Issuu on Google+

INICIACIÓN A LA BIBLIA HISTORIA

DE LA

PROM

INTRODUCCIÓN GENERA! Y ANTIGUO TEST-AMENTO

I

Colección «PALABRA INSPIRA


Colección «PALABRA INSPIRADA»

3

INICIACIÓN A LA BIBLIA I HISTORIA

DE LA P R O M E S A

Introducción general y Antiguo

Testamento

POR

WILFRID J. HARRINGTON, O. P.

E D I T O R I A L « S A L T E R R A E» Guevara, 20 - Apartado 77 S A Í Í T A N D E R


Título del original inglésRECORD OF REVELATION; THE BIBLE RECORD OF THE PROMISE: THE OLD TESTAMENT The Priory Press - Chicago, Illinois (USA) Versión del mglés por José M a Ruiz, S. J. y Antonio Parapar, S. J vV

PRÓLOGO Imprimí potest: URBANO VALERO, S

Prep Prov

J

Castilla

Nihil obstat: AGAPITO AMIEVA

Censor

Imprimatur: ENRIQUE DE CABO

Vicario

Capitular

Santander, 30 de jumo de 1967

©

EDITORIAL «SAL TERRAE». SANTANDER

PRINTED IN SPAIN

DEPÓSITO LEGAL. SA

131

-

19*7

ALDUS VELARDE, S. A. - Campogiro, 14 - Santander - 1967

La Biblia es histórica y es doctrinal, y contiene la revelación que Dios hizo a los hombres por medio de sus obras y de sus palabras La Biblia cuenta la historia de nuestra salvación, el desenvolvimiento gradual del plan divino de la redención a lo largo de los dos Testamentos o Alianzas, primero en la Antigua Alianza hecha entre Dios e Israel y mantenida por Dios a pesar de la infidelidad de su Pueblo Elegido, y luego en la Nueva Alianza, abierta a toda la humanidad y sellada con la sangre de un hijo de este pueblo que era también el Hijo de Dios Más aún, la Biblia muestra como todos y cada uno de los hombres deben entrar en esta Alianza y permanecer en ella, alcanzando así su salvación personal Nos dice qué es lo que tenemos que conocer de Dios y del hombre, y qué tiene que hacer el hombre para hacerse aceptable a Dios Esta palabra de Dios va dirigida a cada uno de nosotros como lo fue a nuestros lejanos antecesores en la fe Ella es la fuente de nuestra fe, como fue la de ellos Para alcanzar al hombre y trasmitirle el mensaje de salvación esta palabra se «encarnó)}, así como la Palabra (el Verbo) se hizo carne para lograr la salvación del hombre La palabra de Dios se hizo «el Libro», o -mejor «los Libros» de la Biblia Y de la misma manera que la Palabra hecha carne tomó sobre sí toda la condición humana, excepto el pecado, así también la palabra de Dios se sujeto a las condiciones del lenguaje humano, excepto en el error. Se trasmitió a través de autores humanos en los que la inspiración divina- no supri mió ningún rasgo que les pertenecía como hombres de su propia época de su propio ambiente y de su propia cultura Estas características dis Hntivas varían de un autor sagrado a otro, y se diferencian de las nuestras. La composición de los libros del Antiguo y Nuevo Testamento tuve lugar durante un período de unos mil años, y el último de estos libros se escribió casi dos mil años antes de nuestros días Durante estos tres mil años, la faz del mundo ha cambiado muchas veces Dios hablo a los


6

/

PROLOGO

PRÓLOGO

antiguos israelitas en la lengua de su tiempo, y habló de distinto modo a los que salieron de Egipto con Moisés y a los que volvieron del destierro con Esdras Jesús hablo a los judíos de su tiempo Y nosotros somos distintos tanto de los antiguos israelitas como de los judíos del tiempo de Cristo Los escritores bíblicos que recibieron y trasmitieron el sagrado mensaje fueron semitas que pensaron y hablaron como semitas Nuestro pensamiento no es el mismo que el de ellos y hablamos en términos diferentes Dios constituyo a la Iglesia como guardiana e interprete de la palabra, pero la Biblia considerada como el libro que contiene esa palabra no se ha librado de los accidentes que afectan a la trasmisión de cualquier texto humano Se copio y los copistas cometieron faltas e introdujeron cambios Se tradujo y los traductores no fueron siempre exactos Se expuso, pero los comentadores no siempre la entendieron per fectamente bien A pesar de todo esto el mensaje de la Biblia dura para siempre y es valido para los hombres de todos los tiempos y de todos los lugares Ciertamente la Biblia ha sido siempre el libro más extensamente leído en el mundo y hombres de los más vanados orígenes encuentran en sus paginas la enseñanza de la verdad y una regla de vida Es porque la Biblia viene de Dios por lo que tiene este valor humano universal, y lleva dentro de sí la gracia de la luz para todos los hombres de bueña voluntad Sin embargo, el misterio del mensaje divino en sí y la disparidad de tiempos y conceptos de los que primero la trasmitieron y de los que la reciben hoy constituyen serios obstáculos La Biblia revela su riqueza plena solamente a través del trabajo combinado del exegeta y del teólogo, y puesto que la riqueza de la Biblia es inagotable esta labor nunca se termina Siempre se harán esfuerzos para hallar un texto más puro y una traducción más exacta o para entenderla mejor colocándola de nuevo dentro del contexto humano en el que primero se escribió y para penetrar más profundamente su significado divino por la luz de la fe Incluso como meditación de la vida y obras de Jesús nunca elucidará todo el misterio de su Persona el estudio de la Biblia nunca agotara del todo el contenido de la palabra de Dios El estudio bíblico es un deber para todo estukante que hace uso de la sagrada Escritura al ir desarrollando su propia teología o que busca en ella su alimento espiritual o que la predicara a los fieles Es de mteies también para los laicos o seglares que han adquirido un gusto por la sagrada Escritura gracias al resurgir bíblico de nuestro tiempo y que participan ahora más íntimamente en la liturgia de la Palabra como resultólo de las reformas recientes Uno y otro grupo necesita ser mtroduciio en este estudio y guiado en esta lectura Para unos y otros es para quienes ha escrito el Padre Hamngton esta obra sobre el legado

de la revelación Es un placer poder decir que ha logrado admirablemente su proposito El ha delineado claramente una solida introducción teológica a toda la Biblia Ha hecho uso de las conclusiones mejor sacadas por la investigación moderna al hacer la introducción a los libros tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento Los lectores verán inmediatamente cómo estas posiciones fijadas por la ciencia bíblica concuerdan con la mente de la Iglesia, la guardiana de la Biblia Siguiendo esta guía irán avanzando desde los libros de la Promesa a los de la Realización, y la palabra escrita les dará un mayor conocimiento de la Palabra Encarnada, «Jesucristo, el punto focal de ambos Testamentos, del Antiguo como esperanza suya, y del Nuevo como su modelo, y de ambos como su núcleo» (Pascal) Roland de Vaux, O. P Harvard Umversity Pascua, 1965


INTROD

UCCIÓN

Después de algunos años de experiencia docente, soy más consciente que nunca de que nos falta una introducción a la Biblia en inglés que pudiera formar la base de un curso de Escritura para estudiantes de la Biblia Al mismo tiempo, no hay ninguna obra completamente satisfactoria que se pueda recomendar a los seglares interesados en la Biblia Sería presuntuoso pretender que esta introducción llenase ambas necesidades o alguna de ellas, simplemente es un intento de afrontarlas Está ideado como un libro de texto que proveerá al estudiante de una base claramente definida y dejara al profesor un poco más de tiempo para continuar con su tarea esencial de explicar el texto de la Biblia Puesto que se ha pretendido que sea auto-explicativo, al menos en gran parte es de esperar que pueda servir también para que todos aquellos que no tienen la ventaja de un profesor puedan estudiarlo por sí mismos Tales son, al menos los propósitos, y solamente el tiempo nos dirá si se lograron o no Al decir que no hay ninguna obra satisfactoria, no estoy menospreciando la admirable Guía de la Biblia (1) Sin embargo creo se admitirá que esta obra puede desorientar al estudiante, que prefiere tener la materia presentada más sucintamente y en un orden más sistemático La Guia (o Initiatión Bíbhque, en el original francés) ha sido luego superada por la Introduction a la Bible (¿) en dos gruesos volúmenes—fácilmente la mejor introducción a la Biblia hecha por peritos católicos El lector observara enseguida que me he apoyado mucho en esta espléndida obra Creo poder decir que como consecuencia, esta introducción a la Biblia presenta fielmente los puntos de vista de algunos de los mejores escrituristas de nuestros días (í) A Robert and A Tricot, Gmde to the Bible, t r a d mgl E P Arbez and R P McGuire (New York Desclee, 3 9602), l-II (2) A Robert y \ Feuillet, Introducción a la Biblia (Herder, Barcelona, 2 tomos) W


10

INTRODUCCIÓN

La parte más importante de toda la introducción esta formada por los capítulos tres al seis de este primer volumen, que trata de la inspiración, inerrancia, y los sentidos de la Escritura. En estos capítulos me he contentado con seguir exclusivamente a uno que es una autoridad reconocida en este campo: el Padre Pierre Benoit, O. P., profesor de la Ecole Bihlique y director de la Revue Biblique. El Padre Benoit ha construido, a lo largo de los años, una síntesis imponente. Creo que lo mejor sería presentar esta síntesis ante el estudiante, la alternativa sería presentar y valorar diferentes opiniones Él puede estar seguro de que cada uno de los pasos ha sido cuidadosamente elaborado por el maestro. Otras opiniones sólidas se hallarán en el Apéndice al final de este libro, y se indicarán en las notas y en la Bibliografía. Sólo me queda dar las gracias al Padre Thomas C. Donlan, O. P., de la editorial The Priory Press que me encomendó esta obra; sin su invitación y sus ánimos no la hubiera llevado a cabo nunca. Tengo una especial deuda de gratitud para mis colegas, los Padres Liam G. Walsh, O. P. y Thomas P. Mclnerney, O. P., profesores de St. Mary's, Tallaght, Irlanda, por su costosa lectura de mi manuscrito y por sus valiosas críticas y sugerencias. Estoy agradecido también al Padre Kevin A. Lynch, C. S. P., que me concedió bondadosamente permiso para usar libremente el material de What is the Bible publicado por la Paulist Press y cuyos derechos tiene la Sociedad Misionera de San Pablo Apóstol W. J. H.

ABREVIATURAS USADAS PARA LOS LIBROS DE LA BIBLIA

Gen. : Génesis Ex. : Éxodo. Lv. : Levítico Nm. : Números. Dt. : Deuteronomio. Jos. : Josué. Jue. : Jueces. Ru. : Rut. 1,2 Sam. : 1,2 Samuel 1,2 Re. : 1,2 Reyes 1,2 Crón. : 1,2 Crónicas Es. : Esdras Neh. : Nehemías. Tb. : Tobías. J d t . : Judit. Est. : Ester. Jb. : Job. Sal. : Salmos Pro. : Proverbios. Qoh. : Qohelet (Eclesiastés) Ct. : Cantar de los Cantares. Sab. : Sabiduría. Sir. : Sirach. (Eclesiástico) Is. : Isaías. Jer. : Jeremías. Lam. : Lamentaciones. Bar. : Baruc. Ez. : EzequieL Dn. : Daniel. Os. : Oseas.

Jl. : Joel.

Am. : Amos Abd. : Abdías. Jon. : Jonás. Mi. : Micah (Miqueas). Na. : Nahum. Hb. : Habakuk. Zef. : Zefanías (Sofonías). Ag. : Ageo. Za. : Zacarías. Mal.: Malaquías. 1,2 Me. : 1,2 Macabeos. Mt. : Mateo. Me. : Marcos. Le. : Lucas. Jn. : Juan. Act. : Actos (Hechos). Rom. : Romanos. 1,2 Cor. : 1,2 Corintios. Gal. : Gálatas. Ef. : Efesios. Fil. : Filipenses. Col. : Colosenses. 1,2 Tes. : 1,2 Tesalonicenses. 1,2 Tim. : 1,2 Timoteo. Ti. : Tito. Fm. : Filemón. Heb. : Hebreos. San. : Santiago. 1,2 Pe. : 1.2 Pedro. 1,2,3 Jn. : 1,2,3 Juan. Jud. : Judas. Ap. : Apocalipsis.


PARTE

PRIMERA

INTRODUCCIÓN GENERAL A LA BIBLIA


LA P A L A B R A ESCRITA LOS LIBROS DE LA BIBLIA LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA LOS ESCRITOS BÍBLICOS EN ORDEN CRONOLÓGICO

La Biblia la podemos describir como la colección de escritos que la Iglesia ha reconocido como inspirados, a esta colección se la llama también con frecuencia las Escrituras, la Sagrada Escritura, los Libros Sagrados y, especialmente, el Testamento La Palabra «Biblia» nos viene del griego a través del latín En griego la expresión es ta biblia («los libros»), en el latín posterior esta palabra biblia (tomada del plural neutro griego) pa^ó a ser un sustantivo latino singular, femenino que significa «el libro» De ahí el que, para nosotros, la Biblia sea el Libro por excelencia Aunque es cierto que la Biblia se puede considerai como una gran obra—la obra de un Autor divino— sin embargo, desde el punto de vista humano, la Biblia no es un libro, no es ni siquiera el libro, es una biblioteca, o mejor aún, es la literatura de un pueblo, el Pueblo Elegido, el Pueblo de Dios Como luego veremos, esta es una observación muy importante, un hecho que tenemos que comprender si queremos tener un conocimiento adecuado de la Biblia Nos encontramos con que la Escritura está dividida en dos partes, hablamos del Antiguo Testamento y del Nuevo 1 estamento La palabra «testamento» es una traducción aproximada de la palabra griega diatheke, ella indica la característica fundamental de la revelación, la Alianza o tratado que Dios hizo con el pueblo que h a b n elegido, el pueblo de Israel Este tratado (en hebreo benth), que se renovó mas de una vez, era también un contrato, puesto que también el pueblo,


16

1

LA PALABRA ESCRITA

por su parte, aceptó cieitab condiciones, especialmente la obligación de serle fiel a Él, el Dios verdadero El Antiguo Testamento es la historia de este pueblo a la luz de la Alianza, una historia en gran parte de infidelidad por parte del pueblo—que llevaba consigo inevitablemente un justo castigo—y de una fidelidad indefectible por parte de Dios El propósito de Dios, que era la salvación de la humanidad, se había de conseguir mediante el envío de su Hijo al mundo La venida del Hijo de Dios marcaba naturalmente el comienzo de una nueva era Dios hacía un nuevo y definitivo tratado, sellado con la sangre de Cristo, con un pueblo nuevo, la Iglesia—que descendía sin embargo del antiguo pueblo— El Nuevo Testamento habla del cumplimiento del plan de Dios Este plan existía, no obstante, ya desde el comienzo puesto que los Testamentos, aunque distintos, están íntimamente unidos entre sí El Antiguo Testamento conduce al Nuevo y es la preparación, que Dios hace, para el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento ciertamente sólo se puede comprender plenamente a la luz de su complemento—que es el Nuevo

I. LOS LIBROS DE LA BIBLIA Los judíos, muy sabiamente, tenían una división elástica de su Biblia, hablaban de la Ley, de los Profetas, y de las (otras) Escrituras La Ley, que para ellos ocupaba el primer lugar, consistía en los cinco libros de Moisés, el Pentateuco Entre los Profetas ponían ellos no sólo los libros que nosotros llamamos proféticos, sino también a Josué, los Jueces, Samuel, los Reyes, a los que ellos llamaban Profetas anteriores Significativamente no contaban ellos (como hacemos nosotros) entre los Profetas a Daniel, sino que lo colocaban en la tercera división, las Escrituras, que agrupaban los demás libros Muchas razones aconsejan esta división de los hebreo», especialmente el hecho de que esta división (y esto vale de una manera particular para las Escrituras) no trata de encajar los diversos libros dentro de unas categorías predeterminadas Podríamos explicarlo más claramente de esta forma La Ley (tora)

El Pentateuco

Los Profetas (nebnm)

í Anteriores Josué hasta los Reyes \ Posteriores Isaías, Jeremías, Ezequiel ( y los 12 profetas menores

I

LOS LIBROS DE LA BIBLIA

/ 1) I I 2) Las Escrituras (kethubim) < j f 3) \

17

Salmos, Proverbios, Job—los «grandes>v escritos Cantar de los Cantares, Ruth, Lamentaciones, Eclesiastés, Ester—los «rollos». Daniel, Esdras, Nehemías, 1, 2 Paralipómenos

Desde el siglo X I I I los católicos han venido dividiendo el Antiguo Testamento en libros historíeos didácticos y proféticos Es una división útil, y en general presenta una buena indicación del carácter general de los distintos libros, pero no hay que forzarla demasiado porque, en algunos casos, podría ser bastante desonentadora Sin embargo será útil dar una lista de los libios bíblicos según esta división 1 Históricos El Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números; Deuteronomio), Josué, Jueces, Ruth, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes; 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías, Tobías, Judit, Ester, 1 y 2 Macabeos Hay que notar que en la Vulgata y en Douay 1, 2 Samuel == 1,2 Reyes 1, 2 Crónicas = 1,2 Paralipómenos Esdras, Nehemías = 1 , 2 Esdras pero los nombres que damos en la lista anterior son los aceptados ahora casi umversalmente Nótese además que, puesto que 1,2 Samuel == 1,2 Reyes en Douay, 1,2 Reyes en la lista anterior = 3,4 Reyes en Douay 2 DidáJicos (y poéticos). Job, Salmos, Proverbios, Qohelet (Eclesiastés), Cantar de los Cantares, Sabiduría, Sirach (Eclesiástico). 3 Proféticos Cuatro profetas mayores- Isaías, Jeremías (más las Lamentaciones y Baruc), Ezequiel; Daniel. Doce piofetas menores.

Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás; Miqueas, Nahum, Habakuk, Zefanías, Ageo, Zacarías, Malaquías

En las traducciones católicas de la Biblia muchos de estos nombres se escuben ordmanamente de distinta forma, y lo mismo ocurre con la mayoría de los nombres propios La íazón es fácil de comprender Los nombres propios en Douay están basados en la Vulgata que, a su vez tomó las formas griegas de los nombres tal como se presentan en ]a 2


18

1

LA PALABRA ESCRITA

versión del Antiguo Testamento conocida por el nombre de los Setenta (LXX) Las traducciones protestantes han adoptado la forma hebrea de los nombres Sería muy de desear una conformidad en esta materia y de hecho hay un movimiento cada vez mayor para aceptar las formas hebreas El Nuevo Testamento, basándose en el modelo del Antiguo, se suele a veces dividir en libros históricos, didácticos y proféticos 1 Historíeos. Los cuatro Evangelios, los Hechos de los Apóstoles 2 Didácticos Las cartas de San Pablo a los Romanos, 1,2 Corintios, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1,2 Tesalonicenses, 1,2 Timoteo, Tito, Filemón La carta a los Hebreos Las epístolas católicas-Santiago, 1,2 Pedro, 1,2 Juan, Judas ¿ Proféticos' El Apocalipsis II.

LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA 1)

El Antiguo

Testamento

La formación del Antiguo Testamento constituyó un proceso largo La historia sagrada comienza con la elección que Dios hace de Abraham en algún período del siglo diecinueve antes de Cristo, los orígenes del Antiguo Testamento y las tradiciones que se forman en torno a los patriarcas, se remontan en su origen hasta Abraham, el hombre de las promesas divinas, y a sus inmediatos descendientes Pero fue Moisés, el jefe y legislador nato, quien en el siglo xix formó de una informe multitud de refugiados una nación, puso en pie un poderoso movimiento, y dio el impulso a la gran obra literaria que constituye el don de Israel —y últimamente de Dios —para la humanidad El Pentateuco lleva en sí el sello de Moisés, pero la obra tal como nosotros la conocemos recibió su forma definitiva muchos siglos después de Moisés- en el siglo Vi o mas probablemente en el V antes de Cristo La literatura profética comenzó con Amos y Oseas en el siglo v m y se cerro con Joel y Zacarías 9-14 en el siglo iv a de C Los libros históricos que abarcan desde Josué (basado en tradiciones antiguas que llegan hasta el siglo x m a C ) hasta el 1 Macabeos se escribieron hacia el comienzo del siglo primero El siglo v, que vio la forma definitiva de los Proverbios y la aparición de Job, fue la edad de oro de la literatura sapiencial, pero este movimiento había comenzado ya bajo el reinado de Salomón en el siglo x, aunque el libro de la Sabiduría apareció escasamente medio siglo antes de Cristo Aunque nada hayamos dicho del génesis complejo de cada uno de los libros, basta lo anterior

II

LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA

19

para indicar que la formación del Antiguo Testamento fue lenta y complicada Tenemos que darnos cuenta de que la mayor parte de los libros del Antiguo Testamento son obras de muchas manos, una obra que fue creciendo a lo largo de un extenso período probablemente de siglos Todos los que colaboraron en la producción de cada uno de los libios, ya sea que escribieran la mayor parte o simplemente añadieran algunos detalles, estuvieron inspirados La mayor parte de ellos no se daban cuenta en absoluto de que eran impulsados por Dios, poi eso de momento también nosotros consideraremos tan sólo el aspecto humano de la Biblia y la veremos bajo el aspecto de un esfuerzo colectivo, la obra de todo un pueblo que ha depositado en la Biblia, a través de los siglos, los tesoros de su tradición Es la literatuia de un pueblo, engranada en la historia de ese pueblo Presentaremos un breve esquema de esa actividad literaria desde sus comienzos y lo colocaremos sobre su fondo histórico, de esta forma tendiemos una visión del Antiguo Testamento que facilitara en gran manera nuestro mejor conocimiento del mismo (1) Gran parte del Antiguo Testamento esta basado en la tradición oral La parte que aparece en primer término en nuestra Biblia—el Pentateuco hasta Samuel—se basa en muchas tradiciones orales que se centran principalmente en torno a los patriarcas, Moisés Josué, los Jueces, Samuel, David, y más tarde en una sección de los Reyes, Elias e Isaías Estas tradiciones, incluso antes de que quedasen fijadas en las escrituras, formaban una verdadera literatura «Literatura» es, pnmordialmente, una forma artística, en cierto sentido es incidental el que la mayor parte de las literaturas nos hayan quedado en escritos puesto que la literatura es ante todo materia de palabras y de lengua (sean o no escritas) Aunque, como veremos, los libros bíblicos, tal como nosotros los conocemos, adquirieron su forma definitiva en una época mas bien tardía, esto no hace sino señalar la forma definitiva escrita de tradiciones que habían comenzado, y en muchos casos habían alcanzado un desarrollo completo, muchos siglos antes La fecha de un libro bíblico, con mucha frecuencia, no es ninguna indicación de la fecha del material que se contiene en el libro, y cuando hablamos de «tradiciones» no excluimos la posibilidad—incluso la certeza — de que muchas de ellas pudieron escribirle mucho antes De hecho, como veremos, la actividad literaria posterior en Israel, en gian parte consistió en re-editar los escritos antiguos Por lo tanto, de ninguna (1) Generalmente es difícil determinar la fecha de un libro bíblico Las fechas que se dan en este capitulo son siempre a p r o x i m a d a s Sin embargo dentro de unos limites en esta materia hay p r á c t i c a m e n t e u n a n i m i d a d entre los principales escnturistas católicos modernos


20

1

LA PALABRA ESCRITA

manera ignoiamos o subestimamos la contribución de los siglos anteriores cuando fijamos el comienzo de la Literatura bíblica, entendida estrictamente, en el remo de Salomón Ante el hecho de la agresión fihstea que a mediados del siglo xi, había destruido la amñctionía israelita (la Confederación de doce grupos unidos en alianza con Yavé), Israel hizo su primera intención de organizarse como una monarquía A pesar de las promesas iniciales, Saúl resultó un fracaso, pero la idea de la monarquía no se abandonó Se comenzó nuevamente con David que tuvo éxito al establecer un remo, e incluso un modesto imperio, una situación que mantuvo y explotó su hijo, Salomón Con el fin de llevar la administración del remo y del imperio, surgió una clase de escribas, hombres educados Se guardaron anales del remo y los negocios del estado se anotaron y fijaron en archivos Esto proporcionó la materia prima para los libros históricos Muy pronto en el remo pacífico de Salomón (hacia 970-931 a C ) un escritor de dones excepcionales produjo la pieza maestia del Antiguo Testamento, la breve historia de David 2 Sam. 9-20 y 1 Re 1-2 Un escritor de la misma época de casi tanta habilidad literaria y con una mente muy aguda, trabajando sobre tradiciones antiguas, escribió una teología de la historia que forma una de las cuatro importantes líneas del Pentateuco (2) David (hacia 1010-970 a C ), de cuya habilidad como poeta quedan testimonios abundantes, fue el autor de algunos de los salmos Estos forman el núcleo del Salterio Toda la obra, que recibió su ímpetu original de él, se le atubuyó originalmente a David De la misma forma, la literatura de la Sabiduría, que se desarrolló en los siglos siguientes, se atribuyó a. Salomón, el proverbial hombre sabio, que había comenzado el movimiento entre los Hebreos o, al menos, había creado la atmósfera pan. que brotase Después de la muerte de Salomón, el reino, unido poi D ivid, se dividió e Israel (o el Remo del Norte) y Juda siguieron en .uUlante caminos distintos Un cisma religioso siguió a la división política, quedando solamente Juda fiel, no sólo a la dinastía de David, sino también a la forma más pura de la auténtica religión En Istael un golpe de estado seguía a otro y el culto de Yavé—en los templos c ismáticos de Bethel y Dan—se vio muy afectado de influencias extianjcras. El libro de los Reyes nos da una historia religiosa paralela de los dos reinos Fue en Israel donde aparecieron Elias y Elíseo, los campeones de Yavé en torno a ellos crecieron las tradiciones que hallamos en 1 Re 17-2 Re 1 (Elias) y 2 Re 2-13 (Elíseo) Fue también en Isi icl, durante el remido de Jeroboán II (783-743 a C ) cuando los primeros así (2) El Pentateuco es una combinación de cuatro tradiciones distintas por lo menos el análisis literario ha descubierto las cuatro lineas o directrices

II

LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA

21

llamados profetas (escritores), Amos y Oseas llevaron a cabo su misión, a pesar de que Amos era judío Hacia el mismo tiempo, otra linea de la tradición del Pentateuco, paralela a la tradición Yavista que se había formado en Juda, tomó una forma definitiva Esta tradición del Norte—en su forma final la obra del Elohista como llamamos ahora a su autor—que se enfrentaba con los abusos en el culto a Ya\ e corriente en Israel fue naturalmente mas conservadora que la otra, proponiendo como su ideal la religión del Éxodo y del desierto Poco después de Amos y Oseas surgieron los profetas Isaías y Miqueas en Judá Sin embargo, sólo la primera parte del Libro de Isaías (i e cps 1-39)—e incluso no todo ello—se puede atribuir a este gran Profeta del siglo vin El mismo Isaías nos habla de discípulos que se reunieron en torno a él (8 16) Fueron estos los que publicaron sus profecías, los escritores inspirados que se añadieron luego a la obra de su maestro procedían de la misma escuela que continuó a través de los siglos Mientras tanto, la ti emenda presión de Asina había comenzado a hacerse sentir y los días del Remo del Norte estaban contados Samaría, su capital, cayó en poder de Sargón II en el 721 a de C, la población del país, de acuerdo con la política asina, fue deportada, e Israel, como entidad independiente, desapareció de la historia Antes de la tragedia final, algunos refugiados, hombres religiosos que habían visto el escrito sobre las murallas, huyeron a Judá llevando consigo las tradiciones sagradas Como resultado de esto, bajo Ezequías (716-687 a C ) las dos tradiciones mas antiguas del Pentateuco (la Yavista y la Elohista) quedaron unidas Otra herencia del Norte, traída a Jerusalén en la misma época, fue la parte legislativa del Deuteíonomio (el código deuteronómico, Dt 12-26) Ésta iba a tener un efecto poderoso y de laigo alcance—pero aun no suficientemente estimado El gran poderío que había destruido a Israel amenazó también a Juda, pero este, gracias a la gran previsión de los esfuerzos de Isaías, logró sobrevivir Un siglo mas tarde, Asina, aunque aparentemente en su apogeo, se hundió y desapareció con dramática rapidez En el breve período que ocupó la decadencia de Asina, antes de que su sucesoí el Imperio Neobabilónico pudiera asegurarse, a Juda se le concedió un breve respiro y el joven y piadoso rey, Josías, (640-609 a C ), pudo comenzar una reforma religiosa Una de las primeras obras qne tuvo que emprender fue la restauración del Templo—que se había tristemente olvidado—y durante la obra de renovación se descubrió el «libro de la Ley» (2 Re 22 8-10) Este fue el código deuteronómico que habían llevado a Jerusalén los refugiados de Israel cien años antes y que se había depositado en el Templo, para ser descuidado y finalmente olvidado Ahora al volver providencia'mente de nue>o a la luz, se convirtió en la carta de la reforma y se publicó bajo la forma


22

1

LA PALABRA ESCRITA

de un discurro de Moisés, la primera edición de la obra corresponde a los capítulos 5-28 de nuestro Deuteronomio Se reeditó más tarde durante el Destierro cuando se añadieron los otros discursos de Moisés uno al principio y otro al fin El Deuteronomio (o más concretamente su primera edición) dio el impulso a una obra literaria muy importante La visión deuteronómica era profundamente religiosa y notable por su simplicidad la nación permanecía en pie o caía a medida de su fidelidad o infidelidad a Yavé y a su Ley La historia del Pueblo Elegido se midió con esta regla y el resultado dio la respuesta a un problema complejo El problema era este Por una parte estaban las promesas divinas, que no podían fallar, y por otra una catástrofe tías otra habían humillado la nación, Israel había desaparecido y Juda pudo simplemente sobrevivir Los deuteronomistas (como convenientemente los podemos llamar) vieron muy claramente que todos estos males habían venido sobre ellos porque el pueblo había sido constantemente infiel a su Dios, esta fue la lección obvia de su historia Estos hombres se pusieron a publicar las antiguas tradiciones históricas, dando en esta elaboración a esa historia su propia y especial visión religiosa Pero tuvieron cuidado en no hacer violencia al material y consiguieron su propósito bien por medio de modestas inserciones o bien dándole una forma distintiva Por ejemplo, en el Libro de los Jueces el ciclo de la infidelidad, castigo, arrepentimiento, y liberación en el que se inserta la historia de cada uno de los grandes Jueces, es obra de estos editores Durante el remo de Josías se publicaron los libros de Josué: JuecesSamuel-Reyes, con el Deuteronomio (cap 5-28) como introducción El 2 Re y el Dt se completaron durante el Destierro (587-538 a C ), y al comienzo de este período se publicó por segunda (y última) vez la historia de Josué-Reyes Los Profetas Zefanías y Nahum florecieron durante el reino de Josías, Habakuk fue un poco más tarde que Nahum ambos fueron contemporáneos de Jeremías Da^pués de la prematura muerte de Josías (609 a C ), el Remo de Jada caminó rápidamente hacia la destrucción, sus últimos trágicos años quedaron reflejados en la vida y persona de Jeremías La predicación de este gran Profeta había pasado casi desapercibida—a excepción de que fue perseguido por causa de ella—pero tuvo después de su muerte una profunda influencia Su mensaje lo recogió y publicó su fiel discípulo Baruc En el 587 a C Jerusalén cayó a manos de Nabucodonosor, como ya había anunciado Jeremías que había de suceder, y sus habitantes fueron deportados a Babilonia. Este debió parecer el fin, pero en los secretos designios de Dios el Destierro había de ser el crisol en el que la religión de Yavé se purificó de toda he-

II

LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA

23

rrumbre, este hecho marca también un momento decisivo en la formación de la Biblia Paralelo a este movimiento deuteronómico hubo otro, cuyo representante es la Ley de la Santidad (Lv 17-26) Este movimiento estaba inspirado por la visión de la clase sacerdotal que insistía en la santidad de Yavé y que describía a la nación como el pueblo sacerdotal cuya vida era una liturgia Ezeqmel, que fue transportado a Babilonia con otros judíos algún tiempo antes de la caída de Jerusalén, probablemente en el 598 a C , era un fruto de esta escuela, mientras que su contemporáneo, Jeremías, estaba más en la línea del Deuteronomio Durante el destierro, los sacerdotes, apartados ahora del Templo y de su culto, volvieron a las antiguas tradiciones, especialmente a la tradición mosaica, y las editaron y presentaron desde un punto de vista marcadamente cúltico Casi toda la legislación desde el Génesis hasta los Números pertenece a esta tradición, aunque incluye además mucho géneio narrativo, y después del Destierro, fueron los sacerdotes los que dieron al Pentateuco su forma final No todos los judíos habían sido deportados, algunos quedaron y estos de cuando en cuando venían a llorar sobre las rumas del Templo En estas circunstancias es cuando tomaron forma las Lamentaciones Está umversalmente reconocido que esta no es obra de Jeremías, aunque la Vulgata le atribuye el escrito, pero no así la Biblia Hebrea Baruc, que en la Vulgata viene inmediatamente después de las Lamentaciones, data de una fecha incierta En Babilonia a los desterrados los confortaba un profeta anónimo, un tardío, pero auténtico discípulo de Isaías, su obra, que se compuso en los años anteriores al 538 a C (cuando Ciro el Grande, después de tomar Babilonia, permitió a los judíos volver a Palestina), se contiene en Isaías 40-55 Estos capítulos marcan la cumbre teológica (y poética) del Antiguo Testamento Muy pronto después de la vuelta a Jerusa'én, otros miembros de la escuela de Isaías añadieron al libro de Isaías los capítulos 56-66 Ni fue tampoco este el final, puesto que en el siglo quinto los capítulos 34-35 y 24-27 cerraron finalmente la obra que había comenzado en el siglo octavo Peí o con el Segundo Isaías (como llamamos al desconocido autor de Is 40-55) la profecía había alcanzado su cúspide, luego declinaría gradualmente para desaparecer el en siglo cuarto, hasta el tiempo de su plenitud Los primeros desterrados volvieron desde Babilonia a Jerusalén el año 538 a C , el Templo y la ciudad se reconstruyeron Los profetas Ageo y Zacarías (sólo los capítulos 1-8 de Zac. pertenecen a este período) promovieron y apoyaron la obra de la restauración. Al comienzo de este período —lo más tarde a principios del siglo quinto — quedó fijado ya finalmente el Torah El Deuteronomio, puesto que


24

1

II

LA PALABRA ESCRITA

completaba la historia de Moicés, se sepaió de la gran obra histórica (Josué-Reyes) y se unió a los cuatro primeros libros de la Biblia El Pentateuco comenzaba a existir El pequeño Libro de Rut se escribió probablemente poco después de la vuelta (aunque pudo haber aparecido antes del Destierro) El último de los profetas apareció en los siglos quinto y cuarto el autor (o autores) de Is 34-35, 24-27, Mal , Abd , Jocl y el autor de Zac 9-14 También en esta época, es decir, especialmente en el siglo quinto, floreció otro tipo de literatura No era de ningún modo un estilo del todo nuevo, puesto que ya bajo Salomón había aparecido una visión practica que se expresaba en dichos y máximas que gobernaban la vida de cada día «Por la palabra «sabiduría» tenemos que entender no solamente un conocimiento enciclopédico de todo lo que hay bajo el sol, sino también la definición concisa de todas las formas del comportamiento humano, en particular el arte de ser un perfecto caballero Este arte, tan indispensable para conseguir un porvenir brillante, se había practicado durante siglos en Egipto» (3) Sin embargo en Isiacl esta sabiduría practica, al menos hasta cierto punto, iba siempre mspnada por la fe en Yave, tendencia esta muy marcada después del Destierro En el siglo quinto tomó su forma final el Libro de los Pioverbios (partes del cual se remontan a los tiempos de Salomón) y un poco después apareció la obra maestra poética de la Biblia Job El Libro de Job no es de ninguna manera la única obra poética de la Biblia En primer lugar están los salmos David compuso sin duda alguna algunos de ellos y su número continuó aumentando constantemente La construcción del Segundo Templo (después de volver del Destierro) y el re-establecimiento del culto del Templo dio un nue-^o impulso a la composición de estos poemas litúrgicos y a la adaptación de los salmos antiguos A fines del siglo cuarto es muy probable que estuviera ya completo el Salterio, tal como lo conocemos hoy En el mismo siglo hizo su aparición el Cantar de los Cantares Los escritos históricos no terminaron con el Destierro y la restauración dominada por las figuras de E c dras y Nehemías, tuvo también su historiador Los libros 1,2 Crónicas, Esdras, Nehemías (cuatro libros en nuestra Biblia), forman en realidad un solo volumen, la obra de un único autor a quien llamamos con toda piopiedad el Cronista En la primera parte de la obra (1 2 Crónicas) el autor sigue, en gran parte, los Libros de Samuel y los Reyes En la segunda parte depende de las relaciones de Esdras y Nehemías y de otros documentos del mismo peí iodo Se señalan estas diferencias entre el 1,2 Crónicas y Samuel-Reyes, porque mientras el «egundo es una historia religiosa, (3) L H (Camden N

Grollenberg, Shorter Atlas J Nelson, 19fcf) p 94

of the Bible,

tiad

Mary F

Hedlund

LA FORMACIÓN DE LA BIBLIA

25-

el Cronista escribió una teología de la historia Lo mi c mo que los deuteíonomistas él ha sacado de la historia de su pueblo un mensaje religioso, pero el Cronista usa el material con mucha mas libertad que aquellos El escribió para sus contemporáneos y les hace \ e r una y otra vez que la existencia de la nación depende de su fidelidad hacia su Dios, quería hacer de su pueblo una comunidad santa en la que se pudieran al fm cumplir las promesas hechas a David La obra «e escribió en el siglo cuarto, exactamente antes de la venida de Alejandro Magno Algo antes en los días de Esdras, y en oposición a una visión estrechamente nacionalista, el autor de Joñas, un brillante satinsta, señaló con especial relieve la providencia umveisal de D±os Y hacia la misma época el libro de Tobit, en forma de una novela moderna, exalto la providencia diana de Dios En el 333 a C , con la conquista por Alejandro de Siria y Palestina, comenzó en Judá el período Griego Para los judíos, o al menos para aquellos que eran fieles a sus tradiciones esto quería decir, no la asimilación de la cultura griega, como ocurrió en todas las demás partes, sino la resistencia al sistema de vida de los griegos Una indicación de esto puede acaso verse en el florecimiento de una género literario típicamente hebreo, el midrash (1) Este genero influyó ya en la obra del Cronista pero es sobre todo al comienzo del periodo griego cuando encontramos desarrollado el midrash bíblico También podemos poner en este período (hacia mediados del siglo tercero) el Qoheleth (Eclesiastés), y un poco más tarde, hacia el 180 a C , otio escritor sapiencial, ben Sirach, escribió el Sirach (Eclesiástico) Pronto tuvieron los judíos que enfrentarse con una grave crisis Cuando Antíoco IV (175-163 a C ) ocupó el trono de Siria, determinó obligar a todos sus subditos judíos a adoptar el estilo de vida de los griegos La consiguiente persecución religiosa provocó la revuelta de los Macabeos que empezó en el 167 a C Hacia el fm de la primera parte de la lucha (167-164 a C ), publicó su obra el autor de Daniel con el fm de animar a sus compatriotas La primera parte de la obra {Dn 1-6) es un midrash, y en Dn 7-12 nos encontramos con u n ejemplo perfecto de una forma literaria judía que estaba en boga entonces el Apocalipsis Daniel apareció exactamente antes del 164 a C (En una fecha posterior se aumentó el libro con la adición del capítulo 3 24-90 y los capítulos 13-14 ) Ester se escribió poco después de Daniel Las últimas obras históricas de la Biblia captan el espíritu de la época revuelta de los Macabeos Hacia el año 100 a C se publicó el 1 Macabeos El 2 Macabeos compuesto en griego y adaptado de la (]) Mtdra^h es un método de exegesis que se desarrolló ya t a r d t en el Judaismo queda plenamente explicado en la 2 a p a r t e de este libro Historia de la Promesa W F H a r n n g t o n


26

1.

LA PALABRA ESCRITA

obra de cierto Jasón de Cuene, es un poco anterior, hacia el 120 a C Se ocupa mas o menos del mismo material que el 1 Macabeos, y como él es también un escrito histórico, pero es oratorio en su estilo y tiende a tratar detalles con cierta libertad El libro de Judit, un midrash, apareció a principios del siglo primero Si los judíos de Palestina resistieron efectivamente a la helenización, algunos de los judíos del importante centro de Alejandría asimilaron con éxito el pensamiento griego sin sacrificar sus herencias judías La última obra del Antiguo Testamento, el Libro de la Sabiduría, la escribió uno de éstos Sm embargo, aunque es un producto de la escuela Alejandrina y se escribió en griego, no se ha de exagerar el influjo griego, su autor no fue un filósofo sino un auténtico «sabio» de Israel. 2) El Nuevo Testamento El Nuevo Testamento se distingue del Antiguo en muchos aspectos importantes, pero se parece al Antiguo en estar estrechamente unido a la vida y a la evolución del pueblo, el nuevo pueblo de Dios: la primitiva Iglesia De un modo parecido, aunque el cuerpo del Nuevo Testamento se formó dentro del siglo primero de la Era cristiana, con todo su génesis es también compleja Y de la misma forma que los judíos consideraron los cinco libros de Moisés, la Ley, como la primera y la más importante parte del Antiguo Testamento, así también los cristianos consideran los cuatro Evangelios como el corazón del Nuevo Testamento Estos tienen su origen en la predicación apostólica, pero los tres primeros Evangelios, tal como los conocemos, no aparecieron hasta una generación o mas después de la resurrección Marcos data del 64-65 d C , Mateo y Lucas, de una fecha inmediatamente anterior (o tal vez, inmediatamente postenor) al 70 d C , la fecha de la destrucción de Jerusalén por los romanos San Lucas escribió los Hechos de los Apóstoles poco después de su Evangelio Durante este tiempo, entre los años 51 y 67, había escrito San Pablo sus epístolas, o cartas, a vanas iglesias, que tratan con ñecuencia de problemas especiales En estas cartas hallamos el comienzo y el primer desarrollo de nuestra teología específicamente cristiana, leyendo entre líneas podemos aprender en ellas bastante sobre la vida cristiana y las dificultades de la primitiva Iglesia La Epístola a los Hebreos la escribió poco antes del 70 d C un discípulo de San Pablo Santiago aparece en el 50 d C , o, más probablemente, en el 58 d C , San Pedro escribió su epístola (1 Pedro) hacia el 64 d C De las otras epístolas «católicas» (así llamadas porque la mayor parte de ellas iban dirigidas a los cristianos en general) la de Judas y la 2 Pedro se escribieron en la década 70-80 d C , y las 2, 3 Juan, seguidas de la 1 Juan,

III

LOS ESCRITOS BÍBLICOS EN ORDEN CRONOLÓGICO

27

se escribieron en la última década del siglo El Apocalipsis, un libro que no es tan misterioso como parece, data en su forma final de una época cercana al 95 d C El siglo de los acontecimientos más importantes de la historia había ya casi terminado cuando se publicó el Cuarto Evangelio Todo lo que se ha dicho sobre la formación de ambos Testamentos no está de ninguna manera fuera de propósito, sino que tiene una importancia practica en nuestro estudio de la inspiración. No se trata sólo (esto vale sobre todo para el Antiguo Testamento) de que no podamos saber el nombre de los autores de muchos de los libros; si el problema fuera sencillamente éste, no nos preocuparía puesto que podemos decir que el autor—quienquiera que fuese—estuvo inspirado Sm embargo en la practica muy pocas veces podemos señalar a un individuo concreto como el autor de todo un libro Hemos señalado, por ejemplo, que Isaías contiene material que abarca desde el siglo octavo al siglo quinto Nuestra noción de inspiración debe ser suficientemente flexible para acomodarse a este caso y a otros semejantes Habrá quedado ya suficientemente claro por ahora que el Antiguo Testamento es el resultado último de un esfuerzo colectivo Lo mismo vale proporcionalmente para el Nuevo Testamento, especialmente para los Evangelios La obra de un evangelista no era una empresa privada de un individuo, en realidad el evangelista era el último eslabón de una cadena El Evangelio, fundado en las obras y palabras de Cristo, se vivió primero en la Iglesia, y el evangelista, aunque inspirado él mismo directamente por Dios, fue también el portavoz de una Iglesia guiada por el Espíritu de Dios De esta forma, el Nuevo Testamento, no menos que el Antiguo, da testimonio de la verdad de que la palabra de Dios escrita, lo mismo que su Palabra (Verbo) Encarnada, vino suavemente, sosegadamente a nosotros, creciendo y desarrollándose hasta el momento de su manifestación a los hombres Los escritores sagrados eran movidos por el Espíritu de una manera especial, pero la larga preparación que coronaron sus trabajos fue toda ella parte del plan salvífico de Dios, de su solicitud por el Pueblo Elegido, el Antiguo Israel y el Nuevo III.

LOS ESCRITOS BÍBLICOS EN ORDEN CRONOLÓGICO

Conviene dar una visión esquemática de los escritos bíblicos indicando la fecha aproximada de cada uno de ellos El orden cronológico correcto, que irá manifestando el desarrollo constante dentro de la Biblia, es, naturalmente, esencial para una comprensión inteligente de la Escritura


28

1.

LA PALABRA ESCRITA

En cuanto a los libros del Antiguo Testamento, el título de «¡Otios Escritos» sugiere que las obras que se nombran bajo ese encabezamiento no pertenecen en realidad a las categorías en las que se los coloca tradicionalmente. Por consiguiente, es mejor colocarlas aparte, puesto que hay que estudiar esas obras una por una y hay que determinai su particular forma literaria. En el Nuevo Testamento el encabezamiento agrupa simplemente los escritos que no aparecen bajo otros títulos. SIGLOS A C

13

12-11

10

ESCRITOS HISTÓRICOS

III SIGLOS A C

b

FSCRITOS PROFÉTICOS

Moisés C o m i e r z o d e la l i t e r a t u r a del Pentateuco Josué Tradiciones d e la Conquista J u e c e s T r a d i c i o n e s d e los J u e c e s

S a l o m ó n ( h a c i a 970-941) 2 Sam 9-20 y 1 Reyes 1 -2 L a t r a d i c i ó n Y a v i s t a q u e d a fijada

LOS ESCRITOS BÍBLICOS EN ORDEN CRONOLÓGICO

LSCRITOS HISTÓRICOS

\ n t e s del Destierio D u r a n t e el D e s t i e r r o (587-538) S e g u n d a (v final) edición d e ] Deuteronomio P r i m e r a edición d e Josué-JuecesSamuel-Reyes L a t r a d i c i ó n s a c e r d o t a l q u e d a fijada después del Destierro

5

E l Pentateuco

4

Crónicas Usaras

3 9

8

7

Elias y Elíseo Tradiciones subyacentes en 1 Re 1 7 - 2 R e 13 L a t r a d i c i ó n E l o h i s t a q u e d a fijada

E l Código D e u t e r o n ó m i c o q u e d a fijado

E n t i e m p o d e E z e q u í a s (716-687) se c o m b i n a n l a s t r a d i c i o n e s Y a vista y Elohista E n t i e m p o s d e J o s í a s (640-CÜ9), la p r i m e r a edición d e l Deuteronomio ( D t 5-28) L a p r i m e r a edición d e l a h i s t o r i a deuterocanónica, Josué-Reyes

Amos Oseas Isaías (1-39) Miqueas

Zejatiuis Nal/mu IJabiiknU

2

2

Macábeos

1

1

Macabeos

q u e d a fijado

Neheniías

ESCRITOS

29

PROFÉTICOS

Jeremías, Ezequiel Lamentaciones Segundo

Isaías

Ageo,

Zacarías

Isaías

(1-39)

(40-55) (1-8).

Isaías (^4-35; 24-27) Malaquías Abdías

Joel Zacarías

(9-14)


30

1

SIGLOS A C

LA PALABRA ESCRITA

SABIDURÍA Y LIBROS POÉTICOS

r S C R I T O S D E L NUEVO TESTAMENTO

OTROS

51

13 12-n

10

EVANGELIOS Y HTCHOS

ESCRITOS

D a v i d ( h a c i a 1010-970) C o m i e n z o d e los Salmos Salomón

C o m i e n z o d e la l i t e r a t u r a cial

56

(¿Fihpenses?)

57

1 Corintios 1 Gálatas 2 Corintios

57-58

Romanos Santiago

58 8

7

61 -6 ¿ Muchos

OTROS ESCRITOS

1, 2 Fesalonicenses

Sapien

9

TPISTOLAS DE SAN PABLO

(( Füipenses'') Colosenses ¿./estos Filemón

Salmos 64

1

Pedro

6 64-65 5

Proverbios

Job

4

Rut Joñas Tobías

Salterio c o m p l e t o Cantar de los Cantares

Marcos 1 Timoteo Tito

65

2

67 68-70

3

Qoheleth

2

Sirach

Baruc Daniel Ester

3

Sabiduría

Judit

Hebreos

Timoteo

Mateo Lucas Hechos

70-80

Judas 2 Pedro

90-100

Apocalipsis 2 Juan ¿ Juan 1 Juan Juan


LA PALABRA DE DIOS A LOS HOMBRES

LAS DOS ENCARNACIONES EL PUEBLO DE LA PALABRA

Nosotros creemos que la Biblia es la palabra de Dios, y así es en realidad. Sin embargo, posiblemente ninguna otra verdad ha sido mal entendida con tanta frecuencia e insistencia como esta. Todavía hay muchos que imaginan que Dios nos habla en cada palalra de la Escritura, y que habló así también a los contemporáneos de Moisés, de los profetas, o de los sabios. El pensar así es concebir mal la manera que Dios tiene de tratar con nosotros. Si Dios condescendió en lablar a los hombres, decidió no solamente hablarles en la lengua de los hombres, sino que habló a los hombres en una lengua que pudieran entender aquellos a quienes se confió primero su palabra, aquellos que escribieron la Biblia, bajo su inspiración. Dios nos habla realmente, pero a través del pueblo del Antiguo Testamento y a través de los cristianos del siglo primero. I.

LAS DOS ENCARNACIONES

Antes de pasar a considerar esta verdad capital, hemos de tratar de caer en la cuenta de lo que lleva consigo el hecho de que Dios hable a los hombres. Tal vez la mejor manera de comprender esto sea seguir la línea de los Padres que apuntaban a un paralelo entre las dos encarnaciones del Verbo de Dios: en la lengua humana y en la carne tamaña. De la misma forma que sabemos que el Hijo de Dios se hizosemejante a los hombres en todas las cosas, excepto en el pecado (Heb 4:15), 3


II 34

2

EL PUEBLO DE LA PALABRA

33

LA PALABRA DE DIOS A LOS HOMBRES

así también podemos decir que la palabia escrita de Dios se p a u u en todo al lenguaje humano, excepto en que no puede contener enoi formal Podemos, y hasta debemos, seguir más adelante con el paralelo Cristo no es sólo semejante a los hombres, Cristo es verdaderamente Hombre y verdaderamente Dios, la Escritura es no solamente semejante al lenguaje humano, es el lenguaje humano en el sentido mas pleno, y precisamente al mismo tiempo es la palabra de Dios Dios nos habla a través de autores humanos a quienes El usa y mueve con este fin Él los mueve, como veremos, de tal forma que escriban solamente lo que Él quiere Solamente podemos estar seguros dehabei captado lo que Dios realmente quiere decir cuando estemos seguros de la intención del escritor humano, puesto que es por medio de él y no directamente, como Dios se dirige a todos los lectores de sus Escrituras Pero aún hay más Dios adapta su mensaje a los talentos de su instrumento escogido y a la cultura de aquellos a quienes se dirigió primeramente el mensaje En concreto, Él nos ha hablado, y todavía nos habla, por la boca, no de europeos o americanos, sino de antiguos semitas También vale aquí el paralelo con el Verbo Encarnado, puesto que Cristo no fue un Hombre de una raza o de una época indeterminada, sino que fue un judío del siglo primero II.

EL PUEBLO DE LA PALABRA

No podemos ignorar el condicionamiento humano de la palabra de Dios, con el consiguiente peligro de interpretar mal el mensaje de Dios Mas concretamente, tenemos que esforzarnos por entender y por apreciar el origen semítico, el molde y subsuelo semítico de la Biblia, puesto que todo esto es una parte esencial de ella No podemos medir las Escrituras con nuestras normas occidentales, más bien deberíamos tratar de comprender la mentalidad de sus escritores Esto, obviamente, requiere una cierta reonentacion La cultura occidental tiene sus raíces en Grecia y Roma, la herencia griega de una manera especial (aunque la mayoría de nosotros podemos no darnos cuenta de ello) ha influenciado en nuestra manera de pensar Nosotros usamos ideas abstractas y términos abstractos, pero los escritores bíblicos, y Nuestro Señor mismo, usaron términos e imágenes concretas Nuestra propia manera de pensar nos viene naturalmente, pero t e nemos que caer en la cuenta de que la mente semítica piensa de otra manera distinta, por consiguiente la mentalidad y la cultura semíticas son diferentes de las nuestras Nos adelantamos a añadir que la forma semítica de pensar y de expresarse no indica en manera alguna mngana inferioridad mental Puede ser que los griegos hayan desarrolla-

do la filosofía, pero incluso sobre este punto hemos de estar en guardia, ya que nuestra tendencia es a equiparar la filosofía como tal con el producto de pensadores occidentales Los griegos han producido una gran literatura, pero las piezas maestras de la literatura de la Biblia están en la primera línea de la literatura universal En el campo de la teología los hebreos son lo mejor, pero también aquí traicionamos nuestra parcialidad occidental Para nosotros los teólogos son hombres como Agustín o Tomas de Aqumo, mientras que la verdad es que, hasta el fin de los tiempos, hallaremos siempre nuevas profundidades en los teólogos realmente grandes de la Biblia el Yavista Job, Pablo, Juan, para nombrar solamente a los gigantes Tenemos que aprender de los hebreos mas de lo que solemos estar dispuestos a admitir De ahí que debemos instruirnos a nosotros mismos para acercarnos a la Biblia no sólo con la reverencia que merece la palabra de Dios sino también con la humildad intelectual que reconoce en ella una conquista msuperada del espíritu humano Por lo menos hoy sabemos que la mentalidad semítica era min distinta de la griega En primer lugar un hebreo nunca daba, en el lemo del conocimiento, una primacía manifiesta al conocimiento especulativo Para nosotros «conocer» significa captar una idea, para un semita significa mucho más que eso «Conocimiento» de Dios, en el lenguaje bíblico, no es una noción especulativa de Dios es un movimiento de todo el ser, un compromiso de un amor que gobierna toda la vida, incluye la aceptación de todo lo que Dios pide, incluye el ser\ icio de Dios Se va a Dios por la obediencia y el servicio más que poi la contemplación En la Biblia, el «oír» es mas importante que el «ver», porque la perfección consiste menos en mirar al misterio de la esencia divina que en escuchar las llamadas del amor de Dios La religión bíblica es una religión de acción mucho mas que una religión de conocer* Mas aún es un hecho que Dios, a los ojos del semita, no es una esencia abstracta, un espíritu puro El es Creador, Juez, Padre La idea minina de «espíritu puro» nos dice a nosotros algo, entendemos, al menos vagamente, que Dios es inmaterial Para el pueblo de la Biblia esa expresión no tendría sentido alguno, porque ellos no tenían nuestra distinción (que es totalmente griega) entre espíritu y materia Isi hablaban ellos tampoco de «alma» y «cuerpo» como lo hacemo nosotros, para ellos todo el hombre era objeto de atención Nuestra terminología mas precisa tiene sus peligros, incluso en la vida espiritual Hablamos de salvar nuestras «almas», como si nuestros cuerpos no (*) Véase Pierre Benoit Aspects of Bibhcal Insptrahon, trad J MirphyO Connor y S K Ashe (Chicago The Priory Press 1965, p p 62-G3)


II

36

2.

EL PUEBLO DE LA PALABRA

37

LA PALABRA DE DIOS A LOS HOMBRES

fueran a participar en nuestra salvación y en nuestro destino eterno; una valoración equivocada en este punto nos ha llevado con frecuencia a una actitud no cristiana hacia la creación material. Tenemos la inclinación de mirar a la Biblia como una especie de libro de texto (o si no, peor aún, como un libro de textos) en el que tratamos de hallar una colección de doctrinas; y nos encontramos un poco incómodos porque las enseñanzas no se dan en un orden lógico. Lo que habíamos de buscar era la imagen viviente de un Dios que actúa, que entra dentro de nuestra historia, que habla a nuestros corazones; entonces entenderíamos por qué el Antiguo Testamento describe a Dios como el Pastor de su pueblo: «Yo mismo soy el pastor de mis ovejas» (Ezeq. 34:15), palabras que recogió como un eco el Hijo de Dios: «Yo soy el Buen Pastor» (Jn. 10:11,14). Caeríamos en la cuenta de cómo Dios puede presentarse como el Ebposo de Israel: «Vuestro Hacedor es vuestro esposo, Yavé Sebaot (Señor del mundo) es su Nombre (Is. 54:5); y de cómo, en el Nuevo Testamento, la Iglesia es la Esposa de Cristo (Ap. 21:9). Nosotros hemos sistematizado las doctrinas de la fe y las hemos presentado en un lenguaje técnico preciso, y las hemos reducido a la forma de un catecismo, pero Jesús enseñó en parábolas; y tomó ejemplos vivos de la vida de cada día y habló el lenguaje de la poesía. Naturalmente, no tratamos de menospreciar la teología sistemática. Sin embargo debemos tener en cuenta que nuestra teología, como sistema, se formó más tarde que las Escrituras. Tiene sus raíces en la Biblia, especialmente en el Nuevo Testamento, pero habla otra lengua; la teología traduce las poderosas, y a veces atrevidas, imágenes del lenguaje semítico a unas fórmulas precisas y cuidadosamente construidas. Al hacer esto cumple un servicio necesario; pero no hemos de esperar hallar la misma terminología científica en las Escrituras de la misma forma que tampoco debemos considerar a la Biblia como un tratado teológico (aunque, naturalmente, la Biblia es teología desde el principio hasta el fin). Perdemos todo el sabor de la palabra de Dios si queremos poner sus enseñanzas divididas en compartimientos pulcros, y con rótulos bien detallados. Brevemente, tenemos que esforzarnos por entender la Biblia como es y no tratar de encuadrarla por la fuerza dentro de nuestras categorías de pensar. El molde semítico no se limita solamente al Antiguo Testamento, sino que comprende también al Nuevo Testamento. Los escritores del Nuevo Testamento, con excepción de San Lucas, fueron judíos. Incluso Lucas no es en realidad una excepción, ya que sus escritos en gran parte son semíticos en el tono. Los cuatro Evangelios, en particular, tienen esta cualidad; no son especulativos, pero son siempre vividos y concretos, un hecho que no impide que el Cuarto Evangelio

sea la obra teológica más profunda que se haya escrito siempre. En estos Evangelios leemos de un Hombre que es el Hijo de Dios, que vivió entre nosotros, nos enseñó, sufrió, murió y resucitó de entre los muertos. El nació de la raza judía y vino y predicó a los judíos en el lenguaje concreto y pictórico de los semitas; y los evangelistas, aunque escribieron en griego, fueron fieles a la cultura semítica que era la de ellos y la de él. Esta es la cultura y la mentalidad y la manera de hablar que debemos considerar desdé la una punta de la Biblia hasta la otra, al mismo tiempo que no negamos una cierta influencia griega en algunos de los últimos libros. Si persistimos en tratar a la Biblia como un producto de la cultura occidental del siglo veinte, no podemos por menos de violentarla. Una vez que hayamos comprendido esto, nuestro acercamiento a la Biblia se irá naciendo conforme a las líneas acertadas. Con sólo caer en la cuenta de que la mentalidad de los escritores bíblicos es diferente de la nuestra, ya podemos comenzar a comprender muchos aspectos de la Biblia que hasta ahora eran para nosotros un enigma. Tenemos también que recordar que la última parte de la Escritura se escribió hace casi dos mil años y que la primera parte de ella tomó forma unos mil años o cosa así antes de aquella. Esta es una razón más y obvia por la que la Biblia puede presentar dificultades: es un producto de su propia época; de ahí que no podamos esperar comprenderla tan fácilmente como podríamos comprender una obra moderna. Además hay que traducirla a las lenguas modernas antes de comenzar a leerla, ya que pocas personas tienen un adecuado conocimiento del hebreo (del aramaico) y del griego. Una vez más tenemos que acentuar la verdad importante y fundamental de que Dios nos ha hablado en un lenguaje humano. La Biblia no es solamente la palabra de Dios, es también palabra de hombres y su aspecto humano es algo que no podemos ignorar. Nuestro único modo de conocer lo que Dios tiene que decirnos en sus Escrituras es conocer en primer lugar antes que nada lo que ha dicho el escritor humano. Dios le ha usado y le ha movido; Dios, al hablar a los hombres, ha hablado por boca de un hombre a quien eligió para ese fin. Solamente escuchando atentamente esa voz humana podemos captar los acentos de Dios mismo.


LA P A L A B R A

INSPIRADA

EL HECHO DE LA INSPIRACIÓN INTERPRETACIONES EQUIVOCADAS DE LA INSPIRACIÓN REVELACIÓN E INSPIRACIÓN SUMARIO

Se ha de aplicar una noción adecuada de inspiración a la Bihlia tal cual es en toda su complejidad; de ahí que hayamos tratado del origen de la Biblia y de su naturaleza. Sólo así podemos ahora estar preparados para examinar el concepto de la inspiración en sí misma. I.

EL HECHO DE LA INSPIRACIÓN 1)

El Testimonio de la Escritura

No se hace una mención explícita de la inspiración escriturística en las páginas del Antiguo Testamento, sin embargo hay muchos pasajes que la insinúan. Sabemos, por ejemplo, que Moisés escribió el libro de la Alianza a invitación divina. (Ex. 24:4 s.; 34: 27) y que Jeremías refirió en un libro los oráculos del Señor (Jer. 30:2; 36:2). Los judíos dividían en tres partes sus libros sagrados y creían que todos ellos venían de Dios. Así, pues, la Ley se consideraba como la palabra de Dios mientras que los Profetas hablaron la palabra de Dios; éstos, con los Escritos, constituyen los «libros sagrados» a los que se refiere 1 Mac. 12:9. La Iglesia heredó estas Escrituras y aceptó su carácter sagrado. Nuestro Señor se refirió ya a ellas y las citó como la palabra de Dios (Mt. 22:31; Me. 7:13; Jn. 10:34s.) que se tiene que cumplir (Mt.26:54; Le. 24: 44s.). Lo mismo hicieron los Apóstoles: es el Espíritu Santo


40

3

quien habló por boca de David, según San Pedro (Actos 1 16, 4 25), v San Pablo dice lo mismo de Isaías (Actos 28 25) Los argumentos se paeden basar en la Escritura como en la autoridad divina (Rom 3 2, 1 Cor 14 21, Heb 3 7, 10 15, etc ) Ademas existen dos textos clásicos, 2 Tim 3 16 y 2 Pe 1.21, que, refiriéndose al Antiguo Testamento, consideran respectivamente la extensión y la naturaleza de la inspiración En 2 Tim 3 14s , San Pab'o exhorta a Timoteo a perseverar en la sana doctrina como corresponde a quien ha sido instruido por el Apóstol y ha conocido desde su infancia las «escrituras sagradas» El veiso siguiente prosigue diciendo «Pues toda la Escntuia es divinamente inspirada y útil para enseñai, para argüir, para corregir, para educaí en la justicia» «Toda la Esentura» (literalmente, «todo lo que se ha escrito») es claramente lo mismo que las «escrituras sagradas» (cf v 15) es decir todo el Antiguo Testamento Hay que notar que la lectura de la Vulgata, usada en algunas traducciones españolas: «toda Escritura, inspirada por Dios, es apta para » es posible, pero los escntunstas modernos aceptan mas bien la otra versión La de la Vulgata afirma que la Escritura es inspirada, pero no se puede aplicar a todo el Antiguo Testamento como se puede hacer y mejor con la otra versión 2 Pe 1 21 afirma que ninguna piofecia puede ser sujeto de interpretación privada El verso 21 añade «La profecía no ha sido proferida en los tiempos pasados por humana voluntad, antes bien movidos del Espíritu Santo, hablaron los hombres de parte de Dios» «Profecía» que se menciona en el verso 21, es ciertamente lo mismo que «profecía de la Escritura» del contexto inmediatamente anterior (v 20), es decir, la palabra piofética escrita Así, pues, aprendérnoslo que es la profecía el efecto de un movimiento especial del Espíritu Santo \mbos textos se refieren solamente al Antiguo Testamento, no hay un testimonio explícito en la Escritura sobre la inspiración del Nuevo Testamento, aunque se suelen indicar comúnmente algunos argumentos indirectos Por ejemplo, en 1 Tim 5 18 San Pab'o cita como Escritura, es decir, bajo el mismo epígrafe («dice la Escritura»), Dt 25 4 y un dicho de Cristo que se encuentra en Le 10 7 Y en 2 Pe 3 15 s las epístolas de San Pablo se colocan a la par con las otras Escrituras que ciertamente se consideran como inspiradas 2)

II

LA PALABRA INSPIRADA

El Testimonio de los Padres

La creencia de la Iglesia en la inspiración divina de la Escritura está clara, desde los pnmeros tiempos, en la tradición de los Padres y

INTERPRETACIONES EQUIVOCADAS DE L l INSPIRACIÓN

en las enseñanzas de los teólogos de todas las épocas, aparte de otras muchas declaraciones especiales Los Padres mas antiguos, del siglo segundo, llamaron a las Escrituras los «oráculos de Dios» que fueron «dictados por el Espíritu Santo» que usó como «instrumentos» a los escritores sagrados Los escritores posteriores (de los siglos tercero y cuarto) hablaron del Espíritu Santo como «autor» de la Escritura y afirmaron que ambos Testamentos fueron inspirados por el Espíritu Santo San Agustín pudo describir la Biblia como una carta del cielo, San Jerónimo habló del escritor sagrado como de un instrumento de Dios, San Gregono Magno fue tan adelante que dijo que puesto que el Autor de la Escrituras es el Espíritu Santo, no importaba quién fuera el escritor humano La doctrina de los Padres sobre la inspiración se puede resumir en dos afirmaciones 1 Dios (el Espíritu Santo) es el autor de la Sagrada Escritura 2 El escritor humano es el instrumento de Dios Junto con esta tradición de los Padies tenemos toda una sene de declaraciones por parte de la Iglesia, en que podemos hallar una continua evolución y una creciente precisión Hasta el siglo quinto la Iglesia se ocupó principalmente en definir y defender la extensión y contenido de la palabra de Dios, y se formaron listas de los libros sagrados Desde el siglo sexto hasta el trece se afirmó repetidamente que esos libros eran sagrados porque Dios es su autor y también, en vista de ciertas herejías que minimizaban y desechaban el Antiguo Testamento, que Dios es el mismo Autor del Antiguo l e s t a m e n t o y del Nuevo En el Concilio de Florencia (1441) se presentó una razón para apoyar la ultima afirmación (razón que se encuentra ya en los Padres) Dios es Autor de los dos Testamentos poique los escritores sagrados de ambos Testamentos hablaron bajo la inspiración del mismo Espíritu Santo Esto lo repitieron los Concilios de Trento y Vaticano Primero, este ultimo aclaró también lo que no es la mspiracióa La encíclica Providentissimus Deus da una definición positiva de la inspiración, algunos aspectos de la inspiración se desarrollan mas extensamente en las encíclicas Spmtus Parachtus y Divino Afflante Spirttu II.

INTERPRETACIONES EQUIVOCADAS DE LA INSPIRACIÓN

La existencia de la inspiración es un dogma de fe, su naturaleza, sin embargo, es un problema mas complejo, y no todas las teorías de la inspiración lo han tenido en cuenta Algunas han sido realmente tan defectuosas que la Iglesia ha tenido que intervenir y llamar la atención sobre sus defectos e incluso condenarlas abieitamente


42

3

LA PALABRA INSPIRADA

Entre estas teorías, rechazadas por el Concilio Vaticano Primero, están las de la aprobación subsecuente y la asistencia externa En la primera de estas teorías se sugería que la inspiración quedaría salvaguardada si Dios, directamente o por medio de la Iglesia, aprobaba, y declaraba inmune de error, un libro compuesto sin ayuda alguna poi el arte o esfuerzo humano, obviamente, Dios no sería, en sentido alguno, el autor de tal libro En la teoría de la asistencia externa, la inspiración se reducía a una ayuda meramente negativa por la que Dios preservaba de error al escritor—pero tampoco aquí es Dios el autor del libro Algunas teorías no-catóhcas no se distinguen mucho de estas teorías Se dice, por ejemplo, que Dios es el autor de los libros sagrados porque Él quibO que estos se escribieran, de ahí que Él eligió escritores a propósito a quienes El encomendó o impulsó a escribir, también aquí toda la obra es de los escritores Muchos escritores modernos reducen, simplemente, la inspiración bíblica al nivel de una inspiración poética Este es un extremo, se puede suponer que el otro extremo no se evitó siempre Con frecuencia nos encontramos con que se minimiza la obra del escutor sagrado él escribía fiel y mecánicamente lo que Dios le dictaba permaneciendo completamente pasivo, como la pluma en la mano de un escritor Esta concepción destruye naturalmente la labor humana del autor Está muy lejos déla verdadera doctrina católica de la inspiración El Concilio Vaticano Primero claramente presupone la iniciativa humana cuando rechaza el error opuesto «no porque (los sagrados libros) fueran compuestos por el solo esfuerzo humano» Es cierto que se Dueden hallar frases e imágenes en los primitivos Padres que, si se urgen, parecen implicar una dictación me canica (por ejemplo, Dios usó al escritor humano como usa su instrumento un músico) Pero tales figuras no se han de tomar literalmente, en otras ocasiones los mismos autores admiten el uso libre de las facultades de los escritores sagrados, aunque es un hecho el que ellos no insistieron en el aspecto humano de la Escritura Aparte de los errores de una y otra especie, ha habido una confusión bastante general entre revelación e inspiración Este punto se considerará en el apartado siguiente al exammai las diferencias entre el profeta y el escritor inspirado III.

REVELACIÓN E INSPIRACIÓN

En su Summa Theologiae, tiene Santo Tomás un tratado sobre profecía (II-II qq 171-175) Trata allí de la cuestión de la inspiración profética Restringe él deliberadamente su campo de investigación,

III

REVELACIÓN E INSPIRACIÓN

43

considerando al profeta, en el sentido mas escncto, como aquel que recibe una inspiración de Dios, por consiguiente la influencia divina se manifiesta hasta el máximo y queda poco lugar a la iniciativa humana El cansma piofetico ilumina el juicio del profeta y garantiza la verdad divina del mensaje que ha recibido y va a comunicar Lo que queda implicado es el juicio sobre el orden especulativo el conocimiento de la verdad con el fin de enseñarla fielmente Hay que no tar de una manera particular que Santo Tomas, en este tratado, no considera, ni siquiera indirectamente, la inspiración escnturística de ahí que su tratado no se pueda aplicar a nuestros tema Sin embargo los principios que se aplican en este estudio sobre la profecía se pueden tener en cuenta con utilidad en el estudio de la inspiración No haríamos justicia a la mente de Santo Tomás si considerásemos al profeta como un mero instrumento dócil y fiel, cuyas palabras son un eco exacto de las palabras de Dios, pero aquí como en otros puntos los comentadores no han sabido ser felices servidores de Santo Tomás (1) Lo que es innegable es que, hasta la época moderna, la inspiración de la Biblia se entendió del mismo modo que la inspiración de un profeta así imaginado La exégesis patrística y medieval—en la practica al menos—ignoraron al escritor humano la Biblia era la palabra de Dios, y Dios hablaba con la plenitud de la verdad en la más insignificante palabra de la Biblia Incluso cuando el sentido literal de un pasaje parecía excluir cualquier mensaje espiritual, la exégesis alegórica distinguía enseguida un sentido más profundo en la letra Esta concepción sin complicación ninguna, compartida por igual por protestantes y católicos, permaneció tranquila hasta el siglo diecinueve Los estudios modernos, sin embargo, han dejado en claro que no podemos ignorar al escritor humano, porque solamente a través de las palabras v de las ideas del escritor sagrado puede descubrnse y comprenderse el mensaje divino La inspiración profética, en el sentido estricto que hemos descrito anteriormente, es muy rara en la Biblia, si no es que está totalmente aumente Tenemos que recordar que el planteamiento de Santo Tomas que es mucho más amplio de lo que nos pudiera llevar a suponer la presentación posterior de su pensamiento, estuvo influenciado por la cultura que había heredado, la cultura de Platón y de Aristóteles En su sistema el conocimiento especulativo ocupa el primer lugar, según él uno alcanza a Dios por la reflexión y la contemplación Los griegos consideraban los oráculos divinos como la comunicación ie las verdades superiores a los hombies, a través del medio de profetas (1) P a r a un estudio excelente de la dimensión r e a l del pensamiento de Santo Tomas, véase Víctor White, God and the TJnconscious (Cleveland, Ohio Mendian, 1961), p p 12r>-r>7


44

3

LA PALABRA

INSPIRADA

inspirados o por profetisas movidas por la divinidad Compartiendo esta concepción, la tradición patrística tendió a considerar a los escn tores inspirados como transmisores de «revelaciones» y a la Biblia como una colección de verdades propuestas a los hombres La teologn medieval vio el problema de la misma forma También para Santo Tomás la parte que correspondía al profeta era primariamente intelectual el profeta recibió de Dios unas verdades desconocidas por otra parte y las trasmitió a los hombres Hoy, sin embargo, sabemos mejor que la mentalidad semítica, que produjo la Biblia, se halla en un contraste notable con relación a la mentalidad griega A lo largo de toda la Biblia no es tanto el énfasis sobre el conocimiento y la contemplación como lo es sobre la acción y el amor Esto vale no sólo para el Antiguo Testamento smo también para el Nuevo en el que la Palabra hecha carne esta menos interesada en comunicar a los hombres los objetos últimos de la contemplación que en dingules la última invitación de amor y en trazarles el camino de la renuncia y de la acción de gracias, de la confianza y de la obediencia, que conduce al Padre Santo Tomás no tuvo este conocimiento de la naturaleza de la Biblia (ni lo pudo tener, ya que cun resultado de los estudios modernos) También tenemos que tenei esto en cuenta cuando aplicamos sus principios a la inspiración de la Biblia Si queremos vei con claridad el problema, tenemos que captai lo que la Biblia misma entiende por «revelación» y por «inspiración» Al hacerlo habremos de abstraemos precisamente del sentido técnico que tienen estas palabras en la teología escolástica 1)

Revelación en la Biblia

Empezaiemos a comprender la idea bíblica de «revelación» cuando hayamos captado el sentido del termino dabar («palabra») Este término hebreo es no solamente la íepresentación de un concepto, como lo es el griego logos, sino que significa también «cosa», o, más concretamente, el sustrato de la cosa, en el que hay que descubrir su sentido profundo La palabra de Yave es una energía objetiva que «viene» (Jue 13 12, 17), que se «cumple» (1 Reyes 2 27) Enviada por Dios al mundo como un agente supremamente eficaz (Is 55 11), no se debilita ni desaparece, sino que «permanece para siempre» (40 8) Es creativa (Gen 1 lss , Sal 33 (32) 9, 147 (146) 15-18), gobierna la historia (Is 44 26-28) y lleva a cabo la venganza de Dios (Is 9 7, Sab 18 15s ) Este uso concreto, existencial de «palabia» señala el camino para comprender la noción correlativa de «revelación» En la Biblia, Dios no recurre ordinariamente a visiones ni habla por medio de oráculos

III

REVELACIÓN E

INSPIRACIÓN

45

repetidos palabra por palabra por un profeta La Biblia no es una suma de «verdades» abstractas, un cuerpo de doctrina Lo que la Escritura revela es Dios mismo, una Persona viviente, el Creador que gobierna el mundo (Is 45 12), el Santo que cita a los hombres para un servicio de amor (Ex 20 1 ss , 34 6, Os 11- 1 ss ), el Señor de la historia que guía los tiempos y acontecimientos hacia la meta de la salvación (Ex 14 18, Am 2 9 s , Jer 32 20, Is 45 1 ss , 52 10) Este Dios habla a los hombres, pero también se revela a Sí mismo por las maravillas de la naturaleza y los acontecimientos de la historia Su «nombre divino, Yavé (Yo soy quien soy), no es tanto la manifestación de su esencia como la invitación a reconocerle—en su continua y eficaz dirección de la historia de la salvación—como el único y verdadero Dios que controla el destino de Israel (Os 12 10, 13 4, Is 45 J) » (2) En una palabra, Dios se revela a Sí mismo por su impacto bobie la vida de los individuos y sobie todo su pueblo El punto de vista distintivamente bíblico se hace todavía mas evidente cuando nos fijamos en ¡a revelación total del Nuevo Testamento Jesús reveló el designio amoroso de su Padre, no un sistema para comprender, sino un camino a seguir Su «verdad» no es un objeto de especulación intelectual, es «camino» y «vida» (Jn 14 6) Él hablo, pero su persona y sus acciones hablaron mas alto que sus palabras El no sólo pronunció la palabra, sino que es la Palabra substancial, vrviente, la Palabra hecha carne Su revelación esencial fue Él mismo, y su mensaje consistió en iluminar la senda que Él pide a sus seguidores que sigan, el camino que pasa de la muerte a la vida Está claro que, si somos fieles a los datos de la Biblia, no podemos reducir la «íevelación» a declaraciones de una verdad especulativa, tiene que incluir todo el campo de la manifestación que Dios hace de Si mismo, tiene que abarcar acciones tanto como palabras, puesto que Dios no es una esencia abstracta, sino una Persona viva Y, «el intérprete de la revelación no sera simplemente uno que, habiendo «entendido» una visión o un oráculo, ha trasmitido a otros su contenido El sera un testigo que se ha encontrado con Dios, o mejor dicho, a quien Dios se ha dado a conocer personalmente en el misterio de su amor creativo y salvífico» (3) Los escritores sagrados han experimentado, y han captado para nosotros, esta revelación, ellos h a n escrito en realidad sobre la naturaleza y sobre la historia, para guía del pueb'o de Dios El restringir la revelación a la estrictamente llamada «profecía» (2) Pierre Benoit, Aspects of Biblical InsptraUon, trad J M u r p r r y O C o n ñor y S K Ashe (Chicago The Priory Press, 1965), p p 68-69 E n e s t e t r a t a d o de la revelación e inspiración, sigo en todo al Padre Benoit (3) Ibid , p 71


46

3

LA PALABRA

INSPIRADA

nos llevaría al peligro de menospreciar todo el contexto existencia] de acción, de historia, y de mteivención personal que envuelve a la palabra hablada de Dios con una palabra viviente ahora y antes El no reconocer la revelación en los acontecimientos de la historia sagrada exactamente lo mismo que en la iluminación concedida a los profetas significaría un empobrecimiento peligroso de la extremada riqueza del encuentro que Dios ofrece a los hombres en la Biblia «En muchos pasajes de la Biblia, Dios no enseña a los hombres una nueva verdad, sino mas bien, les enseña a leer los divinos libios de la naturaleza y de la historia con unos ojos iluminados sobienaturalmente ¿No es esta, en resumen, la principal meta de la revelación manifestarse a sí mismo como el que crea, guía, y salva?» (4) 2)

Inspiración en la Biblia

Fueía del íheopneustos de 2 Tim 3 16 el teimino «inspiración» no aparece en la Biblia, aunque se hace referencia ñecuentemente a la acción del Espíritu sobre los hombres A pesar de lo vanado del uso de este término, es significativo, sin embargo que nunca se dice que el Espíritu mueva al hombre a pensar o a escribir, sino siempre impulsa a hablar o a actuar «Hay en la Biblia una real inspiración para actuar es decir, un movimiento eficaz del Espíritu de Yavé que toma a un hombre con el fin de que pueda éste realizar ciertas acciones» (5) Estas acciones no son tampoco solamente actos esporádicos o acciones simbólicas, son también empresas de gran importancia y de importancia histórica decisiva Dios envió su Espíritu sobro Moisés para dirigirle en la conducción del Éxodo o destierro, en la fundación de la Alianza, y en el gobierno del pueblo (Is 63 11-13) El sucesor de Moisés, Josué, es un «hombre sobie quien reside el Espíritu» (Núm 27 18) Cuando David fue ungido rey de su pueblo, «en lo sucesivo vino sobre David el Espíritu de Yavé» (1 Sam 16 13) De este modo, el Espíritu di\mo promueve y estimula a aquellos a quienes Dios encarga la dirección de la historia sagrada Luego, de una manera especial en los profetas, hay una inspiración para hablar (Num 22 38, 2 Sam 23 2, Is 59 21, Ez 11 5, Os 9 7; Le 1 15, 17, 41, 67, 2 27, 36, 2 Pe 1 21) Los profetas son los intérpretes del Espíritu Su inspiración consiste en oír \ pronunciar aquellos «oráculos de Yavé» que enseñan y dirigen al pueblo Pero, repetimos, la Biblia no nos presenta ningún caso en el que el Espíritu se apodere de un hombre para moveile a pensar o a escnbir (1) Ibid p 77 (o) Ibid , p 78

I I I . RE-VELACIÓN E

INSPIRACIÓN

47

Naturalmente aún podemos hablar de inspiración de la «escritura», pero, ante la evidencia, tenemos que tener cuidado de no hacer de ella la manifestación absoluta y exclusiva de la inspiración en la Biblia Podemos hablar legítimamente de la inspiración escnturistica porque la Biblia es realmente el término, querido y dirigido por Dios, de los acontecimientos de la historia sagrada y de las enseñanzas orales que ella preserva en forma escrita Sin embargo debemos ser lo suficientemente prudentes para no restringir la inspiración a esta última etapa, íino extenderla, como lo hace la Biblia, a las etapas anteriores y no menos importantes de la palabra que vivieron los pastores y líderes del pueblo de Israel Cuando decimos que la Biblia nunca nos presenta al Espíritu viniendo sobre un hombre para moverlo a pensar no queremos decir que en la Escritura no haya lugar para el pensamiento o el conocimiento El hecho, como hemos visto, es que, en la Biblia el «conocimiento» nunca es solamente especulativo es cuestión del corazón y de la acción tanto como del entendimiento La inspiración, en la Biblia, es un mo\ ímiento del Espíritu que alcanza a todo el hombre, le hace conocer o pensar con sólo urgirle a actuar, a hablar o a escribir «El considerarlo exclusivamente desde el punto de vista del conocimiento especulativo es someterse uno mismo a una operación que puede muy bien resultar en la muerte del paciente» (6) Podemos concluir que, considerándolo en la perspectiva de la Biblia, parece equivocado el considerar la inspiración y la revelación como dos cansinas distintos del conocimiento, el uno que se refiere al juicio, y el otro a la presentación de la verdad No es menos arbitrario el separarlos cronológicamente, el decir que la inspiración comienza allí donde termina la revelación De hecho, en la Escritura, revelación e inspiración, son distintas, pero operan simultáneamente Un hombre es elevado y movido por el Espíritu para dirigir una fase de la liston a de la salvación, para hablar como profeta, para anotar por escrito lo esencial de esta divina pedagogía, pero toda esta actividad es «revelación», la manifestación personal de un Dios vivo Dios reula la Verdad que es Él mismo por medio de las experiencias vividas, habladas, y escritas de su pueblo, y para conseguir ese fin El inspira a los líderes, predicadores, y escritores que perciben esta Verdad ^ que la trasmiten al pueblo, viviéndola, hablando de ella, escribiéndola (6) Ibid , p 83


48

3

LA PALABRA INSPIRADA

IV.

SUMARIO

1 Revelación, en la Biblia, no es la comunicación de verdades abstractas, sino la manifestación concreta y viviente de un Dios personal como Creador y Salvador Esta manifestación puede hacerse por medio de los acontecimientos de la historia sagrada (Heilsgeschichte) y por medio de las maravillas de la naturaleza, como también en las palabras de los profetas y escritores inspirados 2 Los escritores sagrados son movidos para que entiendan y trasmitan esta revelación divina por la acción y por la palabra tanto como por medio de escritos, la inspiración que los urge no es solamente «escnturística», sino también, y especialmente, «pastoral» y «profética» No es tan sólo un carisma de orden intelectual, sino un impulso más amplio que mueve a un hombre en cualquier esfera que pueda originar un encuentro vivo con Dios 3 La inspiración y la revelación no son idénticas, pero tampoco están reñidas, ni la sigue a la otra en orden cíonologico las dos operan simultanea y armoniosamente Dios se revela a Sí mismo en la naturaleza, en la historia y, finalmente, se revela a las mentes de los hombres y por medio de esas mentes, al hacerlo, sin embargo, Dios eleva al hombre y lo llena de su Espíritu para que el hombre pueda vivir, hablar, y por fin escribir el mensaje de la Verdad vi\a que fluye de su encuentro con Dios

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN DEFINICIÓN DE INSPIRACIÓN JUICIO PRÁCTICO Y JUICIO ESPECULATIVO REVELACIÓN, INSPIRACIÓN Y JUICIO CÓMO ES MOVIDO EL ESCRITOR INSPIRADO LA EXTENSIÓN DE LA INSPIRACIÓN

Aunque hemos visto lo amplias y fluidas que son las nociones bíblicas de revelación e inspiración tenemos que guardarnos de forzarlas dentro de unas categorías preparadas y ajustadas de antemano Pero también hemos visto que es legítimo hablar de inspiración esenturística que lleva consigo no el articular palabras recibidas de lo alto o el escribirlas, sino la composición de un libro, con toda la imciitiva y el trabajo humano que exige tal empresa Con el fin de aclarai más la verdadera naturaleza de la inspiración escnturística, tenemos que dirigirnos a la psicología

I. DEFINICIÓN DE LA INSPIRACIÓN Al intentar hacer un análisis de la psicología de la inspiración no podemos tomar mejor punto de partida que la definición familiar de inspiración, refiriéndola al influjo divino y sus efectos en los autores humanos, que se nos da en la Providentissimus Deus «Porque de tal manera los movió El (Dios) y los impulsó a escribir, y de t a l nodo los asistió mientras escribían, que concibieran rectamente ea su mente, quisieran escribir fielmente y expresasen aptamente coiver4


50

II 4

JUICIO PRÁCTICO Y JUICIO ESPECULATIVO

51

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN

dad infalible todas y solo aquellas cosas que El mandaba, delocontiano no sería autor de toda la Sagrada Escritma» (1) La definición trata de dos actos 1) la aceptación de la verdad por el escritor sagrado, 2) la comunicación de la verdad Aunque estos son actos del entendimiento y de la voluntad veremos que la parte que le coiresponde al juicio es la más importante Sin embargo, a todas las facultades del escritor alcanza el cansma de la inspiración La mayor paite de las veces, el autor sagrado no se da cuenta de que está siendo usado y movido por Dios, de aquí que proceda a su trabajo de un modo completamente natural Puede él sentir la necesidad o darse cuenta de la oportunidad de exponer alguna verdad sobre Dios o sobre el trato de Dios con los hombres, entonces él, según su habilidad y talento, ve cómo puede puntualizarlo más eficientemente, finalmente escribe el libro Durante todo ese tiempo, aunque él no lo supiera, estaba guiado por el Espíritu Santo El influjo divino que le inspiró en el primer momento continuó moviéndole hasta que quedó escrito el libro, puesto que la finalidad de la inspiración escnturística es producir un libro inspirado II. JUICIO PRÁCTICO Y JUICIO ESPECULATIVO De ninguna manera se puede decir que tenga poca importancia para el estudio de la inspiración la distinción hecha entre el papel que corresponde al juicio especulativo y el que corresponde al juicio practico, y el caer en la cuenta de la parte preponderante que juega este ultimo en el caso de un autor (2) La concepción escolástica concede el primer puesto en la inspiración de la escritura al juicio especulatn o, asignándole al juicio práctico una posición subordinada de ejecución La realidad psicológica es completamente distinta Podemos fácilmente imaginar al escritor que afronta su tarea por distintos caminos Puede tratar de escribir con el fin principal de presentar una determinada Verdad de este modo puede producir un tratado científico En estas circunstancias su obra estará dominada por su juicio especulativo, y el juicio práctico intervendrá menos, tendrá, naturalmente, su papel que jugar, porque el escritor tratara de presentar su pensamiento lo más claro que le sea posible, pero en un plan subordinado

(1) León X I I I véase Denz 1 9 5 2 (2) El juicio especulativo se relaciona con el conocimiento de la verdad y en u n escritor, con la verdad que va a comunicar El juicio practico se relaciona con los medios de comunicación

Por otra parte, puede ocurrir fácilmente que el juicio práctico tenga el papel más importante, ya que un autor puede ir presentando sus ideas de otras formas que no sean precisamente un tratado Una novela, por ejemplo, o una obra de teatro—si merecen el nombre de tales — tendrán algo que decirnos, un escritor con talento no da una clase sino que reviste su mensaje de una forma artística Su juicio especulativo se va fijando en la verdad que forma el núcleo de su obra, pero el juicio práctico ordena y regula toda la operación Es obvio que los dos métodos indicados son muy diferentes El primero se dirige manifiestamente a aclarar un punto y sin pensar mucho en la presentación literaria, es un afrontamiento directo del tema, pero no necesariamente el más efectivo, porque ¿cuántos son los que van a leer un tratado técnico? El otro método es más sutil y tiene en cuenta a un público mayor, trata de ganar a los hombres para que tengan un punto de vista en lugar de convencerlos por la lógica Éste es, en la majoría de los casos, el método de los escritores bíblicos De ahí se sigue que no hemos de esperar encontrarnos con dogmas delante de nosotros en cada página de la Biblia Los escritores sagrados trataban muchas veces de mover los corazones de sus lectores, los consolaban o los amonestaban o, simplemente, se esforzaban por ganar su interés Los escritores del Nuevo Testamento se preocupan siempre de Cristo, los del Antiguo Testamento, querían siempre, en último término, instruir a los hombies sobre Yavé y sus obras, pero esto lo hicieron en una gran variedad de modos Brevemente, los escritores bíblicos eran movidos para usar sus talentos literarios hasta el máximo en la presentación de su mensaje, por tanto, en realidad su juicio práctico era el que predominaba mientras escribían Por supuesto, lejos de ocupar siempre el primer puesto, los juicios especulativos seguirán inevitablemente el juicio práctico de la composición escrita y estarán bajo su influencia Es necesario ser preciso en esta materia tan importante Por consiguiente tenemos que hacer las siguientes afirmaciones (3) 1 En la composición de un libro inspirado (como en la de cualquier libro), los juicios especulativos no preceden necesariamente a los juicios prácticos, pero pueden serles concomitantes o seguirlos Muchos juicios especulativos particulares se forman a medida que avanza la obra y según las necesidades del libro 2 Estos juicios especulativos pueden ser modificados poi los juicios prácticos Las afirmaciones, incluso sugestiones, que hace un autor a lo largo de su obra, van indicadas por la dirección dada i «u (-S) Véase Pierre Benoit Aspects of Bibhcal Inspiration trad J MuiphyO Connor y S K Ashe (Chicago The P n o r y Press 196r>), p p 104-9


III 52

4

obra, por el fin que p r e t e n d e , por su forma de expresión, en breve, por su forma literaria Todo esto pertenece a la esfera de su JUICIO práctico q u e tiene a n t e la v i s t a el fm concreto que persigue como escritor, de ahí que la formulación de los juicios especulativos será modificada por el juicio p r á c t i c o III.

REVELACIÓN, INSPIRACIÓN Y JUICIO

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN

REVELACIÓN, INSPIRACIÓN Y J U I C I O

Se puede dar u n a m a y o r luz sobre el papel de los juicios especulativos y prácticos uniendo estos juicios a Ja revelación y a la inspiración, como los hemos descrito en el c a p í t u l o anterior Parece ser que podríamos u n i r la iluminación del juicio especulativo al carisma de la «revelación»—tomada en u n s e n t i d o amplio—y reservar la dirección del juicio práctico al carisma de la «inspiración» (4) El c a n s m a de la revelación gobierna t o d o el campo del juicio especulativo que t o c a el escritor sagrado bajo el m o v i m i e n t o del E s p í r i t u Santo P u e d e referirse a representaciones comunicadas s o b r e n a t u r a l m e n t e por Dios (revelación stncte dicta) o—y este es el m o d o normal— a representaciones adquiridas n a t u r a l m e n t e o a juicios formados ya n a t u r a l m e n t e (revelación late dicta) E l factor esencial es que, en uno y otro caso, la luz divina c a p a c i t a r á al escritor p a r a juzgar sobre u n plano mas elevado y g a r a n t i z a r á las verdades que t o m a n así u n a cualidad nueva, sobrenatural, c u a n d o estas verdades se enseñan en la última (lógicamente) e t a p a de la inspiración, se p r e s e n t a n con la gar a n t í a de la a u t o r i d a d divina El c a n s i n a de la inspiración dirige t o d a la a c t i v i d a d p r á c t i c a de la comunicación de las verdades recibidas por revelación o iluminadas p o r ellas E s t e carisma ilumina t a m b i é n los juicios, que dirigen la ejecución concreta de la obra en confoimidad con el fm que se t i e n e a n t e la vista y en conformidad con la forma literaria a d o p t a d a Claramente la inspiración viene, pues, después de la íevelación en el orden lógico m á s que en el cronológico, de hecho, e s t á n m u y í n t i m a m e n t e unidos Vendrán primero las ideas i m p o r t a n t e s , pero la «reVelación» no t e r m i n a en esta e t a p a Al estimular al a u t o r sagrado a hacer bien su obra, el E s p í u t u Santo moverá a que pese más c u i d a d o s a m e n t e sus ideas, a exponer con frases m á s precisas su mensaje, a p e n e t r a r con m a y o r profundidad la v e r d a d que v a a c o m u n i c a r Siempre que su estudio y reflexión le lleven a nuevas percepciones sobrenaturales, es necesario que intervenga u n a n u e v a luz divina, es decir, que la «revelación» e n t r a r á en juego, en conexión í n t i m a con la inspiración (4) Ibid , pp 121-124.

53

P a r a r e d o n d e a r este a p a r t a d o , d a m o s la conclusión de u n brillante artículo al que este capítulo y el a n t e n o i t a n t o deben Esta concepción de la revelación e inspiración concueida mejor con los datos de la E s e n t u r a Hemos visto anteriormente que la revelación en la Biblia abarca mucho más que el caso privilegiado de unas visiones concedidas a algunos profetas, el caso en el que centraba Santo Tomás su investigación Engloba la totalidad de la manifestación personal de Dios Creador y Salvador, que se realiza lo mismo por la historia que por los oráculos, y la integridad de la promulgación de la Palabra que reverbera no sólo en los oídos de algunos profetas, sino también en las mentes y corazones de todos aquellos a quienes Dios impulsa a reflexionar sobre su actividad salvíñca Sería una cosa muy buena el devolver al término «revelación» su anchura y dinamismo intelectual, que no queda realmente reflejado en la acceptio rerum de los escolásticos La inspiración, concebida como el impulso y orientación que dirige la producción de Una obra, corresponde más de cerca a lo que es realmente la inspiración en la Biblia misma, la acción del Espíritu que toma posesión de un hombre para hacerlo actuar, hablar, escribir, y de esta forma manifestar y proclamar la Verdad divina Seguimos hablando de la inspiración de la Escritura en relación con aquel impulso particular del Espíritu que da origen a la producción de un libro, pero la definimos de tal manera que expresamos su homogeneidad con las otras formas de inspiraciónla inspiración para actuar (Inspiración Pastoral), por la que Dios crea la historia sagrada, y la inspiración para hablar (Inspiración Profetica o Apostólica), por la que Dios crea la tradición oral viva que n u t r e a su pueblo Viniendo a la expresión de este gran movimiento del Espíritu, la Inspiración Escriturística es la que ocupa su verdadero puesto Es el impulso final que da el ser al Libro en el que queda escrito para siempre el resultado, el resumen, la quintaesencia de la larga educación d u r a n t e la cual Dios se reveló a los hombres, manifestándoles de distintos modos, por obras como por palabras, aquel Amor-Verdad que es él mismo E n esta perspectiva, la inspiración viene a ser Una vez más el impulso dinámico del espíritu, y la revelación la manifestación de la Palabra, estas dos fuerzas divinas (jue alcanzan su realización suprema en la Palabra E n c a r n a d a , coicebida, guiada, y resucitada de entre los muertos por el Espíritu Santo ( ) (5) Ibid, pp 126-27.


54

IV.

