Issuu on Google+


SUMARIO

22 Una mirada a la historia

Coordinación Ahmed Valtier Mosqueda Edmundo Derbez García Juan Jacobo Castillo Antonio Peña Guajardo (+) Diseño Alejandro Derbez García Corrección Angélica Garza Martínez Reseñas Maricela Garza Martínez Investigación Myrna Gutiérrez Gómez

Año XI, núm. 63. ATISBO. Una mirada a la historia es una publicación de historia, cultura y tradición de Nuevo León. ATISBO con título de registro de marca No. 1118091 y Una mirada a la historia con título de registro de marca No. 1115807 otorgados por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Permitida la reproducción del contenido citando la fuente. Impreso en Grafiady, Escobedo 131 Col. Los Elizondo, Escobedo, N. L., tel. 52 (81) 8212 0150. Distribución: Publicaciones Federico Flores, Arteaga 1214 pte., tel. 8372-9047.

TODO ES AYER

14

DIBUJOS DE LAS

EXPLORACIONES DE

J. L. BERLANDIER

El naturalista francés que realizó viajes científicos por el noreste de México y el sur de Texas, dejó un importante acervo documental de sus observaciones, que incluyen ilustraciones de los cerros más representativos de Nuevo León, que datan de 1830 y 1834.

ATISBO. Para comentarios y sugerencias escriba al correo electrónico: revista@atisbo.net

ANECDOTARIO

4

LOS

en la agotadora prueba de caminata de 20 kilómetros, venciendo a los alemanes y rusos marcados como amplios favoritos.

Sin ninguna de sus mil máscaras / Los rostros contradictorios de Porfirio Barba Jacob / La adusta vida presidencial

NUESTRA GENTE

32

EL PLAN MAESTRO DEL PARQUE FUNDIDORA

La idea de convertir a la siderúrgica en un parque ecológico y museo industrial, provino de los trabajadores, pero el Plan Maestro formulado por la iniciativa privada, priorizó áreas recreativas y comerciales.

PINTOR Y ESCULTOR DEL SIGLO XIX

A este artista errante, nativo de Aguascalientes y conocido como “El griego”, se debe la fachada del antiguo Palacio Municipal, incluyendo el escudo de Monterrey que lo remata, y la primera fuente, siendo uno de los arquitectos más prólijos de la ciudad.

TODO ES AYER

5

P APIAS A NGUIANO ,

40

LIBROS

MEMORIA DE LOS DÍAS TODO ES AYER

22

1976: LA

OLÍMPICA DE

HAZAÑA

DANIEL

BAUTISTA ROCHA

El joven atleta regiomontano de origen potosino, grabó su nombre en la historia de los Juegos Olímpicos al ganar en Montreal, Canadá, la medalla de oro

42

1936: El 1 de julio delegaciones de México y Estados Unidos integradas en una caravana conformada por un centenar de automóviles, encabezaron la apertura de la carretera MéxicoLaredo, tomando rumbo a Monterrey, camino a la capital del país. / Cronología de julio y agosto. ATISBO / 3


ANECDOTARIO Sin ninguna de sus mil máscaras

M

il Máscaras, considerado una de las más grandes leyendas de la lucha libre profesional, se dirigía en una ocasión con un grupo de luchadores por la carretera de Monterrey a Laredo para cumplir un compromiso, cuando la comioneta del promotor José Carlos Elizondo Sandoval en que viajaban sufrió un desperfecto. Durante dos horas Mil Máscaras, Tigre Universitario, Bello David, Príncipe Franky y otros guerreros esperaron infructuosamente la llegada de las asistencias bajo un sol infernal. Algunos de ellos se bajaron de la camioneta y se despojaron de sus camisetas y hasta de sus máscaras ante el sofocante calor. Pasadas cuatro horas por fin llegó una grúa pero Mil

Máscaras rehusó a irse en ella porque como ídolo y super estrella del pancracio creía que Elizondo debía tener la deferencia de ir por él. En ese momento extrajo su teléfono celular y marcó al promotor pero como no le contestaba, dijo en tono molesto: “con una fregada, dile que habla Mil Máscaras”. El chofer de la grúa quedó azorado al conocer al popular gladiador sin la seña protectora de su identidad.

Los rostros contradictorios de Porfirio Barba Jacob

L

a estancia del poeta colombiano Porfirio Barba Jacob en Monterrey fue breve (ver Atisbo No. 18), pero su contribución con el periodismo regiomontano, a decir de Erasmo Torres, es fuerte y llena de misterio, con una prosa y lenguaje de estilo particular que pone en evidencia las contradicciones de este amo del seudónimo. Se decía que era un bohemio incorregible, que vivía alquilando habitaciones de hoteles baratos, seduciendo conductores de autobuses, soldados y niños de la calle; consumiendo marihuana en lugares secretos junto a personas sin hogar y niños perdidos. “Nos degeneramos tanto que creo que alguna vez debimos haber sido como cerdos en la escala zoológica”, decía en alusión a los personajes del novelista Fortunato Hernández. A pesar de su aciaga vida, Ricardo Arenales, su verdadero nombre, escribía por requerimiento de cualquier periódico importante como El Imparcial y El Porvenir, lecciones morales, contra la insalubridad y el alcoholismo. 4 / ATISBO

La adusta vida presidencial

P

ara el cronista Salvador Novo, desde Benito Juárez, que vagó con el gobierno federal obligado por la invasión francesa, no hubo un presidente como Lázaro Cárdenas que recorriera todo el territorio nacional, y con estadísticas puntuales advertía que de los mil 825 días transcurridos de su mandato, estuvo fuera de la residencia presidencial 489 días con sus noches, recorriendo mil 28 pueblos, algunos de esos pertenecían a Nuevo León, que visitó constamente, ya conciliando en Monterrey un conflicto obrero-patronal, resolviendo en el municipio de Hidalgo la incautación de la cementera, atestiguando en el ejido San Nicolás la producción agrícola o como huésped de Plutarco Elías Calles en el rancho Soledad de la Mota en Montemorelos, conservando la costumbre castrense de dormir en algún modesto lecho, madrugar y bañarse con agua fría, deseñando el confort palaciego del hermoso Castillo de Chapultepec.


TODO ES AYER

El Plan Maestro del Parque

Fundidora La idea concebida por los ex trabajadores de la siderurgia para conservar intactos los edificios y naves con su maquinaria y equipos a fin de convertirla en un museo didáctico dentro de un gran pulmón ecológico, fue omitida en el Plan Maestro del Parque que, formulado por la iniciativa privada, priorizó áreas recreativas y comerciales con fines de fomento económico. JOSÉ ALBERTO AVIÑA REYES PRIMERA PARTE

ATISBO / 5


TODO ES AYER

D

espués del cierre de Fundidora Monterrey, el 10 de mayo de 1986, once mil trabajadores quedaron cesantes, indemnizados de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo; muchos encontraron ocupación o alguna forma de emplearse, aunque ésta fuera en la informalidad; otros por la edad quedaron inactivos y un porcentaje no menor cayó en el desempleo. En medio de las protestas y negociaciones por la reapertura u obtener una liquidación conforme al contrato colectivo de trabajo, un segmento importante de obreros de la sección 67, a través de su líder, Juan García Argüelles, identificado con las posiciones del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), planteó que la fábrica podía serles entregada por el gobierno federal para operarla como cooperativa, pensando que podía repetirse la experiencia de Refrescos Pascual. Sin embargo, como el cierre de Fundidora Monterrey era irreversible, según sentenció el director de SIDERMEX, GuiJunto al impacto laboral, social y económico de este suceso, surgió con el cierre otra gran incertidumbre respecto al destino de los terrenos, los modernos equipos, los históricos hornos, naves y edificios.

6 / ATISBO

llermo Becker ante la Comisión de Patrimonio y Fomento Industrial de la Cámara de Diputados, el 12 de junio, el movimiento obrero abandonó la demanda por la reapertura, para concentrarse en incrementar el monto de las indemnizaciones, las cuales finalmente aceptaron en asamblea del 20 de junio celebrada en el Gimnasio Nuevo León. Aunado al impacto laboral, social y económico de este suceso, surgió con el cierre otra gran incertidumbre respecto al destino de los terrenos, los modernos equipos y los históricos hornos de cielo abierto y los altos hornos

número uno, dos y tres, así como de sus naves y edificios. Parque Pedagógico Industrial.- Dos meses después del cierre de la paraestatal, en julio de 1986, la Asociación de Trabajadores Veteranos “Hermanos Flores Magón” de Fundidora Monterrey, propuso convertir las instalaciones de la empresa en un parque público. Esta agrupación, presidida por el doctor Juan de Dios Sánchez, médico de los Servicios de Medicina del Trabajo del Instituto


TODO ES AYER Mexicano del Seguro Social, adscrito a una clínica en el área de vivienda de los obreros, estaba conformada por un centenar de ex trabajadores, entre jubilados y pensionados que estuvo al lado en todo momento de la fuerza obrera que luchó por la reapertura de Fundidora. Ante la imposibilidad de recuperar la fuente de trabajo por la decisión categórica del gobierno y la minada resistencia de los siderúrgicos, la asociación tomó la decisión, una vez cobradas las liquidaciones, de plantear el mejor uso al espacio. La asociación, decía, “no estaremos de acuerdo, en ningún momento, con que la empresa se reabra bajo otros nombres o dueños”. Su oposición se basaba en parte por ser una “fuente de contaminación de humos, gases y polvos altamente tóxicos”; una siderúrgica de fierro y acero como ésta, a través de sus

hornos, fue emisora de óxido de fierro, que representaba un grave problema de contaminación ambiental en la ciudad. Además, en el terreno, sobre los patios de la empresa, estaban depositados los residuos generados por los procesos industriales, de manera que había concentraciones, significativamente altas en algunos sitios, de contaminantes como plomo, arsénico, zinc, bario, antimonio, selenio y cadmio. Los ex trabajadores consideraban que si se le daba otro uso a las instalaciones hubiera sido una “zona perdida”. La propuesta enviada al gobernador del estado, Jorge Treviño Martínez, consistía en convirtirlo en un gran parque público, con amplias zonas arborizadas, áreas recreativas y un museo de arqueología industrial in situ con fines didácticos. El predio, en su función como pulmón urbano, simbólicamente pretendía revertir el daño ambiental ocasionado por la empresa

siderúrgica en 80 años. Su desaparición significaba una oportunidad sin precedentes en la rehabilitación urbana del país, ya que su área aproximada de 100 hectáreas se encontraba completamente inmersa en la zona urbana; rodeada por una amplia gama de usos de suelo, principalmente comercial y de servicios, incluyendo áreas habitacionales a unos cuantos minutos del centro de Monterrey. En el corazón de la ciudad industrial, podría erigirse un inmenso parque con áreas recreativas, culturales y ecológicas, comparable al Central Park de Nueva York o a los vastos jardines de los antiguos palacios reales de Londres, Roma o Madrid. La asociación solicitó al gobernador la adquisición por parte del estado del área física de la empresa para llevar adelante el proyecto con el propósito adicional

ATISBO / 7


TODO ES AYER Página opuesta, maqueta del Plan Maestro. En ésta, fragmento del proyecto no realizado de la Casa de la Industria y de Ciencia que contemplaba para ese fin el rescate de algunos de los antiguos edificios y naves de la Fundidora.

de que el parque representara una fuente de ingreso para los trabajadores de Fundidora “La asociación –escribió Sánchez– propuso para dar empleo a sus trabajadores, y en homenaje a sus esfuerzos, lesiones y vidas allí entregadas, que en sus terrenos e instalaciones se construyera y fuera manejado por ellos un Parque Ecológico y Museo Industrial”. Parque-Museo Tecnológico.El 18 de octubre de 1986 el Ejecutivo anunció la creación del Parque Metropolitano Fundidora, por lo que los trabajadores estaban convencidos de la aceptación de su propuesta. Sin embargo, el Ejecutivo, sin ofrecer más detalles, dijo que se instalaría una exposición industrial permanente de productos elaborados en la entidad y la construcción de un hotel. “Vamos a dejar que nazca el niño y luego lo vestimos”, indicó ese día. Para ello gestionó no la compra

8 / ATISBO

de los terrenos de 1,137,836.58 metros cudrados de Fundidora, sino su cesión al estado de Nuevo León por parte del gobierno federal, hecho que ocurrió el 2 de julio de 1987 durante una gira por la entidad del presidente Miguel de la Madrid, quien firmó como testigo de honor. Ocho meses después, el 3 de

marzo de 1988 se expidió el decreto expropiatorio por el que se declaró de utilidad pública la conservación y mejoramiento de la superficie de la planta de la empresa Fundidora Monterrey, S. A., así como la construcción del parque-museo tecnológico-centro de exhibiciones y la urbanización de la aludida superficie.


