Page 1

Pilar Sagredo Rodríguez

Un 20% de las visitas al veterinario pueden deberse a los problemas de otitis y aunque generalmente no representan una afección grave para el animal, sí son procesos muy molestos e insidiosos si no se tratan de la forma adecuada y se establecen unas pautas de manejo y control. Esta obra presenta una selección de casos clínicos de la mayoría de otitis que se diagnostican en perros y gatos, y completa la información con aspectos anatómicos,

Patologías del oído • Casos clínicos

etiopatogénicos, clínicos, analíticos y de los tratamientos locales y sistémicos que pueden aplicarse en cada caso.

Patologías del oído del perro y del gato ISBN: 978-84-92569-33-5

www.servet.es

9 788492 569335

Casos clínicos Pilar Sagredo Rodríguez


2

Patologías del oído del perro y del gato

La otitis media puede presentarse con o sin rotura de la membrana timpánica. Durante el examen del oído, cuando esta membrana se encuentra completamente sana aparece con un aspecto brillante, de color gris perla y es translúcida, pero en ocasiones puede aparecer inflamada, deformada, incluso formando pseudobridas, que alteran su permeabilidad. En la etiopatogenia de la otitis externa intervienen causas primarias que la desencadenan, así como factores predisponentes y factores perpetuantes que son los que van a favorecer su cronicidad.

Etiopatogenia de la OE

„„

„„

Como causas primarias de otitis tenemos: „„ Dermatitis atópica: es la causa más frecuente de OE en el perro, pero es poco frecuente en el gato donde suele afectar sólo al pabellón y a la zona periauricular. A veces la OE es la única manifestación de dermatitis atópica (fig. 1). „„ Dermatitis por alergia alimentaria: en algunas ocasiones es causa de una OE eritemo-ceruminosa unilateral (fig. 2). „„ Dermatitis alérgica a la picadura de pulgas (DAPP): es una causa mucho menos frecuente pero debe tenerse en cuenta por sí sola o asociada a otro proceso alérgico. „„ Dermatitis irritativa de contacto. „„ Dermatitis piotraumática: en los pabellones y en la zona periauricular. „„ Cuerpos extraños: espigas, etiología frecuente a finales de primavera y principios del verano. „„ Ácaros: principalmente Otodectes cynotis (más frecuente en animales jóvenes y en

12

„„

„„

„„

„„ „„

„„ „„

aquéllos que proceden de colectividades como albergues, criaderos o tiendas de animales). Los síntomas pueden deberse directamente a la presencia del ácaro o a una reacción de hipersensibilidad. Este parásito puede migrar fuera del oído a otras zonas de la piel del animal. Con mucha menos frecuencia podemos encontrar otros ácaros como: Demodex, tanto en el perro como en el gato, Neotrombicula autumnalis, Sarcoptes y Notoedres. Garrapatas: que pueden provocar reacciones de hipersensibilidad (fig. 3). Moscas: por mordida directa o por reacciones de hipersensibilidad. Se presenta una dermatitis estacional del pabellón auricular en forma de reacción pápulo-costrosa con úlceras puntiformes. Alteraciones de la queratinización: provocan una otitis ceruminosa crónica por trastornos en la producción de queratinocitos, por descamación excesiva o por fallos en la barrera epitelial (principalmente por hipotiroidismo, pero también podría observarse en desequilibrios ováricos y en tumor de células de Sertoli) (fig. 4). Alteraciones de las glándulas: hiperplasia sebácea o ceruminosa. Bacterias patógenas: E. coli, Pseudomonas spp. Celulitis juvenil. Enfermedades autoinmunes: pénfigos, lupus. En el pénfigo foliáceo se presentan pústulas y costras en el pabellón auricular. Neoplasias. Enfermedades víricas: OE asociadas a inmunosupresión.

Figura 1. Dermatitis atópica: eritema muy intenso en pabellón auricular.

