Page 1


Legislación LETONIA    1. Descripción del suministro de electricidad  Letonia  alcanzó  su  independencia  en  1991  durante  el  hundimiento  de  la  antigua  Unión  Soviética.  El  gobierno  recién  formado  inició  inmediatamente  un  paquete  completo  de  reformas  incluyendo  precio  y  liberalización  del  comercio,  privatización  a  escala  reducida,  y  estabilización macroeconómica. Muchas de estas iniciativas fueron ejecutadas con éxito y en la  parte  posterior  de  la  década,  Letonia  experimentó  un  desarrollo  económico  fuerte,  un  desempleo  de  un  solo  dígito,  y  una  estabilidad  gubernamental  cada  vez  mayor  (el  rating  crediticio fue aumentado en 2000 para el grado de “inversión” por agencias como Standard &  Poors,  y  Fitch  IBCA,  Moody´s).  Con  los  esfuerzos  de  Letonia  en  la  privatización  y  la  reforma  económica  le  invitaron  a  la  cumbre  de  la  UE  en  Helsinki  en  2000  donde  comenzaran  negociaciones de adhesión.  El suministro de energía del Latvian se basa en una mezcla en la balanza de fuentes de energía,  y  las  fuentes  de  energía  renovable  en  2002  representaron  el  34  por  ciento  del  reparto  de  la  energía  primaria.  En  términos  de  energía  renovable  para  la  producción  de  la  electricidad  a  partir de energía renovable, Letonia tiene el porcentaje más alto del uso entre los diez nuevos  miembros de la UE.  La  compañía  eléctrica  propiedad  del  gobierno,  Latvenergo,  posee  el  97  por  ciento  de  la  capacidad  de  generación  en  Letonia.  La  fuente  primaria  de  generación  eléctrica  es  la  fuente  hidroeléctrica  del río del Daugava, que han experimentado recientemente la modernización y  el  reacondicionamiento.  La  generación  y  la  calefacción  urbana  adicionales  es  proporcionada  por dos centrales térmicas grandes y varias instalaciones de propiedad privada más pequeñas.  El transporte de la electricidad dentro de Letonia es manejado por siete redes regionales de la  transmisión, todas propiedad de Latvenergo. En 1998 empresas de Letonia, Lituania, Estonia, y  otros  países  circundantes  organizaron  el  llamado  “Baltic  Ring  Electricity  Cooperation  (BALTREL)”  con  el  objetivo  de  interconectar  los  mercados  individuales  con  un  intercambio  regional, mejorando los sistemas de producción y de transmisión en la región.    2. Política energética, barreras e incentivos    La meta indicativa establecida en el marco de la Directiva 2001/77/CE para Letonia en 2010 es  el  49,3  por  ciento  de  electricidad  de  la  energía  renovable  comparada  al  42,4  por  ciento  existente en 1997. 


El programa  de  la  energía  nacional  del  1997    y  revisto  en  los  sucesivos  años  define  las  actividades  para  el  fornecimiento  confiable  de  recursos  energéticos  en  el  país  hasta  el  año  2020.  El  programa  establece  que  el  suministro  de  energía  tiene  que  cumplir  en  calidad  y  cantidad con los requisitos de los consumidores, con el coste más bajo posible y con el menor  impacto  en  el  ambiente.  El  aumento  del  uso  de  la  producción  energética  local  fuentes  de  energía renovable (“FER”) es cuestión clave en el programa.   El  objetivo  principal  de  la  política  energética  en  el  sector  de  la  electricidad  es  promover  el  desarrollo  del  sector  de  acuerdo  con  el  desarrollo  equilibrado  y  sostenible  de  la  economía  nacional.  La  promoción  del  uso  de  los  recursos  energéticos  renovables  y  locales  así  como  la  coordinación de la protección del medio ambiente y de la producción energética, los costes del  transporte y del consumo, están entre las herramientas para alcanzar los objetivos en el sector  de la electricidad.  La política energética en el sector de la electricidad fija el objetivo de fomentar la promoción  del  uso  de  los  recursos  energéticos  renovables  y  nacionales,  que  corresponde  a  aproximadamente  6  por  ciento  de  electricidad  renovable  (con  exclusión  de  las  grandes  centrales hidroeléctricas) en el equilibrio del consumo de electricidad total.  La liberalización completa del mercado de la electricidad de Letonia ocurrió en 2007.    3. Viento  Letonia  tiene  un  potencial  muy  bueno  para  el  desarrollo  de  energía  eólica.  La  capacidad  instalada  total  de  energía  eólica  en  Letonia  en  marzo  de  2007  era  cerca  de  27  MW.  Este  número representa un aumento del ocho por ciento en los números de finales de 2005. Hay  gran potencial para el desarrollo, y varios proyectos se planean y toman forma.  Según los datos del programa de la energía renovable, el potencial técnico para la producción  energética eólica se ha estimado alrededor de 1.277 GWh sin embargo el potencial práctico se  estima en 1.000 GWh/el año y representa cerca de 2.000 MW de potencial económico/técnico  eólico. Los sitios convenientes para las centrales de energía eólica son la costa oeste y la zona  oriental del golfo de Riga (próximo a la ciudad de “Ainazi”).  Un  Atlas  Eólico  ancho  del  país  está  disponible,  donde  están  identificadas  varias  áreas  con  velocidades de viento con medias anuales sobre los 6 m/s en alturas de 30 m. El Instituto de  Energética Física parece ser la institución principal relacionada con el tema de la energía eólica.     El precio de venta mínimo de la renovables ronda los 96,4 €/MWh. El precio actual de venta  con  el  régimen  obligatorio  de  compra  de  fuentes  eólicas  con  potencia  de  50  MW,  es  106,80  €/MWh. Este precio es válido para los primeros 10 años de operaciones. Después del 10 º año  el precio de se reduce en un 40% (64,08 €/MWh para 50MW).  4. Fiscalidad 