4

IV

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN

DE QUÉ MODO ES MOVIDO EL ESCRITOR

INSPIRADO

Queda por examinar cómo es m o v i d o por Dios el escritor sagrado S a n t o T o m a s indicó el camino. «El a u t o r principal de la E s c r i t u r a es el E s p í r i t u Santo, el escritor h u m a n o era u n a u t o r i n s t r u m e n t a l » (6) A primera v i s t a p u e d e ser que no parezca m u y útil el afirmar que el escritor es u n instrumento de Dios, sin embargo, si se e n t i e n d e bien, est a es la explicación más satisfactoria Por cierto, la explicación de la inspiración según los p u n c i p i o s de Santo Tomás, con u n a referencia explícita a la causalidad i n s t r u m e n t a l , se recomienda de u n a m a n e r a especial en Divino Afflante Spintu Verdad es que nuestra época acumula nuevas cuestiones y nuevas dificultades, pero también, por favor de Dios, suministra nuevos recursos y subsidios a la exégesis E n t r e ellos parece digno de especial mención el que los teólogos católicos, siguiendo la doctrina de los Santos Padres, y principalmente la del Angélico y Común doctor, han explorado y expuesto —con mayor precisión y sutileza que solía hacerse en los pasados siglos —la naturaleza y los efectos de la inspiración bíblica pues, partiendo del principio de que el escritor sagrado, al escribir su libro, es organon o instrument o del Espíritu Santo, pero instrumento vivo y racional, observan rectamente que, bajo el influjo d é l a divina moción, de tal manera hace Uso de sus facultades y energías, que por el libro nacido de su acción puedan todos fácilmente colegir «la índole propia, y las singulares características y rasgos de cada uno» (de los autores) (7) Por consiguiente, no será supeifluo el hacer u n esquema de la doctrina filosófica sobre la causalidad i n s t r u m e n t a l 1 La característica, m á s i m p o r t a n t e de u n a causa i n s t r u m e n t a l , —que la distingue de u n a causa principal—es que n o a c t ú a por su propio poder, sino que t i e n e que ser movida a a c t u a r por la causa principal si es que v a a ejecutar la obra que se le asignó Sin embargo la causa principal y la i n s t r u m e n t a l forman u n solo principio de acción 2 A u n q u e el i n s t r u m e n t o d e p e n d e p a r a su ejercicio de la causa principal, t i e n e su propia potencialidad i n n a t a que e n t r a en juego c u a n d o es movido 3 P e r o la causa principal no sólo mueve al i n s t r u m e n t o , sino t a m b i é n lo eleva p a r a producir u n efecto en u n orden superior al orden que corresponde a su propio p o d e r n a t u r a l 4 Al mismo t i e m p o , el i n s t r u m e n t o modifica la acción de la causa (6) (7)

Quodhbetum, VII, a 14 ad 5 (Madrid Colección de Encíclicas A C E , 1962, vol I, num 19 )

DE QUÉ MODO ES MOVIDO EL ESCRITOR INSPIRADO

55

principal, ya, que e s t a ú l t i m a debe a d a p t a r s e a la n a t u r a l e z a y cualid a d del i n s t r u m e n t o 5. De la í n t i m a conjunción y cooperación de la causa principal y de la i n s t r u m e n t a l se sigue el efecto que no p u e d e n producir ni la causa principal ni la i n s t r u m e n t a l solas T o d o el efecto se a t r i b u y e a la causa i n s t r u m e n t a l , a u n c u a n d o el orden de ser del efecto es el m i s m o orden del de la causa principal Un ejemplo p u e d e a y u d a r n o s a seguir m á s fácilmente e s t a m a n e r a d e r a z o n a r Cuando u n h o m b r e se s i e n t a a escribir u n a c a r t a , ordinar i a m e n t e t o m a u n a p l u m a en su m a n o La p l u m a e s t á hecha p a r a escribir, pero n u n c a escribirá h a s t a que sea m o v i d a p a r a ello Más a ú n , Ja p l u m a , de suyo, p u e d e hacer signos en el papel, p e r o n a d a mas Sin embargo movida y elevada p o r el escritor hace signos inteligibles, es decir, p a l a b r a s y frases P e r o n o sería e x a c t o d e c i r — a u n q u e así parezca a p r i m e r a v i s t a — que la p l u m a hace signos s o l a m e n t e cuando el escritor ú n i c a m e n t e hace que esos signos sean inteligibles D e l e c h o , el c o n t e n i d o inteligible no se p u e d e separar de los signos (una palabra t i e n e que significar algo, de lo contrario sería u n g a r a b a t o sin sentido), y e s t o s signos h a n sido p r o d u c i d o s o c a u s a d o s p o r la p l u m a L a y l u m a h a sido movida y elevada p a r a p r o d u c i r u n efecto de u n o r d e n superior v a ella se debe t o d o el efecto, h a producido signos que t i e n e n significado (8) U n escritor no t i e n e , n a t u r a l m e n t e , que u s a r u n a pluma, p u e d e preferir escribir a m á q u i n a , p e r o e n t o n c e s tiene que usar u n a m á q u i n a , o, si quiere hacer u n m a n u s c r i t o elegante, t i e n e que usar u n a b u e n a p l u m a E n o t r a s p a l a b r a s , la acción d e la c a u s a principal está siempre modificada por la c u a l i d a d del i n s t r u m e n t o Ahora podemos aplicar la noción de causalidad i n s t r u m e n t a l al fenómeno de la inspiración escriturística Lo h a r e m o s estableciendo o t r a s e n e de proposiciones. 1 P u e s t o que la acción del i n s t r u m e n t o , p r e c i s a m e n t e como inst r u m e n t o , se identifica con la acción de la causa p r i n c i p a l , Dios es el A u t o r principal de la E s c r i t u r a 2 La causa principal y la i n s t r u m e n t a l forman u n principio de acción como causa que s u b o r d i n a y causa s u b o r d i n a d a T o d o el efect o se ha de a t r i b u i r a cada u n a de ellas al m i s m o t i e m p o a l a piimera como a la causa que mueve, a la s e g u n d a como a causa que es movtla (9) (8) La razón de insistir en esto se aclarará en el Capítulo Sexto (9) La situación no es exactamente la misma que en el n 5 anterior p 34 Aquí la causa principal es divina, por consiguiente no hay nada en el efecto que El no haya causado En el caso de una causa humana, esto no es exacto Por ejemplo, cuando yo escribo a maquina, no soy yo sino la maquínala qut forma las letras, yo no soy el causante de esta parte más material del jroceso Sino que la máquina, movida por mí, es la que ha producido todo el efetto los signos materiales con un contenido inteligible


56

V 4

No son causas coordinadas, cada una de las cuales produzca una parte del efecto Dios y el escritor sagrado son, por consiguiente uno y otro el autor de la Escritura Dios como causa principal, el escritor sagrado como causa instrumental 3 En el concurso de las causas principal e instrumental, el efecto producido está en el mismo orden del ser que el de la causa principal Por consiguiente la Escritura es sobrenatural, y difiere esencialmente de cualquier otro libro 4 Pero el libro entero se ha de atribuir al escritor sagrado El autor humano, aunque movido por Dios como instrumento, actúa de un modo verdaderamente humano Sus facultades naturales de ningún modo quedan suspendidas o suprimidas, sino que ejercita su propia actividad, como lo hace al escribir cualquier libro 5 La acción de la causa principal se modifica por las cualidades del instrumento, cualquiera deficiencia en el efecto se ha de atribuir a la defectividad del instrumento Así, también, el carácter v estilo distintivo de los diferentes escritores son fácilmente discermbles en la Biblia 6 El escritor sagrado, como hombre, es un instrumento sui generis; es un instrumento de una especial calidad apropiada a su naturaleza racional Dios, como causa principal, mueve al escntoi sagrado según su naturaleza como hombre, Dios le mueve mediante su entendimiento, voluntad y facultades ejecutivas El último punto indicado tiene aquí una particular importancia Puede invocarse y aplicarse válidamente el principio de la causalidad instrumental, pero tenemos que tener en cuenta un factor fundamental: todos los instrumentos que nosotros usamos son inanimados, pero el instrumento usado por Dios en la producción de la Escritura es un instrumento humano, un hombre con inteligencia y voluntad libre, Dios, al moVer este instrumento único, respeta plenamente su inteligencia y su libertad Cómo puede ser esto último es un misterio, pero es tan sólo un aspecto de otro misterio de alcance aún mavor (y no tenemos que olvidar que la inspiración es, en el último análisis, un misterio) Nuestra teología enseña que Dios, por una moción de la gracia, puede mover al hombre desde dentro y moverle infaliblemente y preservando, no obstante, su carácter propio de un ser libre (10) En este sentido es precisamente en el que Dios usa al escritor sagrado como un instrumento Bajo el impulso supremamente eficaz del Espíritu Santo el autor sagrado es movido infaliblemente a pensar y a escribir lo que Dios quiere y como Dios quiere Llevado por esta mo-

*

LA EXTENSIÓN DE LA INSPIRACIÓN

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN

(10) Véase Santo Tomas de Aquino, Summa 6 ad 1, p 111, a 2 ad 2

Theologiae,

I-II

p

109

57

ción, el escritor es un instrumento, pero la fuerza que le mueve, lejos de disminuir sus poderes naturales, se los aumenta Es un instrumento muy especial, de un modo apropiado a su naturaleza como ser racional Sin embargo, al mismo tiempo Dios adapta su mensaje a la inteligencia y cultura de su instrumento elegido, es decir, el escritor sagrado, como cualquier instrumento, modifica la acción de la causa principal Aunque toda la Biblia hay que atribuirla a Dios (que movió a los escritores) y a los autores humanos (como movidos por Dios), sin embargo las características especiales de los escritores no quedaron sumergidas, sino que están claramente visibles en cada uno de los libros Muchos de los escritores elegidos por Dios eran de grandes talentos, y explotaron sus dones literarios hasta el sumo en la presentación del mensaje divino Otros que sirvieron al propósito de Dios no estuvieron tan bien dotados, de ahí el que algunas partes de la escritura sean, desde el punto de vista literario, completamente vulgares Pero, dotados o no, es por medio de estos instrumentos humanos cómo Dios nos habla desde un extremo hasta el otro de la Biblia V. LA EXTENSIÓN DE LA INSPIRACIÓN Si, como hemos visto, toda la Biblia se ha de atribuir a Dios, se sigue lógicamente—y necesariamente—que toda ella es inspirada hay que admitir la inspiración verbal (es decir, que la inspiración se extiende a las palabras mismas) A muchos no les ha agradado esto, y la Iglesia ha tenido que intervenir más de una vez para prevenir una restricción indebida del divino cansma (11) Con todo es comprensible que el concepto pueda servir de pequeño tropiezo, puesto que, teniendo en cuenta este concepto, la inspiración verbal parece ser excesiva Y realmente es excesiva si concibiéramos la inspiración como si fuera exactamente la misma en cada una de las partes de la Escritura La verdad es que la inspiración no es un concepto unívoco sino análogo «Naturaleza humana», por ejemplo, es un concepto univoco porque todos los hombres la poseen de la misma forma «Vida, por otra parte, es un concepto análogo, puesto que se puede predicar de hombres, animales y plantas Podemos hablar de vida, con u n sentido verdadero, en cada caso, pero evidentemente no es la misma encada uno de los casos (12) De un modo semejante, todas las p a r t e s de la Escritura están verdaderamente inspiradas, pero no lo están de un modo completamente idéntico (11} Véase Enchiridwn Bxbhcum, un 124, 202, 455, 499 (12) Véase Paul Synave y Pierre Benoit, La PropheHe (Tournai 1947), p p 328-38

Dtsclee,


58

4

LA PSICOLOGÍA DE LA INSPIRACIÓN

Ninguna parte de la Escritura cae fuera de la influencia de la inspiración El texto más pequeño de la Biblia es parte de un libro particular (y parte, también, del conjunto que forma toda la Biblia) y tiene su papel que jugar en toda la obra. Cuando añade un hecho secundario aquí o un detalle lleno de colorido allí, el autor humano actúa como escritor consciente de su arte, él sabe que estos elementos menos importantes serán una ayuda para la presentación de la verdad especial que él quiere comunicar o para el efecto general que desea producir. Un detalle así es realmente inspirado, pero en su lugar y seguu el papel que le corresponde —que puede ser muy secundario — Aunque el escritor humano lo consideró apto, le concedió una importancia pequeña y le prestó poca atención Por consiguiente, el Espíritu Santo, cuya acción soberana es tan completamente una con la del escritor, no ha proyectado su luz sobre este punto, o ha garantizado su verdad, de la misma forma que lo hace en otra materia infinitamente mas importante En la vanada difusión del cansma este detalle no recibió sino una poca luz y una importancia pequeña, y así lo tendremos nosotros que tomar si no queremos tergiversarlas verdaderas intenciones del escritor humano, y por medio de él, las de Dios (13). Tenemos que recordar que el autor bíblico está inspirado para escribir un libro; sería ridículo argüir que cualquiera de los pasajes del libro es tan importante como otros del mismo libro No obstante un tipo tal de argumentación hizo del perro de Tobías (por tomar un ejemplo trillado) un gran problema ¿Por qué habría Dios inspirado al escritor sagrado para que mencionase a este animal junto con el hecho de que movía la cola? De hecho, la mención del perro no es más que un detalle familiar que se introduce para animar la narración. El mismo escritor lo hubiera considerado ciertamente como un detalle insignificante, lo eligió teniendo en cuenta el efecto general (su juicio practico era el afectado), ya que no es más que un adorno literario. Sin embargo es inspirado, puesto que Dios movió al autor a escribir un libro del que este detalle forma también, una parte Brevemente, muchas dificultades se desvanecerían si cayéramos claramente en la cuenta, de una vez para siempre, de que la Biblia es literatura inspirada. A lo largo de este capítulo, al hablar del escritor sagrado como individuo, hemos simplificado la situación actual Esto había que hacerlo si habían de quedar establecidos y presentados claramente los (13) Pierre Benoit, «L'Inspiration», Initiatton Bibhque (Tournai Desclée, 3 954), p 25

V

LA EXTENSIÓN DE LA INSPIRACIÓN

59

principios Con todo, después de haberlos establecido, tenemos que advertir el hecho de que, en muchos casos, es un problema complejo «1 designar al autor de muchos libros, porque muchos de ellos han sido retocados y se han ido haciendo a lo largo de períodos prolongados, incluso a lo largo de siglos En breve la Biblia se nos presenta cada vez más como una obra compleja sobre la que han trabajado generaciones sucesivas, como un edificio que han ayudado a construir muchas manos Es una obra colectiva, la obra de todo un pueblo que ha depositado en ella, a través de los siglos, el tesoro de su tradición Esta génesis compleja de los libros sagrados no cambia en nada su carácter sagrado, puesto que es el resultado final, el Libro en su ultimo estadio, lo que la Iglesia lia recibido como Escritura canónica esta Escritura es la que está inspirada Es necesatio por consiguiente admitir que todos los que contribuyeron a producirlo gozaron de inspiración Pero el influjo de la inspiración no habrá sido el mismo para todos los operarios que trabajaron en la obra de Dios Él habrá movido a uno a que escribiera la substancia del libro, a otro a retocarla y a hacer esta o la otra adición Está claro que el segundo no es inspirado de la misma forma que el primero, uno y otro comparten el cansma en la medida, grande o pequeña, en que colabora en el libro En los distintos autores, como en las distintas partes del Libro, como en las distintas facultades del escritor, hallamos la distribución analógica del carisma de la inspiración que es la que justifica plenamente la realidad concreta de la Escritura (14) En este contexto tenemos que recordar lo que queda anteriormente escrito de la inspiración bíblica, las líneas generales de su variedad y de su alcance Los que guiaron el curso de la historia sagrada, no menos que los que escribieron la palabra de Dios, estuvieron movidos por el Espíritu Y aunque los escritores bíblicos pudieran haber sido movidos de una manera especial en vista de la contnbuciói concreta que iban a hacer, no debiéramos olvidar que la Biblia es solamente el término, querido y dirigido por Dios, de cada uno de los acontecimientos de la historia salvífica y de todas las enseñanzas orales que ella conserva en forma escrita La inspiración se extiende a las etapas primeras de la palabra vivida y hablada (14) Ibtd, p 26


LA P A L A B R A

INERRANTE

LA EXTENSIÓN DE LA INERRANCIA LA INTENCIÓN DEL ESCRITOR SAGRADO INERRANCIA E HISTORIA GÉNEROS LITERARIOS

/

Porque la Sagrada Escritura está divinamente inspirada, y porque tiene consiguientemente a Dios por Autor, se sigue que es inerrante, es decir, libre de todo error. La inerrancia no es más que un corolario —aunque necesario—de la inspiración y, lo mismo, que la inspiración, ha sido también mal entendida y desfigurada. Esto puede ser, hasta cierto punto, debido al término que es en cierto modo negativo; sería más provechoso hablar de la «verdad» de la Escritura, per» la expresión corrientemente usada es sin duda «inerrancia». De todos modos, la mayor parte de los ataques a la Biblia se han lanzado a lo largo de esta línea; con demasiada frecuencia los defensores se han visto atraídos y forzados a posiciones que eran precarias e incluso falsas. I.

EXTENSIÓN DE LA INERRANCIA

Del hecho de que la Escritura esté inspirada en todas su.> partes no se sigue que sea siempre y en todas las partes inerrante, en un sentido positivo. Inspiración e inerrancia son coextensivas, fero bajo uno de estos dos aspectos: positivamente, cuando está en ]uego la verdad; negativamente, al prevenir toda enseñanza de error (1). Hemos visto que la inspiración escrituristica gobierna la composición de (1) Véase Pierre Benoit, «Inerrance Biblique», Catholicisme (Pirís: Letouzey et Ané, 1963), V, 3546.


62

5

LA PALABRA INERRANTE

un libro, y mucho de lo que el autor dice es, o al menos puede ser, accesorio para las ideas principales, y está suficientemente claro que los escritores sagrados no están, en todos los momentos y en cada uno de los detalles de su obra, enseñando algo En lugar de «enseñar» a sus lectores puede un escritor tratar de tocar sus corazones, estimularlos, consolarlos, agradarlos Incluso cuando apela a su entendimiento, puede tomar los medios para presentar su mensaje de una manera accesible y agradable Los escritores sagrados no actuaron de otro modo Entre las cualidades de su obra—belleza, encanto, persuasividad—destaca la verdad, sin embargo, de ninguna manera es la verdad la única cualidad, ni esta siempre presente Hemos indicado ya que, en el autor, el juicio practico puede llevar la parte directora, mientras que la inerrancia afecta al juicio especulativo, en la medida en que este juicio es iluminado Con mucha frecuencia, sin embargo, trata uno a la Biblia influenciado por la idea de la inspiración profética, haciéndole a uno sentir que todas y cada una de las frases de la Sagrada Escritura son no solamente divinamente inspiradas, sino también divinamente verdaderas Pero la inspiración en cuestión es inspiración escnturística, que no implica que se haya de enseñar la verdad positivamente en todas las partes de la Escritura, aunque sí excluye completamente la enseñanza deliberada del error Podemos captar mejor esta idea si vemos lo que se entiende por «error» El error incluye un juicio deliberado en desacuerdo con la realidad existente El error sólo es posible cuando hay una intención definida de expresar un aspecto particular de una verdad y cuando se afirma algo positivamente Por ejemplo, cuando describimos el sol que se levanta no estamos en error, puesto que nos limitamos a la percepción sensible, sobre lo que nosotros podemos ver, no vamos más allá de esto, no pasamos a juzgar sobre una teoría astronómica Sin embargo si, sobre la base del movimiento aparente del sol, fuéramos a afirmar como un hecho científico, que el sol realmente se mueve alrededor de la tierra, la afirmación sería errónea un juicio deliberado en discrepancia con la realidad Esto lo ha expiesado, con admirable claridad, Dom Celestm Charlier Dos cosas se requieren para el error primero un juicio, algo que se afirma y se enseña formalmente, y en segundo lugar una intención explícita de expresar ese aspecto preciso de la verdad que de hecho no está expresada Cuando no se enseña nada, sino que se da una opinión, o cuando se recibe sin pasar juicio sobre ella una verdad umversalmente aceptada entonces no hay error Cuando una afirmación dada es errónea tan sólo desde un punto

II

I A INTENCIÓN DEL ESCRITOR SAGRADO

63

de vista completamente ajeno a la intención formal del escritor v de la demanda de los lectores a quienes se dirige, no hay error real En conclusión, el error es parte de la definición filosófica del mal El mal es la ausencia de un bien que debía haber, el error es la ausencia de la verdad que puede exigirse Nadie puede ser acusado de error, por no haberse expresado con perfección, si no es su intención ni es su deber para sus contemporáneos el hacerlo (2). II. LA INTENCIÓN DEL ESCRITOR SAGRADO En el análisis último es la intención del escritor la que ha de determinar la verdad o falsedad de lo que escribe Normalmente, él tratará de las cosas o hablará de ellas solamente desde un aspecto Las estrellas, por ejemplo, no las ve de un modo completamente igual, y por lo tanto no las describe de la misma forma, un astrólogo que estudia sus leyes, un poeta que queda movido por su belleza, y un pensador religioso que reconoce en ellas un efecto magnífico del poder del Creador No podemos decir que los dos últimos están en error cuando hablan solamente desde su punto de vista Ahora bien los escritores bíblicos son ciertamente pensadores religiosos Si tratamos de buscar verdades científicas en la Biblia, no las hallaremos, simplemente porque no las hay Por esta razón, por ejemplo, es por lo que la creación del universo se describe según las opiniones no-científicas de la época en que se formó el relato, y se ha de juzgar a la luz de esas opiniones Afortunadamente, ya no es necesario insistir en que la Biblia no es un manual científico, y un manual que estuviera además siempre al día Ya ha pasado algún tiempo desde que se puso el último clavo al ataúd del concordismo También conviene recordar que no todo lo que un autor escribe es una afirmación categórica Esta observación obvia lleva importantes implicaciones porque, como nos dice la Comisión Bíblica, tenemos que aceptar como afirmado, enunciado, o sugerido por el Esjíntu Santo todo lo que el escritor sagrado afirma, enuncia o sugiere (3) Esta declaración admite diversos grados de afirmación Una sana exegesis de cualquier pasaje escnturístico, determinara, en cada caso, hasta qué punto garantiza el escritor sagrado sus ideas La verdad de lo que dice estara comprometida hasta ese punto y no más. luede él aventurar una opinión o incluso expresar una vacilación o duda Nosotros tenemos que respetar estas calificaciones, puesto que Dios, que habla por medio del escritor sagrado, condescendió en aceptarlas (2) The Christian Approach to t h e Bible (Westmmster, Md 1958), p p 216 s (3) Véase Enchmdion Bibhcum, n 420

Neirman,


64

5

LA PALABRA IN ERRANTE

Podemos avanzar un paso más y decir que el escritor puede afirmar algo que él no presenta como un hecho para ser creído Hallamos el más claro ejemplo de esto—porque la materia está fuera de duda—en las parábolas Nuestro Señor (cuyas palabras son necesariamente verdaderas aparte del hecho de que estén recogidas en un libro inspirado) nos habla del hijo que pidió y recibió su herencia y luego la malgastó en un país extraño, y nos habla, también, de la reacción que tienen ante su vuelta el padre y el hermano del joven Todo esto se afirma, pero ninguno de los que oyeron al Señor y de los que leen el Evangelio creen que la historia sea verdadera y que los personajes son históricos La historia se relata con el fin de ilustrar la misericordia amorosa de Dios y para que sirva de advertencia a algunos fariseos soberbios y críticos Los detalles de la historia tienen por objeto el hacer esos dos puntos más efectivos no tienen otro fin, por sí mismos no tienen importancia especial Un escritor sagrado puede, por consiguiente, usar la ficción, puesto que la ficción puede ser vehículo para la verdad, incluso para la verdad divina Las parábolas confirman este hecho, naturalmente, también se pueden hallar obra de ficción en el Antiguo Testamento Está claro que tales escritos se han de juzgar según la intención de sus autores y no según ninguna clase de ideas preconcebidas III.

INERRANCIA E HISTORIA

El problema de la Biblia y la ciencia física no es ya, como hemos señalado, un problema vital, ya se ha caído en la cuenta por completo de que son dos campos completamente distintos No puede haber contradicciones posibles entre la Biblia, interpretada correctamente, y las conclusiones ciertas de las ciencias profanas La historia, sin embargo, se acerca mucho mas a la naturaleza del mensaje bíblico, que es esencialmente histórico Por eso, aunque no hay razón para que el carisma divino proyectara luz sobre el análisis científico del universo, existen todas las razones para que ese mensaje forme una historia que sirva de testimonio del desarrollo del plan salvífico de Dios Pero también aquí hay que tener precaución En la piesente edad científica estamos invadidos de la pasión por la exactitud material, una tendencia que queda bien ilustrada en el campo de la historia Ahora bien, cuando vamos al Antiguo Testamento nos hallamos con que sus historiadores fueron, para nuestras normas, más bien de un tipo casual Se preocupaban muy poco de la cronología exacta y con mucha frecuencia omitían hechos que no venían bien para su punto de vista o para sus fines Nos dieron una historia que tiene baches notables y que es a veces inexacta A nuestros ojos

III

INERRANCIA E HISTORIA

65

esta deficiencia es aún menos excusable, porque ellos mismos han indicado con frecuencia que tenían a su disposición mucha mayor información Por tanto, juzgando por nuestras normas, eran culpables; pero ¿podemos nosotros juzgarlos legítimamente por nuestras normas modernas? Podíamos dar la vuelta al argumento y decir que, para los escritores del antiguo Testamento, la historia en el estilo moderno no tendiía sentido puesto que omite precisamente el único factor que puede darle sentido Los historiadores del Antiguo Testamento tenían siempre en su mente a Dios y veían la mano de Dios en todo lo que sucedía A la luz de esta verdad, de esta comprensión profunda, los detalles como el de una cronología exacta se ven en una perspectiva propia Nosotros de palabra solemos admitir el dogma de la Providencia divina, pero, de hecho, hemos perdido de vista la constante actividad de Dios en la historia Nuestra técnica más exacta ¿compensa realmente la pérdida de esa otra visión confortante' Y cuando nos volvemos al Nuevo Testamento nos encontramos no solamente con la Providencia de Dios, sino con Dios Encarnado, un Dios que no solamente actúa en la. historia sino que ha venido a ser un hecho de la historia Tenemos que recordar que el historiador bíblico no es un historiador moderno, de ahí que nuestros criterios modernos no se pueden aplicar a los libros históricos de la Biblia El historiador moderno ve el hecho histórico, o intenta verlo, en su realidad objetiva, pero este no es el único modo de escribir historia El historiador religioso como le hallamos en la Biblia, considerara el hecho histórico y lo referirá tan sólo en la medida en que pueda insertarlo en el plan religioso que es lo que realmente le interesa El Espíritu Santo que le guía le moverá a hablar de él sólo bajo esta consideración, y garantizará su verdad solamente bajo el aspecto preciso que es el único objeto de su enseñanza. Sería ir contra la voluntad de Dios el hacer de la Escritura unhbro de historia científica y tratar de hallar en ella una verdad propia de esa forma literaria El cansma de la inspiración ha iluminado los hechos de la historia solamente desde el ángulo que interesa para el propósito del Libro sagrado, y puede muy bien liaber dejado todo el resto en el trasfondo, en la penumbra de un conocimiento imperfecto e incluso inexacto (4) Pero la historia religiosa sigue siendo historia, no deja de ser liston a por el mero hecho de no ser científica Aquellos críticos que con tanta frecuencia han juzgado que la Biblia, tanto el Antiguo tomo (4)

Benoit, op cit , p

37


66

5

LA P A L A B R A

INERRANTE

el Nuevo Testamento, no era histórica (mhistórica) porque no se acomodaba a las normas modernas han sido completamente mcientíficos en su método y han sido culpables de un evidente anacronismo La Escritura es un producto de su propia época y un estudio científico tiene que tomar conciencia plena de ese hecho IV.

GÉNEROS LITERARIOS

Un feliz resultado del descubrimiento del aspecto humano de la palabra de Dios y del hecho de que los escritores sagrados eran hijos de su propio tiempo, es el descubrimiento ulterior de que su obra hubo de estar gobernada por las convenciones literarias de su época La Biblia es literatura y tiene que entenderse e interpretarse como literatura Ahora bien, es una experiencia común que la terminología, especialmente cuando se trata de una expresión extranjera, puede ser muy impresiva y puede también indicar un nuevo y brillante descubrimiento Así hay quienes hablan de genres httératres como si fueran una cosa totalmente nueva, mientras que la existencia en literatura de formas o géneros distintos es una cosa que damos por supuesta Sin embargo es verdad que, con respecto a la Biblia, precisamente porque su aspecto humano no fue plenamente reconocido, la aplicación estu\o muy restringida Por fin, actualmente esta situación ha cambiado esta admitido que la Escritura contiene una variedad de formas (5) Al mismo tiempo está ya completamente claro que los géneros literarios no pueden determmaise a pnori muchas veces hay que tener un conocimiento perfecto de las convenciones literarias de la época en que se formó un escrito antes de poder determinar su género Está también claro que el campo más fructífero para la aplicación del principio lo presentan los libros históricos (6) Acabamos de indicar que no podemos legítimamente medir la obra de los historiadores bíblicos por nuestras normas de exactitud histórica La historia en nuestro sentido es una ciencia moderna, de ahí que no sería realista el esperar que los escritores incluso del Nuevo Testamento hubieran compartido nuestras preocupaciones del siglo veinte Pero tenemos que llevar más adelante nuestra investigación de los libros históricos ¿Habremos de admitir, de hecho, que algunos de estos libros nunca pretendieron ser históricos? Hoy poca duda puede haber de que esto es asi, el caer (o) Divino Afflante Spintu dejo claro este p u n t o y con énfasis Véase la traducción en Colección de Encíclicas A C E nn 20 22 (6) Aunque en realidad queda por ver si todos los libros tenidos tradicionalmente por historíeos son realmente tales, y si lo son, en que sentido y h a s t a que punto

IV

GÉNEROS

LITERARIOS

67

en la cuenta de que, en ciertos casos, no se trata de historia estricta o de ninguna clase de historia ha disuelto una nube de falsos problemas Algunos de los libros tradicionalmente considerados como históricos se clasificaron como tales sobre la base únicamente de apariencias Sería útil recordar que nuestra división de los escritos del Antiguo Testamento en libros históricos, proféticos y didácticos revela una mentalidad occidental y que las agrupaciones que hicieron los judíos de Torah, Profetas y Escritos es más satisfactoria porque es mas «bíblica» Es, pues, comprensible el que se haya dado esta clasificación equivocada Todavía podemos, por ejemplo, si no se nos da una indicación, tomar muy fácilmente una novela histórica bien escrita por una animada biografía Si estamos en duda (y no tenemos otros medios de conocerlo), tenemos que depender de nuestro conocimiento de la técnica del novelista y del biógrafo y de nuestra habilidad para comprobar los hechos históricos que se alegan contra otros hechos de los que estamos seguros Como resultado puede suceder que un escrito, que a primera vista tuvimos por histórico, en realidad no es histórico de ningún modo ni se pretendió nunca que lo fuera Esta es la posición exacta de Jonás, por ejemplo parecía ser una obra histórica y como tal se aceptó sin crítica alguna El malentendido se agravó por el prejuicio completamente injustificado de que la ficción era indigna de Dios Gracias a un aumento notable de nuestro conocimiento del trasfondo de la Biblia, hoy la conocemos mejor (y Jonás no es un caso aislado del Antiguo Testamento) Elreconocer que la ficción, o una narración ficticia construida sobre una base de hechos históncos, tiene su lugar en la Escritura tiene una importancia muy grande Significa que nuestra generación puede acercarse con mas luz a la Biblia y ha disipado muchos falsos problemas que atormentaron a nuestros predecesores Los escritores sagrados pudieron claramente emplear cualquiera de las formas literarias que estaban en uso entre sus contemporáneos «siempre que no fueran en modo alguno incompatibles con la santidad y la verdad de Dios» (7) Algunos creyeron que esto excluía la ficción, una conclusión muy singular teniendo ante la vista las parábolas Pocas formas literarias, pasadas y presentes, podrían excluirse por este motivo, incluso entonces sería más bien por razón del contenido que por la forma Se ha dicho que, mientras podemos muy bien imaginar a Dios inspirando a un novelista como Dostoyevski, no podríamos ni soñar que inspirase una novela pornográfica Esto es cierto, (7)

Enchiridion

Biblicum,

n 559


68

5.

LA PALABRA INERRANTE

pero la observación no es del todo a propósito, puesto que en uno y otro caso la forma pudiera ser la misma. Es incluso muy difícil decir, en abstracto, qué es decoroso o indecoroso para Dios, porque la condescendencia divina es mucho más profunda de lo que nosotros sabemos. Al estudiar la palabra de Dios es muy conveniente tener en nuestra mente la realidad dura de la Encarnación y el escándalo de la Cruz. LOS S E N T I D O S

DE LA

ESCRITURA

SENTIDOS SECUNDARIOS SENTIDO PLENO Y SENTIDO TÍPICO CONDICIONES Y CRITERIOS D E LOS SENTIDOS SECUNDARIOS LOS SENTIDOS SECUNDARIOS Y LA INSPIRACIÓN UNA NOTA SOBRE CONCLUSIÓN Y ACOMODACIÓN TEOLÓGICAS

De lo que hemos visto sobre la inspiración, se sigue que, si queremos entender la Biblia, tenemos que tratar de hallar en primer lugar el sentido que pretendió el escritor humano, porque ésto es lo qae el Espíritu Santo, como Autor de la Escritura, nos propone primera y principalmente. El tratar de ver el sentido del escritor sagrado no es más que sentido común, pero el tratar de verlo en primer lugar apunta a una cualidad de la Biblia que es única: esto implica que hay otro sentido que el autor humano no ha pretendido. A lo largo de este capítulo veremos que existen estos sentidos secundarios, que se encuentran bajo la superficie del texto (1). Cuando hablamos de los sentidos de la Escritura, nos referimos al sentido o sentidos que realmente existen en un texto bíblico. Para ser completamente claros deberíamos hacer una distinción elemental entre «significado» y «sentido». Significado es la noción que expresa una palabra en abstracto, independientemente del que habla o escrile o de cualquier otro contexto particular. El significado es con frecuencia (1) E l problema de los sentidos secundarios, o más concretamente, del «sentido pleno» (sensus pleniov) en la Escritura, se discute, como n o r m a jeneral, sólo entre especialistas católicos. No todos ellos admiten la existencia ¿el sentido pleno; y algunos que lo reconocen no lo explican de un m o d o completamente igual al que explicamos en estas páginas El libro y los artículos cifcdos en nuestra bibliografía dan una idea completa de toda la cuestión.


70

6.

LOS SENTIDOS DE LA ESCRITURA

múltiple (por ejemplo, el término griego pneuma «viento», «alma», «espíritu», «Espíritu Santo») Sentido es la noción que expresa una palabra en el caso concreto, según la intención del que habla o escribe y en un contexto definido Normalmente cuando hablamos del sentido hablamos del sentido literal, es decir, el sentido que tienen inmediatamente las palabras en la intención del escritor El sentido literal puede ser propio o impropio, según que las palabras se tomen en su sentido directo o figurativo La división es clara, pero la terminología es desafortunada (2) Para nuestro propósito, desde aquí en adelante llamaremos al sentido literal sentido literal primario; esto deja lugar para tratar de los sentidos secundarios que se hallan también en la letra de un texto bíblico, aunque no se diera cuenta de ellos su autor humano

I.

SENTIDOS SECUNDARIOS

El sentido primario de la Biblia es el que se desprende inmediatamente de la letra del texto tal como lo entendió el autor humano Se encuentra en todas las partes de la Escritura, de lo contrario tendríamos un absurdo Pero la Biblia no es un libro ordinario Hemos visto que el escritor sagrado es un instrumento del Espíritu Santo y que, aunque se ha respetado su libertad, él sigue siendo, con relación a Dios, un instrumento limitado y defectuoso, así, en algunos casos, puede él no haber caído en la cuenta de todo el sentido del mensaje que el Autor divino desea expresar El Espíritu Santo, que condescendió en hacer uso de un hombre para comunicarse con los hombres, no se confinó por eso irrevocablemente a las limitaciones humanas Pero, de ninguna manera, infringe la libertad que se comprometió él a respetar, ni se extralimita tampoco cuando «se reserva el derecho de ir más allá de su interprete en la misma dirección hacia la que tiende su pensamiento, y de enriquecer sus palabras ampliando su sentido y añadiendo nuevos tonos que, lejos de limitar o contradecir su pensamiento, lo hará más profundo y extenso De este modo el sentido primario de la Esentura puede complementarse con sentidos secundarios que lo prolongan y amplifican» (3) El hecho de los sentidos secundarios se desprende de la naturaleza misma de la Biblia y, más concretamente, de la relación que existe entre el Autor divino y los autores humanos El primero es el Autor (2) Ademas del sentido literal hallamos en la Escritura u n sentido típico, esto se t r a t a r a posteriormente en el capitulo (3) Paul Synave y Pierre Benoit, La Prophétie (Tournai Desclee, 1947), p %7.

II

SENTIDO PLENO Y SENTIDO TÍPICO

71

de toda la Biblia mientras que cada uno de los escritores sagrados no tiene parte mas que en una porción limitada de ella Más aún Dios abarca todo el curso de la historia sagrada y de la revelación mientras que el escritor humano no es más que un eslabón en una cadena El Autor divino sobrepasa al humano de tres formas (4) 1 El escritor humano habla solamente en un libro y esto para una época y circunstancia, el Autor divino habla en todos los libros desde la una punta del Antiguo Testamento hasta la otra y desde eí Antiguo Testamento hasta el Nuevo El Génesis, Isaías, y Marcos son unas obras muy distintas cuando uno piensa en los hombres que las escubieron, pero cuando uno piensa en Dios que las inspiró, entonces parece que son otros tantos capítulos del mismo gran Libro •que Él ha dirigido desde el principio hasta el fin 2 De ahí se desprende que el mismo Dios, aunque hablo a lo largo de los siglos bajo distintas plumas, mantuvo una fecunda relación entre las sucesivas etapas de su Palabra que se iba manifestando Bajo su guía, palabras escritas por unos han sido conservadas por otros escritores postenores y ahora tienen resonancias nuevas que no percibieron los primeros autores, aunque Él—Dios, Autor principal—las había previsto y preparado 3 El Dios que inspira la revelación escrita guía también la historia sagrada que es el espejo de esa revelación El es dueño tanto de lo 3 acontecimientos como de las mentes, y puede suscitar perdonas, acontecimientos y cosas que tengan el valor de signos Él puede hablar un lenguaje creativo, concreto, existencial en el que seres y acontecimientos hablan más elocuentemente que los términos abstractos del lenguaje ordinario, un lenguaje que únicamente Dios puede hablar y que él usó en una revelación que se vivió y habló antes de quedar escrita en un libro Es un lenguaje que no podría haber sido entendido plenamente por sus primeros intérpretes, porque el contenido real de ese lenguaje sólo puede comprenderse al cerrarse el acto final del drama, cuando al fin se revelan claramente a la luz del desenlace los papeles de los diversos actores (6) II.

SENTIDO PLENO Y SENTIDO TÍPICO

Teniendo en cuenta las circunstancias que hemos descrito, podemos decir que, en la Biblia, más allá del sentido literal primario exis(4) Véase Pierre Benoit, «La Plénitude de Sens des Livres Saints» Revue Sibhque, 67 (1960), 162 s P a r a lo que queda de este capitulo nos apoyiremos exclusivamente en el artículo típicamente iluminador del Padre Benoit (5) Lug cit


72

II 6

SENTIDO PLENO Y SENTIDO TÍPICO

73

LOS SENTIDOS DE LA ESCRITURA

p r ^f S * a u n £ r a do difícil de determinar— un sentido literal más Vd °' ^ U e S e c 0 - n t l e n e e n I a letra, pero previsto y pretendido clara rectarn Un e n t e sólo por Dios Podemos, por consiguiente, hablar de entl d o más pleno aquel significado pleno y mas piofundo de un t ° 1 U e pretendió el Autor divino y que se descubre a la luz de una erior revelación, particularmente a la luz del Nuevo Testamento. tid 6 f P l e n o , que no es más que una visión más profunda del senliteral primario, puede verse inmediatamente en las profecías an lcas del Antiguo Testamento, para nosotios son claras porque e i i\Í , esias ya vino, pero el significado pleno que nosotros percibimos tér ^ 6 n e ^ a s ^ u e pretendido por Dios desde el principio En ultimo de l n ° ' e^ descubrimiento del sentido pleno depende de la cualidad COn a Un 3(• ^ 1 u e u n o v c u n t e x t o ^"s a J £° a s i c o m o e l proceso de I *°t°grafía de rayos infrarrojos Algunos de los fragmentos de Pe ^ O S del mar Muerto, por ejemplo, son ilegibles a simple vista, ba cámara de rayos infrarrojos revela letras y palabras que esta° c ultas Nada se añade a los fragmentos, pero la luz especial pres a a Vista a el ñ ^ lg° 1ue de hecho estuvo allí siempre Así, también, esenvolvimiento de la revelación revela las profundidades ocultas e í ? x t ° s anteriores Mientras que el sentido pleno esta relacionado con palabras (es s P V l S l o n m a s profunda del sentido literal primario), el sentido típico ° r igina cuando las personas o sucesos o cosas designadas en el seno A P n m a n o representan o tipifican personas, sucesos y cosas de un en superior y cuando este significado esta pretendido por Dios. r ejemplo, sabemos por el Nuevo Testamento que Melquisedec Un tipo de Cristo Sacerdote, que el paso del mar Rojo es un tipo del au tismo, y que Ja serpiente de bionce levantada por Moisés es un cl Po de Cnsto en la Ciuz (6) •c-1 sentido típico no es un sentido literal, porque está íelacionado con sas y n 0 c o n palabras g m embargo se basa firmemente en el sentido eral primario, porque los hechos significativos o «tipos», que son el °jeto del sentido típico, existen en la Biblia y nos son conocidos somente por medio de las palabras, aun cuando el escritor humano no ae en la cuenta de que está describiendo un tipo, el tipo emerge cieia mente de sus palabras Abraham sacrificando a su hijo y el maná "mentando al pueblo en el desierto son tipos del Calvario y de la *- u caristía solamente en cuanto que estos hechos están recogidos por n escritor sagrado y en la forma en que él los recogió Un tipo bíblica J a m a d a no solamente en una realidad histórica sino también en una m a ( 6 l Melquisedek (Gen 14 17-20, Sal 110 [109] 4, Heb 71-3), paso del «r ROJO / E x 1 4 g2 99-31, 1 Cor 10 is), serpiente de bronce (Num 21 8 s i Jn 4.34 s)

existencia liteiaria Esta última puede ser la más importante; por ejemplo, Melquisedec es un tipo del Sacerdote celestial (Heb 7:3), no porque no tuvo padres, sino porque la Escritura no afirmó que los tuviera Puede incluso suceder que la existencia literaria sea la única real (por ejemplo, Jonás es una figura literaria, no histórica) Pero el factor esencial es que el sentido típico, precisamente porque es un sentido escriturístico, debe buscarse y hallarse en las palabras de la Escritura Aunque puede haber una íntima conexión entre el sentido pleno y el sentido típico, ambos permanecen distintos Lo específico del sentido típico es la correspondencia, querida por Dios y expresada en su Escritura, de dos realidades concretas dada una de las cuales, aunque tengan un punto de confluencia común, es distinta de la otra: el maná y la Eucaristía, el arca de Noé y el bautismo, la serpiente de bronce y Jesús en la Cruz: el tipo y su antitipo El factor que sirve de enlace en cada uno de los casos es un valor religioso común que es el que sostiene la correspondencia (por ejemplo, el don divino del maná que alimentó al Pueblo Elegido y el alimento espiritual de la Eucaristía que alimenta al nuevo pueblo de Dios) «En este plano continuo de valores religiosos es donde está situado el sentido pleno, mientras que el sentido típico entra en juego entre los dos planos de existencia, el antiguo y el nuevo» (7) El sentido típico sigue y acompaña al sentido típico, pero no se identifica con él El sentido pleno puede existir independientemente de un tipo particular, pero siempre tiene sus íaíces en una tipología general Aunque el sentido pleno no implica la maduración homogénea de una idea, ni implica, inmediatamente, la apariencia de una nueva persona o suceso, la evolución de las ideas que tenemos en la mente no podría ocurrir si no surgiera algo completamente nuevo en el plano de la historia Este acontecimiento nuevo es el hecho de Cristo Él hizo nuevas todas las cosas, en la esfera de esta nueva creación o íccreación es donde hallan su realización los valores religiosos de la Ley Antigua En breve, toda la economía antigua puede considerarsecomo un Tipo único, complejo, cuyas partes componentes son tipos particulares no solamente las personas y los hechos, sino también instituciones como la Ley, el Templo, la Realeza En contraste con esto, Dios suscitó el antitipo de la nueva economía, con sus personajes, sus hechos, y sus instituciones, todo ello centrado en Cristo que da a la economía antigua su complemento decisivo Porque, con Cristo, en principio, todo se dio, Dios no tiene nada más que añadir a su palabra definitiva (7) Benoit, art czt, 178


74

6

LOS SENTIDOS DE LA ESCRITURA

El hecho de Cristo constituye un decisivo salto hacia adelante, una marcha radicalmente nueva, un paso a un plano nuevo que continua la linea del antiguo solamente después de un cambio vertical de niveles Nosotros nos hallamos ahora en un escalón más elevado con otros escalones todavía que subir, hemos entrado en un orden definitivo, en otro mundo Ante esta etapa definitiva, en la cual Dios ha «hecho nuevas todas las cosas» (Ap 21 5), todas las etapas anteriores representan solamente un único y el mismo nivel de historia, el de las cosas antiguas (8) Por e s t a razón el sentido pleno y el sentido típico no se e n c u e n t r a n e n el Antiguo T e s t a m e n t o t o m a d o en sí mismo, o en el Nuevo T e s t a m e n t o , sino s o l a m e n t e en el Antiguo T e s t a m e n t o a la luz del Nuevo (9)

III.

CONDICIONES Y CRITERIOS DE LOS SENTIDOS SECUNDARIOS

Las condiciones que se requieren p a r a u n s e n t i d o secundario, t í pico o pleno, y por lo t a n t o t a m b i é n p a r a sus criterios, son la homogeneidad y la reproducción (reprise) (10) E n p r i m e r lugar, se necesita que el s e n t i d o secundario y el p r i m a rio sean homogéneos es decir, que el primero h a de ser u n a prolongación del otro en la m i s m a dirección El sentido pleno, que es en realidad u n s e n t i d o l i t e r a l — a u n q u e secundario—es s u b s t a n c i a l m e n t e idéntico al s e n t i d o literal primario Añade al segundo una plus-valía, pero que estaba ya incluida en el significado objetivo de la noción en cuestión, aunque había escapado a la percepción subjetiva del autor Si, desde el punto de vista de la psicología humana, debemos distinguir entre el sentido primario y el secundario, desde el punto de vista de Dios y de su Escritura podemos decir que los dos son un solo y un mismo sentido literal (11) A primera v i s t a parecería que e s t a homogeneidad no se p u e d e aplicar al s e n t i d o típico, p u e s t o que no p o d e m o s pasar por a l t o la enorme distancia y la diversidad que existe e n t r e el t i p o y el a n t i t i p o , e n t r e la (8) Ibid, p 18o (9) La idea y la aceptabilidad de este tal sentido no es ni mucho menos, universal entre los escrituristas Para conocer las diversas opiniones, véase R E Brown, «The Sensus Plenior m the Last Ten Years», Cathohc Bibhcal Quarterly, 23 (1963), 262-85 (10) Véase ibid , pp 189-92 (11) Ibxi, p 190

IV

SENTIDOS SECUNDARIOS E INSPIRACIÓN

75

s e r p i e n t e de bronce y Cristo en la Cruz, por ejemplo Sin e m b a r g o , t i p o y a n t i t i p o coinciden en el significado religioso del que ambos e s t á n revestidos en el mensaje de la revelación, u n significado expresado p o r las p a l a b r a s que los describen De este m o d o la serpiente de b r o n c e y Cristo son a m b o s «elevados» y a m b o s t r a e n la «salvación» a quienes los m i r a n con fe Siempre existe u n a conexión real, a u n q u e misteriosa, p u e s t a por Dios, que v a e x p r e s a d a por el s e n t i d o pleno en el nivel del t e x t o y por el s e n t i d o típico en el plano de la h i s t q n a La s e g u n d a condición y criterio es la reproducción (reprise) Sólo el A u t o r divino p u e d e p r e p a r a r cosas o a c o n t e c i m i e n t o s en la historia y en el t e x t o de su E s c r i t u r a , que llevará Él luego a su c o m p l e t a realización en u n nivel superior Pero p a r a e s t a r seguros de q u e lo h a hecho asi, nos lo tiene que dar a conocer Él m i s m o , p o r q u e e s t e es u n e l e m e n t o del misterio de la salvación cuyos secretos sólo É l conoce Dios nos t i e n e que indicar que u n a situación p a r t i c u l a r de la Nueva E c o n o m í a t e n í a su a u t é n t i c a preparación q u e r i d a por El, e n u n a sit u a c i ó n p a r t i c u l a r de la A n t i g u a E n el N u e v o T e s t a m e n t o es donde h a manifestado Dios sus reahzaciondes plenas, en él h a c o m e n t a d o Dios su propia P a l a b r a E s t o se hace por «reproducción», reproduciend o las figuras y p a l a b r a s de la preparación en el c o n t e x t o n u e v o de la realización Así, por ejemplo, el m a n á es el «pan del cielo» (Sal 78 [77] 24, 105 [104] 40) y la E u c a r i s t í a es el «verdadero p a n d e l cielo» (Jn 3 - 32), la s e r p i e n t e de bronce se «levantaba» en u n palo para, q u e el h o m b r e «que la vea viva» (Núm 21 8), y el Hijo del H o m b r e «tiene q u e ser l e v a n t a d o p a r a que quien crea en él t e n g a la v i d a eterna» ( J n 3 14 s ) Al hacer la Alianza del Smaí, Moisés d e r r a m ó sangre de la v i c t i m a sobre el pueblo, diciendo «Ved aquí la sangre de l a alianza (Ex 24 8), y Jesús dijo «Esta es la sangre de la alianza, que es derram a d a por muchos» (Mt 26 28) E n t o d a s las reproducciones s e m e j a n t e s d e la p a l a b r a d e Dios h a y u n s e n t i d o pleno De hecho, gran p a r t e del vocabulario en que h a n e x p r e s a d o los a u t o r e s del Nuevo T e s t a m e n t o el misterio de Cristo lo t o m a r o n del Antiguo T e s t a m e n t o Dios los guió en esto, del mismo m o do que guió la elección de las p a l a b r a s de sus lejanos predecesores Por eso es Dios el que efectuó la evolución h o m o g é n e a del lenguaje bíblico, reafirmando de este m o d o p o d e r o s a m e n t e la a r m o n í a de los dos T e s t a m e n t o s

IV.

SENTIDOS SECUNDARIOS E I N S P I R A C I Ó N

T e r m i n a m o s este esquema suscitando la cuestión de la inspiración d e los sentidos secundarios A u n q u e el s e n t i d o pleno y el s e n t i i o tí-


76

6

LOS SENTIDOS DE LA ESCRITURA

pico no son idénticos coinciden en esto, en que ambos son previstos solamente por Dios y pretendidos por Él solo, mientras que el escritor sagrado no cae en la cuenta de ellos Según la doctrina de la causalidad instrumental, sin embargo, toda la Biblia debe atribuirse al autor humano, ¿contradicen estos sentidos la doctrina o se puede decir que constituyen una excepción? Parecería, de todos modos, que no podemos atribuirlos verdaderamente al escritor sagrado Precisamente en vista de esta objeción hemos insistido antenoimente (12) en el hecho de que la inteligibilidad de un escrito puede y debe atribuirse a la pluma de un escritor, porque ella, aun siendo un objeto inanimado, ha producido un escrito inteligible Ahora bien, ambos sentidos, el típico y el pleno, están contenidos en el texto de la Escritura, ambos tienen que estar fundados en un sentido literal y ese sentido literal contiene realmente los otros Cuando por ejemplo, el autor del Antiguo Testamento escribió de Moisés que levantó la serpiente de bronce, por supuesto él escribió solamente sobre ese hecho histórico él no tenía idea de que la serpiente fuera un tipo de Cristo levantado en la Cruz Sm embargo, la tipología esta realmente contenida en sus palabras, aun cuando él no lo supiera Las palabras son suyas, y el significado pleno o completo, previsto y pretendido por Dios, está en esas palabras Lo que tenemos nosotros que admitir es que, en estas circunstancias, el escritor humano es un instrumento en la aceptación normal y estricta (y no ya en la manera muy especial de un instrumento racional), porque él no sabe sobre esos sentidos más de lo que sabe la pluma sobre lo que ella e c cnbe La acción de Dios no está limitada por la consciencia del escritor sagrado Aunque ordinariamente Dios condesciende en limitai su mensaje a lo que capta el escritor, Él no esta nunca obligado a esa manera de actuar La excepción que El hace—casos relativamente raros—se debe a la naturaleza de la Biblia El es el autor de toda ella, mientras que cada uno de los autores humanos ha puesto su mano en parte de ella solamente Los sentidos típico y pleno brotan de la unidad de la Biblia, una unidad que no pueden captar los hombres hasta que toda la obra está completa Los escritores del Antiguo Testamento no pudieron ser conscientes del significado completo o pleno de ciertos pasajes que ellos mismos estuvieron inspirados para escribir, pero el significado todo estuvo siempre allí, en sus palabras La doctrina de la causalidad instrumental sigue en pie. todo el efecto de la inspiración se debe atribuir a Dios, como causa que mueve, y a los escritores humanos como causas movidas por Dios (12)

Pag. 55

V

UNA NOTA SOBRE CONCLUSIÓN Y ACOMODACIÓN TEOLÓGICAS

77

V. UNA NOTA SOBRE CONCLUSIÓN Y ACOMODACIÓN TEOLÓGICAS Una conclusión teológica es una aplicación nueva derivada de un texto bíblico a través de una deducción lógica que emplea una premisa menor sacada de la razón A veces se la describe como el «sentido consecuente», denominación desonentadora porque no es un sentido escriturístico, es una deducción de la Escritura. Acomodación es la adaptación, fundada en alguna semejanza más o menos cercana, de las palabras de la Escritura con alguna nueva situación o doctrina La denominación «sentido acomodado» hay que tratar de evitarla porque la acomodación no es en modo alguno un sentido esenturístieo Más aún, se debe usar con gran precaución (13). (13)

Divino

Afflante

Spintu

(Madrid

A C E ), n n

1 5 , 16


EL CANON D E LA

ESCRITURA

CANON Y CANONICIDAD LIBROS DEUTEROCANÓNICOS Y APÓCRIFOS LA FORMACIÓN DEL CANON EL CRITERIO DE LA CANONICIDAD APÉNDICE: LOS ROLLOS DE QUMRAN

Al principio de este libro hemos puesto una lista de los libros de la Biblia, ahora tenemos que examinar la razón, o razones por las que hemos aceptado estos libros, y sólo éstos, como componentes del cuerpo de la Biblia inspirada. Tenemos que comprender también por qué tienen autoridad. I.

CANON Y CANONICIDAD

La palabra griega kanón significaba originalmente una «vara, de medir» y luego, en un sentido derivado, una «regla» o «norma» Los Padres usaron la palabra «canon» por la «regla de fe», y el cañen de la Escritura se consideró como la regla escrita de la fe. La idea que vino a prevalecer fue la de una determinada colección de escritos que constituyen una regla de fe. Últimamente el canon de la Escritura vino a significar lo que entendemos hoy por tal: la colección de libros divinamente-inspirados recibidos por la Iglesia y reconocidos por ella como regla infalible de fe y moral en virtud del origen divino de esos libros. Podemos notar que la designación «canónica», que se aplica a la Escritura, puede tomarse en su sentido activo o pasivo: í) activo—la Biblia como regla de fe y de moral; 2) pasivo—la Biblia tomo oficialmente recibida por la Iglesia. Canonicidad significa que un libro inspirado, destinado para la Iglesia, ha sido recibido como tal por ella. Aunque todos los libros ca-


80

7

nomcos son inspirados, y no existe ningún libro inspirado fuera del canon no obstante las nociones de canomudad e inspiración no son las mismas Los libros son inspirados porque Dios es su autor, son canónicos porque la Iglesia los ha admitido y los ha reconocido como inspirados Porque sólo la Iglesia, por medio de la revelación, puede reconocer el hecho sobrenatural de la inspiración El reconocimiento de la Iglesia nada añade a la inspiración del libro pero lo reviste de una autoridad absoluta desde el punto de vista de la fe, y al mismo tiempo es el signo y garantía de la inspiración II.

III

EL CANON DE LA ESCRITURA

LA FORMACIÓN DEL CANON

81

los del Antiguo Testamento, producciones del Judaismo, se atribuyen a vanos patriarcas y profetas y reflejan las ideas religiosas y morales del mundo judio desde el siglo segundo a de C hasta el siglo primero •d de C Los Apócrifos del Nuevo Testamento son obras de origen cristiano Atribuidos en su mayor parte a los apóstoles, reflejan las creencias, doctrinas y tradiciones de ciertos círculos, tanto ortodoxos como heréticos, de los primeros siglos de la Iglesia La confusión, que hemos mencionado anteriormente, es obvia el término Apocrypha tiene un sentido para los católicos y otro completamente distinto para los protestantes A los Apócrifos en el sentido católico los llaman los protestantes Pseudepigrapha

LIBROS DEUTEROCANÓNICOS Y APÓCRIFOS

Cuando comparamos las traducciones del Antiguo Testamento católicas y las protestantes vemos que los protestantes enumeran 39 libros—como lo hace la Biblia Hebrea—mientras que los católicos aceptan 45 libros (1) Esta discrepancia—ya por sí misma un problema seno — ha dado origen también a una terminología confusa Los libros discutidos son los siguientes Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc, 1,2 Macabeos junto con algunas partes de Ester y de Daniel (a saber, Est 10 4-16 24, Dn 3 24-90, 13-14) Los católicos los llaman a estos los libros deuterocanómcos, una denominación desafortunada puesto que parece implicar que no tienen la misma autoridad que los otros libros Lo que en realidad se quiere decir es que hubo una cierta vacilación para aceptarlos umversalmente como canónicos, es decir, como Escritura Por contraste, los libros protocanonicos son aquéllos de los que nunca se ha dudado en la Iglesia Los libros deuterocanómcos del Antiguo Testamento, junto con los capítulos 3 y 4 de Esdras y la Oración de Manases, los llaman los protestantes Apócrifos es decir, «libros que no se tienen como iguales a las Sagradas Escrituras, pero que sin embargo son útiles y buenos para leer» (Lutero) Algunos libros del Nuevo Testamento (esto es, Hebreos, Santiago, 2 Pedro, 2,3 Juan, Judas, Apocalipsis) que, en los primeros siglos cristianos, suscitaron dudas o indecisión en algunos grupos, se llaman también deuterocanómcos, pero éstos no están aceptados por todos los cristianos El nombre Apocrypha lo aplican los católicos a ciertos escritos judíos y cristianos que pretendieron de algún modo tener autoridad divina pero que de hecho no son Escrituras inspiradas Los Apócn(1) Es una diferencia de seis libros, mientras que nosotros seguimos enumerando siete La explicación es que las Lamentaciones que se añaden en las ediciones católicas a Jeremías es un libro aparte en la Biblia protestante y en la hebrea

III.

LA FORMACIÓN DEL CANON

El criterio totalmente suficiente del hecho de la inspiración es el testimonio de la Iglesia, y la Iglesia, en el Concilio de Trento, definió formalmente la extensión del canon (2) Aunque la cuestión, como conclusión dogmática, queda así ya decidida para los católicos, el esquema siguiente de la formación de ambos Testamentos es de un interés histórico real 1)

Historia del Canon del Antiguo Testamento

En el siglo primero a C los judíos poseían una colección de libros sagrados que ellos tenían por inspirados por Dios y en los que veían la expresión de la voluntad divina, una regla de fe y de moral. El testimonio de Josefo (Contra Apionem 1 8), de 4 Esdras (14 37-48), y del Talmud es decisivo Estos libros, distribuidos en las tres divisiones de Ley Profetas y Escritos, incluyen todos los libros protocanónicos El Nuevo Testamento es también un testimonio de valor porque contiene citas y alusiones de la mayor parte de los libros, su silencio respecto a los demás no tiene mucha importancia, puesto que no hay íazón para que se citasen todos los libros del Antiguo Testamento Se indica la triple división «Moisés y los Profetas» (Le 24 27), «Moisés los Profetas, y los Salmos» (Le 24 44) (La tradicional división en Ley Profetas, y Escritos—en ese orden — parecería indicar también la aceptación cronológica de cada UEO de (2) «Si quis autem libros íntegros cum ómnibus suis p a r t i b u s , prout m Ecclesia cathohea legí consueverunt et ín vetera vulgata latina editioie hab e n t u r pro sicris et canomcis non susceperit anathema sil» (EnchtndionBibhcum, n 42) El decreto de Trento lo sanciono el Concilio V a t i c a n o Bimero (véase ibid , n 62) 6


82

7

E L CANON D E LA

ESCRITORA

los grupos de libros El Pentateuco recibió su forma final en el siglo quinto, y desde los tiempos de Esdras los judíos aceptaron y reconocieíon oficialmente la colección de los libros mosaicos como un código sagrado La mayoría de los libros que forman la segunda división (los «Profetas Anteriores» Josué-Re\es, y los «Profetas Posteriores» Is , J e r »' Eze y los doce profetas menores) serían aceptados mas o menos hacia la misma época Sin embargo, la colección no pudo haber quedado terminada hasta algún tiempo después del ultimo de los profetas (el autor de Zefanías 9.14), hacia la última parte del siglo cuarto Sirach (Eclesiástico) (46 1-49 10) atestigua que la lista estaba completa antes del 180 Podemos con segundad concluir que la colección de Profetas quedó fijada en la primera paite del siglo segundo, y desde entonces tomó su puesto al lado de la Ley de Moisés El tercer grupo está compuesto y parece haberse formado con la colección de Salmos. En la liturgia de las grandes festividades se leían cinco libros, lo'Megilloth (rollos)- Cantar délos Cant , Rut, Lam , Qoh (Eclesiastés), Est La obra del Cronista (Crón —Ez -Neh ) apaiece la última en la lista El grupo se formó entre el siglo cuarto y finales del siglo segundo (cf 1 Me 1 59 s , 2 Me 3 14) Habría que notar que ninguna de las tres colecciones quedó establecida por ninguna decisión oficial, es decir, se colocaron entre los libros que habían sido aceptados en la práctica No es, pues, extraño el hallar diferencias de enfoque La posición que hemos considerado, que es la que limitó el canon a los libros antiguos y tradicionales es la de los fariseos Sabemos que los saduceos consideraban como canónico sólo al Pentateuco Por otra parte en Alejandría y en Qumran se pensaba que Dios no había hablado todavía su última palabra y que todavía podía aceptarse algún mensaje inspirado Así en la Diaspora (3), se les concedió una autoridad real a nuestros libros deuterocanómeos y parece que la comunidad de Qumran atribuyó una autoridad parecida a algunos de los escritos de su secta En tiempos de Cristo había todavía alguna mcertidumbre sobre el canon y la canomcidad de algunos libros No fue hasta después de la destrucción de Jerusalén (70 d C ) cuando un grupo de doctores judíos, tratando de preservar lo que quedaba del pasado, se reunió en Jammia (=Yavne, 48 kilómetros al oeste de Jerusalén) hacia el 90 d C y aceptó formalmente el canon estricto de los fariseos Por diversas razones, incluso por el hecho de que la Biblia Griega había sido adoptada por los cristianos, se rechazaron algunos libros que formaban parte de aquella Biblia (de hecho, nuestros libros deuterocano(3) La Diaspora («dispersión») era el conjunto de judíos que vivían fuera de Palestina <dispersos» por el mundo civilizado

III

LA FORMACIÓN

DEL

CANON

83

nicos) El decreto del Sínodo de Jammia fue una decisión solamente para los judíos, y desde entonces aceptaron ellos la lista mas reducida Ésto no podía tener una importancia universal porque la Iglesia había ahora sustituido a la sinagoga Al tiempo de la Reforma, los protestantes, al querer hacer traducciones directas del hebreo cayeron perfectamente en la cuenta de esta discrepancia, y terminaron por considerar el canon judío como el auténtico La Iglesia cristiana se desarrolló en el medio ambiente de la Diaspora En la práctica, la Biblia de la Iglesia fue la Biblia griega por eso las citas del Antiguo Testamento están ordinariamente tomadas de los LXX (Setenta), y éstos incluyen citas por lo menos de tres de los libros deuterocanómeos Sir , 2 Mac , Sab La mayor parte de los Padres apostólicos aceptaron el Antiguo Testamento como lo hallaron en los LXX, o en las ediciones latinas antiguas basadas en la griega Sin embargo, en el Oriente se tuvo en cuenta las diferencias entre los libros aceptados en Palestina y en Alejandría, esto constituyó un factor importante en la controversia con los judíos de Palestina Por eso Justino (siglo segundo) en discusión con Tnfón, Melito, obispo de Sardis (siglo segundo) en una lista de los libros aceptados, v Orígenes (siglo tercero) siguieron el canon de Palestina, como lo hicieron también Eusebio, Atanisio, Cirilo de Jerusalén, Epifamo y Gregorio Nacianzeno (siglo cuarto) Así lo hicieron también algunos Padies latinos que estuvieron influenciados por los griegos, particularmente Rufino y Jerónimo (siglo quinto) El canon 60 del Concilio de Laodicea (h 360) da la impresión de que la actitud del Oriente era, en conjunto, desfavorable hacia los libros deuterocanómeos, para el Antiguo Testamento enumei a solamente los libros de la Biblia hebrea Sin embargo, hay que notar que los Padres admitían que estos libros podían leerse para la edificación de los fieles y que eran útiles para la instrucción de los catecúmenos Ademas, expresaron frecuentemente gran estima por estos libros admitiéndolos para el culto litúrgico al lado de los otros, e incluso los citaron con las fórmulas «Está escrito», «Dios dice en la Escritura» La actitud de los Padres orientales (junto con Rufino y Jerónimo) puede explicarse por dos factores principales 1) En la controversia con los judíos, para tener una base común de argumentación, los Padres se reducían solamente al canon aceptado de los judíos 2) Había en circulación Apócrifos judíos que exigían para sí la canomcidad, pot eso todos los libros tenían que ser escrupulosamente examinado^, y las credenciales de los libros deuterocanómeos no parecieron sei tan convincentes como las de los otros Sin embargo, en la Iglesia occidental no se hizo distinción entre libros protocanónicos y deuterocanómeos Por la influencia d e San


84

7

EL CANON DE LA ESCRITURA III

Agustín, como reacción a la actitud de San Jerónimo y del Oriente, los Concilios de Hipona (393) y de Cartago (397 y 419) declararon canónicos los libros en discusión, lo mismo hizo el Papa Inocencio I en una carta a Exupeno de Tolosa (405) Por consiguiente el canon completo tal como lo definía el Concilio de Trento puede fecharse desde el tiempo de San Agustín Los griegos se acercaron más tarde al punto de vista occidental, y en el Concilio «m Trullo» (629) aceptaron el canon completo 2)

Historia del Canon del Nuevo Testamento

La Iglesia cristiana poseyó, desde el primer día de su existencia, un canon de Escritura inspirada el Antiguo Testamento Pero para la Iglesia primitiva este Antiguo Testamento era, en el más profundo sentido, una profecía de Cristo, un reconocimiento de que incluso aquí la última autoridad era Cristo mismo Cristo dio a sus Apóstoles la comisión de predicar la Buena Nueva y de edificar la comunidad cristiana, y los llenó del poder del Espíritu Santo Ellos fueron testigos de vista de sus obras y oyeron sus palabras, y su importancia fue aún mayor en los tiempos postapostólicos Por tanto la Iglesia primitiva tenía tres autoridades el Antiguo Testamento, el Señor, y los Apóstoles Pero la autoridad última y decisiva fue Cristo el Señor, que habló inmediatamente en sus palabras y mediatamente en el testimonio de sus testigos Al principio las palabras del Señor y la narración de sus obras se repetían y relataban con palabras orales, pero pronto comenzaron a ser escritas En su obra misional, los Apóstoles creyeron necesario escribir a ciertas comunidades Algunos, al menos, de estos escritos se intercambiaron entre las iglesias y pronto alcanzaron cierta autoridad como los escritos del Antiguo Testamento Es comprensible, sin embargo, que pasase algún tiempo antes de que la colección de estos escritos del tiempo de los Apóstoles ocupase su puesto con una autoridad indiscutible junto a los libros del Antiguo Testamento, especialmente cuando se tiene en cuenta que muchos fueron escritos ocasionales dirigidos a iglesias individuales Las palabras escritas del Señor, los Evangelios, aunque no fueron los escritos mas antiguos del Nuevo Testamento, fueron la primera colección puesta a la par con el Antiguo Testamento, y reconocida como canónica Hacia el 140, Papías, obispo de Hierápolis en Frigia, conoce los Evangelios de Marcos y Mateo Justino (h 150) cita los Evangelios como una autoridad Hegesipo (h 180) habla de la «Ley y de los Profetas y del Señor» Los mártires de Scih en Numidia (180) tienen por libros sagrados «los libros, y las epístolas de Pablo, hombre justo»;

LA FORMACIÓN DEL CANON

85

solamente el Antiguo Testamento y los Evangelios se llamaban «Libros», es decir, Escritura Los escritos de los Padres apostólicos proporcionan una prueba cierta de que, desde las primeras décadas del siglo segundo, las grandes iglesias poseían un libro, o un grupo de libros, que se conocía comúnmente por «Evangelio» y del que hablaban como de un documento que tenía autoridad y era conocido umversalmente Es muy probable que ya hacia fines del siglo primero, o a comienzos del segundo, se conocían en Grecia, Asia Menor, e Italia, trece epístolas Paulinas (excluida la de los Hebreos) Todos los manuscritos y formas textuales de las epístolas Paulinas nacen de una colección que concuerda con nuestro Corpus Pauhnum Es cierto que las primeras colecciones presentan variaciones en el orden de las epístolas, pero el número de escritos permanece el mismo No hay ninguna cita de San Pablo que no esté tomada de alguna de las epístolas canónicas, aun cuando es cierto que el Apóstol escribió otras cartas Así pues, hacia el año 125, había dos grupos de escritos que gozaban de la garantía apostólica y cuya autoridad era reconocida por todas las comunidades que las poseían Pero no hubo ninguna declaración oficial, y las colecciones variaban de iglesia a iglesia Sabemos poco de otros escritos apostólicos de la primera mitad del siglo segundo Clemente conoció la carta a los Hebreos, Policarpo la 1 Pe y 1 Jn , Papías conoció 1 Pe , 1 Jn , y Apoc En la segunda mitad del siglo se consideraban como canónicos Act , Apoc , y al menos 1 Jn y 1 Pe , ocuparon su puesto junto a los Evangelios y a las epístolas Paulinas Podemos notar cuatro factores que influyeron en laformación del canon del Nuevo Testamento. 1) los muchos apócrifos que rechazó la Iglesia, 2) la herejía de Marción que había establecido su propio canon, que consistía en un Luc expurgado y diez epístolas de Pablo (excluyendo las pastorales y Hebr ), 3) los herejes montañistas, decían poseer nuevas revelaciones del Espíritu Santo; 4) la gran abundancia de escritos gnósticos Está generalmente admitido que, al principio del siglo teicero, el canon del Nuevo Testamento comprendía, si no todos, sí la mayor parte de los libros canónicos La lista más antigua que tenemos es la del fragmento de Muraton, un documento descubierto en la biblioteca ambrosiana de Milán en 1740, este documento nos da los libros que se aceptaban en Roma hacia el año 200 No se menciona Hebr 1,2 Pe , 3 Jn , y Sant Los papiros de Chester Beatty (P 45, P 46, P 47) —primera mitad del siglo tercero— contienen todos los escrito* del Nuevo Testamento excepto las epístolas católicas Puede verse que Sant , 2 Pe , 2,3 Jn , y Judas no se aceptaron inmediatamente,


86

/.

EL CANON DE LA ESCRITURA

mientras que Hebr. y Apoc. encontraron alguna oposición en Oriente y Occidente respectivamente. De hecho nos encontramos que la actitud con respecto a estos libros varió en las grandes iglesias: Griega, Latina, y Siríaca. Los griegos tendían a hacer una distinción entre los libros «admitidos por todos» y los que «estaban en cuestión»; siendo estos últimos Sant., Judas, 2 Pe.; y 2,3 Jn. Se discutió con frecuencia el que Juan fuera el autor del Apoc., y consecuentemente su canonicidad. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo cuarto, Cirilo de Alejandría, el Concilio de Laodicea y Gregorio Nacianceno dan testimonio de todo el canon, excepto el Apoc; mientras que Basilio, Gregorio de Nisa, y Epifanio incluyen también este último. Atanasio, en 367, enumera todos los 27 libros, y se puede decir que, desde entonces, se fijó el canon. La canonicidad del Apoc, aunque discutida por algunos teólogos en los siglos quinto y sexto, se llegó a aceptar sin controversia, en parte bajo la influencia del Occidente donde nunca hubo duda alguna sobre él. Las iglesias del Occidente, en conjunto, fueron fieles en retener los libros que se les habían confiado como procedentes de los Apóstoles, pero tuvieron alguna dificultad en aceptar como canónicos aquellos cuyo origen apostólico no estaba claro. Por Cipriano y Tertuliano sabemos que Hebr., Sant., y 2 Pe. no formaron parte de la colección de la Iglesia Africana hacia la mitad del siglo tercero. Más aún las pruebas que tenemos apoyan la idea de que, en esta época, lo mismo valía para toda la cristiandad latina. En el siglo cuarto los testimonios prueban que la autoridad de Hebr. y de las Epístolas Católicas se iba reconociendo más y más en el Occidente, al mismo tiempo que el Apoc. era objeto de discusión en la Iglesia Griega. El canon latino quedó, como hemos visto, confirmado en África por los Concilios de Hipona y Cartago, y en Italia por la carta de Inocencio I a Exuperio. hi Iglesia siria en los primeros siglos fue, en parte, de lengua griega, con su centro en Antioquía; y en parte, de lengua siríaca, con su centro en Edesa; la actitud respecto a los escritos del Nuevo Testamento no fue la misma en las distintas zonas. En Antioquía, a fines del siglo segundo, la colección del Nuevo Testamento incluía todos excepto 2 Pe., 2,3 Jn., y Judas. Un siglo más tarde se discutía la autoridad del Apoc; 2 Pe., 2,3 Jn., y Apoc. no aparecían en el canon de Antioquía del siglo quinto. En el sexto hubo una reacción a favor del Apoc., y más tarde se admitieron las epístolas breves. San Juan Damasceno (m. 754) tenía el canon completo. En Edesa la situación fue diferente. Hacia fines del siglo segundo, Taciano, un discípulo de Justino, hizo una concordia de los cuatro Evangelios en griego, el Diatessaron—to dia íessarón (euaggdion) — que tradujo él luego al siríaco hacia el año 172. Se adoptó como texto

IV.

EL CRITERIO DE LA CANONICIDAD

87

oficial en Edesa, y permaneció como texto oficial hasta que se sustituyó por el Peshitto. A comienzos del siglo quinto el Peshitto se hizo texto oficial; y Sant., 1 Pe., y 1 Jn. entraron en el canon siríaco. Cuando, después de los Concilios de Éfeso (431) y de Calcedonia (451), la Iglesia Siríaca se dividió en dos sectas heréticas, los nestorianos permanecieron fieles al canon incompleto de Pheshitto, mientras que los monofisitas aceptaron también 2 Pe., Judas, 2,3 Jn., y Apoc. Aunque el canon de la Iglesia latina quedó fijado en el siglo quinto, nos encontramos -con que surgieron dudas en algunas partes respecto al origen apostólico de muchos escritos del Nuevo Testamento {Hebr., Sant., 2 Pe., 2,3 Jn.). Las discusiones sobre Hebr. duraron hasta la Edad Media y las últimas dudas desaparecieron solamente por la autoridad de Tomás de Aquino y Nicolás de Lyra que sostuvieron que la epístola era Paulina. En el siglo dieciséis surgió de nuevo la cuestión. Erasmo (m. 1536) se vio censurado por los teólogos de la Sorbona por dudar sobre el origen apostólico de Hebr., Sant., 2 Pe., 2,3 Jn., y Apoc, aunque él no negaba su canonicidad. El cardenal Cayetano sostuvo el mismo o muy parecido punto de vista. Hoy casi todos los escrituristas están de acuerdo en que Hebr. y 2 Pe. no fueron escritas por los Apóstoles y que el autor de Santiago no es el Apóstol del mismo nombre; y muchos ponen en duda la autenticidad de Jn., Apoc, y algunas de las epístolas Paulinas. Tenemos que echar una mirada al criterio de la canonicidad. IV. EL CRITERIO DE LA CANONICIDAD Hemos visto que el último criterio de la canonicidad es la declaración infalible de la Iglesia. Ahora tenemos que preguntar cómo cayó la Iglesia en la cuenta de la inspiración de algunos libros, y luego considerar qué factor o factores influyeron en su decisión. Puesto que la inspiración es una verdad sobrenatural, el hecho de la inspiración de cada uno de los libros tuvo que ser revelado. No hay ningún nstro de revelación explícita referente al carácter sagrado de cada uno de los libros; de lo contrario no podría haber habido dificultad sobre los libros deuterocanónicos. Lo que se desprende de la historia de la formación del canon es que la Iglesia se guió en parte por la práctica y enseñanza de Cristo y sus Apóstoles que ciertamente consideraron al Antiguo Testamento como inspirado. La investigación histórica sugiere que, para decidir qué libros del Nuevo Testamento son inspirados, el principio al que recurrió la Iglesia fue el de la apostolicidad. Cualquier libro que procede de un Apóstol, o goza de la garantía apostólica, sería conocido por


88

7

V

EL CANON DE LA ESCRITURA

revelación como inspirado Pero el criterio invocado p o r los P a d r e s n o es siempre el origen apostólico de los libros Ellos a veces consideran a los Apóstoles no como a u t o r e s de los libros, sino como el p r i m e r e s labón en la c a d e n a de la tradición que halla su expresión en los libros. Parece que el criterio de la c a n o m c i d a d se habría de e n t e n d e r d e l a forma siguiente Algunos han sugerido que el carácter apostólico de uu escritor del Nuevo Testamento sería por sí mismo una garantía suficiente de que el libro es inspirado Pero, además del hecho de que e s t e criterio es muy difícil de aplicar al Antiguo Testamento no p a rece justificado incluso para el Nuevo Contiene naturalmente un elemento de verdad La Iglesia de hecho estableció el canon del Nuevo Testameno por esas consideraciones la Iglesia conservó los libros que le vinieron de los Apóstoles, y rechazó los demás Pero para la Iglesia misma esta consideración histórica fue solamente un preliminar humano y contingente para su decisión dogmática, Una investigación en el orden natural que se distinguía t a n t o de su declaración de fe como se distinguen los esquemas y discusiones de Un concilio de la resultante definición dogmática. El hecho es que, entre el estadio de las averiguaciones humanas y el de la promulgación dogmática, interviene la acción del E s píritu Santo, que garantiza la verdad definida contra todo error Por t a n t o la consideración del carácter profético o apostólico de un autor puede ser todo lo más, incluso para la Iglesia, solament e un criterio de orden natural y que es extrínseco al dogma d e l a inspiración (4) Por consiguiente, c u a n d o se p r u e b a c r í t i c a m e n t e la n o - a p o s t o h c i d a d de u n escrito del Nuevo T e s t a m e n t o , la decisión de la Iglesia n o q u e d a afectada en m o d o alguno, a u n c u a n d o el escrito e s t u v i e r a a c e p t a d o como canónico p o r la razón de h a b e r creído que t e n í a origen apostólico La consideración h u m a n a , histórica es c o n t i n g e n t e , y c o m p l e t a m e n t e fuera del c a m p o de la decisión d o g m á t i c a E l único criterio objetivo y a d e c u a d o h a y que buscarle en la r e v e lación hecha por el E s p í r i t u S a n t o a la Iglesia, y la Iglesia, a n i m a d a y vivificada por el E s p í r i t u , lee e i n t e r p r e t a la Biblia a t r a v é s d e l o s ojos de su divino A u t o r La Iglesia, al m i s m o t i e m p o que g u a r d a y p r o t e g e la E s c r i t u r a , no ve en ella s o l a m e n t e algo que h a y que p r e s e r var, sino más bien e n c u e n t r a en ella la expresión perfecta de su p e n s a m i e n t o Porque es siempre el p e n s a m i e n t o del mismo E s p í r i t u d e (4) Paul Synave y Pierre Benoit, La Prophetie (Tournar Desclee, 1947), dp 296 s

APÉNDICE LOS ROLLOS DE QUMRAN

89

Cristo, el que él fijó en los libros sagrados y renueva de u n a época a o t r a en la Iglesia, el pensamiento que Él guía (5)

V.

APÉNDICE: LOS ROLLOS DE QUMRAN

H e m o s mencionado en este capítulo los escritos de la c o m u n i d a d esenia de Q u m r a n (los rollos del m a r Muerto) E n v i s t a del i n t e r é s que h a n suscitado, consideramos útil el dar u n a breve descripción de estos escritos y algunas p a l a b r a s sobre los hombres que los escribieron 1) Descubnmtento de los Rollos E n 1947, u n joven p a s t o r beduino llamado Mahomed e d - D i ' b descubrió la Cueva I. Tres de los siete m a n u s c r i t o s hallados en e s t a cueva fueron adquiridos luego por E L Sukenik c u y a edición c o m p l e t a apareció p o s t u m a m e n t e en 1954, los t r e s eran Is*, M, H (6) Los o t r o s c u a t r o estuvieron en posesión de Mar Atanasio Yeshue Samuel del Monasterio de San Marcos, en Jerusalén La Escuela Americana de E s t u d i o s Orientales publicó (1950-51) t r e s de ellos I s a , p H a b , S Los c u a t r o m a n u s c r i t o s de Mar Samuel los c o m p r ó el E s t a d o d e Israel, desde 1955 t o d o s los m a n u s c r i t o s de la Cueva I h a n e s t a d o en la U n i versidad Hebrea de Jerusalén El séptimo rollo (1 Q Apoc ) se publicó en 1956 E n febrero de 1952, los Beduinos de T a ' a r m r e h e n c o n t r a r o n fragm e n t o s de manuscritos en la Cueva I I E n m a r z o la Escuela Bíblica, la Escuela Americana y el Museo P a l e s t m e n s e llevaron a cabo una investigación de t o d a s las rocas en unos 8 kilómetros alrededor de Q u m r a n y descubrieron solamente u n a cueva con fragmentos de m a nuscritos, la Cueva I I I (Esta cueva contenía el rollo de cobre) En s e t i e m b r e los Beduinos descubrieron la i m p o r t a n t í s i m a Cueva. IV, que c o n t e n í a u n o s 25.000 fragmentos de m á s d e 400 manuscritos Se e n c o n t r a r o n t a m b i é n entonces las Cuevas V y VI E n 1955, las Cuevas V I I - X nos dieron algunos fragmentos E n 1956 los Beduinos descubrieron la Cueva X I , con m a n u s c r i t o s c o m p a r a b l e s p o r su imp o r t a n c i a con los de las Cuevas I y I V E n 1951 y 1952, se hallaron m a n u s c r i t o s en W a d i M u r a b b a ' a t , m á s al sur, é s t o s d a t a n d e la Seg u n d a R e v u e l t a J u d í a , 132-135 d C (5) Véase A Robert y A Feuillet, Introduchon a la Bibhe (Tournai Desclee, 1957), I, p 45 (6) Estas siglas que se explican en el apéndice, van normalmente precedidas de la letra «Q», que significa «Qumran», y un numero que indica lacueva de origen Asi 4Q significa Qumran, cueva 4


90

7

EL CANON DE LA ESCRITURA

V

El material manuscrito de todas las cuevas excepto la 1Q está en el Museo de Palestina, en Jerusalén (Jordania) Se está publicando en las senes, Discoveries m the Judaean Desert (O U P ), hasta ahora, han aparecido tres volúmenes 2)

La Biblioteca de Qumran (7)

Las cueva» de Qumran han producido hasta ahora partes de casi 600 manuscritos, pero solamente se han conservado completos diez rollos, y algunos textos están representados solamente por un fragmento Todos pertenecen a un período de unos 300 años entre el siglo tercero a C y el siglo primero d C Una cuarta parte de los manuscritos consiste en copias de libros de la Biblia. Aparecen testimonios en todos los libros del canon hebreo excepto del libro de Est ; muchos de ellos como Dt , Is , los profetas menores y Sal están representados por más de diez copias MANUSCRITOS BÍBLICOS

Pentateuco La mayoría de los manuscritos del Pentateuco representan el texto Masorético Hebreo (MT) o estandarizado Sin embargo, 4 QEx 2, 4QNmb, y 4QDt 32 se acercan mucho al texto Hebreo que sirvió de base a los LXX, mientras que 4QEX b y algunas lecturas de 4QNm b se aproximan al Pentateuco Samantano Profetas Anteriores Es muy importante 4QSma, cuyos fragmentos proporcionan ejemplos de cada uno de los capítulos de la obra, está íntimamente relacionado con el texto griego de los Setenta (LXX) El 4QSmb, extremadamente fragmentado, representa un texto anterior a los LXX y MT y, por datar de finales del siglo tercero a C , es el más antiguo manuscrito bíblico conocido Profetas Posteriores Estos están ampliamente representados, especialmente Is lQIs b (incompleto) representa muy fielmente la tradición MT Ezequiel y los profetas menores siguen el MT, 4QJer b sigue a los LXX Escritos En conjunto, estos manuscritos siguen el MT, con algunas vanantes Job está representado por dos manuscritos uno con caracteres cuadrados normales, el otro en esentura paleo-hebraica; es muy probable que el original del libro estuviera escrito en esta última escritura En la Cueva XI se hallaron grandes fragmentos de una traducción aramaica de Job Hay una docena de i olios fragmentarios (7) Véase J T Mihk, Ten Years of Descovery m the Wilderness Naperville, 111 Allenson, 1959), p p 20-43

of

Judea

APÉNDICE

LOS ROLLOS DE QUMRAN

91

de los Salmos, algunos de los cuales, sin embaigo, no tuvieron nunca más que el Sal 119 (118), escritos por orden esticométrico y alfabético (Parece ser que se halló un 10II0 completo de Salmos en 11Q) Siete manuscritos representan a Daniel, y el texto es idéntico al de MT La transición del hebreo al aramaico se nos da tal cual la conocemos Los libros d-c Están representados Tob Sir , y la Carta de Jeremías. Tres de los manuscritos de Jeremías están en aramaico y uno en hebreo Milik sugiere que la lengua original fue el aramaico Ambos textos, el aramaico y el hebreo corresponden a la revisión crítica del Codex Sinaiticus y de la Vetus Latina, y ponen de manifiesto la superioridad de la Vetus Latina Entre los fragmentos de la Cueva II se han identificado algunos trozos del original hebreo de Sir (6:20-31), son prácticamente idénticos a los manuscritos de Cairo Geniza. Pequeños fragmentos de papiros hallados en la Cueva VII dan parte de una Carta de Jeremías en griego Una sección notable de los manuscritos de Qumran representan Pseudoepígrafos del Antiguo Testamento PSEUDOEPÍGRAFOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

El Libro de los Jubileos Este libro nos cuenta de nuevo la historia de la salvación desde la creación hasta la teofanía del Sinaí. El relato del origen del Pueblo Elegido se da en períodos de 49 años y también el número de los períodos es 49, de modo que toda la obra forma un Jubileo de Jubileos La idea del autor es hallar, especialmente en la historia de los Patriarcas, una justificación para las leyes y costumbres de su tiempo Las Cuevas I, II, y IV han dado fragmentos de unos diez manuscritos de esta obra Su texto hebreo corresponde de cerca al arquetipo presupuesto por las versiones etiópica (completa) y la latina (incompleta) La insistencia sobre una forma especial de calendario solar y de fechas señaladas por las fiestas principales—ambas características importantes de la secta de Qumran—sugiere que, en este caso, la obra misma fue escrita por un miembro de la secta, las alusiones históricas hacen probable que su composición tuviera lugar bastante antes del año 100 a C El Libro de Enok está representado por diez manuscritos fragméntanos de la Cueva IV, la lengua es el aramaico Están representadas cuatro de las cinco partes que se hallan en la versión etiópica; hay que notar la ausencia de fragmentos correspondientes a la segunda parte, y las «Similitudes» sobre el Hijo del Hombre- muy difícilmente juede atribuirse a casualidad Las «Similitudes» hay que considerarlas probablemente obra de un judío o de un cristiano judaizante delsiglo primero o del segundo d C (Mihk).


92

7

EL CANON DE LA ESCRITURA

Los Testamentos de los Doce Patriarcas Lo^ F r a g m e n t o s de las Cuevas I y I V pertenecen a u n Testamento de Leví aramaico O t r o fragmento (Heb ) representa el Testamento de Naftalí E s t o s parecen ser las fuentes de la obra c o m p l e t a que es u n a compilación cristiana El Génesis Apócrifo de la Cueva I (1 QApoc) Aramaico E s t e libro puede describirse como u n a paráfrasis legendaria del Génesis 4Q Oración de Nabodmo Aramaico Su t e x t o es como sigue Las palabras de la oración hecha por Nabodmo, rey de (Asina y de) Babilonia, (el gran) rey (cuando fue afligido) con una enfermedad maligna por el decreto del (Altísimo Dios en la ciudad de) Teima «Fui afligido (con u n a enfermedad maligna) por un periodo de siete años y llegué a no parecer (hombre Pero cuando confesé mis pecados) y faltas Dios me concedió un mago Era un judío de entre (los exilados en Babilonia) Él me dio una explicación y escribió la orden de que se había de dar honor y (gran gloria) al Nombre del (Altísimo Dios Y asi escribió «Mientras) estuviste afligido de una enfermedad (maligna en la ciudad de) Teima (por decreto del Altísimo Dios), oraste por siete años (a dioses) de plata y oro, (de bronce, hierro) madera piedra, arcilla » E s t e relato que contiene ciertos elementos históricos (Nabodmo, el último r e y neo-babilónico, y su estancia a p r o x i m a d a de unos siete años en el oasis de Teima), parece ser la fuente usada, sea en u n a form a oral o escrita, p o r el a u t o r del Libro de Daniel c u a n d o escribe él sobre la enfermedad de Nabucodonosor E n su p l u m a el n o m b r e del g r a n r e y desplaza el de N a b o d m o , Teima es s u s t i t u i d a por la m a s ilustre ciudad de Babilonia, y la enfermedad, a u n q u e d u r a t a m b i é n siete años, adquiere unas características desconocidas a la ciencia médica LITERATURA E l Documento de Damasco (CD) E s t e d o c u m e n t o fue S E C T A R I A descubierto en el Cairo (dos manuscritos) en 1897, y se publicó en 1910 F u e r o n hallados fragmentos del mismo en las Cuevas IV, V, y VI E l fundador de la secta de la N u e v a Alianza fue u n cierto «Maestro de Rectitud» que vivió en t i e m p o de Antioco I V (175-163 a C ) A causa de la hostilidad del sumo sacerdote, el grupo, o p a r t e de él, se retiro a Damasco (Qumran?) E l d o c u m e n t o es la regla y el p r o g r a m a de vida de la secta La Regla de la Comunidad (1QS) (Manual de Disciplina) Este m a n u s c r i t o está í n t i m a m e n t e relacionado con CD E s la regla de Ja c o m u n i d a d esema de Qumran , y e s t á r e p r e s e n t a d a p o r u n rollo comp l e t o (1Q) y diez manuscritos fragmentarios de la Cueva I V

V

APÉNDICE

LOS ROLLOS DE QUMRAN

93

Los Himnos de Acción de Gracias (1QH), representados t a m b i é n por fragmpntos de la Cueva I V Comprenden cinco h i m n o s s e m e j a n t e s a 'o* salmos del Salterio La Regla para la Guerra (1QM) (La Guerra de los Hijos de la luz y de los Hijos de las Tinieblas)—fragmentos t a m b i é n de cinco m a n u s c r i t o s de la Cueva I V Los «hijos de la luz» son los hijos de Leví, J u d a y Benjamín a c a m p a d o s en el desierto de J u d a a las órdenes de los sac e r d o t e s Z a d o k i t a s Sus adversarios son los «hijos de las tinieblas», los discípulos de Beliel E l libro es u n a especie de m a n u a l de b a t a l l a q u e contiene u n c a n t o de victoria y cánticos de acción de gracias E s u n a de las u l t i m a s obras de la c o m u n i d a d de Q u m r a n Los rollos de cobre de la Cueva III E s u n t e x t o que consiste en doce columnas g r a b a d a s en tres hojas de m e t a l q u e estuvieron originalmente unidas entre sí Todo el rollo tiene 2 4 m e t r o s d e largo Contiene u n a lista de unos sesenta depósitos de tesoros escondidos e n v a n o s sitios p o r los campos de Palestina, pero c o n c e n t r a d o s principalmente en la región de Jerusalén, cerca del t e m p l o y en el c e m e n t e rio del valle Cedrón E l t o t a l de oro y p l a t a que se decía e s t a r enterrado pasaba de los 6 000 t a l e n t o s (20 toneladas) COMENTARIOS D E Los comentarios bíblicos de los esenios tienen LIBROS BÍBLICOS u n modelo uniforme E l t e x t o bíblico se t r a n s cribe y luego se c o m e n t a , verso por verso el c o m e n t a r i o se i n t r o d u c e con u n a formula como ésta «La explicación (pesher) de e s t o es », o «La explicación de esta p a l a b r a es » P o r eso los llamamos peskarim, •es decir «explicaciones» El Comentario de Habakkuk (lQpHab ) También hay peshanm de N a h u m (4QpNah ), Isaías, Miqueas, Salmos y Oseas 4Q Testimonia E s u n florilegio de t e x t o s mesiánicos D t 5 : 2 5 s , 18 18 s N ú m 24 15 s , D t 33 8-11, mas u n a c i t a de los Sainos de Joshua apócrifos 3) Los Esenios de Qumran Los esemos son u n a evolución o r a m a de los Hasidim (los «piadosos»), u n grupo judío conocido p o r su adhesión a la L e y Antes de l o s Macábaos, resistieron ellos lamfluencia p a g a n a y luego a p o y á r o n l a revuelta de los Macabeos (1 Mac 2 42, 2 Me 14 6), m a n t e n i e n d o al m i s m o t i e m p o su propia l i b e r t a d de acción (1 Me 7 13) Mas t a r d e rechazaron la política de los H a s m o n e o s y se dividieron en d o s ramas Fariseos y Esemos Las fases de la historia esema se p u e d e n r e c o n s t r u i r en sus escritos La excavación de K h i r b e t Q u m r a n (cinco expediciones [1991-56]


94

7

EL CANON DE LA ESCRITURA

llevadas a cabo por Roland de Vaux, O P , Director de la École Bibhque) ha descubierto tres fases principales de ocupación, las dos primeras por los esemos Todo el período de ocupación por la secta está bien delineado por monedas Las primeras de estas monedas pertenecen al remado de Juan Hircano I (134-104 a C ), la ocupación comenzó probablemente un poco antes, como protesta contra la apropiación del sumo sacerdocio por Jonathan (160-142 a C ) FASE PRIMERA 152 a C Jonathan fue nombrado sumo sacerdote por Alejandro Balas Hacia el año 150 a C , nos encontramos con el éxodo de los esemos a Qumran, dirigidos por el Maestro de la Rectitud El monasterio, con su coloma agrícola de Ain Feshkha, cuatro kilómetros al sur, sostenía una comunidad de casi doscientos Por las monedas de Herodes el Grande (37-4 a C ), que son la última prueba de fecha mas precisa de esta época, De Vaux conecta la destrucción de Qumran con el terremoto del año 31 a C que refiere Josefo Este primer período de ocupación se extendió, pues, desde el 150 al 31 a C FASE SEGUNDA La segunda fase de ocupación comenzó, después de un período de oprobio, en tiempo del hijo de Herodes, Arquelao (4 a C - 6 d C ) y, por la evidencia de las monedas, continuó hasta el segundo año de la revuelta judía (68 d C) De ahí se sigue que la reconstrucción de los esemos comenzó hacia el 4 d C El segundo período de ocupación comprende, pues de^de el 4 d C hasta el 68 d C Ahora bien el movimiento comenzó a extenderse (es decir, desde el comienzo del siglo primero d C ), en otras partes como Palestina y Siria se formaron grupos, en algunos de ellos, se permitió el matrimonio (prohibido en Qumran) Filón y Josefo hablan de 4 000 esemos Pero el monasterio de Qumran siguió siendo el centro de la secta hasta la hora del desastre A comienzos del verano del 68 d C , las tropas de la Legión X (decima), cuyo objetivo era tomar Jerusalen por el flanco, avanzó hacia el mar Muerto a lo largo del valle Jordán Al principio con mucho cuidado, luego con prisa febril los monjes pusieron en lugar seguro su gran tesoro, y su biblioteca Pudieron salvar sus libros, pero no sus vidas Una brecha en la pared, señales de fuego algunas cabezas de flechas romanas, estos son los testigos silenciosos de lo que allí ocurrió Los hermanos debieron ser eliminados hasta el último hombre en aquel año 68 porque, si hubiera escapado tan sólo uno, las cuevas no hubieran guardado su secreto hasta nuestros días (8) (8) J Jeremías, < Qumran et la Theologie», Ncuvelle Revue Theologique, 85 (1963), 678 s

EL

TEXTO

DE

LA

BIBLIA

LAS LENGUAS DE LA BIBLIA LOS MANUSCRITOS LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

En nuestros días hemos alcanzado la etapa en la que podemos estar seguros de que una versión de la Escritura, hecha por especialistas competentes, es una fiel reproducción de las lenguas originales de la Biblia Sin embargo hay una cualificación que va más allá de las inevitables deficiencias incluso de la traducción más cuidadosa no podemos estar siempre ciertos de que poseemos el texto original exacto, y no existe ni un solo fragmento del primer manuscrito de ninguno de los libros que nos pudiera tranquilizar El objeto de este capitulo es mostrar que, no obstante a causa de la abundancia del material escrito, nuestras ediciones críticas de la Biblia y las traducciones que se basan en ellas nos ofrecen realmente con confianza la palabra auténtica de Dios I.

LAS LENGUAS DE LA BIBLIA 1)

Hebreo

La lengua de los israelitas se llamó «Hebrea» tan sólo en ci* siglo segundo a. C Nehemías, en el siglo quinto, habla de la lengua «Judía» (Neh 13-24), mientras que en la edad clásica del siglo octavo lhmó a la lengua nacional la «lengua de Canaán» (Is 19 18) Esta última designación nos da la pista para conocer el origen de la lengua: Abraham y sus descendientes, que se establecieron en Canaán, adoptar«n la lengua de los cananeos, que se parecía mucho a la suya propii O


96

8.

EL TEXTO DE LA BIBLIA

puede ser—y esto parece más probable—que la lengua de Canaán se aceptase después de la conquista de Josué; esto sigue la ley por la que un vencedor militar sucumbe a la cultura más elevada de los conquistados. El hebreo, una de las lenguas del grupo semítico-occidental, no se limita solamente a la Biblia. Los manuscritos de Qumran demuestran que la lengua se había revitalizado, al menos en esta extensión (o má? probablemente solamente como lengua escrita), un poco antes de la era cristiana. Esto indicaba ya una evolución hacia el hebreo del Mishnah (1). El hebreo rabínico posterior de la Edad Media es al hebreo bíblico lo que es el latín escolástico a la lengua clásica. Este hebreo, que más tarde fue evolucionando, ha venido a ser en nuestro tiempo la lengua oficial y hablada del Estado de Israel. 2)

Aramaico

Antes del establecimiento de Israel en Canaán, documentos asirios mencionan la existencia de tribus nómadas y sedentarias llamadas Árameos. Aunque nunca adquirieron unidad política, su lengua se extendió desde Siria hasta todo el Oriente Medio. En toda esta zona desapareció ante el aramaico toda otra lengua nativa; al menos, el aramaico se aceptó como la lengua de la diplomacia y de los negocios. Los hebreos, que habían adoptado la lengua de Canaán, no escaparon de la influencia del aramaico. A finales del siglo octavo solamente la nobleza entendía el aramaico; el pueblo ordinario conocía sólo el hebreo (2 Re. 18:26). El Destierro marcó una nueva dirección, y los esfuerzos de Esdras en el siglo quinto a favor del hebreo prueban que la lengua pasaba por dificultades. En el siglo segundo, aunque hubo una floreciente literatura apocalíptica en hebreo, las lecturas de la Escritura en las sinagogas tenían que traducirse al aramaico; éste fue el origen de los Targums o interpretaciones, que eventualmente se conservaron en forma escrita. Hacia el tiempo de Cristo había incluso variaciones de dialectos en la lengua del pueblo. Los siguientes textos del Antiguo Testamento se escribieron en aramaico: Ez. 4:8-6:18;'7:12-26; Dn. 2:4b-7:28; Jer. 10:11; dos palabras en Gen. 31:47. Además de estos, hay también aramaísmos en algunos de los libros posteriores. Y el aramaico, la lengua de Jesús y de sus discípulos, sirve de base a los Evangelios y a otras partes del Nuevo Testamento. (1) El Mishnah («enseñanza») es el nombre que se daba a la colección de enseñanzas orales de los primeros rabbis. Se recopiló hacia el 200 a. C. J u n t o con el Gemara (comentario al Mishnah y a tradiciones posteriores) forma el Talmud, que puede describirse como el Torah oral, o conjunto de tradiciones autoritativas.

II.

LOS MANUSCRITOS

3)

97

Griego

La Sabiduría, 2 Macabeos, las partes deuterocanónicas de Ester y Daniel (Est. 10:4-6:24; Dn. 3-24-90; 13-14), y todo el Nuevo Testamento, se escribieron en griego, pero, y esto vale de un modo particular para el Nuevo Testamento, en una lengua que se diferencia ampliamente del griego clásico. Durante mucho tiempo se pensó que el griego bíblico era artificial, y tan original como las ideas religiosas que expresa. Gracias en gran parte al descubrimiento, en Egipto, de muchos textos no literarios escritos en papiros en la lengua común de la vida ordinaria, el problema quedó aclarado. La opinión aceptada puede resumirse en los términos siguientes: 1. La lengua de la Biblia es el griego Koine, es decir, la lengua que desde el tiempo de Alejandro Magno vino a ser la lingua franca del Mediterráneo oriental. Puesto que era una lengua común, hablada por diferentes pueblos, la simplicidad fue una necesidad. Por consiguiente la gramática se hizo cada vez más uniforme y las formas difíciles desaparecieron. Al mismo tiempo se introdujeron nuevas palabras. 2. En total, el griego bíblico es el griego Koine popular. Con la notable excepción del hebreo, casi todo el Nuevo Testamento está escrito en la lengua común de la vida ordinaria: la misma lengua que aparece en los papiros egipcios. 3. El griego bíblico lleva la impronta de la mentalidad semítica y estuvo muy influenciado por el hebreo y el aramaico. Ciertamente esta influencia es inevitable, puesto que los autores de los libios y secciones del Antiguo Testamento eran judíos, y puesto que el aramaico era la lengua materna de todos los escritores del Nuevo Testamento con excepción de Lucas. Al mismo tiempo, la Biblia de la Iglesia primitiva, y los Setenta, conservaron el fuerte sabor de su original hebreo. II.

