Page 1

Ese Brasil que enamora Las mejores playas para disfrutar de unas vacaciones inolvidables STONE TOWN ZÜRICH IRYAPÚ SALTA

Historias del África negra

Perfección a la suiza Una selva 5 estrellas El Norte de lujo ISSN 18503020

9 771850 302002

00027

Argentina $25 Chile $2500 Uruguay $112 USA U$S6


La Cheminée cambió y se renovó pa ra of recer u n ser v icio acorde a las necesidades de sus huéspedes y convertirse en La Cheminée Hotel y Spa.

El concepto fue mejorar, sin abandonar la identidad y la historia de un sitio emblemático y tradicional en San Martín de los Andes.

TTE. GRAL. ROCA Y MARIANO MORENO

Tel: +54 (2972) 427617 / 427717

reservas@lachemineehotel.com

SAN MARTÍN DE LOS ANDES - PATAGONIA ARGENTINA

Fax: +54 (2972) 427762

www.lachemineehotel.com


El Paraíso existe.

Neuquén, Patagonia www.sanmartindelosandes.gov.ar

@TurismoSMAndes

/ViviSanMartindelosAndes

/ViviSMAndes


4


6


7


VenĂ­ a vivir un verano lleno

de momentos inolvidables.

www.villalaangostura.gov.ar

NeuquĂŠn - Patagonia Argentina

/villalaangostura.gov.ar villalaangosturaturismo.blogspot.com


EDITORIAL

MEDITACIONES PLAYERAS

STAFF DIRECCIÓN EDITORIAL Martín L. Rubinetti martinr@revistago.com.ar

El tipo está de pie, con la mirada en el horizonte. Es difícil imaginarse en qué piensa. Tan solo se paró ahí, justo en donde el agua va y viene, desdibujando la playa. El sol ya se puso a sus espaldas, así que no busca un atardecer; no está acompañado ni entabla conversación con nadie. Vuelvo a preguntarme en qué estará pensando y me respondo que en nada. Esa es la magia de la contemplación: se puede suspender por un instante la máquina de calcular, planificar, criticar, evaluar y cualquier otro verbo que el lector pueda agregar.

EDITOR Tomás Natiello

tomasn@revistago.com.ar

ARTE Ricardo Luis García

ricardog@revistago.com.ar

CONSEJO EDITORIAL Lucila Fernández Alvarez lucilaf@revistago.com.ar

Y me digo que es eso mismo lo que debiera hacer. Pararme o sentarme, en fin, estacionarme en algún recodo de la playa a mirar, a ser parte del paisaje. No lo logro. El tipo debe saber algo que yo no. Me pongo a repasar mentalmente un par de notas que tengo que escribir, tratando de encontrar qué es lo que nos fascina de las playas de Brasil. ¿Por qué son para los argentinos la meca de cada verano? ¿Cómo es que hasta lo más banal, como un choclo hervido con un poco de manteca, se vuelve sublime? Recuerdo algunas estadísticas, pienso en la conjunción entre la mata atlántica, los morros y las playas; se me ocurre que la sensación de poder abstraerse de lo que pasa en el país es fundamental. Y repito cada una de las playas que conozco; y las que me recomendaron. Mi preferida es Río, sin dudas, pero es verdad que para ir con los chicos no es lo ideal; el Nordeste es igualmente sublime; y el litoral paulista es una franja que debiera valorarse mucho más. Juego a ordenar de Sur a Norte todas las playas que logro recordar. Empiezo a aburrirme. Y mi atención va deslizándose hacia un punto en el mar. Parece un pequeño velero. Me paro y me acerco a la costa. Lo sigo con la mirada. Es. Se mece levemente mientras avanza. Al principio se vuelve cada vez más nítido, pero sigue su derrotero y se aleja. ¿A dónde irá? ¿Quién, quiénes lo disfrutan? Pienso que me encantaría navegar esas aguas, aún cuando no sé nada sobre la materia. Al mismo tiempo, siento que se me escapa lo que estaba pensando antes. El velero va desapareciendo por detrás de una saliente, un promontorio de rocas en el extremo de la playa. Y en ese punto me quedo yo también. O mi mirada, mi atención. El reloj parece detenerse. El barquito se fue; el mar me besa los pies; la tarde languidece. Y se percibe un aroma a paz. Me quedo de pie, la brisa en la cara. Pensando en... bueno, no puedo recordar en qué pensaba. Solo me queda la memoria de ese instante placentero.

Javier María Rubinetti javierr@revistago.com.ar

Carlos María Fernández carlosf@revistago.com.ar

COMERCIALIZACIÓN Jessica Brough jesicab@revistago.com.ar

RR.PP. Alfredo Luis Coste

alfredoc@revistago.com.ar

CONTACTO

Le Mot - Soluciones en Comunicación 02972-410140 / contacto@lemotsur.com.ar

SUSCRIPCIONES

suscripciones@revistago.com.ar

COLABORARON EN ESTE NÚMERO Efraín Dávila, Ariel Mendieta, Ezequiel Pérez Gaullón, Fernando Bello, Ezequiel Scagnetti, Florencia Piscicelli y Kiki Boccarelli.

FOTO DE TAPA Efraín Dávila

OFICINAS DE CONTACTO GO TRAVEL & LIVING Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Larrea 1026 3º B (C1117ABF) /15-6944-8762 San Martín de los Andes: Av. San Martín 836 1º C (Q8370EJU) / 02972-410140 Puerto Madryn: Apeleg 145 (U9120LNC) / 02965-15567655 España: Emili Cabañes 23-25 3º 1a, 08302 Barcelona WEBSITE www.revistago.com.ar IMPRESIÓN Gráfica Pinter 011-43811466 / graficapinter@graficapinter.com.ar DISTRIBUCIÓN Cap. Federal: Vaccaro, Sánchez y Cía. S.A. Moreno 794 9º Piso - CABA Interior: Bertrán SAC - Av. Vélez Sársfield 1950 - CABA GO travel & living - Nº 27 - Oct/Nov/Dic 2013

Tomás Natiello Editor

Tanto los artículos periodísticos, las fotografías, la publicidad pagada y los anuncios son responsabilidad exclusiva de sus autores o representantes legales y no necesariamente reflejan las opiniones y juicios de la Editorial.

ISSN Nº 1850-3020 Propietario Alfredo Luis Coste

Desarrollado por

www.lemotsur.com.ar

10


Foto: Efraín Dávila / Ilhabela - Brasil

Además de la tradicional distribución en kioscos, GO travel & living está presente en los principales cinco estrellas y hoteles boutique de la Argentina, así como también en más de 80 countries del GBA e interior del país. Asimismo, y en forma exclusiva, todas las ediciones pueden visualizarse on line en el portal www.e-galicia.com del Banco Galicia. También se incluye en 1.500 puntos de distribución estratégicos de El Revistero y en 800 puntos de la Patagonia argentina a través de Travel Guía.

entre otros.

GO travel & living es miembro de


SUMARIO Nº27

10

EDITORIAL

14

PONME UN TRAGO MÁS

20

VIDA MORDERNA

22

PALABRAS COMO CUERPOS

68

MARCANDO ESTILO

72

GUÍA DE SERVICIOS

74

PUNTOS DE VISTA

12

16

24

IRYAPÚ, MISIONES

ZURICH, SUIZA

Enclavado en la selva y cercano a las Cataratas del Iguazú el Loi Suites es un hotel de lujo que se integra de forma magnífica a su entorno exuberante.

Elegante, moderna y llena de historia, rodeada de naturaleza y plena de arte, esta ciudad resume todo el encanto de un país con delicada perfección.


34

50

58

VERANO EN BRASIL

SALTA Y SUS VALLES

STONE TOWN, ZANZÍBAR

Una magia irresistible nos atrae a las playas de todo el litoral atlántico para vivir las vacaciones soñadas tanto en las grandes ciudades como en los pequeños pueblos de pescadores.

Bodegas, posadas, campos y hasta spas ofrecen lujo, confort y delicadeza a los paisajes agrestes y sorprendentes de la geografía calchaquí.

Recostada en las aguas del océano Índico, la antigua capital del imperio omaní aparece como una gema sin descubrir, llena de rincones increíbles y de personajes inquietantes.

13


PONME UN TRAGO MÁS

Nombres con historia POR EZEQUIEL PÉREZ GAULLÓN

14


C

on su suave musicalidad y su elegancia, el nombre Dijon seduce con su sola mención. Es probable que la primera asociación que se haga sea con la tradicional mostaza que se declara de allí proveniente. Seguramente, mucho otros reconozcan en esas cinco letras la historia y la arquitectura de la que fuera asiento de los duques de Borgoña y capital de un poderoso ducado en la baja Edad Media. Pero el nombre de Dijon acompaña también a las más apreciadas cremas de cassis, licores delicados y potentes al mismo tiempo; oscuros, profundos y, en muchos casos como Boudier o Lejay Lagoute conocidos en todo el mundo. Justamente esta última casa es la que creó, o al menos popularizó, un trago ideal para el verano, como es el Kir y su variante Kir Royal. Kir era el apellido de Félix, clérigo francés que tras la huida del anterior alcalde ocu-

pó ese puesto en la Dijón de la posguerra mundial. Lejay Lagoute, cuentan, le pidió su autorización para usar su nombre en una campaña publicitaria destinada a promover un trago tradicional, hasta entonces llamado blanc cassis. Combinación de vino blanco aligote de Borgoña y la mentada crema de cassis, se popularizó con el breve apellido Kir. Y al prepararlo con champagne en lugar de vino blanco, se volvió Royal. Bien fríos, bien rojos, son perfectos para cualquier ocasión en la que se requiera un toque de estilo. Kir Se prepara en la copa de vino blanco. Primero se sirve una parte de crema de cassis de Dijón y luego diez partes de vino blanco, normalmente chardonnay, a entre 4° y 6°, por debajo de la temperatura de servicio recomendada para esa variedad. Hay

recetas del siglo XIX, de cuando el trago se llamaba blanc cassis, que sugieren una parte de cassis en cinco de vino blanco. Kir royal Se prepara en copa flauta de champagne. Se sirve primero la crema de casis y se completa con 9 partes de champagne. Existen otras variantes como el Kir Imperial que lleva licor de frambuesa y champagne; o el Kir Normand que combina el licor con sidra normanda. Kir patagónico Tomando algunas licencias, pero respetando las proporciones originales, vale la pena probar una versión local con licor de calafate, fruto típico del Sur, y un vino blanco emblemático en la Patagonia como el semillón que tan bien elaboran bodegas como Humberto Canale.......... 15


HOTEL DULCE HOTEL

Selva cinco estrellas Loi Suites Iguaz煤 es un hotel que desaf铆a a la imaginaci贸n con su arquitectura pensada para integrar la vegetaci贸n exuberante y el lujo de un modo impensado. POR FERNANDO BELLO

16


D

ejarse engullir por la naturaleza, que el verde lo atrape y lo rodee todo; que los sonidos de la diversidad envuelvan la atmósfera; y que las aguas murmuren su letanía; ese es un sueño que puede vivirse en algunos rincones escogidos de la provincia de Misiones, como la selva de Iryapú, a solo 15 minutos de las Cataratas del Iguazú. Y en ese destino añorado es donde alguien además imaginó un hotel de lujo. En lugar de arrasar con una parcela para construir allí la modernidad, fueron los árboles autóctonos y el relieve lo s que m a r ca ron la g u ía para desarrollar un alojamiento cinco estrellas como el Loi Suites Iguazú. Es una residencia de lujo, moderna y sencilla al mismo tiempo. Con amplias paredes vidriadas que dejan entrar la selva a cada rincón; con puentes colgantes que vinculan cada uno de los cuatro módulos en donde se distribuyen 162 habitaciones; creada para no superar la altura del dosel y así perderse en el mar de vegetación;

con piscinas interconectadas que invitan a disfrutar y un spa de estilo oriental que promete transportar al viajero a dimensiones más relajadas. Un espacio ideal El área Cataratas del Parque Nacional Iguazú recibe más de un millón de visitantes al año. Es, sin dudas, uno de los sitios turísticos más atractivos de la Argentina, pero además uno de los que mejor trabaja para que viajeros de todo el mundo lleguen al pie de la s ag ua s má s sorprendentes. A l re de dor de esta, perdón por lo remanido de la idea, maravilla natural los servicios para los v isita ntes va n evolucionando en distintas direcciones. Ninguna más saludable que la elegida por Loi Suites, construido con materiales locales como basalto y maderas duras e integrado con el entorno. Además de los cuatro cuerpos de habitaciones, hay un edificio central rodeado por 800 metros cuadrados de piscinas y que alberga servicios como los restau-

17


18


rantes, un centro de reuniones para casi 400 personas, gimnasio y sala de juegos para niños. También se encuentra allí el ya mencionado spa que, entre otras amenidades, cuenta con una serie de aguas reguladas a diferentes presiones y temperaturas para disfrutar de un circuito de baños y duchas increíble. En el exterior, el hotel cuenta con 8 muelles al pie de las barrancas del río Iguazú. Todas las habitaciones tienen vista a la selva, porque la vegetación es omnipresente. Las que ocupan las esquinas de los módulos tienen amplios balcones en ele, que invitan a la contemplación;

las de los pisos altos se mezclan con las copas de los árboles, ofreciendo una perspectiva única; y si la idea de moverse a través de puentes colgantes no lo seduce, el viajero puede optar por los módulos más cercanos al edificio central que, sin perder belleza, exhiben un acceso mucho más sencillo. En cualquier caso, esta posibilidad de que cada quien encuentre su espacio ideal en el hotel es también parte de la calidad y el interés por cuidar cada detalle. Lo que todo el mundo esperaría de un cinco estrellas, y que aquí, en pleno corazón de la selva misionera, se cumple con creces..........

