Issuu on Google+

EL LIBERALISMO DURANTE EL REINADO DE ISABEL II


Página |1

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN. Página 2.

1. CONSOLIDACIÓN DE LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA. -1.1. SOBERANÍA NACIONAL, DIVISIÓN DE PODERES, SUFRAGIO Y PLURALISMO POLÍTICO. Página 3. -1.2. Constitutuciones. - Estatuto real, 1837, 1845 y 1856. Página 4. -1.3. La consolidación del pluralismo político. Página 5. -1.4. Cambios económicos. Página 5, 6 y 7. -1.5. Cambios administrativos. Página 7. -1.6. La debilidad del poder político. Página 7.

2. EVOLUCIÓN POLÍTICA. -2.1. Las regencias de 1833-1844. Páginas 8 y 9. -2.2. La constitución de 1837. Páginas 9 y 10. -2.3. REGENCIA DE Mª CRISTINA DE BORBÓN. Páginas 11 y 12. -2.4. Regencia de Espartero. Páginas 12 y 13. -2.5. La mayoría de edad de la reina Isabel II. Páginas 13 y 14.

CONCLUSIONES. Página 15.

EL CAMBIO EN LAS ARTES EN LA ÉPOCA ISABELINA. Páginas 15 y 16.


Página |2

INTRODUCCIÓN El liberalismo durante el reinado de la hija y sucesora de Fernando VII se caracteriza por:

ESPARTERO

La creación y consolidación del estado liberal (consolidación de la monarquía parlamentaria y del pluralismo político). Liberalismo censitario.Contexto histórico-. Guerra de la Independencia, Cortes de Cádiz, Fernando VII y Guerras carlistas. Las causas de estos cambios fueron causas superficiales tales como el conflicto sucesorio (provocado por los carlistas, que apoyaban a Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII y por los que apoyaban a Isabel II), y las causas profundas (lucha entre el Antiguo y Nuevo Régimen). Dentro del conflicto sucesorio, que como se nombra anteriormente se produjo entre carlistas e isabelinos, encontramos la ideología carlista que triunfó en el mundo rural, sobre todo, en País Vasco-Navarra, Aragón, Cataluña y el maestrazgo valenciano y cuyas bases sociales fueron el campesinado, artesanado, bajo clero y baja nobleza y defendían a Dios, a la Patria, al Rey Las fases de la primera guerra carlista son las siguientes: Primera fase (1833-1835). Protagonismo carlista liderado por el general Zumalacarregui. Segunda fase (1835-1837). Grandes cabalgatas y la guerra de guerrillas, lideradas por los generales Espartero, Maroto y Cabrera. Tercera fase (1837-1840). Se producen escisiones internas carlistas y se produce así el triunfo de Isabel II.

Baldomero Espartero, por José Casado del Alisal (1872). Palacio de las Cortes, Madrid.

Joaquín Baldomero FernándezEspartero Álvarez de Toro ( Granátula de Calatrava, 21 de febrero de 1793Logroño, 8 de enero de 1879), conocido generalmente como Baldomero Espartero, fue un militar español que ostentó los títulos de príncipe de Vergara, duque de la Victoria, duque de Morella, conde de Luchana y vizconde de Banderas, todos ellos en recompensa por su labor en el campo de batalla, en especial en la Primera Guerra Carlista, donde su dirección del Ejército isabelino o cristino fue de vital importancia para la victoria final. Además, ejerció el cargo de virrey de Navarra (1836).


Página |3

1. CONSOLIDACIÓN DE LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA

1.1-SOBERANÍA NACIONAL, DIVISIÓN DE PODERES, SUFRAGIO Y PLURALISMO POLÍTICO. Soberanía nacional: Autoridad que reside en el pueblo a través de los órganos que lo representan. "en los sistemas democráticos, la soberanía personal del monarca se ha cambiado en soberanía nacional o del pueblo" División de poderes: es un orden y distribución de las funciones del Estado, en la cual la titularidad de cada una de ellas es confiada a un órgano u organismo público distinto. Junto a la consagración constitucional de los derechos fundamentales, es uno de los principios que caracterizan el Estado de Derecho moderno. La teoría de la separación de poderes se acuña en la obra de Montesquieu. Sufragio: Elección mediante votación de una opción entre varias.

