Issuu on Google+

64

ECONOMÍA

LUNES 28š9š2009

Agroindustria

Algunos de los empresarios que acudieron al Foro sobre calidad alimentaria celebrado en ABC el pasado jueves

ABC

NIEVES SANZ

Empresarios y consumidores coinciden en apostar por la calidad de los alimentos Los participantes en el Foro de Debate sobre Seguridad y Calidad alimentaria señalan que el «riesgo cero» es un derecho ASUNCIÓN FDZ. DE CASTILLEJO

SEVILLA. La seguridad alimentaria no es una imposición sino una necesidad para los empresarios y un derecho de los consumidores. Esta es una de las conclusiones de la Jornada sobre Seguridad y Calidad organizadas por el Foro Interalimentario en su presentación en Andalucía. El Foro es una asociación integrada por interproveedores de Mercadona para mejorar la formación alimentaria de la sociedad. En el acto, celebrado en ABC, han participado empresarios andaluces, todos ellos interproveedores de Mercadona, el director de Calidad de la cadena de supermercados, la Junta de Andalucía, a través del subdirector de Protección de la Salud, los consumidores, representados por el presidente de UCE Andalucía, y el catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Córdoba. En la Jornada se debatió

sobre cómo ven los distintos sectores la seguridad alimentaria y las herramientas que ofrece la ley para garantizarla, así como sobre los pasos necesarios para prevenir crisis alimentarias en el futuro.

Conseguir la calidad La calidad, cómo lograrla y como transmitir a los consumidores esos logros, fue otro de los temas que planteó el moderador del debate, José Ignacio Arranz, director general del Foro Interalimentario . Los participantes coincidieron en destacar los avances logrados en seguridad alimentaria en las últimas décadas y sobre todo tras las crisis de los años noventa y en la utilidad de las herramientas que ofrece la actual normativa para atajar cualquier episodio, destacando entre esas herramientas el autocontrol empresarial y la trazabilidad de los alimentos. Javier Rodríguez Ceballos, director general de SA-

La industria demanda cercanía a la Universidad Los industriales presentes en el Foro de Debate sobre Seguridad y Calidad Alimentaria coincidieron en pedir a la Universidad y a la Comunidad Científica más cercanía y en considerar básicas las inversiones en I+D. Otra demanda de los empresarios a la Universidad es «no piensen tanto en publicar y trabajen más en lo que puede ser aplicable a la industria». Por su parte, desde la UCE se pidió a los científicos que «no se dejen utilizar». En cuanto a la administración los industriales le piden ante todo «que aplique los controles a tope» y que «de más ayudas» a quien se esfuerza en la calidad el autocontrol y la investigación. Asimismo, se reclamó una legislación más uniforme y en la que no haya disparidades de criterio dependiendo de la Comunidad Autónoma

DA-Nutreco, una de las principales empresas productoras de carne de pollo, opinó que «la seguridad es lo primero que pedimos como consumidores: que el alimento sea inocuo y es lo que va por delante de cualquier otra consideración como el que sea más cara o más barata». En el mismo sentido, el director de Calidad de Mercadona, Luis Plà, explicó que en su empresa la seguridad alimentaria «se contempla desde la óptica de la calidad total» y aseguró que la seguridad de un alimento es, hoy en día, algo «normal» y que por tanto «no hay que hacer bandera de la seguridad en tanto que es la normalidad». Eugenio Martínez de Ubago, presidente de la empresa del mismo nombre, desechó rotundamente que la seguridad alimentaria pueda ser considerada por un empresario como una apariencia estética o como una inversión pues según dijo es «una necesidad» y por tanto tiene que cumplirse «al cien por cien y con riesgo cero». Miguel Angel Díaz Yubero, director general de CO-

VAP, consideró que hoy día la seguridad alimentaria está «plenamente incorporada» pero recordó que esto no siempre ha sido así, que ha habido «épocas duras» como fueron los años de la crisis de las dioxinas, de las hormonas e incluso de las vacas locas y que ha sido posteriormente cuando se la logrado tomar conciencia de la necesidad del «riesgo cero». En este sentido, Díaz Yubero consideró que habido un trabajo riguroso al respecto tanto desde la administración como desde la industria y que finalmente se ha logrado llegar a un punto en el que «ya no se dan movimientos de pánico». Para el responsable de COVAP «la seguridad alimentaria no es ni un impuesto ni una apariencia estética». Un derecho que se exige

José Antonio Conejo, subdirector de Protección de la Salud de la Junta de Andalucía, matizó que «la seguridad alimentaria es un derecho que no se cuestiona porque está relacionado directamente con el derecho a la salud» y que esto no sólo se percibe así sino que «así se exige». Coinci-


ABC

LUNES 28—9—2009

dió con el director general de COVAP en que «ha habido un antes y un después y el punto de inflexión fueron las vacas locas» ya que desde entonces «se antepone a todo el derecho a la seguridad alimentaria», por lo que «hoy en día es algo que se da por hecho, que se demanda a la administración que exista y que es innegociable». El presidente de UCE Andalucía, Juan Moreno, coincidió en destacar el carácter «básico e innegociable» de la seguridad alimentaria y recordó que la UCE nació a raíz de un fraude alimentario que obligó a los consumidores a organizarse para defender sus derechos. Moreno subrayó también que tras esa crisis «se relajó la vigilancia y reaparecieron las crisis alimentarias por lo que hay una lección que aprender: que no se puede bajar la guardia». Para el profesor Gonzalo Zurera, catedrático de Bromatología y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Córdoba, la seguridad alimentaria no es exactamente una inversión porque «ni se puede apuntar en el activo ni se recupera a corto o medio plazo», pero es «algo necesario para lograr una imagen de empresa». Añadió que en la actualidad la seguridad alimentaria es el fruto del binomio «necesidad del empresario y derecho del consumidor» y por tanto «una tarea más en el plan de funcionamiento de la empresa».