Figura 2. Alergia alimentaria: eritema intenso, costras y escoriaciones en pabellón auricular de un perro mestizo de 3 años de edad.

Figura 3. Garrapatas en el pabellón auricular de un perro mestizo de vida libre en campo.

13


2

Patologías del oído del perro y del gato

La otitis media puede presentarse con o sin rotura de la membrana timpánica. Durante el examen del oído, cuando esta membrana se encuentra completamente sana aparece con un aspecto brillante, de color gris perla y es translúcida, pero en ocasiones puede aparecer inflamada, deformada, incluso formando pseudobridas, que alteran su permeabilidad. En la etiopatogenia de la otitis externa intervienen causas primarias que la desencadenan, así como factores predisponentes y factores perpetuantes que son los que van a favorecer su cronicidad.

Etiopatogenia de la OE

„„

„„

Como causas primarias de otitis tenemos: „„ Dermatitis atópica: es la causa más frecuente de OE en el perro, pero es poco frecuente en el gato donde suele afectar sólo al pabellón y a la zona periauricular. A veces la OE es la única manifestación de dermatitis atópica (fig. 1). „„ Dermatitis por alergia alimentaria: en algunas ocasiones es causa de una OE eritemo-ceruminosa unilateral (fig. 2). „„ Dermatitis alérgica a la picadura de pulgas (DAPP): es una causa mucho menos frecuente pero debe tenerse en cuenta por sí sola o asociada a otro proceso alérgico. „„ Dermatitis irritativa de contacto. „„ Dermatitis piotraumática: en los pabellones y en la zona periauricular. „„ Cuerpos extraños: espigas, etiología frecuente a finales de primavera y principios del verano. „„ Ácaros: principalmente Otodectes cynotis (más frecuente en animales jóvenes y en

12

„„

„„

„„

„„ „„

„„ „„

aquéllos que proceden de colectividades como albergues, criaderos o tiendas de animales). Los síntomas pueden deberse directamente a la presencia del ácaro o a una reacción de hipersensibilidad. Este parásito puede migrar fuera del oído a otras zonas de la piel del animal. Con mucha menos frecuencia podemos encontrar otros ácaros como: Demodex, tanto en el perro como en el gato, Neotrombicula autumnalis, Sarcoptes y Notoedres. Garrapatas: que pueden provocar reacciones de hipersensibilidad (fig. 3). Moscas: por mordida directa o por reacciones de hipersensibilidad. Se presenta una dermatitis estacional del pabellón auricular en forma de reacción pápulo-costrosa con úlceras puntiformes. Alteraciones de la queratinización: provocan una otitis ceruminosa crónica por trastornos en la producción de queratinocitos, por descamación excesiva o por fallos en la barrera epitelial (principalmente por hipotiroidismo, pero también podría observarse en desequilibrios ováricos y en tumor de células de Sertoli) (fig. 4). Alteraciones de las glándulas: hiperplasia sebácea o ceruminosa. Bacterias patógenas: E. coli, Pseudomonas spp. Celulitis juvenil. Enfermedades autoinmunes: pénfigos, lupus. En el pénfigo foliáceo se presentan pústulas y costras en el pabellón auricular. Neoplasias. Enfermedades víricas: OE asociadas a inmunosupresión.

Figura 1. Dermatitis atópica: eritema muy intenso en pabellón auricular.

Figura 2. Alergia alimentaria: eritema intenso, costras y escoriaciones en pabellón auricular de un perro mestizo de 3 años de edad.

Figura 3. Garrapatas en el pabellón auricular de un perro mestizo de vida libre en campo.

