Issuu on Google+

BOLETÍN

PEDAGOGÍA SIMPLE, ESCUELA Y VIDA Boletín del Grupo Samos ISSN 2145-4914

Editorial: Grupo Samos-Proyser Editores Editor: Edwin L. Contreras O. Directora: Adriana Sarmiento Diseño e ilustración: María Beatriz Miranda

Enero 2010

En esta Edición: Editorial: “La veracidad del Discurso” Ensayo: Pensando la Educación para la Vida Artículo Central LA ESCUELA MODERNA Y LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS Además: Artículo: El cuerpo en la Escuela

Columna: Desde Sínope...

La curiosidad mató al hombre www.gruposamos.com boletin@gruposamos.com

Recomendados Caricatura


EDITORIAL   “LA VERACIDAD DEL DISCURSO” 

Parece  ser  que  aunque  todo  el  tiempo  combatimos  los  discursos  políticos  con  poca  coherencia  a  la  hora  de  actuar,  en  la  escuela   estamos  reproduciendo  los  esquemas.  Bueno,  esta  editorial  está dedicada  a  los  directivos  docentes;  algunos  usan  un  discurso  verdaderamente  fascinante  que  deja  ver  el  interés  por  la               educación  y  por  las  transformaciones  que  las  instituciones            deben garantizar para lograr una “educación de calidad”; otros son  más  apáticos  al  discurso  y  otros  aún  no  lo  han  construido.             Finalmente lo importante es lo que se hace en la práctica, ya que  puede  ser  que  el  tan  elaborado  discurso  no  sea  más  que  el  “gancho de venta” de la institución y el proyecto educativo. 

Entre la primera semana de octubre y la primera semana de noviembre, un total de 36 días, asistimos a  tres  de  los  tantos  eventos  que  sobre  educación  tuvieron  lugar  en  Bogotá: Desarrollo  humano,              evaluación y educación con calidad y pertinencia para todos, organizado por la Academia Colombiana  de  Pedagogía  y  Educación;  XI  Expociencia  2009,  organizado  por  la  Asociación  colombiana  para  el       Avance  de  la  Ciencia  ACAC  y  la  IV  versión  de  la  Cátedra  Agustín  Nieto  Caballero,  organizada  por            universidades  e  instituciones  de  educación  superior.  Auditorios  en  algunos  casos  con  un  60%  de         asistencia,  en  otros  con  valores  realmente  bajos.  Poca  participación,  teléfonos  móviles  sonando          durante  las  conferencias,  pero  sobre  todo  los  expositores  extrañando  las  preguntas  del                     auditorio. Acaso  justamente  no  buscamos  que  la  escuela  sea  un  sitio  de  participación,  de                     cuestionamiento, de cumplimiento, no esperamos preguntas y respuestas de nuestros estudiantes y el  mínimo respeto a nuestras clases llegando a veces a retener los teléfonos móviles por algún período de  tiempo.  Señores  directivos  docentes,  en  los  eventos  mencionados  se  buscaba  mejoras  o  al  menos       comunicación  tanto  en  la  educación  básica,  como  en  la  media  y  la  superior,  si  no  era  posible  que          ustedes  representaran  a  su  institución,  ¿no  era  posible  enviar  a  alguno  de  sus  docentes?.  De  tantas     instituciones educativas en el país, de centros académicos, de los mejores colegios, de los centros de  educación  superior,  el  auditorio  con  mayor  público  llegó  a  cerca  de  300  asistentes  de  mil  esperados;  solamente el primer evento  mencionado tenía costo. ¿Será que por aquellos días solo interesaban los  procesos  de  admisión  y  las  matrículas  para  el  siguiente  período  académico  y  en  medio  de  tantos        compromisos administrativos no dejamos algo de tiempo para pensar en la educación, en lo que sigue,  o creemos que ya todo está hecho y funcionando de maravilla en nuestra institución y entonces para  qué comunicarnos con los   demás, para qué compartir experiencias y proponer caminos?


Por: Claudia Durán Enfermera, Universidad Javeriana Tallerista, Expresión Corporal clauisabel@yahoo.com

El Cuerpo en la Escuela “La gente está saciada de la especialización científica y del intelectualismo racionalista. Quiere oír una verdad que no estreche sino ensanche, que no oscurezca sino ilumine, que no se escurra sobre uno como agua sino que penetre conmovedora hasta la médula de los huesos.”

