Page 74

la evolución constante y la aparición de nuevas tecnologías posibilita la mejora continua de los productos y servicios y el valor añadido que puede incorporar el proceso.

Posibles ejemplos de indicadores de la flexibilidad de un proceso serían los siguientes: número de nuevos servicios puestos a disposición del ciudadano, innovaciones y mejoras introducidas en los procesos, reducciones de tiempos de tramitación, servicios nuevos y adicionales

ofrecidos

al

ciudadano, nivel de integración de los colaboradores aliados o proveedores en el proceso de prestación del servicio, etc.

5.5

Criterios de priorización de los procesos a mejorar

La definición de los procesos debe tener como finalidad, su mejora continua, a través de la medición de su funcionamiento y el establecimiento de unos objetivos o estándares.

La mejora de los procesos debe abordarse de forma continua, gradual y no de golpe y de forma global. La mejora y el cambio requieren tiempo y su maduración dentro de la organización, por lo que es preferible hacer las cosas paso a paso.

Por ello, es preciso seleccionar los procesos a mejorar, estableciendo unos criterios de priorización que optimicen el proceso de mejora. Entre los criterios para la priorización en la selección de los procesos a mejorar son fundamentales los siguientes:

A.-

Importancia o peso relativo del proceso en la organización

Parece lógico que la organización centre sus esfuerzos en mejorar aquellos procesos críticos, que inciden de forma directa en los resultados que alcance la organización y en la consecución de su misión, visión (hacia dónde se desea dirigir la organización) y a sus objetivos estratégicos. Asimismo, la organización no habrá que olvidar la sostenibilidad del servicio público.

440

Capitulo IV  

capítulo 4

Advertisement