Page 1

Bebes

Valenzuela hernanadez jessica y.

634

Un bebé es un ser humano de una edad todavía muy corta, que no puede hablar. Un bebé recién nacido es un neonato.El bebé recién nacido no posee ningún comportamiento aprendido por lo que no entiende y no conoce su entorno, por eso se maneja por puro instinto y con varios reflejos, aunque su capacidad de aprendizaje es hasta una cierta edad límite (discutida por los expertos, pero situada por la mayoría alrededor de los 4 o 5 años), mucho mayor que la de los individuos adultos.El bebé es totalmente dependiente de sus progenitores o tutores, necesitando de su atención para poder satisfacer sus necesidades básicas, o para realizar actividades elementales. Ante cualquier necesidad o incomodidad, el bebé llorará para atraer la atención de los adultos.


Cuando nace el bebé y los flamantes padres vuelven con él al hogar, comienza una vida nueva, con nuevos horarios, costumbres y actividades que giran absolutamente entorno al recién nacido. Los cuidados básicos del mismo, son parte de las tareas que deben realizarse y para las que hay que estar muy bien preparados y dispuestos. Entre los cuidados básicos del bebé están: Alimentación Sin lugar a dudas, el mejor alimento para el bebé es la leche materna y por ello es que se promueve tanto la lactancia y sus múltiples beneficios (protección contra enfermedades, inmunidad, fortalecedora del vínculo afectivo entre madre e hijo, etc.). Beneficios de la leche materna • • • • • •

Mejora las defensas. Puede prevenir cierto tipo de alergias. Ayuda a la relación madre-hijo, favoreciendo el contacto precoz. Mejora la absorción, digestión y vaciamiento gástrico. Hay una mejor absorción de todos sus componentes. Facilita el crecimiento intestinal, disminuyendo el riesgo de enterocolitis necrotizante.

Manejo de la leche materna • • • • • • • • • •

Lavado intenso de manos. Estimulación de las mamas después del nacimiento cada tres horas. Almacenar en recipientes de plástico o cristal. Rotular con nombre, fecha y hora de extracción. Guardar en nevera. Usar por orden de antigüedad. Calentar o descongelar al baño María. Congelar, si no se va a usar antes de las 24 horas. Transporte desde el domicilio al hospital en nevera portátil. Lavado del material (sacaleches, biberones...) con agua y jabón (puede usarse el lavavajillas). Hacer un secado (es importante) con un paño limpio.


Sin embargo, pueden existir casos en los que por diversas razones (enfermedad o ausencia de la madre por ejemplo) esto no es posible y se debe recurrir a la leche de fórmula. En uno u otro caso, lo importante es tener claro que el bebé debe ser alimentado cada 3 o 4 horas, inclusive durante la noche. En el caso de la lactancia, si bien es casi instintivo el reflejo de succión del bebé y la colocación del pequeño al pecho materno, es preciso saber como hacerlo para prevenir que el bebé lastime los pezones de su madre al succionar mal, trayendo como consecuencia que en situaciones extremas, deba interrumpirse la lactancia. Cuando el bebé es alimentado con leche de fórmula, lo que debe tenerse en cuenta es la higiene y manipulación de los utensilios y de la leche, ya que un mal manejo puede acarrear problemas digestivos al bebé. Deben lavarse muy bien las manos antes, prepararse la fórmula con agua fría, previamente hervida durante unos 10 minutos, y estar todos los utensilios correctamente esterilizados. Luego de alimentar al bebé, hay que hacerlo eructar, para que expulse el aire que tragó mientras comía, previniendo así gases y vómitos. Para ello, la mamá, papá o adulto a cargo, se coloca un paño limpio sobre el hombro y poniendo al bebé en posición vertical con la boca sobre el paño, se lo deja unos minutos hasta que eructe.


De 0 a 2 meses o El cuello es demasiado frágil para sostener por si solo la cabeza o Voltea la cabeza cuando está acostado boca arriba o Sonríe cuando se le acercan o Emite sonidos o Empuña su mano o A partir de los dos meses comienza el balbuceo (emitir sonido desde la parte posterior de la boca) o Su visión es muy limitada De 3 a 4 meses o Acerca la mano para tomar un objeto o El movimiento de manos y pies no es sincronizado o El desarrollo de la visión permite al bebé diferenciar objetos pero con muy poco contraste o Comienza a reconocer a su madre o Comienza a distinguir entre rostros familiares y desconocidos o Los músculos del cuello se desarrollan permitiendo mantener la cabeza erguida o Juega con sus manos De 5 a 6 meses o El bebé comienza a agarrar objetos pero todavía no utiliza el pulgar o El bebé es capaz de sentarse por si solo o El bebé se empuja para levantar su cabeza y hombros para mirar a su alrededor o Comienza el gateo De los 7 a 9 meses o Pasa objetos de una mano a otra o El bebé da sus primeros pasos sosteniendose de la mano de un adulto o El bebé se sienta firmemente durante largos períodos o El bebé comenzará a desplazarse a gatas. A los 10 meses o Se pone de pie o Se mantiene de pie con apoyo pero no puede sentarse solo o Emite las primeras palabras o Le gusta lanzar objetos De 11 a 12 meses o Mantiene el equilibrio mientras se pone de pie por si solo o Da sus primeros pasos


Para evitar que los niños cojan estos procesos infecciosos tenemos que realizar unas medidas de prevención como son: • • • • • • • •

Lavarse las manos frecuentemente los padres y cualquiera que toque al niño (muy importante). Baño y aseo diario. Tirar los pañuelos usados. Limpiar frecuentemente con agua y jabón los juguetes del niño. Usar habitaciones separadas para el niño y hermanos mayores. Evitar que se acerquen personas resfriadas. Evitar ambientes de humo de tabaco. Evitar espacios llenos de gente (salas de espera pediátricas, salas comunes en hospitales, grandes almacenes etc.), durante otoño e invierno. Si está indicada alguna vacunación (antigripal, virus sincitial respiratorio) lo indicará el pediatra.


Cuidado de bebes  

En esta revista tenemos los cuidados generales para tu bebe...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you