Pluralismo político: El pluralismo político o teoría pluralista del Estado estipula que, en la participación representativa, existen varias élites compitiendo por obtener el poder político. Su principal ideólogo es Robert Dahl. El pluralismo político constituye una variedad de opciones políticas libremente articuladas en grupos. La Constitución Española proclama el pluralismo político, junto a la libertad, la justicia y la igualdad, como uno de los valores superiores del ordenamiento que propugna el Estado social y democrático de Derecho en que se constituye España. Los partidos políticos expresan el pluralismo político.

1.2Constitutuciones.- Estatuto real, 1837, 1845 y 1856:


Página |4

*1837. Aunque no recogía todos los principios de la constitución de 1812, se trataba de un texto constitucional de carácter progresista. Tenía como principios generales: -Soberanía compartida. -Declaración de los derechos individuales. -Bicameralismo, compuesto por un Congreso de los Diputados (cuyos diputados eran elegidos por sufragio directo) y por un Senado. El Senado tenía carácter electivo y constituía la cámara alta. -Establece la religión católica como oficial y profesada por todos los españoles. -Libertad de imprenta. -El monarca posee el poder ejecutivo, tiene la capacidad de sancionar leyes, disolver las cámaras y nombra y/o cesa a los ministros.

*1845: Esta constitución se basó en supuestos doctrinales totalmente opuestos a los de la constitución de 1837. Sus principios generales son: -Se concibe la soberanía como una sola conjunta entre el monarca y las cortes. -Se robustece la autoridad de la ley. -El sufragio es de carácter restringido, se eleva el censo a 400 reales. -El senado se organiza como cámara aristocrática de designación regia entre individuos que reúnen una serie de características económicas. -Se eleva el tiempo de mandato de 3 a 5 años en el congreso. -Desaparece la milicia nacional. -Establece la religión católica como la oficial dentro del estado español, aunque no prohíbe el ejercicio de otra religión. -Se modifica la legislación sobre ayuntamientos, se eligen a los concejales pero no al alcalde.

*1856 ( NON NATA ): Surge a raíz del miedo de Isabel II a causa de las revueltas populares de 1854. Para realizarla convocó al general Espartero y al general O´Donnell en 1855 para realizarla y prepararla para el año siguiente. Nunca llegó a estar vigente, por eso es llamada non nata.


Página |5

1.3. CONSOLIDACIÓN DEL PLURALISMO POLÍTICO.

MENDIZÁBAL

La división del liberalismo que ya apareció en el trienio liberal, se consolida y se amplia. Al partido moderado y progresista - los dos más importantes, se les une el Demócrata, la Unión Liberal y la primeras formulaciones del republicanismo. No obstante, existe un marcado predominio del partido moderado o conservador.

1.4. CAMBIOS ECOÑÓMICOS. La política económica es llevada a cabo fundamentalmente por gobiernos progresistas. Dentro de estas disposiciones legislativas cabe destacar todo el proceso desamortizador de la tierra, la supresión del régimen señorial y los gremios, la ley de ferrocarriles, la Ley de Sociedades Bancarias y Crediticias, etc. La desamortización de Mendizábal en 1836 que se centró en bienes eclesiásticos regulares en su mayoría para conseguir créditos del exterior y financiar el ejército “liberal”. Dicha reforma alimentó la guerra civil instigada por los Carlistas. En 1855 la llamada Desamortización de Madoz fue la más grande importante de la época ya que duró hasta finales de siglo. Esta vez afectó a bienes municipales del clero, la instrucción pública, la Beneficencia y la Corona además del clero secular. Las consecuencias del proceso de las desamortizaciones durante el siglo pueden resumirse en las siguientes:

-El liberalismo se granjeó la enemistad total de la Iglesia amenazada por dichas desamortizaciones desde 1810.

Juan Álvarez de Mendizábal

Juan de Dios Álvarez Mendizábal, nacido Álvarez Méndez (Chiclana de la Frontera, Cádiz, 25 de febrero de 1790 - Madrid, 3 de noviembre de 1853), fue un político liberal y hombre de negocios español. De origen relativamente humilde, se convirtió en el principal protagonista de la Revolución liberal española.