La tarea pedagógica compromete al ser humano como totalidad, en su propio crecimiento y en las múltiples relaciones con su entorno. El proceso educativo es una tarea vincular, y en esa tarea el maestro para cumplir adecuadamente su rol y para no “perderse en él”, debe también prestarse atención, cuidarse y abrirse para poder “ser” mejor y “hacer” mejor. El maestro también va a la escuela y su cuerpo con él; va concentrando en sus músculos, articulaciones, en sus riñones, todas las experiencias vividas. Las experiencias “problema” actúan como armas destructivas que hacen impacto en los miembros y órganos internos y es el dolor y no el placer el que alerta sobre su existencia. Vivir en su propio cuerpo la regulación tónica, afirmarse bien en sus apoyos para no “dejarse caer”, distribuir adecuadamente el peso del cuerpo para no tensionarse, poder proyectar su presencia y transmitirla sin palabras a los demás, como modelo de comportamiento, es una tarea no sólo profiláctica sino pedagógica. ¿Cuantas veces el adulto se siente desbordado en situaciones críticas que las resuelve desde la sanción por que no encuentra otra salida a la crisis? ¿Cuantas veces los niños generan respuestas transgresoras, de aparente caos, que el maestro podría contener y transformar desde la acción y reflexión posterior para descubrir los diferentes momentos vividos y se pierde la oportunidad? Frente a situaciones de aprendizaje que provocan mucha ansiedad, por lo desconocido o dificultoso, tomar “distancia” corporalmente de la reacción grupal, no “simbiotozarse” con la confusión general, poder tomar “contacto” desde la mirada o el acercamiento táctil con el emergente más descontrolado, puede trocar la indisciplina en un momento creativo. La disposición tónica de la maestra, su actitud en los diferentes momentos de la tarea define muchas veces la disposición grupal. Los maestros y las maestras son los modelos que los niños y niñas imitan más allá de lo que se transmite formalmente como conocimiento. APRENDER PARA ENSEÑAR, ES UNA CONSIGNA Esta propuesta es el fruto de la convicción de que una educación integral pasa por reconocer que somos un ser corporal y por devolverle al cuerpo la parte de protagonismo que le corresponde en nuestra relación con los demás, con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. En la medida en que lo hagamos estaremos restableciendo el dialogo muchas veces perdido, abandonado u olvidado con nuestro propio cuerpo, reconociéndolo, aceptándolo y encontrándole nuevas posibilidades. Necesitamos maestros inquietos, que aprendan para enseñar, que se cuestionen acerca de cómo avanzar hacia una educación integral y que buscan su desarrollo personal y el desarrollo global de los alumnos, que sean capaces de ver en cada uno de ellos una persona diferente, única, con un potencial humano por desarrollar. Esto implica profesores abiertos y sensibles a lo que el alumno o alumna puede aportar, respetuoso y siempre un critico constructivo.


Necesitamos maestros inquietos, que aprendan para enseñar, que se cuestionen acerca de cómo avanzar hacia una educación integral y que buscan su desarrollo personal y el desarrollo global de los alumnos, que sean capaces de ver en cada uno de ellos una persona diferente, única, con un potencial humano por desarrollar. Esto implica profesores abiertos y sensibles a lo que el alumno o alumna puede aportar, respetuoso y siempre un critico constructivo. Se necesita entonces sentir cierto entusiasmo por el juego, por el movimiento, poseer un talante expresivo y aceptarse a sí mismo como un ser corporal. De esta forma podrá contagiar a sus alumnos lo que es “vivir el cuerpo” con naturalidad y gozo, de ahí la importancia de la sensibilización y formación del profesorado en este terreno. Fundamento por estos motivos la propuesta de una serie de seminarios- talleres que aborden una aproximación vivencial al cuerpo del maestro que se expresa, se cansa, comunica, un cuerpo adulto que aún no ha cesado de crecer y construirse; espacios en los cuales, ellos se conviertan en alumnos de una pedagogía lúdica, llena de amor y cuidado hacia si mismos y hacia los otros y la puesta en escena de una serie de técnicas que después de ser experimentadas en "carne propia" se constituyan en dinámicas que puedan ser aplicadas por cualquiera de ellos en la jornada escolar. No se necesita mucho tiempo extra para emprender la tarea. Es fundamentalmente una actitud dispuesta a desarrollar en los maestros, actores olvidados y muy necesitados de escucha y contención, que son padres y madres en su gran mayoría, como nosotros. Además de ser las personas que pasan mucho tiempo con nuestros hijos, son modelos a imitar, son garantes de la verdad y el conocimiento y transmisores de valores en los niños capaces de generar en ellos la autoestima suficiente como para respetar en integrar el cuerpo como principio y fin de todas las conductas humanas.

