Page 1

de la sierra


“Santa Seguridad de la Sierra”, Gonzalo Pardo. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. (2016)

Diseño y diagramación: Los Caballos / loscaballos.com.ar Gracias por el apoyo a Nadia Lihuel, Marita Manzotti, Nicolás Villalobos Slepoy, Luciana Leiras, Tomas Etchevers y Cecilia Estalles Alcón.


“Tenemos que hacer planes para la libertad, y no sólo para la seguridad, por la única razón de que sólo la libertad puede hacer segura la seguridad.” Karl Popper


Una sirena pulsante. Un portón corredizo que se abre. La trompa de una 4x4 que se desliza suavemente hacia la calle. Adentro, la familia todavía dormida. Afuera, la ciudad que amanece. El vidrio del conductor baja y una voz saluda secamente: “Buenos días”; el hombre soñoliento que en breve terminará su turno responde: “Buenos días, señor”. El portón hace su camino en reversa y protege el caserón de la curiosidad externa. La sirena guarda silencio hasta la próxima apertura. La camioneta se aleja. El hombre soñoliento es relevado y emprende su camino a casa, en la periferia; en doce horas regresará a relevar a su relevo. El calor agobiante concentrado en las casillas de seguridad empuja los cuerpos al exterior; el sol cumple su tarea curtiendo las pieles, dejando en ellas un rastro permanente. Una libreta recogerá el registro de cada evento, cada visita, cada cosa extraña que ocurra alrededor de la propiedad y en qué horario tuvo lugar. Así transcurren los días; a menos novedades, más tranquilidad. En Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más pujante de Bolivia, la seguridad de los ricos está en manos de los pobres; que trabajan doce horas; que no tienen descanso salvo algún domingo salteado: dos días al mes; que viajan ida y vuelta a los suburbios a cambio de un sueldo inferior al mínimo legal; que no tienen cobertura de salud ni seguro por accidentes. Donde nadie los ve, porque en esas calles no se acostumbra caminar.


“Conozco algunos que han intentado armar sindicatos y reclamar. A todos los echaron y los reemplazaron.�


“Una vez atrapé un maleante y lo até a un poste. Lo dejé solo en su ropa interior. La policía tardó mucho en venir, así que amaneció ahí desnudo nomás, bajo la lluvia.”


“Por acá camina poca gente. En este barrio todos andan en auto o en camioneta. Por eso desconfio de los que andan caminando por acá.”


“Los días de lluvia son mis preferidos. Andan pocos en la calle. Miro muchos videos en el celular.”


Índice Cristian Rivera, 24 años (foto de tapa y página 59 ) Marcelo Quiroga Padilla, 26 años (página 3 y 27) Ronald Figueroa Torrico, 47 años (página 7) Daniel Fernandez, 23 años (página 8) Juan Echegaray, 38 años (página 10) Firencio Calero Jaimes, 60 años (página 12 y 13) Manuel Pinedo, 65 años (página 17) Emilio Roberto Villanueva, 72 años (página 18) Prudencio Rojas, 58 años (página 21) Gennaro, 49 años (página 22 y 23) Sixto Urandaba, 50 años (página 24) Mario Lopez, 48 años (página 28) Juan Pablo Arce Frias, 28 años (página 32) Juan Pablo Alvarado Vaca, 19 años (página 38) Edwin Marzana, 21 años (página 41) Juan Activena, 63 años (página 42) Daniel Fernandez, 23 años (página 53) Jaime Enrique Cardena Encinas, 36 años (página 54) Geronimo Gonzalez Montaño, 45 años (página 57)


Santa seguridad de la Sierra - Gonzalo Pardo  

“Santa Seguridad de la Sierra”, Gonzalo Pardo. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. (2016) Diseño y diagramación: Los Caballos / loscaballos.c...

Santa seguridad de la Sierra - Gonzalo Pardo  

“Santa Seguridad de la Sierra”, Gonzalo Pardo. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. (2016) Diseño y diagramación: Los Caballos / loscaballos.c...

Advertisement