13


3

Patologías del oído del perro y del gato

Examen clínico general y dermatológico A continuación debemos realizar un examen clínico general completo para determinar si el animal se encuentra en buen estado de salud. A éste le sigue un examen dermatológico minucioso para ver si existen o no lesiones de piel en el resto del cuerpo del animal

clínica de la otitis

y la anotación de las lesiones primarias y secundarias así como de su distribución. El examen otoscópico incluye: Revisión del oído sano (en el caso de otitis unilaterales). „„ Examen del oído u oídos afectados con ayuda de un otoscopio veterinario. „„

Antes de iniciar el examen otoscópico, podemos apreciar si el animal inclina la cabeza, o si existe alguna alteración neurológica que pueda indicar otitis media. Palpando suavemente el canal auditivo externo podemos ver si existe prurito, dolor o hipertrofia, así como la presencia y cantidad de exudado. También debemos evaluar si existe alguna deficiencia auditiva.

Examen otoscópico

Figura 1. Gato macho de 5 años de edad con alergia alimentaria. Prurito intenso. Lesiones en los pabellones auriculares por autotraumatismo.

Figura 2. Dermatofitosis: lesiones descamativas en el pabellón auricular en un gato joven procedente de un albergue.

20

Durante este examen, en el pabellón y conducto externo podemos observar cambios que nos pueden orientar en el diagnóstico: „„ Lesiones dermatológicas primarias y secundarias: tales como hiperplasia (procesos crónicos), eritema (procesos alérgicos) o lesiones queratoseborreicas (fig. 3). „„ Material que asemeja posos de café: otoacarosis por Otodectes cynotis (en estos casos el reflejo aurículo-podal está casi siempre presente). „„ Exudado húmedo, color marrón: bacterias (cocos) y/o levaduras (Malassezia). „„ Exudado purulento de color amarillento: bacterias gram negativas. „„ Contenido grasiento entre amarillo y pardo: otitis ceruminosa. „„ Exudado caseoso de color grisáceo y olor rancio: Malassezia. „„ Olor anómalo. „„ Presencia o no de úlceras. „„ Presencia o no de lesiones nodulares. „„ Presencia o no de cuerpos extraños (espigas). „„ Aspecto de la membrana timpánica.

En primavera-verano florece una gramínea que se encuentra distribuida por toda Europa y cuyas inflorescencias son las “espigas” que extraemos frecuentemente del oído de los perros. Su nombre en latín es Hordeum murinum, nombres vulgares tiene varios: cola de ratón, espiguilla, cebadilla ratonera… Lo más importante de estas espigas es que sus células se dilatan y se contraen según los cambios en la humedad ambiental y este hecho les confiere movimiento propio, que debido a la forma que tienen, es siempre hacia delante.

En algunas ocasiones tendremos que realizar una limpieza o lavado (flushing) del canal externo antes de llevar a cabo un buen examen otoscópico. Esto ocurre cuando: „„ Hay una estenosis muy marcada del conducto externo. „„ No se visualiza la membrana timpánica en casos de otitis severa y/o recurrente y se sospecha de una otitis media.

21


3

Patologías del oído del perro y del gato

Examen clínico general y dermatológico A continuación debemos realizar un examen clínico general completo para determinar si el animal se encuentra en buen estado de salud. A éste le sigue un examen dermatológico minucioso para ver si existen o no lesiones de piel en el resto del cuerpo del animal

clínica de la otitis

y la anotación de las lesiones primarias y secundarias así como de su distribución. El examen otoscópico incluye: Revisión del oído sano (en el caso de otitis unilaterales). „„ Examen del oído u oídos afectados con ayuda de un otoscopio veterinario. „„

Antes de iniciar el examen otoscópico, podemos apreciar si el animal inclina la cabeza, o si existe alguna alteración neurológica que pueda indicar otitis media. Palpando suavemente el canal auditivo externo podemos ver si existe prurito, dolor o hipertrofia, así como la presencia y cantidad de exudado. También debemos evaluar si existe alguna deficiencia auditiva.

Examen otoscópico

Figura 1. Gato macho de 5 años de edad con alergia alimentaria. Prurito intenso. Lesiones en los pabellones auriculares por autotraumatismo.

Figura 2. Dermatofitosis: lesiones descamativas en el pabellón auricular en un gato joven procedente de un albergue.