CARICATURA DE LA REALIDAD

www.gruposamos.com boletin@gruposamos.com


LA ESCUELA MODERNA Y LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS: Entre la teoría y la práctica Adriana Sarmiento Rodríguez Química, Universidad Nacional de Colombia Maestra de Química, Énfasis en Didácticas de las Ciencias acesarmiento@gmail.com

Introducción Es indudable que el avance tecnológico y el acceso a toda la información disponible han venido a sumarse al esfuerzo de personas que llevan pensando y repensando la educación, específicamente en las ciencias. Algunas de las publicaciones sobre la didáctica de las ciencias corresponden a la década de los 70, pero entre los años 80 y el momento actual, se han producido muchos recursos sobre el tema: libros, revistas, artículos, páginas web con publicaciones on line y de igual manera los programas de formación de maestros han empezado a modificar sus planes de estudio, incorporando en ellos asignaturas dedicadas a la didáctica y al uso de nuevas herramientas casi todas derivadas del desarrollo tecnológico; cada vez es más frecuente encontrar programas complementarios como diplomados, especializaciones, maestrías y doctorados que le dan a la didáctica una mirada profunda convirtiéndola en eje del trabajo académico. No obstante hay un texto dentro de la corriente de la Escuela Moderna que aporta algunos elementos fundamentales al maestro de ciencias. “La Enseñanza de las Ciencias” (Freinet, 1962), es un buen punto de partida para revisar el quehacer en el aula de clase; será necesario empezar contextualizando algunos principios de la Escuela Moderna; para entrar en el análisis del libro y cerrar con un par de experiencias construidas dentro del entorno propio de esta propuesta. SOBRE LA ESCUELA MODERNA – PLANTEAMIENTOS GENERALES

CELÉSTIN FREINET: pedagogo francés, nace en 1896 y muere en 1966. A quien la primera guerra

mundial le deja una condecoración y una herida en el pulmón que le afecta sus condiciones de salud para el resto de la vida. Finalizada la guerra es nombrado profesor adjunto en la escuela de Bar-surLoup, una pequeña población en los Alpes Marítimos, que se convertiría en el escenario de su trabajo pedagógico. Allí introduce la imprenta en la escuela y empieza su correo con escuelas dentro y fuera de su país, que se llamaría correspondencia interescolar. Durante estos años, Freinet se dio a la tarea de escribir para la prensa y participar en algunos encuentros internacionales que le permitieron establecer contacto con pedagogos importantes de la época. Luego de la salida de Bar-sur-Loup, dedica su tiempo a consolidar la Cooperativa de Enseñanza Laica, que logra acogida en varios países de Europa, llevándolo a construir su propia escuela en Vence. Durante la segunda guerra mundial, va a un campo de concentración debido a su posición comunista, recobra la libertad y regresa a Vence. En 1948, la Cooperativa de Enseñanza Laica se transforma en el Instituto de la Escuela Moderna, estableciéndose en Cannes y generando un espacio para la difusión de material pedagógico. Lamentablemente la salida de Freinet del comunismo, generará un retroceso en la aceptación que había logrado su movimiento a nivel nacional, que de todos modos subsiste después de su muerte. Una cronología más detallada de la vida de Freinet se puede consultar en (Vilaplana, 2000). www.gruposamos.com boletin@gruposamos.com


EL MOVIMIENTO FREINET: “los fundamentos de la pedagogía Freinet siguen movilizando igual e

incluso más que ayer a miles de educadores de las partes más distantes y diversas del planeta…Es necesario preguntarse las razones de esa permanencia…Freinet no propuso “un método”, “una teoría pseudocientífica”. No se proponía como ejemplo inmóvil. Practicó y propuso a los educadores una “opción de vida”. Por eso, sus propuestas didácticas son “técnicas de vida”. No hay redención de los demás si, al mismo tiempo, no hay redención de uno mismo. No hay una didáctica formativa si no se acepta y se compromete a la persona, al niño completo, no sólo en su nivel cognoscitivo, en sus límites de aprendizaje, sino en su ser integral, corpóreo, cuerpo entre cuerpos.” (Rizzi, 2000). Es evidente que los fundamentos de la pedagogía Freinet estuvieron ampliamente influenciados por los teóricos de la renovación pedagógica Rabelais y Montaigne, junto con Rousseau y Pestalozzi.

