Page 10

PEMEX 10

Artículo

18 Brumario

04.02.2013

¿Accidente o negligencia? Por Abigail A. Correa Cisneros

L

a tarde del jueves una explosión cimbró el edificio B2 de la Torre de Pemex en la ciudad de México. En poco tiempo todo fue escombros en el sótano 1 del edificio, el estallido provocó la muerte de 37 personas y en los hospitales se presentaron 121 heridos. De los 37 fallecidos, 24 eran trabajadores sindicalizados, cinco de confianza, un jubilado, un derechohabiente y seis de empresas contratistas; sobre los heridos, 11 se encuentran en el hospital de Pemex de Picacho, 11 en el de Azcapotzalco, dos en el de los Ángeles del Pedregal, y seis más en el de los Ángeles de Interlomas. Fue gas lo que provocó la explosión, informó el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, quien negó que pudiera ser un artefacto explosivo lo que provocó el estallido, al referirse a una maleta negra hallada en la zona, que resultó sospechosa en su momento; sin embargo, esta sólo contenía cosméticos, detalló. Aunque la investigación arrojó resultados preliminares, hay varios elementos para aseverar que el siniestro ocurrido fue resultado de una explosión difusa, lenta y definida, y no provocada por artefactos explosivos, dijo Murillo Karam.

Detalló que no se encontró en los cuerpos de las víctimas desmembramientos de órganos, no hay un solo objeto quemado en el lugar de los hechos, y que ninguna de las víctimas presenta daños severos en los oídos, elementos que pudieron haber apuntado a otra causa. Por su parte, el director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, notificó que este miércoles 6 de febrero, se reanudará las actividades en la paraestatal, a excepción de la zona de la explosión. Los trabajadores que laboraban ahí serán reubicados en lugares especiales. También dijo que comenzarán los pagos de seguros de las víctimas. Lozoya Austin aseguró que el edificio se encuentra libre de flujo de gas y que no existen daños que pudieran comprometer al resto de las instalaciones, además de estar en constante búsqueda de la ausencia de daños en edificios no estructurales, a través de recorridos en todos los sótanos e instalaciones, empleando “la más alta tecnología”, e inspeccionando todos los servicios de calefacción, agua, luz, alarmas y accesos eléctricos. Aquél día, 31 de enero, fueron evacuados en minutos los trabajadores, pero los que quedaron atrapados fueron víctimas no solo de su suerte, sino de la lenta acción de los cuerpos de rescate. Los Topos reprocharon la falta de coordinación con la Secretaría de Gobernación, Pemex y Protección civil. Roberto Hernández de la Brigada de Rescate Topos México, dijo a El Universal, que la paraestatal cuenta con los recursos para salvar más vidas, pero no existe un plan de rescate. Pero Emilio Lozoya, insistía en que “las dos prioridades para la dirección general de Pemex son atender a las familias que han perdido a sus seres queridos y apoyar a nuestros compañeros que están le-

Revista 18 Brumario #79  

Revista política semanal dirigida por el periodista Carlos Ramírez. Medio de comunicación, que informa de la política mexicana.

Advertisement