Selva Iryapú sin número Puerto Iguazú | Misiones | Argentina Tel: 54 3757 498300 recepcion_iguazu@loisuites.com.ar www.loisuites.com.ar/es/iguazu-hotel/

19


VIDA MODERNA

Nuevo compañero de viaje El Smartphone se ha ganado un lugar en el equipaje a fuerza de ofrecer cada vez más servicios útiles para el turista.

E

n los ú lt imos t iempos los smartphones, estos dispositivos que llamar teléfonos sería como decirle cuchillito a una Victorinox, se han vuelto un elemento omnipresente para 3 de 4 viajeros. Especialmente entre los que el marketing ha dado en llamar los millenials, jóvenes de 18 a 30 años que han desarrollado una relación especial con el mundo on line y, por ende, con la parafernalia de herramientas digitales que lo soportan. El Smartphone o la tablet son las ventanas para que más de la mitad de los millenials hagan la reserva de sus viajes; mientras que el 41% de esos usuarios concretará

20

esa reserva por la misma vía; luego, ya en viaje, 8 de cada 10 cree que es importante compartir las experiencias del viaje con la comunidad on line. Si a eso se le suma que los mejores equipos pueden capturar foto y video con una calidad excelente; que abren una ventana a las redes sociales, a centrales de reservas y que permiten sumar apps específicas para viajeros; que sirven para reproducir audioguías o que en ciudades como Valencia, por ejemplo, brindan acceso a los códigos QR ubicados a lo largo de los circuitos turísticos, es fácil entender porqué los smartphones se han convertido en compañeros de viaje casi imprescindibles.-


iPhone 5S www.apple.com

Cada lanzamiento de Iphone es una pequeña revolución, el 5S es considerado como el mejor smartphone del mundo, con avances como la identificación por huella dactilar, así como los millones de aplicaciones que se pueden instalar.

HTC One www.htc.com

Con su diseño metalizado resuelto en una única pieza de aluminio es un equipo que, además, porta una cámara que captura 300 por ciento más de luz y que exhibe una pantalla Full HD 1080p de 4,7 pulgadas.

LG G2

Sony Xperia Z

www.lg.com/ar/telefonos-celulares

www.sonymobile.com

Con una pantalla de 1080p de 5.2 pulgadas y una cámara de 13 megapíxeles con estabilización óptica de imagen es un equipo potente, con un procesador Snapdragon 800 de cuádruple núcleo que soporta con facilidad tareas exigentes.

Ideal para viajeros, este Sony cuenta con cámara de 13 megapíxeles y un sensor Exmor RS para registrar las mejores imágenes, al tiempo que es resistente al agua y está elaborado con poliamida de fibra de vidrio, un material de vanguardia utilizado en la industria automotriz.


PALABRAS COMO CUERPOS

WEBS

LIBROS CON EL AGUA AL CUELLO Petros Márkaris | Tusquets Editores

El comisario griego Kostas Jaritos vuelve al ruedo en este policial en el que los crímenes tienen como telón de fondo la bancarrota de Grecia, con todas sus consecuencias sociales. Jaritos tiene que desentrañar una serie de crímenes ocurridos en el verano de 2010 y al mismo tiempo desacreditar la pista que señala a grupos terroristas. Cualquier lector argentino podría intercambiar los nombres originales por personajes locales e imaginar que la acción sucede en el año 2001 en Buenos Aires. Petros Márkaris, nacido en Estambul en 1937 es economista, pero se lo reconoce como autor teatral y guionista de cine y televisión. Es autor del volumen de ensayos La espada de Damócles, pero se convirtió en un autor premiado con las novelas policíacas protagonizadas por el irónico comisario Kostas Jaritos, merecedoras de galardones como el Pepe Carvalho, el Premio Negra y Criminal 2011 y el Point du Polar Européen 2013.

DISPARA, YO YA ESTOY MUERTO Julia Navarro | Plaza y Janés

Julia Navarro es una escritora y periodista española con una larga trayectoria que hizo eclosión cuando se publicó su primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa, dueña de un éxito enorme en su país. A ese debut le siguieron La Biblia de barro y La sangre de los inocentes, acompañados de excelentes críticas y suceso, ya no en la península ibérica, sino en más de 30 países. Ahora, Navarro logró crear una novela formada a su vez por varias otras. Porque Dispara, yo ya estoy muerto es una historia construida sobre la base de muchas historias que entrelazan el amor, la amistad, la guerra, la vida y la muerte en Medio Oriente; pero que se ramifica para llevar al lector a destinos como Varsovia, San Petersburgo y París… y sobre todo hasta un final inesperado.

ÁFRICA PARA EXPLORADORES www.namibiatourism.com.na

El nuevo sitio de Turismo de Namibia es una ventana abierta al África que permite planificar viajes hasta el menor detalle, incluso para descubrir regiones poco conocidas. Namibia, ubicada sobre el océano Atlántico y al Norte de Sudáfrica, combina espacios desérticos con zonas de vegetación y fauna exuberante. Toda esa riqueza se refleja en una excelente galería de imágenes, pero además el site cuenta con herramientas útiles y de gran calidad estética al mismo tiempo, como los mapas geo referenciados Destination o un blog con actualizaciones permanentes, a través del cual se puede interactuar con especialistas locales.

EL NORTE CONGELADO www.nunavuttourism.com

PATAS ARRIBA. LA ESCUELA DEL MUNDO AL REVÉS Eduardo Galeano | Ediciones SigloXXI

Con ese estilo tan propio que distingue a todos los libros de Eduardo Galeano, este genial escritor uruguayo rescata a Alicia para traerla del otro lado del espejo y mostrar que ya no se necesita ir al país de las maravillas para ver el mundo al revés. Sin poder distinguir entre ensayo, poesía, narración y crónica, el lector se encuentra en Patas para arriba ante las miserias de un mundo que Galeano desnuda sin suavizar ninguna imagen, para mostrar ahora sí que la izquierda está a la derecha, el ombligo en la espalda. El poder, el racismo, las injusticias, el machismo, son los temas en los que el autor posa su mirada incisiva, para desgranar historias breves y reflexiones profundas, siempre jugando con esta imagen de que el mundo es como es, al revés de como debiera. 22

Nunavut es la región más boreal de Canadá, tierra de los inuit, pueblo habitualmente conocido como esquimal. Y es también la puerta de entrada para descubrir el Ártico. Con un diseño que facilita la navegación, el sitio Nunavut Tourism provee la información clave para conocer qué se puede hacer, cómo contratar servicios y cómo moverse en esta región tan especial de la tierra. Guías en PDF, mapas interactivos y una excelente galería de videos completan una batería de recursos que invitan a soñar con uno de los límites más inaccesibles del planeta.


NEUQUÉN - PATAGONIA ARGENTINA

TODO POR DESCUBRIR

Seguinos

Turismo Piedra del Aguila


24


SUIZA

Esa perfección llamada Zurich El encanto de esta antigua y delicada ciudad europea que reposa entre las montañas, un río y un lago se vuelve irresistible para vivir experiencias fantásticas en cualquier época del año. P O R

F E R N A N D O

B E L L O

|

F O T O S

Z Ü R I C H

T O U R I S M

25


Desde tiendas de lujo hasta flores frescas, Zürich está poblada de tiendas de todo tipo y tamaño, pero que comparten esa elegancia que todo lo envuelve.

S

iempre pensé que el lugar perfecto para pasar las fiestas de fin de año debía ser Europa. No es que uno pueda elegir así como así cruzar el Atlántico en lugar de tener que reunirse en casa de un cuñado insufrible. Pero como pensar es gratis, hay que hacerlo en grande. Y la Navidad tiene que ser europea. En una ciudad antigua, preferentemente. Y elegante. Mucho mejor si es dueña de una gastronomía delicada. No debe ser una de esas grandes urbes que repiten en todos los sitios del mundo los mismos vicios. Ah y mi ciudad perfecta tiene que tener un lago, si no ¿dónde se 26

reflejarían los fuegos artificiales? Como decía, siempre supe que la Navidad perfecta tenía que ser en Europa; lo que me sorprendió fue descubrir que Zürich es ese destino ideal en el Viejo Continente que reúne todo para esas fiestas de ensueño. ¿En dónde más puede uno escuchar villancicos cantados por un grupo de chicos sentados en un enorme árbol de navidad?; ¿qué otro lugar tiene el mercado navideño más grande de Europa?; y ni que hablar de cruzarse con un árbol de 16 metros de alto adornado con más de 7000 brillantes de Swaroski. Todas boberías, detalles superfluos, especialmente para quienes son creyentes. Pero ocurre que Zurich

tiene todo un arsenal de pequeñeces que, unidas, proveen una experiencia global inmejorable. No es raro, viniendo de una ciudad que es una abonada al top five de mejores lugares en el mundo para vivir, no importa quien haga la medición. Y esos miles de detalles no se circunscriben tan solo al 24 y el 25 de diciembre. Todo empieza mucho antes. Por ejemplo, cuando un 22 de noviembre a las seis en punto de la tarde, noche ya en la Zurich invernal, hace su aparición Lucy: más de 12000 luces de led de colores azul, rojo y blanco que se encienden en Bahnhofstrasse, la más famosa de todas las calles en donde hacer compras en la capital financiera y cultural de Suiza.