LOS MANUSCRITOS 1)

Hebreo

Hemos visto que el canon hebreo se fijó a fines del siglo primero d. C. La opinión común, de que el texto se fijó también en el mismo tiempo, ha quedado reforzada por el testimonio de los textos bíblicos de Qumran y de Murabba'at (2). Sin embargo la obra de los Masoretas (600-1000 d. C.) fue de importancia capital. Estos especialistis se (2) 7

Ve'ase p . 90.


98

8

II

EL TEXTO DE LA BIBLIA

propusieron restaurar y estabilizar el texto Para conseguirlo, anotaron los manuscritos, colocando las notas en los márgenes La colección de notas se llamó massora («tradición») No se hicieron cambios en el texto, y las coirecciones propuestas se indicaban como sigue: la palabra que se había de cambiar se señalaba con un círculo masorético o asterisco y se llamaba kethib («escrito»), la corrección se indicaba en el margen y se llamaba qere («para leerse») Los Masoretas inventaron, e insertaron en el texto, un sistema de puntos-vocales, porque el alfabeto hebreo, como el de otras lenguas semíticas, consta sólo de consonantes El texto hebreo, establecido finalmente por los Masoretas, se llama Texto Masorético (MT) Hasta los descubrimientos sensacionales y totalmente inesperados de Qumran, nuestros manuscritos hebreos más antiguos no iban más allá de la última década del siglo nono d C Los más importantes son: 1 2 3

Pentateuco {Gen 39 20-Dt 133) siglo décimo, Museo Británico. Codex Prophetarum' 895, El Cairo Codex Petropohtanus. siglo décimo, Lenmgrado

Este último es la base de la tercera edición y de otras ediciones posteriores de Kittel P Kahle dejó sentado que se trata de una buena copia del Codex de la sinagoga Sefardita de Aleppo, que data de hacia el 950. Los elementos nuevos proporcionados por el manuscrito de Qumran presentan la historia del texto hebreo bajo una nueva luz (3) Tenemos la impresión de que los rabbis del «Sínodo» de Jamma (9095 d C ) poseían manuscritos de la Biblia muy antiguos Su método de editar era en gran parte mecánico, o así estamos inclinados a creer, porque, según el Mishnah, ellos consultaron los tres manuscritos del Torah, que se conservaba anteriormente en el Templo, y seleccionaron las lecturas de dos de ellos contra el tercero El mismo método se usó probablemente para los demás libros Tal vez, por casualidad, algunos libros, como los de los Profetas Anteriores, les fueron asequibles a los editores sólo en algún texto revisado menos fiel al original que el que se tradujo en los LXX Los Escritos, en nuestros manuscritos de Qumran, parecen haber sido tratados muy libremente, el proceso de fijar estos textos comenzó mas tarde En la misma época fijaron los samantanos su canon, que limitaron al Pentateuco Cuando quedó fijado todo el texto de la Biblia, los judíos de Palestina rechazaron casi al mismo tiempo todas las demás revisiones de las versiones griegas basadas en textos anteriores (3) Véase J T Milik, Ten Years of Discovery m the Wilderness (Naperville, 111 Allenson, 1959), p p 28 s

of

Judaea

LOS MANUSCRITOS

99

La gran importancia de los descubrimientos de Qumran, desde el punto de vista de la historia del texto, consiste en que ellos nos ponen en contacto con el estado de la tradición textual antes de que quedara fijado el texto Los fragmentos bíblicos de Murabba'at (documentos que se escondieron durante la segunda revuelta, 132-35 d C ), y otros de origen desconocido, presentan un texto que es, al menos para el Pentateuco, Is , los profetas menores, y los Salmos, idéntico al Texto Masorético, que se fijó durante esa misma época Los manuscritos samantanos del Pentateuco no SAMARITANO son anteriores a los del MT, el más antiguo parece datar de hacia el siglo doce a C La superioridad del texto samantano se discutió en el pasado, hoy, sin embargo, se admite generalmente que la tradición samantana es inferior a la del MT Pero puede sernos de utilidad saber el modo cómo leían su texto los Samantanos de Nablus, puede ser que ellos conservaran las pronunciaciones tradicionales, que sugerirían interpretaciones alternativas de un grupo de consonantes EL PENTATEUCO

2)

Griego Nuevo Testamento

LOS MANUSCRI- Los manuscritos más antiguos del Nuevo TesTOS G R I E G O S tamento están escritos en la escritura de la época, la letra uncial, llamada también mayúscula o capital Las letras no estaban unidas y no había distinción de palabras o frases La escritura cursiva (más pequeña, con letras unidas frecuentemente) estaba en uso en una época anterior, y se empleaba para documentos no literarios en los tiempos del Nuevo Testamento Posteriormente, en el siglo nono, se usaba la forma minúscula, ésta se caracterizaba por las letras más pequeñas, más corridas, con frecuencia unidas, y con muchas abreviaturas A lo largo de los dos primeros siglos cristianos el material común de escribir era el papiro El papiro era una planta parecida a la caña, muy abundante entonces en el delta del Nilo La médula de la pknta se cortaba en tiras largas y finas que, puestas primero verticalmcnte y luego onzontalmente, se unían unas a otras y luego se alisaba la. superficie Las hojas resultantes se unían para formar un rollo de la longitud que se quisiera o se las colocaba en forma de libro (codex) Desde el siglo segundo d C el pergamino (piel seca que comenzó a usarse en la ciudad de Pérgamo en el Asia Menor) comentó a competir con el papiro, duraba mucho más, y para el siglo cuarto había desplazado completamente al papiro El pergamino se podía volver a usar, porque se podía borrar el primer texto Un pergamino usado de esta


100

8

EL TEXTO DE LA BIBLIA

forma se llama palimpsesto (de la palabra griega palin [«de nuevo»] y psao [«borrar»]) El texto original, ordinariamente mas importante, puede recuperarse por un moderno proceso químico y fotográfico En el siglo octavo se introdujo el papel en el Oriente, pero hasta la invención de la imprenta para el texto sagrado se prefirió el papiro que eia más duradero Los existentes manuscritos griegos del Nuevo Testamento se clasifican bajo los títulos de Papiros, Unciales, Minúsculos, y Leccionanos (textos litúrgicos), y tienen un sistema especial de referencia Los papiros se enumeran con la letra P seguida de un número de índice en la parte superior (por ejemplo, P 45) Los unciales se designan con un número precedido de un cero (01, 02, etc); sin embargo, para los 45 primeros unciales, se ha conservado un sistema más antiguo. Aleph (S), A-Z, Gamma-Omega Los minúsculos se enumeran simplemente 1-2430, y los leccionanos se enumeran por un número, precedido del «1» (por ejemplo, 1 2073) Los Papiros Tenemos actualmente unos 75 papiros del Nuevo Testamento Son en su mayor parte de origen egipcio Su importancia se debe al hecho de que 1) algunos de ellos son anteriores, en 100 a 150 años, a nuestros pergaminos manuscritos más antiguos, 2) son un testigo auténtico de la forma-textual egipcia Los papiros más importantes son: P 52 -Rylands Un fragmento de codex que contiene Jn 18, 31-33: 37-38, publicado en 1935 y que está actualmente en la Biblioteca John Rylands, Manchester Data de hacia el año 130 d C. P 5 —Fragmento de Jn: siglo tercero. P 13 —Fragmento de Heb hacia el 300 Están entre los Papiros Oxyrhynchus publicados en Londres, 1892-1927, por Grenfell y Hunt Estos papiros, en su mayor parte, no son bíblicos Los papiros Chester Beatty. En 1930-36, A Chester Beatty adquin ó doce códices de papiros egipcios, tres de los cuales son códices del Nuevo Testamento del siglo tercero Actualmente están en Dublín y sonP45-30 páginas fragmentarias de un códice que contenía los cuatros Evangelios y los Actos, en el orden siguiente Mt ,, Le , Me Act P84-86 páginas de un códice que tenía originalmente 104 páginas contiene las epístolas Paulinas (incluyendo Heb. pero no las Pastorales) P47—10 páginas fragmentarias de un códice del Ap VM-Papiro Bodmer II Publicado por V. Martin, Genova, 1956. Contiene el Evangelio de San Juan desde el Prólogo hasta 14:26 Data de hacia el 200, y por tanto es más o menos de un siglo antes que los

II

LOS MANUSCRITOS

101

papiros deChester Beatty (El único texto anterior que tenemos es P 52 ) Parece ser de origen egipcio El texto del Papiro Bodmer I I se acerca mucho a nuestro texto crítico (por ejemplo, Nestle) Los Unciales Poseemos 212 manuscritos unciales, o fragmentos de manuscritos, escritos en pergamino Los más importantes son: B—Codex Vaticanus: siglo cuarto, actualmente en la Biblioteca Vaticana Contiene todo el Antiguo Testamento, y el Nuevo Testamento hasta Heb 9 14a (Faltan las Pastorales, Filemón y Ap , pero originalmente estuvieron incluidos ) X (S)— Codex Smaiticus- siglo cuarto Fue descubierto por Tischendorff en el monasterio de Santa Catalina en el monte Smaí (184459), luego se llevó a Lenmgrado, y en 1933 lo compró el Museo Británico por 100 000 libras esterlinas Contiene casi la mitad del Antiguo Testamento y todo el Nuevo Testamento, más la Epístola de Barnabas y el Pastor de Hermas A—Codex Alexandnnus- siglo quinto Lo más probable de origen egipcio, en 1628 se lo ofreció a Carlos I de Inglaterra el Patriarca de Constantmopla Cirilo Lukaris, está actualmente en el Museo Británico Contiene el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, con algunas senas lagunas Tiene también las dos epístolas de Clemente. C—Codex Ephraemí resenptus- siglo quinto De origen egipcio, está actualmente en la Biblioteca Nacional de París Es un palimpsesto y se usó en el siglo doce para una versión griega de algunas obras de S Efrén Contenía originalmente toda la Biblia, y actualmente se compone tan sólo de algunas pequeñas partes del Antiguo Testamento y unas dos terceras partes del Nuevo Testamento D—(ev hech ) Codex Bezae o Cantabngiensis: siglo quinto o sexto. Es el más antiguo de los códices bilingües (griego y latín) Estuvo en Lyón desde el siglo nono hasta 1562, entonces lo tomaron los hugonotes en el monasterio de S Ireneo y se lo dieron a Teodoro de Beza, discípulo y amigo de Calvmo En lt>81, se lo regaló a la Universidad de Cambridge, donde se conserva actualmente Contiene en griego y latín los cuatro Evangelios (Mt , Jn , Le , Me ) casi intactos, y los hechos con lagunas, más algunos fragmentos de 3 Jn y Ap. W—Codex Freerensis: siglo quinto Comprado en Egipto en 1906 por C L Freer, está actualmente en Washington Contiene, con lagunas, los cuatro Evangelios (Mt , Jn , Le , Me ) Después de Me. 16 14 hay una adición, el llamado Logion de Freer. ©—El Codex Kondethi del siglo séptimo al nono Está actualmente en Tifus (Tbilisi, Georgia) En las notas marginales se hace meación frecuente de Kondethi en el Cáucaso Contiene, casi en su totalidad, los Cuatro Evangelios D — (Pablo) Codex Claromontanus: siglo sexto. Comprado al


102

8

EL TEXTO DE LA BÍBLIA

monasterio de Clermont por Teodoro de Beza, está ahora en la Biblioteca Nacional de París Es bilingüe y contiene, con algunas lagunas, las epístolas Paulinas (incluyendo Heb ) Los Minúsculos Existen mas de 2 000 manuscritos minúsculos, o fragmentos Aunque es cierto que la mayoría de ellos tienen poco o ningún valor crítico, hay todavía numerosas excepciones dignas de notarse A los minúsculos no se les ha sacado todavía todo su fruto, de momento la fecha relativamente moderna de estos códices ha sido un inconveniente contra ellos No son anteriores al siglo nono, de ahí que sean bastante posteriores a los unciales de los siglos cuarto o quinto Por esta razón se los ha considerado inferiores Sin embargo, actualmente se reconoce que un códice tardío puede presentar un texto excelente si es la transcripción de uno mucho anterior Por eso, recientemente los manuscritos minúsculos están recibiendo un tratamiento más crítico Se ha intentado compararlos y clasificarlos según las familias a que pertenecen La investigación ha demostrado que los manuscritos (incluso los unciales) se pueden ordenar por familias El concepto de familias lo explica F G Kenyon «Si en un manuscrito de cualquiera obra algunas palabras están transcritas equivocadamente, o se omite un pasaje, cada uno de los manuscritos copiados de él, o de las copias de él, tendrá lo» mismos errores o las mismas omisiones, si entre los manuscritos existentes nos encontiamos con que vanos tienen el mismo error u omisión importante, es legítimo argüir que todos ellos descienden de los manuscritos en los que se cometió primero aquel error u omisión » (4) De este modo podemos asignar vanos manuscritos a diferentes familias o grupos, con determinados tipos característicos de lectura Así es como se han identificado las revisiones críticas 1) La Familia 13, o grupo de Ferrar, comprende una docena de manuscritos (O en E Nestle) (5) 2) La Familia 1 comprada toda por E[ Lake, contiene media docena de manuscritos (X en E Nestle) Está íntimamente relacionada, no sólo con la familia 13, sino también con algunos unciales, especialmente con W El 461 es el minúsculo más antiguo Lleva la fecha de 7 de Mayo, 835 S o l a m e n t e u n o s 50 d e e s t o s códices c o n t e n í a n o r i g i n a l m e n t e t o d o el N u e v o T e s t a m e n t o C o m o s u c e d e c o n los u n c i a l e s , l a m a y o r p a r t e d e ellos t i e n e s o l a m e n t e los E v a n g e l i o s , m i e n t r a s q u e el (4) The Text of the Greek Btble (Naperville, \\\ Allenson, 19582), p 11 (o) Véase E Nestle, Novum 1 estamentum Gi>aece i (Stuttgart P n v i l e gierte Wurttembergische Bibelanstalt, 1960) E s t a es la edición critica mejor del texto griego Aquí seguimos el sistema de signos de Nestle

II

LOS MANUSCRITOS

103

Ap como de ordinario esta representado con menos frecuencia que ningún otro libro Por otra parte, contienen, con mas frecuencia que los unciales, vanos géneros de materias accesorias, tales como una lista de los setenta discípulos, biografías de los Apostóles, un resumen de los viajes de San Pablo, etc , que son una ligera indicación de un origen menos antiguo (6) Los Leccionarios Tenemos unos 2 000 leccionanos, es decir, manuscritos que contienen las partes del Antiguo Testamento que se leían publicamente durante el servicio divino, o, simplemente, libros litúrgicos Con excepción de unos pocos fragmentos de papiros, los leccíonanos son manuscritos unciales o semi-unciales Estos son de una época relativamente reciente, los mas antiguos, muy pocos en número, no van más allá del siglo sexto Se distinguen según las diferentes provincias eclesiásticas de donde proceden Parecen hab^r sido la causa de cierto número de vanantes en los semi-unciales e incluso en los unciales Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta la tendencia conservativa de la liturgia Así la escritura permanece uncial,, a veces hasta el siglo once, y se puso gran cuidado en la transcripción de estos libros, el texto mismo nos da a veces lecturas muy antiguas. Por eso no carecen de interés Cttas en los Padres El valor de las citas en los Padres primitivos está en que 1) nos da la posibilidad de determinar el texto en uso en un tiempo y lugar determinados, y en que 2) los escritores siguen frecuentemente textos que son más antiguos que nuestros manuscritos griegos Así, por ejemplo, por los escritos de Cipriano (m 258), tenemos una idea del texto que estuvo en uso en la Iglesia, Africana en la primera mitad del siglo tercero Puesto que las citas en los escritos patrísticos difieren con frecuencia del texto de nuestros manuscritos, se sostenía comúnmente que, en tales casos, citaban de memoria. Las investigaciones más modernas han demostrado que los Padres (excepto los Padres mas primitivos que de ordinario sólo hacían alusión a la Escritura) seguían el texto de la Biblia mucho más de cerca de lo que habíamos estado habituados a creer Por eso, cuando se distinguen del texto nuestros manuscritos, es porque siguen otros textos que suelen ser más antiguos y mas próximos al original Ofrecen un interés particular las ocasiones en que un autor llama la atención sobre un número de vanantes y de cargos que se contradicen, por ejemplo, Jerónimo, en su Epístola 119, nos da tres formas-textuales de 1 Cor 15 51, y dice que una de ellas se halla solamente <gn la versión latina Eusebio asegura que los llamados finales de Marcos cz(6) L Vaganay, Introduction (o the Textual Cntici¡>m of the New t r a d mgl B V Miller (London Sands, 1937), p 31

Tesiiment,


104

8

II

EL TEXTO DE LA BIBLIA

nónicos faltan en los manuscritos más antiguos y mejores (7) Este aspecto de la crítica textual no se ha tenido mucho en cuenta, pero está ya recibiendo actualmente la consideración que se merece. Los manuscritos griegos ofrecen, pues, una enorme cantidad de material, y a ellos hay que añadir las versiones antiguas El estudio de todo esto representa un inmenso trabajo, pero los especialistas se han puesto galantemente al trabajo Como resultado, se han formado cuatro grandes categorías de textos Esto ha ayudado a poner orden en este campo tan abundante, pero algunos creen que el enfoque del problema se ha simplificado demasiado y que, de hecho, mucho material importante no se ha tenido absolutamente en cuenta Haremos un resumen de los resultados obtenidos y luego indicaremos las últimas tendencias Las Cuatro Formas Textuales Principales (8) 1 El Texto Alejandrino o Neutral (Nestle Jj) La existencia de esta forma-textual se reconoció hace mucho Es un texto notablemente breve, es decir, más breve que ninguna de las otras formas textuales, de las cuales la más extensa es la Occidental No es un texto cuidado gramatical y estilísticamente como el Kome y, en un grado inferior, los textos de Cesárea Según la opinión de la mayoría de los críticos textuales, este texto Neutral es la mejor de las formas-textuales conocidas Los últimos descubrimientos de papiros y manuscritos (por ejemplo, los papiros de Chester Beatty) no han aumentado sustancialmente la evidencia a favor de esta forma Pero nos han enseñado - 1) que esta forma no fue la única conocida en Egipto, 2) que ella misma, o la forma en que se funda, se remonta al siglo segundo El problema es si el texto Neutral, representado por B, es una revisión crítica o es el resultado de una transmisión textual particularmente fiel Ahora se sostiene comúnmente que el texto Neutral presenta una revisión sobre la base de manuscritos antiguos comunes en Egipto, pero es una revisión cuidadosa hecha por un especialista que quería restaurar el texto original Hort ha demostrado que A y S, aunque sus antecesores hayan ido separándose, procedieron de un mismo arquetipo, que se fijó en el siglo segundo Lo que se produjo hacia el año 300 no fue un nuevo tipo-textual, sino un testigo cuidadosamente presentado de un texto que ya existía 2 El Texto Occidental Nestle dice «Me inclino a usar un signo común para el texto llamado «Occidental» porque sus representantes POSICIÓN ACTUAL DEL TEXTO GRIEGO

(7) A Wikenhauser, Emleitung 19562), p p 66 s (8) Véase «Z>«¿ , p p 99-109

%n das Neue Testament

(Freiburg

Herder,

LOS MANUSCRITOS

105

difieren demasiado entre sí y por tanto es mejor mencionarlos individualmente» Por mucho tiempo se admitió la existencia de un texto especial, distinto del Neutral y del Kome. Se le llamó texto Occidental poique en él se apoyan las antiguas versiones latinas, los manuscritos griegos, y se hallaba en los Padres latinos antes del 400» Esta forma se ha identificado en los Evangelios, en los Hechos, y en las epístolas Paulinas Las notas características del Texto Occidental son: 1) adiciones y omisiones notables; 2) una formación narrativa libre, comparada con el Texto Neutral El Texto Occidental estuvo en uso anteriormente Lo emplearon Marción, Ireneo, Tertuliano, y Cipriano Su principal testigo es la versión Latina Antigua de hacia el año 200 Todavía están sin aclarar las cuestiones sobre el origen y el valor del texto Occidental Los modernos críticos de textos evitan ambas posturas, la extremadamente favorable y la desfavorable Reconocen que el texto Occidental, que se halla ya en la mitad del siglo segundo, contiene ciertamente algunas lecturas muy buenas, incluso originales, que el texto Neutral no posee. Por esta razón, los críticos modernos no están tan exclusivamente a favor del texto Neutra] Los testigos principales del texto Occidental son- 1) Evangelios D, 0171, Latina Antigua; 2) Hechos, D, 614, 383, P s», P 48, Latina Antigua, Efren; 3) Pablo DEGF (bilingüe), Griego Ff hasta finales del siglo tercero, Latina Antigua, Siríaco Ff hasta cerca del 4o0 3. El Texto de Cesárea Los manuscritos W y Zeta condujeron al descubrimiento de esta forma Actualmente parece que estos manuscritos representan un texto especial que no pudo encuadrarse dentro de las formas conocidas Luego se descubrió que había otros testimonios para el mismo texto. Familias 1,13, 28, 565, 700. Este texto lo usó Orígenes, P 4S prueba que era conocido en Egipto en la primera mitad del siglo tercero Parece ser que lo llevó Orígenes de Egipto a Cesárea Según las últimas investigaciones de Kirsopp y Silva Lake, tenemos que distinguir dos pasos en este texto: a) P 4 5 , W, Familias 1,13, 38-estos representan el texto Egipcio Antiguo que llevó Orígenes a Cesárea (=el texto pre-Cesareo). b) 565, 700, Orígenes, Eusebio, las versiones de Georgia,el texto llamado estrictamente de Cesárea o Cesáreo Resultados parecidos se siguieron de un estudio de los Hechos y de Pablo Nestle dice: «Para el tipo de texto Cesáreo Zeta está como representante inclusivo». 4 El Texto Kome (Neutle = K) Los últimos unciales y la mayor parte de los minúsculos representan un texto que es notablemente uniforme La existencia de esta forma es bien conocida, pero s u fecha y lugar de origen se discuten todavía.


106

8.

III.

EL TEXTO DE LA BIBLIA

Westcott y Hort lo llamaron texto Sirio porque, en tiempo del Crisóstomo, se usaba en Antioquía de Siria; por la misma razón se le ha llamado también texto de Antioquía. Otros lo llaman texto Bizantino porque su forma última fue el texto común del Imperio Oriental. Von Soden lo llamó texto Koine porque llegó a ser el textus recepius o «texto aceptado» de la Iglesia Griega. Sus características son: esmero literario; toques estilísticos; adiciones explicativas de poca importancia; y una notable armonización con los Evangelios. La conclusión es que los textos Koine y Occidental muestran rasgos abundantes de una revisión editorial libre que es menos evidente en los textos Neutrales y Cesáreo. La revisión de los primeros fue debida al trabajo de editores especializados que preferían un texto auténtico a uno fácil. Son los mejores que tenemos para recobrar el texto auténtico del Nuevo Testamento. Las Tendencias últimas (9). El resultado de la crítica textual ha sido el fijar el texto Alejandrino como la mejor forma-textual. Se considera que basta editar éste, con algunas correcciones, para obtener un texto que tiene las mejores garantías de representar el texto bíblico original. De esta forma, las ediciones críticas, tomadas todas juntas, producen un texto que está muy cerca del de Alejandría. Esta es la posición comúnmente adoptada. Hoy, muchos especialistas consideran esta postura como una simplificación excesiva de la cuestión. Las tendencias modernas en la crítica de textos son las siguientes: 1. Se cree que el campo de trabajo se ha reducido demasiado. Es difícilmente legítimo el fundar un texto crítico casi exclusivamente sobre los grandes unciales. En cambio, se ha acentuado mucho la importancia de los minúsculos. Se ha caído también en la cuenta de que los leccionarios tienen importancia; y las versiones antiguas se están estudiando mucho más ampliamente. De una manera especial están recibiendo una atención justa las citas bíblicas de los Padres; éstas tienen con frecuencia lecturas más antiguas que las de nuestros manuscritos más antiguos. Como resultado de todo esto, las versiones y citas patrísticas ganarán en valor como elementos para la búsqueda del texto primitivo y la supremacía absoluta de los unciales tocará a su fin. 2. La división de los manuscritos en familias se está poniendo en duda en relación con su utilidad incluso con su legitimidad. Por lo menos, se juzga que la división es demasiado sistemática. Por ejemplo, D está considerado actualmente como un representante malo del (9) Véase M.-E. Boismard, Initiation p p . 398-401.

Biblique

(Tournai: Desclée, 19543),

LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

107

texto Occidental. Más aún, el texto Alejandrino parece no estar tan bien definido como se había creído hasta ahora. Uno de sus «mejores» representantes, S, se acerca con frecuencia más al texto Siro-Latino (Occidental) que al B. El problema es: Cuando uno o más testimonios del texto Alejandrino presentan lecturas «Occidentales», ¿sucede esto por contaminación? o más bien, ¿es por la conservación de las lecturas primitivas comunes a los textos Occidentales y Alejandrino y abandonadas posteriormente por B y por los otros? Esta última posición afectaría fundamentalmente a la división de los textos. 3. Así, pues, la tendencia no es a juzgar una variante por el hecho de pertenecer a una particular forma-textual. Más bien habría de juzgarse por criterios internos; ninguna variante se habría de rechazar a priori por pertenecer a un texto rechazado o por no tener apoyo en los unciales. Cada variante debe juzgarse por sus méritos propios. En resumen, es todavía prematuro el querer fijar un texto del Nuevo Testamento que trate de reproducir el original lo mejor posible. Pero esto no quiere decir que no podamos usar con confianza un texto fijado críticamente. Aunque la masa de los manuscritos del Nuevo Testamento nos provee de unas 150.000 variantes, la mayoría de ellas son insignificantes cambios ortográficos o simplemente errores de copistas. Los especialistas están de acuerdo en que las nueve décimas partes del texto son correctas y que las variantes importantes son muy pocas. III.

LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

Las primeras versiones son muy importantes como ayuda para fijar el texto original. Dentro de nuestras limitadas pretensiones no podemos dar aquí una relación completa de ellas; hablaremos tan sólo de las versiones griegas y latinas. 1)

Los Setenta (LXX)

La colonia judía de Alejandría era una colonia grande e importante. Los judíos helenizados querían una versión en griego de los libros sagrados. La carta apócrifa de Aristeas o Filócrates (escrita lo más tarde en el siglo segundo a. C.) nos dice cómo, a petición del reyPtolomeo II Filadelfos (285-246 a. C), el sumo sacerdote Eleazar envió a 72 ancianos de Jerusalén a Alejandría para traducir la Ley. Se instalaron en la Isla de Faros y en 72 días terminaron su trabajo. El relato de Aristeas es, naturalmente, legendario, aunque lo aceptaron Filón, Josefo, Ireneo, Clemente de Alejandría y otros muchos. Pero podemos suponer que se tradujo primero el Pentateuco, y que esta traducción se hizo durante el reinado de Ptolomeo Filadelfos. Siguió


108

8

EL TEXTO DE LA BIBLIA

III

la traducción de los otros libros El prólogo de Sirak (hacia 130 a C ) nos dice que en este tiempo se habían traducido al griego la «Ley, los Profetas, y los demás libros» Tal era la posición aceptada hasta que descubrimientos recientes proyectaron nueva luz sobre la cuestión Parece que las traducciones más antiguas fueron de textos litúrgicos, al estilo de los Targums; así, pues, hubo una serie de traducciones parciales Con el tiempo, se tradujo para uso privado toda la Biblia En 1952 se hallaron en Qumran (4 Q) algunos fragmentos del texto griego, estos datan de antes de finales del siglo primero a C. Eran fragmentos de dos manuscritos de Lv , uno en papiro y otro en cuero. El texto es exactamente el de los LXX Por consiguiente esta versión era conocida en Palestina en tiempo de nuestro Señor También en 1952 adquirió el Museo de Palestina un texto fragmentario en cuero de los profetas menores Fechado hacia el fm del siglo primero d C , este texto es una revisión cuidadosa de los LXX La quinta columna del Hexapla de Orígenes parece que está basada en él La de los LXX no es una traducción uniforme, sino que varía de libro a libro. El Pentateuco, y los libros históricos en general, son más fieles al original El griego es mejor en Job, Prov , y en los libros originalmente escritos en griego: Sa y 2 Mac Dn no es muy distinta del original que se rechazó y se sustituyó por la versión de Theodotion. La traducción de los LXX se basa en el texto hebreo, que es más antiguo, y frecuentemente mejor, que el MT (10) La versión de los LXX se hizo por judíos y para judíos Ellos fueron los primeros que la ufaron, especialmente entre los de la Diáspora. La Iglesia cristiana tomó la versión de los LXX y los Padres griegos la usaron con exclusividad Las citas de la Escritura para el Nuevo Testamento las toman en su mayor parte de los LXX Solamente Mt. parece haber traducido directamente, al menos en algunas de sus citas. Los demás escritos modificaron algunas veces ligeramente el griego con el fin de hacerlo coincidir mejor con el hebreo. Existen más de 1 500 manuscritos de los LXX (unciales y minúsculos) Los unciales más antiguos y más importantes son BSAD. Los papiros de Chester Beatty (siglo III-IV) nos dan fragmentos de Gn 4Q (anotado anteriormente) nos da un texto del siglo primero d C de Lv P Rylands 458 tiene fragmentos de Dt que datan del siglo segundo a C , el texto bíblico griego más antiguo La Hexapla de Orígenes (11) El primero que emprendió una gran revisión crítica de los LXX fue Orígenes, a comienzos del siglo ter(10) (11)

Véase p 98 Véase G Bardy, Initiation

Bibhque,

op cit , p p

406-8

LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

109

cero. Con el fm de demostrar la relación exacta del texto hebreo con la traducción griega, publicó él una edición paralela de los dos textos con las últimas traducciones griegas, también en columnas paralelas. Su obra abarcaba seis columnas, de ahí su nombre (aunque para los Salmos había ocho columnas): 1. El texto hebreo en caracteres 2. El texto hebreo en caractehebreos. res gnegos. 3 La versión de Aquila. 4 La versión de Símaco. 5. Los LXX 6 La versión de Theodotion. Una versión reducida, la Tetrapla, omitía el hebreo y su transcripción en griego. Para los Salmos Orígenes descubrió dos nuevas versiones griegas, por eso aquí la obra se convirtió en Octapla. La quinta columna era con mucho la más importante, no simplemente porque contenía los LXX, sino porque, a pesar de que Orígenes reprodujo sencillamente los demás textos, éste de los LXX lo revisó con cuidado con el fm de restaurarlo a su pureza original, y especialmente para demostrar su relación con el hebreo. Para lograrlo recurrió a un sistema de signos que se empleaba corrientemente en Alej andría para las ediciones de libros profanos. Así marcó él con un obelo (-J-) los pasajes que no aparecían en el hebreo y que se añadían en griego, y con un asterisco (*) los pasajes que, aunque estaban en el hebreo, faltaban en el griego En cada vino de los casos el fin del pasaje iba señalado con un metobelo (•/ ) Los pasajes introducidos en la quinta columna eran de otras versiones, principalmente de la de Theodotion Para fijar el texto de los L X X eligió las vanantes que estaban apoyadas por las últimas versiones La Exapla era, naturalmente, una obra de volumen considerable, el manuscrito original estuvo en la biblioteca de Cesárea, S Jerónimo pudo consultarla allí a fines del siglo cuarto Desapareció, aparentemente, en el siglo séptimo, cuando la ciudad fue tomada por los sarracenos En 1897, el Cardenal Mercati publicó un fragmento de palimpsesto (Sal) de la Exapla que se encontró en la Biblioteca, ambrosiana de Milán La quinta columna (los LXX) se copió repetidas veces Desgraciadamente, los signos críticos se omitieron ordinariamente Esto condujo a una mayor corrupción, puesto que sin los signos las adiciones y omisiones de Orígenes eran otras tantas variantes. Muchos manuscritos han conservado, al menos en parte, la recensión exaplar de los LXX. 2) Las Versiones de Aquila, Theodotion, y Símaco En los círculos judíos se reconocía que los L X X se diferenciaban del texto oficial hebreo (fijado hacia fines del siglo primero d C).


lio

8

EL TEXTO DE LA BIBLIA

III

Los judíos querían una versión mas próxima al textus recepíus (el «texto recibido») AQUILA Era un prosélito judío, nacido en Sínope del Ponto, floreció en tiempo de Adrián (117-138) Su traducción era extremadamente literal, trató de reproducir en griego las más ligeras peculiaridades del hebreo No conservamos nada de esta obra sino algunos fragmentos contenidos en escritores que citaron la Exapla, y algunos pasajes en un palimpsesto hallado en el Cairo THEODOTION Según S Ireneo, fue un prosélito de Éfeso que vivió a finales del siglo segundo No conocía el hebreo muy bien, e incluso a veces traducía cosas que no entendía En general siguió muy de cerca a los LXX, corrigiendo aquí y allí a la luz de Aquila y del hebreo Por eso, más que una nueva versión, fue la suya una recensión de la revisión de los LXX No conocemos bien la obra de Theodotion Sin embargo, casi todos sus manuscritos de los LXX contienen su Dn en lugar de la versión de los LXX SÍMACO Según S Epifamo, fue un samantano que se hizo judío en tiempo de Septimio Severo (193-211) Su traducción era clara y elegante, pero no suficientemente literal Tenemos tan sólo fragmentos de su texto

El manuscrito fragmentario de los profetas menores (fines del siglo primero d C ), adquirido por el Museo de Palestina en 1952, ha proyectado nueva luz sobre la relación que existe entre los LXX y las versiones mencionadas arriba El nuevo texto es una recensión de los LXX, y trata de poner a los LXX más en conformidad con el hebreo. La versión rabínica de Aquila, reconocida desde hace mucho como una versión del hebreo más literal (que la de los LXX), concuerda con frecuencia con el nuevo texto de los profetas menores donde aquélla difiere de los LXX Esto demuestra que el texto de Aquila no es original, pero se funda en recensiones anteriores que están representadas por fragmentos descubiertos recientemente También Símaco parece haber usado esta recensión, puesto que se puede señalar un número de lugares en los que concuerda con el nuevo texto en contra de los LXX Se puede demostrar que, cuando difiere del nuevo texto, es simplemente para dar un mejor estilo griego Parece ser que Theodotion usó también la recensión antigua (12) (1 2) Véase D Barthetemy, «Redécouverte d'un chainon m a n q u a n t de 1 histoire de la Septante», Revue Bibhque, 60 (1953), 18-29

3)

LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

Las Versiones Latinas Antiguas

111

(it)

La importancia de estas versiones se reconoció por primera vez tan sólo a finales del siglo diecisiete Poseemos unos 50 manuscritos y fragmentos La importancia de los manuscritos latinos antiguos como testigos del texto se debe 1. A su antigüedad datan de la segunda mitad del siglo segundo. (Tertuliano usó una versión latina) 2 Al carácter de la traducción, es ordinariamente servilmente literal, de ahí que sea relativamente fácil el reconstruir el texto griego en que se funda 3 Al hecho de que estas versiones representan al texto Occidental, que se extendió en los siglos segundo y tercero por todas las partes, en Oriente y en Occidente (13) Dos tipos de textos latinos antiguos se han identificado: Africano y Europeo En ambos hallamos el mismo latín popular, con frecuencia sin gramática y tosco, que escandalizaba a San Agustín En ambos la traducción es estrictamente literal, incluso servilmente Las diferencias entre los dos brotan de las constantes peculiaridades lingüísticas, y de las lecturas particulares que tuvieron que venir de diferentes textos griegos La relación entre los textos africanos y europeos es muy discutida, pero una cosa es clara, los textos africanos son más homogéneos y más antiguos Cartago y el Norte de Italia fueron los centros de traducción, revisión, y difusión del Latín Antiguo Los testigos principales del Nuevo Testamento son: 1) El texto Africano, Codex Bobbiensis (k)—siglos 4-5; Codex Palatmus (e)—siglo quinto, el palimpsesto Flonacensis (h) —siglos VI-VII

2 El texto Europeo Codex Vercellensis (a)—siglo cuarto, Codex Veronensis (b)—siglo cuarto, Codex Bezae (d)—siglo quinto, Codex Claromontanus (d)—siglo sexto, Palimpsesto Bobbien^s (s) —siglos 5-6, Codex Gigas (g o gig)—siglo trece Tenemos que añadir que el texto de Sa , Sir , 1,2 Me , tal cual aparecen en la Vulgata, es de la Latina Antigua, San Jerónimo no tradujo estos libros 4)

La Vulgata (vg)

LA OBRA DE Hacia fines del siglo cuarto, a causa de Ja mulSAN JERÓNIMO titud de manuscritos, el texto de la Latina Antigua estaba corrompido sin esperanza alguna La íevisión del texto en uso en la Iglesia latina era una necesidad urgente El hombre que (13)

Véase A Tricot, Imtiahon

Btbhque,

op cit , p p 417.


112

8.

III.

EL TEXTO DE LA BIBLIA

LAS VERSIONES GRIEGAS Y LATINAS

113

afrontó este problema y produjo un texto para uso general fue el mayor especialista bíblico de la primitiva Iglesia, Sofronius Eusebius Hieronymus. San Jerónimo nació en Stridón de Dalmacia. Estudió gramática y retórica en Roma y recibió su formación escriturística en Antioquía (374-379) y en Constantinopla (379-382). También dominó completamente la lengua griega y estudió asimismo el hebreo. En el año 384 llegó a ser secretario del Papa Dámaso. El papa le encomendó que emprendiera una revisión de la versión latina. En el 384, San Jerónimo dedicaba su revisión de los cuatro Evangelios al Papa (véase la carta de Nestle). En su Prefacio se lamenta de los muchos errores en los textos contemporáneos debido a las tendencias de armonizar. Su obra fue una revisión, no una nueva traducción. Usó un texto latino relativamente bueno y lo revisó según el griego; el texto griego que siguió fue el alejandrino representado por BS. Jerónimo tuvo cuidado de conservar el idioma Latino Antiguo siempre que era posible; así su revisión resultaría inmediatamente más aceptable.

Terminó su traducción del Antiguo Testamento entre los años 391 y 405. Nótense particularmente dos cosas: 1. De los libros c-d él traduj o solament e Tb. y Judt. — del aramaico. 2. La traducción de los Salmos—Psalterium Hebraicum o ex Hebraeo—no está incorporada a la Vulgata. Se encuentra en Migne, PL 28. El «Salterio Galicano» es el que se halla en la Vulgata (y en el Breviario). La Vulgata comprende, pues: 1. Antiguo Testamento: (a) libros p-c: Salterio-revisión de la latina antigua según la Hexapla. Todos los demás están traducidos del hebreo. (b) libros d-c: Tob. y Jdt.—traducidos del aramaico; partes de Est. y Dn.— revisadas según los LXX y Theodotion. Todos los demás son de la latina antigua. 2. Nuevo Testamento. Evangelios-revisión de la latina antigua según el griego. Todo lo demás-revisión de la latina antigua según el griego y la latina antigua.

Se discute si San Jerónimo revisó los demás libros del Nuevo Testamento; algunos niegan que lo hiciera. Según Wikenhauser, de hecho revisó los otros libros del Nuevo Testamento, pero no lo hizo tan cuidadosa y radicalmente como con los Evangelios. El Papa Dámaso murió en diciembre del 384. En agosto del 385 San Jerónimo marchó de Roma, y en el 386 se fijó en Belén. Mientras trabajó en los Evangelios, Jerónimo revisó también el Salterio según los LXX, pero cursim. Este texto se conserva en los Commentarioli de San Jerónimo. No es el llamado Salterio Romano que se encuentra en el misal y se usa en el oficio divino en la basílica de San Pedro (y en Milán); éste es de la latina antigua (14). Él hizo una segunda revisión del Salterio en Belén (387-388), esta vez en relación con la Exapla. Este es el «Salterio Galicano», el salterio incorporado a la Vulgata. Al mismo tiempo se revisaron según la versión Hexapla los libros de Job, Crón., Prov., y Sir. Solamente nos queda el texto de Job.

LA CALIDAD

Jerónimo no continuó su labor de revisar el Antiguo Testamento; se había decidido a hacer una nueva versión del original hebreo. Tradujo los libros protocanónicos del hebreo con referencia a un texto latino antiguo, a ios LXX, y a las versiones de Aquila, Símaco, y Theodotion (los encontró en la Hexapla de Orígenes). No está claro si tradujo las partes deuterocanónicas de Ester de los LXX y las de Daniel del Theodotion o si revisó la versión latina antigua de estas partes con referencia al griego. (14)

Véase ibid., p. 426.

La obra de San Jerónimo es buena siempre, pero no da siempre con su mejor forma. A veces, debido a la prisa por su obra, su traducción es precipitada. El mismo nos dice, por ejemplo, que tradujo Tob. en un día, y Jdt. en una noche. Pero éstas son excepciones. Su método consistió en purificar el texto latino de la Biblia, y los únicos medios para lograrlo fue por medio de la «vuelta a las fuentes», es decir, a los originales tal cual estaban representados en los mejores manuscritos griegos. Con respecto a la crítica textual, Jerónimo siguió a Orígenes. Sin embargo, subestimó el valor de los LXX. En su traducción, Jerónimo exageró a veces el sentido mesiánico de una página, o vio un sentido mesiánico en algún texto. También a reces, elegía las variantes por el dictamen de sus preocupaciones dogmáticas. Pero todo esto es realmente raro. No es menor cualidad de la ot>ra de Jerónimo el que sea una pieza literaria maestra. Jerónimo, lo mismo que Agustín, fue un maestro de la prosa latina en la era cristiana. En resumen, gracias al genio de San Jerónimo, la Iglesia occidental quedó dotada de una edición de la Biblia que es una digna sucesora de los LXX. La obra de San Jerónimo fue por fin declarada la versión oficial de la Iglesia Latina. Los manuscritos más dignos de notarse de la Vulgata son: 1) Amiatinus (A): Northumberland—siglos 7-8, Florencia; 2) Fuldensis (F): Fulda—siglo sexto; Mediolanensis (M): siglo sexto, Milán; 3) Harleianus (Z): siglos 6-7, Londres; Sangallensis (S): siglo sexto, San Galo; Palimpsesto de Autún: siglos 5-6, Autún. DE LA V U L G A T A

8


114

8

EL TEXTO DE LA BIBLIA

Los Padres del Concilio de Trento, en el decreto Insuper declararon que la Vulgata era la versión auténtica entre las demás versiones latinas Pero la Vulgata misma requería corrección (había de publicarse quam emendatissime=<do mas correctamente posible»), la «autenticidad» que se le concedía se refería a la fe y a la moral, no a la precisión crítica La Vulgata fue declarada la Biblia oficial de la Iglesia Latina su precisión doctrinal estaba garantizada por el uso prolongado y por la aprobación de la Iglesia infalible Por las Actas del Concilio queda completamente claro que los teólogos del Concilio entendieron el término «auténtico» en este sentido jurídico «Se declaró auténtica y autontativa en el sentido de que su testimonio en materias doctrinales no se puede rechazar legítimamente Su precisión en otros aspectos ni se afirma ni se implica» Esta noción de autenticidad se ha entendido mal con frecuencia Algunos teólogos sostenían la afirmación pueril de que la Vulgata era superior a los textos originales El Papa Pío X I I definió claramente el término LA «AUTENTICIDAD» DE LA V U L G A T A

Si el Concilio Tridentmo ordenó que la Vulgata fuese la versión que todos usaran como auténtica, esto, como cualquiera ve, solo se refieie a la Iglesia latina y a su uso publico en la Escritura, y en nada disminuye la autoridad y valor de los textos originales Por lo tanto, esta precelente autoridad, o como dicen, autenticidad de la Vulgata, no fue establecida por el Concilio principalmente por razones críticas, sino mas bien por su legítimo uso en la Iglesia, ya de tantos siglos, un uso por el cual se demuestra que en las cosas de fe y de costumbres, esta versión está enteramente inmune de todo error Por lo tanto no es una autenticidad primariamente critica, sino mas bien jurídica (15) Aunque la Vulgata sigue siendo, en el sentido indicado, la versión oficial de la Iglesia Latina, su importancia no se debe sobreestimar. Para los especialistas no es más que otra versión más entre muchas. No existe ningún mentó particular en basar en ella sola una traducción vernácula moderna La práctica de nuestros días —la única razonable — es volver, en todos los casos, a los textos originales críticamente establecidos Es cierto que una versión hecha sobre otra base que no sea esta nace ya anticuada (15)

Divino Afflante

Spiíitu

(Madrid A C E ), T

I , n 14.

CRITICISMO

BÍBLICO

CRÍTICA T E X T U A L CRITICA L I T E R A R I A CRÍTICA HISTÓRICA LA B I B L I A E N LA IGLESIA CONCLUSIÓN

Desde el principio hemos hecho resaltar el aspecto humano de la Biblia, y es, principalmente, desde el punto de vista humano desde el que la hemos considerado Sin embargo no hemos pasado por alto el aspecto divino de la Esentura El hecho fundamental de la inspiración y la cuestión de los sentidos secundarios presuponen la autoridad divina de la Escritura, estas son efectivamente realidades tan sólo para aquel que reconozca un Autor divino Así, pues, sucede que un esentunsta católico no puede nunca tener una visión de la Biblia totalmente distinta Él puede, y debe usar los métodos científicos que halle a su disposición, pero está comprometido a creer en el mensaje divino de las palabras que estudia Esto no hace su estudio menos objetivo como científico tiene que afrontar los hechos con honradez y coraje, y para él, la autoridad divina (el que Dios sea autor) de la Escritura, es el hecho fundamental En igualdad de circunstancias, él se encuentra en mejor posición que los demás para entender la palabra de Dios Esto no quiere decir, sin embargo, que los escritores que tienen una visión incompleta de la Biblia no hayan contribuido en gran manera a nuestro conocimiento de la Escritura La fe no le estorba al exegeta católico está iluminado por ella Y el esta época de la Divino Afflante Spintu y del Vaticano II el esentunsta católico no se ve ciertamente estorbado por la suprema autindad docente de la Iglesia Pero él es fiel a la Iglesia y a la confianza que se ha puesto en él solamente si ve en la Biblia los principios de la crítica de lilertad


116

9

CRITICISMO BÍBLICO I

científica, aplicando a la Biblia los principios de la crítica textual literaria, e histórica Cada una de estas disciplinas tiene su método propio, que pertenece a la razón, y respecto al cual no tiene, al menos directamente, nada que decir la fe Si despreciamos estos procedimientos racionales y pretendemos no necesitarlos, estamos menospreciando los medios humanos que Dios ha adoptado con el fin de hablarnos y nos exponemos al peligro de interpretar la Escritura de Dios de una manera completamente arbitraria (1) Una interpretación racional aplica a la Biblia las reglas de interpretación de cualquiera obra hteiaria, solamente se tiene en cuenta el aspecto humano de la Biblia Por eso se pone la Biblia bajo un triple estudio crítico. I.

CRÍTICA TEXTUAL

La crítica textual investiga las alteraciones que han ocurrido en el texto de un documento con vista a restaurarlo a su forma original Los principios directivos de la crítica textual son los mismos para toda clase de escritos, aunque su aplicación varía con los documentos en consideración, especialmente con el número, la variedad, y la cualidad de los textos a examinar. Si la crítica textual se aplica a los libros de la Biblia, su objeto consiste en clasificar las numerosas variantes que se hallan en la tradición manuscrita y elegir aquellos que tienen más garantía de representar la lectura original Así, pues, se averigua cómo vinieron a surgir los cambios en el texto (crítica verbal) Luego consideramos el valor de los testigos de cada una de las variantes (crítica externa) y la calidad intrínseca de cada una de las lecturas (crítica interna) Al ilustrar los principios de la crítica textual, nos limitaremos solamente al Nuevo Testamento. 1)

Crítica Verbal

El Nuevo Testamento ha llegado a nosotros en muchas formas y a través de multitud de amanuenses Desde el principio, hasta el invento de la imprenta, se copió y recopió de siglo en siglo Durante este largo proceso hubo tiempo y lugar para muchas alteraciones en el texto (I) Paul Synave y Pierre Benoit, La Prophetie p p 373 s

(París

CRÍTICA TEXTUAL

117

No existe persona alguna que sea un copista infalible, de ahí las vanantes involuntarias que se hallarán en los manuscritos de los libros del Nuevo Testamento que se han ido copiando una y otra vez, con frecuencia por amanuenses «amateurs» Las vanantes involuntarias se originan por la dittografía (la repetición defectuosa de una letra, sílaba, palabra, o grupo de palabras), y por su contraria, la hafilografía (escribir solamente una vez letras, sílabas, y palabras que deberían haberse escrito dos veces) Parte de un texto, incluso todo un párrafo, se puede omitir por homoioteleuton, es decir, por palabras, líneas, o partes de una frase que tienen finales similares. Las letras que parecen iguales o suenan lo mismo (en el dictado), pueden confundirse fácilmente, y, por una caligrafía pobre, pueden leerse o copiarse palabras equivocadamente Hay otros cambios frecuentes, pero menos definidos. VARIANTES INVOLUNTARIAS

Estas vanantes, aunque deliberadas, no indican necesariamente mala voluntad por parte del amanuense «Cuando había una duda sobre el texto original — puesto que se deseaba que el texto actual que se iba a leer, estudiar, y tomar como regla de fe y de vida fuera perfecto—el copista, convencido de que hacía una obra buena, era atrevido en sus correcciones, adiciones, y supresiones, y se hacía más audaz cuanto mejor intención tenía» (2) Era una tendencia común el hacer correcciones en el deletreo u ortografía, en la gramática, y en el estilo, era una tentación que los copistas que se preciaban de su dominio del griego, hallaban muy difícil de resistir Otra tendencia muy extendida era el lograr armonía y conformidad hallando las discrepancias entre textos paraleles, entre pasajes de los Evangelios Sinópticos, por ejemplo Las correcciones exegéticas y doctrinales no son infrecuentes se explicaban las dificultades, o se evitaban suprimiéndolas Un ejemplo de explicación es «porque el mando incrédulo se santifica por la mujer» (1 Cor 7:14) algunos añaden «la mujer creyente» Un ejemplo de supresión es «Había también otros dos malhechores junto a él» (Le. 23:32) a veces se omite «otros» 2) Crítica externa VARIANTES INTENCIONADAS

Esta rama de la crítica textual se llama externa porque se funda sólo en la autoridad de los documentos que contienen las lecturas, mas

Desclée, 1947), (2) M -J Lagrange, «Project de critique textualle rationnelle Revue Brbhque, 42 (1933), 495

d u tí T » ,


118

9

CRITICISMO BÍBLICO II

que en la calidad intrínseca de las lecturas P o r consiguiente, en realid a d nuestras ediciones críticas m o d e r n a s se fundan casi exclusivamente en la a u t o r i d a d de los grandes unciales Ya hemos indicado que é s t a parece h o y u n a base demasiado estrecha (3) Al d e t e r m i n a r el valor de u n a v a n a n t e h a y que d a r el debido peso a la edad, n ú m e r o , y car á c t e r de los manuscritos, pero esto n o b a s t a p a r a d e t e r m i n a r , sin genero de d u d a , la forma original de cualquier l e c t u r a Después de t o d o , t e n e m o s que fijarnos en el t e x t o m i s m o

3)

Critica

1 Examinando el texto el crítico eligirá aquella v a n a n t e que ofrece la mejor explicación de t o d a s y no puede explicarse p o r las o t r a s Las v a n a n t e s h a n de c o m p a r a r s e u n a por u n a d e t a l l a d a m e n t e , algun a s de ellas aparecerán enseguida como secundarias, de e n t r e las d e m á s a veces sera posible el separar u n a lectura que q u e d a como origen de t o d a s las demás Por s u p u e s t o , no es fácil aplicar el principio, p o r eso u n a decisión es siempre m a t e r i a de u n juicio delicado 2 Examinando el contexto el crítico eligirá la l e c t u r a que mejor concuerda con las t e n d e n c i a s especiales del escritor No s o l a m e n t e el m é t o d o del escritor, su vocabulario, su gramática, su estilo y su m a n e r a de c i t a r se han de considerar, sino t a m b i é n su propósito, sus ideas, su t e m p e r a m e n t o E s t e sentido del «sentir» de u n escrito, a u n q u e n o es fácil de definir, p u e d e ser u n a g r a n a y u d a p a r a el crítico en su b ú s q u e d a de la l e c t u r a original H a y que t e n e r en c u e n t a los pasajes y las v a n a n t e s de estos pasajes E s t e breve r e s u m e n servirá, al m e n o s , p a r a sugerir que la crítica t e x t u a l es u n a r t e de a l t a especialización, el a r t e de producir u n juicio equilibrado p a r a componer u n t e x t o a la luz de la información que proporciona la tradición m a n u s c r i t a E s u n a t a r e a delicada, p u e s t o que el crítico t e x t u a l t i e n e que combinar «una observancia escrupulosa de t o d a s las leyes de la crítica con la reverencia m á s profunda por el t e x t o sagrado» (5) 106 Vaganay, Introduction to the Textual Criticism of the New mgl B U Miller (London Sands, 1937), pp 87-89, Divino Afflante Spmtu (Madrid A C E , t I), n 13

119

CRÍTICA L I T E R A R I A

U n a vez que se h a fijado el t e x t o , h a de estudiarse y d e t e r m i n a r s e su significado E s t a es la obra de la crítica literaria que examina, a n t e t o d o , la lengua y la composición del t e x t o , luego investiga el c a r á c t e r literario de u n libro p a r a establecer su forma literaria, y p o r fin d e cide si u n libro es a u t é n t i c o o si h a sido r e t o c a d o 1)

interna

La crítica i n t e r n a es u n a estimación, según el t e x t o y el c o n t e x t o del valor intrínseco de las l e c t u r a s v a n a n t e s Aunque se h a n sugerido numerosas reglas, parece que sólo son validos dos criterios (4):

(3) Véase p (4) Véase L Testament Trad (5) Pío XII,

II.

CRÍTICA LITERARIA

La

lengua

La i m p o r t a n c i a del estudio filológico de u n t e x t o s a g r a d o h a sido a c e n t u a d a en la Divino Afflante Spiritu Es deber del exegota captar con todo cuidado y veneración aun las más pequeñas cosas que bajo la divina inspiración salieron de la pluma del hagiógrafo, para así penetrar mas profunda y plenamente en su pensamiento Tiene que explorar el mismo texto original, que, como escrito inmediatamente por el mismo autor sagrado, t e n d r á mayor autoridad y mayor peso que en cualquier versión, ya antigua, ya moderna por muy buena que fuese y ello se lograra mas fácil y utilmente si al conocimiento de las lenguas se uniere también una sólida pericia en el arte de la crítica tocante al t e x t o mismo (6) De donde se sigue que es esencial el conocimiento de l a s lenguas bíblicas, hebreo, griego y a r a m a i c o E l exegeta debe e s t u d i a r el vocabulario, la g r a m á t i c a , y el estilo de u n escrito, h a de t o m a r n o t a de los términos técnicos y no olvidar el hecho de que las p a l a b r a s p u e d e n cambiar de uso y de significado a lo largo de los siglos Se h a de t e n e r siempre en c u e n t a el c o n t e x t o (la unión y relación m u t u a q u e existe e n t r e cualquiera p a r t e de u n escrito y las p a r t e s que le preceden y le siguen) Un t e x t o o pasaje, r e a l m e n t e , n u n c a se h a de considerar aislado, porque solamente puede comprenderse p l e n a m e n t e e n su cont e x t o El estudio de los pasajes paralelos, allí d o n d e existen, e s tambicn con frecuencia u n a gran a y u d a p a r a e n t e n d e r u n t e x t o 2)

La

composición

E n el paso próximo se t r a t a de averiguar el p l a n del a u t o r , identificar sus fuentes, si es que las hay, y establecer su forma literaria E s t o •es difícil, p o r q u e ningún escrito bíblico tiene índice de m a t e r i a s o una (6) Ibid, n 12.


120

9

CRITICISMO BÍBLICO II

división en capítulos, (7) ninguno está provisto d e u n s i s t e m a d e r e ferencias (aunque h a y algunos libros q u e m e n c i o n a n sus fuentes), y la forma literaria n o es siempre e v i d e n t e p o r sí m i s m a . ANÁLISIS D E LOS CON-

E s t e nos puede servir p a r a descubrir el plan

T E N I D O S D E UN LIBRO

del a u t o r

y el

desdoblamiento

d e su

pen-

s a m i e n t o o, al menos, su m é t o d o d e proceder E x i s t e el peligro de subjetividad, d e leer las propias ideas de u n o en la obra q u e está e s t u d i a n d o HAY GAR

Q U E TRATAR D E I N V E S T Í LAS F U E N T E S D E L AUTOR

A u n q u e a veces se p u e d e d e m o s t r a r q u e los escritores bíblicos r e a l -

m e n t e usaron fuentes, y en o t r o s casos es esto t a m b i é n m u y p r o b a ble, es siempre difícil definir h a s t a q u é p u n t o es lo q u e debe u n e s critor a otros Ni es siempre posible asegurarse de que u n escritor siguió u n a fuente bien definida, escrita u oral Sin embargo, este estudio h a a y u d a d o e n o r m e m e n t e a q u e nosotros p o d a m o s c o m p r e n d e r muchos libros bíblicos, p o r ejemplo, el Pentateuco y los Evangelios Sinópticos L O S G É N E R O S H e m o s t r a t a d o y a a n t e r i o r m e n t e este p r o b l e m a (8), LITERARIOS b a s t a r á aquí con señalar q u e la encíclica Divino Afflante Spmtu a c e n t u ó la i m p o r t a n c i a d e d e t e r m i n a r la forma l i t e raria de u n escrito bíblico: Pero muchas veces no es t a n claro en las palabras y escritos de los antiguos autores orientales, como lo es, por ejemplo, en los escritores de nuestra época, cual sea el sentido literal lo que aquellos quisieron significar no se determina t a n sólo por las leyes de la gramática o de la filología, ni por el contexto d e l discurso, sino que es preciso, por decirlo así que el intérprete se vuelva mentalmente a aquellos remotos siglos del Oriente, y con el auxilio de la historia, de la arqueología de la etnología y otras disciplinas, discierna y distintamente v e a qué género literario quisieron emplear y de hecho emplearon los escritores de aquella vetusta edad Porque los antiguos Orientales no siempre empleaban las mismas formas y los mismos modos de decir que hoy usamos nosotros, sino mas bien aquellos que eran los corrientes entre los hombresde sus tiempos y lugares Cuales fueron éstos, no puede el intérprete determinarlo de antemano, sino solamente en virtud de u n a cuidadosa investigación de las antiguas literaturas del Oriente (9) (7) La división de la Biblia en capítulos data del siglo trece Se debe a Stephen Langdon (m 1228), arzobispo de Canterbury, la división se designopara facilitar las referencias La división en versos se introdujo en 1551 por el impresor Robert Stephen (Estienne) (8) Véase p 66 (9) N 20

CRITICA LITERARIA

121

El p r o b l e m a es e s t e - los escritores bíblicos a d o p t a r o n las formas o géneros literarios q u e e s t a b a n e n uso entre sus c o n t e m p o r á n e o s , a s í , pues, solamente c u a n d o sepamos q u é eran estos géneros literarios p o dremos i n t e r p r e t a r c o n s e g u n d a d u n libro Aún queda o t r a dificultad al t r a t a r de p r o b a r que u n libro bíblico o p a r t e de u n libro, p e r t e n e c e a este u o t r o género literario U n a vez, sin embargo, que el hecho se h a establecido, es m á s fácil y m á s segura la interpretación del libro o del pasaje P o r el contrario, el no reconocer o n o a d m i t i r u n género literario d a d o llevará, i n e v i t a b l e m e n t e , a u n a falsa interpretación T a m b i é n se h a d e t e n e r en c u e n t a el estilo personal de u n escritor, especialmente c u a n d o v a n o s escritores hacen u s o de u n mismo género literario P o r ejemplo, el estilo cultivado d e Isaías no es el d e l p a s t o r Amos, y S a n Lucas es mucho m a s literario q u e San Marcos. 3)

El origen

de un escrito

Averiguamos el origen d e u n libro volviendo h a s t a su a u t o r y a l a s circunstancias en las q u e se escribió, c u a n t o m á s sepamos sobre el a u t o r t a n t o mejor Si es posible, debemos fijar la fecha y el lugar d e composición d e u n escrito lo m i s m o q u e el fin p a r a q u e se escribió, y h a y q u e averiguar t a m b i é n a quién iba dirigido N o r m a l m e n t e contamos con dos clases d e p r u e b a s p a r a proceder en e s t a investigación: extrínsecas e intrínsecas PRUEBAS Las citas q u e se e n c u e n t r a n en escritos c o n t e m p o EXTRÍNSECAS ráneos o posteriores p u e d e n a y u d a r n o s a identificar el a u t o r de u n libro bíblico, o al menos a asegurarnos de su existencia en u n a fecha d a d a o a n t e r i o r a ella E n principio, las pruebas extrínsecas t i e n e n m á s peso q u e las intrínsecas, perc h a y que analizar cuidadosamente el t e s t i m o n i o , p r i m e r a m e n t e relativo a su g e n u m i d a d y luego p a r a d e t e r m i n a r su significado exacto Los v a n o s testimonios e x t e r n o s , t o m a d o s en c o n j u n t o , forman u n a tradición, esta tradición se v a l o r a r a según la a n t i g ü e d a d de su origen y d e su c o n s t a n c i a P R U E B A S É s t a s se fundan en el examen del c o n t e n i d o y c a INTRÍNSECAS r á c t e r d e u n a o b r a É s t e puede confirmar o d e M i t a r el testimonio de la tradición Tenemos, en primer lugar, las i n dicaciones expresas del t e x t o , pero aquí t e n e m o s q u e e s t a r atent o s al p s e u d o m m a t o , es decir, la conocida e s t r a t a g e m a d e a t r i buir u n libro a u n personaje famoso (por ejemplo, muchos de l o s libros de la sabiduría se a t r i b u y e n , convencionalmente, a Salomón).


122

9

CRITICISMO BÍBLICO

Luego un estudio de la lengua y estilo, de los datos históricos y geográficos, y de la doctrina nos ayudará a determinar el origen de una obra El resultado de tal estudio será a veces negativo, es decir, concluiremos que un libro determinado no puede ser obra del autor tradicional o no pudo escribirse en una época particular Sin embargo, no es infrecuente el que las pruebas intrínsecas confirmen la autenticidad de un libro Aquí, autenticidad es un término técnico Un escrito es auténtico si se demuestra que la persona a quien tradicionalmente se le atribuye lo escribió de hecho, en caso contrario se le llama mauténhco Tiene que quedar bien en claro que autenticidad e inspiración son distintas. Inspiración significa que el autor de un escrito dado fue movido por el Espíritu Santo, el que podamos indicar el nombre del autor o no es problema distinto Por tanto, si se demuestra claramente que un escrito es mauténtico, su inspiración no queda en modo alguno afectada: el autor, quienquiera que fuera, estuvo inspirado. III.

CRÍTICA HISTÓRICA

No basta con conocer el propósito y el contenido de un libro de la Esentura, tiene que quedar establecido como un documento fidedigno Este es el trabajo de la crítica histórica Pero si un escrito bíblico se ha de juzgar sinceramente, tiene que verse en su verdadero medio ambiente Lo que se dijo en un capítulo anterior (10) sobre el tiasfondo de la Biblia vale también aquí, puesto que este es el primer aspecto que hay que tener en cuenta. Un libro tiene que colocarse en su medio social si se ha de entender y si se ha de leer correctamente su mensaje El historiador entenderá los datos del texto tan sólo si tiene un conocimiento de las leyes que gobiernan la sociedad humana La historia no es una colección de documentos ni un catálogo de descubrimientos arqueológicos, es el compartir la vida de los hombres de una edad que pasó, y a pesar de las diferencias sociales, económicas, y técnicas los hombres de todas las edades son muy parecidos El buen historiador se da cuenta de las leyes permanentes de la vida humana y es capaz de suscitar la época que está estudiando Por eso la apreciación debida del pasado exige dos cosas. 1) que uno haya elaborado, por el estudio o por la experiencia, las leyes inmutables que valen lo mismo para el pasado que para el presente; 2) que uno tenga la imaginación (10)

Véanse p p

33-37

III

123

CRÍTICA HISTÓRICA

suficiente para, guiado por los datos objetivos, reconstruir las situaciones y problemas de otra época (11) Ciertamente, la empresa de colocar el texto de la Escritura en su propio ambiente histórico no es siempre sencilla Cuanto más breve es el texto, más difícil resulta, de ahí, por ejemplo, la gran divergencia que existe al querer poner una fecha a muchos de los salmos Para formar un juicio tenemos que recurrir a la crítica literaria En la práctica, no hay Una consecuencia rígida, lógica o cronológica entre crítica literaria y crítica histórica están íntimamente unidas y la una sostiene a la otra El estudio de los géneros literarios y de las expresiones usadas por los autores bíblicos exige un conocimiento del medio en el que vivieron, y por otra parte, el conocimiento del medio se apoya en gran parte en el estudio de los mismos textos Pero no se trata de un circulo vicioso, es la misma condición del método científico cuando uno está estudiando el pasado, y los diferentes aspectos del pasado—historia, sociología, literatura, pensamiento — se van aclarando progresivamente, todos juntos (12) Durante mucho tiempo nuestro conocimiento de los contornos bíblicos se derivó exclusivamente de la Biblia misma Desde fines del siglo pasado, sin embargo, la situación ha cambiado radicalmente El cambio se debe a los descubrimientos arqueológicos que no solamente nos han proporcionado datos bíblicos, sino que nos han descubieito civilizaciones enteras que habían desaparecido, aparentemente sin dejar rastro, y una rica y vanada literatura cuya existencia ni se había sospechado siquiera Ciertamente hoy estamos mucho mejor informados sobre ciertos períodos de la historia del mundo que sobre los periodos correspondientes de la historia de Israel Ya no se le considera aislado a Israel, sino que toma su parte en un vasto escenario, una parte que, humanamente hablando, es escasamente un poco más que la parte de un extra El resultado no es solamente un conocimiento mejor de la historia de Israel, sino también una apreciación más profunda del misterio de la elección de Dios Hoy vemos, como nunca se liabía visto, hasta qué punto era exacta la conciencia que Israel tenía de su verdadera dimensión - «Si Yavé se ha ligado con vosotros y os ha elegido, no es por ser vosotros los más en número entre todos los pueblos, pues sois el más pequeño de todos» (Dt 7 7) La arqueología trata tanto de restos materiales como de inscripciones y textos Los primeros son indispensables para la reconstrucción (11) Véase A Robert y A Desclee, 1957), I, p 161 (12) Ibid , p p 162 s

Feuillet, Introduction

a la Biblie

(Toirnai


124

9

IV

CRITICISMO BÍBLICO

de la historia de Israel; los últimos, sin embargo, h a n p r o y e c t a d o u n a m a y o r luz sobre el t e x t o de la Biblia, porque «nada p u e d e eliminar el hecho realista de que la Biblia es u n d o c u m e n t o escrito y por consiguiente será iluminado mas d i r e c t a m e n t e por fuentes escritas, especialmente cuando pertenecen a la m i s m a época» (13) P o r eso es p o r lo que los t e x t o s Ugariticos (algunas t a b l a s y fragmentos de barro cocido descubiertos en las excavaciones de U g a n t — l a m o d e r n a R a s S h a m r a en la costa Siria—y que d a t a n de e n t r e los años 1400 y 1200 a C ) h a n proyectado m a y o r luz sobre la Biblia que t o d o s los hallazgos no-epigráficos hallados h a s t a ahora en P a l e s t i n a De u n m o d o sem e j a n t e los t e x t o s de Qumran h a n iluminado n o t a b l e m e n t e el t r a s fondo del Nuevo T e s t a m e n t o No es, pues, sorprendente, el que la Divino Afflante Spiritu acent ú e la i m p o r t a n c i a de la arqueología y urja que se usen t o d o lo posible las contribuciones de esa ciencia. [En nuestro tiempo las exploraciones arqueológicas] se han multiplicado y se llevan a cabo con métodos más severos que, perfeccionados por el mismo ejercicio, nos ofrecen más copiosos y ciertos resultados Cuánta, en verdad, sea la luz que de estas investigaciones brota para entender mejor y más plenamente los Sagrados Libros, lo saben muy bien los peritos y cuantos a tales estudios se consagran Crece aún la importancia de estas investigaciones por los documentos escritos hallados de cuando en cuando, que contribuyen mucho al conocimiento de las lenguas, literatura, historia, costumbres y religiones de los más antiguos pueblos Ni es de menor importancia el hallazgo y la investigación, t a n frecuente en nuestro tiempo, de los papiros que tan útiles han sido para conocer las literaturas y las instituciones publicas y privadas, principalmente del tiempo de nuestro Salvador.. Todo esto, que no sin especial consejo de la providencia de Dios ha sido concedido a nuestra éooca, invita y, en cierto modo, amonesta a los intérpretes de las Sagradas Letras para que, valiéndose solícitos de t a n t a luz, las estudien mas a fondo, las expliquen con más precisión y las expongan con mayor claridad Hacer que el trabajo no sólo permanezca ininterrumpido sino que cada día se vaya perfeccionando más y resulte más fecundo tal es la finalidad de nuestra Encíclica (14). E l exegeta católico confía en que la v e r d a d de la Biblia s a l d r á t r i u n f a n t e de su comparación con las fuentes h u m a n a s de información; e v i d e n t e m e n t e se presupone u n a noción exacta de inerrancia Con t o d o , (13) W F Albnght, Peake's Commentary on the Bible (London 19623), n 45 a (14) Pío XII, op cit , n 11

LA BIBLIA EN LA IGLESIA

125

él no se preocupa de consideraciones apologéticas Sabe que el m o d o m á s seguro, y el único, de resolver los problemas i m p o r t a n t e s es h a cer avanzar, sin vacilación alguna y con decisión, la crítica c i e n t í fica del t e x t o bíblico Ciertamente, él h a de estar p r e p a r a d o a c o m e t e r errores, a t o m a r direcciones equivocadas, p o r q u e solamente a b a s e d e seguir t o d a s las líneas es como p u e d e profundizar n u e s t r o conocimient o de la Escritura, y, después de t o d o , el hacer u n m a p a y u n a s indicaciones de u n callejón sin salida es ya u n a adquisición positiva Al m i s mo t i e m p o el e s c n t u n s t a ha de guiarse por su propia facultad crítica y por las investigaciones de sus colegas La investigación bíblica católica h a llegado m u y lejos d u r a n t e los últimos cincuenta años A c t u a l m e n t e está s e r e n a m e n t e segura de sí m i s m a y parece cierto que el próximo medio siglo t r a e r á resultados que dejarán m u y pequeños los a d e l a n t o s n o t a b l e s de n r e s t r o s días.

IV.

LA BIBLIA EN LA IGLESIA 1)

La Iglesia y la

Biblia

A la Vez que el exegeta católico debe emplear los m é t o d o s de u n a i n t e r p r e t a c i ó n racional, debe t a m b i é n t o m a r la Biblia p o r lo que ella r e a l m e n t e es, la p a l a b r a de Dios. Un exegeta que olvida al autor humano y los métodos racionales de actuación que son necesarios para entenderle, se expone al peligro de permanecer fuera de la Escritura al introducir interpretaciones sutiles y arbitrarias que Dios no quiere El q u e rechaza al Autor divino y los medios necesarios para acercarse a él—la fe y la Iglesia—se condena a sí mismo a permanecer en la superficie exterior del libro sagrado, e incluso a violentar su significado El exegeta que tiene en cuenta a ambos autores y mantiene una exacta jerarquía entre las directivas de la fe y las exigencias de la razón es capaz de penetrar la Escritura de un modo armonioso y verdaderamente completo Sobre la base sólida de u n a exégesis científica y crítica, que toma en consideración toda cualidad humana del libro, podrá él levantar una exégesis teológica y espiritual que descubrirá las intenciones y enseñanzas d e Dios con la mas firme garantía (15). P a r a lograr este r e s u l t a d o deseado, es necesario, sin embargo, que el e s c n t u n s t a se guíe no s o l a m e n t e por sus estudios, ni solamente

Nelson, (15) frases

Benoit, op cit , p. 168 He traspuesto el orden de las dos primeras


126

9

CRITICISMO BÍBLICO

IV

por su fe en el origen divino de la Esentura, sino también por la autoridad docente de una Iglesia divinamente fundada Cristo se hizo hombre, sufrió, murió, y resucitó de entre los muertos, para que todos los hombres pudieran salvarse (1 Tim 2.4-6, 1 15), fundó su Iglesia para que los hombres pudieran guiarse en el camino de la salvación También, para este fin, se confió a la Iglesia la palabra de Dios, no para que se guardara como un tesoro heredado, sino para que fuera fuente e inspiración de la enseñanza de la Iglesia El mismo Espíritu que movió a los escritores sagrados asiste a la Iglesia para comprender sus escritos (16), de ahí que la Biblia se ha de ver en su propio marco de una Iglesia viva, iluminada por la tradición viviente de esa Iglesia Y el exegeta católico, consciente de que la Iglesia tiene el derecho supremo de dirigir la exégesis, se guiara siempre por la Iglesia, incluso cuando prosigue su tarea con el mayor rigor científico Queda por ver cómo, en la práctica, esta dirección se hace efectiva 2) La interpretación auténtica de la Escritura La Iglesia es el intérprete auténtico de la Escritura Esta es una afirmación que se debe comprender correctamente No significa que la Iglesia se pronunciará, autontativa y positivamente, en materias de crítica y en detalles históricos si éstos no están conectados con problemas de dogma y de moral, porque a la Iglesia le compiten Jas cuestiones de fe y costumbies y las materias relacionadas con ellas directamente En este contexto aparece claro que las res fidei et morum (17) —materias relacionadas con la fe y la conducta humana—significan no sólo los dogmas, sino también las verdades relacionadas con materias de fe, de modo que su negación implicaría negación de un dogma, al menos del dogma de la inspiración Por consiguiente, en el caso de las res fidei et morum (estrictamente entendidas) la Iglesia tiene el derecho de interpretar la Escritura positiva, directa, e infaliblemente, en el caso de las materias relacionadas con las res fidei et morum, tiene el derecho de interpretar la Escritura indirecta y negativamente, es decir, tiene el derecho de rechazar cualquier sentido e interpretación que sea contrario a la fe o al dogma de la divina inspiración De hecho raramente ha definido la Iglesia solemne y positivamente el sentido de textos particulares (18) Es mas frecuente el que (16)

I p J99

Véase P

Grelot, Introduchon

a la Bible

(Tournai

Desclee, 1957),

(17) Concilio Vaticano Primero véase Denz 1788, cf Denz 789 (18) Por ejemplo Mt 16 16-19 (el primado de Pedro, véase Denz 1822 s ), Mt 26 26 s (la Eucaristía, véase Denz 974)

LA BIBLIA EN LA IGLESIA

127

un texto se interprete indirectamente, esto se hace o bien presentando un texto y diciendo que contiene una doctrina definida o bien rechazando una interpretación que implica error formal en la Escritura; en estos casos, sin embargo, se ha de tener cuidado en no exagerar la importancia concedida a un texto dado La interpretación propuesta por los Padres de textos de la Escritura es un principio de auténtica interpretación, pero solamente cuando es materia de fe y de moral y cuando hay consentimiento unánime Por eso la Divino Afflante Spiritu, defendiendo la libertad de los exegetas, puede advertir «a todos los hijos de la Iglesia» que «de lo mucho que en los Libros Sagrados, legales, históricos, sapienciales y proféticos se contiene, son muy pocas las cosas cuyo sentido haya sido declarado por la autoridad de la Iglesia y no son tampoco mas aquellas en que unánimemente convienen los Padres Quedan, pues, muchas y muy graves cosas en cuyo examen y exposición puede y debe ejercitarse libremente el ingenio y la agudeza de los intérpretes católicos »(19) En la practica, la guía más útil para el exegeta católico es la «analogía de la fe», o sea, la conformidad de una doctrina o interpretación de la Escritura con la suma de la doctrina católica El uso de este principio es la mayoría de las yeces negativo, que quiere decir que cualquiera interpretación de la Escritura que contradiga la doctrina de la Iglesia debe rechazarse. 3) Las Encíclicas Bíblicas En los tiempos modernos la Iglesia ha intervenido en el campo de la exégesis por medio de tres encíclicas Providenhssimus Deus (León X I I I , 1893), Spiritus Paraclitus (Benedicto XV, 1920), y Divino Afflante Spiritu (Pío XII, 1943) Aunque todas son positivas y alentadoras, la última, por su repercusión, es seguramente uno de los documentos papales más importantes en la historia de la Iglesia E s notable por la amplitud y serenidad de sus visiones y por la absoluta confianza que pone en la buena voluntad y competencia de los peritos bíblicos católicos Afortunadamente, se puede decir que esta confianza no está fuera de lugar porque el resurgimiento presente de la Iglesia, tan dramáticamente expresado en el Concilio Vaticano Segundo, se debe en gran manera a los hombres entregados a este trabajo, ahilados por Pío XII, y a sus sucesores La preeminencia que se da en estos capítulos a la Divino Afflante Spiritu es una indicación de su importancia fundamental 4) La Comisión Bíblica El interés de la Iglesia por los estudios escnturísticos halle una expresión concreta en la formación de una especial comisión papal (19)

Pío X I I , op cit , n

25


128

9

CRITICISMO

BÍBLICO

para fomentarlos y dirigirlos La Pontificia Comisión Bíblica fue establecida por León X I I I en 1902 Sus fines eran « que las Sagradas Escrituras habían de recibir en todas partes entre nosotros aquel cuidado más esmerado que piden los tiempos, y se habían de preservar intactas no sólo de todo soplo de error, sino también de todas las opiniones precipitadas» Para conseguir el primer fin, se ocupa de preparar profesores de Escutura cualificados, concediéndose grados académicos (20), para lograr el segundo fin publico normas positivas y negativas en sus varios decretos A la Comisión Bíblica se la considera a veces como un organismo que retrasa los estudios bíblicos católicos Puede haberse ganado esta fama por su posición entre los años 1905 y 1910, durante la crisis Modernista, cuando, muy acertadamente en aquellas circunstancias, mantuvo una actitud conservadora Pero ha pasado ya bastante tiempo desde que desaparecieron las nubes del Modernismo, y es significativo, en contraste con los numerosos decretos de las dos primeras décadas del siglo, que las intervenciones mas recientes de la Comisión han sido raras, y sólidamente constructivas (21) Ciertamente los exegetas católicos no pueden dejar de tener absoluta confianza en la Comisión Bíblica Sus miembros son especialistas de la Escritura probados, hombres conscientes no solamente de las realizaciones lo mismo que de los problemas de los estudios bíblicos, sino que están imbuidos del espíritu de la Divino Afflante Spiritu, la encíclica que refleja el espíritu de la Comisión Puesto que esto es cierto, es importante comprender cómo se han de interpretar las respuestas de la Comisión Bíblica, especialmente las primeras Afortunadamente, el problema se ha aclarado recientemente Al aparecer la segunda edición del Enchindium Bibhcum en 1954, se publicó una nota sobre esta nueva edición, en alemán y latín respectivamente, por el entonces Secretario y el Sub-Secretano de la Comisión. Dom A Miller. O S B , y el Padre A Klemhans, O F M. La nota nos invita a tener en cuenta dos distinciones al interpretar los decretos de la Comisión (22)• (20) E n 1 909 S Pío X fundo el Pontificio I n s t i t u t o Bíblico (confiado a la Compañía de Jesús) p a r a la investigación de la Escritura y p a r a la formación de futuros profesores de Escritura Sin embargo, la Comisión Bíblica continua concediendo grados (21) Véase A Robert y A Tricot, Guide to the Bible, t r a d mgl E P Arbez y M R P McGuire (New York Desclee, 19602), I, p p 755-75, p a r a una completa traducción de todos los decretos El ultimo documento de la Comisión Bíblica, Instrucción sobre la Verdad Histórica de los Evangelios, publicado el 21 de abril, 1964, refleja la mente de a Divino Afflante Spiritu y es una autentica evolución de la misma (22) Véase J Dupont, «A propos du nouvel Enchiridion Bibhcum), Revue

V

CONCLUSIÓN

129

1 La fecha de los decretos Los primeros decretos se dieron en tiempos difíciles, durante la crisis Modernista Nos es difícil a nosotros el caer en la cuenta de las circunstancias de hace medio siglo Aquellos primeros decretos han de entenderse en su contexto histórico, no se le puede achacar a la Comisión el mantener una actitud que ya no se puede justificar Así, en una carta al Cardenal Suhard (1948), la Comisión afirmó que las respuestas de 1905, 1906 y 1909 sobre el Pentateuco «io son en modo alguno impedimento para un ulterior examen, veidaderamente científico, de aquellos problemas de acuerdo con los resultados adquiridos en estos uitimos cuarenta años » 2 La fuerza de obligación de un decreto no es la misma cundo se trata de un problema de fe y costumbres que cuando es un problema critico e histórico En el primer caso los decretos permanecen obligatorios S¡n embargo la Comisión ha intervenido mas comúnmente en cuestiones de interés crítico e histórico También aquí, el paso del tiempo ha ayudado a aclai ir muchas posiciones Muchos de los decreto^ de la Comisión tratan de la autenticidad de los escutos bíblicos Pero hoy día se ve claramente que la cuestión de la autenticidad de un libro es completamente independiente de la cuestión de su inspiración. El exegeta cató'ico de nuestros días que, por argumentos só idos, se pone a dudar de la autenticidad de un libro, es perfectamente consciente de que su conclusión no afectara en modo alguno a la cuestión de la inspiración del texto Los autores de la nota afirman que, en materias en las que las conclusiones de las críticas literarias e históricas no se relacionan con la fe y la moral, el exegeta catóh' o, a pesar de las decisiones de la Comisión, es perfectamente libre (m aller Freiheit, plena libértate) para llevar adelante sus investigaciones, salva semper auctontate magtsteru Ecclesiae En general pues, se ha de tener presente que las respuestas de la Comisión son documentos jurídicob y be han de interpretar como tales Las respuestas están formuladas cuidadosamente, como regla general no se presentan como definitivas, sino solamente a la luz de la posición actual del conocimiento bíblico Son normas directivas, como tales dirigen el estudio exegético no lo llevan hasta el punto final V.

CONCLUSIÓN

Obviamente, el esentunsta católico no se encuentra impedido por la autoridad docente de la Iglesia es guiado por ella, lo que esotra cosa completamente distinta Su libertad es tan completa y la clima Biblique, 62 (1955), 414-19, E Siegman «The Decrees of the Pontifical Commi'sion», Catholic Bibhcal Quartorly 18 (i956), 23-29 9


130

9

CRITICISMO BÍBLICO

de estos años le ha a y u d a d o t a n t o , que, v e r d a d e r a m e n t e , h a a v a n z a d o mucho más no solamente que el público católico, sino t a m b i é n que los teólogos formados en otras escuelas La situación la ha descrito acert a d a m e n t e un p e r i t o de nuestros días: La actitud de una gran parte del publico católico se formó durante la época anterior apologética El resultado ha sido u n a gran división entre los católicos Es lo más natural que haya de haber un retraso de algunos años entre la investigación de los peritos y la asimilación de estas investigaciones por el público. Pero no es normal y en ningún modo deseable que ambas m e n t a l i dades estén t a n distanciadas El publico pide información del especialista según sus modos de pensar, y el perito contesta según su manera de pensar Al no poder entender, el publico queda con frecuencia extrañado El remedio de esto no es que el perito vaya a adoptar una actitud que, afortunadamente, quedó descartada años atrás La solución es, más bien, que el público reforme su actitud y se dé cuenta de los hechos reales de la presente situación (23) A p n m e í a vista esto puede parecer u n a exigencia irracional, i n cluso arrogante, por p a r t e del perito bíblico Sin embargo, de hecho, es u n a instancia a que se reconozca y prevalezca la verdad: no h a y v i r t u d alguna en m a n t e n e r u n a a c t i t u d que está p r o b a d a ser falsa, simplemente p o r q u e sea «tradicional» Al mismo t i e m p o , u n o n o t a con pena que o t r a invitación a una comprensión de simpatía y a la can d a d puede caer t o d a v í a , después de veinte años, en oídos sordos Y tengan presente todos los hijos de la Iglesia que los conatos de estos valientes operarios de la viña del Señor deben juzgarlos no sólo con justicia y ecuanimidad, sino también con suma candad, y deben estar muy lejos de aquel celo no muy jjrudente que pretende se haya de rechazar todo lo nuevo por nuevo o tenerlo a lo menos por sospechoso (24) Pero el aviso da nuevos ánimos a los peritos bíblicos (23) Luis \lonso-Schokel, Understanding Btblical Research (New Yorkt Herder and Herder, 1963), pp ,>2 s (24) Pío XII, op cit , n 2 y

APÉNDICE: KARL RAHNER Y J. L MCKENZIE Y LA INSPIRACIÓN DE LA ESCRITURA

Expliqué en la Introducción que al presentar la doctrina de la inspiración, había p i e f e n d o seguir a u n e m i n e n t e teólogo moderno, creo que u n a síntesis coherente será más del agrado y de m á s provecho p a r a el e s t u d i a n t e Además, p u e s t o que el P a d r e B e n o i t h a estado c o n s t a n t e m e n t e re-elaborando y refmando su t e o r í a desde q u e la propuso por primera vez en 1947, podemos beneficiarnos de la profunda penetración que ha hecho sobre la m a t e r i a Al m i s m o t i e m p o , sm embargo, no quiero parecer ignorar la obra de otros especialistas Sería p a r t i c u l a r m e n t e desagradable dar la impresión de n o apreciar las i m p o r t a n t e s contribuciones de los P a d r e s Karl R a h n e r , S J y J o h n I McKenzie S J , de ahí que sea necesaria a] m e n o s u n a breve discusión de sus teorías de la inspiración H e preferido hacerlo en forma de un apéndice por u n a razón p u r a m e n t e metodológica. Nc quiero complicar la presentación de u n a síntesis que creo ser v á l i d a E n mi opinión, si n o t o d a s , sí la m a y o r í a de las d i f i c u l t a d o piop u e s t a s por el P a d r e R a h n e r en la primera p a r t e de su t r a t a d o (1) h a n sido resueltas por el P a d r e Benoit, al menos en sus ú l t i m o s e s c n t o s Un escritor h a afirmado r e c i e n t e m e n t e : Benoit [comienza] con t i concepto de «inspiración», Iiahner comienza con la Iglesia, y se inmerge inmediatamente en d contexto social de inspiración Consecuentemente no se pvtocupa (I)

Inspiration m tke Bible (New York Herder and Herder, 1961).


132

APÉNDICE

I

KARL R A H N E R Y LA

INSPIRACIÓN

133

exactamente de cómo comunica Dios su inspiración al autor individual Así, pues, no tiene por que haber conflicto alguno entre la teoría social de Rahner sobre la inspiración y la teoría individual de Benoit (2)

podemos presuponer la validez y las fuentes dogmáticas de este concepto (pp 9-11) (3)

E n segundo lugar, m i e n t i a s que R a h n e r y McKenzie desarrollan manifiestamente el carácter social de la inspiración, el último reconoce a b i e r t a m e n t e la contribución i m p o r t a n t e que hace Benoit p a r a u n a apreciación de este aspecto No hay, pues, oposición real e n t r e la teoría p r e s e n t a d a en el t e x t o y las que se dan en este apéndice (en gran p a r t e con las palabras mismas de sus autores), c i e r t a m e n t e , d a d o que R a h n e r y Benoit afrontan la realidad de la inspiración desde dos aspectos diferentes, podemos justificadamente describir los estudios que presentamos aquí como u n complemento del t e x t o Los Padres Benoit, R a h n e i , y McKenzie h a n contribuido e x t r e m a d a m e n t e a que p o d a m o s comprender mejor la inspiración, t e n e m o s mucho que a p r e n d e r de los t r e s

El P a d r e R a h n e r considera algunos p u n t o s que creo no suficientem e n t e explicados por la noción, g e n e r a l m e n t e aceptada, de inspiración. 1. Dios es el a u t o r literario de las E s c r i t u r a s , pero los a u t o r e s h u m a n o s de la E s c r i t u r a son t a m b i é n verdaderos autores literarios, a u t o r e s reales Los autores h u m a n o s son autores en u n sentido no m e n o r que lo son aquellos hombres o r d i n a r i a m e n t e así considerados con relación a sus escritos. La noción de «mstrumentalidad» del a u t o r h u m a n o n o implica la m s t r u m e n t a l i d a d de u n secretario; es c o m p a t i ble con la propiedad de ser u n v e r d a d e r o a u t o r h u m a n o la cual no se disminuye por el hecho de que Dios sea a u t o r . Ahora bien, la definición ordinaria de inspiración no parece salvar la realidad c o m p l e t a de que el escritor h u m a n o sea a u t o r ; de hecho, recibimos la impresión de que la inspiración sería m á s perfecta si el h o m b r e fuera un m e r o secretario. Además se hace difícil concebir a los dos autores t r a b a j a n d o c o n j u n t a m e n t e , no como u n equipo, sino de t a l forma que cada u n o de ellos sea el a u t o r de t o d a la obra No p u e d e ser el que la causalidad de dos autores, uno divino y o t r o h u m a n o , h a y a n de t e n d e r , desde el comienzo, a u n a única a u t o r i d a d literaria; p o r q u e , en este caso, u n m i s m o efecto sería causado bajo el mismo aspecto p o r dos causas, lo cual es imposible Si decimos que el a u t o r h u m a n o es a u t o r tan sólo i n s t r u m e n t a l m e n t e , t e n d r í a m o s que explicar por qué no cesa entonces de ser u n v e r d a d e r o a u t o r

I.

K A R L R A H N E R Y LA INSPIRACIÓN

E l t r a t a d o del P a d r e Karl R a h n e r se divide en t r e s p a r t e s , i Las Bases del Problema, 2. La Tesis; 3 Conclusiones Pero, a n t e s que nada, -él e x p o n e sus preocupaciones básicas Suponemos la aceptación del concepto tradicional de inspiración que está en parte definido, en parte propuesto por la doctrina oficial de la Iglesia, y es en parte el concepto formado por la opinión común de la teología escolástica No es nuestro propósito el criticar este concepto, ni el proponer cambiarlo Así, pues, tomamos la doctrina tradicional de la Iglesia obligatoria Las Escrituras tienen a Dios por su autor Él es el «autor» en el sentido literario de la palabra, porque inspiró las Escrituras Esta inspiración no consiste en el hecho de que las Escrituras hayan sido aceptadas como canónicas por la Iglesia, ni de que interpreten libres de error la revelación de Dios Sería mas exacto decir que la inspiración consiste en el hecho de que Dios ilumina sobrenaturalmente al autor humano en la percepción del contenido y del plan esencia] del libro, y le mueve a escribir libremente todas y sólo las cosas que El quiere se escriban Más aún, Dios le ayuda para que pueda llevar a cabo propiamente la obra mentalmente —concebida y líbreme nte—descada Aquí (2) L John Topel, S J , «Rahner and McKenzie on the Social Theory of Inspiration», Scripture, 16 (1964), 34

1)

Las Bases del

Problema

Si esta dificultad no ha de quedar sin respuesta, Dio^ tiene que ser obviamente autor de las Escrituras en un sentido que dejaría, en primer lugar, intacta una autoridad de u n a especie verdadera, aunque analógica, mientras que al mismo tiempo no sería el mismo sentido en que el hombre es autor, y e n segundo, lugar, requeriría y no meramente toleraría la presencia de un autor humano (p 18). 2 El p u n t o i m p o r t a n t e que se considera aquí es c ó m o puede u n escritor inspirado recibir u n a iluminación del entendimiento de la cual él no es consciente; en o t r a s p a l a b r a s , cómo p u e d e u n autor h u m a n o ser inconsciente de su inspiración y seguir s i e n d o un autor real. Y sin embargo es correcto hablar de la inconsciencia d e lamspi(3)

Las referencias son de la obra citada de Rahner.


134

APÉNDICE

ración por parte del escritor «Iluminación» significa que Dios actúa efectivamente de tal forma que la razón del autor humano recibe un cierto conocimiento querido por Dios, y sólo éste Sigue siendo un problema el cómo Dios conbigue esto El resultado de las investigaciones de las secciones 1 y 2 se puede resumir: Se requiere de Dios una actividad que, aunque le hace piogenitor literario, sin embargo, no solamente tolera la autoridad humana, sino que positivamente la exige y es también formalmente distinta de ella Tal actividad de Dios puede imaginarse de cualquier manera, con tal de que ella no haga sino concebir, querer y realizar el libro por una predefinición formal (pp 23 s ). S ¿Cómo puede la Iglesia conocer que libros (del Nuevo Testamento) son inspirados? Esto parece que no se puede determinar para los libros individuales No es probable que los escritores, inconscientes de su propia inspiración, pudieran haber revelado la inspiración de un libro particular, y aunque hubieran sido conscientes de su propia inspiración hay que demostrar que ellos de hecho revelaron la inspiración de ciertos libros Y sin embargo, la inspiración de un grupo de escritos es parte de una verdad revelada y tuvo que ser conocido por la Iglesia antes de la muerte del último apóstol Es arbitrario afirmar que los apóstoles, o un apóstol, «nos dejó una revelación formal y explícita sobre la naturaleza inspirada de los escritos del Nuevo Testamento m individuo, en alguna afirmación que expresase directamente esta íevelación» (p 27), tal concepción queda excluida por la complicada historia del Canon y de las largas dudas sobre algunos libros De donde se sigue «que la inspiración se ha de concebir de tal modo que demuestre por sí misma cómo conoce la Iglesia el hecho de la inspiración de los libros del Nuevo Testamento, sin necesidad de recurrir a ninguna afirmación sobre ella en los tiempos apostólicos que no tienen ningún apoyo histórico» (p 29) 4 ¿Cuál es la relación que existe entre un escnto inspirado y canónico por una parte y la autoridad docente de la Iglesia por otra? Si la Iglesia testifica a favor de la autoridad de la Escritura parece debilitar su propia autoridad y envolverse en una contradicción Porque «¿para qué sirve una autoridad docente infalible si existe una Biblia infalible? Y ¿para qué una Biblia infalible si existe una autoridad infalible?» (P 31) Parece que tenemos que volver, por fuerza, a la Teoría de las dos Fuentes- Tradición y Escritura, fuentes parciales y complementarias, siguen una al lado de la otra Lo mismo que tantos otros teólogos modernos, el Padre Rahner (justificadamente en nuestra opinión) es escéptico sobre la validez de la Teoría En su lugar exige

I

KARL RAHNER Y LA INSPIRACIÓN

135

-él que la inspiración «se ha de entender como demostración por su propia naturaleza de que la Biblia es el libro (no cualquier libro), y la fuente para la autoridad docente y, viceversa, que la Escritura es, desde el principio, el libro de la Iglesia que puede dar testimonio de su inspiración porque es su libro» (pp 37 s ) 2)

La Tesis

En la segunda parte de su estudio propone el autor su tesis: La Escritura hay que concebirla como un elemento constitutivo de la Iglesia, que Dios ha querido por el mismo acto de voluntad con el que trajo al ser y organizó la primitiva Iglesia El Padre Rahner prepara el camino para la formulación de su tesis por una sene de proposiciones 1 Toda ci eación es el resultado de una voluntad absoluta de Dios Pero, dentro del orden de la creación, las obras de la historia redentora pertenecen a Dios de otro modo, más elevado que las obras de la naturaleza, aquí hallamos la causalidad histórica de la Heilsgeschichte Esta acción histórica de Dios «alcanza su único climax en Cristo y la Iglesia» (p. 41). Por eso la Iglesia es, en un sentido completamente especial, la obra de Dios 2 La Iglesia Apostólica es una fase única en la evolución histórica de la Iglesia, es el fundamento sobre el que todo el edificio subsiguiente se construyó y sigue construyéndose Dios, como fundador de la Iglesia, tiene una relación única, cualitativamente intransferible para con la primera generación de la Iglesia, que no tiene en el mismo sentido para con otros períodos (o, mejor, una relación que tiene para con esos otros períodos solamente a través del primero) El acto de la constitución de la Iglesia es, pues, cualitativamente diferente del de su preservación (P 44) La Iglesia Apostólica es en un sentido único y eminente la obra de Dios La Iglesia primitiva tuvo que ser completamente consciente de su propia existencia distinta del Judaismo y de todos los demás movimientos religiosos del tiempo, tuvo que ser consciente d e su función de extender su doctrina y de recibir una mayor revelación Pero puesto que tal revelavión cesó con el fin de esta etapa inicial se sigue que la existencia del Canon como entidad histórica tiene que estar ya precisada en la Iglesia Apostólica 3 Las escrituras son parte—y la parte más importante-de la esencia de la Iglesia Las Sagradas Escrituras son esencialmente el libro de la Iglesia que ella reconoce como Escritura y que ella inttrpre-


136

APÉNDICE

t a Los escritores del Nuevo T e s t a m e n t o son no solamente órganos de la revelación sino t a m b i é n testigos de la fe de la Iglesia y el mismo Nuevo T e s t a m e n t o es u n reflejo de la vida de la Iglesia primitiva Y, t a m b i é n , las Escrituras t i e n e n 'a función a t r i b u i d a a la Iglesia Apostólica, es decir, que ella es la n o r m a de la Iglesia posterior En esta función de la Iglesia primitiva, las Escrituras no son unos factores neutros introducidos desde fuera, sino parte de su misma función, en e] mismo grado que la Iglesia, su paradosts [tradición], su fe y auto-realizacion se actualizan en escritura Al formar de este modo las Escrituras en sí misma, ella se denomi-* na a sí misma como la Iglesia Apostólica que —da — normas hacia su propio futuro y viceversa al establecerse a sí misma como la ley para todos los tiempos \ a formando las Escrituras (pp 49 s ) 4

El Padre R a h n t i formula ahora su tesisAl crear por su voluntad absoluta la Iglesia Apostólica y sus elementos constitutivos, Dios quiere y crea las Escrituras de tal modo que Él viene a ser el origmador que las inspira su autor La autoridad activa, inspiradora de Dios es un elemento intrínseco en la formación de la primitiva Iglesia haciéndose Iglesia Dios quiere las Escrituras y a Si mismo como su origmador Logra las dos cosas porque y en t a n t o que se quiere a Sí mismo como autor actuante y eficiente de la Iglesia La inspiración de las Escrituras es simplemente la causalidad de Dios en relación con la Iglesia en t a n t o en cuanto se refiere a aquel elemento constitutivo de la Iglesia Apostólica que es la Biblia (pp 50 s )

5 H a s t a aquí el autoi ha t r a t a d o t a n sólo del Nuevo T e s t a m e n t o , t r a t a a h o i a de e x t e n d e r su teoría a l Antiguo T e s t a m e n t o (4) La Sinagoga, al contrario que la Iglesia, no estaba equipada de u n a a u t o n d a d docente infalible, no hubo Iglesia infalible a n t e s de la Iglesia de Cristo La Sinagoga como institución religiosa, distinta de los profetas que aparecían de tiempo en tiempo, no pudo asegurarse con certeza de esta inspiración y canonicidad La formación del Antiguo Testamento no pudo, por consiguiente, concluirse antes del tiempo de la Iglesia No es sorprendente, por tanto, que la Iglesia realizase la delimitación del Canon del Antiguo Testamento y no recibiese un Canon ya preparado de la Sinagoga (p 53) Si la formación del Antiguo T e s t a m e n t o se c o m p l e t ó en el Nuevo, Las Escrituras del Antiguo T e s t a m e n t o e n c u e n t r a n su validez en el (4) Este es, sin duda, el eslabón mas débil en la teoría del Padre Rahner; su argumento es forzado y no es satisfactorio.

