Issuu on Google+

i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página i

CLÍNICAS VETERINARIAS DE NORTEAMÉRICA Medicina de pequeños animales Tratamiento de las heridas EDITORES

Steven F. Swaim, DVM, MS D. J. Krahwinkel, DVM, MS

2006

Volumen 36

Número 4


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página iii

iii

CLÍNICAS VETERINARIAS MEDICINA DE PEQUEÑOS ANIMALES

Tratamiento de las heridas

EDITORES STEVEN F. SWAIM, DVM, MS, Professor Emeritus, Scott-Richey Research Center and Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Alabama

D.J. KRAHWINKEL, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Diplomate, American College of Veterinary Anesthesiologists; Diplomate, American College of Veterinary Emergency and Critical Care; Professor of Surgery, Department of Small Animal Clinical Sciences, The University of Tennessee College of Veterinary Medicine, Knoxville, Tennessee

COLABORADORES TANNAZ AMALSADVALA, DVM, MS, Clinical Instructor, Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Auburn, Alabama

JAMIE R. BELLAH, DVM, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Professor of Small Animal Surgery, Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Auburn, Alabama

MARK W. BOHLING, DVM, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Assistant Professor of Surgery, Department of Small Animal Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, University of Tennessee, Knoxville, Tennessee

HARRY W. BOOTHE, Jr, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Professor of Surgery, Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Auburn, Alabama

BONNIE GRAMBOW CAMPBELL, DVM, PhD, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Assistant Professor of Small Animal Soft Tissue Surgery, Department of Veterinary Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Washington State University, Pullman, Washington

WILLIAM S. DERNELL, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Associate Professor, Surgical Oncology, Animal Cancer Center, Colorado State University, Fort Collins, Colorado

DAVID FOWLER, DVM, MVetSc, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Western Veterinary Specialist Centre, Calgary, Alberta, Canada iii


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Pรกgina iv

iv

COLABORADORES

CHERYL S. HEDLUND, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Professor of Surgery, Veterinary Clinical Sciences, School of Veterinary Medicine, Louisiana State University, Baton Rouge, Louisiana

RALPH A. HENDERSON, DVM, MS, Professor of Surgery and Oncology, Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Auburn, Alabama

GISELLE HOSGOOD, BVSc, MS, PhD, Fellow, Australian College of Veterinary Scientists; Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Professor, Veterinary Surgery, Veterinary Clinical Sciences, School of Veterinary Medicine, Louisiana State University, Baton Rouge, Louisiana

D.J. KRAHWINKEL, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Diplomate, American College of Veterinary Anesthesiologists; Diplomate, American College of Veterinary Emergency and Critical Care; Professor of Surgery, Department of Small Animal Clinical Sciences, The University of Tennessee College of Veterinary Medicine, Knoxville, Tennessee

MICHAEL M. PAVLETIC, DVM, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Director of Surgical Services, Angell Animal Medical Center, Boston, Massachusetts

ERIC R. POPE, DVM, MS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Associate Professor, College of Veterinary Medicine, University of Missouri, Columbia, Missouri

STEVEN F. SWAIM, DVM, MS, Professor Emeritus, Scott-Richey Research Center and Department of Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, Auburn University, Alabama

NICHOLAS J. TROUT, VetMB, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Diplomate, European College of Veterinary Surgeons; Staff Surgeon, Angell Animal Medical Center, Boston, Massachusetts

RICHARD A.S. WHITE, BVetMed, PhD, DSAS, DVR, FRCVS, Diplomate, American College of Veterinary Surgeons; Diplomate, European College of Veterinary Surgeons; Dick White Referrals, The Six Mile Bottom Veterinary Specialist Centre, Six Mile Bottom, Newmarket, England


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página v

v

CLÍNICAS VETERINARIAS MEDICINA DE PEQUEÑOS ANIMALES

Tratamiento de las heridas

ÍNDICE

2006 • VOLUMEN 36 • NÚMERO 4

Prefacio Steven F. Swaim y D.J. Krahwinkel Fases de la cicatrización de las heridas y su importancia clínica Giselle Hosgood

xi 667

La cicatrización de las heridas describe los mecanismos del hospedador implicados en el proceso de restauración de la continuidad de los tejidos después de una lesión. La cicatrización de las heridas avanza a través de una sucesión de fases solapadas caracterizadas por acontecimientos macroscópicos, microscópicos y bioquímicos. La comprensión de la relación entre estos acontecimientos puede incrementar los recursos del clínico en el tratamiento de las heridas.