20

Durante este examen, en el pabellón y conducto externo podemos observar cambios que nos pueden orientar en el diagnóstico: „„ Lesiones dermatológicas primarias y secundarias: tales como hiperplasia (procesos crónicos), eritema (procesos alérgicos) o lesiones queratoseborreicas (fig. 3). „„ Material que asemeja posos de café: otoacarosis por Otodectes cynotis (en estos casos el reflejo aurículo-podal está casi siempre presente). „„ Exudado húmedo, color marrón: bacterias (cocos) y/o levaduras (Malassezia). „„ Exudado purulento de color amarillento: bacterias gram negativas. „„ Contenido grasiento entre amarillo y pardo: otitis ceruminosa. „„ Exudado caseoso de color grisáceo y olor rancio: Malassezia. „„ Olor anómalo. „„ Presencia o no de úlceras. „„ Presencia o no de lesiones nodulares. „„ Presencia o no de cuerpos extraños (espigas). „„ Aspecto de la membrana timpánica.

En primavera-verano florece una gramínea que se encuentra distribuida por toda Europa y cuyas inflorescencias son las “espigas” que extraemos frecuentemente del oído de los perros. Su nombre en latín es Hordeum murinum, nombres vulgares tiene varios: cola de ratón, espiguilla, cebadilla ratonera… Lo más importante de estas espigas es que sus células se dilatan y se contraen según los cambios en la humedad ambiental y este hecho les confiere movimiento propio, que debido a la forma que tienen, es siempre hacia delante.

En algunas ocasiones tendremos que realizar una limpieza o lavado (flushing) del canal externo antes de llevar a cabo un buen examen otoscópico. Esto ocurre cuando: „„ Hay una estenosis muy marcada del conducto externo. „„ No se visualiza la membrana timpánica en casos de otitis severa y/o recurrente y se sospecha de una otitis media.

21


4

Patologías del oído del perro y del gato

toma de muestras

Figura 1. Toma de muestras mediante raspado del borde del pabelllón auricular.

Recogida con papel celofán Esta técnica la podemos emplear cuando sospechemos de Cheyletiella, Neotrombicula, Notoedres o cuando queramos confirmar la existencia de heces de pulga. El material recogido se coloca sobre un porta y se observa al microscopio.

Toma de muestra de cerumen Se efectúa cuando sospechamos de una infestación por Otodectes cynotis y siempre antes de realizar una limpieza del conducto externo. La muestra la tomamos con un bastoncillo previamente humedecido y la

28

Figura 2. Toma de muestra con bastoncillo.

extendemos sobre un portaobjetos (figs. 2 y 3). Distribuimos la muestra uniformemente con la ayuda del bastoncillo y colocamos el cubreobjetos para su observación al microscopio.

Citología La citología del oído es un método fácil y rápido para diagnosticar y tratar las otitis. Durante el examen microscópico podremos identificar los microorganismos presentes. No sólo nos servirá para efectuar un diagnóstico correcto, sino también para evaluar la respuesta al tratamiento.

Figura 3. Extensión de la muestra tomada mediante bastoncillo húmedo sobre el portaobjetos.

29


4

Patologías del oído del perro y del gato

toma de muestras

Figura 1. Toma de muestras mediante raspado del borde del pabelllón auricular.

Recogida con papel celofán Esta técnica la podemos emplear cuando sospechemos de Cheyletiella, Neotrombicula, Notoedres o cuando queramos confirmar la existencia de heces de pulga. El material recogido se coloca sobre un porta y se observa al microscopio.

Toma de muestra de cerumen Se efectúa cuando sospechamos de una infestación por Otodectes cynotis y siempre antes de realizar una limpieza del conducto externo. La muestra la tomamos con un bastoncillo previamente humedecido y la

28

Figura 2. Toma de muestra con bastoncillo.

extendemos sobre un portaobjetos (figs. 2 y 3). Distribuimos la muestra uniformemente con la ayuda del bastoncillo y colocamos el cubreobjetos para su observación al microscopio.

