Page 1

www.elperiodico.com.co

Almirante, Rodolfo Amaya

El presidente, Juan Manuel Santos

www.elperiodico.com.co

Acuerdos con Costa Rica para frenar masacre de la especie

Caza - tiburones en la mira

Embajador, Hernando Herrera

Ministro de Ambiente, Frank Pearl

DE BOGOTÁ

Informe Especial

13 / Enero 21 y 22 de 2012

12 / Enero 21 y 22 de 2012

El presidente Juan Manuel Santos dijo que se aplicarán medidas drásticas a los responsables de la pesca ilegal en aguas colombianas del Pacífico.

Andrés Rincón / Vannesa Romero

“En los congeladores de la algunas embarcaciones fueron descubiertos tres tiburones y otras especies que habían sido atrapadas en las redes utilizadas por el personal de ese barco pesquero. Por ello se hace una presencia periódica en la extensión de 339 mil kilómetros cuadrados del mar Pacifico colombiano, a través de puestos fijos”.

“He pedido a la Capitanía de Puerto y a la Armada que le imponga las sanciones más drásticas que nos permita la ley para esas embarcaciones, y también le he pedido al Comandante de la Armada que vigile con especial cuidado y con especial atención, ese fenómeno de la pesca ilegal en nuestra aguas”.

ARMADA NACIONAL INVESTIGA DENUNCIAS

Habría complicidad de uniformados Gracias a las denuncias de algunos pescadores de la zona, el comandante de la Fuerza Naval de Pacífico, el almirante Rodolfo Amaya ya inició las investigaciones sobre la posible complicidad de algunos miembros de la Armada Nacional en el hecho de la pesca ilegal de tiburones. Lo dicho hasta el momento es que “pese a que las embarcaciones que realizan la pesca ilegal son muy pequeñas, tienen la capacidad de llegar hasta el santuario de Malpelo”, según comentó. Y es que el pasado jueves en aguas del Pacífico fue hallada la cuarta embarcación artesanal –en menos de dos días- de origen ecuatoriano y que fue interceptada a 72 millas náuticas del oeste de Charambira, Chocó. Tal lancha, de acuerdo a las investigaciones, violó el límite fronterizo “para el aprovechamiento

y explotación de los recursos naturales e incurrió en ilícita actividad de pesca”.

redaccion@elperiodico.com.co

Una persecución sin cuartel a los ‘caza – tiburones’ anunció ayer el presidente Juan Manuel Santos tras la matanza de esta especie que vienen realizando pescadores ilegales de Costa Rica y de Ecuador en aguas del Pacífico colombiano. Tras los acuerdos sostenidos entre Colombia y Costa Rica para combatir esta práctica, el Jefe de Estado dijo que se impondrán sanciones ejemplarizantes a las personas que fueron capturadas y a las cuales se les encontró una considerable cantidad de aletas de tiburón en sus embarcaciones. “Quiero condenar en forma clara y tajante esa pesca ilegal, la presencia de esas embarcaciones, la forma como están violando todos los principios no solamente territoriales sino del medio ambiente, de nuestra riqueza marítima”, expresó el Mandatario.

El presidente añadió que cuando se capturaron los pescadores “tenían la evidencia ahí en el barco, porque lo que están haciendo no es solamente algo ilegal sino que es un crimen contra el medio ambiente, contra la fauna; eso de cortarle las aletas a los tiburones y dejarlos que se mueran es algo que nosotros no vamos a permitir”, señaló el Jefe de Estado. Por eso, pidió a las autoridades sancionar drásticamente a las tres embarcaciones y mantenerse vigilantes para evitar la pesca ilegal en aguas colombianas. “He pedido a la Capitanía de Puerto y a la Armada que le imponga las sanciones más drásticas que nos permita la ley para esas embarcaciones y también le he pedido al Comandante de la Armada que vigile con especial cuidado, ese fenómeno de la pesca ilegal en nuestra aguas”, indicó el Presidente Santos. En ese sentido advirtió que las autoridades actuarán con todo el rigor del caso frente a nuevas violaciones del territorio colombiano por parte

Las decisiones

Las otras tres embarcaciones fueron retenidas el miércoles pasado, las cuales tenían bandera costarricense, uno de ellas con identificación ‘Yamauri Número Uno de registro PQ 2184’, con cinco personas a bordo. En los operativos fueron capturadas 13 personas y puestas a disposición de un fiscal de Buenaventura, Valle del Cauca, de quienes se estudia si son procesados por las autoridades colombianas o son deportados a sus países de origen. El material decomisado fue entregado al Instituto Colombiano para el Desarrollo Rural (Incoder) mientras que la Armada Nacional mantiene los operativos en la zona con guardias costeros.