Diferencias en la cicatrización de las heridas cutáneas entre perros y gatos Mark W. Bohling y Ralph A. Henderson

687

Independientemente de la especie implicada, la cicatrización de las heridas sigue un curso predecible de fases solapadas. A pesar de estas coincidencias, se han descubierto diferencias significativas de especie en la cicatrización de heridas cutáneas en los équidos y, más recientemente, entre el perro y el gato. También se ha visto recientemente que el tejido subcutáneo tiene un papel importante en la cicatrización de las heridas cutáneas, lo que puede ayudar a explicar las diferencias de cicatrización entre perros y gatos. Estos descubrimientos pueden mejorar la comprensión de los veterinarios del problema de la cicatrización de heridas en el gato y, con un poco de suerte, conducir a mejores estrategias para tratar las heridas en especies algunas veces problemáticas.

v


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página vi

ÍNDICE

vi

Tratamiento de heridas difíciles de cicatrizar Tannaz Amalsadvala y Steven F. Swaim

693

Algunas heridas no cicatrizan con normalidad y ponen al clínico en un compromiso. Éstas se pueden catalogar como heridas difíciles de cicatrizar. Existen numerosas causas para estas heridas, y cuando tienen lugar el veterinario debería considerar todos los factores asociados a ellas. Deberían realizarse pruebas diagnósticas, siempre que esté indicado. Por último, deberían tomarse las medidas adecuadas para corregir la causa subyacente de las heridas difíciles de curar.

Tratamiento inicial de las heridas William S. Dernell

713

Un paciente herido puede presentarse al cirujano veterinario en una serie de circunstancias. La herida podría ser el resultado de un trauma externo, como un atropello o una pelea con un animal, o podría ser causa de una intervención quirúrgica, como la eliminación de una masa. Una herida también podría ser secundaria a un intento inicial fallido de cerrar una herida. Sin importar cuál sea la causa, el tratamiento inicial de una herida con frecuencia sigue patrones similares. El cierre eficaz de una herida y la cicatrización resultante con frecuencia dependen de si se siguen los principios básicos de la evaluación de las heridas, el cuidado apropiado y la revaluación. Este artículo se ocupa del abordaje y de las opciones específicas en las fases iniciales del tratamiento de las heridas.

Medicaciones tópicas y sistémicas para heridas D.J. Krahwinkel y Harry W. Boothe, Jr. Actualmente existe una plétora de medicaciones tópicas y sistémicas disponibles para el clínico veterinario que ayudan en el proceso de cicatrización de heridas. Algunas de éstas ayudan a mantener un ambiente húmedo. Otras incrementan los factores de crecimiento, proporcionan fuentes locales de energía, controlan la infección, proporcionan desbridación, aumentan el flujo sanguíneo y la temperatura de la herida, o reducen el edema de la herida. Los cuidados modernos requieren que se utilicen los productos adecuados, en función de la condición de la herida y de la fase de cicatrización. Este artículo expone varios productos para el cuidado de heridas y proporciona indicaciones para su uso.

739


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página vii

ÍNDICE

Envolturas, vendajes y entablillados para el tratamiento de heridas en perros y gatos Bonnie Grambow Campbell

vii

759

Los nuevos materiales han permitido que se expanda el papel del vendaje desde protector pasivo a participante activo en el proceso de cicatrización de heridas. Con la construcción de un vendaje que mantenga un ambiente húmedo en la herida, el veterinario utiliza los propios mecanismos de cicatrización del paciente para proporcionar una desbridación autolítica selectiva, velocidad de granulación y epitelización, disminución de la infección, y aumento de la comodidad del paciente. Hay una gran variedad de envolturas primarias disponibles para hacer un vendaje apropiado para cada fase de la cicatrización de la herida. Este artículo trata sobre los principios de la cicatrización húmeda, la selección y la aplicación de envolturas primarias, las consideraciones específicas para aplicar y cambiar vendajes y entablillados, y la prevención de las complicaciones del vendaje.

Heridas en la cabeza y faciales en perros y gatos Eric. R. Pope

793

Las lesiones en la cabeza y la cara son comunes en la cirugía de pequeños animales. Aunque muchas de las lesiones al principio son espectaculares, bastantes pueden repararse utilizando procedimientos quirúrgicos reconstructivos básicos. El excelente aporte sanguíneo de esta zona y la disponibilidad de tejido local proporcionan muchas opciones para reparar la mayoría de las heridas. Este artículo describe las indicaciones y las técnicas para reconstruir las heridas de esta zona.

