Padres y Colegios Nº 109 - junio 2016

Page 13

bueno en lo suyo 13

PADRES Junio de 2016

RODRIGO SÁENZ DE HEREDIA, actor, protagonista de la obra Castigo ejemplar

“La amenaza del castigo no puede ser el recurso fácil” LA ENTREVISTA DE

JOSÉ AGUILAR Periodista y escritor cinematográfico

Tiene una notable carrera en el mundo del teatro y del cine donde se ha buscado por sus propios méritos un espacio. Nunca ha querido utilizar su importante apellido en el universo cinematográfico para subir peldaños, porque su gran lucha personal se ha apoyado en su yo más íntimo y en un olfato abrumador. Corredor de fondo incansable, su mirada azul sigue los instintos de un resistente que ha conseguido el éxito por su gran esfuerzo. – Protagoniza Castigo ejemplar, una función que reflexiona sobre muchas cosas, entre ellas, las consecuencias que puede tener una Educación equivocada… –Sí, bueno, es una función muy compleja que está sorprendiendo mucho porque pienso que tiene un texto muy profundo que pone la lupa sobre muchas cosas importantes en la vida de las personas. – Supongo que será consciente de que es usted un privilegiado por estar en un proyecto tan poético y con tanto peso… –Sí, claro. La vida me ha dado algunos regalos a nivel profesional y este es uno de ellos. –¿Cree usted en esos castigos ejemplares a la hora de educar? – Mire, yo creo mucho más en predicar con el ejemplo y en tratar de hacer entender a las personas las cosas con la razón. Eso es lo importante. Debemos educar sin tener que utilizar la amenaza del castigo como recurso fácil. Pienso que es mucho mejor elegir otros caminos y avanzar, dejando a un lado los lastres del pasado que todos hemos vivido y que tienen demasiadas carencias. –¿Ha tenido usted una Educación restrictiva? –Yo no diría que en mi caso haya recibido una Educación con ese perfil. Mi padre era una persona con unos principios muy claros y sabía como quería que se hiciesen las cosas, pero no era una persona impositiva, aunque, lógicamente, también tenía unos anclajes propios de la época y de la Educación que él había recibido, pero creo que

El actor Rodrigo Sáenz de Heredia es también padre de un hijo. nos ha educado en una libertad contenida que me parece interesante. También confieso que mis padres no tenían mucho que ver con su generación. Ellos eran mucho más libres y poliédricos. –¿Qué quiere decir exactamente? –Mis padres se separaron y vivieron

“Yo creo más en predicar con el ejemplo y tratar de hacer entender a las personas las cosas con la razón. También a mi hijo” sus vidas como les pareció mejor. Mi madre era muy avanzada, tuvo una vida muy corta, pero muy intensa. Era una mujer que apostaba por otras fórmulas de existencia, se marchó a París y fue muy libre al tomar sus decisiones, pero pienso que siempre fueron personas muy

coherentes con sus planteamientos. La pena es que he podido disfrutar de ellos poco porque se marcharon demasiado pronto. –¿Afecta mucho ser hijo de padres separados? – Esas cosas siempre afectan o por lo menos a mi me afectaron en un determinado momento. Pertenecer a una familia desestructurada marca bastante; sobre todo, hace unos años. Ahora todo ha cambiado mucho y es algo bastante habitual, incluso se han creado familias con perfiles muy diferentes. Yo siempre recuerdo la relación idílica que teníamos con mi madre, a la que solíamos ver en verano y, claro, todo era fantástico porque solamente tenías la parte buena. – ¿Qué tipo de relación tenía con su padre? – Mi padre era un tipo estupendo, elegante, muy educado, responsable. Yo le admiraba mucho y, además de padre, era un gran amigo y confidente. Era alguien con el que se podía contar. Mientras vivió tuvimos una relación estupenda en la que siempre hubo un buen enten-

dimiento.Todavía teníamos que vivir muchas cosas, pero también se marchó demasiado joven. – Ahora es usted padre, ¿se sorprende muchas veces repitiéndole a su hijo cosas que le dijeron a usted en su infancia? – Lo cierto es que sí, y esto es algo que me llama la atención bastante porque no pensaba que fuera a suceder de esta forma. Yo lo que trato es de quedarme con todo lo que considero que era muy bueno en la educación que recibí, que eran muchas cosas. Así que estoy siendo con mi niño todo lo cariñoso que fue conmigo mi padre aunque la historia se repite y él, como yo, no es muy mimoso. Es un niño muy independiente para lo pequeño que es. –¿Cree que hay que educar a los niños pensando mucho en su personalidad? – Me parece algo fundamental. No se puede educar a los niños de la misma manera. No existen unas pautas válidas para todo el mundo, todo lo contrario. Es necesario escuchar los gustos, los deseos, las ilusiones de nuestros hijos desde muy

pequeños. Yo trato de escucharle y de entenderle aunque tenga pocos años. Esas son las claves para educar a un hijo en libertad, pero con responsabilidad. – ¿Cómo actúa cuando no coincide en algún aspecto de la Educación de su hijo con su pareja? –No se piense que es fácil porque es algo delicado que puede llevar a enfrentamientos si no se tienen claras las cosas. Yo intento acercar posturas y si, finalmente, no se llega a ese entendimiento deseable, opto por ceder. Creo que eso es mucho mejor que una discusión, pero, en mi caso, he de confesar que tenemos las cosas bastante claras los dos. –¿Los hijos únicos siguen estando muy sobreprotegidos? – Es una tendencia natural, cada vez existen más parejas que tienen un solo hijo, porque en el mundo de hoy es complicado tener más, que son muy conscientes de estas cosas y ponen medidas para que no tengan muchos problemas. Hay que tratar de evitarlo porque es muy perjudicial para ellos y para la vida que después se van a encontrar.