de pesqueros ilegales. “Cualquier embarcación ilegal que quiera volver a pescar en aguas colombianas, actuaremos con toda la contundencia”, puntualizó el Jefe de Estado. El jueves pasado los gobiernos de Colombia y de Costa Rica entablaron varios acuerdos para evitar la caza de los escualos. “Tenemos la disposición de aplicar todas las medidas administrativas, judiciales y sancionatorias” en relación con ese delito, aseguró el vicecanciller costarricense, Carlos Roverssi, tras una reunión de funcionarios de ambos países en la sede de la Cancillería. En relación con el incidente, Roverssi aseguro que “no existe ninguna diferencia entre los gobiernos. No existe ningún diferendo, más bien, nuestras posiciones son concordantes”. El funcionario explicó que en el encuentro se acordó integrar una comisión binacional encargada de elaborar un plan de acción para la vigilancia y el control de las zonas marítimas jurisdiccionales.

“Costa Rica ha estado de acuerdo en fortalecer unos mecanismos drásticos, aún más de los que existen, para perseguir a aquellas personas que se dediquen a hechos ilícitos. Dicho país despejan cualquier circunstancia que podíamos enfrentar sobre una confrontación o controversia, que no cabe en la cabeza de los dos gobiernos”.

“Aplicaremos con toda la fuerza el régimen ambiental para castigar a los pesqueros invasores y a quienes masacran tiburones. Tenemos la capacidad de incautar esas embarcaciones (...) lamentablemente cuando hay intereses económicos hay mafias y corrupción de por medio, con algunas personas que hacen parte del Estado”.

CERCA DE 79 MILLONES SON SACRFICADOS AL AÑO

Japoneses, los principales consumidores Países como Singapur, Corea del Sur Japón y China son los países que mayor demandan una sopa de aleta de tiburón más conocida como ‘Yuchi’, por lo que en reiteradas ocasiones organizaciones ambientalistas han apuntado a decir que más de 79 millones de estos peces cartilaginosos, son sacrificadas anualmente para satisfaces estos paladares. Tal plato se sirve en las ocasiones especiales y en las festividades simbólicas del respectivo país y como parte de su preparación se les quita la piel a las aletas para posteriormente secarlas. También se lavan en perióxido de hidrógeno para lograr una apariencia más atractiva. Según algunos estudios, las poblaciones de estos animales han descendido en las últimas décadas en más del 80 por ciento en el Atlántico Noroeste, y en el Mediterráneo en un 99 por ciento en los dos últimos siglos aproximadamente. Como dato particular España figura dentro de los principales países con mayor venta mundial de aletas de tiburones, a su vez que fue el primer país en prohibir la caza de dos especies en peligro de extinción. Lo cierto es que estos animales con más de 400 millones de años en las aguas, según las primeras investigaciones, están en los mares 200 años antes que los dinosaurios, como lo han dicho algunos especialistas en el tema. Estos peces cartilaginosos que pueden llegar a medir hasta 18 metros, huyen de las personas pero se han acostumbrado a su presencia, y su papel dentro del ecosistema marino es fundamental ya que se alimentan únicamente de plancton ayudando al equilibrio de la cadena alimenticia marina.

FOTO: archivo

Definen medidas Aplicación de controles

Los expertos calculan que en las últimas décadas la población de tiburones ha disminuidos un 80 por ciento en zonas como el Atlántico Noroeste.

Uno de los países con mayor índice de venta mundial de aleta de tiburón es España, que a su vez, fue el primer país en prohibir la caza de dos especies en peligro.

El ministro de Medio Ambiente, Frank Pearl, dijo que se define el plan conjunto entre Colombia y Costa Rica para frenar la pesca ilegal en el Océano Pacífico. El Ministro señaló que en un plazo de uno a tres meses se comenzarán a aplicar dichas medidas. Asímismo, Pearl reconoció que en el hecho ocurrido a finales del 2011 se presentaron fallas técnicas de los equipos de monitoreo satelital de pesca. No obstante, el Gobierno reconoció que hace falta más vigilancia de los mares colombianos. “Nosotros hemos tenido descuidados nuestros océanos y por eso en el Ministerio se creó una

división de mares y costas para tener unos programas y definir unos recursos para coordinar con las autoridades para la protección de las aguas, de la fauna y de las líneas costeras”, afirmó. El funcionario señaló que no solo barcos de bandera costarricense estaán violando aguas colombianas, sino de otras naciones como Japón y Ecuador. El Ministro sostuvo que la violación de las aguas colombianas no quedará impune y que los capturados serán procesados. Advirtió sobre la presencia de mafias al interior de las entidades encargadas de velar por el control de la pesca.

Caza-Tiburones en la mira  

En aguas del pacifico barcos con bandera de Costa Rica pescan ilegalmente generando una masacre de la especie.