La conjunción entre lo antiguo y lo moderno se da en Zürich con total naturalidad en la arquitectura, el arte o las costumbres, generando un espíritu de libertad inimitable. Esta ciudad roza la perfección: tiene apenas 390.000 habitantes, besa la orilla de un lago y los pies de las montañas; tiene historia, rezuma arte; la arquitectura se bebe a cada paso, la estrellas de sus hoteles brillan más que en cualquier sitio; y su gastronomía es tan amplia que va desde el puesto callejero hasta los restaurantes de elite con igual delicadeza. Y eso, por supuesto, no se ciñe solo al invierno. Cada estación tiene aquí su belleza particular. Historia bajo los pies Hace más de 7000 años los futuros europeos comenzaron a dejar vestigios de su

actividad en este paraje ubicado a 400 metros sobre el nivel del mar, junto a un lago, rodeado de bosques generosos en alimento y abrigo. Con el tiempo, diferentes pueblos fueron dejando sus huellas hasta que llegaron en el año 15 antes de Cristo, cuando no, los romanos con su nuevo mundo y montaron aquí mismo el puesto aduanero de Turicum. El río Limmat, que atraviesa Zurich por el centro, se convirtió no solo en una frontera con los celtas, sino en una vía de transporte comercial. Y junto con la burocracia llegaron los viñedos y el mortero para construcción. En los poco más de 400 años que se quedaron por allí, los romanos crearon un puente,

un puerto, baños termales y una fortaleza, el Lidenhof, en el punto más alto de la ciudad vieja. Luego vinieron francos y alemanes que no eran muy afectos a las ciudades, pero que mantuvieron la función defensiva del Lidenhof. Recién en 1218, cuando murió el último señor feudal, la ciudad volvió a ser tal y se convirtió en independiente, respondiendo directamente al emperador romano germánico. Y esos nuevos ciudadanos demolieron el Lidenhof y construyeron el Town Hall. Desde entonces, Zurich no ha dejado de evolucionar hasta ser lo que es hoy, una de las mejores ciudades del mundo para vivir y, lo dicho, para visitar. 27


El lago de la ciudad y el río Limmat aportan paisajes y rincones perfectos para pasear, practicar deportes náuticos o simplemente para configurar postales memorables. Iglesias y leyendas Cuenta la leyenda que Félix y Regula eran dos hermanos que, en tiempos del primer cristianismo, fueron decapitados por su creencia en esa fe. Hasta allí nada de qué asombrarse, pero dice la historia que luego del tan desafortunado evento, ambos ejecutados fueron lo más campantes a buscar sus cabezas a la orilla del río y caminaron colina arriba hasta llegar al lugar donde querían ser enterrados. El cuento llegó siglos más tarde a oídos de Carlomagno, emperador del sa-

28

cro imperio que mandó a construir una iglesia en ese mismísimo lugar. Así nació la iglesia de Grossmünster, una de cuyas torres lleva el nombre de Carlomagno y a la que se puede subir, previo pago de una entrada, para disfrutar de las increíbles vistas de la ciudad y de los Alpes nevados que recortan el horizonte. Luego vino el nieto de Carlomagno, Ludwig el germano, que no quiso ser menos y agrandó la familia de iglesias creando al otro lado del río la Fraumünster, un convento para señoritas nobles,

que se convirtió además en aduana, banco y mercado de derechos varios. En la Edad Media las reliquias de los pobres Félix y Regula convirtieron a Zurich en una tierra de peregrinaje. Y se creó un circuito que iba desde la Fraumunster hasta la Grossmunster, pasando entre medio por la Wasserkirche, ubicada junto al río, y por un puente de madera que unía ambas márgenes. Ese mismo recorrido se puede hacer hoy, recordando estas historias e intentando no perder la cabeza en el camino.


El cerro Uetliberg es el mirador perfecto para abarcar toda la ciudad en una sola postal, pero también sirve como pista de esquí o trineos en invierno o escenario de los mejores trekkings el resto del año. Ciudad del arte La historia de Zurich siguió ligada a las reformas religiosas y luego a la revolución industrial, al punto en que ambas cosas convergieron en que exiliados religiosos de otros lares se reubicaron junto al lago Zurich, justamente, para montar sus talleres. Resulta que esa ciudad fabril y puritana fue dejando paso a lo largo del siglo XX a otra nueva, mucho más dinámica y sobre todo refinada. En el camino, aparecieron aquí vanguardias como el dadaísmo, cuyo ori-

gen se señalan en el mismísimo Cabaret Voltaire, ubicado en la Spiegelgasse. El año de su nacimiento, 1916, coincide con una primera guerra mundial estancada, con millones de muertos y ningún ganador; con un Imperio Austrohúngaro desmembrándose y con la locura de los tiempos que estos artistas quisieron denunciar. Estos cantantes, músicos, bailarines, literatos y pintores se dedicaron entonces a cuestionar todo lo existente. Hace casi diez años el Cabaret Voltaire volvió a abrir sus

puertas, pero ahora con exhibiciones, un bar temático, eventos y hasta una biblioteca especializada en el dadaísmo. Para completar la experiencia, uno puede alojarse en el Hotel Limmatblick, en donde todas las habitaciones están decoradas con el estilo Dadá. Pero de aquella vanguardia a hoy, el arte se ha multiplicado en Zurich, no solo en opciones para ver, sino también para comprar. Detrás de Nueva york y Londres, es la tercera ciudad más importante en este aspecto. Más

29


de 15 museos ded icados a l a r te y decenas de galerías llenan de color las calles como Rämistrasse y viejas instalaciones industriales, como las de la cer vecer ía Löwenbräu, a hora l len a s de negocios a r t í st icos. L o m i smo v iene ocur r iendo con la Bahnhof-strasse. Y hay de todo para ver: muestras de avant-garde ruso, galerías como Mai 36 dedicadas al pop, el minimalismo y el arte conceptual; otras como Bob Van Orsouw que promue ven a novele s artistas; y museos como el Re itber g per m it en encontra rse con una colección de arte no europeo asombrosa. Y así como se puede dormir en u n hotel dada íst a , también se puede vivir el arte y la arquitectura en u n a loja m iento como el Hotel Widder, a l c u a l e l a rq u it e c t o Tilla Theus dedicó 10 a ños de trabajo. Lo que logró fue integrar las antiguas paredes de piedra de ocho edificios históricos de la ciudad v ie ja pa r a for m a r u n solo edificio destinado a albergar visitantes. El resultado es un ejemplo de lo que se puede hacer para resignificar lo antiguo y adaptarlo a los estándares modernos sin perder ni un ápice del carácter histórico. Zurich ofrece otros hoteles ig ual-

30

mente sor prendentes. Como el Doler Grand, diseñado por el gran a rqu it e c t o br it á n ic o S i r nor m a n Foster; o el Roma nt i k S eehotel S on ne , ubicado en Küsnacht , que

deleita a sus pasajeros con cuadros y esculturas de artistas suizos como A lo i s C a r i g i e t , Au g u s t o G i a c o metti, Bernhard Luginbühl, Albert Manser y Jean Ting uely, así como

también de otras gra ndes como Ju l i a n S ch n abel y A ndy Wa rhol . La lista sigue con el Hotel Rigihof, constr uido en la década de 1930 y aún hoy un testigo directo del estilo Bauhaus style; o incluso con propuestas más modernas, como la del Park Hyatt, con su bar Onyx, decorado, claro está, con la misma piedra que le da nombre. las cuatro estaciones La excusa para visitar Zurich en invierno es su fa ntá stico espír it u navideño. Y apenas se pone un pie en la estación central de trenes, un sitio fantástico por muchos motivos, se aprecia esa pátina festiva. Es que aquí funciona el Zürich Ch r ist k i nd l i Ma rket , el me rc a do n av ide ño bajo techo más grande de Europa. Son más de 150 puestos en los que se puede conseguir desde adornos, a r tesa n ías y pequeñas obras de arte, hasta delicatesen, vino caliente con especias o sencillos shows de cuentos para chicos. Aquí es donde relucen los 7000 cristales de Swaroski en u n á rbol i nverosím i l. Estas ferias se repiten en cada rincón de Suiza. Así uno puede navegar el lago Zurich para llegar hasta la ciudad medieval de Rapperswil, donde el número de puestos llega a 200. O


Los perfiles de las iglesias enmarcan la bella tranquilidad del río Limmat, que atraviesa Zurich como una gran arteria que transporta el fluido vital de esta antigua aldea alpina. llegar hasta la vecina Einsiedeln, en donde el Mercado de Nav idad recuerda a los primeros burgueses, los que montaban sus campamentos comerciales junto a castillos y abadías, porque crece alrededor del monasterio barroco de los monjes benedictinos. Alguna de estas visitas se puede combinar con uno de esos placeres imperdibles: un mini crucero para comer una auténtica fondue de quesos suizo. Todos los martes por la noche desde octubre a

diciembre uno puede disfrutar por unos 93 francos suizos ($680 pesos argentinos) de una recorrido de unas dos horas en el que se degustan un trago de bienvenida, un plato de hors d’oeuvres típicos del cantón de Graubünden, la mencionada fondue de queso, el postre y el café. Claro que pasear y recolectar calorías en forma de stollens, fondues y chocolates no es lo único que propone la ciudad. Zurich se encuentra a los pies del cerro Uetliberg, de casi mil metros de

altura, lo suficiente para obtener postales perfectas de la ciudad, el lago y los Alpes, pero no demasiado como para conver tirse en una excursión solo para expertos. En primavera y verano, el sitio es perfecto para el trekking; en otoño, los bosques se tiñen de amarillos, ocres y rojos; y cuando todo se cubre de blanco, los senderos se vuelven toboganes insanamente divertidos para deslizarse monte abajo. Zurich tiene cuatro estaciones bien

31


definidas y eso se nota a cada paso. Cuando el clima es amable, como en el verano con 22° promedio, las terrazas de hoteles, cafés y restaurantes se pueblan de mesitas imperdibles; en los mercados el invierno es navideño, pero en otros momentos del año las flores y los productos frescos de las comarcas vecinas, verdaderas delicatesen, toman protagonismo. El lago y los ríos como el Limmat pueden ser-

32

vir de pista de patinaje sobre hielo en febrero o de escenario para navegaciones en kayak en junio. Lo que se mantiene inalterable es esa sensación de que todo está en su sitio, de que ning ún detalle se dejó librado al azar. Zurich es amable, delicada, perfecta. Y a nadie sorprende porque es lo que se espera de Suiza. Pero como ocurre en cada viaje, vivir esa perfección es muy diferente de intuirla..


33


Foto: Efraín Dávila

34


VERANO 2014

El mágico encanto de Brasil Como si un hechizo embrujara a cada argentino, playas como Buzios, Ilhabella o la eterna Río de Janeiro aparecen cual imanes que enamoran con diferentes argumentos, pero con la misma eficacia a todos los que al menos por unos días van en busca de sol y un rayo de alegría. POR TOMÁS NATIELLO

L

ugar común, frase hecha; esa unión de dos palabras que el uso desgasta y vuelve débiles. Pierden el peso, se deshidratan cuando las repetimos aquí y allá como una fórmula infalible. Y con el tiempo se pierde la libertad de asociarlas. ¿Cómo volverlas a la vida? ¿Cómo volver a decir sol y playa sin sentir que se copia un mal folleto de viajes?

Sol y playa es esa combinación perfecta que ya no se puede escribir en una nota de viajes. Y sin embargo, es el dúo que promete la felicidad cada vez que se elige un destino junto al mar. O sol, na praia esa es, en rigor de verdad, la forma ideal que prefigura el edén del viajero. Porque si hay alguna playa adorada al Sur del Sur, está en Brasil. Los números que articulan por el igual el universo y el marketing dicen

que esto es la verdad: el 85% de los argentinos que visitan Brasil son reincidentes; y hay un 35% que ya va por la cuarta o quinta visita. Es sencillo, primero el amor y luego el regreso, para confirmar que la alegría es brasileña. Y la encuentra cada uno en sitios diferentes: la paz infinita de Ilhabella; la mística de un resort en Pipa, la eterna magia de Río de Janeiro, o la clásica fantasía argentina en

35


El litoral paulista En 1502 Américo Vespuccio se topó con un grupo de islas perfectas, de esas que no estaban en ninguna cartografía, pero que se veían fantásticas a los ojos del explorador. Así las vieron también los traficantes de esclavos, los contrabandistas, los piratas y las flotas que atacaban o defendían el litoral paulista. Porque aquí descansan las islas que forman el Archipiélago de San Sebastiao, a 200 kilómetros de la gigante y trabajadora Sao Paulo. Ilha dos Búzios, Pescadores, Vitória, Cabras, Castelhanos, Enchovas, Figueira, Lagoa y Serraria son algunos de los nombres de estas perlas que salpican el mar con sus acantilados, sus playas, sus olas y, entre todas ellas, la isla de Sao Sebastiao que alberga en su seno a Ilhabella, un destino que roza la perfección. Lo que vieron apetecible exploradores y delincuentes, también llamó la atención de turistas y ambientalistas, al punto que la mayor parte de estas islas forman parte de una reserva natural donde se preservan las playas vírgenes y el bosque. Aquí y allá, grandes extensiones abiertas al mar, pequeñas bahías, arenas de todos los colores y texturas, y más de cuatrocientos cursos de agua, que forman una red fluvial que regala cascadas en los sitios más inesperados, definen el potencial turístico del lugar. Sus atractivos naturales son el escenario único para el turismo eco friendly. Cabalgatas, escalada en roca, buceo, mountain bike, trekking, windsurf y 36

navegación a vela son algunas de las actividades que propone esta revitalizante isla. Por otra parte, su excelente infraestructura hotelera, gastronómica y de servicios hace de cada visita una experiencia confortable y placentera. Hay que saber que aunque el mapa muestra que Ilhabella está muy cerca se debe sortear no solo el vuelo a Sao Paulo, sino luego el trayecto en micro hasta la costa y el ferry hasta la isla. A veces, si no se quiere correr o por cuestiones de horarios, vuelos y azares, se puede hacer noche en

sitios como Maresias, un pueblito con playas elegidas por los amantes del surf; y por Edson Pavao, quien hace unos años decidió cambiar su ajetreada vida en San Pablo por la atención del “Ilha de Toque Toque”, un hotel boutique con hamacas paraguayas y jacuzzi en plena selva costera. Desde allí se toma el ferry hasta las islas. En particular la de San Sebastiao, dividida en dos, con un ecuador que marca un Norte más agreste y un Sur más poblado. En el centro, los edificios históricos como la Catedral y la Casa de gobierno seducen con un típico pintoresquismo.

