Issuu on Google+

Alumno:Lugo Gastelum Luis Alberto Grupo: 634 Capacitacion Informatica


Lo bueno, lo malo y lo feo de Dead Space 3 Lo bueno Toda saga llega a un momento de definición: da ‘más de lo mismo’ o cambia. Lamentablemente, en esa indecisión a veces se toman caminos equivocados. Visceral Games trata de darle nuevos aires a su franquicia estrella con esta tercera entrega, y creo que ha logrado un producto bastante balanceado. La historia de Dead Space 3 arranca años después de los acontecimientos de las anteriores entregas. Isaac Clarke ahora es blanco de los unitólogos, que ven en él un enemigo de cuidado. Recuerden que Clarke conoce la forma de acabar con las temibles Efigies. Como verán, este Dead Space 3 está dirigido a quienes han jugado los anteriores títulos de la saga. Si no los han jugado, mi recomendación es que lo hagan. Se están perdiendo una experiencia única en esta generación de consolas. Volviendo al análisis, puedo decirles que la historia es sólida y está bien narrada, aunque se llegan a extrañar giros argumentales y una que otra sorpresa. Eso sí, la campaña nos lleva por diversas locaciones, destacando con luz propia el planeta helado Tau Volantis. Como novedad, tenemos la inclusión de un modo cooperativo para toda la campaña, un camino que, afortunadamente, no es obligatorio tomar, ya que en el menú principal podremos optar por pasar la historia en solitario. Lo más recomendable, en mi humilde opinión. Eso sí, jugar en cooperativo nos permitirá conocer a fondo a un nuevo personaje, el sargento John Carver, quien tiene las mismas habilidades que Clarke, pero vive atormentado por las Efigies. Además, el cooperativo nos trae misiones extra exclusivas para la modalidad. Estas misiones secundarias no son exclusividad del modo cooperativo. En solitario, también las tenemos presentes y déjenme decirles que su inclusión es positiva. Si bien algunas misiones son accesorias y solo consisten en limpiar habitaciones de necromorfos, hay otras que tienen hasta su pequeña historia, lo que nos permite conocer más sobre el argumento general. La duración de la campaña principal es aceptable, entre 10 y 12 horas, dependiendo si cumples con las misiones secundarias. Ahora, teniendo en cuenta la opción del cooperativo, diría que es un título bastante rejugable.


Otra implementación es la posibilidad de desarrollar armas, kits de salud, etcétera, en una suerte de talleres que están a lo largo de todo el recorrido. Para ello, durante el combate encontraremos no solo esquemas para guiarnos sino también todo tipo de insumos para nuestras creaciones. Esto no quiere decir que crear armas sea un quebradero de cabeza. Todo es muy sencillo de hacer y pasadas unas horas ya seremos unos expertos en estos menesteres. Estos insumos también nos servirán para mejorar nuestro traje. A nivel jugable, Dead Space 3 mantiene el nivel de entregas anteriores, con una pantalla limpia de indicadores y un control muy amigable del personaje. Como novedad, tenemos la posibilidad de hacer coberturas, pero esto lo comentaré más adelante. Sin duda, lo mejor del juego sigue siendo la banda sonora y los efectos de sonido, simplemente magistrales. Dead Space 3 sabe jugar muy bien con los silencios y cuando estamos siendo atacados tenemos de fondo una música que aumenta la tensión al máximo.

Lo malo El cooperativo, si bien es opcional, solo se puede jugar en línea (y con online pass de por medio). No sé por qué no se incluyó la opción de jugarlo a pantalla partida. Ahora, he de reconocer que jugando en cooperativo nunca sufrí del incómodo lag. El juego sigue siendo sumamente lineal, teniendo en todo momento un camino marcado por dónde ir. Los escenarios ahora son más amplios (asumo que por la inclusión del cooperativo), pero siempre tendremos claro qué hacer. Como dije en la sección anterior, ahora tenemos un sistema de cobertura y esto es porque en Dead Space 3 no solo nos enfrentaremos a necromorfos, sino también a soldados de los unitólogos. Sin embargo, estos tiroteos están poco inspirados, con hordas de soldados torpes (muy kamikazes para mi gusto) y que atacan sin estrategia definida. Hay veces en las que se mezclan tiroteos con ataques de necromorfos y ahí uno puede ver que el andar torpe de estas aberraciones es imitado por los soldados humanos. Punto en contra. Dead Space 3 tiene un enfoque más hacia la acción. Eso es innegable. Pero hay que tener en cuenta que la segunda entrega ya mostraba esta inclinación, aunque de una manera menos evidente. El resultado no es del todo negativo, pero sí se llegan a añorar esos momentos en los que la munición era escasa (ahora nos faltará espacio en el baúl para meter tanto arsenal) y los kits de salud eran más preciados que el propio maná del cielo.


No se han perdido, eso sí, los sustos por sorpresa, algunos momentos de soledad angustiante y la tensión de enfrentarse a hordas de enemigos.

Lo feo Aparte del ya mencionado online pass, sin el que no podremos acceder al modo cooperativo, hay otro elemento cuestionable: la inclusión de micropagos. Ahora, desde el primer momento, y por una suma de dinero real, podremos tener todos los insumos para crear el arma más poderosa, inclusión que trastoca la progresión natural de un videojuego, o sea, ir de menos a más. De momento, he visto que todo lo que se compra con dinero real está en el juego. Es decir, en algún momento lo podremos encontrar, ya sea matando enemigos o hurgando entre los rincones. Empero, nada garantiza que más adelante se pongan a la venta armas y demás accesorios exclusivos. Finalmente, lo más cuestionable es, sin duda, el arribo del DLC titulado Awakened, que se ubica cronológicamente después del final del juego. El epílogo daba a entender que había algo más adelante, un guiño a Dead Space 4, tal vez. Pero la realidad es que la historia continúa vía descarga de contenido. Una política sumamente criticable. Conclusión: Tras jugar la demo de Dead Space 3, tenía muchos temores en torno a este juego, temores que se veían reflejados en la mutación que sufrió, por ejemplo, Resident Evil. Sin embargo, debo reconocer que el juego llegó a engancharse. Así, pese a algunos momentos en los que la acción tomaba protagonismo, aún tenemos momentos de miedo y tensión. Si -como yo- jugaste religiosamente los anteriores Dead Space, no dudes en jugar esta tercera entrega. Y ustedes, ¿ya jugaron Dead Space 3?, ¿qué opinan de este videojuego?



dead space 3