Mendizábal, que había tomado parte en el Trienio Liberal, se encontraba exiliado en Londres antes de formar gobierno para la Regente Mª Cristina.

Fue destituido un año más tarde por parte de Mª Cristina que opinó que dicho gobierno caminaba por las sendas del “radicalismo liberal”(para la época).


Página |6

-La población rural y que vivía de la agricultura (la casi totalidad de la sociedad española), también se vio afectada por la “privatización” de terrenos a los que estaban vinculados y en ese momento, quedaban a merced de los nuevos propietarios que podían fijar los precios del arrendamiento de tierras y sus condiciones además de introducir nuevas prácticas de explotación... muchas familias campesinas fueron incapaces de afrontar dichos gastos con las cosechas y quedaron desalojadas de las tierras que habían estado cultivando sus antepasados.

-Estos perjuicios unidos a otros relacionados con el sistema liberal dieron lugar a una unión clerical-campesinaabsolutista que se unieron a los Carlistas para luchar contra el liberalismo frente a la burguesía... la división social estaba servida. Ley de Ferrocarriles Españoles: A raíz de la aprobación de la Ley de Ferrocarriles de 1855, el "gobierno largo" de O'Donnell dio un gran impulso a la construcción de la red ferroviaria española. El 18 de agosto de 1854 el consejo de Ministros decreta la creación de un comité de expertos para estudiar una Ley de Ferrocarriles. Esta primera ley, aprobada con fecha 3 de junio de 1855, reinando Isabel II, fue llamada Ley General de Caminos de Hierro. Consta de IX capítulos con 49 artículos en los que se regulan aspectos y normas. Con la Ley de Ferrocarriles se declaró normativo en España un ancho de vía superior al europeo.


Página |7

El ferrocarril fue la gran oportunidad perdida por la siderurgia española. La importancia de hierros libres de aranceles establecida por la Ley de 1855 hizo que las empresas se proveyesen en el extranjero. Probablemente la siderurgia española de entonces no estaba en condiciones de haber podido atender este reto.

Mª CRISTINA

1.5. CAMBIOS ADMINISTRATIVOS. Las reformas administrativas son llevadas a cabo por gobiernos conservadores, destacando la centralización del estado con la división provincial de Javier de Burgos y la creación de la figura de los gobernadores civiles y militares, la reforma de la Hacienda Pública (refundiendo la multiplicidad de impuestos en sólo cuatro) la aprobación del Código Penal, la firma del Concordato con la Santa Sede, la creación de la Guardia Civil, cuerpo armado de carácter conservador, rural y pseudo militar, en contraposición del carácter progresista y urbano de la milicia nacional, la organización de la Instrucción pública, asumiendo el Estado la obligación de la enseñanza como asunto público.

1.6. DEBILIDAD DEL PODER POLÍTICO.

Mª CRISTINA DE BORBÓN-DOS SICILIAS

María Cristina de Borbón-Dos Sicilias (Palermo, 27 de abril de 1806 - Sainte-Adresse, 22 de agosto de 1878) fue reina consorte de España por su matrimonio con Fernando VII en 1829 y regente del Reino entre 1833 y 1840, durante una parte de la minoría de edad de su hija Isabel.

Está consolidación del estado liberal se hace con muchas dificultades y superando muchos obstáculos que imponían las viejas fuerzas tradicionales. Una de las características del reinado de Isabel II (y de toda la historia contemporánea de España) va a ser el protagonismo militar; protagonismo militar que viene dado no solo por el hecho de que los cambios de gobierno se produjesen a raíz de pronunciamientos militares, sino también por la presencia de militares como líderes de los partidos políticos. Este protagonismo militar viene dado no solo por la debilidad del poder político civil y en el contexto de las dificultades de implantación del nuevo régimen, sino también motivado por la importancia de las guerras en este periodo, que hizo subir la influencia de los militares y creo una peligrosa macrocefalia militar.

