Page 22

SALUD En busca de sonrisas perfectas AHORA QUE CUIDAR LA IMAGEN ES UNA DE LAS MAYORES PREOCUPACIONES DE LA SOCIEDAD, EL BLANQUEAMIENTO DE LOS DIENTES SE ESTÁ CONVIRTIENDO EN UNA MODA. LA PUBLICIDAD PUEDE SER ENGAÑOSA EN ESTE SENTIDO; POR ESO, DESDE LOS COLEGIOS OFICIALES DE ODONTÓLOGOS SE SEÑALA LA IMPORTANCIA DE ACUDIR A UN ESPECIALISTA. [TEXTO: ELISA JIMENO]

uscar una sonrisa perfecta es uno de los objetivos de la sociedad actual, una sociedad que cada vez está más preocupada por la imagen y la estética. A raíz de esta demanda, cada vez son más los centros no especializados, como las clínicas de estética, en las que no se cuenta con personal odontológico, que ofrecen tratamientos de blanqueamiento dental. Desde el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España (CGCOE) recuerdan que estos tratamientos no son inocuos y que realizados por no especialistas pueden tener consecuencias para los pacientes tales como “quemaduras y alteraciones en las mucosas o en la

B

EL MÉTODO, PASO A PASO 1- Revisión. En la primera sesión, el odontólogo debe comprobar que la boca está sana, que no hay puntos infecciosos y que las encías están bien. 2- Precauciones. Hay que proteger las encías, porque el gel empleado puede afectar y quemarlas. Lo mismo con los ojos: es necesario usar gafas para protegerlos de las lámparas que utilizan los dentistas durante su trabajo. 3- El tratamiento. Se coloca el gel sobre los dientes y se activa con unas lámparas. Tras esa primera cita ya se aprecian los primeros signos de blanqueamiento. 4- En casa. Después, el tratamiento se continúa en casa. El paciente se lleva unas férulas en las que colocará gel con una concentración similar y deberá llevarlas puestas durante una hora durante varios días. 5- Por partes. Es recomendable primero realizarlo en la parte superior de los dientes, para contemplar la evolución. Una vez se está satisfecho, se aplica a los dientes de abajo.

 Unos dientes blancos, además de síntoma de salud, son estéticamente muy bonitos.

sensibilidad dental”. En este sentido, hay que señalar que aunque se habla de tratamientos de estética, el blanqueamiento es en realidad un tratamiento que se diagnostica a ciertas patologías. “Hay personas que siendo niños tomaron antibióticos como son las tetraciclinas, que provocan con el tiempo tonalidades grises y marrones en los dientes. En esos casos, más que un tema estético es una patología que hay que tratar por un especialista”, señala el odontólogo Óscar Pezonaga. Por eso, para empezar conviene hacer una distinción en el tipo de pigmentaciones. Aparte de las producidas por tetraciclinas, hay otras más superficiales que provocan alimentos como el café y las verduras. También el tabaco puede afectar, así como la acidez de la saliva. En estos casos, el color se puede retirar con una limpieza en la consulta. “Por otro lado, con el paso de los años, los dientes también se pueden pigmentar porque son permeables y a través de los túbulos dentinales se pueden retener pigmentos que hagan que el diente se oscurezca”, añade Pezonaga. En este caso no sirve hacer una limpieza, sino que es necesario un agente que penetre en el diente y lo blanquee.

NORMATIVA Hasta hace no mucho tiempo la normativa sobre los productos para blanquear los dientes era escasa, pero en septiembre de 2011 la Unión Europea acordó una directiva que indica que el uso de estos productos en cantidades en las que son “realmente efectivos” esté reservado solo a profesionales odontológicos. El producto que se necesita emplear es el peróxido de hidrógeno, y dice la normativa que el uso de blanqueadores dentales que contengan a partir del 0,1% de este producto tiene que estar supervisado por un dentista, lo que implica la realización de un examen clínico previo para garantizar que no existen factores de riesgo o cualquier otra patología bucal. “Las concentraciones inferiores a un 0,1% son tratamientos cosméticos, que es lo que ahora está proliferando en los centros de estética. El problema es que mucha gente acude a estos centros atraída por las publicidades y resulta que no consiguen resultados”, concluye Pezonaga.

on271012  

estilo y moda

Advertisement