Citología La citología del oído es un método fácil y rápido para diagnosticar y tratar las otitis. Durante el examen microscópico podremos identificar los microorganismos presentes. No sólo nos servirá para efectuar un diagnóstico correcto, sino también para evaluar la respuesta al tratamiento.

Figura 3. Extensión de la muestra tomada mediante bastoncillo húmedo sobre el portaobjetos.

29


5

Patologías del oído del perro y del gato

Tratamientos sistémicos 1. Modificadores del microambiente: „„

„„

Glucocorticoides, prednisona/prednisolona: 1-2 mg/kg/día. Reducen la inflamación y reducen el exudado lo cual favorece la respuesta al tratamiento tópico. Ciclosporina: 5 mg/kg/día. Especialmente indicado en otitis crónicas con estenosis severa del conducto.

Tratamientos

„„

„„

„„

„„

2. Antibióticos: Los antibióticos que se citan son los que habitualmente se utilizan en otitis media. Siempre será recomendable administrar el antibiótico según el resultado del antibiograma. „„ Sulfadiazina-trimetoprim: 25 mg/kg/12 horas. No utilizar en animales deshidratados, nefrópatas, ni hembras gestantes. No utilizar por vía oral en gatos. „„ Clindamicina: 10 mg/kg/12 horas, PO. Uso en perros y gatos. „„ Cefalexina: 22 mg/kg/12 horas, PO. Uso en perros y gatos. „„ Enrofloxacino: 5 a 10 mg/kg/12 horas, PO (perros); 5 mg/kg/24 horas, PO (gatos). No utilizar en animales en crecimiento, hembras en gestación o lactando y en nefrópatas.

Marbofloxacino: 2 mg/kg/24 horas, en perros y gatos (IV, SC, PO). Tobramicina: 2 a 4 mg/kg/8 a 24 horas, en perros y gatos (IV, IM, SC). Se considera que la dosis cada 24 horas es más eficaz. Gentamicina: 5 a 10 mg/kg/24 horas, en perros y gatos (IV, IM, SC). Nefrotóxica y ototóxica. No utilizar en animales deshidratados. Ticarcilina: 40 a 100 mg/kg/4 a 6 horas, en perros y gatos (IV, IM).

3. Antimicóticos: „„

„„

Ketoconazol: 10 mg/kg/12-24 horas, durante 4 semanas. Otra alternativa es tratar a dosis de 5 mg/kg/24 horas, durante 10 días y luego pasar a días alternos otros 10 días más. No utilizar en hembras gestantes. Puede producir un aumento de las enzimas hepáticas. Itraconazol: 5 mg/kg/día en semanas alternas.

4. Acaricidas: „„

„„

Ivermectina: 300 µg/kg/semana, durante 3 semanas. No utilizar en razas con mutaciones en el gen MDR1. Selamectina spot-on: una pipeta cada 3 semanas.

Hoja de instrucciones para el propietario El propietario juega un papel fundamental en la correcta evolución y curación de las otitis en perros y gatos, y por ello es necesario educarle convenientemente. Un buen

método es facilitarle una hoja con las instrucciones impresas para que pueda ver cuál es la forma correcta de administrar los tratamientos indicados por el veterinario.

Fecha: Nº de historia clínica: Nombre del animal: Nombre del propietario: La aplicación correcta del tratamiento en los oídos de su animal es de suma importancia.

Conducto auditivo externo: � Parte vertical � Parte horizontal

El conducto auditivo externo del perro y del gato no es recto como el hum ano, sino que tiene forma de “L” o codo . La primera parte de este conducto tiene un recorrido en dirección vertical y la segunda en dirección horizontal y term ina en la membrana timpánica.

