como son

finalmente revisar las formas de los estrictamente antrópicos.

las formaciones geológicas y alguna vegetación de ladera que

Finalmente se compone una imagen panorámica del carácter.

presentan sus propios rasgos de naturalidad.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

117


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Formas del pinar de ladera

Formas del río encajado entre formaciones kársticas

7.2.1 Formaciones geológicas

7.2.2 Vegetación de ladera

El río en la cola del embalse, se encaja generando formaciones

La vegetación natural de las laderas del relieve aún permanece

kársticas características de trazos suaves y ondulados. Las

inalterada en la parte superior de las laderas del embalse, por

formaciones

encima de la cota de inundación. La mayor parte de la vegetación

kársticas

en

ladera

poseen

una

pronunciada

verticalidad que inhibe la aparición de vegetación superior.

presente en la zona corresponde al pinar característico.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

118


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

La forma de un pino entre formaciones kársticas

Las formas de la presa de la Fuensanta

7.3 Elementos artificiales en el paisaje de la Fuensanta.

Se consideran elementos artificiales aquellos resultantes de la acción humana sobre el paisaje de la zona de estudio, considerándose la presa y edificaciones asociadas, las obras lineales y el propio embalse como resultado de la construcción de Fisonomía de un pino. Vegetación local

la presa.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

119


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Poblado Presa

Vista de la morfología del embalse

7.3.2 Edificaciones

7.3.1 Presa y embalse La presa de la Fuensanta es el elemento que más presencia tiene

El poblado de la presa, aun siendo un elemento artificial asociado al

en el paisaje, modificando con su presencia el carácter del paisaje

embalse, muestra una tipología tradicional y funcional que contrasta

original, con la introducción de nuevos sistemas asociados. El

con la tipología del edificio de administración. El edificio de la

embalse, aun siendo de naturaleza artificial, genera nuevos hábitats

Administración de la presa refleja una tipología ajena al resto de las

y biotopos, modificando el carácter preexistente del río, como indica

edificaciones de la zona pero que asume un cierto carácter

la presencia del zampullín común de la imagen superior.

pintoresco.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

120


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Forma del puente antiguo en la cola del embalse

Carretera en media ladera

7.3.3 Obra lineal

La carretera es la obra civil por excelencia, que domina al paisaje, imponiendo su linealidad frente a las formas orgánicas originales del lugar. Los pasos elevados y puentes asociados a las vías de comunicación, fueron diseñados de manera estándar, como fabricados con el mismo molde, sin tener en cuenta la integración Morfología del túnel excavado a mano

en el paisaje ni la relación con los referentes de su escena.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

121


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

Modelo de puente de la zona

La tipología y dimensiones de los puentes dependen de la época en que

fueron

diseñados

y

construidos,

respondiendo

a

las

necesidades específicas y a la técnica del momento. Los túneles son otro ejemplo de la presencia de las carreteras sobre el paisaje. Dentro de esta imposición, los túneles de la zona, minimizan su presencia al tratarse de excavaciones en la roca, Volúmenes del edificio Administración Presa

mostrando un aspecto orgánico y desigual.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

122


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

7.4 Carácter del paisaje del embalse de la Fuensanta.

6

3

4

4

2 6 1

5

3

2

1

1

Asentamientos

2

Obras Públicas

3

Geología

4

Vegetación

5

Fauna

6

Varios

Visión General del conjunto de formas características del paisaje del Embalse de la Fuensanta (Albacete)

Capítulo 7. El carácter del paisaje

123


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

EMBALSE DEL CENAJO PUNTO “A” PUNTO “B.1”: Hacia aguas arriba

PUNTO “B”

PUNTO “A”: Cola del Embalse PUNTO “B”: Presa

PUNTO “B.2”: Hacia aguas abajo

7.5 La fisonomía del paisaje del embalse del Cenajo influenciado por las actuaciones antrópicas. La segunda de las En las siguientes páginas se representa el carácter de la zona del Embalse del Cenajo (Albacete). La primera panorámica que se muestra representa una imagen de la Cola del Embalse del Cenajo, vista desde el punto A. Este punto se encuentra lo suficientemente

panorámicas se sitúa en el punto “B.1”, en la presa del Embalse del Cenajo, imagen hacia aguas arriba. Ésta, aunque no tanto como la siguiente, comienza a verse fuertemente influenciada por la construcción de la misma.

alejado de la presa como para que el paisaje no se encuentre

Capítulo 7. El carácter del paisaje

124


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

3

3

1 4 2 5

4 2

3

1.- Formaciones cársticas 2.- Macizo cárstico emergente del Embalse 3.- Embalse del Cenajo aguas arriba de la presa 4.- Pinar 5.- Tubería y acceso a las instalaciones del cuerpo de presa

1

1 1

1.- Vegetación de Monte Bajo 3.- Dolomías muy erosionables

2.- Río Segura 4.- Adelfas y Tarays

3 4

La última de las panorámicas se sitúa en el punto “B.2”, en la presa hacia aguas abajo, imagen que, tanto por la construcción de la propia presa como por la conducción posterior del agua, así como por la construcción hotelera en un lateral, queda muy influenciada por las construcciones antrópicas.