TODO ES AYER

Quizá en esta definición se tomó en cuenta las proposiciones de los integrantes de la Asociación de Trabajadores Veteranos “Hermanos Flores Magón”, pero se agregó al márgen de ella el denominado “centro de exhibiciones”. El decreto dejó a cargo del gobierno del estado “la realización de las obras de conservación y mejoramiento que sean necesarias, en la inteligencia de que la enajenación de las áreas que se requieran para la creación de la infraestructura complementaria de la zona, se hará con base en los dictámenes que al afecto emita la Comisión de Avalúos de Bienes Nacionales”. El estado, como titular único del derecho de propiedad, tuvo la facultad gracias al decreto, para transferir el derecho de dominio sobre partes de la antigua planta, para dar concesiones o licencia de uso o aprovecha-

miento de espacios, estructuras, Fundidora “para fines de utilidad maquinaria, instalaciones y pública”, el 18 de abril de 1988, terrenos, lo que abrió la puerta cuando el presidente Miguel de para priorizar la explotación la Madrid firmó el contrato de comercial de las instalaciones enajenación 313.11.49.-301. sobre la originaria función ecoUna de las cláusulas establecía lógica y museística. el destino del inmueble, conforEl decreto señaló además que me al decreto de expropiación, la Secretaría de Desarrollo Urbano y La federación donó los terrenos Ecología tomaría posesión del in- de Fundidora al estado para mueble expropia- fines de utilidad pública. do y lo enajenaría a título gratuito a favor del go“para la construcción del Parquebierno del estado. Museo Tecnológico-Centro de El titular de la SEDUE, MaExhibiciones con fines recreatinuel Camacho Solís, envió al sitio vos, culturales y de fomento ecoal arquitecto y urbanista menómico, de acuerdo con el Plan xicano Eduardo Terrazas, quien Director de Desarrollo Urbano había participado en el Plan de Monterrey 1988-2010”. Maestro de la Gran Plaza de Este plan, aprobado el 20 de Monterrey, para hacer una prioctubre de 1988, y publicado el mera evaluación de las posibi30 de noviembre, regularía los lidades del terreno. asentamientos humanos y desaFinalmente la SEDUE donó rrollo urbano de una zona cona Nuevo León los terrenos de urbada integrada por nueve muATISBO / 9


TODO ES AYER

PLAN MAESTRO DEL PARQUE FUNDIDORA, JULIO DE 1989

9

12

30

10

8

29

1

11

6

13

5

27 7

14

2 4

15

16 28

26

17 24

18 3

22 20

1. Arena 2. Cintermex 3. Hotel 4. Jardines del mundo 5. Jardín botánico 6. Jardín de la salud 7. Fuente central 8. Albergue 9. Plaza Madero 10. Auditorio

nicipios, considerada como única. Sin embargo, el contrato de enajenación introdujo en los fines el “fomento económico”, una de cuyas principales medidas es la subvención –categorizada como ayudas y recompensas– a concesionarios particulares de servicios. Por ello, cuando el gobierno, mediante decreto 180 del 6 de septiembre de 1988, desafectó el 10 / ATISBO

25

19 23

21

11. Jardín de la familia 12. Parque de beisbol 13. Jardín de la tercera edad 14. Jardín de la recreación 15. Jardín de la Fundidora 16. Museo de la industria 17. Jardín del desierto 18. Restaurante 19. Oficinas 20. Manantial

21. Jardín del manantial 22. Jardín de los niños 23. Jardín del trópico 24. Canal 25. Jardín del canal 26. Plaza de los altos hornos 27. Feria de diversiones 28. Plaza Fundidora 29. Estacionamiento 30. Estacionamiento

inmueble del patrimonio estatal, autorizó la enajenación de las áreas indispensables para la ejecución del proyecto. Si desde un inicio se propuso incluir dentro del desarrollo del parque el rescate de las edificaciones de mayor antigüedad y significado, era con pretenciones de concesionar algunas de ellas bajo el concepto de “fomento económico”. Así se dio paso a la creación

del Fideicomiso del Parque Fundidora, el cual fue constituido mediante la escritura pública número 22,201 del 4 de noviembre de 1988, pasada ante la fe del notario público número 27 Fernando Arechavaleta Palafox. Paradógicamente fue designado presidente ejecutivo del fideicomiso un empresario del acero, Eugenio Clariond Reyes-Retana, presidente del Grupo Industrial Monterrey (IMSA) que, en el


TODO ES AYER proceso de privatización emprendido en 1991, adquirió la filial de Fundidora, Aceros Planos, cerrada junto a la siderúrgica. La finalidad del fideicomiso, conforme al decreto expropiatorio, era la conservación y mejoramiento de la superficie que ocupaba Fundidora Monterrey, S. A.; así como la construcción del Parque-Museo TecnológicoCentro de Exhibiciones y la urbanización de su superficie. De este fideicomiso fueron excluidos los ex trabajadores de Fundidora al no tener representación, voz, voto ni participación alguna en el proceso de toma de decisiones, entre otras, en la definición de la vocación del parque. Ellos enfrentaban una dura campaña de desprestigio que los identificó como los principales responsables del quiebre de la empresa. En el fideicomiso intervinieron principalmente actores económicos locales encabezados por representantes de la industria y el comercio, junto con altos funcionarios públicos. El proceso inició formulando conceptos generales dirigidos a la búsqueda del enriquecimiento de la vida social, económica y cultural de la comunidad. El proyecto del Parque-Museo Tecnológico-Centro de Exhibiciones se basó en solucionar una serie de problemas urbanísticos y arquitectónicos tales como la recuperación de las construcciones existentes, la proposición de espacios verdes variados y diversos, la introducción del concepto de arqueología industrial y la integración del conjunto a la trama de la ciudad. El 22 de marzo de 1989, el presidente Carlos Salinas de Gortari conoció las características del proyecto a través de

5 5

2

4

4

1

5

1

4

3 5

4

5

4 4

5

1

JARDINES 1. Jardín del agua: lago, embarcadero, juegos de agua y fuentes. 2. Jardín del bosque: zonas arboladas, áreas verdes y de flores, zonas familiares. 3. Jardín de la recreación: juegos infantiles, pistas para bicicletas, circuitos para correr, gimnasio y teatro al aire libre. 4. Jardín de la convivencia: kioscos, plazas, servicios y concesiones. 5. Jardín de las esculturas: equipo de Fundidora, plazas escultóricas nacionales e internacionales.

Clariond Reyes-Retana, durante una visita al sitio. El Plan Maestro para la creación del Parque Fundidora, concluido y aprobado en julio de 1989 por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, contenía los subproyectos que a decir de Laura Nelly Medellín Mendoza, no estaban relacionados con los “fines de utilidad pública” expresados en el decreto expropiatorio presidencial de 1988. Los proyectos desprendidos del Plan Maestro se enfocaron más bien a la recreación y esparcimiento, que a la idea original

del museo de arqueología industrial. El Plan Maestro se propuso: a) La creación de un gran parque con sus jardines que sería patrimonio ecológico de los nuevoleoneses y serviría de pulmón urbano para el área metropolitana de Monterrey. Constaría de una gran zona de bosque en la cual se incluiría una arborización densa y una vegetación adecuada para áreas de descanso, juegos infantiles y andadores para la recreación y esparcimiento de la población; además de áreas de lagos y fuentes y otra para exposiciones de artistas nacionales y extranjeros. ATISBO / 11


TODO ES AYER Los jardines planeados fueron el del agua, con lago, embarcadero, juegos de agua y fuentes; el del bosque con zonas arboladas, áreas verdes, áreas de flores y sitios familiares; el de la recreación con juegos infantiles, pistas para bicicletas, circuitos para correr, gimnasios y teatro al aire libre. El de la convivencia lo conformaban kioscos, plazas, servicios y concesiones (posiblemente establecimientos de comida) y en el de las esculturas se propuso exhibir equipo de Fundidora y obras escultóricas de artistas nacionales e internacionales. Estos jardines buscaban enriquecer la vida de la sociedad, contribuir al mejoramiento ecológico y promover la recreación y el descanso. Imperando la racionalidad económica, las siguientes construcciones: b) Centro de Exhibiciones que promoviera el intercambio comercial con el resto del país y con el exterior; sus objetivos eran promover los productos nacionales, celebrar grandes reuniones y presentaciones internacionales. Este primer proyecto cristalizó en el actual Centro Internacional de Negocios de Monterrey (CINTERMEX), cuyo diseño arquitectónico en 37 mil metros cuadrados fue confiado al mismo Eduardo Terrazas, y que quedó en manos de la Cámara de la Industria de la Transformación (CAINTRA), entre cuyos integrantes estaban los principales empresarios de la entidad como los Sada, los Clariond Reyes-Retana, Othón Ruiz Montemayor, Alberto Santos, entre otros. Inició su construcción en noviembre de 1989. Conectado a éste se pensó en el llamado Conjunto Empresarial. 12 / ATISBO

ELEMENTOS DEL PLAN MAESTRO DEL PAR

ARENA

CENTRO DE EXHIBICIONES

Objetivos: Tener un espacio en la ciudad para celebrar toda clase de eventos de carácter popular como peleas de box, lucha libre, basquetbol, conciertos, convenciones y exhibiciones de toda índole Fines: Desarrollo cultural Desarrollo económico Desarrollo social Elementos: Auditorio: planta principal y segundo nivel con gradas retráctiles Servicio de apoyo Escenario y camerinos para eventos musicales y deportivos

Objetivos: Promover productos nacionales Información sobre la industria mexicana Presentaciones internacionales Celebración de grandes reuniones Fines: Desarrollo económico Elementos: 4 salones de exhibiciones 2 bodegas Servicios complementarios Estacionamiento Área de carga y descarga

c) Alojamiento hotelero de cinco estrellas con centro de convenciones. Este proyecto se tradujo en el Holiday Inn Convention Center Monterrey del Grupo Copamex, actual Holiday Inn Parque Fundidora, el cual inició su construcción en junio de 1993 en una superficie de 13 mil 400 metros cuadrados con el objetivo de brindar alojamiento para el parque. d) Moderna y funcional arena con planta principal y segundo nivel con gradas retractiles, escenario y camerinos, la actual Arena Monterrey de cuatro y media hectáreas, que comenzó a cons-

truir en enero de 1994 un patronato encabezado por Jorge Lankenau, presidente de Abaco, y posteriormente Publimax, S. A. de C. V., para celebrar eventos de box, lucha, basquetbol, conciertos populares, convenciones y exhibiciones de toda índole. e) Una feria de diversiones con juegos mecánicos y montaña rusa, la actual Plaza Sésamo, S. A., erigida por inversionistas regiomontanos bajo la razón social de Regio Operaciones S. A. de C. V., en un terreno de 10 hectáreas. f) Museo o Casa de la Ciencia y de la Industria. Adicionalmente estaba el Par-


TODO ES AYER

QUE FUNDIDORA

HOTEL Y CENTRO DE CONVENCIONES

Objetivos: Establecer un conjunto de oficinas que sirva como un centro de trabajo y de información para y sobre los empresarios nacionales y sea al mismo tiempo un símbolo de su espíritu de progreso Fines: Desarrollo económico Elementos: 15,000 m2 de oficinas en cuatro torres de quince pisos Servicios complementarios Estacionamiento

Objetivos: Brindar un servicio de alojamiento adecuado y conveniente para el parque. Establecer las mejores instalaciones y equipo para celebrar las convenciones más importantes nacionales e internacionales Fines: Desarrollo económico Desarrollo turístico Elementos: Hotel con 350 habitaciones, restaurante y área de recreación Centro de conveciones con dos grandes salones para 500 personas 2 salones medianos para banquetes y convenciones 4 pequeños salones para reuniones Servicio de apoyo

que Acero de beisbol infantil para sede de ligas pequeñas; los edificios de la Escuela Adolfo Prieto proyectado como albergue para atletas y el antiguo Recreativo Acero, destinado para eventos sociales y culturales; se contempló un teatro al aire libre, que sería el auditorio Coca Cola que Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) comenzó a construir en 1992 sobre un terreno de siete hectáreas. Finalmente, el plan se complementaba con la construcción de aquellas obras previamente autorizadas por el Comité Técnico del Fideicomiso Parque Fundi-

dora “que tengan fines recreativos, culturales, deportivos, de alojamiento, de esparcimiento o de fomento económico y/o comercial”. Al concepto de fomento económico, el Plan Maestro agregó el de “fomento comercial”, también llamado fomento mercantil, para celebrar contratos con empresas o sociedades para la realización de actividades comerciales o de servicio. Desde el momento en que el Plan Maestro definió proyectos cuya temporalidad era “permanente”, hubo contratos otorgados por 50 años como en el caso

CONJUNTO EMPRESARIAL

FERIA DE DIVERSIONES Objetivos: Proporcionar a la ciudadanía un lugar permanente y digno para el esparcimiento y la diversión Fines: Desarrollo social Elementos: Juegos mecánicos Montaña rusa Servicios complementarios Estacionamiento

del parque de diversiones a través de una figura llamada fideicomiso traslativo de uso y goce a título oneroso. Para Cintermex se trató de un fideicomiso de interés público de “carácter irrevocable”. Los ex trabajadores de la Asociación de Veteranos del Trabajo “Hermanos Flores Magón”, se sintieron traicionados cuando el gobierno entregó terrenos y concesiones a instituciones privadas del Grupo Monterrey, “excluyendo de todo beneficio a quienes entregaron su salud y su trabajo al desarrollo nacional: los obreros”, apuntó Sánchez Martínez. ATISBO / 13


APUNTES DE VIAJE

Los dibujos de las exploraciones de

Berlandier Producto de sus viajes por el noreste de México y sur de Texas, tanto en la Comisión de Límites como de manera personal, el naturalista francés dejó un acervo científico en el que se encuentra una serie de dibujos de los cerros más representativos de Nuevo León, que datan de 1830 y 1834.

E

n 1853 el teniente Darío Nash Couch, un aspirante a naturalista quien realizaba una importante colección de herpetozoarios en localidades de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, hizo un hallazgo notable durante una visita a Matamoros. En una desordenada botica encontró sucio y abandonado el asombroso trabajo de Jean Louis Berlandier, cuya viuda, Beatriz Villaseñor, conservaba. En el lugar había colecciones de in-

14 / ATISBO

EDMUNDO DERBEZ GARCÍA

sectos, aves, invertebrados y plantas, decenas de mapas y entre montones de papeles, extensas notas meteorológicas y astronómicas, manuscritos de historia natural, diarios redactados con una prosa amena, dibujos, bocetos y acuarelas de paisajes, pueblos y de variadas especies

de aves, peces, reptiles y anfibios, los cuales eran vibrantes y detallados, lo que demostraba el nivel de devoción


APUNTES DE VIAJE que Berlandier imprimió en sus estudios. Entre los dibujos se encontraban seis relacionados con la geología de Nuevo León donde estaban representados los cerros de la Silla, dos con vistas desde Cadereyta Jiménez; el cerro de las Mitras desde la entrada a la ciudad por el camino de Saltillo; el cerro del Carrizal en Bustamante y los singulares cerros de la Caña y Colorado, enfrente de éste. Después de negociar con la viuda, Couch compró en 500 dólares los papeles y las colecciones, llevándose consigo todo un compendio de observaciones y descubrimientos científicos del noreste de México y sureste de Texas realizados por el desaparecido naturalista francés. Berlandier formó parte de un equipo de científicos conformado por el presidente Guada-

lupe Victoria en 1827 para rán, culto y preparado militar, arreglar los límites de su vasto héroe de la Guerra de Indeterritorio conforme al tratado pendencia; y la integraron los celebrado en 1819 por Luis de tenientes coroneles José Batres y Onys, que se extendía hacia el Constantino de Tárnava, encaroccidente hasta las regiones de gados de las obser vaciones los actuales estados de Florida y militares y geográficas; el teniente Louisiana. del cuerpo de artillería José María Aunque eran reiterados los Sánchez, responsable de los direclamos territoriales entre México Los dibujos a lápiz utilizados en y Estados Unidos en el río Sabinas, en sus registros del mundo físico, realidad ninguno de copian la realidad. los dos países sabía con certeza sobre estas hinóspitas bujos y cartografía; mientras tierras que, en comparación con Berlandier, junto a Rafael Cholas bien estudiadas zonas del vell, recogerían las muestras de centro de México, Puebla y flora y fauna y registrarían las Veracruz, la descripción física y observaciones detalladas de los natural de la frontera del noreste paisajes y los pueblos del itiera vaga e imprecisa, aparte de nerario. ser habitada por grupos indíLa incorporación de Berlangenas hostiles. dier en la comisión fue casi forLa comsión, más allá de cumtuita. Llegó a Tampico el 24 de plir la misión de fijar los límites, diciembre de 1826, con la encodaría noticias de la historia namienda de recolectar muestras tural; por eso se puso al frente botánicas para el Museo de Hisde ella al general toria Natural de Ginebra, por Manuel de encargo de su mentor, el afaMier y Temado botánico Auguste Pyrame De Candolle, dado que México resultaba para Europa una tierra incógnita. De Candolle admitió desde pequeño a Berlandier en sus clases de botánica y en sus viajes de campo en calidad de aprendiz; el hijo de una familia pobre, nacido cerca de Fort de l’Eclu-

“Los contornos de la capital de Nuevo León son muy agradables a la vista y el cerro de la Silla, situado a una legua de distancia, hermosea el paisaje”. [LE CERRO DE LA SILLA VUE PRISE ENTRE MONTERREY], 22 x 31 cm.