El régimen tributario prevé para las empresas un impuesto sobre los beneficios y un impuesto  sobre los bienes inmuebles. En materia de fiscalidad indirecta, se introdujo en 1995 un sistema  de IVA inspirado en los principios más relevantes de la legislación comunitaria.   El Impuesto sobre Sociedades (Uznemumu ienakuma nodoklis) grava las rentas obtenidas en el  desarrollo  de  una  actividad  económica,  tanto  en  Letonia  como  en  el  extranjero,  por  las  sociedades mercantiles, por las entidades religiosas y por las instituciones públicas.   Los  tipos  societarios  más  usuales  son  la  Sociedad  Anónima  (akciju  sabiedribas)  y  la  Sociedad  Limitada  (sabiedribas  ar  ierobezotu  atbildibu).  Las  sociedades  civiles,  por  su  parte,  son  transparentes a efectos tributarios, y sus rentas son atribuidas a sus socios.  Se consideran residentes en Letonia a las sociedades constituidas y registradas en el país.  El punto de partida para determinar la base imponible del impuesto es el resultado contable  de  la  sociedad.  En  general,  la  totalidad  del  beneficio  es  gravable,  aunque  se  prevén  ciertos  ajustes,  al  existir  rentas  exentas  de  tributación,  gastos  no  deducibles  y  amortizaciones.  En  cuanto a las exenciones, la principal es la aplicable a los dividendos procedentes de sociedades  residentes.  Resultan  deducibles  los  gastos  directamente  relacionados  con  la  obtención  de  los  ingresos  sujetos a gravamen. Sin embargo, la Ley establece expresamente que no son deducibles:  •

los gastos no directamente relacionados con la actividad económica de la empresa.  

los gastos  relacionados  con  atenciones  al  personal  de  la  empresa,  si  no  están  directamente relacionados con la actividad empresarial.  

También existe una restricción a la deducción de gastos por intereses, que opera como ratio de  subcapitalización. El límite es igual al importe de los fondos propios de la sociedad al inicio del  período impositivo, multiplicado por el último tipo de interés a corto plazo para entidades de  crédito.  En  el  caso  de  que  se  supere  este  límite,  el  exceso  es  deducible  en  los  ejercicios  posteriores.  Esta  restricción  no  resulta  aplicable  a  los  intereses  abonados  a  instituciones  de  crédito letonas o a sucursales letonas de bancos de países extranjeros con los que Letonia haya  suscrito un tratado para evitar la doble imposición internacional.  Las  ganancias  de  capital  son  tratadas  como  un  beneficio  más,  aunque  las  derivadas  de  la  enajenación de valores negociables resultan exentas de tributación.  Las bases imponibles negativas obtenidas por la sociedad son compensables con los beneficios  de los 5 ejercicios posteriores, salvo en el caso en que la empresa cambie de socio, puesto que  en ese caso se aplican límites a esta compensación.   Si  la  sociedad  se  fusiona,  las  bases  negativas  de  la  sociedad  absorbida  pueden  ser  compensadas por la sociedad absorbente. En caso de escisión, las sociedades resultantes    


