Page 5

n televisión sus personajes son gritones, cómicos y muy tiernos. En teatro adquiere otra dimensión, pero sigue siendo el mismo Antonio Molero que ha logrado sonrisas y carcajadas de los espectadores dando vida a Poli en Médico de familia y a Fiti en Los Serrano. Está convencido que los momentos actuales son los más propicios para que la sociedad se recete buenas dosis de entretenimiento, pero los decretos de Rajoy y la subida del IVA en el mundo del espectáculo lo están poniendo difícil: “A mí me están quitando el optimismo”, dice este actor de Toledo que se confiesa un forofo del Athletic, una afición que le inculcó su padre.

formado en el teatro. Es algo que no puedes dejar de hacer. Siempre me preguntan los periodistas qué medio prefiero…

E

El tipo de al lado ha supuesto para usted un reencuentro con Maribel Verdú. Es un reencuentro profesional, porque nunca nos hemos separado; de alguna manera, siempre hemos estado muy en contacto, como amigos. Estar otra vez arriba, juntos en las tablas después de Un dios salvaje, es una delicia.

Siempre ha combinado teatro con otros proyectos, sobre todo televisión, ¿qué más tiene entre manos ahora? Solo teatro. Cuando empecé con esta función era enero y acababa de terminar de grabar una serie para La Sexta, BuenAgente. Me planteé hacer solo teatro y lo que al principio era un deseo ahora es una condición; es lo que hay, son los tiempos en los que estamos.

¿Le agobia no tener otros proyectos? Yo estoy encantado de hacer una sola cosa, de no tener que compaginar el teatro con otros trabajos. Además la realidad es la que manda, y esa realidad dice que se están produciendo cada vez menos cosas en cine y en televisión.

La televisión es el medio que saca las castañas del fuego a los actores, ¿no? Siempre ha sido así y espero que siga siéndolo, pero en estos últimos dos años el trabajo en televisión se ha resentido mucho…

Y no corren buenos tiempos. No, en absoluto. Estamos hablando de lo poco que se está produciendo en televisión y era nuestro salvavidas en muchos casos.

Sin embargo, ustedes, los actores, siempre prefieren el teatro a pesar de ser el medio que menos dinero les da. Realmente es así, y no es porque seamos tontos o no nos importe el dinero. Sobre todo, esto nos ocurre a los que nos hemos 27 de octubre de 2012

¿Y su respuesta es…? Contesto siempre lo mismo: lo único que no podría dejar de hacer es teatro y podría vivir sin la tele y sin el cine perfectamente.

PERSONAL Edad: 44 años (17 de enero de 1968). Lugar de nacimiento: Ajofrín (Toledo). Inicios: Comenzó su andadura profesional en el mundo del teatro clásico. Trabajó con compañías independientes hasta que en 1995 la televisión llamó a su puerta y le ofreció un papel secundario en la exitosa serie de Telecinco Médico de familia. Fue su salto a la popularidad. Esta aventura le duró cuatro años y tras finalizar la producción se enganchó durante uno a 7 vidas. Su perfil gustó a los productores televisivos y dejó de ser el Poli para los espectadores para convertirse en Fiti, uno de los personajes más populares y entrañables de la serie Los Serrano. Dar vida a este peculiar mecánico de coches le llevo cinco años. Recientemente se le ha visto en Águila Roja y en BuenAgente. Teatro: Últimamente es el teatro el que más trabajo le está reportando. Es estos momentos recorre los escenarios con la puesta en escena de El tipo de al lado, donde trabaja junto a Maribel Verdú. También con ella, con Aitana Sánchez Gijón y con Pere Ponce trabajó en Un dios salvaje, una apuesta teatral que superó en 2009 todas las expectativas de éxito. Entre las obras en las que ha participado destacan La tentación vive arriba, No son todo ruiseñores, Cervantes, Tierra de nadie, etc. Cine: El cine también se ha fijado en el actor toledano, que ha participado, entre otras producciones, en El conductor, Se busca fulmontis, El mundo alrededor, Un buen día lo tiene cualquiera, Gente de mala calidad, La daga de Rasputín y Águila Roja, la película.

En teatro los resultados son inmediatos, ¿cómo se vive una función cuando hay muchas butacas vacías? ¿Perciben ustedes desde el escenario la falta de espectadores? Eso lo he visto y no hace tanto tiempo, y se vive fatal. Últimamente, por fortuna, tengo mucho éxito y no nos suele pasar que esté el patio medio vacío.

¿Condiciona la obra? Muchísimo, y si es una comedia mucho más. La gasolina de la comedia es la reacción de público, y como no haya reacciones, uno se viene un poco abajo.

Usted siempre ha sido una persona muy optimista, ¿mantiene ese ánimo ante la situación que vive el sector audiovisual? Me están quitando el optimismo y es una de las cosas que tenía grabada a hierro… Creo que la sociedad nos necesita más que nunca a los cómicos; la moral de la tropa está muy bajita y la gente necesita reírse y entretenerse.

Las risas son más caras desde el 1 de septiembre. Y si cortamos todo eso vamos a podar un árbol que costará mucho que vuelva a florecer. Esa subida del IVA es un error para cualquier sociedad.

¿Cómo se puede salir de una situación así? No lo sé, solo sé hacer reír y no pueden quitarme esa pasión. De verdad, decreto a decreto nos están quitando las ganas de reír. Espero no perder el optimismo y la ilusión por esta profesión.

Siempre le dan papeles relacionados con la comedia, ¿por qué? Y yo que sé, pero estoy encantado. Antes de que sonara la flauta en Médico de familia ya había hecho de todo en teatro: drama, comedia, tragedia... Pero desde que el mundo del audiovisual vino a llamar a mi puerta, no me ofrecen otra cosa. Para mí es una suerte poder hacer reír a la gente.

¿Se ríe mucho? Hasta de mí mismo. No tengo problemas para reírme, si no, no podría afrontar ciertas cosas que hago ahí arriba.

¿Es difícil separarse de un personaje? Cuando empiezas es difícil. Das vueltas al ONGENTE ❘ 5



on271012  

estilo y moda

Advertisement