Issuu on Google+

En la ley para los discapacitados, se contempla explícitamente la protección que brinda el sistema judicial a estas personas cuando son objeto de burlas o maltratos por su condición de discapacidad, condenando cualquier tipo de violaciones a sus derechos y a su integridad como seres humanos. Otro aspecto repudiado en esta ley es el abandono que puedan llegar a sufrir las personas con alguna clase de discapacidad por parte de sus familias. No es un secreto para nadie que una gran porción de hombre y mujeres con diversidad funcional son abandonados por sus familias debido a diferentes causas, cada una de ellas injustificables de cualquier manera, porque estas personas, aunque sean diferentes del resto, siguen teniendo necesidades, y además de esto, pueden seguir siendo de utilidad para la sociedad.

En esta ley, se expresa que los familiares de las personas con discapacidades estan obligadas a tomar responsabilidad sobre estas. La responsabilidad recae sobre ascendientes y descendientes hasta el segundo grado de consanguinidad, y sobre los parientes colaterales hasta el tercer grado de consanguinidad, siendo los primeros padres, abuelos, hijos y nietos, y los segundos hermanos, tíos, y primos. Estos deben encargarse de las necesidades básicas de la persona, así como lo es la comida, la vestimenta, el aseo, la vivienda, los servicios médicos, la recreación y el esparcimiento y las demás necesidades de carácter social y psicológico. El cuidado de las personas discapacitadas debe ser realizado en el seno familiar, en un ambiente amoroso, donde se respete la dignidad y la calidad de vida del individuo, ya que ellos siguen siendo seres humanos independientemente de su nivel de discapacidad, y por lo tanto deben ser tratados con todo el cariño y el respeto que se merecen, exactamente igual a como se trataría a un miembro más de la familia.


Artículo revista ejercicio legal ing