ATISBO / 15


APUNTES DE VIAJE El Hannah Elizabeth en el que llegó a México vía Pánuco. Abajo, ilustraciones de la fauna mexicana que realizó en sus exploraciones.

se, una fortaleza sobre la montaña en la villa de Collognes, en el oeste de Francia, en los límites con Ginebra, respondió muy bien como estudiante a la buena voluntad de su tutor. Además de botánica, se instruyó en latín, griego e ilustración científica. Cumplió con éxito la primera responsabilidad que le encomendó De Candolle: recibir en Marsella y transportar al recién fundado Museo de Historia Natural de Ginebra una avestruz viva; la siguiente, después de dos o tres años, fue el viaje a México. Los arreglos para su llegada al país desde el Havre en el bergantín americano Hannah Elizabeth del capitán Reling, se realizaron a través de quien fuera alumno de De Candolle, el ministro de Relaciones Exteriores de la república, Lucas Alamán. Berlandier cumplió su trabajo en difíciles condiciones por la costa mexicana donde permaneció por poco tiempo, para luego seguir a lo largo del camino de la Huasteca a Pachuca, y después de recoger muestras en el valle de Toluca y Cuer16 / ATISBO

navaca, llegó a la Ciudad de México, trabajando en Tacubaya y Chapultepec. El joven de poco más de 20 años impresionaba no sólo por sus conocimientos sino por su energía y ambición, De Candolle refirió que antes de partir a México mostraba un espíritu independiente y “codicioso de aplausos”. Al formarse la Comisión de Límites, Alamán estuvo de acuerdo en incorporarlo en calidad de botánico por recomendación de De Candolle. Berlandier nunca regresó a Europa; en cambio, gracias a ello, se con-

virtió en el más grande naturalista de su época del noreste de México. Sus observaciones, incluyendo dibujos y pinturas de plantas, monumentos e indios americanos, fueron el primer compendio científico de la región que recopilara y publicara, junto a Rafael Chovel, en 1850 con el nombre de Diario de Viaje de la Comisión de Límites que puso el gobierno de la república bajo la dirección del Exmo. Sr. General de división D. Manuel de Mier y Terán. La expedición equipada con una pequeña escolta militar y a bordo de un tren cargado de libros e instrumentos jalado por mulas, salió de la Ciudad de México el 10 de noviembre de 1827 siguiendo el camino conocido a Texas, el que pasaba por Querétaro, San Miguel, G u a n a j u a t o, Saltillo, Monterrey y El Carrizal. Cuando estaba en Saltillo, la Comisión salió a Monterrey el 5 de enero de 1828 por el camino pedregoso a través del ramal de la sierra; espesas nubes cubrían el valle cuando al día siguiente, por el paso de Rinconada, arribó a Santa Catarina donde pernoctaron sus integrantes en casa del alcalde. El 7 de enero, en medio de un desagradable calor, entraron a Monterrey con el propósito de descansar durante quince días, pero en ese tiempo la tem-


APUNTES DE VIAJE peratura bajó, sopló el viento y las lluvias fueron frecuentes. Sus integrantes no dejaron de hacer sus observaciones durante su estancia en la ciudad sobre su vegetación, cultivos y fauna. El 21 de enero reanudó su marcha a Texas tomando un camino de especial interés por sus formaciones rocosas, cuevas y biología. Transitó por la estancia de los Garza, rancho de Topo Grande, la villa de Salinas Victoria, hacienda de Mamulique, donde visitaron una ranchería de indios carrizos que les permitieron tirar con sus arcos y flechas y a quienes tomaron algunas palabras de su lengua; rancho de Palo Blanco, donde recibieron por alojamiento la cárcel sin techo, en mejor condición que los jacales de los rancheros. Antes de llegar a Boca de Leones, llamada ya Villaldama, se adelantó una escolta de dragones del

presidio para recibir al general Terán; ahí visitaron unos hornos abandonados de fundición; siguieron por el pueblo de Tlaxcala (actual Bustamante) donde fueron recibidos con repiques y música. En la hacienda de El Carrizal visitaron la caverna del mismo nombre, ubicada en la base del pico afilado más alto –las famosas grutas de Bustamante–; luego dejaron en el camino la Mesa de Cartujanos que pertenecía a la hacienda; presidio de la Punta de Lampazos y hacienda de El Barranco para llegar al Salado el 30 de enero. Berlandier permaneció con la Comisión de Límites recogiendo y catalogando ejemplares botánicos y zoológicos en el noreste

De Candolle, su mentor, a quien se debió su viaje a México. Abajo, en sus trabajos por tierras mexicanas en una ilustración de la novela de James Kaye.

de México y alrededor de San Antonio, Gonzáles y San Felipe en el sureste de Texas, hasta el 17 de mayo de 1828 en que cayó enfermo de malaria. Luego de su recuperación en Matamoros, continuó con sus excursiones por territorio texano; en un viaje de caza por el río Guadalupe, al noroeste de San Antonio, comenzó a observar las prácticas de los indios de las praderas. En el otoño de 1828 acompañó la expedición de José Francisco Ruiz a las minas de plata en el río de San Saba; y a inicios de 1829 se unió a la de Antonio Elosúa para acabar con un levantamiento contra el comandante del presidio de Goliad. Cuando la Comisión de Límites se disolvió en noviembre de 1829, Berlandier se estableció de manera permanente en Matamoros, donde se casó y ejerció como médico y farmacéutico, sin abandonar la historia natural y las ciencias.

ATISBO / 17


APUNTES DE VIAJE

“Descubrimos enteramente la Sierra Madre, y en particular las montañas características de Nuevo León. Mirábamos aquella especie de escalones de la sierra, por el lado de Cadereyta Jiménez, y por el otro, hacia el valle de Monterrey, el célebre cerro de La Silla”. [VUE DES CERRO DE LA SILLA PRISE DE LA CUIDAD DE CADEREYTA], 22 x 31 cm.

[CERRO DE LA SILLA VISTO DESDE CADEREYTA]. Dibujo a lápiz, 11.2 x 16 cm.

18 / ATISBO


APUNTES DE VIAJE Con ese interés regresó en varias ocasiones a Nuevo León. Una de ellas, el 1 de abril de 1830, tocó como primer punto China, “bastante fea y sin recursos”; siguió por el rancho del Capadero; Cadereyta Jiménez, para luego dormir al pie de la falda oriental del que llama “célebre” cerro de la Silla, y entrar a Guadalupe, que llamó su atención por su “aseo y orden”. “Luego que se entra en ese estado, se conoce gozan en él la paz y cierta abundancia. Monterrey –escribió en su diario– está situado en la entrada de un hermoso valle, hacia el desemboque de las gargantas que vienen del Saltillo”. Tras el suicidio de Terán en 1832 y la muerte de Sánchez dos años después, Berlandier se convirtió en custodio no oficial

de la mayoría de los reportes de la Comisión. En ellos trabajó constantemente puliendo informes y expedientes misceláneos; además preparó sus apuntes titulados Jornadas a México durante los años 1826 a 1834. Los dibujos de Nuevo León corresponden a la etapa posterior a la Comisión; son originales de Berlandier, sólo uno de ellos está firmado por Lino Sánchez y Tapia, quizá hermano del dibujante y cartógrafo José María Sánchez y Tapia, ambos originarios de Matamoros. Como Lino no formó parte de la Comisión, esto confirma que el dibujo fue elaborado a partir de un original que Berlandier hizo en sus excursiones de 1830 y 1834. Lino, quien debió formarse en una escuela de arte a prinicipios

del siglo XIX, es mejor conocido por sus ilustraciones a color de los indios de Texas, producto de las observaciones de la Comisión. A la muerte de José María en 1834, fue elegido para reemplazar al dibujante en el trabajo de rediseñar los dibujos, pero falleció cuatro años después. El amplio conocimiento del sur de Texas y norte de Tamaulipas, resultó invaluable cuando Berlandier sirvió como capitán, cartógrafo y ayudante de campo del Ejército del Norte, bajo el mando del general Mariano Arista al estallar las hostilidades contra Estados Unidos en la primavera de 1846. Además de dibujar los primeros planos de la batalla de Palo Alto, del 8 de mayo de 1846, actualmente en la Bi-

“La vista tenía algo de semejante a una bahía cercada de peñascos [...] vimos la estratificación de la pizarra, cuyas capas en unos puntos parecían reunidas alrededor de un centro; en otros, las capas de bastante elevación y perpendiculares al horizonte, a causa de una destrucción bastante rara, han tomado la figura de triángulos e isóseles: sobre ambas pizarras la caliza está en capas horizontales. El aspecto particular de toda esta sierra ha hecho que se le llame Cerros de las Mitras”. [VISTA DE UNA PARTE DEL CERRO DE LAS MITRAS ENTRE LEONA-VICARIO Y MONTERREY (NUEVO-LEÓN)], Lino Sanchez a partir de un original de Berlandier, 29.5 x 44.6 cm.

ATISBO / 19


APUNTES DE VIAJE

“El cerro del Carrizal, cerca del cual se encuentra la hacienda del mismo nombre. Los picachos que coronan el cerro, son de granito estratificados verticalmente, como en los Alpes de Suiza y de Saboya y tienen la figura de alcachofa. El pico más elevado del cerro está unas 550 varas sobre [...] la hacienda. [VISTA DE CERRO DEL CARRIZAL TOMADA EL CERRO COLORADO (NUEVO-LEÓN)], 29.5 x 44.5 cm.

20 / ATISBO

“Lo que fijó más nuestra atención fueron los montículos aislados que se encuentran en el llano. El primero que visitamos fue el cerrito de la Caña, situado como a tres leguas de la cordillera del Carrizal. Su altura es como de 30 varas. Este montículo está formado de enormes masas graníticas y como sobrepuestas sin orden, cual si fuera el resultado de una gran revolución del globo. Una legua más al norte fuimos a reconocer el Cerro Colorado, llamado así por su color rojizo”. [VISTA DEL CERRITO DE LA CAÑA Y DEL CERRO COLORADO ... (NUEVO-LEÓN)], 30 x 44.6 cm.


APUNTES DE VIAJE blioteca del Congreso, tuvo a su cargo los hospitales en Matamoros y sirvió como intérprete ante el ejército norteamericano. Finalizada la lucha en febrero de 1848 con el Tratado de Guadalupe Hidalgo, Berlandier fue propuesto para tomar parte en 1850 en la Comisión de Límites que definiera la nueva frontera entre México y Estados Unidos. Sin embargo, murió ahogado en mayo de 1851 cuando intentaba cruzar el río San Fernando, al sur de Matamoros. La importancia de sus contribuciones como naturalista queda patentizada al otorgar su nombre a una tortuga que descubrió y documentó: la Gopherus berlandieri, una de las cuatro especies nativas de norteamerica que habita mayormente en Texas, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas. Berlandier conformó con los documentos y memorias realizados para la Comisión y sus

propias expediciones un antecedente sin precedentes en torno a la situación de Nuevo León. Sus papeles, además del Instituto Smithsoniano, se conservan en la Jean Louis Berlandier Gray Herbarium Library de la Universidad de Harvard, en la Biblioteca Beinecke de manuscritos y libros raros de la Universidad de Yale, en la Universidad de Texas en Briscoe, Austin, y en el Gilcrease Museum de la Universidad de Tulsa. Sus detallados diarios meteorológicos y astronómicos realizados durante su vida son actualmente de ayuda para los académicos, quienes encuentran en ellos los registros más antiguos y completos del sureste de Texas y noreste de México.

Fuentes Jean Louis Berlandier: the path from Geneva to Mexico, Smithsonian Institution Archives. Jean Louis Berlandier y Rafael Chovel, Diario de Viaje de la Comisión de Límites que puso el gobierno de la república bajo la dirección del Exmo. Sr. General de división D. Manuel de Mier y Terán, 1850. Russell M. Lawson, Frontier naturalist: Jean Louis Berlandier and the exploration of Northern Mexico and Texas, UNM Press, 2012. Berlandier, Jean Louis, Journey to Mexico during the years 1826 to 1834, trans. Sheila M. Ohlendorf et al., 2 vols., Austin: Texas State Historical Association, 1980. Geiser, S. W., Naturalists of the frontier, Dallas: Southern Methodist University, 1937; 2d ed. 1948. James Kaye, Berlandier a french naturalist on the Texas frontier, Trafford Publishing, 2010. Ohland Morton, Terán and Texas: a chapter in Texas mexican relations, Austin: Texas State Historical Association, 1948. Óscar A. Flores-Villela, Hobart M. Smith y David Chiszar, The history of herpetological exploration in Mexico, México, 2004. Pauline A. Pinckney, Painting in Texas: The nineteenth century, Amon Carter Museum of Wester Art y University of Texas Press, Austin. Luis Sánchez Osuna, Explicando a Berlandier, Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias, Ciudad Victoria, 2004.

