Issuu on Google+

Por Grace Arcella L贸pez y Laura Garc铆a G贸mez


La Universidad Autónoma de Bucaramanga, demuestra total autonomía frente a Pruebas Saber Pro El 27 de octubre se citó a más de 200 mil personas en toda Colombia para llevar a cabo las pruebas Saber Pro desde las 7 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Estudiantes de programas de técnicas profesionales, tecnologías y profesionales universitarios que hayan aprobado por lo menos el 75% de los créditos académicos del programa que cursan, eran quienes podían presentar el examen. ¿Qué mide el examen? El Examen de Estado de Calidad de la Educación Superior, Saber Pro, es un instrumento que se encarga de medir la calidad de la educación superior. Para lograr esto la prueba se divide en dos sesiones. La primera consiste en el módulo de las competencias genéricas: comunicación escrita, razonamiento cuantitativo, lectura crítica, competencias ciudadanas e inglés. Por otro lado, el módulo de competencias específicas, evalúa lo correspondiente a cada programa de: salud, educación, derecho, agropecuaria, comunicación, diseño, administración, contaduría y economía, técnicas y tecnológicas, ingeniería y ciencias sociales. La Unab y la calidad en su educación superior Los estudiantes de la Universidad Autónoma de Bucaramanga también estuvieron presentes durante el examen. Aproximadamente 500 personas fueron los inscritos por la universidad para cumplir con uno más de sus requisitos de grado. Frente a esta prueba que presentaron, los estudiantes sostienen diversas opiniones. Jorge Sanabria, estudiante de derecho, opina que “estas prueban


son muy útiles porque con ello se puede demostrar la calidad de los profesionales que prontamente seremos”. Uno de los estudiantes de administración de empresas, Carlos Pérez, evalúa las ventajas que existen alrededor de esta prueba y afirma que “no tengo conocimiento de ningún tipo de ventaja que traiga el tener una prueba con alto puntaje, pero tampoco lo considero una pérdida de tiempo. Es una forma de hacerle caer en cuenta qué tan competente es en su carrera, y a nivel general”. Por otro lado, y en contra de las opiniones anteriores, Karen Cadena, estudiante de derecho, agrega que “el problema no es presentar estas pruebas. El problema es la universidad que hace que sea un requisito de grado pero en sí les da igual el resultado que obtengamos. Entonces nosotros como estudiantes no le prestamos atención y lo presentamos sin darle la importancia que se merece”. Nancy Vesga, docente de comunicación social de la Unab, y encargada de la difusión sobre las temáticas de las pruebas Saber Pro; enfatiza en que “los resultados de estas pruebas ayudan a que el nombre de la universidad quede en alto”. Frente a los estudiantes, ella opina que “cada uno es autónomo en su preparación”.


La calidad en la educación se forma, nunca es cuestión de suerte María Camila Fernández es odontóloga graduada de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga, Santander. Cuando se encontraba cursando los últimos créditos de su carrera tuvo que llevar a cabo El Examen de Estado de Calidad de la Educación Superior, Saber Pro. Meses después se enteró que había sido uno de los mejores resultados en toda su universidad. Frente a lo anterior, Fernández agrega que “la verdad me tomó por sorpresa. Sí quería sacar un buen puntaje. Lo único que hice fue leer muy bien, para que todo fuera más claro y sencillo”. La institución como puente para subir la calidad en su educación María Camila, con tan solo 20 años, atribuye su excelente resultado a su compromiso y afirma que su “preparación fue simple. Me ocupé de mis cosas en la universidad y de en realidad aprender lo que veía en cada clase”. Esta odontóloga también habló sobre su preparación para las pruebas, y cómo la universidad realizaba cursos para que los resultados de todos sus estudiantes subieran el nombre de la institución. “Yo no tomé estos cursos por cuestiones económicas, pero mis compañeros sí lo hicieron. Ellos me contaron que eran excelentes. En sí la universidad se preocupa muchísimo para que a todos nos vaya muy bien. Lo único es que este curso lo cobran, y no es muy económico pero sí son asequibles”, resaltó Fernández. ¡Llegó el día de la prueba!