Autocontrol y trazabilidad José Ignacio Arranz, pidió también a los participantes que evaluaran la utilidad de las herramientas que la legislación dispone para garantizar esa seguridad alimentaria: el autocontrol y la trazabilidad, así como su opinión sobre si se da la necesaria colaboración entre científicos y empresarios y entre ellos y la administración. El presidente de Ubago consideró al respecto que sí hay conexión con el mundo científico y aseguró que su empresa siempre recurre a la comunidad científica ante problemas que se detectan o necesidades de desarrollo. Puso como ejemplo de ello, la lucha contra las bacterias y, en concreto, contra la listeria, y aseguró que para su empresa en concreto «el enemigo es la bacteria y no los competidores». En este sentido, lamentó la falta de formación de algunos y consideró que «la industria alimentaria necesita más

ECONOMÍA

Agroindustria LA SEGURIDAD ALIMENTARIA: UN HECHO INNEGOCIABLE

administración que exista y es innegociable»

Ignacio Arranz Director general del Foro Interalimentario

«El autocontrol por parte de las empresas y la trazabilidad de los alimentos permiten hoy día una intervención rápida»

«La clave de una empresa no es su marca, son sus clientes» «Hay que afrontar cómo hacer percibir a los consumidores los esfuerzos de una empresa en mejorar su calidad»

Eugenio Martínez de Ubago Presidente de Ubago

Miguel A. Díaz Yubero Director general de COVAP

«La Seguridad Alimentaria está absolutamente incorporada al proceso agroindustrial como una convicción» Luis Pla Carceller Director de Calidad de Mercadona

«Ofrecer seguridad y calidad al mejor precio posible es la esencia del “producto recomendado”»

objetivo es que esos tres escalones sean factibles, rentables y al mejor precio posible»

«Nosotros no sólo no reducimos los costes de calidad, sino que pagamos a nuestros ganaderos mejor que el resto, entre seis y ocho céntimos más»

«La seguridad alimentaria es una necesidad y por tanto tiene que cumplirse al cien por cien y con riesgo cero» «La industria alimentaria necesita más formación e información»

Juan Moreno Rodríguez Presidente de UCE Andalucía

«Los consumidores y usuarios deben estar en los procesos de certificación como una garantía de calidad»

«La regla de oro del modelo de Mercadona es: primero seguridad, segundo calidad, tercero servicio, cuarto precio y finalmente beneficio»

José Antonio Conejo Díaz Subdirector de Protección de la Salud de la Junta de Andalucía

«La seguridad alimentaria es algo que se da por hecho, se exige a la

«En calidad hay quien cumple la legalidad y quien está tres escalones por encima. Nuestro

formación e información». El representante de la Junta afirmó que el autocontrol por parte de las empresas y la trazabilidad de los alimentos permiten hoy en día «una intervención rápida» situación muy distinta a la que se vivió en los años noventa. Respecto a la industria alimentaria andaluza dijo que hay 20.200 números de registros sanitarios y que aunque entre todas estas empresas «hay de todo», todas cumplen la legalidad y ante un episodio si se han cumplido los requisitos de trazabilidad es fácil retirar el producto sin llegar al cierre de explotaciones que tanto daño hace. En cuanto a los controles de calidad, todos los empresarios coincidieron en que tanto «la calidad como la salud tienen que entenderse desde el origen». Así, el director general de SADA-Nutreco, aseguró que en su empresa se hacen entre 300.000 y 400.000 análisis al año y que de los 3.500 empleados, un centenar de personas se dedican en exclusiva al control de calidad. El catedrático Gonzalo Zurera aseguró que el autocontrol y la trazabilidad son herramientas teóricamente útiles aunque dijo que «el problema es su aplicación». En cualquier caso, informó de que «se están buscando nuevos enfoques que permitan establecer nuevas herramientas para afrontar los riesgos que se derivan de la globalización». En concreto, dijo que «hay que armonizar los sistemas de control» y estar atentos a los nuevos productos. Todos estuvieron de acuerdo en que los requisitos legales de seguridad se cumplen pero que hay quien está en el escalón básico y quien está «tres escalones por encima en calidad».

Tres escalones

Javier Rodríguez Ceballos Director general de SADA-Nutreco

«Lo primero que pedimos como consumidores es que el alimento sea inocuo y eso va por delante de que sea más caro o más barato»

65

Gonzalo Zurera Cosano Catedrático de Bromatología y Tecnología de los alimentos de la Universidad de Córdoba

«La seguridad alimentaria es en la actualidad fruto del binomio necesidad del empresario y derecho del consumidor»

En este sentido, el representante de SADA-Nutreco aseguró que estar en esos tres escalones por encima es su objetivo y que ha de ser «factible y rentable al mejor precio posible». En el mismo sentido, el director general de COVAP destacó el esfuerzo que hacen en investigación y aseguró que «no sólo no reducimos los costes de calidad sino que pagamos a nuestros ganaderos mejor que el resto, entre seis y ocho céntimos más». Por su parte, el presidente de UCE reivindicó la presencia de los consumidores y usuarios en el proceso de certificación como una garantía de calidad.


Empresarios y consumidores coinciden en apostar por la calidad de los alimentos