ATISBO / 21


TODO ES AYER

22 / ATISBO


TODO ES AYER

La hazaña

olímpica

DE DANIEL BAUTISTA En 1976 el andarín potosino considerado nuevoleonés llegó a Montreal, Canadá, con la mira puesta en ganar la medalla de oro en la prueba de los 20 kilómetros; ni soviéticos ni alemanes pudieron seguir su veloz ritmo de marcha ni vencer su férrea voluntad, un logro que inscribió su nombre en la historia. EDMUNDO DERBEZ GARCÍA

L

os Juegos Olímpicos de Montreal de 1976, en su primera semana vieron surgir figuras como la de Nadia Comaneci en la gimnasia artística y la de Cornelia Ender en la natación. Sin embargo, hasta entonces la delegación mexicana no estaba cumpliendo un buen papel, lo que generaba desaliento y falta de confianza. Ese sentimiento desaparecería la tarde del 23 de julio de 1976, cuando el monumental estadio olímpico, abarrotado con 56 mil espectadores, sería el escenario de una de las hazañas deportivas más importantes en la historia del país. Ese día se disputaba la prueba de los 20 kilómetros de marcha en la que salían como favoritos el alemán democrático Peter Frenkel, campeón olímpico defensor, y su compatriota Hans-

Georg Reimann, medallista de bronce en Munich, veterano de tres olimpiadas. En un segundo plano aparecían el histórico marchista soviético Vladimir Golubnichy, sin duda el mayor marchista de la historia, ganador de cuatro medallas consecutivas en el evento desde 1960 hasta 1972; tampoco podía descartarse a los italianos Vittorio Visini, Armando Zambaldo, cuatro veces campeón nacional de Italia, y Roberto Buccione. Era una competencia en el que el rango de edad de los atletas era mayor, Frenkel y Reimann contaban con 35 y 37 años de edad, respectivamente; Golubnichy tenía 40 años cumplidos. La longevidad de la competencia estaba representada en el anfitrión, Alexander Harold “Alex” Oakley, quien a sus 50 años de edad, participaba desde

1956 en sus quintos juegos olímpicos. En ese sentido, la camada de marchistas jóvenes tenían posibilidades reales en Montreal de generar el relevo generacional. El candidato más fuerte era KarlHeinz Stadtmüller, el más joven del equipo de Alemania Democrática, abanderado de su país en la ceremonia de apertura, ganador en 1975 de la Copa Lugano. A los ojos de los especialistas de la caminata resultaba impensable que los nuevoleoneses Daniel Bautista Rocha y Raúl González, y el tabasqueño Domingo Colín Martínez, bajo el mando del entrenador polaco Jerzy Hausleber, decidido en formar una generación de marchistas de nivel mundial, lograran superar a los exponentes de las máximas potencias de la disciplina. Soviéticos y alemanes eran prácticamente invencibles. ATISBO / 23


TODO ES AYER Pese al boicot de algunos países, la fiesta olímpica de Montreal atrajo la atención mundial. En la imagen, una vista de la ceremonia de apertura, el 17 de julio.

Pero en México, los tres jóvenes despertaban el entusiasmo del deporte nacional al presentarse en plenitud de condiciones; con ese optimismo Excélsior vaticinó “que México es favorito para conquistar la primera medalla al celebrarse la prueba de caminata”. En la amplia sala de prensa los periodistas extranjeros deseaban éxito a sus camaradas nacionales: Daniel Bautista a su llegada a Montreal y sus rivales alemanes, Peter Frankel (23), Hans-Georg Reimann (33) y KarlHeinz Stadtmüller.

24 / ATISBO

“gold in walking”. Bautista llegaba a sus primeras olimpiadas después de superar las marcas mundiales en Polonia el año anterior, ganar el Giro de Roma y proclamarse campeón de los VII Juegos Panamericanos celebrados en México en octubre de 1975. Cuando llegó a la sede olímpica, tenía la confianza de haber entrenado lo suficiente para

colocarse dentro del grupo puntero, “nunca verles las espaldas” a sus rivales, decía, y ese fue su propósito desde el disparo inicial a las 5:30 de la tarde. Impulsado por sus cortas y poderosas piernas, se instaló al frente del pelotón para cumplir las primeras vueltas sobre la pista del estadio. Su jersey con el número 13 identificado como el de la mala suerte, destacaba con su color rojo en vivos blancos sobre el multicolor contigente de los otros 38 deportistas que tomaron la salida. Raúl González desde los carriles exteriores se emparejó a él y ambos comenzaron a proponer la carrera a un ritmo vertiginoso; antes de abandonar el estadio marchaban en un amplio y compacto grupo el colombiano Ernesto Alfaro, el gigantón Stadtmüller, el italiano Zambaldo y el belga Dejonckheere. En esa forma abandonaron el


TODO ES AYER

coloso para salir al exterior por la rue Sherbrooke Est, hacia un circuito montado en la pista peatonal del Jardín Botánico que por sus 73 hectáreas de naturaleza resultaba ideal para la caminata a horas de la tarde. Bautista y González imprimieron mayor velocidad a su marcha en su intento de tomar distancia sobre los demás competidores; en ese momento su compatriota Colín hizo el esfuerzo para sumarse a ellos, ocasión que Frenkel, Reimann y Stadtmüller aprovecharon para unirse a la punta que, en adelante, jamás abandonaron. Se trataba de una competencia entre los tres mexicanos y los tres alemanes. El alemán federal Bernd Kannenberg, poseedor del récord mundial en los 50 kilómetros, y

Raúl González, especialista en la misma distancia, obligados a competir en la de 20 al suspenderse sin explicación la prueba de 50, perdieron el contacto con el grupo de cabeza; el segundo

se quedó rezagado desde el kilómetro seis y el primero finalmente se retiró cerca de la mitad de la carrera. Dos kilómetros más adelante, los jueces mostraron a Colín la ATISBO / 25


TODO ES AYER pala roja notificando una descalificación que se daba cuando el atleta perdía el contacto visible con el suelo, dando por hecho que estaba corriendo. Sin embargo, en su caso, la prensa consideró que fue por una nimiedad, primero por pisar la raya y después por detenerse a abrocharse el zapato derecho. Aunque los jueces le argumentaron que lo consideraron inferior por su altura y peso, Colín lleno de tristeza creía que lo echaba un juez alemán por la velocidad que imprimió, evitando la posibilidad de que México consumara el uno-dos-tres. Sería el único atleta en dejar la prueba por ese motivo. De esta manera Bautista quedó sólo contra Frenkel, Reimann y Stadtmüller quienes, trabajando en equipo, esperaban doblegar la voluntad del mexicano. Si no eran ellos, lo podrían hacer los jueces cuando le dieron el primer aviso del riesgo que corría de sufrir la suerte de su compañero. A esas alturas de la prueba, Bautista llegó a poner en duda sus posibilidades de alcanzar la meta en primer lugar, pero se enfocó primero en mantener la técnica correcta para evitar una infracción y con ello una nueva advertencia. Luego pensó en el trabajo y la dedicación puestos en los meses anteriores para llegar a ese momento; el entrenamiento de preparación a una altura de tres mil metros sobre el nivel del mar en Bolivia durante la primavera; sabía que no podía echar ese esfuerzo por la borda, así que entre las orquídeas, aráceas, plantas de estación, cactus y begonias del circuito, renació en él la confianza. Frenkel, Reimann y Stadtmüller emprendieron varias fugas alternadas en una estrategia destinada 26 / ATISBO

a agotar a Bautista; cuando uno de ellos escapaba, dos se quedaban atrás; pero cuantas veces lo intentaron, fueron las mismas ocasiones en que el andarín mexicano neutralizó sus escapadas con gran temple, colocándose de nuevo al frente. Al comprender que Bautista

iba bastante firme, curiosamente marchando con sus tenis del nueve de marca alemana Briting, desesperados comenzaron una lucha sicológica para tratar de amedrentarlo. Al acercarse a él, según crónicas de prensa, le dirgieron insultos, Bautista nunca supo qué le decían,


TODO ES AYER

sólo escuchaba gruñidos que le causaban gracia; incluso señalan que los alemanes llegaron más lejos cuando le escupieron y patearon en cuanto pudieron. La realidad era que al ver a Bautista sin tomar agua ni esponjas del servicio de abastecimiento para refrescarse, ellos se las ofrecían, pero él las rechazaba para demostrarles que pese al calor y la humedad se sentía ánimica y físi-

camente fuerte, además contaba con el apoyo de la gente que en la calle estaba tras las vallas. Sus infructuosos esfuerzos por minar a Bautista obró en su contra porque hicieron un desgaste de energía que necesitaban administrar para los últimos kilómetros; cosa que Bautista atendió con cuidado e inteligencia. El primero en retrasarse hasta perderse fue Stadtmüller en el kiló-

metro 15. Al arribar a los 15 kilómetros, Bautista marcó el mejor tiempo con 5.44.95/100, cinco décimas atrás Reimann. A dos kilómetros y medio de la meta Bautista midió la capacidad que restaba en Frenkel y Reimann a través de una serie de sprints, unos rápidos y otros a menor velocidad. Al sentir su agitada respiración, que no respondían a sus escapes y que su ritmo no era firme, comprendió que no podrían seguirlo si intentaba la fuga final. Volteó a su izquierda para ver a Frenkel y luego a su diestra para mirar a Reimann y en su mente se despidió de ellos. La agencia Asociated Press dijo que Bautista “se deshizo con asombrosa seguridad y eficiencia” de los principales favoritos. Como campeón defensor, Frenkel intentó acercársele, pero no logró sostener el paso, sabía que era imposible repetir la medalla de oro de Munich 72 y sólo esperaba que Reimann retuvieran para Alemania del Este la prueba. En ese momento fue rebasado por Reimann quien, con determinación y luchando incansablemente se lanzó a la “caza” del mexicano. Bautista aceleró el paso a una velocidad endemoniada y amplió la ventaja hasta 70 y 90 metros que, a esas alturas resultaba muy importante. En solitario se acercó a los linderos del estadio flanqueado por los vehículos que transportaban a los camarógrafos y en el túnel de acceso volvió la vista hacia atrás por última vez para comprobar que nadie seguía sus pasos. Su entrada al estadio, restando un kilómetro, fue apoteósica. Un escalofrío muy especial recorrió todo su cuerpo. El público, al ver su espigada figura morena, estaATISBO / 27


TODO ES AYER lló en una escandalosa ovación que sorprendió a los corredores que competían en una serie eliminatoria de los 10 mil metros. En ese momento, a Bautista le dio un vuelco al corazón al ver que ese pelotón se acercaba por su derecha, el cual incluía a su compatriota Rodolfo Gómez, que ocupaba la última posición. Supuso que sus adversarios estaban por alcanzarlo al lanzarse en un vertiginoso sprint. Sin embargo, cuando lo emparejaron por los carriles interiores, se dio cuenta que no marchaban sino que corrían. Los gritos y aplausos de la gente le hicieron olvidar el cansancio y a sus adversarios, incluso, lleno de ansiedad por cruzar la meta, como un autómata que dejó de escuchar los aplausos y los gritos de “Mé-xi-co”, aceleró la velocidad para completar la última vuelta, evocando al legendario sargento José Pedraza quien, pese a su desesperado esfuerzo en los últimos metros se quedó con la medalla de plata en las olimpiadas de México 68, apenas un paso y medio atrás de Golubnichy. Bautista, nativo de El Salado,

28 / ATISBO

municipio de Vanegas, San Luis Potosí, pero radicado en Monterrey desde muy pequeño, fue uno de esos niños que el indeclinable tesón del sargento inspiró sus deseos de acudir a unos juegos olímpicos y emular su hazaña. A Bautista se le presentaba la satisfacción de reivindicar el triunfo que ocho años atrás le negó el famoso Golubnichy, quien ahora venía unos segundos delante de Vittorio Visini, en un decepcionante séptimo puesto, sin obtener medalla por primera vez en sus cinco juegos. No sólo vivía el mismo momento: el emotivo ingreso al estadio y las miles de gargantas en un grito de franco apoyo, sino que ambos eran tan iguales, uno soldado, él oficial de tránsito; los dos de cuna humilde y rostos curtidos por el sol. El joven de 23 años protagonizaba una hazaña que cobraba dimensiones épicas al competir con zapatos viejos y casi rotos, y colgado peligrosamente su número a la espalda por un clip y dos grapas. Y los comentaristas deportivos

narraban esos últimos instantes con desbordada emoción en sus transmisiones por televisión y radio. En los tramos finales Bautista miraba sobre su hombro en busca de sus rivales y alzaba la vista hacia la pantalla gigante para ver el cronómetro y los nombres de quienes le seguían: Reimann, Frenkel, Stadtmüller y superando al italiano Zambaldo, su compatriota Raúl González lograba colocarse atrás de los alemanes. Con su mano izquierda tímidamente levantada, respondió las demostraciones de admiración y aliento del público que lo seguía aclamando. Él pensaba en la satisfacción que recibiría su familia, sus padres y hermanos y el pueblo de México. A las 6:20 de la tarde, Daniel Bautista Rocha cruzó la raya blanca final con los brazos en alto y los albos dientes brillando en la franca sonrisa en su rostro. Cayó de rodillas creyendo el público que se había desplomado por el agotador esfuerzo, pero volvieron los gritos y aplausos cuando se dio cuenta que puso su rodi-


TODO ES AYER

lla derecha en el tartán para santiguarse y agraceder al Creador por concederle el triunfo. “Mi pensamiento estuvo con Dios”, dijo. El veterano cronista deportivo, Gerardo Castro Treviño comentó: “Bautista conmocionó a todo el mundo [...] con la inenarrable hazaña”. “Cumplió una actuación espectacular e insuperable”, comentó en su despacho la agencia AP. “Bautista dominó de cabo a rabo”, encabezó el prestigiado periódico deportivo Marca de España. “Bautista se cubrió de oro olímpico”, encabezó Excélsior. El recio marchista logró lo impensable: derrotar a los atletas alemanes, quienes estaban siendo una aplanadora en el atletismo de Montreal y no sólo repitió la hazaña de Pedraza, sino que con el oro la superó. “Su figura será legendaria como la de aquel sargento Pedraza dentro del

atletismo nacional y mundial”, escribió el corresponsal de Excélsior, Jorge Escobosa. Luego, con sus escasas fuerzas y completamente deshidratado, besó el piso; entonces dirigió sus pensamientos a su familia, cuyos padres y novia seguían la carrera en una televisón prestada en su humilde hogar de la colonia Fo-

merrey 3 rodeados de vecinos, amigos y periodistas. El marchista establecía una nueva marca olímpica al detener el cronómetro en una hora, 24 minutos y 40 segundos, seguido por Reimann (1h 25:13) y Frenkel (1h 25:29); y apenas atrás Stadtmüller (1h 26:50) y Raúl González (1h 28:18).