I

KARL R A H N E R Y LA

INSPIRACIÓN

137

Nuevo El Antiguo T e s t a m e n t o es no solamente u n relato de la p r e h i s t o r i a de la Iglesia, sino que está esencialmente orientado hacia el Nuevo T e s t a m e n t o como su complemento definitivo De ahí que R a h n e r p u e d a concluir Podemos decir según nuestra tesis que, en el mismo grado que Dios causa el Antiguo Testamento como la imagen definitiva de la prehistoria de la Iglesia inspira Él las Escrituras y las hace suyas propias como autor suyo En otras palabras, porque el Antiguo Testamento pertenece a priori a la formación de la Iglesia y no solamente a la formación de la Sinagoga como parte de su prehistoria y como tal permanece valido para siempre, puede reclamar para si la misma validez que el Nuevo Testamento (p >4) 3)

Conclusiones

E n la tercera p a r t e de este estudio el Padre R a h n e r , a la luz de su tesis, m i r a de nuevo a las dificultades que él había p r o p u e s t o al principio de su obra 1 Dios es el a u t o r de la E s c r i t u r a porque El ha querido, h a m a n d a d o escribir el Libro que expresa la fe de aquella C o m u n i d a d de salvación que Él ha fundado «Dios quiere y produce la E s c r i t u r a por u n a predefinición formal de u n t i p o redentivo-histónco y escatológico como elemento c o n s t i t u t i v o de la fundación de la Iglesia p r i m i t i v a porque y en t a n t o que quiere y efectúa la p r i m i t i v a Iglesia de e s t a mism a manera» (pp 55 s ) Al mismo t i e m p o que señala que el t é r m i n o a u toridad—propiedad de sei a u t o r — e n relación con Dios y con el hombre es u n concepto análogo el a u t o r añade, de u n m o d o mas bien inesperado «Se puede, pues, decir que Dios es el a u t o r de las Escrituras del Nuevo Testamento» (p 56) (5) 2 (a) Dios y el hombre son ambos autores de las m i s m a s Esent u r a s , pero a m b a s autoridades no a p u n t a n al mismo efecto E l fia primario de Dios es producir la Iglesia, Él se hace a u t o r s o l a m e n t e porque la E s c r i t u r a es u n elemento c o n s t i t u t i v o de aquella Iglesia Podríamos decir que Dios es el a u t o r de la Iglesia y el hombre, el a u t o r d e l libro Con relación a la Escritura, t o d a v í a podemos r e a l m e n t e decir q u e Dios es el a u t o r principal y que el h o m b r e es el a u t o r i n s t r u m e n t a l (6) (5) Las cursivas son nuestras subrayando asi la dificultad de la extensión de su teoría para incluir al Antiguo Testamento (6) El Padre Rahner prosigue explicando como se distingue su posición de la concepción tradicional de inspiración pero cualquiera que haya estudiado las obras de unos y otros admitirá que la posición «tradicional», como la entiende Rahner se distingue notablemente de la teoría de Benoit de hecho esta iltrnia es tan critica de la posición «tradicional» como la de Rahner Véase P lenoit Aspects of Bibhcal Ifisptratton, trad mgl J Murphy O Connor y S K Asilé (Chicago The Pnory Press, 196o), pp ¿6-123


138

APÉNDICE

(b) El a u t o r h u m a n o es inconsciente de la inspiración en el sent i d o de que él no se siente movido a escribir precisamente estas líneas o esta página Pero, por o t r a p a r t e , el se d a c u e n t a de que al escribir está siendo «llevado por el proceso viviente de la Iglesia, que cree en el Espíritu» (p ñ¿) E n o t r a s palabras, el escritor del Nuevo T e s t a m e n t o no necesita ser consciente de la inspiración de cada u n a de las p a r t e s de su obra sino que tiene la consciencia general de expresar el mensaje de la comunidad a la que pertenece E n este s e n t i d o , la inspiración es u n pioceso consciente (c) E s cierto en definitiva que la inspiración de u n escrito se puede conocer solamente por revelación, el problema es cómo se h a de concebir esta revelación Puesto que la E s c r i t u r a nació con la Iglesia y de la Iglesia la Iglesia no necesita la revelación explícita de u n Apóstol para poder reconocer los libros inspirados, ella los reconoce connat u r a l m e n t e y pudo llegar a darse c u e n t a de ello incluso después de la m u e r t e de los últimos Apóstoles (7), como lo sugiere la historia del Canon Puede decirse que la revelación que se requiere «está simplem e n t e d a d a por el hecho de que surge u n escrito i m p o r t a n t e como una genuina auto-expresión de la p r i m i t i v a Iglesia Su inspiración q u e d a por lo t a n t o suficientemente revelada» (p 65 s ) E n este c o n t e x t o R a h n e r se refiere, al menos implícitamente, al criterio de apostohcidad La Iglesia, lleua del Espíritu Santo, reconoce algo como connatural entre los escritos que concuerdan con su naturaleza Si, al mismo tiempo, es también «apostólico», es decir, una pieza de la auto-realizacion de la Iglesia Apostólica como tal, y reconocida como tal entonces según las asumpciones de nuestra teoría, es inspirado eo ípso (p 66 s ) (d) E s claro que la Escritura y el magisterio infalible no p u e d e n e s t a r en oposición puesto que son dos aspectos, o dos m o m e n t o s , de u n a m i s m a realidad s o b r e n a t u r a l que es aquella s e g u n d a d que t i e n e el pueblo de Dios de poseei el depósito de la divina revelación La Iglesia, como ú l t i m a c o m u n i d a d de redención de Dios, no tiene sucesor, ella es la p o r t a d o r a de la revelación final de Dios Ahora bien las Escrituras son «la exposición canónica de la doctrina de la p r i m i t i v a (7) La «muerte del ultimo Apóstol) no se ha de tomar en un sentido estre chámente material «Significa la primera generación de la Iglesia el periodo de su nacimiento como distinto de su continuación como un cuerpo constituido p a r a siempre [No es obvio] que este periodo de la Iglesia en formación termino necesariamente en el día del calendario en que m u ñ o el ultimo apóstol ¿Teñe mos que suponer como absolutamente necesario que ciertos escritos de la Es e n t u r a no pudieron originarse después de aquel día y no basta con que pertenecieran a la primera generación?» (p 6b )

I

KARL RAHNER Y LA INSPIRACIÓN

139

Iglesia» (p 71) La p r a c t i c a de la p r i m i t i v a Iglesia es la norma d e la practica de la Iglesia posterior, y puesto que el acto de enseñar d e la primitiva Iglesia «es u n acto de composición de la E s c r i t u r a , resulta q u e es obvio que el acto de la posterior Iglesia docente, infalible aparecerá esencialmente t a m b i é n como un acto de referencia a la Escritura No h a y choque de dos infalibilidades La mfalibidad de la a u t o r i d a d docente de la Iglesia posterior es, por definición, la i n t e r p r e t a c i ó n m e r r a n t e de la Escritura, porque incluye, por definición, el lazo d e unión con la doctrina de la Iglesia p r i m i t i v a , que enseña necesariam e n t e a la Iglesia posterior y expresó su enseñanza en la Escritura» (pp 71 s ) Procede luego el P a d r e R a h n e r — e n c o n t r a de la Teoría de las Dos F u e n t e s — a p r e s e n t a r su concepto de la suficiencia m a t e r i a l de la E s c u t u r a Indica el cuatro p u n t o s 1 «La suficiencia de la E s c r i t u r a no significa la eliminación de la 'tradición oral' No puede haber t a l eliminación La tradición oial es u n postulado esencial y necesario de la a u t o r i d a d docente viva y obligatoria de la Iglesia, y es por lo mismo 'tradición'» (p 73) 2 L a suficiencia d e las E s c r i t u r a s «no significa q u e el último desdoblamiento de su significado, que es la evolución del dogma, p u d i e r a ser rechazado por el cristiano individual por el a r g u m e n t o de que le b a s t a b a la Biblia» (p 74) La Iglesia deriva su v i d a de su propio ser, es decir de sus E s c r i t u r a s , pero p r e c i s a m e n t e porque la Iglesia es u n a e n t i d a d viviente en que el principio n o puede ser el fin h a y y tiene que haber lugar p a r a la evolución c o n s t a n t e de la teología 3 El principio de la suficiencia de la E s c r i t u r a no hace más difíciles de comprender los hechos de la evolución del dogma ¿Que afirmación de un dogma moderno podría demostrarse laber --ido enseñado por los apostóles, trasmitido como tal, siendo también históricamente reconstruíble el proceso de la tradición, y sin que el dogma se halle explícita o implícitamente contenido en la Escritura? Así, pues, la suposición de la Teoría de las Dos Fuentes no facilita en modo alguno la explicación de la evolución de los dogmas (p 7o) 4 Si el principio de la suficiencia m a t e r i a l de la Escritura no crea dificultades en la historia del dogma, esto se debe a un concepto demasiado estrecho del proceso de interpretación de la E s c r i t u r a Si presuponemos un concepto menos estrecho de la interpretación (que no nos corresponde explicar aquí), no habrá mayor dificultad al buscar las lineas de un dogma moderno en la E s c i t u r a que el querer no solamente postular sino incluso demostrar que


140

APÉNDICE

esta referencia se da atrás ya en la primitiva tradición oral no escrita (p 76) E l t r a t a d o t e r m i n a con u n a s indicaciones breves y e s t i m u l a n t e s sobre la historia de las religiones, los géneros literarios de la Escrit u r a , la relación entre inspiración y canonicidad, y los principios de interpretación de la Biblia No es seguramente i m p e r t i n e n t e el concluir n u e s t r o resumen con la valoración que el P a d r e Benoit hace de la obra (8) Después de sus reservas sobre algunos aspectos de la t e o ría a ñ a d e en su recensión: La contribución positiva de la tesis [de Rahner] es enteramente aceptable es una cosa excelente el colocar de nuevo a la Sagrada Escritura, y la intervención cansmática de la que ella emana dentro de la historia viva de la revelación y del pueblo de Dios que recibe esa revelación Esta concepción concreta y dinámica deshace muchos malentendidos, en especial referente a los dos puntos que considera el Padre Rahner el criterio de la inspiración y la relación entre Escritura y Tradición

II.

J. L. MCKENZIE Y LA INSPIRACIÓN

Al comienzo de su artículo (9) el P a d r e Mckenzic íeconoce la validez de la afirmación de que Dios es el a u t o r de la E s c r i t u r a y de que el escritor h u m a n o es movido por Él como el i n s t r u m e n t o poi la causa principal, pero dice que esa afirmación «ha dejado u n vacio en el único aspecto de la inspiración que está abierto a la investigación histórica y crítica, y ese es la actividad literaria de los escritores inspirados» (p. 60), (10) La m o d e r n a crítica bíblica ha resaltado el defecto de la t e o ría a n t i g u a de la inspiración: e s t a b a demasiado afeirada a los libros Parece haber supuesto que cada u n o de los libros de la Biblia podía atribuirse a u n solo a u t o r y no dejaba lugar p a r a la noción extrem a d a m e n t e compleja de autoridad—cualidad de ser autor—que es regla más que excepción Es g e n e r a l m e n t e imposible (sobie t o d o en el Antiguo Testamento) el identificar a individuos como autores de libros d i s t i n t o s (8) En su recensión de la edición original (196b) alemana, véase RB, 67 (1960), 278 (9) «The Social Character of Inspiration», Myths and Realitie* Studies %n Bibhcal Theology (Milwaukee Bruce, 1 9C3), pp o9 69 El artículo apareció originariamente en Cathohc Bibhcal Quarterly, 24 (1962), 110-24 (10) Las referencias a las paginas en el texto de aquí en adelante se refieren a J L McKenzie, art cit

II

J

L

MCKENZIE Y LA INSPIRACIÓN

141

La idea del libro «bíblico» ha sufrido también excesiva simplificación E n muchos casos u n escrito bíblico es u n a compilación, «pero incluso compilación es u n t é r m i n o inexacto p a r a el complejo proceso de crecimiento y desarrollo d e lo que estos libros son el producto» (p 61). Podemos describir muchos de estos libros como la reintegración d e u n material anterior por escritores p o s t e n o r e s o podríamos c a r a c t e rizarlos como la experiencia «vivida» de Israel Pero, a la larga, t e n e mos que a d m i t i r que «la obscuridad que hallamos en la b ú s q u e d a de u n autor inspirado queda e q u i p a r a d a con n u e s t r a m c e r t i d u m b r e en la búsqueda de u n libro inspirado, h a s t a que no p o d a m o s c o n t e s t a r u n a s cuestiones t a n sencillas como quién lo hizo y qué se hizo bajo la i n fluencia de la inspiración, nos q u e d a mucho por conocer sobre la inspiración» (p 61) E n cualquier estudio de la inspiración la tradición oral es u n fact o r i m p o r t a n t e , a u n q u e complicado, aun c u a n d o se h a exagerado a veces su papel Casi t o d o s los peritos a d m i t i r í a n que la Biblia, t a l como la conocemos, comenzó a t o m a r forma escrita t a n sólo en el r e m a d o de Salomón (y solamente u n a pequeña p a r t e de ella t o m ó form a escrita d u r a n t e la primera época de la m o n a r q u í a ) , t o d a s las t r a diciones primitivas, desde el t i e m p o de los patriarcas en a d e l a n t e , se formaron por la p a l a b r a oral Ni cesó la tradición oral c u a n d o comenzó la escritura E n el Nuevo T e s t a m e n t o la tradición oral forma la base de los Evangelios y a c o m p a ñ ó a su formación (11) Pero las tradiciones orales y los relatos escritos no son los mismos, hay, al menos, u n a not a b l e diferencia en su t r a s m i s i ó n Si, en el m u n d o a n t i g u o , se trató el manuscrito con gran libertad—siendo con frecuencia corregido y aumentado—el m a t e r i a l de la tradición oral era flexible en extremo, podemos incluso decir que cada repetición del m a t e r i a l era u n a nueva «composición» ¿Quién es, pues, el autor inspirado, y qué produce el autor inspirado? Hallamos difícil creer que los redactores últimos del Pentateuco, por ejemplo, fueron los autores inspirados que recogieron material completamente sin inspirar, y nadie cree que el editor último y final es el único autor inspirado, cualquiera que haya podido ser Por consiguiente sentimos la necesidad d e distribuir el carisma, por decirlo así, entre v a n o s hombres q u e contribuyeron al libro —entendiendo por tal el libro que h o y tene-

(11) El papel de la tradición oral queda claro en la parte segunda de este libro «Antiguo Testamento», y en el 2 ° tomo de la misma obra titulado Cumplimiento de la Piomesa, del mismo autor (Santander Sal Terrae, 1967)


142

APÉNDICE

mos— Para mí, al menos, siempre me ha parecido esto un poco mecánico y artificial (p 62) (12) Tenemos c i e r t a m e n t e que decir que los que compusieion los m a t e riales usados por el Yavista, por ejemplo hicieron u n a contribución positiva, como lo hicieron los autores de las fuentes que usaron los evangelistas «Quienquiera que h a y a contribuido a algo de esto [es decir, la composición original creativa] p a r a la Biblia, parece que m e rece el c a n s m a de la inspiración más que los editores, glosadores, y redactores El Yavista y los autores de los Evangelios fueron los herederos de u n a fe y de una tradición no sus creadores» (p 63) Con el fin de explicar más razonablemente la distribución del c a n s m a de la inspiración el P a d r e McKenzie prosigue y desarrolla el avance d a d o por Benoit y Rahner, lo que él llama «la adición mas construct i v a a la teoría de la inspiración en los cincuenta o sesenta últimos años» (pp 6á s ) Se refiere al carácter social de la inspiración R a h n e r considera el c a n s m a de la inspiración en el Nuevo T e s t a m e n t o como u n c a n s m a que posee la Iglesia misma y no los escritores individuales la Iglesia es el a u t o r real del Nuevo T e s t a m e n t o Benoit señaló que la «inspiración no es sino uno de los carismas por el cual se guía la com u n i d a d religiosa jerárquicamente e s t r u c t u r a d a Ninguno de estos can s i n a s se comprende propiamente si se consideran comunicados al individuo, estos c a n s m a s se comunican p r i m a r i a m e n t e a la Iglesia dentro de la cual se ejercitan y p a r a la cual se h a n dado» (p 64) H a y u n a diferencia esencial entre u n a u t o r a n t i g u o y uno moderno y la diferencia es de i m p o r t a n c i a en esta materia Yo sugiero que el autor antiguo era anónimo puesto que e] no pensaba en si como portavoz individual, como lo hace el autor moderno Era anónimo porque, al escribir, cumplía una función social, por medio de él de la que él era un miembro escribía sus pensamientos El era un portavoz y la sociedad era el autor real de la literatura Lo que él escribía eran las tradiciones de su pueblo, o la crónica de los hechos de su pueblo, o las creencias y culto de su pueblo (p 64) De u n modo semejante, el íecitador oral era un p o i t a v o z del grupo a que se dirigía y les r e c o r d a b a su herencia c o m ú n Nosotros los modernos podemos hallar difícil el considerar el carácter de u n a u t o r (12) Aunque esta observación final podría parecer una negación de la distribución analógica del cansma de la inspiración de Benoit la continuación del parágrafo en cuestión demuestra claramente que no es nada de eso Una característica de este articulo es la gran parte en que McKenzie esta de acuerdo con Benoit los dos están diciendo la misma cosa con palabras distintas

II

J

L

MCKENZIE Y LA INSPIRACIÓN

143

de este modo pero—si queremos e n t e n d e r la Biblia—tenemos q u e esforzarnos por e n t e n d e r los conceptos sociales del antiguo O r i e n t e Medio El concepto de la personalidad corporativa, por ejemplo, es u n a idea importante y operativa en nuestra concepción del niesiamsmo y de la Iglesia Al atribuir la literatura de la Biblia a Israel y a la Iglesia recurrimos a una idea que nos parece a nosotros puramente metafórica porque nosotros no la tenemos ya en nuest r a sociedad (p 6 >) Además, m i e n t i a s que el e s e n t o r moderno es u n artista que desea expresar su individualidad por medio de su arte, parece ser que el escritor antiguo e s t a b a más interesado en ocultar su individualidad E l escritor bíblico no quería sino ser la voz de Israel y de la Iglesia. La Biblia es la historia del encuentro de Dios con el hombre, pero no de Dios con el hombre individual, es el encuentro de Dios e Israel que hace brotar en la encarnación de Jesús, el Nuevo Israel y su vida que continua en el Nuevo Israel, la Iglesia La relación y la declaración no son obra de ningún escritor individual, el escritor escribe lo que su sociedad le ha comunicado a él (pp 65 s ) (11) Revelación e inspiración son esencialmente u n encuentro con Dios, Israel expresó su experiencia de Dios en los términos de la palabra de Dios que le llevó a conocerle Israel conoció a Yavé porque Yavé había hablado a Israel Y porque Israel había oído la palabra de Yavé, Israel pudo por medio de sus portavoces cansmaticos enunciar la palabra de Yavé El que la palabra fuera hablada o escrita es u n problema de menor importancia en una cultura en la que la palabra hablada tiene la preeminencia, como sucedía en Israel y en la pnoitiva Iglesia (p 66) E s t a concepción no es u n a v u e l t a a la concepción a n t i c u a d a e insostenible de la dictación verbal, u n a concepción que se b a s a b a en la suposición de que la palabra de Dios ha de ser como la p a l a b r a deltiombre (13) Aquí parece que el P McKenzie ha exagerado su caso «¿Podemosrealmente creer que Pablo y Juan por ejemplo, escribieron simplemente lo que su sociedad les había comunicado?» Tiene una formulación much« mas satisfactoria de la misma observación luego, en la página 67 (citado en elresumen) Naturalmente, nuestras reservas sobre este punto no disminuyen seriamente el valor de su acentuación sobre todo el carácter social de la mspnicion


144

II

APÉNDICE

La palabra de Dios, el lenguaje de Dios, significa una visión y consciencia mística directa de la realidad divina, yo no la concibo ni como una manifestación interior ni como una especie infusa sino precisamente como una expresión de la realidad divina Tal experiencia, la concibo yo, como quiera que se la llame, como un movimiento afectivo a hablar la palabra de Dios, o a escribirla Pero yo insistiría una vez mas en que el portavoz de Dios habla no solamente en virtud de su propia experiencia y conocimiento personal de Dios, sino en virtud de la fe y tradiciones en las que tiene lugar su experiencia y sin las que su experiencia no tendría significado alguno (p 67)

J

L

MCKENZIE Y LA INSPIRACIÓN

145

te de los apóstoles, puesto que ambos duraron t a n sólo «mientras la Iglesia poseía u n a memoria viva del Verbo E n c a r n a d o , J e s u c r i s t o » (p 69) Pero la p a l a b r a de Dios se habla t o d a v í a en la Iglesia p o r q u e «la Iglesia es Jesucristo, el Verbo Encarnado» (p 69) La Iglesia n o escribe ya más la p a l a b r a inspirada de Dios porque ella misma es la p a l a b i a viviente de Dios, y al mismo t i e m p o la p a l a b r a inspirada e n c u e n t r a su verdadero a m b i e n t e solamente d e n t r o de la Iglesia v i v a que la proclama con u n a resonancia que es siempre n u e v a

E x a c t a m e n t e del mismo modo que el P a d r e Benoit, descubre el P a d r e McKenzie que la inspiración y revelación de la terminología convencional no son la inspiración y revelación de la Biblia Tal como entiende él los términos no puede identificar la revelación con la inspiración Me parece que la distinción entre inspiración y revelación se funda en una concepción inadecuada de ambas, y me explico. A la inspiración se la ha identificado demasiado con el autor individual y con la palabra escrita, la revelación se la ha entendido demasiado simplemente como una proposición revelada, y no como la palabra de Dios y el conocimiento de Dios en el sentido bíblico (pp 67 s ) Él a d m i t e t a m b i é n que, a u n q u e t o d a la E s c r i t u r a es inspirada, la inspiración no es c o m p l e t a m e n t e la m i s m a en cada u n a de las p a r t e s de la E s c r i t u r a E s t o se nos d a a e n t e n d e r por medio de u n a comparación, digamos, de J u d a s y 2, 3 J u a n con los Evangelios y las g r a n d e s epístolas Paulinas o, en el Antiguo T e s t a m e n t o , de las Crónicas y E s t e r con el Génesis, Isaías, y J o b Posiblemente, muchos de nosotros nos hemos preguntado con frecuencia si la palabra «inspiración» no está casi vacía de sentido cuando nos encontramos que tenemos que insistir en que todos los libros están igualmente inspirados y son igualmente la palabra de Dios Si lo son, debernos estar perdiendo algo muy importante ¿No es más exacto el decir que ciertamente son la palabra de Dios pero menos inspirados en el sentido de que la claridad de visión y el vigor de la respuesta personal es menor en algunos hombres que en o t r o s ' (p 69) El P a d r e McKenzie concluye colocando el carisma de la inspiración en u n encuadramiento más amplio No es coincidencia el que el c a n s m a de la inspiración, como el oficio apostólico, cesase con la muer10


BIBLIOGRAFÍA Esta bibliografía no pretende, naturalmente, ser exhaustiva y está, restringida, en lo posible, a obras inglesas.

GENERAL (Las obras de este apartado cubren todo, o casi todo, el campo de esta Introducción General ) Artículos en The Cathohc Biblical Quarterly Washington, D . C , The Btble Today Collegeville, Minn . Liturgical Press CASTELOT, J , Meet the Btble Baltimore Helicón, 196o I. CHARLIER, C , The Chrtshan Approach to the Btble Trad m g . H J. Richards and B Peters, Westmmster, Md • Newman, 3 958 DANIEL-ROPS, H , Whatisthe Btble? Trad ingl J R Foster, N e w York: Hawthorn, 1958 H U N T , I , Understandtng the Btble New York: Sheed & Ward, 19<)2. ORCHARD, B , editor, A Cathohc Commentaty on Holy Scrtpture London Nelson, 1953 ROBERT, A , AND FEUILLET, A , editores, Introductton a la Btble L'ourii n: Desclée, 1957 1. ROBERT, A , AND TRICOT, A , editores, Gutde to the Btble f i a d u\^l. E. P Arbez, y M R P McGuire, New York Desclée, 19ü<)2 1

CAPÍTULOS 1 y 2 HARRINGTON, W , What is the Btble? New York- P a u h s t Press, 1963. JONES, A , God's Lwing Word New York- Sheed and Ward, 1 9 6 1 . LBVIE, J , The Btble, Words of God tn Words of Men Trad ingl Roger Capel, New York Kenedy, 1961. RICHARDS, H , God Speaks to Us London I) L T , 1903.


149

BIBLIOGRAFÍA

BIBLIOGRAFÍA

C A P Í T U L O S 3 al 5

CAPÍTULO 7

B E N O I T , P , « I n s p i r a t i o n » , Guide to the Bible A R o b e r t a n d A T r i c o t , editores, t r a d íngl E P Arbez y M R P McGuire, New Y o r k D e s e l é e , 1960 2 I P p 9-52 — Aspects of Bibhcal Inspiration Trad Ingl J Murphy O Connor a n d S K A s h e C h i c a g o T h e P n o r y P r e s s , 196o — «In.spirati.ou B i b l i q u e » , CathohcismeP a r í s L e t o u z e y e t A n é , 196S V, 171o 1721 — « I n e r r a n c e Biblique», Cathohcisme París L e t o u z e y et Ané, 1963. V, 1539-1649 — «Note c o m p l é m e n t a i r e s u r I ' i n s p i r a t i o n » , Revue Bibhque, 6^ 41(>-22, 19o6 — Prophecy and Inspiration N e w Y o r k D e s c l e e 19C1 F O R E S T E L L , J T , «The l i m i t a t i o n s of I n e r r a n c y » , Cathohc Bibhcal Quarterly, 20 9-18, 19o8 H A R R I N G T O N , W , «The I n s p i r a t i o n of S c r i p t u r e » , The Insh Theological Quarterly, 29 3-24, 1962 M C K E N Z I E , J L , The Two-Edged Sword M i l w a u k e e B r u c e , 1956 P p 1-44 — Myths and Reahties L o n d o n C h a p m a n , 1963 P p 37-82 MACKENZIE, R A F «Some P r o b l e m s m t h e F i e l d of I n s p i r a t i o n » , Cathohc Btbhcal Quarterly, 20 1-8, 19o8 R A H N E R , K , Inspiration m the Bible New York Herder and Herder, 1961 S M Y T H , K , «The S p i r a t i o n of t h e S c r i p t u r e s » , Scripture, 6 67-75, 1953-54 S T A N L E Y D «The C o n c e p t of B i b l i c a l I n s p i r a t i o n » , Proceedmgs of the Thirteenth Annual Convention of the Cathohc Theological Society of America Y o r k e r s , N Y , 1958 P p 6 O - 9 J T O P E L , L J , « R a h n e r a n d M c K e n z i e o n t h e Social T h e o r y of I n s p i r a tion», Scripture, 16 33-44, 1964

B U R R O W S M , The Dead Sea Scvolls N e w Y o r k V i k n i g 1955 — More Light on the Dead Sea Scrolls N e w Y o r k V i k m g , 1968 H E R V I E U X , J What are Apocryphal Gospels? L o n d o n B u r n s a n d O a t e s , 1961 H O P F L , H , «Canomcite» Dictionnatre de la Btble ( S u p p l e m e n t ) P a r í s L e t o u z e y e t A n e , 1928 I Cois 1022 -104 > H O P F L G U T , Introductto Generahs m Sacrain Scripturam R o m a A Arn o d o , 19 0 6 I P p 132-133 M I L I K , J T , Ten Years of Dtscovery m the Wtlderness of Judaea Naperv i l l e , 111 A l l c n s o n , 1 9 J 9 W I K E N H A U S E R , A New Testament Introductton Trad i n g l J C u n m n g h a m , N e w Y o r k H e r d e r a n d H e r d e r , 1958 P p 18-61 V A N D E R P L O E G J , The Excavations at Qumran Trad ingl K Smyth, L o n d o n L o n g m a n s , G r e e n , 19>8

148

CAPITULO 8 A U V R A Y , P , et al , The Sacred Languages T r a d i n g l J T e s t e r íscw Y o r k H a w t h o r n 1960 BLACK M , AND ROWLEY, H H e d i t o r e s , Peake's Commentary on the Btble L o n d o n N c l s o n , 1962 2 K E N Y O N , F G , Our Btble and the Ancient Manuscrtpts N e w York H a r p e r , 19t>82 — Te Text of the Greek Bible N a p e r v i l l e , 111 A l l c n s o n , 1 9 5 8 W I K E N H A U S E R A New Testament Introductton T r a d ingl J Cuniungh a m , INcw Y o r k H e r d e r a n d H e r d e r , 19 8 P p 62-149

CAPI1ULO 9 CAPÍ1ULO 6 B E N O I T , P , «Fuller M e a m n g of S c r i p t u r e » , Theology Digest, 9 3-8, 1 9 6 1 . — «La P l é m t u d e d e S e n s d e s L i v r e s Saints», Revue Bibhque, 67:161-96, 1960 B R O W N , R E , «The H i s t o r y a n d D e v e l o p m e n t of t h e T h e o r y of a Sensus Plenior», Cathohc Btbhcal Quarterly, 15 141-62, 19 >3 — «The Sensus Plenior e n t h e L a s t T e n Years», Cathohc Bibhcal Quarterly, 23 262-8o, 1963 — The S e n s u s P l e n i o r of Sacred Scrtpture Baltimore St Mary's Univ e r s i t y , 1955 V A W T E R , B , «The F u l l e r S e n s e S o m e C o n s i d e r a t i o n s » , Cathohc Btbhcal Quarterly, 26 85-96, 1964

ALBRIGHT W r The Archaeology of Palesttne Gloucesttr, M.iss Peter S m i t h , 1960 2 A L O N S O - S C H O K E L , L , Undertandtng Btbhcal Research New Yoili Herd e r a n d H e r d e r , 196 5 B U T L E R B C , The Church and the Btble L o n d o n D L T , 1960 D E B U I T F , Btbhcal Archaeology T r a d i n g l K a t l u leí n P o n d New Y o r k H a w t h o r n , 1961 S T E I N M A N N , J , Btbhcal Crtttctsm T r a d i n g l J R Poste i N e w York: H a w t h o r n , lüjü V A G A N A Y L An Introductton to the Textual Crttictsm of the NewTestament T r a d i n g l B V Miller L o n d o n baiuls I 9 i 7 V A W T F R , B , The Btble tn the Church N e w Y o r k Shccd & W a r d 19)9.


PARTE S E G U N D A

ANTIGUO TESTAMENTO


1

B O S Q U E J O HISTÓRICO DE

ISRAEL

LOS ORÍGENES DEL MUNDO DE ISRAEL LOS PATRIARCAS EL ÉXODO Y LA CONQUISTA EL PERIODO DE LOS JUECES LA INSTAURACIÓN DE LA MONARQUÍA LA MONARQUÍA DIVIDIDA EL REINO DE ISRAEL EL REINO DE JUDÁ EL EXILIO Y LA RESTAURACIÓN LA OBRA DE NEHEMÍAS Y ESDRAS DESDE ESDRAS HASTA ANTlOCO IV LA REVOLUCIÓN DE LOS MACAREOS Y LA DINASTÍA HASMONEA GEOGRAFÍA FlSICA DE PALESTINA

Israel se enfrentó cara a cara con su Dios en el momento ei que aparece como nación. Desde entonces supo que Dios intervendría constantemente en su historia, y comprendió que su Creador actuaba en todos los hechos de su vida. Bajo su mano, las naciones vinieron a la existencia y desaparecieron, y algunas de ellas, obedeciendo su mandato, aunque no le conocieron, fueron instrumentos del castigo de su pueblo o fueron sus libertadores providenciales. La Biblia, fiel reflejo de la vida y de la fe de Israel, no se puede separar de la historia de Israel: más aún, sólo se la puede entender en este contexto. Para comenzar el estudio del Antiguo Testamento, presentáronos, a continuación y como en un todo, un bosquejo de la historia de Lrael. Esto proporcionará fundamento necesario y, como trabajo propo de referencia, ayudará a hacer nuestra presentación del amplio y complejo campo del Antiguo Testamento.


154

1

I.

LOS ORÍGENES DEL MUNDO DE ISRAEL

LA historia bíblica, en sentido estricto, comenzó con Abraham Es una figura histórica, un hombre de carne y hueso, aunque nosotros no podamos establecer cuando nació y cuando murió, lo mejor que podemos decir es que probablemente vivió en el siglo xix o xx antes de Cristo Esto significa que Israel apareció tarde en la historia del mundo ya que las grandes civilizaciones ya habían pasado Esto sera una ayuda para esclarecer el tiempo y el fundamento inmediato de la edad de los patriarcas 1)

I

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

El mundo Antiguojmj^Htwjirjnilenio

antes de Cristo

Propiamente hablando, la historia exige una documentación de escritos contemporáneos que nosotros podamos leer Esta condición se verifica para la primera época del tercer milenio a C Los creadores de la civilización en la Baja Mesopotamia en el cuarto milenio fueron los súmenos, un pueblo cuyos orígenes nos son todavía desconocidos Inventaron la escritura cuneiforme, hicieron grandes progresos en el comercio, y desarrollaron una cultura notablemente alta En el tercer milenio (28002360 a C ) les encontramos establecidos en un sistema de ciudadesestados La religión estuvo ampliamente organizada y los escribas del templo produjeron abundante literatura, la mayor parte de las epopeyas y ni'tos que conocemos en versiones asirías y babilónicas fueron creadas en forma escrita por los súmenos (1). Los Acadios. pueblo semita, habitaron la Mesopotamia al mismo tiempo que los súmenos Se apropiaron y adaptaron la cultura y la religión sumena, y, aunque su lengua era totalmente diferente, recibieron de los súmenos su escritura silábica cuneiforme En un momento dado un acadio, Sargón, consiguió el podev y fundó un imperio que finalizó en poco mas de cien años (2360-2180) La literatura más importante de este período está en lengua acadia (2) MESQPOTAMIA

I.GTPTO. — En los comienzos del tercer milenio Egipto apareció en la historia como nación unificada, los reyes del Alto Egipto habían ganado ascendencia en todo el territorio y el antiguo remo (del siglo xxix al XXIII a C ) se fundó La época clásica de Egipto comenzó con el establecimiento de la Tercera Dinastía (2600 a C ) Éste fue el (1) Para una selección de textos súmenos ver J B P n t c h a r d , Ancient Near Eastern l e x t s (Refiriéndose al Antiguo Testamento) (Pnnceton University Press, 19ñ5s) E n adelante la abreviatura de este libro sera ANET (2) V ibid, passim

LOS ORÍGENES DEL MUNDO DE ISRAEL

155

período de las primera^ pirámides, mientras que las grandes pirámides se construyeron en la Cuarta Dinastía (s xxv a xxiv a C) La religión de Egipto como la de Mesopotamia, fue un politeísmo ampliamente desarrollado, los escritos de este período son casi totalmente religiosos PALESTINA —En Palestina los comienzos del tercer milenio fue un tiempo de gran desarrollo urbano y las ciudades, aunque pequeñas, estaban bien construidas y fuertemente fortificadas, como lo indican las excavaciones en Jericó, Meguidó y otras La población era predominantemente cananea (pueblo semita) Igualmente la^rez hgión cananea estaba establecida como sabemos por la Biblia y los escritos de Ras Shamra del s xiv No hay inscripciones palestinenses de este milenio

_2)

La visbera de la edad patriarcal

_

MESOFQTAMI V~— El imperio acadio fue derrocado alrededor del 2180 a C por un pueblo bárbaro llamado Guti Unos cien años mas tarde el poder de estos invasores finalizó con la entrada de los Súmenos, aquí nos encontramos con un renacimiento de la cultura sumena bajo los reyes de la tercera Dinastía de Ur (2060-1950 a C ) El fundador de la dinastía, Ur-nammu, es conocido especialmente por su Código, el más viejo que poseemos Sm embargo la lengua acadia se había fortalecido durante la ascendencia de Akkad, y desde el s xvm no se habló más el sumeno aunque continuó por siglos como lengua escrita h-GiPTO. —'Al antiguo Imperio finalizó en el s XXIII a C j fue seguido por un período de desorden conocido por elJ?rjmerJnterrnedio (s XXII-XXI a C) La desunión interna, con la llegada de los faraones que conquistaron el trono, produjo el caos social y la depresión económica La literatura de este período (3) refleja un preponderante espíritu de desaliento Alrededor de la mitad del s xxi—casi contemporáneo con el renacimiento sumeno—el país fue reumñcado por los primeros reyes de la undécima dinastía El comienzo del segundo milenio marcó la iniciación de otro período de estabilidad, el Remo Medio PALESTINA—Ai final del tercer milenio vasión de pueblos semmómadas, durante la ciudades cananeas fueron destruidas, el s x x yor desastre Aunque los nuevos pobladores (3)

V ihid,

pp 405-10, 441-44

Palestina sufrió te incual la mayoría de las fue el período del mase establecieron enPa-


156

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

lestina, el territorio no fue ocupado plenamente, mientras en el sur de la Transjordama la ocupación inactiva había cesado ya Estos nuevos pobladores eran una parte del pueb'o semita llamados Amontas Hemos visto que, mucho antes que Abraham naciera no sólo habían existido grandes civilizaciones sino que se habían fortalecido para después desaparecer, y algunas veces para despertar de nuevo de manera floreciente La historia del mundo no comenzó con Israel Sin embargo, cuando el Señor sacó a Abraham de su país, y de su tribu y de la casa de su padre (Gen 12,1) comenzó la historia, la Heilsgeschichte la histona salvadora de Dios Y aunque Israel, como nación, apareció en el s x m , sus raíces se afuman fuertemente en los anteriores siglos, es verdad que Abraham es el padre de esta nación Una vez mas nos fijaremos en la época contemporánea para ver con más claridad, reflejados en este periodo, los antecesores del Pueblo escogido ___—— __jj__T-a í^a^^J'e l°j Patriarcas IVIESOPQTAMTA.—La. tercera dinastía de Ui termino hacia 19o() a C Un factor que contribuyo a su caída fue la invasión de los Amontas, desde el s xix casi todos los estados en Mesopotamia estaban gobernados por reyes amontas Habían adoptado la cultura sumeria y acadia y escribían en acadio Hasta la mitad de este siglo hubo rivalidades entre las ciudades—estados de la baja Mesopotamia Ism, Larsa Man, Babilonia y Elam Dos códigos últimamente descubiertos, provienen de este período (los dos del s xix a C ) uno, en Acadia de Eshnunna el otro en Sumena promulgado por LipitIstar de Ism (4) Los dos muestran grandes semej m/ is con el Código de la Alianza (Ex 21-23) Mari y Asina fueron contendientes rivales en la Alta Mesopotamia Con el tiempo Man se hizo la ciudad estado mas preponderante en aquella región y durante medio siglo (1750-1700 a C ) permaneció como uno de los mayores poderes del día Las excavaciones han sacado a la luz una ciudad de grandes dimensiones y riquezas y abundancia de tablas y fragmentos (mas de 20 000) en la antigua Acadia (correspondencia oficial y documentos de negocios) Este pueblo lo formaban semitas del noroeste que habían adoptado la cultuia Acadia y hablaban una lengua semejante a la de los antepasados de Israel En la aguda rivalidad con Mesopotamia apaieció como triunfador por un tiempo un podei Babilonia, y el hombre que llevó a cabo el triunfo fue Hammurabí (1728-1686) Había controlado la mayor paite del gran valle del Tigris y el Eufrates El florecimiento cultural de Babilonia en este tiempo nos ha dejado una riqueza en escritos Los (4) V tbid , pp Í61-f3, 3 59-63

I

LOS ORÍGENES DEL MUNDO DE ISRAEL

157

mas importantes para nuestro proposito son las copias de las antiguas epopeyas sumenas (5) Hammurabí es conocido mejor por su famoso Código basado en una larga tradición legal ya representada por los códigos de Ur-nammu, Lipit-Istar y Esnunna (6) Éste tiene numerosos y llamativos paralelismos con las leyes del Pentateuco El imperio de Hammurabí prácticamente terminó con él En los siglos xvn y xvi a C un nuevo p u e ^ o , los Hurntas, presionaba desde el norte desde la mitad del segundo milenio habían conseguido el control de la Alta Mesopotamia y el Norte de Siria, mientras la misma se resquebrajaba internamente Una de las ciudades con una población predominantemente Humana fue Nuzi, y testimonios de Nuzi del siglo xv son importantes para un conocimiento de las costumbres patriarcales (7) Sin embargo no fue un rey de Hurntas, sino un rey Hittita en una audaz expedición desde Asia Menor, quien (1530 a C ) saqueo Babilonia y terminó con la Primera Dinastía Algún tiempo después el remo de Mitanni, con una población predominantemente Humana, mantuvo el liderato en la Alta Mesopotamia Sobrevino una colisión con Egipto al comienzo del s xv, pero finalmente acabó con la intervención de los Hittitas en el s xiv Asina que había sido vasallo de Mitanni, ahora bajo Asurubalht I se hizo el mas fuerte en la Alta Mesopotamia EGIPTO.— En contraste con la confusión de Mesopotamia, Egipto, al prmup o de la época de los patriarcas, poseía una notable estabilidad terminó el Primer Intermedio y se había fundado el Remo Medio Las doce Dmistías con su capital en Menfis, se mantuvieron por sf mismas en el poder durante más de doscientos años (1991-1786 a C ) Este fue un período de gran prosperidad y la edad de oro de la cultura egipcia Abandaba la literatura sapiencial, de este tiempo d a t a también la deliciosa Historia de Smuhe (8) El control egipcio se extendió sobre la mayor parte de Palestina y Femcia al mismo tiempo que Biblos era una colonia egipcia Los Textos de Execración nos dan una impresión de la extensión del control de Egipto en Asia

< Estos co istan de dos series de inscripciones de los s x x y xix que ilustran cómo el Faraón trató de conseguir poderes mágicos para dominar a sus enemigos, actuales o futuros Fi las primeras series están escritas sobre jarras o vasos imprecaciones contra diversos eiemigos que fueron después rotos, haciendo así la ímorecataon efectiva En la otra, 1 is imprecaciones estaban (5) (6) (7) (8)

V V V V

tbid tbid , tbid, ibid ,

pp pp pp pp

60 72 J 63-80 23 9-220. 43 4-3 9, 3 8-22


158

1

I

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

escritas sobre figuras de arcilla que representaban cautivos atados Los lugares mencionados indican que la esfera egipcia incluía el oeste de Palestina Fenicia hasta el extremo norte de Biblos, y el sur de Siria» (9) En el s x v m declinó el poder del Remo Medio, antes del fin del siglo las dinastías rivales (la Trece y la Catorce) lucharon por el poder, dejando así el camino abierto a una invasión de un pueblo extranjero llamado Hyksos El nombre significa «gobernadores de pueblos extranjeros» o «jefes de pueblos» Parece probable que la mayoría de los gobernadoies Hyksos eran príncipes cananeos o amontas de Palestina o del Sur de Siria, ciertamente eran semitas Los Hyksos consiguieron el control de todo Egipto y pusieron su capital en Avans (Tanis), gobernaron Egipto desde aproximadamente el 1700 a C al 1560 a C No es improbable que los antepasados de Israel entraran en Egipto durante este tiempo Un movimiento contra los conquistadores comenzó en el Alto Egipto Amosis, fundador de la Dieciocho Dinastía, tomó Avaris y expulsó a los Hyksos de Egipto (1560 a C ), incluso les persiguió Palestina adentro Esto señaló el comienzo del Nuevo Imperio (1560715 a C ) y la hora de la mayor gloria de Egipto Sin embargo por ahora sólo nos ocupamos de la Dieciocho Dinastía (1560-1345 a C ) Con Tutmosis III (1500-1450 a C ) Egipto llegó al cénit de su poder el imperio se extendió hasta el Eufrates Esta expansión le llevo a Egipto a un conflicto con el remo de Mitanni en la Alta Mesopotamia, conflicto que terminó con un tratado, las relaciones entre ambos países fueron pacíficas En el s xiv el joven Faraón Amenofis IV (1377-1358 a C ) originó una extraña revolución Devoto de Atón (el Disco Solar), promovió su culto, como único dios (por lo cual parece que el culto de Atón, aunque no estrictamente monoteísmo, era algo que se le aproximaba) y cambió su propio nombre en Akenatom (el Esplendor de Atón) Esto le acarreó un conflicto con los sacerdotes de Amón, por esto dejó Tebas y edificó su nueva capital, llamada Aketaton, en la moderna Tell-el-Amarna Este período, por lo tanto, es conocido como la Ffdad de Amarna Debido a las disensiones internas, el poder de Egipto decayó, hecho que ilustran los escritos de Amarna, tablas de arcilla descubiertas en la excavación de Tell-el-Amarna (10) Escritos en acadio, la lengua diplomática, son en su mayor parte, frenéticas llamadas de socono (9) J Bright, A History of Israel (Philadelplna Vvestnimster Press, 1959), p p 47 ss (10) V \ N E T , p p 483-90

LOS ORÍGENES DEL MUNDO DE ISRAEL

159

de los vasallos del Faraón en Palestina y Fenicia, en todas las partes el peligro lo produce un sujeto llamado Jabirú Para poner las cosas peor, este eclipse de Egipto coincidió con el encumbramiento del Imperio Hitita bajo Suppiluliuma (1370-1345 a C ) La mayor parte de Siria y el Norte de Fenicia cayeron bajo el control hitita y conquistaron el Remo de Mitanni En Egipto salvó la situación Horemheb (1350-1315 a C ) Procuró volver al país a su sólido fundamento y cruelmente quito todos los vestigios del culto de Atón Con él finalizó la Dieciocho Dinastía El verdadero fundador de la Dinastía. Diecinueve fue Seti I (13151301 a C ) que pronto reconquistó Palestina, entrando así en conflicto directo con los Hititas Bajo su sucesor Ramsés II (1301-1234 a C ) hubo guerra en gran escala, que duró casi hasta 1271 a C cuando st firmó un tratado entre los dos países, se han encontrado copias de este tratado en Egipto y en la capital hitita (11) Desde entonces el largo remado de Ramsés II fue pacífico y marcó un período de prosperidad para Egipto Pero esto nos lleva al tiempo del Éxodo y la mejor maneía de considerarle es en el contexto de este suceso Los H I T I T A S . - ^ Los Hititas eran un pueblo indo-europeo que, a la mitad del siglo xvi, había creado un potente remo en el este v centro de Asia Menor, con su capital en Hattusas (Bogazkoy) Hemos indicado que el rey hitita, Mursilis I, acabó con la Primera Dinastía Babilónica hacia 1530 a C La expedición no consiguió todo lo que se proponía, pasó mas de un siglo antes que la influencia hitita se hiciera sentir de nuevo fuera de Asia Menor Con Shuppiluliuma (1370-1345 a C ) el remo hitita se extendió sobre Siria y Fenicia y tuvo como estado vasallo a Mitanni Pronto los hititas se metieron con el renaciente Egipto, pero con Hattusilis I I I (1270-1250 a C ) las hostilidades llegaron a su fin (Una copia del tratado con Ramsés II se ha encontrado en Bogazkoy ) Pero si había paz en el oeste, en el este los hititas habían sido molestados por los asinos bajo los enérgicos sucesores de Assur-Ubalht I —Adadniran I (1298-1266 a C) y Salmanasar I (1266-1236 a C ) — \ los asinos consiguieron el control de Mitanm Ciertamente, el imperio hitita estaba condenado a la muerte, pero por las manos d e otro enemigo, se puede mencionar su caída aquí aunque ésta forma parte del fundamento del Éxodo y de la Conquista de la Tierra Prometida A la mitad del s x m los hititas tenían una dificultad cieciente de mantener su posición contra las coaliciones de los pueblos del Igeo, en el Oeste del Asia Menor Finalmente el imperio se vio inundado por estos grupos a quienes los egipcios llamaban los Pueblos del War (1J)

V ibid,

p p 199-203


160

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

H.T. TTARTRTT - F . n todo el oeste de Asia se han encontrado grupos conocidos como Habiru desde el tercer milenio hasta cerca del s XI a C El nombre no tiene una connotación étnica, es una designación social (o así podría parecer)

«Aparentemente el termino indica una clase de pueblo sin ciudadanía, sin lugar fijo en la estructura social existente A ratos llevando Una existencia semmómada, viviendo en paz o haciendo invasiones cuando la ocasión les ofrecía ocupar ciertas ciudades Podían, en tiempos revueltos, alquilarse (así aparece en las cartas de Amarna) como tropas irregulares por cualquier beneficio que pudieran conseguir O también podrían cuando acuciaba la necesidad disponer de ellos como el entes en una guarnición, o incluso venderse como esclavos (como en Nuzi), en Egipto muchos de ellos fueron msentos como trabajadores en diversos proyectos reales Sin embargo en ocasiones algunos —como José—consiguieron una alta posición» (12) Porque, como veremos es razonable suponer que los antecesores de los Hebreos pertenecieron a esta r.lase PALESTINA.—En el período del 2000 al 1750 a C Palestina se veía infiltrada por grupos semmómadas, que comenzaron a establecerse en el oeste de Palestina y en el norte de la Transjordama, los escritos de Execración y otros datos arqueológicos son una prueba de ello. Sin embargo la línea montañosa central se pobló escasamente Parece cierto que los nuevos pobladores eran Amontas, de la misma rama semita del noroeste como los Cananeos; de aquí que los dos pueblos se fusionaron rápidamente Parece también que algunos de los Hurritas (en la Biblia se les llama Hontas) se habían extendido territorio adentro desde el norte de Mesopotamia F.n los s. xvn y xvi a C. Palestina era una parte del imperio de los wyksos y el sistema de la ciudad-estado estaba desarrollado, el mismo sistema político que consiguió en el tiempo de la conquista israelita

II.

LOS PATRIARCAS

Nuestro bosquejo de los orígenes del mundo de Israel ha tenido el propósito no só'o de subrayar la modernidad comparativa de la historia bíblica sino también, de manera más inmediata, el fundamento histórico bíblico en su propio entramado justamente desde el comien(12) Bnght, op. cit, p 8o.

II

LOS PATRIARCAS

161

¿o Además, el conocimiento de este otro mundo ha iluminado maravillosamente el mundo de la Biblia. AI mismo tiempo, esto nos ha asegurado que las tradiciones que han perdurado la memoria de los patriarcas tienen su origen ciertamente en el tiempo de los patriarcas Porque cuando las tradiciones se examinan a la luz de las pruebas, l a s narraciones de los patriarcas se ajustan correctamente al ambiente de los comienzos del segundo milenio Hay que notar, sin embargo, que la narración de la edad de los patriarcas es al mismo tiempo históricaW popular Transmitida durante siglos por la tradición oral, describe con exactitud lo esencial pero libremente desarrolla y amplifica la narración según el carácter de los distintos personajes Es una historia familiar que no tiene en cuenta la historia general o los hechos políticos (Gen es una excepción ) Es una historia religiosa ya que no sólo ve la providencia divina en cada cosa sino que también presenta y explica los hechos desde un punto de vista religioso para demostrar una tesis concreta, el único, el solo Dios ha escogido a su pueblo para que habite en un país Canaán De aquí las promesas de Dios y las relaciones de los patriarcas con el país de Canaán Los testimonios contemporáneos muestran que las tradiciones que ^e refieren a Abraham, Isaac y Jacob son no sólo probables sino bien fundadas En forma popular y característica conservan el recuerdo del origen del pueblo de Israel Así, lo que se dice de los patriarcas fijándole en su forma de vidfLseimnómada está de acuerdo con la historia de Palestina y los pueblos contiguos en los s xix y x v m como lo cabemos por la arqueología (13) Se les presenta como semmómadas que viven en tiendas, en parte nómadas que van de un sitio a otro huscando pastos, incluso hasta Egipto en los tiempos de sequía, en parte sedentarios ya que permanecen por largos períodos en Siquerri, Hebrom-Mambre, Beer-Seba, y Betel Sus viajes en Palestina se ajustan perfectamente dentro de la situación de los Textos de Execración Como nómadas, tenían un profundo sentido de la familia o clan j por ello de responsabilidad colectiva y de la necesidad de preservar la pureza, de la sangre Además, sus costumbres jurídicas y sociales están de acuerdo con las costumbres jurídicas y sociales del mismo período en todo el Este Así la forma de hacer un tratado (Gen 15 7-11), el contrato para la compra de la cueva de Makpelá (Gen 23.17 ss), la adopción de un siervo en lugar de un hijo (Gen 15.1-3), la costumbre por la que una mujer estéril permite que su mando tenga relaciones maritales con la sierva con lo cual el niño nacido de esta unión no es (13) V. Roland de Vaux, «The Hebrew Patriarchs and History», Th'oíogy Digest, 12 (1964) 227-40 ll


162

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

el heredero sin especial adopción (Gen 16:1 ss , 30:1-6, 39-13), el d e r e cho del primer nacido (Gen 25:29-34), la p r á c t i c a d e l l e v i r a t o (Gen 38) —y muchos otros—son paralelos con los t e x t o s de Nuzi, las leyes h i t i t a s , y con las más t a r d í a s leyes asirías (que reflejan u n a legislación anterior) Pero éste es u n f u n d a m e n t o general y t o d o lo que p o d e m o s decir con s e g u n d a d es que las c o s t u m b r e s y las leyes—y los hechos — reflejados en el Gen 12-50 se ajustan magníficamente al período ent r e los s x x y x v i i a C Podemos precisar un poco m á s sobre el f u n d a m e n t o geográfico de de las narraciones patriarcales La tradición bíblica menciona a H a rán como el p u n t o de p a r t i d a del viaje de A b r a h a m (Gen 11:32,5, cf J o s 24,2 ss ), y u n a tradición a n t e n o r especifica que el p a d r e de Abrah a m , Teraj, había emigrado a n t e r i o r m e n t e a H a r á n desde U r La casa de L a b a n , p a r i e n t e de A b r a h a m , se la coloca en R a d d a n - A r a m (Gen 27.43, 28.10, 29.4) y más en concreto, en la c i u d a d de Najor en Aram-najaraim (Mesopotamia) (Gen 24:10) A L a b a n r e p e t i d a m e n t e se le n o m b r a en a r a m e o (Gen 25 20, 28-1-7, 31:20 24) Un primitivo credo cúltico comenzaba «Un a r a m e o e r r a n t e fue mi padre» (Dt 26:5) Parece que el n o m b r e , designando originalmente al pueblo de habla a r a m e a de la A l t a Mesopotamia, fue g r a d u a l m e n t e e x t e n d i d o a los vecinos pueblos s e m m ó m a d a s que a d o p t a n la m i s m a lengua T a m b i é n parece que h a y u n a relación e n t r e los p a t r i a r c a s y H a biru mencionado a n t e r i o r m e n t e I n d u d a b l e m e n t e , h a y u n a semejanza e n t r e el nombre «Hebreo» ('íbn) y H a b i r u E s c i e r t a m e n t e significativ o q u e el n o m b r e «Hebreo», en el Antiguo T e s t a m e n t o , está reducido p r á c t i c a m e n t e a las narraciones del período m á s a n t i g u o y aparece p r i n c i p a l m e n t e en b o c a de u n extranjero h a b l a n d o a los Israelitas (e g , Gen 39.14 17, E x 2 6; 1 Sam 4 6 9) o de algún israelita i d e n t i ficándose con los extranjeros (e g Gen 40:15, E x 3:18, 5:3) Se p u e d e pensar razonablemente que los patriarcas h a b r í a n pertenecido, o s e l e s m i r a b a como pertenecientes, a la clase social de los H a b i r u F i n a l m e n t e h a y que considerar a los hyksos E s t o s príncipes sem i t a s gobernaron E g i p t o por casi siglo y medio (1 700-1560 a C ) E s de creer que este período es el de la aparición en escena de José y m a r c a el comienzo de estancia de los Hebreos en E g i p t o Los hyksos d a r í a n la bienvenida a sus compañeros s e m i t a s y p e r m i t i r í a n que u n o de ellos consiguiera u n alto p u e s t o Aparece por lo t a n t o que los p a t r i a r c a s fueron u n a p a r t e de aquella emigración de grupos s e m m ó m a d a s que crearon u n a nueva población en P a l e s t i n a en las primeras centurias del segundo milenio a C «Podemos suponer que entre estos clanes que emigraron, aunque no lo mencionan los escr tos c ntemporáneos, se hallaban Abraham, Isaac y Jacob, jefes de clanes bastante grandes, que

III

ÉXODO Y CONQUISTA

163

recordaban sus orígenes en «las llanuras de Aram» cerca de H a r á n El núcleo del Israel posterior iba a salir de entre ellos Normalmente pacíficos pastores, iban de una parte a otra por diversas zonas principalmente en la línea montañosa del sur y del centro y el Negeb, en busca de los pastos propios de la estación para sus rebaños Pero hambrientos, y siendo jabiros, lucharían si eran provocados o la ocasión era propicia Sea por necesidad o por propio deseo, continuaron este modo de vida por generaciones, mucho después que otros de su misma clase se habían establecido Probablemente al comienzo de este período hykso, algunos de entre ellos (e g José) se dirigieron a Eg'ipto, para ser seguidos posteriormente, bajo la presión de tiempos difíciles, por otros. Y allí al fin se encontraron esclavos del estado» (1 4) Podemos sugerir de m a n e r a a p r o x i m a d a los siguientes

fechas:

1850 a C Llegada de A b r a h a m en Canaán 1850-1700 a C Los p a t r i a r c a s en P a l e s t i n a 1700-1250 a C Los hebreos en Egipto

III.

É X O D O Y CONQUISTA 1)

El

fundamento

> K . m P T q - ^ E l largo r e m a d o de Ramsés I I (1301-1234 a C ) , especialmente después del t r a t a d o con los h i t i t a s (1271 a C ), fue de prosperidad y de g r a n a c t i v i d a d en la edificación La reconstrución de la c a p i t a l Avaris, c o m e n z a d a por Seti I (1317-1301 a C ) fue concluida por Ramsés y la n u e v a ciudad se llamó «La casa de Ramsés» E l r e m o del siguiente faraón, Menefta (1234-1225 a C ) t e r m i n ó en un período de debilidad y a n a r q u í a que vio su fin en la Diecinueve Din a s t í a Sabemos por u n a estela de su q u i n t o año (1230 a C ) que Menefta a c a m p ó en P a l e s t i n a (15) E n t r e los enemigos vendidos aquí, incluye el pueblo de Israel, la mas p r i m i t i v a referencia a Israel en u n a inscripción c o n t e m p o r á n e a Significativamente, Israel e s t á incluido en la lista como u n pueblo, no como t e r r i t o r i o , por lo tanto t o d a v í a no es sedentario C i e r t a m e n t e que no e s t á claro lo q u e implica la referencia de la estela, quizas no m á s que u n choque con algunos de los israelitas del É x o d o Alrededor de esta m i s m a época Menefta se h a b í a enfrentado a la invasión de los libios y de los Pueblos d e l Mar que se dirigían a E g i p t o a lo largo de la c o s t a africana Los invasores (14) Bnght, op cit, p 86. (15) V ANET, pp 376-78


164

1

BOSQUEJO HISTÓRICO D E ISRAEL

fueron rechazados pero el poder de Egipto se debilitó, durante el período seguiente a la anarquía, cesó el control de Egipto sobre Palestina, circunstancia favorable a la conquista israelítica y a la consolidación Con Ramsés I I I (1197-1165 a C ) parecía comenzar una nueva era de resurgimiento para Egipto fue el comienzo de la Veinte Dinastía (1200-1085 a C ) Pero casi al mismo tiempo, Ramsés tuvo que enfrentarse a sucesivas oleadas de los Pueblos del Mar, que venían esta vez del este, a lo largo de la costa del Mediterráneo y amenazaban las puertas de Egipto Cada una de las invasiones fue rechazada, pero Egipto se debilitó terriblemente Los días de su grandeza habían concluido l l.os PUEBLOS DEL MAR. 4- Estos pueblos procedían del mundo Egeo-Creta y habían estado en movimiento desde la mitad del s xill Habían derrocado el Imperio hitita y Menefta tuvo que rechazar una invasión del Oeste Más tarde, en el remado de Ramsés I I I , desde el Asia Menor, que habían invadido, empujaron por tierra y por mar, oleada tras oleada, contra Egipto, la flota egipcia y el ejército a duras penas consiguieron mantenerles a raya El cambio producido en Palestina con su aparición es impoitante En primer lugar significa que el intento por restablecer el control egipcio había efectivamente desaparecido, en segundo lugar, algunos de estos pueblos, en particular los filisteos—que iban a dar su nombre a todo un país—se establecieron en la costa de Palestina Así la nación que estuvo a punto de destruir Israel llegó a Palestina aproximadamente al mismo tiempo que Israel f LANAAN. —i En el s x n i los dos principales grupos étnicos en Palestina eran los Cananeos, pueblo semita del noroeste, ya en Palestina y Siria en el tercer milenio, y los Amontas, también semitas del noroeste que se habían introducido en el país en los comienzos del segundo milenio, entre ellos estaban los antepasados de Israel Para la mayor parte la Biblia no distingue claramente entre estos pueblos de quienes, en el tiempo de la conquista, los Amontas habían adoptado el lenguaje y la cultura de Canaán Otros elementos fueron los Hurntas (Hontas) de la época de los Hykso's. Por «Hititas» se entiende elementos que habían llegado de las partes del norte de Siria, en un tiempo bajo el control hitita (lo mas posible es que fuesen Hurntas) Otros habitantes del país (Jíveos, Jebuseos, Guirgaseos, Perezeos) son de origen desconocido Pero todos ellos se habían hecho esencialmente cananeos por su cultura Políticamente. Canaán era un mosaico de pequeñas ciudadesestados sin una autoridad central Durante el período de la domina-

III

É X O D O Y CONQLISTA

165

ción egipcia estas ciudades eran vasallas de Egipto, cuando el control de Egipto amainó, estuvieron a merced de los invasores Culturalmente los cananeos eran avanzados, muy importante es el desarrollo de la escritura entre ellos Al final del tercer milenio la escritura silábica se había desarrollado en Biblos, y fueron también los cananeos los que inventaron el alfabeto de líneas que es el antecesor del nuestro Los escritos de Ras Sama (Ugant) del s xiv, que conservan, en un estilo poético afín al primitivo verso hebreo, el mito y la ética de Canaán, son de gran valor e interés (16) «Hay que remarcar una y otra vez que la edad de los orígenes de Israel fue de gran altura en su capacidad de leer y escribir» (17) La religión cananea fue esencialmente un culto a la fertilidad La cabeza del panteón cananeo era El, pero la principal deidad activa era Ba'al (Señor) Divinidades femeninas, diversamente llamadas Asera, Astarté, Anat, representaban el principio femenino en el culto a la fertilidad El elemento central del mito cananeo era la muerte y la resurrección de Ba 'al correspondiendo a la muerte y resurrección anual de la naturaleza En este contexto ritos como la prostitución sagrada se hacen comprensibles: por la unión sexual en el santuario, se representaba la unión del dios y de la diosa, y por una especie de mágica comunicación se aseguraba el deseo de fertilidad en la tierra, la bestia y el hombre Aunque la Biblia condena esto con ardor, la religión cananea continuaba teniendo una poderosa fascinación para los Hebreos especialmente cuando se hicieron agricultores 3)

El Éxodo

Puede parecer extraño que, después de una presentación rnás o menos completa 'del fundamento histórico vayamos a tratar del Éxodo mismo en pocas líneas La verdad es que, cuando bajamos a detalles, la situación se ve extremadamente complicada, y obviamente este bosquejo no es lugar propio para todo un análisis de plena evidencia Hemos sugerido que los hebreos se establecieron en Egipto timante el período de los Hyksos Se comprende fácilmente que después de los odiosos invasores los egipcios mirarían con no buenos ojos los elementos semitas entre ellos «Alzóse en Egipto un nuevo rey que no sabía de José» (Ex 1 8) En todo caso sabemos que los Hebreos fueron hechos esclavos, forzados a trabajar en la construcción de Pitom y Ramsés (Ex 1:11) Más tarde es la antigua capital hyksa de A^ans, (16) (17)

V ibtd, p p 129-65 Bright, op c i t , p 108


166

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

reedificada por los faraones Seti I y Ramsés II y llamada más tarde «la Casa de Ramsés», esta referencia parece exigir la presencia de los Hebreos en Egipto durante la última parte del remado de Ramsés II Por otra parte la estela de Menefta parece exigir la presencia de Israel en Palestina en 1230 a C (o quizás 1220) En todo caso parece segura la fecha del s xv para el Éxodo Si queremos ser más precisos, tenemos que considerar dos alternativas 1 —Faraón Faraón 2 —Faraón Faraón

de la opresión Seti I (1317-1301 a C ) del Éxodo. Ramsés II (1301-1234 a C ) de la opresión Ramsés II del Éxodo. Menefta (1234-1225 a C)

Como conclusión, lo mejor que nosotros podemos decir es que el Éxodo posiblemente tuvo lugar entre 1250 3/ 1.230 a C A esta mcertidumbre de la fecha podemos añadir que la ruta exacta de los Israelitas es también incierta La verdad es que los principales pasajes del Pentateuco son textos litúrgicos que celebran el hecho salvador, la poderosa intervención de Yavé, en la liturgia el hecho del pasado se transforma en un suceso salvador del presente Pero esto pudo ser sólo porque Dios realmente intervino para salvaí a su pueblo Así, aunque no estamos seguros ni de la fecha exacta ni de la ruta, estamos seguros de que el Éxodo fue y permanece, el hecho central de la historia de Israel El lugar tradicional del Smaí no es irrecusable, aunque puede haber un argumento razonable en su favor Pero lo importante es lo que sucedió en el Smaí, allí Israel recibió la ley y la Alianza que hizo de él un pueblo No estamos muy ciertos sobre los caminos que Israel siguió Todo lo que podemos decir es que los campamentos del descanso del desierto fue Cades, un oasis a cincuenta millas al sur de Berseba Como punto final trataremos del número de Isiaelitas que tomaron parte en el Éxodo Aquí no podemos tomar como verdaderos los números que nos da la Biblia, más de 600 000 hombres capacitados para luchar (Ex 12:37, 38 26, Nm 1:46, 2:32, etc ) lo cual daría una población total de dos o tres millones Tal multitud necesitaría un mes para cruzar el mar Rojo y, ordenados en una columna |Sobrepasaría las 100 millas de longitud' Además, la península de Smaí hoy acoge a lo más 10 000 habitantes, y a un nivel mínimo de vida Si queremos evitar las absurdos geográficos e históricos tenemos que decir que la

III

ÉXODO Y CONQUISTA

167

población total, incluyendo los elementos que se habían unido después de la liberación, no fue más de 20 000 ó a lo mas, 30 000 (18) 3)

La Conquista

Los capítulos X y XI de Josué hablan de la conquista de todo el sur y de todo el norte de Palestina con dos expediciones de reyes cananeos y con dos batallas, en Gibeon y «en las aguas de Merom» Los habitantes del mismo país que se oponían a los reyes se les presenta llevándola a cabo con la participación de todas las tribus y bajo el mando de Josué Pero es claro por vanas referencias en Jos y del primer capítulo de Juec que éste es una pintura ideal- a Josué, el conquistador, se le atribuyen los éxitos conseguidos por otros en mucho tiempo, pero el hecho esencial es que estos hechos se debían en último término a Dios:«Yavé, Dios de Israel, combatió por Israel» (Jos 10:42) Pero sí estamos ciertos que la Conquista fue mucho mas complicada y mucho más lenta que lo que Jos 10-11 sugiere, no negamos el hecho esencial histórico de la Conquista al mando de Josué La evidencia arqueológica, aunque plantea algunos problemas importantes, conñrmalen todo la presentación bíblica Es verdad que Jencó lejos de darnos una prueba decisiva, parece ahora que no nos sirve de ayuda en esta materia Es verdad que Ai, que se dice fue conquistada por Josué (Jos 8:1-23) se sabe ahora que fue destruida hacia 2200 a C y que permaneció sin ocupar hasta el s x n a C (Puede ser que la narración de Jos 8 en un principio se refiriese a la toma de Betel, distante poco más de una milla, que fue violentamente destruida en la segunda mitad del s x m a C ) Pero es también verdad, en su aspecto positivo, que muchas plazas del sur de Palestina, que se dijo habían sido tomadas por Israel, aparecen como destruidas en la última mitad del s x m — por ejemplo, Debir (Jos 10:38 ss ) Lalos (10.31 ss ), Eglón (10:34 ss ), y en el norte Jasor (11:10) Podemos concluir con T. Bright «La evidencia es realmente impresionante, y no es recto rechazarla Ciertamente que no se comprueba la narración bíblica en detalle, ni nos permite suprimir las pruebas de que la conquista fue también un proceso complicado Tenemos que tener presentes dos descripciones de la conquista Si no se les ha de armunizar artificialmente, ni una ni otra tienen que ser excluidas A pesar de lo complicada que pudo ser la ocupación israelita de Palestina (18) V P Lemaire y D Baldi, Atlante Stonco della Biblia (Roma Marietti, 1955), p 85 Fn adelante la abreviatura de este libro sera Atlarte hbhco (Biblical Atlas)


168

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

y a pesar de lo esquemática de la narración de Josué, se puedeconsiderar como cierto que una violenta irrupción tuvo lugar en el país a finales del s xin» (19) La fecha precisa de la conquista depende, como es natural, de la fecha adoptada para el Éxodo, aquí, hacia 1250-1230 a C Podemos considerar que los «cuarenta años» del viaje no necesitan ser interpretados literariamente, probablemente fue mucho mas corto Así la conquista tendría lugar entre 1220 y 1200 a C Sin meternos en detalles podemos añadir que es evidente que los componentes de Israel habían estado en Palestina antes de la conquista al mando de Josué Un gran número de la población de Paiestma era, como Israel, del mismo grupo de los amontas y habría aumentado sus fuerzas con la adhesión de los israelitas En apoyo de este punto de vista, tenemos la impresión de que gran parte del país, especialmente la parte central de Palestina, no tuvo que ser conquistada Y la ceremonia de la Alianza (Jos 24) pudo muy bien señalar la formal incorporación de estos otros pueblos en la estructura tribal de Israel IV.

El fundamento

La situación mundial favoreció la invasión de los israelitas y su establecimiento en Canaán Aunque Egipto todavía mantenía sus derechos en la costa siria, era incapaz de hacer nada para que se cumpliesen; con el tiempo incluso cesaron los derechos En Asia Menor el imperio hitita había desaparecido Asina había sido una potencia en el s xin, pero su poder se había desvanecido Bajo Tiglat-Piléser I (1114-1076) conoció un breve resurgir, pero pronto se hundió en un dormitar que finalizó después de dos siglos En la Alta Mesopotamia y Siria los pequeños estados árameos surgieron Hasta la mitad del siglo IX Israel pudo verse libre de las senas interferencias en la parte de los grandes poderes La primera amenaza provino de un pueblo no más grande que ella, y como él, un reciente invasor los filisteos 2) La anfictionía Primitivamente Israel fue una confederación de doce tribus unidas por una Alianza con Yavé No hubo gobierno central y vanas tribus gozaron de completa independencia, mientras la sociedad tribal B n g h t , op c i t , p 120

EL PERÍODO DE LOS JUECES

169

estaba establecida sobre una base patriarcal El punto de reunión de la confederación era el santuario en el que habitaba el Arca de la Alianza, durante la mayor parte del primer período estuvo localizado en Silo Este sistema se parece a la liga religiosa de cierto período posterior en Grecia, que se llama la «anfictionía» La liga deifica, por ejemplo, tuvo doce miembros, el número probablemente se refiere a una protección mensual del santuario central La Asamblea de la Alianza en Siquem (Jos 24) sugiere que la anfictionía existía ya Parece que una liga de clanes debió de existir antes de la conquista, campaña que exigía una acción concertada Es razonable buscar el origen del sistema de anfictionía en el Smaí (aunque no podemos dudar que este consiguió su forma final y clasica sólo después del establecimiento) y verlo como una expresión concreta de la Alianza de Yavé con su pueblo Ciertamente que la tienda que ocupaba el Arca fue la «Tienda de la Reunión»: el lugar de la asamblea tribal presidido por Yavé Más tarde, en Palestina, todavía continuó siendo el santuario del Arca el punto de reunión y el corazón de la confederación, Silo se convirtió rápidamente en el centro de la asamblea (Jos 18:1, Juec 18:31) 3)

EL PERÍODO DE LOS JUECES 1)

(19)

IV

El -beríodo de los Jueces (20)

Los jueces (shophetim), como los suffetes de Tiro y Cartago, eran tiranos que llevaban al pueblo a la guerra y que le salvó del peligro El «juez» esencialmente era un hombre elegido por Dios para liberar al pueblo oprimido, su función era por lo tanto carismática No era un santo, sino un héroe al servicio de la comunidad y estaba investido con la suficiente fuerza física y moral para imponer su autoridad sobre sus conciudadanos y poner por obra el derrocamiento de sus enemigos La misión del Juez variaba según las circunstancias y generalmente, actuaba en defensa de una tribu particular Aquí no tratamos del «gobierno» de los Jueces, ni es posible establecer su orden cronológico con exactitud, ya que algunos pueden haber sido contemporáneos La cronología de Juec , que parece ser 410 años para el pciíodo de los Jueces, es evidentemente artificial, esto está indicado por la recurrencia de 40 años ( = u n a generación) y de 80 y de 20 Se llega a la cifra total sumando los años de los Jueces, pero alguno puede haberse ocultado Por los datos extrabíbhcos sabemos que la conquista tuvo lugar al final del s x m y que el remo de David comenzó antes del año 1000 a C Por lo tanto el período de los Jueces no duró más de (20)

V. A t l a n t e Bíblico, pp 103-12.


170

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

IV

siglo y medio (la mitad de él está señalado por la victoria de Taanak en el tiempo de Débora y Baraq [a 1125 a C ]) Esta victoria fue anterior a la invasión de los Madianitas (Gedeón) y a la expansión fihstea (Sansón) SITUACIÓN

POLÍTICA AL COMIENZO DEL PERÍODO DE LOS

JUE-

CES — 1 Los israelitas A la muerte de Josué la Tierra Prometida estaba lejos de estar conquistada Los ancianos que sucedieron a Josué, fueron incapaces de mantener la unidad del pueblo y hubo una falta manifiesta de autoridad central «No había entonces íey en Israel, y hacía cada uno lo que le parecía» (Juec 17-6) Los cananeos todavía conservaban puntos importantes, mientras el contacto constante con este pueblo tuvo graves efectos para la religión de Yavé Los israelitas, de hecho, sólo ocupaban las regiones montañosas, los cananeos y filisteos, con sus fuerzas de carros, ocupaban las llanuras Judá y Simeón ayudados por los Calebitas, ganaron el territorio de Hebrón y de Negueb La «Casa de José» (Efraím y Manases) consiguieron controlar la región central norte de Jerusalén, el Arca de la Alianza fue establecida en el santuario de Silo en Efraím Ninguna de las tribus consiguió todo el territorio que a cada una les había acotado Josué, de aquí que hubo uvalidad entre las tribus y migración de clanes descontentos Efraím ganó terreno a expensas de Manases, que a su vez se extendió por el Norte en el t e n i t o n o de Isacar y Aser, mientras Dan emigró a las fuentes del Jordán, bajo la opresión de los amontas que tomaron Aijalón y Bet-Semes Solamente Judá y Simeón consiguieron cierta estabilidad, aunque pronto se aislaron de las tribus del norte, éste fue el germen del futuro cisma político Hay que señalar, por ejemplo, que no se les menciona en el canto de Débora (Juec J) 2 Los cananeos y la división de Israel Los cananeos se establecieron en Acó, Haroset, Meguidó, Taanac, y Bet-san, separándose así Eñaím de las tribus del norte Las tribus del sur, Judá y Simeón, estaban separadas de Benjamín y la «Casa de José» por Jerusalén y Gezer y las ciudades de la confederación gabaonita (Gabón, Cefira Beerot, y Kiryatyearim) Las tribus de la Transjordama estaban separadas del resto por el valle del Jordán, y tenían que estar a la ofensiva contra Ammon y Moab 3 — Los filisteos Uno de los más importantes cambios ocurridos en Palestina por la invasión de los Pueblos del Mar fue el establecimiento a lo largo del litoral sur del Carmelo de pueblos del mundo Egeo-Cretense, especialmente los filisteos Se establecieron en el Seíelá (la llanura oeste de la región montañosa de Judá) y la costa correspondiente, situado hacia el sur de Jaffa Sus aliados, los piratas de

EL PERÍODO DE LOS JUECES

171

Tsikal, tenían su sede central más al norte en Dor y controlaban la llanura de Saron Los filisteos tenían una colonia en Afeq que controlaba el camino de Jezreel (Esdrelom) Políticamente formaban cinco toparquías con las capitales Gaza, Ascalón, Asdod, Eqrón, y Gat Cada toparquía estaba gobernada por un seren formando las cinco el Consejo Supremo de la nación Tenían un ejército bien equipado y una potente fuerza de carros, y con su unidad y fuerza militar los filisteos constituían un gran peligro para los israelitas durante el período de los jueces (y después) Sm embargo, al principio, fueron las ciudades que se habían quedado sm conquistar y que estaban en su territorio las que constituyeron la mayor molestia 4 —Transjordama Desde cerca del s x x a C hasta el s XIII la Transjordama del centro y norte había permanecido sm una población que se estableciese en ella Sm embargo en el s XIII nuevos pueblos se establecieron allí los Edomitas y los Moabitas El primero lo hizo en las tierras altas del este de Araba (continuación del valle del Jordán) entre el extremo sur del mar Muerto y el Golfo de Aqabah, mientras los últimos ocuparon el norte de Edom, el este del mar Muerto La primera vez que tenemos conocimiento de ellos, ya se han constituido en remos (Gen 36:31-39, Nm 20:14, 22:4) El tercer pueblo, los Amonitas, se establecieron al noroeste de Moab Más al norte estaban los estados amontas de Jesbón y Basan que fueron conquistados por los israelitas Los JUECES —1 Otomel Juda y Simeón estaban amenazados por las incursiones de edomitas (Edom, no Aram [ =Mesopotamia]) {Juec, 3 8 10) Yavé hizo surgir a Otomel que derrotó a los edomitas Fue el único juez de Judá 2 —Ehúd Los moabitas subyugaron a Rubén y, cruzando el Jordán, se establecieron en la llanura de Jericó Obligaron a los benjammitas a pagar tributo Ehúd llevó al tributo a Eglón, el rey, que habitaba más alia del Jordán, y le asesinó Entonces declaró la «guerra santa» v obligó a los moabitas a cruzar el río •i —La reacción cananea —Los cananeos, con fortalezas desde Acó a Betsán, ocupaban el valle de Jezreel, y comenzaron a molestar a las tribus norteñas La profetisa Débora, al estar en contacto con las tribus, les incitó a la revolución Cuando pensó que estaban einocionalmente preparados, declaró la «guerra santa» y puso como jefe a Baraq de Neftalí Isacar, Efraím, Benjamín, Zabulón, y Neftalí respondieron a su llamada Baraq tuvo un consejo con Zabulón y Neftalí en Cades de Galilea y envió 10 000 hombres al Tabor, e l lugar indicado por Débora


172

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

Los cananeos reunieron un potente ejército, con 900 carros, al mando de Sisara de Haroset, y acamparon al sur de Meguidó, la batalla tuvo lugar entre Meguidó y Taanak Una fuerte lluvia había hecho desbordarse al Cison y todos los carros se atascaron Baraq atacó a los cananeos de frente mientras los otros, viniendo del sur por Taanak les cogieron por el flanco Los cananeos huyeron y Sisara fue asesinado por una mujer llamada Jael En el cántico de Débora, Rubén Gad, Dan y Aser son maldecidos por no unirse a Baraq La victoria de Taanak, en las «aguas de Meguidó» tuvo efectos definitivos Los cananeos, privados de sus carros, jamas se recuperaron Todavía conservaron las ciudades, pero las excavaciones en Meguidó señalan un decimal que se sitúa en esta época 4 —Los madiamtas Después de la victoria de l a a n a k los ísiaclitas tomaron posesión de la fértil llanura de Jezreel y se dedicaron a la agricultura El camino estaba abierto a dos peligros muy diferentes Ja tentación al culto a la fertilidad y las incursiones nómadas Los madianitas vinieron del sur a lo largo de los confines de Moab y Ammon, después subieron el valle del Jordán y la llanura de Jezreel en Betsan El camello domesticado se usaba ahora ampliamente y eran capaces de realizar rápidas invasiones Casualmente apareció un salvador Yavé hizo surgir a Gedeón, un joven de Ofra Destruyó el altar de Baal en un lugar alto de Ofra y construyó uno a Yave en el mismo sitio Por esto fue llamado Jerubaal: «que Baal se defienda a sí mismo» Su guerra contra los madiamtas tuvo probablemente diferentes fases que son difíciles de distinguir Reunió al pueblo de Manases y las tribus vecinas Con un grupo escogido (¿JOO) sorprendió a los madianitas acampados el pie del Moeh y los ahuyentó Gedeón les persiguió más alia del Betsan y les hizo cruzar el Jordán, porque la ley de la sangre le impulsó a vengar a sus dos hermanos muertos en el Tabor por los jefes madiamtas, Zebah y Zalmunna En un lugar llamado Karkor, muy metido en la Transjordama, se encontró con los madianitas y apresó a sus jefes, que mas tarde fueron ajusticiados Pero los madianitas harían una nueva incursión al año siguiente Esta vez Gedeón tenía vigilados los vados del Jordán Cuando los invasores iban a huir ciuzando el río, como anteriormente fueron interceptados por los efraimitas, sus jefes, Oreb y Zeeb, fueron capturados y muertos Los efraimitas, que se arrogaban una cierta hegemonía entre las tribus, trataron de suscitar una disputa con Gedeón pero este habló diplomáticamente y consiguió apaciguarles El pueblo agradecido ofreció a Gedeón un principado hereditario pero rehusó el título y aceptó los bienes A Gedeón le sucedió su hijo Abimélek cuya madre era una mujer de Siquem Ayudado por el clan cananeo de Siquem, asesinó a sus her-

IV

173

EL PERÍODO DE LOS JUECES

manos y se declaró rey Remó tres años, pero no pacíficamente En su intento por acabar con una revuelta destruyó a Siquem Finalmente fue asesinado en el sitio de Thebez, por una rueda de molino arrojada desde una torre poi una mujer

LOS JUECES

GRANDES JUECES

Otomel Ehúd Baraq Gedeon Jefté Sansón

TRIBU

OPRESOR

Judá Benjamín Naftalí Manases Gad Dan

Edomitas Moabitas Cannamtas Madianitas Ammonitas Filisteos

Simeón? Issachar Manases (territorio del Galad) Aser? Zabulón Efraím?

Filisteos

J U E C E S MENORES

Samgar Tola Jair Ibzan Elón \bdón

SERIE CRONOLÓGICA DE LOS JUECES 1 2 3 4 5 6 7

Opresión de Cushan-nshthaim y los Edomitas: Otomel Opresión de Eglon, rey de Moab Ehúd Opresión délos Cannanitas - Sisara Déboray Baraq (11 "ÍO a C) Opresión de los Madianitas Gedeón, remado de Abimélek, Tola Jair Opresión de los Ammomtas (y Filisteos) Jefté, Ibyan, Elón, Aldón Opresión filistea (1100 a C), Samgar, Sansón, Eli Samuel (1050 a C)


174

1

B O S Q U E J O HISTÓRICO D E I S R A E L

5 — Transjordama —En la Transjordama, Gad, Rubén, y media tribu de Manases estaban en dificultades Los amonitas estaban establecidos en la parte alta del Jabbok y deseaban introducirse en la parte baja más fértil y llegar hasta el Jordán Las tribus de Palestina, debido a la presión de los filisteos, no podían ayudar Esto sucedió hacia el final del período de los Jueces (1050 a C ) Los jefes de Gilead reunidos en Mispá no podían encontrar un jefe militar Finalmente acudieron a un forajido que había sido expulsado de su clan y ahora era un bandido en la región de Tob (norte de la Transjordama) Je/té convino en ponerse al frente de ellos, con la condición de que le dieran el título de príncipe (rosh) Con el fin de ganar tiempo, entro en negociaciones con los amonitas, y durante este tiempo se organizó un ejército A su tiempo, se volvió contra los amonitas y los derrotó, en cumplimiento de un imprudente voto, sacrificó a su única hija (Juec 11:31-39) Los efraimitas que se habían vuelto contra Jefte, fueron rechazados al otro lado del Jordán 6 —El peligro filisteo Los filisteos, establecidos ya firmemente en Sefelá, se habían extendido lenta y metódicamente Desde Ekrom y Gat se estaban infiltrando en Dan y Judá, mientras el débil poder de los cananeos les había abierto las llanuras costeras. Parece que al principio esta expansión no alarmó a Judá, Simeón y Dan y hubo sólo unos pocos y aislados intentos de resistencia Uno de los que resistieron fue Samgar Otro fue el último de los «grandes jueces» Sansón, el tipo verdadero de héroe popular Desde Afeq los filisteos comenzaron a molestar a Efraím y Benjamín Eli, el sacerdote, ejercita una especie de jurisdicción en Silo Los filisteos deseaban conseguir el control de Silo y Betel—centros religioso y político—y vencieron a los israelitas en Ebenezer Con ello tenían el control de toda la región montañosa Samuel organizó la resistencia nacional, pero no con mucho éxito V. EL DESARROLLO DE LA MONARQUÍA 1)

El establecimiento de la monarquía

La autoridad de Samuel fue más religiosa que política, además sus hijos eran indignos de sucederle y el pueblo no los quería El peligro filisteo continuaba presionando habitaban en las montañas de Efraím, mientras los amonitas habían vuelto a invadir Gilead Se sentía la necesidad de un rey para unir al pueblo contra los enemigos Sin embargo 1 Sam da dos tradiciones muy diferentes de la institución de la monarquía

V

E L D E S A R R O L L O D E LA MONARQUÍA

175

LAS TRADICIONES —1 La tradición antimonárquica (1 Sam 9;10: 1-16,11) Esta vez la narración se centra en Saúl A Samuel se le presenta como un profeta más que como un juez, y Saúl se encuentra con él por casualidad Saúl sale a buscar unas asnas de su padre Kis Su siervo le advierte para que consulte al «adivino» en Rdma El día anterior Yavé había avisado a Samuel de la inminente llegada de Saúl y le había designado como rey Saúl fue ungido en secreto por Samuel La narración antimonárquica es posterior, presupone una horrible experiencia del fracaso de la monarquía La tradición monárquica, por otra parte, está mas próxima a los sucesos, su estilo popular es un dato de autenticidad De hecho la monarquía es el fruto natural de la unidad que se había estado consiguiendo en la terminación del período de los jueces, porque la unidad era algo imperativo frente al peligro creciente de los filisteos El último juez ungió al primer rey, y este rey tuvo muchos aspectos de juez La naturaleza carismatica de ser proclamado rey se manifiesta claramente el rey es elegido por Dios, poseído de su espíritu; es su espíritu el que le impulsa a grandes hazañas Un nuevo elemento es el reconocimiento por todas las tribus de una autoridad permanente conferida al rey elegido Así aparece por primera vez el concepto de monarquía nacional No tomaron este concepto de los cananeos; una multitud de ciudades-estados, ni de los filisteos- una liga de «tiranías» El remo de Israel fue modelado conforme a los de Amón, Moab, y Edom, establecidos poco tiempo antes de la conquista, y de los remos árameos de Siria Más que imitación es un desarrollo paralelo entre los pueblos de la misma raza y que hacía poco se habían hecho sedentarios

E L REINO DE SAÚL —Saúl fue proclamado rey por el pueblo de

Guilgal alrededor del 1030 a C y puso su campamento en Gtiibea, cuatro millas al norte de Jerusalén, donde edificó una fortaleza Aparentemente, los filisteos no habían dado mucha importancia a l a institución de la monarquía y Saúl no les provocó Casualmente Jonatán, como señal de revolución, echó abajo una estela fihstea en Guibea (LXX) La reacción de los filisteos fue inmediata; invadieron Benjamín y establecieron su campamento en Mikmas Los israelitas se escondieron o huyeron a la Transjordama, mientras, en Guilgal, Saúl trataba de reunir un ejército a su alrededor Con sus ti opas subió y acampó en Gueba, opuesto a Mikmas Después de un ataque de Jonatán, cundió el pánico en las líneas fihsteas y huyeron a n t e s del ataque de los israelitas Después de la victoria de Mikmas Saúl emprendió la acción contra los pueblos que estaban a lo largo de sus fronteras Ammonitas,


178

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

nal, esto le libró del indebido influjo de cualquier grupo Fue su residencia real y llegó a ser la capital religiosa a] pasar a ella el Arca de la Alianza E L IMPERIO DE DAVID — Una Vez que los filisteos fueron derrotados y ocupadas las ciudades cananeas, el poder y la importancia del remo de David había ya aventajado al de los estados vecinos, éste llegó a ser un peligro para ellos Los ammonitas fueron los primeros en reaccionar, y encontraron aliados preparados en los pequeños estados árameos en el Norte Se declaró la guerra En la primera campaña el general de David, Joab, consiguió impedir la unión de los ammomtas con las fuerzas de sus aliados, los árameos de Bet-rejob, Zobá, y Maaka Los últimos se retiraron nada más comenzar, y los ammomtas se volvieron a su capital de Rabbat-ammon, Joab que no estaba preparado para el asedio, se retiró a Jerusalén Al año siguiente se reanudó la guerra Hadadezar de Zobá había formado una liga aramea, que al mando del general Sobaq, invadió Transjordania David en persona fue contra él y le inflingió una severa derrota en Helam, los ammomtas estaban ahora aislados En la tercera campaña, mandada por Joab, Rabbat-ammon fue asediada y tomada (Fue durante este asedio cuando David fue culpado de adulterio con Bet-Sabé y del asesinato de su mando)

Es muy difícil fijar la cronología de las otras campañas de David Edom fue anexionado al remo, dando a Israel acceso al golfo de Aqabah, y el control de la gran ruta de las caravanas Moab fue sometida, lo mismo que Damasco, y David hizo una alianza con el rey de Jamath Entró en relaciones comerciales con Jiram I de Tiro El Imperio de David incluía toda Palestina (los filisteos como vasallos, ocupaban una estrecha franja costera), y en la Transjordama, Edom, Moab, Ammón, y hacia el norte hasta Cades, sobre el Orontes, esto es, incluyendo Damasco y Arm Zobá y terminando en los confines del remo aliado de Jamat DISTURBIOS FAMILIARES — La íeahzación de la unidad nacional, la creación de un poder centrahzador y persona], la considerable extensión de sus posesiones, la introducción de nuevas costumbres en la vida pública—y todo esto en unas pocas décadas—no podía sino provocar un conflicto con el viejo espíritu de libertad de las tribus La unidad nacional estaba fundamentada solamente en la personalidad del Rey Y David jamás podría librarse verdaderamente de la influencia de las tribus del sur, y especialmente de la de las grandes familias de Hebrón

V

EL DESARROLLO DE LA MONARQUÍA

179

Hubo tensión dentro de la familia real, aumentada ahora especialmente por los matrimonios diplomáticos El propio crimen de David de adulterio y asesinato fue el comienzo de los males, como fue predicho por el Profeta Natán El rapto de Amnón de su hermanastra Tamar fue vengado en sangre por el hermano de ésta, Absalón. Algunos años más tarde Absalón efectuó una revolución que estuvo a punto de dar al traste con David El rey tuvo que huir a Transjordama, pero allí tropas personales y bien preparadas y fieles derrotaron al ejército rebelde Joab mató a Absalón, a pesar de las órdenes del rey, y con esto terminó el conflicto David, para llegar a buen término con los rebeldes, había nombrado a Amasa, capitán de Absalón, como su propio generalísimo, confiandole someter otra revolución, aunque menos seria, que se había originado en el norte Joab de nueVo asesinó a su rival, y se dirigió él mismo a reprimir la revolución, David aceptó el hecho consumado y Joab permaneció como general LA SUCESIÓN — A la muerte de Absalón, Adornas le sucedía como heredero forzoso Fue aceptado por los representantes de la tradición de Hebión Joab, Abiatar, y los príncipes de Judá Un partido de oposición dirigido por Natán, Sadoc (nuevo sacerdote de Jerusalén) y la guardia real abogaba por Salomón, hijo de Betsabe Adonías reunió en un banquete a los que le reconocían como heredero, esto lo interpretaron los otros como una señal de revolución Por medio de la intervención de Betsabe, David designó como su sucesor a Salomón Salomón fue llevado con pompa real, a la cascada de Guijón, y allí ungido y proclamado rey Adonías y sus partidarios fueron sometido1-

3) El reinado de Salomón (970-931 a. C, ) Salomón pronto tuvo una oportunidad de librarse de su rival Adonías y también se deshizo rápidamente de Joab, el saceidote Abiatar fue deportado Organizó un gran festival religioso en el viejo santuario de Gabaón en la mitad del cual tuvo un sueño profetico y recibió promesas magníficas, la ceremonia terminó en Jerusalén E L IMPERIO DE SALOMÓN (21) —La muerte de David labia despertado las esperanzas de independencia en algunos de los territorios conquistados. El príncipe edomita Adad, que se había refugiado en Egipto, volvió a Edom donde estableció un principado independiente Salomón todavía conservaba el control de las minas y l a r u t a de las caravanas Entre los árameos un tal Rezón se apoderó de Da(21)

V ibid,

pp

120-23.


Jgfl

I

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

masco y fundó una dinastía que llegó a ser un gran enemigo de Israel Sin embargo, a parte de estas pérdidas, se conservaba el imperio de David El t e i n t o n o propiamente israelita fue protegido con una sene de fortalezas provistas de guarnición, incluyendo nuevas divisiones de carros LA ADMINISTRACIÓN DEL REINO —Para la administración interna, Salomón dividió el remo en doce Prefecturas (ademas de Judá que tenía una administración especial) Los distritos no correspondían a la zona de las doce tribus, smo a los meses del año cada una de ellas tenía que suministrar todo lo necesario para sustentar la casa real durante un mes Los obreros fueron también reclutados de acuerdo con los distritos Se reorganizó y modernizó el ejército y se fortificó Jerusalén Las fortalezas de Hazor, Meguidó, Bet-Jorón y Guezer dominaban la ruta antigua entre Siria y Egipto Baala y Tamar, al suroeste del mar Muerto, defendían la «ruta del barrilero» Poseemos una idea muy exacta de las construcciones salomónicas, de los muros y los restos de las grandes caballerizas descubiertas en Meguidó Salomón no utilizó su fuerza militar para hacer la guerra, más bien la utilizó para apoyar su diplomacia Como el apoyo de Egipto a Adad era inquietante, hizo una alianza con Egipto y casó a la hija del Faraón (comúnmente se cree que es Sosaq II) Salomón entró en relaciones comerciales con Jjram de Tiro que ya había establecido amistosamente relaciones con David Salomón importó caballos de Cilicia y los vendió en Egipto y a su vez comerció carros egipcios con Siria Los recursos minerales de Arabaj fueron explotados y en las excavaciones de Ezion-geber sobre el golfo de Aqabah se ha encontrado una gran fundición También con Jiram construyó una flota comercial, quizás fue la aparición de estos barcos a lo largo de la costa j de Arabia, ¡o que impulsó a la rema de Saba (Sheba), al suroeste de la península arábiga, a visitar a Salomón Todo este comercio suministró riquezas que se hicieron proverbiales en todo el país y Salomón alcanzó también gran lenombre entre los príncipes vecinos

vi

LA MONARQUÍA DIVIDIDA

181

mto Salomón construyó el palacio real, que incluía «la casa del bosque del Líbano», la habitación del trono, y un apartamento especial para la hija del Faraón Estas grandes construcciones de Jerusalén dieron al remo un esplendor jamás antes conseguido en Israel, pero las extorsiones que acarreaban con las tasas y en el personal obrero pesaron fuertemente sobre sus subditos y eran de mal agüero para la estabilidad y permanencia de su remo LAS RESERVAS DE DINERO — Las construcciones de Salomón y su amor a la ostentación eran un fuerte peso para su remo, incluso se vio obligado a ceder parte de su territorio para pagar a Jiram Para ser un rey del Pueblo escogido, Salomón estaba demasiado inmerso en los asuntos mundanos Su jactanciosa sabiduría era principalmente mundana y su sentimiento religioso era mucho menos profundo que el de su padre David Los profetas del pueblo que al principio le habían aclamado ahora se volvieron contra él y fue condenado por el profeta Ajias de Silo

En política interna Salomón no hizo ningún avance en la unificación del reino De hecho su favoritismo, mostrado en la administración de Judá, fomentó la tensión existente y sembró las semillas del cisma No es sorprendente que hubiera habido un movimiento de revolución durante su vida, ni que viniera de la casa de Efraím, ni que su líder estuviera implicado en la política de los trabajadores forzosos, ni que tuviere éste el apoyo de un profeta El líder fue el efraimita Jeroboam, un organizador del trabajo, y fue apoyado por Ájias La rebelión era prematura, Jeroboam, obligado a huir, encontió refugio en Sosaq de Egipto, fundador de la Veintidós Dinastía E l haber recibido a un rebelde fue un mal augurio para el reino de Israel Salomón murió hacia el 931 a C

VI. LA MONARQUÍA DIVIDIDA — David había espeíado construir el templo a Yave, ahora Salomón estaba preparado para realizarlo Su dificultad era la falta de arquitectos y hombres especializados que fue suplida por Jiram También proporcionó la madera de los bosques del Líbano (cortada poi los nombres de Salomón) Los troncos fueron llevados en barco a lo largo de la costa, probablemente a Taü-Qasileh en la orilla derecha del Yarkon (cerca de la moderna Tell-Aviv) Los fundamentos del templo se pusieron en 969 a C y el edificio se acabó siete años más tarde AI sur del sagrado reLAS GRANDES CONSTRUCCIONES

1)

El cisma (1 Re 12 2 Crón 10\

Roboam, hijo de Salomón, fue al punto aceptado como rey por los de Iudea Era necesario también, por causa de la doble monaicmía, que fuese aceptado por los israelitas Estos sostenían el primitivo concepto de realeza el rey, elegido por Yavé, es reconocido por sus subditos y hace un pacto con ellos Esto es por lo que Roboam fue a Si<]uem, el punto de reunión de las tribus del norte En principio no pudieron


182

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISR1EL

VI

ninguna objeción al rey, pero le pidieron que les aligerase el peso de la tasas y de los reclutamientos de trabajadores impuesto por su padre La arrogante intransigencia de Roboam provoco la ruptura y la situación empeoró cuando hizo que Adoniram, el odiado jefe de los trabajos, interviniese, este último fue enseguida linchado y el rey tuvo que huir a Jerusalén Roboam con su ejército bien organizado, podía todavía haber puesto fin a la revolución, pero el profeta Semeyas le disuadió de una guerra civil El cisma se había producido Pero no es totalmente correcto calificar de cisma a la desintegración de la doble monarquía Tal separación es más bien una vuelta a la situación que había prevalecido desde la conquista, y es la unión, incompleta e inestable, realizada bajo David y Salomón, lo que se manifiesta como una situación excepcional en la historia del Pueblo elegido Pero siguió un gran cisma religioso en sentido estricto, y éste fue el aspecto más grave Jerusalén había llegado a ser la capital religiosa—con su templo que guardaba el Arca de la Alianza—del remo de David y de Salomón y este centro religioso aseguró una cierta unidad política Jeroboam conocía esto y vio que su pueblo debía ser liberado de la obediencia a Jerusalén Todo esto era muy necesario desde que el culto del Templo fue un constante recuerdo de la alianza eterna de Ya vé con David, y el norte había roto con la casa de David Desde entonces Jeroboam estableció dos santuarios oficiales, con un culto organizado y el sacerdocio, en los extremos opuestos de su remo Betel y Dan Betel había sido un lugai sagrado en el tiempo de los patriarcas y Dan fue santuario en el tiempo de los jueces Los toros de oro (en 2 Re 12,28 desdeñosamente llamados «becerros») puestos en los templos no eran ídolos, sabemos por la iconografía semítica que eran pedestales sobre los que se le imaginaba al invisible Yavé como estando de pie o entronizado, muy parecido a como Yavé estaba entronizado sobre los querubines del Templo Ciertamente que Jeroboam no quiso cambiar la naturaleza esencial del yavismo, pero el símbolo del toro era demasiado evocador del culto de la fertilidad para que se le pueda salvar, y así se abrió una brecha a Ja infiltración de las prácticas religiosas cananeas Este cisma religioso fue el pecado de Jeroboam tan estigmatizado por la tradición ortodoxa, el «pecado original» de Israel (22) El período de la monarquÍA-iirvididajQ, narran_la&Jj.bros de los Reyey'fdesde 1 Re 12 en adelante) y también, para Judá, las Crónicas/(desde el 2 Crón 10 en adelante) En los Reyes la presentación de la historia de los remos está sincronizada un rey de Israel tiene (22í

V Roland de Vaux, Les Livres des Rois

(BJ) (París, 19582), p

14.