Forma de proceder

Membrana timpánica

Tirar del pabellón (oreja) hacia arrib a con una mano con el fin de “vert icalizar” en lo posible la segunda parte del cond ucto auditivo externo. A continuac ión, colocar el tratamiento indicado (gotas o pomada) y, sin soltar el pabellón, dar un masaje enérgico con el dedo pulgar de la otra mano a lo largo de todo el trayecto del conducto auditivo externo. Es muy importante que el masaje se realice antes de que el animal sacuda las orejas para que el medicamento aplicado se distribuya a lo largo de todo el conducto.

Tratamiento recomendado Aplicar Acudir a consulta de control el día

40

,

vez/veces al día. .

41


5

Patologías del oído del perro y del gato

Tratamientos sistémicos 1. Modificadores del microambiente: „„

„„

Glucocorticoides, prednisona/prednisolona: 1-2 mg/kg/día. Reducen la inflamación y reducen el exudado lo cual favorece la respuesta al tratamiento tópico. Ciclosporina: 5 mg/kg/día. Especialmente indicado en otitis crónicas con estenosis severa del conducto.

Tratamientos

„„

„„

„„

„„

2. Antibióticos: Los antibióticos que se citan son los que habitualmente se utilizan en otitis media. Siempre será recomendable administrar el antibiótico según el resultado del antibiograma. „„ Sulfadiazina-trimetoprim: 25 mg/kg/12 horas. No utilizar en animales deshidratados, nefrópatas, ni hembras gestantes. No utilizar por vía oral en gatos. „„ Clindamicina: 10 mg/kg/12 horas, PO. Uso en perros y gatos. „„ Cefalexina: 22 mg/kg/12 horas, PO. Uso en perros y gatos. „„ Enrofloxacino: 5 a 10 mg/kg/12 horas, PO (perros); 5 mg/kg/24 horas, PO (gatos). No utilizar en animales en crecimiento, hembras en gestación o lactando y en nefrópatas.

Marbofloxacino: 2 mg/kg/24 horas, en perros y gatos (IV, SC, PO). Tobramicina: 2 a 4 mg/kg/8 a 24 horas, en perros y gatos (IV, IM, SC). Se considera que la dosis cada 24 horas es más eficaz. Gentamicina: 5 a 10 mg/kg/24 horas, en perros y gatos (IV, IM, SC). Nefrotóxica y ototóxica. No utilizar en animales deshidratados. Ticarcilina: 40 a 100 mg/kg/4 a 6 horas, en perros y gatos (IV, IM).

3. Antimicóticos: „„

„„

Ketoconazol: 10 mg/kg/12-24 horas, durante 4 semanas. Otra alternativa es tratar a dosis de 5 mg/kg/24 horas, durante 10 días y luego pasar a días alternos otros 10 días más. No utilizar en hembras gestantes. Puede producir un aumento de las enzimas hepáticas. Itraconazol: 5 mg/kg/día en semanas alternas.

4. Acaricidas: „„

„„

Ivermectina: 300 µg/kg/semana, durante 3 semanas. No utilizar en razas con mutaciones en el gen MDR1. Selamectina spot-on: una pipeta cada 3 semanas.

Hoja de instrucciones para el propietario El propietario juega un papel fundamental en la correcta evolución y curación de las otitis en perros y gatos, y por ello es necesario educarle convenientemente. Un buen

método es facilitarle una hoja con las instrucciones impresas para que pueda ver cuál es la forma correcta de administrar los tratamientos indicados por el veterinario.

Fecha: Nº de historia clínica: Nombre del animal: Nombre del propietario: La aplicación correcta del tratamiento en los oídos de su animal es de suma importancia.

Conducto auditivo externo: � Parte vertical � Parte horizontal

El conducto auditivo externo del perro y del gato no es recto como el hum ano, sino que tiene forma de “L” o codo . La primera parte de este conducto tiene un recorrido en dirección vertical y la segunda en dirección horizontal y term ina en la membrana timpánica.