ATISBO / 29


TODO ES AYER

30 / ATISBO


TODO ES AYER En lo alto del podio para recibir la presea aúrea bajo los acordes del himno nacional mexicano, Bautista hizo un esfuerzo para no romper en llanto.

Bautista se levantó y se dirigió a un sector de la tribuna desde donde le entregaron un sombrero charro de petate que alzó con la diestra y con el que corrió algunos metros hasta donde un grupo de entusiastas mexicanos y canadienses extendieron sus manos para estrechar la suya. “No espero un ascenso, simplemente vine a cumplir con la patria”, dijo en voz baja, cohibido. “El pequeño gigante del atletismo mundial ganó con señorío y holgura”, destacó en otro despacho la AP. “Daniel Bautista ha ganado legítimamente la medalla de oro”, escribió el periodista Fernando Marcos. Los alemanes reconocieron el triunfo del mexicano al felicitarlo con un abrazo, incluso Reimann, en un gesto de camaradería, se colocó el sombrero charro en medio de las sonrisas de Frenkel

cesivas derrotas en competencias tan avanzadas como las de los juegos olímpicos”, comentó un periodista capitalino. Su medalla permitió que México ocupara el lugar 25 en el medallero al final del certamen, el cuarto país americano mejor ubicado, de lo contrario hubiera caído al noveno puesto. Bautista se convirtió en el primer regiomontano en ganar una medalla de oro en Juegos Olímpicos, el primer mexicano en ganar la medalla de oro en atletismo olímpico y el primero en América Latina en la disciplina. Mientras para ambos alemanes y para el soviético significaba el final de sus brillantes carreras, Bautista alcanzaba la inmortalidad olímpica. La caminata iniciaba la era mexicana. “Mañana volveré a ser un deportista más –decía Bautista–, no habrá aclamaciones y los estadios estarán vacíos”. Efectivamente, a las 6:00 de la mañana del día siguiente, su entrenador Jerzy Hausleber lo levantó para iniciar su entrenamiento a pesar de que éste le decía que acababa de ganar la medalla de oro: “eso fue ayer, hoy empieza Moscú”. Fuentes

y Bautista, en momentos en que Raúl González y Domingo Colín se unieron al festejo envolviéndose en abrazos y sonrisas de felicidad. El regiomontano sacó la cara por América Latina al darle la primera medalla en los juegos en los seis días de competencia. Esta hazaña de corazón “borra el pesimismo causado por las su-

Montreal 1976. Official Report, Vol. III, Ottawa, 1978. Hemeroteca: revistas Siempre! y Proceso. Periódicos El Mundo Deportivo, El Porvenir, Más Noticias, El Diario de Monterrey, El Norte y Tribuna, julio-agosto de 1976. Videos: Leyendas del deporte mexicano: “Daniel Bautista, el andarín incansable”, Canal 11. Olimpo mexicano: “Daniel Bautista”. “Daniel Bautista Rocha. Orgullo del altiplano”, Reactiva TV, Universidad de Matehuala, 2012. Hazaña. El deporte vive, “La marcha y los medallistas mexicanos”, Clío. ATISBO / 31


NUESTRA GENTE

Papias

Anguiano PINTOR Y ARQUITECTO EN EL MONTERREY DEL SIGLO XIX

A este artista errante, conocido como “El griego”, se debe la fachada del antiguo Palacio Municipal, incluyendo el escudo de Monterrey que lo remata, y la primera fuente, siendo uno de los arquitectos más prólijos de la ciudad. ENRIQUE TOVAR ESQUIVEL

Centro INAH-Nuevo León

D

urante la primera mitad del siglo XIX apareció en el devenir cotidiano de la ciudad de Monterrey un personaje que desde su llegada fue calificado de “excelente arquitecto”, término que se fijó en el lenguaje de las autoridades locales pero nunca en voz del personaje que decía ser pintor. Este hombre era Papias Anguiano y fue precisamente su apelativo el que determinó su nacionalidad entre los historiadores que lo creyeron griego y más de un despistado lo creyó italiano. Si bien el nombre de Papias es de origen griego, el hom-

32 / ATISBO

bre que lo usaba no lo era; pero como las cosas le pertenecen al lenguaje bastó su nombre extranjero para revestirlo de europeo siendo criollo de naci-

miento. Así lo atestiguarían sus padres José Ignacio Anguiano y María de los Santos Medrano si hubieran dejado testimonio de la cuna de su hijo Papias, pero es suficiente con el testimonio de este último para saber que nació en la villa de Nuestra Señora de la Asunción de las Aguas Calientes alrededor de 1800. Cabe agregar que además de llamarlo Papias, sus padres le antepusieron los nombres de José Antonio y que al menos contó con un hermano mayor llamado Domingo Anguiano. No debe sorprendernos la imprecisión de su nacimiento. Si no se contaba con la partida del bautismo era común en aquél tiempo perder el recuerdo del año en que alguien fue parido, y Papias (así, sin acento) no conocía el suyo con certeza. En 1815 afirmaba tener 22 años; en 1830, 30 años; en 1846, 44


NUESTRA GENTE años; y en 1864 manifestó tener 64 años; por lo que su nacimiento debió ocurrir entre 1793 y 1802. El año de nacimiento se complica cuando su padre fallece el 9 de agosto de 1786, lo que retrae su nacimiento cercano al año de la defunción de su padre; por si fuera poco, los libros de bautismo de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Aguas Calientes muestran un vacío entre 1786 y 1802, lo que no resuelve el día que su madre lo dio a luz. Infancia en México y vida en Guadalajara.- Apenas caminó en su natal Aguas Calientes y comenzó su largo andar. Su crianza tuvo lugar en la Ciudad de México hasta cumplidos los 15 años, posteriormente se mudó a Guadalajara. Le seguiría Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí, Linares y Monterrey. Se tiene por cierto que en tres de estos lugares conquistó el corazón de una dama y para mayor prueba de sus afectos: dos matrimonios comprobables, un amasiato y una hija con cada mujer que amó. Nada existe sobre su cotidiano sostenimiento, lo único claro es

Terminaron casándose en el Sagrario Metropolitano de Guadalajara el 30 de noviembre de 1815, previo permiso de su hermano Domingo Anguiano. Semanas atrás habían capturado a José María Morelos y Pavón en Temazcala, Puebla y 22 días después del casamiento, Morelos era fusilado en San Cristóbal, Ecatepec. Del matrimonio nació una niña que se llamaría María Francisca Ygnacia Antonia Anguiano, el alumbramiento ocurrió el 3 de diciembre de 1816. Papias Anguiano abandonó Guadalajara y al paAntes de llegar a Nuevo León, recer lo hizo solo, tomó rumbo a su vida destaca por su movilidad León, Guanajuato por el territorio mexicano. en 1821 y es probable lo hiciera en un territorio independiente, la que mientras vivió en Guaguerra intestina llegaba a su fin dalajara, lo hizo bajo el amparo naciendo la nación mexicana. y guía de su hermano mayor En León, Guanajuato permaDomingo Anguiano, pues sus neció un año y luego se fue a Zapadres habían fallecido. catecas, ahí residió tres años antes Era 1815, se estaba en plena de viajar a San Luis Potosí para guerra de Independencia y la vida estar cinco años en ese lugar. se vivía al día; Papias lo intentaba Destaca su movilidad por el tey en ese año y lugar inició una rritorio mexicano. En esa época relación sentimental con Sebastrasladarse era una aventura y la tiana Espinosa, la formalizó y el mayoría de las personas no lo 18 de noviembre acudieron a la hacían. Morían donde nacían. Catedral para su información Viajar por placer se juzgaba un matrimonial.

Papias comenzó su largo andar en su natal Aguascalientes, cuya plaza principal se observa arriba en un grabado de la época. En la página opuesta, la capilla del Señor de la Misericordia, en Linares.

acto incomprensible debido a los riesgos y molestias implicados: transporte escaso, caminos malos, albergues incómodos y costo de movilización elevado. A ello debe agregarse la existencia de gavillas al final de la guerra. Capilla del Señor de la Misericordia.- Su continuo andar lo llevó a Linares, N. L., eso sucedió (de acuerdo a su segunda acta matrimonial de septiembre de 1830) “de ocho meses a esta parte”; es decir, en enero de ese año. En realidad, Papias arribó a Linares a mediados de 1829, pues en julio era contratado como artífice para la obra de la cuarta etapa constructiva de la capilla del Señor de la Misericordia, empezando el 8 de julio de 1829 y terminando el 19 de mayo de 1830. Papias se concentró en la construcción de dos altares, el principal dedicado al Señor de la Misericordia y el colateral al Señor San José, además realizó otros trabajos decorativos interiores. Al término de la obra en su ATISBO / 33


NUESTRA GENTE

Fachada de la capilla del Señor de la Misericordia, en Linares, al lado, altar colateral al Señor San José, y abajo, nicho cruciforme, construidos en su interior.

cuarta etapa, Papias ocupó su tiempo en enamorar a María Gertrudis López de Lara, vecina de Linares. Logró su intención casándose con ella el 8 de septiembre de 1830 en la iglesia parroquial de San Felipe de Linares. Ambos venían de un matrimonio anterior, pero sólo María Gertrudis lo declaró. El matrimonio de Papias con María Gertrudis quedó religiosamente consumado cuando ella se embarazó al año siguiente, dando a luz el 30 de diciembre de 1831 a una niña que llamaron María de Jesús Concepción Sabina Anguiano López, bautizándola el 11 de enero de 1832 en la misma iglesia de su boda. El 19 de diciembre de 1832 fue nuevamente contratado para 34 / ATISBO

la obra de la capilla, concluir el panteón en el altar mayor, el altar del señor San José y “reedificar por dentro la capilla, pintarla, echarle el pavimento de ladrillo y concluir su cementerio”. Dirigió la conclusión del cementerio, retocó la imagen del Señor de la Misericordia, doró

el altar del señor San José, y terminó la construcción del “panteón en que se ha de colocar la sagrada imagen del Señor de la Misericordia”, el cual “hizo y se le pagó”. Para el altar del Señor de la Misericordia, Papias resolvió hacer tres nichos adosados al muro, penetran en él y


NUESTRA GENTE de sus orillas emergen las molduras definiendo sus formas. Sobresale el central, un nicho en forma de cruz, esa singularidad no se repite en ningún otro altar nuevoleonés. Se dice nicho cruciforme por ser el espacio que acoge en su forma de cruz al símbolo de la misma forma o la efigie de Cristo crucificado. El trabajo concluyó el 23 de septiembre de 1833, tristemente, en ese mes Linares sufría el embate del cólera morbus haciendo estragos en el municipio y resto del Estado desde su entrada en julio de ese año. En la primera semana de septiembre Linares sumaba 622 muertos. La función para colocar la imagen en el altar ocurrió el 30 noviembre de 1833. Un año más tarde, los vecinos de Linares socorrieron a la Milicia Activa del estado de Nuevo León con monturas y sillas; y Papias Anguiano entregaría al cabo José María Ruiz, una silla aviada y “armas de agua” valuada en 9 pesos. Habrían de transcurrir ocho silenciosos años en la vida laboral de Papias para saber algo de él. El 23 de febrero de 1841 el gobierno de Nuevo León solicitó al Ayuntamiento de Linares la elaboración de un mapa del partido, orden que cumplieron a mediados de año cuando el alcalde Francisco Benítez de Herrera lo encargó a Papias Anguiano. El mapa fue terminado el seis de agosto de 1841 y enviado a la capital del estado el día 11. Papias Anguiano tuvo como actividad alterna la cría de ganado barranqueño, lo prueba el cobro del impuesto del 17 de diciembre de 1842. Dato que refiere su presencia en Linares. Residencia en Monterrey.- La llegada de Papias a la ciudad de Monterrey ocurrió en fecha pos-

terior al pago de impuestos de su ganado (17 de diciembre de 1842) y antes de la firma del contrato para hacer unas fuentes (30 de mayo de 1843). Al parecer y de nueva cuenta se trasladó solo a la capital nuevoleonesa. Su llegada coincidió con el inicio de obras de remodelación. El 25 de abril de 1843 el municipio compró la casa y terreno que fue de Cayetano de León para establecer una plaza para la venta de carne que sería conocida como Plaza de la Carne y/o plazuela del Rastro y una de las primeras adecuaciones que recibió sería la construcción de una

Mapa de Linares elaborado por Papias Anguiano en 1841. Destaca su concepción circular.

fuente al centro. Aprovechando “la ocasión de hallarse en esta ciudad un excelente arquitecto”, que no era otro que Papias Anguiano. Fue en ese momento que se le citó por primera vez como “arquitecto” (práctico naturalmente). El 30 de mayo de ese año se firmó contrato con Papias Anguiano para construir dos fuentes, una en la plaza de la Carne y la otra en la plaza de Armas. La primera fue terminada en 1846 ATISBO / 35


NUESTRA GENTE Papias Anguiano participó en la reforma de las viejas casas consistoriales levantando los altos con planos elaborados en enero de 1852.