LA MONARQUÍA DIVIDIDA

183

la fecha en función del rey contemporáneo de Judá, y el rey que sigue de Judá tiene la fecha con referencia al rey remante de Israel Esto puede crear confusión y ha parecido mejor, en este bosquejo, tomar cada uno de los reinos separadamente También habría que notar que Re refleja la perspectiva de los autores deuteronómicos del libro (23), especialmente con vistas a la centralización del culto en Jerusalén y la desaparición de los cultos locales (los «lugares altos») De aquí que todos los reyes de Israel son condenados por el «pecado original» de Jeroboam I, mientras que el comportamiento religioso de los reyes de Judá o es condenado completamente o es elogiado, con la calificación de que «los lugares altos habían sido quitados» Ezequías y Josías sólo merecieron una aprobación sin reservas Pero antes de comenzar a ti atar de los dos remos será de gran ayuda un esbozo de los antecedentes históricos de la monarquía dividida 2)

Los antecedentes^de Ja monarquíajlividxAa

._

r ASIRÍA. — Precisamente al terminar el siglo xi, bajo TiglatPüéser I (U14-1076), Asina estaba a punto de llegar a ser u n a fuerza dominante en Mesopotamia, pero las circunstancias detuvieron su elevación al poder El resurgimiento asmo comenzó bajo Assur-dan II (934-912 a C ) y sus sucesores Assur-nasir-pal II (883-859 a C ) invadió la Alta Mesopotamia y acampó en el norte de Siria Le sucedió Salmanasar III (859-824 a C ) que intentó completar el trabajo de su padre abriendo rutas comerciales hacia el oeste En 858 a C el norte de Siria fue invadida y devastada y los fenicios enviaron presentes al conquistador Los estados de Siria central estaban llenos de miedo por el peligro que les amenazaba Jamat y Damasco se unieron y persuadieron a sus vecinos a unirse a una liga antiasina Ajab contribuyó con 2 000 carros y 10 000 infantes (24)- Cuando Salmanasar volvió en 853 a C tuvo un encuentro en Qarqar sobre el Orontes con la confederación de los once reyes El rey asmo consiguió una gran victoria pero, lo que es significativo, no avanzó sobre Jamat y Damasco y pasaion vanos años antes que él lo intentara de nuevo En 841 a C Silmanasar invadió el territorio arameo y puso sitio a Damasco No pudiendo adueñarse de la ciudad, devastó el país e hizo pagar el tributo a Tiro, Sidón, y Jehú de Israel, este último aparece en la estela negra de Salmanasar (25) Dificultades internas, unidas (23) V p 16.) (24) V ANET, p p 277-79 (25) J B Pntcliard, The Ancient Near E a s t m Pictures (Prmceton Umversity Press, 3 954), lámina 355 E n adelante la abreviatura de este libro sera A N E P V ANET, p p 280 ss


184

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

a la presión de los estados vecinos, impidió a los asinos conservar el control del oeste, este estado continuó bajo el rey siguiente, Samsiadad V (824-811 a C ) y bajo la rema Semíramis que fue regente durante la minoría de Adad-niran III (811-783 a C ) Esta última reanudó las campañas contra los estados árameos y hacia el año 802 a C Benhadad II de Damasco y Yehoajaz de Israel tuvieron que pagarle tributo Sm embargo, una vez más los asirios fueron incapaces de consolidar lo que habían ganado Los reyes Salmanasar IV (783-773 a C ), Assur-dan I I I (773-754 a C ), y Assur-niran V (754-745 a C ) con dificultad pudieron mantener un pequeño terreno al oeste del Eufrates, porque Asina no sólo se estaba debilitando con las disensiones internas sino que además era amenazada por el remo de Urartu, en las montañas armenias, que se estaba expandiendo hacia el oeste y hacia el este El sucesor de los débiles reyes que habían sido incapaces de dominar la expansión de Urartu y que habían perdido el control de Siria, Tiglat-Piléser I I I (745-727 a C ), es el verdadero fundador del Imperio Asmo Derrotó a los caldeos (babilonios) en el sur y deshizo el poder de Urartu en el norte En una sene de campañas comenzadas en 738 a C , consiguió dominar Siria- «Menajem de Samaría» pagó tributo Más tarde, Resín de Damasco y Pecaj de Israel se unieron en una liga contra Asina, en el 734 a C atacó Tiglat-Piléser Primero fue a lo largo de la costa y sometió a las ciudades filisteas, después volviéndose contra Israel devastó Galilea y Gilead y deportó a sus habitantes Esta deportación de las gentes fue pensada con sentido político el sentimiento patriótico y el espíritu de rebelión serían mitigados entre la gente que había sido sacada de su país de origen Damasco cayó en el 732 a C , Resín fue ejecutado y muchos de los suyos fueron deportados Israel también hubiera sido destruida enteramente si el partido en favor de Asina no se hubiera deshecho de Pecaj y hubiera puesto a Oseas en el trono Judá fue hecha vasallo de Asina Poco tiempo después que Salmanasar V (727-722 a. C ) hubo subido al trono, Oseas se vio envuelto en otra intriga contra Asma, el rey asirio actuó inmediatamente En 724 a C Oseas fue arrestado y Samaría fue sitiada, ésta se mantuvo durante tres años, pero cayó en manos de Sargón II (722-705 a C ) en 721 a C . Después de esto Sargón estuvo muy ocupado en el este, particularmente contra Marduk-apal-iddma (Merodachballadan) que había conseguido controlar Babilonia en 721 a C y finalmente no fue echado de ella por Sargón hasta el 710 a C En el año anterior (711 a C ) el rey asmo había dominado una revolución en el este y había tomado Asdod A Sargón le sucedió su hijo Sennaquenb (705-681 a C ) que inmediatamente hizo frente a una rebelión producida en ambos extremos

VI

LA MONARQUÍA DIVIDIDA

185

de su imperio. Marduk-apal-iddma de nuevo se había posesionado de Babilonia y se constituyó como rey (703 a C ) Mientras Sennaquenb trataba de derrocarle, las provincias del oeste apoyadas por Egipto se levantaron en una revolución. Ezequías de Juda tuvo un papel importante Sennaquenb derrotó a Marduk-apal-iddma en 703 a C y devastó la región de Caldea Después en 701 a C estaba libre para dirigirse hacia Siria Su propia relación de la campaña (26) nos dice cómo fue llamado a Palestina por unos revolucionarios Los cabecillas eran el rey de Sidón, el rey de Askelón, los habitantes de Ekrón, y Ezequías de Juda Sennaquenb actuó en cuatro tiempos primero contra las ciudades del Norte y sometió a Tiro, después fue contra Askelón, después se ocupó de Ekrón cuyo rey Padi había sido entregado por sus subditos a Ezequías y estaba prisionero en Jerusalén finalmente se dirigió contra el rey de Judá El país fue invadido, fueron tomadas cuarenta y seis ciudades fortificadas y Ezequías fue acorralado en Jerusalén «como un pájaro en un lazo» Sennaquenb no tomó la ciudad pero la impuso un fuerte tributo y el rey de Ekrón fue restaurado en su trono Después de esto Sennaquenb estuvo muy ocupado por algún tiempo en el este donde Babilonia se había proclamado en abierta rebelión la rebelión fue deshecha en 689 a C Parece que hacia esta época Ezequías, con la promesa del apoyo de Egipto, se había rebelado de nuevo. El rey asmo se dirigió hacia el oeste hacia 688 a C , entonces Laquis fue tomada y Jerusalén asediada Tirhakah de Egipto vino en ayuda de Ezequías y Sennaquenb le detuvo El resultado de este encuentro nos es desconocido Pero Jerusalén no fue tomada porque el ejército asmo fue diezmado por una epidemia (2 Re 19.35), y también por que la presencia de Sennaquenb fue necesaria en Asma (2 Re 19:7) Sennaquenb fue asesinado en 681 a C y le sucedió su hijo Esarhaddón (681-669 a C ) Hizo una campaña a Egipto donde derrotó a Tirhakah y se apoderó de Menfis (671 a C) Pronto Tirhakah se rebeló y el hijo de Esarhaddón y sucesor, Assurbampal (669-632 a C ), aplastó la rebellón (667 a C ) En 663 a C los asinos volvieron de nuevo y destruyeron la antigua capital de Tebas El imperio asmo había alcanzado su apogeo en el reinado de Assurbampal, pero declinó muy rápidamente Egipto estaba demasiado lejos para ser controlada de una manera eficaz y en 650 a C las guarniciones asmas fueron evacuadas La razón es que la misma Asiría se veía amenazada por una formidable invasión de los pueblos indoeuropeos Medos Cimenos y Escitas También hubo una lucha interna (26) (27)

V ANET, p p . 287 ss H a sido adoptada la teoría de las dos campañas. V p . 62.


186

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

En 652 a C el hermano del rey, Samas-sum-ukm, encabezó una rebellón en Babilonia y consiguió el apoyo de los Elamitas, Babilonia fue tomada en 648 a C por Assurbampal quien se dirigió entonces sobre Elam La fecha de la muerte de Assurbampal es incierta, pero parece probable que fue en 632 a C Assurbampal, el mas grande de los reyes de Asina, y casi el último de ellos, se le recuerda especialmente por su biblioteca, descubierta en las excavaciones de Nímve, que guarda, entre otros manuscritos de los mitos y epopeyas de la antigua Babilonia, las famosas narraciones de la creación y del diluvio (28) Assur-etil-ilam (632-629 a C ) tuvo un corto remado y le sucedió Sm-sar-iskum (629-612 a C ) En 626 a C el príncipe caldeo Nabopolasar se apoderó de Babilonia Éste fue el comienzo del Imperio Neo-Babilónico Pronto Asina tuvo que luchar por conservar la existencia contra los babilonios y los Medos Hasta 614 a C la batalla tatuvo indecisa, pero en este año los medos tomaron Ashur, la antigua capital asina En 612 a C la misma Nímve cayó en manos de Nabopolasar y los medos, y Sin -sar-iskum pereció en la total destrucción de la ciudad Este fue el golpe decisivo Los asirlos, bajo Assurubalht II (12-606 a C ) se hicieron fuertes por última vez en Jaran, pero en 610 a C fueron dispersados y el rey huyó, con el resto de sus fuerzas, al oeste del Eufrates Mientras tanto, Egipto había actuado Psammcntichus I pensó que esto políticamente mantendría dos potencias rivales en Mesopotamia, e intervino al lado de Asina, algunas tropas egipcias fueron enviadas en 616 a C En 609 a C el siguiente faraón, Necao II, llegó con grandes fuerzas a Carquemis El y Assur-uballit intentaron volver a tomar Jaram, pero fallaron Necao se retiró al oeste del Eufrates y estableció sus cuarteles en Ribla En el 606 a C el imperio ísino llegaba definitivamente a su fin, y en 605 a C Nabucodonosor cruzó el río y aplastándoles derrotó a los egipcios en Carquemis, nuevas de la muerte de su padre le impidieron llevar sus éxitos a su plenitud l ÜGIPTO. —I En Egipto la Veintiuna Dinastía fue destronada (945 a C ) por un libio llamado Sosaq (Shoshenq) que fundó la dinastía Veintidós (945-745 a C ) e hizo de Bubasti su capital Sosaq (945-925 a C ) había concedido asilo político a Jeroboam, pero después del cisma político, invadió y devastó Palestina Tuvo esperanzas de restablecer el Imperio egipcio en Asia, pero la debilidad interna le impidió incluso mantener el control de Palestina Pasaron siglos antes que Egipto interviniera nuevamente (28) V ANET, pp 60-99.

VI

LA MONARQUÍA DIVIDIDA

187

La Veinticinco Dinastía fue fundada (a 715) por Piankhi, un rey etiope Egipto conocía muy bien la fuerza y la amenaza de Asina, y deseaba que el avance asmo no llegara hasta sus propias fronteras Consecuentemente se hizo una deliberada política egipcia para socavar la autoridad de Asina en Palestina, y la ayuda egipcia, o la promesa de ayuda, respaldaba estas ligas anti-asinas del futuro Pero Egipto no fue nunca mas que una caña rota El Faraón Sabako (710-696 a C ) apoyó la revolución que conducía la invasión asma del 701 a C , un ejército egipcio fue en auxilio de Ekrón pero fue derrotado El siguiente rey fue Sebteko (696-695 a C ),perosuhermanoTirhakahllegóaserelcorregenteyelgobernador efectivo en 690 a C , este último fomentó otra rebelión en Palestina, pero cuando fue a ayudar a Ezequías (688 a C ) se vio impedido y probablemente derrotado, por Sennaquenb En el 671 a C Esarhaddón invadió Egipto y ocupó Menfis Tirhakah escapó e intentó volver a ganar su trono Fue una vez más derrotado en otra campaña asina bajo el mando de Assurbampal (667 a C ) Esta vez un príncipe llamado Necao fue colocado en su lugar por los asirlos Pero el sucesor de Tirhakah, Tanutamun, continuó la resistencia, y en la tercera campaña asina (663 a C ) la antigua capital Tebas, fue destruida Éste fue el fin de la Veinticinco Dinastía A Necao le sucedió su hijo Psammético I (663-609 a C ) quien, durante el período de la decadencia final de Asina, se hizo independiente y fundó la Veintiséis Dinastía Cuando cayó en la cuenta de que los Medos y los Babilonios estaban tratando de destruir Asina, decidió intervenir al lado de los últimos, su política fue una política sagaz de mantenimiento de poderes rivales en Mesopotamia Envió tropas al este en el 616 a C , pero era demasiado tarde para salvaí a Asina Su hijo Necao II (609-593 a C) marchó con un gran eiército a Carquemis en el Eufrates en el 609 a C y apoyó a Assurubalht en un intento de volver a tomar Jarán (En Meguidó, Josías, que había interceptado a Necao, fue derrotado y muerto) El asalto a Jirán fracasó y Necao estableció sus cuarteles en Ribla de Siria, el ejército egipcio se mantenía detenido en el oeste del Eufrates En el 605 \ C Nabucodonosor, príncipe real, deirotó a los egipcios en Caiquemis y después siguiendo su retirada, les batió de nuevo en Jamat En el 601 a C Nabucodonosor (ahora rey) se dirigió a Egipto y tuvo un encuentro en la frontera con Necao, tuvo lugar una fiera batalla campal y los babilonios, si no derrotados, al menos se vieron obligados a retirarse El Faraón siguiente, Psammético II (593-588 a C ) y su hijo Apries (Jofra) (588-566 a C ), continuaron la política de procurar revoluciones y de apoyarlas en Palestina En el 690 a C Psammético


188

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

apareció en Palestina y, mas tarde, Apries convenció a Tiro y a Sidón a unirse en liga contra Babilonia Durante el asedio de Jerusalén en el 587 a C , el Faraón apareció en Sefela con un ejército egipcio, pero rápidamente se vio obligado a retirarse Todo lo que los egipcios podían hacer ahora era conceder asilo a los refugiados de la devastada Judá En 569 a C Amasis sucedió a Apnes, y en 568 a C Nabucodonosor invadió Egipto Los detalles de esta campaña son oscuros, pero señalaba el fin del conflicto entre Babilonia y Egipto NAMAsr.o -4- Ya durante el remado de Salomón un arameo llamado Razón se apoderó de Damasco y se hizo rey Con la caída del imperio de Salomón la posición de Damasco se hizo mucho más fuerte Pronto encontramos a Baasa de Israel haciendo un tratado con Benhadad I de Damasco, después vemos que el mismo Ben-hadad hostiga el norte de Galilea a petición de Asa de Judá Durante el reinado de Ajab, Ben-hadad II invade primero Israel y después sufrió una fuerte derrota Desde entonces los dos antiguos enemigos se hicieron aliados contra el peligro común asmo Formaron parte de una coalición que se encontró, e impidió el paso, a Shalmanasar I I I en Qarqar sobre el Orontes en 853 a C Pero una vez que hubo pasado el inmediato peligro, volvió a iniciarse la guerra entre Damasco e Israel y se hizo interminable Ben-hadad II fue asesinado (842 a C ) por Jazael En el 841 a C Shalmanasar III puso sitio a Damasco, pero cuando el ejército asmo se había retirado, Jazael se dirigió contra Jehú que había pagado tributo a Shalmanasar Jehú perdió toda la Transjordama, y su hrjo Ye]oahs llegó a ser vasallo del sucesor de Jazael, Ben-hadad I I I Las fuerzas arameas empujaban a lo largo de la costa hasta Filistea Sin embargo, Damasco fue vencida por Adadmiran I I I (802 a C ), su presa sobre Israel fue deshecha, y Jeroboam devolvió la pelota anexionándose algún territorio arameo El último rey de Damasco fue Resm (740-732 a C ) Él y Pecaj de Israel se hicieron los líderes de una coalición contra Asina En un intento de forzar a Ajaz a esta coalición invadieron Juda, su intención era de colocar a un arameo, el «hijo de Tabeel» (Is 7:6) en el trono de Judá Tiglat-Piléser se dirigió rápidamente contra la coalición En 732 a C Damasco fue tomada y destruida, Resín ejecutado, y gran parte de la población deportada Fue el fin, como pronto sería el fin de Israel I BABILONIA -4 Durante el remado de Sm-sar-iskum el príncipe caldeo Nabopolasar derrotó a los asinos en Babilonia y se hizo a sí mismo rey de allí en el 626 a C , ésta fue la fundación del Imperio Neo-Ba-

M

LA MONARQUÍA DIVIDIDA

189

bilómco Nabopolasar (626-562 a C ), con Ciajares, rey de los medos, destruyó totalmente el Imperio asmo Le sucedió su idóneo hijo Nabucodonosor (605-562 a C ) que ya había derrotado a los aliados egipcios de Asina En el 604 a C Nabucodonosor estaba en la llanura de Filistea v destruyó Askalom Probablemente fue en este tiempo cuando Yehoyaquim fue hecho vasallo del rey de Babilonia (2 Re 24 1) En el 601 a C Nabucodonosor se dirigió a Egipto y tuvo un encuentro con Necao en batalla campal, los babilonios se vieron obligados a retirarse Yehoyaquim en seguida se rebeló, pero Nabucodonosor no estuvo preparado para tener una acción decisiva hasta 598 a C Yehoyaquim fue sucedido en el trono por su hijo Joaquim que se rindió después de un asedio de tres meses El rey y los principales ciudadanos fueron deportados a Babilonia, y el tío del rey, Mattamas {Sedecías), fue puesto en su lugar Los babilonios volvieron de nuevo a sofocar una revolución en el 588 a C en la que Sedecías estaba implicado. Jerusalén fue sitiada de nuevo—un asedio que momentáneamente fue levantado cuando los babilonios fueron a impedir el paso al ejército, egipcio de Apnes—y cayó en 578 a C La ciudad fue destruida y un grupo de población deportada a Babilonia, éste fue el fin de la monarquía davídica El asesinato de Gedahas, gobernador señalado por los babilonios, parece que fue la ocasión de otra deportación en 582 a C Nabucodonosor fue capaz de mantener su posición de sucesor en Asma a pesar de la oposición de su mas próximo pariente, el rey de la Media, Ciajares, que levantó un poderoso estado con su capital en Ecbatana Nabucodonosor hizo campañas al oeste en el 585 a C donde puso sitio a Tiro (que no cayó), en el 582 a C de donde deportó algunos de los habitantes de Juda, y en el 568 a C cuando invadió Egipto Con su muerte, el poder de Babilonia declinó rápidamente Este último período de la historia de Babilonia forma los antecedentes del Exilio A través de toda la monarquía, la historia, pnmero del remo anido, y después de Israel y de Juda, ícfleja el resurgir y el declinar de los grandes poderes David consiguió un notable éxito y Salomón fue capaz de mantener su posición porque ninguna influencia extranjera se metió con Palestina Esta situación pronto acabó después de la muerte de Salomón y agravó la debilidad de la monarquía drvidida Asina comenzó a hostigar y molestar a los dos pequeños remos, y al fin destruyó a Israel Asma y Babilonia dominaron durante el ultimo siglo Juda y Babilonia terminó con él, también Toda medida de prosperidad o éxito en Israel y Judá se recogió durante los breves momentos de la declinación en el Este, y los nuevos ejércitos volvieroa otra vez, sin que fallaran, para destrozar lo poco que se había conseguido.


190

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

Asina y Babilonia fueron los azotes de Dios para castigar a su pueblo desagradecido y obstinado, pero Dios también haría surgir otra nación que sería el instrumento de su misericordia VII.

EL REINO DE ISRAEL

El distintivo de la monarquía en Israel es su falta de estabilidad' ninguna familia real permaneció en el poder mucho tiempo, y un cambio de gobernador era el resultado de toda revolución militar Para indicar esta falta de continuidad hablamos de diferentes «dinastías» 1) Dinastía de Jeroboam I JEROBOAM I (931-910 a C) 1 Re 12 20-14 20, cf 2 Cron 13 —Las tribus del norte se reunieron en Siquem proclamando a Jeroboam, que había vuelto de su refugio en Egipto, rey de Israel Estableció su capital en Tirsá (Tell-el-Far 'ah, al noreste de Siquem) Para contrarrestar la influencia unificadora de Jerusalén estableció santuarios nacionales en Betel y Dan y organizó su propio culto y el sacerdocio Israel comprendía, en principio, las diez tribus del norte pero de hecho, Benjamín estaba dividido entre los dos remos A penas sabemos nada del remado de Jeroboam excepto que hubo continuas fricciones entre él y Roboam de Judá y que Abías infligió una fuerte derrota a Jeroboam cerca de Betel NADAB (910-909 a C ) : 1 Re 15:25-32 — Hijo de Jeroboam, Nadab fue víctima de una conspiración Así terminó la Primera Dinastía 2) Dinastía de Baasa

BAASA (909-886 a C ) 1 Re 15:33-16 7) —Baasa, cabeza de la conspiración contra Nadab, se constituyó como rey, y, para quitar posibles rivales, exterminó a la familia de Jeroboam Fue un enérgico líder que rechazó a Asa de Judá hasta los límites de su propio reino, y tomó y fortificó a Rama, seis millas al norte de Jerusalén Asa recurrió a Ben-hadad I de Damasco que atacó el norte de Israel y consiguió allí algunos territorios Esto llevó a que cayera la Dinastía de Baasa ELA (886-885 a C ) 1 Re 16 15-22 - É s t e fue un período de anarquía Zimrí exterminó a la familia de Baasa El ejército no aceptó el golpe de estado, y Omrí, jefe de ejército, se proclamó rey y sitió a

Vil

191

EL REINO DE ISRAEL

Zimrí en Tirsá, Zimrí murió en el palacio real que había él mismo incendiado Omrí se encontró con un nuevo competidor, Tibni, y hubo guerra civil durante cuatro años Al fin Omrí triunfo

j) Dinastía de Omrí

.

, ..

OMRÍ (885-874 a C ) 1 Re 16:23-28 - E l remo de Omrí incluye los cuatro años de lucha con Tibm Después de esto comienza a reparar los daños causados por la guerra civil Cambió su capital de Tirsá a Samaría, que permaneció la capital de Israel hasta la destrucción del remo El significado que tuvo este cambio se le puede comparar al de la elección que hizo David de Jerusalén Aunque la Biblia nos habla poco de él, Omrí fue considerado por los Asinos como el fundador de los remos del Norte al cual continuaron llamando Bit Humn, la «casa de Omrí» Sabemos accidentalmente de una desafortunada guerra con Damasco en la que Omrí perdió una parte de su territorio, aparte de esto su remo se vio coronado por grandes éxitos Puso fin a una lucha con Judá, cuando remaba Asa, y consiguió restablecer su dominio en Moab Hizo una alianza comercial con los fenicios, y su hijo Ajab se casó con Jezabel, hija de Et-baal, Rey de Tiro Un importante hecho de este período es el renacimiento del poder asmo bajo Assur-nasir-pal II

AJAB (874-853 a C ) 1 Re 16:29-22:40 —Ajab sucedió a su padre y tuvo un remado brillante Su alianza con Tiro le fue muy -ventajosa, y la riqueza del remo se manifiesta por las grandes construcciones en Samaría, Meguidó, y Jencó El ejército fue organizado y poderosos carros de combate estaban estacionados en Meguidó Desafortunadamente esta prosperidad material fue acompañada de una decadencia religiosa, debida principalmente a la influencia de Jezabel. que se adhirió fanáticamente al culto fenicio Se introdujo el culto a Baal en Samaría y los fieles a Yavé fueron perseguidos La reacción yavista estaba representada por la extraordinaria figura de Hlías el tes-bita (de Tes-be en Galad) Ajab hizo un tratado con Josafat de Juda, que fue sellado con el matrimonio de Atabas (hija o hermana de Ajab) con Jehoram, hijo de Josafat La alianza de Israel con Fenicia afectó a los intereses comerciales de los árameos, y el rey de Damasco, Ben-hadad II, intentó destruir el creciente poder de Israel Invadió Israel y ocupó Samaría, pero fue rechazado con grandes pérdidas Al año siguiente lo intentó de nuevo y esta vez fue desastiosamente derrotado en Afeq, al este del lago de Tiberíades Ben-hadad fue capturado y Ajab firmó un tratado con él Este acuerdo entre los dos estados fue rea-


192

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

lizado ante el miedo a un peligro común la expansión asina bajo Salmanasar I I I Se formó una liga antiasina a la que Ajab hizo una contubución muy importante 2 000 carros y 10 000 infantes En 853 a C Salmanasar se encontró en Qarqar sobre el Orontes con la confederación de los once reyes y aunque había anunciado una gran Victoria no sacó fruto de su alegada ventaja Una vez que hubo pasado el inminente peligro, la liga se deshizo Ben-hadad infringió el tratado de Afheq, y Ajab declaro la guerra, juntamente con Josafat de Judá se dirigió contra la ciudad fronteriza de Ramotgalad Ajab fue herido mortalmente en la batalla A pesar de este revés, el remado de Ajab había sido de grandes éxitos, al menos materialmente La vieja religión se salvó gracias a los esfuerzos de Elias y Elíseo OCOZÍAS (853-852 a C ) 1 Re 22 52-2 Re 1:18 —A Ajab le sucedió su hijo Ocozías que reinó solamente un año Mesa de Moab se rebeló durante este remado (La misión de Elias continuó bajo Ajab y Ocozías) YEHORAM (8O2-841 a C) 2 Re 3 1-10.17—A Ocozías le sucedió su hermano Yehoram Atacó Moab desde el sur con la ayuda del Rey de Juda (probablemente Jehoram) y el rey de Edom Al principio la expedición tuvo éxito, pero más tarde fue detenida en Kir-hareset, la capital moabita Mesa, en su estela, proclama la victona(29) E^te revea lleva la decepción de Edom, y en Juda Libnaj se perdió para los filisteos En Damasco Ben-Hadad II fue asesinado por Jazael En un encuentro en Ramot-galad Yehoram fue herido y retirado Jezreel donde su primo Ocozías de Juda fue a visitarle, éste fue el momento que eligió Elísea para acabar con la dinastía de Omrí Jehú fue el jefe del ejército en Ramot-galad, allí fue ungido por un discípulo de Elíseo y proclamado rey por el ejército Salió de prisa para Jezreel y mató a Yehoram, que había salido a su encuentro, Ocozías huyó pero fue alcanzado y herido en Ibleam y muerto en Meguidó Jehú entró en Jezreel y la rema madre Jesabel se había tirado de una ventana Parecía que todo alrededor de él se entristecía con sangre y matanzas muchos funcionarios del rey de Judá que estaban en Jezreel fueron asesinados, la familia de Omrí fue exterminada, los profetas y los que daban culto a Baal fueron asesinados y el templo de Baal en Samaría fue destruido Asi Jehú exterminó la dinastía de Omrí y destruyó también la religión de Baal que fue un amargo ñuto de esta dinastía (29)

V ibid,, pp 320 ss

VII

EL REINO DE ISRAEL

193

4 ) _ Dinastía da Jehú J E H Ú (841-814 a C ) I Re 1028.-36 —Sabemos que Jehú fue rey en el 841, a C , porque aparece en la estela negra de Salmanasar I I I fechada en el 841 a C Cuando en este año Damasco fue atacada por Salmanasar III, Jehú inauguró su nueva política no sólo no ayudando a Jazael sino pagando tributo al invasor En el 839 a C Salmanasar volvió pero Damasco todavía ofreció su ayuda, el rey asmo se retiró y las dificultades domésticas acapararon su atención Jazael entonces volvió sobre Israel Se adueñó de la Transjordama hasta el Arnón Fenicia y Juda ya habían roto con Jehú A su muerte el remo de Israel había disminuido un tercio de su territorio YEHOAS (814-798 a C ) 2 Re 13:1-9 — Yehoas, hijo de Jehú, tuvo dificultades con Jazael Elíseo permaneció fiel a la dinastía de Jehú y su influencia fue ciertamente grande, previo las dificultades y animó al rey y al pueblo Alrededor del año 802 a C Adad-Nir a n III intervino en Siria, Damasco fue devastada e Israel tuvo que pagar tributo Pero los asinos tuvieron que retirarse debido a las pérdidas en el este

YEHOAJAZ (798 a 782 a C) 2 Re 13:18-13 — Yehoajaz era hijo de Yehoas Damasco había sido debilitada por la invasión de los asinos Yehoajaz derrotó a los árameos en 3 batallas y consiguió el territorio perdido Bajo su remado Israel volvió lentamente a su vieja prosperidad y hubo un renacimiento paralelo en Juda Yehoaj az tuvo una batalla con Amasias de Juda en Bet semes y se dirigió a conquistar Jerusalén (La misión de Elíseo continúa bajo Jehoran y Yehoajaz ) JEROBOAM II (783-743 a C ) 2 Re 14:23-29 — El largo remado de este capacitado príncipe dio a Israel la ilusión de volver a los tiempos de Salomón La Biblia no nos ha dicho mucho sobre ¿1, sin embargo es cierto que su remado marcó el apogeo de Israel Las excavaciones de Samaría y de Meguidó así como los libros de Amos y Oseas, ilustran la prosperidad de este remado Todo el territorio de Israel estuvo libre de la influencia extranjera y Judá fue un aliado pero no ciertamente un estado tributario, florecieron el comercio y los negocios en los dos remos Por primera vez, sin embargo apareció, «el problema socia1» La riqueza estaba en manos de pocos y la masa del pueblo vivía en la miseria Amos presenta una vivida pintura del estado de los problemas (Los Profetas Amos y Oseas, el ultimo continuó la misión bajo los sucesores de Jeroboam) 13


194

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

ZACARÍAS (743 a C ) 2 Re 15:8-12 —Al remado de Jeroboam I I le siguió un período de anarquía Su hijo Zacarías permaneció en el trono solamente durante seis meses fue asesinado por Sallum Este es el fin de la dinastía de Jehú Siguió un período de anarquía. SALLUM (743 a C ) 2 Re 15-13-16 —Sallum remó sólo un mes Su rival, Menajem de Tirsa—representante de un partido en favor de los asirlos—dispuso de él y se apoderó del poder

5)

Dinastía de Menaiem

MENAJEM (743-738 a C ) 2 Re 15:17-22 — Menajem desarrolló toda la crueldad de los asinos contra sus rivales Se sometió a TiglatPiléser III, pagándole un rico tributo, y fue reconocido por él. El desarrollo de la historia se ve ahora dominado por el despertar de Asina. Tiglat-Piléser I I I (745-727 a C ) es el verdadero fundador del Imperio asmo En la Biblia se le llama Pul, por los documentos asinos-babilomos sabemos que se apoderó del trono de Babilonia y gobernó allí con el nombre de Pulu En el 738 a. C consiguió el control sobre Siria, en este año «Menajem of Samaría», con otros reyes, paga tributo Para pagar este tributo Menajem había impuesto fuertes tributos a sus nobles, y como favorecedor de los asinos, había perdido la ayuda del pueblo Por el testimonio del profeta Oseas parece que su remado estuvo marcado por las rivalidades de los partidos en pro de Asina y en pro de Egipto

(738-737 a C) 2 Re 15:23-26 —Menajem fue sucedido por su hijo Pecajías que remó sólo dos años Fue asesinado por Pecaj Éste puso fin a la dinastía de Menajem. PECAJÍAS

PECAJ (737-732 a C ) 2 Re 15:27-31 —Pecaj era hijo de Remaliaj, general de Pecajías, era del partido anti-asino Su primer acto fue hacer una alianza con Damasco, porque Resín de Damasco había Visto la necesidad de formar una liga antiasiria Los dos reyes trataron de ganar para la liga a Jotam de Judá, pero no tuvieron éxito La alianza con Judá era importante porque esto hubiera puesto a la liga inmediatamente en contacto con los egipcios Por esto Resín y Pecaj decidieron atacar a Judá, quisieron destronar la dinastía remante y poner en el trono a un cierto «hijo de Tabee]» que era arameo Jotam murió y su hijo Ajaz tuvo que soportar lo mas duro del ataque, la guerra siró efraimita Mientras tanto, la ayuda para la liga había ido creciendo Ahora incluía Tiro, Sidón, Gaza, Filistea, Edom y la rema de Arabia Ajaz fue derrotado por los siro-efraimitas y fue sitiado

VIII

EL REINO DE JUDÁ

195

en Jerusalen, pidió ayuda a Tiglat-Pi'é^er III Era el año 734 a C y probablemente el rey asmo estaba ya luchando contra la liga Aram e Israel formaban el corazón de la liga, y así el rey asmo decidió aislarles de las ayudas que tenían o podrían tener Para prevenir una interferencia de Egipto sometió a Filistea, tomó Gaza cuyo rey, Hanun, huyó a Egipto Tiglat-Pdéser entonces volvió a Israel,. devastó Galilea y Gilad y deportó a los habitantes En el 733 a C inició una campaña contra Resín que opuso una feroz resistencia, pero en el 732 a C Damasco cayó Resín fue ejecutado y su pueblo deportado Israel también hubiera sido destruido totalmente, pero el partido en favor de asma destronó a Pecaj y puso en su lugar a Oseas OSEAS (732-724 a C) 2 Re 17:1-4 —Israel estaba ahora reducido a Samaría El territorio conquistado, cuyos habitantes habían sido deportados, estaba dividido en tres provincias Meguidó, Dor, y Gilad En el 727 a C Tiglat-Piléser I I I murió, cuando su hijo Salmanasar, gobernador de Fenicia, fue a tomar posesión del trono, el partido antiasino recibió un nuevo impulso de Vida Pero Salmanasar V(726722 a C ) fue reconocido como rey de todo el imperio Sin embargo los ciudadanos fenicios se habían rebelado Salmanasar sitió Tiro pero no pudo tomarla, durante el sitio (725 a C ), Oseas de Samaría pagó el tributo anual Sin embargo pronto el rey oyó que Oseas estaba conspirando con Egipto, y actuó al momento En 724 a C Oseas fue arrestado y Samaría sitiada, Sumaria se defendió durante casi tres años En 722 a C Salmanasar V murió y le sucedió Sargón II (722-705 a C) En el 721 a C. Samaría cayó en manos de Sargón Deportaron a la población, por etapas, comenzando por las clases dirigentes La masa del pueblo, unos 27 290 según Sargón (30), fue deportada a la Alta Mesopotamia y allí perdió su identidad Trajeron pueblos de otras reglones y ocuparon su lugar y la colonización de Samaría continuó durante el remado de Sargón y sus sucesores Estos colonizadores trajeron sus propias religiones, pero aceptaron a Yavé como divinidad local, los israelitas que habían quedado, se perdieron en medio de este sincretismo I pagano Después de la caída de Samaría el destino del yavismo estaba centrado exclusivamente en Juda VIII. EL REINO DE JUDÁ En agudo contraste con Israel, el principio de sucesión da-sídica se aplicó rígidamente en Judá Aunque los reyes de Judá fueron al(30)

V. tbtd , p p 284 ss.

%


196

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

gunas Veces asesinados, el verdadero heredero subía al trono automáticamente; no hubo problemas sobre si se había de desechar la línea de David. ROBOAM (931-913 a. C.) 1 Re. 14:21-31; 2 Crón. 10-12. — A la muerte de Salomón, su hijo Roboam fue inmediatamente reconocido como rey de Judá. Cometió un fallo al ser proclamado rey de Israel; de hecho precipitó el cisma. Precisamente en este momento Palestina se hizo el blanco de la expansión de Egipto. Sosaq (Shoshenq), fundador de la Veintidós Dinastía—que había concedido asilo a Jeroboam— invadió Judá; Roboam tuvo que entregar el tesoro de su capital. Parece que la expedición egipcia atravesó todo el país, porque una estela con el nombre de este faraón ha sido encontrada en Meguidó. Los egipcios no conservaron el control sobre Palestina. Roboam construyó una línea de fortalezas a lo largo de sus fronteras. Aparte de la extorsión egipcia, su reinado parece que fue próspero. Se le condena su conducta religiosa.

ABÍAS (9*3-911 a. C.) 1 Re. 15:l-8;2 Crón. 13.— Abías sucedió a su padre. La enemistad entre los dos reinos se rompió en una abierta hostilidad. Abías infligió una aplastante derrota a Jeroboam I en Semarim cerca de Betel y Judá consiguió el control de todo el territorio de Benjamín. Se le condena su conducta religiosa. ASA (911-870 a. C.) 1 Re. 15:9-24; 2 Crón. 14-16.— Asa perdió ante Baasa el territorio que Abías había conquistado. Tuvo que hacer frente a una seria incursión de los nómadas procedentes de Negueb, pero les derrotó. Cuando Baasa hubo tomado y fortificado Rama, seis millas al norte de Jerusalén. Asa recurrió a Ben-hadad I de Damasco y le persuadió para que rompiera su alianza con Baasa. Este último tuvo que abandonar su conflicto con Asa que rápidamente tomó Rama y fortificó Gueba y Mispá. El recurrir a los extranjeros fue un grave error; sin embargo es alahajia la conducta religiosa de Asa, aunque no quitó los «altos lugares». Se puso enfermo al final de su reinado. (870-848 a. C.) 1 Re. 22:41-51; 2 Crón. 17,20.— Josafat había sido ya corregente durante la enfermedad de su padre. TuVo relaciones amistosas con Ajab de Israel, y su hijo, Jehoram, casó a Atalía, hija (o hermana) de Ajab. Re. y Crón. presentan el reinado de Josafat con una luz diferente, aunque ambos le presentan como un sincero yavista que continuó la tradición de Asa; pero los «altos lugares» no desaparecieron. JOSAFAT

VIII.

EL REINO DE JUDÁ

197

1 Re. presenta su reinado como desafortunado. Tomó parte en una expedición contra Ramot-galad en la que Ajab fue asesinado. Incluso antes de esto pudo formar parte en una liga de reyes que se encontró con los asirios en Qarqar. Tuvo el control de Edom y de Esiongeber, pero su flota, que había construido para negociar con Ofir, fue destruida en el puerto. Si el «rey de Judá» que tomó parte en la expedición contra Mesa es Josafat, y no su hijo Jehoram, entonces tenemos otro episodio desafortunado. 2 Crón. por su parte, dedica más tiempo al yavismo del rey y también pinta su reinado como próspero y afortunado. Consiguió el control sobre Edom y combatió victoriosamente una invasión de los Maonitas apoyados por los Moabitas y los Edomitas; consiguió que le pagaran tributo los filisteos y los árabes. En la administración interna organizó el reino militarmente y estableció una administración de justicia. Creó una comisión, compuesta por oficiales y levitas, para instruir al pueblo en la Tora. Parece que podemos reconciliar estas narraciones suponiendo que, si Josafat proporcionó a Israel hechos desafortunados y venturosos, sin embargo tuvo éxito cuando actuó por su cuenta. Su mayor error fue el introducir a una princesa omrita en la dinastía de David; esto iba a tener graves consecuencias en los campos de la sucesión, de la religión y de la política. JEHORAM (848-841 a. C.) 2 Re. 8:16-24; 2 Crón. 21. — El hijo de Josafat, que se había casado con Atalía, Jehoram, fue un antiyavista que permitió el culto a Baal. Tomó parte con Joram de Israel en una expedición que no tuvo éxito contra Mesa de Moab. Como resultado Edom se hizo independiente y Libnaj pasó a poder de los filisteos. Se condena su conducta religiosa. OCOZÍAS (841 a. C ) : 2 Re. 8:25-9:29; 2 Crón. 22:1-9. — Otozías era hijo de Jehoram. Se unió a Joram de Israel en una expedición contra Ramot-galad y fue asesinado por orden de Jehú. Se condena su conducta religiosa. ATALÍA (841-835 a. C): 2 Re. 11; 2 Crón. 22:10-23:21.—A la muerte de Ocozías se hizo cargo del poder s.u madre Atalía. Pudo hacerlo en virtud de su posición oficial como gebirah o «Gran Dama», posición sostenida por la reina madre. Comenzó su reinado c o i una matanza de toda la familia rea], medida necesaria si ella quería conservar el trono. Afortunadamente para Judá, la hermana de Ocozías esposa del sumo Sacerdote Jehoyada, pudo rescatar a su pequeño sobrino, Joás, hijo de Ocozías.


198

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

VIII.

EL REINO DE JUDÁ

199

Fue un desastroso reinado para la religión de Yavé Los adoradores de Bial que habían escapado a la supresión de Jehú encontraron refugio en la corte de Judá, y Baal tuvo un templo en Jerusalén, servido por el sacerdote Matan. Se permitió que permaneciera en pie el templo de Yavé, mis o menos sin interferencia. El sentimiento religioso y nacional se opusieron a Atalía pero, en vista del principio de la sucesión davídica, parecía que no había forma de salir del atolladero, no había heredero de David. Sin embargo, desconocido para el pueblo, el joven Joás iba creciendo en el refugio del templo. Por fin Jehoyada — el sumo sacerdote — organizó una revolución. Se apoderó del templo y de los guardias de palacio y un sábado, cuando los tres cuerpos de guardia estaban haciendo el servicio, recibió su voto de alianza y confió al joven descendiente de David a su protección. Joás, entonces de siete años de edad, fue proclamado rey en el templo. Atalía, asustada por el clamor, fue al templo; fue arrastrada fuera de los recintos sagrados y asesinada.

Ozías se aprovechó de los éxitos de Amasias contra los edomitas y dio mayor desenvolvimiento a Elath. En una expedición contra los árabes se aseguró el paso hacia el sur; también consiguió triunfos sobre los filisteos y los amonitas. Internamente, su reinado se caracterizó por la fortificación de las defensas de Jerusalén, por la reorganización del ejército y por el desarrollo de la agricultura. Enfermó de lepra al fin de su vida y entregó la administración a su hijo Jotam. Según las Crón. la lepra fue un castigo por haber usurpado ciertas prerrogativas sacerdotales; esto parece insinuar una tensión entre el sacerdocio, que se fortalece con Jehoyada, y la monarquía.

JOÁS (835-796 a. C ) : 2 Re. 12; 2 Crón. 24.—Durante su minoría, Joás estuvo bajo Ja tutela de Johoyada que Je hizo un sincero vavista. Restauró el culto y reparó el Templo. Por este tiempo Jazabel de Damasco, que había hostigado a Israel, hizo sentir su presencia incluso en Judá, y Joás se vio obligado a pagar un fuerte tributo. Quizás fue como resultado de esta actitud indigna lo que le hizo ser víctima de un complot de palacio. Se alaba su conducta religiosa; pero no se quitaron los «altos lugares».

AJAZ (736-716 a. C.) : 2 Re. 16*-2 Crón. 28. — Pecaj de Israel y Resín de Damasco, que habían formado una liga contra Asiría, invitaron a Jotam a unirse a ellos, pero rehusó el participar en la liga. Los aliados declararon la guerra, amenazando derrocar la dinastía y colocar en el trono a una persona de su voluntad, a un cierto «hijo de Tabeel». Esta es la situación que Ajaz heredó de su padre. Mientras tanto, muchos otros estados se habían unido a la liga, y comenzaron a actuar. Edom se apoderó del puerto de Elat, los amonitas se liberaron de pagar el tributo impuesto por Jotam, los filisteos atacaron las ciudades de Sefelá, y los siro-efraimitas invadieron Judá. Ajaz fue contra ellos pero fue derrotado; se retiró a Jerusalén donde fue asediado. Isaías intentó persuadir al rey de que él debía confiar en Yavé y todo saldría bien: éste es el objeto de la profecía del Emmanuel y su fundamento. Pero Ajaz rechazó el consejo de Isaías y se volvió para pedir ayuda al rey de Asiría, y cogió el tesoro del Templo para enviarle ricos presentes. Así Ajaz se libró de una difícil situación echando sobre sí mismo el yugo de Assur. Fue en el 734 a. C. cuando Tiglat-Piléser se dirigió contra la liga (31), y en el 732 i. C, cuando hubo cesado toda resistencia, el rey asirio tuvo en Damasco, que había caído ya en sus manos, una gran asamblea para recibir el homenaje y el tributo de sus vasallos. Ajaz había elegido ser vasallo del rey de Asiría, mientras Isaías le había aconsejado con insistencia guardar una estricta neutralidad. A primera vista parecía que el rey tenía razón. La sumisión al joder

AMASIAS (798-781 a. C ) : 2 Re. 14:1-22; 2 Crón. 25.—Damasco había sido debilitado por los asirios y Yehoas de Israel había devuelto la prosperidad de su reino; hubo una prosperidad paralela en Judá. Amasias vengó la muerte de su padre. Se dirigió contra los edomitas y tomó su plaza fuerte, Sela (Petra) y reconstruyó Elat en el golfo de Aqabah. Impulsado por estos éxitos, desafió a Yehoas de Israel. Fue derrotado en Bet-semes y Yehoas se dirigió a tomar Jerusalén. En ocasión de este desastre nacional Amasias había huido de Jerusalén; buscó refugio en Laquis, pero fue asesinado. Se alaba su conducta religiosa, excepto en lo que se refiere a los «altos lugares».

OZÍAS (781-740 a. c ) : 2 Re. 15: 1-6; 2 Crón. 26.—El reinado de Ozías, hijo de Amasias, contemporáneo de Jeroboam II, marca un período de estabilidad, beneficiándose ambos reinos de la debilidad de Damasco y del eclipse del poder asirio. Fue unppríodode expansión con incremento de los negocios y de la prosperidad material.

JOTAM (740-736 a. C): 2 Re. 15:32-38; 2. Crón. 27.—A Ozías le sucedió su hijo Jotam que ya había sido corregente. No sabemos nada de este corto reinado, excepto que continuó la política de su padre y vio el comienzo de la guerra sirio-efraimita. Se alaba su conducta religiosa, con la acostumbrada reserva.

(31)

V. ibid.. p . 283.


200

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

de Agiría era inevitab'e y era políticamente un movimiento perspicaz el anticiparse Pero no fue la llamada de Ajaz la que había, impulsado a Tiglat-Piléser a actuar en contra de la liga, ciertamente lo hubiera hecho en cualquier caso El remo de Juda no era importante para Asina ya que estaba situado mas allá délas grandes carreteras de Siria y Egipto El rey se hubiera satisfecho con una estricta neutralidad por parte de Judá y la neutralidad hubiera salvaguardado la independencia nacional y religiosa del país Pero, declarándose como vasallo, Ajaz había invitado a la interferencia asina en Judá con todas sus consecuencias políticas y religiosas En el campo político ello llevaba una absoluta sumisión (32), cualquier gesto de independencia hubiera sido mirado como un acto de rebelión El camino estaba abierto a las influencias culturales y religiosas Por eso, cuando Ajaz fue a Damasco en 732 a C envió a Jerusalén el modelo de un altar que había visto allí y ordenó la inmediata construcción de un altar similar A su vuelta lo inauguró él mismo y lo instaló en un lugar del altar de bronce que Salomón había puesto delante de la entrada del templo Este y otros cambios del culto son modificaciones inspiradas por el culto asmo y, en parte también por el culto sirio introducidas en el culto de Yave, éstas habían de tener sus repercusiones en la religión de Yavé Durante el remado de Ajaz cayó el remo de Israel 721 a C El rey fue disuadido por Isaías para unirse a otra liga antiasma, Sargón II fácilmente aplastó esta revuelta en 720 a C El peligro asmo fue mas apremiante La provincia asina de Samaría se extendía a lo largo de la frontera norte de Juda y la provincia de Gaza y Ascalón caían al oeste Judá estaba eñ mal momento el país era vasallo de Asina, la influencia extranjera había debilitado el sentimiento nacional y el sincretismo religioso había debilitado el sentimiento yavístico La conducta religiosa de Ajaz es claramente condenada EZEQUÍAS (716-687 a C) 2 Re 18-20, 2 Crón 29-32 - L a gran gloria del hijo de Ajaz esta en la restauración del puro Yavismo. Esto se debió a la actividad del joven y enérgico rey, pero también en gran manera a la ayuda de los profetas Miqueas, que ejerció su ministerio durante este remado, e Isaías, cuya misión, frenada durante Ajaz, se desarrolló eficazmente durante Ezequías T.a reforma religiosa, incluso desde el punto de vista político,fue la primera ocupación esencial Los principales fines de la reforma fueron la extirpación de las prácticas idolátricas, el restablecimiento del puro yavismo (que llevó consigo la purificación del Templo), la centralización del culto, esto es, la supresión de los «altos lugares»

(32) V tbid p 501 (inscripción de Barrakab)

VIII

EL REINO DE JUDÁ

201

El papel de los profetas en estas reformas es oscuro, parece que no estuvieron particularmente interesados en las reformas cúlticas, sino que pedían una reforma interior, espiritual La predicación de estos profetas debió ayudar, sin embargo, a la reforma, que fue, al menos en parte, la realización practica de la vuelta al yaVismo, que fue lo más importante de su predicación Jeremías testifica que la predicación de Miqueas fue eficaz (Jer 26: 18 ss ) A la reforma religiosa la acompañó una restauración nacional Judá parece que no fue molestado por los Asinos hasta el 701 a C , la expedición del 711 a C no se dirigió contra Ezequías, que había permanecido neutral Ademas en este tiempo, Sargón y Senaquerib estaban muy ocupados en el este Hubo una vuelta a la prosperidad en el remo. Debió ser durante este período cuando se hizo el gran canal-túnel desde Guijón hasta Siloé, este era un trabajo demasiado difícil para poder hacerlo bajo la opresión de un asedio En el 703 a C Marduk-apal-iddma (Merodach-baladan) había tomado Babilonia por segunda vez y se había establecido allí como rey Desde allí envió una embajada a Ezequías durante la enfermedad de este último sin duda, el motivo verdadero fue suscitar un entretenimiento en el oeste mientras miraba la forma de consolidar su posición Senaquenb derrotó a Marduk-apal-iddma en 703 a C y devastó la región alrededor de Babilonia Durante esta campaña los estados de Fenicia y Palestina así como Edom y Moab se rebelaron (con la ayuda y estímulo egipcio) Senaquenb se dirigió contra Siria en el 701 a C , tenemos dos relaciones de esta campaña1 —Relación Asina (33) El rey asmo fue llamado a Palestina por unos revolucionarios Los principales líderes eran el rey de Sidón el rey de Askelón, los habitantes de Ekrón, y Ezequías de Judá Hubo cuatro actuaciones militaies- contra las ciudades fenicias Sidón y Acó, contra Askelón, contra Ekrón, y contra Jerusalén Senaquenb no tomó Jerusalén, pero aceptó el tributo 2 —Nanación bíblica Ezequías se rebeló por no querer pagar tributo Senaquenb rápidamente fue contra él Todas las ciudades fortificadas de Juda fueron tomadas, Ezequías fue sometido y pagó el tributo Senaquenb, desde Lakis, envió un ejército contra Jerusaléa y pidió la entrega de la ciudad, pero se retiró para salir al encuentro del ejéicito egipcio de Tirhakah Desde Libna se le mandó a E/equías otra orden de que se rindiera El ejército asmo fue diezmado por «elángel del Señor» Aunque no es sorprendente que los Anales asirlos no digan nada del desastre que sobrevino al ejército del rey en Palestina, si nos sor(33) y~ibid , pp 287 ss


202

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

prende que no se mencione la toma de Lakis, especialmente porque este suceso fue representado en un bajo rebeve de Nmive (34) La explicación mas satisfactoria es suponer que la narración bíblica ha unido las dos campañas La primera en el 701 a C , terminó con el pago del tributo por Ezequías Después, en el 690 a C , Tirhakah llegó a ser corregente en Egipto y fomentó una rebellón en Palestina (Ezequías estaba implicado en ella) Senaquenb estaba ocupado en el este cuando Babilonia estaba en abierta rebelión pero en el 688 a C , se dirigió contra el oeste Lakis fue tomada y Jerusalén sitiada, el ejército de socorro de Tirhakah fue rechazado Sin embargo, la ciudad no se tomó porque los ejércitos asinos estaban atacados de una epidemia (2 Re 19:35) y también porque la presencia de Senaquenb era necesaria en su país (2 Re 19:7) La rebelión de Ezequías terminó con la reducción de Judá a la parte montañosa alrededor de Jerusalén El rey dedicó los últimos años de su vida a la restauración de la vida pública de su pueblo gravemente maltratado Se elogia sin reserva su conducta religiosa (La misión de Isaías y Miqueas se continuó bajo Jotam, Ajaz, y Ezequías ) MANASES (687-642 a C ) 2 Re 21: 1-18: 2 Crón 33: 1-20 - E l largo r emado de Manases fue desastroso para la religión de Yavé No fueron populares las reformas de Ezequías porque se habían dirigido contra las costumbres inveteradas, ahora hubo una fuerte reacción Además bajo Assurbampal, Asina estaba en el climax de su poder y su influencia se hizo sentir en el campo del culto y en el religioso, como fiel vasallo, Manases procuró agradar a sus amos cediendo a esta influencia Sin embargo hubo resistencia, particularmente en el círculo de los que eran fieles alas enseñanzas de Isaías, la supresión de esta influencia fue cruel y efectiva Sin embargo, la lealtad de Manases pareció sospechosa y fue enviado preso a Babilonia, esto sucedió probablemente después de 648 a C cuando Assurbampal, habiendo tomado B ibiloma, reafirmó su autoridad en Palestina El rey fue puesto en libertad después de unos años A su vuelta traj:ó_de hacer algo para restaurar la religión de Yavé También se dedicó al fortalecimiento de las defensas de su capital y el remo pero la muerte corto en breve su trabajo Se condena su conducta religiosa AMÓN (642-640 a C)- 2 Re 21:19-26, 2 Crón 21-25 - A Manases le sucedió su hijo Amón que pertenecía a la antirreforma, al parti(34)

V A N E P , laminas 371-74.

VIII

EL REINO DE JUDÁ

203

do en favor de los asmos Remó sólo dos años antes de ser asesinado por una conspiración de palacio Se condena su conducta religiosa JOSÍAS (640-609 a C): 2 Re, 22 1-23 30, 2 Crón 34-35 - El asesinato de Amón disgustó a «la gente del país» (esto es, a los que disfrutaban de plenos derechos civiles), los cuales eran fieles a la línea davídica, se levantaron contra los conspiradores y colocaron en el trono al hijo de Amón, Josías, un niño de ocho años El remado de Josías coincidió con el repentino colapso y la caída de Asma, este hecho le hizo posible al joven rey llevar adelante su reforma y \e permitió reorganizar su remo Aunque la Biblia calla sobre la política profana interna de Josías, es cierto que debió haber una resistencia nacional que luchó con la reforma religiosa y la política de independencia Hubo también conquistas territoriales pero no podemos determinarlas El incidente de Mcguidó apunta a la reorganización de los ejéicitos Josías comenzó su reforma a los 12 años de comenzar su reinado (628 a C ) Esta reforma atacó principalmente el culto asmo, y fue, por lo tanto, también un rechazo de la dominación extranjera En el año 18 de su remado, cuando el secretario Safan fue enviado para vigilar la colecta para la restauración del Templo, el sacerdote Helcías le dio el «libro de la ley» que había sido encontrado en el Templo, este descubrimiento providencial dio un nuevo ímpetu para la reforma En general se esta de acuerdo que el «libro de la ley» es el código deuteronómico (Dt 12-26), la tradición legal del remo del norte, que había sido llevado a Jerusalén por levitas refugiados por el tiempo de la caída de Samaría en 721 a C , fue depositado en el Templo donde se le abandonó y por fin se perdió Las esperanzas surgidas por la restauración nacional bajo Josfas se desvanecieron rápidamente En el 609 a C , Necao, buscando mantener el poder en Mesopotamia, fue en ayuda de los derrotados asmos Siguió la ruta ordinaria que los ejércitos asirios llevaban hacia Asma, a lo largo de la carretera costera que lleva a Carmel, después tierra adentro hasta Meguidó Josías se le opuso en Meguidó, y fue denotado y asesinado Parece que Josías se oponía a sostener su política de independencia Los egipcios eran una amenaza si iban a restablecer Asma o a aprovecharse de la situación para tomar posesión de Palestina La trág ca muerte del rey significaba el fin de la reforma y e l comienzo del fin de Juda La reforma había venido demasiado tarde, era necesario el Exilio para una total purificación del Yavismo La conducta religiosa de Josías es elogiada sin reserva (Sofonías y Nahum llevaron adelante su misión durante el reinado de Josías )


204

1

VIII

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

LOS R E Y E S DE JUDÁ E ISRAEL David Salomón

a C 1010-970 a C 970-931

JUDÁ

931-91"

Abías

913-913

Josaíat Jehoram Ocozías Attalía Joas Amasias Ozías

Jqtam A]

Manases Amón Josías

ASIRÍA

Roboam

Asa

JUDÁ

Jeroboam I

Nadab Baasa Ela Zimrí Omrí 870-848 Ajab Ocozías 848-841 Yehoran 841 841-835 Jehu 835-796 Yehoas 796-78] Yehoajaz 781-740 Jercjboam I I 911-870

ZÍ carias Ss 1-lum 740-736 M majem Pe cajías 736-716 P( caj OÍ eas 721-Caída

931-910

Assur dan I I Adad-niran II

934-912 91 2-890

910-909 909-886 886-885 885 885-874 Assur nasir-palll 883-859 871-853 853-852 Salmanasar 859-824 853-841 841-814

814-798 Sam-siadad V 798-783 Adad-mran I I I 783-743 Salmanasar IV Assur-dan I I I Assur-mnari V Tiglat-PileserlII 743 743 743-738 738-737 737-732 732-724 Salmanasar V Sargón II de Samaría

824-811 811-78 783-773 773-754 754-745 745-727

727-722 722-70o

EGIPTO

Exequias

716-681 Piankhi Sabako Sebteko

ca 715 710-696 Scnaquerib 696-685

705-681

205

EL REINO DE JUDÁ

I*«A;EL

ASIRÍA

687-642 Tirhakah 690-667 Esarhaddón Necao I 667-663 Assurbampal 642-640 Psammético I 663-609 Assur-etil-ilaní 640-609 Sm-sar ískum Necao I I 609-593 Assur-ubal-ht I I

681-66 ( 669-632 632-629 629-612 612-606

IMPERIO NEO-BABILÓNICO

Nabopalasar 609 609-597 Nabucodonosor 697 697-587 Psammético I I 593-588 Apnes 588-566 687-Caída de Jerusalén Yehoajaz Yehoyaquim Joaquim Sedecías

626-605 605-562

YEHOAJAZ (609 a C ) 2 R e 23:31-35, 2 Crón 36: 1-4 - D e s p u é s d e la m u e r t e d e Josías «la gente del país» proclamó r e y a Yehoajaz, hi]0 del anterior Tres meses más t a r d e , Necao convocó a Yehoajaz a su c a m p a m e n t o de Iblaj, le desposeyó y le d e p o r t ó a E g i p t o . Colocó e n su lugar a su h e r m a n o Ehajim, c a m b i a n d o su n o m b r e p o r Yehoyaquim YEHOYAQUIM (609-587 a C ) 2 R e 23:36-24: 6, 2 Crón 36:5-8 Yehoyaquim era vasallo de Necao y p a g a b a t r i b u t o a E g i p t o , p a i a hacer esto t u v o que g r a b a r con más tasas al pueblo La trágica m u e r t e de Josías h a b í a sido u n escándalo p a r a J u d á , Y a v é n o h a b í a salvado al piadoso rey y las promesas de los profetas llevaron a conclusiones erróneas H u b o u n a violenta reacción a n t i a s i n a encabezada por el r e y y la corte, y t o d o el viejo sincretismo i n v a d i ó el Templo Mientras t a n t o , Nabucodonosor. como general de su p a d r e Habopalasar, había d e r r o t a d o a Necao en Carquemis y había sido rechazado a E g i p t o E n el 604 a C , ya rey, fue a P a l e s t i n a y d e s t r u y ó Askelón; fue p r o b a b l e m e n t e en esta época c u a n d o Y e h o y a q u i m p r e s t ó obedien-


206

X

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

cía y se hizo vasallo de Babilonia En el 601 a C Nabucodonosor se dirigió contra Egipto, pero tuvo que retirarse sin conseguir su objetivo En esta época Judá estaba dividida en partidos, el partido en favor de Egipto consiguió ventaja y Yehoyaquim se rebeló Nabucodonosor no se veía libre para intervenir inmediatamente de manera personal, pero envió fuerzas locales babilónicas, juntamente con grupos de Edomitas, Amonitas, y Moabitas a la lucha Antes de llegar a Palestina Yehoyaquim había muerto, en circunstancias muy oscuras, y fue sustituido por su hijo Joaquín Se dondcna la conducta religiosa de los cuatro últimos reyes de Judá JOAQUÍN (597 a C) 2 Re 24 8 17, 2 Crón 36: 9-10 - J e r u s a lén fue asediada y Joaquín se entregó después de tres meses El rey y la rema madre, juntamente con los ciudadanos líderes, fueron llevados a Babilonia Esta fue la primera deportación SEDECIAS (587-587 a C ) 2 Re 24 18-25: 7,2 Crón 36, 11-13 — Nabucodonosor puso como rey al tío de Joaquín, Matanías, de veintiún años de edad, a quien le dio el nombre de Sedecias (Como en el caso de Yehoyaquim, es un nombre ya Vista, y con dificultad hubieía sido impuesto por un babilonio, quizás en ambos casos, es un nombre de coronación ) Debido a la deportación de los líderes el remo estaba casi en un estado de anarquía Sedecias era débil y totalmente incapaz de controlar los partidos rivales: uno, representado por Jeremías, aconsejaba la sumisión a los babilonios; el otro, más fuerte, buscaba el apoyo de Egipto y tenía el favor del pueblo En el 590 a C Psammético II apareció en Palestina, después de esto, Sedecias, cuya conducta era sospechosa, fue a Babilonia para dar explicaciones de su conducta Durante todo este tiempo, Jeremías predicó contra la alianza con Egipto y tuVo que luchar contra los falsos profetas, y Ezequiel, que había sido deportado con Joaquín, predijo la caída de Jerusalén Sedecias finalmente se rindió al partido egipcio Se formó una liga con Amón, y Apnes (que había sucedido a Psammético) persuadió a Tiro y a Sidón a que se unieran Nabucodonosor actuó mmediatamente sometió a Fenicia y bloqueó a Tiro y entonces envió sus principales fuerzas contra Judá En el 588 a C Jerusalén fue asediada, fueron tomadas todas las fortalezas del remo, sólo Lakis y Azeqá se mantuvieron por algún tiempo (35) El asedio fue levantado cuando Apnes apareció en Sefelá con un ejército egipcio, pero fue rápida(35) La caída de Azeqa es conmovedoramente descrita en una de las cartas de Lakis (pergamino descubierto en Lakis) un oficial al cargo de un puesto de observación escribe al comandante de Lakis que las señales de fuego de Azeqa ya no pueden verse (V ANET, p 322)

IX

EL EXILIO Y LA RESTAURACIÓN

207

mente rechazado y el asedio fue reanudado La ciudad se defendió obstinadamente a pesar de la terrible situación de hambre En julio del 587 a C , se había abierto una brecha en el muro Sedecias, con algunos de sus oficiales, escaparon por la noche y huyeion a Jencó, pero fueron capturados y llevados al campamento de Nabucodonosor en Ribla Los hijos de Sedecias fueron ejecutados en su presencia después, a él le sacaron los ojos y le llevaron a morir a una prisión de Babilonia Las murallas de la ciudad fueron derruidas, el Templo y sus edificios quemados, y se apoderaron de los vasos sagrados Parte de la población fue deportada a Babilonia El remo de Judá había llegado a su fin Después de la caída de Jerusalén Judá había pasado a ser una provincia de Babilonia Antes de dejar Siria, Nabucodonosor nombró como gobernador a untakGodolías. de noble familia, que según un sello encontrado en Lakis llevando su nombre, había sido primer ministro de Sedecias Se estableció en Mispá, aparentemente porque Jerusalén estaba inhabitable, estaba apoyado por una pequeña guarnición babilónica, y tuvo el apoyo moral de Jeremías Godolías trató de conciliar al pueblo, pero fue víctima de un complot maquinado por un tal Ismael, miembro de la casa real, la guarnición babilónica y algunos judíos fieles a Godolías fueron asesinados Ismael escapó a Amón, mientras muchos judíos, temiendo la venganza babilónica, huyeron a Egipto, llevando consigo a Jeremías que se negaba a ello De hecho, Nabucodonosor no castigó inmediatamente a los judíos Jer 52:30 habla de una tercera deportación en el 582 a C , ésta sería alrededor de unos cinco años después del asesinato de Godolías (Jeremíascontmuó su misión desde el remado de Josias hasta después de la caída de Jerusalén ) Hubo tres deportaciones (en el 597 a C , 587 a C , 582 a C ), pero es difícil determinar un número concreto de deportados En Jer 52:2830 se dan cifras para las tres deportaciones y la suma total es sóo de 4 600 Parece un número razonable porque aunque probablemente cuenta sólo los varones adultos, posiblemente el número total no sería más de cuatro veces mayor, quizás, todo lo más, 20 000 personas IX.

EL EXILIO Y LA RESTAURACIÓN 1)

Los antecedentes

ÚLTIMOS AÑOS DEL IMPERIO BABILÓNICO — Con la muertt de Nabucodonosor en 562 a C el poder de Babilonia declinó rápidamente: la situación estaba agravada por la falta de estabilidaJ m-


208

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

terna. El hijo de Nabucodonosor, Avil-marduk (562-560 a. C.)—Evilmerodac que puso en libertad a Yehoachim (2 Re. 25:27-30)—reinó sólo dos años; es probable que su hermanastro, Neriglissar (560^556 a. C), consiguió el trono como usurpador. Su hijo y sucesor, LabasiMarduk (556 a. C.) era menor de edad y pronto fue sustituido por Nabonides (556-539 a. C.) que se apoderó del trono. Este rey parece haber sido más un arqueólogo que un gobernador: excavó los lugares del templo en Babilonia y descifró antiguas inscripciones. Por razones que no son claras residió durante ocho años (552-545 a. C.) en el oasis de Teima en el desierto de Arabia (36) y dejó los asuntos del imperio en manos de su hijo Belsazar. Los Medos. bajo Ciajares, habían sido una potencia peligrosa para Babilonia y el mismo peligro persistía bajo Astiages (585-550 a. C). Así cuando Ciro, un príncipe persa, se rebeló contra su señor de la Media, se vio apoyado por Nabonides. Pero Ciro experimentó pronto la gran amenaza que siempre había sido la Media y Nabonides rápidamente hizo una alianza defensiva con Amasis de Egipto (569-525 a. C.) y Croso de Lidia (570-546 a. C). En el 546 a. C. Lidia fue derrotada; aunque Ciro no actuó inmediatamente, su poder que crecía rápidamente, hizo inevitable la ruina de Babilonia. En el 539 a. C. Ciro atacó y Nabonides fue derrotado en Opis sobre el Tigris y a continuación hecho prisionero. El general de Ciro, Gobrias, tomó Babilonia sin la menor resistencia; Belsazar murió aparentemente asesinado. El imperio babilónico de corta duración llegaba a su fin. E L RESURGIMIENTO DE PERSIA. — Ciro, persa, era gobernador de un pequeño reino de Anshan, en el sur del Irán, y Vasallo de Astiages, rey de los Medos. En el 555 a. C. se rebeló: en el 550 a. C. se había apoderado de Ecbátana, la capital de Astiages, y del Imperio medo. En el 546 a. C. invadió Lidia (al oeste de Asia Menor), aliada en ese momento con Babilonia y Egipto, y tomó la capital Sardis. Lidia fue incorporada a su reino y, evidentemente se hizo con el control de la Alta Mesopotamia. La alianza egipcia en este momento fue inútil y Babilonia fue asolada. Pero Ciro no tenía prisa; hizo una campaña hacia el Este y extendió sus dominios casi hasta la India. Después en el 539 a. C. ganó Babilonia en una singular batalla (37). Ciro era el amo/clel más grande Imperio que el mundo había conocido. Ciro fue un culto gobernador que supo ganarse el respeto y la lealtad de sus subditos. Es claro que los mismos babilonios, conocedores (36) Verpág. 92, de la «Oración de Nabonidus» encontrada en Qumran (4 Q). (37) La narración de Ciro de su triunfo babilónico está contado en el Cilindro de Ciro; v. ANET, p p . 315 ss.

IX.

EL EXILIO Y LA RESTAURACIÓN

209

de su carácter magnánimo, gustosamente habían cambiado de amos; no hay duda que esto ayuda a explicar la asombrosa facilidad de su conquista. Tuvo particular cuidado de respetar las susceptibilidades religiosas de sus subditos y les permitió la autonomía en el culto; incluso permitió a la gente que había sido deportada que volviera a su país de origen. Todo esto no significa debilidad en el poder político. El ejército persa se mantenía en pleno poder y un complejo sistema gubernamental se había establecido para controlar el vasto Imperio que está dividido en provincias y satrapías. Pero la política general de Ciro puso claramente a la luz su trato benévolo con los judíos. Por el año 538 a. C . el primer año de su reinado en Babilonia, Ciro publicó un edicto autorizando la vuelta de judíos cautivos a Judá y proporcionándoles fondos para reedificar el Templo (Ez. 1:2-4; 6: 3-5). No es de extrañar que el Deutero-Isaías (el desconocido autor de Is. 40-55) haya expresado, en ardientes colores, la carrera de este libertador, el Ungido del Señor (Is. 45:1; cf. 44:28-45:13; 41:2 ss. 25). Hubo paz en todo el Imperio persa, pero Ciro fue muerto en una campaña contra los pueblos nómadas de más allá de las fronteras del este. Le sucedió su hijo Cambises (530-522 a. C ) . que conquistó Egipto, el cual permaneció bajo el control persa hasta el 401 a. C . En el 522 a. C., mientras Cambises estaba ausente, Gaumata usurpó el trono. Cambises murió—la verdad es que se suicidó-*-y un oficial, Darío, aceptado y apoyado por el ejército, destronó a Gaumata. Darío T (522-486 a. C.1, durante sus dos primeros años, tuvo que habérselas con rebeliones en todas las partes, parecía que el Imperio persa se iba a desmoronar en piezas. Pero cuando hubo pasado esta crisis, Darío no sólo consolidó su posición sino que extendió más adelante las fronteras de su reino de tal manera que, bajo su reinado, Persia llegó a su cénit. Su único fracaso fue en Grecia donde la batalla de Marathón (490 a. C.) detuvo su deseo de tomar aquel país. Darío fue sustituido por su hijo Jerjes I (486-465 a. C). Babilonia se rebeló y fue destruida. En el 480 a. C. Jerjes invadió Grecia y arrolló a los espartanos en las Termopilas, se apoderó de Atenas. Sin embargo, la decisiva batalla naval de Salamina, y los subsiguientes reveses militares, obligaron a salir a los persas de Europa. Jerjes fue finalmente asesinado y sustituido por su joven hijo, Artajenes I Longimano (465-424 a. C ) . Nos ocuparemos de él en la época de Nehemías, materia de la sección siguiente. 2)

Judá después de 587 a. C.

En la campaña de 587-587 a. C. Judá fue totalmente devastada: no sólo Jerusalén fue arrasado sino también todas las ciudades del 14


210

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

Sefela y el país montañoso A parte de los deportados, miles debieron morir por la espada o por el hambre o por las enfermedades, y miles debieron de huir del país, buscando refugio especialmente en Egipto. Es difícil de determinar la situación política Sin embargo el país no fue repoblado por otros pueblos como había sucedido en Samaría,, aunque los Vecino^ Edomitas, Amonitas, y Árabes se establecieron en algunas partes de él Lo restante del país, donde habitaba un pueblo muy pobre (un número bastante menor de 20 000), fue anexionado a la administración de Samaría Era un territorio, limitado porque los Edomitas ya habían avanzado hasta medio camino entre Hebrón y Belén Pero, a pesar de su completa destrucción, Jerusalén todavía a-trajo a los espíritus impregnados del Yavismo y en las rumas del Templo la gente comenzó a orar (vide Lamentac ) Pero la esperanza en el futuro permanecía, no en esta lastimosa ruma, sino, como lo había prometido Jeremías y Ezequiel, con los_exilados en Babilonia. 3)

Los exilados e^

Babilonia

Debería tenerse muy presente que los judíos exilados en Babilonia eran la crema del país, sus líderes políticos, religiosos e intelectuales Esto explica por qué el número dado por Jeremías (un total de 4 600 adultos varones) fue tan reducido Vivieron en lugares especiales cerca de Babilonia y su hado no fue sin duda adverso Existió la opoitunidad del progreso económico y muchos de ellos lo hicieron tan bien que prefirieron permanecer en Babilonia después que Ciro les abrió el camino para Volver a Palestina Fue inevitable que muchos judíos, cuya fe había sido sacudida por el terrible desastre que había destruido a su nauón, fueron ganados por la cultura babilónica Pero otros todavía se adhirieron mas fuertemente a su pasado En el plan inescrutable de Dios el Exilio fue uno de los momentos mas fructíferos er^laliistoxia.deJ[s_rael El pueblo aprendió a conocer a su Dios como nunca antes lo había hecho, y, animado por Ezequiel primero y después por el gran Déutero-Isaías. salieron a flote por una nueva e inextinguible esperanza Lo más importante de todo, desde nuestro punto de vista, fue que la Biblia, tal como nosotros la conocemos ahora, comenzó a tomar forma El Templo siguió adelante con su culto elaborado, de este modo el fiel de Yavé volvía a sus tradiciones Entonces fue cuando la historia del Deuteronomio recibió su última forma, cuando se compilaron los dichos de los profetas, y cuando se fijó la tradición sacerdotal Estaba comenzando a existir una nueva comunidad forjada para la etapa final del plan preparatorio de Dios

IX

EL EXILIO Y LA RESTAURACIÓN

4)

211

T.a Restauración

En el primer año de su remado en Babilonia (538 a. C.)f Cu o puhhcÓLun_decreto_con la autorización de la restauración de la comunidad judía y el culto de Yavé en Palestina (Ez 1: 1-4, 6 25) El decreto no sólo indicaba la devolución de los vasos sagrados que Nabucodonosor se había traído sino que también se ocupaba de que el coste de la restauración del Templo se pagara con el dinero de los fondos del Imperio Los judíos de Babilonia estaban decididos a soportar financieramente toda la aventura y todo el que quería hacerlo era libre de volver a Judá Sesbazzar «príncipe de Juda», esto es, un miembro de la familia real y, al parecer, un hijo de Joaquín, fue encargado del proyecto Un pequeño grupo le proclamó su líder Una de las primeras cosas de los exilados al volver fue el restaurar el altar de los holocaustos En medio de las rumas del Templo se estableció un culto, lo primero de todo, un lazo esencial con el pasado se había rehabilitado En la Primavera del 537 a C se pusieron los fundamentos del segundo Templo Parece que esto fue a todo lo que se extendió el .primer in±en,tQ_de la restauración Sólo un puñado de hombres habían vuelto los Judíos que les había ido bien en Babilonia prefirieron quedarse allí, asimismo existía una generación para la que Palestina era un país extraño Los judíos a los que habían dejado en Judá y los que habían tomado posesión de las tierras judías, no les gustaba ver volver a los exilados Mas aún, los judíos que habían vuelto rehusaron la ayuda que les habían ofrecido los samantanos en la reconstrucción del Templo Por causa de esto, las primeras amistades se endurecieron ante la oposición y mas aún, el trabajo tuvo que cesar El pueblo se desalentó y la empresa estuvo en inminente peligro de desaparecer Pero un grupo más numeroso de exilados volvió, en una época entre el 539 a. C. y el 522 a. C , bajo el Ijderato del Zorobabel y el sumo sacerdote Jojsuá Zorobabel, descendiente de Joaquín, sucedió a su tío Sesbazzar como pekah (gobernador) Todavía, al final del remado de Cambises, el total de la población (incluyendo los que habían vuelto del exilio juntamente con los judíos que se habían quedado en el país) del pequeño territorio de Judá no podía ser mucho mayor de 20 ()()<) habitantes El desánimo se agravó por las tensiones que se produjeron dentro de la comunidad No todos los que habían vuelto e incluso muj j)ocos de los que se habían quedado estaban impulsados por los motivos más sagrados Algunos estaban dispuestos a aprovcchaise de lis desgracias de los demás (Is 58:1-12, 59.1-9) y todavía prevalecían ciertas prácticas de sincretismo religioso, especialmente entre los ime s e habían quedado en el país (Is 57.3-10, 65 1-7 11, 06:3 ss 7) l a más


212

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

amarga realidad parecía mofarse de las palabras del Déutero-Isaías Pero los profetas Ageo y Zacarías combatieron el desaliento y en el 520 a C Zorobabel comenzó, en serio, la reconstrucción del Segundo Templo Fue en este momento esperado por todos cuando Tattenay, Sátrapa de Abar-nahara («Al otro lado del río», la satrapía del Transeufrates, que incluía Siria y Palestina), pidió la autorización a Zorobabel Se decidió a comprobar la autenticidad del decreto de Ciro, y mientras tanto no permitió continuar adelante con los trabajos El decreto de Ciro apareció en los archivos reales de Ecbatana, la capital del verano Darío I publicó un nuevo decreto en favor de la construcción del Templo, con indicaciones precisas de atender al culto y a los gastos y con sanciones contra cualquiera que pudiera oponerse al decreto (Ez 6 1-12) El Segundo Templo se dedicó durante la Pascua del 515 a C No sabemos nada de la situación existente en Juda durante más _____ del medio siglo siguiente A Zorobabel no se le vuelve a mencionar Es posible que como descendiente de David y centro de la esperanza mesiánica (v Ag 2:23, Zac 6 9-11) fuera quitado por las autoridades de Persia (38) Durante este período se constituyó la provincia de Yehud (Judá), en extensión fue aproximadamente la misma que el territorio confiado a Godolías en el 587 a C Su límite por el norte era Betel, por el sur alcanzaba un poco más alia de Belén, al oeste estaba limitada por las provincias de Asdod Aunque el Templo había sido restaurado, todos los intentos por reconstruir los muros de Jerusalén fueron inútiles por la oposición de los saniantanos Se dejó para Nehemías y Esdras el lograr la plena restauración de la comunidad judía X.

LA OBRA DE NEHEMÍAS Y ESDRAS

1) Sus, antecedentes Tuda había sido hecha provincia de Persia y, hasta la aparición de Alejandro el Grande, la suerte de la comunidad judía estuvo unida a la historia del Imperio persa El largo reinado de Aryyjsrjej J. T.ongima.no (465-424, a. C ) estuvo lleno de dificultades En el 460 a C el rey hizo frente a una rebelión en Egipto, que había sido suscitada por un libanes de nombre Inaros Megabyzus, sátrapa de Abar-nahara, dirigió la campaña contra Egipto, se prolongó hasta el 454 a C cuando Inaroa fue hecho prisionero A continuación (449-448 a C ) el mismo Megabyzus se rebeló, pero terminó siendo confirmado en su

X

V B n g h t , op c i t , p

355

213

oficio Después de esto el interés del rey se fijó en procurar la estabilidad de Abar-nahara, y demostró preocupación por los asuntos de Palestina En el 449 a C Artajerjes estuvo de acuerdo con la paz de Calhas cuyos términos exigían que se concediera la independencia a las ciudades griegas del Asia Menor y que la flota persa se la excluyera del Egeo Sin embargo la guerra del Peloponeso (431-403 a C ) hizo que Persia volviera a conseguir el control de las ciudades griegas .Tenes II, que sucedió a su padre, fue asesinado poco después de un mes de haber subido al trono Después de muchos desórdenes, otro hijo de Artajerjes ocupó el trono, Darío II Nothus A éste le sucedió Artajerjes II Mnemon (404-358 a C ) En el 401 a C Egipto se hizo independiente, en el mismo año Artajerjes tuvo que hacer frente a una revolución encabezada por su hermano, Ciro el Joven En Cumaxa de Babilonia, Ciro fue derrotado y muerto, la campaña, y especialmente la consiguiente retirada de 10 000 griegos sobrevivientes del ejército de Ciro, ha sido inmortalizada por Jenofonte en la Anábasis Poco después de esto los sátrapas del oeste se sublevaron y consiguieron al apoyo de Egipto, pero hacia el año 360 a C la revolución desapareció 2)

Cronología de

Esdras-Nehemias

No tenemos plena evidencia de la situación en Tuda entre los años 515 a 445 a. C , pero es suficientemente clara desde el período siguiente que había un ambiente de desilusión en la minúscula provincia La monarquía davídica no había sido restaurada y la monótona realidad no reflejaba nada de los colores luminosos del Deutero-Isaías Era urgentemente necesaria la reorganización política y la renovación espiritual de la comunidad y, felizmente, los hombres que cumplirían ambas tareas iban a aparecer pronto De manera sorprendente, ya que son los constructores del judaismo, la relación de las_£arreras de Esdras y Nehemías constituye un enredado problema La auténtica dificultad esta en determinar la fecha de la llegada de Esdras a Jerusalén, los datos de la carrera de Nehemías son ciertos, siendo confirmados independientemente por la evidencia que n<js proporcionan los textos de Elefantina (39) Hay tres teorías princ palesalgunos aceptan el orden claramente adoptado en Esdias-Nchcmías, otros arguyen que la solución esta unida con la consideración de Artajerjes I I , todavía otros pretenden que «el séptimo año» (Ez 1.7) es un error escnturístico del año treinta y siete de Artajerjes I Nosotros expondremos estas posiciones más claramente de la forma que sigue: (39)

(38)

LA OBRA DE NEHEMÍAS Y ESDRAS

V ibid,

p 3G3 P a r a la trota sobre los t e x t o s de Elefantina v p 79.


214 1

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

Según el orden de E s d r a s - N e h e m í a s (40) a)

E s d r a s llegó a Jerusalén en el 459 a C . el año séptimo de Artajerjes I (Ez 7:8) b) Nehemías llegó a Jerusalén en el 445 a C el año v e i n t e de A r t a j e l e s I (Neh 2:1) c) Nehemías se quedó en Jerusalén doce años (Neh 13.6), esto es, h a s t a el 433 a C d) Volvió a Jerusalén u n a segunda vez, t o d a v í a bajo A r t a jerjes I (465-424 a C ) 2 Muchos autores invierten el orden de los t e x t o s , el objeto del a u t o r de las Crónicas (el a u t o r de 1 y 2 Crón -Ez -Neh ) fue el coloc a r la obra religiosa de E s d r a s a n t e s de la restauración política de Nehemías (41) a) b) c) d)

N e h e m í a s llega en el 445 a C . el año veinte de Artajerjes I P e r m a n e c e en Jerusalén doce años - h a s t a el 433 a C Tiene u n viaje de c o r t a duración a Jerusalén después del 453 a C E s d r a s llega a Jerusalén en el 398 el año séptimo de Artajerjes I I (404-358 a C ) .

3 La visita de E s d r a s se p u e d e colocar entre las dos misiones de N e h e m í a s (42) Se concluye esto con u n a corrección del t e x t o de E z 7:8 E s d r a s llegó no en el año séptimo sino en el veinte de A r t a jerjes I el 428 a C a) b) c)

Nehemías llegó en el 445 a C el año veinte de Artajerjes I P e r m a n e c i ó en Jerusalén desde el 445 a C al 433 a C E s d r a s llegó en el año 428 a C el año t r e i n t a y siete de Artajerjes I d) Nehemías volvió e n t r e los años 433 a C y 424 a C P o r lo t a n t o Esdras y Nehemías fueron contemporáneos Ninguno de estos p u n t o s de vista p u e d e n p r e t e n d e r la solución de todos los problemas P u e s t o que el tercero parece el mas satisfactorio, nosotros le seguimos eíHaTpresentación de la o b r a de Nehemías y Esdras (40) Esta cronología la ha seguido, por ejemplo, Heimsch-Heidt, History ofthe Oíd Testament (Collegeville Mmn, The Liturgical Press, 1952), pp 33040, L H Grollenberg, Atlas of'he Bible, (Camden, N J Nelson, 1 959), p 100 (41) Este orden lo siguen, por ejemplo G Ricciotti, Historia de Israel, II, nn 108-20 Atlante Bíblico, p 3 64, BJ, p 405 (42) V Bright, op c i t , pp 275-386, v IB, I, pp 713 ss

X

LA OBRA DE NEHEMÍAS Y ESDRAS

215

«Aunque parece contradecir al sentido claro de la narración, bíblica, que pone primero a Esdras, una comparación de E s d r a s Nehemías con la versión griega de I Esdras (libro apócrifo) (y con Josefo que le sigue) parece sugerir que la obra del a u t o r de las Crónicas ha sufrido una sena dislocación con toda probabilidad después de haber salido de sus manos El orden de los sucesos en nuestras Biblias es probablemente el resultado de esta ordenación En todo caso se cree que la reconstrucción ofrecida más abajo es la verdadera en favor de una evidencia bíblica, al mismo tiempo que reproduce una comprensible relación de los hechos» (43) 3,,)

Nehemías

Después de la desaparición de Zorobabel el d i s t r i t o de J u d á p a r e c e que fue a d m i n i s t r a d o desde Samaría H u b o u n a c o n s t a n t e fricción con los funcionarios públicos de Samaría, los i n t e n t o s p a r a construir las murallas de Jerusalén se vieron frustrados E n el 445 a C u n a d e legación de Jerusalén, encabezada por J a n a n í a s (hermano d e Nehemías), fue a Susa, la capital persa Nehemías. copero (un p u e s t o de a l t o rango) de Artajerjes I, fue informado de las deplorables condiciones en que se hallaba J u d á Aprovechándose de su p r o x i m i d a d al rey, se procuró todos los poderes p a r a r e s t a u r a r las fortificaciones de J e rusalén, p u d o hacerse n o m b r a r i n m e d i a t a m e n t e gobernador d e J u d á A u n q u e llevaba c a r t a s p a r a los funcionarios públicos de Abar-nahara, se encontró con la oposición de Sanballat (gobernador de S a n a n a ) , T o b í a s (gobernador de A m m ó n en la Transjordama) y Gesem «el Arabe» (un jeque del noroeste de Arabia) Pero a pesar de la oposición Nehemías c o n s t r u y ó los muros de Jerusalén en c i n c u e n t a y des días y se p r e p a r ó p a r a repoblar la ciudad Toda la provincia podía tener u n n ú m e r o de h a b i t a n t e s no m a y o r de 50 000 Aunque Nehemías fue gobernador de J u d á h a s t a 433 a C nosotros conocemos poco de su administración, sin embargo lo que por los hechos es evidente es que fue gobernador j u s t o y capaz S m embargo, c o n t i n u ó la oposición c o n t r a él y t a m b i é n se dio c u e n t a de q u e se necesitaba u n a reforma religiosa Volvió a Susa en el 433 a. C , y aunque su ausencia fue corta, se originaron muchos abusos m i e n t r a s estuvo fuera Con la complacencia del Sumo Sacerdote Elyasib, l o b í a s , gob e r n a d o r a m o n i t a y enemigo de Nehemías, consiguió alojamiento e n el mismo Templo, y el nieto de Elyasib se casó con la hija de Sanballat, otro fuerte o p o n e n t e de Nehemías Nehemías Volvió a Tuda, c i e r t a m e n t e a n t e s de la m u e r t e de A r t a jerjes I y, lo m á s probable, d e n t r o del año o los dos años de s u vuelta (43) Bnght, op cit, p 3C3.


216

X.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

a Susa I n m e d i a t a m e n t e y con energía a t a c ó los abusos se a p o d e r ó de los alojamientos que h a b í a n sido d e s t i n a d o s a Tobías y expulso al nieto de Elyasib Según Josefo esto marcó la r u p t u r a definitiva con los S a m a n t a n o s y el comienzo del cisma religioso Sanballat c o n s t r u y o u n Templo en el Monte G e n z i m después que su yerno fue d e s t e r r a d o de Jerusalén Sin embargo parece m á s probable que el Templo se hizo mas t a r d e E n general, Nehemías a t a c ó los m a t r i m o n i o s m i x t o s , la violación de la observancia del sábado y la rapacidad de las clases superiores Nosotros no sabemos c u á n t o t i e m p o d u r ó este segundo m a n d a t o oficial de Nehemías, t o d o lo que podemos decir es que por el 401 a C un persa llamado fíagos era gobernador (44)

D u r a n t e el segundo m a n d a t o de Nehemías como gobernador el h o m b r e que iba a llevar a d e l a n t e la reforma religiosa de que h a b í a m a y o r necesidad se p r e s e n t ó en escena Las m e d i d a s t o m a d a s por N e hemías en este c a m p o habían sido soluciones ad hoc, había necesidad de algo m á s radical y mejor organizado E s d r a s era de la familia sac e r d o t a l y e s t a b a i n s t r u i d o en la ley, era «escriba» Su comisión (ver E z 7 12-26) era t o t a l m e n t e diferente a la de Nehemías, y sólo concernía a las m a t e r i a s religiosas Llevó consigo u n a copia de la L e y d e Moisés j u n t a m e n t e con u n rescripto del rey lo que, en efecto, hizo a esta Ley la ley de e s t a d o de la c o m u n i d a d j u d í a Su a u t o r i d a d se e x t e n d í a a t o d o s los judíos que vivían en Afarnahara. «La posición de Esdras está encubierta en el título «escriba de la ley del Dios del cielo» (Ez 7 12) Esto no indica un doctor de la Ley en un sentido más posterior—aunque la tradición, con cierta justicia (vide v 6), llegó a considerarle como tal—pero el título oficial de Esdras fue como enviado del gobernador Fue «Secretario real de la Ley del Dios del Cielo» (esto es, el Dios de Israel) o, en términos más modernos, «Ministro de Estado de los asuntos judíos», con autoridad específica en el territorio de Afarnahara» (45) E n el 428 a C E s d r a s fue desde Babilonia a Jerusalén a la cabeza de u n a gran e x p e d i c i ó n / D o s meses después de su llegada, en la Fiesta d e los Tabernáculos, inició su reforma, que t u v o el apoyo del Sumo Sacerdote Yojanán Leyó la L e y al pueblo, y el pueblo j u r ó cumplirla E n general las exigencias de la L e y especialmente en m a t e r i a de culto, no ocasionaron dificultades, pero la cuestión de los matrimonios m i x t o s d e m o s t r ó ser u n intrincado problema Al principio del año (44) Ver Bright, obra citada p 80 (45) id p , 370

X

LA OBRA DE NEHEMÍAS Y ESDRAS

217

siguiente la m a t e r i a se t r a t ó de m a n e r a radical las esposas e x t r a n jeras y sus hijos fueron expulsados Sin embargo, no estamos seguros de que estas medidas de purificación de la raza fueran i m p l a n t a d a s a conciencia, porque las memorias de E s d r a s en este p u n t o t e r m i n a n de m a n e r a a b r u p t a E n t o d o caso t a l legislación aseguró la separación del pueblo j u d í o e i n e v i t a b l e m e n t e , dio origen a su aislamiento LíL reforma religiosa de E s d r a s presuponía c i e r t a m e n t e la estabilidad política conseguida por Nehemías, pero este último fue u n reformador t a m b i é n Aunque los libros canónicos d e Esdras-Nehemías no ponen en evidencia de que E s d r a s y Nehemías fuesen contemporáneos, esta suposición no carece de sentido Nosotros dependemos casi exclusivamente de las memorias de Esdras y Nehemías y de la presentación que hace de ellas el a u t o r de las Crónicas, por esto podemos a d o p t a r diferentes p u n t o s de v i s t a sobre la narración E l m i s m o autor de las Crónicas, cuyos intereses fueron originariamente eclesiásticos, e s t á de m a n e r a comprensible m á s interesado por E s d r a s , mientras que las memorias de Nehemías son en gran m a n e r a u n a apología personal A Nehemías le a g r a d a describir la p a r t e que él t u v o en la reforma religiosa, n r e n t r a s que el a u t o r de las Crónicas da t o d a la importancia a Esdras De t o d a s las formas, con E s d r a s y N e h e m í a s se había establecido la teocracia y fundado el judaismo P o l í t i c a m e n t e los judíos estaban sujetos a Persia, pero formaban u n a c o m u n i d a d reconocida y estaban autorizados p a r a gobernar sus asuntos i n t e r n o s de acuerdo con la Ley de su Dios Y la L e y que Esdras había llevado consigo, y según la cual había reorganizado la c o m u n i d a d j u d í a , es posiblemente, la Tora el Pentateuco Lo que sí es cierto es que en a d e l a n t e el distintivo d e los judíos sería su adhesión a la Ley de Moisés 5} _ jLg coloma

de Elefantina

Sabemos por d o c u m e n t o s (46) (papiros y ostraca d a t a d o s en el 498-399 a C ) encontrados en la isla de E l e f a n t i n a , e x a c t a m e n t e al n o r t e de la primera c a t a r a t a del Nilo y enfrente de Aswan, que una colonia militar de j u d í o s estuvo establecida e n la isla, con u n templo a Y a v é E s t a b a allí c u a n d o los persas c o n q u i s t a r o n E g i p t o , en el 525 a C E s probable que fue establecida por Apries (588-569 a C) y e s t a b a compuesta en su m a y o r parte por refugiados de J u d á después del 587 a C Un estudio de los nombres m u e s t r a que h a b í a árameos e n t r e los judíos, la n a t u r a l e z a del culto sincretístico sugiere que los que componen la colonia eran originarios de u n a población m i x t a de los (46)

V ANET, pp 491 ss


218

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

alrededores de Betel (47). Además de a Yavé se daba culto a otras divinidades: Essem-betel, Heron-betel, Anat-betel. Sin embargo, puede ser que estos nombres representen hipostatizaciones (personificaciones) de determinados aspectos de Yavé (así, por ejemplo, Eshembetel=«Nombre de la Casa de Dios»). Aunque su yavismo obviamente estaba muy lejos de ser ortodoxo, estos judíos de Elefantina todavía consideraban a Jerusalén como su centro espiritual. La colonia judía era mirada con buenos ojos por los persas, ya que el interés de los habitantes de la colonia estaba en apoyar la autoridad persa. Pero cuando el poder del Gran Rey desapareció, los judíos se hicieron objeto de resentimiento nacional. Aswan era la ciudad sagrada del dios de cabeza de carnero Khnum. Cuando en el 410 a. C. el sátrapa de Egipto, Arsames, estaba ausente, el templo de Yavé fue destruido durante un levantamiento. Yedonías, sacerdote de la comunidad de Elefantina, escribió.a Yqjanán, el sumo sacerdote de Jerusalén, rogándole que usara sus influencias en favor de ellos para que les fuera permitido reconstruir su Templo. No recibió contestación, lo cual no es sorprendente ya que las autoridades religiosas de Jerusalén debían de haberse escandalizado ante la idea de un templo a Yavé en cualquier otra parte que no fuera en la ciudad santa. Tres años más tarde (407 a. C.) escribieron de nuevo los judíos de Elefantina, pero esta vez a Bagoas, gobernador de Judá, y también a Delaias y Selemías, hijos de Sanballat, gobernador de Samaría. Bagoas y Delaias intervinieron en su favor y se ree¿ijlcójLLte_mplo; s m embargo, desde entonces fueron excluidos los sacrificios de animales. Este templo no permaneció en pie por mucho tiempo. Egipto se hizo independiente del gobierno persa en el 401 a. C. y el último documento de Elefantina está fechado en_eJJ39J) a. C ; la colonia det?ió desaparecer por esta época. Aparte de su interés intrínseco, los papiros de Elefantina nos aseguran que Nehemías no era gobernador de Judá después del 407 a. C ; lo más probable es que le sucedió Bagoas unos años antes. XI.

DESDE ESDRAS HASTA ANTÍOCO IV

Casi no tenemos información directa que ocupe el jDgjiodc^jintre 427 a. C. hasta el 167 a. C ; en otras palabras, entre las memorias de Esdras y 1 Macabeos hay una laguna de dos siglos y medio. Todo lo que sabemos es que la vida de los judíos continuó según lo establecido por Esdras y Nehemías y que durante estos siglos gran parte del Antiguo Testamento, tal como nosotros lo conocemos, tomó su forma (47) V. Bright. op. cit., p. 327; Atlante Biblíco, p. 166.

XI.

DESDE ESDRAS HASTA ANTÍOCO IV

219

definitiva. (Los últimos profetas aparecieron en este período: Joel y el autor de Zacarías 9-14.) l]__Sus antecedentes Puesto que sabemos tan poco de la historia de los judíos de este período será imposible conseguir grandes resultados sobre las condiciones de Judá. Sin embargo, un examen general de los sucesos de la historia universal nos es necesario para comprender libros tales como el de Daniel. E L FIN DEL_ IMPERIO_ PE„RSA. — Artajerjes II había perdido Egipto y casi también su trono en favor de su hermano más joven Ciro; pero su sucesor, Artajerjes I I I Ocus (358-338 a. C ) , vigoroso y cruel, reconquistó Egipto en el 342 a. C . Pero a pesar de las apariencias, el Imperio persa estaba acabado. Artajerjes I I I murió envenenado y le sucedió su hijo Arses (338-336 a. C), un menor de edad, que fue envenenado también. El siguiente rey, Darío I I I Codomano (336-331 a. C ) , subió al trono en el mismo año que Alejandro era proclamado rey de Macedonia; en cinco años el inmenso Imperio Persa iba a caer en manos del conquistador macedonio. En el 333 a. C. Alejandro derrotó al ejército persa en Issos. En el 331 a. C. Darío opuso la última resistencia en Gaugamela de Irán. Derrotado una vez más, fue asesinado por uno de sus sátrapas. Éste fue el fin del Imperio Persa.. ALEJANDRO EL_ GRANDE. — (336-323 a. C.).—No es nuestro prop ó s i t o t r a t a r con todo detalle la carrera de Alejandro el Grinde. Sucedió a su hermano Filipo en el 336 a. C . En el 334 a. C. comenzó su campaña y dominó el Asia Menor. En el 333 a. C. derrotó a los persas en Issos y avanzó a lo largo de la costa del Mediterráneo hacia Egipto donde fue recibido como libertador. Después fue sometida Palestina. En el 331 a. C. Alejandro se dirigió contra el Imperio persa y le hizo sucumbir. En el 326 a. C. había llegado hasta la India, más allá del Indo, pero sus tropas se opusieron a ir más lejos. En el 323 a. C. a la edad de treinta y tres años se puso enfermo y murió en Babilonia. Sujjreve carrera ha_bía_cambiado toda la estructura y la yida del Este, cambio que en último término iba a afectar a la historia de los judíos.

Los SUCESORES DE ALEJANDRO. — Cuando Alejandro munó en el 3231T. C. sus generales se disputaron la posesión del Imperio. En 315 a. C , después de siete años de discordias, se mantuvieron en pie cuatro, líderes. Estos fueron: Antígono, el más preeminentí, que


220

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

XI. DESDE ESDRAS HASTA ANTÍOCO IV

retuvo todo el territorio desde el Mediterráneo hasta el Asia Central; Casandro, que gobernó en la Media; Tolomeo Lago, que tomó posesión de Egipto y del sur de Siria (en conexión con él hay que nombrar a Seleuco, su primer general); y Lisímaco en Tracia. Antígono aspiraba a ser el único sucesor de Alejandro, con el resultado natural de que los otros se aliasen contra él; en la discordia que siguió Seleuco pasó a ocupar el primer plano. En el 302 a. C , Antígono fue derrotado y muerto. Seleuco se apoderó de Babilonia y Siria, y aunque fue asesinado en el 280 a. C. le sucedió su hijo, Antíoco I. Tolomeo se quedó con Egipto, llegando su Imperio hasta Damasco. Por el año 281 a. C. encontramos al Imperio de Alejandro dividido en tres grandeslreinos: el reino de Tolomeo (Egipto); el reino de los Seléucidas (Asia); y Macedonia. Solamente nos interesan los Tolomeos y los Seléucidas y, asimismo, será suficiente poner la lista de los reyes de las dos dinastías.