Sin desconocer a la par con su trabajo, los aportes de Montessori y Decroly. No obstante con Freinet los movimientos renovadores por primera vez parten de la base: los maestros, trabajadores de las escuelas populares. Él mismo lo reconocía según cita: “Montessori y Decroly eran médicos; los teóricos de Ginebra eran psicólogos y pensadores; Dewey era filósofo. Lanzaron al viento la semilla de una educación liberada, pero ni trabajaban la tierra en que la simiente debía germinar, ni se cuidaban personalmente de acompañar y dirigir el nacimiento y crecimiento de las nuevas plantas; dejaban, por fuerza, esa ocupación a los técnicos de base, quienes por falta de organización, de instrumentos y de técnicas no lograban convertir sus sueños en realidad…Pero la causa fundamental hay que buscarla fuera de la escuela, en el terreno en que ella crece; la sociedad capitalista. El trabajo esclavizante, la avaricia y el desorden capitalista matan a la escuela…La escuela actual es hija y esclava del capitalismo.” (Palacios, 1978). Los Principios de la Escuela Moderna datan aproximadamente de 1968, pero aún siguen vigentes y constituyen el texto base de la ICEM (Institut Coopératif de l’Ecole Moderne, Pédagogie Freinet) y de la FIMEN (Fédération Internationales des Mouvements d’Ecole Moderne, Pédagogie Freinet).

LOS PRINCIPIOS DE LA ESCUELA MODERNA: tal vez el más importante de ellos es “La educación es apertura y elevación y no acumulación de conocimientos, adiestramientos o acondicionamientos. Dentro de este espíritu, buscamos y exploramos las técnicas de trabajo y las herramientas, las maneras de organización y de vida dentro del marco escolar y social, que permiten al máximo esta apertura y esta elevación. Apoyados por la obra de Célestin Freinet y sobre la base de nuestra experiencia, tenemos la certeza de influir sobre el comportamiento de los niños que serán los hombres del mañana, pero igualmente sobre el comportamiento de los educadores llamados a desempeñar dentro de la sociedad un nuevo rol. Y otro de los principios que tiene que generar una amplia reflexión es: La escuela del mañana, será la escuela del trabajo: El trabajo creador, libremente escogido y asumido por el grupo, es el gran principio, el fundamento mismo de la educación popular. De él resultaran todas las adquisiciones, y por él se afirmarán todas las potencialidades del niño. Por el trabajo y la responsabilidad, la escuela así revivida, regenerada, será perfectamente integrada a un medio social y cultural del que ella es hoy arbitrariamente separada. www.gruposamos.com boletin@gruposamos.com


LAS TÉCNICAS FREINET: “Las técnicas Freinet están pensadas sobre la base funcional de la comunicación. En ningún momento se nos proponen como una ortodoxia que seguir al pie de la letra; al contrario, Freinet nos invita, a los maestros y las maestras, a estar atentos a los intereses y ritmos de aprendizaje de los alumnos y, por tanto, a inventar estrategias y técnicas para hacer evolucionar estos complejos de vida que se generan en el ámbito de cada una de las clases y en la realidad de cada momento. Las técnicas Freinet son instrumentos para la educación entendida como la ayuda o el servicio que presta el mundo adulto al desarrollo y progreso personal y social de las generaciones más jóvenes.” (Bruguera, 2000). En ellas ocupa un lugar fundamental el texto libre, la revista escolar, los planes de trabajo, las conferencias, la biblioteca de trabajo, la asamblea de clase y la correspondencia escolar.

SOBRE LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS SEGÚN FREINET El artículo completo se encuentra en la página del GRUPO SAMOS, buscando así hacer menos extensa y agotadora la publicación en el boletín, sin embargo plantea la propuesta Freinet para la enseñanza de las ciencias, que fue recogida en el libro del mismo nombre y publicada en 1962. A pesar del paso del tiempo, la propuesta es válida si se amplían algunos de los aspectos trabajados y se le da un lugar importante a las TICs en el acercamiento al pensamiento y al conocimiento científico. El artículo concluye con dos experiencias valiosas realizadas en el Colegio Unidad Pedagógica, con estudiantes de grado undécimo que pueden mostrar otra dinámica de trabajo en las ciencias naturales. La institución ha planteado su forma de trabajar asumiendo como filosofía el aporte pedagógico de Freinet y los principios de la Escuela Moderna. Lineamientos algo complejos de seguir en sus ejecuciones pero que ofrecen una posibilidad enorme de trabajo para aquellos que los asumen de forma seria y responsable; Freinet no planteó unas técnicas sino que ofreció una opción de vida. La primera de ellas, recibió el nombre del “EL FESTIVAL”, y se desarrolló durante las clases de física, no obstante fue tanto el interés de los estudiantes en la propuesta realizada por el maestro, que el laboratorio (espacio en el que cohabitaban los materiales de química, física y biología) se convirtió en el lugar más visitado por ellos y se transformó en un casi taller de trabajo. Haciendo uso cuidadoso de los materiales y reactivos, resultado de la conversación permanente, la puerta del laboratorio permaneció abierta y se trabajó en él con o sin la presencia del profesor. La propuesta consistía fundamentalmente en la generación y construcción de modelos y prototipos que aplicaban principios y leyes físicas. La segunda experiencia, Los Recorridos Industriales es el resultado del trabajo conjunto en química y física, tratando de acercar las disciplinas al cotidiano de los jóvenes próximos a graduarse de la formación Media Vocacional. Algunos con una idea bastante abstracta de industria y de las transformaciones de materia y energía que en ella tienen lugar. Luego de revisar las alternativas para construir con el grupo una idea más cercana de lo que significa el desarrollo industrial para un país y para sus habitantes, en el año 2005, nos dimos a la tarea (yo era la maestra de química) de diseñar y plantear un recorrido industrial, tarea nada fácil. Algunas empresas consideran insignificante la visita de jóvenes en formación; sin pensar que algunos de ellos serán responsables de su permanencia y evolución. Finalmente luego de contactar a una serie de empresas, muchas dijeron no y unas pocas abrieron sus puertas, tras entender la dimensión. Durante cuatro años acercamos grupos a industrias de todo tipo, alimentos, construcción, acero, generación energética, entre otras, que generaron en cada uno de los grupos, muchas respuestas, pero muchas más preguntas que aún discutimos haciendo uso del correo electrónico y de otros medios. www.gruposamos.com admin@gruposamos.com