y la segunda nunca la realizó debido a la intervención norteamericana. En 1840 dictaminó un terreno conocido como “El Bolsón” o “de la ciudad” para levantar una plaza de toros. En febrero de 1844 levantaría un templete para el Ayuntamiento y dos meses después fue invitado a levantar el plano de la plaza de toros. Aunque Papias Anguiano llegó en la primera mitad de 1843, fue a inicios de 1844 que decidió radicar en Monterrey, por lo que buscando los recursos necesarios para su subsistencia y los de su industria solicitó tres porciones de terreno para agostadero, deseando ocuparlos “para la agricultura”, actividad que sería de utilidad para él y de ornato para la población… diría Papias. Los terrenos solicitados estaban en “la boquilla, sobre la loma al sur de esta ciudad” de Monterrey. No es rara su petición de tierras de agostadero, Papias sabía que ese tipo de terrenos sólo sirven para el ganado o la extracción de material y con la posesión de esas tierras se inició como contratista. En marzo de 1844 estaba ofreciendo al municipio de Monterrey 150 carretas de “buena piedra laja a peso cada una y de buena calidad”, sabiendo que ésta hacía falta para el empedrado de las calles de la ciudad. La piedra laja no era otra que la piedra de río obtenida de los terrenos que le rentó el Ayuntamiento. A finales de diciembre de 1844 36 / ATISBO

y en calidad de vecino, Papias solicitó otro terreno al Ayuntamiento para poner una fábrica de ladrillos en los márgenes del río Santa Catarina “por el camino del pueblo de Guadalupe al sur”. Negociaría con otros terrenos rentándolos, traspasándolos o adquiriéndolos. Este manejo de tierras siempre le produjo buenos dividendos, extraía piedra para venderla al Ayuntamiento y particulares, la usaba cuando tenía alguna obra a cargo y además, especulaba con ella. La fachada del Palacio Municipal.- En marzo de 1851 el Ayuntamiento de Monterrey buscó reformar sus viejas casas consistoriales, sabían que el extranjero Juan Salas había dejado un plano para su ejecución pero no lo tenían a la mano. En abril se presentaron dos planos para la

construcción de la fachada de las casas consistoriales, uno de ellos pertenecía a Papias Anguiano. Ambos fueron rechazados. A pesar de ello, Papias consiguió la dirección de la obra aunque no por mucho tiempo. En ese mismo mes acopiaron materiales, la obra comenzó hasta que reforzaron las viejas paredes compuestas de lodo que de no hacerlo no hubieran resistido la nueva fábrica. En la segunda semana de mayo se destruyó la pared “que mira al frente de la plaza” de acuerdo a la proposición de Papias y se levantó con mejores materiales. La obra comenzó con la apertura de la zanja para cimentar “los pilares de los portales que van a construir al frente de la plaza”, no cavaron demasiado, a una vara de profundidad en-


NUESTRA GENTE contraron la roca madre; por lo que el comisionado en obras públicas Jacinto Lozano consideró era suficiente. Papias no compartía esa opinión, calculó que debían profundizar mínimo dos y medio varas para formar las bases de otros pilares. ¡Ya estaban cavando e increíblemente todavía no contaban con los planos! Esto le costaría el trabajo a Papias Anguiano, en junio era removido por incumplimiento; tomándose la propuesta del maestro Leandro Aguilar, quien ofrecía labrar y poner toda la piedra necesaria para los arcos de los portales hasta dejarlos en estado de recibir los altos del frente por 500 pesos. Los bajos realizados por el maestro Aguilar serían continuados en sus altos por Papias, pues en febrero de 1852 nuevamente fue admitido como director de la obra con nuevos planos formados en enero de ese año. A mediados de ese año, el Ayuntamiento formalizó la dirección de Papias Anguiano y ocupó a Juan N. García como sobrestante. La fachada del Palacio Municipal fue terminada cuando Papias le dio una capa de pintura el 1 de septiembre de 1853, con ese trabajo y la realización del escudo de Armas de la ciudad se daba por concluida la obra de la fachada oriental del Palacio Municipal. Al día siguiente, 2 de septiembre, su hija Concepción Anguiano, de 21 años, daba a luz a su nieto José Guadalupe Esteban del Corazón de Jesús Echagaray y Anguiano. La primera imagen de la fachada del edificio fue proporcionada por Isidoro Epstein en su Plano de la ciudad de Monterrey y sus egidos, 1865. Se titula Plaza de Zaragoza, Palacio

Municipal y Cerro de la Mitra. Algo de reconocimiento debió logar Papias Anguiano con el diseño de la fachada del Palacio Municipal en 1852, ya que dos familias nuevoleonesas lo honraron llamando a sus respectivos hijos nacidos en ese año con su nombre; ¡lástima que salieron unos bribones cuando crecieron!, uno acusado de hurto en Cadereyta y otro condenado por riña en Doctor Arroyo. El nombre no hace al personaje. El Escudo de Armas.- La fachada estaba terminada y sólo faltaba su remate. El Ayuntamiento determinó que fuera el escudo de Armas de la ciudad de Monterrey el que ornara al edificio y esta decisión daría paso a la creación de un escudo que desde 1667 ya contaba con el permiso de la reina Mariana de Austria y que hasta 1853 no se había diseñado. Se ignora quién determinó los elementos que conformaron el escudo, lo cierto es que Papias Anguiano fue el autor del diseño de “la cúpula que debe llevar al frente el Palacio Municipal” con las Armas de la ciudad presentándolo a la Comisión respectiva el 14 de marzo de 1853. El 11 de abril se contrató a Papias Anguiano para hacer el frontis del Palacio Municipal de acuerdo a su diseño que tenía presentado, al que debía agregar únicamente un asta bandera. El 19 de abril formalizó su trabajo mediante un contrato, destacando la cláusula No. 3 porque nos devela una verdad que siendo tan clara, no se había reparado en ella. El escudo remataría con un águila tallada en madera de sabino “por no poderse construir de otra materia que preste más solidez”. ¡Claro! ¡El escudo de Armas era la creación decimonónica de una na-

ción independiente! (ver Atisbo No. 61) El escudo de Armas se esculpió y es posible apreciarlo (incluyendo el asta bandera) por primera vez hacia 1868, cuando el fotógrafo Alberto Fahrenberg tomó una fotografía de la fachada del Palacio Municipal de Monterrey. Al concluirse el escudo de Armas, Papias fue contratado en julio de 1853 para construir un puente que cruzara el arroyo de Santa Lucía en la calle de las Damas. Se comprometía a poner el material necesario a excepción de la piedra de cimiento, el puente sería de calicanto y su bóveda de mampostería, empedrado, con asientos a uno y otro lado, con el compromiso de concluirlo el 1 de septiembre. A cambio, se le pagarían 525 pesos, se le darían 10 hombres diarios, “herramienta necesaria de barras, parigüelas, palas, azadones y piedra de cimiento”. En febrero de 1855 estaba terminado. También se haría cargo de la construcción del puente de Doctor Mier a partir del 6 de marzo de 1854. En aquellos años, Papias mantenía una relación afectiva con Emiteria García, que no terminó en el altar, aunque el fruto de esos afectos llegaría el 15 de septiembre de 1854 con el nombre de Amada de los Dolores Anguiano García, la recién nacida fue bautizada tres días después en el Sagrario Metropolitano de Monterrey. Ingeniero civil de la ciudad.A partir de 1856 su actividad laboral comenzó a declinar, todavía fue nombrado ingeniero civil de la ciudad de Monterrey con un sueldo de 45 pesos; dirigió los empedrados de la ciudad y fue propuesto para dirigir la obra del Parián. Al año siguiente fue destituido de su ATISBO / 37


NUESTRA GENTE cargo “porque nada hacía”, que había delegado “al preso Pozuelos que es algo inteligente, ofreciéndole por ello dos reales” por día; tomó su lugar Antonio Lafranco, con este último iba a comenzarse la obra del Parián. Prácticamente sin trabajo, en mayo de 1859 solicitó al Cabildo le compraran una mesa redonda que podía servir para el salón de sesiones, se le aceptó siempre y cuando no costara más de 25 pesos. El trabajo era ya escaso y apenas fue considerado para realizar el avalúo del terreno de la plaza de toros para el Ayuntamiento el 13 de octubre de 1862. Uno de sus últimos trabajos sería la dirección de la obra del puente del Ojo de Agua por tres días en julio de 1864. Papias Anguiano, ese desconocido pintor.- Papias Anguiano se reconocía a sí mismo como pintor y no como arquitecto. En dos documentos así lo afirma. El

38 / ATISBO

primero es del 18 de abril de 1846, cuando se le tomó declaración para una obra de cañería manifestó ser soltero y pintor. El segundo documento corresponde a 1864, año en que presentó una denuncia por el robo de un dinero, ahí declaró ser pintor. Fue un artista que plasmaba su obra en óleos, papel y en casi cualquier tipo de soportes, ya fuesen esculturas de madera, muros encalados o telas de los cielos rasos. Ya se citaron sus trabajos de pintura decorativa en la capilla del Señor Crucificado en Linares y el mapa que pintó para la misma ciudad donde incluso dibujó en el Lago de Conchos un cocodrilo asomando su cabeza. El contrato de la pintura decorativa de la fachada del palacio municipal en 1853 fue obtenida por encima de otros artesanos al elegirse su diseño, cobrando

300 pesos por ello. En 1860 pintaría el salón principal por 125 pesos. En 1849, siendo amigo de Francisco González Prieto, dueño de un tendajo en Monterrey, ayudó a supervisar el trabajo de pintura de un viejo coche de sopandas pintando a los hijos del primero, Manuel y Jesús González, en ese entonces Jesús contaba con once años y en sus memorias recordaría que Papias “pintaba y hacía retratos bastante exactos”. Además de destacar como pintor decorativo de edificios, sobresalió en retratos e imágenes religiosas, estas últimas llegó a venderlas y rifarlas con permiso del municipio; al menos en dos ocasiones lo solicitó, en junio de 1848 cuando rifó una imagen de Nuestra Señora del Refugio, y en 1859 cuando rifó una


NUESTRA GENTE “imagen en cantidad de 45 pesos”. En el arte de la pintura Papias tuvo al menos dos discípulos conocidos: el potosino Antonio Martínez Romero, pintor de edificios (destacando en el dibujo de ornato); y su hijo Miguel F. Martínez, quien lo recordaría en sus memorias: “Fue el maestro de mi papá y con el que yo hice algunos estudios al óleo; entre ellos un San José con el Niño. Y si yo dijera la técnica que por consejo de don Papias empleaba en pintar las carnes de los santos, sería cosa de risa: un tono color de rosa para el fondo, otro más rosado para la boca, las canillas, etc., uno, ligeramente sombreado con siena para los oscuros y un poco de azul claro para los párpados y la parte inferior de la barba. Eso era todo”. Las clases de pintura debió recibirlas entre 1862 y 1863, periodo en que Miguel perdió un año de clases y aprovechó para aprender música y pintura, tenía en aquel tiempo 12 años. La sacristía de la Tercera Orden. Su oficina.- En sus memorias, Miguel F. Martínez señala que “contigua a la nave de la Tercera Orden había una pequeña habitación, ocupada entonces por un viejo pintor, don Papias Anguiano”. Dicha oficina no es otra que la antigua sacristía de la capilla de la Tercera Orden de San Francisco y que esta última nunca fue terminada. Por el momento no es posible precisar el año en que Papias comenzó a usar ese lugar como oficina-taller, pero se puede señalar que desde 1862 ya estaba Página opuesta, fachada del Palacio Municipal rematado con el escudo de Armas de la ciudad de Monterrey. Arriba, convento de San Francisco, en cuya sacristía tenía su oficina y taller.

está llena de incertidumbres más que de certezas. ¿Qué fue de sus esposas e hijas?, ¿con quiénes aprendió la arquitectura, escultura y dibujo? El mismo Papias Anguiano ignoraba la fecha de su nacimiento y en distintos momentos de su vida la edad que tenía; sólo tuvo certeza del momento de su muerte, para mala suerte nuestra, ese dato se lo llevó a la tumba. Fuentes

ocupándolo, pues el comentario de Miguel se ubica en el tiempo que siendo niño aprendió a pintar. Lo que sí es dable establecer es el momento de su abandono gracias a la declaración realizada por su sirvienta María Regina Rodríguez, por un robo que sufrió Papias Anguiano; ella señalaba que el viernes 17 de junio de 1864 recibió aviso del alcalde “para que desocupara un cuarto que ocupaba su amo en el convento de San Francisco, donde tenía su oficina, que con este motivo mudó los trastos a la casa”. Papias, atento al aviso, comenzó la mudanza ese mismo día. Mientras Papias mantuvo su oficina-taller en la sacristía de la Tercera Orden Franciscana entre 1862 y 1864, tuvo oportunidad de ver al escultor Juan Lozes que labraba las piezas que darían forma a la actual fuente de los Delfines entre 1862 y 1863, y que en su momento él hubiera realizado a no ser por la invasión norteamericana en 1846. Una muerte sin memoria.- El pintor Papias Anguiano se encontraba en cama por enfermedad en agosto de 1865 y entre el 12 de octubre de ese año y 8 de febrero de 1867 fallecía. La vida del artista Papias Anguiano

Lydia Espinosa, Capilla del Señor de la Misericordia, México, Fondo Editorial de Nuevo León, 2009. Garza González, Virgilio, Tras las huellas de un cronista desconocido. Memorias de Jesús González Treviño, Monterrey, UANL, 2012. Martínez, Miguel F., Memorias de mi vida, México, Secretaría de Educación-Fondo Editorial Nuevo León-Escuela Normal “Miguel F. Martínez”, 1997. Memoria del Ayuntamiento de 1853, Monterrey, 31 de diciembre de 1853. Tovar Esquivel, Enrique y Julia Santa Cruz Vargas, Antiguo Palacio Municipal: de la Colonia a los tiempos revolucionarios, Monterrey, Municipio de Monterrey-INAH, 2009. Tovar Esquivel, Enrique y Ruby Hernández Castillo, “La Fuente de los Delfines. Reelaboración de su historia”, en Boletín de Monumentos Históricos del INAH, México, INAHTercera Época, No. 20, septiembre-diciembre de 2010, p. 117-133. Valtier Mosqueda, Ahmed, “El teniente Adolphus Heiman y su plano de Monterrey”, en ACTAS. UANL, núm. 4, julio-diciembre de 2003, pp. 44-49. Archivo de la Parroquia del Sagrario Metropolitano de Guadalajara. Libro de información matrimonial, No. 13; y Libro en que se asientan las partidas de los casamientos que se hacen en la administración de este curato (1805-1810). Archivo de la Parroquia del Sagrario antes de la Asunción, Aguascalientes, Aguascalientes, Libro de Defunciones. Archivo de la Parroquia de San Felipe de Linares. Libro de casamientos en que se asientan las partidas de los que se hacen en esta parroquia de la ciudad de San Felipe de Linares. Año de 1820. Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey, Libro de bautismos; Archivo General del Estado de Nuevo León (Estadística de los Municipios, Correspondencia de Alcaldes, Notarías, Tribunal Superior de Justicia); Archivo Histórico de Monterrey (Actas de Cabildo, Correspondencia, Civil, Misceláneo, Protocolos). ATISBO / 39


LIBROS LIBROS

Cuando la violencia se instaló en la entidad Valdés, Hugo El asesinato de Paulina Lee México: Tusquets, 2016. 272 p.p.

