Issuu on Google+


Todos los días, a la hora de la comida, la pequeña Sofía comía sólo la carne y decía: —¡Mami, ya me llené de verduras!


Todos los días, a la hora de la comida, la pequeña Sofía comía sólo la carne y decía: —¡Mami, ya me llené de verduras!


—Pero, ¿cómo? si no has comido ninguna... No habrá otra cosa hasta que te las acabes —contestó Mamá, enojada.


—Pero, ¿cómo? si no has comido ninguna... No habrá otra cosa hasta que te las acabes —contestó Mamá, enojada.


So fía

stó,

y has ta l lor

ole

ó.

m se

ó a la mesa, le peg

pateó la silla


So fía

stó,

y has ta l lor

ole

ó.

m se

ó a la mesa, le peg

pateó la silla


—Pero si ya me llené de verduras —insistió.


—Pero si ya me llené de verduras —insistió.


yamellene