2. EVOLUCIÓN POLÍTICA


Página |8

2.1. Las regencias de 1833-1844 En 1833, tras la muerte de Fernando VII, su esposa, María Cristina de Borbón, es regente durante la minoría de edad de su hija Isabel. A pesar de que no se identificaba con el liberalismo la regente María Cristina configuró el liberalismo como la única fuerza capaz de mantenerla al trono. Esta llamó a Martínez de la Rosa, un liberal moderado, para formar un gobierno, el cual, pueda hacer frente al Carlismo. Martínez de la Rosa emprendió una serie de reformas modernistas como por ejemplo “el Estatuto Real” de 1834. Se trata de una carta otorgada, concebida por la regente y en la cual conceden algunas reformas: Se establecieron unas cortes bicamerales formadas por la cámara de Próceres, estaba constituida por los grades de España y otros designados por el monarca, y la cámara de Procuradores elegida por un sufragio censitario muy restringido, pues, solo podían votar los hombres mayores de 30 años y con una renta superior a 12.000 reales anuales. Estas cámaras tenían funciones muy limitadas, pues necesitaban el consentimiento del rey (derecho de veto).

La corte de los liberales: La insuficiencia de las reformas de Martínez de la Rosa, en un conflicto de la guerra civil carlista, hizo que los liberales se separasen en dos grupos: Los moderados y los progresistas. La guerra culminó con la división del liberalismo español, iniciada en el trienio liberal. Los liberales progresistas mantendrán el siguiente ideario hasta 1868: •Limitación del poder de la corona. •Aplicación de los sistemas liberales. •Defensores de las reformas radicales como por ejemplo las desamortizaciones. •Sufragio censitario más ampliado. •Elección de alcaldes y concejales en los ayuntamientos. •Liberalismo económico y reducción de la protección tributaria. •La legión nacional como defensor de las libertades. Los progresistas se concentraron en las clases medias urbanas.


Página |9

Sus principales dirigentes fueron Espartero, Mendizábal, Madoz, Olózaga y Prim. Durante la regencia de María Cristina y el reinado de su hija solo estuvieron al poder en unos cortos periodos, también conocido como el Bienio progresista. Lo mejor de su programa fue la constitución de 1837. El partido demócrata defendía el sufragio universal, la asistencia social estatal y una amplía libertad. Los liberales moderados plantearon un programa más conservador: •El poder del rey se fortalece y se obstaculizan las libertades. •Rechazan las reformas que pusieran en peligro sus propiedades. •El sufragio censitario restringido. •Elección de los ayuntamientos por el gobierno central. •Supresión de la legión nacional. Este programa se concretó en la constitución de 1845. Su apoyo era residido en las clases altas del país. Sus principales dirigentes fueron Martínez de la Rosa, el general Narváez y Alejandro Mon.

2.2. La constitución de 1837. En el contexto de la guerra civil, tuvo lugar “la sargentada de la granja” en 1836; consistió en que los sargentos de la guardia real obligaron a la reina regente suspender el estatuto real y implantar la constitución de 1812. María Cristina tuvo que llamar a los progresistas con Mendizábar. Una vez en el poder, para los moderados era inaceptable la constitución de 1812, por lo que , iniciaron una reforma de la constitución de Cádiz. Estas fueran las nuevas características de la constitución: •Se establecía el principio de la soberanía nacional. •El Estado se organizaba según la separación de poderes:


P á g i n a | 10

-Las cortes bicamerales:Congreso de los diputados y Senado. -Las leyes eran aprobadas por ambas cámaras. -Poder ejecutivo: El Rey. -El rey tenía otros poderes.

•Se recogían distintos derechos individuales y libertad de imprenta. •El Estado subvencionaba al clero expropiado con las desamortizaciones. En 1837, se aprobó una ley electoral que estableció el voto censitario masculino. Consistía en: Solo los mayores contribuyentes y los varones de diferente nivel intelectual podían votar. Un total de 240.000 varones mayores de 25 años, 1/58 de la población y, aun así, los fraudes electorales eran normales. El exilio de María Cristina y el fracaso de Espartero María Cristina se vio obligada a exiliarse tanto por motivos personales como por oponerse a la ley de ayuntamientos de 1840. Tras su exilio, se nombró al general Espartero como nuevo regente (1841-1843). En su regencia, se aceleró la desamortización de los bienes eclesiásticos y se recortaron los fueros vascos-navarros. Tras el acuerdo con Inglaterra engendró grandes protestas en Barcelona, las protestas fueron reprimidas duramente. Y tras el bombardeo de la ciudad, hizo que Espartero perdiera su popularidad, y junto con la sublevación militar de los moderados y algunos progresistas, pusieron fin a la regencia de Espartero. Para salir del paso las nuevas autoridades aceleraron la coronación de Isabel II, pese a que solo tenía 14 años.