Pero no es la arquitectura lo que realmente impacta. Aquí manda natura y sobre todo la gran cantidad de playas destinadas al turismo, cada una con su característica que la hace peculiar. Entre las más visitadas, por ejemplo, está Castellanos, a la que se puede llegar en una excursión a bordo de una lancha rápida o en un vehículo 4x4 que atraviesa toda la selva tropical, húmeda y oscura. El sitio es perfecto para el surf, ya que las olas suelen alcanzar allí hasta los dos metros de altura. También se pueden hacer paseos en canoa y buceo, que permite apreciar un maravilloso mundo bajo la superficie. Veleros, goletas y cruceros de lujo Ilhabela es la Capital Brasileña de la Vela, y sede de muchas competencias del rubro. Tiene una bellísima marina donde amarran cientos de veleros, yates, botes, cruceros y lanchas de lujo. Por lo tanto, uno de los platos fuertes turísticos son las excursiones en lancha hacia cualquiera de los atractivos cercanos. Como la playa de Jabaquara, una de las más bellas del litoral norte paulista, ubicada a diecisiete kilómetros de Ilhabela. Con arenas claras y casi trescientos metros de extensión, atravesada por dos riachos cristalinos, ofrece encanto y tranquilidad. El equipaje para la excursión tiene que incluir protector solar, toalla y el infaltable repelente para los “borrachudos”, especie de mosca con una picadura muy molesta pero fácilmente evitable. En el muelle no hay que sorprenderse frente a una elegante goleta que ya predispone a cualquiera para disfrutar la navegación. Si a eso se suma el ritmo de la música brasileña, el viaje se torna inmejorable. A medida que el barco se aleja de la

Foto: Efraín Dávila

Buzios. Todas inextinguibles fuentes de encantos de este Brasil que es una suerte de meca veraniega, con playas que el Atlántico bendice de un modo diferente, que les permite crear viajeros felices


37

Fotos: Efraín Dávila


38

Fotos: Efraín Dávila


costa comienzan a aparecer casas de techos rojos, verdaderas mansiones de estilo colonial con perfectos jardines alfombrados en verde brillante; más allá se ven otras elevadas sobre el morro al tiempo que se divisan helechos, palmeras y piedras negras; y más lejos surgen algunas inmersas en la espesa vegetación que conforma el bosque exuberante y húmedo. Hacia el Norte, el faro ubicado en la playa Ponta das Canas. El mar azul, el verde selvático y el mástil blanco y rojo definen una postal perfecta. De eso se trata, Ilhabella es de esos sitios que regalan fotos a cada paso. Mucho mejor si uno aparece feliz en ella.

con los brazos abiertos. Desde aquí se ve todo Río: sus playas, la lagoa, el Pao de Azúcar, la vecina Niteroi y el mar inconmensurable. Desde aquí es fácil imaginarse paseando por el resto de la ciudad. Pero ¿por dónde empezar? Por las playas, siempre por las playas. Míticas, famosas como no hay otras, son públicas,

están pobladas de gente por todas partes y exigen estar atentos a cada detalle, mucho más si se viaja con niños. A veces asustan las imágenes de disturbios que parecen arrasar la ciudad, pero esta resurge siempre con nuevos encantos. Y es en ese mismo caos que uno puede terminar jugando al fútbol con los desconocidos más amables de la tierra; o sentado a las tres de la mañana escuchando música en vivo en pleno Copacabana. Este, sin dudas, es uno de los nombre clave de la ciudad. Su playa es la más famosa de todas, que es decir mucho. Hay aquí algunos de los mejores hoteles. El Copacabana Palace, con su estilo señorial y su frondosa historia; y el Marriott, con apenas una década, pero ya convertido en un clásico. Ambos se ubican sobre la Avenida Atlántica, calle siempre en movimiento, flanqueada por esas veredas en granito blanco y negro con diseños de olas, poblada de puestos playeros (aggiornados de cara al Mundial 2014) donde tomarse desde un agua de coco hasta una cerveza bien helada, incluso si para lograrlo sea necesario usar uno horribles porta latas de telgopor. Si lo que se busca, en cambio, es más glamour habrá que rumbear para Ipanema y Leblon. Y sentarse en una mesa del Baretto Londra Bar, ubicado en el hotel Fasano, o en la Academia de Cachaca, sobre la Rua

Foto: Efraín Dávila

Río Clásico Río de Janeiro es una ciudad con magia. Cuando se la visita por primera vez resulta abrumadora. No es perfecta, es fácil encontrarle defectos o problemas y sin embargo es inevitable enamorarse. ¿Cómo no quedarse prendado del Corcovado? La cima de esa mole de granito se ubica a solo 709 sobre el nivel del mar, pero se lo siente aún más alto porque la cota cero está ahí mismo a sus pies. Y para coronarlo, el Cristo Redentor con sus 38 metros adicionales es una marca registrada, un ícono, pero sobre todo, un atractivo que deslumbra. Hay varias opciones para llegar hasta el Cristo. Desde un trekking

a través de la floresta hasta la variante más tradicional: el Trem do Corcovado parte todos los días desde la estación ubicada sobre la Rua Cosme Belho. El pasaje cuesta 45 reales y permite atravesar el Parque Nacional de la Tijuca hasta el ingreso a la cima del Corcovado. Allí habrá que pagar otros 20 reales y optar por los 222 escalones o el ascensor que llevan a los pies del gigante

39


Bernadotte 26, donde se pueden encontrar decenas de variedades de esta bebida que es como el alma de Brasil. O en la Forneria Sao Sebastiao (en Rua Anibal de Mendoca, 112), donde se pueden comer sandwichs tan sofisticados como costosos. Las vecinas calles Farme de Amoedo y Vinicius de Moraes están pobladas de bares y restaurantes que si bien no tan renombrados, son igualmente recomendables. En los últimos años el glamour y la bohemia que siempre distinguieron a Ipanema

40

han encontrado una sucursal en Santa Teresa y Lapa, al punto de convertirlos en el rincón más hip de la ciudad. Santa Teresa ocupa una colina salpicada de ateliers, bares y restaurantes. La arquitectura de estilo colonial se mezcla con cierto espíritu artístico. La mejor forma de recorrerlo es tomar el bondinho, un tranvía antiguo del que apenas siguen corriendo un par de unidades y que permite subir y bajar para recorrer las calles laterales; y encontrar allí restau-

rantes como Sobrenatural o bares como el de Arnaldo, casi tan famoso por sus cachacas como la Academia. Bajando la colina se pasa de Santa Teresa a Lapa, que hoy es un excelente lugar para alojarse en bed & breakfast y hoteles boutique. Shows y espectáculos en Circo Voador y Fundição Progresso ya son clásicos locales. Lo mismo que visitar la Escadaria de Selarón, una instalación de 215 escalones cubiertos con aproximadamente 2000 mosaicos de cerámica rojos,


verdes, amarillos y azules. Es una de esas obras de arte que hacen a Río. Y en este caso es posible pararse a mitad de la escalera parra conocer al mismísimo Selarón, un artista chileno afincado en Lapa, y comprarle sus pinturas.

Cada rincón de Río de Janeiro regala una postal en la que el mar, la playa y los morros se combinan a la perfección.

Foto: Turismo Brasil

Río natural Un parque nacional en medio de una ciudad de 8 millones de habitantes suena extraño y sin embargo, el Parque Nacional da Tijuca es la reserva natural urbana más

grande del mundo. Es una franja que atraviesa Río de Norte a Sur en la que se reconocen áreas como la Selva de Tijuca; la Serra da Carioca; la cascada Cascada Cascatinha; la Vista Chinesa, un mirador de estilo oriental ubicado a 380 metros de altura; y la Piedra de la Gávea, un morro de 842 metros de altura donde se congregan montañistas y que sirve de base para vuelos en ala delta. Esa misma personalidad exuberante

41


42

Foto: Turismo Brasil


Foto: Turismo Brasil

El aire festivo marca el pulso de la ciudad que hizo del carnaval una religión con ritos llenos de alegría y sensualidad. se vive en el extenso Jardín Botánico, que ocupa más de 130 hectáreas en las que llaman la atención las más de 600 especies de de orquídeas y las enormes palmeras imperiales con más de un siglo de edad. O en la Lagoa Rodrigo de Freitas, sin dudas, el mejor centro gastronómico al aire libre que uno pueda conocer. La laguna es realmente grande y a su alrededor hay tres parques Cantagalo,

Taboas y Patins. De día es un espacio ideal para disfrutar sus casi 10 kilómetros de ciclovías o para alquilar kayaks y botes a remo; por la noche es el momento perfecto para disfrutar de sus 25 quioscos con bares y restaurantes. Los mejores shish kebab de la ciudad se sirven aquí, pero también se pueden encontrar rarezas como el Palaphita Kitch, una recreación de una cantina del Amazonas con platos exóticos

como carpaccio de avestruz o apekú, una calabaza rellena imperdible. Finalmente, nadie puede dejar Río de Janeiro sin tomar el funicular hasta la cima del Pão de Açúcar. Postales de 360° invitan a tomar fotos de todo. O uno puede simplemente sentarse a ver la ciudad. No es solo un destino de playa, es algo mucho más allá. Quizás de verdad sea una suerte de magia que Río ejerce sobre los visitantes. 43


Sueños en Buzios Si Río de Janeiro es un clásico, Buzios no se queda atrás, al menos para los argentinos. La historia del turista que se quedó en el pueblito de pescadores y olvidó para siempre el estrés de la ciudad para vivir en un paraíso que además queda en Brasil es motor constante de viajes, paseos, consultas y sobre todo fantasías. Es que Buzios es un sitio tan atractivo que es imposible no soñar con él. Es una península ubicada a 180 kilómetros de Río, sobre el océano Atlántico. Por su posición y su morfología particular ofrece dos mares distintos:

44

al oeste uno calmo y de aguas calientes y verdes; al Este, un poco más frío y mucho más movido. Y no se trata de una playa cualquiera, Buzios es el quinto destino turístico de Brasil por detrás de Río, Foz do Iguazú, Florianópolis y Sao Paulo. Luego vienen Salvador y las playas del Nordeste. Esta afluencia de viajeros hace que los servicios se multipliquen. Así es sencillo encontrar restaurantes de estilo francés, italiano, japonés, tailandés, árabe, de carne argentina, pizzerías, spettos corrido y, obviamente, una cantidad de sitios donde delei-

tarse con pescados y frutos de mar. Recién salidos del agua no es un eufemismo, se percibe la frescura en cada bocado. El centro de Buzios crece alrededor de Rua das Pedras, el sitio para pasear, mirar, ser visto, charlar y comprar. Hay fiestas a la luz de la luna, shows de música popular brasileña y jazz, bares, discos, galerías de arte, grupos tocando rock o blues, todo en un marco de caos con estilo. También en la calle Turibe de Farias, paralela a la rúa Das Pedras, van surgiendo bares y negocios que buscan convertirse en en lado B del centro, la calle con personalidad propia,

Foto: Marte Oliveira

Calmo o embravecido, cálido o más frío, el mar baña las playas de Buzios con sus múltiples personalidades, pero siempre con la misma claridad.


