Page 8

08

SAN GREGORIO ATLAPULCO Por: Ing. Civil José Miguel Yáñez Galindo

“Todas las casas eran por autoconstrucción y por ello tenían poco o nulo criterio estructural”

Después de 32 años, el país volvió a vivir la devastación provocada por el movimiento de las placas tectónicas las cuales provocan los sismos. En México estamos muy familiarizados por dichas fuerzas debido a los eventos sísmicos que se han presentado anteriormente, los más fuertes han sido los de 1957 y 1985, los cuales causaron grandes daños en el Distrito Federal ahora CDMX. Uno podría suponer que de los errores y vivencias se aprende, y que por lo tanto, en todas las construcciones en zona de riesgo se aplicarían al pie de la letra los nuevos códigos de diseño, los cuales han sido actualizados con el fin de resistir las fuerzas sísmicas que se pudieran presentar. Sin embargo, las personas olvidan rápido y esto pudo observarse en los sismos del 7 y 19 de septiembre del año en curso, los cuales dejaron grandes daños materiales y pérdidas humanas en diferentes zonas del país. Al mencionar que las personas olvidan rápido me refiero a los profesionales de la construcción dado a que gran parte de la responsabilidad de estas pérdidas se debe a la poca ética y honestidad que tiene algunas personas que por ahorrarse unos “pesos”. No hacen proyectos adecuados con profesionales certificados y/o utilizan materiales diferentes o una cantidad menor a la especificada en el proyecto. La otra causante de las pérdidas se debe a: “la autoconstrucción”, dado a que aún no existe la cultura (en ciudades o pueblos pequeños) de asesorarse con profesionales y sólo consiguen a un albañil para que les construya a criterio propio.

Monolito no104 noviembre 2017  
Monolito no104 noviembre 2017  
Advertisement