pueden compensar  sus  bases,  pero  sólo  si  están  controladas  por  las  mismas  personas  que  controlaban la sociedad escindida.  Las  pérdidas  de  capital  derivadas  de  la  enajenación  de  valores  son  compensables  solamente  con las ganancias procedentes de la venta de activos del mismo tipo, en el mismo ejercicio o  en  los  cinco  posteriores.  Las  pérdidas  de  capital  de  cualquier  otra  clase  son  deducibles  del  beneficio ordinario de la sociedad.  En cuanto al tipo de gravamen, es actualmente de 15%.  Los  pagos  realizados  a  sociedades  residentes  en  Letonia  no  están,  por  lo  general,  sujetos  a  retención. Sin embargo, si el perceptor está exento de tributación o disfruta de los beneficios  fiscales otorgados para inversores extranjeros o para las sociedades establecidas en las zonas  económicas especiales o en los puertos libres, se aplican retenciones de entre el 2% y el 15%,  en función de la naturaleza de los pagos.   Incentivos fiscales  Zonas Económicas y puertos libres  Letonia  ha  establecido  dos  zonas  económicas  especiales,  en  el  puerto  de  Liepaja  y  sus  cercanías,  y  en  Rezekne.  Existen  dos  puertos  libres:  Reiga  y  Ventspils.  Los  inversores  que  deseen establecerse en estas zonas deben crear una sociedad especial al efecto. Las ventajas  fiscales otorgadas son las siguientes:   •

La cuota del Impuesto sobre Sociedades se reduce en un 80%.  

Son deducibles  de  la  base  imponible  los  importes  invertidos  en  infraestructuras  localizadas en estas zonas y pertenecientes al Estado y a las entidades locales.  

El Impuesto  sobre  Bienes  Inmuebles  se  reduce  en  un  80%.  Adicionalmente,  las  entidades  locales  pueden  otorgar  una  reducción  del  20%,  con  lo  que  resultaría  una  exención total.  

Las retenciones aplicables a los pagos realizados en favor de sujetos no residentes se  reducen en un 80%, excepto para pagos a residentes en paraísos fiscales.  

En cuanto al IVA, se aplica el tipo de gravamen del 0% a ciertas operaciones.  

Regiones especiales  Las  sociedades  que  operan  en  ciertas  regiones  pueden  beneficiarse  de  amortizaciones  aceleradas,  y  pueden  compensar  sus  bases  imponibles  negativas  durante  los  10  años  siguientes a su obtención.   


Las empresas residentes pueden asimismo deducir el 40% de los importes de las inversiones  que cumplan los siguientes criterios:  •

Que superen el importe de 10 millones de lats (15.435.485 euros).  

Que se  trate  de  una  inversión  en  activos  fijos,  como  edificaciones,  tecnología  y  equipamiento utilizado para el desarrollo de la actividad empresarial.  

La inversión debe ser completada en un plazo máximo de 3 años.    

Régimen de grupos de sociedades  Las sociedades de un mismo grupo pueden compensar entre sí las pérdidas que obtengan. Se  entiende  por  grupo  de  sociedades  el  formado  por  una  sociedad  dominante,  residente  en  Letonia  o  en  un  Estado  con  el  que  Letonia  haya  suscrito  convenio  para  evitar  la  doble  imposición internacional, y sus filiales, que deben ser residentes y participadas en al menos un  90% por la sociedad dominante, por otra de las filiales de aquélla o por una combinación de  ambas.    Distribución de beneficios    La  distribución  de  dividendos  por  entidades  residentes  no  está  sujeta  a  retención  ni  a  tributación  posterior  en  sede  del  socio,  excepto  en  los  casos  en  que  la  sociedad  que  los  distribuye se beneficie de los incentivos fiscales previstos para las zonas económicas especiales  y  los  puertos  libres.  En  ese  caso,  el  perceptor  deberá  tributar  por  esas  rentas  y  podrá  posteriormente aplicarse una deducción para evitar la doble imposición.  Los  dividendos  procedentes  del  exterior  no  se  incluyen  en  la  base  imponible,  a  condición  de  que la sociedad participada no resida en un paraíso fiscal y el perceptor participe en ella en al  menos  un  25%.  En  el  caso  de  que  dichos  requisitos  no  se  cumplan,  se  prevé  un  sistema  de  deducción  por  doble  imposición  internacional,  según  el  cual  es  posible  deducir  la  retención  que haya aplicado el país extranjero en el momento de distribución de las rentas, con el límite  del  impuesto  que  hubiera  debido  pagarse  en  Letonia  por  esos  mismos  ingresos,  calculado  antes de aplicar la deducción.  Si la sociedad participada reside en un país con el que Letonia haya suscrito un tratado para  evitar la doble imposición, que prevea un sistema más beneficioso que el previsto por la norma  interna, es aplicable el tratado.      