E

n El asesinato de Paulina Lee, Hugo Valdés nos lleva a la década de 1930 en Monterrey, a su sociedad, sus valores, sus ideas y su periodismo. La novela, ambientada en el Monterrey de 1938, cuenta la historia de un hecho real, el crimen de una joven de la comunidad china –hija de padres inmigrantes pero ella ya nacida en México– que conmocionó a los habitantes de la entidad y que marcaría el inicio de los problemas que conlleva el crecimiento de las ciudades, además de que agudiza los ya existentes como la violencia de género y la discriminación. Arrojado en un terreno baldío detrás de un hospital a cuya morgue será llevado después, el cadáver de Paulina Lee, atravesado por más de 60 puñaladas, muestra el horror que debió vivir en sus últimos momentos. Su cuerpo mancillado en todas las formas posibles es testimonio de la fragilidad de la vida y de la violencia que empezaba a instalarse en la ciudad. El horror crecerá cuando se sepa, apenas unas horas después del estremecedor hallazgo, que Cesáreo Hernández Juárez, compañero de trabajo de Paulina, admitió ser el asesino de la joven. Sin embargo, la causa no pasó de meras conjeturas: celos, coraje, una mala jugada de las drogas, quizá porque le pagaron... Una pregunta que hasta el día de hoy sigue sin respuesta. El autor hace uso de la polifonía para contar la historia. Aun cuando hay confeso un presunto asesino, algunos personajes perciben irregularidades

40 / ATISBO

que llevan a pensar en que el atroz suceso se gestó desde el entorno de la joven y en el que habrían participado más actores. Todos tienen una versión del crimen, así sean los más secundarios. Valdés hace un impecable retrato de la ciudad de Monterrey de 1938 con descripciones que evocan sus calles recién arrasadas por una inundación. También destaca el uso que hace del lenguaje de la época. Esas narraciones abigarradas y a veces admonitorias que hacían los medios de comunicación en la época encuentran eco en la narrativa del escritor, quien por medio de esas palabras hoy en desuso ayuda a situar en el tiempo y en el lugar un crimen que en papel fue resuelto pero que en realidad nunca se solucionó.

Escudriña la historia social a través de un espantoso crimen Isla, Pedro de Los andamiajes del miedo Monterrey, N.L.: Universidad Autónoma de Nuevo León: Universidad Veracruzana, 2016.

P

edro de Isla retoma el género de la novela histórica para reconstruir la historia de Monterrey de la década de los setenta y más específicamente, a través de los crímenes que asolaron la ciudad. En Los andamiajes del miedo, el autor toma

como base un hecho real: la madrugada del 30 de enero de 1977 Edgar Contreras, un ejecutivo de 30 años raptó a las hermanas Laura y Elda Millet, estudiantes del Tec de Monterrey, a quienes recién había conocido en el Sgt. Pepper Discoteque, entonces el sitio de moda en San Pedro entre los jóvenes regios. A la primera la estranguló y a la segunda, quien logró sobrevivir, la baleó junto al cuerpo de su hermana. A través de la novela, el autor no sólo da un repaso a las calles y edificios de Monterrey de la época sino que escudriña en la idiosincrasia de la ciudad, en la xenofobia instalada en sus habitantes y la doble moral de una población que se enorgullecía de ser conservadora y que no tarda en convertir en culpables a quienes en realidad son las víctimas. Como ya es costumbre en sus anteriores obras, el autor hace uso de una prosa ágil y amena, que en el caso de la novela que nos ocupa, a pesar del tema nunca cae en el morbo. Como caso curioso, en las dos novelas más recientes sobre crímenes en Monterrey, la doble discriminación ante los que no “pertenecen” a la ciudad y encima son mujeres, son elementos presentes. En Los andamiajes del miedo, las víctimas eran originarias de Mérida, Yucatán, mientras que en El asesinato de Paulina Lee, la protagonista era hija de inmigrantes chinos. Hay muchas maneras de contar la historia de una ciudad, la novela histórica es una de ellas y gracias a obras como ésta, que hacen un excelente acopio de información y que saben retratar la forma de ser de la población, es que bien puede considerarse, además de obra de ficción, como un documento histórico en lo referente a la historia social de Monterrey.- Maricela Garza Martínez


SENDERO EN EL TIEMPO

Al comparar una imagen histórica con una actual captada en la misma perspectiva, en algunos casos cuesta reconocer a la ciudad, incluso habiendo pasado pocos años. En otros, el cambio es mínimo, quizá lo que evidencia el paso del tiempo en mayor medida son los modelos de los vehículos. En esta vista de la calle Padre Mier al oriente, casi esquina con Garibaldi, además de los autos, destaca la ampliación del edificio del Hotel Río, que habiendo sido inaugurado en 1956 con 144 habitaciones, hoy cuenta con 395, siendo uno de los más grandes en el estado.

ATISBO / 41


1936

El vicepresidente de Estados Unidos, John Garner, encabezó una delegación que visitó Monterrey en ocasión de la apertura de la vía.

Inauguran la carretera nacional México-Laredo EDMUNDO DERBEZ GARCÍA

E

l 1 de julio de 1936 se reunieron en la ciudad de Laredo, Texas delegaciones de México y Estados Unidos para encabezar la apertura de la carretera nacional México-Laredo, la primera que unía al país con la frontera y que estaba llamada a contribuir eficazmente a expandir el comercio y fomentar las actividades productivas entre ambas naciones. La delegación de Estados Unidos la encabezaba el vicepresidente de Estados Unidos, John Nance Garner, en representación del presidente Franklin D. Roosevelt; su embajador en México, Josephus Daniels y los senadores Tom Conally de Texas, Dennis Chávez de Nuevo México y William Gibb McAdoo de California. Garner definió la carretera como un “eslabón en la cadena que está uniendo amistosamente a estas dos repúblicas. Como pueblos habremos de conocernos mejor y de este nuevo conocimiento, nuestro mutuo entendimiento y respeto continuará creciendo. Ojalá que las caravanas 42 / ATISBO

de la amistad y la paz pasen, sin cesar en cada dirección sobre estos grandes caminos de la paz”. En Nuevo Laredo inició el viaje a Monterrey de las delegaciones de las cámaras de comercio de Estados Unidos y México, encabezadas respectivamente por el vicepresidente Garner y el ingeniero Eduardo Hay, a bordo de un centenar de automóviles, llevando a la vanguardia un escuadrón de motociclistas de camino, cerrando la marcha carros de emergencia y de auxilio, llegando bajo un intenso sol a las 13:45 horas. Al arribar a la ciudad, una escuadrilla de tres aviones de la

Dos vistas de la carretera, arriba, por la cuesta de Mamulique, Nuevo León, y en la página opuesta, a su paso por Ciudad Valles, San Luis Potosí.

fuerza aérea hizo una serie de evoluciones y se dispararon salvas de 21 cañonazos en honor al alto funcionario norteamericano. La comitiva hizo su entrada al campo militar donde lo esperaba el gobernador Anacleto Guerrero, el alcalde Fausto Gálvez Pérez y el comandante de la zona militar, Juan Andreu Almazán, así como una multitud de regiomontanos. Después de recibir las llaves de la ciudad y presenciar un desfile


HACE 80 AÑOS

La delegación norteamericana encabezada por el vicepresidente John Nance Garner, abajo, la integraban también Josephus Daniels, Dennis Chávez y William Gibb McAdoo.

militar con fuerzas del 25 batallón de infantería del 13 regimiento, el coronel Roberto Fierro, jefe del Departamento de Aviación Militar, entregó a Garner el mensaje autógrafo del presidente Lázaro Cárdenas a nombre del gobierno y pueblo mexicano: “la apertura de la carretera de Laredo, inicia una nueva página en los anales de las dos naciones vecinas [...] al facilitarse las comunicaciones entre los dos países, se acre-

cienta también el comercio de los productos necesarios para la economía de cada pueblo y lo más importante aún, se fijan las bases de una positiva comprensión internacional”. Después de la comida los visitantes recorrieron los sitios más importantes de la ciudad y se organizó una excursión a Chipinque, donde por la noche se sirvió una cena a todos los delegados, militares, funcionarios y hombres de negocios, ofrecida por el Gobierno de Nuevo León y amenizada por las bandas de música mexicana y americana. El presidente Roosevelt envió un telegrama al presidente Cárdenas con el siguiente

mensaje: “En esta ocasión es propicia con motivo de la apertura de la carretera México-Laredo, envío a usted y al pueblo mexicano mis saludos más cordiales y felicitaciones, así como las del pueblo americano”. Cárdenas hizo lo propio expresando su convicción de que “estrechará las relaciones de mutua amistad y recíproca comprensión [...] esta nueva vía, importante eslabón de la proyectada ruta trascontinental y un vínculo que fortificará al mismo tiempo el intercambio espiritual y las transacciones mercantiles”. El secretario de Estado, William Phillips hizo lo mismo con Hay diciendo que “confío en que esta nueva carretera que se inaugura hoy, se traduzca en gran provecho para México y Estados Unidos y siga afianzando más los lazos de amistad y entendimiento que unen a nuestros pueblos”. “Oficialmente quedó abierta la carretera México-Laredo”, tituló Excélsior al día siguiente. Ese día la comitiva prosiguió el viaje a Ciudad Victoria, excepto Garner, quien regresó a Washington. Después de ceremonias en distintos puntos, las delegaciones arribaron por Atzcapotzalco a la Ciudad de México el 4 de julio, donde se realizaron ceremonias oficiales los siguientes dos días. Cárdenas inició un recorrido total por la carretera por donde comenzó a funcionar el transporte de carga y de pasajeros, después de la disposición presidencial que autorizó el servicio; además de propiciar el intercambio comercial, la carrereta estimuló el turismo en ambos sentidos al incrementarse el flujo de automóviles. Fuentes El Informador, 25 de junio de 1936, p. 1. El Porvenir, 2 de julio de 1936. Atisbo No. 36, año 7, enero-febrero de 2012. ATISBO / 43


MEMORIA DE LOS DÍAS

Memoria de los días Julio 1/julio/1995. El padre Jesús Contreras Maya, fundador y director de la Prevocacional “Severiano Martínez”, fallece de un infarto tras dedicar 27 años a la atención de niños de escasos recursos y jóvenes con problemas familiares.

2/julio/1975. El

monumento dedicado a Agustín Lara en la plaza Puebla, obra del escultor Cuauhtémoc Zamudio, es inaugurado por la compositora Consuelo Velázquez y el alcalde Leopoldo González Sáenz.

4/julio/1965. Héctor

Espino conecta el jonrón número 100 de su carrera de tres años en la Liga Mexicana de Beisbol de verano en la derrota de los Sultanes de Monterrey 5-4 ante los Pericos de Puebla.

5/julio/1930. El primer

tanque de gasolina comprada en Estados Unidos por una cooperativa de industriales, arriba a Monterrey, suponiendo un ahorro de 25% respecto al precio de las agencias de las compañías establecidas en la ciudad.

8/julio/1838. El gobierno

del estado, al frente de Joaquín García, dispone que ningún particular salga de un punto a otro sin el pasaporte en que se anota las armas que

44 / ATISBO

porta, de lo contrario le serán recogidas.

12/julio/1776. Joseph

Santiago Villarreal, alcalde mayor del Real de las Salinas remite la noticia del encarcelamiento de un indio de nación cilixaye que se introdujo con indios “infieles”, con intención de perpetrar algunas muertes.

13/julio/1922. Las

autoridades mexicanas giraron exhortos telegráficos solicitando la captura de Miguel Bache, individuo de origen árabe, que huyó de la capital del país hacia Nuevo León, por su implicación en el autosecuestro del americano Bruce Bielsaki.

16/julio/1782. El virrey Martín de Mayorga solicita al gobernador Vicente González Santibañez, evitar excesos en las misiones debido a la deserción del capitán Chivato y tres familias de indios de la de San Cristóbal debido a un castigo injusto. 16/julio/1899. La iglesia de la mina de Zaragoza, ubicada en una porción de la Sierra Madre, cerca de Monterrey, es bendecida durante una excursión que sale de la estación del ferrocarril, organizada por su director y copropietario, Calixto Piexini. 19/julio/1842. Convenio de compra-venta de la hacienda

de Mamulique entre Blas María Valdés, como apoderado de Catalina de la Canal, y el general Mariano Arista.

22/julio/1846. El ayuntamiento aprueba el reglamento bajo el cual se establece con un monto de mil pesos una lotería con el nombre de Purísima Concepción a verificarse el día 8 de cada mes. 24/julio/1911. La prensa

capitalina publica declaración de Bernardo Reyes que rechaza “enérgicamente” las versiones de que el ejército, a su cabeza, pretende rebelarse contra el gobierno de Francisco I. Madero.

25/julio/1983. Libertad Leal Zapata de Elizondo, con 16 años de carrera en el servicio público, toma protesta como magistrada, siendo la primera mujer en ocupar dicho cargo en el Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León. 26/julio/1843. Dispone el gobernador en superior orden que como el arreglo de calles y callejones, procurando la mejor recitud en ellas causa perjuicio en algunos solares de vecinos, se nombren peritos para su valúo. 27/julio/1901. El director y superintendente general del ferrocarril de Monterrey al Golfo llegan a Tampico para comparecer ante el juez de distrito para determinar su responsabilidad en la catástrofe ocasionada ese día por el derrumbe del cobertizo.


MEMORIA DE LOS DÍAS

Agosto 1/agosto/1822. Pedro José

Morales informa al ayuntamiento que ha leído al emperador Agustín de Iturbide la carta en que lo felicita por su exaltación al trono del Imperio, y habiéndola oído con agrado manda su agradecimiento.