ENSAYO PENSANDO LA EDUCACIÓN PARA LA VIDA Por: Heidy Gordillo Licenciada en Física, Universidad Pedagógica Nacional Asesora en “Ambientes de Ciencias” hesgobo11@hotmail.com

La educación para la vida del futuro deberá ser una enseñanza primera y universal centrada en la condición humana. Estamos en la era planetaria; una aventura común se apodera de los humanos donde quiera que estén. Estos deben reconocerse en su humanidad común y, al mismo tiempo, reconocer la diversidad cultural inherente a todo cuanto es humano. (Morin, 1999)1 La necesidad del quehacer educativo debe constituir la formación para la vida, teniendo en cuenta, que la educación no es solamente concebida dentro de las escuelas, más allá de esos lugares, se ve reflejada en todos los actos y acciones culturales que se expresan en la comunidad. No obstante se encuentran diversos aconteceres culturales que atentan contra la vida, contra aquellas prácticas que nos identifican como individuos racionales, reflexivos, conscientes y críticos, Planteando así, imposibilidades de coexistencias de dos o más culturas diferentes, es decir que se busca poca diversidad y más hegemonía en el pensamiento y en las acciones. En la era de las comunicaciones, la cibercultura, el desarrollo tecnológico y la interculturalidad, es imposible e incomprensible, pensarse los lugares físicos e intangibles indiferenciado uno de los otros. Frente a esta situación, las y los educadores tenemos la responsabilidad de promover la reflexión crítica de los hechos de discriminación y marginación que ocurren en la vida cotidiana, en los diversos contextos en los que nos desenvolvemos, así como en el cultivo de actitudes de respeto a la dignidad humana, de cooperación y ayuda mutua y de respeto a los derechos de todas las personas. Es por esto que se debe buscar dentro de la educación, la transformación de pensamiento, donde se reconozca, los seres humanos, sus conocimientos, su identidad compleja y su identidad común a todos los seres humanos, generando así, claridad en sus propios intereses según sus prácticas culturales. Por otra parte la educación debe tejer el conocimiento desde lo local hacia lo global, generando un autoreconocimiento de los individuos y favoreciendo sus capacidades personales y colectivas. Hace falta “información sólida y coherente para afrontar las enfermedades sociales. se debe posibilitar una educación oxigenante, que prepare a la sociedad para premiar al esfuerzo saludable y no rendirse ante el icono totémico del coloso de moda, capaz de arrastrar y hacer desaparecer en un instante, la heredad humana de siglos de experiencias colectivas drenadas a través de la Cultura”2 Siendo necesario, por tanto, apoyarse en los nuevos medios que se presentan cada día, se requiere hacer uso de las tecnologías de la información para reforzar los saberes propios, hacer evidente la diferencia que construye nación, una nación pensante y reflexiva bajo sus propias dinámicas y alcances. Se requiere la búsqueda de una educación, cuya finalidad sea promover en los estudiantes el desarrollo de conocimientos, habilidades, destrezas, y actitudes que contribuyan a la formación de personalidades, como actores sociales dentro de la sociedad.