Lesiones del miembro distal y la pata David Fowler La reconstrucción del miembro distal es complicada debido a la escasez de tejido local y la frecuente asociación a lesiones ortopédicas con pérdida cutánea. La cicatrización por segunda intención o las técnicas de estiramiento de la piel se utilizan para heridas que afectan a menos del 30% de la circunferencia del miembro. Los injertos de piel se recomiendan para la reconstrucción de heridas superficiales de mayor tamaño después de que se haya establecido un lecho de tejido de granulación o para la reconstrucción inmediata de heridas limpias que están sobre músculo sano. Las heridas complicadas por lesiones ortopédicas se benefician de la recons-

819


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página viii

ÍNDICE

viii

trucción precoz utilizando tejido vascularizado. La reconstrucción de superficies que soportan el peso corporal y el tratamiento de las lesiones por amputación parcial son funcionalmente difíciles debido al estrés ambiental que sufren las almohadillas. Los injertos de almohadillas, las técnicas de transposición de almohadillas, la centralización de dedos y la transferencia de tejido libre microvascular de las almohadillas se pueden tener en cuenta para la reconstrucción de las superficies que soportan el peso corporal. No se han establecido las indicaciones definitivas de cuándo debería utilizarse cada una de estas técnicas.

Heridas del tronco de gran tamaño Cheryl S. Hedlund

847

El tratamiento de las heridas de gran tamaño en el tronco empieza con un buen tratamiento y vendaje de la herida. Cuando hay un lecho de la herida sano y un tejido adecuado, la herida se cierra. Por suerte, hay abundante tejido suelto en el tronco en la mayoría de los animales, y el cierre de la herida puede conseguirse mediante técnicas reconstructivas simples, como la disección y las suturas de tensión o «de adelantamiento». Sin embargo, algunas heridas y áreas del torso pueden necesitar técnicas liberadoras de tensión más avanzadas, estiramiento de piel e implantes tisulares o colgajos para conseguir cierres libres de tensión y una cicatrización adecuada. La utilización de estas técnicas permite el cierre de la herida y un resultado estético adecuado incluso para aquellas heridas que inicialmente podían parecer de mal pronóstico.

Heridas por disparo, mordiscos y quemaduras en perros y gatos Michael M. Pavletic y Nicholas J. Trout

873

A menudo los veterinarios se encuentran con pacientes con lesiones por bala, mordisco o quemadura. Las lesiones pueden variar desde simples heridas cutáneas de poca penetración a lesiones de tejidos blandos y duros que ponen en peligro la vida con ramificaciones metabólicas complejas concomitantes. Este artículo revisa el diagnóstico y las opciones terapéuticas para cada tipo de lesión.

Tratamiento de heridas cutáneas específicas Richard A.S. White Este artículo trata del rango de las condiciones cutáneas observadas en el perro y el gato, incluyendo las enfermedades intertrigi-

895


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página ix

ÍNDICE

ix

nosas, los senos dérmicos, las lesiones crónicas que afectan a los miembros, y las infecciones específicas de heridas en las que la intervención quirúrgica puede tener un papel muy útil para un tratamiento eficaz.

Heridas de la cola y la zona perineal Jamie R. Bellah

913

Las heridas en la cola y la zona perineal aparecen por diversas causas. Las técnicas reconstructivas son beneficiosas para resolver los problemas congénitos, traumáticos y neoplásicos que afectan a la cola y el periné. Este artículo revisa algunos problemas comunes y no tan comunes y las técnicas para tratarlos eficazmente.