2/agosto/1990. En el marco

de la Primera Semana Nacional de Solidaridad, el presidente Carlos Salinas de Gortari inaugura el servicio telefónico en San Bernabé donde se instalan 223 casetas ladatel y 50 teléfonos públicos.

4/agosto/1849. J. Martín

Washington solicita el establecimiento de una casa de empeño o monte de piedad en la ciudad, por lo cual se compromete a no cobrar más de lo establecido por la ley.

4/agosto/1933. El ciclón que penetró por Matamoros ocasiona el desborde del río Santa Catarina, la inundación de barrios, la interrupción de comunicaciones carreteras, telegráficas y telefónicas, así como dos mil damnificados. 5/agosto/1894. Editado por el doctor J. G. García, aparece en Monterrey el primer número del periódico El Regiomontano. 5/agosto/1959. Directivos de la ligas infantil de beisbol expulsan a los equipos regiomontanos del torneo mundial de Williamsport, por usar jugadores no residentes en

sus zonas asignadas, como lo exigen las reglas.

6/agosto/1927. Es

inaugurada la comunicación telefónica entre Monterrey y la Ciudad de México con la conversación entre el gobernador Jerónimo Siller y el gobernador electo, Aarón Sáenz Garza, siendo testigos el secretario de Relaciones Exteriores, Genaro Estrada.

10/agosto/1916. Nicéforo

Zambrano, tesorero general de la nación, acompañado de Urbano Flores y Rafael Múzquez, sale de la Ciudad de México rumbo a Monterrey para traer a su familia, su esposa, María de Jesús; e hijas Isaura y Rosalinda.

11/agosto/2001. El padre Juan Carlos Castillo Ramírez toma posesión del cargo de rector del Seminario de Monterrey con una misa en la que se anuncia oficialmente su nombramiento. 12/agosto/1906. En la

Basílica de Guadalupe de la Ciudad de México se celebra la fiesta de la Virgen organizada por la diócesis de Linares de donde viajó un tren especial del Ferrocarril Nacional con 246 peregrinos.

15/agosto/1878. Por orden del gobierno general, Francisco Naranjo, senador y diputado del estado, acompañado de una fuerza considerable, sale a la capital del país conduciendo preso al rebelde general Mariano Escobedo, ex ministro de Guerra.

19/agosto/1974. La huelga

de Medalla de Oro se resuelve al firmar convenio el representante de la empresa, Fernando Flores Valdés, y Raúl Caballero, secretario general de la CTM, mediante el cual las trabajadoras despedidas serán reinstaladas.

23/agosto/1988. Al

vencerse el plazo para el vaciado del combustible de los tanques de almacenamiento de San Rafael, los vecinos bloquean la avenida Miguel Alemán exigiendo su cumplimiento por Pemex.

28/agosto/1856. El

ayuntamiento paga 600 pesos a Jacinto Guerra, apoderado de Leandro Garza, por el terreno que le vendió para la formación de una nueva plazuela en la calle de la Alameda.

28/agosto/1969. El cuerpo del policía de Chicago, Maurice K. Begner, veterano de la Segunda Guerra Mundial, es recuperado de entre los restos de su avión Cessna 210, tras estrellarse el el 4 de marzo contra las montañas ubicadas a nueve kilómetros al noroeste de Monterrey, a una altura de 1,500 metros. 30/agosto/1819. El

cabildo eclesiástico inicia tres días de misas en Catedral en honor de la reina madre, María Luisa de Borbón; del rey padre, Carlos IV; y de la reina María Isabel Francisca por sus fallecimientos. ATISBO / 45


IMÁGENES DE LA HISTORIA

EL TRENECITO INFANTIL PARA EL PARQUE CANOAS

E

n los talleres de Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) en Monterrey se construye una máquina diesel a escala para su instalación en el llamado nuevo Parque Canoas, donado al municipio por la Secretaría de Recursos Hidráulicos, enclavado en el río La Silla a la altura de la Punta de la Loma. El paraje que, además de los jardines y arborización, contaba con juegos infantiles, golfito, pista de patinaje y dos embarcaderos con lanchas, se encontraba en 1976 un tanto abandonado y descuidado, el canal navegable despedía malos olores debido a las descargas de las colonias colindantes, por lo que registraba una escasa asistencia de gente. En ese sentido el tren escénico buscaba ser un atractivo que detonara el paraje como un sitio de recreación para las familias y los turistas. En la imagen, el alcalde de Monterrey, Leopoldo González Sáenz, realiza el 2 de agosto de 1976, una visita de inspección de la locomotora que, al parecer se trataba de la réplica de un modelo C-424 de la American Locomotive Company, ALCo-424, que ferrocarriles tenía en operación en el sistema, incluso, con el esquema de pintura que utilizaba. Su construcción estuvo a cargo del ferrocarrilero jubilado Felipe Rubio Jiménez, especializado en motores diesel, quien también construyó los que FNM donó en 1964 a Aguascalientes y en 1970 a Saltillo. El trenecito se instaló unos días después con el nombre del “Express del Huajuco”, que cubría un circuito de vía estrecha que circundaba el parque arrastrando varios vagones, en un paseo llamado “El Cañón del Huajuco” que resultó muy popular entre los niños porque incluso pasaba sobre una estructura de uso ferrocarrilero como un puente y una estación; era impulsado por un motor fuel de cuatro velocidades, pesaba dos mil kilogramos y poseía un sistema de frenos a base de un compresor para evitar que se desbocara; su costo fue de un millón de pesos. Año y medio despúes, la máquina requirió una reparación para seguir en funciones, por lo que el alcalde, César Santos Santos, hizo petición en ese sentido al director general de Ferrocarriles Nacionales, Luis Gómez Zepeda. Créditos fotográficos: portada, fot. Del Mulkey - SAM, Track & Field - SC Collector card, 17 x 13 cm, Editions Recontre, S. A., Lausana, Suiza, impreso en Italia, 1978; p. 3a y 22a, foto tomada de Leyendas del Deporte: “Daniel Bautista, el andarín incansable”, Canal Once; p. 3b, fot. Items; p. 3c y 18b, Vue des cerro de la Silla prise de la cuidad de Cadereyta, Jean Louis Berlandier, dibujo, 22 x 31 cm, Beinecke Library; p. 4a, Pride of the mask. All Masked Wrestlers, All The Time; p. 4b, tomado del libro Barba Jacob el mensajero, Biblioteca Fernando Vallejo, Alfaguara, 2003; p. 4c, Memoria Política de México de Doralicia Carmona Dávila; p. 5, imagen tomada de Diario Cultura; p. 6-7, fot. Daniel Nierman, Fundidora. Con raíces de acero, Fideicomiso Parque Fundidora, 1991, p. 18 y 19; p. 6b, p. 8a, 8b, 9, 10, 11, 12a, 12b, 13a, 13b, 13c, Eduardo Terrazas, Plan Maestro Parque Fundidora, Monterrey México, 1989; p. 14-15, Le cerro de la Silla vue prise entre Monterrey, Jean Louis Berlandier, 22 x 31 cm, Beinecke Library; p. 16a, Schooner at sea, pintura de Georgina Nemethy, en James Kaye, Berlandier a french naturalist on the Texas frontier, Trafford Publishing, 2010; p. 16b, Berlandier Fish (Pimelodus maculatus), unidad de grabación 7052 - Jean Louis Berlandier Papers, caja 12, Folder 14, Smithsonian Institution Archives; p. 16c, Berlandier Owl (Strix torquata), unidad de grabación 7052 - Jean Louis Berlandier Papers, caja 12, Folder 13, Smithsonian Institution Archives; p. 17a, dibujo de Augustin Pyrame de Candolle en Jules Pizzetta - Galerie des naturalistes de J. Pizzetta, Ed. Hennuyer, 1893; p. 17b, James Kaye, Berlandier a french naturalist on the Texas frontier; p. 18-19, Vista de una parte del Cerro de las Mitras entre Leona-Vicario y Monterrey (Nuevo-León), Lino Sanchez apartir de un original de Berlandier, 29.5 x 44.6 cm, Beinecke Library, Yale University Library; p. 18c, Cerro de la Silla visto desde Cadereyta, Jean Louis Berlandier, dibujo a lápiz, 11.2 x 16 cm, Beinecke Library; p. 20-21, Vista de Cerro del Carrizal tomada el cerro Colorado (Nuevo-León), Jean Louis Berlandier, 29.5 x 44.5 cm, Beinecke Library; p. 20b, Vista del Cerrito de la Caña y del Cerro Colorado ... (Nuevo-León), Jean Louis Berlandier, 30 x 44.6 cm, Beinecke Library; p. 22b y 22c, tomado de “Marchista de oro: Daniel Bautista”, por Johanna Alessandra, mayo de 2012; p. 22d, programa “Daniel Bautista un Gigante de la Marcha Mexicana”, Campeones 28tv, julio de 2015; p. 24a, fot. Michael Dugas, 17 de julio de 1976, Montreal Gazette; p. 24b, Poster Brand New Retro; p. 24c, fot. Friedrich Gahlbeck, julio de 1976, Bundesarchiv Bild 183-R07 160111; p. 24d, fot. Archivo El Universal; p. 25a, fot. AP, Más Noticias, sábado 24 de julio de 1976, año XI, No. 4064; p. 25b y 29d, fot. AP, El Diario de Monterrey, sábado 24 de julio de 1976, p. 1-A; p. 26a, “Daniel Bautista: el más grande andarín azteca”, Gilberto Prado Galán, coordinador de Difusión Cultural de la Ibero en Desde la Academia. Publicación independiente, zonal; p. 26b, “Marchista de oro”; p. 27a, Olimpo Mexicano; 27b, udscha1950.tumblr.com y Excélsior TV; p. 28a, fot. AP, El Diario de Monterrey, sábado 24 de julio de 1976; p. 28b, fot. George Herringshaw en sporting-heroes.net A Photographic encyclopaedia of sports; p. 29a, tarjeta de One Sportscaster Collector's Card, 16 x 12 cm, Editions Recontre, S. A., Lausana, Suiza, impreso en Italia; p. 29b, revista Siempre!, 11 de agosto de 1976, No. 1207; p. 29c, Excélsior TV; p. 30a y 30b, Tribuna de Monterrey, miércoles 4 de agosto de 1976; p. 30c, El Porvenir, domingo 25 de julio de 1976, p. 4-D; p. 30d, fot. AP, Más Noticias, sábado 24 de julio de 1976, año XI, No. 4064, p. 1; p. 30g, Fox Sport; p. 31a, fot. AP, Más Noticias, sábado 24 de julio de 1976, año XI, No. 4064; p. 31b, Más Noticias, miércoles 4 de agosto de 1976; p. 32, fot. Alberto González “La araña” en Mapio; p. 33, Plaza Principal, c. 1828, en Aguascalientes Antiguo, blog; p. 34a, fot. Luis Guerra, 20 de agosto de 2009; p. 34b y 34c, vía Enrique Tovar Esquivel, Centro INAH-Nuevo León; p. 35, Mapa del partido de la ciudad de Linares del departamento de Nuevo León, Papias Anguiano, 6 de agosto de 1841, Archivo General del Estado de Nuevo León; p. 36a, México en fotos; p. 36b, signatura de Papias Anguiano, 1815, AGENL; p. 38, “Palacio Municipal, Monterrey, N. L.”, tarjeta postal; p. 39, grabado del convento de San Andrés en el libro About Mexico: Past and Present de Hannah More Johnson publicado por Presbyterian board of publication, 1887; p. 41a, “Av. Padre Mier, Monterrey”, fot. Gamboa; p. 41b, fot. Atisbo, 25 de agosto de 2016; p. 42, “Carr. México-Laredo. Curva de Mamulique. Monterrey, N. L.”, foto MF, tarjeta postal número 230; p. 43a, “Puente Coy. Carr. Méx.-Laredo. C. de Valles, S. L. P.”, fot. MF, tarjeta postal número 5; p. 43b, fot. Az Quotes; p. 43c, fot. United States Library of Congress, Prints and Photographs division, cph.3b20083; p. 43d, fot. Harris & Swing, Library of Congress; p. 43e, Franklin D. Roosevelt Library; p. 46, Tribuna de Monterrey, 3 de agosto de 1976, p. 8, sección A.

46 / ATISBO


SUMA SANTA CATARINA 1,000 MUJERES EMPRENDEDORAS El Gobierno de Santa Catarina encabezado por el Alcalde Héctor Castillo Olivares a través de la Oficina Ejecutiva para la Inversión y el Empleo llevó a cabo la graduación de la tercera y cuarta generación de la Academia de la Mujer Emprendedora integrada por 300 jefas de familia, con las que suman 1 mil beneficiadas.

Con la graduación de estas dos generaciones, quienes fueron capacitadas en emprendimiento, mercadotecnia, finanzas y manejo de redes, se alcanza una cifra de mil mujeres egresadas de la Academia. El Titular de la Oficina Ejecutiva para la Inversión y el Empleo de Santa Catarina, Jaime García Astorga, así como el Presidente de Industriales Regiomontanos del Poniente A.C. (IRPAC) de la Cámara de la Industria de la Transformación, Andrés Elosúa, fungieron como padrinos de las nuevas mujeres emprendedoras

pulso a apoyo e im jefas e d a it d a s a las una palm ersos rubro res de la que darle iv y d a n H e . s o d te n apacita y directo as diferen estamos c ecretarios er las cos o s c ll a , e h s r o e re p u o , q id a nemos empres icos, reg Catarina te inicien una nueva rios, sínd a s re p m e e “En Santa qu te anos para astillo Olivares, an los ciudad C ó c ”, desta Por su parte, el Titular de la de familia Oficina Ejecutiva para la Inn. ió c a tr is in versión y el Empleo de Santa Adm

Catarina, Jaime García Astorga invitó a las egresadas a seguirse preparando para superarse cada día más. A su vez, el Presidente de IRPAC, Andrés Elosúa, aconsejó a las mujeres: “Tienen que aprender a apreciar quiénes son y valorar lo que hacen, para que una persona este dispuesta a pagar por ello”.

Finalmente, el Presidente Municipal de Santa Catarina, Héctor Castillo, invitó a las mujeres a dar el siguiente paso, luego de graduarse como mujeres emprendedoras, que es el abrir su negocio o micro empresa, a fin de poderlas acompañar en la inauguración de sus negocios.



Revista atisbo 63 issue ok