Ausbanc, octubre 1999 el euro, una factura pendiente

Page 1