Issuu on Google+

El final será un principio La llama de una vela era la única luz que alumbraba la habitación. El sonido de la pluma al deslizarse por el papel, el único que rompía el silencio. Monotonía: tintero, pluma, pergamino. Recuerdos que aparecían en mi mente y se desvanecían como si no hubiesen estado allí. La voz de mi padre. El silencio de mi madre. Todos aquellos días en los que creí que tenía un hermano. Todos aquellos ratos en los que mi padre me convencía de que todo había sido un sueño. Mañana mi alma será juzgada. Solo quería saber que su padre nunca tuvo razón.

Ya faltaba menos para la celebración. Pasaban 59 días de Pascua. Mañana sería el gran día. Todo estaba preparado. La ropa a punto y las calles engalanadas. Se fue a dormir pronto, mañana sería un día muy especial, pero no de la forma que esperaba.

- Liam, stop writing please I'd like to talk to you. - Ok, I'm listening to you. - Liam, we've tried it. Tomorrow it will be the first day of the rest of our lives, but don't worry; we will be together forever, in my heart. Remember all the moments that we have spent together. Remember


the smiles and love we have shared. But also remember the tears, because in the bad moments we were together. Don't forget all we might have done together if it had not been for that murder. I love you Liam, don't forget it never. And, wait for me in heaven. - I love you too Elisabeth, thank you for being in my life all this time and, be sure, I'll wait for you. Forever.

Los primeros rayos de sol del día despuntaban detrás de los edificios. La silueta de un destino se encontraba en medio de la plaza mayor. Las flores cubrían las calles de un sueño. La fiesta del Corpus empezaba hoy. La vida de un hombre acabaría hoy también. Una mirada cambiaría una existencia mientras la otra se apague.

Al ser colgado vi, en medio de la multitud, unos ojos. Aquellos ojos. Sus ojos. Los ojos de mi hermano. De aquel hermano que mi padre había intentado borrarme de la memoria durante toda mi vida.


El final será un principio