2.3. REGENCIA DE Mª CRISTINA DE BORBÓN.


P á g i n a | 11

La transición: Durante los primeros años, en tiempos de incertidumbre, de transición del absolutismo al liberalismo. Esta transición está motivada por la guerra carlista, ya que Mª Cristina y los liberales se apoyaron mutuamente para hacer frete a los carlistas. En esta trama Martínez de la Rosa aporta la creación del Estatuto Real ( el 16 de abril de 1834), que sustituía la constitución gaditana. Este Estatuto ha sido también nombrado por algunos historiados como Constitución otorgada. Este Estatuto está constituido por cinco títulos y cincuenta artículos, este establece la reunión de las cortes en dos cámaras ( el estamento de Próceres, es el actual senado; y el estamento de procuradores, actual congreso de diputados). Tanto a los conservadores como a los liberadores no les convence este Estatuto y además, Martínez de la Rosa se debe enfrentar a los Carlistas. Otro liberal colaborador en la transición hacia el liberalismo es José María Queipo de Llano, conde de Toreno, pero este es sustituido por Mendizábal a causa de su impotencia a los desórdenes públicos. Mendizábal pasará a la historia por las desamortizaciones de los bienes eclesiásticos y la disolución de las órdenes religiosas, menos las hospitalarias, que realizó. Éste, a su vez, realiza un discurso con el que propone tres proyectos de ley a los progresistas: •Las institucionalidad de la prensa libre. •La responsabilidad ministerial y la reforma electoral. En 1837, se aprueba la nueva ley electora, la cual crea un debate entre los partidarios de un sufragio directo y un sufragio indirecto. La revolución de 1836. El triunfo del liberalismo La revolución de los sargentos reales tuvo lugar el 12 de Agosto de 1836, estos querían que se instaurara la pepa, la constitución de 1812. Por lo que, fueron al palacio de la granja donde estaba la reina pasando el verano para hacer que Ma Cristina firmase para la restauración de la constitución de 1812 y del estatuto real


P á g i n a | 12

de 1834 , sino se instauraba los sargentos reales amenazaron a la reina regente con matar a su amante( Muñoz). Al parecer la reina se sintió presionada por su propia guardia real y sin pensárselo, restauró la constitución de 1812. Mendizábal fue restablecido a Ministro de Hacienda y es nombrado presidente del consejo el progresista liberal José María calatrava. Los progresistas, alrededor a Mendizábal, no aceptaron los resultados de las urnas en las elecciones generales de 1836. Se manifestaron mediante la sublevación ante el posible pacto entre los moderados y los carlistas por lo que destruyen el marco del Estatuto real y Mendizábal excito al pronunciamiento militar. Este golpe de Estado llevó a la constitución de 1837, la cual, planteaba un sistema de soberanía nacional, constitucional y parlamentario del mismo estilo europeo que existía hasta entonces, reconocía la soberanía popular, que tenía la declaración de los derechos individuales, establecía la libertad de imprenta, una tolerancia en la religión... La constitución de 1837 estaba inspirada en los principios de la constitución de 1812; trasladó esta declaración a la introducción, dejándolo fuera de lo constitucional. La constitución hizo que los poderes se dividiesen y, las cortes y el gobierno pudiesen trabajar juntos. Esta recogida tanto los derechos humanos como la libertad humana igualitariamente. Y sobre todo lo que sobresalía era la autonomía frente al Rey de las cortes. En las medidas legislativas la más destacada fue la de Mendizábar, primer ministro progresista y de ideales ingleses. A partir de aquí, comenzó una lucha entre los moderados y los exaltados, la cual acabó con la victoria de Espartero y los progresistas. La reina regente se exilió en París. Tras este exilio, Espartero pasa a ser nuevo regente en 1840.

