Page 15

coser... El modisto es el artesano que hace la pieza entera él mismo.

¿Y el diseñador? Como lo dice la palabra, es el que diseña y marca tendencias.

¿Qué hay en el mercado, más modistos o más diseñadores? Hay de todo. El modisto tiende a estar más en su atelier, con sus clientas; el diseñador está más enfocado a otras cosas. El modisto personaliza y el otro marca tendencias y produce. El modisto conoce las necesidades de la mujer.

Y también conocerá muchos secretos de sus clientas. Muchos, porque te cuentan muchos secretos...

Entre puntada y puntada... Hay muchas confidencias y también te puedo decir que el trato con las clientas te da muchos conocimientos.

¿Psicología? Sí, hay que ilusionar. Según entra la persona tienes que observarla y hacerte una fotografía de ella. Tienes que dialogar y hacer como una especie de psicoanálisis 5 de mayo de 2012

para ver lo que le va mejor. Colores, necesidades, gustos, forma de ser... Con todo eso vas construyendo un producto. Lo que quiero conseguir de cada clienta es que cuando salga de aquí se sienta ella misma, que no pierda su personalidad. Es cuestión de mejorar, no de cambiar.

La estética actual aboca a modelos de mujer muy delgadas, ¿qué pasa con el resto? Cuando mi mujer se queja de que está gorda, le digo: No te preocupes que para eso está el modisto, para eso estoy yo. La ilusión de mi vida es acertar con esas personas que se quejan de los kilos de más que se ven.

Se le considera el modisto de la alta sociedad bilbaína, de la alta sociedad vasca. Y estoy orgulloso de ello. Me siento tan identificado con este país que me da pereza moverme. He tenido la suerte de que gentes de las instituciones, por ejemplo Gloria Urtiaga, hayan confiado en mí. Hubo un tiempo en el que vestía a la mujer del alcalde de Bilbao, a la mujer del Diputado general, a la del lehendakari... Vestía

a las mujeres de las tres autoridades más importantes de este país. Y le hice el traje de novia a Nagore, la hija de José Antonio Ardanza.

¿Alguna clienta de fuera de Euskadi? Claro. Le hice el traje de madrina a Sonsoles Díez de Rivera (fue conocida como la musa de la Transición). Balenciaga le había hecho el traje de comunión y el de la boda...

¿Qué opina de Balenciaga? Me parece el mejor modisto del mundo. Yo respeto mucho a los modistos de aquella época. Ahora, el mundo de la moda se ha convertido en un espectáculo. A nivel de firmas importantes es una máquina de hacer dinero. La moda hoy es una empresa y como empresa necesita espectáculo. Las grandes casas cayeron en manos de empresarios que les han dado otro aire diferente.

¿Es un cambio a peor? No soy quién para juzgar eso, pero sí se ha perdido esa esencia del modisto personalizado. Hubo una época en la que las revistas y la prensa en general no entraba en los desfiles; se les mandaba las fotos y la información. Eran desfiles solo para clientas. ONGENTE ❘ 15

on050512  

Estilo y moda

on050512  

Estilo y moda

Advertisement