Foto: Marte Oliveira

La Rúa das Pedras es el corazón de un destino turístico que miles se imaginan como el paraíso para vivir lejos del estrés de las grandes ciudades. más allá de las modas. Al final de ambas aparece Orla Bardot, un paseo en donde se encuentran bares como Zapata o Anexo. En los alrededores, Buzios es una ciudad de calles angostas y casas de corte colonial, muchas de ellas convertidas en pousadas, el alojamiento más habitual en la zona. Las hay de todos los niveles, precios y reputaciones. Lo importante es elegir no por lo que dicen los demás, sino de acuerdo a las necesidades de cada quien. Si se viaja solo, con amigos, en pareja, con hijos, con o sin vehículo, y un etcétera de circunstancias definen la elección. Incluso

cuál es la playa que mejor se ajusta a cada quien resulta un dato importante para elegir dónde hospedarse. Porque si bien la península ocupa apenas 8 kilómetros, nadie en su sano juicio cruzaría todo el lugar para encontrarse con la arena cuando podría dormir a metros de su spot favorito. Son más de 20 playas que van desde las más pobladas a las más tranquilas, desde las que ofrecen paradores y restaurantes hasta las que se mantienen vírgenes. En ese mar calmo y cálido sobresalen Tartaruga, Azeda y João Fernandes; las que ofrecen

más acción incluyen a Geribá y Tucuns; mientras Ferradura y Forno se encierran sobre sí mismas en sus ensenadas. Praia Azeda, por ejemplo, es de las más calmas y alejadas, Se accede en barco o a través de un sendero desde Praia dos ossos, por cierto ideal para ir con pequeños. Lo mismo que Ferradura, con sus aguas calmas y sus barcitos al estilo de una sencilla aldea de pescadores. João Fernandes y su vecina João Fernandinho son de las más concurridas, especialmente por viajeros extranjeros. Sus paradores y restaurantes son ideales para

45


almorzar mirando el mar. Cerca de la playa hay innumerables posadas y hoteles, de modo que lo que se pierde en privacidad, se gana en comodidad. Lo dicho, solo es cuestión de elegir sabiendo de antemano qué se busca en cada sitio. Una mención aparte merecen Geribá y Praia Brava, ambas ideales para el surf y elegidas por los jóvenes, los famosos y todo aquel que quiere mostrarse . Desde la Brava parte un sendero que lleva a Olho de Boi, famoso reducto nudista. Está claro que aquí todos encuentran su lugar. Incluso quien quiere tomarse un mo46

mento para dejar la playa de lado y volcarse al verde césped del Buzios Golf Club, un campo de 18 hoyos diseñado por los arquitectos Pete y Perry Dye. La cancha fue diseñada a partir de la búsqueda de incorporar y valorizar los accidentes geográficos del terreno. Es lógico, en una tierra modelada con exquisitez por la naturaleza, lo más normal es dejarse llevar por esa creatividad insuperable. Norte místico Pipa es una promesa perfecta. Es ese nombre que con solo mencionar asegura playas sensacionales, enmarcadas por acantilados,

Foto: Ecovila Spa da Alma - Pipa

La vegetación exuberante se combina con ese mar austero, minimalista, para brindar el espacio perfecto para las pousadas que invitan al relax.


Foto: Ecovila Spa da Alma - Pipa

Cuando el día de playa torna a su fin, el sol sigue regalando horas de diversión en los espacios que ofrecen los hoteles mejor diseñados. visitadas por delfines, semidesiertas o llenas de bares con mucha onda; todas con un clima perfecto sostenido por 300 días de sol y una media anual de 28°; con un mar con amplias mareas pero constantes 27°. Pero incluso en el paraíso hay detalles que vale la pena tener en cuenta para que nada empañe tanta perfección. Como que las playas están a nivel del mar y las bellísimas posadas en la parte alta de los acantilados. Eso implica subir y bajar escalones con todos los bártulos y si es en familia con los niños. También hay que saber que el sol se pierde rápido en la playa y que es normal que por

la tarde cobre sentido la piscina del hotel. De modo que no es mala idea pagar un poco más pero alojarse cerca de la costa y en un sitio con pileta. Pipa se encuentra a 70 kilómetros de Natal, en el Nordeste de Brasil. Es un extremo especial, que si se mira bien el mapa encastraría perfecto en el golfo de Guinea. Alguna vez estuvieron juntos esta punta de América y aquella entrada de África. Y hoy mantienen un lazo de identidad a través de las historias de esclavos y libertos que merece la pena un poco de atención. Aunque aquí en Pipa es difícil pensar en algo más que comer bien, 47


beber mejor y entregarse a los dictados del mar y la arena. Pipa es un destino cosmopolita. Llegan viajeros de diversas latitudes y la oferta se ajusta a esta demanda. Así es posible encontrar bares y restaurantes de todo tipo, con platos típicos del Brasil más profundo, pero también clásicos y modernos de la cocina internacional. Nadie puede quedarse con las ganas de probar algo a su gusto, solo es cuestión de preguntar antes de salir a cenar. Y lo mismo ocurre con el menú de actividades, entendiendo por estas aquellas que no implican dejarse atrapar por la 48

playa para relajarse al máximo. Pipa tiene de todo, desde navegaciones memorables, raides en rabiosos buggys o delicadas salidas para nadar con delfines, sin dejar de lado el surf, el kite surf o la pesca deportiva en la lagoa de Guarairas. Y así como permite encontrar qué hacer, la pregunta dónde dormir también exhibe múltiples respuestas. Hay más de cien posadas y hoteles; innumerables alquileres que van desde departamentos hasta lujosas villas privadas. ¿Cómo elegir? Preguntar a los amigos que ya viajaron; confiar en el agente de viajes; investigar qué dicen los usuarios en sitios como Tri-

padvisor; o incluso aceptar el consejo de quien disfrutó de un sitio realmente fuera de lo común como es Pousada Ecovila Spa da Alma. En el nombre está su declaración de principios, no se trata solamente de una combinación que suena a relax. Ubicada en un área de características naturales especiales el resort busca además mantener un equilibrio con el entorno. Y al mismo tiempo, cuidar el balance de cada pasajero de modos nada habituales. Los chalets y suites que conforman la posada se ubican todos a 40 metros del nivel del mar y a 250 metros de la playa Das Minas, una de las más alejadas y pacíficas de

Foto: Ecovila Spa da Alma - Pipa

El agua es una protagonista omnipresente, que acompaña cada momento de las vacaciones en las costas de Brasil.


con la llamada Metodología Quadruple y la medicina vibracional que operan sobre los aspectos físicos, vitales, emocionales y mentales. Todo esto se traduce en un ambiente realmente acogedor, con amplios jardines para pasear, con tiempo para conversar, con espacios en los que se puede simplemente disfrutar sin apuros, sin horarios ni ajetreos de grandes hoteles. Y luego sí, entregarse a un programa que se puede diseñar especialmente de acuerdo a las expectativas de cada viajero. Así puede uno pasar del masaje ayurveda al reiki; del watsu

(shiatzu en el agua) a la reflexología; pero también de la armonización de los centros de energía al estudio del perfil astrofísico o la terapia vibracional de la mano de la Dra. Amarilis de Oliveira. Pero lo mejor del caso es que todo fluye con esa armonía tan típica del Norte de Brasil. Porque en ningún momento se percibe un ambiente que no sea el de un sitio fantástico en la playa; que sigue siendo el centro de todo y la razón de viajar varios miles de kilómetros para sentir esa magia tan especial que tienen allí el agua, el cielo y la arena.........

Foto: Efraín Dávila

Pipa. Aquí desovan las tortugas, la marea baja deja lagunitas de agua salda y el sol y la luna comparten el cielo creando imágenes fantásticas. Hidromasaje, jacuzzi 
y ducha presurizada completan algo del confort de las suites de entre 35 y 60 metros cuadrados, todas con vista al mar, que se pueden combinar para formar solo un chalet de 95 metros cuadrados aptos para cuatro personas. Pero todo esto son apenas detalles. El corazón de la posada es el Spa da Alma, especializado en tratamientos de armonización entre cuerpo, alma y mente. O mejor dicho, el spa trabaja

49


Foto: Vi単as de Cafayate Wine Resort 50


LOS VALLES CALCHAQUÍES

Tierra de placeres imborrables Salta entrega con generosidad lo mejor de sus frutos para que hoteles y restaurantes de lujo seduzcan desde los sentidos. POR EZEQUIEL PÉREZ GAULLÓN

51


Los tratamientos de belleza y relax que involucran productos a base de vino se han convertido en un clásico en hoteles y spa de los valles salteño.

52

disfrutar detodos estos sitios fantásticos que brindan mucho más que buen dormir y buen comer. Pareciera que cuanto más atractiva se vuelve esta enorme provincia norteña, más bellos se ponen sus hoteles, sus bodegas, sus peñas, sus restaurantes. Algunos más lujosos como elPatios de Cafayate Wine Resort o el Hotel boutique Kkala,otros tan románticos como The House of Jasmines o decorados con gran estilo como Legado Mítico; incluso la sencillez perfecta de cabañas entre los viñedos como las de Miralunas. Aquí y allá hay alternativas que merecen visitarse o revisitarse porque son mucho más que meros

prestadores de servicios. Son como islas de paz desde donde se puede navegar un mar de atractivos. El primer paso Salta se empieza por Salta. No importa cuál sea el destino final, siempre hay que dar el primer paso en la ciudad capital, en lo profundo del Valle de Lerma. Habrá que dedicar tiempo a recorrer museos e iglesias; por supuesto el Cerro San Bernardo y las estribaciones de San Lorenzo; La Estación y el Boliche de Balderrama; en una palabra los clásicos. Lo importante aquí es acertar en la elección de cada detalle. No

Foto: Kkala Boutique Hotel, Salta

S

alta es un destino inabarcable. Su sola mención dispara un aluvión de imágenes, recuerdos, aromas, experiencias que se nutren de numerosos viajes. Una vez, allá lejos y hace tiempo, para asistir a la floración de gran cantidad de especies en el parque nacional El Rey,a dos horas de la capital; en otra ocasión, para trepar hasta los más de 4000 metros sobre el nivel del mar y encontrarse con la Puna;últimamente para perderse entre valles enrevesados que sorprenden con ríos de humores cambiantes; y como una constante, en cada visita uno vuelve a


Foto: Kkala Boutique Hotel, Salta

Los alojamientos se integran a los viñedos, que con sus frutos alimentan la fama turística de una región bendecida con bellezas inigualables. da igual cualquier cama cómoda, los hoteles hacen la diferencia. Como la hace Kkala Hotel Boutique, ubicado en el tranquilo barrioTres Cerritos. En esencia es una casa bellísima decorada con piedra, madera, artesanías, telas de lino y terciopelo, todos elementos inmanentes en el Norte Argentino.La sala de estar con su gran chimenea, la biblioteca, el jardín con su fuente y la piscina con su deck, todos los espacios comunes se reparten entre los huéspedes de las apenas 6 habitaciones. Aquí cuando se dice que la atención es personalizada cada palabra tiene sentido y se comprueba al organizar el menú de acuerdo a los gustos de

cada pasajero. Algunos se verán tentados por los platos a la parrilla y al horno de barro; otros optarán por las tablas de ahumados y quesos; o bien por lo más clásico de la cocina regional rica en humitas, tamales y, por supuesto, empanadas. Otro ejemplo que combina elegancia con identidad es Legado Mítico, primo del hotel del mismo nombre que está en Buenos Aires y que se estructura a partir de la historia local como tema central. En una vieja casona reciclada se combinan excelentes servicios hoteleros con habitaciones inspiradas en Güemes o en la escritora Juana Manuela Gorriti. De hecho,

todas remiten a algo más que los sommiers o plasmas que las integran: la habitación El Músico conserva el mito de Cuchi Leguizamón; La Escultora, conlleva la figura de Lola Mora; y así ocurre con El Wichi, El Kolla, La Capitana, El Poeta, La Hidalga, El Gaucho y El Calchaquí. No son los únicos en Salta, hay sitios con estilo propio como Papyrus y clásicos que siempre vale la pena revisitar, como El Solar de la Plaza. Y esto mismo vale para alojamientos con historia que se mantienen siempre entre las primeras opciones. Tal es el caso de El Bordo de las Lanzas, uno de los primeros establecimientos 53


54

vel, capaz de recibir a una pequeña familia onumerosos periodistas para la presentación nacional de una nueva 4x4. Aunque aquí el verdadero todoterreno es el caballo, gran protagonistaen cualquier visita. Y no se trata de animales comunes, sino de auténticos caballos de paso peruano, que se distinguen por su andar diferente, su cuello erguido y su desplazamiento enérgico a través de las dos mil quinientas hectáreas de campos de caña de azúcar, poroto, sorgo, maní, pero también de monte poblado de corzuelas, zorros y hasta algún yacaré overo escondido entre el totoral.

