Page 1

1

BESTIA LETRAS RETROACTIVAS


2

BESTIA LETRAS RETROACTIVAS

Gosh Hernández

Dirección/Diseno Editorial goshbe@gmail.com

Joanna Anaya

Subdirección y Promoción bestiadireccion@gmail.com

Mariana Agüero

Consejo Editorial bestiaconsejo@gmail.com

Saúl Zuno

Consejo Editorial bestiaconsejo@gmail.com

Ricardo Balderas

Relaciones Públicas bestiapromocion@gmail.com


3

En mención del artículo 148 y 77 de la ley federal de derechos de autor se hace referencia al uso indebido de este producto en calidad de propiedad artística, las clausulas de uso son estrictamente las que ley indique, mientras está en proceso de certificación en base a las características del ISSN (International Standard Serial Number, Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas) La reproducción o mal uso del contenido no será responsabilidad del consejo de producción


4

Bestia ruge de nuevo, con nuevos ánimos, rodeada de chirridos que le abren la carne para encontrarse de nuevo aquí. En estos meses hemos aprendido a sentir en la lengua cosas que desconocíamos, a leer entre las líneas mas espesas y caminar junto a todos aquellos que nos han llenado con sus enseñanzas y castigos. La presente edición es para ustedes y por ustedes, cada letra es el resultado del esfuerzo y dedicación de las personas que encuentran en la palabra y en la imagen una razón para manifestarse, para gritar mas fuerte, para correr entre piedras. Bestia no precisa mas; sea este entonces nuestro segundo tropiezo que nos hará caer mas y mas alto. . Bestia es suya. Bienvenidos. Gosh Hernández

Editor


5

/////COLABORANENBESTIA////////////////////////////////// //////////////MICHELLEDURAN06//////////////////////////////// ///////////////////////ADRIANESPARZA08/////////////////////// //////////MANUELALONSODELGADO10////////////////// ////////////////////////////////////////LUISVACA12/////////////////// //////////////////FERNANDOAZUL16///////////////////////////// ///////////////////JULIOANGELMORALES18///////////////// /////////////////JUANMANUELCABAÑAS20///////////////// ////////DANIELAARCE22,56///////////////////////////////////// ///////////////////////////RICARDOBALDERAS24///////////// //////////JOANNAANAYA28//////////////////////////////////////// //////////////////////////////////////////CAMILLE30/////////////////// //////////////////////SAULZUNO34/////////////////////////////////// //////////////////////////////MARLENEZERTUCHE38///////// ///////////////MONICAGUZMAN40//////////////////////////////// /////////////////////////////BERNARDOCASTILLO48///////// ////////////JESUSGALLEGOS50///////////////////////////////// ///////////////////////////////XEL-HA62///////////////////////////////// ////////////////////////////////////////BECKYTORRES64///////// //////TEXTOSUNICAZURN70/////////////////////////////////// //////////////GOSHHERNANDEZ74//////////////////////////////


6

COMENZร“ A LLOVER Michelle Durรกn


7

Tormenta en Europa. Ventarrones en Cuba. Terremoto en Chile, un crucero embestido por una ola gigante en el Mediterráneo, y si quieres ñapa, El Ávila en Caracas con ataque de tos. La colectividad un poquito alterada, te tengo de todo: menores de edad matándose entre sí, pedófilos comprando sexo estrecho y…cómo no, el desastre básico que hace al mundo, mundo. Entonces la ballena de sonrisa caricaturesca resulta una asesina. El político le pela el diente a la cámara, apretando la mano de su coleguita encorbatado. Shakira toma su armónica y vuelve en sí. ¡Pero espera! Está temblando en Taiwán. Cifras alarmantes, conmoción, caos y CNN con mucho que hacer. Abres la puerta y sientes el remolino de aire seco que silba suavecito, susurra que de a poco estamos sustituyendo lo humano por lo netamente biológico, lo anatómico por lo plástico. Arriba de esta atmósfera llueve y acá abajo cae lo peor, se cuela lo tóxico. De pronto el agua y la luz son lujos, lo cual parece no afectar la impulsiva cultura consumista y ese ardid comercial de la que esta esfera hace alarde. Se está haciendo difícil ignorar. Esto se torna sanguinario. El mundo está más mundo que nunca. Está como buscando volver a su posición fetal, ya no le interesa compartir matriz con nosotros, plagas abortivas. Se nos va de la mano. Se nos fue. Nos fuimos.

Noé, guárdame un puesto en el arca, que comenzó a llover.


8

Adrian Esparza


9

La puerta se abre. Pasos lentos. Una bolsa de un pantalón negro. Unas llaves. La alarma de un auto. Una puerta que se abre. Se sienta. Los espejos, el asiento, el cinturón. El vidrio baja. El estéreo. El motor. Acelerador a 20. Sus labios en su pecho. “Te amo…” ¡Oh!, el amor, eterno aunque muera, lápida en el vientre de los solos, piedra en el corazón de los muertos. “Yo también te amo”. Un beso. Los ojos cerrados. Las manos desnudas. Un cuarto sin sol. Una esquina. Vuelta. El altar. Un beso. Aplausos. Fotos. Ellos corriendo por un templo lleno de flores por una alfombra roja, corriendo por el largo camino del amor. La limusina. Sus manos apretadas sobre su pecho. “Te amaré por siempre”. Él sonrió. Por siempre es tan poco tiempo… 30 por hora. Otro auto. Él frenó. Colocó sus manos en su rostro. Se miró en el espejo. Sonrió. Direccional. Avenida. Acelerador. Se cuela entre dos autos. Acelera. 50. Mira por el espejo. Ruidos del televisor. Peleas. Ella sale a la tienda molesta. Él busca algo para beber en el refrigerador. Una ambulancia. Muchas sirenas. “Algo pasó”. 40. Cambio de carril. Espejea. “Debí de ser yo”. Sonríe. 50. 60. El amor es eterno aunque muera, aunque se parta en dos, aunque caiga al final de una tumba colmada de tierra. 80. Autopista. 90. Nunca nos quedó bien el negro. Cien. La casualidad no es culpa de nadie. Ciento diez. Tal vez fue tuya. Ciento 20. Tal ve fue mía. Ciento 30. Laca es tu tumba, yo soy tu vela. Ciento 40. El aire golpea en las ventanas. Ciento 50. El destino no tiene lógica, el amor no tiene destino. Siento 60. Desnuda la carretera, las llantas beben asfalto. Ciento 80. Se erige una curva. Ciento 90. Las ruedas bailan; tiemblan. 200...


10

LA NOCHE QUE PERDI MIS OJOS Manuel Alonso Delgado

Un buen día, a altas horas de la noche mis ojos decidieron abandonarme. Pareciera extraño pero así fue. Abrumados por lo que veían en mi vida, decidieron descansar de aventuras y problemas. Se alejaron esa noche desgarrándome la mente. Hace ya unas horas que desperté junto a la inmensidad de mi cuarto. Mis ojos ya no estaban, se habían fugado. Yo triste y sin ellos toqué el espacio que ocupaban y sin poder derramar una lágrima por ellos, volví a la cama.


11

Diseñe un plan de captura en mis sueños, fue así como quise soñarlos pero no pude. Hubiera sido un gran momento para apoderarme de su voluntad y volverlos a su lugar. Pero ellos tampoco se aparecieron en el sueño. Sin saber si es de día o aún de noche, espero sentado junto a la ventana. No espero ver nada porque no puedo. Espero simplemente a que decidan regresar. Espero tranquilo; sereno. Mis ojos me abandonaron y yo estoy aquí... esperando su regreso. En algún libro viejo leí que en los sueños se hallaban las respuestas a los problemas que la vida terrenal presenta y quise seguir buscando a mis ojos. Creo en la independencia; yo empiezo a ser independiente, me alejé de casa y busco independencia. Pero no creo en la independencia de mis ojos, ellos me necesitan. ¿O será que yo soy quien los necesita? ¿a caso ellos podrán vivir sin mí? ¿qué harán en este momento? ¿a quiénes verán? ¿cómo ven la vida sin un cuerpo? ¿se sienten libres? Me dispuse a dormir, mientras todo esto pasaba por mi mente. Sonará irónico pero no pude cerrar mis ojos para dormir. ¿cómo lo haría sin ellos? No pude tampoco encontrarlos en mi sueño. Sin embargo, soñé... Una espesa neblina cubría las calles del centro de la ciudad. Ahí estaba yo, en el más frío de mis sueños. Veía gente pasar y buscaba en ellos la mirada mía. Intentaba seguir las miradas. De repente, sin saber cómo, mi atención se centró en una persona, era un vagabundo que, tristemente, pedía limosna bajo las ramas de un viejo árbol, tan viejo como las arrugas de aquél señor. Lo peculiar de su mirada fue la pañoleta que cubría sus ojos. Me acerqué, los destapé y con mi dedo índice toqué el vacío que compartía conmigo. Al recorrer su rostro, reconocí sus facciones. Cara afilada, orejas pequeñas, boca pequeña. Compartí la cara de espanto que articularon sus gestos cuando me di cuenta. Ese hombre era yo... Al verme reflejado en aquél hombre, me pude dar cuenta que seguiría sin mis ojos por el resto de mi vida. No quise despertar...


12

En cuanto cae el ocaso comienzo a caminar por los tejados de la vecindad, echando un vistazo en cada uno de los departamentos en los que nunca descarto encontrar una sorpresa. Cinco de mis siete vidas dedicadas en cuerpo y alma al placer voyeurista, al procastino y la holgazanería me han enseñado mucho acerca de las maravillas de la doble moral en las vidas ajenas. En mis existencias pasadas no había Internet; la gente era más ingeniosa para hacer sus movidas, lejos del ciberadulterio y los blogs de seducción. En la azotea existe un punto especial, una especie de panóptico que de seguro el arquitecto diseñó para espiar a las inquilinas. Hoy yo usurpo ese lugar usando aditamentos como la visión nocturna felina; disfruto el sucio espectáculo. No toda la gente es interesante. Por ejemplo, en el departamento número 2 vive un adolescente de unos 16 años que se mata a puñetas frente al monitor todo el día. No quiero saber lo que se aloja in vitro en ese teclado. El del 4 es un soltero de unos 38 años, el cual, supongo pasó su adolescencia en alguna institución religiosa, ya que, es aficionado a la pornografía infantil. Las doñas… esas siempre están viendo las novelas del canal de Las Estrellas. Algunas a veces cocinan en ollas grandes, como calderos de bruja, lo cual, me inspira un miedo tremendo; no me gustaría acabar ahí adentro, ya sea con fines mágicos o por el hambre que padecen algunos habitantes del edificio, ¡en serio! ¡he visto meter todo tipo de animales en esas cosas! En el 7 vive un tipo patético pero interesante, se peina con mucho gel para el cabello, usa pantalones apretados, al igual que las camisas, mocasines blancos con

