Issuu on Google+


El Trecento es un siglo privilegiado que contó con los primeros nombres reconocidos como genios de la cultura: Dante, Petrarca, Giotto, Duccio son algunos de ellos. Sus producciones marcan un espíritu nuevo de tendencia antrococéntrica.

En pintura destacarán dos escuelas, la de Siena y la de Florencia, donde destacan respectivamente Simone Martini y Giotto. Se buscará mayor expresividad en los rostros y atención en el cuerpo (anatomía) y también valorarán el volumen, buscan la belleza naturalista(paisaje montañoso) y aman lo pintoresco.


La perspectiva sigue unas reglas rudimentarias que unifican varias escenas en una, surge una nueva temática influida por el fuertepoder civil como medio propagandístico como es el caso del palacio comunal de Venecia de los Lorenzetti.

La técnica más utilizada será el fresco que llega a imitar las cualidades del mosaico.

Las nuevas técnicas desarrolladas y aplicadas a la pintura serán muy utilizadas en especial por la escuela Florentina, donde, como hemos dicho, destacará Giotto.


Pintor y arquitecto del siglo XIV que no siguió los métodos de representación clásica del gótico o el bizantino. Inaugura el sentido plástico de la pintura, dotando a las figuras de volumen y masa. El modelado lo consigue mediante el abandono de los colores planos muy simples, perfilados por un dibujo perfectamente marcado y el empleo de la luz, como un elemento nuevo, pero no es la vaga luminosidad difusa usada hasta entonces, sino que da unidad al cuadro, provoca el claroscuro y el sombreado que da redondez a las formas. Su obra destaca por su temática religiosa que podemos observar en las capillas Scrovegni y de Asis que a continuación explicaremos.



Fotografías de la Capilla Scrovegni