Forma de proceder

Membrana timpánica

Tirar del pabellón (oreja) hacia arrib a con una mano con el fin de “vert icalizar” en lo posible la segunda parte del cond ucto auditivo externo. A continuac ión, colocar el tratamiento indicado (gotas o pomada) y, sin soltar el pabellón, dar un masaje enérgico con el dedo pulgar de la otra mano a lo largo de todo el trayecto del conducto auditivo externo. Es muy importante que el masaje se realice antes de que el animal sacuda las orejas para que el medicamento aplicado se distribuya a lo largo de todo el conducto.

Tratamiento recomendado Aplicar Acudir a consulta de control el día

40

,

vez/veces al día. .

41


6

Patologías del oído del perro y del gato

Examen clínico general

Pruebas complementarias

Evolución

En la exploración no se detecta ninguna anomalía.

Los raspados realizados fueron negativos para Sarcoptes scabiei y Demodex canis. Se llevó a cabo la citología de una pústula de la zona glabra del abdomen donde observamos neutrófilos degenerados con cocos intracelulares y extracelulares. En la citología del oído se apreció Malassezia.

Consulta de revisión a los 15 días: la pioderma superficial se encuentra en resolución y no existen pápulas ni pústulas nuevas. El prurito continúa muy intenso. Recomendamos seguir con el tratamiento y revisar de nuevo en 15 días.

Examen clínico dermatológico Las lesiones que presenta son: alopecia, eritema, pápulas, pústulas, collaretes epidérmicos, costras, hiperpigmentación, hiperqueratosis y liquenificación. Estas lesiones se encuentran principalmente en cara, pabellones auriculares, fosas cubitales, axilas, espacios interdigitales y en todo el aspecto ventral del tronco (figs. 1, 2 y 3). En los pabellones hay eritema intenso y lesiones por cronicidad (hiperqueratosis, liquenificación). En la inspección con el otoscopio se observa otitis eritemo-ceruminosa bilateral. El prurito es tan intenso que el animal se rasca incluso en la mesa de consulta.

Diagnóstico diferencial Basándonos en el prurito tan intenso que presenta el animal, en la distribución de las lesiones y en la presencia de otitis eritemo-ceruminosa, hay que pensar primero en enfermedades alérgicas (dermatitis atópica, alergia alimentaria, dermatitis alérgica a la picadura de pulga) y en sarna sarcóptica. En el diagnóstico diferencial hay que incluir también una pioderma superficial pruriginosa secundaria o no a una demodicosis. El diagnóstico de sarna sarcóptica lo ponemos detrás de enfermedades alérgicas porque los dos perros que conviven con el paciente no presentan prurito ni lesiones de piel y tampoco los propietarios.

82

Otitis externa bilateral en un perro asociada a alergia alimentaria

casos clínicos

Transcurrido este tiempo, las lesiones de pioderma superficial han desaparecido pero el prurito persiste, así como las lesiones asociadas a éste. El eritema de los oídos ha disminuido mucho. Continuamos el tratamiento antibiótico oral y las gotas óticas sólo durante

Diagnóstico Probable proceso alérgico (dermatitis atópica, alergia alimentaria).

Tratamiento Iniciamos un tratamiento para la pioderma superficial con: „„ Cefalexina: 25 mg/kg BID, sin interrumpir el tratamiento hasta la revisión veterinaria a los 15 días. „„ Ácidos grasos esenciales: 3 cápsulas SID durante 2 meses. „„ Baños dos veces por semana con un champú antiséptico y antiseborreico con masaje de las zonas afectadas, 10 minutos de contacto, aclarado y secado al sol y/o con toallas.

Figura 1. Alopecia, eritema, hiperqueratosis y liquenificación en zona periorbitaria, morro y pabellón auricular.

Figura 2. Lesiones generalizadas: alopecia, eritema e hiperpigmentación.

Figura 3. Eritema marcado en pabellones auriculares.

Figura 4. Otitis crónica. Fotografía de la Dra. Cristeta Fraile.