Índice alfabético

931


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página xi

Vet Clin Small Anim 36 (2006) xi-xiii

CLÍNICAS VETERINARIAS

xi

MEDICINA DE PEQUEÑOS ANIMALES PREFACIO

Tratamiento de las heridas

Steven F. Swaim, DVM, MS D.J. Krahwinkel, DVM, MS Editores

HISTORIA El tratamiento de las heridas ha sido un tema de interés a lo largo de los años. Como parte de dicho tratamiento, el hombre siempre ha tendido a poner productos y sustancias dentro de las heridas. Se ha dicho: «… las heridas están enjabonadas, bañadas y rociadas con nociones, pociones y lociones» [1]. A modo de reflexión se ha publicado una compilación de algunas de las cosas que se han descrito a lo largo de los años para poner en las heridas y su mecanismo de acción propuesto [2]. Los materiales han ido desde aquellos que se aceptan por la comunidad médica (p. ej., sulfadiazina de plata, solución de Dakin) en un extremo del espectro, hasta los materiales más aberrantes en el otro extremo del espectro (p. ej., estiércol y cerveza por su contenido en amoníaco y alcohol, respectivamente). Ya en el año 3000 a.C., los egipcios utilizaban grasa, resina, miel, apósito de hilachas y carne como envolturas tópicas. En el año 200 d.C., Galen cuidaba a los gladiadores utilizando la teoría del loable pus, mediante la cual las heridas no infectadas se inoculaban con una sustancia para inducir infecciones. La práctica persistió durante más de 1.000 años [3]. En el siglo XVI, las heridas se escaldaban con aceite hirviendo. Sin embargo, en la batalla de Turín no había aceite, por lo que Ambrose Paré, un barbero-cirujano del ejército francés, utilizó una poción de huevos, aguarrás y aceite de rosas como un remedio contra las heridas. Con este tratamiento murieron pocos soldados, sus heridas cicatrizaron más rápidamente y experimentaron menos dolor. Paré dijo: «Yo envolví la herida, y Dios la curó» [3]. El concepto de cicatrización húmeda de la herida empezó a aceptarse en las décadas de 1970 y 1980. Ha sido sólo en los últimos 10 a 20 años cuando ha habido un boom virtual en el conocimiento, la tecnología y los productos para el cuidado de las heridas. El descubrimiento de los factores de crecimiento esenciales para la cicatriza-


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página xii

xii

PREFACIO

ción de las heridas y el concepto crucial de la cicatrización húmeda, son sólo dos ejemplos de los recientes avances del cuidado de heridas. Con el conocimiento actual de las medicaciones antimicrobianas, la práctica de la desbridación de las heridas, la aplicación de la tecnología de los factores de crecimiento, el concepto de la cicatrización húmeda, y la conservación de la perfusión y la oxigenación de la herida, el cuidado moderno de las heridas continúa avanzando. Simultáneamente a la mejora en el cuidado tópico de las heridas, los cirujanos veterinarios han desarrollado herramientas avanzadas en el cierre quirúrgico de heridas con la utilización de colgajos e injertos de piel. Estas herramientas, junto con el desarrollo de las técnicas quirúrgicas microvasculares para los injertos de piel, han encauzado verdaderamente el cuidado veterinario de heridas hacia el siglo XXI.

SOCIEDAD PARA EL TRATAMIENTO VETERINARIO DE HERIDAS Nos gustaría informar al lector sobre la función reciente de la Veterinary Wound Management Society (VWMS), que se ha establecido como una organización para veterinarios, estudiantes de veterinaria, internos, residentes y técnicos, así como para personal implicado en la industria del cuidado veterinario de heridas. Su misión es avanzar en el arte y la ciencia del tratamiento de heridas en animales, promoviendo la excelencia en este campo. Las actividades de la VWMS incluyen la estimulación de la investigación y el progreso científico relativo a la prevención, el diagnóstico y la terapia de las heridas animales, así como la inclusión de estudios de medicina comparativa. La sociedad también estimula la educación mediante la comunicación y la diseminación del conocimiento relacionado con el tratamiento de las heridas. La VWMS se esfuerza para proporcionar servicio al público utilizando las medicaciones, los materiales y las técnicas actuales. Aquellos que estén interesados en formar parte de la VWMS pueden visitar su página web (www.vwms.org) para aprender más sobre la sociedad y solicitar su afiliación a través de Internet. Steven F. Swaim, DVM, MS Scott-Ritchey Research Center and Department of Clinical Sciences College of Veterinary Medicine Wire Road Auburn University, AL 36849, USA Dirección electrónica: swaimsf@auburn.edu D.J. Krahwinkel, DVM, MS Department of Small Animal Clinical Sciences C247 Veterinary Teaching Hospital University of Tennessee Knoxville, TN 37996-4544, USA Dirección electrónica: djk@utk.edu


i-x Veter4 4/5/07 08:36 Página xiii

PREFACIO

Bibliografía

xiii


Medicina de pequeños animales. Tratamiento de las heridas