‘tines del mismo color y gorras con cristales de colores que forman calaveras. En mi vida pasada inmediata, sin duda se pensaría que el chaval éste es maricón. No se necesita ser muy perspicaz para agarrarle la movida al tachero del 7; las cosas son sencillas: él vende la droga, los adolescentes la compran y punto. Bien o mal lo mismo me da; no vine de regreso al mundo a jugarme mi sexta vida para hablar de moral. Persianas que no permiten ver el interior, música a volumen alto por las noches, (seguramente para disimular algún ruido extraño). Pero vamos, tengo vidas en este negocio y mi morbo es más grande que sus medidas restrictivas antivoyeur. Aceptémoslo, el tipo parece sacado de un video de los “Guapayasos”, pero ha ido ganando un poco de respeto de mi parte; seguramente en una de mis vidas anteriores a las 5 que llevo fui humano y hombre, al grado que sé reconocer un buen filete miñón a lado de un triste trozo de carne; las adolescentes que se cuelan en su dormitorio son más lo primero que lo segundo, sin contar que entran en la categoría de Fresh Meat. Seguramente algunas de las ingenuas que he visto desfilar por el pasillo se ha vendido por unos de gramos de coca o un par de papeles de LSD; no lo justifico, cada quien se vale de sus medios para conseguir sexo, seguro que Lord Byron nunca se sintió mal por hacer uso de las metáforas y terminar saltando sobre la cama con alguna desconocida. Todos los delincuentes en algún momento bajan la guardia. Un día antes el tipo discutía con una chica, pasaron al forcejeo y ella des- prendió parte de una persiana, regalándome un poco de la intimidad del sujeto en cuestión. Llegó la madrugada del fin de

semana, la persiana seguía rota y yo nunca falto a mis compromisos inmorales. Asistí desde horas antes para husmear entre los vecinos, tal vez la gorda del departamento 1 había convencido a su marido de que introducirle un objeto en forma fálica de colores vivos no sería tan doloroso y entonces podría disfrutar de sodomía casera, dejando para otro día al pervertidor de menores. Lástima, no fue así, los machos de antes son un hueso duro de roer. Tengo suerte en pertenecer a una especie animal que se permite estos lujos nocturnos. Sin duda, de día la vida es más aburrida, llena de oficinas, normas y horarios. ¡Por fin! el hijo de puta pervertidor llegó a casa y con compañía. Al parecer ella está bajo influjos de algo, sólo eso explica que se meta con el tipo que lleva 236 imitaciones de diamantes pequeños en la playera. ¡En toda mi sucia existencia siempre es lo mismo! pareciera que las mujeres tienen una extraña conexión entre su vejiga y la llegada a un lugar nuevo, siempre piden usar el baño a los dos minutos de entrar a solas en un lugar desconocido. Los perros dirían que reconocen el terreno. Las mujeres usan el pretexto de verse al espejo (sigo sin entender su frase de “una manita de gato”), en verdad chicas, mejor aprovechen esas idas para colocarse uno de esos chistosos condones femeninos que hacen más cómoda y placentera la noche. Sería una excelente forma de manifestar la liberación femenina. Después de todo el “Guapayaso” no tiene mal gusto, una bonita hielera pequeña de aluminio que bien podría pasar por enfriador de champagne, un par de vasos tipo whiskeros, de esos cuadraditos y chaparritos; sólo eso faltaba, la cereza en el pastel, un apetecible Green Label, seguro que el


13

{AÚN} Luis Vaca


14


15

mamón no sabe ni lo que se toma pero como es caro asume que es bueno y ellas se sienten queridas porque un inútil gasta unas monedas en embriagarlas. Ya decía yo que el cabroncete este no podía cortejar a una mujer en sus cinco sentidos. Siempre pensé que esas hebillas con un hueco para almacenar drogas eran un mito; seguro los dealers sacaron la idea de Batman o del Inspector Gadget. ¡Vamos chico, has lo tuyo, drógala y fóllate toda la noche a un bulto inconsciente y seco! Se los dije, es patético. Nuestra amiga está de regreso, me gustaría advertirle de la situación, pero esa no es labor para un sucio inmoral como yo. Ella se ha terminado la primera copa y se ve muy mal. Se ha recostado sobre un sofá. El tipo llama tranquilamente por celular mientras ella yace lánguida y desvanecida, con su brazo estirado tocando el suelo del sucio departamento. Ya pasaron más de 30 minutos y el tipo no la ha tocado, debe ser uno de esos enfermos que se lleva horas en perpetrar a su fechoría. ¡Vaya tenemos visitas! por lo visto masculinas, esa chica tendrá una larga noche. Él discute con otros dos hombres que también usan imitaciones de diamantes en sus atuendos. Seguro se van a echar un volado para ver quién va primero. Por lo visto el inquilino no desaprovechó la oportunidad de ganarse unos pesitos; que pena, proxeneta de mujeres inconscientes, sólo eso faltaba. ¡Ya tenemos un ganador! el más fuerte de los tres se dirige hacia el bulto tendido sobre el sofá, la toma por la cintura y la carga cual garrafón de agua. Parece que quiere un poco de intimidad y su compañero ha decidido dársela abandonando el departamento

a toda prisa. Ahora el corpulento con la chica desvanecida al hombro se acerca a la puerta, se despide del inquilino con un gesto como en los vídeos donde los negros se saludan y es más que evidente que se dan dinero; en verdad estos cabrones se trauman con cualquier pendejada; primero scarface; ahora esto. En el estacionamiento del edifico suena un claxon tres veces, el tipo sale cargando a la chica. El inquilino cuenta felizmente sus billetes al interior del departamento. Por su parte el otro tipo continúa con paso firme su trayectoria hacia la camioneta, abre tranquilamente la puerta trasera de la “Lobo” doble cabina; recuesta a su víctima con gesto paternal sobre el asiento, rodea el vehículo, se sube del lado del copiloto y arrancan...


16

AGOBIADO? NO, SOLO CON LAS PE LOTAS POR EL SUELO Fernando Azul

Puta madre, a veces me gustaría poder escribir 50 ó 300 ó 785 poemas y permanecer tranquilo, medio borracho, inmutable, calmado, luciendo como alguien que sabe lo que está haciendo. A veces me gustaría ser uno de esos escritores serios pero cabronzotes, que dicen lo poco que tiene que decirse y después, con todo el tiempo que sobra, hacer cualquier otra pendejada que le saque una sonrisita a alguno de los amigos que han perdido la esperanza. A veces me gustaría, aunque sea, pretender que soy eso que no he sido desde que las musas murieron de calor. Pero ya ni para pretender soy bueno. A veces me hago el tranquilo, disimulo que todo está bien, para no espantar a la muchacha que está cheleando conmigo y a veces creo que disimulo bien; cuando en realidad por dentro parece que llevo 27 Haitís y unos cuantos Chiles; con todo “reubicado”, digamos. Antes, el andar por ahí todo destruido y desesperado era tarea fácil. Pero he perdido la práctica y ahora por cualquier cosa ya me siento perdido. A veces me siento como todo un pendejo por eso, pero veo a mi alrededor y veo que no soy el único así; menos mal ver que no soy el único que se ahoga en un grano de arena; es bueno, pero sólo para mí y mi estado de ánimo, porque para USTEDES, bueno, está de la chingada porque somos nosotros los que evitamos el progreso; qué mal pedo para USTEDES, porque ahora que veo con cuidado; somos muchos, el dolor sobra y todos quieren estar como nosotros... muertos.


17


18

ENCIÓN

Julio Ángel Morales


19

Abrió los ojos, ya no le punzaban. La claridad en el ambiente, la diáfana presencia de los rayos del sol iluminando el ancho de la banqueta le hicieron parpadear en varias ocasiones. La escena era la misma, el mosaico quebrado de la acera, los parquímetros, a lo lejos el puesto de revistas y en esta ocasión una persona recargada en una vitrina de esas que exhiben birotes gigantes para su venta. A diferencia de otros despertares ahora las imágenes no se extraviaban, la realidad se dejaba atrapar. Podía mantener la vista fija sin que se le entrecruzaran los objetos, había dejado de experimentar el vértigo continuo en el que vivía, día y noche, siempre que se mantenía en vigilia. Notó también que su estómago no ardía, ni su cerebro se quemaba, los eternos murmullos no rondaban más por su cabeza, habían desaparecido. Sintió temor. Sin mayores calambres musculares ya, se revisó y de entre sus harapos, en la bolsa del pantalón, palpó el botecito de alcohol rebajado con poca agua. Sus miedos se esfumaron. Antes de dar un primer trago quiso seguir disfrutando ese nuevo despertar ausente de calamidades, por su cabeza pasaban suaves pensamientos y no aquellas voces candentes o esos helados susurros que le acompañaban incesantes. “Tú no te llamas Armando, te llamas Fabián”. A lo lejos divisó un par de policías que se dirigían directo a él, caminaban sincronizados a un mismo paso, en la medida que se acercaban podía distinguir el impecable azul de los uniformes, lo brillante de sus insignias. “Tuviste tres hijos, dos mujeres, una casa”. Cuando llegaron a él, desde el suelo observó los dos pares de botas, con el lustre y las amarras propias de los buenos cadetes. Levantó su mirada para encontrar los ojos de los uniformados. “Jugaste cuando niño, tuviste seis hermanos, madre y padre”. Ambos a un mismo tiempo se reclinaron, le cogieron cada cual del codo y antebrazo, lo sacaron de entre los cartones, el periódico y una sábana sucia, apestosa. “Tuviste momentos de fortuna y esperanza”. Sus pies apenas tocaban el piso, sostenido en ambos flancos por el par de policías. No mostraban agresión, ni enfado, le sostenían encaminándole por la 5 de Febrero. “Fuiste víctima y victimario, viviste lo que pudiste y no llegaste a los 40 años”. Caminaban en línea recta, el andar ligero del grupo se volvió etéreo, la marcha uniforme del par de policías se dirigía hacía arriba, caminaban elevándose veloces, pronto cruzaron el entramado de cables de energía eléctrica. Miró hacía abajo y observó el techo del edificio de la Central Camionera que lo había llevado a esa ciudad, el tránsito por la calle de Los Ángeles estaba cargado, como siempre a esas horas del día. Vino a su mente el recuerdo de aquellos felices días, cuando niño descolgaba guamúchiles de los árboles, llenaba dos bolsas e iba a venderlos a la plaza. Sacó su botecito de alcohol para darle un trago profundo y prolongado, su visión se nubló gris del todo, los uniformados le internaban en una nube espesa de ese cielo azul.


