Issuu on Google+

Nuestro planeta presenta una superficie cubierta por gran cantidad de agua. Si pudieramos repartila entre todos los habitantes, a cada uno le corresponderian unos 300 millones de metros cubicos, con los que podrian llenarse cien grandes estadios de futbol. Pero el 97% del agua no puede ser utilizada para el consumo humano porque es salada. De la cantidad restante, el 90% se encuentra como hielo y forma parte de los casquetes polares y los glaciares, lo cual impide disponer de ella con facilidad.

Una riqueza que Debemos cuidar

Una canilla mal cerrada o un deposito de agua que pierden algunas gotas son solo alguna de las formas en que, diariamente se desperdician enormes cantidades de agua potable.


El vapor de agua procedente de los mares, ríos, etc... se dispersa invisible por el aire. El vapor asciende por la atmósfera y se enfría. ¿Qué pasa entonces?. ¡Pues lo mismo que en vuestra clase durante la noche!, el vapor de agua se ve obligado a licuar. Y como ahora, a muchos metros de altura, no puede depositarse sobre ningún sitio, el vapor se transforma sobre finísimas gotitas líquidas, visibles, que quedan suspendidas en el aire: son las nubes. Estas nubes pueden enfriarse todavía más y es entonces cuando llueve. Y como ahora, a muchos metros de altura, no puede depositarse sobre ningún sitio, el vapor se transforma sobre finísimas gotitas líquidas, visibles, que quedan suspendidas en el aire: son las nubes. Estas nubes pueden enfriarse todavía más y es entonces cuando llueve.


1. Porque son empujadas hacia arriba por corrientes ascendentes de aire. Esto sucede con frecuencia en el Ecuador y en los días calurosos de verano en nuestras latitudes. Las nubes al enfriarse, se contraen y las gotitas se unen entre sí formando gotas mas grandes que se ven obligadas a caer al suelo por la acción de la gravedad.

2. Las nubes son arrastradas por corrientes de aire caliente hasta chocar contra las montañas. Entonces se ven obligadas a subir por las laderas, se enfrían rápidamente y llueve. 3. Las nubes son arrastradas por corrientes de aire caliente procedente generalmente de los anticiclones tropicales. Al llegar a una zona fría de baja presión (borrasca) el aire cálido choca con el frío, las nubes al ascender se enfrían y llueve. El proceso es igual que en las montañas pero ahora el enfriamiento se produce al chocar con el aire frío de una zona de baja presión.


el agua que consumimos