LOS TOLOMEOS

Tolomeo I Soter Tolomeo I I Filadelfos

LOS SELÉUCIDAS

323-285 285-246

Seleuco Antíoco Antíoco Tolomeo I I I Evergetes 246-2 1 Seleuco Seleuco Tolomeo IV Filópator 221-203 Antíoco Tolomeo V Epífanes 203-181 Seleuco Tolomeo VI Filométor 181-146 Antíoco

I Nicátor I Soter II Thcos I I Kallimkos I I I Keraunos I I I (el grande) IV Filópator IV Epífanes

312-280 280-261 261-46 246-226 226-223 223-187 187-175 175-163

2) Los judíos bajo el reino de los Tolomeos Parece que Palestina había aceptado de manera pacífica el control de Alejandro y la constitución política y religiosa de Judá no había cambiado a este respecto. Cuando, finalmente, la situación política se hubo estabilizado después de la muerte de Alejandro, Palestina fue gobernada por los Tolomeos hasta 198 a. C . La posición de Judá parece que permaneció la misma que bajo el Imperio persa. El sumo Sacerdote era considerado como el jefe de la comunidad y de manera creciente fue adquiriendo el carácter de príncipe secular. Fue un período de paz y relativa prosperidad. Inevitablemente, las influencias de la cultura griega abrieron brecha en la sociedad judía y se sembraron las semillas del violento conflicto futuro.

221

En esta época la población judía de Egipto creció rápidamente. La mayor concentración de judíos se hallaba en la nueva ciudad de Alejandría que pronto se hizo el centro de la vida judía. Al principio del siglo III los judíos de lengua griega de Alejandría tradujeron la Tora al Griego, y pasó lo mismo con el resto de la Biblia a su tiempo; ésta fue la versión de los Setenta (LXX). 3)

1-QüJudíos bajo el reino de los Seléucidas

Hubo frecuentes guexras entrejos Tolomeos y los_Seléucidas, pero, los primeros perdieron su dominio sobre Palestina y Fenicia por largo tiempo. Ls situación cambió cuando Antíoco III (el grande) (223187 a. C.) subió al trono de Antioquía. Extendió su reino hasta las fronteras de la India y entonces se dirigió al Oeste. Su primera campaña (217 a. C) comenzó con éxito, pero fue seriamente derrotado por Tolomeo IV en Rcfia cerca de la frontera egipcia. Pasaron varios años antes de que emprendiera nuevas campañas. Finalmente en el 198 a. C , derrotó al ejército egipcio en Panium cerca del nacimiento del Jordán. Palestina fue anexionada al Imperio seléucida. Según el historiador judío, Josefo, los judíos recibieron de buena gana el cambio y Antíoco les trató con gran consideración, garantizándoles el derecho a vivir de acuerdo con su propia ley. Mientras tanto, el general cartaginés Aníbal, que había sido derrotado por los romanos en Zama en el 202 a. C , huyó a refugiarse a la corte seléucida. Antíoco se dirigió contra Grecia y Roma le declaró la guerra. Antíoco fue rechazado y, en el 190 a. C , en Magnesia al oeste del Asia Menor, fue totalmente derrotado. Tuvo que entregar rehenes y pagar una enorme indemnización; desesperado por el dinero, fue muerto en el 187 a. C. cuando intentaba robar un templo en Elam. Su sucesor Seleuco IV (187-175 a. C.) intentó —por medio de su ministro Heliodoro y con la connivencia de determinados judíos—apoderarse de los fondos depositados en el Templo de Jerusalén, pero el atentado fue fustrado (2 Mac. 3). El Sumo Sacerdote Onías III fue obligado a trasladarse a la corte para aclarar las acusaciones que había lanzado contra él un tal Simón (2 Mac. 4:1-6). Seleuco IV fue asesinado por Heliodoro que determinó colocaren el trono al hijo menor de edad Antíoco, ignorando los derechos de un hijo mayor Demetrio, que estaba de rehén en Roma. Pero apareció un tercer pretendiente, Antíoco, hermano de Seleuco IV, que antes había sido rehén. Antíoco desembarcó en Siria con un ejército y expulsó a Heliodoro. Actuó como regente de su joven sobrino Antíoco, pero con el título de rey. El sobrino fue asesinado en el 169 a. C y el tío gobernó solo. Al presentarse en escena Antíoco IV Epífanes sufrió


222

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRArL

una amenaza la existencia del judaismo El peligro que su política iba a ofrecer a la Vida judía se aumentó con un trágico cisma que se originó dentro de la comunidad Durante el último período persa, el impacto de la cultura helenista se iba haciendo sentir en el oeste de Asia Como resultado de la conquista y de la deliberada política de Alejandro el Grande, la expansión de la lengua y las ideas griegas se iba realizando con asombrosa velocidad Pronto llegó a ser el griego la lengua internacional del mundo civilizado Los judíos de la Diaspora se apropiaron de la lengua y la cultura griega, los judíos de Palestina no podían escapar a la influencia ya que algunas colonias griegas estaban asentadas en el país Aunque e^ta influencia no fue dilecta, el pensamiento griego estaba en el aire y era inevitable que una parte de él fuese absorbido Sin embargo, algunos judíos sucumbieron y, alimentados por la cultura griega, se avergonzaban de su propia forma de vida, hasta el punto de repudiarla Como sucede frecuentemente, se manifestaron mas celosos por las cosas de Grecia que los mismos griegos El rey de Siria, en su intento, primero de helemzar Juda y después de destruir la religión judía, encontró entusiastas aliados dentro de la comunidad judía, especialmente entre la clase sacerdotal 4) ^-I^LMl£S¿ora_jmdía (48) El término Diáspora (Dispersión) es frecuente en el judaismo del período helenístico y se usa para designar la totalidad de los judíos que vivían fuera de Palestina El término incluye un sentimiento nacíonalísftco los judíos que tenían que vivir fuera de la tierra santa estaban «diseminados» entre los gentiles Pero no todos los judíos de la Diáspora eran exilados involuntarios Muchos de los judíos del Exilio habían elegido quedarse en Babilonia, de aquí que en Babilonia permaneciese un importante centro del Judaismo Con la extensión del helenismo aparecieron nuevos centros importantes, especialmente Alejandría Los judíos tenían allí un lugar privilegiado y su colonia creció rápidamente Alejandra era el puerto principal del Mediterráneo, desde allí estaba abierto el camino al mundo griego y romano y Asia Menor La capital seléucida, Antioquía. era otro centro del judaismo, ésta dominaba la costa mediterránea y estaba abierta a Sma La característica de la Diáspora era el mantener un estrecho contacto entre las diferentes células Este contacto se mantenía a pesar de las diferentes características de las comunidades, Jerusalén fue (48) V Ricciotti, op cit,180 2C0

XI

LA REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA

223

siempre el centro de todo el vasto sistema La constitución de cada una de las_ comunidades variaba según el lugar o según la posición jurídica de cada una en una ciudad particular o estado Sin embargo, en todas las partes aparecían las sinagogas y los oficios de archón y archisynagogos eran elementos constantes El archón fue un oficio colectivo que variaba en el número y también en la duración y categoría del poder, éste se encargaba de la administración y de los asuntos oficiales de la comunidad El archisynagogos era una persona oficial que se encargaba de presidir el culto En el s. II a C la Biblia fue traducida al griego en Alejandría Esta Versión, los\Setenta (LXX), fue la Biblia de los Judíos de la Diáspora Fue una evolución de capital importancia no sólo para el judaismo sino también para el cristianismo, ya que los Setenta llegaron a ser la Biblia de la primitiva Iglesia Pero el papel_i>royjdencial de la Diáspora no se limita a esto el proselitismo activo de muchos judíos preparó el camino para la expansión del cristianismo Los gentiles que habían sido atraídos por el monoteísmo y el alto código moral del judaismo encontraron en la nueva religión todo lo que habían estado buscando. XII. 1)

LA REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA Sus antecedentes: de Antfoco IV

a

Antíoco VII (175-129 a. C.)

Antíoco IV Epífanes (175-163 a C ) estaba ansioso de unificar sus dominios Esta es la razón principal por que llevó adelante con tanto vigor una política de helenización En el 170 a C invadió Egipto Apresó al joven Tolomeo VI en Mcnfis y a continuación se dirigió a Alejandiía donde Tolomeo VII (hermano del anterior) había sido proclamado rey, Antíoco se nombró a sí mismo regente del prisionero Finalmente determinó retirarse, cargado de inmenso botín, y dejó a los dos Tolomeos remando, en Menfis y Alejandría respectivamente En el 168 a C Antíoco volvió a Egipto, pero esta vez intervinieron los romanos, como protectores de Egipto Antíoco se encontró con el legado, Popilio Laenas, que bruscamente se presentó con un ultimátum del Senado romano, Antíoco se retiró Cuando la revolución macabea había tomado un seno cariz en el 165 a C Antíocoestaba dirigiendo una campaña contra los partos, teniendo que dejar a su regente, Lisias, que tuviera cuidado de la situación de Palestina Al comienzo de 163 a C murió en Tabea de Persia La historia que sigue de los Seléucidas es muy complicada


224

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

Antíoco IV había designado a su joven hijo Antíoco V Éupator (163-161 a. C.) como su sucesor y había designado a su hermano Filipo como regente. Lisias, sin embargo, se proclamó regente y tomó al joven rey a su cargo; los dos juntos se dirigieron contra Judas Macabeo. Pero pronto tuvieron que dirigirse contra Filipo que había llegado a Siria procedente del este; éste pronto fue expulsado de Antioquía. En el 161 a. C. apareció otro pretendiente: Demetrio, hijo de Seleuco IV, que había sido rehén en Roma. Capturó y mató a Lisias y Antíoco V y se hizo dueño del poder. Demetrio I Soter (161-150 a. C.) era un rey ambicioso que planeó restaurar el poder seléucida. Fracasó el conseguir el pleno apoyo de sus subditos y fue considerado de manera sospechosa por los romanos. Finalmente apareció un rival: Alejandro Balas, respaldado por Átalo I I de Pérgamo, se presentó como hijo ilegítimo de Antíoco IV y fue enseguida reconocido por los romanos. En el 152 a. C. desembarcó en Tolomeida (Acre) y en el 150 a. C. derrotó y mató a Demetrio I. Alejandro Balas (150-145) se casó con Cleopatra, una hermana de Tolomeo VI de Egipto. En el 147 a. C. Demetrio (hijo de Demetrio I) llegó a Cilicia y le apoyó un amigo de su padre, Apolonio, gobernador de Coelesiria (el territorio que se extiende entre el Líbano y el M.Hermón). En el 145 a. C consiguió un inesperado aliado en Tolomeo VI (que se había vuelto contra su hermanastro); los dos derrotaron a Alejandro cerca de Antioquía. Después de éste, Demetrio I I ííicátor (145-138 a. C.) fue rey de Siria. No había pasado mucho tiempo cuando tuvo que enfrentarse con una revolución en Antioquía; y entonces Trifo, un general de Demetrio, apoyó el derecho del joven hijo de Alejandro Balas, a quien dio el nombre de Antíoco VI. El reino de Siria estaba dividido entre los dos reyes rivales, Demetrio I I y Antíoco VI (145-142 a. C). Trifo (142-138 a. C.) que había estado actuando como regente, asesinó a su joven protegido en el 142 a. C. y se apoderó de la corona. Demetrio II tuvo que salir a campaña contra los partos; en el 140 a. C. fue hecho prisionero por el rey de los partos Mitrídates I. (Puesto en libertad por el sucesor de Mitrídates, Arsaces, Demetrio reinó durante un segundo período: 129-125 a. C). En el 138 a. C. Antíoco, hermano de Demetrio, apareció en escena y Trifo al fin fue derrotado y muerto. Antíoco VII Sidetes (138-129 a. C.) hizo que llegara a su fin la independencia judía que todavía se conservaba con vida en el 134 a. C. En el 130 a. C. reconquistó Babilonia y Media, pero al año siguiente (129 a. C.) fue muerto en una batalla contra los partos. Los sucesores de Antíoco VII, ocupados en rivalidades internas, perdieron el control de Palestina.

XII. LA REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA

225

2J__La revolución de los Macjib(w¡JiQJ[lJ2 Mac.;. Dn.) LA_FERSECUCIÓN DE ANTÍOCO IV. — La intencionada política de Antíoco IV (175-163 a. C.). la helenización de su reino, más pronto o más tarde iba a llevar consigo la rebelión de los judíos. Sin embargo, al principio, el rey consiguió todo el apoyo que podría desear de los judíos helenizantes. Jasón, hermano de Onías III el Sumo Sacerdote, fue a Antioquía y, a cambio del Oficio de Sumo Sacerdote, ofreció una gran cantidad de dinero y prometió el continuar con la helenización de Jerusalén; enseguida fue confirmado como Sumo Sacerdote. Su obra de helenización fue apoyada por muchas personas de la ciudad y por la poderosa familia Tebiad de Ammón. En el 172 a. C. un tal Menelao (hermano de Simón, enemigo de Onías III) hizo una propuesta a Antíoco en la que le ofrecía un jugoso casamiento; de nuevo ganó el dinero y Menelao consiguió el Sumo Sacerdocio. Entró en Jerusalén y Jasón tuvo que huir a Ammón. Onías III fue asesinado en Antioquía por Andrónico, ministro del Rey. Antíoco IV entró en Jerusalén en el 169 a. C. a su vuelta de su primer campaña en Egipto y, con la connivencia de Menelao, saqueó el Templo. Al año siguiente el rey invadió Egipto de nuevo, pero tuvo que retirarse cuando se encontró con un ultimátum del Senado romano. Mientras tanto, ante el rumor de Ja muerte del rey Jasón. atacó Jerusalén; Menelao pudo defenderse en la ciudadela norte del Templo. Al acercarse Antíoco, Jasón se retiró; su carrera de fugitivo terminó con su muerte en Esparta. Antíoco interpretó la acción de Jasón como una revolución y decidió tratarla como tal. En el 167 a. C. envió a su general, Apolonio. contra Terusaléncon un gran ejército. Mucha gente fue asesinada, la ciudad fue en parte destruida, y sus murallas fueron derruidas. Una fortaleza, llamada el Acra, fue edificada; ésta dominaba el valle de Tyropoen y el Templo y estaba dotada con una fuerte guarnición siria. El Acra era, de hecho, una colonia de paganos helenizados y judíos renegados con la constitución de la polis griega. El decreto de Antíoco III, que había garantizado la libre observancia de la ley judía, fue anulado; además se proscribiójaxejigión judía. El Templo se dedicó a Zeus_01impo (Antíoco se presentaba a sí mismo como la manifestación visible de Zeus; hizo grabar su efigie en las monedas y su nombre Epífanes significa «la manifestación [de Dios])», y un altar pagano (la «abominación de la desolación» [Dn. 9,27; 11, 31; 12,11]) se levantó sobre el altar de los Holocaustos. El 25 de Chislev (8 de Diciembre) se ofrecían (49) 15

Atlante Bíblico, p p . 176-88.


226

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

sacrificios paganos en el Templo. Por el mismo tiempo el Templo samantano del Monte Garizim estaba dedicado a Zeus Xenios. Las actuaciones de Antíoco endurecían la resistencia de los judíos y llevaron sus dudas hasta la rebelión. El auténtkojdno_de!_terrpr lanzado contra los judíos sólo hizo que la explosión se produjera más rápidamente que lo que podía haber sido. LA GUERRA SANTA (167464__a. C). — Matatías, el Sumo Sacerdote de Modein, al oeste de Jerusalén dicTTaseñal de la revolución. Con sus cinco hijos huyó a las montañas de Judea y se le unieron pronto otros rebeldes. Un apoyo de gran valor lo suministró el Jasidim (los Jasideos), un grupo totalmente dedicado a la Ley. El anciano Matatías murió en el 166 a. C. pero no antes de que hubiera confiado el mando de la revolución a su hijo Tudas Macabeo (166-160 a. C). Judas organizó «columnas Volantes» y hostigaba al enemigo con táctica de guerrillas que tuvieron gran éxito. Filipo, general frigio del Acra, fue a buscar refuerzos de Apolonio, gobernador de Samaría. Pero en las montañas de Efraím Judas interceptó los refuerzos y mató a Apolonio. A continuación, Serón, general del ejército de Coelsiria, se dirigió contra Judas, sólo para ser desastrosamente derrotado en Bct-jorón. Por esta época Antíoco se vio obligado a luchar contra los Partos, pero dio instrucciones a su lugarteniente Lisias para reprimir la rebelión en Judá. Se enviaron contra Judas abundantes fuerzas, al mando de los generales Nicanor y Gorgias (165 a C ); Judas atacó de noche el campamento que tenía situado cerca de Emmaús y los sirios tuvieron que huir. En el 164 a. C. el mismo Lisias se dirigió contra Palestina, pero fue derrotado en Bet-sur. Como resultado de esto, se llevó a cabo un tratado con Antíoco el 15 de Xantico (15 de abril), del 164 a. C. (2 Mac. 11: 27-33); se declaró una amnistía general y se suprimieron las ordenaciones que habían originado la revolución. En el 25 de Chislev (8 de Diciembre) del 164 a. C , tres años después de la profanación pagana, Judas había purificado el Templo y ofrecido el sacrificio. EXPEDICIONES DE CASTIGO (164-163 a. C.).—Las concesiones del rey dieron origen a una ola de sentimiento antisemítico entre los helenistas, con lo que sufrieron los judíos ortodoxos. Judas decidió continuar las expediciones de castigo. Él y Jonatán fueron en ayuda de los judíos que estaban asediados en Datema y sometió otras ciudades en Galad mientras estuvieron allí. Igualmente Simeón actuó con éxito en Galilea. En una actuación temeraria, un grupo que Judas había dejado en Jerusalén atacó Jammia y fue derrotada.

xn.

LA REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA

227

REVESES Y TREGUA (163-161 a. C). —Antíoco IV murió en el 163 a. C. y le sucedió su joven hijo Antíoco V Éupator (163-161 a. C ) , aunque el verdadero gobernador era Lisias. Judas atacó Acra—acción contraria al acuerdo del 15 de Xántico—y Lisias y el joven rey fueron contra él. Judas les salió al encuentro en Betracarias; fue derrotado y su hermano Eleazar pereció en la batalla. Lisias avanzó hacia Jerusalén, donde Judas se había retirado y la asedió. La caída de la ciudad era inminente cuando Lisias oyó que Filipo, el regente designado por Antíoco IV, había llegado a Siria, y Lisias hizo una precipitada paz_cpn J u d a s . A los judíos se les concedía la plena libertad religiosa; por su parte reconocieron al rey. Lisias había ejecutado a Menelao y había designado como Sumo Sacerdote a Alcimo, un judío helenizante que no fue aceptado por los Macabeos.

LA GUERRA DE__ALCIMO (161-159 a. C.) — En

el 161

a. C.

De-

metrio I Soter (161-150 a. C.) subió al poder en Siria. Reconoció a Alcimo como Sumo Sacerdote y envió a Báquides, gobernador de la provincia. Más allá del rio (el Afar-nahara de los persas) para asegurarse que él ocupaba el poder. Judas, temiendo ser traicionado, rehusó tener un encuentro con Báquides. El Jasidim aceptó al Alcimo, aunque algunos de ellos fueron asesinados por sus actividades. Cuando Báquides se retiró, Judas mandó hostigar a los helenistas; Alcimo fue a Antioquía y apeló al rey. Nicanor (que anteriormente había sido derrotado en Emmaús) cargó con la misión de someter a Judas, pero después de algunas escaramuzas se determinó una tregua. Alcimo denunció la tregua y Nicanor se vio obligado a actuar. El 13 de Adar (marzo) de 160 a. C , Nicanor fue derrotado y muerto en Adasa, cinco millas al norte de Jerusalén; el «Día de Nicanor» se celebró desde entonces como una fiesta anual. Judas hizo una alianza (expresada en términos muy vagos) con los romanos. Sin embargo la guerra no terminó. Báquides avanzó por el territorio de Palestina y en Abril de 160 a. C._, Judas_ fue derrotado y muerto en Beerset, alrededor de doce millas al norte de Jerusalén. Los victoriosos helenistas cometieron represalias salvajes y de nuevo se enardeció el espíritu de la resistencia. Jonatán (JjJQzlá3) demostró ser un Valioso sucesor de Judas y comenzó una guerra de guerrillas En mayo de 159 a. C , Alcimo murió y Báquides volvió a Antioquía. U N MOMENTO DE_ _RESPIRO ^[159-152 a. C.) — Jonatán y sus seguidores se habían retirado al desierto de Judá y ansiosamente deseaban que surgiera el conflicto. Los helenistas apelaron a Báquides, pero fallaron sus intentos de tomar a Jonatán. Las proposiciones de paz de Jonatán las aceptó Báquides quien, como consecuencia de


228

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

esto, se volvió a Antioquía. Jonatán se estableció en Midemas y progresivamente consolidó su posición. Se le aceptó como cabeza política y religiosa del pueblo. E L BALANCE DEL PODER_(152-143 a. C.).— En el 152 a. C. Alejandro Balas desembarcó en Tolomeida. Demetrio I rápidamente ofreció a Jonatán el derecho de reclutar tropas y le declaró su aliado ordenando que los rehenes encerrados en el Acra fueran soltados. Jonatán ocupó y fortificó el monte Sión, mientras las guarniciones sirias establecidas por Báquides, excepto las de Bet-sur y del Acra, fueron quitadas. Entonces Alejandro Balas se presentó a Jonatán y le ofreció el Sumo Sacerdocio, el título de «Amigo del Rey» y el derecho a llevar un manto de púrpura y una corona de oro; Jonatán inmediatamente firmó el pacto. Durante el resto de su vida tuvo que mantener este doble juego sagaz, y frecuentemente peligroso, entre los aspirantes rivales al trono de Siria. En la fiesta de los Tabernáculos en el 152 a. C. Jonatán oficiaba como Sumo Sacerdote por primera vez. En el 150 a. C. Alejandro Balas (150-145 a. C.) derrotó a Demetrio. Jonatán fue nombrado general (strategosj _y_ j^bernador (meridarches] de Judea. Cuando Demetrio II apareció en escena, Apolonio, Gobernador de Celesiria que le había apoyado, fue contra Jonatán pero fue derrotado en Azoto (140 a. C). Más adelante se honró a Jonatán y se le dio el territorio de Ekrón. En el 145 a. C , Demetrio, en alianza con Tolomeo VI de Egipto, derrotó a Alejandro Balas. Demetrio II Nicator (145-138 a. C.) pensó que Jonatán sería un aliado de gran valor. Convocó a Jonatán para tener una conferencia en Tolemaida y le confirmó los títulos que había recibido de Alejandro; también le concedió los distritos de Lydda y Ratamin (al oeste de Jerusalén) y Afairema (al norte de la ciudad). Poco después Jonatán ayudó a Demetrio a reprimir una revolución en Antioquía, con la promesa de que la guarnición del Acra sería evacuada. El rey no guardó esta promesa. Mientras tanto, Trifo, un general de Alejandro Balas, apoyó la aspiración del joven hijo de Alejandro, Antíoco VI (145-142 a. C). Jonatán hizo alianza con Antíoco VI y fue nombrado supremo comandante militar en Siria; su hermano Simón fue general de toda la costa palestinense. Jonatán contuvo a los generales de Demetrio en el Norte de Siria y, a su vuelta, fortificó Jerusalén. Envió cartas a Roma y Esparta. Trifo, que tenía deseos del trono, se alarmó por el poder creciente de Jonatán; en el 143 a. C. arrestó a traición al líder judío en Tolomeida.

XII. LA REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA

229

Simón (143-134 a. C.) fue entonces designado Sumo Sacerdote y gobernador. Trifo invadió Palestina e hizo un pacto con Simón que le había salido al encuentro. Este pacto fue convenientemente olvidado cuando Trifo fue fuertemente presionado para acudir en socorro del Acra. La abundante nieve le impidió sus movimientos y se vio obligado a retirarse; pero mató a Jonatán antes que dejara el país. Al año siguiente (142 a. C.) Trifo asesinó a Antíoco VI y reinó en su lugar (142-138 a. C). LA INDEPENDENCIA.—Entonces Simón se dirigió a Demetrio II (que todavía conservaba parte del reino) y éste le confirmó Sumo Sacerdote y gobernador. Fue el año 142 a. C. y desde entonces se le mira como el año de la_jndependencia judía: «Se quitó a Israel el yugo de los gentiles, y la gente comenzó a escribir en sus documentos y contratos: «En el primer año de Simón, el gran Sumo Sacerdote y caudillo y jefe de los judíos» (1 Macb. 13:41 ss.). Este mismo año ¿ A c r a cayó. Al fin había desaparecido el odioso símbolo de la dominación extranjera. En el 140 a. C. Demetrio II cayó prisionero de los Partos y dos años más tarde le sucedió su hermano, Antíoco VII Sidetes (138-129 a. C), que acabó con Trifo. El nuevo rey pidió a Simón que dejara Joppe, Gazara y el Acra, de todas las cuales se había apoderado transgrediendo los términos del acuerdo con Demetrio. Como Simón renunció a dejarlas, Antíoco envió a su general Cendebeus contra él; Cendebeus fue derrotado por Juan y Judas, hijos de Simón. Entonces la tragedia sobrevino a los judíos: Simón fue asesinado a traición por su hijastro Tolomeo. El Sumo Sacerdote había ido a inspeccionar la fortaleza de Dok con sus hijos, Matatías y Judas y allí, en un banquete, fue víctima de un complot, mientras sus dos hijos y la madre de éstos fueron hechos rehenes. Tolomeo entonces apeló a Antíoco VII pidiéndole tropas y le rogó le nombrara gobernador. Fracasó un intento de asesinar al hijo que quedaba de Simón, Juan; por otra parte, Juan fue aclamado en Jerusalén y le aceptó el pueblo como Sumo Sacerdote y gobernador. 3) La dinastía hasmonea (50)

__

Desde Juan Hircano en adelante, se conoce a los principales macabeos con el nombre de los hasmoneos (después de Hasmón, un antecesor de la familia); aunque se podría decir que la dinastía hasmonea en verdad comenzó con Simón Macabeo que había logrado la independencia. (50)

V. ibid., p p . 188-07.


230

1

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

XII

JUAN HIRCANO j , SUMO SACERDOTE (134-104 a C ) — Al sobrevivir Juan y ser aclamado por el pueblo, los planes de Tolomeo se vinieron a tierra Muy pronto se encontró sitiado en la misma fortaleza de Dok Sin embargo, organizó la huida a la Tiansjordama, no sin antes matar a sus rehenes Los disgustos de los judíos sólo estaban comenzando En el 134 a C Antíoco VII, cuyo atentado contra Simón había fracasado, se introdujo en territorio palestmense, tomó Joppe y Gazara y puso sitio a Jerusalén Juan se Vio obligado a rendirle, y aunque todavía permaneció como Sumo Sacerdote y gobernador, tuvo que pagar tributo Como vasallo de Antíoco tomó parte en una campaña contra los partos Los cortos días de independencia parecía que habían llegado a su fin Sin embargo, las circunstancias favorecieron a los judíos En el 129 a C Antíoco VII fue muerto en su lucha contra los partos, y los seléucidas perdieron el control sobre Palestina Juan Hircano estaba en libertad para actuar Conquistó Moab (a los nabateos), dominó Samaría—destruyó rápidamente el Templo del Ganzim—y organizó una campaña a Idumea Le apoyó con entusiasmo el Jasidim, comenzando entonces a ser conocido con el nombre de Fariseos Juan Hircano murió en el 104 a C Lo que sigue de la historia de ios hasmoneos es una triste página de la historia judía Afortunadamente, para nuestro propósito, ya que disminuyen las narraciones canónicas, se la puede tratar con mas brevedad que los períodos anteriores ARISTOBULQ I, SUMO SACERDOTE Y REY (10440.3 a C ) — Juan Hircano había determinado que su hijo Anstóbulo fuera Sumo Sacerdote y que todos sus cinco hijos participaran del poder civil bajo la autoridad de su madre Sin embargo, Anstóbulo se hizo dueño del podei, metió a su madre en prisión donde murió, mató a Antígono e hizo prisioneros a otros tres hermanos Reclamó el título de rey y se anexionó Galilea e Iturea Cuando Anstóbulo murió en 103 a C su mujer Alejandra (Salomé) puso en libertad a los tres hermanos, el m i \ or, Alejandro Janneo se hizo con el trono y fue su mando ALEJANDRO JANNEO,

SUMO SACERDOTE Y REY (103-76^a

C ) —

Determinado a extender sus terntorios, Alejandro atacó Tolomeida con el apoyo de Cleopatra de Egipto Se apoderó de Gaza y se hizo dueño de todo el litoral, excepto de Askalón Por otra parte, Alejandro rompió con los Fariseos y se puso a mal con el pueblo Cuando estaba oficiando en la Fiesta de los Tabernáculos, fue insultado por la gente se vengó lanzando contra ellos a sus mercenarios y peiecieron 6 000 personas Mas tarde una derrota ante los nabateos en la Transjordama fue la señal de la revolución y la guerra civil se

L\ REVOLUCIÓN DE LOS MACABEOS Y LA DINASTÍA HASMONEA

231

piolongo durante seis meses Finalmente Alejandro dominó la revolución con gran crueldad Después de esto conquistó las ciudades helenísticas de Pella, Gerasa etc (conocidas mas tarde como el distrito de Decapolis) En el 76 a C murió Alejandro Janneo y le sucedió su esposa Alejandra ALEJANDRA, REINA (76-67 a C ) —El hijo de Alejandra, Juan Hircano II, era T u m o Sacerdote (76-67 a C , 03-40 a C) Su segundo hijo, Anstóbulo II, recibió el mando militar La rema aplacó a los fariseos y consiguió su apoyo Hircano II llegó a ser rey a la muerte de su madre, pero inmediatamente se encontró con la oposición de su hermano Anstóbulo que le derrotó cerca de Jencó Hircano huyó a Jerusalén donde fue asediado y obligado a rendirse ARISTÓBULO n t SUMO SACERDOTE Y REY (67-63_a C ) — Hircano todavía tenía mucho apoyo, el más eficaz era el del gobernador de Idumea Antípater En el 65 a C Juan Hircano II (apoyado por Antípatei) y Aretas II, rey de los Nabateos, sitiaron a Anstóbulo en Jerusalén Mientras tanto Pompeyo, que había conquistado Asia Menor había enviado a su legado Scaurus a Siria Las dos partes recurrieion a él, pero Scauíus ordenó a Hircano y a Aretas que levantaran el asedio Anstóbulo infligió una grave derrota al ejército en retirada Pompeyo entró en Palestina en el 63 a__C Anstóbulo se rindió personalmente, pero Jerusalén resistió y fue tomada después de un asedio de tres meses Esto señaló el fin de la independencia judía Hircano fue establecido como Sumo Sacerdote y recibió el título de etnarca Pompeyo llevó a Anstóbulo y a su hijo Antígono a Roma Alejandro, segundo hijo de Anstóbulo, se escapó TUAN HIRCANO II, SUMO SACERDOTE Y ETNARCA (63-40 a. C) — El territorio del etnarca había sido reducido por Pompeyo y ahora comprendía Judea, parte de Idumea, Galilea y Perea La presencia de Roma aseguró la paz interna y externa, mientras Antípater, ministro de Hircano, era el verdadero gobernador E n el 57 a C Alejandro, hijo de Anstóbulo II, apareció y reunió a los partidarios de su padre Gabinio, procurador de Siria, se dirigió contra el fue sitiado en Alexandreion (una fortale/a sobre el valle del Jordán) V se nndio Gabinio dividió el territorio del etnarca en cinco toparquías de las que se encargó como procurador, Hircano solamente se quedo con la administración del Templo y el mero título Anstóbulo II, con sus hermanos Alejandro y Antígono, escapó de Roma en el 56 a C y llegó a Palestina Gabimo reprimió un intento de revolución; Anstóbulo fue capturado y vuelto de nuevo a Roma En el 55 a C Alejandro intentó otra íevolución pero fue derrotado cerca deí labor.


232

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

LOS TOLOMEOS

DESDE EL E X I L I O HASTA E L FIN DE LA DINASTÍA HASMONEA

JUDÁ

LOS SELÉUCIDAS

Tolomeo I

323-285 Los judíos bajo los Tolomeos. Tolomeo I I 285-246 Tolomeo I I I 246-221

IMPERIO NEO-BABILÓNICO

Tolomeo IV 221-203 198-Los seleucos conquistan Palestina. 587. Caída de Jerusalén.

Exilio.

Nabopalasar Nabucodonosor Amel-marduk Neriglissar Labassi-marduk Nabonides Ciro toma Babilonia

626-605 605-562 562-560 560-556 556 556-539 539

Tolomeo V 203-181 Tolomeo VI 181-145

424 423-404 404-358 358-338 338-336 336-331 331

312-280 280-261 246-226 226-223

Antíoco I I I

223-187

Seleuco IV Antíoco IV

187-175 175-163

167-Persecución religiosa. Revolución macabea. Judas 166-16 . 164-Purificación del Templo. Jonatán 160-143.

550-530 530-522 522-486 486-465 465-424

I I II III

Los judíos bajo los seléucidas.

IMPERIO PERSA

Ciro 538-Edicto de Ciro. Retorno al mando de Shesh-bazzar. Retorno al mando de Zorobabel. Cambises Darío I 515-Dedicación del Templo. Jerjes I Artajerjes I 445-433-Neliemías gobernador. Segundo período entre 433 y 424. 428-Llegada de Esdras. Jerjes II Darío I I Bagoas gobernador Artajerjes II Artajerjes 111 Arses Darío I I I Batalla de Gaugamela Fin del Imperio Persa

Seleuco Antíoco Seleuco Seleuco

Tolomeo VII145-116

Simón 143-134 142-Independencia

Antíoco V 163-161 Demetrio I 161-150 Alejandro Balas 150-145 Demetrio II 146-138 Antíoco VI 146-142 Trifo 142-138 ' Antíoco VII 138-129

134-Asesinato de Simón LA DINASTÍA HASMONEA Tolomeo VIII 116-108 J u a n Hircano Tolomeo I X 108- 88 Aristóbulo I Tolomeo VIII

88- 80 Alejandro Janneo

1 134-104 Demetrio I I 104-103 i Antíoco VIII 1 Antíoco IX

129-125 1 25- 96 115- 95

103- 76 Anarquía, Tigranes rey de Armenia, ocupa Siria 63-69. Tolomeo X 80 8,i- 60 76- 67 i Aretas III Tolomeo XI 80- 51 Alejandra Aristóbulo II 67- 63 63- Provincia romana de Siria. Fin de la independencia Fin de la Dinastía Hasjudía. monea. Cleopatra 51- 30 J u a n Hircano II 63- 40 Antígono 40- 37 Herodes el Grande, 37 a. C.-4 d. C.


234

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

La guerra civil entre César y Pompeyo comenzó en el 49 a. C . César puso en libertad a Aristóbulo, planeando enviarle a Palestina para suscitar allí malestar; sin embargo, Aristóbulo fue envenenado. Antípater persuadió a Pompeyo a que ejecutara a Alejandro, que estaba prisionero en Antioquía. Pompeyo fue derrotado en el 48 a, C. en la batalla de Farsalia. Antípater fue en ayuda de César a Egipto, y en el 47 a. C. Julio César fue a Palestina. Hircano fue confirmado como etnarca y Antípater recibió el título de procurador de Judea; los hijos de Antípater eran gobernadores: Phasael en Jerusalén y Herodes en Galilea. En el 44 a. C. César fue asesinado y Antípater apoyó a Craso que había venido a Siria. Antípater fue asesinado y le sucedió Herodes (43 a. C.). La batalla de Filipos tuvo lugar en el 42 a. C. y al año siguiente Marco Antonio estaba en el Este. Herodes y Phasael, que le habían apoyado, fueron nombrados tetrarcas e Hircano permaneció como Sumo Sacerdote. Los partos invadieron Siria en el 40 a. C. y Antígono (hijo de Aristóbulo II) se aprovechó de la ocasión. Con la yuda de los invasores sitió a Herodes y Phasael en Jerusalén. Herodes se las arregló para escapar, pero Phasael se suicidó; a Hircano le cortaron las orejas, mutilación que le excluía del oficio de Sumo Sacerdote. JVNTÍGONQ^ SUMO SACERDOTE Y REY (40-37__ a. C.).—La reacción romana a la invasión de los partos fue rápida: por el 39 a. C. habían sido recobradas Asia Menor y Siria. Herodes había ido a Roma donde fue reconocido como «Rey de los Judíos» por Octavio y Antonio, y le encargaron conquistar su reino. En el 39 a. C. Herodes al mando de las legiones romanas, desembarcó en Tolomeida. La guerra contra Antígono continuó durante tres años; Herodes puso sitio a Jerusalén en el 37 a. C. (y se casó con Mariamma, una princesa hasmonea, durante el sitio). Antígono fue capturado y enviado a Antioquía donde fue ejecutado. La dinastía hasmonea ¡legaba a su fin. La historia que sigue de Herodes y sus sucesores forman los antecedentes del Nuevo Testamento y se trata en el volumen segundo de esta serie.

XIII.

GEOGRAFÍA FÍSICA DE PALESTINA

Palestina es la faja costera que enlaza el valle y el delta del Nilo con el Valle del Tigris y el Eufrates para formar la «Fértil Luna Creciente». En comparación con los dos grandes brazos de esta luna creciente, Palestina ciertamente es pequeña. La zona oeste del Jordán es sólo 6.000 millas cuadradas; añadiendo la región de la Transjorda-

XIII

GEOGRAFÍA FÍSICA DE PALESTINA

235

nia alcanza un total de 10.000 millas cuadradas. Los límites tradicionales del país, Dan al norte y Ber-sebá en el sur (vide 1 Re. 4:25) son sólo 150 millas. Desde el oeste al este las distancias son mucho menores: desde Acó al mar de Galilea son 28 millas, extendiéndose alrededor de 60 millas entre el Mediterráneo y el mar Muerto. V\__Estructur a física La estructura fínica de Palestina es relativamente simple y se puede dividir el país en cuatro partes principales: 1) la llanura costera; 2) la parte central montañosa; 3) el Valle del Jordán; 4) la Meseta de la TransJordania. 1 —La llanura costera. —La línea costera de Palestina es casi •seguida. La bahía de Acó, al norte del monte Carmelo, es demasiado abierta para ser segura. En los primeros tiempos Acó (Tolomeida, Acre) fue puerto; hoy el moderno puerto de Haifa está al sur de la bahía. Otro puerto es Jaffa (Joppe) a mitad de camino a lo largo de la costa; ofreciendo también muy poca protección. No es sorprendente, por lo tanto, que los israelitas jamás hayan sido un pueblo bien protegido. La llanura costera se puede dividir en tres partes: la llanura de Acó (o Acre) al norte del monte Carmelo; la llanura del Sarón desde el Carmelo a Jaffa, sólo doce millas en lo más ancho; la más extensa llanura filistea a] sur de Jaffa. 2.—La parte montañosa forma la columna vertebral del país y de nuevo se la puede dividir en tres partes: Galilea, Samaría y Judea. Las montañas de Galilea llegan a 4.000 pies en el norte (la alta Galilea) y vierten sus aguas hacia el sur (la baja Galilea). Galilea, en particular la baja Galilea, la región de Nazareth, es relativamente fértil. Entre Galilea y Samaría se extiende el ancho y muy rico valle de Jezrel (Esdrelón), que corre desde la bahía de Acó hasta el monte Guilboa, proporcionando fáciles accesos al valle del Jordán. El paso de Meguidó une Jezreel con la llanura de Sarón; mientras al norte del valle de Jezreel se eleva el aislado Tabor, 1850 pies de altura sobre el nivel del mar. Las montañas de Samaría se extienden desde Guilboa (1737 pies) hasta Baal-hazor (3333 pies). En el centro de este territorio están las montañas gemelas de Ebal (3085 pies) y Garizím (1890pies), con la pequeña llanura de Siquem a sus pies. No existe una clara división entre Samaría y Judea. Jerusalén está a 2593 pies y el terreno se va elevando hacia el Hebrón (3346 pies). Entre el país montañoso de Judea y la llanura filistea están situadas una serie de colinas declinando suavemente, el Sefelá; ésta sólo es la parte verdaderamente fértil


236

1.

BOSQUEJO HISTÓRICO DE ISRAEL

de Judea. Al oeste, extendiéndose hacia el valle del Jordán y el mar Muerto está el árido «Desierto de Judá». El sur del Hebrón, entre Bersebá y el golfo de Aqabah, es el Negueb, una seca meseta de piedra caliza. En la primera época, la parte norte de esta región estaba muy poblada y hoy los israelitas están restaurando parte de su fertilidad. 3.—El valle del Jordán es parte de una gran hendidura o falla geológica que va desde Siria hasta África. El Jordán nace en las vertientes occidentales del monte Hermón. En el lago Huleh (ahora casi totalmente seco) el río está sólo a seis pies sobre el nivel del mar. Entre Huleh y el mar de Galilea (una distancia de diez millas) desciende 700 pies. El mar de Galilea, un gran lago de agua dulce abundante en peces, está a 865 pies bajo el nivel del mar. Desde el mar de Galilea hasta el mar Muerto, el Jordán recorre un curso tortuoso, y desemboca en el mar Muerto a 1275 pies bajo el nivel del mar. Al no tener salida, el agua del mar Muerto contiene el 25 % de depósitos de sales y no tolera la vida. La continuación del valle del Jordán, desde el mar Muerto al Golfo de Aqabah, se llama Araba. 4.—La meseta de la TransJordania está dividida en cinco partes por cuatro ríos: el Yarmuk, exactamente al sur del mar de Galilea; el Jabbok, a mitad de camino hacia el mar Muerto; el Arnón y el Zered que desembocan en el mar Muerto. El norte del Yarmuk fue el bíblico Basan; Galad se extiende a ambos lados del Jabbok con Amón al este. Al sur del Arnón está Moab y un poco más a] sur Edom.

2)

Clima

Aunque Palestina es pequeña, sus condiciones climatológicas son variadas. A lo largo de la llanura costera el promedio de la temperatura anual es de 67 grados Fahrenheit. En el interior del país, Jerusalén, con una altura de 2600 pies, tiene un promedio de temperatura de de 63 grados Fahrenheit. En Jericó (700 pies bajo el nivel del mar) el invierno es agradable, pero el calor del verano es casi intolerable. El promedio de temperatura de la meseta de la TransJordania es casi la misma que en Jerusalén. Estrictamente hablando, Palestina tiene dos estaciones. Desda octubre hasta la mitad de mayo es la estación húmeda, que se hace especialmente aguda en los meses de enero y febrero; en estos meses hay fuertes tormentas de vientos, truenos y torrenciales aguaceros. Esta lluvia del invierno es necesaria para la vida porque gran parte de Palestina carece de manantiales o arroyos que lleven agua; y el

XIII

GEOGRAFÍA FÍSICA DE PALESTINA

237

agua de la lluvia tiene que ser cuidadosamente recogido en cisternas hechas en la roca. Además las primeras (octubre) y las últimas (abrilmayo) lluvias son de vital importancia para la agricultura. El viento que normalmente sopla es el oeste (o suroeste); este viento es frío y hay un notable descenso de la temperatura a la puesta del sol. El viento del este, que sopla en ocasiones, trae el sofocante khamseen, el siroco.


EL

PENTATEUCO

EL PENTATEUCO CRITICA LITERARIA DEL PENTATEUCO CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONES ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

I.

EL PENTATEUCO 1)

F.l título

Los cinco primeros libros de la Biblia forman un conjunto que los judíos llaman la Tora, la Ley. El primer testimonio cierto de su empleo aparece en el prólogo del Sir ; esta denominación era frecuente al comienzo de nuestra era. En griego se tradujo por he pentateuchos (biblos), «el libro en cinco volúmenes», en la traducción latina se llamó Pentateucchus (liber). Esta división en cinco libros la atestiguan los LXX. Se nombra a los libros según su contenido. Así: Génesis: comienza con el origen del mundo. Éxodo: con el éxodo de Egipto. Levítico: contiene la ley de los sacerdotes de la tribu deLevi. Números: a causa del empadronamiento de los capítulos 1-4. Deuteronomio: la «segunda Ley» una interpretación griega del Dt. 17:18. En hebreo los judíos designaban los libros por la primera palabra, o por la primera palabra más importante del texto (cf. los títulos de las encíclicas.)


240

2.

EL PENTATEUCO

GÉNESIS. Bere'shith—«Al principio»: la historia de la preparación del Pueblo Escogido.

1. Forma externa; Gen. está dividido en diez «generaciones»: íóledoth. i) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8) 9) 10) 2.

Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth Toledoth

del cielo y la tierra - 1:1-2, 4a. de Adán - 5:1. de Noé - 6:9. de los hijos de Noé - 10:1. de Sem - 11:10. de Teraj - 11:27 - Abraham. de Ismael - 25:12. de Isaac - 25:19. de Esaú - 36:1. de Jacob - 37:2.

i.

Abraham - 12:1-25:18. Isaac y Jacob - 25:19-26:43. José - 27-50. La historia primitiva es como una introducción a la Biblia, una introducción a la historia de la salvación. Se remonta hasta el comienzo del mundo e incluye a todos los hombres bajo esta perspectiva. Habla de la creación del universo y del hombre; habla de la caída y de sus consecuencias: la creciente perversidad es castigada con el diluvio. Después de Noé la tierra se repuebla de nuevo. Las genealogías se concentran finalmente en un hombre: Abraham, padre del Pueblo Escogido. La historia patriarcal describe a los grandes patriarcas. 1. Abraham es el hombre de fe, cuya obediencia es premiada por Dios; tendrá una posteridad y sus descendientes poseerán la Tierra Prometida. 2. Jacob es el hombre del engaño que suplantó a su hermano Esaú; astutamente logró la bendición de su padre Isaac y superó la astucia de su tío Labán. Pero toda su habilidad no le hubiera servido de nada si Dios no le hubiese escogido antes de su nacimiento y no hubiese renovado las promesas y la alianza que hizo con Abraham. 3. Isaac es una figura poco relevante entre Abraham y Jacob; es mencionado solamente a causa de su padre y de su hijo. Los doce

241

hijos de Jacob son los padres de las doce tribus de Israel. Los capítulos finales del Génesis (37-50) están dedicados a uno de ellos. 4. José, el sabio. Esta narración difiere de las anteriores. No hay aquí una visible intervención de Dios ni nuevas revelaciones. Todo él es una enseñanza moral: la virtud de un sabio es premiada; la Providencia puede obtener bienes de los pecados de los hombres. El Génesis es un libro completo: es la historia de los patriarcas del Pueblo Escogido. Los tres libros siguientes forman una unidad: la formación del Pueblo Escogido y el establecimiento de la ley moral y religiosa constituyen el objeto de la vida de Moisés. E^opo. Wc'elleh shemóíh—«Estos son los nombres»: la historia del éxodo de Israel desde Egipto y la jornada del monte Sinaí; la alianza con Dios y la primera legislación. 1. 2. 3.

Según la materia. 1) Historia Primitiva: 1-11. 2) Historia de los Patriarcas del Pueblo Escogido: 12-50.

EL PENTATEUCO

Liberación de Egipto - 1:1-15:21. El viaje por el desierto - 15:22-18:27. La alianza en Sinaí - 19-40.

Moisés tuvo una revelación en el monte Sinaí. Allí oyó el nombre de Dios. Desde este lugar santo condujo al pueblo, libre ahora de su cautiverio. El culto se organizó en forma de especiales prescripciones y ordenaciones. * T.y.vÍTTm. Wavvigra'—«ÍYavé^ llamado»: legislación que se relaciona con el culto y con el sacerdocio ministerial; contiene las leyes primitivas con muchas adiciones posteriores. 1. 2. 3.

Ritual del sacrificio— torah sacrificiorum —1-7. Inauguración de los sacerdotes—Aarón y sus hijos —8-10. Leyes de la pureza legal — torah munditiae—íl-lb.

Apéndice: Ritual del día de la expiación (Yóm kippur) —16, 4.

Ley de santidad—torah sanctitatis—17-26.

Apéndice: Redención de personas, animales y cosas consagradas a Yavé. El Levítico, casi enteramente legislativo interrumpe la narración. NÚMEROS. Bammidbar—«en el desierto»: el nombre se deriva del empadronamiento del pueblo de los capítulos 1-4; pero la preocupación por numerar, ordenar y repetir se encuentra por todo el libro. El libro es parte histórico, parte legislativo. Las leyes son dictadas frecuentemente a la luz de un suceso particular. Completa en ambos 16


242

2

sentidos la legislación precedente y se a d a p t a a las circunstancias postenores 1 2 3

Preparación p a r a la p a r t i d a desde el Smaí—1 1-10 10 E l viaje p o r el desierto—10 11-21 35 La t i e r r a d e M o a b - 2 2 - 3 6

El libro de los Núm»ros t r a t a del paso p o r el desierto desde el m o n t e Smaí A la salida d e Smaí precedió u n e m p a d r o n a m i e n t o del pueblo (1-4), se hicieron grandes sacrificios p a r a la dedicación del Tabernáculo (7) Después de la celebración de la segunda Pascua, los israelitas dejaron la s a n t a m o n t a ñ a (9-10) y viajando p o r e t a p a s , llegaron a Cades donde se hizo u n i n t e n t o infructuoso p a r a p e n e t i a r en Canaán p o r el s u r (11-14) Después de u n a larga estancia en Cades p a r t i e r o n de nuevo y llegaron a la llanura d e Moab, frente a J e n c ó (20-25) Los Madianitas fueron conquistados y las t r i b u s d e Gad y R u b é n se e s tablecieron en T r a n s j o r d a m a (31-32) Alrededoi de estas narraciones se agrupan órdenes y prescripciones que completan la legislación del S m a í y p r e p a r a n el camino para el establecimiento en Canaán DEUTERONOMIO. 'Elleh haddebarím — «Estas son las palabras» la repetición (transcripción, D t 17 18 L X X ) d e las anteriores leyes, o mejor u n a recapitulación de la historia religiosa del pueblo d e Israel desde el S m a í en adelante, a p a r t i r de esta historia se saca la siguiente lección moral Yavé el único Dios Veidadero, t i e n e q u e ser servido fielmente L a recapitulación se ofrece en t r e s sermones d e Moisés c u a n d o habla al fin de su vida E^tos discursos e s t á n llenos d e graves amonestaciones y exhortaciones, d e aquí el especial estilo oratorio «deuteronómico» E n el segundo discurso h a sido incorporado u n código de leyes E s t a s mismas leyes e s t á n c o n t e n i d a s en otras p a r t e s del P e n t a t e u c o Aquí h a n sido algo cambiadas y perfeccionadas 1

P r i m e r discurso d e Moisés —1 1-4 40

2

Segundo discurso de Moisés —4 41-48 64

3

II

EL PENTATEUCO

a) b)

I n t r o d u c c i ó n — 4 41-49 Decálogo como f u n d a m e n t o d e la alianza—5-11

c)

Código del D e u t e r o n o m i o (12-26) y conclusión—12-28

Tercer discurso de Moisés—29-30

Apéndice—31-34 E l apéndice n a r r a los últimos días d e Moisés, la misión de J o s u é , el cántico y la bendición d e Moisés y su m u e r t e

CRITICA LITERARIA DEL PENTATEUCO

¿ I¡

¿) El Pentateuco coma somanto

,

E n la foima, el P e n t a t e u c o aparece como u n a serie d e t e x t o s legales en u n a c o y u n t u r a histórica E l libro fue a c e p t a d o y reconocido p r i n c i p a l m e n t e como L e y obligatoria d e l Pueblo Escogido, e r a la Tora, «Ley», n o solamente p a r a los judíos s m o p a r a los s a m a n t a n o s t a m b i é n E s t a T o r a n o s m u e s t r a la constitución del pueblo d e Dios y las condiciones de la elección divina Los diferentes elementos n a r r a tivos y legislativos se unifican p o r el t e m a del p l a n divino, cuyo o b j e t o es la constitución del pueblo d e Israel como nación teocrática, c o n Palestina como p a t r i a y la l e y Mosaica como legislación E l p u n t o c e n t r a l y la idea u m f i c a t i v a d e l P e n t a t e u c o e s t á reunido en u n p e q u e ñ o \ c r e d o q u e los Israelitas recitaban c u a n d o ofrecían los primeros frutos en el s a n t u a r i o Un arameo errante fue mi padre, y bajó al Egipto en corto número para peregrinar allí, y creció hasta hacerse gran muchedumbre de mucha y robusta gente Nos afligieron los egipcios y nos persiguieron, imponiéndonos durísimas cargas, y clamamos a Yavé Dios de nuestros padres, que nos oyó y miró nuestra humillación, nuestro trabajo y nuestra angustia, y nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo tendido, en medio de gran pavor, prodigios y portentos y nos introdujo en este lugar, dándonos una t i e r r a que mana leche y miel (Dt 26 j-9) (Cf 6 20-24, Jos 24 2 13) Aquí nos d a m o s c u e n t a d e q u e Dios h a escogido a A b r a h a m y a su descendencia y les h a p r o m e t i d o la t i e r r a d e Canaán D e s p u é s , cuando t o d o el plan parecía h a b e r descendido a cero d u r a n t e el c a u t n e n o d e E g i p t o , Y a v é i n t e r v i n o o t r a vez y libró a su pueblo, hizo u n a alianza con él y le condujo a l a tierra p r o m e t i d a E s t o s hechos s o n l a razón f u n d a m e n t a l d e las d i s t i n t a s tradiciones, la u l t i m a e s t r u c t u r a c i ó n del m a t e r i a l en u n gran s i s t e m a fue llevada de la m a n o e x a c t a m e n t e por los mismos hechos Por lo t a n t o el P e n t a t e u c o , en sus h e c h o s fundam e n t a l e s , en la u n i d a d q u e reflejan esos hechos y en su construcción final, está e s t i u c t u r a d o alrededor de ideas de elección, de intervención eficaz y d e alianza II.

CRÍTICA L I T E R A R I A D E L PENTATEUCO 1)

Análisis

del

Pentateuco

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS LITERARIAS (1)

A p e s a r d e e s t a uni-

d a d de plan, de espíritu y d e doctrina en el P e n t a t e u c o h a y señales de u n a gran complejidad (1)

Cí A JRobert Imliation

Btblique

(lournai

Desclee, 1954) p p 11 ss


244

2

EL PENTATEUCO

1 En cuanto a la substancia, hay discontinuidad y desorden en las narraciones y en la legislación Así en Gen 4 26 v 5 1,19 38 y 20:1 no hay una continuación ordenada El episodio de 2 lb-4 26 forma una unidad que interrumpe la narración de 2 4a-5 1 s Las leyes del Ex , Lev , y Núm no se encuentran en un discernible contexto histórico, y en los libros no esta determinada la continuidad lógica 2 Respecto a la forma, hay diferencias en el vocabulario, sintaxis y especialmente en el estilo y en el desarrollo general de la composición 3 El diverso empleo de los nombres divinos de Yavé y Elohim es un fenómeno singular El problema es este si es verdad que frecuentemente estos nombres divinos se emplean alternativamente sin ninguna razón aparente, ¿cómo en otros muchos casos varía según las concepciones teológicas y e! carácter literario de los diferentes párrafos? Entendido así, el problema de los nombres divinos, no es mas que un aspecto particular, aunque importante de 1 y 2 (arriba) y requiere el mismo principio de solución 4 Finalmente, si se acepta la realidad de los anteriores problemas, no se puede rehusar el admitir la existencia de dobletes (por ejemplo Gen 1 l-2.4a y 2 4b-25, 12 10-20, 20 1-18 y 26 1-11, etc ) Por dobletes entendemos no la mera repetición de un dato idéntico, sino la repetición de un mismo hecho con diferencias más o menos marcadas Así definido, la existencia de dobletes no constituye un problema distinto de los fenómenos mencionados anteriormente, es simplemente un caso crucial donde convergen todas las anteriores observaciones Consecuentemente el problema de los dobletes no puede solucionarse de otro modo que del adoptado para los otros elementos HipÓTESis_jaULHCA. Especialmente desde el siglo diecisiete en adelante, los exegetas comienzan a tiatar el problema del Pentateuco La fundación de este criticismo científico literario se debe a Richard Simón (1678) y a Jean Astruc (1753) He aquí un resumen del criticismo científico del Pentateuco según los sistemas principales 1 La Antie.ua Hipótesis Documental teoría de las fuentes diferentes Astiuc distinguió dos fuentes principales en el Gen A documento—Elohista, B documento—Yavista (después=E y J), más otras diez fuentes menores Eichhorn (1780-83) e Ilgen (1798) extendieron esta división a todo el Pentateuco El Pentateuco era una compilación hecha por un autor desconocido, entre Josué y Samuel, de los documentos escritos por Moise^ y sus contemporáneos Llaman al Levítico código Sacerdotal «Pnester-kodex» (P)

II

CRÍTICA LITERARIA DEL PENTATEUCO

245

2. Hipótesis de los fragmentos Es un desarrollo de la teoría anterior Las fuentes antes indicadas están formadas por vanos fragmentos de documentos antiguos, pero éstos son en parte posteriores a Moisés Geddes (1792, 1800), Vater (1902-1805), y De Wette (1805) defienden esta teoría 3. Hipótesis suplementaria Es una reacción contra la disociación del Pentateuco Hay una fuente original (Grundchrift) = +_ E que contiene la historia del tiempo de Moisés, escrita en el tiempo de los jueces o de Samuel Como había muchas lagunas en E, un autor postenor (o autores), J, desde la época de Saúl (o Salomón, Ezequías) se apropió de otra tradicción antigua para llenar los claros de E y completarlos Esta es la teoría de Ewald (1843-55), Knobel (1857, 1861), y de Schrader (1869) _JL T.a posterior hipótesis documentaría Va directamente contra la teoría precedente J no completa a la fuente Elohista, sino que es un documento independiente que trata de la misma historia bajo un aspecto diferente En esta fuente Elohista podemos distinguir una fuente protohistónca E y la fuente legal P La fuente J puede dividirse en J y D (Dt) Así tenemos la «teoría de los cuatro documentos» en el siguiente orden JEDP Esta teoría fue defendida por Reuss (1833), Graf (1866), y Kuenen (1869) Tuhus Wellhausen fundamentó esta teoría en la filosofía hegeliana de la religión y del culto ya que la «religión de sentido» (Gejuhlsreligion) precede siempre a la «religión racional» (Vernunftrehgion) Wellhausen, buscando los vestigios de esta evolución en el Antiguo Testamento, distinguió la «religión del desierto» (Wustenrehgion) — una mezcla de an mismo, totemismo, fetichismo, polidemoni«mo, y politeísmo (especialmente en J, también en E)—de la monolatría (2) (Yavé el Dios del monte Smaí—en J y E) Los profetas introducen el monoteísmo (D), que los sacerdotes redujeron a monismo (P) Según esta teoría, el Pentateuco surgió de la siguiente formaLas tradiciones mas antiguas se contienen en el documento Yavista (J) 1ne procede del remado de Josías (por la importancia que se da en el a la tribu de Judá y por las narraciones acerca de Hebrón, ciudad de David), data del siglo diez, el pacífico siglo de Salomón Seguidamente viene el documento Elohista (E) del remo de Israel (se da mas (2) Animismo la creencia de que algunos objetos materiales están poseídos por espíritus culto de un animal que es considerado como el antepasado de u n clan, o como u n dios particular F e t chismo la veneración supersticiosa de objetos inanimados Polidemomsmo creencia en diversos poderes sobrenaturales, especialmente en espíritus malignos Monolatría restricción do culto a un dios, a u n q u e se puede creer en la existencia de otros dioses Monismo Doctrina filosófica que explica todo lo que existe en términos de u n a única realidad


246

2

EL PENTATEUCO

énfasis a las tribus del norte), éste es un poco posterior al anterior, tal Vez del siglo noveno Después de la destrucción del reino del Norte en el año 720 a C estas dos fuentes se unieron en un documento (JE) El Dt (D) fue escrito durante el remado de Josías y pronto fue añadido a los otros, así obtenemos. JED Finalmente, el documento sacerdotal (P) fue escrito durante el exilio o tal Vez poco después (siglo sexto o quinto a C ) Ésta es la razón por la que contiene leyes que eran desconocidas durante la época monárquica, y por lo que presupone la centralización del culto que se inculca en el Dt , y por lo que distingue entre sacerdotes y levitas, como había comenzado a hacerlo Ezequiel (Ez 43:10-16) Es la ley promulgada por Esdras (Neh 8) y que fue añadida a los otros para formar JEDP La hipótesis de los cuatro documentos es aún aceptada por la mayoría de los peritos—aunque siempre de una forma menos rígida, y frecuentemente bastante modificada— Dentro del armazón general de la hipótesis se ha introducido un nueVo método crítico llevado a cabo por H. Gunkel (1888-1913): Formgeschichte (Historia de las Formas Literarias ) o Guttungsgeschichte (Historia de los Géneros Literarios) El fin de este método consiste en identificar y aislar las pequeñas unidades que completan las grandes entidades literarias y colocar estas unidades en sus medios históricos originales, en otras palabras, establecer su Sitz im Leben, «su encuadre vital» Aunque en las manos de algunos críticos este enfoque de la situación ha llevado a unas posiciones muy radicales Sin embargo ha ayudado a nuestra mayor comprensión del Pentateuco Se ha aplicado el mismo método a los salmos y a los Evangelios El más reciente desarrollo del creciente criticismo del Pentateuco, hay que buscarlo en la escuela Escandinava (Nybcig, Birkeland, Pedersen, Engnell) Éstos Ven en el Pentateuco no tanto diversos documentos como auténticas tradiciones antiguas. Memorias de tiempos pasados fueron conservadas por vía oral durante siglos, las cosas esenciales fueron fielmente transmitidas, pero las accidentales vanaron según las diferentes circunstancias, cultura, etc Pueden haberse escrito en parte durante una época anterior y así han podido ser incorporadas al Pentateuco. Tero no tiene mucha importancia que estas tradiciones o algunas de ellas, se conservasen en forma oral cuando fueron mttoducidas en el Pentateuco 2)

Origen del Pentateuco (3) La clásica teoría documental Los esfuerzos para hacerla más pre-

COMPOSICIÓN DEL PENTATEUCO

no se acepta sin discusión

(3) Cf Roland de Vaux, La Genése (BJ), pp 13-17.

ii

CRÍTICA LITERARIA DEL PENTATEUCO

247

cisa la han llevado a la arbitraria y subjetiva división del texto El problema literario de la fecha y edición del texto en su forma final ha pasado a segundo plano de la histórica cuestión del origen de los «documentos», a éstos se les ha consideíado de una forma menos rígida y mas acomodada a la realidad Está claro que el ongen de los «documentos» hay que remontarlo a una fecha muy antigua La arqueología y la historia de los pueblos del Próximo Oriente han demostrado que muchas de las leyes e instituciones del Pentateuco tienen paralelos extrabíbhcos que son mucho más antiguos que la fecha atribuida a los «documentos» Además, muchas narraciones del Pentateuco presuponen un ambiente que no es el de los «documentos», sino mucho más antiguo El problema del Pentateuco, sin embargo, permanece y hay que abordarlo Se pueden dai algunas explicaciones de los dobletes, de las repeticiones, de las no concordancias que abundan en el Pentateuco y que extrañan al lector desde la primera página del Gen Realmente no podemos explicar estos hechos por una compilación de «documentos» puestos en escritura y que se hayan desmembrado y reagrupado por un proceso maquinal de composición literaria Por otra parte, descubren por lo menos algunas tradiciones que estaban originariamente conectadas con los santuarios y se recitaban en ellos Se formaron por ciclos en una atmósfera dada y bajo la influencia de una personalidad dominante. Eventualmente fueron incorporados al Pentateuco Así, en vez de los «documentos» JEDP, podríamos hablar de tradiciones La Ya vista, Elohista y las Tradiciones Sacerdotales de los cuatro primeros libros del Pentateuco Dt y la «tradición deuteronómica» forman un problema distinto LAS CUATRO TRADICIONES 1. La Tradición Y avista Se la llama «Yavista» porque emplea el nombre de Yavé, desde el principio de la narración Tiene un vocabulario especial, un estilo lleno de color y de vivacidad y una fina percepción psicológica De forma simple y figurativa, da una solución profunda a los graves problemas que atormentan al hombre La historia de la caída y perversidad humana se transforman en historia de salvación por Una maravillosa mterAención de Dios y por el trabajo oculto de la divina Providencia (por ejemplo en la salvación de Noé, llevando a Abraham a Canaán, devolviendo a Jacob, enalteciendo a José, librando a Israel de Egipto y guiando al pueblo por el desierto) El único material legislativo que pertenece a esta tradición es el llamado código «Yavista» del Ex 34

2. La Tradición Elohista Ésta emplea el rj^mbjre de Eloriim, según esta tradición, el nombre de Yavé fue revelado primeramente


248

II.

EL PENTATEUCO

a Moisés en el Sinaí. Tiene un Vocabulario característico y un estilo sobrio. Las relaciones de Dios con )os hombres no son tan íntimas. Las manifestaciones divinas se dan a un nivel menos material y se elude el antropomorfismo. Dios permanece invisible; habla desde la nube o desde el fuego; frecuentemente lo hace en sueños; ordinariamente actúa por medio de los ángeles. La alianza «Elohista» (Ex. 21-23) se atribuye a esta tradición. 3. La Tradición Sacerdotal. Esta tradición está especialmente interesada en la organización del santuario, sus sacrificios y fiestas, en las personas y funciones religiosas de Aarón y sus hijos. Toda Ja legislación del Éxodo (excepto los dos códigos de alianza), del Levítico y de los Números hay que atribuirlos a esta tradición. La narración tiene un tinte legalista y litúrgico. No es fácil ajustar las diversas secciones narrativas «sacerdotales» en una única narración continua. Con todo, es la tradición sacerdotal la que dio su forma definitiva al Pentateuco. 4. La Tradición Deutergnómica. Esta tradición se limita al último libro del Pentateuco. El Deuteronomio es una recapitulación de la historia precedente desde Horeb en adelante. Repite en parte la ley. La recapitulación está marcada por una idea distintiva: la historia refleja el amor de Yavé hacia su Pueblo Escogido. Yavé libremente escoge a su propio pueblo y el pueblo debe reconocerle como su único Dios y ofrecerle culto en su único santuario. Esta doctrina está expuesta más adelante en un estilo especialmente oratorio y exhortativo, que se reconoce fácilmente en la legislación. La tradición deuteronómica no afecta a las otras tradiciones que a su vez no tienen influencia en el Dt., (tal vez sea verdad decir que Dt. puede, aquí y allí, haber cambiado ligeramente las dos primeras tradiciones en un sentido deuteronómico). La misma doctrina y estilo se encuentran en Josué, Jueces, Samuel y Reyes, que con el Dt. componen un homogéneo cuerpo literario. RESUMEN. La tradición Yavista se encuentra especialmente en Gen. (Desde el capítulo segundo en adelante), y en Ex. y Núm. La tradición Elohista en los mismos libros, comenzando en el Gen. 20. (Según el mismo Gen. 15:1-5 es también Elohista). La tradición Sacerdotal comienza en el Gen. 1 y se encuentra a través de todo el libro; continúa en Ex. y Núm. y por todo el Lev. Brevemente: Gen., Ex., Núm.: mezcla de la tradición Yavista, Elohista y Sacerdotal. Levítico: solamente la tradición Sacerdotal. Deuteronomio: solamente la tradición Deuteronómica.

CRÍTICA LITERARIA DEL PENTATEUCO

249

DISTRIBUCIÓN APROXIMADA DE LAS TRADICIONES J. E. Y P. EN GEN., EX., Y NÚM. TRADICIÓN YAVISTA (J) Gen. 2:4b-4:26; 5:29; 6:1-4; 6-8 (con P-diluvio); 9:18-27; 10:8-1921:24-30; 11:1-9; 12-13; 15; 16 (con P); 18-19; 21:l-2a, 6b-7,' 21:22-34 (con E); 22:11, 14-15, 18: 24-27 (con otros elementos e á 25); 28:13-16, 19 a; 29-30; 31:1, 3, 21, (27, 31 38, 40?); 31:43-32-3 (Con E); 46:1-6 (con E); 47:1-6, 13-31; 48:1-2, 7-22 (con E); 50 (con E). Ex. 1:6-14; 2:11-22; 3-4 (con E); 5:5-6-1; 7-11 (con E y P); 12:29-34 38-39; 13:17-14:31 (con E y P); 15:22-27; 16:15-20; 17:1-7 (con E); 19 (con E); 24:1-2, 9-11; 34: 1-28 (Código Yavista). Núm. 10:29-32; 11:4-34 (con E); 14 (con E y P); 16 (J o E con P); 20:1-22:21 (con E); 22:22-35; 24. TRADICIÓN ELOHISTA

(E)

Gen. 20; 21:8-21, 22-34 (con J); 22 (con elementos J); 28:30-12, 17-18, 20-22; 29:15-30 (?); 31 (con elementos J); 32:13b-22; 34 (coií J); 35:1-20 (?); 37 (con J); 40-42 (elementos J en 41); 45 (con J)46:1-7 (con J) 48:1-2, 7-22 (con J); 50 (con J). Ex.

1:15-22; 2:1-10; 3-4 (con J); 5:1-4; 7-11 (con J y P); 13:17-41:31 (con J y P); 17:1-7 (con J); 8-16; 18; 19 (con J); 20:1-21; 20:22-23:19 (Código Elohista); 23:20-33; 24:3-8, 12-15, 18 b.

Núm. 10:33 a; 11:4-34 (con J); 12:1-3; 14 (con J y P); 16:lb-2, 1215, 25-34 (?); 20-22 (con J); 23; 32. TRADICIÓN SACERDOTAL

(P)

Gen. 1:1-2: 4a; 5:1-28, 30-32; 6-8 (con J-el diluvio: 6:9-22; 7:6-11, 13-16 a, 18-21, 24; 8:l-2a, 3b-5, 13a, 14-19); 9:1-17, 28; 1(1:1-7, 20, 22-23, 31-32; 11:10:32; 16:3, 15-16; 17; 21:2b-6a; 23; 257-17 (con E) (?); 25:19-21, 26 b; 27:46-28:5; 28:6-9; 35:22b-29; 36:8-14; 46:8-27; 47:7-12, 27-28; 48:3-6; 49:29-33; 50:12-13.


250 Ex

2

1 :l-5, 2.23-25, 6 2-7 7, 7-11 (con J y E), 12:1-20, 43-50; 13 17-14: 31 (con J y E), 16 (con J), 25-31, 24 29-33, 35-40.

Lev. Todo el libro Núm 1:1-10.28, 12:1-20, 43-50, 13-l-17a, 14 (con J y E), 15, 1G (con J y E), 17-19, 25.1-18, 26-31, 33-36 Dt

34-48-52 (?), 34: la, 7-9 (?) TRADICIÓN DEUTERONÓMICA (D)

Todo el Deuteronomio Ex. 12 24-27, 13:1-16 Fuentes especiales Gen 14, 49.1-28, también en otras partes 3)

II

EL PENTATEUCO

Formación de las Tradiciones

Si nos fijamos, el Pentateuco se ha formado de vanas tradiciones paralelas que se han desarrollado con el tiempo, por lo tanto, no podemos fijar con gran exactitud la fecha en que se formó cada una de estas tradiciones Pero podemos aproximarnos Comenzaremos con el Deuteronomio que, indudablemente, tenía relación con la reforma de Josías hacia finales del siglo séptimo a C El núcleo de nuestro Dt especialmente el código deuteronómico, contiene las costumbres del Norte, traídas a Jerusalén por los Levitas después de la caída del remo de Israel (721 a C ) Estas leyes fundadas en el Templo en tiempo de Josías, se promulgaron dejitro del armazón de un discurso de Moisés Se hizo una nueva edición al comienzo del exilio, con añadiduras en el mismo sentido La tradición Sacerdotal es posterior al Dt Se formó durante el exilio y después se juntó a las tradiciones que eran mas antiguas que el Dt : la Y avista, que se formó hacia el remado de Salomón, y la Elohista, un poco posterior Es más importante saber dónde se formaron estas tradiciones Parece natural pensar que en ¡os santuarios, que eran ios lugares de reunión de los israelitas Allí se contaban las maravillas hechas por Dios, su benevolencia hacia el pueblo que había escogido, allí también se ensalzaban las hazañas de los antepasados Estas narraciones épicas constituían el comentario en las fiestas que conmemoraban la intervención de Dios en la historia del pueblo Es aún mas natural imaginar que los códigos de las leyes se formaron en los santuarios Las primeras de todas fueron las leyes litúrgicas y las prescripciones del culto que

CRÍTICA LITERARIA DEL PENTATEUCO

251

rigen los oficios sacerdotales Luego, también, el pueblo podía dirigirse a los sacerdotes para decisiones judiciales y para recibir directrices morales. La tradición Yamsta es indudablemente de origen judío muchas de las narraciones se centran alrededor del Hebrón, y en la historia de José, Judá aparece muy favorecido La ti adición Sacerdotal es la de los sacerdotes del Templo El código Deuteronómico representa las tradiciones del Remo del Norte traídas a Jerusalén por los Levitas después de la caída de Israel Brevemente. Tradición Yavista Remado de Salomón: siglo 10 a C (Judá) Tradición Elohista Un poco posterior, siglo 9 a C (Israel) Tradición Deuteronómica Código formado antes del 721 a C , promulgado durante el remado de Josías (640-609 a C ), edición aumentada al comienzo del exilio (587-538 a C ) (Israel) Tradición Sacerdotal. Formada durante el exilio Su forma final la adquiere probablemente después del exilio (Jerusalén)

4)

Formación del Pentateuco

La tradición YaVista y Elohista han adquirido su forma final y se han combinado en una única narración (JE) poco después del año 721 a C El Deuteronomio (construido sobre el código mas antiguo) comenzó a tomar forma en tiempo de Josías y adquirió su última configuración durante el exilio La tradición sacerdotal creció y se desarrolló al mismo tiempo que el Deuteronomio Eventualmentp un ggcerdote escritor editó todo el cuerpo (corpus) Tomó la época JE como base y dentro de ella construyó el material en su mayor parte legislativo de la tradición del Templo Separó el Deuteronomio d é l a historia (4) deuteronómica y lo insertó como un digno epílogo a la historia de Moisés Muchas de estas ediciones se hicieron durante el exilio, pero el trabajo no se terminó antes del año 538 a C Parece muy probable que el «libro de la Ley de Moisés» traído a Jerusalén por Es-, días el año 428 a C (Neti 8 1) era la Tora, puede suponerse que el Pentateuco adquirió su forma final durante el siglo quinto antes de Cristo, el último trabajo señala el final de un implicado proceso que comenzó durante la edad Mosaica Se puede representar p-áfira. mente este proceso (4)

V pag

290.


252

2.

TRADICIONES Tora Sacerdotal

EL

JUDÍAS Tradición Yavista

950 Fijación d e la trad. J

PENTATEUCO

II.

TRADICIONES DEL Tradición Elohista

NORTE Dt. Tori

850 Fijación de la trad. E 750 Fijac. del C. Dt.

JE 610 D. B-28 Exilio Siglo V.

1EP

JEDP = Pentateuco

Edición final de Dt.

51 Tradición del autor mosaico El Pentateuco no lleva ni nombre ni firma. Excepto en el Dt. Moisés no habla en primera persona y su actividad literaria se menciona solamente de pasada. Aunque, cuando se terminó Ja Tora, se le atribuyó a él. Vemos que Nuestro Señor y los Apóstoles, lo mismo que los contemporáneos, invocaban la autoridad de Moisés. Algunas veces hablan sin demasiada precisión, de la «Ley de Moisés» o del «Libro de Moisés»; otras veces mencionan hechos narrados en el Pentateuco. Dos veces solamente (Act. 3:22; Rom. 10:19) hay determinados pasajes atribuidos a Moisés. Los judíos de la era cristiana mantenían la tradición que creía en el origen mosaico del Pentateuco, mientras que los Padres repetían el testimonio de la Escritura y de la tradición judía. El moderno análisis literario del Pentateuco ha probado que el trabajo se terminó algunos siglos después de Moisés (5); está claro que la concepción tradicional que considera a Moisés autor, hay que entenderla en un sentido amplio. Hemos identificado las cuatro principales corrientes que forman el Pentateuco y hemos señalado (5) Esto se admite en una carta del Secretariado de la Comisión Bíblica al Cardenal Suhard (1948); Cf. Enchiridium Biblicum, n. 850 (desde ahora, las referencias a esta obra estarán en abreviatura EB); Robert, op. cit. I, p. 774.

CRÍTICA LITERARIA D E L

PENTATEUCO

253

la fecha aproximada de cada una de ellas. Al mismo tiempo notaremos cuidadosamente que la fecha y lugar deformación de estas tradiciones, no sucedieron en el tiempo y lugar de origen; comenzaron en una fecha muy anterior. La base del Pentateuco, la substancia de las tradiciones que se le incorporan y el núcleo de su legislación se retrasan hasta el tiempo en que Israel llegó a constituirse como pueblo. Ahora bien, esta época está dominada por la figura de Moisés: él era el organizador del pueblo, del culto y su primer legislador. Las tradiciones antiguas que se han conservado con su nombre, se fraguaron en una épica nacional. La religión de Moisés ha marcado para siempre la fe y la práctica del pueblo. La ley de Moisés constituye su norma de vida... (6). Podemos, pues, afirmar el origen mosaico de las tradiciones que forman el Pentateuco. Llevan el sello del medio en que se formaron y enriquecieron, pero, como tradiciones vivas, viven con la vida y el vigor que Moisés las comunicó. Esta visión realista además «establece la gran participación y la profunda influencia de J\£qisés como autor y legislador» (7). 6)

Apéndice: El carácter histórico del Gen. 1-11

Respecto a los once primeros capítulos del Génesis, hay que tener en cuenta dos grandes factores. En primer lugar, las narraciones no contienen historia en el moderno sentido de la palabra (8). En segundo lugar, los autores (aunque esto se aplica de un modo especial al Yavista) no emplean solamente un material preexistente, sinoque la narración se mueve en el círculo de ideas de la mitología semita (9). ' Esto no quiere decir que la narración del Paraíso, por ejemplo, se derive del Enuma Elish o que la historia del diluvio se derive de la relación babilónica del diluvio (LO). Esto significa que la tradición Yavista y el escritor sacerdote, estaban familiarizados no sólo con la cosmogonía mesopotámica (noción del universo), sino que indiidablemente participaban de las ideas comunes de los antiguos pueblos semitas. (6) Roland de Vaux, op. cit., p. 20. (7) Cf. Carta al Cardenal Suhard; E B , n. 850; Robert, op. cit., I , p . 774 (8) Cf. E B , n. 5 8 1 ; Robert, i b i d . , p . 775. (9) Cf. J. L. McKenzie, Myths and Realities (Milwaukee; B r u c e , 19631 p p . 182-2C0. (10) Cf. ANET, p p . G0-72; 93-95. La creación épica Acadia se l l a m a Enuma Elish («cuando en lo alto»), después de sus primeras palabras.


254

III

EL PENTATEUCO

La siguiente valoración de la narración del Paraíso (Gen. 2-3) p u e d e extenderse, m á s o menos d i r e c t a m e n t e , a t o d a Ja narración de la historia p r i m i t i v a El autor ha entretejido, con una hábil imaginación creatn a dentro del conjunto unificado, tradiciones populares y elementos sacados de fuentes muy diversificadas El Paraíso, geográficamente hablando, no se encuentra en ninguna parte Se describe al hombre como un agricultor primitivo, esto es imposible, no sólo históricamente hablando, sino que ya se tuvo como imposible por los antiguos pueblos semitas La concepción bíblica de los habitantes precananeos de Canaán, fragmentariamente como son nuestros conocimientos, no los considera como agricultores urbanos La formación del hombre del barro de la tierra es, no solamente imaginativa, sino que tiene paralelos en la literatura mesopotamica El orden de la creación—hombre, bestias, mujer—es un orden imaginativo, inventado en orden a resaltar el fin de la narración La serpiente es simbólica Los arboles son simbólicos, lo mismo que los frutos, las maldiciones reflejan un medio cultural y social que no es el del hombre primitivo, sino el de la civilización niesopotámica y palestina durante el primero o segundo milenio a C (11) Si t o d o esto es así ¿cómo podemos h a b l a r de historia en cualquier sentido? O b v i a m e n t e sólo podemos hacer esto si d a m o s al t é r m i n o u n a significación m u y a m p l i a Tenemos q u e g u a r d a r n o s d e la falsa opinión de que las figuras y símbolos de estas narraciones no t i e n e n fundamento objetivo, y tal vez e n c o n t r a r e v e n t u a l m e n t e u n camino mas satisfactorio de describir Ja e x t r a ñ a forma literaria Tal como se e n c u e n t r a a c t u a l m e n t e , nos damos c u e n t a de que estos capítulos describen, de u n a forma popular, el origen del m u n d o y de la raza h u m a n a R e l a t a n , en u n estilo sencillo y figuiativo, verdades fundamentales como la creación de t o d a s las cosas por Dios, la intervención especial en la creación del primer h o m b r e y mujer, la u n i d a d de la raza h u m a na, el pecado de los primeros padres, la depravación y los sufrimientos hereditarios que siguieron a la caída «Pero estas verdades son al mismo t i e m p o hechos, y si las verdades son ciertas, los hechos son por lo t a n t o reales E n este sentido es como los once primeros capítulos del Génesis tienen u n carácter histórico» (12) Dios r e a l m e n t e hizo el m u n d o «en el principio» R e a l m e n t e Dios i n t e r v i n o d e u n a m a n e r a especial y, en u n m o m e n t o dado del t i e m p o , la raza h u m a n a apareció sobre la tierra Los primeros padres de la raza pecaron y el mal hizo (11) McKenzie, op c i t , pp 169 ss (12) De Vaux, op c i t , p 35

CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONES

25¡>

su e n t r a d a en el m u n d o Todos estos son hechos objetivos, sucesos históricos, aun c u a n d o p e r t e n e c e n a la historia primitiva No p o d e m o s ponerles u n a fecha, n o t e n e m o s o t r a relación, no sabemos cómo s u c e dieron, t o d o lo que sabemos es q u e r e a l m e n t e sucedieron

III.

CARACTERÍSTICAS D E LAS TRADICIONES 1)

La Y avista

= =

___________

La obra del Yavista es u n a síntesis en la forma y en la substancia, a u n q u e este a u t o r es u n o de los a r t i s t a s más creadores de Israel R e u n i ó las tradiciones de las t r i b u s y de los santuarios y las reelaboió p a r a a c o m o d a r lo viejo a lo nuevo Muchas de esas a n t i g u a s n a r r a c i o nes son etiológicas. es decir, su intención era desarrollar de u n a forma popular algunos hechos de la historia de las t r i b u s , o los n o m b r e s de los parajes o algunos aspectos d e la c u l t u r a E l Yavista combinó los diferentes materiales en u n a n u e v a e s t r u c t u r a literaria, u n a g r a n épica que se extiende desde la creación del m u n d o h a s t a la conquista de T r a n s j o r d a m a Algunas de las historias individuales t o m a d a s en sf mismas (por ejemplo, los «matrimonios de ángeles» Gen 6:1-4 y la t o r r e de Babel 11 1-9) traicionan la p r i m i t i v a perspectiva teológica, pero, en manos del Yavista, cumplen su cometido en la presentación de su elevada teología (13) H a b r í a que recordar el hecho de q u e nosotros no poseemos t o d a esa épica E s t o s hechos explican l a falta de igualdad y cierta inconsistencia en su obra T?) estilo del Ya vista es caractciístico Le g u s t a n las expresiones concretas y llamativas, sobresale su fuerza descriptiva y es u n psicólogo p e n e t r a n t e Escribe con viveza, claridad y elegancia, es capaz d e describir u n a escena con unas pocas pinceladas a t r e v i d a s Así, en imágenes, con a p a r e n t e ingenuidad, d a u n a profunda r e s p u e s t a a los graves problemas que había suscitado la presencia del m a l en el m u n d o creado p o r Dios ¿Por qué la m u e r t e , los dolores d e la mujer, el sudor del hombre? (Gen 3) ¿Por que la dispersión de los pueblos y su mutua falta de comprensión? (Gen 18) El d e s a n o l l o m o r a l (o m e j o r , el retroceso) de la h u m a n i d a d se describe con colores tenebrosos, pero la narración de las r e p e t i d a s caídas se ha t r a n s f o r m a d o en historia de salvación por las extraordinarias intervenciones divinas o poi la oculta providencia de Dios que salva a Noé, conduce a A b r a h a m deVuelve a J a c o b , ensalza a José, libra al p u e b l o de E g i p t o y l e guía por el desierto U n a s relaciones íntimas y c o n c r e t a s u n e n al hombre (13)

V pp 266-271


256

2.

EL PENTATEUCO

con Dios que aparece en forma humana, actúa a lo humano y tiene sentimientos humanos: Ya vé modela al hombre como podría hacerlo un alfarero; pasea por el jardín durante el frescor vespertino; acepta la hospitalidad de Abraham y conversa con él; está triste y tiene hambre. Pero estos antropomorfismos (14), encierran una idea elevada de Dios, que siempre permanece Señor de su creatura, que mantiene intacta su santidad esencial. El Yavista cae claramente en la cuenta de las fuerzas del mal que actúan en el mundo; no se hace ilusiones acerca de la humanidad y expone despiadadamente las debilidades humanas, aunque en el fondo es un optimista. Tiene confianza en la naturaleza y en sus leyes, que no serán quebrantadas por otro diluvio. Hace Ver la persistencia y la expansión de la vida, la buena fortuna de los hijos de Jacob, Israel liberado de* la esclavitud, las doce tribus de camino hacia un país que mana leche y miel. Este optimismo se funda en el conocimiento de Yavé, en la confianza en su plan y en su poder. Yavé es transcendente, pero vive cerca de los hombres; esta cercanía se expresa por medio de un atrevido antropomorfismo. De los hombres exige fe, ánimo y confianza en las tradiciones y en la vida de la nación (15). El Yavista considera a Yavé como el Dios nacional. Por su propia revelación a Abraham , por haber librado a los herederos de Abraham de la esclavitud y por haberle dado su ley se ha convertido en su Dios. No deja por eso de ser el Dios de todos los pueblos; por escoger este pueblo es universalista en su propósito final: todas las naciones de la tierra le bendecirán en Abraham. Pero el futuro pertenece a Israel, porque Yavé, su Dios, es el único que tiene poder sobre la tierra. Dios da una participación de este poder a quien Él quiere; el autor resalta la absoluta libertad de la elección de Dios por el hecho de exigir automáticamente el derecho sobre los primogénitos. Así también, la oración de Abel es oída con preferencia a la de Caín; Isaac es escogido en lugar de Ismael; Jacob, en lugar de Esaú; Judá, en lugar de sus tres hermanos mayores. En este contexto se puede observar que las profecías mesiánicas del Pentateuco se encuentran en la épica Yavista: Gen. 3:15, que promete la salvación por el linaje de la mujer; la profecía de Jacob (14) E l antropomorfismo es una manera de describir a Dios o de hablar de É l en términos humanos. Es algo que no podemos evitar por completo si hablamos de É l . Por eso, aunque sabemos que es u n Espíritu, hablamos de la «mano de Dios» y de Dios «escuchando» nuestras plegarias. Si el Yavista hace u n uso m u y libre del antropomorfismo esto no indica que tuviera una noción primitiva de Dios, sino que es la expresión de la fe en u n Dios peisonal, u n Dios que realmente se interesa en los asuntos de los hombres; un Dios, que, podría decirse, se da por supuesto. (16) Cf. H. Cazelles, I B , I, p p . 348-80. E s t e estudio ha influido en este estudio de las tradiciones.

III.

CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONES

257

sobre Judá (Gen. 19:10); la profecía de Balaa/n de la estrella que viene •de Jacob (Núm. 24:17). La épica Yavista se divide en tres partes: historia primitiva, tradición patriarcal y tradición mosaica. HISTORIA PRIMITIVA. La historia primitiva, construida con elementos de muy diversas clases, afirma que todos los males proceden del pecado y atestigua un acrecentamiento del mal. Aunque el gran abismo entre Dios y el hombre se encuentra unido por un puente de perdón y está superado por un creciente poder de la gracia. En la llamada de Abraham (Gen. 12:1-3) la historia primitiva está relacionada con la historia sagrada y encuentra su significación en esta relación (16). LA TRADICIÓN PATRIARCAL. El Yavista continúa su síntesis teológica utilizando las tradiciones patriarcales. Para él, Abraham es el patriarca modelo. Aunque las promesas de Dios no se destinan a él, sino a su descendencia. Uniendo el ciclo de Abraham con el de Isaac, el autor trata de hacer ver la unidad del Elohim de Abraham, honrado en Hebrón, con el de El'Olam («Dios honrado antiguamente») adorado en Bersebá y en el Nogeb. La posterior edición del ciclo de Jacob extiende la unidad de culto a Betel y a los santuarios del Norte. Justamente a través de la época patriarcal se extiende el culto al mismo Dios («el Dios de los padres») y la participación de las sucesivas generaciones en las mismas promesas divinas. Partes importantes del ciclo de José se deben al Yavista. José es un instrumento providencial y el héroe de esta narración, pero no es el heredero de las promesas. Así el Yavista concluye con Jacob y su bendición y con la seguridad de que la monarquía será la herencia de Judá. T.A TRADICIÓN MOSAICA. Para el Yavista, Moisés es el último de los patriarcas. Otra vez se da importancia a la unidad cultural. El Dios que se reveló a sí mismo a Moisés en la zarza ardiente, es el «Dios de los padres» (Éx. 3:16). Yavé es el Dios que ha librado a Israel, su primogénito, a costa de los primogénitos de Egipto (Éx. 4:22 s.). Este Dios libró a su pueblo y estableció la Pascua cono la fiesta nacional de la liberación. Quiere que se haga una peregrinación a su santo monte (Éx. 24:1 s., 9-11); allí Israel recibe de Él los mandamientos en forma de decálogo (Éx. 34). La unión entre Israel y su Dios se mantendrá por medio del rito de la peregrinación nacional i las fiestas estacionales (Éx. 34:18, 22 s.). (16)

n

V. pág. 2 7 1 .


258

2

EL PENTATEUCO

A los ojos del Yavista la figura central y el creador de la religión de Israel no es ni un patriarca, ni un rey, ni un sabio administrador es Moisés, que comunico al pueblo la voluntad de Dios, sus palabras Pero Moisés no libra al pueblo por sus propios poderes, o en virtud de su nacimiento o de su sabiduría, le salva por la divina revelación que él transmite al pueblo cuando van en peregrinación ante la presencia de Yavé (17) 2'I

El

Elohista

El Elohista comienza con la l l a m a d a de A b r a h a m y por lo t a n t o no tiene u n a historia primitiva, en esto carece de la intención universal del Yavista Similarmente el Elohista no manifiesta el fondo teológico y mucho menos el a r t e literario del Yavista Sin embargo, c o m p a r a n d o el trabajo de los dos autores, conviene t e n e r en c u e n t a que las circunstancias han sido difíciles p a r a el Elohista Ambos J y E , (de A b r a h a m en adelante) recorren el mismo terreno Los editores judíos que c o m binaron las tradiciones del n o r t e y del sur después de la caída de Samaría en el año 721 a C , es comprensible que dieran preferencia a la épica Yavista No es posible reconstruir l a narración E como u n relato continuo, como consecuencia de esto sufre u n impacto Aunque lo que el Elohista pierde en viveza y brillantez lo gana, en cierto sentido, en sensibilidad moral Su sentido del pecado es m á s fino que el del Yavista Por ejemplo, evita la impresión de que A b r a h a m h a m e n t i d o a Abimelec declarando explícitamente que Sara era h e r m a n a s t r a del patriarca (Gen 20.12) E l rebaño de Jacob increment a d o , no por engaño de su p a r t e , sino porque Dios no p e i m i t i ó que L a b á n le perjudicase (Gen 31.3-13, 36-42) P a r a él la ley es mas moral que cultural Su principio fundamental como aparece en el decálogo, a t a ñ e a los deberes del hombre hacia Dios y hacia el prójimo E s t o s deberes se hacen más explícitos en el código de la alianza (Gen 20 2223 19) donde el respeto del prójimo y de sus bienes se regula por cost u m b r e s y preceptos confirmados por Dios El Elohista tiende a a u m e n t a r la distancia entre Dios y los h o m b r e s . al menos en comparación con el acercamiento del Yavista Se h a íestringido el antropomorfismo Dios no viene a pasear entre los h o m bres (cf Gen 3 8, 18 1 ss ), sino que habla desde el cielo (Gen 21 17) o en sueños (Gen 15 1, 20*3, 6, 28-12) E s t o se declara e x p l í c i t a m e n t e , «que no nos hable Dios, no sea que muramos» (Ex 20 19) Los sueños a b u n d a n en la narración de José y, como se podría esperar, la narración que t r a t a de sus antepasados, de las tribus del Norte, de Efraím y Manases, está más desarrollada, que en la tradición Yavista. Aquí (17)

Cazelles op cit , p

360

III

CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONES

259

t a m b i é n la percepción moral del Elohista revela la significación religiosa d e los sucesos «Vosotros creíais hacerme m a l , pero Dios ha hecho de ello un bien, cumpliendo lo que h o y sucede, de poder conservar la v i d a d e u n pueblo numeroso» (Gen 50-20) Quizas, después de t o d o , la pérdida de la cercanía de Dios y d e su p a l a b r a revelada en el E n o tiene la fuerza que parece tener a prim e r a vista E s t o sirve c i e r t a m e n t e p a r a enaltecer el papel especial de Moisés y e s t a b a calculado p a r a producir este efecto El n o m b r e de Dios, Yavé, fue revelado a Moisés El fue el único que pudo h a b l a r a Yavé «cara a cara» y p u d o «contemplar el semblante de Yavé» (Núm. 12.8) Aún es más maravilloso decir de él «Yavé h a b l a b a a Moisés cara a cara, como habla u n hombre a su amigo» (Éx 33-11), Moisés reflejaba la radiación de la gloria divina (Éx 4/29-35) E s el profeta por excelencia, lleno del Espíritu de Dios que él comunica a los ancianos (Núm 11 10-30) O^eas puede c o m e n t a r «Yavé sacó a Israel de E g i p t o por m a n o de u n profeta y por u n profeta fue guardado» (Os 12 - 13) Asimismo A b r a h a m es llamado profeta (Gen 20 7) y María piofetisa La imjwi tancia d a d a al profeta y a su misión significa que E h a influenciado el desarrollo de la profecía en Israel l)

El

Deuteronomista(lÜ)

E l núcleo del D e u t e r o n o m i o es el código legal (Dt 12 1-26 15) de origen nórdico, que retrocede h a s t a la edad mosaica La p a r t e nar r a t i v a , los tres discursos de Moisés son m u y p o s t e n o i e s , j u s t a m e n t e de a n t e s y después del exilio El segundo discurso cae especialmente bien en boca del gran caudillo, porque el propósito esencial d e l D e u teronomio consiste en u n renacimiento de las enseñanzas mosaicas, como se entendieron d u r a n t e el siglo séptimo a C , es u n programa de reforma, no u n a innovación De aquí la l l a m a d a a la renovación de la alianza hecha con urgencia, la repetición de «este día», el aquí y el ahora de la elección divina y la implicación de la p r e s e n t e generación de Israel en la alianza hecha en H o r e b (19) La ley del único sant u a r i o (Dt 12 1-12) se inspira en el mismo espíritu r e f o r m i s t a ; paia preservar purificado de t o d a contaminación el culto de Y a v é El estilo del deuteronomista es caiacterístico (Veremos que los episodios deuteronómicos en la historia de J o s -Re , son fácilmente discermbles) E n los discursos v a n a m o n t o n á n d o s e expresiones cii^cterísticas Dios es siempre «El Señor t u Dios» o «El Señor v u e s t r o Dios» Canaán es descrita como «una tierra que m a n a leche y miel» y para (3 8) P a r a profundizar mas cf pp 284 ss (19) Cf B W Anderson, Unders'andtng the Oíd 1 estament Chffs, N J Prentice-HaH, 3 9)7), p 333

(Englewood


260

2

que puedan poseerla, ha liberado a su pueblo de Egipto «con mano fuerte y brazo extendido» Por eso se amonesta a «oír la voz del Señor tu Dios» y a «guardar sus leyes, mandamientos y órdenes», y a «temar al Señor tu Dios» Sobre todo se exhorta a «amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas» Ss advierte también que la fiel observancia de los mandamientos de Yavé asegurará una bendición y se avisa que el descuido de los mandamientos puede atraer sobre ellos ¡a ira de un amoroso pero justo Dios Este aviso sería innecesario, porque estas «leyes, mandamientos y órdenes» no son una carga impuesta desde fuera, sino íntima, interior «En Verdad esta ley que ahora te impongo no es muy difícil para ti, la tienes en tu boca, en tu mente para poder cumplirla» (Dt 30:11,14) Yavé es un padre que da su palabra de vida a Israel. La palabra que trae felicidad y una larga vida Es la palabra que revela- «Las cosas ocultas sólo son para Yavé, pero las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre, para que se cumplan las palabras de esta ley» (Dt 29 29) Tina teologiat'del pueblo de Dios y una teología de la palabra de vida, es también una teología de la Revelación (20) Otra característica del Dt que atestigua el origen norteño de la tradición es la influencia de Oseas Este profeta también considera al Éxodo como la feliz luna de miel de la religión israelita Nadie mejor que él pudo pintar el imperecedero amor de Yavé hacia su esposa fiel, porque extrajo sus colores de la vida, de su propia desdichada experiencia Es significativo que el «amor» es una palabra clave del Dt (por ejemplo, Dt 7:8, 10.15, 26.6, 30:6-20) Ciertamente toda la h stona deuteronómica es un comentario al capítulo once de Oseas: -«Cuando Israel era niño yo le amé, yo desde Egipto vengo llamando a mi hijo Pero cuanto más les llamas, más se apai t m ¡A lo que voy a reducirte, Efraíml» (Os 11-1-2,8) No es O^eas el único profeta cuya influencia es evidente Jeremías (capítulo 31) había previsto una liberación, una vuelta, una nueva alianza, en este espíritu se completó el Dt En los capítulos finales, nuestro libro resume también al Segundo Isaías, que describió la nueva jornada a través del desierto y la victoria sobre las naciones intimadas a adorar al Dios de Israel, el único Dios verdadero Otras imágenes están copiadas de Ezequiel que también describió la vuelta del exilio y la nueva división de la tierra santa alrededor del nuevo santuario (Ez 37-40-48, cf Dt 3:12-17) Así, inspirado por los libros proféticos, el Deuteronomio, en su edición final, es un testigo de una (20)

III

EL PENTATEUCO

Cf Cazelles, op cit , 370

CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONES

261

etapa esencial de la historia religiosa cuando una Monarquía cedió el paso a una Iglesia (21) 4)

La Tradición Sacerdotal

El amplio espíntu del Deuteronomio no recurrió al conseivador clero de Jerusalfrn Estos apoyan su posición en la trascendencia de Yavé. en vez de llevar a Dios y la palabra de Dios a los hombres, intentaron levantar a los hombres a Dios por la fidelidad a las leyes y prescripciones tradicionales Su regla era el mandamiento «Sed santos, porque santo soy yo, Yavé, vuestro Dios» (Lev 19 2) Al mismo tiempo que se formó el código deuteronómico en el Norte, se compilaron las tradiciones de los sacerdotes de Jerusalén en el Código de Santidad (Lev 17-26) Lo mismo que el código deuteronómico, éste comienza con la ley de un santuario, luego da una sene de prescripciones sobre la moralidad, el matrimonio, los sacerdotes, los sacrificios y las fiestas, termina lo mismo que el Deuteronomio con bendiciones y maldiciones La fecha del Código de Santidad es incierta, bien puede haber sido editado durante el remado de Josías, aunque antes del derrumbamiento de la nación, ciertamente contiene lejes mucho más antiguas Durante el exilio, los sacerdotes deportados, apartados del culto ritual de Yavé en eFTemplo, vieron que su deber era organizar la vida religiosa de la comunidad en los diferentes ambientes y circunstancias Les parecía que el furtdamento sobre el que podía construirse esta Vida religiosa podía ser un origen nacional común, tradiciones comunes y un auténtico sacerdocio Asfr-se formó la historia sacerdotal. Se autorizaron las instituciones religiosas de Israel y se las dio más fuerza por haberse establecido en una coyuntura histórica, proyectando hacia atrás todas estas instituciones, hacia la época de Moisés, se resalta dramáticamente que han tenido su comienzo en el Sinaí. Toda la presentación está penetrada por una teología de la pi esencia divina y por las exigencias de un Dios de santidad Es relativamente fácil separar el material P del Pentateuco. Desde que gran parte de la obra sacerdotal está editada, este material no forma una estructura unificada; pero es posible discernir y pre«entar coherentemente la Visión sacerdotal de la historia de Israel L a revelación divina se concibe como siguiendo un plan sistemático que se desarrolla en cuatro eras o distribuciones sucesivas. Creación, alianza con Noé, alianza con Abraham, alianza del Smaí (22) Cada etapa (21) (22)

Cf. Cazelles>, Le Deuteronome V pag 272 ss.