20

RECUERDO DE UNA MENTE TRANSTORNADA Juan Manuel Caba単as


21

En el centro de una ciudad tal vez sin nombre o ya sea muy conocida por ustedes... llamémosla Utopía sólo por darle un nombre... Comienzo a caminar sin rumbo fijo, tan sólo deambulo por estas calles oscuras y descuidadas, buscando un alma que pueda calmar aquella fiera que me consume lentamente mi materia gris. Minutos después vagan pensamientos que están fuera de mi control y mi psiquis; cualquiera pensaría que estoy volviéndome un poco loco. Unas luces a lo lejos me indican un lugar en el que podría socializar unos instantes y tal vez así poder callar las voces que me están consumiendo. Lo que podría llamar coherencia. Parece un lugar cómodo; decido instalarme frente a la barra mientras ordeno una copa para pasar algunos minutos de lo que podría ser un relax de la “civilización” y los problemas del día a día. Una mujer comienza a coquetearme, mientras astutamente decide acercarse a ver como me encuentro... La miro fijamente, podría decirse que con tanta joyería ese vestido de diseñador con encaje y aquellos diamantes que le arrastran hasta la sombra se encontraría perdida o traicionada o quizá algo sedienta de un poco de acción... Mi pregunta a todo esto es ¿qué hace una mujer tan bella en un lugar como éste? Tomó asiento a mi lado y unos minutos más tarde comenzó a charlar conmigo. Su voz era calida y suave, su aroma impregnaba las paredes de mi corazón como si en algún instante de mi vida ese olor me recordara a alguna mujer en la cual posé en mis manos. Estuvimos charlando durante un largo rato... Podrían haber pasado horas, pero aquellos momentos fueron muy satisfactorios a su lado. A su lado, el tiempo dejó de ser indispensable. Aquella noche podría ser diferente de lo que siempre es hace ya algún tiempo... Después de unas cuantas copas y uno que otro martini, decidimos ir a un lugar más tranquilo. Caminamos durante unos minutos por aquellas calles vacías, pero esta noche se sentía diferente o tal vez así quería pensarlo yo...

Unas cuadras después, la mujer paró su caminata puerta y decidió invitarme a pasar; yo tentado por la ocasión acepté su oferta... Me ofreció una copa mientras conversábamos en un bonito y acogedor comedor. Unos minutos después aquella mujer decidió ponerse un atuendo más cómodo. Entró a su alcoba, dejó la puerta de su habitación entreabierta, no sé si para excitarme o sólo por descuido. Un momento después, salió de su recámara con una bata de seda hermosa, se postró al frente mío. Me miró a los ojos y se desnudó. Sus senos eran perfectos, su cuerpo parecía forjado por los mismísimos dioses del Olimpo; sus caderas amplias y majestuosas mostraban la experiencia que cargaba de años... ¿Qué habrían hecho cualquiera de ustedes en mi situación queridos lectores? Decidí seguir su juego, pero mi cuerpo no podia disimular la excitación que en esos momentos sentía; entre besos y caricias la lleve a un sofá que se encontraba cerca del comedor. La recosté lentamente, mientras me desabrochaba el pantalón observando a mi alrededor. Posé mi mirada en una mesita de caoba muy hermosa, pero aquella mesa no fue lo que llamó tanto mi atención, el objeto que lo hizo más sutilmente fue una daga quizá del Imperio Romano –muy hermosa por cierto–. Un objeto tan perfectamente labrado con acabados de diamante y rubí en la empuñadura, pareciera como si estuviera gritándome que la tomara... Perdí el sentido unos segundos y al darme cuenta hice algo de lo que no estoy realmente seguro cómo pasó, se lo clavé en el corazón mientras fornicábamos ardientemente... Aquella mujer no lo soportó. Una lágrima rodaba por sus mejillas y el maravilloso color rojo manchaba el suelo de aquella habitación. En cuanto a la mujer, lo último que escuché de ella al recobrar completamente el sentido fue un suspiro, mientras la rigidez afloraba a su máximo esplendor en su cuerpo ahora frío... Ahora han pasado varios años desde aquel incidente y lo único que ha vagado por mi mente desde aquel incidente fue que nunca supe su nombre. Pero no se preocupen aún duermo apaciblemente.


22

El movimiento esquivo de sus ojos me confundía. No sabía qué pretendía. Quise disimular que estaba ahí sólo por él. No era por la cerveza, ni por la música, mucho menos el lugar, –que debo admitir me era agradable después de observarlo–, pero era como un bono extra. Vestía una camisa, tennis negros y unos pantalones de mezclilla. La primera vez que le vi, estaba haciendo algo con el celular, con sus inmensos ojos totalmente concentrados en la pantalla de esa mierda tecnológica. Tengo ciertas malas experiencias con los teléfonos y he creado una aversión hacia ellos, pero no es momento de hablar de ello. Bastó unas palabras para sentirme intrigada, porque no creo que haya sido atracción... era una intriga que no me dejó en paz desde aquel día, tenía que ver sus movimientos, asimilarlos… quería sentir sus movimientos cerca del mismo espacio, quizá sólo necesitaba sentir; compartir algo. Durante dos semanas me limité a una sonrisa mal esbozada, más bien una mueca torpe que era corres-pondida por cortesía, pero parecía incomodarle mi insistente observación en su cuerpecillo. Era un tipo escuálido, de piel blanca; desaliñado con cierto aire femenino. Era simplemente cautivador. Había algo enfermo en sus movimientos lentos pero desesperantes. Un día decidí no visitar más aquel bar. Había sido demasiado, no era una opción obsesionarse con un mesero quién sabe porqué estúpidas razones, pero ya había sucedido y por lo que sea. Después de una semana de no haber frecuentado el pequeño establecimiento, el clima se mofó de mis predicciones y de una mañana castrantemente soleada, se tornó en una portentosa lluvia; incluso caía algo de granizo. Por azares del destino o por mi subconsciente manejando mis piernas, llegué al sitio tantas veces evitado esa última semana. Sentí una nostalgia asqueante al cruzar la puerta. Era una puerta rojo sangre, sentí una especie de burla por parte del lugar mismo. Una pareja que ya se retiraba me miró a mí, al charco de agua y el lodo que me acompañaba como una sombra líquida; les correspondí con una irónica sonrisa y cuando volvía la mirada a la barra, ahí estaba el engendro de mi obsesión. Me miró y se me acercó con una toalla. -Toma, estas empapada-. No sabía qué contestar, estaba de mal humor y no tenía deseos de entablar conversación ni siquiera con él. -Tenías tiempo sin venir-. -Ya no había para qué-. No me interesaba inventar algún diálogo, sólo quería secarme y largarme a casa. -¿Cuál era la razón?- preguntó con cierto asomo fingir idiotez o quizá era idiota.

No contesté, miré sus ojos que ya no parecían tan verdes y pedí una cerveza -¿Quieres un cigarro también? No preferirías un café, quizá te resfríes-. Yo simplemente no entendía, era atento y amable. Me empujó hacía una silla; me tendió la cajetilla. Titubeé mientras buscaba mi encendedor en la bolsa del pantalón. Sacó el suyo y encendió mi cigarro. Di unas fumadas; miré el piso, era de madera; mis pisadas de agua; el charco debajo de mi silla. Volteé de reojo al espejo de a un lado y tenía el rostro con pequeños moretones rojizos por los hielos. Apenas iba a dar otra fumada y sentí su respiración en la cara; me besó. Pronto estábamos en el suelo con los cuerpos trenzados, como si fueran una continuación involuntaria de carne. Afuera seguía lloviendo. Su jadeo se acoplaba con el sonido del agua. Desperté; a un lado se encontraba el tipo. Me calé sus pantalones, quedaban un poco flojos, pero estaban secos; la camisa. Él seguía durmiendo, se veía como una estatua; era un ser entre repugnante y bello. Era como un secreto hecho persona; algo hermoso pero que uno detestaba. Saqué un cigarrillo de la caja que había en su pantalón, mi pantalón. Me asomé a la ventana y ya estaba oscuro. No había gente en la calle; a decir verdad era una zona no muy transitada. Su cartera estaba detrás del mostrador, eché un vistazo; alrededor de 800 ó mil pesos, una credencial de estudiante, tenía 17 años, estudiaba el bachillerato aún. uUna foto de una tipa con él, quizá su novia, no se distinguía mucho la cara de la chica; otra foto de la mujer pero tomada más de cerca. Era idéntica a mí; me miré al espejo desconcertada. Me quedé observándome; conforme me acercaba mi rostro se deformaba; sentía como si llevara una máscara, pero no recordaba mi rostro. Vi mis ropas en el suelo húmedas aún, eran completamente blancas. Sonó una sirena por la calle. Prendí un pequeño televisor. El resumen del noticiero de las diez. Tres internados del psiquiátrico que se les escaparon. Sentí algo helado en el pecho y punzadas en la parte posterior del cráneo. El suelo tenía manchas rojas. Se escuchó un forcejeo en la puerta; intentaban abrirla. Entraron unos cinco señores de blanco y me sujetaron en el piso; un tipo de bata larga blanca me aplicó una inyección. Sentí un entumecimiento total, sentía los ojos rígidos y deseos de llorar, reír, de gritar, moverme. No podía respirar profundo. Había un charco rojo bajo una silla; el mesero estaba desnudo. Me envolvieron en una especie de sábana con correas y mientras me llevaban hacia fuera, antes de perder la consciencia vi como dos hombres cubrían con una manta blanca a mi secreto.


23

Daniela Arce Due単as


24

No es necesario que me llames No son necesarias las palabras Regresaré de todas formas No son necesarias las ausencias No es necesaria la carencia Regresaré de todas formas No es necesario que nuestros polos opuestos se llamen No es necesario un monosílabo No es necesaria la constelación de Venus No es necesario el sol No hace falta ni estar exhausto No nos falta poner un nombre No hacen falta las alhajas Regresaré de todas formas…


25

DE TODAS FORMAS Ricardo Balderas


26

ODEUP REV

Ricardo Balderas

de tener su edad yo también lo haría Presume a carcajada su ignorancia al punto de retarme o casi hacerlo A mí, la aburrida a libro abierto la desesperante y dichosa de dos curvas rectas La miro, ella, sus amigos e la perfecta adolescencia el cuadro perfecto de ue lamentar mi mal gusto no puedo más que hippie ante su elegante línea sport-snob m ra, a mí la mir mira a antic Sé que me mira, anticuada párpado caído o leyendo, insistiendo ridículamente en el verso un viernes por la noche ccuand and d la gente bebe cerveza o va al cine cuando T en Tendrá 16 apenas y versa gritonamente algunos elementos “k… potasio, b… boro, magnesio, sodio, carbono” los más equivocados, por supuesto imi pero su mirada engreída me intimida será quizá por su línea perfecta de lip lipstick


27

Puedo ver a través de su ventana, sus cortinas son horrendas. Me descanso el cuello en el sillón, a veces ella parece perder la cabeza y las agallas. A veces yo. Ella me vio sentarme en mi balcón, sacudió unas toallas, entró en calor, cayó el vestido y la vergüenza, cayó el refugio. Ella prendió el ventilador, se cubre muy poco, me miró de lejos, caminó descalza.

Tiene tiempo comiéndose las ganas, ella quiere no volver a estar sola, se ofrece tras el alambrado de la calle sin tendencias ni suicidios Ella está enamorada, se mira un poco en el espejo y coquetea, regresa la mirada, pierde la cordura que le queda. Tiene ganas de no estar sola, tiene ganas de salir al parque, tiene ganas de besar con los ojos cerrados, tiene ganas de abusar de la distancia.