Esta concepción implica recuperar e integrar múltiples dimensiones educativas, algunas que ya tienen una larga historia de acciones sistemáticas y de alcance nacional y otras que se ofrecen de manera dispersa e incipiente, como son: la alfabetización, educación básica obligatoria, capacitación para y en el trabajo, y las carreras tecnológicas, entre otras. Por otra parte se debe promover e incorporar en el sistema educativo una educación para mejorar las condiciones de vida de la sociedad a partir de su plan de vida y su cultura. La educación no debe ser considerada como habitante de la ideología y aparato ideológico del Estado, como un medio de reproducción que niega todo elemento transformador, debido a que los que verdaderamente persisten en un tipo de educación no son las políticas educativas, sino aquellos que se encuentran en el aula, pensando y actuando en pro de su sociedad. Para finalizar la invitación a las y los educadores, desde cualquier campo, es reflexionarse sobre la educación que desea impartir, la finalidad de lo que enseñanza y para que enseña, de tal forma que podamos construir una educación dada para la vida de los actores sociales de nuestra sociedad, y sobre todo una educación propia que muestre verdaderamente lo que somos, lo que queremos y por lo que luchamos.

Agradecimientos especiales a la comunidad del pueblo Guambiano, por la sabiduría que llevan en la palabra en las acciones y en la lucha permanente por el reconocimiento de lo propio del pueblo Misak Misak , gracias a ellos me pensé y pienso constantemente la implicación del enseñar y de lo que verdaderamente es propio dentro de nuestra cultura. Bibliografía Morin,E. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Unesco. 1999. Guarisma,J. La educación y la vida. Revista Iberoamericana de Educación. n.º 44/3 – 25 de octubre de 2007.

RECOMENDAMOS... En esta edición recomendamos visitar la biblioteca virtual del Fondo de Cultura Económica, la cual puede encontrarla en la Biblioteca Digital ILCE: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/ Especialmente la Colección Ciencia Para Todos ubicada en el ícono del átomo, o en la siguiente url: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/menu.htm Dentro de ésta encontrarán múltiples y diversas opciones de lectura referente a la Química, la Física, la Matemática, la Biología, la Astronomía, Ciencias de la Tierra e Ingeniería. Por trabajo y experiencia de estos textos nos atrevemos a sugerir algunos títulos: El carbono: Cuentos orientales . Pedro Bosch / Graciela Pacheco

El desarrollo de la tecnología, La aportación de la física. Fernando Alba Andrade El Sol y la Tierra: Una relación tormentosa. Javier A. Otaola / Blanca Mendoza / Román Pérez www.gruposamos.com admin@gruposamos.com


LA CURIOSIDAD MATÓ AL HOMBRE

L OS E STUDIANTES ESCRIBEN ...

Realizado por: Marcel Camilo Cepeda Estudiante Ciencias Políticas, Universidad Nacional de Colombia “El hombre siempre estuvo y sigue estando interesado en conocer o poder explicarse de donde salió y como funciona todo” Es extraño ver con que interés y dedicación el hombre ha trabajado a lo largo de su historia en la búsqueda del origen y del porque de las cosas. A toda persona en el transcurso de su vida, por común que sea, se le presentarán ciertos interrogantes existencialistas que lo perturbarán de manera inquietante. Y, según se nos dice, estamos cada vez mas cerca de lograr una comprensión integral del universo que nos rodea. No obstante cabria preguntarse qué tan cerca estamos y de qué nos a servido este amplio conocimiento. Se debe admitir que mientras mas se conozca un sistema más fácil será modificarlo, bien sea para bien o para mal. Y esa es una de las cuestiones mas importantes a tratar cuando de “avance” científico se habla: cuál es en realidad el fin. ¿Por qué se buscan con tanto ahínco los misterios de la existencia? A través de la historia se ha indagado sobre estos temas, pero han sido los últimos siglos los que más resultados han arrojado. Incluso se podría decir que con el comienzo del proyecto de la modernidad se dio inicio a un modo de interacción totalmente distinto con nuestro entorno, sobre la base del conocimiento de la naturaleza y su funcionamiento. Fue precisamente con el período que se conoce como el Renacimiento que surgió esta etapa en la historia. La Iglesia perdió su monopolio del conocimiento y se le abrió paso a la ciencia moderna, que pasaría a regir los destinos de la humanidad. El desarrollo científico trajo consigo una fe ciega en la razón y una visión optimista de la historia. A la vez, este avance del conocimiento que se dio en Europa, particularmente en la parte occidental del continente, hizo pensar a sus integrantes que poseían una especie de superioridad en cuanto a su cultura, esto es lo que se conoce como eurocentrismo. Dicha visión se globalizó pues este período también significó para Europa la expansión territorial por los demás continentes. El desarrollo científico llevó a la tecnificación de los medios de producción y en general de la vida cotidiana. Este proceso se conoce como la Revolución Industrial y tendría como epicentro a Inglaterra y como momento de auge al siglo XIX. En principio la idea de la máquina consistía en la posibilidad de hacerle la vida más amable y más fácil al hombre. Si se ven los inventos de ese tiempo se podrá notar como todos son consecuencia de una necesidad de las personas; en algunos casos necesidades creadas por el contexto mismo. ¿Pero fue en realidad la modernidad un proyecto viable y sostenible? ¿Cumplió con sus metas de mejorar la existencia humana en la tierra sobre la base del conocimiento y la razón? No. En primer lugar hay que decir que las consecuencias sociales de este periodo fueron desastrosas. A la vez que primó el desarrollo de la máquina se dejo de lado la formación de las personas, se pasaron a un segundo plano algunas necesidades humanas esenciales, y en muchos casos de degrado la integridad y la dignidad humana. A partir de la ambición y la codicia se generó todo un sistema económico que a su vez condicionó la generación de una estructura social desigual e injusta.