(BJ), p

17


262

2

EL PENTATEUCO

se caracteriza por diferentes privilegios y deberes y se emplean nombres divinos diferentes, Elohim en las dos primeras etapas, 'El Skaddaí para los patriarcas, y Y ave en tiempo de Moisés A través del árido y técnico estilo de P fácilmente recognoscible, el sacerdote escutor alcanza algunas veces alturas sublimes, su obra maestra es la historia de la creación (Gen 1-2 4a) Aun cuando su forma y ritmo apuntan hacia el uso litúrgico, y aun cuando el reajuste de ocho obras en seis días apunta hacia un material tradicional preexistente, seguramente fue un único autor quien dio forma definitiva a la narración La buena o mala inteligencia de esta narración de la creación depende de las respuestas a esta pregunta ¿Qué enseña el autor de esta narración? La respuesta completa es que nos enseña dos hechos: 1) Dios hizo la cosas (23) 2) Él sábado es de institución divina Quiso sacar adelante estas dos cosas Creyó que Dios había creado el mundo, pero no entendió mejor que nosotros (probablemente peor) como lo había creado Pudo haber expuesto su creencia llanamente, pero juzgó mucho mas efectivo dividir la obra y así resaltar el hecho de que Dios hizo todas las cosas El íesultado de todo esto es que las afirmaciones del escritor «Al principio creó Dios el cielo y la tierra», es verdad, divinamente verdad, pero la descripción de la obra de la creación es producto de su imaginación La narración de la creación es, desde el punto de Vista literario, una concepción artificial Encontramos que el trabajo de seis días está distribuido así, porque de este modo hay una inmediata correspondencia entre el primer día y el cuarto, entre "el segundo y el quinto, entre el tercero y el sexto También encontramos que el autor participaba de las ideas de su tiempo y no de las del siglo veinte El pueblo para quien escribía—y él mismo por esta razón—estaban completamente incapacitados para comprender una acción abstracta de la creación (no por falta de inteligencia, sino por su mentalidad semita), pero entendieron la obra, de aquí el que presente al Creador como un Obrero que termina su trabajo en seis días y luego se toma un descanso El climax de esta obra es la creación del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios y su dominio sobie todo el mundo material y animal Los términos de esta creación implican un estado de amistad con Dios Se enseña que Dios instituyó el matrimonio y lo santificó Cuando todo fue terminado «bendijo el día séptimo y lo santificó porque en él descansó Dios de cuanto había creado y hecho» (Gen 2 3) Así, sencillamente, termina la narración de la creación con la declaración de que fue Dios mismo quien comenzó el descanso (2 i) Esta verdad es, sin duda, compleja, e incluye u n numero de hechos semejantes a los de la creación especial del hombre, aunque estos pueden considerarse claramente como partes componentes de un hecho

III

CARACTERÍSTICAS DE LAS TRADICIONFS

263

del sábado, el pueblo escogido no puede hacer nada mejor que imitar a su Dios (24) Si miramos otra vez a la historia sacerdotal como un todo, veremos que contiene el fruto de una reflexión teológica sobre la antigua tradición litúrgica y sobre las costumbres conservadas por los sacerdotesMe Jerusalén La fidelidad a esas tradiciones es la única garantía de una vida de unión con Dios, el único medio de efectuar el cumplimiento de los designios de Dios sobre Israel. Esto se infiere de la consideración de este plan gradualmente desarrollado Había una alianza de Dios con toda la humanidad en la persona de Noé éste aseguro la existencia de la tierra si los hombres respetaban la vida de las creaturas Había una alianza con Abra ham. ésta garantizaba a su descendencia un futuro en la tierra prometida si observaban el sábado y la circuncisión Había una alianza más particular con el sacerdocio de Aarón, que hizo de ellos socios de Dios y dispensadores de sus divinos beneficios el culto es el signo sensible de la gracia divina La monarquía había fracasado, según el sacerdote escritor, Aarón podría ocupar su lugar de allí en adelante, Israel en el exilio es sostenida en su fidelidad a las tradiciones nacionales y religiosas por el sacerdocio. Porque Israel es «un remo (regido por) de sacerdotes y Una nación santa» (Éx 19 6) (25). 5)

El Mensaie del Pentateuco (26)

La religión del Antiguo Testamento, como la del Nuevo, es una religión histórica se funda en la revelación hecha por Dios en unos momentos determinados El Pentateuco, que traza la historia de la revelación divina al mundo, es la fundación de la religión judía, es el libro sagrado por excelencia, es su Ley En él, el israelita encuentra la explicación de su propio destino y un cammo de vida El Pentateuco se unifica por el hilo de la promesa y de la elección, de la alianza y de la ley que aparecen en todas las páginas. Dios dio a Adam y Eva, después de la caída, la promesa de una salvación en un futuro lejano, después del diluvio aseguró a Noé que la tierra no volvería a ser tan fuertemente castigada Abraham es el hombre de la promesa, para él y para su descendencia, y por su medio p a n toda la humanidad En la libre elección de Dios a Abraham está incluida y prevista la elección de Israel El Pentateuco es también el libro de (24) Cf W Harrmgton, Génesis and Evoluhon 1963), pp 13 20 H4-2G (25) Cazelles, I B p 37f (26) Cf Roland de Vaux, B J , p p 7 s

(New York P a u l i s t Press,


264

2

EL PENTATEUCO

IV

las alianzas t á c i t a con Adam, explícita con Noé, A b r a h a m y Moi=és Cada alianza es u n libre ejercicio de la iniciativa divina y u n acto d e benevolencia, Dios pide en cambio fidelidad y obediencia L a ley q u e p r o m u l g a h a r á explícitas las exigencias divinas y p r e p a r a r á el c a m i n o p a r a el cumplimiento de las promesas Los t e m a s unificados del P e n t a t e u c o c o n t i n ú a n en el resto del Antiguo T e s t a m e n t o , porque el P e n t a t e u c o n o esta c o m p l e t o en sí m i s m o H a b l a d e la promesa, pero n o de su cumplimiento, y t e r m i n a a n t e s de la e n t r a d a en la Tierra P r o m e t i d a No se h a b r á cumplido ni a u n cuando se termine la conquista, porque la promesa, en d e f i m t n a, m i r a a Cristo, a la N u e v a Alianza j a su Nueva L e y Un cristiano que, Tea, el Pentateuco puede seguir la sucesión de los hechos E n primer lugar, el Génesis enfrenta la bondad de Dios Creador con la infidelidad del hombre pecador y luego, con los patriarcas, hace v e r el premio de la fe E l Éxodo es u n a descripción de nuestra redención Los Números representa el tiempo de la desgracia, cuando Dios instruye y castiga a su hi]o y prepara su elección El Levítico puede leerse con fruto con los últimos capítulos de Ezequie] o después de los libros de Esdras o Nehemías El sacrificio único de Cristo disolvió el ceremonial del Templo, pero las exigencias de pureza y santidad en el servicio de Dios conservan su fuerza El Deuteronomio puede leerse con Jeremías porque está muy cerca de este Piofeta en tiempo y en espíritu.

IV.

ASPECTOS DOCTRINALES D E L PENTATEUCO 1)

Teología

de la Historia

Primitiva

(2 7)

S i queremos e n t e n d e r los once primeros capítulos del Génesis. t e n e m o s q u e fijarnos en dos factores Primero, estos capítulos combin a n dos de las cuatro tradiciones d i s t i n t a s que foiman el P e n t a t e u c o ; la m á s a n t i g u a y la más m o d e r n a U n segundo factor, sugerido y a en el caso de la tradición Yavlsta es que estamos t r a t a n d o de teología, n o en el sentido escolástico c i e r t a m e n t e , pero teología al fin y al cabo. La m a y o r p a r t e de estos capítulos se deben al Yavista, u n estudio d e su contribución y m é t o d o es m u y provechoso Veremos cómo el y el sacerdote escritor h a n e x t r a í d o su m a t e r i a l de diversas fuentes y cómo de u n a m a t e r i a prima a n t i g u a y desgastada h a n construido u n edificio c o m p l e t a m e n t e nue-\o (27) Cf W O Uhdail (Harimgton), (Diagacht na Luath-Staire Gen 1-11 K hisleabhar Muighe Nuadhat (Majnooth, 1964), 52-J9

T.A,

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

PRIMITIVA

HISTORIA

SACFBDOTAT.

Habiendo

26¡>

visto q u e el

sacerdote escritor t u v o la ú l t i m a palabra en la formación del P e n t a t e u c o , n o resulta inesperado q u e el Génesis comience con u n episodio sacerdotal Desde el principio se evidencia u n estilo c a r a c t e r í s tico Ya desde los primeros capítulos encontramos el desarrollo d e u n plan que se destaca claramente en el Génesis Desde el p u n t o d e vist a del sacerdote, la revelación divina sigue u n designio previsto q u e se manifiesta en cuatro e t a p a s o dispensaciones consecutivas - Creación, y las alianzas con Noé, A b r a h a m y Moisés (28) E l a r g u m e n t o de creación sacerdotal (Gen 1 1 - 2 4a) n o es, ni t r a t a de serlo, u n t r a t a d o del origen del m u n d o n i del comienzo d e la h u m a n i d a d , m a s bien declara q u e la existencia de t o d a s estas cosas y su significación está en las m a n o s de Dios E l m u n d o y t o d a s las cosas proceden de É l , a u n q u e la creación del h o m b r e es su o b r a m a e s t r a , orgullo de la creación F u e hecho «a imagen de Dios» y separado de los animales E l hombre fue bendecido p a r a q u e pudiera crecer y multiplicarse, pero j u n t o a la bendición había u n a prohibición: puedes comer de los frutos y vegetales solamente, debería ser u n vegetariano La narración sacerdotal t e r m i n a con la observancia del s á b a d o Dios descansó d e su trabajo creador I n m e d i a t a m e n t e el interés se desvía hacia Israel y la observancia del sábado A esta institución fundamental se le d a profundidad y significado c u a n d o se la pone en c o n t a c t o con la obra creadora de Dios y se la j u n t a al mismo creador La mención d e la observancia sabática es u n a anticipación a la l l a m a d a de Israel, el sacerdote escritor emplea genealogías p a r a d e m o s t r a r cómo se hizo de hecho esa elección E m p l e a la técnica d e pasar r á p i d a m e n t e d e la creación a la segunda e t a p a del p l a n divmo, l a alianza con Noé Así e n c o n t r a m o s que Gen 5 nos lleva desde A d a m a Noé Se a t r i b u y e u n a extraordinaria longevidad a los p a t r i a r c a s antediluvianos, p o r q u e se creía q u e la duración d e la v i d a h u m a n a había disminuido de u n a época del m u n d o a o t r a : n o serían m á s de 6(10-200 años d u r a n t e el período entre Noé y A b r a h a m , y d e 200 a 1O0 año'; d u r a n t e el tiempo de los patriarcas hebreos (29) Recordemos q u e la tradición sacerdotal n o t i e n e el episodio de la caída a u n q u e poseemos algo que corresponde m a s o m e n o s a esta narración P o r lo t a n t o , podemos e n t e n d e r l a disminución d e l tiempo d e vida como u n c o n s t a n t e empeoramiento visto e n relación con el progreso del m a l , porque u n a vida larga es u n a bendición d e Dios (Prov 10.27) y será u n a de las bendiciones d e la época mesianica (28) En Gen el material saceidotal se distribuye asi l - l - 2 4a; jl-32, 6 9-22, 7 6-11, 13-16a, 18-21, 24, 81-2a, 3b-r>, 13a, 14-19, 91-17, 28; 191-32; 11.10-32. (29) Cf RoJand de Vaux, La Genese (BJ), pp. 53 s


266

2

EL PENTATEUCO

{Is 65 20) En otras palabras, las edades atribuidas a estos patriarcas tienen solamente un valor simbólico Las tradiciones babilónicas antiguas conocieron una lista de diez reyes, que vivieron antes del diluvio, con remados fantásticamente largos El escritor saca partido, para su propósito, de esta tradición antigua Según el sacerdote escritor, el diluvio vino como consecuencia de una corrupción de las costumbres Solamente Noé fue encontrado justo Lab aguas del juicio de Dio» destruyeron a todos los vivientes, a excepción de aquellos que habían encontrado asilo en el arca Gen 6-9 es una mezcla de narraciones Sacerdotales y Yavistas, pero pueden separarse fácilmente y entonces cada narración presenta el característico estilo y perspectiva de su marco original Aquí también una tradición antigua y difusa se ha puesto al servicio de la enseñanza religiosa El climax de la narración lo constituye la alianza de Yavé con Noé y la promesa divina de no volver a devastar otra vez la tierra Se ofreció un nuevo privilegio, podía comerse carne de animales, siempre que el animal estuviese bien matado Esto llevaba consigo un reconocimiento práctico de la absoluta autoridad de Dios sobre la vida, simbolizada por la sangre y se consideró como el origen del sacrificio, otra institución religiosa fundamental (Gen 9 1-5) Una vez más había una prohibición asociada la sangre del hombre, que a pesar de su corrupción es aún «imagen de Dios» (Gen 9 6), no debe ser derramada La conclusión es que el «arco en las nubes», cada colorido arco iris después de una tormenta, permanecerá como prueba firme de la alianza entre Dios y el hombre (Gen 9 8-17) Desde esta alianza con los hombres el sacerdote escritor, por medio de una genealogía (Gen 11. 10-32), llega hasta el hombre que es el centro de la etapi siguiente Pero esta tercera dispensación, la alianza con Abraham y la posterior alianza con Moisés en el Smaí, cae fuera de nuestro propósito LA HISTORIA PRIMITIVA DKT. YAVISTA El Yavista fue el primer teólogo y uno de los mas grandes escritores de Israel Escribió durante el siglo décimo a C durante el pacífico remado de Salomón, es decir: mucho antes que el sacerdote escritor y, sorprendentemente, presentó la elección de Israel dentro de la perspectiva del designio de Dios para toda la humanidad Con un verdadero discernimiento teológico percibió que la comunicación de Dios con Israel podía traer grandes beneficios y unió esta historia particular a la general historia humana comenzando desde el principio Construyó su historia primitiva a. partir de elementos de muy diversas especies, aunque sus líneas principales son de una pura simplicidad Por una parte, testifica que todo el mal, la creciente corrupción, procede del pecado, y por otra

IV

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

267

que este aumento continuo se equiparaba a la activa presencia del perdón de Dios (30). Los versículos iniciales (Gen 2 4b-6) de la narración Yavista sirven como de introducción al verdadero propósito del relato: la formación del hombre, se le ha encuadrado dentro de una circunstancia d»term nada, pero todo el interés se centra sobre él Así las plantas y los árboles de Gen 2 9-17 son las del jardín del Edén que es la morada del hombre, y la creación de los animales (vv 19 s ) no se cuenta por sí misma, sino como una introducción a la formación de la mujer. El Yavista no tiene nada que decir sobre la creación del mundo fuera del simple enunciado de que Yavé hizo el cielo y la tierra En la creación del hombre, el Obrero de la narración sacerdotal, ha dejado su sitio al Alfarero El «polvo de la tierra» es la arcilla fina del alfarero y Dios la modela en una forma humana, después sopla sobre esta figura inerte un aliento de vida y la figura se convierte en un hombre Pero «no es bueno que el hombre esté solo»- el escritor está pensando en algo más específico que el instinto gregario del hombre, está pensando, mas bien, en la profunda necesidad que tiene el hombre de encontrar otro ser parecido a él, de la misma naturaleza que él, aunque no exactamente igual Continúa luego la encantadora descripción de la parada de animales que desfila ante el hombre Él les impone los nombres, así al mismo tiempo, manifestando el conocimiento de su naturaleza, expresa su dominio sobre ellos Aunque todas estas m a t u r a s habían sido formadas como él, de la tierra, él es incapaz de encontrar uno entre ellos con quien pueda compartir su vida, que pueda conversar con él, porque únicamente éí ha sido animado por el soplo divino. La sencilla descripción de la formación de la mujer presenta un punto de vista revolucionario Existía una tendencia general a considerar a la mujer como un objeto (bien mueble) y como un ser inferior al hombre Al describirla en términos figurativos, como había hecho con el hombre, el Yavista la presenta como un ser de la misma nituraleza que él, su igual, una verdad que el hombre tenía que conocer claramente. Ella es, sin embargo, en todo su sentido, su ayuda, enteramente acomodada a él, particularmente por la unión con él en matrimonio El hombre, creatura, existe dependiendo de Dios y en relación con otro ser humano, pero en este mundo el hombre encuentra tentaciones El tentador, en forma de serpiente, le persuade a rebelarse contra su dependencia El autor describe la entrada del pecado en el mundo inmediatamente después de narrar la creación del primer hombre (30) E n Gen 1-11 el material Yavista se distribuye asi 2 l b - 4 2 6 6 1-87 1-5, 7-10, 12, 16b, 17, 22b, 8 2b-3a, 6-12, 13b. 20-22, 9 18-27; 11 1-9


268

2

EL PEIvTATELCO

y de la primera mujer El primer pecado no es un pecado de la humanidad en abstracto, porque la humanidad existe solamente en hombres y mujeres concretos, es el pecado común de la primera pareja humana Esencialmente fue la transgresión de un mandamiento divino, descrita figurativamente en la prohibición de comer una fruta determinada El tentador insinuó que llegaiían a ser «como Dios, conocedores del bien y del mal» (Gen 3 5) El «conocimiento del bien y del mal» significaba que ellos querían arrogarse el derecho de decidir entre el bien y el mal, de ser ley para sí mismos en el orden moral Por eso, en efecto, quisieron llegar a ser independientes de Dios Fueron tentados a negar su condición de creaturas por el deseo de transcender esta condición Aunque el primer pecado no fue de naturaleza sexual, de el se siguió que las relaciones entre hombre y mujer quedasen envueltas en el proceso del pecado y sufriesen las consecuencia^ de la caída Al hombre se le dio la mujer como «una ayuda para el» (Gen 2 18), pero se convirtió en una seductora y le llevó al mal El hombre creado antes que la mujer, era por naturaleza su dueño, pero cediendo a su seducción, la siguió por debilidad En vez de la unión en una sola carne (Gen 2 24) se encontraron cómplices en el pecado Cuando pecaron se rompió la armonía que había caracterizado anteriormente sus relaciones Adán quiso echar toda la culpa a Eva (Gen 3 12) Pero ya anteriormente se habían dado cuenta de que había sucedido algo malo «Abriéronse los ojos de ambos y vieron que estaban desnudos » (Gen 3 7) Obviamente lo que se quiere significar es el agudo contiaste con Gen 2 25 «Estaban ambos desnudos el hombre y su mujer, sin avergonzarse de ello» Una sombra había caído sobre el sexo, las relaciones entre el hombre y la mujer, aunque buenas en sí mismas, pueden fácilmente haberse agravado desde entonces La sentencia de Dios «Buscaras con ardor a tu mando, que te dominara» (Gen 3 16 b) señala aún mas la discordancia que se había introducido La dominación del hombre y la degradación de la mujer quedara reemplazada por la perfecta unión y el amor mutuo que habrá de caracterizar sus relaciones, la fertilidad consecuencia normal de la unión sexual se encuentra en una contextura de sufrimientos «Multiplicaré los trabajos de tus preñeces Parirás con dolor los hijos» (Gen 3 16a) La aflicción de la mujer en el parto se asemeja al trabajo del hombre sobre la tierra Finalmente, ambos son desterrados de la felicidad del paraíso Todo esto no es mas que la actual condición del hombre culpable, el hombre y la mujer esencialmente buenos han sido heridos y necesitan una redención El estado actual del hombre, sujeto al sufrimiento y a la muerte, es por lo tanto obra no de Dios sino del hombre mismo como con-

iv

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTVTEUCO

269

secuencia del pecado del primer hombre, todos los hombies han nacido en este estado Pero el hombre no ha sido vencido definitivamente y no esta sujeto a las fuerzas del mal sin esperanza El Yavista asigna a la maternidad una esperanza fundada en Dios mismo (Gen 3 15) Es probable que Viera en la maternidad de Eva el prototipo de la maternidad real (cf Is 7 14, Miq 5 2 y el cuidado que se tiene en Re de nombrar a las rema-madres de Juda), y por lo tanto de la maternidad mesiánica En este sentido, no es solamente mesiamco, sino que se coloca dentro de la teología mañana Aparte de esto, el gesto de Yavé de proveer vestidos a la infeliz pareja (Gen 3 21) es una conmovedora indicación de su atención para con ellos Los capítulos siguientes están enteramente unidos a la narración de la caída, porque sirvenp~afa.ilustrar la alarmante prolifei ación del pecado, enseguida nos encontramos ante el primer asesinato Caín es realmente el antepasado de los Cainitas (Num 24 21 s ), el Yavista esta obviamente intrigado por el destino de esta tribu extraña (31) Aunque ellos, como los israelitas, eran adoradores de Yavé (Núm 10 29, Jue 1 16), nunca lograron acomodarse a una vida sedentaria, sino que vagabundearon sin descanso por los limites de los campos cultivados (1 Crón 2 55) Hemos indicado lo que sucedió cuando la humanidad se apartó de la obediencia de Dios el hombre, asociado con el pecado, se ha convertido en su esclavo Aunque a pesar de su crimen y de su consiguiente separación de Dios, Caín queda bajo su protección (Gen 4 15 s ) Otra vez la bondad de Yavé acompaña al justo castigo La genealogía de los cainitas (Gen 4 17-26) se abre con la afirmación de que Caín (un asesino) construyó la primera ciudad Esto era un comienzo poco prometedor para la civilización, el canto de Lamec anuncia que el adelantamiento cultural llevaba consigo la vio encía Aunque primitivamente era un canto salvaje del desierto, se emplea aquí para subrayar el continuo progreso del mal la ejecución de la venganza que Dios se ha reservado (Gen 4 15) la reclaman los licmbies y la ejercen arbitrariamente y sin límites En concordancia con su visión universalista el Yavista aclara brevemente que desde el tiemj o de Enoc. es decir, casi desde sus primeros días «el hombre comenzó a invocar el nombre de Yavé» (Gen 4 26) No trata de negar l a tradición cierta de que el nombre de Dios fue revelado en primer lugar a Moisés (Ex 3 14), mas bien intenta demostrar que el culto al verdadero Dios fue la primera religión de la humanidad El inexorable crecimiento del pecado llega a su punto culminante (31) Cf G von Rad, Génesis p J 04 La presentación de la teología, de estos capítulos pertenece en gran parte al profesor von Rad


270

2

EL PENTATEUCO

en la narración de los «matrimonios de ángeles» (Gen 6 1-4) (Matrimonios de los hijos de Dios o gigantes con las hijas de los hombres) Esta narración era originalmente una etiología destinada a explicar el origen de los legendanos nefihm (cf Núm 13.33, Dt 2 10), una raza de gigantes eran hijos de un matrimonio entre seres celestes y mujeres humanas En la pluma del Yavista se ha convertido en una dramática ilustración no sólo de la corrupción general del hombre sino de un continuo empeoramiento Al fin, se acaba la paciencia de Dios con esta última prueba «todos sus pensamientos y deseos tendían al mal» (Gen 6 5) Yavé estaba «triste», «dolorido en su corazón» por haber creado al hombre quisiera destruir totalmente al hombre y a todos los Vivientes Pero una vez más su bondad se hace piesente en «Noé halló gracia a los ojos de Yavé» (Gen 6 8) Por medio de la antigua tradición popular del diluvio, el Yavista presenta el juicio de Dios contra el pecado En un sentido verdadero es el juicio final Aquí se manifiesta más claramente que en otios episodios la voluntad salvífica de Dios El arca en que encontraron refugio la familia de Noé y las parejas de animales, era una señal de la intención de Yavé de salvar un resto y con él hacer un nuevo comienzo de la historia En este momento también aparece patente el misterio del contraste entre la ira castigadora de Dios y su gracia indulgente Yavé vio que las inclinaciones del hombre eran malas y decidió castigarlas con el diluvio (Gen 6 5), ahora declara que aunque el hombre no ha cambiado «los deseos del coiazón humano, desde la adolescencia tienden al mal» (Gen 8 21) Él no destruirá nunca más a las creaturas vivientes que ha creado El continuo ritmo de las estaciones será la prueba permanente de su promesa (Gen 8 22) Ciertamente el curso del mal, detenido temporalmente por el diluvio, pronto adquiere importancia otra vez La narración de la borrachera, de Noé lo prueba, pero también señala una polémica contra Canán borracho y licencioso El confiado Noé, lo mismo que los israelitas que venían del desierto (cf Núm 25 1-3) fueron captados de improviso por el gusto de la civilización cananca, cuando cayó en la cuenta de que había sido subyugado pronunció una maldición contra Canán (32) Sin duda la narración de la maldición de Noé se tomó como explicación de la derrota de los canancos por los invasores israelitas Como de costumbre, el Yavista ha empleado la narración para sus propios fines Otra etiología, típicamente divorciada de su propósito original, (32) E s t a claro que originalmente la narración habló de Sem Jafet y Ca nan Un redactor queriendo restaurar la familiar triada Sem, Can y Jafet, introdujo a Can y le describió como «el padre» de Cañan La contradicción es evid e n t e en el versículo 24 donde Cañan es el «hno más joven» de Noe

IV

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

271

se encuentra a la altura de la historia primitiva Porqi e es obvio que la narración de la torre de Babel era una respuesta popular al problema del origen de las naciones y de las lenguas Pero al Yavista no k interesan estos asuntos, a su entender la historia muestia cómo el hombre, en su afán por alcanzar la fama, la unidad y el desarrollo político, se enfrenta contra Dios Esto ilustra una vez mas como al comienzo, que la rebelión inspirada por el orgullo termina en una confusión sin esperanza En este momento la palabra de juicio parece ser la palabra fina] Sin embargo, el Yavista es aun dueño de la situación, porque en este momento entreteje la historia primitiva con la historia sagrada Estábamos abandonados en un revoltijo de naciones esparcidas por toda la faz de la tieira (Gen 11:9), ahora Abraham es llamado de la multitud de todas las naciones «y serán bendecidas en ti todas Jas familias de la tierra» (Gen 12 1-3) La transición es dramática Hasta ahora la narración se refería a la humanidad en su conjunto, ahora Dios escoge un hombie y hace de él el comienzo de una nueva nación y el recipiente de una incondicional promesa de salvación Esta promesa va más allá de Abraham, más allá de la nación que le engendró; se extiende a todas las generaciones La historia primitiva no l a terminado en una irrelevante obscuridad, sino en la mas impresionante manifestación de la gracia salvífica de Dios Ya al comienzo de la historia sagrada—la Heilsgeschichte—el fin se adivina vagamente esta estrecha unión entre la historia sagrada, y la historia primitiva es el primer eslabón en la cadena del desarrollo mesianico La promesa de Gen 12 1-3 encuentra su cumplimiento en el Hijo de Abnham, que aplastó la cabeza de la serpiente y que atrajo a todos los hombres hacia sí (Jn 12 32) 2) El Éxodo La historia Bíblica—la historia salvífica de Dios (HetlsgeschtchteJ — comienza con Abraham, más exactamente con la divina elección de Abraham Aunque el hecho decisivo en la historia de Israel sucedió vanos siglos después del Patriairatvjue el Éxodo El término «Éxodo» significa la salida de Egipto de los hebreos, o, en u n sentido más amplio y corriente, todo el conjunto de sucesos que Van desde la liberación de Egipto hasta la entrada en la tierra prometida (Ex. 3 7-10) Este gran suceso llegó a ser para el pensamiento judío y cristiano el prototipo y garantía de todas las intervenciones de líos a favor de su pueblo (33) El Éxodo señala el comienzo del pueblo de Dios, por su medio (33) V M E Boismard, Vocabulairede Théologie Bibhque (París, Cerf, 19bl), p p 342 s Desde ahora las referencias a esta obra estaran en a b r e v i a t u r a V I B .


272

2.

IV.

EL PENTATEUCO

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

273 ,

Dios engendró a Israel y estableció con él un parentesco paternal, lleno de amor y solicitud (Os. 11:1; Jer. 63:16; 64:7). Es una prenda de salvación; el Dios que ha librado a su pueblo de la esclavitud de Egipto volverá a salvarle otra Vez en los momentos de peligro, cuando sea amenazado por Asiría (Is. 10:25 ss.; Miq. 7:14 s.) o por Babilonia (Jer. 16:14 s.; Is. 63-64). Pero Israel respondió a las atenciones divinas con ingratitudes (Am. 2:10; Miq. 6:3 ss.; Jer. 2:1-8; Dt. 32), resultando infiel al amor de los días del destierro (Os. 2:16; Jer. 2:2 s.). A través de todo el Antiguo Testamento el Éxodo permanece en su memoria como el momento central Üe la historia de Israel; este hecho salvador reverbera también en elINuevo Testamento.

comienzo, una alianza con toda la humanidad. En este contexto inmediato del diluvio, el signo de esta alianza, el arco iris, es también significativo. «La palabra hebrea que traducimos "por arco iris" ordinariamente significa en el Antiguo Testamento "el arco de la guerrra". La belleza de la antigua concepción se hace más clara de esta manera: Dios da a entender al mundo que ha dejado a un lado su arco» (35). Dios prometió a Noé que nunca más destruiría la tierra. Se concedió un nuevo privilegio: se puede comer carne de animales cuidando de que esté sin sangre, porque la sangre que simboliza la vida está consagrada a -Dios. A este privilegio correspondía también una prohibición contra él desenfrenado derramamiento de sangre.

En. el Antiguo Testamento, profeta y sacerdote, salmista e historiador vuelven igualmente su vista hacia el mar Rojo y hacia el monte Sinaí; cuando Jesús habló con Moisés y Elias en el monte de la Transfiguración, su conversación fue sobre el éxodo (Le. 9:31) que Él tenía que realizar en JerUsalén. El Éxodo es para el Antiguo Testamento y para el judaismo lo que la vida, muerte y resurrección de Cristo es para el Nuevo Testamento y para el Cristianismo. Para los cristianos, lo que Jesús hizo fue cumplir lo que se había prometido en el Éxodo (34).

2. ALIANZA CON ABRAHAM (Gen. 17:1-14). La tercera etapa del plan divino era una alianza con Abraham. Esta implicaba la divina promesa de que Abraham sería el padre de muchas naciones. Esta alianza, sin embargo, se hizo no solamente con Abraham, sino también con sus descendientes: a él y a ellos se les concederá la tierra de Canaán en eterna posesión. Esta alianza fue incondicional y no podía fallar, al contrario de la alianza del Sinaí que podía fracasar y fracasó. El signo de la alianza era la circuncisión: el israelita que no observase este rito no pertenecía a la alianza comunitaria. La versión T (Gen. 15:1-21) se refiere a una antigua alianza bien conocida para muchos de los pueblos antiguos: algunos animales y aves eran divididos y puestos unos enfrente de otros. Los socios del tratado paseaban entre las piezas, sellando así el pacto y lanzando una maldición sobre ellas si se rompía el tratado; de aquí que el término empleado en la alianza, sea karath berith, literalmente «cortar un tratado». En este pasaje hemos dicho que Yavé representó el rito y pasó entre las partes de las víctimas en forma de antorcha encendida.

3)

Las Alianzas

Para expresar la naturaleza de la unión que existe entre Dios y su pueblo el Antiguo Testamento emplea la palabra berith (traducida al griego por diatheke y al latín por testamentum). En español se la traduce generalmente por «alianza». El término «alianza», que en un sentido técnico teológico se refiere a las relaciones de los hombres con Dios, se dedujo de las experiencias sociales entre los hombres; de los tratados y alianzas entre los pueblos y entre ¡os individuos. En la práctica, el empleo religioso del término se refiere a un tipo especial de alianza, en la cual un socio toma la iniciativa e impone las condiciones. Sin embargo, Dios dicta los términos de la alianza exigiendo de su pueblo guardar el pacto (Gen. 17:9) mientras Él se compromete con una promesa. El Pentateuco (la tradición P) describe tres alianzas hechas por Dios con los hombres. 1. ALIANZA CON NOÉ. Comenzando desde la época de la creación, la alianza con Noé es para el sacerdote escritor la segunda etapa del plan divino; después de la catástrofe del diluvio hubo un nuevo

3. ALIANZA EN EL SINAÍ. En el Sinaí el pueblo libertado de la esclavitud egipcia, hizo una alianza con Yavé y se estableció como religión nacional el culto a Yavé. Un estudio de los tratados hititas ha esclarecido la naturaleza de este tratado (36). Se pueden distinguir dos clases de tratados: el pacto entre iguales y el pacto soberano. En un pacto entre iguales, ambas partes se encuentran en las mismas circunstancias, obligándose mutuamente con obligaciones. El pacto soberano, por otra parte, se hacía entre un rey y un vasallo y era unilateral. El soberano ofrecía una alianza y el vasallo estaba obligado a aceptar y obedecer las condiciones del soberano. Tales pactos

(34) D. M. G. Stalker, Peake's Commentary on the BibU, M. Black and H. H . Rowley, (London: Nelson, 1962), n. 175 a. Desde ahora las referencias a esta obra estarán en abreviatura PCB.

(35) Von R a d , op. cit., p. 130. (36) Cf. G. E. Mendenhall, «Law and Covenent ín Israel and t h e Near East», The Biblical Archaeologist, 1 7 (1 945), 26-76. 18

Ancient


274

2

no eran exactamente una aserción del poder y autoridad de parte del soberano: se consideraba expresamente como un acto de benevolencia, el vasallo aceptaba las condiciones con un sentido de gratitud En concordancia con esta concepción eí pacto era redactado en una «I-Thou» forma de diálogo La ahan?a smaítica siguió exactamente este modelo Cuando la visión de la zarza ardiente Ya\é reveló a Moisés su nombre y su plan para Israel, quería librar a Israel de Egipto e instalar a su pueblo en la tierra de Canaán (Ex 3 7.-10,16 s ) Este pían presuponía que Israel fuese objeto de su elección y recipiente de la promesa, el Éxodo demuestra que fhos podía imponer su voluntad («Vosotros habéis visto lo que yo he hecho a Egipto y cómo yo os he llevado sobre alas de águila y os he traído a mí» (Ex 19-4) y el pueblo creyó a Yavé (Ex 14 31) Entonces Dios reveló los términos de la alianza «Ahora, si oís mi voz y guardáis mi alianza, vosotros seiéis mi propiedad entre todos los pueblos; poique mía es toda la tierra, pero vosotros seréis para mi un pueblo de sacerdotes y una nación santa» (Ex 19 5-6) Israel será desde ahora su remo, el pueblo que le rendirá el culto debido (37) A cambio, Dios morará en medio de su pueblo - «conocerán que yo, Yavé, soy su Dios, que los he sacado de la tierra de Egipto para habitar entre ellos, yo, Yavé, su Dios» (Ex 29 46). Sin embargo, la alianza smaítica era condicional Cuando Dios concedió esta alianza a Israel y cuando hizo las promesas, impuso condiciones que Israel tenía que observar Pero estas leyes e instituciones se dieron y establecieron para que Israel íuese su pueblo santo, eran una expresión de la benevolencia divina, aunque su quebrantamiento supondría una maldición (Lev 26 14-39) La ceremonia por la que la alianza quedó constituida se describe en Ex 24 Moicés hizo un altar en la falda del Smaí y levantó doce pilares para representar a las doce tribus Se sacrificaron víctimas, la mitad de Ja sangre fue recogida y guardada en vasos y la otra mitad fue arrojada contra el altar como señal de la participación de Yavé en el rito Moisés leyó el «libro de la alianza» y el pueblo se comprometió a aceptar y obedecer las órdenes de Ya Vé Después arrojó el resto de la sangre sobre el pueblo diciendo «Esta es Ja sangre de la alianza. que hace con vosotros Yavé sobre todos estos preceptos» (Ex 24 8) La alianza del Smaí reveló de una forma definitiva un aspecto esencial del plan de salvación Dios había querido asociarse a los hombres estableciendo una comunidad cultural dedicada a su servicio, regida por sus leyes, recipiente de sus promesas Eí Nuevo Testamento realizara plenamente este proyecto diVmo Aunque 11 (37)

Cf J

Giblet y P

IV

EL PENTATEUCO

Grelot

VTB, p 21

ASPECTOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

275

alianza era un libre regalo de Dios a Israel, se identificó de tal manera con el destino histórico de Israel que se llegó a considerar la salvación como una recompensa a la fidelidad humana en el cumplimiento de la ley Esta limitación a una nación tendía a obscurecer la intención universal del plan de Dios, la promesa de premios temporales podía hacer perder a los hombres la perspectiva del fah rellglQS.P de la alianza: el establecimiento del remo de Dios sobre Israel y a través de Israel en todo el mundo Sin embargo la alianza del Smaí dominó la historia de Israel y el desarrolla.deJa^rev&Iación (38) i)

La &ey., ,

.,

,

. , . . , .

F.i término, hebreo torah tiene una significación muy amplia, es algo menos estrictamente judicial que el nomos de los setenta (LXX) o que la palabra española «ley», es una «enseñanza» que Dios da a los hombres con vistas a regular su conducta P_pj_esto es por.Jo que.tpdo el Pentateuco, y no solamente la. legislación, es llajnadQ_Ja_Tora De hecho el Pentateuco, escrito en forma narrativa, contiene el conjunto de prescripciones que ngcn la moral, lo social, y la vida religiosa del pueblo Todas estas prescripciones morales, jurídicas y cultuales, tienen un carácter religioso, y todo el conjunto es considerado como la carta constitucional de una alianza con Yavé, se relaciona con la narración de los sucesos del desierto, donde se hizo la alianza. Aunque es verdad que el fundamento de la legislación se remonta hasta los tiempos de Moisés, la_forjiia_^£iuaLd£l Pentateuco iBcluye muchas leyjss de épocas posteriores No se puede sostener que un código de leyes, redactado durante el siglo trece a C por un pequeño pueblo nómada permaneciera intacto durante cientos de años, mientras este pueblo se transformaba sucesivamente en una comunidad agrícola, en una monarquía y en una Iglesia Las leyes se hacen para ser aplicadas y tienen que adaptarse necesariamente a las diversas circunstancias Por ejemplo, gran parte de la legislación sacerdotal se funda en Ex 25.31, 35-40, que lleva el sello de una época posterior El código de la alianza (Ex 20:22- 23.19) es la ley de una souedad pastoril y agrícola y satisface las necesidades de un Israel ya establecido en Palestina Las leyesjituales del Ex 34:14-26, datan de la misma época, pero manifiestan alguna influencia del Deuteronomio ElLev vitoco adquiere su forma fmal después del exilio, en el Segundo Templo, pero su fundamento se encuentra antes, en el primitivo ritual del desierto La Ley de Santidad (Lev 17-26) parece que fue codificada hacia el fmal de la monarquía El código deuteronómico (Dt 12-26) (38)

Cf J

Giblet and P Grelot, VTB, p p 22 y ss,


276

2

EL PENTATEUCO

es anterior a la caída de Samaría en el año 721 a, C y por eso su desenvolvimiento está influenciado por la apreciación del amor de Yavé hacia su pueblo y por la consiguiente obligación de Israel de actuar como Él quiera, es fundamentalmente una nueva presentación de las leyes anteriores Parece posible identificar algunas leyes antiguas del Pentateuco » por msdio del estudio de las formas Se han observado cuidadosamente dos tipos generales: la ley casuística (o hipotética) y la ley apodíctica (o categórica) Las dos clases se encuentran bien representadas en Ex 22- la forma hipotética en los Versículos 1-17 («Si » en tercera persona), y la apodíctica en los Versículos 18, 21 s («No maltratarás » en segunda persona) Las leyes hipotéticas eran frecuentes en la antigüedad, especialmente en Mesopotamia y entre los Hititas; está bien representada en el Código de Hammurabí (.39) La ley apodíctica es particular de Israel Este hecho fortalece poderosamente el argumento de que el decálogo (por tomar un caso claro) se remonta hasta Moisés Los Diez Mandamientos (en hebreo «Diez palabras») se narran dos veces (Ex. 20:2-17; Dt 5:6-18), ambas versiones están en forma apodíctica (aunque algunos de los mandamientos han sido desarrollados posteriormente), ambas se remontan hasta una primitiva forma común expresada en un lenguaje agudo y conciso. En general se puede decir que las leyes apodícticas son antiguas y pueden representar muy bien un núcleo que se originó con Moisés. A lo largo del Antiguo Testamento la ley está presente en todas partes y directa o indirectamente mfluye/en el pensamiento de los escritores sagrados (40) Los sacerdotes son por oficio los guardianes de la Tora y especialistas en su interpretación (Os 5:1, Jer. 18: 18, Ez 7.26), tienen obligación de enseñarlas al pueblo (Dt 33:10; Os 4:6, Jer 5:4 s ) Bajo su autoridad la Tora se desarrolla y se completa. Los profetas reconocen la autoridad de la Tora (Os 9:12, 4:1 s ; Jer 11-:1-12, Ez. 22:1-16, 26) Su elevada doctuna moral no era mas que una profunda comprensión de las exigencias de la ley mosaica. Los historiadores de Israel vieron claramente el nacimiento de la nación en la alianza del Smaí Entre ellos, el Deuteronomista juzga los hechos a la luz del código deuteronómico, mientras que el Cronista se guió en su obra por el Pentateuco La sabiduría de los sabios se ilumina en la Tora, Sirac afirma explícitamente que la verdadera sabiduría no es otra que la ley (Sir. 24:23 s ). El salmista ensalza la ley (cf Sal. 19.7-14, 119) Finalmente Esdras pone la Tora como regla autontativa de la fe y práctica de la comunidad posterior al exilio (39) (40)

Cf A N E T pp. 163-80. Cf P. Grelot, VTB, p p . 544-46.

IV

ASPECIOS DOCTRINALES DEL PENTATEUCO

277

y como centro de su vida La adhesión a la ley inspiró la sublevación macabea y sostuvo a los mártires y héroes de esta insurrección. Pero_esta devoción a la ley tiene sus peligros y la tragedia del judaisjiiai^sjL&t£.eji_4ue sucjimbió_a_elÍ2S El primer fallo fu e colocar todos los preceptos, religiosos y morales, civiles y culturales en el mismo plano, en Vez de ordenarlos en una justa jerarquía alrededor del único precepto que podía dar significado y vida a todos los demás (Dt 6:4) Como consecuencia de esto, la ley se convirtió en un manual de casuística tan lleno de minucias que llegó a ser una carga insoportable (Mt 23.4, Act 15:10) El segundo peligro, aún más insidioso, consistió en fundar la justificación del hombie en una meticulosa observancia de la ley, más que considerarlo como una obra de la gracia, concedida libremente, esto significaba que el hombre podía justificarse a sí mismo. Fue necesaria la enseñanza de San Pablo para dejar en claro de una vez para siempre, que el hombre no se justifica por el cumplimiento de la ley, sino por la fe en Jesucristo (Gal 2.6; Rom 3-28)


LA H I S T O R I A

DEUTERONÓMICA

CONCIENCIA DE NACIÓN EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO LA HISTORIA DEUTERONÓMICA EL LIBRO DE JOSUÉ EL LIBRO DE LOS JUECES EL LIBRO DE SAMUEL EL LIBRO DE LOS REYES CONCLUSIONES

El lector que haya trabajado pacientemente en el libro de los Reyes, p u e d e haberse sentido u n poco confuso a lo largo de t o d a s sus páginas Puede h a b e r aceptado la opinión de que la religión d e l Antiguo T e s t a m e n t o , lo mismo que la del Nuevo, es esencialmente histórica. Aunque seguramente esta clase de historia no tiene algún obvio valor religioso Si a d e m á s h a leído por u n a p a r t e y otra, se l e puede excusar por no haber encontrado algún lazo de unión e n t r e JosuéJueces (con 1 Samuel añadido en g r a n p a r t e ) y el libro de los Reyes A u n q u e la conexión está allí y el conjunto t i e n e u n significado religioso, h a y que ser capaces de descubrirlo (1). E s p a r a nosotros de Vital importancia el considerar a la Biblia a t r a v é s de los ojos de los hombres que la escribieron, p o r q u e aunque es p a l a b r a de Dios, nos ha llegado en u n lenguaje h u m a n o E s t e enfoque adecuado es necesario, no solamente p a r a la lectura inteligente de la escritura, sino por la razón mucho más i m p o r t a n t e — a u n q u e es la misma en definitiva—de que es el único c a m i n o por el que podemos comprender las intenciones del Autor sagrado Cuando l e e m o s la historia bíblica de esta manera, nos damos c u e n t a enseguida de que no es u n embrollo irremediable de sucesos sin relación alguna, o u n a m e r a (1) Cf W Harnngton, «A Biblical View of History», The Insh Thedogical Quarterly, 29 (1962), 207-22. El artículo en cuestión es la base de este capitulo


280

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

procesión de reyezuelos y sus fastidiosas pendencias. P a r a el h i s t o riador bíblico, estos detalles encajan, cada uno en su sitio, dentro del único gran proyecto mesiánico. Así encontramos que los libros del Antiguo T e s t a m e n t o a p a r e n t e m e n t e aislados, de hecho están agrupados formando u n a gran u n i d a d . Los libros de Josué-Reyes están e s t r e c h a m e n t e unidos y 1,2 d e las Crónicas, Esdras y Nehemías son diversos capítulos de u n a m i s m a obra. E l 1 y 2 de los Macabeos son relaciones paralelas de los mismos sucesos. La historia bíblica no carece de objeto y, a pesar de las tragedias sobre las que t r a t a , al fin siempre está llena de esperanzas. Casi era imposible que sucediese de otra m a n e r a , supuesto que el historiador bíblico siempre está ansiosamente vigilante de que Dios e m p u ñ e las riendas de la historia con m a n o fuerte. Dios actúa en la historia, y sobre t o d o en la historia de su pueblo. E n este capítulo consideraremos la primera de estas historias bíblicas, Josué-Reyes, j u n t a m e n t e con Ja introducción que da sentido a la obra: El Deuteronomio. Cuando h a y a m o s llegado al fondo de la historia deuteronómica y hayamos reflexionado sobre la época en que se formó, nos daremos c u e n t a de los tesoros que se nos h a n legado. E s t a s variadas páginas adquieren enseguida u n a significación nueva, al verlas ahora impregnadas de la fe firme de unos hombres que p u dieron mirar lejos y confiadamente sobre siglos de infidelidad nacional y luego volverse a Yavé, su Dios, con más confianza que nunca. L a t r i s t e historia de la caída resplandece con la esperanza, con la convicción de que el Señor que en u n a ocasión sacó a su pueblo de E g i p t o «con m a n o fuerte y brazo tendido», los l e v a n t a r á una vez más de las ruinas del pasado, o les volverá a librar de otra cautividad. La infidelid a d fue la causa de todos los males que llovieron sobre ellos, m i e n t r a s que la confianza en Yavé y la fidelidad a su Ley son prenda de las bendiciones divinas, bendiciones que aún pueden ser suyas si quieren volver otra vez a su Dios con sinceridad y confianza. E s t a confianza era la piedra angular del judaismo postexílico, origen del Nuevo T e s t a m e n t o y de u n a gran esperanza. « I.

CONCIENCIA DE NACIÓN

Recorrió el Rey de Asiría todo el territorio y subió contra Samaría, que tuvo asediada durante tres años. El año noveno de Oseas, el rey de Asiría tomó a Samaría y llevó cautivos a sus habitantes a Asiría... Y esto sucedió, porque los hijos de Israel habían pecado contra Yavé, su Dios, que los había sacado de la tierra de Egipto, de bajo el dominio del Faraón, rey de Egipto, temiendo a los dioses ajenos...

I.

CONCIENCIA DE NACIÓN

281

Los hijos de Israel hicieron contra Yavé ocultamente cosas detestables, edificaron altos en todas las ciudades, desde la torre de atalaya hasta la ciudad murada. Hicieron maldades con las que irritaron a Yavé. Sirvieron a los ídolos... Rechazaron sus leyes y la alianza que había hecho con sus padres y las amonestaciones que les había hecho... Traspasaron todos los mandamientos de Yavé, su Dios... Por eso Yavé se irritó fuertemente contra Israel y le arrojó de su presencia, v no quedó más que la tribu de J u d á (2 Re. 17:5-7, 9-11, 15 s., 18). Pero, con todo, no desistió Yavé del ardor de su gran cólera, encendida contra Judá... Yavé dijo: «Quitaré también de mi presencia a Judá, como lo he hecho con Israel, y rechazaré a esta ciudad de Jerusalén, que yo había elegido, y la casa de que yodije: Allí estará mi nombre» (2 Re. 23:26 s.). Sentencias como éstas son comprensibles ú n i c a m e n t e cuando las vemos dentro de la perspectiva propia de los sucesos que las provocaron: al menos h a y que recordar las líneas directrices de la historia de Israel, h a s t a nuestros días. Cuando se presenta a Abraham en el c a p í t u l o doce del Génesis, e n t r a m o s en u n a era n u e v a ; nos hallamos s i t u a d o s en u n m o m e n t o decisivo de la historia religiosa y de la formación del Pueblo escogido. A b r a h a m recibió u n a orden divina p a r a que dejase su tierra, sus p a rientes y la casa de su padre y fuese a la t i e r r a q u e el Señor le mostraría; al mismo tiempo se le m o s t r ó que sería p a d r e d e u n a gran nación. Oyó, obedeció y fue a la tierra de Canaán. Allí envejeció j u n t o a Sara su mujer; la promesa aún no se había c u m p l i d o , pero él a ú n t e n í a su confianza p u e s t a en Yavé, d a d o r de vida. T e n í a fe en Dios y en su p a l a b r a encontró la salvación. «Mira al cielo, y c u e n t a si puedes las estrellas; así de numerosa será t u descendencia. Y creyó A b r a h a m a Yavé y le fue reputado por justicia» (Gen. 15:5 s.). A b r a h a m quedó p a r a s i e m p r e como el hombre d e la fe, padre de u n a gran nación, amigo de D i o s , r e c e p t o r de la. promesa de Dios. La promesa se renovó en sus descendientes I s a a c y Jacob. l a bril l a n t e carrera de José parecía anunciar su c u m p l i m i e n t o . Después llegaron los desdichados años de E g i p t o . ¿ D ó n d e e s t a b a atura el glorioso futuro p r o m e t i d o a los hijos de A b r a h a m ? Luego sucedió u n hecho, u n suceso t r e m e n d o , que v a a r e p e r c u t i r d u r a n t e t«da la existencia de la historia de Israel: Yavé i n t e r v i e n e personalmente. Afligiéronse los egipcios y nos persiguieron, imponiéndonos rudísimas cargas, y clamamos a Yavé, Dios d e nuestros pidres, que nos oyó y miró nuestra humillación, n u e s t r o trabajo y ruestra angustia, y nos sacó de Egipto con mano p o d e r o s a y brazo teidido,


282

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

en medio de gran pavor, prodigios y portentos, y nos introdujo en este lugar, dándonos una tierra que mana leche y miel. (Dt. 26:6-9). A través de todo el Antiguo Testamento encontramos que el Éxodo es el hecho central en la memoria de Israel; el Éxodo, aunque es obra de Ya vé, pronto ensalza la figura dominante de Moisés. No solamente conduce al pueblo desde Egipto, sino que él fue quien después forjó a la abigarrada muchedumbre de refugiados formando una nación y echando el fundamento de un gran movimiento religioso y después dando impulso al gran trabajo literario del Pentateuco. «La religión de Moisés ha marcado para siempre la fe y práctica del pueblo; la ley de Moisés se convirtió en norma de su vida» (2). Moisés ciertamente mereció el gran tributo que se le rindió en la posteridad: «No ha vuelto a surgir en Israel profeta semejante a Moisés, con quien cara a cara tratase Yavé» (Dt. 34:10). Con todo, él no hizo más que llevar al pueblo hasta los umbrales de la Tierrra Prometida; fue Tosué. su sucesor, quien tuvo que dar el último paso. Pero si Josué fue quien llevó al pueblo hasta la toma de posesión de la tierra que Yavé le había dado, fue precisamente porque Moisés había impuesto sus manos sobre él (Dt. 34:9). Los israelitas estaban en la tierra pero aún no la habían conquistado totalmente. La lucha prosiguió durante dos siglos. Al final de este período la caída de Saúl amenazó la existencia de la nación, pero David salvó la situación y triunfó estableciendo el reino y hasta un modesto imperio. De hecho, David tiene su puesto detrás de Abraham y Moisés: éstos son los tres grandes arquitectos del pueblo de Dios. Una vez más hay aquí una promesa divina:

*

Hácete, pues, saber Yavé que él te edificará casa a ti; y que cuando se cumplieren tus días y te duermas con tus padres, suscitaré a tu linaje, después de ti, el que saldrá de tus entrañas, y afirmaré su reino... Permanente será tu casa y tu reino para siempre ante mi rostro, y tu trono estable por la eternidad (2 Sam. 7:11 s., 16).

Esta es la primera de una larga serie de profecías que apuntan hacia un Mesías de la descendencia de David. Culminación y cumplimiento, ambos, se encuentran en las palabras iniciales de San Mateo: «Genealogía de Jesucristo hijo de David, hijo de Abraham» (Mt. 1:1). Sin embargo, el histórico reino de David ya no existe. Salomón fue capaz de mantener más o menos intactas las conquistas de su pa(2)

Roland de Vaux, B J , p. 5.

I.

CONCIENCIA DE NACIÓN

283

dre, pero a su muerte el reino, reunido por David, se dividió en Israel (o Reino del Norte) y Judá, marcharon desde entonces por caminos distintos. Un cisma religioso siguió a la desviación política y solamente Judá permaneció fiel, no solamente a la dinastía davídica, sino también —desde el principio al fin —a la fe ortodoxa. Israel cayó ante los Asirios el año 721 a. C. y desapareció de la historia. Solamente quedó Judá. Un siglo después de la caída de Israel, el Reino del Sur parecía que iba a entrar, con renovado vigor, en una era esperanzadora; el joven rey Josías (640-609 a. C.) aseguró su independencia y puso los cimientos de una reforma religiosa. El futuro estaba lleno de esperanzas, pero estas esperanzas se perdieron bruscamente cuando el rey cayó en una desastrosa batalla y el reino de Judá se fue rápidamente hacia la destrucción. En el año 587 a. C. Jerusalén se rindió a Nabucodonosor y sus habitantes fueron deportados a Babilonia. Esto pudo haber sido el fin. El edificio construido por Abraham y David se había derrumbado y lo que es peor, las promesas de. Yavé habían fallado. Para los hombres de fe, esto era inconcebible. Tiene que haber una solución para este formidable problema: problema al que tenían que hacer frente ya antes de la caída de Jerusalén; porque Judá apenas sobrevivió a la invasión asiría, en la que Israel había sido barrido. La historia ofrece la respuesta: Yavé no había fallado, fue el pueblo quien falló a su Dios. Tal era, al fin, el Veredicto del Deuteronomio. La visión del Deuteronomio era profundamente religiosa y sorprendente en su sinceridad: la nación se sostuvo o cayó por la fidelidad o infidelidad a Yavé y su Ley. Esta perspectiva inspiró hombres de fe y visión, que no midieron su historia únicamente por este patrón, sino que cj>menzarjmJaLj^c;jóji.de sus tradiciones, dando así al proceso de esta historia su propio punto de vista teológico. Debemos al deuteronomista no solamente la forma actual de los libros JosuéReyes, sino también el que sepamos el significado de su contenido. Para nosotros, no menos que para él, lo que verdaderamente importa es el significado de la historia. Al comienzo de esta sección, como un índice del espíritu que animó su obra, hicimos patente el Veredicto del deuteronomista sobre la caída de Israel y Judá. Esta obra puede describirse adecuadamente como un examen de conciencia nacional en £L que se enfrentaron con su deber con una despiadada sinceridad. Como los profetas, ellos son testigos de lo que es único en la religión de Israel, no monoteísmo solamente, sino un monoteísmo ético: el único Dios de Israel es un Dios justo. Es por ser justo por lo que castiga los pecados d e su pueblo más severamente que los pecados de aquellos a quienes no ha encogido (cf. Am. 3:2). Aunque todo el que se dirija a él, no encontrará más


II.

284

3.

que amor y piedad. Esta es la última palabra de la historia deuteronómica. II.

EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO

285

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO

El último libro del Pentateuco es conocido en hebreo por sus palabras iniciales: «Estas son las palabras.» Pero en la traducción griega, primero porque se hizo después que los otros libros y en vista de que en él se contiene el código de la ley, se tradujo por deuteros nomos, «Segunda Ley»—Deuteronomio (cf. Dt. 17:18). En realidad es algo más que un código de leyes y no del todo una segunda ley en el sentido de una repetición del código antiguo. El Deuteronomio es uno de los libros más importantes del Antiguo Testamento. La frecuencia con que se cita en el Nuevo Testamento es la medida de su importancia; en muchos sentidos contiene el espíritu de los Evangelios. Pero si queremos abarcar todo su significado tenemos que establecer su Sitz im Leben. el tiempo y las circunstancias en las que emergió. Muy parecido a los otros libros del Pentateuco, el Deuteronomio está firmemente estructurado sobre la tradición mosaica. La ley que Moisés dio a su pueblo estaba destinada a crecer y desarrollarse y a adaptarse a los cambios de las circunstancias históricas del pueblo. Esta ley era esencialmente religiosa; una preciosa herencia que había que preservar intacta y que podía sufrir adiciones únicamente en una auténtica línea de desarrollo; misión que correspondía a los Levitas. En los santuarios, cuando el pueblo iba en peregrinación, se daban soluciones prácticas a los casos difíciles y se formulaban nuevas normas, pero siempre con el espíritu de la legislación mosaica. En otras palabras, la ley de Moisés continuó aplicándose en las nuevas circunstancias sociales y económicas; algunas de estas nuevas soluciones llegaron a fijarse y a pasar a la escritura (cf. Os. 8:12). Fue de este modo como se formó el material legislativo, que se encuentra ahora no solamente en el Deuteronomio sino a lo largo de todo el Pentateuco. Antes de la catástrofe final del año 721 a. C. cuando el reino de Israel llegó a su fin, algunos de los Levitas se. refugiaron en Judá. llevando consigo sus tradiciones sagradas. Entre ellas estaba la parte legislativa del Deuteronomio (el código deuteronómico, que es Dt. 12-26). Este breve documento iba a tener un efecto poderoso y de gran alcance, aunque no en aquel momento. El gran poder que destruyó a Israel, amenazaba también a Judá, pero este último, gracias en gran parte a los esfuerzos de Isaías, se las ingenió para sobrevivir, Un siglo después Asiría, cuando aún estaba en su apogeo, se desplomó y desapareció con dramática rapidez. En el corto período que abarca el decli-

ve de Asiría y la aparición del imperio Neo-Babilónico, Judá tenía garantizada una breve tregua y el joven y piadoso Josías fue capaz de poner los fundamentos de una reforma religiosa. TJno de los primeros trabajos que había que emprender era la restauración del Templo, que había sido tristemente abandonado durante el largo y desastroso reinado de Manases. Durante los trabajos de renovación se descubrió el «Libro de la Lev» (2 Re. 22:8-10). Era el código deuteronómico que habían traído a Jerusalén los refugiados de Israel un centenar de años antes y que había sido recientemente depositado en el Templo, para ser desatendido en primer lugar y finalmente olvidado. Ahora, providencialmente salió otra vez a la luz, y se convirtió en carta constitucional de la reforma; y se publicó en el armazón de un discurso de Moisés. Esta primera edición corresponde a los capítulos 5-28 de nuestro Deuteronomio. Cuando fracasó la reforma de Josías el libro era ya bastante conocido. (Es evidente que Jeremías lo conocía.) La conquista de Jerusalén por Nabucodonosor en el año 587 a. C. señala el final del reino de Judá y el comienzo del destierro Babilónico (587-538 a. C). Durante el exilio, el Deuteronomio fue reeditado; Se añadieron los demás discursos de Moisés. Los cuatro primeros capítulos del libro que comprendían la conquista de la tierra prometida, mantuvo en los exilados la esperanza del retorno y de la reconquista. Al final el largo cántico del capítulo 32 permanecerá desde entonces como un testimonio contra Israel y como criterio de conducta del pueblo. Una característica notable del Deuteronomio. es_que_ m i r a j i r á s a Jos tiempos del Éxodo. Sin duda el origen norteño de la tradición explica cierta falta de interés por David—aunque en las cercanías de Judea esto fue rápidamente corregido—pero este «redescubrimienío de Moisés» en el siglo séptimo antes de Cristo supone un significativo desarrollo en Judá. Se hacía por aquella época un esfuerzo consciente para adquirir de nuevo la letra y el espíritu del Mosaísmo. «Pregunta a los días que te han precedido» es una apelación característica del Deuteronomio (Cf. Dt. 4:32). Este nostálgico renacimiento del interés por el jasado guardaba un estrecho paralelismo con la literatura contemporánea de los pueblos vecinos. La reacción deuteronómica no fue meramente local, sino que era parte de una tendencia general que alcanzó a todos los países del antiguo Oriente. «El sol del antiguo Oriente halla comenzado a decaer y sus pueblos no pudieron ayudarle confusa j desdichadamente conscientes del acercamiento de la obscuridad» (3). (3) W. F. Albright. De la Edad de Piedra al Cristianismo, Sal Terrae. Santander. Pág. 248.

a ñ o 1951 Edit.


J80

3,

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

La Divina Providencia, sin embargo, se acomoda a las circunstancias y dirige sus propósitos; y si los ojos del deuteronomista se volvieron al pasado, lo mismo que los de sus contemporáneos, se debió en gran parte al hecho inspirado por la tendencia de que la religión de Moisés era capaz de pasar a través de los días obscuros del final de la monarquía y sobrevivir la gran contrariedad del exilio. Como preludio a una breve valoración del Deuteronomio, podemos establecer el plan del libro: P R I M E R DISCURSO D E MOISÉS (Dt. 1:1 -4:40) SEGUNDO DISCURSO D E MOISÉS (Dt. 4:41 -28:64) T E R C E R DISCURSO D E MOISÉS (Dt. 29- ™) APÉNDICES 1) 2)

El Testamento de Moisés (Dt. 33 -3?.) La muerte de Moisés (Dt. 34)

La parte más antigua del Deuteronomio es el segundo discurso. Es la primera edición de la obra y se hizo durante el reinado de Tosías; aunque bien pudo suceder que el documento traído de Israel y depositado en el Templo estuviese ya contenido no solamente en el código (Dt. 12:1-26:15) sino también en el armazón del discurso. El decálogo está colocado al comienzo del discurso (Dt. 5:6-21), a continuación sigue el célebre episodio que aún domina la piedad judaica: «Oye, Israel, Yavé es nuestro Dios, Yavé es único. Amarás a Yavé, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu poder» (Dt. 6:4 s.). El amor del pueblo escogido hacia Yavé tiene que ser exclusivo, porque es un «Dios celoso» (Dt. 6:15) que no tolerará rivales. Como lo ha expresado Oseas, Israel tiene que ser una mujer fiel. El código deuteronómico (Dt. 12:1-26:15) interrumpe el discurso; o si se prefiere está enmarcado en él. La insistencia en un único y central santuario es el distintivo más notable de este código; es este un punto que se pone de relieve desde el principio. Esta centralización del culto que no estaba en vigor durante los tiempos de los Jueces (Jue. 6:28; 13:16), ni tampoco bajo Salomón (1 Re. 3:4), es una carac-

II.

EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO

287

terística esencial de la legislación deuteronómica. Se le prestó especial atención durante la reforma de Josías. El resto de las leyes son similares a las de otros códigos del Pentateuco, aunque aquí las costumbres sociales se encuentran notablemente desarrolladas. Pero la mayor diferencia está en el espíritu y en la actitud atestiguada por el tono exhortativo de las prescripciones y por la constante llamada al corazón. Al final del código, en el ritual de la presentación de los primeros frutos, hay una pequeña liturgia considerada como «el corazón del Pentateuco» (4). Está en forma de profesión de fe; un credo que tiene que recitar el adorador cuando viene al Templo a ofrecer la prenda (Dt. 26:5-10). Es significativo, y más aún en el espíritu del Deuteronomio, el que esta profesión de fe en el poder de Yavé al liberarles de Egipto, tuviese que ser renovada solemnemente cada año. Los discursos primero y tercero (juntamente con los apéndices) fueron añadidos durante la cautividad de Babilonia; van totalmente dirigidos a los desterrados. La frase típica «pregunta ahora a los días pasados», exhorta a los israelitas a mirar a su historia para encontrar en ella las pruebas inequívocas del amor de Dios, un amor que la acumulación de infidelidades nunca podrá enfriar ni aminorar. Una vez más los sucesos del Éxodo proporcionan la suprema prueba (Ex. 4:3739). El último discurso, finalmente, pone dos caminos delante de Israel: el de los mandamientos, que es el camino de la vida; o el camino de la infidelidad, que significa muerte (Dt. 30:15). El último capítulo nos da a conocer los últimos actos y palabras de Moisés, su testamento para su pueblo. El libro termina rindiendo un noble tributo al gran caudillo (Dt. 34:10). Cuando leemos estas páginas espléndidas, somos transportados lejos por la majestad y belleza de la prosa; mientras t a n t o estamos escuchando la auténtica voz de la fe inamovible de Israel. Los hombres pueden fallar y han fallado miserablemente, pero Yavé no puede fallar; es el gran Dios que ama a su pueblo a pesar de los muchos siglos de infidelidad. Hay aquí muchas cosas saludables, muchas que encuentran eco fácilmente en el corazón del cristiano. Qué provechoso sería para nosotros estar tan sinceramente atentos a nuestra caída personal, como lo estaba el deuteronomista a la traición nacional y al mismo tiempo confiar con tanta serenidad como ellos en el amor de nuestro Dios. (4) B. W. Anderson, Understanding N. J.: Prentice-Hall, 3 957), p. 7.

the Oíd Tesíamení

(Englewood Cliffs,


288

3.

III.

III.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

El libro de] Deuteronomio. o la parte que trajeron a Jerusalén cuando la_-eféstrucción de Samaría el año 721 a. C , estaba destinado a inspirar un importante movimiento literario—aunque no llegó sino un siglo después—durante el reinado de Josías. En la atmósfera transparente del programa de reforma del joven rey, el espíritu del escritor deuteronómico era contagioso; pero no debemos exagerar su influencia. Los resultados muestran que la mayoría del pueblo no dio más que Un asentimiento superficial al nuevo y radical plan de acción, aunque está claro también que algún sector recibió la reforma con entusiasmo y la llevó adelante con sinceridad. Para éstos el «Libro de la Ley» era una verdadera fuente de fortaleza, consolación y vida. La historia del pueblo escogido, obviamente no terminó con Moisés. Los hombres del siglo séptimo antes de Cristo, habían recibido un gran número de tradiciones concentradas en Josué, los Jueces y la monarquía. Durante el período posterior había también archivos reales. Pero estas tradiciones estaban aisladas; no existía una relación obvia entre las distintas unidades y sobre todo no había una lección evidente que pudiera sacarse de todo el conjunto. Debemos al deuteronomista no solamente el que haya reunido y editado este material sino el que haya hecho patente a todos la única notable lección de su historia. Desde el libro de Josué hasta el de los Reyes llevan el sello del deuteronomista, aun cuando hay que admitir que en algunas partes la influencia no es muy grande, debido a una deliberada prudencia, como veremos. El Deuteronomio es el primer volumen de esta gran historia religiosa (5). Justifica históricamente la doctrina de la elección de Israel por Yavé y perfila la constitución teocrática que Viene exigida por esta elección divina. Josué realiza la instalación del pueblo escogido en la Tierra Prometida y los Jueces hacen ver las inmediatas consecuencias de sus apostasías y de sus conversiones. Samuel señala cómo el ideal teocrático se realizó finalmente durante el reinado de David, después del fracaso de Saúl. El libro de los Reyes describe la decadencia iniciada durante el reinado de Salomón, que eventualmente desembocó en la caída y desaparición de la monarquía. El Deuteronomio, que es como la introducción a todo el conjunto, fue separado de la obra más tarde y añadido a los cuatro primeros libros de la Biblia, por la razón obvia de que es una adecuada culminación de la historia de Moisés. (5) Cf. De Vaux, op. cit., p. 215.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

289

Pero tenemos que fijarnos cómo entendemos la unidad de los libros Deuteronomio-Reyes. Por una parte, hablamos de la edición deuteronómica de tradiciones orales y documentos escritos que, generalmente hablando, habían sido ya agrupados en una colección. Además, este material no fue retocado en todas las partes con la misma profundidad, y el conjunto de los libros o grandes secciones de ellos conservaron su individualidad. Por otra parte, los libros dan señales de más de una edición dentro del contexto deuteronómico. Al final había dos ediciones del libro de los Reyes, por ejemplo: una se hizo durante la reforma de Josías y la otra después del destierro, cuando se hizo la edición especial de la gran historia.

IV. EL LIBRO DE JOSUÉ La narración de la conquista que nos ha presentado el libro de Josué es compleja, y así tenía que ser inevitablemente, porque en realidad es una amalgama de fuentes diferentes. Pero hay la suficiente claridad como para darse cuenta de que a la muerte de Josué, la Tierra Prometida estaba aún lejos de estar completamente conquistada; esto se sabe suficientemente por los libros de los Jueces, aparte de otras muchas referencias en el libro de Josué. Los israelitas a lo más, dominaron las regiones montañosas, pero fueron incapaces de desalojar de las llanuras a los mejor armados cananeos. Tuvieron que pasar dos siglos antes de que dominaran todo el país (6). Las adiciones editoriales ofrecen sin embargo un cuadro muy diferente de la conquista. Según el punto de vista del deuteronómico, Josué, caudillo del pueblo, conquistó la soberanía de todo el país en unas pocas brillantes campañas. «Todo el territorio» cayó en manos de Josué «porque Yavé, Dios de Israel, combatió por Israel» (Jos. 10:42; 11:23). .1)

Diitisum—_

PRÓLOGO: Dios ha dado la Tierra Prometida a su pueblo, pero la conquista exige fortaleza y fidelidad a la ley divina (cap. 1).

OCUPACIÓN DE CANAÁN (2-12)

(6) Cf. Ver cap. i, pág. 166 y ss. de esta obra. 19


290

3.

IV.

LA HISTORIA DETJTERONÓMICA

1) Los espías salvados por Rahab en Jericó 2) E l paso milagroso del Jordán 3) Circuncisión y Pascua en Gálgala 4) Destrucción de Jericó y H a i 5) Sacrificio y lectura de la ley en el monte Ebal 6) Tratado con los gabaonitas 7) Conquista del sur de Palestina 8) Conquista del norte de Palestina 9) Visión general de la ocupación de Canaán

2 3-4 5:1-12 5:13-8:29 8:30-35 9 10 11 12

DIVISIÓN D E CANAÁN (13-21) 1) 2) 3) 4) 5)

E l país hasta la conquista E l territorio de las tribus Transjordanas Territorio de Judá, Efraím y Manases Territorio de las restantes tribus Ciudades de refugio y ciudades levíticas

13:1-7 13:8-33 14-17 18-19 20-21

CUMPLIMIENTO D E LA PROMESA DAVÍDICA (21:43-45) EPÍLOGO (22:1-24:2É 1) 2) 3)

Retirada de las tribus Transjordanas Último discurso de Josué Gran asamblea en Siqucnl

22 23 24:1-28

APÉNDICES (24:29-33)

2)

Análisis

Literario

El libro d e J o s u é es u n a compilación de fuentes diferentes. L a l a bor de los editores deuteronómicos n o h a pulido completamente t o d a s las j u n t u r a s entre las d i s t i n t a s u n i d a d e s de la tradición. LA

OCUPACIÓN

D E CANAÁN.

En

los

capítulos

2-9

encontra-

mos u n grupo de tradiciones, algunas veces paralelas (y t o d a s l i t e r a r i a m e n t e independientes d e las cuatro tradiciones del P e n t a -

EL LIBRO DE JOSUÉ

291

teuco) (7), que e s t á n relacionadas con el s a n t u a r i o de Gálgala. E s t a u n i d a d se c o n s t i t u y ó p r o b a b l e m e n t e al comienzo del período mesiánico; el capítulo 24 pertenece t a m b i é n s u b s t a n c i a l m e n t e a la misma t r a d i ción. L a narración d e l paso del J o r d á n y la e n t r a d a en Canaán ofrecen u n consciente paralelismo con la relación del É x o d o . Yavé d e t u v o el curso del J o r d á n (Jos. 3:7-4,18) y abrió u n pasadizo en el m a r Rojo (Ex. 14:5-31); el Arca de Yavé dirigía la travesía (Jos. 3:6-17; 4:10 s.) Como la columna d e n u b e o d e fuego (Ex. 13:21 s.; 14:19 s.); Josué (Jos. 3:7; 4:14) desempeñaba el mismo papel q u e Moisés había d e s e m p e ñ a d o a n t e r i o r m e n t e ; se r e n o v ó la circuncisión (Jos 5:2-9) y se celebró la Pascua en Gálgala (Jos . 5:10) como se h a b í a hecho después de la t r a v e sía del m a r Rojo (8). Los capítulos 10-11 difieren de las tradiciones precedentes. R e laciona la conquista d e t o d o el s u r y después d e t o d o el n o r t e d e la Tierra P r o m e t i d a con las dos expediciones de reyes cananeos: las b a tallas de Gabaón y Merom. L a c a m p a ñ a contra estos reyes se describe como llevada a cabo p o r la participación d e t o d a s las t r i b u s y bajo las órdenes de Josué. E s t o n o está d e acuerdo con otros pasajes del libro (cf. J o s . 13:1-6; 14:6-13; 15:13-19;17:12, 16), n i con l a descripción q u e nos ofrece el libro de los Jueces 1. Aquí aparece q u e la conq u i s t a fue gradual e incompleta y que cada t r i b u a c t u a b a p o r su propia cuenta. E s t e modo d e ver las cosas está d e acuerdo con los hechos históricos (9). E l libro de Josué anticipa sucesos p o s t e r i o r e s p a r a p r e s e n t a r u n cuadro completo de la conquista. DIVISIÓN

D E JCANAÁN.,

El

relato

Jos.

13:1-7 e n u m e r a

los t e -

rritorios q u e no h a b í a n sido conquistados p o r Israel, a u n q u e estaban incluidos en la descripción ideal de J o s . 1:4 (cf. N ú m . 34:1-12). Es u n a introducción deuteronómica a u n posterior d o c u m e n t o geogiáfico. E s t e d o c u m e n t o localiza las t r i b u s d e Rubén, G a d y m e d i a tribu de Manases y a instaladas p o r Moisés en TransJordania. E n l o s capítulos 14-19 se combina la descripción de los límites de las t r i b u s , que es a n t e r i o r a la época monárquica, con u n a lista d e ciudades, q u e , puesto que es m á s d e t a l l a d a respecto al reino d e J u d á , debe s e r posterior, al menos e n p a r t e , a l cisma político. P a r a c o m p l e t a r la descripción, el capitulo 20 indica las ciudades de refugio (una i n s t i t u c i ó n antigua, (7) Aunque eminentes peritos han defendido que las tradiciones del Pentateuco continúan en Josué —por consiguiente hablan de un Hexateuco — M, Noth (Das Buch Josua, Tubinga, 1953) ha demostrado que las tradiciones de Josué son distintas. (8) Cf. BJ, p. 223. (9) Cf. p. 170 s.


292

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA IV.

cf. E x . 21:13, p a r a proteger a los culpables de homicidio involuntario) E l capítulo 21 enumera las ciudades levíticas. Los

APÉNDICES.

Los versículos

28-31 del

capítulo

24 se

en-

c u e n t r a n t a m b i é n al comienzo de la segunda introducción del libre de los Jueces (2:6-9). E s t e hecho sugiere ¡a u n i d a d de redacción de los libros. 3) La Redacción Deuteronómicg. Todas estas tradiciones, que se e n c u e n t r a n combinadas a n t e s de la redacción d e u t e r o n ó m i c a \ h a n sido r e t o c a d a s aquí y allá con u n espíritu deuteronómico. Podemos a t r i b u i r m á s p a r t i c u l a r m e n t e a los redactores: el capítulo 1 (al menos la introducción 1:1-9); la profesión de fe atribuida a R a h a b 2:9-11 (cf. De. 4:139); la inserción de 8:30-35, u n a relación de la asamblea en el m o n t e E b a l ( m u y p r o b a b l e m e n t e u n a tradición paralela a la de la a s a m b l e a de Siquem, cap, 24) que está claramente inspirada en D t . 27; la perspectiva de los capítulos 10-11 y la numeración del capítulo 12. E l capítulo 23 es u n a composición deuteronómica, u n doblete del capítulo 24 y que significa que lo reemplazó en u n a de las ediciones del libro. E n general podemos decir q u e el d e u t e r o n o m i s t a h a coleccionado y presentado cuidadosamente diferentes tradiciones y lo h a hecho con u n a escrupulosa honestidad. Pero sobre este m a t e r i a l h a superpuest o u n a descripción simplificada e idealizada d e la conquista y h a p r o y e c t a d o hacia el t i e m p o de J o s u é la realización final t e r m i n a d a con David. E s t e acortamiento de la perspectiva histórica está justificado a sus ojos, porque el resultado era, en definitiva, obra d e Dios. P a ra estas ediciones «la conquista de Canaán no era u n suceso profano, es u n hecho teológico» (10). L a conquista es u n episodio d e la historia de salvación, u n elemento esencial del plan de Dios sobre su pueblo. Cuando se estaba haciendo la edición, el plan parecía arriesgado; el reino del Norte había desaparecido y J u d á estaba en peligro de m u e r t e . E n este c o n t e x t o la descripción de t o d a la nación u n i d a bajo J o s u é adquiere u n a significación profética, en armonía con la visión d e Jeremías y Ezequiel: Dios mismo llevará a cabo la u n i d a d d e su p u e blo (11). Verdad q u e en el espíritu del Deuteronomio este ideal comenzó d u r a n t e la edad de oro del É x o d o . Josué completó la obra d e Moisés, el ideal de u n pueblo unido bajo u n jefe que se dedica e n t e r a m e n t e a la ley de Yavé; esto n o podía a t r a e r más que bendiciones divinas. Si los (10) (11)

Roland de Vaux, RB, 61 (1954), 261. Cf. J. Delorme, IB, pp. 399-401.

EL LIBRO DE JOSUÉ

293

profetas m i r a b a n al futuro, los deuteronomistas se fijaban en el p a s a d o , a u n q u e el resultado era el mismo. L a m o d e s t a realización de J o s u é era y a como la semilla del triunfo final de Dios; e s t a v e r d a d se e x p r e saba atribuyéndole a él los éxitos d e t i e m p o s venideros. L a c o n q u i s t a ideal de Josué se r e p e t i r á a gran escala cuando el pueblo a p r e n d a a observar la l e y d e Yavé con t o d o su corazón, con t o d a su alma y con t o d a s sus fuerzas.

V.

E L LIBRO DE LOS JUECES

E l libro de los Jueces lleva la huella inconfundible del sello d e u t e r o nómico y t a l vez es el mejor ejemplo, en esta compleja historia, del m é t o d o editorial. L a m a y o r p a r t e de] libro (Jue. 3:7-16:31) es u n a compilación de tradiciones m u y diversas, relacionadas con los «Jueces», locales héroes carismáticos. E s t a s tradiciones se p r e s e n t a n desde Tin p u n t o de vista que se manifiesta en la introducción original de la obra (Jue. 2:6-3:6); se repite m á s a d e l a n t e (10:6-16) y se indica t a m b i é n en las fórmulas q u e se repiten al comienzo d e la historia de cada u n o de los principales Jueces. E l p u n t o de vista es este: Los israelitas h a n sido infieles a Yavé; É l los h a libertado d e sus opresores; los israelitas se h a n a r r e p e n t i d o y h a n invocado a Yavé; É l los h a enviado u n salvador, el Juez. E s u n ciclo d e infidelidad, castigo, arrepentimiento y liberación. Pero cuando h a y a n cesado las desgracias y la opresión, después de u n corto período de tranquilidad, comienzan otra vez las infidelidades y se repite de nuevo el ciclo completo.

W

División

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA: Relación sumaria d e l establecimiento en Canaán (1:1-2:5)

PRÓLOGO DOCTRINAL: Moral del libro (2:6-3:6)

HISTORIA D E LOS JUECES (3:7-16:31)


294

1) 2) 3) 4) 6)

6) 7) 8) 9) 10) 11) 12)

3.

VI.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

3:7-lla 3:llb-30 3:31 4-5 4 5 6-9 6 7-8 9 10:1-2 10:3-5 10:6-12:7 12:8-10 12:11-12 12:13-15 13-16

Otoniel Ehúd Sangar Débora y Barac a. La campaña b . Cántico de Débora Gedeón y Abimelec a. Vocación de Gedeón b. Carrera de Gedeón c. Reinado de Abimelec Tola Jair

Jeíté Abezán Elón Abdón Sansón APÉNDICES (17-1)

1) 2)

Emigración de los Danitas y el santuario de Dan Crimen de Gueba y guerra contra Benjamín

___2¿

Análisis

17-18 19-21

literario

LAS INTRODUCCIONES. La primera introducción (Jue. 1:1-2:5) es una antigua tradición del establecimiento en Canaán. Este establecimiento se presenta como lento y difícil; cada tribu actúa por su propia cuenta y no se llegó a dominar más que las regiones montañosas. Es ésta la verdadera descripción del estado de la realidad y se opone a la descripción idealizada del libro de Josué. La introducción es una edición posterior, y la conclusión (Jue. 2:1-5) es deuteronómica. El comienzo de la segunda introducción (Jue. 2:6-9) reproduce el final del libro de Josué (Jos. 24:28-30); esto indica que las obras son continuación una de la otra, aunque la continuidad se rompió por la inserción de Jue. 1:1-2:5. Esta segunda introducción (primera en el tiempo) nos proporciona el tema moral de todo el libro, el ciclo mencionado anteriormente (cf. Jue. 2:7, 10-12, 14 s.( 16-18, 19). El libro enseña a los israelitas que la opresión es el castigo de la impiedad y la victoria es consecuencia de la conversión.

^

LOS LIBROS DE SAMUEL

295

La mención de Samgar está fuera de lugar entre Ehúd, Débora y Barac; la actividad de los filisteos insinúa ya el final del período de los jueces. La introducción a la historia de Jefté (Jue. 10:6-16) es un prefacio de la segunda parte del libro de los Jueces. La historia de Abimelec (capítulo 9) y los apéndices (capítulos 17-21) son ulteriores adiciones al libro. Representan tradiciones muy antiguas que proyectan luz sobre la historia social y religiosa de Israel. Son extrañas a la primera edición deuteronómica del libro de los Jueces y posiblemente se introdujeron para enlazar este libro con Sam. El atentado de Abimelec contra el reinado y las palabras de Jotán preparan el camino a la discusión sobre la institución de la monarquía (cf. 1 Sam. 8-12), aun cuando los apéndices describen la anarquía cultural y moral de la época, «cuando no había rey en Israel» (Jue. 17:6; 19:1). 3)

Realización de lo_s Editores

Las diversas tradiciones describen las circunstancias en Israel después de la reconquista y muestran al pueblo el conflicto con las naciones vecinas. En Palestina estuvieron primero los cananeos y después los filisteos. Esta descripción está de acuerdo con la que se hace en el libro de Josué, cuando se prescinde de la presentación editorial. Las diversas tradiciones no han ¿ido J£u_aImeM^&bajadas, sino que se las ha introducido en el armazón general y así dan la impresión de una homogeneidad que de hecho no poseen. Los editores han logrado su propósito con un mínimun de adaptación, al menos con algunas de ellas. Una vez más los deuteronomistas señalan que todo depende de la fidelidad a Yavé. Este Dios celoso exige todo el amor de su pueblo: pide obediencia a la Ley. Los israelitas posteriores pueden ver en estas narraciones de los tiempos antiguos la anticipación de sus propios problemas y su solución. Si ellos se arrepienten también y se vuelven a Yavé, el se apiadará enseguida de ellos y hará surgir un libertador. VI.

LOS LIBROS DE SAMUEL

La influencia del Deuteronomio es menos intensa en los libros de Samuel. Se nota en algunos de los primeros capítulos (1 Sam. 7 y 12) y en retoques a la profecía de Natán (2 Sam. 7). Por otra parte, ramos a dar, más claramente que en otras partes, una prueba interesante del respeto que los editores tenían a las tradiciones antiguas. Aunque 2 Sam. 9-20 constituye una unidad, el resto de la obra (es decir 1 y 2 Samuel, que forman un libro) está mezclado. La verdadera importancia de la institución de la monarquía reside en que se la juzgó de dife-


296

3.

LA HISTORIA DEUTEEONÓMICA

VI.

rentes maneras en círculos diferentes. Otro tanto sucedió con la trágica figura de Saúl, considerada en su doble aspecto: el bueno y el malo. Sobre todo David, el rey del pueblo, fue sujeto de muchas tradiciones acerca de su origen y de sus hazañas. En la obra editorial se conservaron las características particulares de las fuentes; obtenemos una yuxtaposición más que una armonización, con una falta consecuente de sucesión lógica; dentro del conjunto, las diversas tradiciones son fácilmente perceptibles. Esto es especialmente claro en las diversas presentaciones del origen de la monarquía. La tradición antimonárquica (1 Sam. 8; 10: 17-25; 12) puede distinguirse fácilmente de la tradición monárquica (1 Sam. 9; 10:1-16; 11). Del mismo modo, la falta de cohesión entre las dos tradiciones de la entrada de David al servicio de Saúl (1 Sam. 16:14-18:2) es aún más obvia; ciertamente hay muchos más dobletes en 2 Samuel. Aunque este método motiva una narración algo dislocada, aumenta nuestra confianza en los deuteronomistas. No se tomaron libertades con el material que tenían a su disposición, sino que lo trataron con tal respeto que estaban dispuestos a no sacrificar ninguno de ellos ni aun para obtener una presentación más coherente. La historia de la corte continúa y concluye en 1 Re. 1-2. 1)

Infancia de Samuel El arca capturada por los filisteos

1 Sam. 1-3 4-7

SAMUEL Y SAÚL

1) 2)

David en la c arte Huida de David David, jefe de una banda de bandidos David con los filisteos

Institución de la monarquía Comienzo del reinado de Saúl

8-12 13-15

16:1-19:7 19:8-21:16 22-26 1 Sam. 27-2 Sam. 1

DAVID

1) 2) 3)

2 Sam David, rey de J u d á David, rey de Judá e Israel Historia de la corte a. Meribaal b . Guerra de los amonites: nacimiento de Salomón c. Ab salón

2-4 5-8 9-20 9 10-12 13-20

SUPLEMENTOS (21-24)

2)

División

SAMUEL

1) 2)

1) 2) 3) 4)

297

LOS LIBROS DE SAMUEL

Análisis literario (12)

Los capítulos 1-3 que narran el nacimiento y niñez del profeta, introducen el ciclo de Samuel. El cántico de Ana (1 Sam. 2:1-10) es una edición posterior puesta en boca de Ana por la referencia a la mujer estéril del versículo 5b. La historia de la captura del arca por los filisteos (capítulos 4-6) no tiene más que lazos externos (mención de Silo, Helí y sus hijos) con los capítulos precedentes. El arca y no Samuel es el protagonista. El capitulo 7 no es la consecución lógica de los capítulos 4-6. Se presenta a Samuel como el último de los jueces; en esto difiere también de los capítulos 1-3 donde aparece como profeta. En los capítulos 8-12 se distinguen claramente dos tradiciones: 1. La tradición antimonárquica: 1 Sam. 8; 10:17-25; 12. 2. La tradición monárquica: 1 Sam. 9; 10:1-16; 11. Estas dos tradiciones se encuentran mezcladas en 1 Sam. 8:22b; 10:26 s.; 11:12-14. En 1 Sam. 13:16-14:46 Saúl aparece como un rey piadoso que consulta a Yavé y es ayudado por El. La narración del

SAÚL Y DAVID

(12) Cf. Roland de Vaux, Les Libres de Samuel (BJ). ^


298

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

VI.

rechazamiento de Saúl (1 Sam. 13:8-15) es una anticipación de su rechazamiento actual (capítulo 15), un doblete literario. Esto quiere decir que en 1 Sam. 1-15 podemos distinguir dos estratos de tradiciones: 1. Estrato primitivo. Después de la narración de la captura del arca (1 Sam. 4-6) encontramos la versión monárquica de la institución de la monarquía (1 Sam. 9; 10:1-16; 11), que conduce de la guerra a la liberación (capítulo 13-14). La serie es: 1 Sam. 4-6; 9:1-10: 16; 11; 13-14; 15; (16:1-13). Samuel es presentado como un instrumento inspirado de Yavé en la elección de Saúl. El ciclo de Samuel se completa con la narración de la infancia del profeta (1 Sam. 1-3) y el rechazamiento de Saúl (capítulo 15), que prepara el camino a la unción de David (1 Sam. 16:1-13). 2. Estrato posterior. Un estrato posterior presenta a Samuel como el último de los jueces (capítulo 7). Esto induce a la versión antimonárquica de la institución de la monarquía. La serie es: 1 Sam. 7-8; 10:17-24; 12. El episodio de la unción de David (1 Sam. 16:1-13) parece que procede de una tradición profética y no guarda relación con el resto de la narración. David será ungido por el pueblo de Judá (2 Sam. 2:4) y por los ancianos de Israel (2 Sam. 5:3); la unción que aquí se narra no volverá a ser mencionada (cf. 2 Sam. 17:28). En el episodio 1, Sam. 16:14-18: 2 hay dos tradiciones de la entrada de David al servicio de Saúl: 1. David es llamado como trovador a la corte de Saúl y llega a ser su escudero (es decir, su ayudante) (1 Sam. 16:14-23). Así acompañó al rey a la guerra contra los filisteos (1 Sam: 1-11) y se distinguió en su singular combate (1 Sam. 17:32-53: combinación de las dos tradiciones). 2. David es un joven pastor desconocido para Saúl que hace una visita a sus hermanos que están en el ejército cuando el gigante filisteo estaba desafiando a los israelitas (1 Sam. 17:12-30); después del singular combate (1 Sam. 17:32-53) Saúl le puso a su servicio (1 Sam. 17: 55-18:2). Esquemáticamente la entrada de David al servicio de Saúl es como sigue: 1. 1 Sam. 16:14-23; 17:1-11; 17:32-53. 2. 1 Sam. 17:12-30; 17:32-53; 17:55-18:2. En la narración de las relaciones entre David y Saúl abundan los debates: ^

1. 1. 1.

LOS LIBROS DE SAMUEL

299

Sam. 18:10 s. y 19: 9 s.: atentado contra la vida de David. Sam. 18:12-16 y 18:28-30: éxito y popularidad de David. Sam. 18:17-19 y 18:20-27: promesas de matrimonio con una hija de Saúl.

Intervenciones a favor de David: 1. Sam. 19:1-7—Jonatán intercede por David. Este episodio no está en concordancia con la narración del capítulo 20, donde en el versículo 2 Jonatán no conoce nada de la sanguinaria intención de su padre. La intervención de Micol (1 Sam. 19:11-17) es paralela: en un caso la hija y en el otro el hijo del rey salvan a David. Por esto 1 Sam. 19: 1-17 y 20:1-21:1 son tradiciones distintas de la intervención de Jonatán. Los versículos 1 Sam. 20:40-42 son una añadidura, de otro modo la estratagema de las flechas carecería de sentido. El episodio 1 Sam. 23:15-18 pertenece a las tradiciones de la amistad de David y Jonatán. (Cf. 1 Sam. 20:11-17.) Más dobletes: 1. 1 2. 1 3. 1 Aquís de 4. 1 de Saúl.

Sam. 23:1-13 y 23:19-28—David dos veces traicionado. Sam. 23 y 26—David perdona dos veces a Saúl. Sam 2:11-16 y 27—David busca refugio por dos Veces en Gat. Sam 31:1-3 y 2 Sam. 1:1-16—dos tradiciones de la muerte

Los últimos capítulos del 1 Samuel están algo desordenados. La narración de la batalla de Gelboé y la muerte de Saúl (1 Sam. 31:1-13) enlazan directamente con el capítulo 28; en otras palabras 1 Sam. 28: 3-25 rompe la continuidad de 1 Sam. 28:1 s. y 29:1 s. El episodio 2 Sam. 1:1-16 enlaza directamente con 1 Sam. 30. La continuación lógica de 1 Sam. 27 es: 1. 2.

1 1

Sam. 27:1-28:2; 29:30; 2 Sam. 1. Sam. 28:3-25; 31.

Los capítulos 2 Sam. 2-6—el reinado de David en Hebrón, la guerra de los filisteos, la toma de Jerusalén y la instalación del arca—constituye una tradición similar al estrato primitivo del libro primero. 2 Sam. 7—profecía de Natán—es antiguo y muy retocado; el cipítulo ¿ e s un sumario de las guerras de David. A lo largo de 2 Sam. M R e . 2 se narra la historia de la familia de David y la lucha por la sucesión al trono. Escrito por un testigo visual de los sucesos al comienzo del reinado de Salomón con la mejor prosa del Antiguo Testamento. La narración ha sido repetida, virtualmente intacta, por los editores de Samuel. Sin embargo, los suplementos (2 Sam. 21-24) interrumpen


300

3.

la larga narración. Las seis unidades de estos apéndices pueden ordenarse por pares: 1. 2 Sam. 21:1-14 (tres años de hambre): 2 Sam. 24 (peste durante tres días); 2. Anécdotas heroicas: 2 Sam. 21:15-22; 23:8-39; 3. Composiciones poéticas: 2 Sam. 22; 23:1-7. Consecución lógica: 2 Sam. 21:1-14+24; 21:15-22+23:8-39; 22 + 23:1-7. 3) _Redacción deuteronómica La Historia de la Corte data ciertamente de los primeros días de Salomón. Posiblemente las otras colecciones se hicieron durante los primeros años de la monarquía: un ciclo primitivo de Samuel; dos historias de Samuel y David. Estas tradiciones que venían del Norte hacia el Sur, se unieron en una fecha muy posterior a los sucesos narrados en ellas (cf. 1 Sam. 27:6). Esta fecha podría ser posterior al año 721 a. C. La destrucción de Samaría y la desaparición de Israel fueron una ocasión para ensalzar a la dinastía de David y para completar las tradiciones del Sur con las del Norte. El tinte norteño de la visión original deuteronómica se fue_modificando a lo largo de un posterior desarrollo en Judea. Así, David, el rey ideal, está colocado después de Moisés. En 2 Sam. 7 los editores, dieron una gran importancia a la profecía de Natán, primera de un conjunto de profecías mesiánicas. El libro de Samuel, como hoy se sostiene, es la historia del establecimiento del reino de.Dios_ea.Ja ügrra y_£l testimonio de la_.gr_an dificultad de este objeto. Los deuteronomistas que escribían con la triste experiencia del fracaso de la monarq lía miraban atrás hacia David. En la profecía de Natán encontraron la esperanza mesiánica, vigorizada por las promesas divinas hechas al gran rey. VIL

VII.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

continúa y llega a su desenlace. Se nombran explícitamente tres fuentes principales: una historia de Salomón; los anales de los reyes de Israel y los anales de los reyes de Judá. Independientes de éstas son las tradiciones que unen los ciclos de Elias y Eliseo y la descripción del Templo. (1 Re. 6-7). Los sucesos de la historia de lQS^dps_reinps se ajustan dentro de un armazón estereotipado, sin encontrarse interrumpidos por estas otras fuentes. Cada reino es tratado individualmente y exhaustivamente (en su aspecto religioso), cada uno es introducido y rodeado de fórmulas que son más o menos constantes. La parte esencial de estas fórmulas lo constituye el juicio que se hace de cada uno de los reyes. Todos los reyes de Israel son condenados a causa del «pecado original» de Jeroboam I: fundador de los santuarios cismáticos de Betel y Dan (13). Solamente ocho de los reyes de Judá son alabados por su fidelidad a las prescripciones de la ley de Yavé. Ezequías y Josías son los únicos que merecen una aprobación sin reservas. Este juicio se inspira en la ley del Deuteronomio sobre la unidad del santuario; este libro es indudablemente la «Ley de Moisés» nombrado en 1 Re. 2:3; 2 Re. 14:6; es el «Libro de la Ley» encontrado en el Templo durante el reinado de Josías (2 Re. 22:8). «Un Dios, un santuario» es un artículo fundamental de la Ley, un camino concreto de la lealtad indivisa hacia un «Dios celoso» y la firme fidelidad a sus mandamientos. Pero la polémica contra los «altos lugares» tiene también en su pensamiento el hecho histórico de que los santuarios locales esparcidos—frecuentemente en el mismo sitio de los antiguos santuarios cananeos—estaban expuestos a la intromisión de elementos cultuales cananeos y en muchos casos, podían convertirse en centros de culto idolátrico. 1)

División

LA SUCESIÓN DE DAVID (1 Re. 1-2) HISTORIA DE SALOMÓN (1 Re. 3-11)

EL LIBRO DE LOS REYES

La mano del deuteronomigia es. evidente en los libros de los Reyes. Estos libros (en realidad uno) continúan la historia perfilada ya en el libro de Samuel; 1 Re. 1-2 es la conclusión de la historia de la familia de David; describe la inauguración del reinado de Salomón. Después de esta introducción, aparte la larga inserción de los ciclos de Elias y Elíseo (1 Re. 17-2 Re. 13), los libros comienzan primero con la historia de Salomón y después con las historias paralelas de los reinos de Israel y Judá, desde la caída de Israel, cuando la historia de Judá

301

EL LIBRO DE LOS REYES

1) 2) 3) 4)

Salomón Salomón Salomón La parte

Sabio Constructor Comerciante obscura

3:1-4:14 4:15-9:25 9:26-10:29 11

CISMA POLÍTICO Y RELIGIOSO (1 Re. 12-13) (13) Cf. Roland de Vaux, Les libres des Rois (BJ), pp. 14 s.


302

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

VIII.