28

Durmiendo o muriendo a la ves completa con tu piel y con tus huesos incrustados, llevar tu nombre y volar de la misma ventana. Quiero estar contigo mientras el desencanto nos espera en las escaleras, que espere largo tiempo que muera incluso con nosotros frescos, sentir un calor muy peculiar en el pecho al caminar. Quiero estar contigo, realmente necesito pintarte con colores muy vivos colibríes y flores y leña fresca en el cuerpo, quiero que sientas que sin nosotros somos tan comunes como la leche con chocolate. ¿No te gustaría andar en triciclo por el centro de la ciudad? ¿No te gustaría despertar con orgasmos en el cabello? Estar juntos, asfixiosamente juntos ahora que esto lo permite. Siempre hemos dicho que hay que explotar la vida, explótala conmigo, abramos las puertas del destino caótico, saltemos altivos al peñasco, burlémonos de Nietzsche de Schopenhauer de Platón de Baudelaire, seas nuestra propia doctrina que no le importa la muerte, la vida es el eco de la muerte, la muerte es el sueño del placer más profano.

El vacío me empieza a cubrir con su piel dorada, (aveces pienso que sin ti ya no hay más) el derrumbe en picada de mi condición humana (que absurda necesidad esa de sentirnos amados) tengo la certeza de que la muerte es el beso incondiconal de las buenas noches, (pero complaciente es la idea de despertar siempre acompañados) que la poesía que escribo se refleja a sí misma incompleta, (o tal vez no y así el romanticismo se mantiene vigente en la espiral) sólo sirve para guardar el polvo, (son imprecisos los recuerdos de tu boca) sólo vive para dejar un eco más de todo lo que somos, (de todas esas bocas, todas esas camas y esas manos y esos aromas) sólo está para dejarme sentir menos obscura, (y aún así tu boca) viva, (creyendo o cayendo, no importa, los parió la misma necesidad) desertora de ceder a las olas mi ira, (consumirme paulatinamente) contraponerme al cielo de espaldas también a la Tierra, (almidonarte las manos con mis puras intenciones) sedienta de cavidades deshabitadas, (llenarme algún día la angustia de amaneceres extranjeros) de espacios luminosos, (y el final feliz) de Dios incluso.


CA

con migo Joanna Anaya

29


30

EFI ME RO Camille


31


32


33


34

Quisiera ser una nina

gorda SaĂşl Zuno


35

Quisiera ser una niña gorda En un programa cómico-dramático de TV abierta Enamorada de un niño superficial Que nunca me fuera a ver con pupilas dilatadas Sólo por tener masa mórbida Quisiera ser una actriz pequeña y precoz Escondida en un rincón del set Que se tocara a hurtadillas viendo a su amado cambiar de vestuario Una actriz de televisión pequeña y perversa Que boicoteara la producción para calmar las voces en su cabeza Que hiciera ver como un accidente la muerte de su antagonista delgada Quisiera ser pequeña y horrible para crecer con odio Por sólo obtener los papeles de paje y de idiota Por haber caído duramente luego de reventarse mi burbuja nubosa de ensueño dorado y azul perfecto Quisiera interrumpir mi infancia con un tío pederasta y desgarrar mi futuro con un crimen pasional malogrado Envejecer en prisión y en amargura Peinar mi cabello con una colita ladeada, como si fuera una colegiala palomina Una lolita corroída, aceda De pronto suelta por el mundo para esparcir veneno Con la vida masacrada y una sed de venganza inmensa Ésa quisiera ser yo.


36

Alejandro, tú y yo mantendremos un secreto de carne molida y embutidos helados.

Alejandro, escuchar tu susurro vibrar en mi oído es como pisar mercurio sucio.

Alejandro, tú mantienes limpio mi jardín y mi imagen pública intacta.

Alejandro, juventud morena, vellosidad carnosa, delicioso fruto del amor casual incógnito.

No te apellidas de color rubio, pero sabes a salada oscuridad y delirio palpitante.

Detrás de una mujer feliz, hay una gran servidumbre. Lo sabes tan bien como sabes.

Alejandro, tú me mareas todo el tiempo a cada rato, y te fumo con la lengua como un cigarro canceroso y húmedo.

Entre tus largos apéndices táctiles, Alejandro Nudillos, no puedo pensar en otra cosa que el marfil de tu mandíbula, poderoso instrumento de lubricidad.

Alejandro, tú y yo en el cuarto de lavandería. Me enseñaste que el demonio vive en mí, y está bien. Debajo de mis bragas está el paraíso terrenal con granos y grumos. Tócalo. Alejandro, tú recorriste mis muslos ávidos con yemas de fervor. Estimulaste el hormigueo más profundo y con la punta de una uña me rascaste el prurito que nadie pensé que conociera. El prurito del amor que escose en la conciencia y en la cadera. Que persigue en el desvelo y en la vigilia. Que se enciende con la luz apagada y se apaga con la cama empapada.

Escucha mi respiración agitada, mis alaridos y estertores de libertad. Alejandro Fiel, tu piel es la mejor sábana de ébano para cobijar el tedio de la impotencia y la infelicidad. Me pude haber acostumbrado a tu nudoso abrazo, Alejandro Escuincle, pero nunca quise saber de tus minucias. Calla. Un bisoño misterio parpadea en mi consciencia, Alejandro Roble. Vuelve al nido de serpientes que te vio eclosionar en tan joven barón de uñas mugrosas y aspiraciones inciertas. Hoy la noche y el frío susurran tu recuerdo, Alejandro, que aceito con movimientos oscilatorios que emanan de mi ser.


37

ale jan dro SaĂşl Zuno


38

De tener su edad yo también lo haría, presume a carcajada su ignorancia al punto de retarme o casi hacerlo, a mí, la aburrida a libro abierto la desesperante y dichosa de dos curvas rectas La miro, ella, sus amigos el cuadro perfecto de la perfecta adolescencia, no puedo más que lamentar mi mal gusto hippie ante su elegante línea sport-snob Sé que me mira, a mí la anticuada párpado caído leyendo, insistiendo ridículamente en el verso un viernes por la noche cuando la gente bebe cerveza o va al cine Tendrá 16 apenas y versa gritonamente algunos elementos “K… potasio, B… boro, magnesio, sodio, carbono” los más equivocados, por supuesto, pero su mirada engreída me intimida será quizá por su línea perfecta de lipstick


39

se que me Marlene Zertuche


40


41

OT OÑ O Mónica Guzmán


42


43


44


45


46


47


48

LOS CUERPOS PESAN Bernardo Castillo


49

Los cuerpos pesan. A veces poco, a veces mucho; en ocasiones, sólo lo suficiente como para permanecer en la Tierra. Son difíciles de cargar, cuesta dinero mantenerlos, y al final, es muy difícil estar satisfecho con la propia carne, carne embalsamada de justicia inexorable. Con excepción de los recién nacidos y otros imbéciles, todos estos, revoltijos de masa hambrienta e indefensa, aparte de estos inocentes, los demás, cargamos con el cuerpo que nuestros hábitos han modelado. Unos ni siquiera lo cargan. Son tantos, tantos y tan tristes, los que por las calles andan con la carne deshilachada, aferrada a un hilo, a-rrastrando como sombra. Son tantos, a los que les sobra cuerpo y de alma andan muy magros; con su sangre espesa, con el espíritu de gelatina que se les resbala por todos lados, y en ningún sitio se queda. La carne a salvo bajo la piel me duele, pero también me duele en las sangrantes mesas de los tianguis y carnicerías, tan manoseada y llena de moscas, tan apestosa. Sin embargo, es en el supermercado donde me duele más, tan limpia y charolada, con todo y su respectivo código de barras. Carne posmoderna y prepesada. El cuerpo vivo que fuma, apesta; apesta la boca rabiosa, hiede la cabeza. La mano con la que se sostiene el cigarrillo, también apesta. Mi cuerpo de muerto, también pesa y huele mal, pero no por mucho; ese mismo cuerpo, también se arrastra y molesta, pero no a mí. Hay vivos que cada mañana se paran de la cama sólo para continuar con el rito eterno de arrastrar su propio cadáver. También hay cuerpos, que felices, con sus vestidos de cedro y seda, son la carga de otros muertos rumbo al cementerio. Y también hay, por qué no, cuerpos muy vivos, que solamente sueñan con no estarlo tanto.


50

JesĂşs Gallegos


51

Madi, una mujer como sacada de mis sueños más húmedos. Preciosa por donde se le quiera ver. Con ese encanto que me hacía sonreír hasta en el último trago, hasta un segundo antes que la conciencia me abandonara en esas largas noches de juerga. Más de un hombre me ha dicho que daría su esposa empeñada por una noche con ella, –de haberlo estado, yo lo habría hecho–. Madi podría ponerse encima lo que sea, vestidos largos; la lujuria se perdería bajo la falda y esos tobillos delgados, escotes siniestros; que hasta a Dios le daría sed. Colores de cabello que le hacían resaltar hasta en retinas rotas; nada le disminuye ese encanto, pero su forma de andar, de hablarme, de joderme, de desvestirse, de verme con las pupilas dilatadas, eso es lo que más atrae. Ella es Madi: delgada, clara de piel, ojos, cabello, sonrisa. Sabe vivir, tiene ese ímpetu, esa necesidad por comerse el mundo a grandes y rápidos bocados y aunque sabe que su impulsividad le ha traído consigo los mayores dolores de su vida, no renunciaría a su única forma de vivir. Madi es joven, apenas de 24 años, pero sabe de los buenos encuentros con la noche y de lo fácil que es perderse en ella. No tiene defectos, no podría tenerlos. Puede beber al ritmo de cualquier hombre y ha dejado atrás a más de uno y su elegante forma de inhalar cocaína, haciendo pequeñas Torres de Babel en ese pliegue de piel entre el dedo índice y el pulgar con una precisión y una manía, con elegancia que hasta las la torres iba creciendo hasta tocar el cielo de su fosa nasal. Todo en ella la hace parecer algo divino. La conocí en una fiesta en el departamento de un amigo hace siete meses. Bailaba, lo hacía donde pudiese moverse, donde el espacio se lo permitiera. Al verla sobre el sillón contoneándose mientras bebía lo que hubiese en ese vaso, no podía evitar sentirme excitado. Se movía por toda el lugar; hablaba, gritaba, reía, nunca soltó ese vaso, era amigo de todos, todos la conocían, todos. Yo ahí en el sillón a un lado de la entrada, bebiendo mientras le veía pasar de un lado para otro, de vez en cuando me miraba; me dejaba ver su sonrisa. Coqueteaba conmigo, lo sabe hacer. Pocos se sentaron a platicar conmigo, en realidad no tenías ganas de ello. Madi se acercó, se paró frente a mí con una mano en la cadera y la otra en el vaso con el que jugaba con los labios. Me miró fijamente. -Dicen que escribes. -Y también sé leer. -Me refiero a poemas y cuentos, esas cosas de escritores. ¿Eres uno? -No, todavía disfruto de escribir. -Me ves mucho, ¿Crees que puedes escribir algo de

