Page 22

Sueños muy reales

En 1968 sale al mercado el primer Faustino I, nuestro gran reserva, de la cosecha del 64. Su éxito es brutal y se empieza a apostar fuerte por la exportación. ¡Qué maravilloso nos parecía lo que nuestros padres nos contaban de los viajes a Nueva York, Londres, Canadá, Japón...! Era muy buen momento para el mercado americano, muy debilitado y con vinos de baja calidad, que hasta 1986 no empezó a brillar de nuevo. Las instalaciones del centro del pueblo no podían ampliarse, por lo que comienza una gran obra en los actuales terrenos de Bodegas Faustino, con las más modernas instalaciones de elaboración, una embotelladora azul cobalto, depósitos de hierro rojos , las mejores barricas... ¡Esos colores han quedado grabados en nuestras retinas de niños! También es un momento propicio para comprar viñedo, siguiendo la enseñanza de nuestros ancestros: solo la propiedad de la tierra garantiza la calidad de los vinos. Diez años más tarde llega una oportunidad excepcional, en el contexto de la crisis económica que atraviesa España: la bodega adquiere una de las mayores extensiones de terreno existente en Rioja, más de 180 hectáreas entre Oyón y Laguardia. En los años siguientes, en pleno éxito de Faustino, nuestro padre empieza a perfilar uno de los más grandes y personales sueños: construir una bodega única y espectacular para abrirla al público y poder mostrar su preciado mundo del vino, dónde lo alberga, lo cría y lo mima hasta que sale al mercado. Previa compra de 90 hectáreas en Laguardia, en 1990 nace Bodegas Campillo,

Grupo Faustino. El gran sueño de una familia  

Pasado, presente y futuro del Grupo Faustino

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you