LOS REINADOS HASTA ELIAS (Re. 14- 16) CICLO D E ELIAS (1 Re. 17-2 Re. J) 1) 2) 3) 4) 6) 6)

La gran sequía Elias en Horeb Guerras arameas La viña de Nabot Otra guerra aramea Después de la muerte de Ajab

17-18 19 20 21 22:1-38 22:39-2 Re. 1

Los comienzos Guerra moabita Milagros de Elias Guerras arameas £>) Historia de J e h ú 6) Atalía a la muerte de Elias

2 3 4:1-6:7 6:8-8:29 9-10 11-13

1) 2) 3) 4)

LOS DOS REINOS HASTA 721 A. C. (2 Re. 14-17) E L R E I N O D E JUDÁ (2 Re. 18:1-25 :21 ) 1) 2)

3) 4)

Ezequías — Isaías y Asiría Manases y Amóu Josías — reforma religiosa Caída y Destrucción de Jerusalén

18-20 21 22:1-23:30 23:31-25:21

APÉNDICES (2 Re. 25:22-30) 2)

Análisis

Las ediciones de los Libros de los Reyes

La primera edición de los Libros de los Reyes se hizo probablemente dlurante los días llenos de esperanza de Josías. El elogio al rey (2 Re. 23:25)—menos las palabras finales—pudieran haber sido la conclusión de esta primera obra: «Antes no hubo rey que como él volviera a Yavé con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés» (2 Re. 23:25). Una segunda edición de los Libros de los Reyes, también deuteronómica. se hizo\lurante el exilio: pudo suceder antes del año 562 a. C. (fecha de la realeza de Joaquín) porque 2 Re. 25:21 tiene todas las apariencias de una conclusión (14). En este caso, 2 Re. 25:22-30 sería un apéndice. Aunque los editores posteriores dan testimonio del trágico fracaso del esfuerzo realizado por Josías y recuerdan los días obscuros que llevaron a la catástrofe del año 587 a. C , el libro lanza en sus palabras finales un grito de esperanza. Termina con los favores concedidos a Joaquín (2 Re. 25:29 s.) que era el último sucesor del reino de David. VIII.

literario

Las principales fuentes de los libros de los Reyes se citan explícitamente (Historia de Salomón; Anales de los reyes de Judá; Anales de los reyes de Israel), pero hay otras fuentes que son fácilmente perceptibles. 1 Re. 1-2 es el final de la historia de la corte de David (2 Sam. 9-20). 1 Re. 6-7 incluido en la historia de Salomón, es una descripción del Templo, de origen sacerdotal. En esta historia 1 Re. 3:2 s.; 11:1-13, 41-43, y gran parte del capítulo 8 se deben al editor deuteronómico. Los capítulos 12-16 se fundan en los anales, pero el episodio 1 Re. 12:33-13:33 (maldición del altar de Betel) y 1 Re. 14:1-18 (oráculo

303

de Ajías contra Joroboam) procede de tradiciones proféticas. En el último texto 1 Re. 14:7-11 es una adición deJteronómica. El ciclo de Elias (1 Re. 17-2 Re. 1) es compuesto; al final está interrumpido por dos narraciones de las guerras arameas (1 Re. 20; 22:1-38). El ciclo de Elíseo (2 Re. 2-13) es mucho menos homogéneo; es una antología de estilo popular con un gusto especial por el milagro. La historia de Ezequías (2 Re 18-20) da mucha importancia a Isaías; todo el episodio 2 Re. 18-13-20:19 está reproducido en Is. 36-39 debido probablemente a un discípulo del profeta. 3)

CICLO D E ELIAS (2 Re. 2-13)

CONCLUSIÓN

CONCLUSIÓN

La historia deuteronómica se termina con los libros de los Eeyes, pero la influencia del Deuteronomio no termina aquí. La idea en que tanto se insiste en él de una ley revelada y escrita, dominó el judaismo post-exííico. Inspiró en gran parte las grandes obras del Cronista, y su influencia se extiende hasta Daniel y los Macabeos. Su espíritu sirvió como un contrapeso y como correctivo de una concepción que tendía a ser excesivamente legal, porque esencialmente es una ley de amor y no de minucias. El «Amarás al Señor tu Dios con todo tucorazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» fue subrayado p o : Cristi 4) Cf. loe. cit.


304

3.

LA HISTORIA DEUTERONÓMICA

t o ; el amor al prójimo que c o m p l e t a este precepto es t a m b i é n t í p i c o de este libro. Pero la v e r d a d e r a i m p o r t a n c i a del D e u t e r o n o m i o y de la historia deuteronómica es que ayudó, en gran p a r t e , a hacer posible el j u d a i s m o postexílico. Su teología infundió n u e v a esperanza, la esperanza de sobrevivir. Por haberse enfrentado v a l i e n t e m e n t e con la tragedia de la historia de Israel y por haber defendido r e s u e l t a m e n t e la fidelidad a Yavé se convirtió en u n gran t r a t a d o de gracia; si t o d o depende de Dios no. puede haber lugar p a r a la desesperanza. E n las tinieblas del destierro babilónico el pueblo oyó las tranquilizadoras p a l a b r a s : «En medio de las angustias, c u a n d o t o d o esto h a y a venido sobre t i , en los últimos tiempos, t e convertirás a Yavé, t u Dios, y le oirás; porque Yavé, t u Dios, es Dios misericordioso. No t e rechazará ni t e dest r u i r á del t o d o ni se olvidará de la alianza que a t u s padres juró» (Dt. 4:30 s.).

4

LOS

LIBROS

PROFÉTICOS

EL MOVIMIENO PROFETICO LOS ESCRITOS PROFÉTICOS PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y COMIENZO DEL SIGLO SEXTO PROFETAS DEL EXILIO PROFETAS DEL SIGLO SEXTO PROFETAS DEL SIGLO QUINTO PROFETAS DEL SIGLO CUARTO MESIANISMO

Aunque en su forma más primitiva el profetismo en Israel en poco diferente del mismo fenómeno en Mesopotamia—y especialmente en Fenicia y Canaán—se desarrollaba d e n t r o de u n _ d i s t i n ü v o , dentro de u n hecho único, viniendo a ser u n o de los factores m á s significativos del pueblo elegido. Verdaderamente, el movimiento profético se dirige por sí m i s m o como respjie¿t^_ajux^roblema_mayor: £

¿Por qué ha sobrevivido la nación judía cuando t a n t a s otras de entre las naciones pequeñas de la antigüedad han perdido más pronto o más tarde su identidad en el crisol de los grandes imperios del Oriente Medio? Pocas naciones habían sido más efectivamente abatidas bajo todas las apariencias: exhausta por los desastres sucesivos de la guerra, reducida a un mero remanente, deportada a países lejanos, subyugada por una dominación l a r g a y continuada por extraños y grandes poderes altamente civiluados. Y aun así todavía sobrevivieron, reconstruyeron su comunidad y transmitieron una tradición desarrollada y continua q u e ejerció Una influencia creadora sobre el bloque de la subsiguiente historia. ¿Por qué sucedía esto? La sola respuesta que explica e s t o s lechos es que los grandes profetas elaboraron una interpretación particular del curso de la historia, e indujeron a su pueblo a aceptarla, 20


306

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

al menos en u n número suficiente para d a r Una nueva dirección a su historia para el futuro (1). Pero los profetas hicieron algo m á s que asegurar la supervivencia del pueblo. Transmitieron la tradición religiosa q u e ellos h a b í a n h e r e d a d o , favorecieron su desarrollo e n t r e los siglos octavo y c u a r t o a. C , y la t r a n s p l a n t a r o n , i n m e n s a m e n t e enriquecida, al J u d a i s m o . F u e r o n e n t e r a m e n t e fieles al dogma fijado en t i e m p o de Moisés—monoteísmo ético (2)—y lo explotaron p o r completo. E r a n guías c u i d a d o s a m e n t e escogidos y especialmente enaltecidos, a lo largo d e u n vital y precario estadio d e u n t r a y e c t o espiritual q u e condujo a Cristo. Nosotros i n t e n t a r e m o s explanar el sentido y la significación d e profecía e i n dicar la contribución personal de los profetas cuya enseñanza n o s h a sido preservada. I.

E L MOVIMIENTO P R O F É T I C O 1)

El

nombre

E n hebreo la denominación corriente del profeta era nábi. E l origen d e l a p a l a b r a es incierto. 1. Algunos la hacen derivar de naba'— «derramar» «verter». 2. Más c o m ú n m e n t e se la deriva de u n raíz nb '=«buscar», «anunciar» que h a caído en desuso, pero que se halla en o t r a s lenguas semíticas. 3. W . F . Albright propone u n a tercera explicación, q u e parece ser la correcta. Asocia éste nábi con la acadia nabú= «llamar»; p o r lo t a n t o nábi es «el q u e es llamado». E s t e escribe: La explicación corriente de la palabra nabl como «predicador», «anunciador»*, es casi ciertamente falsa. El significado etimológico correcto de la palabra es más bien «uno que es llamado (por Dios)», «uno que tiene u n a vocación (de Dios)» como se deduce del hecho de que éste es casi siempre el sentido que tiene en Acadio el verbo nabu, «llamar»... E s t a interpretación de la palabra se ajusta exactamente a su significado; el profeta era un hombre que se sentía a sí mismo llamado por Dios para u n a misión especial, en la que su voluntad se ha subordinado a la voluntad de Dios, que le ha sido comunicada por inspiración directa. El profeta era, pues, u n líder espiritual carismático, directamente comisionado por Yavé (í) C. H. Dodd, «The Bible Today» (New York: Cambridge University Press, 196Cs) p p . £0 s. (2) Monoteísmo ético: creer en un Dios que impone un orden moral; sólo el Dios de Israel es un Dios justo que exige a su pueblo obediencia a leyes rituales.

I.

307

£ L MOVIMIENTO PROFÉTICO

para advertir al pueblo de los peligros del pecado y para predicar la reforma y el reavivamiento de la verdadera religión y d e la moralidad (3). O t r o término e m p l e a d o es ro'eh—«vidente»; m a s y a en 1 Sam. 9:9 e s t a p a l a b r a era m i r a d a como arcaica. U n sinónimo es hdzéh—«visionario» (2 Sam. 24:11) q u e se h a hallado e n paralelismo con nábi (Am. 7:12; Mi. 3:6 ss.). E n los S e t e n t a (LXX) nábi e s t á t r a d u c i d a siempre p o r -prophetes. L a etimología de la p a l a b r a griega n o presenta dificultades, a u n q u e h a sido m a l i n t e r p r e t a d a . L a p a l a b r a proviene del verbo phemi—«decir», «hablar», m á s el prefijo pro. E s t e pro n o es t e m p o r a l (predecir) sino s u s t a n t i v o (hablar en lugar d e , en el n o m b r e d e , otro). E l profeta es u n locutor, u n heraldo, q u e habla en n o m b r e de Dios; es u n llamado por Dios p a r a ser su locutor. Los profetas bíblicos eran en verdad vaticinadores del futuro, pero en u n a extensión limitada; se interesaban m á s p o r el p r e s e n t e y frec u e n t e m e n t e lo hacían en el mismo grado con el p a s a d o . E n otras palabras, «profetas» y «profetizar», en la Biblia t i e n e u n sentido t é c nico, q u e difiere a m p l i a m e n t e del uso corriente. No es éste el fin de l a m a t e r i a , sin embargo, porque el t é r m i n o nábi es amplísimo en s u extensión: puede designar u n a gran figura como J e r e m í a s o u n miembro de u n grupo q u e parece poco diferente d e u n derviche m u s l í n . El verbo «profetizar» puede describir los sublimes oráculos d e u n Isaías, o los desvarios de Saúl a n t e Samuel (1 Sam. 19:23 ss.). Aquí nos veremos precisados a escoger los diferentes significados d e la p a l a b r a conforme v a y a saliendo en diferentes c o n t e x t o s . 2)__Lo^_Qrupos Los

ANTIGUOS

GRUPOS

Pro/éticos

PROFÉTICOS

(4).

En

los siglos

once

y

diez a. C . n o s e n c o n t r a m o s en Israel con u n cierto movimiento profético y u n a forma d e profecía conocida como e s t á t i c a . Tue u n t i e m p o de crisis. Comunidades de profetas ofrecían u n a resistencia a los peligros q u e t r a t a b a n de destruir e s p i r i t u a l m e n t e a l a nación (1 Sam. 9-10). Vivían en grupos j u n t o a los santuarios d e Y a v é (1 Sm. 19:20); pueden haber t e n i d o u n a función d e c u l t o , a u n q u e e s t o no es de ningún m o d o cierto. «Profetizaban» e n t r a n d o p o r sí mismos e n un esta(3) De la Edad de Piedra al Cristianismo, p. 238. Editorial «Sal Terrae». Santander. (4) Cf. A. Gelin. IB, pp. 469-76. Todo este capítulo debe mucho al tratado de Gelin sobre los profetas (IB, pp. 477-82).


308

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

I.

do de frenesí; este estado se inducía p o r medio de música y danzas y era capaz de contagiarse (1 Sam. 10:5 ss.). E n muchas maneras esta institución se parecía a la d e los profetas fenicios y canaanitas de Baal, t a l como la conocemos p o r d o c u m e n t o s profanos y p o r referencias bíblicas (por ejemplo 1 R e . 18). Pero el p a recido era solamente externo. Podemos decir q u e u n a institución del t i p o c a n a a n i t a se había transformado en u n a institución carismática de Yavismo. Los profetas eran, de hecho, los campeones del a n t i c a n a a n i s m o . E n u n a fecha m á s t a r d í a los grandes profetas conocieron a sus humildes predecesores (cf. Am. 20:10 ss; J e r . 7:25). Más a ú n , a primera v i s t a n o debe sorprendernos que la profecía israelita debe d e haber tenido unos principios t a n humildes y visiblem e n t e faltos de auspicios. Si lo m i r a m o s m á s e s t r i c t a m e n t e nos encont r a m o s con que manifiesta el c o n s t a n t e desarrollo d e n t r o del Antiguo T e s t a m e n t o , y que n o es t a n singular como parece. Se h a establecido lo siguiente: El movimiento profético hunde sus raíces en el grupo extati— cismo, esto es, en danzas U otras mociones físicas repetidas con t a n t a frecuencia por los miembros de u n grupo que acaban finalmente por sucumbir a un género de sugestión hipnótica y bajo cuya influencia permanecen inconscientes durante horas. E n este estado de subconsciencia pueden ser anormalmente activos, y personas de un tipo psicológico determinado, pueden tener visiones y experiencias místicas que en adelante controlen, o al menos afecten, su vida entera. Este fenómeno es universal en el género humano habiéndose hallado entre los salvajes, en la antigüedad, y entre las más elevadas religiones de hoy (5). Dios t r a t a p a c i e n t e m e n t e con los hombres, esto es, conforme a su m e n t a l i d a d , c u l t u r a y educación. LQ.S . H I J O S D E «LOS PROFETAS».

En

el siglo n o n o

a. C.

halla-

mos confraternidades de «los hijos d e los Profetas»; la designación es u n modismo semítico que significa los miembros de los grupos p r o féticos. E s t o s n o eran del t o d o los mismos grupos d e los primitivos, a u n q u e t e n í a n sus centros en los santuarios d e Betel, Jericó, y Gálgala (2 R e . 2;4:38-41:6; 1-7); o si fueron descendientes directos de los otros, el elemento extático en su «profetizar» fue severamente cortado o h a desaparecido. E r a n grupos espontáneos d e los que deseaban defender el Yavismo, contra el p r e v a l e n t e Baalismo. Así Elias, el campeón de Yavé, hizo causa c o m ú n con estos profetas (1 R e . 18:22; 19:10,J 4), (5) Albright, op. cit., pp. 237 ss.

309

EL MOVIMIENTO PROFÉTICO

y Eliseo se asoció a ellos y los empleó en su misión (2 R e . 2:3,15; 4:38; 9:1-3). Sin embargo n i Elias ni Eliseo provenían d e estos profetas. PROFETAS

INSTITUCIONALES O PROFESIONALES.

Durante

la

mo-

íiarquía a u n o y otro l a d o d e los profetas clásicos existía otro tipo de profetismo que puede ser llamado institucional u oficial. E s t o s profetas a c o m p a ñ a b a n al r e y (1 R e . 22); eran p a r t e i n t e g r a n t e d e la nación (Jer. 18:18; 2 R e . 23:2); p r o n u n c i a b a n sus oráculos en el r e c i n t o del Templo (Jer. 28; Neh. 6:2) este profetismo n o era en sí mismo n a d a malo o degradado, pero los profetas se veían, por su posición, c o n s t a n t e m e n t e t e n t a d o s d e identificar la causa de Yavé con la del rey. D e hecho, los profetas vocacionales se les opusieron frecuentemente (Cf. Am. 7:14; J e r . 28) y Zacarías 13:1-6 nos habla d e su desaparición. Las reglas p a r a el descernimiento de espíritus dadas en el D t . 13:1-5; 18:21 ss. a p u n t a n claramente hacia estos profetas, porque c i e r t a m e n t e había falsos profetas e n t r e ellos. Los

PROFETAS CLÁSICOS.

Los p r o f e t a s

clásicos n o

forman

un

grupo, sino que son individuales. Son, en breve, a los q u e comúnm e n t e n o s referimos c u a n d o h a b l a m o s de «los profetas». 3)

Lo$ Ih'ojetas^ Vocacionales

..

A los profetas Vocacionales se les divide c o m ú n m e n t e en profetas «predicadores» y profetas «escritores». E s t a distinción es arbitraria e inadecuada, y a que n o hubo profetas «escritores» h a s t a el siglo oct a v o a. C. y porque siempre el mensaje del profeta era transmitido p r i m e r a m e n t e d e viva voz. Sin embargo, p u e s t o que los oráculos m e jor preservados d e Amos, Oseas e Isaías son discursos poéticos elaborados en forma literaria perfecta, podemos h a b l a r de Amos en adelante de profetas «literarios». P o r t a n t o , u n a división legítima pudiera ser: profetas «preliterarips» y profetas «literarios». E l ú l t i m o grupo es n u e s t r o principal objeto a lo largo de este capítulo, y nos contentaremos con d a r u n breve esbozo del m o v i m i e n t o profético d e Samuel a Amos. Samuel puede ser considerado como el primero d e los profetas v o cacionales o individuales. David t u v o como consejeros a d o s repres e n t a n t e s del ideal teocrático, herederos d e Samuel: N a t á n (2 Sam. 7:1-17; 12:1-5; I R e . 1-2) y Gad (1 Sam. 22;2 Sam. 24). Bajo Salomón h u b o a p a r e n t e m e n t e u n a oposición profética, r e p r e s e n t a d a p o r Ahías. silonita, q u e predijo el cisma d e 931 a. C. (1 R e . 11: 29-39). E n ambos reinados la intervención de estos profetas fue inspirada por u n motivo común: éstos deseaban m a n t e n e r los antiguos valores de igualdad y justicia q u e e s t a b a n amenazados p o r la política real, la paz que se veía traicionada p o r la división, el r i t u a l y la u n i d a d del culto. Así


310

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

Ahías condenó la casa de J e r o b o a m por su cisma cúltico (1 R e . 14:1-19). Jeremías prohibió a R o b o a m reconquistar el N o r t e (1 R e . 12:21-24). Bajo J e r o b o a m u n i n n o m i n a d o profeta maldijo el a l t a r d e Betel (1 R e . 13:11-32). J e h ú , hijo de H a n a n i , predijo el fin del u s u r p a d o r Baasá (1 R e . 16:1-4, 7-13). La dinastía de Omrí señala u n período i m p o r t a n t e en la historia del m o v i m i e n t o profético; es la a n t e s a l a d e la edad d e los g r a n d e s profetas. H u b o m u c h a s intervenciones d e sufrimientos religiosos y nacionales (1 R e . 20:13 ss, 28, 35 ss; etc). L a de Miqueas. hijo de Jimia, es significativa p o r su oposición a los profetas profesionales (1 R e . 22). La vocación de Elias t e n í a p o r fin afirmar el Yavísmo ético y e x clusivo d e sus a n t e p a s a d o s . Se opuso a la religión n a t u r a l , c u y a influencia se había a c e n t u a d o entonces p o r la introducción del tirio Melkart (Baal) p o r Jezabel, y fue el heraldo del resurgimiento religioso que t e nía el mismo espíritu q u e la del desierto d o n d e él h a b í a revivido la experiencia de Moisés (1 R e . 1 9:1-18). D e su fidelidad a Yavé b r o t a b a su proclamación p o r la justicia social (1 R e . 21), s u intervención política contra Acab y Jezabel y sus amonestaciones al pueblo. Su t a r e a , a la vez política y religiosa, la c o m p l e t ó p o r su discípulo Elíseo, quien por medio de J e h ú trajo la caída d e la D i n a s t í a de Omrí. P r á c t i c a m e n t e , apenas h a sobrevivido algún oráculo d e estos d o s hombres, t a l vez porque sus dichos fueron escasos, p u e s t o que eran m á s bien hombres de acción q u e d e palabras. Pero podemos conocer cómo h a n debido d e hablar p a r a transformar a los q u e fueron sus h e r e d e ros espirituales. «Sí queremos conocer cómo reaccionaron Elias y E l í seo frente a las desdichas del siglo n o n o , n o t e n e m o s m á s q u e leer lo que Amos, Oseas e Isaías dijeron en el siglo octavo, a u n c u a n d o p u e d a n haberse expresado d e u n m o d o diferente» (6). E l primero de l o s j g p fetas literarios hizo su aparición en el siglo octavo a. C. Se c o n t i n u a r o n á J o largo"de las centurias siguientes h a s t a q u e el m o v i m i e n t o profético tocó a su fin con el déutero-Zacarías e n el siglo c u a r t o a. C. N o s ocupamos aquí d e estos profetas, o m á s e x a c t a m e n t e , d e aquéllos cuyo mensaje (o p a r t e de él) n o s h a sido conservado p o r escrito.

II.

LOS ESCRITOS PROFÉTICOS 1)

PSICOLOGÍA

El Profeta

D E L PROFETA (7).

y la

Profecía

P r o f e t a p o r vocación es quien h a

recibido u n a l l a m a d a divina p a r a ser mensajero e i n t é r p r e t e d e la (6) Ibid., p. 241. (7) Ver pág. 42 a 47

II.

LOS ESCRITOS PROFÉTICOS

3H

divina palabra; es u n h o m b r e q u e h a tenido u n e n c u e n t r o e x t r a o r d i nario y personal con Dios. L a p a l a b r a q u e h a venido a él le i m p e l e a hablar: «El Señor h a h a b l a d o ¿quién n o profetizará?» interroga A m o s (Am. 3:8). Jeremías, desesperado a causa de su i n m u t a b l e m e n s a j e de aflicción p a r a el pueblo al q u e a m a b a , querría ahogar su p a l a b r a ; «Y a u n q u e m e dije: n o p e n s a r é m á s en ello, n o Volveré a h a b l a r e n su n o m b r e : h a y d e n t r o d e m í como u n fuego abrasador, que siento d e n t r o de m i s huesos, q u e n o p u e d o c o n t e n e r y n o p u e d o soportar» (Jer. 20:9). No sólo la p a l a b r a s del profeta, sino sus acciones y a u n s u v i d a es profecía. E l casamiento d e Oseas es u n símbolo (Os. 1-3); I s a í a s y sus hijos son signos (Is. 8:18); Ezequiel m u l t i p l i c a los signos proféticos (Ez. 4:3; 12:6, 1 1 ; 24:24). Lo q u e r e a l m e n t e interesa es la relación e n t r e el profeta y la p a l a b r a d e Dios, p o r q u e el profeta es u n h o m b r e q u e h a t e n i d o u n a e x periencia i n m e d i a t a d e Dios y que se siente constreñido a decir lo q u e —está convencido—es la p a l a b r a divina. Abreviando, el profeta es u n místico, pero u n «místico constructivo». E s t o t a l vez n o s ayude a explicar la v e r d a d e r a dimensión de la frase Kóh 'amar Yáhweh— «así dice Yavé», q u e t a n frecuentemente i n t r o d u c e o cierra el oráculo profético. No implica, cada vez q u e esto ocurre, u n a revelación d i r e c t a . Más bien h a y q u e ver en e s t a fórmula frecuentemente repet i d a el desarrollo n o r m a l d e u n a Vocación inicial (8). L a visión del profeta acerca d e Dios h a p e n e t r a d o t o d o su p e n s a m i e n t o de t a l modo q u e ve las cosas desde el p u n t o de v i s t a d e Dios, y está con-vencido d e q u e así las Ve É l . [Los profetas] no eran filósofos que construían u n a teoría especulativa por observación de los acontecimientos. Lo que ellos decían era: «Así dice el Señor». E s t a b a n firmemente convencidos de que Dios les hablaba (habla a u n oído interno, al sentido espiritual). Les habla más allá de los acontecimientos que kan experimentado. L a interpretación de la historia que nos h a n ofrecido no h a sido inventada por un proceso de reflexión; se tiata del sentido que h a n experimentado en los acontecimientos, mientras sus mentes estaban abiertas a Dios al mismo tiempo que lo estaban al impacto de los hechos externos. Así, la interpretación profética de la historia, y el ímpetu y dirección que esta interpretación dio a la historia subsiguiente, era como la P a l a b r a de Dios a los hombres (9). La experiencia i n m e d i a t a d e Dios, l a revelación d e la santidad de Dios y de su Voluntad, hace del profeta u n h o m b r e q u e «juzgael p r e (8) V. Gelin, op. cit. p. 478. (9) Dodd, op. cit., p. 61.


312

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS II.

s e n t é y ve el futuro en l a luz de Dios y q u e es enviado p o r D i o s a recordar sus d e m a n d a s a los hombres y p a r a conducirles p o r el camino de la obediencia hacia Dios y a amarle» (10). Porque el mensaje del profeta es siempre en primer lugar p a r a sus c o n t e m p o r á n e o s ; es predicador q u e habla a los hombres de su m i s m a generación. Lo hace así, a u n cuando predice el futuro. É s t a es u n a observación i m p o r t a n t e p o r q u e implica q u e cualquier i n t e r p r e t a c i ó n d e u n t e x t o profético que n o t e n g a sentido p a r a los contemporáneos del profeta es ciertam e n t e u n a interpretación equivocada. CRITERIO

D E LA VERDAD

D E L PROFETA.

E l profeta

proclama-

ba hablar en nombre de Dios; este clamor está explícito en la fórm u l a Kóh 'amar Yahweh. Mas la frase sola n o es suficiente p a r a d a r a u t e n t i c i d a d al mensaje, porque todos a los q u e llamamos «falsos profetas» p o d í a n — y lo hacían d e hecho—declarar: «Así dice Yavé». J e r . 28 es iluminador en esta línea. H a n a n í a s es llamado u n nábí; h a bló en n o m b r e de Dios (Jer. 28:2) mas sus palabras n o son verdaderas. P u e d e haber estado alucinado (confundiendo su propio p e n s a m i e n t o con el de Yavé [Ez. 13:2 ss.J), a u n q u e Jeremías pudiera d a r a e n t e n d e r que engañaba deliberadamente al pueblo (Jer. 28:15). E n ambos c a sos, los oyentes d e H a n a n í a s y Jeremías n o podían dilucidarlo e n t r e ellos p o r el mero hecho de sus palabras y fórmulas. D e aquí q u e J e r e mías dé dos criterios: 1) el cumplimiento de su vaticinio (Jer 28:9, 16 ss.); 2) la conformidad de su enseñanza con l a doctrina tradicional (Jer. 28:7 ss.), lo q u e pudiéramos l l a m a r la «analogía de la fe» (11). El Deuteronomio nos d a estos criterios: uno, es el cumplimiento de l a profecía (Dt. 18:21 ss.); el otro criterio y el más i m p o r t a n t e , es la doct r i n a y vida del profeta (Dt. 13:1-5), que debía de e s t a r en la línea del Yavismo p u r o . La profecía es inseparable de la religión de Israel, que la antecedía y la dio el ser. E n el último análisis el criterio de profecía verdadera consistía en su concordancia con la revelación conocida... el profeta habla a la conciencia de Israel. El israelita que h a cerrado sus oídos a la conciencia no podía soportar la palabra conminatoria de ningún profeta. Para él los profetas podían ser solamente lo que fue Elias para Acab, «perturbadores de Israel». Para éste existía el jarabe adormecedor de la falsa profecía que no turbaba la conciencia... solamente el israelita que mantenía la fe de sus padres oyó en los profetas el auténtico clamor de la voz de Dios. E l verdadero israelita y el verdadero profeta se mantu(10) (11)

Roland de Vaux, B J , p . 973. Ver pág. 1 2 7 -

LOS ESCRITOS PROFÉTICOS

313

vieron firmes en la misma tradición y se comprendieron m u t u a mente (12). 2)

Formas

literarias

y Literatura

profética

Los profetas eran en primer lugar predicadores que t r a n s m i t í a n sus oráculos y sermones de viva voz, c o n el original carácter oral, aún e s t a m p a d o en la relación escrita d e sus discursos. Los profetas escribieron en casos excepcionales (cf. I s . 8:1-4; 30:8; E z . 43:11 s s . ; J e r . 36:2,28). P u e d e suceder q u e la obra del Segundo Isaías sea u n a composición literaria m a n t e n i d a ; a u n en este caso se parece m á s a u n a colección de oráculos t r a n s m i t i d o s en su origen o r a l m e n t e , pues, a pesar de su n o t a b l e u n i d a d , se halla u n a cierta laguna en la composición del orden d e c o n t i n u i d a d (13). Poca d u d a p u e d e caber de q u e la ú l t i m a p a r t e (capítulos 40-48) del libro d e Ezequiel es u n a composición literaria. Pero éstas son excepciones y, en conjunto, los profetas fueron c i e r t a m e n t e predicadores m á s bien q u e escritores. E s t o significa q u e las unidades q u e completan las colecciones proféticas son breves y numerosas, y q u e las formas literarias h a n variado. E s a b s o l u t a m e n t e esencia] p a r a u n a lectura inteligente d e los profetas, que sean d e t e r m i n a d a s estas unidades e identificadas s u s formas literarias (14). Al mismo t i e m p o que registramos estas formas (15), convendría tener presente q u e la m a y o r p a r t e d e la profecía del Antiguo T e s t a m e n t o está en forma poética (16). LAS

FORMAS L I T E R A R I A S . — 1 ) .

El

oráculo.

El

oráculo

es u n a

declaración solemne hecha en n o m b r e de Dios y está d e t e r m i n a d a por la convicción de q u e Dios h a comunicado su p a l a b r a a l profeta (cf. J e r . 19:11; 28:16). E s t o s oráculos están señalados generalmente por fórmulas de introducción (Kóh amar Yaweh—«Así dice Yavé») y de conclusión (ne'üm Yaweh— «oráculo de Yavé»). 2). Exhortación (cf. A m . 5:4 ss; Sof. 2:3). Aquí el t o n o e s el del predicador q u e busca convencer a su auditorio; la p r i m e r a palabra es «Escucha». 3). Autobiografía. E l profeta describe u n a profunda experiencia espiritual o incidentes i m p o r t a n t e s en su carrera (Is. 6; J e r . 1:4-10; Os. 3:1-4). (12) B . Vawter, «The Conscience of Israel» (New York: Sheed & Ward, 1961), p . 27. (13) Cf. D. R. Jones, PCB, n. 447 c. (14) E s t e es uno de los más notables caracteres de la Biblia de Jemsalén. (15) Cf. Gelin, op. cit., p p . 479-82; J. Muilemburg P C B , n. 4 1 3 . (16) P a r a u n estudio de las formas poéticas del Antiguo Testamento cf. p p . 417 ss.


314

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS III.

4). Descripción (especialmente descripción de visiones y sueños). Esta forma empezó a predominar después del Exilio (Ez.; Zac.). 5). Biografía narrativa: Jer. 26-29; 32-45; Am. 7:10-17. 6). Himno: Is. 42:10-13; Os. 6:1-6; Jer. 14. 7). Confesión: Is. 53:1-9; Jer. 11:18-12:6; 15:10-21; 18:18-2320:7-18. 8). Invectiva y amenaza: Is. 5:8-25; Jer. 7:16-20; Os. 7-8-16Am. 1:3-2:16. 9). Alegoría: Ez. 17:2-24; 19:2-14;23:2-35. 10). Acciones simbólicas: No rara vez el profeta no se contenta con proclamar la palabra sino que la dramatiza representándola simbólicamente ante el pueblo (cf. 1 Re. 11:29-40; Jer. 13:1-9; Ez. 4:1-3,7). 11). Vida simbólica. En algunos casos la vida del profeta era un símbolo (Os. 1-3; Ez. 24:22-24). COMPOSICIÓN DE LOS LIBROS. Se ha llegado a esclarecer que los oráculos y sermones del profeta se veían preservados por sus discípulos y eventualmente editados por ellos. Estos mensajes deben haber sido puestos prontamente por escrito y podemos visualizar una primitiva literatura profética circulando en forma de escritos breves y separados. En la tarea gradual de coleccionar y editar, se han añadido elementos. Las primeras colecciones algunas veces se han separado, y el material ha sido ordenado finalmente conforme a un plan—a veces muy vago—que debe ser determinado (si es posible) para cada libro. La génesis compleja de los libros proféticos (o de muchos de ellos) lleva a explicar el desconcertante desorden que puede confundir y exasperar al lector. La realización, por ejemplo, del Libro de Isaías que enlaza varias centurias y es realmente una antología de sermones y oráculos, pone en guardia el lector y le permite seguir la obra inteligentemente. De otra manera, su consternación puede ser la que experimentaría quien quisiera ver el Goldem Treasury de Palgrave como un solo poema.

3)

Los Libros proféticos por orden cronológico

1. Profetas del siglo octavo a. C : Amos. Oseas Isaías 1-39. Miqueas. 2. Profetas del siglo séptimo a. C , y comienzos del sexto a. C : Sofonías. Nahum.

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

315

Habakuk. Jeremías. 3. Profetas del Exilio: Ezequiel. Segundo Isaías (40-55) 4. Profetas del siglo sexto a. C : Isaías 56-66. Age o. Zacarías 1-8. 5. Profetas del siglo quinto a. C : Isaías 34-35; 24-27. Malaquías. Abdías. 6. Profetas del siglo cuarto a. C : Joel. Zacarías 9-14. III.

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO 1)

Amos

E L PROFETA. Amos es el primero de los profetas del Antiguo Testamento cuyas palabras nos han sido preservadas en forma de libro. El encabezamiento de este libro (Am. 1:1) nos dice que Amos era un campesino de Tecue (alrededor de seis millas al sur de Belén) y que su actividad tuvo lugar durante el reinado de sus reyes contemporáneos Ocias de Judá y Jeroboam II de Israel. Puesto que su ministerio se sitúa claramente en lo alto de la prosperidad de Israel, hay que colocarle dentro del reino de Joroboam II (783-743 a. C ) , en otras palabras, alrededor del año 750 a. C. El pasaje de Am. 7:10-15 nos da una pintura más detalladade los antecedentes de Amos. Consumió parte de su tiempo como pastor, y parte, como «podador de sicómoros»; esta expresión hace referencia a una punción parecida a la del higo para que los insectos que se crían dentro puedan liberarse (17). La misión del profeta de Judá en Israel es un indicio llamativo de cómo una tradición religiosa deslinda los reinos divididos. Cuando Amasias, el sacerdote de Betel, advir(17) Cf B. W. Anderson, Understanding Cliffs, N. J.: Prentice-Hall, 1957), p. 228.

the Oíd Testament

(Englewood


316

4.

III.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

tió a Amos que debía ganar su vida en Judá (aceptando propinas como los profetas profesionales [cf. 1 Sam. 9-8; 1 Re. 14:3; 2 Re. 8:8]), Amos replicó que él no era un nabí de esta clase, ni uno de los «hijos de los profetas»: él ha recibido una vocación especial. E L LIBRO. El Libro de Amos es una compilación, hecha por sus discípulos o en círculos proféticos de oráculos y sermones del Profeta pronunciados en varias circunstancias. Aunque su mensaje iba dirigido primariamente a Israel, como meridional no despreciaba enteramente a Judá (Am. 6:1; 8:14). El libro parece haberse formado de la siguiente forma:

3.

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

317

División. TÍTULO (Am 1:1 f.)

ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES E ISRAEL (Am. 1:2-2:1G) AMONESTACIONES Y AYES (Am. 3-6) VISIONES (Am. 7:l-9:8a)

1. Elementos primarios a) Material oracular: breve, pasajes violentos (por ejemplo, Am. 1:3-2:8; 4:6-12). b) Pasajes autobiográficos: el ciclo de cinco visiones (Am. 7:1-9; 8:1-3; 9:3; 9:1-4), que se situarían más naturalmente al principio del libro. La visión quinta, sin embargo, tuvo lugar en Betel justamente antes de que Amos fuera expulsado de Israel. c) Un pasaje autobiográfico (Am. 7:10-17), tomado probablemente de una colección de las tradiciones sobre Amos. 2. El trabajo de compilación. a) Las unidades más antiguas se agruparon por métodos mnemotécnicos. Algunos grupos comienzan con «Escuchad esta palabra» (Am. 3:1;4:1; 5:1; 8:4); otras con «¡Ay!» (Am. 5:7,18; 6:1 b). b) La colocación de Am. 7-9 es extraña: el pasaje biográfico de Am. 7:10-17 rompe la serie de visiones. c)

Adiciones posteriores:

1) El oráculo contra Judá (2:4 ss.) es un fragmento deuterocanónico. 2) Las doxologías (4:13; 5:8 ss.; 9:5 ss.) difieren en estilo del resto del libro y reflejan una teología más tardía. 3) El epílogo (9:8 b-15) ofrece un agudo contraste con el mensaje otras veces pesimista del profeta.

EPÍLOGO: LA RESTAURACIÓN (Am. 9:8b-1 j )

E L MENSAJE. Amos es el gran campeón de la justicia. Tomó su posición sobre la justicia esencial de Dios y vindicó el orden moral establecido por Dios y conservado en la Alianza. Así, pues, castigó sin piedad los desórdenes que prevalecían en una era héctica de prosperidad. A sus ojos eran deslumbrantes los síntomas de decadencia social: la riqueza, concentrada en manos de unos pocos—los líderes del pueblo—había corrompido a sus poseedores; la opresión del pobre era corriente; la religión nacional ricamente dotada, con su elaborado ceremonial, creaba una atmósfera confortable de autojustificación. «El israelita ordinario, podemos estar seguros, se sentía privilegiado por pertenecer a una nación excepcionalmente religiosa recompensada por su piedad con esta inusitada prosperidad» (18). Esta es la complacencia peligrosa que pone de manifiesto el profeta para vapulearla. La serie de oráculos (Am. 1:2-2:16) nos muestra cuan dramáticamente pudo cumplirlo. El pueblo escuchaba, con una aprobación confiada, el castigo amenazador de Dios sobre las seis naciones circunvecinas: Damasco, Gaza, Tiro, Edom, Ammón y Moab. Entonces llega el punto decisivo (el oráculo contra Judá —Am. 2:4 ss.—es una adición posterior) y como saliendo del cielo el trueno del profeta sobrecoge a Israel. Yavé ha mostrado claramente ser el maestro de todos los pueblos (cf. Am. 9:7), pero ha elegido a un pueblo: toda la familia, que ha sacado de Egipto (Am. 3:1). El privilegio de esta elección trae aparejada una obligación correspondiente: «Sólo a vosotros conocí

(18) Dodd op. cit, p. 39.


:u,8

4.

LOS LIBROS PEOFÉTICOS

yo entre los pueblos todos de la tierra; por eso haré en vosotros justicia de todas vuestras iniquidades» (Am. 3:2). Israel ha recibido más y más le será pedido; lo exige la justicia divina. Amos veía que nada, excepto un cambio de vida repentino, podía salvar a Israel (Am. 5:4-6,14 ss.). Y temía que éste no llegaría. Advertía a los que miraban al «Día del Señor» como el tiempo de triunfo del pueblo de Dios sobre todos sus enemigos, que este Día iba a ser de tinieblas y no de luz (Am. 2:18). Veía que el Asirio somnoliento estaba a punto de despertar y derrotar a Israel (Am. 3:9-11). Sólo había un camino de apartar la catástrofe que se avecinaba: {Aborreced el mal y amar el bien y haced justicia en las puertas, y quizá Yavé Dios Sebaot tenga piedad del resto de José» (Am. 5:15). 2)

Oseas

E L PROFETA. Oseas era un contemporáneo más joven que Amos que predicó durante los últimos años de Jeroboam II y durante los años turbulentos que precedieron a la caída de Samaría en 721 a. C. (aunque no hay evidencia de que presenciara el desastre final). Debemos situar su ministerio entre el 745 y 725 a. C. Era un norteño y un hombre de más elevada posición que Amos. Tenemos poca información de Oseas; de hecho nos han sido suministrados datos suficientes para plantear uno de los problemas más espinosos del Antiguo Testamento. Se trata del problema del casamiento del profeta. El cuadro es poco claro puesto que el interés primario de Oseas no se centra en darnos datos biográficos, ya que lo que ocupaba preferentemente su atención era el simbolismo del casamiento. El casamiento está descrito en estilo biográfico (Os. 1) y en estilo autobiográfico (Os. 3). De esta disposición surgen dos interrogaciones: ¿los capítulos uno y tres representan estadios sucesivos de la experiencia del profeta con una mujer, Gomer? ¿La mujer del capítulo tres—innominada—es otra distinta de Gomer? Si es correcta la segunda alternativa, entonces el capítulo uno describe el matrimonio real, y el capítulo tres es la descripción de un símbolo profético: la compra y seclusión de un culto prostituido como un símbolo del plan de Dios para su pueblo infiel. Es mucho más probable que ambos capítulos recojan la experiencia de Oseas con Gomer, pues si la mujer del capítulo tres fuera otra distinta, tendríamos derecho a esperar una mención mas explícita. La analogía con Israel (Os. 3:16) sugiere que el profeta está para reconciliarse con Gomer, de la misma manera que Yavé va a retractarse con respecto a Israel al que había desechado. «En el capítulo uno se trata de la infidelidad de Israel; en el capítulo tres de la inmutabili-

III.

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

319

dad del amor de Yavé frente a la infidelidad. Estos temas no están basados en un acontecimiento de la vida de Oseas, sino en una secuencia de los sucesos en relaciones con Gomer.» (19). Am. 1:2 debe ser considerado como una introducción al capítulo escrito en el pleno conocimiento de los sucesos. La mujer con la que desposó Oseas no era siquiera una prostituta; el verdadero carácter sólo aparecería más tarde. Resulta más Verosímil que su llamada a profetizar viniera a través de su experiencia personal, y no que la haya precedido. Se dio cuenta que su vida reflejaba la trágica relación de Yavé e Israel y caía en la cuenta que lo que a él le había sucedido iba guiado por un plan divino. También, entonces, se hizo claro el significado de su casamiento roto: «porque la tierra comete una gran prostitución al abandonar al Señor.» Como haría Isaías (Is. 7:3; 8:3), Oseas dio nombres significativos a sus hijos para que él y ellos fueran signos Vivientes de la palabra de Dios para Israel. En el capítulo tres leemos que el Profeta volvió a tomar a su esposa infiel. Gomer parece que ha llegado a convertirse en una de las prostitutas del culto mencionada en Os. 4:13 ss. Oseas la rescató y la sustrajo de sus amantes hasta que se haya vuelto a él: así es como tratará Dios a Israel, es una referencia al Exilio de Israel (721 a. C). El simbolismo de los sucesos es lo suficientemente claro. El casamiento con una prostituta significa que Yavé es el esposo de un pueblo que adora a los Baales, en lenguaje profético idolatría es «prostitución». La seclusión correctiva de Gomer, simboliza la purificación del Exilio; los nombres de infortunio dado a los hijos, apunta al castigo de Israel; la vida renovada por el casamiento de Oseas y Gomer, promete el restablecimiento de las buenas relaciones entre Yavé y su pueblo (20). E L LIBRO. El libro de Oseas está mejor ordenado que el de Amos, y contiene escaso, si es que contiene algo, de material posterior. Pero está también compuesto de sermones y oráculos pronunciados en diferentes tiempos y circunstancias. 1. Análisis. Los capítulos 1-3 nos dan la vida de casado de Oseas y su simbolismo profético. El capítulo tres es autobiográfico y el capítulo uno es biográfico, mientras que el capítulo dos es menos una explanación de los motivos narrativos que un desarrollo de su iema. El pasaje Os. 2:1-3 (1:10 ss. más 2:1) debiera venir después del capítulo tres. Todo entero data de la segunda mitad del reinado de Jeroboam II, pues la Dinastía de Jehú está todavía en el poder (Os. 1:4) y la nación es próspera (Os. 2:4-15). (19) (20)

Anderscm, op. cít., p . 242. Cf. Gelin, op. cit., p p . 395 ss.


320

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

El resto del libro (Os. 4-14) es un poco posterior y refiere sucesos posteriores. Comprende: 1) amenazas e invectivas contra el culto y la política de Israel (Os. 4:1-9:9); 2) poemas (Os. 9:10-14:9) que hacen volver y meditar en la historia de Israel, este es un distintivo que refuerza el lazo con el Deuteronomio. La ausencia de material adicional podría indicar que las colecciones fueron reunidas en una fecha temprana. El texto de Oseas se ha conservado pobremente, y las diferencias en translaciones reflejan frecuentemente los esfuerzos de los peritos para establecer el original (21). 2.

División TÍTULO (Os. 1:1)

III. PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

amoroso y, especialmente en el amor de un marido para su esposa. Fue un hecho fuera de su experiencia personal como le vino a Oseas la imagen de casamiento y como constató su actitud para describir las relaciones entre Yavé y su pueblo. Comprendió que la psicología del amor humano puede ilustrar admirablemente el misterio de las relaciones de Dios con los hombres, la realidad y profundidad de su amor. El divino Esposo ha sido traicionado por su esposa, quien se ha entregado al adulterio y a la prostitución. Aún se esfuerza para ganársela de nuevo y atraérsela, y si la castiga lo hace con esta sola intención. Como un último resorte se determina a llevársela una vez más a las condiciones del Éxodo, el período de luna de miel de su amor (Os. 2:16 ss.). De hecho, en último extremo va mas allá de todo esto y promete traerla a la armonía de un nuevo jardín del Edén (Os 2:18), donde su amor será la corona y la plenitud del amor mutuo de la primera pareja humana: «Seré tu esposo para siempre, y te desposaré conmigo en justicia, en juicio, en misericordias y en piedades, yo seré tu esposo en fidelidad, y reconocerás a Yavé» (Os. 2:21 ss.)

E L CASAMIENTO D E OSEAS Y SU SIMBOLISMO (Os. 1-3)

CRÍMENES Y CASTIGO D E ISRAEL (Os. 4-13)

CONVERSIÓN D E ISRAEL (Os. 14)

E L MENSAJE. Oseas era un profundo conocedor del pasado mosaico. Miraba con nostalgia al comienzo de la tradición de Israel; al desierto, a los «días de su juventud» (Os. 2:17 [15]) y a la Alianza (Os. 13:5). La influencia perniciosa de una sociedad materialista ha llevado a Israel a olvidarse de Yavé (Os. 13:6), por lo cual Yavé le volverá a llevar al desierto para hablarle al corazón (Os. 2:16 [14]; 12:10). Aquí el suceso decisivo en la historia de Israel—el Éxodo — toma relieve. El Profeta recuerda a su pueblo la intervención divina que ha llamado a Israel a ser Una nación escogida de entre todas las naciones, Yavé ha llamado a su hijo de Egipto (Os. 11:1). Oseas fue el primero en representar la Alianza: relación de Yavé con su pueblo como un casamiento. Podía, por consiguiente, parecer bastante natural comparar la Alianza, un tratado entre Dios e Israel, al casamiento contraído entre hombre y mujer. El hecho singular está no en el aspecto del contrato, sino más bien en el aspecto

321

Oseas ha hablado también de juicio; advierte del cercano peligro asirio (Os. 13:15). Vendrá como un torbellino (Os. 8:7) y en breve (Os. 10:15), trayendo la destrucción (Os. 8:14;12-12) y la muerte (Os. 14:1) en su despertar. Mas por idea rectora permanece la bondad divina (hesed), que explica el origen de Israel (Is. 11:1-9) y que tendrá la última palabra (Os. 2:21 [19]). Este divino hesed es exigente; lo que Dios pide es «amor estable (hesed) y conocimiento de Dios» (Os. 6:6). La verdadera religión es una práctica, aceptación amorosa de Dios, un asunto del corazón. «La palabra hesed evoca una relación similar a la de pietas: implica una dedicación a Alguien» (22). 3) Isaías (39) E L PROFETA. Isaías parece haber sido un aristócrata y, aparentemente, nacido en Jerusalén. En el 740 a. C , el año d e la muerte del rey Ocias, tuvo su visión inaugural en el Templo. Yavé se le apareció en forma de un monarca oriental, rodeado por un coro de serafines que proclamaban la santidad de Dios. La primera reacción del Profeta fue de temor y temblor (Is. 6:5); pero entonces, limpio de sus pe-

(21) Cf. ibid., p. 494.

(22) 21

Ibid., p. 498.


322

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS III.

cados, respondió sin vacilación a la divina llamada (Is. 6:8). Su misión iba a ser difícil porque el pueblo rehusaría prestar atención a su predicación (Is. 6:9 ss.). Había, sin embargo, un rayo de esperanza: un «remanente» iba a permanecer fiel (Is. 6:13). Judá ha alcanzado la prosperidad durante el reinado de Ocias y así continuó durante Joatam (740-736 a. C). Como Amos antes que él, Isaías atacó la lujuria y los abusos sociales; este es el tema de muchos de sus oráculos de los capítulos 1.-5. La misión del Profeta se continuó bajo Acaz y en el final del reinado de Ezequías. Pero parece que estuvo retirado de la vida pública durante la mayor parte del reinado de Acaz (del 734 a. C. en adelante). La leyenda judía sostiene que fue martirizado bajo Manases. Los antecedentes históricos de Isaías se nos dan por encima en el capítulo uno. Isaías fue uno de los poetas mejor dotados de Israel y un hombre de una profunda sensibilidad religiosa. La medida de su estatura nos la da el hecho de que ha inspirado a sus discípulos más que cualquier otro profeta, de tal modo que una «escuela de Isaías» continuó con sus ideas y pronunció oráculos en su nombre hasta el siglo quinto a. C . En el Libro de Isaías el criticismo moderno ha distinguido un número de diferentes agrupaciones o secciones, que datan de distintas épocas. Las tres partes principales son: Isaías (capítulos 1-39), Segundo Isaías (capítulos 40-55), Isaías 56-66. Aunque el libro ha sido dividido, el criticismo moderno también toma en cuenta ciertos elementos constantes que se deslizan a través de toda la obra. Así a lo largo de todo el libro Dios es el «Solo Santo de Israel» y se realza intensamente su transcendencia. Toda la obra está imbuida de una atmósfera mesiánica y escatológica, que hace de este libro el clásico libro de la esperanza. Isaías 1-39 es muy complejo. Es, en un grado notable, una antología de sermones proféticos y oráculos, con selecciones aun de los siglos sexto y quinto a. C. Sin embargo, la gran mayoría del material de estos capítulos es el trabajo del Profeta del siglo octavo. Las profecías genuinas de Isaías son: 1-11;1 4:24-23:18; 28-32, aunque aun aquí algunos pasajes breves pudieran ser post-exílicos. E L LIBRO.

1.

323

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

División. ORÁCULOS CONTRA JUDÁ Y J E R U S A L É N (Is 1-12)

1) 2)

Oráculos anteriores a la guerra Sirio-Efraimita El Libro de Emmanuel

1-5 6-12

ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES (Is. 13- 23) ORÁCULOS E S C A T O L Ó G I C O S - E L GRAN APOCALIPSIS (Is. 24-27)

LAS COLECCIONES DE «AYES» (Is. 28- 33) ORÁCULOS E S C A T O L Ó G I C O S - E L PEQUEÑO APOCALIPSIS (Is. 34-36) APÉNDICE HISTÓRICO (Is. 36-39)

2. Análisis (23). Capítulos 1-12, los oráculos contra Judá y Jerusalén se completan en cinco grupos: a) Is. 1: Típica predicación del Profeta, reunida por sus discípulos. b) Is. 2-4: La primera predicación de Isaías. c) Is. 5:9; 7-11: 16: Diversos fragmentos diferentes. d) Is. 6:1-9:6: El Libro de Emmanuel: una unidad literaria completa. e) Is. 12: Salmo que forma una doxología; añadida por u n compilador posterior para redondear esta sección. Muchos de los oráculos contra las naciones (capítulos 13-23) datan del período que precedió y siguió a la destrucción de Samaría (721 a. C); pero la collection fue sin duda completa después del Exilio, (23)

Cf. ibid., p p . 503-5.


324

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

porque aparece un determinado número de oráculos que no son de Isaías (por ejemplo, los oráculos contra Babilonia [Is. 13;14:22 ss.] y los oráculos sobre el retorno del Exilio [Is. 14:1-21]). En la colección de «Ayes» (capítulos 28-33) el ciclo Asirio (capítulos 28-31) contiene los oráculos que fueron pronunciados entre 713701 a. C. Sin embargo, los pasajes Is. 29:17-24; 30:18-26; 32:1-8 32:1-8 son postexílicos, y el capítulo 33 es una liturgia profética tardía. Del Apocalipsis (Is. 24-27; 34;35) trataremos más abajo (24). El apéndice histórico (Is. 36-39—tomado de 2 Re. 18:13 — 20:19) tiene como Jer. 52, un ñn apologético: la historia ha dado la razón a Isaías. Fue añadido por los discípulos del Profeta. Los sucesos no están dados propiamente en un orden cronológico, que es: enfermedad de Ezequías (Is. 38); embajada de Merodacbaladán (Is. 39); campaña de Senaquerib (Is. 36-37). Es probable que el libro de Emmanuel y el ciclo Asirio fueran las primeras colecciones que se hicieron y este núcleo fue creciendo por adiciones e inserciones El gran apocalipsis concluyó los oráculos contra las naciones y el pequeño apocalipsis concluyó los oráculos de esperanza (Is. 32-33). El apéndice histórico fue el último que se añadió. E L MENSAJE (25). El Dios de Isaías es el «Solo Santo». Esta santidad, proclamada tres veces por el serafín, expresa en verdad la perfección moral de la divinidad, por encima de todo, sin embargo, indica su inaccesibilidad y su majestad. Más aún, para Isaías Yavé es el «Solo Santo de Israel»: este Dios trascendente es un Dios que actúa en la historia a favor de su Pueblo Elegido. El mismo título expresa el misterio de un Dios todo-santo que aún se inclina al hombre frágil y pecador. Isaías insiste en la fe, la convicción práctica de que Yavé es lo único importante; sólo en Dios debemos apoyarnos (Is. 8:13; 28:16; 30:15). Buscó vanamente, en Acaz, la fe que debería retraer al rey de humanas alianzas para poder seguir en pie, imperturbado, frente a las amenazas y aun en la presencia de ejércitos hostiles. Llanamente le advirtió: «Y si no tuviereis fe, no permaneceréis» (Is. 7:9). Uno de los resultados de esta fe fue que para el Profeta, Sión, el lugar de la morada del Dios santo, era inviolable (Is. 28:16); así pudo animar a Ezequías cuando Senaquerib había invadido Judá y había encerrado al rey «como a pájaro en jaula». Tal vez la contribución más importante de Isaías en relación

(24) Pp. 348 ss. (25) Cf. Gelin, op. cit., pp. 505-7.

III.

PROFETAS DEL SIGLO OCTAVO

325-

al desarrollo de la religión de Israel, fuera la fundación de un partido profético (Is. 8:16). Se formó una sociedad espiritual, distinta de la sociedad nacional. Esta fue la primera expresión concreta de este pequeño «Remanente» a los que los profetas miraron como los continuadores y los herederos de las divinas promesas. Después, aunque la nación caminase hacia la destrucción, un puñado se mantendría firme, prestos a recomenzar, o a recibir al Mesías finalmente, como los pocos que «esperaban la consolación de Israel» (Le. 2:25). 4)

Miqueas

E L PROFETA. La escasa información que tenemos sobre Miqueas proviene de dos notas breves, una de su propio libro y la otra de Jeremías. Por Mi. 1:1 nos enteramos que Miqueas fue nativo de Morastí (un pueblo de Sefelá próximo a Gat [Cf. Mi. 1:14]) y predicó durante los reinados de Jotán, Ajaz, y Ezequías, es decir, entre 740 a. C. y 687 a. C ; es, pues, contemporáneo de Oseas e Isaías. Por Jeremías conocemos que la predicación de Miqueas en el reinado de Ezequías fue eficaz y jugó un papel importante en la reforma religiosa de este rey (Jer. 26:18-20; cf. Mi. 3:12). Su misión, primordialmente para Judá, no excluyó Israel cuyo fin atestiguó. Su rudo lenguaje es semejante al de Amos y tiene el mismo acercamiento de este Profeta a la injusticia social y la misma insistencia sobre la justicia de Dios. Cayó en la cuenta que la raíz, condenada por Amos, se había extendido por Judá y proclamó, en términos inflexibles, el terrible juicio de Yavé. El hado de Samaría añadió peso y urgencia a sus palabras.

E L LIBRO. Algunos peritos quisieran argüir que las profecías genuinas de Miqueas se hallan en los capítulos 1-3 solamente, pero esto es hipercrítica. Muchos, sin embargo, querrían hacer notar qu c los capítulos 4-5, al menos, son posteriores, porque se refieren a la salvación del pueblo de Dios y a la destrucción de sus enemigos, temas que son ampliamente postexílicos. No obstante, pudiera suceder qu e estos dos capítulos «daten del período del entusiasmo mcsiánico que resultó de la derrota del ejército de Senaquerib, y por Jo tanto puede ser obra de Miqueas» (26). Hay algunas adiciones posteriores, pero el grueso de la obra es totalmente concebible dentro del período del Profeta. (26) Vawter, op. cit., p. 131.


326

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

1. Análisis (27). Este análisis distingue las varias unidades y pretende fechar algunas de ellas. La composición final del libro es artificial y no sigue orden cronológico. a) Oráculos de perdición: Mi. 1-3. 1:2-7—predicción de la caída de Samaría (antes del 721 a. C ) . 1:8-16—contra Judá (701 a. C.,; Cf. Is. 10:24-34). 2:1-11—contra la injusticia social. 2:12 ss.—promesa de restauración (autenticidad constatada). 3:1-12—contra jueces, profetas, y dirigentes tiránicos. b) Oráculos de Bienandanza: Mi. 4-5. 4:1-4—Reinado de Yavé en Sión (cf. Is. 2:2-4-aparentemente del origen del Templo). 4:6-8—reino de Yavé y retorno del exilio. 4:9-14—triunfo de Sión. 5:1-5— el libertador nacido en Efrata. 5:6-8—el Remanente (tal vez postexílico). 5:9-14—oráculo contra Judá. c) Oráculos de perdición: Mi. 6:1-7:6. 6:1:8—juicio de Yavé sobre su pueblo (después del 701 a. C). 6:9-16—oráculo contra Jerusalén (o contra Samaría antes del 721 a. C). 7:1-6—lamentación por Jerusalén. Versículo 7—esperanza del profeta—es la conclusión de su libro. d) Oráculo de bienandanza: Mi 7:8-20 (adición postexílica). 2.

División. TÍTULO (Mi. 1:1)

JUICIO D E ISRAEL Y J U D Á - O R Á C U L O S D E P E R D I C I Ó N (Mi. 1-3) PROMESAS A SI O N --ORÁCULOS D E (Mi. 4-5)

BIENANDANZA

ORÁCULOS D E PERDICIÓN (Mi. 6:1-7 :7) ORÁCULOS DE ESPERANZA (Mi. 7:8- 20) (27)

Cf. Gelm, op. cit., p p . 499 ss.

IV.

PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y PRINCIPIOS DEL SEXTO

327

E L MENSAJE. Como Amos, Miqueas vio la injusticia social como un crimen que clamaba venganza al cielo (Mi. 2-31;6:9-ll), y resalta el inminente juicio divino sobre éstos y crímenes similares. Va más lejos que Amos al dar por pasado el día del ajuste de cuentas para el reino de Yavé y el triunfo de Sión (Mi. 4-5). En su dicho más famoso (Mi. 6:8) presenta su mensaje como una síntesis de la predicación de sus predecesores y contemporáneos: «¡Oh hombre! Bien te ha sido declarado lo que es bueno y lo que de ti pide Yavé: hacer justicia (Amos), amar el bien (hesed-Oseas), humillarte (Isaías) en la presencia de tu Dios» (28).

IV. PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y PRINCIPIOS DEL SEXTO 1)

Sofonías

E L PROFETA. Lo poco que conocemos de Sofonías está espigado de su breve obra escrita. Su genealogía (Sof. 1:1) se halla trazada hasta un cierto Ezequías, que pudiera tratarse del rey de este nombre. El objeto de la genealogía es probablemente para esclarecer, que a pesar del nombre de su padre (Cusi significa «el Etíope»), el Profeta era judío. Profetizó bajo Josías. El tono de su predicación indica que su misión tuvo lugar durante la minoría de edad de este rey y antes de la reforma; más probablemente entre 640 a. C. y 630 a. C., justamente anterior al ministerio de Jeremías. Sus oráculos nos dan una idea de la situación en Judá en vísperas de la gran tarea de Josías: el culto de deidades extranjeras (Sof. 1:4 ss.); costumbres extranjeras (Sof. 1:8); falsos profetas (Sof. 3:4); violencia e injusticia social (Sof. 3:1-3; 1:11). Su tarea debió de preparar el terreno para la próxima reforma. E L LIBRO. Hoy es casi universalmente reconocido que toda la obra escrita—aparte de dos o tres pequeños retoques—es auténtica.

1. Análisis. El libro está dividido en tres partes: 1) Amenazas contra Judá y Jerusalén (Sof. 1:2-2:3); dos descripciones del Día de Yavé (Sof. 1-2-13, 14-18): Sof. 1:14 ss. inspiró el Dies irae. l a llamada a la conversión (Sof. 2:1-3) es notable por el modo en que destaca la clase de 'anáwim—los «pobres»—los humildes que pusieron pacientemente su confianza en sólo Yavé, y permanecieron fieles a su (28)

Ibid., p . 500.


328

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

ley. 2) Los oráculos contra las naciones (Sof. 2:4-15) son expresiones típicas proféticas (Sof. 2:11 parece haberse inspirado en el Segundo Isaías) y las amenazas contra Judá llegan a un climax como en el oráculo de Amos contra Israel (Am. 2:6-16, 3). Las promesas (Sof. 3:9-20) incluyen adiciones posteriores: Sof. 3:9 ss. repiten al Segundo Isaías, y el pasaje 3:18 b-20, que hace referencia al retorno de los exilados, data sin duda del Exilio. 2.

IV.

PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y PRINCIPIOS DEL SEXTO

329

E L LIBRO. El libro se abre con un salmo alfabético (de alefih a kaph solamente) (Nah. 1:2-9), que desarrolla el tema de la Ira ác Dios. En Nahum 1:9-2:3 breves oráculos de bienandanza para Judá (Nah. 1:12 ss.; 2:1,3) se hallan mezclados con oráculos de ayes para Nínive (Nah. 1:9-11, 14). El poema Nah. 2:4-3:19 posee la potencia y el movimiento del Canto de Débora (Jue. 5).

División.

División. TÍTULO (Sof.

TÍTULO (Nah. 1:1)

1:1)

LA I R A D E YAVÉ (Nah. 1:2-8)

EL DÍA DE YAVÉ (Sof. 1:2- 2:3) ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES Y J E R U S A L É N (Sof. 2:4-3:8)

ORÁCULOS D E

BIENANDANZA Y AYES (Nah. 1:9-2:3)

LA CAÍDA D E N Í N I V E (Nah. 2:4-3:19) PROMESAS (Sof. 3:9-20)

E L MENSAJE. Como Amos, Sofonías advirtió a sus oyentes del «Día de Yavé», como una catástrofe universal que barrería a Judá y a las demás naciones. El castigo de las naciones sería un aviso para Judá (Sof. 3:7), pero la «nación desvergonzada», corrompida por prácticas paganas y orgullosamente rebelde (Sof. 3:1, 11), no prestará atención. Pero un Remanente va a permanecer fiel, un pueblo, «humilde» y «sencillo» (Sof. 3:12 ss.), el 'anawím los «pobres de Yavé» que heredarán el reino de Dios (Mt. 5:3).

2)

Nahum

E L PROFETA. No conocemos nada de Nahum, ni siquiera su lugar de origen, puesto que Elcos no ha sido identificado. Es claro que profetizó no mucho antes del 612 a. C , cuando la caída de Asiría era inminente. Nahum fue un poeta de talento poco común y sus palabras suenan con apasionado patriotismo. La caída del gran opresor está contemplada con satisfacción no inhibida; pero Nahum cree que la caída de Nínive va a significar la restauración de Israel y Judá.

E L MENSAJE. Después de la explosión patriótica ante la perdición de un enemigo tiránico, nos hallamos con la convicción de que la destrucción de Nínive es una expresión de la justicia de Dios: es el castigo por crímenes acumulados (Nah. 3:1, 4; 3:19). Además Nínive se ha convertido en la imagen de un mundo que se ha opuesto firmemente a Yavé; su caída significó su triunfo y el triunfo de su pueblo.

3)

Habacuc

E L PROFETA. Al revés de los primeros libros proféticos, el título de Habacuc no indica la fecha de la misión del Profeta: el midrash en Dn. 14:33-39 no nos sirve de ayuda (29). De hecho no conocemos nada sobre la persona del Profeta. Algunos han argüido que los opresores de Judá son los asirios, y que la fecha del libro debe situarse sobre el 615 a. C . Es más razonable mantener que los Caldeos (Babilonios) nombrados en Habacuc 1:6 aparecen alo largo de toda su obra, y que los oráculos caen entre la victoria de Nabucodonosor en Cárcamis (605 a. C.) y el primer sitio de Jerusalén (597 a. C). Esto haría de Habacuc un contemporáneo de Jeremías. (29)

Cf. p. 5 1 6 .


330

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

E L LIBRO. El libro de H a b a c u c t i e n e la apariencia de haberse c o m p u e s t o c u i d a d o s a m e n t e y a u n q u e la u n i d a d de la obra h a sido negada p u e d e alzarse u n a fuerte causa en su favor. E s significativo que W. F . Albright mire el libro como «obra s u s t a n c i a l m e n t e de u n solo autor» (30). 1. Análisis. El libro se abre con u n diálogo e n t r e Dios y el P r o feta: u n a p r i m e r a queja (Hab. 1:2-4) c o n t e m p l a el prevalecimiento de la injusticia en J u d á , y u n a primera respuesta divina (Hab. 1:5-11) predice la venida de los Babilonios como agentes de la justiica divina. U n a segunda queja (Hab. 1:12-171) hace referencia a la t i r a n í a de los Babilonios, ahora señores de J u d á , y la r e s p u e s t a divina (Hab. 2:1-4) p r o m e t e que la intervención de Dios no fallará en salvar a los que esp e r a n en Él. Enseguida u n a serie de cinco ayes arrojados con furor al opresor (Hab. 2:5-20): y H a b a c u c 2:5-6a forman u n preludio, y H a b a c u c 2:20 forma u n a transición al siguiente salmo. La plegaria de H a b a c u c (capítulo 3) es u n salmo que (como indican las directrices musicales de los vv. 1, 3 ,9, 13, 19) e s t a b a a d a p t a d o a la liturgia del Templo. Su t e m a es el triunfo final d e Dios. 2.

División.

TÍTULO (Hab. 3:1)

DIÁLOGO E N T R E E L P R O F E T A Y YA VÉ (Hab. 3:2-2:4)

CINCO «AYES» CONTRA E L OPRESOR (Hab. 2:5-20)

HYMNO: E L T R I U N F O D E YA VÉ (Hab. 3)

E L MENSAJE. H a b a c u c hace frente al escándalo de la acción de Dios en la historia y a su t r a t a m i e n t o p a r a con Israel. ¿Cómo puede Él, que aborrece el pecado, servirse de los crueles Babilonios, «hombres culpables, cuyo poder es su dios» (Hab. 1:11), p a r a castigar a su pueblo que, a u n q u e lejos de e s t a r libre de culpas, es al menos «más (30) H. H. Rowley, editor, Studies in the Oíd Testament Prophecy (Naperville, 111.: Allenson, 19C7), p. 2.

IV.

PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y PRINCIPIOS DEL SEXTO

331

justo» que sus opresores (Hab. 1:13)? «Es el p r o b l e m a del mal a escala internacional, y el escándalo de H a b a c u c es t a m b i é n el p r o b l e m a de muchos hombres de hoy. P a r a él y p a r a ellos la m i s m a r e s p u e s t a es válida: por e x t r a ñ o y paradójico que parezca el Dios Todopoderoso p r e p a r a el camino p a r a l a victoria final del j u s t o , y «el j u s t o vive de la fe» (31) (Cf. R o m . 1:17; Gal. 3:11; H e b . 10:38). E n t r e los p e r g a m i n o s hallados en Q u m r a n (cueva 1) apareció fiesher (comentario) de H a b a cuc 1-2. El libro e s t á i n t e r p r e t a d o como si se t r a t a r a de u n a profecía de sucesos en la historia de los esenios de Q u m r a n (32). 4)

Jeremías

E L PROFETA. Jeremías h a b í a nacido (645 a. C.) de u n a familia sacerdotal en A n a t o t , u n pueblo tres millas al noreste de Jerusalén. La l l a m a d a profética le vino en 626 a. C. (Jer. 1:2) c u a n d o era t o d a v í a u n joven, y su misión se e x t e n d i ó de Josías a Zedequías y sobrepasó el reino del último; es decir, vivió los días de p l e n i t u d de la promesa del joven r e y reformador, y a t r a v é s de e s t a s consecuencias, los trágicos años que condujeron a la c o m p l e t a destrucción de su nación (33). Jeremías no es más conocido en c u a n t o individuo que n i n g ú n otro de sus predecesores (o sucesores, en e s t a m a t e r i a ) , porque su libro contiene muchos pasajes de concesión personal y autobiografía (por ejemplo, J e r . 15:10 ss., 16-21; 20: 7-18). Se perfila como u n solitario, u n a figura trágica, y su misión parece haber fracasado por completo. Mas este «fracaso» significó su triunfo, y el siguiente tributo espléndido a J e r e m í a s hace justicia al h o m b r e . Cuando intentó detener el curso de una nación, solamente para ser pisoteado y hollado, cuando gritó en la amargura de su corazón contra la Voluntad inexorable que compelía a u n poeta a erigirse en profeta, y a un amante de los hombres para ser contado entre sus enemigos, apenas pudo caer en la c u e n t a que el desarrollo y relación de su propia experiencia de fracaso iba a convertirse en el éxito del más alto rango de influencia. Porque si queremos conocer el sentido de la religión personal en su grado más puro y elevado en el Antiguo Testamento, tenemos que hacernos, como Baruc, discípulos de Jeremías. A este respecto no hay figura comparable con la suya, ni nadie en el que la revelación sea t a n plena e íntima. El único paralelo en la Biblia es el Apóstol Pablo. Si la religión significa en último término intimidad con Dios (¿y qué otra cosa puede significar?) entonces Jeremías puede (31) Roland de Vaux, BJ, p. 986. (32) Cf. Harrington, op. cit., p. 78. (33) Cf. pp. 203-207.


332

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

IV.

mostrarnos y decirnos más que cualquier otro de la Antigua Alianza ¿y acaso no entrevio él como en la lejanía la Nueva? Otros Profetas han ocupado su lugar, y su grado de éxito; le sucedió como al poeta del poema de Schiller, quien se preocupó de Dios mientras otros aseguraban su recompensa, y así no nos dejó otra cosa sino a Dios mismo (34). E L LIBRO. El texto de los LXX (Setenta) de Jeremías es como una octava parte más breve que el Hebreo; el texto griego está basado tal vez en una edición mas temprana del libro. En los LXX los oráculos contra las naciones se hallan después de Jer. 25:13 c, mientras que el Texto Masorético les pone al final del libro. Además el libro está muy desordenado: hay muchos textos repetidos; aparece una mezcla casual de las tres formas clásicas literarias (oráculo, biografía, autobiografía); y se nota una laguna en la continuidad en cuanto a las indicaciones cronológicas.

PROFETAS DEL SIGLO SÉPTIMO Y PRINCIPIOS DEL SEXTO

333

para esta fecha, en particular, los capítulos 27-29 (mensaje a los exilados), capítulos 30-33 (el «Libro de Consolación»), y Jeremías 21:11-23:40 (expresiones contra los reyes y profetas). Algunas adiciones se hicieron durante el Exilio, especialmente Jeremías 10: 1-16; 33:14-26; 50-52. 2. División. A pesar de la naturaleza de antología de la obra y su indiferencia respecto al orden cronológico, el Libro de Jeremías está dividido en cuatro partes bastante bien definidas: TÍTULO (Jer. 1:1-3) ORÁCULOS CONTRA JUDÁ Y JERUSALÉN (Jer. 1:4-25:13b)

1 Análisis (35). a) El núcleo del libro parece estar constituído por el pergamino del 605 a. C. dictado por el profeta a su discípulo y secretario Baruc, que contiene los oráculos pronunciados desde el comienzo de su ministerio «contra Israel y Judá y las demás naciones» (Jer. 36:2, 32). Comprende: Jeremías 1:4-6:30 (en tiempo de Josías); Jeremías 7-20—menos los complementos indicados mas abajo en b) (en tiempo de Jeconías); Jeremías 25; 46:1-49:33 (menos 46:13-28). b) Complementos del pergamino. En Jeremías 36:32 se atestigua que el pergamino escrito recientemente por Baruc contenía toda la materia del primero, con la adición de «muchas palabras similares». Estos oráculos, añadidos después del 604 a . C , parecen ser los siguientes: Jeremías 10:17-22; 12:7-14; 13:12-19; 15:5-9; 16:16-18; 18:1-12; 46:13-28; 49-34:39; como también lo parecen los capítulos 24; 27;35;. Jeremías 21:H-23:8;23:9-40 pueden haberse añadido después del 587 a. C. Finalmente, después de la muerte de Jeremías, Baruc insertó las «Confesiones»: Jeremías 11:18-12:6; 15: 10-21; 17:12-18; 18:18-23; 20:7-18. c) Biografía de Jeremías. Baruc escribió también una biografía parcial de Jeremías: la historia de lo que sufrió por la fidelidad a su vocación profética entre el 608 y 587 a. C. Estos pasajes por orden cronológico, son: Jeremías 19:2-20:6; 26; 36; 45; 28-29; 51: 59-64; 64; 34:8-22; 37-44. d) Edición durante el Exilio. El libro adquirió forma final en Babilonia. Ciertas colecciones dentro del libro estaban ya formadas (34) H. Wheeler Robinson, The Cross in the S. C M. Press 19602), p. 1 2 1 . (35) Gelin op. cit., p p . 522-24.

Oíd Testament

(London:

ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES (Jer. 25:13c-38: 46-51) PROFECÍAS DE SALVACIÓN (Jer. 26-36) SUFRIMIENTOS DE JEREMÍAS (Jer. 36-45) APÉNDICE: LA CAÍDA DE JERUSALÉN (Jer. 52)

E L MENSAJE. Es posible trazar el progreso espiritual de Jeremías y ver en él el efecto purificador y confortante del sufrimiento, porque el real mensaje del Profeta es su propia vida. Fue un hombre de rara sensibilidad, con una capacidad excepcional para el afecto. Su misión consistió en «arrancar, arruinar y asolar» (Jer. 1.T0), y en gritar sin tregua, «Violencia y destrucción» contra el pueblo al que amaba (Jer. 20:8). Los esfuerzos de Jeremías para hacer reflexionar a su pueblo cayeron por tierra, pero más por la grandeza del hombre, y por la grandeza de su fe por lo que precisamente durante el momento más trágico de su vida pronunció sus oráculos más optimistas, en particular los de los capítulos 30-33. Vio que la Antigua Alianza sería reemplazada por una nueva (Jer. 31:31-34), cuando Dios actúe directamente en el corazón de los hombres, cuando escriba su ley en el corazón, y cuando todos los hombres lleguen a conocer a Yavé.


334

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

V.

Está en una de las épocas más expresivas en la historia de la religión. Jeremías, debemos insistir, fue en su juventud testigo de la reforma de Josías, y ha participado sin duda del entusiasmo con que fue acogida por los idealistas de la época. Parecía que por fin el objetivo por el que se habían esforzado los buenos dur a n t e un siglo y medio, se había conseguido. La nación ha retornado al Señor su Dios y sellado su arrepentimiento por la solemne aceptación de un código de una elevada moral social, t a l como los profetas la habían enseñado. Pero en el período de desilusión que siguió llegó a la conclusión (un t a n t o vulgar hoy día) que «no se hace al pueblo bueno por Actos del Parlamento». No bastaba con escribir buenas leyes en los códigos. E s preciso escribirlas «en el corazón» de los hombres. E n otras palabras, la base sólo adecuada para las relaciones debidas de los hombres con Dios, es u n a comprensión interna y personal de sus mandamientos, u n a respuesta interior y personal a ellos. No podríamos decir en verdad que J e remías fuera el primero en descubrir la importancia de la religión individual, porque ésta está implícita en toda la enseñanza p r o fética. Mas su claro énfasis en este punto en el momento en que todo el aparato de la religión pública «institucional» había sido aniquilada fue de una importancia excepcional para todo el desarrollo subsecuente (36}. El m a y o r t r i b u t o p a r a Jeremías le fue r e n d i d o p o r Aquel cuyo camino había p r e p a r a d o . E n esta noche a n t e s q u e al Siervo Sufriente le viniera la m u e r t e , llevó la m á s solemne promesa del Profeta a su c u m p l i m i e n t o : «Este cáliz es la n u e v a Alianza tm m i sangre» (Le. 22:20). Dios h a puesto su sello en la Vida y ei mensaje de su siervo. APÉNDICE:

LAMENTACIONES.

La

Biblia

hebrea

cuenta este

li-

b r i t o e n t r e los Escritos. Los S e t e n t a ( L X X ) y la Vulgata (Vg.) lo coloca después d e Jeremías, con u n t í t u l o que le a t r i b u y e a éste. L a atribución tradicional está b a s a d a en 2 Crón. 35:25, y s u s t e n t a d a p o r el contenido de los poemas q u e se a d a p t a n al t i e m p o de Jeremías, al m e n o s a los ú l t i m o s días del Profeta. No o b s t a n t e , Jeremías n o es el a u t o r d e L a m . É l n o p u d o haber afirmado qne la inspiración profética hubiera cesado (Lam. 2:9), ni haber e x a l t a d o a Zedequías (Lam. 4:20), ni haber esperado en la a y u d a egipcia (Lam. 4:17); y su espontáneo t a l e n t o poético n o debiera e s t a r l i m i t a d o p o r la forma artificial de estos poemas. Además, la influencia de Ezequjel es perceptible en los capítulos 2 y 4. Los poemas e s t á n constituidos p o r l a m e n t o s a la caída de J e r u salén y la ruina del Templo, compuestos p o r alguien de los q u e p e r (36)

Dodd, op. c i t , pp. 46 ss.

PROFETAS DEL EXILIO

335

manecieron en J u d á después del 587 a. C. Sin d u d a alguna estuvieron designados p a r a u n servicio litúrgico simple en las ruinas del T e m plo (Cf. J e r . 41:5 ss.; Zac. 7:3 ss.; 8:1.8 ss.). Análisis. L a primera, segunda, y c u a r t a L a m e n t a c i ó n son alfabéticas: cada estrofa comienza con Una l e t r a diferente del alfabeto y las estrofas se c o n t i n ú a n en orden alfabético. L a tercera es t a m b i é n alfabética, pero aquí los versos d e cada grupo de tres Comienzan por la m i s m a letra, y los grupos se c o n t i n ú a n en orden alfabético. E l quinto poema, a u n q u e n o es alfabético, t i e n e el mismo n ú m e r o de versos—22—que letras en el alfabeto hebreo. B á s i c a m e n t e la form a poética de cinco poemas es el período kinah. Las Lamentaciones 1, 2, y 4, están en forma literaria de cantos fúnebres; la 5 es un. l a m e n t o común; la 3 es u n l a m e n t o común, pero con características individuales notables. A pesar de su plan artificial, las Lamentaciones, la q u i n t a especialmente (en Vg. t i t u l a d a la «Oración de Jeremías»), alcanzan u n alto nivel poético y e s t á n d o t a d a s d e i n t e n s a em.oción. A t r a v é s d e t o d a s ellas fluye u n s e n t i m i e n t o d e invencible confianza e n Dios y u n aire d e profundo a r r e p e n t i m i e n t o .

V.

PROFETAS DEL EXILIO 1)

Ezequiel

E L PROFETA. Ezequiel, el hijo de Buzi, sacerdote en Jerusalén, fue (con Jeconías y otros ciudadanos p r o m i n e n t e s de J u d á ) deport a d o a Babilonia en la primera cautividad del 597 a. C. (Ez. 1:1-3). Vivió en la c o m u n i d a d de Tel-Abib en las márgenes del Quebíir, un canal q u e conducía el agua del Eufrates a Nippur. F u e l l a m a d o a ser profeta cinco años a n t e s de la deportación (es decir, en el 593 a. C ) . Su ministerio se divide en dos períodos: del 593 a. C. a la caída de Jerusalén (587 a. C ) ; y desde la caída d e la ciudad al 571 a. C , la fecha de su ú l t i m a profecía registrada (Ez. 29:17-20). Ezequiel fue p o r t e m p e r a m e n t o u n visionario; c u a t r o grandes visiones d o m i n a n su libro: Ezequiel 1-3; 8-11; 37; 40-48. L a vivida imaginación desplegada en estas descripciones es t a m b i é n evidente en las alegorías: las h e r m a n a s Oola y Ooliba (capítulo 23); e l Naufragio de Tiro (capítulo 27); el Cocodrilo (capítulos 29 y 32); el Gran Cedro (capítulo 31); y los Moradores del Seol (capítulo 32). A l mismo t i e m p o , sin embargo, se inspira en los acontecimientos ordinarios: u n centinela m o n t a n d o guardia (Ez. 3:17-21); u n a p a r e d q u e está edificándose (Ez. 13:10-16). Sus experiencias personales propias


336

4.

v.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

pueden moverle: la muerte de su esposa (Ez. 24:15-24); una enfermedad prolongada y misteriosa (Ez. 4:4-17). Ezequiel emplea la técnica profética del gesto simbólico con más frecuencia y elaboración que ningún otro; por ejemplo, los símbolos de Jerusalén sitiada (Ez. 4:1-3,7); de los años del exilio (Ez. 4:4-8); del exilio y sitio (Ez. 12:1-20); de la unión de Judá e Israel (Ez. 37:15-28). En cuanto a su estilo literario, W. F. Albright ha escrito:

PROFETAS DEL EXILIO

337

INTRODUCCIÓN (Ez. 1-3) ORÁCULOS ANTERIORES AL SITIO DE JERUSALÉN (Ez. 4-24) ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES (Ez. 25-32)

Como poeta, Ezequiel fue aún inferior a Jeremías, y ninguno de los dos alcanzó las alturas líricas y dramáticas conseguidas casi casualmente por Amos, Oseas, e Isaías; la fuerza del gran profeta exílico reside en su vivida imaginación y en su profunda seriedad moral; en ambas no está superado por ningún otro profeta rapsodista (esto es, en cuanto distinto de los primeros «extáticos») (37). Conforme a la forma actual del libro, toda la misión de Ezequiel se desarrolló con los judíos en Babilonia entre los años 593 y 571 a. C. Sin embargo los oráculos de la primera parte (Ez. 1-24) están dirigidos a los habitantes de Jerusalén, y Ezequiel nos da la impresión de estar físicamente presente en la ciudad (cf. Ez. 11:13). Así ha sido lanzada la hipótesis de un doble ministerio del Profeta: él hubiera permanecido en Palestina y predicado allí hasta el desastre del 587 a. C ; solamente después se unió a los exilados. La Visión del pergamino (Ez 2-.1-3-.9) señálala vocación inicial del Profeta en Palestina; la visión de la carroza divina (Ez. 1:4-28; 3:10-15) señala su llegada entre los exilados y el comienzo de una nueva fase en su carrera. Esta hipótesis no resuelve realmente la dificultades existentes; más aún, suscita otras nuevas. Implica una considerable reestructuración del texto y, lo que es más, hay que explicar ahora la «transportación» del profeta a Jerusalén (Ez. 8:3; 12:24) y el silencio mutuo de Ezequiel y Jeremías con relación a (en esta hipótesis) la misión contemporánea en Jerusalén del otro, aunque Ezequiel distingue suficientemente los exilados, a los que nombra en segunda persona, del pueblo de Jerusalén al que amenaza en tercera persona, su retrato esquemático de la ciudad no es la de un testigo ocular. Aparece que la hipótesis del doble ministerio es insostenible e innecesaria. E L LIBRO. 1. División. A primera vista el Libro de Ezequiel parece estar dotado de una notable homogeneidad y unidad de plan, y está compuesto conforme un claro diseño. (37)

Op. c i t , p. 256.

ORÁCULOS DURANTE Y DESPUÉS DEL SITIO (Ez. 33-39) LA «TORAH» DE EZEQUIEL (Ez. 40-48) En un examen más estricto la impresión de esta unidad sorprendente se disipa. Aparecen muchos duplicados: Ez. 3:17-21=33:7-9; Ez. 18:25-29=33:17-20; etc. La visión de la carroza divina (Ez. 1:43:15) está interrumpida por la visión del rollo (Ez. 2:1-3:9). La descripción de los pecados de Jerusalén (Ez. 11-1-21) se continúa en el capítulo 8 y rompe la narración de la aparición de la gloria divina (Ez. 10:18-22; 11:22-25). La cronología de los capítulos 26-33 no está en continuidad correcta. Sucede que la situación en Ezequiel no es realmente diferente de Isaías 1-39 y Jeremías; se trata de una compilación hecha por los discípulos del Profeta. 2. Análisis. Podemos distinguir tres estadios en la formación progresiva del libro (38): a) El estadio de fragmentos sueltos. Como sus predecesores, Ezequiel no fue principalmente un escritor sino un predicador. No obstante, dejó escritas sus experiencias extáticas, sus acciones simbólicas y algunas de las comunicaciones de Yavé. b) Formación de colecciones. Los diferentes fragmentos se agruparon conforme a su origen, alrededor de los encabezamientos («ídolos» en el capítulo 6; «espada» en el capítulo 21), o más frecuentemente conforme a su contenido. El resultado es una composición al azar del material que es complejo y diversificado. c) En el estadio final se impuso un orden superficial en las primeras colecciones. En conjunto, el orden cronológico y lógico de este (38) Cf. Gelin, op. cit., pp. 537-39; cf. A. Robert and A. Tricot, editors, Guide to the Bible, t r a n s . E. P. Arbez and M. R. P. McGuire (New Y o r k Desclée 1960) I. p . 3 3 1 . 22


338

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

plan representa el desarrollo del ministerio de Ezequiel. Parece que no existen adiciones posteriores en Ezequiel y que el libro alcanzó su forma final con los discípulos del Profeta a n t e s de t e r m i n a r s e el Exilio. E L MENSAJE (39). D u r a n t e la primera p a r t e de su ministerio, el mensaje de Ezequiel fue m u y s e m e j a n t e al de Jeremías. P u d i é r a mos resumirlo del siguiente m o d o : 1. E l pueblo de J u d á es g r a v e m e n t e culpable. 2. Dios es j u s t o y se p r e p a r a p a r a castigarlos. 3. Muy p r o n t o el sitio de Jerusalén y la gran deportación m o s t r a r á n lo que significa u n a intervención t a l de Yavé. E l Profeta busca justificar la acción de Yavé insistiendo en la culpabilidad de Israel. E n esta época la a n t i g u a concepción de solidaridad en la culpa se hallaba sometida i n a d e c u a d a m e n t e a p r u e b a (cf. J e r . 31-29; E z . 18:2). La celebrada visión de los pecados de Jerusalén (Ez. 8-11), proporcionó a Ezequiel los elementos p a r a la solución; los desarrolló y proclamó los principios morales en el capítulo 18 (cf. cap. 33). Desde estos principios se v a a deducir u n día—pero este día v e n d r á siglos después—una religión verdadera f u n d a m e n t a l , u n a creencia en la retribución después de la m u e r t e . E n el e n t r e t a n t o el Profeta se m o s t r ó como el gran campeón de la responsabilidad personal. Contrariamente a sus predecesores, Ezequiel no podía descargar el énfasis en la culpa colectiva, puesto que Israel y Judá no eran ya naciones y cada grupo israelita debía preservarse a sí mismo. No es sorprendente, por lo tanto, que la idea de la responsabilidad personal, explícita... desde los comienzos del Yavismo en Israel y reiterada con insistencia por los deuteronomistas, recibiera una poderosa expresión en boca de Ezequiel: «El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará sobre sí la iniquidad del padre ni el padre la del hijo; la justicia del justo será sobre él (sólo) y sobre él será la iniquidad del malvado (sólo)» (18:20) (40). Después de la caída de Jerusalén, cambió la preocupación de Ezequiel. Exilado en u n país e x t r a ñ o , sin Templo y sin culto organizado, el pueblo de Israel no tiene solamente la impresión de que su Dios se ha olvidado de ellos, sino que sienten t a m b i é n que se h a q u e d a d o y que los israelitas que a ú n q u e d a n en Palestina son ahora los únicos objetos de su solicitud. Al mismo t i e m p o , la destrucción de Jerusalén y la deportación de sus h a b i t a n t e s h a desengañado finalmente a los (39) Cf. P. Auvray, Ezéchiel (BJ), pp. 15-20. (40) Albright, op. cit., p. 256.

V.

PROFETAS DEL EXILIO

339

que esperan en la salvación de la ciudad. H a s t a entonces se podía a ú n haber esperado la conversión del pueblo y el perdón divino; ahora que Jerusalén h a sido t r a t a d a lo m i s m o que Samaría sentían que e s t o era asimismo el fin de J u d á . Ezequiel respondió a esta doble t e n t a ción: 1. La visión de la carroza d e Yavé (capítulo 1)—cualquiera que sea su fecha—está p r o p u e s t a p a r a probar al Profeta y a sus o y e n t e s que Yavé no está ligado a Palestina, que es esencialmente movible, que Él puede seguir (y ha seguido) a su pueblo p a r a m o r a r con él. 2. La visión de los huesos secos (Ez. 37:1-10) con su comentario (Ez. 37:11-14) m u e s t r a que el castigo no es difinitivo, que Dios p u e de resucitar lo que parece estar m u e r t o , y que les p r o m e t e u n r e t o r n o triunfal a P a l e s t i n a . E l mesianismo de Ezequiel es lejano y u n t a n t o oscuro, pero es real. Posee u n a fe inconmovible en u n a salvación futura (Ez. 5:3; 20:40-44). Su r e t r a t o del p a s t o r fiel, el nuevo David que conduce su r e b a ñ o con justicia y amor (capítulo 34), no es s o l a m e n t e la inspiración de la imagen de J u a n 10, sino que expresa u n ideal que hallar á su realización en Cristo. E n la promesa de u n nuevo corazón y u n nuevo espíritu (Ez. 36:23-28) el Profeta se hace eco de Jer. 3 1 : 31-34. E n los nueve últimos capítulos de su libro (Ez. 40-48) no solamente describe con e x a c t i t u d el Nuevo Templo y sus ritos, sino que v a m á s lejos describiendo la división del país poniendo por cent r o el santuario, el príncipe, y las doce t r i b u s . E s t o s capítulos, desde n u e s t r o p u n t o de v i s t a ni m u y interesantes ni t a m p o c o m u y inteligibles, h a n tenido más influencia r e a l m e n t e que el r e s t o . E x p r e s a n u n ideal político y religioso que, en g r a n p a r t e , dan la p a u t a p a r a la restauración de Israel. Ezequiel es llamado frecuentemente el p a d r e del J u d a i s m o . Algunas veces el t í t u l o es u n reproche, como si fuera responsable d e las imperfecciones del J u d a i s m o decadente. No h a y que reprocharle ciert a m e n t e por u n fariseísmo como el que existía en el comienzo de la era cristiana, mas, por muchas de sus ideas, por u n cierto ideal de alejamiento y de s a n t i d a d legal, c o n t r i b u y ó al resurgimiento de m u chos aspectos del J u d a i s m o post-exílico. 2)

Segundo

Isaías

PATERNIDAD Y FECHA. Desde el final del siglo x v u i y espec i a l m e n t e desde el siglo x i x , los peritos se h a n p u e s t o de acuerdo p a r a separar I s . 1-39 (que, en lo esencial, se r e m o n t a al Profeta del siglo v n i a. C.) del resto del libro. E n e s t a segunda p a r t e , los capítulos 56-66, se les considera como post-exílicos, m i e n t r a s que p a r a el resto


340

4.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

«la opinión general de los peritos es que Isaías 40-55 forma una unidad que arranca del período justamente antes y justamente después de la victoria de Ciro sobre Nabonida de Babilonia (539 a. C.)» (41). El autor de estos capítulos, un profeta anónimo del Exilio, es, por conveniencia, nombrado Segundo Isaías (o Déutero-Isaías). No tenemos indicios de la identidad de este hombre, uno de los primeros poetas y teólogos de Israel. Todo lo que conocemos es que perteneció a la «escuela de Isaías» y que halló su inspiración en la obra de su maestro del siglo vni. La fecha del siglo vi de Isaías 40-55, puede establecerse en diferentes campos, histórico, doctrinal y literario (42). 1. El punto de interés del Segundo Isaías descansa en el final del Exilio entre la victoria de Ciro sobre Lidia (546 a. C.) y la caída de Babilonia (539 a. C). Podemos preguntarnos qué significación podía tener la caída de Babilonia para los israelitas del siglo VIH a. C. (teniendo enfrente la amenaza asiría y siendo conscientes del poder de Nínive). Así sería sorprendente, y es poco decir, que una obra profética de tal calibre hubiera podido permanecer desconocida hasta el siglo vi a. C—porque no existe huella anterior—. En la práctica, el mensaje de un profeta está siempre dirigido a sus contemporáneos y debe tener algún significado para ellos. Rehusar aceptar una fecha del siglo VHI para Isaías 40-55 no es negar la posibilidad de la predicción del futuro de los profetas inspirados; es simplemente la vindicación de un acercamiento sensato a la Biblia y se apoya en la evidencia de otros libros proféticos. 2. La formulación del monoteísmo está perfectamente delimitada; y la nueva precisión de expresión presupone un avance teológico gradual. La doctrina mesiánica del Segundo Isaías señala un avance definitivo y sigue una línea reciente. El punto de vista universalista está acentuado y la insistencia sobre la conversión de los gentiles es algo nuevo. 3. En cuanto al lenguaje y estilo Isaías 40-55 difiere notablemente de Isaías 1-39; la diferencia es obvia en una buena traducción. El contraste es semejante al que existe entre los discursos del Cuarto Evangelio y las perícopas de Cristo en las Sinópticos. Mas entre Isaías y el Segundo Isaías existen muchos parecidos y lazos constantes. Es significativo que Is. 1-39 contenga una notable proporción de material posterior, parte de él bastante más posterior que el Segundo Isaías. Esta es la razón por la que podemos hablar de una escuela de pensamiento de un Isaías y ver en el Segundo (41) Ib id., pp. 256 ss. (42) Cf. Gelin, op. cit., pp. 550 ss.

V.

341

PROFETAS DEL EXILIO

Isaías el exponente más sobresaliente de esta escuela. Es verdad que la tradición judía adscribe toda la obra al profeta del siglo vin a. C ; ben Sirá (200 a. C.) atestigua esta creencia (Ecli. 48:23 ss) y el Nuevo Testamento heredó el mismo punto de vista. Pero tal reconocimiento de una atribución tradicional, no quiere decir que resuelva el problema del criticismo literario e histórico. Es como si hoy un hombre pudiera, por ejemplo, referirse a Tomás Kempis sin comprometerse en la asignación de la paternidad de la Imitación de Cristo. E L LIBRO.

1.

División. ISRAEL EN BABILONIA (Is. 40-48)

1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8)

La misión del Profeta El Libertador del Este El Primer Cántico del Siervo de Yavé Oráculos sobre la liberación de Israel Ciro el Libertador La majestad de Yavé Lamento por Babilonia (satírico) Yavé solo es Dios

40 41 42:1-7 (1-9) 42:10-44:23 44:24-45:25 46 47 48

LA RESTAURACIÓN DE SIÓN (Is. 49-55) 1) 2) 3) 4) 5) 6) 7)

El Segundo Cántico del Siervo de Yavé 49:1-6 (1:9a) Yavé no rechazará a su pueblo 49:14-50:3 El Cántico Tercero del Siervo de Yavé 50:4-9 (4-11) Cuádruple exhortación a la confianza en Yavé 61:1-52:12 El Cuarto Cántico del Siervo de Yavé 52:13-53:12 La Nueva Jerusalén 54 Salvación Mesiánica 55

2. Análisis. Isaías 40:1-11 es una introducción, e Isaías 55:10-13 es la conclusión; entre estos pasajes el libro se divide en dos partes principales: Isaías 40-48, centrado sobre el Israel desterrado en Babilonia (e incluyendo el ciclo de Ciro [Is. 44:24-48:12]); Isaías 49-55, centrado en la restauración de Sión. Dentro de este plan general el libro está completado por un vasto número de unidades literarias;


342

4.

VI.

LOS LIBROS PROFÉTICOS

oráculos (Is. 40:1 ss.; 43:18;48:1-11); exhortaciones (Is. 51:1-8); visiones (Is. 40:3-5, 6-8); etc. Los Cánticos del Siervo de Yavé son considerados por los peritos como distintivos; no hay acuerdo referente a su paternidad o si debieran estar separados de su contexto (43). El mensaje del Segundo Isaías se predicó en Babilonia. La colección puede haber sido hecha por el Profeta, pero, por analogía con los demás libros proféticos, es más probable que la obra fuera publicada por sus discípulos. E L MENSAJE (44). El Segundo Isaías sitúa a Israel en el papel de testigo y mediador. Lo coloca en centro de la historia universal como testigo del monoteísmo (Is. 40:18,25; 43:11; 45:5 ss., 18:22; 46:5-9). Israel es también un mediador porque será el medio de conversión de todas las naciones (Is. 40:5; 42:10; 45:14; 52:10; 54:5). La perspectiva universalista está notoriamente expresada en Is. 45:2224; 44:5. El Israel confiado a su papel responsable es un Israel cualitativo: el «Remanente» (Is. 41:14; 46:3), el «pobre de Yavé» (Is. 49:13), los siervos del Señor (Is. 44:1; 54:17). Asirios y Babilonios han sido el azote de Dios para castigar a su pueblo; ahora aparece uno que es su libertador. Isaías 41:2 ss., 25 presenta al conquistador en términos velados, que aparece nombrado expresamente en Isaías 44:28-45:13: Ciro, «mesías» de Yavé (Is. 45:1), su pastor (Is. 44:28), su único amado (Is. 48:14). Este es el hombre, ensalzado por Dios, que pondrá en libertad a los exilados (Is. 45:13) y reconstruirá a Jerusalén*y su Templo (Is. 44:28; 45:13). Los oráculos anti-babilónicos de Isaías 13-14, que hacen referencia a la toma de Babilonia por Ciro, pertenecen a esta misma época. El avance triunfal del liberador abrió una perspectiva de retorno. Israel, conducido por Yavé (Is. 52:11 ss.), caminará en solemne peregrinación a lo largo de una Vía Sacra, un camino procesional, a través del desierto Sirio (Is. 40:3 ss.). El desierto se transformará en este pasaje (Is. 40:3-5; 41:17-19; 43:19 ss.) y Yavé reinará en Sión (Is. 52:7). El retorno es un nuevo Éxodo, otra intervención decisiva del Dios de Israel. Esto no es todo fantasía poética, porque la restauración es un signo de salvación; es una redención, una nueva Creación. La representación del retorno como un Éxodo refleja esta conciencia del pasado mosaico tan prominente en el Deuteronomio. En dos respectos puede decirse que el Segundo Isaías señala la culminación del movimiento mosaico:... «en su precisa y amplia definición del concepto de monoteísmo ético y en su doctrina del siervo sufriente» (45).

(43) Cf. P P . 368 ss. (44) Cf. Gelin, op. cit., pp. 552-55. (45) Albright, op. cit, p. 257; cf. antes p. 187.

VI.

PROFETAS DEL SIGLO SEXTO

343

PROFETAS DEL SIGLO SEXTO (46) 1)

Isaías 56-66

PATERNIDAD. De acuerdo con la perspectiva generalmente aceptada, Isaías 56-66 es la obra de un profeta post-exílico, o profetas, de la escuela de Isaías y se produjo en Palestina ligeramente después del retorno del Exilio (538 a. C). Varias razones indican que estos capítulos son distintos de Is. 40-55. El sujeto de esta materia ya no es la liberación y restauración; en muchos pasajes se considera al pueblo como establecido ya en Palestina y la injusticia social no ha tenido tiempo para hacers