mí? -Tenlo por hecho. Pero creo que necesito inspirarme un poco más. Se dio la vuelta y me vio de reojo. Me seguía coqueteando. Es dueña de mi atención. Me incitaba. La vi meterse al baño. Me levanté y le seguí. Al abrir la puerta le empujé para que volviese a entrar, me metí también. Cerré la puerta. Ella me miraba con esos ojos de felina sumisa. -Hoy haremos dos cosas. La primera será que me inspiraré con tu sexo. -Oh, me follarás ¿Y la segunda? -Tú a mí. Sonrió. La besé. Desde sus labios tibios, la saliva caliente, el aroma a alcohol y tabaco, su lengua que con maestría se metía hasta en mis miedos, sus senos de arriba abajo, la humedad que le corría por los muslos, todo, todo en ella es perfecto, hasta en ese movimiento raro para bajarse lo justamente necesario el pantalón. Era demasiado. Tocaron un par de veces la puerta, no me molesté en contestar. Horas después, cuando ya la gente escaseaba y la mañana se asomaba, se me acercó. Me pidió que fuésemos a mi casa. Estaba lo suficientemente ebrio como para manejar así que tomamos un taxi. Llegamos. Hasta ese lugar oscuro donde vivía, combinaba perfectamente con esas piernas largas y afiladas. Hizo de desayunar, platicamos algunas cosas, no recuerdo mucho. Nos fuimos a la cama. Volvimos a coger. Dormimos todo el día. En la noche nos levantamos, esperaba a que se fuese; a que dijese lo mismo que todas las demás. No fue así. Se postró como dueña del lugar. Caminaba desnuda dejando a su espalda cegarme. Acomodó algunas cosas. Nunca me molestó que decidiese quedarse. Pasaron un par de días, hablamos y creímos que sería bueno vivir juntos. Recogimos lo elemental de su casa, ropa. Sólo yo trabajaba pero nos alcanzaba para todas nuestras necesidades. Era perfecta nuestra relación. Había fines de semana donde bebíamos solos, completa y enfermamente solos. En esas noches ella me bailaba y me cantaba. “…baby,i’’m gonna leave you…”, y yo bebía en el sillón viéndola incitarme, moverse como un demonio pidiendo el cielo, “…you know i’m gonna leave you…”, viendo como sus caderas venían hacia mí, rompiendo el aire, sonando más dentro y fuerte que mi corazón, “…I can hear it callin’ me…” sacaba la lengua para guiarme a su entrepierna que iba, venía, inquieta, desplazándose en pequeños gemidos, “…and i know that one day baby…” quitándome la botella y bebiendo sedienta del desierto que ella misma creaba, con su cintura dando tumbos


52


53

en mis labios, con sus manos cruzando ese espacio sin dueño, suspirando, gritando, bailando. Terminaba siempre sobre mí pidiéndome, necesitándome. Yo la complacía. Había otras noches en las que llegaba de trabajar, era tarde y al abrir la casa, había tanta gente que tardaba para encontrarla. Ella sonreía, nunca dejó de hacerlo, bebía, reía, bebía, un clico, una necesidad, su necesidad. Le saludaba y me invitaba a beber, pero llegaba tan cansado, que sólo me metía al cuarto a recostarme. Nunca me molestó, jamás, pero era demasiado para mí. O cuando aceptaba su invitación me aburría fácilmente, no era un ambiente que me gustase y mejor me tumbaba a dormir. Jamás peleamos, no había porqué. Nunca faltaba nada. En el refrigerador estaba todo. Dentro estaba lleno de cervezas; en la puerta, una lista de comidas a domicilio. Fueron los mejores siete meses de mi vida. Madi era la mujer, era todo. Una noche llegué a la casa con una botella de whisky. Al día siguiente me iba dos días fuera de la ciudad por mí trabajo. Bebimos como las primeras veces, a tragos limpios, escuchábamos música, terminamos esa botella y abrimos una de brandy. La noche era tranquila, todo estaba en silencio. Se paró sobre el sillón abriendo sus piernas sobre mí. Podía verla completamente. Sólo traía una falda corta sin bragas y una blusa negra; se agachó y me abrió la bragueta. Estábamos demasiado excitados que ella sola se acomodó; su mano me guió para penetrarla, me podía sentir entrando, sus ojos lo delataban, ella hizo todo el movimiento, bajaba, subía, mis manos sobre su cadera controlaban el ritmo; le bajé la blusa para poder lamerle los senos. Todo fue calmado, lento, sin prisas, manteniendo ese ritmo elegante. Terminamos pero no nos movimos, me puso los brazos alrededor del cuello; nos dormimos en esa posición. En la mañana salí de viaje. Regresé después de los dos días, con esas ganas de verla. Entré a la casa y todo estaba en silencio, supuse que Madi habría salido. Pero al sentarme en el escritorio, encontré una carta: Cariño, no puedo soportar más así, te quiero, me encanta estar contigo pero me aprisiona estar sola mucho tiempo y que en esta ciudad donde no hay más que nada, necesito salir, encontrar alguna vida fuera que me desgaste. Renuncié al trabajo. No sé a dónde iré pero volveré. Besos. Madi. Puse la carta sobre la mesa. Encontré la botella que bebimos la última vez, exactamente como la dejamos. Me acomodé en el sillón a beberla.

Los días pasaron. Los fines de semana volvieron a la normalidad de salir a embriagarme solo y encontrar alguna fiesta donde me aburra y termine olvidando donde dejé el auto y regresarme caminando a casa. Los días siguieron pasando. Un mes o dos. No sabía distinguir de un día a otro. No sabía nada de Madi. Un día salí, entré a un bar. Mientras bebía en la barra alguien llega y me da una palmada en el hombro. Era mi amigo, el del departamento donde conocí a Madi. -Hola, cabrón, tiempo sin verte. -Sí, mucho. -¿Cómo te sientes con lo de Madi? -Solitario, ya me había acostumbrado, hace mucho que no sé nada de ella. -¿Cómo? ¿No sabes? -¿Saber qué? -Madi, Madi murió hace tres o cuatro semanas. -¿Qué? ¿Dónde? -Si no mal sé, en Querétaro. Sus padres fueron a buscarla y la enterraron en el DF. Lo vi a los ojos, no era algo con lo que pudiese bromear. Me despedí, pagué y me fui a la casa. Tomé la lista de números telefónicos de ella. Marqué a varios de sus conocidos. Todos sabían de su muerte menos yo. Me tiré al sillón donde estuvimos por última vez, el que más de una vez absorbió nuestro sudor, su humedad, y ahora mi dolor. Podía sólo recordar sus gemidos zumbándome tan cerca que ni llorar podía. Ella es Madi, una… mi mujer.


54

DE LA / MISMA / MANERA/ La forma de andar que tenía era enigmática, no caminaba, esa mujer se deslizaba, se escurría, era como si el piso se moviera con antelación a su pie, aún con el delantal era linda. Los clientes del café se quedaban encantados con la atención, y regresaban. El dueño del lugar estaba muy complacido con la nueva mesera, era amable, bonita y además inteligente; pensó en alguna forma de tirársela. Dita siguió brincando, (no, escurriéndose) entre las mesas hasta las 5:00 de la tarde. Se cambió la ropa, llevaba un vaquero de mezclilla y una blusa sin mangas blanca, holgada, aún así su cuerpo ondulaba dentro de la ropa floja dejando definir su delgado cuerpo. Una bolsa café de cuero con sus libros y otras cosas más. Dobló la esquina y encendió el reproductor, con un ademán de hastío cambió la canción unas diez veces, tiró de los audífonos y cayeron sobre sus pechos; no se resintieron por haber dado a parar en un lugar agradable, era preferible a una oreja. La escuela quedaba cercana a su empleo, 12 cuadras. En el camino había una calle que le resultaba muy interesante, era el punto culminante del camino del trabajo a la escuela; había una casa pequeña, era de adobe, una ventana con herrería en forma de un espiral creciendo, daba al jardín,

Daniela Arce Dueñas


55

bueno si se puede llamar jardín a una malva seca en una maceta y un metro cuadrado de tierra. Cada que pasaba había una niña pelirroja a la que nunca pudo calcularle la edad, puesto que, sólo lograba ver su rostro, una parte del cuello si acaso… tenía una piel salpicada de puntitos, esas que dicen ser pecas y unos ojos oscurísimos; llevaba el cabello suelto y revuelto, como si acabara de levantarse. Cada tarde, Dita pasaba y media cuadra antes observaba desde varios ángulos la contrastante casucha, en comparación a las demás casas de la calle y su aún más contrastante adornito rojo en la ventana. Llegó a creer que quizá era un maniquí de tan quieta que siempre estaba… Aquella tarde pasó por la calle y al no ver a la niña en la ventana, se quedó mirando la casa un rato; ya no le parecía tan atrayente, estaba incompleta sin la cara pálida y la cabellera roja de la ventana. Se dirigió hacia un templo que había por la colonia, olvidándose de las clases. Su familia nunca le había inculcado alguna religión, pero el templo le parecía interesante, se veía tan apacible y a esa hora siempre estaba vacío. Entró. Sus pasos resonaron en los altos muros y hasta le pareció ver como la luz de los vitrales temblaban… era tan… silencioso… se sintió observada,


56

así que salió rápido del lugar. Mientras caminaba, escuchó otros pasos detrás suyo. Después de dos cuadras, volteó irritada; era un tipo de su estatura, joven, con gafas oscuras. Se detuvo. –¿Me sigues?– vaya pregunta, pensó sin poder tragarse el sonido de nuevo para cambiarla. –Es que hueles como a uvas. Ella no contestó, se quedó mirándole desconcertada, e intentando pensar alguna contestación a eso; incluso pensó si había escuchado bien. –Durante una semana he soñado que como un racimo de uvas, no sé si sean verdes o moradas, he sido ciego toda mi vida; no sé que signifique el verde para ti. Bien, decía que he soñado que como uvas frente a una ventana y al ingerir la décima, una mujer me arrebata la última uva que queda en mi mano, sé que es una mujer porque tiene la piel suave y puedo olerla y se va sin decirme nada. Dita se dio la vuelta; comenzó a caminar sin decirle nada; él sintió su partida y la siguió hablándole. –Espera, no te vayas, por favor, dime cómo te llamas, algo… – Era como en el sueño, también le suplicaba que se quedara; sentía como ella corría y despertaba. –¡Esperaaaa! – Dita comenzó a correr, él también... al cruzar la calle, un auto lanzó un par de metros al ciego que quedó inconsciente en el pavimento. Dita al escuchar el claxon, se detuvo y regresó, vio al tipo tendido; se acercó. Llegó una ambulancia y ella también subió, dijo que era su amigo. Despertó y sintió de nuevo ese perfume de la mujer, sólo que ahora había una mezcla de uva, orines, mierda y como a enfermedad. Recordó la más bien patética persecución. Debía ser un hospital. Ella no emitió sonido alguno porque él le causaba miedo. –Sé que estás aquí y sé que no quieres que lo sepa, porque intentas quedarte quieta, pero haces más ruido al intentarlo, tu respiración y tus movimientos son más pesados. Dita no habló. –¿Cómo te llamas?–. Ella estaba aterrorizada por aquel ser. Sus ojos blanquecinos y vacíos se posaban sobre ella, escudriñándola. –¿Por qué no quieres hablar conmigo?–, comenzó a alterarse, gritó, se levantó arrancándose la aguja del suero y en eso cayó en cuenta que no tenía piernas.