2.4. REGENCIA DE ESPARTERO Tras haber obligado a la reina dimitir del gabinete y anular la ley municipal, Espartero es elegido como nuevo regente por obtener 179 votos frente a Agustín Argüelles que obtuvo 103 votos. Durante su regencia tiene cuatro elecciones; en 9 de julio de 1841 se aprueba la nueva ley arancelaria, que ayuda a flexibilizar al comercio. La noche del 7 de octubre de 1841, se produce un asalto en el palacio real por los generales Diego de león, Concha y Pezuela, que pretenden secuestrar a la reina niña Isabel, sus tropas fueron frenadas por el coronel Domingo Dulce, el terrateniente coronel


P á g i n a | 13

Barrientos, los tenientes Diaz y Zapata y los alabarderos. Este golpe fracaso gracias a la rápida intervención de Espartero.

ISABEL II

El 15 de octubre de 1841 el general Domingo de León fue fusilado. Se guardaron los retratos de los que defendieron el Palacio real. En la sesión parlamentaria del 20 de Mayo de 1843, se produce la ruptura entre el gobierno y las cortes. Espartero disuelve el congreso el 26 de Mayo de 1843. En la sesión del 10 de noviembre de 1843, la reina Isabel II garantiza la constitución de 1837, declarándose su mayoría de edad.

2.5. La mayoría de edad de la reina Isabel II. La década moderada (1844-54) Narváez va a jugar un papel importancia en esta etapa y se hará con el poder. La Constitución de 1845: Aunque esté basada en la constitución de 1837, la del 45 es menos conservadora que la del 37. Lo característico de esta constitución son el poder del rey, el estado confesional establecido y el sufragio censitario que es más acentuado que la del 37. El senado es eterno, se mantienen las mismas libertades de la constitución de 1837. Las medidas legislativas moderadas o conservadores: Para estos las reformas administrativas eran un requisito primordial para un buen gobierno; defienden un Estado centralizado y jerárquico, de ideales franceses.

ISABEL II Y SU HIJA

Isabel II de España, llamada «la de los Tristes Destinos» o «la Reina Castiza» (Madrid, 10 de octubre de 1830-París, 9 de abril de 1904) , 1 fue reina de España entre 1833 y 1868, gracias a la derogación del Reglamento de sucesión de 1713 (comúnmente denominado «Ley Sálica» aunque, técnicamente, no lo fuera) a por medio de la Pragmática Sanción de 1830. Esto provocó la insurgencia del infante Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII y tío de Isabel II, quien, apoyado por los grupos absolutistas (los denominados «carlistas») ya había intentado proclamarse rey durante la agonía de Fernando.

En 1834, se consolida el centralismo con la división provincial de Javier de burgos. Se realiza una reforma Hacienda, se establece la educación pública con la ley de moyano, se crea la guardia civil y se firma el concordato con la santa sede para así, restituir las relaciones con la Iglesia. Participamos en la segunda guerra Carlista, y esta vez con el protagonismo de Cabrera; en los progresistas se muestra una separación, el partido demócrata. El bienio Progresista (1854-56)


P á g i n a | 14

En 1854, O´Donell aprovecha la inestabilidad política para dar un golpe de Estado, la “Vicalvarada”. Los progresistas llegan al poder con el intérprete Espartero, caudillo de los progresistas y O´Donell de la unión liberal. Estos necesitan hacer pronunciamos para así, poder llegar al poder, porque el poder de los conservadores era demasiado abrumador. Estos crean la constitución de 1856, era no promulgada. Esta era progresista, las dos cámaras eran electorales, una soberanía incompartida, la corona sostenía un un poder ilimitado, los derechos son mas absolutos y se aprecian las elecciones municipales y la legión militar. Las decisiones legislativas más importantes contienen un carácter económico, como la desamortización de Madoz que fue utilizada para obtener más dinero para el ferrocarril. La inestabilidad política provoca las huelgas obreras españolas y O´Donell se pasa al conservadurismo.

