Issuu on Google+

Motores de transformación y desarrollo urbano en Latinoamérica Miguel A. Buitrago Innumerables sucesos, fenómenos y situaciones actúan como agentes de cambio (ya sea positivo o negativo) en el transcurso y evolución de las urbes alrededor del mundo. Algunos de estos han jugado y siguen jugando un papel protagónico en esta constante metamorfosis urbana, para este caso especifico se centra la atención en los medios de trasporte. Buenos Aires es entonces un ejemplo urbano palpable de cómo los sistemas de transporte transforman y potencializan las inconmensurables dinámicas contenidas en una ciudad; desde la aparición de los primeros vehículos de tracción animal en 1853, han venido surgiendo y evolucionando nuevos sistemas en la ciudad (ómnibus, metro, colectivos, tranvías, ciclo vías ) entre ellos aparece como imprescindible el ferrocarril. Con mas de 150 años de historia y mas de 47 mil km de vías , el ferrocarril de Argentina con epicentro en Buenos Aires se convirtió en un motor de desarrollo, en la espina dorsal de una creciente economía agrícola que predominó en el final del siglo XIX y mediados del XX. Si bien este medio masivo de transporte de carga y pasajeros, es creado como un sistema a escala nacional, tiene una gran incidencia sobre sus puntos neurálgicos, caso tal sucede en Bs As; Desde explotar y dinamizar las relaciones y compromisos a escala macro de una ciudad capital para con su su nación, hasta generar o consolidar focos de desarrollo urbanos, otorgados por la infraestructura que le brinda a la ciudad (estaciones) es claro entonces que el ferrocarril como sistema, como idea esta concebido para ser un importante agente de desarrollo y progreso en la Argentina y en cualquier lugar donde se implemente. Por ejemplo, si observamos las estaciones ferroviarias, Retiro, Constitución y Once en Buenos Aires con relación a las características de su entorno social, económico y urbano, se puede hacer una rápida lectura de la importancia que adquieren no solo como punto de concentración y consolidación del Gran Buenos Aires, sino como nodos de conexión local para con los exteriores de la ciudad (provincias, puerto ) y además de ello, son ejes determinantes para el imaginario de una ciudad a futuro y que cada vez exige mayor eficiencia en los sistemas de movilidad para el desarrollo normal de sus otras actividades, es así como un sistema de transporte de escala nacional se integra con los sistemas locales como lo es el metro y el tranvía por medio de estos nodos.


Un factor determinante para el éxito que ha tenido esta participación de los medios de transporte con las dinámicas progresivas de la ciudad, se le atribuye a un entendimiento despejado y abierto de estos sistemas, abarcando todo tipo de escalas de contemplación, desde como afecta al ciudadano en su desenvolvimiento local, hasta la responsabilidad que la ciudad como nodo e hito adquiere para con exterior. Se entiende entonces una manera ejemplar de pensar, planificar y construir ciudad; ejemplo que debería ser reinterpretado y aplicado en la ciudad colombiana, ciudad poco planificada y tiene el enorme error de dejar perecer en el olvido al ferrocarril nacional; que como ya se hizo evidente anteriormente, es y fue para Colombia una herramienta, un motor literal de desarrollo y progreso ahora ausente para un país que lo necesita. “La historia de los ferrocarriles en Colombia a sido un rosario de desacuerdos y restricciones a lo largo de 150 años, sin embargo no todo fue un mar de disconformidades de los gobiernos, los avances tecnológicos que se llevaron a cabo le cambiaron la cara al país, y saco de las sombras todas las oportunidades de la nación no solo comercialmente también de modo social, se conectaron culturas y engrandecieron alas ciudades mas grandes del país, creando así a finales del siglo IXI y comienzos del XX una fiebre ferrocarrilera sin precedentes en Colombia.”1 Debemos entonces dejar a un lado el pensamiento errático y sin futuro que se tiene sobre nuestras urbes y generar entonces un entendimiento consiente de la ciudad, como un imparable proceso de metamorfosis y movimiento y no como un ente sosegado, estático, muerto.

1

LARGA HISTORIA DE LOS FERROCARRILES DE COLOMBIA, Tapias Luis Alejandro. http://ferrocarrilesencolombia.blogspot.com/


Motores de transformación y desarrollo urbano en Latinoamérica