Issuu on Google+

La anciana era alta y arrugada. Tenía unos bonitos ojos azules, de mirada como enfadada, y de piel blanquecina, y ya algo bajita. Su pelo era blanco y corto, vestía con gran sencillez y siempre de azul y blanco. Tenía un carácter fuerte y podía parecer mala persona, aunque su rostro solía tener una sonrisa. La mujer era inteligente y muy buena con los niños, vecinos y amgos. Por eso le querian muchísimo.

sacada de

( Imagen internet )


15 Rebeca Mayayo Retrato