Estudiantes de programas de técnicas profesionales, tecnologías y profesionales universitarios, se preparan de diferentes formas para las pruebas. Hay instituciones que se preocupan y deciden implementar cursos, talleres y simulacros para que todos salgan preparados. A pesar de esto, muchos de ellos deciden que no harán nada ya que en estas pruebas sólo importa la suerte. Respecto a lo anterior, Fernández es enfática al decir que “las pruebas no tienen nada que ver con la suerte, no es como el Icfes, aunque se parezcan. Este examen contiene preguntas más concretas y relacionadas con la carrera”. El consejo que da esta odontóloga para quienes tengan que presentar esta prueba es que “hay que tener muy claro los conceptos que aprendemos en la universidad. Tener muy claro en lo que consiste la carrera, y tener muy buena comprensión lectora. Insisto, por más suerte que uno tenga suerte, si uno no presta atención a las clases, le irá muy mal”. “Las pruebas no me sirvieron para nada” Contrario a quienes afirman que las pruebas Saber Pro ayudan al graduado a obtener un valor agregado al momento de buscar trabajo, María Camila lo desmiente. Ella dice que “estas pruebas no me ayudaron en nada. En este momento he buscado trabajo por varias partes y uno piensa que quizá eso podría ayudar pero como que no influye en nada. Todo en la vida son contactos sin importar conocimiento”.


Competencias Genéricas Evaluadas Comunicación escrita

Organización y pensamiento en el uso del lenguaje y en la expresión.

Solución de problemas

Análisis y evaluación de información, y aplicación de esta en la solución de problemas.

Pensamiento crítico

Comprensión, análisis y evaluación de puntos de vista presentados en un texto.

Entendimiento interpersonal

Análisis del trabajo y de situaciones sociales generales.

Comprensión lectora

Análisis y establecimiento de relaciones entre los componentes de un texto.

Inglés

Manejo del inglés para comunicarse efectivamente.


¿Cómo se preparan los estudiantes de la Unab? La universidad ofrece a los estudiantes herramientas para que tengan una preparación acorde con las competencias genéricas que se evalúan en la prueba Saber Pro. Según Nancy Estella Vesga, docente de comunicación social de la Unab y encargada de la difusión de la información de todas las temáticas relacionadas con la prueba, los estudiantes que tengan cursados los créditos requeridos para realizar la evaluación pueden acceder a talleres y presentar ambos

la de

prueba forma

piloto,

virtual

o

presencial. Además, la universidad publica materiales en la plataforma TEMA

(Tecnología Aplicada a la

Enseñanza para el Mejoramiento del Aprendizaje) sobre la dinámica de las respuestas.


Fortalezas y debilidades en la Unab El Examen de Estado de Calidad de la Educación Superior, SABER PRO, que deben presentar los estudiantes próximos a graduarse es un instrumento que permite identificar las principales fortalezas y debilidades existentes frente a las competencias evaluadas. De acuerdo a pruebas pasadas, Nancy Estella Vesga, docente de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, afirma que los estudiantes de comunicación social de dicha institución presentan fortalezas en el inglés, la lectura crítica, en los módulos de procesos comunicativos y gestión de la comunicación. Los módulos de comunicación evalúan la capacidad que tiene el estudiante para

diseñar estrategias y productos comunicativos a partir de la

interpretación de contextos socioculturales, de acuerdo con problemáticas y requerimientos específicos. Las debilidades, según Vesga, se encuentran en las competencias ciudadanas, la escritura y el razonamiento cuantitativo. Javier López López, estudiante de comunicación social de la Unab, asegura “el razonamiento cuantitativo estuvo un poco difícil, de pronto los estudiantes de otras carreras no lo consideran así, pero para mí que llevaba prácticamente cuatro años sin hacer ningún cálculo matemático en la mente se me dificultó mucho”. Así mismo, Érica Cáceres, estudiante de comunicación social, afirma que “la parte de las matemáticas siempre va a ser más difícil para nosotros que por


ejemplo el inglés, ya que lo primero no lo usamos prácticamente para nada en cambio lo segundo es vital para nuestra profesión”


Pruebas Saber Pro