Por otro lado tenemos la progresiva degeneración del medio ambiente. El conocimiento de la naturaleza se volvió en contra de la misma y el saqueo a los recursos naturales fue alarmante. La explotación y la destrucción fueron las bases de la interacción con el planeta tierra, lo cual actualmente nos tiene al borde de una catástrofe natural sin precedentes. Pero no termina aquí. La tecnificación llego incluso hasta el ampo bélico, y en gran parte la ciencia se puso al servicio de la industria de la muerte. Las guerras modernas son el mejor ejemplo de los impresionantes alcances de la tecnología en este campo. La Primera Guerra Mundial fue la primera muestra de la implementación de armas de destrucción masiva. La noción de guerra cambio totalmente, lo que antes parecía un honorable y gallardo encuentro de nobles soldados se convirtió en una carnicería espantosa. La capacidad de asesinar aumentó notoriamente por lo cual para el año de 1918 toda una generación se había perdido y los daños materiales fueron incalculables.


Ya hubo quienes en ese tiempo afirmaron que durante esta guerra la razón se había suicidado. Esta, más que ninguna otra, era la prueba de que este no era el camino a seguir. Llegó el siglo XX y con él dos nuevas concepciones científicas totalmente innovadoras. Por un lado se encontraba la Teoría general de la Relatividad, que hablaba de la gravedad y del universo macro, y por otro la Mecánica Cuántica que se dedica al “micromundo”. Innumerables esfuerzos se hicieron desde entonces para unir a estas dos teorías en una sola que abarcara todo el universo en conjunto, pero no ha sido posible. Estas miradas revolucionaron las nociones clásicas que hasta ese momento se tenían en diversos campos de la ciencia. No obstante, la razón, la lógica y la demostración siguieron protagonizando en gran medida este mundo. Con los nuevos descubrimientos se abrieron las puertas a la comprensión de distintos fenómenos que hasta ahora eran un total misterio. La luz se entendió mejor al aceptarse que podía comportarse bien como onda o bien como partícula dependiendo de su medio. Se ahondó en los procesos que se dan en el ejercicio de la visión. Y se perfeccionó la concepción que se tenía del átomo, al decir que sus componentes no se comportaban de manera uniforme sino que tenían muchas posibilidades de acción. Esto a su vez tiene que ver con la concepción de azar que planteó la Teoría de la Relatividad, la cual iba en contra de una noción determinista de los hechos. Todo esto también generó interrogantes filosóficas acerca del origen de todo este sistema, de lo que hace que los fenómenos se den de cierta manera, de la realidad, etc. Sin embargo, nuevamente la mente humana degeneró sus propios descubrimientos en contra de la propia raza. En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, se da inicio al Proyecto Manhattan en Estados Unidos. Este programa consistía en la generación de poder nuclear con fines bélicos y se encontraba a cargo del físico Julius Robert Oppenheimer, quien contaba con un grupo de destacados científicos. Así, para el año de 1945, nació la primera bomba nuclear que tubo su primera explosión exitosa de prueba el 16 de julio de dicho año en Alamogordo (Nuevo México). Hasta ese momento todos los distintos explosivos obtenían su potencia de la descomposición o combustión rápida de algún compuesto químico. Las reacciones químicas de este tipo sólo liberan la energía de los electrones más externos del átomo. Por el contrario, los explosivos nucleares ponen en funcionamiento la energía contenida en el núcleo del átomo. La bomba atómica obtenía su potencia de la ruptura o fisión de los núcleos atómicos de varios kilos de plutonio. Fue así como el 6 de septiembre de 1945 el mundo presenció con horror como funcionaba un arma de semejante capacidad sobre una ciudad civil e indefensa como Hiroshima. La bárbara aniquilación que sufrió el pueblo japonés por causa de las dos bombas no tuvo precedentes. Y a esta situación siguió una tensión internacional de dos potencias que durante cuarenta años mantuvieron al mundo ante la constante posibilidad de una destrucción total por una guerra nuclear total. Pareciera que mientras más se acerca el hombre a las respuestas sobre su existencia a la vez se fuera acercando a su propia destrucción. Cabría preguntarse entonces si el conocimiento no es compatible con la existencia del hombre, y si esto es consecuencia de una inmadurez por parte de la raza humana. Generamos conocimientos y descubrimientos, pero a la vez nos vamos degradando y extinguiendo, así como a nuestro entorno. Fue un experimento científico el que generó la expresión popular que dice: “la curiosidad mató al gato”, y es posible que esto se aplique a la raza humana; tal vez, conocer el misterio de la vida sea lo último que hagamos. www.gruposamos.com boletin@gruposamos.com