57

–¡Puta de mierda!– y se lanzó como pudo sobre ella. La tomó por el cuello mientras ella chillaba y manoteaba intentando quitárselo de encima, pero a la vez que le daba miedo, le daba asco. Con un pie lo lanzó sobre la pared de enfrente, el ciego se golpeó la cabeza y se quedó en el suelo a punto de desmayarse… llegaron las enfermeras. Dita salió del cuarto, subió al ascensor con las manos del ciego marcadas en el cuello; salió del hospital… Subió a un camión sin fijarse que ruta era, sólo quería alejarse del jodido ciego, del hospital. En cuanto llegó a su casa se dio una ducha. Tenía que quitarse ese maldito olor como a uva. Todos los perfumes y cremas del buró, los shampoos, incluso la ropa, los metió en una bolsa de basura, la cerró y la dejó fuera para que al siguiente día se la llevarán. Limpió con lejía la casa entera; otra ducha… mientras el agua fría caía sobre su cara mojándole todo el cuerpo enrojecido de tanto frotarse la piel para deshacerse del olor. No volvió a faltar a clases y cuando ve a un invidente en el tren o camión o donde sea, se aleja lo más pronto que puede con una mano en el cuello y cara angustiada.


58

POR UNA RODILLA DESNUDA Daniela Arce Duenas


59

Apenas había visto tu rodilla desnuda; sólo tu rodilla bastó para prenderme a ti como un parásito; me viciaste con esa imagen a medias, esa negociación de tu carne por mi alma o lo que quedaba de ella por ese entonces. Te acompañé a tu casa que realmente estaba muy distante de donde yo me alojaba. Conté las primeras quince cuadras; después perdí la cuenta, no sé cuánto tiempo hice, no era importante; mientras caminaba pensaba en esa rodilla tuya, tan infantil aún, tan sucia y tú ni lo imaginabas, ¿o sí? ¿acaso te habrías dado cuenta de lo mucho que ansiaba tocar, oler, lamer esa rodilla huesuda de niña-mujer que tu falda escolar a-penas dejaba ver? No pude dormir, recordaba tu uniforme gris, tu blusa blanca arrugada, tu cabello revuelto por el juego; pensé si tú y tus amigas hablarían de sexo. Supuse que sí. Me levanté terriblemente cansado, tenía la sensación de casi haberme acostado. Era tarde, tomé un café; otra vez esa maldita rodilla temblándome en la mente, esperando a completar la imagen de todo tu cuerpo, tenía que verte, era la única manera de sacarte de mi mente. Sí, saldríamos una vez más, te besaría, te follaría y olvidaría. Pero no fue así. Te llamé a los dos días de haberte conocido; me acababan de despedir del trabajo y necesitaba sexo, una distracción a mi más reciente fracaso laboral, era el tercero en un mes; algo iba mal y no me daba cuenta de que yo intentaba levantarme, no llegar tarde, no faltar, pasar el maldito día hasta que me pagaran para poder comprar alcohol, cigarros, algún libro; algo que me hiciera un poco soportable esta vida tan insípida. Nos encontramos en el parque que estaba a un par de cuadras de tu escuela, cuando me percaté de que estaba cazando a una niña de 13 años; me di la vuelta para tomar el autobús de regreso a casa o a cualquier lugar; escuché tus pasos, esos pasos sólo podían ser tuyos, aún sonaban a juego o a muñecas o a algo prohibido para mí. Me tomaste la mano y reíste mientras me decías que odiabas la escuela, era aburri-da, todos eran unos ineptos y cosas como esas. Yo sólo podía concentrarme en tu pequeña mano, tibia, me sentía como un hermano mayor que fue por su hermana a la escuela. Nos sentamos en una banca y no lo soporté, intenté besarte y me esquivaste de una manera que apenas me di cuenta. Ese día no pude morderte esos pequeños labios con restos de paleta, quería probar esos dientecillos pintados de rojo y careados.


60

Al día siguiente nos volvimos a ver; esta vez tú fuiste la que me besó, yo estaba más bien borracho cuando llegamos a mi casa, sólo recuerdo que desperté casi al anochecer y vi ese asqueroso uniforme en el suelo; no lo podía creer, estabas a mi lado, dormida. Me levanté por una cerveza y te despertaste en cuanto la destapé, como si estuvieras condicionada a ese sonido. Nos quedamos viendo por unos momentos, sin decir nada; yo no tenía nada qué decir, lo único que quería era quitarme ese sabor tuyo, ese deseo por tus rodi-llas, por tu cuerpo ultrajado de niña. Había algo en tu mirada, un resentimiento, un reclamo que no podía entender. Te vestiste lentamente, como si fuera muy temprano y apenas te prepararas para ir a la escuela; sólo te observé con detenimiento, fascinado por tus movimientos tan perfectos, tan espontáneos, tenías inocencia de niña que yo te robé un poco esa tarde. Un abril, un abril fue suficiente para consumirme casi hasta la locura por tu sudor secándose en mi piel vieja. Nos veíamos unas cuatro veces por semana, incluso empezaste a faltar a clases, llegabas alrededor de las nueve y te ibas al atardecer. Me hablabas de problemas con tus padres, con tus amigas, con tus profesores. A mí realmente no me interesaba; ahora que lo pienso, yo casi no hablaba, sólo te miraba y llenaba mi visión de tus peinados infantiles, tus calcetas sucias, tus zapatos empolvados, tus risas, tus muecas, tus berrinches y eso me bastaba para no dormir hasta tenerte de nuevo sobre mi cama. Hasta mediados de mayo dejaste de venir, no contestaste mis llamadas. Una semana. Dos. Nada. Cada noche soñaba contigo y despertaba esperando ver tu uniforme colgando de la silla o tirado en el sucio piso o a ti mirando por la ventana, cubierta sólo por la sábana. Fui a tu escuela, pero nunca te encontré. Pregunté a unas cuantas niñas que creí te conocerían, nunca me quisieron decir nada, todas te negaron. Hasta que tuve que dejar de ir, porque avisaron a la policía que había un loco pervertido rondando la escuela. Me planté frente a tu casa, estaba vacía. Parecía que tenía años sin alojar a persona alguna, mucho menos a una encantadora adolescente con sus ingenuos padres, que creen que su hija aún juega con muñecas. Dos semanas. Ni un rastro. La gente comenzó a mirarme extraño, hasta que una mujer mayor de una casa contigua me cuestionó qué buscaba. Le explique que buscaba a una familia pequeña, tres integrantes: los padres, una niña; eran familia, me habían dado la dirección, pero no los localizaba. Me dijo que hacía un medio año aproximadamente se mudó una familia, tenían una niña de unos quince años, ellos trabajaban todo el día, usualmente llegaban a media-noche. Hace unos dos meses encontraron a la chica muerta, abrió las llaves del gas. Era apenas una niña, dijo. Se mudaron de nuevo, al siguiente día de haberla encontrado se fueron. Quizá fue lo mejor, no habría soportado que te metieras con tus profesores o con algún adolescente imbécil de tu edad. Eras mía, mi niña, mi hija, mi amante, mi trozo de carne. Te habría matado yo antes. Casi pierdo mi cordura por una rodilla desnuda en una tarde de abril.


61


62

taxi va

Xel-Ha


questa invimo preludio de la or co as an mp ca las n Sonaro pido! ¿no me vete, anda, muévete rá sible de tu prisa. ¡Mué confuso tarareo no y te quedas con tu e qu ce re pa , no ? es oy del brazo, si do, la hubiera tomado ita gr ra bie hu ”; as ier lo eso de “hub ado antes que.. pero só ns pe ra bie hu o, lid sa no hubiera rebro, mientras idad meteórica en tu ce se mueve a una veloc spués la prisa quietud de la silla, de la en es ec an rm pe tanto, es lo invisible. ía finísima ecisa, pero la lluvia ca No recuerdo la hora pr Habías a. ugad jados durante la madr de os str ra los e br so el paraguas a la vecina y abriendo te as lud Sa . sa ca de salido hasta la calle. bajaste las escaleras o el paso, algo fugitivo, acelerand Tu caminar delataba andar sobre plat, se te escuchaba t, pla t, pla t, pla t, pla tus panplat, peaban la bastilla de as ch e qu s co ar ch s los ruiñoso emán detuvo la esquina donde el ad talones. Llegaste hasta e quiere ir jov..”, la ventanilla: “¿a dónd jó ba r ofe ch El i. tax abriste la un e. Cerrado el paraguas ist mp ru er int toer pu -Al aero r el auto. portezuela para aborda Bajando el frío ni tan importante. El clima no era ni tan , que sería no llovía como anoche ué rq po en as ab ns pe ndose cristal rabrisas autista movié pa pia lim el ; ido ru de mejor algo tando contra él, rio y las gotas explo haciendo gemir el vid entraba con to que hasta el viento len tan a tab es o tod a ahor ra de la ventanilla. dar parsimonia por la ranu veinte cuadras hasta , es Tr . ida en Av r po Avanzó o en la entrada, Aéreo. El taxi se detuv rd va ule Bo el en a elt gangosa vu sobresalto, la voz semi un te dis ” en jov s mo spe“Ya llega o de lo aviones que de uil nq tra o nid so el rtó del chofer co gan y aterrizan. ímetro más – Lo que marca el tax e. ist dij ?bo de le nto ¿Cuá rada, no dió. Lanzaste una mi on sp re aier qu e qu la propina ra, no estaba nzaste a buscar la carte era mucho dinero. Come to para buscarla te levantaste del asien a, ter lan de lsa bo la en nza. ¡Paga trovisor con desconfia re el r po ró mi r ofe ch atrás. El me escuchas?. tu cartera? ¿por qué no y bájate! ¿Dónde esta tras en la bolsa eocuparte pero encuen pr a s za en mi co , en Bi elo número rece ser un billete. Vu pa to tac al e qu o alg o que trasera papel, hubieras preferid el e dic o es a.. no sti 3781 con de o pero no hay ras?). Te pusiste pálid fuera un billete (¿hubie o por una al chofer que has venid s ca pli ex le , ás atr a garle, march no trajiste con que pa ue ..q lo cir de mo có e mujer, qu usa es el amor noble y pura, que tu ca pero que tu causa es o la detienes el vuelo 3781 y que sin en lé sa e qu jer mu a un sa, que no garás de regreso a ca pa le e qu a, tez tris de chofer morirás labras muy rápido, el pa as ch mu s ce Di . se preocupe pero no te das a pausa en tu discurso un s ga ha e qu a ra pe es ra lo miras a los ojos. locos ya cuenta porque ni siquie loco! loco y pobre y los e ch pin n bie tá es d - ¡Uste antera. mientras se abre la gu me tienen harto–, dice al aeropuerto, n destino a… entras co 81 37 ro me nu elo no es Vu re sale y sale, la mano ng sa la s ira sp re d lta con dificu sa, la gente te herida, mancha la cami suficiente para cubrir la scarla. mira… empiezas a bu

63


64

DOPO IL MAUSOL EO Becky Torres


65

-Te haces tonta sola Dalhía, te vi por la ventana al dar la vuelta en la esquina. No engañas a nadie. Andar te restará fuerzas, no debes levantarte. No quiero ni saber qué tanto haces cuando me ausento-, decía entrando y mojando un par de toallas que llevaba al hombro luego de colocar una vasija con agua tibia que sus manos habían cargado desde abajo. Luisa, una mujer un par de años solamente mayor que la religiosa, solía acompañarla a ayudar en las labores domésticas de aquella casa, pero sólo por solidaridad. Ella era considerada ya una artista. Cada estación del viacrucis en la capilla había sido pintada al óleo por ella y contratada por Don Sergio para hacer cada cuadro de la casa. Esperaba como siempre fuera de la recámara a la que sólo la primer religiosa tenía amplio acceso. –¿Anna, está ella bien?– preguntó Dalhía. –Sí, perfectamente. ¿Por qué no habría de estarlo?

