Page 10

corazón

[TEXTO: KARMELE IZAGUIRRE]

THYSSEN CONTRA THYSSEN (1) BLANCA CUESTA Y BORJA THYSSEN ESTÁN DE NUEVO EMBARAZADOS. ASÍ LO HAN ANUNCIADO MEDIANTE UN COMUNICADO AL MUNDO Y A LA BARONESA, CON LA QUE TIENEN LA MISMA RELACIÓN QUE MATAMOROS CON SU PELUQUERO. MIENTRAS EL ARISTÓCRATA CON ASPECTO DE POLIGONERO SE DEDICA A REPOBLAR LA TIERRA, CARMEN CERVERA SE PASEA POR LA VIDA TAN SOLA COMO EL ÚNICO TESTÍCULO DEL DICTADOR FRANCO. orja Thyssen y Blanca Cuesta van a ser aitas de nuevo el otoño que viene, y están tan felices que según fuentes cercanas podrían incluso ponerse a trabajar para celebrarlo. Van a por la niña después de dos varones con los que Carmen Cervera mantiene menos relación que Elsa Pataky con su presunto talento artístico, por lo que no es de extrañar que se haya enterado por la prensa de que va a ser abuela por tercera vez. Lo que debería ser una buena noticia –un motivo de júbilo, como el de El Puma cuando luce orgulloso esa cascada de pelo en pecho que se derrama a través de sus cadenones de oro– va a ser otra causa de controversia familiar. Blanca, su nuera y enemiga pública número uno, luce victoriosa su incipiente embarazo, símbolo de su triunfo absoluto sobre una suegra que dejaría a la altura del betún a la mismísima Angela Channing. Borja ha formado su propia familia, mientras que la que le parió sabe de sus evoluciones a través de los medios y sigue sin conocer a sus nietos. Este desencuentro entre madre e hijo, otrora impensable, deflagró como la bragueta de Paquirrín ante un saco de silicona cuando Borjota decidió casarse con Blanca Cuesta. Tita intentó impedir el enlace a toda costa; al enterarse de los planes de casorio de su pequeño del alma intentó abortar el enlace por las buenas, y fue tras fracasar esta estrategia cuando contrató hordas de detectives en busca de la llave del escándalo que cerrara la relación.

B

10 ❘ GENTEON

Obviamente no lo logró, y desesperada, sufrió lo indecible al ver cómo Blanca y los pechos que ella misma le regaló cuando creía que su noviazgo quedaría en encoñamiento, ganaban la batalla. Borja tuvo que casarse con una periodista como madrina, de noche cerrada y escondido para proteger una millonaria exclusiva, mientras los fotógrafos aporreaban la puerta de la iglesia en la que se celebró la ceremonia con el fin de aguarles el negocio. Desde entonces la guerra de Carmen contra su nuera es tan cruenta como la eterna lucha de la Preysler contra el paso del tiempo, conflicto que de momento la baronesa tiene igual de perdido que Isabel.

 La baronesa Thyssen, en permanente lucha...

THYSSEN CONTRA THYSSEN (Y 2) TITA CERVERA ESTÁ SOLA. ESTOS DÍAS SE PASEA POR EL MUNDO NOSTÁLGICA, CUANDO SE ACABA DE CONMEMORAR EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL BARÓN THYSSEN, AQUEL ANCIANO COLORADOTE QUE LA ELEVÓ AL OLIMPO DE LOS MULTIMILLONARIOS DESPUÉS DE PALIAR SUS MONUMENTALES RESACAS DURANTE LOS 16 AÑOS QUE DURÓ EL MATRIMONIO. s precisamente la herencia por la que Carmen peleó con la misma garra con que la Obregón pugna por el chulazo de turno, ese maldito legado Thyssen por el que hizo esfuerzos sobrehumanos, el que la ha separado

E

de su hijo Borja, la persona a la que más ha querido nunca, por la que tragó bilis durante años. Y le da la espalda precisamente por los cuadros y los millones de euros que ella logró para su retoño con el sudor de su frente. Tita se apoya en sus mellizas Carmen y Sabina, unas niñas para las que contrata una educación renacentista y que cono-

on050512  

Estilo y moda

on050512  

Estilo y moda

Advertisement