Page 4

Hace ya más de 150 años

Situémonos. 1861, Oyón, una pequeña villa de la Rioja Alavesa que linda con el río Ebro, donde según las antiguas crónicas Felipe IV cazaba perdices. Nuestro bisabuelo, Eleuterio Martínez Arzok, descendiente de un linaje de terratenientes alaveses, adquiere el palacio y los viñedos del Marqués del Puerto. Pronto empieza a elaborar y comercializar vino en pellejos y cántaras de barro. Fue un hombre de su tiempo, que con coraje y espíritu emprendedor tuvo la visión de aprovechar las oportunidades en una época de progreso y nuevos retos, de ideas que surgían al calor de las innovaciones técnicas. En pleno desarrollo de su proyecto, Don Eleuterio sufrió, como todo el sector del vino, el profundo bache de la filoxera. La plaga llegó desde Francia para acabar con las cepas y las ilusiones puestas en sus amados viñedos, incluida su querida y preciada Viña Campillo. Pero no se arredró. Compró nuevas plantas y

Grupo Faustino. El gran sueño de una familia  

Pasado, presente y futuro del Grupo Faustino

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you