–¿no te daría pena? –No, ya no me importa. –Este es uno de tus días malos, ¿no? Me preocupas, cada vez son más frecuentes. –¡Cada vez son mas días que paso sin saber absolutamente nada! Tan sólo tráigala entonces. Acompáñela a la esquina, yo la veré desde aquí. No daño a nadie, por piedad, se lo ruego, no quiero olvidarla. Ya casi no recuerdo cómo era y debe estar muy cambiada. –De qué te serviría, sólo removerías días en tu memoria que no volverán. A veces me imagino que crees que esto es sólo una mala fase. Tu enfermedad no tiene cura, hija mía. Nada de esto va a abandonarte. –Nadie lo tiene más presente que yo.

–Siempre me preguntas lo mismo y la respuesta nunca cambia, ¿no te cansas?

–Debe haberse puesto hermosa ¿no madre? Era una muñeca de niña. ¿Le sienta bien el hábito?

–Precisamente, madre. No sé qué hace, cómo vive, si está contenta o si me extraña…Sólo sé que está bien, pero no sé qué sea eso. ¿Qué significa?

–Ve a tu sillón, recuéstate. No sigas prolongando esto.

LEO

–Significa que se ve bien, significa que ella dice que está bien, que así se siente, ¿qué es? –Está dedicada a Dios nuestro Señor, qué mayor regocijo pudiera conseguir. –Debes olvidarla, hija. Ella está muy bien y honestamente a penas te menciona, no te diría esto si no supiera que te traerá calma con el tiempo. Su vida está hecha y tú vives obsesionada –Déjeme verla, ¡por favor! Es mi hermana, no me pueden prohibir el derecho, la extraño mucho –¿Y arriesgarla? ¿Estas dispuesta? –No me acercaré. Verla de lejos, andar por un pasillo, leer en una banca, rezar junto a una fuente, darle de comer a las aves en un patio, lo que sea, no pido una locura –¿Sabes en los apuros que me metería yo por solamente sacar un pie tuyo de esta casa? La gente rodea y evita la calle, no puedo ir todo el camino de aquí al convento moviendo a las personas, advirtiéndoles que se alejen, y tú, cómo puedes siquiera pensarlo,

–No quiero. –Tengo que asearte, sal de ahí y quítate el ropón. –Déjeme sola. –Estás muriendo Dalhía, lo sabes ¿verdad? lo sientes… –No te preocupes, el Señor te acogerá entre su manto, mientras eso sucede, no puedo dejarte sola. Tu piel se cae, vas a oler mal pronto. –¿Por qué no puedo asearme yo misma? Qué tanto puedo lastimarme, yo soy la que tiene que tolerar este infierno, ¿qué no? soy la que soporta los dolores diariamente, ¿qué podría empeorar? –No sabes lo que dices. –No me importa. –El sólo mirarte te mataría de horror. –De cualquier manera vivo horrorizada, no me está ayudando en nada, por más que usted lo piense. No puede hacer mucho por mí ya. No tiene que regresar


66

–Eres mi cruz, hija mía, yo te he aceptado. –No quiero ser su cruz ¿no lo entiende? –Esto va a matarme de cualquier manera, al parecer mucho más lento de lo debido; de lo conveniente para usted, incluso para mí; no me debe nada. Me hace daño. Qué más le da si es hoy o mañana, nadie va a culparla si me deja sola; su misma conciencia pue-de estar tranquila; debe estar mejor sabiendo que me dejó cuando se lo pedí. Le es más negocio abortar esto, lo haré todo yo misma, aún tengo la fuerza. Mire, sé que usted no lo cree, pero no me siento tan decaída. Hay días que incluso me dan ganas de bailar otra vez, como cuando niña, de correr. –Estas siendo malagradecida y grosera. –¿Cómo, pero será posible? –Esto es una impertinencia. –Pues muy mi pecado entonces, ¡no quedo bien con usted! estoy intentando hacerle una confesión, hablarle de mí y sólo merezco un regaño. Porqué no puede hablarme bien, porqué no podemos ser amigas. No quiero que sólo sea la persona que debe venir a cargar con su cruz, porque el cielo le encomendó a una pobre desdichada cuya infelicidad la hace a usted amargada, del mismo modo sin haber estado enferma. –Me pagan muy bien por hacer esto Dalhía, pero nada vale la pena lo que me dan y si más me dieran, por lo que tengo que soportarte. Ten mucho cuidado, te cierras las puertas sola y no tienes mucho de dónde escoger, soy yo o nadie. –Nadie. ¿De qué otra manera lo quiere escuchar? –¿Te sientes muy mal Dalhía? Te siento peor y me cuesta atenderte cuando te pones agresiva, pero no voy a dejarte. –¡No me entiende! –¿Qué sientes? –¿Qué más le da? –La gente empieza a decir que has perdido el juicio. Se hablan calamidades de tu padre y mucho es sólo culpa tuya.

–Nada he tenido que ver desde aquí, entre cuatro paredes. –¿Crees que no se sabe que sales por las noches a rondar el convento? ¿crees que eres invisible? ¿qué la gente va a pasar por alto ver un montón de trapos vagando como alma en pena? Te ven salir de aquí y nosotros hemos dicho que ya no puedes moverte. Creen que eres el espíritu de tu madre cuidando a sus dos hijas; yo sé que eres tú ¿ni a ella dejarás descansar? Es de lo más inapropiado. –No piensa las cosas antes de decirlas madre. Podría andar desnuda, ¿sería más inapropiado? –Has perdido la vergüenza. –Son sólo palabras. Estoy segura que usted ha hecho cosas mucho más vergonzosas que sólo hablar, es sólo que no las nombra. ¿Insinúa que ha sido mi culpa el que haya mentido diciendo que estoy inmóvil por completo? Yo no la obligué a dar ese falso testimonio. –¿Sabes a dónde te enviarán si confesamos que eres tú la que anda de arriba abajo, inconciente del peligro que significas para todos? –Estoy conciente, es sólo que no podría importarme menos. –Es por ese joven ¿verdad? Estás enfadada porque tu padre te ha prohibido verlo. –¡Es todo! –Eras una joven bondadosa y ya te habías resignado a tu suerte. –No sabe lo que dice ¿quién demonios va a resignarse a esto? Caerme en pedazos todos los días, oler mi propia peste, contar los segundos, sus dé-cimas como si fueran años, sólo esperando que mis pulmones se colapsen, que mi corazón por fin se dé por vencido; que algo en mi cuerpo se compadezca y me haga caer. Me han separado de mi hermana, mi madre ha muerto sin que yo hubiese podido despedirme; el único hombre que se atrevió un día a fijarse en mí sin tener que verme, se acobarda como todos ante mi padre y se da por vencido. No crea que no sé que fue enviado lejos y no me molesta ¡que bueno! yo lo habría hecho irse algún día antes de que pudiera verme así de cualquier modo; pero no quería perderlo.


Que quería llegar a este extremo ¿de verdad lo creen?. . . No. Mi madre murió mucho antes, ¿por qué no puedo morir yo? –Eras joven y fuerte. –Y hace tanto que dejé de serlo ya debió pasar, ¿qué falta? –Es voluntad de Dios, hija. –Dios… Isaac y Valentín habían logrado pasar el día entero sin luz ni gloria; nada qué decir en realidad del confino, hasta que, a eso de las nueve de la noche se escuchó el choque del cerrojo con la llave que abriría un hombre con antorcha, la vieja puerta de madera gruesa y apolillada. Llevaba una charola en la mano y la puso al pie de la puerta; sin decir palabra cerró al instante. Isaac temblando de apetito se arrojó sobre sus manos y rodillas, hacia la charola y cuando estuvo a punto de llegar a ella, Valentín la pateó tan fuerte que envió el traste con todo y alimentos hasta la pared que tenían enfrente, en la que la pequeña reja que se alzaba. –¡¿Te has vuelto loco?!–, preguntó Isaac casi al borde del llanto al darse cuenta que la cadena que lo mantenía firme al cemento de la pared, no daría el largo necesario para alcanzar el pan, la sopa y el puré de papa que ahora se había regado por el sucio suelo. Valentín no respondió. La luz de la luna alumbró un par de ratas momentos después que corrieron a tragar el banquete empolvado e Isaac sólo pudo dar un fuerte respiro de ira para volver la mirada hacía la puerta cerrada, cruzado de brazos. Al día siguiente, al despertar, Isaac fue testigo ya con buena luz del día mientras su compañero aún guardaba el sueño, de cómo un par de ratas muertas yacían tiesas sobre restos de migas, cerca de la charola. Sorprendido, volvió a suspirar; esta vez aliviado y una vez más agradecido con Ortiga. Dalhía despertó asustada viendo a su padre sentado sobre la misma cama, admirándola en su sueño. El velo que solía extenderse desde el techo hasta el piso que rodearía el colchón con todo y sus cabeceras estaba por fuera y don Sergio lo había apartado para poder verla sin ninguna limitación. Ella se incorporó rápidamente y colocando la sábana sobre su rostro aún vendado,

67

se refirió al hombre: –Padre, esto no es conveniente para usted. Aléjese. –Extraño tanto ver tu rostro Dalhía. Déjame descubrirlo. –Usted extraña algo que ya no existe padre; de otro modo no tendría que prescindir en verme. No quiero alarmarlo con mi apariencia, incomodarlo. –Eres mi hija, quiero verte. Dale ese regalo a tu viejo, hoy–, decía Sergio al ir desprendiendo desde la nuca las vendas blancas de la cara de su hija. Da-lhía comenzó a temblar y a susurrar suplicante que dejara de intentarlo pero el continuó hasta finalizar. –Recuéstate, hija. Dejemos que las marcas de la tela desaparezcan–, comentó el hombre sujetando de los hombros a la joven que derramando lágrimas silenciosas atendía a la mirada atenta de su padre, queriendo adivinar en sus ojos qué tanto se había deformado su rostro desde la última vez que la vio; hacía ya unos cuatro años atrás. Ya con la cabeza en la almohada lo observó sonreír con agrado, casi complacido mitigando así su lacerante consternación, pero sólo para en ese mismo instante mirarlo estallar en llanto. Ella avergonzada, giró su rostro y colocó sus manos sobre su mejilla para evadir la mirada ahogada de su padre que le rogó intentando contener su emoción: –No te cubras princesa. Nada hace más feliz a un padre que ver el rostro sereno de sus hijos, nada ha podido corromperte a ti–. Ella seguía resistiéndose a dejarse ver, aún ante los forcejeos del varón para apartarle las manos de la cara. Una vez más, ella se rindió y él pudo contemplarla. –¿El fin está cerca?–, preguntó la joven espantada; con los labios secos de la ansiedad que sentía al percibir el viento rosando su piel sensible y dolorida. –¿Qué harías Dalhía, si pudieses sanar? Si un día despertaras y alguien te dijera que estás mejor, que puedes hacer tu vida como cualquier otra persona ¿qué elegirías para ti? –Padre, ¡basta! –Sólo imagina cariño, si pudiera ser verdad. –Juegas con mi aflicción. Calla padre. –Respira pequeña–, dijo el hombre. Finalmente, después de varios momentos de silencio fue obedecido. –Piensa ¿qué pasaría?