Volviendo a la capital, se hace tiempo de encarar un circuito inagotable, lleno de pequeños sitios para descubrir. Se trata de la recorrida por los valles Calchaquíes, que tienen mucho más para ofrecer que lo que permite una excursión en el día hasta Cafayate ida y vuelta. Mapa en mano se “baja” al Sur por Cerrillos para llegar hasta Chicoana. Hay dos opciones: seguir por la ruta 68 en el recorrido más clásico hacia Cafayate o torcer el rumbo por la Ruta 33, para dar la vuelta a los valles de Norte a Sur. Cuestión de gustos dirá alguno, pero desde aquí la re-

Foto: Viñas de Cafayate Wine Resort

rurales en dedicarse al turismo, quizás por su ubicación estratégica a mitad de camino entre los aeropuertos de Jujuy y Salta. También es una de las fincas más antiguas de la región. La sala, lo que en las pampa se llama casco, es un edificio de estilo colonial que la madre del General Don Martín Miguel de Güemes construyó para su hija menor, en tierras cuyo título de propiedad data de 1609. Todo en El Bordo remite a la historia: puertas, herrajes, tejados, rejas y postigos; detalles que acompañan a la misma familia desde hace 400 años. Al mismo tiempo, se trata de un lugar con servicios de gran ni-


comendación siempre será tomar la ruta 33. La ruta cruza a los pocos kilómetros el río Escoipe, que comienza a ser el escolta del viajero. Parajes como “El infiernillo” o “La cueva del gigante” llaman la atención por su belleza, pero también por la prudencia con que se deben recorrer por lo difícil del terreno. A la media hora de andar, empieza a dominar el paisaje típico del valle, con cerros coloridos y algunos cardones quedeclaran el fin del parque húmedo. El camino asciende hacia Cuesta del Obispo, cuyo punto culminante es la Piedra del Molinoa más de 3.600

metros sobre el nivel del mar. Luego se empieza a bajar, atravesando el increíble Parque Nacional Los Cardones, con su recta del Tin Tin, hoy asfaltada pero construida originalmente porlos ingenieros incaicos. El destino es Payogasta, vecina de Cachi, un poblado donde, entre otras cosas, se realiza la Fiesta Anual del Pimiento. El esquema de la fiestaes el habitual eincluye espectáculos folklóricos y ferias populares. Pero el verdadero atractivo se da en unentorno de arroyos de aguas cristalinas y sierras pre andinas que brindan el escenario para los secaderos de pimiento. El rojo de los ajíes contrasta con

Lo que fue tierra yerma que el sol azotaba se convirtió en oasis gracias al trabajo fértil del hombre.

55


56

cubrir los secretos de Seclantás, Vallecitoy seguir hasta Molinos. Allí, aparece otro alojamiento para considerar como es la Hacienda de Molinos, tan histórica y tan vigente como El Bordo de las Lanzas. Es una vieja casa del siglo XVIII, residencia alguna vez del último gobernador local a las órdenes del rey de España. A los adobes y los techos de madera, barro y caña, la hacienda le suma herrajes antiquísimos y hasta un molle centenario. A su sombra, disfrutar de humitas, empandas y tamales, acompañados de grandes vinos de fincas cercanas alcanza para entenderporqué enamoran esos

rincones salteños tan calmos y tan simples. Arrancar el día en este paraje implica mezclar el café con la visión del nevado de Cachi, custodio de más de 6000 metros de altura. Desde aquí, se puede optar por rumbos norteños para descubrir Colomé, una de las bodegas más fantásticas del país. Sin exagerar. Su dueño, Donald Hess es dueño de bodegas en Australia, Estados Unidos, Sudáfrica e Italia; pero además es un coleccionista y mecenas que aquí, en el borde de la Puna, montó un museo de arte moderno con instalaciones de James Turrel, un artista estadouniden-

se que trabaja exclusivamente con la luz. Sumado a eso, su bodega es la dueña de los viñedos más antiguos de Argentina y algunas de sus fincas están entre las más altas del mundo, con plantas ubicadas a 3111 metros sobre el nivel del mar. Del esfuerzo que hacen las viñas para sobrevivir allí nacen vinos de una potencia abrumadora, que luego es domada con elegancia e inteligencia por Thibaut Delmotte, el joven enólogo de Colomé. De regreso a la 40, a sólo 30 kilómetros se llega a Seclantás, un pueblo nacido a mediados del siglo XIX, cuando las casas comenzaron a rodear a la iglesia construida por Don Antonio de Ibarguren, hacendado local. Cerca del templo, dos pequeñas calles sirven para recorrer la mayor parte del caserío, formado por pintorescas fachadas de estilo italiano. En un sitio llamado El Colte abundan los tejedores y las tejedoras. Algunos son artesanos famosos, como Alfonso “el Tero” Guzmán, que en el año 87 tejió una pieza para que fuera obsequiada al Papa en su visita al país. Más allá está Molinos, con una población que no llega a los mil habitantes. Su origen también fue un oratorio, hoy Capilla de San Pedro Nolasco. El primer templo data del año 1659 y a partir de entonces se desarrollaron en esta porción del valle varias encomiendas, cuya producción finalmente abastecía a centros urbanos como Salta o Tucumán. El recorrido continúa y se vuelve un verdadero tour entre bodegas. San Pedro de Yacochuya, El Divisadero y finamente Cafayate aparecen como mojones en los que habrá que elegir cómo y dónde vincularse con los viñedos y sus productos. Nadie debiera dejar de visitar a la familia Mounier en su finca, para probar su torrontés o su blend Finca Las Nubes; si el viaje coincide con la vendimia, normalmente en marzo,

Foto: Roberto Ressio - Hotel Huacalera - Salta

los ocres de los suelos y el azul intenso de los cielos. El mecanismo para transformar estos pimientos en pimentón es sencillo: se esparcen toneladas de rojos frutos a fin de que el sol y la bajísima humedad relativa ambiente hagan su trabajo y permitan luego la molienda que deriva en una de las especias más usadas en la gastronomía local. Desde Payogasta, el siguiente escalón del viaje debe ser Cachi, lugar perfecto para alojarse, con alternativas de dos y tres estrellas, generalmente hosterías con varias habitaciones con baño privado que invitan a descansar y disfrutar de la pureza del aire. Comidas regionales como el cordero asado, la cazuela de cabrito o el queso de cabra con dulce de cayote son buenas excusas para disfrutar almuerzos y cenas en el pueblo. Y desde sus calles pequeñas y tranquilas, se puede partir hasta Inca, un parajedeclarado Monumento Histórico Nacional, que se ubica rumboa La Poma. Por falta de caminos, resultó ser uno de los sitios arqueológicos menos conocido entre los 150 existentes dentro del Departamento de Cachi. Por eso mismo, es uno de los que mejor se ha conservado y permiteadmirar los antiguos adoratorios, “tambos” y cementerios andinos, levantados entre los años 1450 y 1530. El trabajo de artesanos y constructores le dio a Inca el título honorífico de “pequeña Cuzco en los Valles Calchaquíes”. Muy cerca del pueblo, en el kilómetro 7 del camino de la Aguada, hay un sitio bellísimo para alojarse. Se trata de Miraluna, casitas de campo, cabañas en medio de los viñedos. Es un espacio que busca mimetizarse con el entorno desde su arquitectura tradicional poblada de lajas, cañas, cardones y ladrillos que imitan los colores del universo local. Desde aquí, la mítica ruta40 se abre hacia el Sur para culminar enCafayate, sabiendo que habrá que tomarse el tiempo para des-


Foto: Viñas de Cafayate Wine Resort

hasta se puede compartir la tarea en una jornada inolvidable. Muy cerca, los vinos orgánicos de la bodega Nanni también sorprenden con su calidad; y la lista se puede ampliar a bodegas grandes como Domingo Hermanos o El Esteco, vecina del fantástico hotel Patios de Cafayate, un wine resort que merece una mención aparte.Ubicado a 1700 metros sobre el nivel del mar, el hotel se creó a partir de la arquitectura tradicional de una de las bodegas más grandes e importantes de la región. Antiguamente La Rosa, de la familia Michel Torino, hoy el Esteco, la unión entre la viña y la hotelería es insuperable. Con una filosofía de wine spa que incluye tratamientos y productos cosméticos elaborados a base de uvas, pero también que aprovechan las bondades de especies autóctonas como algarrobo, cac-

tus y molles. La misma idea de mezclarse con el ambiente y la historia se da en el restaurante donde quinoa, papas andinas y plantas aromáticas son algunos de los ingredientes tradicionales que sostienen la carta. Entre los vinos, nadie debiera dejar de probar el Fincas Notables Cabernet Sauvignon o el Ciclos Icono, ambos de El Esteco. Para acompañar el postre, el Ciclos Malbec tardío es igualmente obligatorio. En cuanto a la ciudad de Cafayate en sí, el primer paso es visitar su iglesia, Catedral de Nuestra Señora del Rosario, obra del catalán Pedro Coll construida sobre el final del siglo XIX. Pero, dejando de lado el capítulo vinos habitualmente visitado, desde Cafayate vale la pena tomar el camino de la ruta 68. A sólo dos kilómetros de la ciudad aparece La Ala-

meda, un sector flanqueado por árboles centenarios. Media hora más tarde se ingresa a la Quebrada de Las Conchas. Por esta quebrada discurre la ruta que lleva al Valle de Lerma y por ende ala ciudad de Salta. Se va ganando altura, dejando atrás el valle y enfrentando estructuras de formas sorprendentes. El agua fue modelando el material rocoso hasta construir Los Castillos, La Yesera, el Fraile y otras formas. Pero es la Garganta del Diablo la que más impacta, ya que cualquiera puede pararse en el fondo de un pequeño corte en las inmensas montañas de colores ocres, rojizos y terracota. Desde aquí se puede volver a Salta con esa sensación de que aún queda mucho camino por recorrer, muchas delicias por disfrutar y muchos recuerdos por fabricar. 57


ISLA DE ZANZÍBAR

Enigmática Stone Town La gema más brillante de la costa swahili es una ciudad fascinante; tan alegre y amable, como cargada de una historia de sufrimiento y misterios que se entremezclan con las arenas más blancas y el mar más delicado que el viajero podría imaginar. POR EZEQUIEL PÉREZ GAULLÓN

58

FOTOS EZEQUIEL SCAGNETTI


59


U

n pasillo angosto que se hace llamar calle serpentea entre un mar de edificios; antiguas construcciones de coral petrificado mezclan estilos que se acumulan como capas geológicas; varios vendedores se acercan más de lo que se acostumbra en este lado del mundo; y de repente, como salido de la nada, un rostro amable advierte

60

en un correcto inglés: cuidado con los shetani, ellos son los verdaderos dueños de Stone Town. Aquí, en el Este de África, el archipiélago de Zanzíbar emerge en el mar esmeralda. Desde hace más de dos milenios, las islas que lo componen han sido centros de comercio e intercambios de todo tipo entre swahilis, hindúes, árabes y europeos. Unos y otros se han alternado el dominio

y hasta la explotación de los demás. Y la huella cultural de cada grupo dio a luz un estilo único. Así ocurre que en una isla en donde el 95% de la población profesa la religión musulmana, las mujeres llevan sus cabezas cubiertas pero toda su vestimenta regala estampas y colores que alegran la vista, muy lejos de esas burkas oscuras de la península arábiga, por ejemplo.