2

1.- Formaciones cársticas aguas abajo de la presa 2.- Zona de Choperas junto a la presa 3.- Hotel Cenajo 4.- Río Segura encauzado aguas abajo de la presa

Capítulo 7. El carácter del paisaje

125


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

7.6 Elementos y formas naturales.

En muchas de las vistas han aparecido elementos

1

naturales tales como el propio Río Segura, las formaciones cársticas de dolomías o las choperas. Dichos elementos, pese a ser elementos naturales propios de la zona, aparecen influenciados directa o indirectamente por las acciones del embalse.

1.- Dolomías muy erosionables Al tratarse, en alguno sitios, de un escenario muy influenciado y modificado

por

la

2

acción

antrópica, es lógico hacer una 1

distinción entre los elementos estrictamente puramente influenciados 1

naturales,

artificiales por

o

los los

3

elementos

artificiales

1.- Formación cárstica. Zona inundable del embalse 2.- Formación cárstica. Zona no inundable con vegetación 3.- Situación actual de la lámina de agua

1.- Chopera de Repoblación

Capítulo 7. El carácter del paisaje

126


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

2

4

4

1

1

3

3

2

1.- Aliviadero. Embalse del Cenajo 2.- Presa de gravedad 3.- Agua en régimen laminar aguas a bajo de la presa 4.- Formación cárstica

3 1

1.- Formación Cárstica 2.- Cuerpo de presa 3.- Vegetación en laterales de la presa 4.- Túnel a través del macizo y sobre la coronación de la presa

1

7.7 Formas y rasgos de origen antrópico

2

1.- Hotel Cenajo 2.- Chopera de repoblación

1.- Uso recreativo característico

El propio cuerpo de presa del Cenajo y las construcciones asociadas (aliviadero, central, poblado) son formas introducidas.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

127


El paisaje del alto Segura. La dimensión ética de la fragilidad y la belleza de un río

7.8 El carácter del paisaje el embalse del Cenajo.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente, se presenta a

Se obtiene así una imagen que, aunque ficticia, es representativa

continuación una panorámica de conjunto, en la que se integran

de los principales rasgos y morfología de la zona y que traduce de

todos los elementos formales característicos.

esta forma la identidad del paisaje de este entorno, su carácter.

Capítulo 7. El carácter del paisaje

128


La aproximación al paisaje no puede dejar de estar condicionada por los sentimientos que nos inspira. La belleza, el temor y la grandiosidad que sugiere la confrontación con la naturaleza, la familiaridad con el lugar y la apropiación afectiva de lo que sentimos como nuestro, el frágil equilibrio de los procesos vivos de la naturaleza o la fuerza y la capacidad de las grandes obras públicas que modulan los ríos y se abren paso entre las montañas, son sensaciones que tiñen nuestra mirada sobre el entorno. Sin embargo, la mirada de la ingeniería civil abstrae los procesos de la naturaleza y de sus recursos para conocerlos bien y poder intervenir sobre ellos, modificándolos a satisfacción de las demandas del bien colectivo. En este proceso los técnicos se ayudan de las capacidades que les proporcionan las ciencias de la naturaleza y los productos que de ellas se derivan, una serie de interpretaciones sistemáticas y simplificadoras que reflejan las condiciones de los recursos y procesos sobre los que intervendrán los ingenieros. Modelos geotécnicos, hidráulicos y ecológicos, relaciones entre volúmenes, velocidades y caudales, garantías de disponibilidad, integración ambiental y estimaciones del beneficio social son los instrumentos básicos del lenguaje paisajístico de la ingeniería civil. La visión funcional del paisaje que diseña la acción de la ingeniería civil se ve enmarcada ineludiblemente por su esencial carácter público pues responde a una decisión colectiva sobre recursos que son de todos, en este caso el río y sus aguas, y que se destinan a un determinado fin común. La obra pública actúa con vigor en el marco sentimental del paisaje y su acción se ve así matizada por las cualidades estéticas de éste. Fragilidad y belleza del entorno se confunden en esa decisión colectiva del aprovechamiento utilitario del entorno que la ingeniería civil articula y materializa con gran expresividad estética. Este documento es producto del proyecto de la asignatura de paisaje y evaluación ambiental de la ETS Ingenieros de Caminos C y P de Ciudad Real, este proyecto docente tiene por objeto proporcionar a los técnicos una formación sistemática y responsable sobre el contexto en el que operan las obras civiles en sus dimensiones ambiental, territorial y paisajística.

Proyecto de Paisaje y Evaluación Ambiental Escuela T.S. de Ing. de Caminos C. y P. de Ciudad Real Universidad de Castilla La Mancha Marzo de 2009

Cuaderno de Ingeniería y Territorio 11_El paisaje del Alto Segura  

En este volumen se recoge el estudio del paisaje del Alto Segura realizado por alumnos y profesores de la ETSI Caminos de la UCLM. Las condi...

Advertisement