La vuelta conservadurismo

al

Volvemos a la constitución de 1845, ya que al final no se aplica la constitución de 1856. La importancia caerá en Narváez, del partido conservador y O´Donell de la unión liberal. Dos años después, O´Donell pasará a ser el restaurador del régimen que destruirá. Los tres primeros mandatos del gobierno son significativas; la restauración de 1845, la disolución de la legión nacional y la supresión de la autonomía municipal. En la política exterior resalta el conflicto contra marruecos; en 1859 se le es declarada la guerra y esta termina con la victoria de España. Prim pasará a ser un mito gracias a la paz de Wad-ras, de la que se ocupó Tetun. Durante esta época hubo una estabilidad, la cual fue destruida en 1865 donde vuelven a unirse la crisis económica y política. Con el pacto de Ostende, se decide que la reina Sabe II abandoné España y reclamar una asamblea legislativa por sufragio universal. En 1868 se ocasiona la Gloriosa.


P á g i n a | 15

CONCLUSIONES Con la muerte de Fernando VII, el Antiguo Régimen llega a su fin y comienza a construirse el Nuevo Régimen. Este, se estabilizó durante el reinado de Isabel II y se comenzó a formar y crear el Estado Liberal, desde la consolidación de la monarquía hasta los cambios económicos y administrativos, pasando por la consolidación del pluralismo político; que está destinado a perdurar mucho tiempo, pues aun hoy día se mantiene. Pero fue una época en la que la inestabilidad política y la debilidad democrática era evidente: con los inicios de esta marcados por las Guerras Carlistas y sobre todo con el enorme protagonismo militar, destacando los numerosos pronunciamientos militares y a los "espadones"(O'Donnel, Narváez, Espartero..) como líderes de los partidos políticos. Pero a pesar de tantos cambios, hubo un partido que predominó durante toda la época, exceptuando el Bienio Progresista: el partido moderado(también llamado conservador o templado), con ello el dominio lo tenía el liberalismo doctrinario o censitario. Este partido estaba a favor de la monarquía por lo que llevaba consigo el principio de oligarquía; también impondrá sus conceptos políticos como la soberanía compartida, más poder para el rey y el sufragio censitario; pues eran contrarios a la igualdad. Todo esto alejó cada vez más la España oficial (partidos y dirigentes del Estado) de la España real (los ciudadanos); llevando al país al inicio del caciquismo, base de la corrupción política que se consolidó con la Restauración: al acabar con la Primera Republica y reinstaurar a los Borbones, con Alfonso XII.

El cambio en las artes en la época Isabelina. La cultura en la España de mediados del XIX La época isabelina fue la del tránsito desde el romanticismo a nuevas formas de expresión en el arte en general y la literatura en particular. En ésta destacaron cinco autores clave por encima de los demás: Gustavo Adolfo Bécquer, José Zorrilla, el costumbrista Ramón Mesonero Romanos, y dos mujeres, Rosalía de Castro y Cecilia Böhl de Faber.


P á g i n a | 16

(La Catedral de León fue una de las obras restauradas en plena época de retorno al gusto por la Edad Media)

El periodismo será, desde la reforma de Javier de Burgos y, sobre todo, a partir de 1848, un referente nuevo de la vida social, política y cultural. Surgirán multitud de diarios y semanarios y la libertad de prensa, constantemente censurada por los distintos gobiernos, se abrirá paso a pesar de todo ante un fenómeno imparable que moverá masas, determinará gustos y promoverá debates, y cuya influencia será determinante. Se editarán periódicos en casi todas las capitales de provincia, pero serán Madrid, Barcelona, Sevilla, Cádiz y Valencia las que destaquen por el número de diarios y por sus tiradas.

El arte se verá muy influenciado por el romanticismo, con un retorno en la arquitectura al gusto por la Edad Media, con corrientes neogóticas e incluso neorrománicas, pero especialmente pobre en cuanto a realizaciones. La pintura estará representada por José Casado de Alisal, Federico Madrazo, Eduardo Rosales y Mariano Fortuny que aportarán el rostro más brillante del arte español en la época.

El pensamiento liberal de la época, muy influido en ocasiones por el krausismo y el racionalismo, será contrapesado con el conservador que, si bien no puede mantener las viejas estructuras absolutistas, sostendrá una pugna constante por lo que consideraba elementos esenciales: catolicismo, orden y monarquía. Los librepensadores se abrirán camino a través de una figura fundamental: Julián Sanz del Río, cuya obra tanto influirá posteriormente en Nicolás Salmerón o Francisco Giner de los Ríos.


El liberalismo durante el reinado de Isabel II