Esa misma alegría se percibe fácilmente en el mercado, un remolino de colores, olores y sabores en donde se venden bananas, carnes, pescados recién obtenidos (y algunos no tanto) y en otros sectores chucherías varias extendidas sobre mantas en el suelo. Como el calor siempre se hace presente, el puesto de un vendedor de jugo de caña de azúcar se convierte en un imán y también en una prime-

ra prueba: los vasos de vidrio esperan al siguiente cliente en un balde con agua de dudosa salubridad. Una repasada con un paño igualmente cuestionable y el fresco jugo de caña está en manos del cliente: si eso le resulta incómodo, pues no salga de su hotel para comer. El precio que se paga incluye perderse uno de los rincones más animados de Stone Town, los jardines Forodhani.

Las siluetas de los dowhs y de los jóvenes se funden entre las aguas más cristalinas que bañan los muelles de la ciudad.

61


La noche No hay mejor idea que aprovechar el bar de un hotel como punto de inicio de una salida nocturna, sobre todo porque el consumo de alcohol no está bien visto en los sitios públicos. Y si es verdad que los shetani son los dueños de Stone Town, en la barra del bar habrá que pedir un dawas, un trago cuyo nombre swahili significa pociones mágicas. Una recomendación especial para el

62

Hotel Tembo. Las mesas del restaurante se ubican a escasos 12 metros de las aguas cristalinas del Índico. Muebles de todo el mundo hacen honor a la historia de comerciantes zanzibaríes, lo mismo que los detalles de estilo arábigo que coronan los ambientes Es un excelente sitio para cenar, especialmente si se aprovecha el menú de tres platos típicos que son una ventana a la cultura local.

Aunque el lugar perfecto para indagar en los sabores locales auténticos son los Jardines Jamituri, también llamados Forodhani: un parque enorme atiborrado de puestos de comida y poblado de bancos en los que la gente se sienta codo a codo con amigos o desconocidos. Los aromas que surcan el aire, los fuegos que iluminan la noche, los personajes inescrutables recuerdan a la plaza Jena el Fna de Marrakech.


Si el idioma no fuera un problema, la sensación del visitante es que podría quedarse allí charlando con cualquiera la noche entera, delante de una samosa (una suerte de empanada rellena con un mix de verduras) o de una brochette de carne o pescado. Al caminar de nuevo al hotel, los pequeños pasadizos de Stone Town parecen tomados por los shetani. Y si aquél rostro amable sabía que por

encima de todos están los espíritus, de noche se los siente flotar entre los muros de una ciudad increíble. Stone Town integra la lista de patrimonio cultural de la humanidad de la Unesco, la mañana siguiente será el momento de averiguar el porqué. El imperio Negro Zenj Bar, el Imperio Negro, así se llamó una confederación de ciudades estado de la Costa Este africana

que dominó las cosas y los mares entre los años 800 y 1000 d.C. De todos esos pequeños reinos Zanzíbar fue el que mejor se conservó a lo largo del tiempo y el que alcanzó el mayor crecimiento. Stone Town es el reflejo material de esa historia. Su mezcla de estilos es producto de una cultura singular en la que se han fundido influencias de África, Arabia, la India y Europa y eso se puede leer en las casas más antiguas,

63


Los jardines de Forodhani son un punto de encuentro que llena las noches de aromas intensos y de personajes imperdibles, que reflejan la personalidad compleja y enigmática de Stone Town.

las que desde 1990 están incluidas en la lista de Patrimonio Histórico de la Humanidad de la Unesco. Pero no solo la arquitectura sostiene esa elección. Stone Town fue clave en el desarrollo de la venta de esclavos y también en la finalización de ese tráfico aberrante. Desde que los portugueses desembarcaron en estas costas en el siglo XV y luego duran-

64

te los más de dos siglos de dominio del sultanato de Omán, Zanzíbar fue el centro del comercio de esclavos que abastecía a las plantaciones francesas de Oceanía, entre otros mercados clave. Pero fue en la misma Stone Town que el mítico Doctor Livingstone, el gran explorador inglés del siglo XIX, lideró una campaña que cul-

minó con la abolición de la esclavitud en el imperio británico. La riqueza que se generaba a costillas de los bantúes que se vendían en el mercado permitió levantar los monumentos que hoy se admiran. El principal entre ellos es la Casa de las Maravillas, obra del Sultán Barghash, completada por el arquitecto inglés John Sinca-


lir cuando, a partir de 1890, la isla se convirtió en protectorado británico. Lo ideal es perderse entre las calles e ir descubriendo en cada casa el origen de su estilo. Siempre la impresión inicial provendrá de las magníficas puertas principales. Cuentan aquí que la puerta era lo primero que se colocaba en una casa en construcción. Cua nto m á s grande y más sofisticada , más importante los mor a dore s que protegía. Hay algunas cuadradas que se señalan como las más antig uas; luego comenzaron a aparecer modelos con un arco superior, de inf luencia á rabe. Y seg uramente las más atractivas sean las de estilo persa e hindú, con sus apl iques de cobre, sus picos y terminaciones más delicadas. Desde la inclusión de Stone town en la lista de patrimonio de la Unesco, las puertas están protegidas, pero aún así se siguen vendiendo no solo las copias nuevas, sino las originales. Detrás de esas grandes puertas suele ha-

ber un patio central, que proveía el espacio de intercambio que las calles angostas no podían brindar. Desde el exterior la casa swahili típica se veía sencilla, casi inexpresiva, pero eso fue cambiando, especialmente desde el siglo XIX. Los mercaderes enriquecidos construyeron pa lacios y mansiones. Los árabes com e n z a r on a usar bloques de coral y mortero con techos planos y mantuvieron frentes sobrios, con el único cambio de las puertas con arcos superiores; los indios, por su parte, compraban casas y las remodelaban, agregando balcones y adornos que imitaban el estilo de Gujarat. Ent re t o dos los edificios históricos quizás el que más sorprende es la Catedral Anglicana, construida en estilo gótico y en el punto en donde se emplazaba el mercado de esclavos. Inspirada por Livingstone la iglesia sumó un monumento que destaca el mismísimo sitio en donde estaba plantado el poste en el que ataban a los

65


esclavos para subastarlos. Quizás allí también moren los shetani. Esas imágenes contrastan de un modo increíble con la amabilidad de la gente, con la claridad del mar, el perfil esbelto de los dows que navegan la cosa, con la suavidad de la are-

66

na. Cuesta sentir que un sitio tan bello, tan perfectamente diseñado por la naturaleza, pudiera albergar tanto sufrimiento. Luego uno recuerda que esa es la historia de Caribe entero y de tantos otros paraísos, al menos se los puede llamar así para el viajero.


Datos útiles Cómo llegar

Dónde dormir

Cuándo viajar

El aeropuerto de referencias para visitar Zanzíbar es Dar es Salaam, ubicado en Tanzania. La compañía que ofrece una ruta más directa es Southafrican Airways, con escalas en Sao Paulo y Johannesburgo y un costo que ronda los 16.000 pesos ida y vuelta en clase turista. Una vez en Dar Es Salaam, hay dos compañías, Precision Air (www.precisionairtz.com) y ZanAir (www.zanair.com) que ofrecen viajes regulares en pequeños aviones con un costo de 68 dólares el tramo. También es posible arribar a Zanzíbar con los servicios de ferrys que cuestan entre 30 y 40 dólares y demoran 2 ó 4 horas respectivamente.

En Zanzíbar hay dos zonas donde alojarse. Stone Town, donde los hoteles y posadas se dividen primero entre los que tienen y los que no tienen energía eléctrica. El costo de los primeros es sensiblemente más bajo, por supuesto. Entre los alojamientos recomendables aparecen el Zanzibar Serena Inn; el ex Emerson and Green, hoy 236 Hurumzi, que tiene una de las mejores terrazas de la ciudad y el Beyt al Chai Stone Town Inn.

Zanzíbar es un típico destino tropical con estación seca, de modo que durante los meses lluviosos, de abril a mayo, los precios son más bajos, pero el clima es menos agradable.

Maravillas vecinas En Tanzania se encuentran el monte Kilimanjaro y el parque Nacional Serengueti, dos de los atractivos naturales más emblemáticos de África. Se puede planear el viaje de manera tal que se visite alguno de ambos sitios antes o después de viajar a la isla.

Además se puede parar en Kendwa o Nungwi dos parajes que distan uno del otro una media hora a pie por playas de ensueño. Allí hay resorts y cabañas desde 20 dólares por día hasta lodges de lujo con tarifas de más de 200 dólares diarios. Como los Matemwe Bungalows, con precios entre 265 y 310 dólares la noche por persona. Otras alternativas en la playa son el Double Tree Resort by Hilton, el Hideaway Resort & spa y el Baobab Resort, todos en Nungwi; mientras en Kendwa se destaca el Gold Zanzibar Beach House & Spa.

Vacunas En Zanzíbar en principio no hay riesgo de fiebre amarilla por lo que no se necesitaría vacunarse, pero como normalmente se arriba desde Tanzania, las autoridades locales pueden exigir un certificado internacional de vacunación. Por otra parte, en Zanzíbar sí existe riego de malaria (paludismo) por lo que conviene hacer un tratamiento preventivo que incluye medicación. Donde fueres, haz como vieres Este viejo adagio siempre es de utilidad, en esta isla de gente amable el 95% de la población profesa la religión musulmana, de modo que conviene respetar ciertas reglas de decoro para la vestimenta, aunque no es necesario que las mujeres lleven velo.

Visado Para ingresar a Tanzania es necesario contar con una visa, cuyo costo varía entre 25 y 50 dólares. Para viajeros con pasaporte argentino la Visa se expide en la frontera de Tanzania o en el aeropuerto.

67


MARCANDO ESTILO

Corralco también seduce en verano Un amplio menú de excursiones invita a disfrutar de las bellezas naturales de Chile en la región de la Araucanía.

Así como en invierno es parte de un destino de nieve excelente, en verano el Hotel Valle Corralco es el punto de partida ideal para disfrutar de la belleza de la Reserva Nacional Malalcahuello, en la Región de la Araucanía, a 120 kilómetros del aeropuerto de Temuco. Con la idea de ofrecer lo mejor en cada estación del año, el equipo de trabajo del hotel ha diseñado más de 25 tipos de excursiones para toda la familia, que incluyen actividades como el trekking, mountain

bike o safaris fotográficos guiados. Bosques milenarios de araucarias y senderos con flora y fauna autóctona, el río Cautín o el volcán Lonquimay son los elementos que dan vida a un paisaje increíble. Entre las actividades hay diversos niveles de exigencia, de modo que a las salidas aptas para todo público se le suman otras pensadas para los deportistas más extremos. Como la ruta “La fusta” mountain bike, que recorre 37 kilómetros desde lo más alto de la Cuesta la

Fusta para luego bordear las lagunas Galletué y el nacimiento del río Biobío, hasta llegar al lago Icalma. Entre las propuestas más románticas, es imperdible la visita al Barbecho del Diablo, lugar en donde se aprecia la puesta de sol entre los volcanes Lonquimay y Tolhuaca. Y todo con el acompañamiento de un equipo de guías especializados y equipados para brindar además de diversión, seguridad. www.corralco.com

Lecciones para la vida en Navarro Correas La tradicional bodega mendocina fue distinguida por su programa Learning For Life, que entrega becas de estudio para formar graduados en áreas de turismo y gastronomía. En la 10° edición del Concurso “Best Of Mendoza’s Wine Turism” la tradicional bodega Navarro Correas, una de las más antiguas en el país, obtuvo un galardón en la categoría Prácticas Sustentables por su programa de Responsabilidad Social Empresaria “Learning For Life”. Aprendiendo para la vida (Learning for Life) ayuda a jóvenes de bajos recursos a insertarse socialmente a partir de la capacitación y la posibilidad de una salida laboral. Lanzado por DIAGEO, propietaria de Navarro Correas, en el año 2008, este programa lleva adelante 52 proyectos en 19 países que han involucrado a más de 50.000 participantes. En Mendoza, son más de 500 los jóvenes que han recibido becas para diferentes cursos en el Instituto Arrayanes de esa provincia, con la intención de que luego puedan insertarse laboralmente en ámbitos como el turismo o la gastronomía. www.ncorreas.com 68


Aruba no tiene precio Esta bellísima isla es el quinto destino del Caribe en el que se implementa el programa de beneficios y ofertas Priceless Cities en conjunto con MasterCard.