68

–Bailaría noches enteras por las calles. Dejaría a la lluvia empaparme, refrescar el bochorno que tanto tiempo me ha perseguido. Dejaría al sol abrasarme hasta calarme en la piel. Me iría lejos, tan lejos padre. –¿Por qué? ¿a dónde? –Hasta donde mis piernas no pudieran avanzar más, hasta donde sintiera que esta daga que se me atraviesa en el pecho ha sido desprendida por completo y que es este cuarto, esta casa, este pueblo que la tiene sujeta aquí dentro de mi espalda; hasta que no pudieran verse más esta villa, hasta que todo esto pareciera sólo un sueño, un mal sueño el que me tiene guardada en esta cama. Correría tan fuerte. –¿Y yo? –Padre, he aprendido a odiar todo esto con tanto ahínco que convierte mi repudio es lo único más fuerte que mi frustración. Tengo miedo, tengo tanto miedo a este lugar, a este sitio, este rincón en donde me muevo y nadie sabe que estoy aquí, qué hago, qué siento mientras tanto, en qué pienso. Yo misma no sé qué pasa conmigo cuando estoy aquí encerrada. –Estás a salvo. –¡Estoy atrapada! Estoy atrapada en un terror que ni siquiera me deja tirarme al río y ahogarme aferrándome al fondo. No temo morir padre, pero temo ir al infierno si es que yo arrebato mi propia vida; pero luego pienso que ni el infierno mismo pudiera tener menos compasión. Añoro la muerte tanto como mi salud, pero se han vuelto ambas un espejismo. ¡Esta miseria no debiera existir padre! No la he merecido; al cielo consta que nada pude haber hecho tan malo. ¿No es esto una agonía eterna, Señor mío? ¿y no era la eternidad imposible de alcanzar en esta vida? –Hablas de miseria que es lo único que creí que pude haber excluido de tu dolorosa existencia. ¿Nada de lo que te he dado vale algo para ti? ¿nada que provocaría detener tus ansias de irte para quedarte conmigo? –¿De este modo? ¿qué vale padre? Qué puede valer más; qué puede valer menos; todo me tiene en el nada poseo. No hay un precio suficiente para pagar mi rescate. Sufro en una condena, en un destierro, en un martirio y lo mismo da una pocilga que un castillo para soportar tanto.

Me asombra mi propia fuerza y la desprecio. Ojalá y fuera más débil, ojalá me venciera esto de una buena vez y pudiera dispararme al sol sin saber más nada. Pero nada de esto es culpa tuya tampoco. Tú has debido sufrir la enfermedad de tu familia y no sé qué sea peor. No quisiera darte más penas, pero no puedo quitártelas. De ninguna manera podría quedarme. –Hija, yo haría todo lo que estuviese en mis manos para que sin tener que dejar de verte, tú dejaras de penar. Tu ausencia es lo único que me aterra más que verte sufrir así. –No está en tus manos padre. Ni tu buena voluntad me haría el favor. Mas... ¿qué no harías por mí? Nombra algo. –No hay algo. Todo haría, sólo debes pedirlo. –Quítame la vida–, le dijo la joven agarrando fuertemente el saco del hombre que, sorprendido por la propuesta, intentó zafarse de las manos poderosas de la mujer sin lograr más que sólo alejarse un poco. –Hija… –No te costará trabajo, soy un cadáver ya, sólo soy eso, me estarías haciendo el favor más grande, incluso mayor que el haberme dado la vida; quítamela padre, ten piedad ¡te imploro! –El dolor te ha enloquecido vida mía ¿No te das cuenta que lucharía por conservarte hasta mi último aliento? que por un sólo segundo más contigo le arrancaría la vida a un millón, si eso te prolongara minúsculamente la estadía. No entiendes mi posición. –Tú no entiendes la mía. Eres egoísta por tenerme contigo, no te importa castigarme más. –Voy a conservarte hasta la última consecuencia, no puedes hacer nada. –Sí puedo, voy a largarme entonces y voy a aniquilar al que se cruce en mi camino, no va a importarme quién sea, no va a importarme si no puedo ir más lejos que al mausoleo, si mi aliento durará tan sólo hasta bajar las escaleras de esta casa, no me interesa. No puedo estar más aquí. Iré a dar un beso a Anna de despedida y no me verás jamás padre, lo juro. ¡Te lo juro ¡Te lo juro por Dios Santo, por mi misma madre! –Eso harás si te niego lo que pides, eso harás si lo concedo, no piensas en otra cosa que en irte, en


69

dejarme solo. –Decide tú. –Déjame pensar en un remedio mi hija. Un mes Dalhía. Dame un mes para pensar en qué hacer por esto. –No le veo el caso. –Confía en mí. Quiero ver si puedo confinarte, darte un lugar fuera de aquí, sin dejar yo de atenderte. Saldrás de este pueblo, serás libre. –¿Lo prometes? –Lo juro. –Dame un mes para despedirme mi niña. –Un mes, sí. Mil gracias Señor. El hombre con lágrimas en los ojos que no quiso dejarle ver a su hija, le ofreció las vendas para alejarse del cuarto, derrotado y herido. Ella las tomo entre sus manos y las sostuvo ilusionada en su pecho, antes de disponerse a enrollarlas una vez más en su cabeza.


70

unicaZUR


71

Por falta de inteligencia, ella cree firmemente que ĂŠl l hipnotiza Su cerebro, pequeno como el de un polluelo, no comprende que es ella la que se hipnotiza a sĂ­ misma

RN

1916 1970


72

Qu茅 suerte estar antes del principio! Nada puede pasarnos porque no podemos chocar con nosotros mismos Cuando la abandonan un mill贸n de gl贸bulos rojos


73

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

Bibliografia: Noemí Martínez Diez (2007):

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

Esta mañana ella ha enviado al ’hombre blanco’ un cuaderno de dibujos hechos por ella. (…) Y “él” - en respuesta y como regalo– le envía esta preciosa alucinación. ¡Gracias! La imagen desaparece. Ella lo siente. Entonces aparece algo totalmente nuevo, algo quenunca estuvo en su fantasía. Formas grandes -como alas– se acercan flotando, abriéndose y cerrándose pocas, al principio- hasta que, lentamente, la habitación se llena de ellas, y le parece encontrarse en presencia de fenómenos que nada tienen que ver con este mundo. Nadie que ella conozca le ha hablado nunca de semejantes apariciones. Estas criaturas o seres -no puede llamarlas de otra manera- muestran el claro y angustioso propósito de rodearla. Desprenden un algo corrosivo y destructor, y ella siente el miedo, olvidado, de su niñez a lo horrible e inexplicable. Cuando las alas, de un gris negruzco, alas sin pájaro, se acercan demasiado, ella, con súbito temor, levanta la mano y las ahuyenta; durante un momento retroceden a los rincones de la oscura habitación, pero luego vuelven y, poco a poco, se acostumbra a su extraña presencia, (…) Esto la encanta y la horroriza a la vez.

Rot winde den Leib, Brot wende in Leid, ende Not, Beil wird Leben. Wir, dein Tod, weben dein Lot dir in Erde. Wildboten, wir lieben den Tod

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

Arteterapia - Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social 203 Vol. 2

203-213

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw

,bieL ned edniw toR ,dieL ni ednew torB driw lieB ,toN edne ,doT nied ,riW .nebeL rid toL nied nebew ,netobdliW .edrE ni doT ned nebeil riw


74

lies Gosh Hernรกndez


75

Asimilar toxinas con la boca puesta al cielo o las axilas sudando sus inyecciones (de espanto) (de humor efervescente)

Nos miran de tanto en tanto mi asocialidad solo se guarda en frascos de formol barato. Mentir era para entonces la forma correcta de ponernos el mandil.

En las tetas del cementerio (...)

Recurrencia numero cinco. Abrí las puertas de un golpe y el sueño cayo sus piernas embarradas soltaron el olor de los perros. Después nada seria igual. Toma tanto de uno de nosotros de todos un extracto hacer un te con las mías con las suyas con las todas lenguas que muerdan de una vez esta realidad de colágeno y menta.


76

Da el sol mordiendo cantos de avispa se calla (corrompe con las voces tres historias dislocadas) en silencio la nutria nace con los ojos pardos Única que no oía

simple, grises.

los engranes que tenia pegados a la vejiga

un brazo

a través de los espejos armado con la lanza y las vueltas a falta de poder quejarse, no le hacia falta respirar la nuca los dos pares santiguados te cubrían la boca despertándote entonces. cincuenta fantasmas te cubrieron la frente cuando todo parecía un sueño, Única de cabellos morenos no andaba tranquila en la esquina opuesta de los laureles quiso ser una virgen de torso amargo quiso enmaniguarse entre tus brazos sus inconsciente objetivo.

(mas extenso que el otro) le sale de la boca con este araña el cielo y le pinta barajas indescifrables para jugarse la suerte corre entre paramos de niños astutos entre labrera de juguetes con delirios de realidad solo esta, inamovible como las cigüeñas en época de vació.


77

not


78

lies


79

Cocinara entonces recados de palomas con angustia preparara entonces cabras enfermas de tanto sudar

Morirá entonces una jaula de acero inoxidable atrás del pecho de los primeros.

Saldrá entonces hecha vaina una espuela de canto en la garganta sin espina.

Tu como estructura de titanio reforzado como anaquel de libretos con tachaduras ortográficas. cuando habremos de quitar de las calles el miedo a la marca de zebra, cuando habremos de hallar en el carnet la identificación de las almas en línea curva. Cara talco angustia como las noches tantas en que decíamos cóctel de alga en los días de tuertos y televisión abierta. Cuando con las ganas de auditores pueblerinos. Cuando con la iglesia testigo. Yo que sabia abrirte en canal la ropa para sorber extractos de aguamiel.


80

BESTIA LETRAS RETROACTIVAS

Colabora con Bestia Envianos un correo a bestiadireccion@gmail.com ó consejobestia@gmail.com con asunto “colaboraciones”

Te responderemos en breve informandote sobre los requisitos para publicar con nosotros.


81

Escritores/ Fotografos/ Ilustradores/ BESTIA ES SUYA

Banco fotografico: http://www.everystockphoto.com/


82

BESTIA LETRAS RETROACTIVAS

Bestia letras retroactivas No 2  

Bestia letras retroactivas No 2

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you