Tributación de no residentes    Las empresas no residentes que disponen de un establecimiento permanente en Letonia están  sujetas  al  Impuesto  sobre  Sociedades  por  las  rentas  que  sean  atribuibles  a  dicho  establecimiento, ya hayan sido obtenidas en Letonia o en el extranjero. En el caso de que no se  disponga  de  establecimiento  permanente,  el  no  residente  tributa  sólo  por  ciertas  rentas  abonadas por un residente en Letonia.   Los  dividendos  distribuidos  por  una  empresa  residente  en  Letonia  a  un  residente  en  el  extranjero están sujetos a una retención del 10% de su importe bruto. Los intereses abonados  a personas o entidades extranjeras vinculadas con el pagador letón abonan un withholding tax  del 10%. En el caso de que el pago corresponda a royalties la retención varía entre el 5% y el  15%.  Estas  retenciones  pueden  reducirse  en  el  caso  de  que  país  de  residencia  del  perceptor  haya  suscrito  convenio  con  Letonia.  España  no  ha  suscrito  un  tratado  de  este  tipo,  con  lo  que  los  tipos impositivos aplicables son en todo caso los descritos anteriormente.  En  el  caso  de  pagos  realizados  a  residentes  en  territorios  calificados  por  la  Administración  letona como paraísos fiscales, el pagador debe retener e ingresar un importe igual al 25% del  importe pagado. La Administración exime de la obligación de retener si el pagador prueba que  la  operación  no  se  realizó  con  un  propósito  empresarial,  y  no  con  la  finalidad  de  reducir  la  factura fiscal en Letonia.   Impuesto sobre Bienes Inmuebles  Se trata de un tributo local que grava la propiedad de bienes inmuebles situados en Letonia,  con  independencia  del  país  de  residencia  del  propietario.  Se  prevén  exenciones  para  los  terrenos  sobre  los  que  la  ley  prohíbe  el  ejercicio  de  actividades  económicas,  los  bienes  declarados  monumento  cultural,  los  centros  recreativos  y  estadios  deportivos  y  las  plantaciones forestales.   Los  edificios  cuya  construcción  o  rehabilitación  haya  sido  finalizada  antes  de  enero  de  2001  están exentos durante el año posterior a su puesta en uso.  El  tipo  de  gravamen  aplicable  es  el  1,5%  y  se  aplica  sobre  el  valor  catastral  del  bien.  Las  autoridades locales pueden otorgar deducciones de hasta el 90% de la cuota.  Es importante señalar también que el impuesto pagado es deducible de la cuota del Impuesto  sobre Sociedades, siempre que el bien sea utilizado en la actividad empresarial.       


Impuesto Indirectos  Con  carácter  general,  las  transacciones  comerciales  están  sujetas  al  IVA,  salvo  ciertas  importaciones  en  condiciones  particulares.  El  tipo  de  gravamen  general  es  el  21%,  aunque  existe un tipo reducido del 10% aplicable a determinadas operaciones.   COMERCIO DE EMISIONES  Letonia,  en  cuanto  signataria  del  Protocolo  de  Kioto  puede  beneficiar  del  mecanismo  de  implementación  Conjunta  pues  figura  en  el  Anexo  B  (las  Partes  incluidas  en  el  anexo  I  se  enumeran  en  el  anexo  B  del  Protocolo  de   Kioto),  regulado  en  el  artículo  6  del  Protocolo  de  Kioto, permite que un país del Anexo I de la Convención (países desarrollados y países en vías  de transición a una economía de mercado) pueda invertir en proyectos encaminados a reducir  las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero en otro país del anexo I. Este tipo  de proyectos permitirá una reducción de las emisiones debidas a las fuentes o al aumento de  la absorción por los sumideros.    El país inversor obtendrá unidades de reducción (URE) de emisiones que son descontadas de  las  unidades  de  emisión  asignadas  al  país  receptor.  De  ese  modo  el  país  que  financia  el  proyecto obtiene unidades de reducción a un precio inferior al que le habría costado en su país  de origen y el país receptor se beneficia de las inversiones realizadas en el mismo.  Igualmente  en  cuanto  parte  de  la  Unión  Europea,  Letonia  participa  en  régimen  Europeo  de  Comercio de Emisiones (“EU Emissions Trading Scheme”). El EU ETS es el principal pilar de la  política sobre el clima de la Unión Europea. El esquema comenzó en enero de 2005 con una  primera  fase  de  2005  a  2007  y  una  segunda  fase  que  se  extenderá  de  2008  a  2012  (este  esquema está definido en la Directiva Europea 2003/87/EC).     

Profile for PLANIFICACIONES MUNDIALES SL

Guía del Inversor en Letonia  

Guía del Inversor en Letonia - Energía Eólica - Grupo Planificaciones Mundiales.

Guía del Inversor en Letonia  

Guía del Inversor en Letonia - Energía Eólica - Grupo Planificaciones Mundiales.

Advertisement