La calidad en el servicio es uno de los puntos que comparten Aruba y MasterCard, que anunciaron el lanzamiento de plataforma internacional de destinos Priceless Cities en una alianza con el Ministerio de Turismo y la Asociación de Turismo local.

Priceless Cities es un programa diseñado para fomentar el turismo en la isla por medio de beneficios y ofertas para mejorar la experiencia de quienes posean la tarjeta. Los beneficiaros recibirán ofertas y descuentos en productos y servicios en cerca de 40 comer-

cios participantes al hacer una compra con sus tarjetas de débito o crédito MasterCard. “Siendo uno de los destinos más revisitados en el Caribe, en Aruba nos enorgullecemos del gran número de visitantes fieles y felices que recibimos todos los años”, afirmó la Ronella Tjin Asjoe-Croes, CEO de la Autoridad de Turismo de Aruba, destacó que los visitantes de este destino “valoran la calidad de experiencias que reciben en la isla, así como los clientes de MasterCard valoran la calidad del servicio que reciben del proveedor de la tarjeta de crédito, por eso esta es una asociación natural para nosotros, y estamos agradecidos por la oportunidad de mostrar las muchas características diferenciadoras y encantos ocultos que hacen que visitar Aruba sea una experiencia que no tiene precio”. Aruba, ubicada en la costa noroeste de Venezuela, cuenta con clima perfecto con un promedio de temperaturas de 28 grados, prácticamente inexistencia de lluvias y está fuera de la zona de huracanes. La Isla cuenta con más de 30 hoteles y resorts, circuitos de golf, suntuosos spas, casinos, restaurantes de cocina local e internacional, tiendas y boutiques, además de ofrecer un amplio menú de actividades terrestres y acuáticas, galerías de arte y museos y festivales reconocidos a nivel mundial además de sus internacionalmente reconocidas playas www.aruba.com

México cada vez más cerca Desde el mes de noviembre, Aeroméxico sumó tres nuevas frecuencias directas entre el D.F y Buenos Aires. Desde el 2 de noviembre Aeroméxico tiene tres nuevos vuelos que unen sin escalas Buenos Aires y Ciudad de México, una ruta que cubren en ambos sentidos tanto pasajeros de negocios como viajeros que buscan disfrutar de los dos extremos de América latina. Las frecuencias adicionales son en horario diurno, lo que permite usar el aeropuerto del Distrito Federal como un hub para conectar con más de 45 destinos en México o bien hacia Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia. De este modo, Aeroméxico llega a 10 frecuencias semanales en un servicio que en el primer semestre de 2013 transportó a más de 80.000 pasajeros. www.aeromexico.com 69


MARCANDO ESTILO

Ochenta años de estilo Lacoste La firma francesa celebró el aniversario de su tradicional modelo Polo con una campaña on line que recorre la historia de su prenda más clásica. Lacoste es sinónimo de elegancia desde hace décadas y entre sus hitos está su tradicional modelo Polo L.12.12, que se ha convertido en un clásico con 80 años de historia. Para celebrarlo, la casa de origen francés implementó una campaña on line en Argentina en la que los usuarios de la aplicación Ipad de La Nación han podido acceder a la evolución década a década de “la polo”. “La decisión de innovar en la campaña con estos dispositivos, surgió ante la oportunidad de inaugurar y ser pioneros utilizando este formato. También fue posible poder contar con una pieza creativa apta para ver la evolución de nuestro producto insignia de una manera atractiva y lúdica” explicó Tomás Donlon, Jefe de Comunicación y Prensa de Lacoste. www.lacoste.com.ar

Be Hotel se presenta en sociedad Este es el nuevo nombre del Axel Hotel, el primer hotel gay de Argentina, que se había inaugurado en 2007. Hace seis años se presentaba con bastante entusiasmo el primer, y por ahora único, hotel enfocado en el turismo gay en Argentina. Inaugurado por el grupo español Axel, que dejó sus negocios en Argentina, ahora este elegante alojamiento del barrio de San Telmo fue rebautizado como Be hotel Buenos Aires. El nuevo perfil del hotel será tour & travel, corporativo, sin dejar de manejar una filosofía gay friendly. Por otra parte, el nuevo Be Hotel ya está en proceso de mejoras tanto en infraestructura como en el servicio, para que el pasajero pueda sacar el máximo partido de las 48 habitaciones de diseño con detalles como cama king size, TV de plasma, altavoces iPod On Stage, conexión wi-fi, bañera con hidromasaje o ducha, caja fuerte y room service. Además, el hotel cuenta con restaurante, cocktail bar, spa con una espectacular piscina climatizada en la última planta, jacuzzi y sauna. www.behotel.com.ar 70


Un oasis en las sierras Hostería La Cascada seduce con su entorno natural privilegiado y una atención excepcional. En los últimos 20 años Tandil ha sido uno de los destinos que más ha crecido en cantidad y calidad de servicios en el país. Y la Hostería de la Cascada puede dar fe de ello. Nacida en 1995 fue evolucionando paulatinamente hasta convertirse en lo que es hoy. Un verdadero oasis de tranquilidad, con servicios de alto nivel y un trato hacia los pasajeros que combina el tono justo entre respeto y calidez. La ubicación de Las Cascada es ideal: un predio de 20 hectáreas al pie de las sierras, con un parque amplio, un arroyo que cruza la propiedad y todo a poco más de 10 minutos del centro de la ciudad. La hostería cuenta con un edificio principal, una “casa de campo del siglo XXI”, a la que se sumaron espacio como el restaurante con su bar

y una bodega con temperatura controlada (hoy es la única en un hotel en Tandil). Pero además es posible optar entre alojarse entre habitaciones y bungalows, de acuerdo a las necesidades de cada pasajero. Ambas alternativas compar ten el excelente servicio, personalizado, descontracturado y al mismo tiempo profesional, un combo que invita a sentirse como en la casa de unos amigos. Claro que con detalles como la piscina de verano, el estacionamiento cubierto, una biblioteca con 300 libros a disposición de los huéspedes y en breve, un spa con piscina cubierta climatizada, gym, sauna seco, sauna de vapor, ducha escocesa y salas de masajes y tratamientos con unas vistas increíbles. www.hosteriadelacascada.com.ar

Cabalgatas en el Chile profundo De la mano de Alec Byrne es posible descubrir los rincones más agrestes de la región de los Lagos. Futaleufú es un pequeño pueblo de montaña ubicado a 770 kilómetros de Puerto Montt y a 75 kilómetros de Esquel, en Argentina. Rodeado de montañas, lagos de altura, ríos de enrome potencia, es un destino perfecto para emprender cabalgatas como las que ofrece Alec Byrne. Mezcla de rugbier, guía turístico, baquiano y gourmand que desde 1990 recorre bosques, cerros y valles entre los lagos Espolón, Las Rosas, Noroeste y Yelcho, Byrne conoce a cada poblador y cada sendero y es el nexo perfecto para conocer y disfrutar de la compañía de gente cálida, con otra visión de la vida… gente que todavía se maneja con el trueque y que mantiene sus costumbres desde la llegada de los pioneros a una de las regiones más bellas de Chile. www.rugbypatagonia.com 71


GUÍA DE SERVICIOS

BOUTIQUE HOTEL

RESTAURANTE

Rod. Dr. Manoel Hyppólito Rego, 1285, Toque Toque Grande, São Sebastião, SP Teléfono: +55 (12) 3864-9112 / E-mail: reservas@ilhadetoquetoque.com.br Web: www.ilhadetoquetoque.com.br

Belgrano 940 - San Martín de los Andes - Neuquén Teléfono: (02972) 428734 E-mail: reservamerlot@smandes.com.ar

ILHA DE TOQUE TOQUE

Ubicado en la playa que le da nombre, en el Litoral Nor te de San Pablo, el Ilha de Toque To que Boutique Hotel ofre ce una experiencia única de contacto directo con la naturaleza. Rodeado de un paisaje privilegiado, entre la mata atlántica y el mar, cuenta con doce suites dis tribuidas en un pre dio d e 20 . 0 0 0 m e t ro s c u a d r a d o s , l o q u e a s e g u r a a l m is m o t i e m po privacidad, exclusividad

72

y una atención realmente p ersonaliz ada . El hotel ref le ja e l co n ce pto “r ús t i co chi c ” co n p lay as mar av ill os as a un paso, alta gastronomía, clima de montaña, pero también romanticism o, tr an quilida d y un aire de relax. Ilha de Toque Toque Boutique Hotel es una experiencia que combina refinamiento y charme con naturaleza y simplicidad, para salir de lo usual.

RESERVA MERLOT

La calidez de una casa de montaña, la armonía de su cocina y el reposo de los vinos convierten a Reserva Merlot Restaurante & Sushi en un sitio único de San Martín de los Andes. Ubicado en pleno corazón de la villa neuquina, presenta un exclusivo salón con cava propia. Ofrece platos de alta cocina, logrando una fusión de gastronomía de autor, de la cordillera y del mundo. Su carta bilingüe -castellano-inglés- reúne cortes clásicos como ojo de bife y

bife de chorizo, carnes de caza, pastas artesanales, pescados y mariscos. También se suma a la propuesta el sushi con salmón rosado, trucha y otras variedades. Abierto durante todo el año, el espacio gastronómico deleita a los comensales en los horarios de almuerzo y cena, y brinda comodidades como aire acondicionado, hogar a leña, cava, Wi-Fi, pago con tarjetas de crédito y atención con personal bilingüe.


HOSTERÍA BOUTIQUE

APART HOTEL BOUTIQUE

LA CASA DE EUGENIA

VILLAGE DE LAS PAMPAS

Coronel Díaz 1186 - San Martín de los Andes - Neuquén Teléfono/Fax: (02972) 427206 / E-mail: información@lacasadeeugenia.com.ar Web: www.lacasadeeugenia.com.ar

Corvina entre J.V. González y M. Sosa - Mar de las Pampas - Buenos Aires Tel: Oficina Puerto Madero (011) 52547734/35 Website: www.villagedelaspampas.com.ar

Con el encanto de las edificaciones propias de una aldea de montaña, esta hostería conserva las características de su construcción inicial, allá por el año 1920, y que forma parte del Patrimonio Cultural de San Martín de los Andes. Actualmente, cuenta con un amplio servicio con dos habitaciones triples y siete dobles, cuidadosamente decoradas y personalizadas cada una con un color diferente, sala de estar con TV, DVD y vista al jardín privado, parrilla,

estacionamiento cubierto, Wi-Fi y una exclusiva casa de té que permite degustar una inmensa variedad de manjares caseros, incluídos además en el desayuno buffet que ofrece a sus huéspedes. Recientemente se inauguró un salón de convenciones y la piscina para disfrutar del verano patagónico. Ubicada a pocas cuadras del centro de la ciudad y a solo cien metros del lago Lácar, La Casa de Eugenia depara una inmejorable estadía, al pie de la Cordillera.

A solo 90 kilómetros de Mar del Plata y en medio del bosque de Mar de las Pampas, los 4000 metros cuadrados que ocupa Village de las Pampas invitan a disfrutar durante todo el año. Este Apart Hotel Boutique emplazado a 80 metros del mar se destaca por su arquitectura innovadora, pensada para brindar confort. Sus espaciosas unidades funcionales permiten una gran flexibilidad de alojamiento tanto para parejas de todas las

edades como para familias pequeñas o numerosas. En cada unidad se dispone de aire acondicionado frío-calor independiente y muchas de ellas cuentan con hidromasaje, ducha escocesa, deck con parrilla individual y hogar a leña. Además, los pasajeros reciben un servicio altamente personalizado, desayuno buffet en el restaurante, acceso a la piscina in-out climatizada, al sauna seco, al gimnasio y al play room, entre otros beneficios.

73


PUNTOS DE VISTA

Maldita espera

Esperaré paciente, esperaré con ganas, esperaré en silencio, por tu llegada.

Si el destino miente,

esperaré la noche entera mi muerte por la mañana.

Foto: Efraín Dávila

y entonces no llegas nada,


GO travel & living - Edición 27  

Brasil, las mejores playas. Stone Town, historias del África negra. Zürich, perfección a la suiza. Iryapú, una selva 5 estrellas. Salta, el...