Desde Sínope…

COLUMNA

Se cierra otro año, y por supuesto no se pueden dejar de mencionar  ni pasar  por alto los méritos obtenidos, los galardones y los premios en cuanto a educación se refieren. Se premian por parte  del establecimiento público, por parte del sector privado, se hacen distinciones al mejor Icfes, para colegios y         estudiantes, lo mismo sucede para los Ecaes, para los maestros, para los colegios; en fin, un buen número de       honores y reconocimientos  a quienes justamente han trabajado por ello.   

Abordo, ahora,  una inquietud que tenía desde que hacía de estudiante: ¿Cómo hacen los buenos colegios y              estudiantes para obtener buenos resultados?. Al fin y al cabo, aquello decidía en buena parte mi futuro universitario.  Ahora, como maestro, no solo abordo el ¿cómo lo hacen?, sino otras preguntas son las que obligadamente llegan,  como el ¿por qué no lo comparten a los demás?, y si lo hacen ¿por qué los demás no siguen sus propuestas?, ¿por qué  hay tan marcadas diferencias entre unos y otros?, ¿Acaso los métodos que siguen los mejores posicionados en el    icfes, por ejemplo, no pueden ser un derrotero para  los demás?, o ¿será que siguen métodos que por cuestiones  técnicas o filosóficas son imposibles de seguir?, tal vez, no sé. Pero como este espacio es abierto, me permito          especular un  poco.    

Gracias a que una revista  en su versión virtual nos proporciona el ranking, no oficial por supuesto porque ha de ser  un caballito publicitario, de los colegios no es difícil entender algunas cuestiones. Primero, que más del 65% de los  primeros 200 colegios, calculado, son de índole religioso.  Segundo, que todos son de carácter privado. Tercero, que  se encuentran una buena mayoría (para no centrarse en números) de colegios de un solo género. Cuarto, que son de  libertad regulada. Quinto, que tienen plantas físicas excepcionales, producto de su libertad regulada. Sexto, muchos  se llaman o son campestres. Séptimo, concluyo que tienen la oportunidad de seleccionar y conservar a los                denominados mejores maestros. Ahora, fuera del obsesivo y riguroso entrenamiento o training (ya que muchos de  ellos son bilingües), aplican sus métodos con suficiente antelación, es decir, durante todo el proceso escolar, lo cual  conlleva a una coherencia en su propuesta pedagógica.   

Cómo hacemos para que toda la educación cuente con estos parámetros que, como lo demuestran  los resultados,  garantizan unos buenos desempeños en las pruebas. Así serían muchos más los opcionados a ser galardonados.  Cómo hacemos para que cuenten con excelentes plantas físicas y “entre buena luz y aprendan más rápido” (como  esgrime una rectora de un colegio en mención), para que tengan una exquisita plantilla de maestros, para que        tengan claro el proyecto educativo y no se acuerden de la evaluación final haciendo un curso preicfes. Porque es  bien sabido, que no solo con el training absoluto se logran buenos resultados, también con las propuestas                pedagógicas fundamentadas se puede hacer. Pero de esas pocas hay. Curan con un par de simulacros la falta de     trabajo.   

Aclaro, el icfes mide el desempeño de los estudiantes frente a la prueba de estado. No mide la validez, solidez y     mucho menos la coherencia de las propuesta pedagógicas de las instituciones. 

Por: Diógenes Continuamos con las definiciones y los contrastes que ellas pueden producir

DEFINICIONES

Evaluación: Estimar los conocimientos, aptitudes y rendimiento de los alumnos. También, señalar el valor de algo. Valor: Grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar o deleite. Promoción: Conjunto de los individuos que al mismo tiempo han obtenido un grado o empleo, principalmente en los cuerpos de escala cerrada. También, Elevación o mejora de las condiciones de vida, de productividad, intelectuales, etc. Calificación: Puntuación obtenida en un examen o en cualquier tipo de prueba. También, Juzgar el grado de suficiencia o la insuficiencia de los conocimientos demostrados por un alumno u opositor en un examen o ejercicio.

www.gruposamos.com


PEDAGOGÍA SIMPLE, ES CUELA Y VIDA