Y para la otitis: „„ Limpiador auricular. Limpieza de ambos oídos antes de iniciar el tratamiento con las gotas óticas. „„ Gentamicina, betametasona y clotrimazol: 6 gotas en cada conducto auditivo, dos veces al día, con masaje enérgico después de cada aplicación.

83


6

Patologías del oído del perro y del gato

Examen clínico general

Pruebas complementarias

Evolución

En la exploración no se detecta ninguna anomalía.

Los raspados realizados fueron negativos para Sarcoptes scabiei y Demodex canis. Se llevó a cabo la citología de una pústula de la zona glabra del abdomen donde observamos neutrófilos degenerados con cocos intracelulares y extracelulares. En la citología del oído se apreció Malassezia.

Consulta de revisión a los 15 días: la pioderma superficial se encuentra en resolución y no existen pápulas ni pústulas nuevas. El prurito continúa muy intenso. Recomendamos seguir con el tratamiento y revisar de nuevo en 15 días.

Examen clínico dermatológico Las lesiones que presenta son: alopecia, eritema, pápulas, pústulas, collaretes epidérmicos, costras, hiperpigmentación, hiperqueratosis y liquenificación. Estas lesiones se encuentran principalmente en cara, pabellones auriculares, fosas cubitales, axilas, espacios interdigitales y en todo el aspecto ventral del tronco (figs. 1, 2 y 3). En los pabellones hay eritema intenso y lesiones por cronicidad (hiperqueratosis, liquenificación). En la inspección con el otoscopio se observa otitis eritemo-ceruminosa bilateral. El prurito es tan intenso que el animal se rasca incluso en la mesa de consulta.

Diagnóstico diferencial Basándonos en el prurito tan intenso que presenta el animal, en la distribución de las lesiones y en la presencia de otitis eritemo-ceruminosa, hay que pensar primero en enfermedades alérgicas (dermatitis atópica, alergia alimentaria, dermatitis alérgica a la picadura de pulga) y en sarna sarcóptica. En el diagnóstico diferencial hay que incluir también una pioderma superficial pruriginosa secundaria o no a una demodicosis. El diagnóstico de sarna sarcóptica lo ponemos detrás de enfermedades alérgicas porque los dos perros que conviven con el paciente no presentan prurito ni lesiones de piel y tampoco los propietarios.

82

Otitis externa bilateral en un perro asociada a alergia alimentaria

casos clínicos

Transcurrido este tiempo, las lesiones de pioderma superficial han desaparecido pero el prurito persiste, así como las lesiones asociadas a éste. El eritema de los oídos ha disminuido mucho. Continuamos el tratamiento antibiótico oral y las gotas óticas sólo durante

Diagnóstico Probable proceso alérgico (dermatitis atópica, alergia alimentaria).

Tratamiento Iniciamos un tratamiento para la pioderma superficial con: „„ Cefalexina: 25 mg/kg BID, sin interrumpir el tratamiento hasta la revisión veterinaria a los 15 días. „„ Ácidos grasos esenciales: 3 cápsulas SID durante 2 meses. „„ Baños dos veces por semana con un champú antiséptico y antiseborreico con masaje de las zonas afectadas, 10 minutos de contacto, aclarado y secado al sol y/o con toallas.

Figura 1. Alopecia, eritema, hiperqueratosis y liquenificación en zona periorbitaria, morro y pabellón auricular.

Figura 2. Lesiones generalizadas: alopecia, eritema e hiperpigmentación.

Figura 3. Eritema marcado en pabellones auriculares.

Figura 4. Otitis crónica. Fotografía de la Dra. Cristeta Fraile.

Y para la otitis: „„ Limpiador auricular. Limpieza de ambos oídos antes de iniciar el tratamiento con las gotas óticas. „„ Gentamicina, betametasona y clotrimazol: 6 gotas en cada conducto auditivo, dos veces al día, con masaje enérgico después de cada aplicación.

83

Patologías de oído del perro y del gato. Casos clínicos  

Patologías de oído del perro y del gato. Casos clínicos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you